Encuentran un hipocausto romano excepcionalmente conservado bajo una calle de la ciudad alemana de Bonn.

Durante unas obras de construcción en el barrio de Friesdorf en Bonn, Alemania, se descubrieron restos de un edificio romano con un hipocausto, un sistema romano de calefacción por suelo radiante. El estado de conservación de la estructura es excepcional.

Los edificios romanos con calefacción por suelo radiante, el llamado hypocaustum, no son raros en Renania. Pero cuando se descubrió el sistema de calefacción totalmente conservado bajo el suelo original de la calle Pfarrer-Merck-Straße, los arqueólogos del Landschaftsverband Rheinland (LVR) quedaron asombrados.

Normalmente el suelo se ha derrumbado o la cavidad se ha rellenado de alguna otra manera. Así que este hallazgo es algo especial, explica el Dr. Jens Berthold, jefe de la sección de Overath de la Oficina de Conservación de Monumentos Arqueológicos de Renania (LVR-ABR), responsable de la arqueología de la zona de Bonn.

El suelo del hipocausto se apoya en columnas de ladrillo de 65 centímetros de altura colocadas en filas regulares sobre un subsuelo. El calor podía circular entre las columnas, generado por medio de una chimenea en el lado occidental de la sala. El techo de ladrillo construido entre el suelo y las columnas también servía para almacenar el calor.

La intersección de Hochkreuzallee y Pfarrer-Merck-Strasse en Google Maps

El hallazgo se realizó durante obras de construcción en la Pfarrer-Merck-Straße y la Hochkreuzallee. BonnNetz, el operador de la red de la ciudad federal de Bonn, había colocado más de 85 metros de nuevas tuberías de gas en la calle Pfarrer-Merck-Straße y sustituido tuberías de agua en una longitud de unos 115 metros. Dado que se sospechaba de la existencia de varios monumentos arqueológicos en el recorrido previsto, los trabajos fueron acompañados por la empresa arqueológica Fundort, bajo la supervisión experta de la LVR-ABR.

Por lo tanto, los hallazgos no fueron inesperados. Pues desde finales del siglo XIX se sabe que allí se esconde un edificio romano. Lo que nos sorprendió fue la poca profundidad a la que se encontraban los hallazgos bajo la superficie y su buena conservación, afirma la Dra. Bettina Carruba, de la empresa Fundort, que dirige las investigaciones en Friesdorf.

Además de la habitación con calefacción por suelo radiante, también salieron a la luz los cimientos de otras dos habitaciones y se documentó la sección de una tubería de agua. El número superior a la media de fragmentos de yeso pintado que el equipo de Carruba encontró durante la excavación da fe de la elaborada decoración interior de las habitaciones.

El suelo original de la calle bajo el que se encuentra el hipocausto sigue siendo claramente visible en la zanja de la tubería | foto Marcel Zanjani/LVR-Amt für Bodendenkmalpflege im Rheinland

La documentación de la cavidad era difícil porque sólo podía verse a través de un estrecho agujero en la solera romana. Con la ayuda de cámaras de vídeo, se pudo captar la mayor parte posible de la cavidad.

Para poder conocer con mayor precisión el tamaño de la cavidad, el LVR-ABR realizó una medición con georradar. Con este método, es posible detectar estructuras en el suelo sin necesidad de excavar. La imagen del radar reveló que la calefacción por suelo radiante se encuentra bajo una habitación con un ábside. Sin embargo, aquí tampoco se puede detectar toda la extensión de la habitación y el sistema de calefacción, ya que las condiciones de la superficie limitan el espacio disponible para la medición.

Las excavaciones realizadas a finales del siglo XIX y en las décadas de 1920 y 1950 ya habían registrado muros y habitaciones que pertenecían a un edificio señorial de época romana. Hasta ahora, el edificio ha sido interpretado como una villa rustica. Sin embargo, los nuevos hallazgos sugieren que también son posibles otras funciones. Quizá se trate también de un pequeño complejo de baños aquí, al sur del campamento legionario de Bonn, dice Berthold. Para poder asegurarlo con más precisión, primero hay que evaluar los resultados de la excavación.

En coordinación con la ciudad de Bonn y SWB, la cavidad se está rellenando con tierra líquida. No se trata sólo de evitar que el suelo se hunda, sino sobre todo de preservar este hallazgo especial, explica la Dra. Tanja Baumgart, responsable del seguimiento de las medidas en el LVR-ABR. Mediante una mezcla especial, la tierra líquida se convierte en sólida pero puede retirarse fácilmente en cualquier momento. De este modo, el monumento del suelo queda protegido de los daños causados por el posible derrumbe de la cavidad y sigue estando disponible para posibles investigaciones arqueológicas posteriores.


Fuentes Landschaftsverband Rheinland (LVR)

Imagen de portada: Vista del hipocausto descubierto | foto Marcel Zanjani/LVR-Amt für Bodendenkmalpflege im Rheinland.

FUENTE RESPONSABLE: La Brújula Verde. Por Guillermo Carvajal. 14 de noviembre 2022.

Sociedad y Cultura/Arqueología/Nuevos descubrimientos/ Investigación.

Este conjuro escrito en cananeo servía para eliminar piojos.

Encontrado en un peine en Israel.

Investigadores de la Universidad Hebrea de Jerusalén han logrado leer en un peine de marfil, descubierto durante unas excavaciones en el yacimiento de Tel Lachish en 2017 y datado hacia 1700 a.C., una frase compuesta por 17 letras que sería la más antigua de ese período en lengua cananea hallada hasta la fecha.

Inventado en el Próximo Oriente alrededor del año 1.800 a.C., el alfabeto constituyó un novedoso sistema de escritura que fue utilizado por los cananeos que habitaban la región, y que más tarde sería adoptado por un gran número de pueblos. Pero aun siendo una invención cananea, hasta hace muy poco no se había descubierto en Israel ninguna inscripción en esta lengua que fuese significativamente importante, salvo algunas inscripciones que contenían palabras aisladas.

Si deseas profundizar en esta entrada; cliquea por favor adonde se encuentre escrito en color “azul”. Muchas gracias.

Ahora, un equipo de arqueólogos de la Universidad Hebrea de Jerusalén (HU) y de la Universidad Adventista del Sur (SAU), bajo la dirección de los arqueólogos Yosef Garfinkel, Michael Hasel y Martin Klingbeil, ha realizado un importante descubrimiento. Se trata de un peine de marfil que contiene inscrito en él un conjuro contra los piojos que fue grabado completamente en cananeo y que data de alrededor del año 1.700 a.C.

MARFIL DE ELEFANTE

Aunque este singular peine fue descubierto por los arqueólogos en el año 2017 en el yacimiento de Tel Lachish, en Israel, las letras grabadas en él fueron descubiertas y descifradas en 2022 por el epigrafista semítico Daniel Vainstub, de la Universidad Ben Gurion (BGU), según un estudio que acaba de publicarse en Jerusalem Journal of Archaeology. El marfil de la pieza fue analizado por Rivka Rabinovich, de la Universidad Hebrea de Jerusalén, y por Yuval Goren, de la Universidad Ben Gurion. Los investigadores llegaron a la conclusión de que procede de un colmillo de elefante.

Las letras grabadas fueron descubiertas y descifradas en el año 2022 por el epigrafista semítico Daniel Vainstub.

