No es la soledad…es la vida.

Soledad infinita
que ya pesa
un poco más
que ayer
y menos
que mañana,
sobre
las espaldas
exhaustas
por haber vivido
de pie
equivocado
o no,
pero jamás
de rodillas.

Orgullo, no
no es orgullo,
es lo que uno
mamo de chico,
ejemplos de vidas
sin dobleces
ni trampa alguna.

No conseguiré
el cielo fácilmente
porque me equivoqué
fiero algunas veces,
he pedido perdón
a aquellos que lastime
por esos impulsos
que uno no los sujeta.
 
Pero no me quejo
vida bien vivida,
con momentos
únicos e
inolvidables,
mi único amor,
mis hijos, mis nietos
y también
de los otros
las pérdidas
algunas que aún
duelen en el Alma,
y que uno guarda
para cuando
se acerque
el camino
del reencuentro.

Como cantaba
la “negra” Sosa,
gracias a la vida
que me ha dado tanto.

La espera…

Esperando
como es
habitual en mi,
es lo que hago
con alguno
de mis amores;
le pregunto a ella
si quiere
acompañarme
a un bar cercano,
me mira con
ojos encendidos,
que entiendo
como siempre
que es un si.

Es tarde
para desayunar,
temprano
para almorzar,
elijo un light
ella lo disfrutara
como yo,
si le conoceré
los gustos
a esta pícara
acompañante.

El camarero
lo trae a la mesa,
unto las tostadas
de salvado,
con distintos
cuchillos,
uno para el
queso light,
otro para
la mermelada
de durazno
también light.

El café con leche,
más café
que leche está
inmejorable,
compartimos
las tostadas
que ella come
con fruición,
llega la hora
desato la correa
de la silla
que ocupa
y salta al piso,
mi encantadora
fiel mascota,
Daysi, moviendo
su cola
como reloj
de péndulo.

Esto es vida…

Notable!!

Tony Bennett, 96 años quien padece Alzheimer y no reconoce siquiera a su familia, graba este tema con Lady Gaga que saca lo mejor de él. Y el reconoce muy bien su propósito. Para reflexionar y ver siempre el vaso medio lleno…Que tengan un maravilloso jueves. Abrazo a tod@s!

Cómo entrenar tu cerebro para mejorar tu rendimiento cognitivo.

Recuerda que si deseas profundizar este tema porque te ha interesado; por favor cliquea donde está escrito en “negrita”. Muchas gracias.

A medida que nos vamos haciendo mayores el rendimiento cognitivo, la concentración, la memoria y el aprendizaje se deterioran. Además, hay muchos factores que influyen en nuestro rendimiento cognitivo que están en nuestro día a día y no nos damos cuenta.

El cerebro es un órgano tan importante como los demás y tendemos a centrarnos demasiado en nuestro bienestar físico que nos olvidamos de nuestro bienestar mental. Por ello, te vamos a dar una serie de consejos para saber cómo entrenar tu cerebro para mejorar tu rendimiento cognitivo.

Trata de liberarte de una mala rutina.

Una mente que no sale de su zona de confort, que no explora nuevas formas de pensamientos es una mente estancada y restringida. De hecho, según un estudio, aquellas personas que se involucran en desafíos y en experiencias emocionantes tienen más probabilidad de mantener un alto rendimiento y funcionamiento cognitivo.

Sin embargo, al otro lado de la moneda hay la participación pasiva donde no creará nuevos retos y la mente no se nutrirá, por lo que no habrá un aumento en el rendimiento cognitivo, al contrario.

El simple hecho de escuchar música nueva e incluso de jugar a nuevos juegos de ordenador, por ejemplo, ya provoca una estimulación mental, por lo que es muy fácil aumentar tu desarrollo mental. Sal de tu zona de confort y encuentra algo que te apasione, ya que si estás dentro de ella es muy difícil que estés una zona donde mejores a nivel cognitivo.

Mental Healh

Trata de seguir moviéndote todos los días.

Hay infinitos estudios que respaldan que el ejercicio físico tiene un efecto increíble en la estimulación y el desarrollo mental, ya que un cuerpo sano también está estrechamente relacionado con una mente sana.

