Hoy te recordé especialmente ¿Cómo están por ahí, hermano?

No he escrito sobre él desde que partió; pero hoy se cumplen 21 años de su ida de vacaciones, a ese lugar encantado de praderas verdes y un cielo azul intenso, al que no visita jamás nube alguna.

Mi hermano Carlos; quince años casi de diferencia de edad, el mayor de los cuatro.

Será porqué hoy la memoria larga que es la que más perdura en el tiempo, me hizo recordar a aquel 21 de octubre cerca de las 22 de la noche -casualidad o causalidad-; de festejo de cumpleaños de quien fuera mi esposa cuando sonó el timbre del teléfono fijo -todavía existían; no como hoy que los fijos han casi desaparecido dando paso a estos demonios aparatitos portátiles.

Me llamaron para informarme que había fallecido. Era algo previsible que ocurriera; porque internado en la unidad de cardiología del Hospital Alvarez, su estado era más que crítico.


Ya había tenido alguna que otra internación anterior, en las que antes de irme a mi trabajo, pasaba para asear y afeitarlo. No me sorprendí, porque al margen del dolor genuino de su pérdida; al mismo tiempo pensé que era lo mejor que podía sucederle.


¿Por qué, me preguntaran? Porque ya no era el Carlos, conocido por todos. Estaba en su mundo y permanecía en silencio. La medicación había hecho estragos en su mente. Iba a visitarlo, como para alegrarlo y conversar con él; para terminar siendo solo un monologuista.


A veces, he hablado con su hijo Carlos, comentándole que con seguridad los médicos psiquiatras le pifiaron en el diagnóstico y lo medicaron pésimo.


Mi hermano enfermó por primera vez muy joven; era hiperquinético, no tenía problemas en levantarse a las 4 o 4:30 de la mañana para preparar sus cosas y comenzar su negocio independiente de repartir con su camioneta, productos alimenticios en todo el radio de la ciudad de Buenos Aires.

Fumador compulsivo como lo fuera mi padre; ello tampoco ayudó a su calidad de vida.


Pasajes de su infancia y adolescencia que quizás lo atormentaban, más el estrés al límite al que se enfrentaba cada día, hicieron el resto.
Pero antes de enfermarse; era un ser alegre, conversador a quien el chiste le salía naturalmente para hacer reír a quienes lo rodeaban.


Fue bondadoso y demasiado generoso con mucha gente, que no lo merecía. Velaba más por los de afuera, que por los de adentro.
Quizás vuelvo a reiterar, por lo que vivió desde muy joven. Un excelso jugador de billar a tres bandas; era su único entretenimiento fuera del trabajo.


Pero se y lo siento así, que desde hace 21 años está muy feliz de encontrarse donde está, con la paz y armonía que debió sentir cuando se encontró con el viejo. Y ni que hablar de mamá, la que siempre caminaba por la calle Cesar Díaz hasta donde vivía, para visitarlo porque era su preocupación constante.


A mamá la recibieron dos años después, hasta que finalmente el año pasado llegó mi querida hermana Alicia.
Seguramente ahora los cuatro deben pasarla juntos, juntando todos los recuerdos- miles- y hablando de ellos en ese lugar celestial, en el que visitarán y serán visitados, por todos los seres queridos que han partido.

Para todos ellos; que en paz descansen eternamente en los brazos de Dios.

Imagen de portada: Gentileza de Pinterest

No es la soledad…es la vida.

Soledad infinita
que ya pesa
un poco más
que ayer
y menos
que mañana,
sobre
las espaldas
exhaustas
por haber vivido
de pie
equivocado
o no,
pero jamás
de rodillas.

Orgullo, no
no es orgullo,
es lo que uno
mamo de chico,
ejemplos de vidas
sin dobleces
ni trampa alguna.

No conseguiré
el cielo fácilmente
porque me equivoqué
fiero algunas veces,
he pedido perdón
a aquellos que lastime
por esos impulsos
que uno no los sujeta.
 