Imagen del peine de marfil encontrado en el yacimiento de Tel Lachish. Foto: AP

El peine de marfil mide aproximadamente 3,5 por 2,5 centímetros, tiene dientes en ambos lados y aunque las bases de las púas son visibles en ambos extremos, estas se rompieron ya en la antigüedad. La parte central del peine está algo erosionada, posiblemente debido a la presión ejercida por los dedos que lo sostuvieron. El lado del peine con seis púas gruesas se utilizaba para desenredar los nudos del cabello, mientras que el otro lado, con 14 púas finas, era utilizado para eliminar los piojos y sus huevos (liendres) de la cabeza o de la barba del usuario.

SIETE PALABRAS EN CANANEO

La inscripción está compuesta por 17 letras muy pequeñas (de entre 1 y 3 milímetros) que forman siete palabras en cananeo. En ella se puede leer: «Que este colmillo desarraigue los piojos del cabello y de la barba». Yosef Garfinkel ha afirmado que «esta es la primera oración que se encuentra en el idioma cananeo en Israel. Hay cananeos en Ugarit, en Siria, pero escriben en una escritura diferente, no en el alfabeto que se usa hasta hoy. Las ciudades cananeas se mencionan en documentos egipcios como las cartas de Amarna, que fueron escritas en acadio. La inscripción del peine es una evidencia directa del uso del alfabeto en las actividades diarias hace unos 3.700 años. Este es un hito en la historia de la capacidad humana para escribir».

Las ciudades cananeas se mencionan en documentos egipcios como las cartas de Amarna, que fueron escritas en acadio.

Una de las cartas localizadas en el archivo real de Amarna, en Egipto, escrita en acadio. Foto: PD

Los peines antiguos estaban hechos de madera, hueso o marfil. El marfil era un material muy caro y, en el caso del peine de Lachish, probablemente se trataba de un objeto de lujo importado, posiblemente de Egipto puesto que no había elefantes durante ese período en la zona de Canaán. El equipo de investigación ha analizado el peine bajo el microscopio para detectar la presencia de piojos y también se tomaron fotografías de ambos lados. Se hallaron restos de la membrana exterior de las liendres, de 0,5 a 0,6 milímetros, en la segunda púa. Y es que las condiciones climáticas en Lachish no han permitido la conservación de los piojos del cabello o de la barba completos.

UN DESCUBRIMIENTO DE GRAN IMPORTANCIA

Sobre el hallazgo, el equipo ha destacado que por primera vez se dispone de una frase verbal completa escrita en el dialecto que hablaban los habitantes cananeos de la ciudad estado de Lachish en el pasado. Además, este hallazgo permite comparar este idioma con el de otras fuentes. Según los expertos, otro dato a tener en cuenta es que la inscripción arroja luz sobre algunos aspectos hasta ahora poco documentados de la vida cotidiana de la época como el cuidado del cabello y el tratamiento contra los piojos. «A pesar de su pequeño tamaño, la inscripción en el peine tiene unas características muy especiales, algunas de las cuales son únicas y llenan vacíos y lagunas en nuestro conocimiento de muchos aspectos de la cultura de Canaán en la Edad del Bronce», ha asegurado Garfinkel.

La inscripción arroja luz sobre algunos aspectos hasta ahora poco documentados de la vida cotidiana de la época como el cuidado del cabello y el tratamiento contra los piojos.

Vista aérea del yacimiento de Tel Lachish, en Israel. Foto: Emil Aladjem, Autoridad de Antigüedades de Israel

Finalmente, este es el primer descubrimiento en la región de una inscripción que hace referencia a la finalidad del objeto en el que fue grabada, a diferencia de otras inscripciones de dedicación o propiedad en algunas de las piezas descubiertas hasta la fecha.

Imagen de portada: Puerta principal del yacimiento de Tel Lachish en Israel.Foto: Wilson 44691 (CC BY-SA 3.0)

FUENTE RESPONSABLE: Historia National Geographic. Por J.M. Sadurni. 10 de noviembre 2022.

Sociedad y Cultura/Arqueología/Descubrimientos/Edad de Bronce

 

Misterioso túnel bajo antiguo templo egipcio llevaría a la tumba de Cleopatra.

A 13 metros bajo tierra.

Se trata de un extenso corredor y es considerado un “milagro de la ingeniería”; está formado por unas estructuras de tipo submarinas que desembocarían en el lugar donde yacen los restos de la reina de la dinastía ptolemaica.

Un reciente descubrimiento arqueológico, reportó CNN, podría llevar al encuentro con la tumba perdida de Cleopatra, la reina y última gobernante de la dinastía ptolemaica del Antiguo Egipto. Kathleen Martínez, arqueóloga de la Universidad de Santo Domingo, halló un misterioso túnel que daría al sepulcro.

Se trata de un extenso corredor a 13 metros bajo tierra que es considerado por el Ministerio de Turismo y Antigüedades egipcio como un “milagro de la ingeniería”. Está formado por unas estructuras de tipo submarinas que llevan al mar Mediterráneo y desembocarían en el lugar donde yacen los restos de Cleopatra.

Desde que comenzó la excavación, según declaraciones de Martínez al medio estadounidense, se encontró en el área un “enorme centro religioso con tres santuarios, un lago sagrado, más de 1.500 objetos, bustos, estatuas, piezas de oro y una colección de monedas que representan a Alejandro Magno y a la misma Cleopatra”.

La teoría de la arqueóloga sobre los restos de Cleopatra

Para la mujer de 56 años, la clave de todo se encuentra en el hallazgo del Templo de Osiris, una ciudad en ruinas de Taposiris Magna, ubicada en la costa norte de Egipto y donde el río Nilo se uno con el Mediterráneo. Hasta allí los llevaría el túnel. Pero, ¿cómo hizo para llegar a esa conclusión?

La arqueóloga se baso estrictamente en que Cleopatra era considerada en sus tiempos como la reencarnación de la diosa Isis, quien fue esposa del dios Osiris. Hasta el momento, su hipótesis encajaría ya que los lugares descubiertos durante la investigación contemplan ofrendas y pinturas dedicadas a Isis.

Todavía resta sin embargo un largo viaje para probar sus creencias. Una de las complicaciones con la que podría encontrarse en la búsqueda del santuario sagrado reside en los daños que los terremotos del último siglo podrían haber ocasionado al templo.

Aun así, Martínez no se ve desanimada y cree estar cerca de dar con lo que ella considera que sería el “descubrimiento del siglo”.

Un breve repaso por la vida y obra de la última gobernante de la dinastía ptolemaica

Durante su diálogo con CNN, la también abogada habló sobre la figura de Cleopatra, a quien caracterizó como “una víctima de la propaganda de los romanos, que distorsionaron su imagen”. 

Para Martínez, se trataba de una mujer “culta” que “probablemente estudio en el museo de Alejandría, centro cultural de la época”.

Fue además una lingüista, madre y filosofa. Con respecto a su fallecimiento, Cleopatra optó por quitarse la vida luego de que su esposo Marco Antonio muriese en sus brazos en el año 30 a.C. Según la creencia popular, dejó que una serpiente la mordiera y le inyectase su veneno.

Imagen de portada: Gentileza CNN

FUENTE RESPONSABLE: ELONCE Sociedad. 11 de noviembre 2022.

Sociedad y Cultura/Antiguo Egipto/Arqueología/Cleopatra/Nuevos descubrimientos.