De hecho, los investigadores de la Universidad de Minnesota descubrieron, en el 2014, que una mejora en la aptitud cardiorrespiratoria se correlacionó directamente con una mejora de la capacidad cognitiva, que se mantenía en el futuro.

Además, la actividad física también tiene efectos positivos en estados emocionales alterados como la depresión y ansiedad, haciendo que las personas que realizan ejercicio físico se sientan más motivados y menos estresados que las personas que no hacen ningún deporte.

moverte

Trata de dormir lo suficiente para cubrir las horas recomendadas.

Dormir poco durante un periodo de tiempo largo tiene efectos muy nocivos para la salud, de hecho puede ralentizar tu desarrollo profesional y personal de forma drástica ya que tu capacidad de memoria, aprendizaje, captación de información y rapidez mental disminuye. Por lo que, dormir las horas necesarias es fundamental para tener un buen rendimiento cognitivo.

Un estudio que realizó la Universidad de Brown demostró que el sueño insuficiente bloquea el conocimiento adquirido al aprender nuevas tareas y disminuye el rendimiento cognitivo. Es más, la somnolencia excesiva se demostró que puede impedir que el cerebro interiorice gran parte del aprendizaje o el trabajo que ha realizado durante el día, haciendo que esa información se pierda e impidiéndote recordarla al cabo de unas horas.

La alimentación también influye en el desarrollo cognitivo.

A medida que se han hecho investigaciones al respecto se ha descubierto que hay ciertos alimentos que son perfectos para el cerebro, que son los llamados Brain Foods que son aquellos que si los ingieres de forma habitual pueden ayudarte a mejorar el rendimiento cognitivo.

Por ejemplo, los más famosos son los alimentos ricos en ácidos grasos como el omega-3, como el pescado y las nueces, son capaces de ayudar a combatir la depresión y mejorar la cognición con el tiempo.

Istock 1011232040

Por otro lado, los antioxidantes, que se encuentran principalmente en los arándanos y las bayas de acai, pueden ralentizar los efectos perjudiciales que tienen los radicales libres en el cerebro.

Además, los alimentos ricos en hierro, como la carne, los huevos y las verduras de color oscuro, pueden ser responsables de mejorar la concentración y aumentar el coeficiente intelectual. Es más, los alimentos que contienen vitamina B1, sobre todo los cereales y los panes integrales, pueden ayudar a mejorar la velocidad de los procesos mentales.

Trata de confiar en el poder de la risa.

Sonreír y reír provoca una secreción de endorfinas que influyen en el desarrollo cognitivo, ya que ayuda a reducir la influencia del cortisol frenar trastornos emocionales como es estrés y la depresión. De hecho la risa y otras formas positivas de ver las cosas pueden mejorar la capacidad para pensar de forma creativa y de ver los problemas desde una perspectiva nueva.

sonreir

Además, un estudio realizado en el 2016 demostró que la risa puede ayudar a eliminar la incidencia de epinefrina en nuestro cuerpo, mejorando los valores de hipertensión arterial y reduciendo el riesgo de padecer insuficiencia cardíaca.

Imagen de portada: Gentileza de Vitónica.iStock.

FUENTE RESPONSABLE: Vitónica. Ejercicios que benefician las capacidades cognitivas. Razones para disminuir el estrés asi como la ansiedad. Como hacer para evitarlo. Por Guille Andreu

Dormir bien para vivir mejor: una especialista nos da las claves para mejorar nuestro sueño y nuestro descanso. (Origen España)

Recuerda que si deseas profundizar este tema porque te ha interesado; por favor cliquea donde está escrito en “negrita”. Muchas gracias.

En muchas ocasiones hemos hablado de las tres bases fundamentales de la vida saludable: una es la nutrición, esa la solemos tener clara, y cuando queremos encontrarnos mejor una de las primeras cosas que hacemos es intentar mejorar la nuestra dieta. Otra es la actividad física y el entrenamiento, muy relacionados también con el estado de nuestra salud: al empezar a llevar una vida más saludable comenzamos a salir a caminar, a correr o incluso nos apuntamos al gimnasio.