Pero no me quejo
vida bien vivida,
con momentos
únicos e
inolvidables,
mi único amor,
mis hijos, mis nietos
y también
de los otros
las pérdidas
algunas que aún
duelen en el Alma,
y que uno guarda
para cuando
se acerque
el camino
del reencuentro.

Como cantaba
la “negra” Sosa,
gracias a la vida
que me ha dado tanto.

Recuerdo a mi hermana…cada día

En septiembre de 2020, luego de 42 días de hospitalización falleció mi querida y adorable hermana Alicia. Ingresó al Sanatorio Italiano por un diagnóstico de una enfermedad terminal, pero con tratamientos específicos hubiera podido alcanzar una sobrevida según informaron los profesionales médicos entre 4 y 5 años. En plena pandemia y una sociedad absolutamente desconcertada, le hicieron durante su internación 4 hisopados con resultados negativos. Ya la visitaban los servicios de kinesiología y nutrición, ya que le darían el alta ambulatoria para continuar con el tratamiento. Pero súbitamente; los valores se dispararon y debieron trasladarla a terapia intensiva. Fue así, que le detectaron por saliva COVID19. Allí, donde solo podíamos esperar el parte de los médicos o comunicarnos por teléfono, sin poder verla ni siquiera unos minutos, rezabamos para que lo superara con la angustia y tristeza que nos embargaba a todos, junto a sus tres hijos y sus familias. Hoy festejará su cumpleaños, y como de costumbre lo festejamos como con todos aquellos que se fueron de vacaciones…con un hasta luego. Y cuando sucede, es costumbre que escriba unas líneas. De corazón; quiero compartirlo con aquellos que no conozco, pero sé que con algunos es como sin verles el rostro, coincidimos en muchas cosas por los dialogos virtuales que nos cruzamos. Sepan disculpar…Les deseo un viernes maravilloso y mejor fin de semana. Daniel

Hola Ali querida!! ¿Cómo estás? Con qué alegría debes estar festejando tu cumpleaños junto a mamá,papá y Carlos. No me quiero imaginar a todos de la familia que se fueron de vacaciones a ese lugar maravilloso, que como decía la “vieja” debe ser un vergel. ¿Con torta y todo va la cosa? ¿No me digas que también hay piñata? Ahhh…pero solo una velita. Ja…ja. ¿Como decíamos cuando estaba en tu casa y me servías a cuerpo de rey con tanto cariño, preparando siempre lo que me gustaba y tan prolija, como buenos obsesivos que somos los Capurro. ¡No sabes cuanto te extraño, hermana! Ese tip tuyo de cada día, cuando me llamabas y me preguntabas “¿Cómo anda? Mira que hablábamos a veces mañana y tarde, y siempre teníamos algo que contar, o recuerdos hermosos para volverlos al presente. Quedate tranquila; que tus hijos como sus familias están bien, cada tanto nos contactamos. Los criaste para que principalmente fueran buenas personas, con ambiciones de progresar pero sin soberbia, con mucho esfuerzo y humildad. Fíjate que con tu querubín Maxi es con quien más nos wasapeamos o hablamos por teléfono. Están bien, haciendo su camino para un mejor futuro. Bueno, hermana querida se que en algún momento nos vamos a ver y ahí me sumaré a los festejos, como vos a los míos y de los demás, que están contigo. Te envío un beso enorme, desde esta lejanía en la que cada día te extraño mas y en mis personales diálogos con Dios te traigo “al presente”. Dales a los “viejos”, a Carlos también un beso grande, como a todos quienes ves cada día, en ese celestial lugar, inflamado de la pureza más absoluta.

TRES POSIBILIDADES

¿Por qué tu perro te sigue a todas partes? Estos son los verdaderos motivos.

Los perros pueden haber sido domesticados hace miles de años, pero todavía se consideran parte de un grupo, al igual que sus antepasados salvajes.