Las estatuas de más de 2.000 años de antigüedad halladas en Italia que podrían “reescribir la historia”.

Arqueólogos italianos descubrieron 24 estatuas de bronce extraordinariamente preservadas en la Toscana, que se cree datan de la época de los antiguos romanos.

Las estatuas fueron halladas bajo las ruinas lodosas de baños en San Casciano dei Bagni, un pueblo en lo alto de una colina en la provincia de Siena, a unos 160 kilómetros de Roma.

Las figuras, que se estima tienen alrededor de 2.300 años, representan a Higía, Apolo y otros dioses grecorromanos. Higía era la diosa de la limpieza y la sanación y de su nombre se deriva la palabra «higiene».

Un experto dijo que el hallazgo podría «reescribir la historia».

La mayoría de las estatuas, que se encontraron sumergidas debajo de los baños junto con unas 6.000 monedas de bronce, plata y oro, datan de entre el siglo II a. C. y el siglo I d. C.

Esta era marcó un período de gran transformación en la antigua Toscana a medida que la región pasó del dominio etrusco al romano, afirmó el ministerio de cultura italiano.

Jacopo Tabolli, profesor asistente de la Universidad para Extranjeros de Siena y director de la excavación, cree que las estatuas habrían sido sumergidas en aguas termales en una especie de ritual. «Le das al agua porque esperas que el agua te devuelva algo», observó.

Las estatuas, que fueron preservadas por el agua, serán llevadas a un laboratorio de restauración en la localidad de Grosseto, antes de ser exhibidas en un nuevo museo en la municipalidad de San Casciano, que es parte del área metropolitana de Florencia.

Massimo Osanna, director general de los museos estatales de Italia, dijo que el descubrimiento es el más importante desde los Bronces de Riace y «ciertamente uno de los hallazgos de bronces más significativos jamás realizados en la historia del Mediterráneo antiguo».

Los Bronces de Riace, descubiertos en 1972, representan a un par de antiguos guerreros. Se cree que datan de alrededor de 460-450 a. C.

Una de las estatuas halladas en la Toscana

FUENTE DE LA IMAGEN,

REUTERS

Una de las estatuas halladas en la Toscana

FUENTE DE LA IMAGEN,

EPA

Una de las estatuas halladas en la Toscana

FUENTE DE LA IMAGEN,

EPA

Una de las estatuas halladas en la Toscana

FUENTE DE LA IMAGEN,

REUTERS

Una de las estatuas halladas en la Toscana

FUENTE DE LA IMAGEN,

REUTERS

Una de las estatuas halladas en la Toscana

FUENTE DE LA IMAGEN,

EPA

Una vista aérea del sitio donde fueron halladas las estatuas

Imagen de portada: EPA

FUENTE RESPONSABLE: Redacción BBC News Mundo. 9 de noviembre 2022.

Sociedad y Cultura/Arqueología/Historia/Religión/Italia

Las remotas ruinas incas que ‘rivalizan’ con las del Machu Picchu.

Una caminata en lo alto de los Andes peruanos revela deslumbrantes edificios antiguos, vistas estelares y un misterioso arte basado en llamas.

Si deseas profundizar en esta entrada; cliquea por favor adonde se encuentre escrito en “azul”. Muchas gracias.

Las llamas parecen estar pastando por todas partes en las montañas de Perú, pero ninguna es tan memorable como el rebaño que atesora el conjunto de Choquequirao, un extenso complejo arqueológico precolombino en el sur de los Andes peruanos. Aquí, las rocas blancas incrustadas en las paredes de las terrazas de piedra de esquisto gris representan dos docenas de llamas, que impresionan tanto a los turistas como a los arqueólogos.

«No hay nada igual en los Andes»: El arte rupestre incrustado en las terrazas de piedra de Choquequirao representa un desfile de llamas.FOTOGRAFÍA DE VICTOR ZEA DIAZ, NATIONAL GEOGRAPHIC.

«No hay nada parecido en los Andes. Fue una innovación artística anterior al siglo XVI y nunca más se repitió», dice Gori-Tumi Echevarría, especializado en arte rupestre prehistórico y que ha trabajado en el sitio desde que las llamas fueron desenterradas en 2005.

Choquequirao, o Choque para los locales, es un primo del más visitado Machu Picchu. Construido por los incas, incluye salas ceremoniales, cámaras que en su día albergaron momias, intrincadas terrazas de cultivo y cientos de edificios en los que trabajaban y vivían los pueblos antiguos. Las llamas (en perpetua procesión hacia la plaza central de las ruinas, donde sus parientes reales habrían sido sacrificados) son la atracción estrella.

La ruta hacia Choquequirao, de 3000 metros de altura, no es apta para pusilánimes. La mayoría de los excursionistas tardan dos o tres días en ir y volver, a lo largo de un sendero de 62 kilómetros que a menudo abraza la ladera del acantilado mientras el río Apurímac corre por debajo. La ruta está salpicada de rocas y de ramas espinosas.

Un arriero y sus caballos en el camino a Choquequirao.

Un arriero y sus caballos en el camino a Choquequirao. Mientras que muchos viajeros recorren a pie la ruta de 62 kilómetros a gran altitud hacia y desde las ruinas, otros montan en animales de carga durante parte o todo el trayecto. FOTOGRAFÍA DE VICTOR ZEA DIAZ, NATIONAL GEOGRAPHIC

Los gruesos muros de piedra y la construcción en terrazas caracterizan el asentamiento de Choquequirao, que los estudiosos creen que los incas construyeron en los siglos XV y XVI. FOTOGRAFÍA DE VICTOR ZEA DIAZ, NATIONAL GEOGRAPHIC

Pero cada dedo del pie que se golpea y cada brazo que se araña merece la pena por las vistas de los Andes nevados, los impresionantes pastos y las enigmáticas estructuras del camino.

A Choquequirao sólo se puede acceder a pie (con personas o con mulas). Esto podría cambiar si las autoridades peruanas aceptan una propuesta de 2011 para crear un teleférico que lleve a los visitantes a la base de las ruinas. Sus defensores afirman que el teleférico aumentaría el turismo (y aportaría ingresos) sin detener a los excursionistas en el proceso. Los opositores sostienen que el teleférico no sólo estropearía Choquequirao, sino que también podría hacer que todo el complejo se derrumbara.

Por el momento, la lejanía del lugar y la dificultad para llegar a sus ruinas hacen que conserve un carácter mágico y mítico. Pero, ¿el progreso cambiará todo eso?

Una «cuna de oro» mítica

Choquequirao, traducido como «cuna de oro» en la lengua quechua indígena de Perú, se encuentra en una ruta utilizada por los pueblos precolombinos para desplazarse entre las cumbres andinas y las tierras bajas de la selva. Tanto este lugar como Machu Picchu (43 kilómetros al noreste) fueron cartografiados en la década de 1910 por el explorador estadounidense Hiram Bingham, que dirigió cuatro expediciones a la zona patrocinadas por la Universidad de Yale y la National Geographic Society.

FOTOGRAFÍA DE VICTOR ZEA DIAZ, NATIONAL GEOGRAPHIC

Los dos sitios han evolucionado de forma muy diferente desde los esfuerzos de Bingham por cartografiarlos. En la década de 1920, Machu Picchu fue anunciada (incorrectamente) como una «ciudad perdida», lo que provocó un aumento del turismo. El complejo de terrazas se convirtió en la postal de Perú para el mundo, una ciudadela en la cima de la montaña a la que se podía acceder por un sendero o por una combinación de tren y autobús. En 1983, fue inscrito en la lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO, y el número de viajeros aumentó aún más. En los primeros seis meses de 2022, el sitio atrajo a casi 413 000 visitantes, según el Ministerio de Comercio y Turismo de Perú.