La tercera de estas bases es, generalmente, la más infravalorada, y sin embargo es igualmente importante para poder llevar un estilo de vida más sano: nuestro descanso. No solo la cantidad de horas que dormimos, sino la calidad de las mismas, es importante para mantenernos saludables y para mejorar nuestro desempeño diario, tanto a nivel físico como mental.

Desde Vitónica hemos podido hablar con la doctora Cristina García de Leonardo, Médico Especialista en Neurofisiología Clínica, sobre la calidad de nuestro sueño, la necesidad del descanso y cómo podemos mejorarlo en nuestro día a día.

Las claves de un descanso saludable.

fitbit-dormir

¿Dirías que, en tu día a día, duermes bien y las horas necesarias para tener un descanso de calidad? Según la última encuesta de Fitbit, cuyos dispositivos destacan por su análisis del sueño, un 58% de los españoles admite que no duerme lo suficiente. Lo más sorprendente es que, a pesar de esto, un 46% de los encuestados afirmó que no hace nada por mejorar sus hábitos de sueño.

A este respecto, la doctora García de Leonardo nos comenta que “efectivamente en lo referente al sueño, como ocurre con otros hábitos de vida, solo cuando experimentamos las consecuencias directas de tener un sueño poco reparador somos conscientes de su importancia. Sin embargo, deberíamos concienciarnos de que el sueño hay que cuidarlo porque es una actividad necesaria para la supervivencia del organismo, ya que nos permite descansar de las actividades diarias y resulta esencial para la conservación de la energía y la regulación de nuestra temperatura corporal. Durante el sueño se producen cambios fisiológicos que afectan a la función cardiaca, la respiración, la temperatura, el tono muscular, la presión arterial y la secreción hormonal“.

cristina-garcia-de-leonardo

¿Y qué podemos hacer para dormir mejor cada día? La doctora nos indica sencillos gestos que podemos implementar desde hoy mismo para mejorar la calidad de nuestros descanso:

“El ambiente que nos rodea desempeña un papel fundamental en la duración y calidad de nuestro sueño en la medida que interfiera con él. Y en este sentido necesitamos un entorno ambiental que facilite la conciliación y el mantenimiento del sueño, no sólo en lo relacionado con los estímulos que nos llegan directamente (estimulación lumínica, ruidos, radiaciones electromagnéticas…), sino en las posibles consecuencias que sobre nuestro estado de ánimo pueda tener la exposición continua a estos agentes. Según publica el International Journal of Environmental Research and Public Health, dormir en una habitación cuya ventana da a un espacio tranquilo, se asocia con un menor riesgo de presentar problemas de sueño.

Ser regulares en el horario de ir a dormir y de levantarnos por la mañana, evitar las pantallas en la cama porque la luz inhibe la producción de melatonina, que es una hormona muy importante para conciliar el sueño adecuadamente, hacer cenas ligeras y evitar sustancias excitantes: el alcohol, el café, el chocolate, el té… son algunas de ellas”.

¿Cuántas horas tenemos que dormir cada noche?

cuidados-del-sueno-dormir

Seguro que has escuchado alguna vez que lo ideal es dormir ocho horas cada noche. Este número tan concreto de horas proviene de las recomendaciones de la OMS para los adultos, y a menudo se relaciona con el hecho de dedicar un tercio de nuestro día a cada tarea importante: trabajo, ocio y descanso.

Sin embargo, las investigaciones más recientes nos indican que uno de los factores más relevantes a la hora de saber cuántas horas tenemos que dormir es nuestra edad: mientras que un adolescente necesita entre siete y once horas de descanso, los adultos mayores reducirían ese número a entre cinco y nueve.

En algunos casos, las personas que no pueden dormir muchas horas en su día a día optan por compensarlo pasando más horas en la cama durante el fin de semana. La doctora García de Leonardo nos aclara que “lo ideal es tener una rutina de sueño en nuestro día a día y fijar un horario para ir a dormir cumple una función básica para mejorar la calidad del sueño. De hecho, según datos de Fitbit, los usuarios que cambian cada día su horario de irse a la cama duermen menos. Así, una persona que durante la misma semana ha variado la hora de irse a dormir en dos horas duerme media hora menos que otra cuya variación solo oscila en 30 minutos”.

