Ciertos tipos de memoria estarían mejor conservados en mujeres que en hombres durante la mediana edad.

CIENCIAS BIOLÓGICAS Y DE LA SALUD

La inferencia surge de experimentos realizados por un equipo del CONICET, que muestran diferencias en el deterioro cognitivo entre ratas macho y hembra.

¿En qué circunstancias te enteraste de la caída de las Torres Gemelas? ¿Con quién estabas el día que Maradona quedó excluido del Mundial en 1994? ¿Cómo supiste de la muerte de Rodrigo, el cantante de cuarteto? Es probable que la respuesta a alguna de estas preguntas aparezca casi sin esfuerzo: la mayoría de las personas puede recordar detalles que ocurrieron en su vida alrededor de esos sucesos. Es porque a partir de una situación ligada a un impacto emocional fuerte, se genera una traza de memoria mucho más robusta, que los neurocientíficos denominan “memorias perdurables”, en contraposición a eventos cercanos en el tiempo, pero menos relevantes, que muchas veces no es posible recordar. En relación con esto, según un reciente estudio de un equipo del CONICET, se puede inferir que las mujeres durante la llamada “mediana edad” podrían tener una mayor capacidad de memoria perdurable que los hombres. Algo similar ocurre en torno a los objetos que las personas suelen perder de forma cotidiana: preguntas como “¿dónde dejé las llaves?”, “¿la tijera?” o “¿la billetera?” podrían ser respondidas con mayor eficacia por mujeres de mediana edad, ya que, según el estudio, en ellas la memoria espacial se deterioraría menos que en los hombres.

“Existen muchas diferencias fisiológicas entre hombres y mujeres, y lo que ocurre con el cerebro no es la excepción. Esas diferencias incluso se acentúan más en la mediana edad, cuando comienza la menopausia en las mujeres y la andropausia en los hombres, que es una etapa asociada típicamente con el inicio de una declinación cognitiva progresiva”, explica Natalia Colettis, científica del CONICET en el Instituto de Química y Fisicoquímica Biológicas (IQUIFIB, CONICET-UBA) y una de las autoras del trabajo, que acaba de publicarse en la revista Learning & Memory. “Y si nos centramos particularmente en el hipocampo, un área del cerebro especializada en la formación de memorias, encontramos que, durante la mediana edad, ocurren allí diversos cambios fisiológicos que siguen dinámicas diferentes entre los distintos sexos”.

Para conocer la naturaleza de esas diferencias en la memoria entre los sexos, el equipo trabajó con un modelo de ratas utilizando machos y hembras. Se trata de una práctica poco frecuente ya que, llamativamente, “la ciencia en general tiende a usar exclusivamente a modelos basados en animales macho en todos sus estudios”, señala Martín Habif, investigador en el Laboratorio de Neuroplasticidad y Neurotoxinas (LaN&N) del Instituto de Biología Celular y Neurociencia “Prof. Eduardo De Robertis” (IBCN), UBA-CONICET). “Tiene que ver con que, generalmente, las hembras suelen usarse para el estudio de funciones reproductivas o de hormonas sexuales. Por otra parte, estas presentan variaciones hormonales que son difíciles de controlar para el experimentador. Es así como existe un sesgo hacia el uso de animales macho, que resultan más homogéneos en este sentido, pero que, por otro lado, generan descubrimientos poco representativos de la población en su conjunto. En el caso de estar evaluando potenciales fármacos, estos podrían resultar muchas veces ineficaces para la mujer y eventualmente dañinos”.

Al encarar este estudio a acerca de las diferencias entre ratas macho y hembras, el equipo científico sabía que había diferencias a nivel cerebral entre los sexos en torno a aspectos como la densidad de neuronas, la vascularización del cerebro e incluso cambios en la expresión de algunos genes. Eso llevó a que se preguntaran qué sucede en relación con los fenómenos de aprendizaje y memoria en la mediana edad ante los primeros indicios de deterioro cognitivo. Para averiguarlo, realizaron pruebas conductuales en ratas de mediana edad, que en esta especie equivale a los 12 y los 13 meses de vida, y que en humanos se traslada a una edad promedio de entre los 35 y 45 años.