Choquequirao, en cambio, solo recibió 2353 excursionistas en el primer semestre de este año. Esa no es la única diferencia. Mientras que la mayoría de los visitantes de Machu Picchu pasan por la pequeña ciudad de Aguas Calientes, con su abundante comida y alojamiento, la ruta a Choquequirao carece de muchas comodidades. Llegar hasta allí es, como muchos prefieren, una aventura.

Tesoros por descubrir

Al igual que Machu Picchu, Choquequirao muestra la progresión de las técnicas de construcción incaicas, comenzando con sencillas estructuras de piedra y evolucionando hacia bloques macizos finamente tallados que se entrelazan como piezas de puzzle. El corazón de Choquequirao, con sus nichos para momias y su plataforma de sacrificios ceremoniales, es más pequeño que lo que los turistas ven en Machu Picchu, pero el complejo en sí es mucho mayor.

Arriba:

Los turistas y su guía exploran la parte superior del sitio arqueológico de Choquequirao. El complejo es más grande que el Machu Picchu, aunque se ha excavado menos.

Abajo:

Pablo Guevara, un turista de Cusco, visitó Choquequirao en mayo de 2022.

FOTOGRAFÍAS DE VICTOR ZEA DIAZ, NATIONAL GEOGRAPHIC

El tamaño y la lejanía de Choquequirao hacen que gran parte del sitio nunca haya sido excavado. Nelson Sierra, que dirige una empresa de senderismo de alta montaña, Ritisuyo, señala las elevaciones cubiertas de viñas que se elevan más allá del claro central. No se trata de pequeñas colinas, sino de estructuras derrumbadas reclamadas por la densa vegetación. «Todavía hace falta mucho trabajo aquí, pero restaurarlo todo sería un trabajo enorme», dice.

Cuando los excursionistas se acercan a las ruinas, lo primero que ven son las terrazas, plataformas escalonadas que convierten las laderas en tierra cultivable, y que todavía utilizan los agricultores del altiplano peruano. Choquequirao tiene kilómetros y kilómetros de terrazas, la mayoría aún enterradas. Las terrazas se extienden desde la cima de las ruinas casi kilómetro y medio hacia el río Apurímac.

Mabel Covarrubias, cuya familia ha vivido en la cercana comunidad de Marampata durante más de un siglo, dice que sus antepasados utilizaron las terrazas para sembrar y pastorear el ganado hasta la década de 1980.

El trabajo en las terrazas llevó a los arqueólogos a las llamas de piedra. Sus cuerpos de piedra blanca contrastan con las paredes grises, sugiriendo profundidad y dimensión. Reflejan la luz del sol cuando los rayos inciden por primera vez cada mañana. Según Echevarría, las terrazas de llamas podrían haberse construido como una ofrenda simbólica al dios del sol, incluso cuando no había animales vivos disponibles para el sacrificio.

Pegatinas cubren un cartel de las ruinas de Choquequirao.
Al igual que muchas personas que viven en la ruta de Choquequirao, Samuel Quispe trabaja en ...

Arriba:

Pegatinas cubren un cartel de las ruinas de Choquequirao.

Abajo:

Al igual que muchas personas que viven en la ruta de Choquequirao, Samuel Quispe trabaja en el sector del turismo, atendiendo a los excursionistas con un campamento para pasar la noche y con transporte a caballo y mula.

FOTOGRAFÍAS DE VICTOR ZEA DIAZ, NATIONAL GEOGRAPHIC

Esta conjetura forma parte de una larga lista de suposiciones sobre el lugar. «Existen muchos mitos en torno a Choquequirao», dice Echevarría. De hecho, Bingham y varios exploradores e investigadores han lanzado teorías sobre los orígenes de Choquequirao, su relación con otras ruinas y el papel que desempeñó durante el Imperio Inca.

En primer lugar, existe un mito fundacional que sostiene que Manco Inca, el líder de la resistencia inca del siglo XV, se refugió aquí en la ciudadela durante parte de los 40 años en los que libró una guerra de guerrillas contra los españoles.

«Es una bonita historia, pero no tiene nada que ver con la realidad», dice Echevarría. «No me cabe duda de que Manco Inca estuvo en Choquequirao, como estuvo en Machu Picchu, pero no se construyó para la resistencia».

Samuel Quispe, que ha trabajado como guardia, guía y restaurador en Choquequirao desde la década de 1990, postula que el complejo fue construido por los chanca, rivales de los incas en la vecina región de Apurímac en los siglos XIV y XV. Echevarría rebate esta teoría, pues cree que la mayoría de las estructuras se levantaron durante la expansión del Imperio Inca en el siglo XV.

El enigma del teleférico

El descubrimiento de las llamas ha centrado la atención en las ruinas y ha creado el mito más reciente, que sigue ganando adeptos debido a la complicada política peruana.

La ex primera dama de Perú, Eliane Karp, contribuyó a conseguir ayuda financiera para impulsar la restauración de Choquequirao en 2002. Ahora, ella y su marido, el ex presidente Alejandro Toledo, están bajo sospecha por presunta corrupción. Aunque ninguna de las acusaciones está relacionada con Choquequirao, la controversia ha puesto en tela de juicio todo lo que la pareja hizo mientras estuvo en el poder. Se rumorea que Karp entró en Choquequirao en helicóptero para sacar cajas de artefactos dorados. 

Los turistas disfrutan de una vista de Choquequirao desde una de sus muchas terrazas.Los turistas disfrutan de una vista de Choquequirao desde una de sus muchas terrazas. FOTOGRAFÍA DE VICTOR ZEA DIAZ, NATIONAL GEOGRAPHIC

Karp no acarreó oro, pero sí impulsó un teleférico para acceder a Choquequirao. En teoría, el tranvía podría ser bueno para el turismo peruano y las economías locales. Pero sigue dividiendo a las comunidades, los arqueólogos y los políticos que deben aprobar su financiación.

Un argumento potente, y que ha hecho estragos en torno a Machu Picchu, es el impacto de los turistas en las ruinas. En 2016, la UNESCO amenazó con poner al Machu Picchu en una lista de «peligro» debido al número de visitantes. Además de provocar la llegada de más visitantes, un sistema de teleférico facilitaría dañar el frágil sitio.

Algunos se quejan de que el acceso masivo al lugar sagrado podría arruinar su atractivo remoto y desconocido, así como los grupos de turismo de base que ahora atraen a la gente. Melchora Puga, que ofrece alojamiento y un restaurante en Chiquisca, en el lado de Apurímac del sendero, teme que el teleférico la obligue a ella y a otros a abandonar su modo de vida.

«Dependemos del turismo. El teleférico sería como matar las raíces de un árbol y pensar que el árbol podría vivir. No sobreviviríamos», dice Puga.

Los viajeros Etienne Casas y Lea Luong cenan con el guía local Jorge Luis Roldán en ...
Trabajadores de la construcción levantan un nuevo edificio en Marampata, un pueblo cercano a Choquequirao con ...

Arriba:

Los viajeros Etienne Casas y Lea Luong cenan con el guía local Jorge Luis Roldán en un campamento de Marampata, a menos de tres kilómetros de Choquequirao.