¿Y qué pasa con la siesta? ¿Algo tan nuestro como echar una cabezadita después de comer (los que puedan permitírselo, claro) puede ayudarnos a completar las horas de sueño que nos faltan durante el día a día? Según la doctora “la siesta debemos limitarla a 20 o 30 minutos después de comer, incluso eliminarla si vemos que nos está afectando al sueño por la noche”.

Lo cierto es que, más importante que la cantidad de horas que dormimos, es la calidad de nuestro sueño. En general, necesitaríamos entre 45 y 60 minutos de sueño profundo cada noche para que nuestro descanso fuera reparador y nos permitiera rendir bien al día siguiente. Estos minutos de sueño profundo se alternan con las otras fases del sueño durante la noche.

Podemos conocer el estado de nuestro sueño a través de diferentes wearables, que nos ofrecen un informe detallado de cuánto tiempo hemos pasado en cada fase y, en el caso de Fitbit, que cuenta con una base de datos muy grande de usuarios, dónde nos situamos respecto a la media comparándonos con personas de nuestro mismo sexo y edad.

Trastornos del sueño que nos impiden descansar bien.

cuidados-del-sueno-dormir

Una de las causas más comunes que nos impiden tener un descanso de calidad son los llamados trastornos del sueño. Uno de los trastornos más comunes es la apnea del sueño o síndrome de apnea-hipopnea.

Este síndrome se debe a episodios repetidos de obstrucción o colapso de la vía aérea superior que tienen lugar mientras la persona duerme, debido a que la vía respiratoria se estrecha, se bloquea o se vuelve flexible. Así, se produce una disminución de los niveles de oxígeno y un aumento del nivel de CO2 en la sangre, pudiendo despertarnos, y que vuelve a la normalidad generalmente con un ronquido fuerte.

Los wearables nos permiten ya conocer la variación estimada de oxígeno en sangre mientras estamos durmiendo, un dato que puede ser muy útil en el análisis de nuestro descanso y, compartiéndolo con un profesional, para saber si efectivamente sufrimos el síndrome de apnea del sueño.

Esta medición es la última incorporación a los dispositivos Fitbit, que miden la saturación de oxígeno en sangre mientras dormimos y nos ofrecen ese dato en forma de gráfica en nuestro teléfono.

Variacion-De-Oxigeno-en-sangre

Dormir bien para despertarte mejor.

cuidados-del-sueno-dormir

Tan importante como la hora a la que nos vamos a dormir es también la hora a la que nos despertamos. En anteriores ocasiones hemos hablado ya de los ciclos de sueño y de cómo entramos en distintas fases de forma repetida durante el tiempo en que nos encontramos dormidos.

Durante cada ciclo de sueño pasamos por las fases de sueño ligero, sueño profundo y por la fase REM (rapid eye movement) de forma cíclica. Cada fase del sueño tiene una duración aproximada, siendo la fase de sueño ligero en la que pasamos más tiempo.

La fase en la que nos encontramos cuando suena el despertador va a influir en nuestro estado cuando nos despertamos. ¿No os ha ocurrido que algunos días os levantáis de la cama y os cuesta muchísimo poneros en marcha? Además de la calidad de vuestro descanso, es muy posible que vuestro despertador ha sonado mientras os encontrabais en una fase de sueño profundo.

Lo ideal, para levantarnos con energía y ponernos en marcha enseguida, sería despertarnos mientras nos encontramos en una fase de sueño ligero. Actualmente muchos de los wearables que analizan nuestro sueño disponen de una función de “despertador inteligente” que nos ayuda a hacerlo: simplemente tenemos que seleccionar el intervalo de tiempo en el que queremos poner la alarma (por ejemplo, entre las 7:45 y las 7:55 de la mañana) y nuestro wearable seleccionará por nosotros el momento idóneo para despertarnos dentro de ese intervalo.

“Despertarnos cuando estamos en sueño profundo provoca un estado confusional, la ‘embriaguez de sueño’, que en ocasiones persiste durante las siguientes horas”, nos indica la doctora. “Sin embargo, con el uso continuado de estos dispositivos y mediante el aprendizaje automático que hace de nuestra estructura de sueño, podemos asegurar nuestro despertar en fases de sueño que no interfieran posteriormente en nuestra alerta. Ese hecho es importante, dado que la reducción del nivel de atención se ha asociado a lesiones deportivas, especialmente lesiones por sobreestiramiento en probable relación con un descenso del control postural y propioceptivo”.

