Astrónomos calculan que el mega cometa que se dirige hacia el Sol es probablemente 7 veces más grande que una de las lunas de Marte.

Si deseas conocer más del presente tema; cliquea por favor en lo escrito en “negrita”. Muchas gracias.

En un estudio publicado en el repositorio de preimpresiones arXiv, astrónomos del proyecto de colaboración internacional Dark Energy Survey (DES) reseñan nuevos datos sobre el cometa 2014 UN 271, que podría tener hasta 150 km de diámetro, casi siete veces el diámetro de Fobos, satélite de Marte.

Gracias a sucesivos estudios se ha ido precisando el tamaño de ese cuerpo celeste, hasta determinar que su masa es 10 veces superior a la del cometa Hale-Bopp, que fuera bautizado como el ‘Gran Cometa de 1997’.

El 2014 UN 271 no solo sería más grande que la luna de Marte; también superaría al asteroide 55 Pandora y la roca espacial conocida como Arrokoth, según un análisis del astrónomo Will Grater. 

El ‘mega cometa’ de la Nube de Oort fue descubierto en 2014. Inicialmente fue confundido con un planeta enano, pero posteriormente se descubrió que tenía signos de actividad, tras lo cual fue reclasificado como cometa.

De acuerdo con datos analizados en los últimos años, entre 2014 y 2018 el objeto se desplazó en el cosmos unas 20 a 23 UA (una UA o unidad astronómica es la distancia media entre la Tierra y el Sol). Los astrónomos calculan que llegará a un máximo acercamiento a la Tierra al situarse en la órbita de Saturno, en 2031.

Imagen de portada: Gentileza de RT Actualidad

FUENTE RESPONSABLE. RT Actualidad

Ciencia/Astronomía/Mega cometa/Sol/

 

¿El sur pronto será el norte? Se acelera el cambio de polos magnéticos de la Tierra.

El más reciente sucedió hace 780 mil años, por lo que algunos científicos creen que vamos tarde para otro cambio.

Durante los últimos 200 años se ha debilitado y desplazado el polo norte magnético, sin embargo, en las últimas décadas ese desplazamiento se ha ido acelerando alcanzando una velocidad de hasta 48 kilómetros por año. Esto deja una cosa clara, algo extraño le está sucediendo al campo magnético de la Tierra.

Si deseas mayor información; por favor cliquea en lo escrito en “negrita”. Muchas gracias.

Tenemos evidencia de que nuestro campo magnético existe desde hace al menos 4 mil millones de años y de que los polos de la Tierra se han invertido varias veces. Solo durante los últimos 2.6 millones de años el campo cambió al menos 10 veces; el más reciente sucedió hace 780 mil años, por lo que algunos científicos creen que vamos tarde para otro cambio.

El campo magnético de la Tierra es generado por medio del hierro fundido en el núcleo del planeta, a 2 mil 896 kilómetros debajo de nuestros pies. Este líquido genera una serie de corrientes eléctricas y estas a su vez producen nuestro campo.

Según la revista Astronomy, los científicos que están estudiando estos cambios siguen sin estar seguros de las consecuencias exactas de la reversión, pero saben que pueden llegar a ser graves.

De los grandes afectados podrían ser una serie de especies de animales como: las ballenas, los peces y las aves, ya que todos estos utilizan el campo electromagnético de la Tierra para navegar durante su período migratorio.

Por otra parte, muchos geólogos señalan que las extinciones masivas parecen estar relacionadas con los períodos que conducen a una inversión en los polos.

El efecto directo en el ser humano podría ser leve, pero tendría un efecto contrario para la tecnología y es que los satélites artificiales que usamos para navegar, telecomunicaciones, previsiones meteorológicas, entre otras muchas cosas, se podrían ver seriamente afectados sin la protección que otorgan los campos electromagnéticos.

“Independientemente, la gravedad de una inversión magnética dependerá de cuánto tiempo tarde en completarse la inversión. Si cambia lentamente durante muchos miles de años , es posible que las criaturas migratorias, y también la humanidad, puedan adaptarse. Mientras tanto, tenemos mucho que aprender sobre lo que está sucediendo en las profundidades de nuestro planeta.” concluyen las investigaciones.

Imagen de portada: Gentileza de El Financiero

FUENTE: El Financiero

Ciencia/Astronomía/Planeta Tierra/Polos

Ciencia

Las imágenes ganadoras de este concurso de astrofotografía son sencillamente impresionantes.