Abajo:

Trabajadores de la construcción levantan un nuevo edificio en Marampata, un pueblo cercano a Choquequirao con alojamientos turísticos y restaurantes.

FOTOGRAFÍAS DE VICTOR ZEA DIAZ, NATIONAL GEOGRAPHIC

Quispe, que ahora es un arriero semiretirado, dice que el teleférico eliminaría los medios de vida de una serie de proveedores de servicios cuyos negocios quedarían al margen de un rápido viaje en teleférico. Uno de sus siete hijos, José Luis, es arriero, mientras que otro trabaja en el proyecto gubernamental de restauración de más terrazas de Choquequirao. La familia regenta una pequeña tienda y un camping en Cocamasana, a lo largo del camino.

El teleférico sigue en el limbo. Pero esto no molesta a la mayoría de los excursionistas. 

«Lo atractivo de Choquequirao es que lleva tiempo, así que hay que comprometerse a hacerlo», dice Madison McDonald, de 26 años, de Houston, Texas (Estados Unidos), que visitó Choquequirao en mayo.

Sierra, de Ritisuyo Travel, dice que el Gobierno debería centrarse en mejorar la infraestructura existente en lugar de discutir sobre un teleférico. «El mantenimiento del sendero y la mejora de los servicios permitirían un mayor flujo de turistas y asegurarían el sustento local. No sería como Machu Picchu, pero la gente que visita Choquequirao no está interesada en otro Machu Picchu. Choquequirao es el sitio acompañante perfecto».

Un par de excursionistas regresan al campamento de Capuilyoc, una de las primeras estaciones de paso ...

Un par de excursionistas regresan al campamento de Capuilyoc, una de las primeras estaciones de paso en la ruta hacia Choquequirao.FOTOGRAFÍA DE VICTOR ZEA DIAZ

Yain Tapia contempla su ciudad natal, el pueblo de Marampata. Es uno de los pocos lugares con servicios para los excursionistas en el camino a Choquequirao.FOTOGRAFÍA DE VICTOR ZEA DIAZ, NATIONAL GEOGRAPHIC.

Imagen de portada: En los Andes peruanos, a las ruinas del antiguo asentamiento inca de Choquequirao sólo se puede llegar a pie o en mula, aunque un proyecto de teleférico podría hacer más accesible el lugar. FOTOGRAFÍA DE VICTOR ZEA DIAZ, NATIONAL GEOGRAPHIC

FUENTE RESPONSABLE: NATIONAL GEOGRAPHIC. Por Lucien Chauvin.* Lucien Chauvin es escritor y colaborador habitual de National Geographic, con sede en Sudamérica. Victor Zea es fotógrafo en Perú. Síguelo en Instagram.3 de noviembre 2022.

Sociedad y Cultura/Arqueología/Arquitectura/Perú/Conservación del Patrimonio Histórico.

Arqueólogos descubren siete excepcionales relieves asirios de 2.700 años de antigüedad en Nínive.

En colaboración con un equipo de excavación iraquí, los investigadores del Museo de Arqueología y Antropología de la Universidad de Pensilvania han desenterrado intrincadas tallas en la roca que tienen 2.700 años de antigüedad en Nínive, un yacimiento situado en el lado oriental del río Tigris, dentro de la ciudad de Mosul, en el norte de Irak.

Ahora, con el apoyo de la Fundación ALIPH, están trabajando para reconstruir cuidadosamente la antigua puerta Mashki de la ciudad, uno de los muchos monumentos mesopotámicos que fueron destruidos por los militantes del llamado Estado Islámico (ISIS).

A través de un proyecto de excavación, conservación y restauración dirigido por la comunidad y financiado por el Penn Museum, un equipo internacional de arqueólogos encontró siete relieves de mármol que representan escenas de guerra finamente cinceladas, montañas, vides y palmeras, un hallazgo monumental y significativo en medio de la destrucción cultural de la zona.

El equipo de excavación estadounidense-iraquí continúa su trabajo arqueológico conjunto en la Puerta Mashki de Nínive | Foto Penn Museum

Estos notables paneles antiguos, hábilmente tallados con detalles excepcionales, permanecerán en Irak, con planes para la construcción de un centro de visitantes en Nínive, lo que hará avanzar la investigación y la comprensión de la historia de la antigua Mesopotamia para las generaciones venideras.

Estos relieves, uno de los mayores descubrimientos desde el siglo XIX, están magníficamente conservados y datan de un rey asirio que gobernó Nínive del 705 al 681 a.C. Conocido por sus campañas militares, incluida una a la que se hace referencia en la Biblia, el rey Senaquerib construyó 18 puertas similares alrededor de la ciudad, pero la puerta de Mashki, la “puerta de los abrevaderos”, era importante por su acceso directo al Tigris.

Foto Penn Museum

Reconstruida en la década de 1970 por la Inspección de Nínive del Consejo Estatal de Antigüedades y Patrimonio de Irak, este prominente monumento está situado en la principal carretera norte-sur, fácilmente visible desde el lado oeste del Tigris. La puerta simboliza la profunda historia de Mosul y sigue siendo un importante lugar compartido por cristianos, judíos y musulmanes. En 2016, durante su ocupación de Irak, los militantes del ISIS utilizaron una excavadora para destruir la puerta, un intento deliberado de borrar la memoria cultural del patrimonio asirio de Irak.

Sin embargo, en medio del caos y el conflicto, estos siete relieves sobrevivieron, enterrados en una zona que aún no había sido excavada, hasta ahora. Un equipo de estudiosos y arqueólogos trabajó en colaboración con el equipo de excavación iraquí para restaurar esta pieza del patrimonio cultural de Irak: El Dr. Michael D. Danti, director del Programa de Estabilización del Patrimonio de Irak de la Universidad de Pensilvania; el Dr. Richard L. Zettler, conservador adjunto de la Sección de Oriente Próximo del Museo de Pensilvania y profesor adjunto del Departamento de Lenguas y Civilizaciones de Oriente Próximo de la Facultad de Artes y Ciencias de la Universidad de Pensilvania; el Dr. Ali al-Jabbouri, antiguo decano de la Facultad de Arqueología de la Universidad de Mosul; el Dr. John MacGinnis, de la Universidad de Cambridge; y el Dr. Darren P. Ashby, director del programa de estabilización del patrimonio iraquí.

Foto Penn Museum

Lo que tratamos de hacer es preservar la diversidad cultural y proteger la libertad de expresión cultural de una manera que satisfaga las expectativas y prioridades tanto de la comunidad local como de la Junta Estatal de Antigüedades y Patrimonio de Irak, dice el Dr. Danti, que también es académico consultor del Museo de Pennsylvania.

Su objetivo es conservar la antigua Nínive como un enorme yacimiento arqueológico dentro de una ciudad moderna, avanzando hacia su inclusión en el Patrimonio Mundial de la UNESCO para garantizar su futura preservación, así como para promover la sostenibilidad de la población de Mosul Oriental.

Para un arqueólogo, un descubrimiento de esta magnitud es un honor, una grave responsabilidad. En cierto modo, la Puerta de Mashki es un símbolo de esperanza internacional y colaboración intercultural. De las cenizas surge un ave fénix, añade el Dr. Danti.