Lo que observaron fundamentalmente es que en la mediana edad los machos, a diferencia de las hembras, presentan dificultad para establecer lo que se llaman “memorias espaciales de larga duración”. También notaron que los machos tenían mayor dificultad para recordar eventos aversivos, que se habían presentado dos semanas antes, es decir que tuvieron afectada lo que llamamos la “persistencia de la memoria”. “Lo relevante de este hecho, es que los eventos aversivos suelen generar trazas de memoria muy fuerte”, apunta Colettis, y agrega: “Por otro lado, no observamos diferencias en otros tipos de memoria, como la vinculada al reconocimiento de objetos, memorias espaciales y en la habituación a un ambiente”.

Tanto Habif como Colettis subrayan, a partir de este estudio, la necesidad de que en la ciencia se comiencen a realizar experimentos de modo comparativo entre los sexos y no solo utilizando modelos basados en machos. “Para nosotros este estudio es un punto de inflexión en nuestros experimentos. En el laboratorio trabajamos con patologías neurodegenerativas como el Alzheimer utilizando modelos de ratas transgénicas que recapitulan la enfermedad, y al hacer un uso equilibrado de machos y hembras encontramos diferencias entre los dos sexos. Al hallar estas diferencias, entendimos la necesidad de un cambio de percepción general en la ciencia, donde se tome conciencia del impacto de este sesgo”, apunta Habif.

A partir de estos resultados, el equipo científico dirigido por la investigadora del CONICET Diana Jerusalinsky continuará en sus investigaciones, tanto en torno al Alzheimer como en el estudio de los mecanismos de memoria y aprendizaje, utilizando ambos sexos en sus experimentos. “Estamos trabajando con un sesgo que se viene arrastrando y tiene que comenzar a modificarse. Si bien en este trabajo describimos diferencias fisiológicas centradas en lo cognitivo, esas diferencias son el emergente de un montón de diferencias fisiológicas en otros planos subyacentes. Y el hecho de profundizar en el conocimiento de estas diferencias, considero que contribuirá a que las mujeres estemos más protegidas e incluidas el día de mañana”, concluye Colettis.

Este trabajo fue realizado en el Laboratorio de Neuroplasticidad y Neurotoxinas (LaN&N) en el Instituto de Biología Celular y Neurociencias “Profesor Eduardo De Robertis” (IBCN) dependiente del CONICET-UBA bajo la dirección de la investigadora del CONICET Diana Jerusalinsky.

Referencia bibliográfica

Differences in learning and memory between middle-aged female and male rats. Natalia Claudia Colettis(*), Martín Habif(*), María Victoria Oberholzer, Federico Filippin and Diana Alicia Jerusalinsky. Learning & Memory, CSHL Press. 2022. 29: 120-125.

Imagen de portada: El equipo de investigación integrado por Habif y Colettis y liderado por Jerusalinsky. Foto: gentileza Valentina Pastore.

FUENTE RESPONSABLE: CONICET. Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas. Mayo 2022.

Ciencia/Argentina/CONICET/Cerebro/Memoria/Salud/Salud Mental.

 

Notable!!

Tony Bennett, 96 años quien padece Alzheimer y no reconoce siquiera a su familia, graba este tema con Lady Gaga que saca lo mejor de él. Y el reconoce muy bien su propósito. Para reflexionar y ver siempre el vaso medio lleno…Que tengan un maravilloso jueves. Abrazo a tod@s!

La neuroplasticidad cerebral es básica para la salud de nuestro cerebro: este es el entrenamiento que más nos ayuda a trabajarla según la ciencia.

Recuerda que si deseas profundizar este tema porque te ha interesado; por favor cliquea donde está escrito en “negrita”. Muchas gracias.

La salud cerebral y nuestra neuroplasticidad es básica no solo para nuestro día a día, sino también para asegurarnos de tener un envejecimiento saludable y lo más activo posible. Una mayor neuroplasticidad nos ayuda a aprender nuevas habilidades, a crear recuerdos o a recuperarse de lesiones cerebrales.