Los PERROS, nuestras queridas MASCOTAS, suelen seguirnos a todas partes, un comportamiento que, según nos encontremos de ánimo ese día, podemos considerar molesto o reconfortante. ¿Pero cuál es la razón para que ‘el mejor amigo del hombre’ haga esto? Aunque no hay una certeza que compartan todos los científicos, según publica MENTAL FLOSS, la mayoría de los investigadores destacan una serie de razones que justifican ese acompañamiento constante. Una es su mentalidad de manada. Los perros pueden haber sido domesticados hace miles de años, pero todavía se consideran parte de un grupo como sus antepasados salvajes.

Cuando no hay otros perros alrededor, su FAMILIA humana se convierte en su manada. Según explican los expertos, este instinto genético es también lo que motiva a los perros a observar de cerca y a buscar tu contacto físico.

Somos su “manada”

Otra explicación a este comportamiento hay que buscarlo en el vínculo que tenemos con nuestra mascota. Los cachorros de hasta 6 meses se apegan a sus dueños humanos como si fueran sus madres y, cuando son adultos, mantienen ese vínculo: sus dueños les dan cuidado y afecto y los canes los ven como seres que otorgan confianza y seguridad. 

Una teoría señala que es algo “interesado” y es que nuestro perro lo que busca es que le recompensemos con alimento o con cariño La última explicación que la ciencia ha dado a este COMPORTAMIENTO canino tiene más que ver con el dueño y cómo se relaciona con él más que con los instintos naturales del animal. 

Cuando se entrena y educa a un perro, se realiza un refuerzo positivo, es decir, se recompensa a la mascota con golosinas o premios por sus buenas acciones o comportamiento. 

Esto puede provocar que el animal relacione la presencia del humano con esos premios, por lo que le sigue allá donde va buscando una golosina o una muestra de afecto. 

Sea por una u otra razón, significa que tu perro te ve de forma positiva, por lo que lo mejor es disfrutar de su compañía extra, y no tener miedo de cerrar la puerta cuando necesites un tiempo a solas.

Imagen: Gentileza de El Cielo y el Infierno” – Mi mascota “Daysi”; a la que saco a pasear mañana y tarde (3 kilometros por día), obviamente con mi elegante bolsita para levantar el “popo”. Cuando regresamos a casa; lavado de hocico, patas y almohadillas de las mismas. Después le pongo los escarpines y la dejo andar a su antojo.

Hará falta un milagro?

Qué hay de cierto
en aquella
frase hecha
que dice,
“que no es
bueno que
el hombre
este solo”.


Porque
casualmente,
en mi caso
es cuando
al atardecer,
ya deje
de lado
mis rutinas,
intrincados parches
que cubren
mis silencios,
diciéndome
para convencerme
inútilmente,
que todo
siempre resulta
soportable.

Ahí me veo
como el hombre
que soy ahondando
en su interior,
preguntándome
hasta cuando
el engaño,
o bien cuando,
en qué momento
el maldito ego
se suicidará,
reconociendo
que son puras
excusas,
que quitan
de a poco
el aliento de una
realidad que es brutal.

Que debo
reconocer no
estar completo,
que me falta
ella, esa mujer
que no se
quien será,
mi complemento
en paz y armonía,
para poder vernos
compartir, disentir,
reír, enriquecernos
mutuamente,
respirando ambos
la libertad
traducida
en la confianza,
que nos ha
dado los años
vividos y sufridos.

Deberé diferencia
r
verdades relativas
que ya no son tales,
y convencerme
que dos almas
entrelazadas
en la adoración
y comprensión,
pueden y deben
hacer mucho
más que uno,
para aliviar
tanto
dolor negado y perceptible.

Gente grande,
creo escuchar
por allí,
las zonceras
me zumban
los oídos,
por lo que
hace días
que vengo
diciéndome,
“no busques
más excusas”,
es terriblemente
malo que
te encuentres solo.

Imagen: Gentileza de Pinterest – Fred Blackmith.tumblr.com

Mi casa tiene corazón y a veces voces…

Invierno soleado

árboles desnudos

grisáceo el cielo,

sigo a mis pasos

que por instinto

siguen huellas

de un pasado

que fue brillante

mientras duró.


Lo de brillante

aclaro antes

que oscurezca,

lo dije solo

por lo que yo siento.