Estos son los primeros relieves asirios que han salido de la tierra en 75 años por lo menos, explica el Dr. Zettler. Este descubrimiento añade nuevos datos y, en última instancia, hace avanzar la comprensión de la historia neoasiria en la antigua Mesopotamia.

El Dr. Michael Danti de Penn limpia uno de los siete relieves antiguos encontrados en Nínive | Foto Penn Museum

Estamos entusiasmados por la conservación en curso de este hallazgo increíblemente raro e histórico, dice el Dr. Christopher Woods, Director Williams en el Penn Museum y Profesor Avalon de Humanidades en la Escuela de Artes y Ciencias de Pensilvania, que se especializa en las antiguas lenguas y civilizaciones mesopotámicas. Animados por la Inspección de Nínive del Consejo Estatal de Antigüedades y Patrimonio de Irak para ampliar nuestro trabajo sobre el patrimonio cultural y la investigación arqueológica neoasiria en su región, el Penn Museum está entusiasmado por colaborar en este esfuerzo internacional hacia la reconciliación tras el conflicto.

En su anterior trabajo sobre el patrimonio cultural, el Dr. Zettler y el Dr. Danti han colaborado durante mucho tiempo con los funcionarios iraquíes para restaurar sitios en diversas etapas de deterioro, incluyendo Taq-i Kisra, un importante punto de referencia al sur de Bagdad.

Durante los próximos meses, las excavaciones en la Puerta de Mashki continuarán por las cámaras que quedan sin explorar, mientras el equipo trabaja en la conservación de los antiguos relieves, preparándose para compartirlos con el mundo.

Fuentes: Penn Museum (University of Pennsylvania Museum of Archaeology and Anthropology)

Imagen de portada: Relieves Asirios (Gentileza de la Brújula Verde)

FUENTE RESPONSABLE: La Brújula Verde. Magazine Cultural Independiente. Por Guillermo Carvajal. 4 de noviembre 2022.

Sociedad y Cultura/Arqueología/Descubrimientos.

 

 

Desentierran un impresionante templo romano debajo de una iglesia en Croacia.

Debajo de una iglesia del siglo XVIII Croacia, se encontraron los cimientos de un antiguo templo romano desconocido.

Sucedió en la municipalidad de Danilo, al sur de Croacia. Un equipo de arqueólogos encontró, enterrada debajo de una iglesia dedicada a San Daniel, los cimientos de un lujoso templo romano. Aunque se suponía que esa estructura tendría que estar en algún lugar, los investigadores croatas no habían dado con ella. Hasta ahora.

Con aproximadamente 200 metros cuadrados de superficie, se sabe que el edificio contaba con paredes macizas y un amplio marco en la puerta. Los investigadores a cargo del estudio dimensionaron el espacio a partir de tecnología de georadar, utilizada originalmente para analizar las condiciones de la iglesia de San Daniel. Esto fue lo que encontraron.

Desenterrando los restos de Ridit

Anteriormente, los arqueólogos habían desenterrado restos de decoraciones y elementos arquitectónicos del antiguo templo romano en Croacia. Sin embargo, su ubicación exacta era todavía desconocida. Utilizando las imágenes del georadar, sin embargo, encontraron la entrada original y una serie de columnatas.

No es la primera vez que en Danilo se encuentran ruinas de esta magnitud. Por el contrario, las autoridades consideran a la localidad como un sitio arqueológico en sí misma, ya que se han encontrado complejos enteros de lujosas fincas. Esto es así porque, en la antigüedad, ahí se erigió la ciudad romana de Ridit, documenta Science in Poland.

Fabian Welc, usando la tecnología de georadar para rastrear el sitio de Ridit. | Crédito: A. Konestre

Fabian Welc, del Instituto de Arqueología de la Universidad Cardenal Stefan Wyszyński en Varsovia, dijo al medio que el templo romano posiblemente fue parte de un foro. Lo más probable es que se hubiera construido al centro de Ridit, entre juzgados y otros edificios cívicos. Por ello, los arqueólogos no se sorprendieron de encontrar un edificio contiguo, con «un patio central y un pórtico con numerosas habitaciones», explican en un comunicado.

Con la tecnología LIDAR, el equipo de investigación rastreó los restos de un antiguo cementerio, adyacente al templo. Según la datación preliminar, se utilizó durante los siglos IX y XV. Algunas de las tumbas exhumadas ahí cuentan con reliquias de baños romanos, a pesar de haberse enterrado en la Edad Media.

Imagen de portada: ALGUNOS DE LOS CIMIENTOS DEL ANTIGUO TEMPLO ROMANO ENCONTRADO EN CROACIA. | CRÉDITO: F. WELC

FUENTE RESPONSABLE: National Geographic en Español. 2 de noviembre 2022.

Sociedad y Cultura/Arqueología/Nuevo descubrimiento/Historia/Imperio Romano.

 

Los egipcios, eternos olvidados en el hallazgo de la tumba de Tutankamón.

Al Qurna (Egipto), (EFE).- Hace cien años, el arqueólogo británico Howard Carter tocó la gloria con el hallazgo de la tumba del ‘faraón niño’ Tutankamón, un histórico descubrimiento en cuyo relato, aún incompleto, la participación de los egipcios quedó en el olvido en el contexto de una colonización europea que premiaba la figura del hombre blanco.

Desde su restaurante en Lúxor, pegado al templo de Tutmosis III y decorado con recortes de prensa del día en el que Tutankamón emergió a la superficie, Nubi Abdelrasul explica con orgullo a EFE cómo su familia, que se dedicaba a las excavaciones y a la agricultura, «empeñó un papel destacado en los descubrimientos de esta zona» repleta de tesoros.

Su padre y su abuelo fueron los encargados de las excavaciones en la zona de Al Qurna, en la antigua Tebas, en la que se ocultaban la mayoría de las reliquias descubiertas a finales del siglo XIX.

En una época marcada por la colonización de Egipto, las misiones arqueológicas inglesas, francesas y alemanas pidieron a la familia de Abdelrasul que les ayudaran a desenterrar los secretos de Lúxor, puesto que el clan era uno de los más numerosos del pueblo de Qurna.

UN HALLAZGO CON FORTUNA

Según Nubi Abdelrasul, la relación de su clan con Carter empezó cuando la Autoridad de Antigüedades de Egipto le aconsejó que designara a su familia para labores de excavación.

«Mi abuelo, Mohamed Abdelrasul reclutó a los trabajadores en la familia y a otros de un pueblo cercano, ya que en aquella época no había tanta población», explica.

De acuerdo con el relato de la familia, Hassan Abdelrasul, padre de Mohamed, con tan solo 12 años, ayudaba a su abuelo trajinando agua a lomos de un asno para saciar la sed de los trabajadores hasta que un día uno de los botijos cayó al suelo y formó un pequeño hoyo.

Los trabajadores empezaron a cavar en la zona donde se filtró el agua y descubrieron el primer escalón de la entrada de la tumba.

«Carter empezó a correr y alzó al niño gritando: ‘¡Hoy es el día de los días!’, explica Nubi, sobre cómo la torpeza de su progenitor fue el motivo de uno de los descubrimientos más importantes de la historia.

Ese mismo niño sería luego inmortalizado en un retrato que tomó Carter, posando con el collar de oro del faraón.

UNA HISTORIA INCOMPLETA

Daniela Rosenow, egiptóloga e investigadora en el archivo del descubrimiento de Tutankamón de la Universidad de Oxford, asegura a EFE que a pesar de que la foto del niño con el collar del faraón más célebre del Antiguo Egipto sea real, desconoce la verdadera identidad del menor.