Este concurso de fotografía astronómica cuenta con 11 categorías divididas por temáticas y otra dedicada a astrofotógrafos juveniles.

Si deseas mayor información; por favor cliquea en lo escrito en “negrita”. Muchas gracias.

Las imágenes ganadoras de cualquier concurso de fotografía son siempre una bonita muestra de arte con la que deleitarse. Si a eso le sumamos la majestuosidad del cielo, queda algo tan bonito como las instantáneas que se han alzado con los premios del Astronomy Photographer of the Year 2021, un famoso concurso de fotografía astronómica, organizado cada año por el Royal Museum de Greenwich

En total son 12 categorías, en las que se pueden ver desde imágenes de galaxias hasta auroras. Y, por supuesto, también hay una categoría para fotógrafos juveniles que están empezando en esto de la astrofotografía y que, a pesar de su corta experiencia, no tienen nada que envidiar a muchos adultos.

Este año el ganador absoluto del concurso ha sido Shuchang Dong, quien ha presentado la foto del eclipse solar anular de junio de 2020, tomada desde el Tíbet. Pero veamos el resto de categorías.

Las auroras también son fotografías astronómicas.

Dmitrii Rybalka

Lógicamente, las auroras no podían faltar en un concurso de fotografía astronómica. De hecho, tienen su propia categoría en el concurso. En ella, el ganador ha sido Dmitrii Rybalka, con una imagen tomada en el estrecho de Kara, en Rusia, en noviembre de 2020.

Personas y espacio

Deepal Ratnayaka

Las imágenes en las que se colocan los seres humanos como punto de referencia de la inmensidad del universo son de las más bonitas de la astrofotografía. Por eso, también cuentan con una categoría, en la que se ha alzado ganador Deepal Ratnayaka.

En la instantánea se puede ver a su hija de 6 años, muy interesada en la astronomía, enseñándole las estrellas del cielo a su muñeco de peluche.

Se tomó en Windsor, Reino Unido, en enero de 2021.

Astrofotografía de estrellas y nebulosas

Terry Hancock

En la categoría de estrellas y nebulosas ha ganado Terry Hancock, con una colorida imagen de la Nebulosa de California, ubicada a unos 1.000 años luz de la Tierra. Fueron necesarios 7 días para tomar las imágenes que compondrían el resultado final, pero el trabajo valió la pena.

El cielo como parte del paisaje

Jeffrey Lovelace

En la categoría Skyscapes de este concurso de fotografía astronómica ha quedado en primer lugar Jeffrey Lovelace.

Su imagen tiene como protagonistas a la Luna creciente y a las dunas de arena del Parque Nacional del Valle de la Muerte, en California.

Las galaxias no podían faltar

Zhong Wu

El concurso cuenta también con una categoría de galaxias, en la que ha ganado Zhong Wu, con una bonita imagen en forma de anillo. Se trata de un mosaico, cuya composición, a base de fotos de la Vía Láctea, le ha llevado más de dos años al autor. 

Premios Annie Maunder de fotografía astronómica

Sergio Diaz Ruiz

Leonardo Di Maggio

Annie Maunder fue una astrónoma y matemática irlandesa, conocida, entre otras hazañas, por el hallazgo del Diagrama de Mariposa, en el que se visualizan los patrones de migración de las manchas solares. 

Con su nombre se han bautizado dos premios de este concurso de fotografía astronómica, cuyos ganadores han sido Sergio Díaz Ruiz y Leonardo Di Maggio. Ambas son composiciones, una de las nubes de Júpiter y otra de Saturno, sus anillos y sus lunas.

Pequeños grandes astrofotógrafos

Zhipu Wang

Zhipu Wang solo lleva un año practicando la fotografía astronómica, pero ya ha conseguido una imagen de tanta calidad como esta del sistema solar, con la que ha ganado el premio de la categoría juvenil del concurso.

Recién llegado, una curiosa categoría

Paul Eckhard

Este concurso de astrofotografía cuenta también con una categoría llamada “recién llegado”, en la que se ha hecho con la victoria Paul Eckhard. En su imagen, para la cual casi tuvo que superar una gymkana que le permitiera estar en el lugar adecuado y el momento adecuado, puede verse el Falcon 9 justo después de su lanzamiento, pasando por delante de la Luna. Por supuesto, fue una foto tomada desde Florida.

Nuestra Luna

Nicolas Lefaudeux

Hemos visto las lunas de Saturno, o incluso nuestra propia Luna, formando parte de un paisaje. Pero también hay una categoría dedicada enteramente a nuestro satélite. 