Se inflama mi pecho

al llegar frente

a la casa grande,

aquella que diseñe

desde su base

la que construí

no con poco esfuerzo

y mucha audacia.


Quien nada sabía

debió aprender,

observar y preguntar,

para luego poner

sus manos

otrora delicadas,

en su máxima obra

como el ahínco

que un pintor

plasma en su lienzo.



Así mis brazos

jóvenes cayeron

una y otra vez

demoliendo paredes,

desmontando techos,

paleando zanjas

para las cloacas

y también los desagües,

¿Mis manos? Dolientes

con decenas de ampollas

luego cubiertas con otras

hasta que se formaban

los callos, que acallaba

los ardores.


Acopiando materiales,

un año antes de

comenzar el sueño,

en un gran y viejo sótano

plagado de ratas y cucarachas

herencia de que dejo allí

por años un viejo almacén,

al que la limpieza

no le representaba

virtud alguna.



De propietario

sin recursos,

salvo su sueldo

como ejecutivo

de una empresa,

a director

y hacedor

de su propia obra.


Desmontando

chapas de zinc,

para luego

retirar las

vigas de madera,

una pinotea asentada

más que centenaria,

que la recicle

como cual diamante,

para pisos

y revestimientos.



Desde tirar los caños

por donde la energía

se distribuiría

por toda la casa,

antes de construir

las losas de hormigón

armado en dos plantas,

hasta las conexiones

eléctricas en cada lugar

previo plano realizado.



Trabajos desconocidos,

rudos pero solo así

podría ser posible,

pintar hasta la madrugada,

armar andamios

de tres cuerpos sin ayuda,

atónitos y sorprendidos

vecinos que me miraban

tal loco rodando por Callao,

descomunal voluntad

para hacerlo

cada tanto detenerme

y desde la vereda de enfrente,

esbozando en soledad

una sonrisa de satisfacción

por cada diminuto avance.




Un patio enorme

para que los dos niños

y el tercero por venir,

pudieran disfrutar

del espacio, aire y sol,

de juegos compartidos

con amigos reunidos

y cumpleaños con globos

más risas contagiosas.



Y en la esquina

construí y diseñe

el jardín,

en la profundidad

cascada de

demolición

para un buen drenaje,

luego una mezcla

de tierra fertilizada

y arena en menor medida,

pala va pala viene

así se fue construyendo,

con su nivel de caída

hacia el desagüe

más próximo.,

sembrar el césped

protegerlo de los pájaros,

hacer esquejes, cortes

sembrar y trasplantar.



Pero llegó un año

de total silencio,

las herramientas

quedaron en espera,

la hiperinflación

una de las tantas,

me preguntó:

¿O los gastos

por la educación,

las necesidades

de la familia

o el sueño?

Obvio, lo primero.



Retome con mayor

energía, no era

para menos

habían pasado

tres largos años,

al cumplir el cuarto

estaba terminada,

y la alegría de todos

se iluminó

por la llegada

del tercer hijo.



Hoy, estoy parado

frente a ella

de la que me enamore

al verla por años,

en donde pase

gran parte de mi vida,

con grandes alegrías

y también muchas tristezas.




Hoy un cartel de venta,

cuelga en su ochava.

No me apena, no.

Los recuerdos se

amalgaman como tesoro

en mi mente

y de ahí resurgirán

desde su arcón,

cuando los busque

para decirle

a alguien

lo feliz que fui

viviendo junto a ella,

Mi regalo

Buen y maravilloso viernes a mis amigos de esta plataforma; a quienes les deseo lo mejor en esta vida nuestra. Dejar el pasado atrás y no pensar tanto en el futuro -que es tan incierto, ya que solo es un deseo- vivir el HOY ES LO IMPORTANTE. Siempre digo que cada nuevo amanecer…es una nueva vida que comienza. 

Y para mi; hoy es diferente porque he vuelto a nacer, ya que es mi cumpleaños y he decidido publicar la letra de una canción muy nuestra -a pesar de que su compositora es la excelsa Violeta Parra Sandoval- que ha sido conocida en el mundo a través de la maravillosa voz de la “Negra” Mercedes Sosa y otros/as artistas.