«Para ser honesta, no creo que el niño del collar sea Hassan Abdelrasul. Hablo desde el punto de vista de nuestros archivos, ya que nadie escribió su nombre», asevera la experta en una entrevista.

Rosenow advierte que Carter no mencionó la anécdota del jarrón de agua en su diario, en el que escribía meticulosamente todos los detalles de su misión.

Más allá de esta anécdota, sí está claro que Carter reclutó a cientos de trabajadores, muchos menores de edad, algo que en aquella época «era normal», según Rosenow, para ayudarle a desenterrar la tumba, ya que los excavadores egipcios tenían mucho conocimiento y experiencia sobre el terreno.

En esto también coincide el presidente del Instituto de Estudios del Antiguo Egipto, Francisco J. Martín, quien aseguró a EFE que más allá de la existencia de algún tipo de evidencia física, la relación de Carter, que mantenía excelentes lazos con la población local y que a diferencia de muchos de sus exploradores coetáneos hablaba árabe, fue esencial para el descubrimiento.

«Creo que Carter tenía una idea de la existencia de una tumba por los excavadores que se dedicaban a trabajar en la zona por muchos años, ya que esta gente conoce el terreno bien y le guiaron por donde buscar», aseveró el egiptólogo español.

Carter era también, según Martin, un hombre visto con rechazo y envidia por la comunidad egiptóloga británica, muy clasista, pues él no tenía formación académica, y eso también le pudo llevar a tener mejor trato con los trabajadores locales.

Como resume Rosenow: «Carter nada hubiera hecho sin egipcios».

GRANDES OLVIDADOS

Tan solo se conocen a través de los archivos del arqueólogo, donados por su sobrina a la Universidad de Oxford, los nombres de cuatro de los capataces que sacaron al faraón de las arenas del desierto.

Estos documentos, incluidas las fotos, muestran «un lado de la historia», la del «siglo de oro de los descubrimientos, que fueron contados por la colonización» británica.

La egiptóloga reveló a EFE que ahora está trabajando, junto con otros compañeros egipcios, en crear «la otra» versión del hallazgo -desde el punto de vista de los egipcios-, puesto que la historia de Carter fue contada como «un espectáculo individual» del europeo.

«Toda la historia de la arqueología fue creada profundamente desde la visión de la colonización, por eso ahora es importante de poner un dedo sobre esto, para que la gente sea consciente», concluyó.

Shady Roshdy

Imagen de portada:Tutankamón (National Geographic)

FUENTE RESPONSABLE: Agencia EFE. 3 de noviembre 2022

Sociedad y Cultura/Antiguo Egipto/Arqueología/Tutankamón/Anónimos.

 

 

 

Desentierran un antiguo templo a Zeus en medio del desierto en Egipto.

Una escalinata e inscripciones escritas en griego fueron encontradas en el templo a Zeus, encontrado al nordeste de Egipto.

Si deseas profundizar en esta entrada; cliquea adonde se encuentre escrito con letra “azul”.

A fuerza de ostentarse como el líder de los dioses en el Olimpo, Zeus se abrió camino como conquistador entre múltiples mortales. A veces en forma de cisne; otras, como toro: toda Grecia sabía que el dios del rayo tenía un apetito sexual voraz. Sin embargo, parece que sus influencias se expandieron más allá de los límites helenos.

Un equipo de arqueólogos del Ministerio de Turismo y Antigüedades en Egipto descubrió restos de un antiguo templo a Zeus, construido en el actual sitio de la Colina de Farma. Ubicado en el área del Sinaí del Norte, es el primer vestigio de un espacio sagrado griego que se ha encontrado en la región. Esto es lo que han desenterrado hasta ahora.

Debajo de la arena, después de un sismo

templo Zeus Egipto

Egyptian Ministry of Tourism and Antiquities

Los restos del templo a Zeus encontrados en Egipto son parte de los hallazgos que se han logrado «durante los trabajos de excavación realizados por la misión en el sitio dentro del Proyecto de Desarrollo del Sinaí«, explicó el ministerio desde sus cuentas en redes sociales. El proyecto empezó en 2021, y se espera que concluya este año.

El más notable de los descubrimientos hasta ahora son las ruinas de un templo dedicado a Zeus Casio, en el sitio de Tel Farma. Hasta ahora, se ha encontrado lo siguiente:

«[…] LOS RESTOS DE UNA GRAN PUERTA EN LA SUPERFICIE DEL SUELO QUE SE DERRUMBÓ ANTES DEBIDO A UN FUERTE TERREMOTO QUE AZOTÓ LA CIUDAD, Y LA PUERTA ERA DOS PILARES DE GRANITO ROSA», SEGÚN DESCRIBIÓ MUSTAFA Y ZIRI, SECRETARIO GENERAL DEL CONSEJO SUPREMO DE ARQUEOLOGÍA.

Según los científicos que exploraron el espacio, el templo a Zeus en Egipto se vino abajo después de un terremoto que azotó la zona. Este espacio sagrado es único, porque está dedicado a «una deidad que fusiona al dios griego Zeus y al monte Kasios«, explica Smithsonian Magazine. Con el tiempo, el sitio quedó completamente recubierto de arena.

Reconstruyendo un templo caído

Egyptian Ministry of Tourism and Antiquities

No es la primera vez que el sitio ha sido excavado. Por el contrario, en 2020, el egiptólogo francés Jean Clédat encontró restos de granito rosa ahí mismo. Se sorprendió que los bloques tenían inscripciones griegas. Los hallazgos no fueron publicados en ese entonces. Sin embargo, este antecedente sirvió para nutrir este nuevo esfuerzo de investigación.

«[LOS ARQUEÓLOGOS] REDESCUBRIERON LA PIEDRA QUE ENCONTRÓ CLÉDAT Y DESCUBRIERON UNA PIEDRA SIMILAR CON TALLAS GRIEGAS, JUNTO CON EVIDENCIA DE QUE LAS PIEDRAS ROSADAS DEL TEMPLO SE REUTILIZARON EN OTRAS ESTRUCTURAS», EXPLICA SMITHSONIAN MAGAZINE.

Dos años después de Cledat, los arqueólogos egipcios han reportado el hallazgo de bloques de granito. Según sus análisis, lo más probable es que hayan formado parte de una amplia escalinata, que condujo a los feligreses hasta el interior del templo. Para poder saber exactamente cuál era su ubicación, Hisham Hussein, Director General de Sinai Architects, tomó fotografías para después realizar una reconstrucción digital del espacio.

La reconstrucción del lugar sagrado se realizará con programas de computadora especializados en arquitectura. Este hallazgo se suma a otros templos dedicados a Zeus encontrados fuera de Grecia.

Imagen de portada: Egyptian Ministry of Tourism and Antiquities.

FUENTE RESPONSABLE: National Geographic en Español. Por Andra Fischer. 3 de mayo 2022.

Antiguo Egipto/Antigua Grecia/Arqueología/Descubrimientos/Dioses/ Centros Arqueológicos.

Identifican en una cueva de Polonia herramientas de silex hechas por los antecesores de los Neandertales hace medio millón de años.

No tienen decenas de miles de años, sino alrededor de medio millón de años, las herramientas de sílex descubiertas hace más de 50 años en la cueva del túnel de Wielki (región de Małopolskie): estos son los resultados de los últimos análisis. Esto significa que se encuentran entre los productos más antiguos hechos por la mano del hombre en el territorio actual de Polonia.