En este caso el ganador ha sido Nicolas Lefaudeux, con una astrofotografía en la que puede verse el planeta Venus asomado sobre el horizonte lunar.

Planetas, cometas y asteroides

Frank Kuszaj

La última categoría de este concurso de fotografía astronómica tiene como protagonistas a planetas, cometas y asteroides.

La ganadora ha sido una imagen tomada por Frank Kuszaj, en la que podemos ver el bonito paso de un meteorito, captado totalmente por casualidad, según explicó el propio fotógrafo a la BBC.

Imagen de portada: Gentileza de Pinterest

FUENTE RESPONSABLE: Hipertextual/Astronomía/Foto Arte/Concurso

Extraordinario: hallan una señal de radio desde el centro de la Vía Láctea.

La señal existe, pero todavía no se sabe exactamente qué objeto cósmico la origina. 

Ha sido llamada ‘ASKAP J173608.2-321635’.

Parece increíble, pero es cierto: desde el centro de nuestra galaxia, está siendo emitida, con cierta regularidad, una señal de radio. Así lo ha determinado un grupo de expertos de varios países. No obstante, todavía no se sabe exactamente qué tipo de objeto cósmico la genera.

Esta señal, llamada ‘ASKAP J173608.2-321635’, fue detectada seis veces entre enero y septiembre del 2020. Después, pasó un período de completa inactividad y volvió a surgir el 7 de febrero pasado.  

Si deseas conocer más de este tema; por favor cliquea en donde está escrito en “negrita”.

En un informe sobre el hallazgo, que será publicado en The Astrophysical Journal y que ya desde el 3 de septiembre está disponible en el servidor de preimpresión arXiv, especialistas explican que se trata de «una fuente de radio altamente polarizada, altamente variable y de espectro empinado».

Según los astrónomos, es variable porque las ondas electromagnéticas que emite no respetan un patrón de tiempo específico, y es muy polarizada, pues la orientación de la oscilación de la onda está torcida, tanto lineal como circularmente. 

«ASKAP J173608.2-321635 se descubrió utilizando el Pathfinder de matriz de kilómetros cuadrados de Australia (ASKAP, por sus siglas en inglés), una matriz de radiotelescopio diseñada para analizar el magnetismo cósmico, mapear agujeros negros y explorar los orígenes de las galaxias», aporta la agencia Rt.

«ASKAP J173608.2-321635 puede representar parte de una nueva clase de objetos que se están descubriendo a través de estudios de imágenes de radio» 

«La fuente de la señal, según los astrónomos, es desconocida. Han sido descartados varios tipos de estrellas, como las que brillan con frecuencia, las binarias cercanas con cromosferas activas o las que se eclipsan entre sí debido a la no detección en longitudes de onda de rayos X e infrarrojos cercanos. Tampoco es probable que se trate de un púlsar, un tipo de estrella de neutrones que posee una periodicidad regular», sigue la agencia.

Y cierra: «Aun así, ASKAP J173608.2-321635 comparte algunas propiedades con los Transitorios de Radio del Centro Galáctico (GCRT, por sus siglas en inglés), un tipo de señal que fue identificada en la década del 2000 y que también es emitida desde el centro de la Vía Láctea».

Ahora, se evalúa que «aumentar la cadencia de la investigación y comparar los resultados de esta búsqueda con otras regiones nos ayudará a comprender cuán verdaderamente única es ASKAP J173608.2-321635 y si está relacionada con el plano galáctico, lo que en última instancia debería ayudarnos a deducir su naturaleza», concluye el informe. 

Imagen de portada: Gentileza de Mdz MUNDO

FUENTE: Mdz MUNDO/VIDA EXTRATERRESTRE/VÍA LÁCTEA/SEÑAL DE RADIO/ASTRONOMÍA

Científicos vaticinan cuándo podría morir el Sol y que se termine la vida en la Tierra.

Un reciente estudio analizó el aumento del brillo y cómo se piensa que será el final de esta estrella. La misma es una de las claves de la existencia de la vida en nuestro planeta.

De acuerdo a intensas investigaciones que se han llevado adelante durante mucho tiempo, el Sol tiene cerca de 4.600 millones de años y, a la vez, se estima que le quedarían 10 mil millones de años de vida. Esto se pudo calcular a partir de la edad de los otros objetos del sistema solar, los cuales se formaron al mismo tiempo. Hasta el momento la comunidad científica pensaba que una vez que muriera el Sol sería una especie de nebulosa planetaria, es decir una luminosa burbuja de gas y polvo.