Gracias a la vida que me ha dado tanto

Me dio dos luceros que cuando los abro

Perfecto distingo lo negro del blanco

Y en el alto cielo su fondo estrellado

Y en las multitudes a la mujer que yo amo

Gracias a la vida que me ha dado tanto

Me ha dado el oído que en todo su ancho

Cada noche y días

Grillos y canarios, martillos, turbinas

Ladridos, chubascos

Y la voz tan tierna de mi bien amada

Gracias a la vida que me ha dado tanto

Me ha dado el sonido y el abecedario

Con él las palabras que pienso y declaro

Madre, amigo, hermano y luz alumbrando

La ruta del alma del que estoy amando

Gracias a la vida que me ha dado tanto

Me ha dado la marcha de mis pies cansados

Con ellos anduve ciudades y charcos

Playas y desiertos, montañas y llanos

Y la casa tuya, tu calle y tu patio

Gracias a la vida que me ha dado tanto

Me dio el corazón que agita su marco

Cuando miro el fruto del cerebro humano

Cuando miro el bueno tan lejos del malo

Cuando miro el fondo de tus ojos claros

Gracias a la vida que me ha dado tanto

Me ha dado la risa y me ha dado el llanto

Así yo distingo dicha de quebranto

Los dos materiales que forman mi canto

Y el canto de ustedes que es el mismo canto

Y el canto de todos que es mi propio canto

Gracias a la vida

Fuente: LyricFind

Compositores: Violeta Parra Sandoval

Mi adorable y prejuicioso país. I

Los que se detienen y gastan su precioso tiempo; en leer “lo bueno, lo malo y lo feo” que suelo escribir, conocen que soy un escritor autodidacta de clase “variopinto”, que cada día lee a quienes lo siguen, realizando los comentarios en donde le parece pertinentes hacerlos y da “me gusta”, no para recibir otro a cambio, sino porque realmente me ha agradado la prosa, el cuento o relato, microrelato, toma fotográfica y todo aquello, que día a día cada uno de ustedes sube a la plataforma y me agrada, porque además de maravillarme con letras que solo puede escribir un profesional que concurrio a talleres literarios o bien se graduo en la Universidad, también me sucede lo mismo con aquellos que como yo, intentamos hacerlo de la mejor manera posible. No obstante, existe para mi algo mucho más importante, me permite de manera indirecta conocer el alma de quien lo hace, aunque no tenga la maravillosa oportunidad de algún día conocerlo/a.

Cuando me defino como un escritor autodidacta “ variopinto”, se que lo soy porque de la misma manera que escribo un poema o una cita, cuento corto o microrrelato, también publicó editoriales sobre lo que sucede en el mundo y en mi país. en diferentes disciplinas.

Hoy me he levantado demasiado tarde; para mi gusto y nunca he tenido tantas ganas de escribir desde que “este  hartazgo” que tengo, sobre los poderes emanados de nuestra Carta Magna que como personajes de vodevil, omiten aquellos que si están donde están es por los Derechos establecidos en nuestra Ley Fundamental.

Se que en la sociedad argentina, más aún en el porteño (1) -un individuo que padece de una xenofobia excrable-, con todo aquel que no sea descendiente de aquellos primeros inmigrantes europeos, que en masa que llegaron a nuestras tierras, en el Siglo XVIII desde 1881 hasta la primera guerra mundial como las contemporáneas desde el fin de la segunda guerra mundial hasta nuestros días.

El avieso germen racista, discrimina a los inmigrantes de ciertos países limítrofes, como a paraguayos, bolivianos y peruanos, fundamentalmente. A quienes peyorativamente; se les ha dado el pseudónimo de “paragua”, “bolita” o “peruca”.

Extrañamente no sucede lo mismo con los uruguayos, porque salvo con el fútbol nos consideramos primos hermanos. Si alguien lee profundamente la historia, rápidamente se dará cuenta que argentinos y uruguayos, deberíamos estar dentro de un mismo Estado, pero la historia marca que hace casi dos siglos, a las potencias no les resultaba agradable que ambas margenes del Río de la Plata, tuvieran el mismo dueño.