Imagen de Portada: Gentileza de En Vitónica iStock, Fitbit

FUENTE RESPONSABLE: En Vitonica- Siete consejos para dormir bien cada noche. Por Cristina Garcia de Leonardo (ESPAÑA)- Por LADY FITNESS.@LadyFitnessMad

¿Por qué nos asusta el silencio?

El silencio evoca vacío, soledad, temores y heridas pasadas que preferimos seguir tapando con ruido externo. Pero, ¿sabes todo lo que el silencio puede ofrecernos?

Entras al coche y prendes la radio. Llegas a casa y enciendes el televisor. Pones música en tu teléfono mientras te duchas, cantas o piensas. Nos asusta el silencio y lo demostramos de mil maneras. El vacío que sugiere la ausencia de ruido nos atormenta; y con este temor perdemos oportunidades importantes. Y es que, tal vez, si conociéramos el valor del silencio, dejaríamos de huir de él como de un enemigo.

¿Cuándo fue la última vez que estuviste en silencio?¿Cuándo experimentaste la completa ausencia de estímulos exteriores e interiores? Para la mayoría de las personas esto es casi una utopía, un estado imposible de alcanzar y sostener. Es además, a su modo de ver, algo peligroso y perturbador. Pero, ¿por qué nos sucede esto? y ¿qué podemos hacer al respecto?

Hombre triste mirando por la ventana

Nos asusta el silencio

Tal vez, ya te hayas dado cuenta de que existe esta tendencia generalizada en nuestra sociedad o tal vez no. Puede que incluso hayas detectado en ti mismo este temor al silencio, aunque no sepas bien a qué se debe. La realidad es que cada día damos muestras de este fenómeno.

Si deseas conocer más; cliquea por favor donde está escrito en “negrita”. Muchas gracias.

Nos rodeamos de todo tipo de aparatos tecnológicos que nos proporcionan estimulación visual y auditiva. Y no solo lo hacemos como un modo de entretenimiento en nuestro tiempo de ocio, sino que recurrimos a ellos en cualquier actividad cotidiana. Mientras cocinamos, limpiamos o hacemos deporte, el ruido externo nos acompaña.

Lo mismo ocurre cuando pasamos tiempo con compañeros, amigos o familiares. Incluso si nos cruzamos con un vecino en el ascensor, preferimos iniciar una conversación banal y condescendiente que permanecer en silencio. Muchas veces no tenemos algo que decir, y aun así hacemos el esfuerzo por llenar esos aterradores vacíos con palabras.

Pero incluso cuando estamos en un aparente silencio, sin ruido exterior que cope nuestros sentidos, recurrimos a nuestros recursos internos para huir. ¿Alguna vez te ha ocurrido que, al irte a dormir, en la quietud de la noche, tu mente parece acelerarse llevándote del pasado al futuro en una rumiación constante? Esto no son más que mecanismos para evitar el silencio del presente.

¿Por qué nos asusta el silencio?

Porque no nos conocemos

Nos asusta el silencio porque este implica entrar en contacto con nosotros mismos. Huimos de él porque huimos de nosotros. Se trata de un temor a quedarnos a solas con una parte de nuestro ser que nos negamos a ver, con los miedos y heridas que hemos ido ignorando. Nos aterra escuchar nuestra propia voz, un grito interior que hemos sepultado durante años bajo voces ajenas y ruidos exteriores.

No nos conocemos porque nunca nos hemos quedado solos. No nos conocemos y nos asusta hacerlo. Cuando el silencio aparece trae consigo los sonidos de nuestras sombras, de esas partes oscuras que no reconocemos como propias cuando sí lo son. ¿De dónde sale esa ansiedad, ese sentimiento de soledad y vacío, esa ira contenida que surge cuando estamos en silencio? Todo ello somos nosotros, aunque nos hayamos negado a vernos durante décadas.

Porque no estamos acostumbrados

Sin embargo, no toda la culpa es nuestra. Hemos nacido y vivimos inmersos en una sociedad que no nos enseña a conectar ni a escucharnos, sino que nos ocupa y nos distrae constantemente.