Pero según Sciencealert, lo más probable que suceda con el Sol es que efectivamente será una nebulosa planetaria, pero “más masiva” de lo que se estimaba en las primeras investigaciones realizadas.

Los astrónomos estiman que al Sol le quedan unos 10.000 millones de años más de vida. ¿Cómo llegaron a esta conclusión? Lo hicieron basándose en las observaciones de la vida de otras estrellas. Pero a la humanidad le queda menos tiempo para averiguar cómo vivir fuera de la Tierra.

En ese sentido, los expertos explicaron que la humanidad se extinguirá en unos mil millones de años y se espera que ya no esté en la Tierra cuando efectivamente sea la muerte del Sol. Esto sucederá ya que la estrella aumenta su brillo un 10% cada mil millones de años y para ese momento los océanos se habrán evaporado y la superficie se calentará, lo cual evitará que se vuelva a formar agua para que sea habitable. A esta conclusión se llegó tras largos años de estudios que permitieron realizar varios informes al respecto.

¿Qué es una nebulosa planetaria? «Cuando una estrella muere expulsa una masa de gas y polvo -conocida como su envoltura- al espacio. La envoltura puede ser hasta la mitad de la masa de la estrella. Esto revela el núcleo de la estrella, que en este punto de la vida de la estrella está funcionando sin combustible, eventualmente apagándose y antes de que finalmente muera», explicó el astrofísico Albert Zijlstra, de la Universidad de Manchester en el Reino Unido, uno de los autores del artículo.

Según el portal AstroAficion, cuando el Sol muera pasará a ser una nebulosa planetaria, una gran nube de polvo y gas, este último compuesto principalmente por hidrógeno y helio. Existen diferentes tipos de nebulosa, como las que se forman cuando nace una estrella o las que se generan cuando una de estas mueren.

Imagen de portada: Gentileza La Capital

FUENTE: La Capital/Astronomía/Ciencia/Sol/Vida terrestre

Universo – Hallazgo Científico

Un grupo de científicos encontró parte de la materia “faltante” del Universo.as galaxias están formadas ante todo por la denominada materia oscura, de naturaleza desconocida e invisible, y por apenas un 16% de bariones, es decir los átomos y moléculas que conocemos.

Si deseas profundizar sobre esta interesante  entrada, cliquea por favor en aquello que observes subrayado. Muchas gracias.

AFP

Un grupo de científicos ha logrado cartografiar por primera vez un viento galáctico, el depósito de gas de una galaxia, y ha detectado así una parte de su materia “faltante”.

”Las galaxias son raramente islotes pasivos de estrellas”, sino más bien estructuras dinámicas, cuya formación y evolución apenas estamos empezando a descubrir, explicó el astrofísico Nicolas Bouché. 

Según las teorías en vigor, las galaxias están formadas ante todo por la denominada materia oscura, de naturaleza desconocida e invisible, y por apenas un 16% de bariones, es decir los átomos y moléculas que conocemos.Para poner las cosas más difíciles, la observación de las galaxias actual solo permite revelar el 20% de estos bariones. El resto, la materia “faltante”, se la lleva el viento galáctico, una nebulosa de gas y polvo provocada por la explosión de estrellas en el seno de una galaxia.

Un equipo internacional dirigido por investigadores del Centro de Investigaciones Astrofísicas de Lyon (CRAL) ha podido cartografiar una nebulosa de esa materia perdida, con el espectrógrafo Muse del gran telescopio VLT instalado por el Observatorio Europeo Austral en el desierto chileno de Atacama. ”Es como si viéramos un iceberg por primera vez”, explica Nicolas Bouché, investigador francés y coautor del estudio publicado el jueves en la prestigiosa revista británica MNRAS, junto a Johannes Zabl, del departamento de Astronomía de la universidad canadiense de Saint Mary.

Otros investigadores habían localizado nebulosas de galaxias, pero mucho más difusas. Esta vez la observación de Gal1, una galaxia bastante joven, de unos 1.000 millones de años de antigüedad, permitió detectar “una nube de gas producido por esos vientos galácticos, que se escapa de ambos lados del disco de la galaxia, a través de dos conos asimétricos”. 

Las dimensiones de esa nube son gigantescas, del orden de más de 80.000 años luz respecto del centro de Gal1. En comparación, nuestra Vía Láctea tiene un diámetro de aproximadamente 100.000 años luz. Esta nube es una especie de depósito de materia, equivalente solamente al “10 a 20% de la masa de la galaxia” detectada, explica Bouché.