Habitan el suelo argentino; aproximadamente tres millones de paraguayos, dos a tres millones de bolivianos y unos quinientos mil peruanos. Hay argentinos; que en nuestros días protestan airadamente sobre estos inmigrantes limítrofes, porque además de ocupar empleos en una economía sin crecimiento desde hace décadas, fundamentalmente desde los años setenta, utilizan en forma gratuita los sistemas de salud y educación, además de recibir planes sociales de ayuda alimentaria o de otra índole. Se los acusa de delincuentes, narcotraficantes o contrabandistas.


En lo personal; debo expresar que en cuanto a los tópicos de delincuencia, se encuentran en cualquier país del mundo -salvo algunas excepciones que no suman al gran número-, incluyendo las grandes potencias.

En repetidas ocasiones, he intercambiado opiniones con aquellos que sienten un “racismo  extremo”  y conciliadora mente les digo, que la única manera de cambiar la política inmigratoria en la República Argentina, sería realizando una nueva reforma de la Constitución Nacional, y fundamentalmente su Preámbulo que dice:



Ahora bien, hagamos de cuenta que se modifica el preámbulo de nuestra C.N. y los artículos concomitantes a la constitución política y derechos de los ciudadanos.

Bien, supongamos que modificamos el Preámbulo y a todos los hombres y mujeres libres del mundo, no nacidos en la República Argentina, se dictan Leyes que permitirían deportarlos o expulsarlos hacia sus países de origen.


Ahora bien; propongo que nos demos un “baño de realidad”.

La economía informal en la Argentina es de aproximadamente un 42%, de la PEA. Entonces nos encontrariamos que las personas de nacionalidad paraguaya, han regresado a su país de origen -tomemos en cuenta que esto posee un contenido de ficción, que no puede medirse, dado el hecho de los nacimientos ocurridos en suelo  argentino-.

Con datos de la Cámara Argentina de la Construcción; de cada diez inmigrantes paraguayos, seis trabajan en la construcción.

Conclusión: ¿una industria que es motorizadora de otras, donde obtendrá sus recursos humanos?.

Por otra parte; de cada diez mujeres de igual nacionalidad, trabajan como empleadas domésticas. ¿ Quiénes las reemplazan?. ¿Mujeres argentinas? 


No se podría de manera alguna; en ninguno de los casos reemplazar por hombres y mujeres nacidos en la Argentina, porque simplemente no demandan esos trabajos.

Y así el viejo contrato entre los movimientos sociales y los políticos promoviendo la “viveza “criolla” habiendo tantos viviendo con subsidios del Estado, que pagamos todos nosotros -los contribuyentes-.


Vayamos ahora a la comunidad boliviana. Hace treinta años; llegaron desde Corea inmigrantes de dicho país con capitales, que destinaron en su gran mayoría, a desarrollar una industria textil vigorosa y a bajo costo, -compitiendo así con la comunidad judía-, eso sí con un alto grado de explotación laboral en talleres clandestinos, en los que ocupaban y ocupan residentes ilegales -en su mayoría, bolivianos/as- que vivían en cobertizos dentro de los propios talleres, sin derechos ni protección laboral alguna.


Pasado unos años, los inmigrantes bolivianos al conocer todo el circuito de fabricación y comercialización, comenzaron a independizarse y con un pequeño capital, copiaron el modelo coreano y se lanzaron al mercado marginal de indumentaria. Otros en cambio, alquilaron locales para comercializar frutas y verduras, cultivadas por sus propios compatriotas en la zona sur de la provincia de Buenos Aires.


Hoy; en la ciudad de Buenos Aires de diez verdulerías, ocho son atendidas por la comunidad boliviana. Conclusión: -Por ejemplo tomemos en mi caso; no tendría la verdulería de cercanía en donde comprar mis deliciosas y necesarias manzanas-.