La Dra. Małgorzata Kot, de la Facultad de Arqueología de la Universidad de Varsovia, dirige un amplio proyecto de análisis de los artefactos y huesos descubiertos por los arqueólogos hace varias décadas durante las excavaciones en las cuevas del altiplano jurásico de Cracovia-Częstochowa. Una de ellas es la cueva del túnel de Wielki, cerca de Ojców.

La mayoría de los hallazgos fueron a parar a cajas de cartón inmediatamente después de las excavaciones y luego al almacén. En los últimos años, los investigadores han procedido a analizarlos en detalle.

Localización de la cueva, marcada con el número 1 | foto M.Kot et al.

Durante mucho tiempo, los científicos creyeron que los rastros más antiguos de presencia humana en la cueva del Túnel Wielki tenían como máximo 40.000 años. Resultó que estas conclusiones iniciales eran erróneas. Un equipo de expertos de la Universidad de Varsovia, la Academia Polaca de Ciencias y la Universidad de Wrocław -arqueólogos, paleontólogos, paleobotánicos y geólogos- volvieron a examinar, entre otras cosas, artefactos y huesos de las distintas capas de tierra de la cueva.

Todo empezó con una observación de un experto en restos de pequeños mamíferos, el Dr. Claudio Berto. Dijo que las especies que estaba analizando eran ciertamente más antiguas que 40.000 años y podían tener hasta medio millón de años. – La doctora Małgorzata Kot recuerda en una entrevista con PAP. La investigadora se mostró muy sorprendido por estas conclusiones.

Ubicación de la cueva Tunel Wielki. A. Rocas de Sadlane con las entradas de la cueva Tunel Wielki en la parte superior y otros dos sitios arqueológicos «Nad Niedostępną» y los refugios rocosos «Pod Tunelem» situados debajo. B. Mapa LiDAR de una región kárstica de los valles de Sąspów y Prądnik con la ubicación de la cueva Tunel Wielki y otros yacimientos arqueológicos en cuevas | foto M.Kot et al.

Entre los pequeños huesos, principalmente dientes, se encontraban los restos de antiguos parientes de los roedores actuales. Pero también había restos de animales más grandes. Estos fueron examinados por paleontólogos del ISEZ Pan de Cracovia y de la Universidad de Wrocław. Entre los huesos, reconocieron, entre otros, al lobo de Mosbach (Canis mosbachensis), a un lobo -de la familia de los perros- (Lycaon lycaonoides), pero también a un ancestro del oso de las cavernas y a dos especies de felinos: el león de las cavernas y el jaguar. Todos estos animales estaban presentes en la zona hace entre 450.000 y 550.000 años.

En la misma capa había también 40 artefactos de sílex -principalmente residuos de la fabricación de herramientas, pero también algunos productos finales, incluyendo raspadores, es decir, pequeños cuchillos de sílex.

Como estos artefactos proceden de la misma capa que los huesos, significa que sus edades son muy similares. Las re excavaciones realizadas en la cueva 2018 también confirmaron esta convicción. Confirmaron la disposición de las capas descrita por los investigadores hace medio siglo. Además, descubrimos más residuos de producción y huesos de animales, subrayó la dra. Kot.

Los huesos de los animales no presentan signos de corte o procesamiento. Esto significa que no proceden de animales cazados por el hombre. Más bien, según los científicos, la gente de la época cazaba otras especies menos peligrosas. Se mencionan ciervos, rinocerontes o caballos, entre otros.

Las capas de tierra fechadas se habían acumulado durante varias decenas de miles de años. Por tanto, los carnívoros cavernícolas, como las panteras, los osos o los lobos, no se encontraban necesariamente con los humanos, que probablemente sólo habitaban la cueva temporalmente.

Hasta ahora, sólo se conocen dos lugares en la zona de la actual Polonia donde se han descubierto artefactos de sílex igualmente antiguos: en Trzebnica y Rusko, en la voivodía de la Baja Silesia. No hay restos más antiguos de presencia humana en nuestra zona, señaló la dra. Kot.

Los huesos de mamíferos fueron analizados por paleontólogos de la Universidad de Varsovia, el ISEZ PAN de Cracovia y la Universidad de Wrocław | foto M.Kot

También son hallazgos muy raros en otras partes de Europa. Estas herramientas fueron hechas por el Homo heidelbergensis. Sin embargo, no fue el antepasado del hombre moderno, sino de otro de nuestros parientes, el neandertal, que apareció en la arena de la historia hace unos 250.000 años. En la cueva de Malopolska se encontraron las herramientas fabricadas por esta especie de hombre.

Nos sorprendió descubrir que hace medio millón de años la gente de esta zona se alojaba en cuevas, porque no eran los mejores lugares para acampar. La humedad y las bajas temperaturas lo desaconsejaron. Por otro lado, una cueva proporciona un refugio natural. Es un espacio cerrado y da sensación de seguridad. Hemos encontrado rastros que pueden indicar que las personas que vivían allí utilizaban el fuego, lo que probablemente ayudaba a acondicionar estos lugares oscuros y húmedos, dijo la dra. Kot.

Según ella, los hallazgos de la cueva del Túnel Wielki son una de las pocas pruebas de los primeros humanos que se aventuraron al norte de los Cárpatos. Es bastante improbable que hayan llegado más al norte. Lo más probable es que estemos en el límite norte de su capacidad de supervivencia, – dice la investigadora.

Excavaciones arqueológicas en la cueva del Gran Túnel realizadas en 2018 | foto Monika Dzierlińska

Es cierto que las condiciones climáticas diferían poco de las actuales, pero no por ello dejaban de ser un reto para los habitantes de aquella época.

Este es un aspecto increíblemente interesante de los análisis para nosotros. Podemos estudiar los límites de la capacidad de supervivencia del Homo heidelbergensis, y así observar cómo se adaptó a estas condiciones desfavorables, añadió la experta.

Los investigadores esperan encontrar en el futuro huesos de Homo heidelbergensis en la cueva del Túnel Wielki. Estos serían los restos humanos más antiguos descubiertos en suelo polaco. Los más antiguos conocidos actualmente pertenecen a un neandertal y tienen al menos 50.000 años de antigüedad.

Identificamos varios huesos potenciales, pero los análisis de ADN realizados en el Instituto Max Planck de Leipzig, en el laboratorio del profesor Svante Paabo, premio Nobel, demostraron que no se conservaba material genético en los huesos”, explicó la dra. Kot. Sin embargo, los científicos no pierden la esperanza de poder encontrar algún día restos humanos.


Fuentes

Fundacja PAP – Nauka W Polsce | Kot, M., Berto, C., Krajcarz, M.T. et al. Frontiers of the Lower Palaeolithic expansion in Europe: Tunel Wielki Cave (Poland). Sci Rep 12, 16355 (2022). doi.org/10.1038/s41598–022–20582–0

Imagen de portada:Artefactos de sílex de la cueva del Túnel Wielki realizados hace medio millón de años por el Homo heildelbergensis | foto M. Kot.

FUENTE RESPONSABLE: La Brújula Verde. Magazine Cultural Independiente. Por Guillermo Carvajal.  8 de octubre 2022.

Arqueología/Polonia/Homo heidelbergensis/Herramientas de silex/ Descubrimientos.