Una parte de la nube vuelve a verterse en el disco galáctico para formar esas estrellas, algunas de las cuales acaban explotando, y vuelven a mandar materia hacia la nebulosa, en un círculo incesante. Los astrónomos tuvieron la suerte de tener como “faro” a un cuásar, un objeto particularmente luminoso del universo, que por su proximidad con la galaxia Gal1 permitió detectar la presencia de magnesio, integrante esencial de esas nebulosas.

Imagen: Gentileza de Los Andes

FUENTE: Los Andes/Ciencia/Astronomía/Universo/Investigación

El museo de astronomía más grande del mundo abre sus puertas.

Si pudieses elegir, qué preferirías ¿visitar el espacio o el mundo submarino? Es difícil elegir, ambas opciones tan misteriosas que decantarse por una u otra sería dejar de lado un gran conocimiento. Pero si tuviésemos que elegir… yo creo que me quedo con el espacio, con sus galaxias, estrellas, secretos y profundidad ¿y tú?

Todavía quedan unos años para que podamos vivir estas experiencias, por ahora solo podemos observar desde la distancia, bien descubrir el océano con una plataforma submarina dentro de tu yate , o bien observar las estrellas desde el museo de astronomía más grande del mundo.

Sobre este último hablamos hoy en COOL, ¿sabrías adivinar dónde está?

El museo de astronomía más grande del mundo

Shanghái. La capital económica de China será la cuna que albergará al museo de astronomía más grande del mundo. Podrás admirar las maravillas de la galaxia en la tierra, seguir el camino del sol con tus propios ojos.

Foto: Ennead Architects

El museo está dedicado en su totalidad a la exploración del espacio. Destaca principalmente por su tamaño, pero a su vez por su diseño de otro mundo, ya que parece haber sido sacado directamente de una película sobre el espacio.

Diseño

El museo muestra una estructura elíptica que abarca un espacio de alrededor de 128 mil metros cuadrados. Sus formas angulares describen algunas de las leyes básicas de la astrofísica, según el diseñador del propio edificio, Thomas J. Wong, socio de diseño de Ennead Architects. 

Foto: Ennead Architects

Cada esquina y recoveco de la construcción del museo, fue pensado con el cosmos de la mente. En palabras de Wong, la idea era «infundir una experiencia visceral de astronomía en el diseño que se pueda vivir incluso antes de entrar al museo’. El edificio en sí está concebido como ‘un instrumento astronómico que está en coordinación con la trayectoria del Sol a lo largo del día y la altitud solar cambiantes a través de las estaciones».

Foto: Ennead Architects

En todo el edificio no podrás encontrar ni líneas ni ángulos rectos, lo que da una sensación de movimiento constante en el interior del edificio. La compleja construcción se forma a partir de tres arcos superpuestos, los cuales simbolizan una celebración del «continuo espacio-tiempo», la geometría del universo y la energía dinámica del movimiento celeste.

Estructura

El gigantesco Museo Astronómico de Shanghái se compone de tres estancias: Oculus, Esfera y Cúpula Invertida

Foto: Ennead Architects

El Oculus, es un reloj solar te da la bienvenida al museo. Es una estructura que produce un círculo de luz solar que se mueve a lo largo del suelo y sobre una zona reflectante. Al mediodía durante el solsticio de verano es cuando se forma el círculo de luz completo de manera alineada con la plaza de entrada.

Foto: Ennead Architects

La esfera alberga el teatro planetario medio sumergido, el cual evoca una ilusión de ingravidez. A medida que se sube por los pisos, la esfera es cada vez más visible como si se representara el efecto de la salida de la luz en el horizonte de la Tierra.

Foto: Ennead Architects

El Inverted Dome o Cúpula Invertida, una especie de anfiteatro en la azotea, te permitirá conectar con la inmensidad del cielo. Para llegar hasta aquí tendrás que ascender a través de una rampa en espiral que imita la órbita de un planeta.

Foto: Ennead Architects

Dentro podremos encontrar desde un telescopio solar de 23 metros hasta una enorme pantalla IMAX.

Foto: Ennead Architects

El museo alberga entre otras muchas cosas: 120 colecciones de instrumentos y obras originales de grandes astrónomos, 70 meteoritos, experimentos con realidad aumentada, realidad virtual y demostraciones astronómicas.