En este caso de comercio puramente informal, el argentino hace rato dejó de hacer pie. Y sucede lo mismo que con la construcción. ¿Quién comercializará estos productos? 

Me podrán decir, que en este caso uno podría concurrir a una sucursal de una cadena de supermercados o retail, pero los precios son marcadamente mayores que en las verdulerías barriales, y en un país como el nuestro, en el que la inflación no se detiene y algunos funcionarios sin cerebro la pretenden justificar, diciendo que es “un tema de expectativas”, logrando solo estresar aun más a una población, en donde los pobres son más pobres y la clase media hace malabares, para mantenerse en ese devaluado “estrato social”.

(1) Argentina/o residente en la Ciudad de Buenos Aires.


Continuará

Mi primer automovil…

Hoy sábado, ha sido un día muy especial. Hace un tiempo; mi hija mayor creyendo como siempre que quien escribe, siempre tiene las respuestas a todas las preguntas -a pesar de reiterarle una y otra vez, que cada día que pasa, sigo aprendiendo además de sorprenderme por no solo, lo que sucede en mi querida Argentina, sino en el mundo libre-

Tanto ella como su esposo, deseaban comprar su primer automóvil -obviamente usado, ya que los precios de los 0 km. son inalcanzables no sólo para ellos -maestros de escuela-; sino para la mayoría de la clase media argentina “hoy sufriendo enormemente los efectos económicos de la pandemia”.

Buscaron y buscaron por Internet, en sitios dedicados a la compra venta de automóviles y dentro de su humilde y esforzado presupuesto; me comentaron si de ver alguno que les resultará interesante, los acompañaba y les diera mi opinión. Sorprendido; le recordé a mi querida hija que mi profesión no era la de mecánico automotor y solo contaba con la experiencia de vida, de haber vivido situaciones similares, aprendiendo aquello que debía observar antes de cerrar cualquier operación de compra.

Los pase a buscar a su casa; y ansiosos como esperando la llegada de “Papá Noel” me indicaron donde se encontraban dos automóviles que debíamos observar para decidir por si o por no.

A 7 kilómetros llegamos a donde un tal Juan Pablo, tenía un automóvil para vender dentro del presupuesto con el que contaban.

Ya les habia comentado el cuidado que se debía tener en el mercado de compra venta de usados, ya que generalmente quien se dedica a ese rubro -excepciones, mediante- resultan ser verdaderos “piratas” quienes se ocupan de “maquillar” el producto, o les tocan el  velocimetro bajando el número de kilómetros rodados, entre otros trucos.

Aquí; luego de observar el auto sin la presencia del vendedor, observando múltiples detalles que los hicieron desistir de comprarlo; igualmente les dije que llamaran al vendedor quien al llegar y pedirle que pusiera en marcha el vehículo, irrisoriamente demostró que como  “pirata” quedó al descubierto en ese mismo instante, por el descomunal hecho de que no pudo hacer arrancar el motor, justificándose de que la batería no funcionaba (SIC).

Nos miramos sorprendidos y partimos raudamente, no sin antes saludarlo. Tan impresentable fue la situación que aun sonrió, al escribir estas líneas.

Realmente el vendedor resultó ser un verdadero “chanta” (1).

Proseguimos al segundo punto del recorrido, más o menos a dos kilómetros, donde una persona vendía un auto con algunos años encima afirmando que era el titular.

Al llegar, se presentó rápidamente – previamente vimos el automóvil y dentro del uso y años que tenía, se veía bien parado.- Abrió las puertas del vehículo y puso en marcha el motor, coteje si por el caño de escape “fumaba o largaba aceite”, observe algún óxido en el baúl y que tenía algunos arreglos de chapa. Pero en líneas generales; por el dinero del que disponían era como para hacer una reserva , negociando una baja de precio.

Así lo hicieron; y ambos -mi hija principalmente- quedaron contentos como si en este caso hubiera pasado realmente “Papá Noel” y dejado el automóvil de regalo.

La alegría de ellos, es mi alegría. Un pequeño sueño cumplido, siempre es importante.