El autoconocimiento, el desarrollo personal, la meditacióntodas estas prácticas parecen reservadas para una minoría que sufre y necesita repararse, cuando en realidad todos deberíamos practicarlas.

El silencio está estigmatizado y nos enseñan a verlo como algo negativo, como una señal de que la persona callada está enfadada, ofendida, triste o ausente. El silencio nos evoca soledad y vacío, timidez y emociones negativas, cuando esto no tendría que ser así.

Mujer meditando con una mariposa en su mano

Comienza a practicar el silencio

Practicar el silencio nos ayuda a conectar con nuestros temores, heridas y deseos. Nos permite reconocernos, sanarnos y volver a nosotros. Nos ofrece la oportunidad de descubrir nuestros anhelos y opiniones, de recuperar nuestra fuerza y nuestra voz. Cuando te conoces y te aceptas, cuando aprendes a amarte y a estar contigo, no hay otro lugar comparable en el mundo.

Solo tú puedes llenar tus vacíos, curar tus heridas y vencer tus miedos. Solo tú puedes trabajar por tus sueños y objetivos. Entonces, ¿por qué temes estar contigo? Date una oportunidad, descubrirás cuánta falta te has hecho todo este tiempo.

Imagen de portada: Gentileza de La Mente es Maravillosa

FUENTE RESPONSABLE. La Mente es Maravillosa

Bienestar/Desarrollo Personal/Psicología

 

 

 

11 cosas que te roban la baja autoestima.

La baja autoestima te roba la capacidad de estar bien contigo mismo y ser feliz. Sin embargo, también te arrebata pequeñas cosas cotidianas de las que tal vez no seas del todo consciente.

Hay cosas que te roban la baja autoestima y no te das cuenta. Relaciones, oportunidades laborales, satisfacción personal… Confiar y apreciar el valor de uno mismo son ejercicios indispensables que debemos atender día sí y día también. Porque, aunque nos cueste creerlo, hay situaciones que desgastan y que nos abocan al peligroso desamor propio.

Tener una autoestima bajo mínimos nos arrebata buena parte de esas cosas que garantizan el bienestar psicológico. Esta dimensión es como una brújula vital que nos guía en la vida. Es el faro que nos recuerda dónde están los límites y las dignidades. También es el puente que nos permite cruzar con éxito y seguridad los instantes más complejos del devenir existencial.

Asimismo, debemos recordar algo decisivo. Esta no es una dimensión que uno cultiva, cuida y promueva y se queda estable para siempre. En realidad, pocas dimensiones fluctúan tanto en el ser humano.

Una mala relación de pareja o un fracaso profesional dejan de reforzar los sentimientos vinculados a la autoestima. Y de pronto, sucede… Empezamos a perder cosas, nos desdibujamos de nuestra realidad y la mente deja de agarrarse a sus fortalezas psicológicas.

“Se ha estado criticando a sí mismo durante años y no ha funcionado. Intente probarse a sí mismo y vea qué sucede”.

-Louise L. Hay-

Cosas que te roba la baja autoestima.

La autoestima baja es como un agujero negro por el que se escapan y desintegran buena parte de tus valías. Dejas de ser tú, te infravaloras y se inicia un diálogo interno tan negativo como desgastante.

Si deseas conocer más; cliquea por favor donde está escrito en “negrita”. Muchas gracias.

No obstante, según un estudio de la Universidad de Basilea (Suiza), una autovaloración negativa no nos conduce necesariamente a una depresión, sino que nos sitúa en un estado de vulnerabilidad psicológica. De algún modo, aquello que sientes, piensas y crees sobre ti mismo afecta de manera directa a la forma en que vives.

Sin embargo, y aquí llega lo más significativo, muchas personas con una autovaloración negativa crean un llamativo disfraz: aparentan cierta resolución y esconden su yo desinflado bajo infinitas capas. No obstante, no importa que te escondas bajo una armadura, las cosas que te roba la baja autoestima te dejan al final bajo mínimos y al borde la más absoluta tristeza.

Es momento de tener presente todo lo que te arrebata para tomar conciencia de que debes realizar un cambio.