Foto: Ennead Architects

Imagen de la portada: Gentileza de COOL Lifestyle

FUENTE: COOL – Lifestyle – CULTURA – ARQUITECTURA – MUSEOS – ASTRONOMÍA – Por Rocío Álvarez.

 

El cura que encontró dónde empezaba el universo.

No hace demasiado tiempo, creíamos que el universo era estático y que siempre había sido como es ahora. Fue Georges Lemaître quien rompió con esta idea sembrando la idea del Big Bang.

Prácticamente todo cambia. Parece que estemos diciendo una perogrullada, pero tras una afirmación tan simple se esconden siglos de debates e inmovilismo (nunca mejor dicho). 

No hace falta remontarnos a Parménides, que abanderado por su máxima de “lo que es es y lo que no es no es” negó la posibilidad del cambio, porque para que un niño crezca el niño tiene que dejar de ser para que el adulto empiece a ser. Una idea que parte del axioma de que “de la nada nada sale” y que, por lo tanto, no permite que algo empiece a existir espontáneamente. Aristóteles trató de resolverlo con sus ideas de potencia y acto según los cuales un niño ya era un adulto, solo que, en potencia, y crecer era pasar de esa potencia al acto. 

Sin embargo, esta forma de ver la realidad como algo estático acabó permeando y afectando, tiñendo la forma de pensar de colectivos de lo más variados.

En ese mundo no había cabida para la evolución, pues las especies no cambian. Tampoco había lugar para hablar de continentes moviéndose unos respecto a los otros, porque la tierra no cambia. Y, por supuesto, no se concebía que el universo pudiera haberse expandido a partir de un punto diminuto, porque el cosmos no cambia. 

Para ser justos, habían existido cosmologías que sí planteaban un universo cambiante, aunque cíclico, como ocurría con la conflagración universal de los estoicos, en la que, tras cada ciclo, el universo se consumía en llamas para volver a empezar siguiendo exactamente los mismos pasos, repitiendo todo al detalle. 

Para que nos deshicieramos científicamente de los grilletes de este estatismo hicieron falta muchos siglos y un intelectual atípico, su nombre era Georges Lemaître y en lugar de bata vestía una sotana.

Tan científico como sacerdote

Efectivamente, Lemaître era sacerdote, pero eso no significa, como muchos parecen querer creer, que solo fuera sacerdote. Su vocación religiosa debutó con tan solo 9 años, pero incluso antes que eso ya destacaba en materias como física, química y matemáticas. Desde muy joven su entorno más cercano comprendió que Georges tenía una mente excepcional. Antes de ordenarse estudió la carrera de ingeniería especializándose en minas. Al poco de acabar sus estudios estalló la primera guerra mundial y tuvo que acudir a las trincheras. Ni siquiera durante esta convulsa época abandonó sus dos pasiones y, en sus pocos ratos muertos, estudiaba tanto el Génesis como los trabajos de Henri Poincaré.

Terminada la guerra se doctoró en matemáticas y completó un bachillerato en filosofía escolástica. Solo entonces, cuando ya era un científico de los pies a la cabeza, comenzó el proceso para ordenarse sacerdote. En tres años logro su objetivo y volvió a la ciencia por la puerta grande, becado para estudiar con el mismísimo Arthur Eddington, con quien empezó a preparar un nuevo doctorado. A su vera, Lemaître se convirtió en una de las pocas personas del mundo que entendían en profundidad los novísimos trabajos de Albert Einstein y, explorando las consecuencias lógicas de las teorías de la relatividad el sacerdote llegó a una conclusión revolucionaria.

Herejía científica

Si aceptamos la teoría de la relatividad especial y la teoría de la relatividad general y comenzamos a hacer las deducciones adecuadas, podemos llegar a una hipótesis en la que el universo no es estático, sino que se expande. Y, si se está expandiendo, cabe esperar que antes fuera mucho más pequeño. Lemaître hizo algo más que deducir, sino que ofreció un cálculo de la velocidad a la que se estaba expandiendo el universo. Harían falta unos años para que Hubble midiera esa velocidad y plantea la ley de Hubble-Lemaître, la cual sostiene que el universo se expande más rápido cuanto más nos alejamos de nuestro punto de referencia.

Esta fue una primera confirmación de que el universo se expandía, pero las críticas continuaron hasta que Arno Allan Penzias y Robert Woodrow Wilson encontraron una radiación de microondas que lo invade todo y que es, precisamente, un eco de la expansión inicial de nuestro universo. 