Ahora comienza el tema del papeleo burocrático.

Y quizás; mi querida hija que tiene que andar de bus en bus en estos tiempos de pandemia, pueda ir con su “autito”.

(1) Chanta:Que presume de tener algo, especialmente una capacidad, un conocimiento o un poder, que en realidad no posee.

La belleza de Turquía

Turquía: uno de los pocos países que recibe turistas

Los viajeros tienen que llegar con una prueba de Covid-19 negativa realizada 72 horas antes de abordar el avión y completar un formulario de salud on line.
Las excursiones se hacen con personal testeado y el alojamiento tiene precios muy bajos, pese a que es temporada alta.
De sus 80 millones de habitantes, ya unos 14 millones están vacunados. Los restaurantes abren hasta las 19 y todos los sitios de interés están abiertos.
Además de la “obligada” Estambul, se impone visitar Esmirna para llegarse hasta la antigua ciudad griega de Efeso, una de las 7 Maravillas del Mundo antiguo que tiene templos, teatros y hasta casas en pie para admirar y transportarse a otro tiempo.
Luego se irá por tierra a Bodrum, para disfrutar de sus playas y practicar deportes acuáticos. Aquí hay una actividad inolvidable: navegar en goleta por bahías escondidas y, por qué no, descubrir el Museo Arqueológico Subacuático.
Las goletas son como hoteles cinco estrellas y tienen de todo, hasta un chef que cocina a bordo y brinda clases. Capadocia y Argos son otros dos puntos más que interesantes y dos más se suman como novedad: el Valle Rojo o Valle de los Enamorados, donde se puede y presenciar una danza sufi, el Sema, casi una experiencia mística a través de la mente y el amor hacia la perfección.

Historia antigua y dormir en cuevas

En un viaje de dos semanas, la experta Dilara Bayramoglu, Gerente de Departamento Latino de la empresa de turismo Sea Song, recomienda visitar Esmirna para llegarse hasta la antigua ciudad griega de Efeso, una de las 7 Maravillas del Mundo antiguo que tiene templos, teatros y hasta casas en pie para admirar y transportarse a otro tiempo. Luego se irá por tierra a Bodrum, para disfrutar de sus playas, practicar deportes acuáticos y alojarse en uno de sus hoteles de lujo. Aquí hay una actividad inolvidable: navegar en goleta por bahías escondidas y, por qué no, descubrir el Museo Arqueológico Subacuático. Cabe aclarar que las goletas se alquilan por semana, de sábado a sábado, son como un hotel cinco estrellas  sábado a sábado, y tienen de todo, además de la tripulación y el chef que cocina a bordo y brinda clases. Algunas tienen capacidad para 12 personas y hacen visitas a las principales ciudades costeras del país. El cliente pone el rumbo.

Otro punto altamente recomendado es Capadocia, sitio místico con sus chimeneas de hadas, ciudades subterráneas, iglesias con pinturas rupestres y varias actividades actividades para desarrollar como el famoso viaje en globo que conviene reservar con antelación, hacer un picnic en el atardecer, catar vino de la bodega o escalar. Desde 1985 es Patrimonio de la Humanidad y Argos es uno de sus puntos fuertes en el pueblo de Uchizar. Se trata de un hotel construido uniendo las casas que están hechas en cuevas, por lo que algunas habitaciones lo son (no tienen ventanas) mientras otras se acercan más al estilo occidental. Aquí recomiendan permanecer durante al menos tres noches porque hay mucho para hacer, visitas a las ciudades subterráneas, a una iglesia oscura que no está en los itinerarios regulares pero ellos lo incluyen porque consideran que vale la pena y por supuesto, para disfrutar de un hotel tan particular.
Dos elementos más suman como novedad: el Valle Rojo o Valle de los Enamorados y presenciar una danza sufi, el Sema, casi una experiencia mística a través de la mente y el amor hacia la perfección por medio de la ceremonia que efectúan los derviches (foto abajo).

Fuente: Editorial Perfil
Director Jorge Fontevecchia
Buenos Aires.  República Argentina 26abril21