1. La confianza en ti

Si sales de casa sin la protección de la buena autoestima todo te dará miedo. La felicidad y la satisfacción requieren tomar decisiones y emprender algún que otro desafío. Si no confías en ti, nada de lo que aspiras llegará a tu vida.

2. La oportunidad de disfrutar de relaciones de calidad

Quien no se quiere depende del afecto ajeno para validarse. La persona que no dispone de un amor propio luminoso y fuerte caerá en la trampa de las relaciones dependientes, de esas que duelen, de las que dejan la marca del trauma.

No olvides cuál es uno de los secretos de la felicidad en materia de pareja: tienes que amarse bien para recordar el tipo de amor que mereces.

3. Tus pasiones y sueños

Todo gran logro fue antes un sueño. Una meta conquistada por parte de quien confió en su potencial para hacer realidad sus deseos en un momento dado.

¿A quién no le gustaría actuar de este modo para hacer de su vida su pasión? Sin lugar a dudas, a todos. Lo primero será fortalecer tu autoestima.

4. La libertad

Entre las cosas que te roba la baja autoestima está la libertad. En muchos casos, lo que haces es depender de terceras personas para recibir atención y validación. Sin olvidar además que esa falta de desamor propio te sitúa de forma indefinida en esa zona de confort de la que acabas siendo cautivo.

5. La valentía para actuar

¿Qué es el ser humano sin dosis justas y adecuadas de coraje y valentía? Se transforma irremediablemente en alguien pasivo que se limita a aceptar todo lo que le llega sin actuar.

6. El compañerismo y las buenas amistades

Con las amistades sucede lo mismo que con el amor. Si avanzas por el viaje de la vida sin un mínimo de afecto por ti mismo, te contentas con cualquier cosa que te llegue: amistades interesadas, personas egoístas, narcisistas, etc.

Mujer triste con la mirada perdida pensando en las cosas que te roba la baja autoestima

7. La capacidad para disfrutar de las cosas sencillas

La baja autoestima te alimenta de inseguridades y llena tu cabeza de catastrofismos. Te susurra en voz baja cosas como “mejor no hagas esto o lo otro porque se burlarán de ti”,”no te atrevas a hacer eso porque conociéndote, solo pondrás la pata”. El diálogo adverso apaga toda capacidad para disfrutar de las cosas más elementales.

8. La esperanza

En efecto, una de las cosas que te roba la baja autoestima es la confianza en lo que anhelas. El enfoque mental que parte de esa autoevaluación negativa queda supeditado a vivir en un habitáculo psicológico sin ventanas donde no se ve nada. Solo hay oscuridad, la producida por el miedo, la inseguridad y la falta de confianza en ti mismo.

9. La asertividad y la capacidad de defenderse ante lo que no te conviene

Piensa lo que supone carecer en el día a día de unos niveles óptimos de asertividad. Dejas de defender tus derechos, no pones límites, eres incapaz de decir “no” sin miedo y “sí” sin culpa… Para ser asertivo necesitas previamente haber desarrollado los buenos cimientos de la autoestima.

10. La creencia en los cumplidos y los reconocimientos ajenos

Entre las cosas que te roban la baja autoestima está el derecho a aceptar cumplidos y a reconocer tus valías. De pronto, si alguien te elogia por un trabajo bien hecho, dudas de que esa persona te esté diciendo la verdad. Porque cuando uno no se valora, pone en tela de juicio que otros lo valoren verdaderamente.

11. Tu voz

Entre las cosas que te roban la baja autoestima está tu voz cuando opinas sobre algo. Tus razonamientos, tus ideas y tus sugerencias dejan de escucharse. No importa que seas alguien con un gran potencial, brillante y creativo.

Sin amor propio y sin seguridad no serás capaz de que el mundo te escuche. Siempre te preocupaba más el equivocarte y el ser juzgado u observado.

Vistas todas las carencias y dimensiones que nos arrebata la baja autoestima, ¿por qué no actuar antes de que nos deja desnudos? No lo dudes, siempre es un buen día para ejercitar y fortalecer esta valía de bienestar psicológico.

Imagen de portada: Gentileza de La Mente es Maravillosa

FUENTE RESPONSABLE. La Mente es Maravillosa

Bienestar/Psicología/Relaciones sociales/Vida/Sociedad