Antes de que fuera aceptada, por supuesto, Lemaître y sus escasos defensores tuvieron que aguantar las críticas y burlas de otros científicos que confunden esta idea con una suerte de cientifización de la creación cristiana (algo que Lemaître siempre rechazó).

El mismo Einstein, que tenía al sacerdote en alta estima intelectual, dijo abiertamente que sus matemáticas de su trabajo eran buenas, pero su comprensión de la física abominable

Tampoco podemos culpar a los investigadores de otros tiempos por no haber confiado en una especulación tan rompedora cuando todavía no existían evidencias firmes, pero es verdad que la sorna llegó lejos. 

De hecho, el físico Fred Hoyle, como fiel defensor del modelo estacionario que había contribuido a crear, aprovechó una entrevista de la radio para, despectivamente, referirse a estas ideas de Lemaître como “Big bang”.

A decir verdad, tampoco es que él hubiera reservado un nombre más serio, pues solía llamarle “átomo primitivo” o “huevo cósmico”. Sea como fuere, aquello de Big Bang cuajó y pasó a denominar toda una familia de hipótesis sobre la expansión inicial del universo. Aquel sacerdote polímata, aquel genio que desafió todo lo establecido, fue sin lugar a duda uno de los padres del Big Bang y de toda la cosmología moderna.

QUE NO TE LA CUELEN:

  • A pesar de cómo suele ser utilizado el término, para ser estrictos Big Bang hace referencia, no al evento de expansión inicial en sí, sino a un conjunto de explicaciones científicas que lidian con este escenario en el que una singularidad diminuta comenzó a expandirse súbitamente para dar lugar al universo que conocemos. Aquella a la que nosotros nos solemos referir como Big Bang tiene el nombre, en realidad, de “modelo Lambda-CDM”. Esta sinécdoque está presente incluso en algunos artículos científicos, pero la distinción es especialmente relevante para los filósofos de la ciencia.

FUENTE: Ignacio Crespo – Ciencia – La Razón

REFERENCIAS (MLA):

  • Longair, M. S, and Helge Kragh. The Oxford Handbook Of The History Of Modern Cosmology.

CIENCIA – FENÓMENOS ASTRONÓMICOS

Cómo ver las Perseidas: la lluvia de estrellas más intensa y espectacular de 2021.

La lluvia de estrellas más intensa del año ya está aquí. Te explicamos paso a paso cómo disfrutar de las Perseidas y cómo encontrarlas en el cielo nocturno.

Cada año, el intrincado camino de la Tierra alrededor del Sol atraviesa regiones de su órbita con partículas de hielo, rocas y polvo dejadas por los cometas a su paso por los planetas interiores del Sistema Solar.

Cuando estos fragmentos entran en contacto con la atmósfera, la fricción del aire provoca que ardan hasta alcanzar 6 mil grados Celsius, dibujando una estrella fugaz que recorre cualquier dirección del cielo nocturno antes de desintegrarse en cuestión de segundos.

Perseidas lluvia de estrellas

Foto: Getty Images

A mediados de agosto, nuestro planeta se encuentra con la nube de polvo y restos del cometa Swift-Tuttle, una de las más densas en la órbita terrestre y la responsable de las Perseidas, una de las lluvias de estrellas más intensas del año.

Perseidas: un espectáculo astronómico de hasta 100 meteoros por hora.

Las Perseidas son una de las lluvias de estrellas más populares en el hemisferio norte gracias a su intensidad y su llegada en medio del verano, un momento ideal para verlas durante las noches tibias. Para disfrutar de este fenómeno astronómico no es necesario utilizar un telescopio u otro instrumento óptico: basta con encontrar un sitio con la menor contaminación lumínica y una vista de la bóveda celeste lo más amplia posible.

Perseidas lluvia de estrellas

Foto: Getty Images

El primer meteorito proveniente de las Perseidas en 2021 fue captado por la NASA el 26 de julio pasado. Desde entonces, la actividad de esta lluvia de estrellas continuará en ascenso hasta alcanzar su intensidad máxima las noches del 11 al 13 de agosto.

De ahí que el mejor momento para ver las Perseidas este año sea desde la medianoche y hasta el amanecer del 12 de agosto.

La Luna en cuarto creciente con un 14 % de iluminación no será un mayor obstáculo para encontrar cielos oscuros que permitan la observación de los meteoros que parecen irradiar desde la constelación de Perseo, que aparecerá cerca de la medianoche desde el noreste.

Cómo ver la lluvia de estrellas de las Perseidas paso a paso.

– Para disfrutar aún más de este fenómeno astronómico lo mejor es encontrar una posición cómoda (preferiblemente acostado) para no forzar el cuello al mirar hacia arriba.

– Una vista más completa de la bóveda celeste asegura ver más meteoros: como en toda lluvia de estrellas, los bólidos de un azul encendido pueden aparecer en cualquier momento y en cualquier región del cielo nocturno. No es necesario centrar la atención en la constelación de Perseo. Basta con mirar al norte.

– Evitar cualquier fuente de luz artificial es de gran ayuda. Dejar de ver el smartphone u otros dispositivos ayuda a que los ojos se adapten rápidamente a la oscuridad, provocando una mejor visión nocturna.

FUENTE: NGENESPAÑOL por Alejandro I. López 

IDENTIFICAN EL ORIGEN DE LAS AURORAS BOREALES POR PRIMERA VEZ EN LA HISTORIA.

Un estudio reciente revela que los electrones acelerados por la energía solar navegan suavemente el campo magnético de la Tierra, produciendo auroras boreales.

En la oscuridad helada de las noches nórdicas, un espectáculo lumínico enciende la bóveda celeste cuando el Sol no está. Por milenios, las auroras boreales han despertado la curiosidad mística y científica de los seres humanos. Aunque se sabía que están relacionadas con el campo magnético de la Tierra, nunca antes se había podido descifrar con claridad qué era lo que propulsa este fenómeno natural. Hoy, un equipo de físicos podría tener la respuesta.

¿Cuál es el origen de las auroras boreales?

Foto: Getty Images

Para investigar el origen de las auroras boreales, el equipo de científicos encargados de conducir el estudio partió de la base de que se producen por partículas arrastradas por tormentas solares. Una vez impactadas por la radiación solar, éstas son aceleradas por las líneas del campo magnético terrestre hacia las latitudes más boreales del planeta. Desde ahí, llueven en la atmósfera superior, generando caminos de luces verdosas en medio de la noche.

Por primera vez, sin embargo, los físicos confirmaron que el mecanismo que opera detrás de esta dinámica está dado por ondas electromagnéticas poderosas, que aceleran los electrones a lo largo del campo magnético. Estas condiciones se replicaron en un laboratorio, según el artículo publicado en Nature Communications, produciendo el mismo efecto que se puede apreciar en las noches nórdicas.

De acuerdo con Craig Kletzing, investigador de la Universidad de Iowa, este tipo de experimentos proveen de mediciones clave que confirman lo que ya se sabía a nivel teórico: “[…], de hecho, explican una forma importante en la que se crean las auroras”. Las responsables, según los resultados arrojados en un entorno controlado, son las olas de Alfvén.

Navegar el campo magnético de la Tierra

auroras boreales

Foto: Getty Images

No es la primera vez que se habla de las olas de Alfvén. Por el contrario, han sido motivo de estudio científico desde la década de los 40. Se conocen como “ondas transversales en un fluido eléctrico que se propagan a lo largo de las líneas del campo magnético”, de acuerdo con Michael Starr de Science Alert. Hoy sabemos que son el mecanismo fundamental para el transporte de energía que pueden, además, acelerar partículas en la atmósfera del planeta.

Este mismo efecto se replica en las auroras boreales en las latitudes más altas de la Tierra. Aunque determinar el papel que estas ondas juegan en la aceleración de partículas en el campo magnético terrestre fue un reto, el equipo de Kletzing cree tener mediciones exactas que comprueban su hipótesis:

“Este desafiante experimento requirió la medición de una población muy pequeña de electrones que se mueven hacia abajo de la cámara del LAPD a casi la misma velocidad que las ondas de Alfvén, que suman menos de uno en mil de los electrones en el plasma”, explicó Troy Carter, físico de UCLA.

Desde el laboratorio, los físicos observaron que las ondas de Alfvén transferían energía a los electrones con una resonancia con las ondas. Visto de otra manera, los electrones surfeando encima de las olas de Alfvén continuamente, hasta que la onda terminaba su camino. Al proceso se le conoce como amortiguamiento de Landau, que elimina la inestabilidad de las partículas.

A nivel de lo que sucede con las auroras boreales, se puede apreciar el mismo fenómeno. Las partículas de energía navegan con suavidad el campo magnético de la Tierra. De esta manera, generan despliegues de luz impresionantes sobre la bóveda celeste.

FUENTE: NATIONAL GEOGRAPHIC