La pregunta es, ¿cómo mejoramos la neuroplasticidad de nuestro cerebro? La respuesta podría estar en el entrenamiento físico. Al menos eso es lo que sugieren las investigaciones al respecto. Un nuevo estudio, publicado en Journal of Science and Medicine no solo indica los beneficios que el deporte tiene para el cerebro, sino incluso qué tipo de rutina puede beneficiarnos más.

Para la investigación se contó con 128 participantes, mujeres y hombres saludables de entre 18 a 65 años. Ninguno de ellos tenía dificultades o enfermedades neurológicas o fisiológicas. Se monitoriza los cerebros de estos participantes después de tan solo un ejercicio aeróbico en una bicicleta estática y en una cinta de correr.

Istock 530567091

Durante la sesión de ejercicio en la bicicleta estática o en la cinta de correr, la intensidad fue variando desde ejercicio continuo de baja intensidad hasta ejercicio de intervalos de alta intensidad, por lo que el ritmo cardíaco varió siendo de entre el 50 y el 90 por ciento de intensidad.

Lo que encontraron fue que los mayores cambios en neuroplasticidad cerebral se daban o bien con 20 minutos de entrenamiento de intervalos o bien con 25 minutos de entrenamiento aeróbico moderado continuado.

Para los investigadores sería evidente que la realización de deporte ayuda a mejorar la neuroplasticidad del cerebro. La duda que quedaba por responder era qué tipo de entrenamiento y con qué duración sería más efectivo. Tanto el entrenamiento de intervalos de alta intensidad como el aeróbico moderado parecen ayudar en un tiempo similar. Posiblemente nuestra mejor opción sea, de nuevo, combinar ambos entrenamientos.

Imagen de portada: Gentileza de Vitónica.iStock.

FUENTE RESPONSABLE: Vitónica. Ejercicios que benefician las capacidades cognitivas. Razones para disminuir el estrés así como la ansiedad. Como hacer para evitarlo. Por Iria Reguera @iriarequera

Cómo entrenar tu cerebro para mejorar tu rendimiento cognitivo.

Recuerda que si deseas profundizar este tema porque te ha interesado; por favor cliquea donde está escrito en “negrita”. Muchas gracias.

A medida que nos vamos haciendo mayores el rendimiento cognitivo, la concentración, la memoria y el aprendizaje se deterioran. Además, hay muchos factores que influyen en nuestro rendimiento cognitivo que están en nuestro día a día y no nos damos cuenta.

El cerebro es un órgano tan importante como los demás y tendemos a centrarnos demasiado en nuestro bienestar físico que nos olvidamos de nuestro bienestar mental. Por ello, te vamos a dar una serie de consejos para saber cómo entrenar tu cerebro para mejorar tu rendimiento cognitivo.

Trata de liberarte de una mala rutina.

Una mente que no sale de su zona de confort, que no explora nuevas formas de pensamientos es una mente estancada y restringida. De hecho, según un estudio, aquellas personas que se involucran en desafíos y en experiencias emocionantes tienen más probabilidad de mantener un alto rendimiento y funcionamiento cognitivo.

Sin embargo, al otro lado de la moneda hay la participación pasiva donde no creará nuevos retos y la mente no se nutrirá, por lo que no habrá un aumento en el rendimiento cognitivo, al contrario.

El simple hecho de escuchar música nueva e incluso de jugar a nuevos juegos de ordenador, por ejemplo, ya provoca una estimulación mental, por lo que es muy fácil aumentar tu desarrollo mental. Sal de tu zona de confort y encuentra algo que te apasione, ya que si estás dentro de ella es muy difícil que estés una zona donde mejores a nivel cognitivo.

Mental Healh

Trata de seguir moviéndote todos los días.

Hay infinitos estudios que respaldan que el ejercicio físico tiene un efecto increíble en la estimulación y el desarrollo mental, ya que un cuerpo sano también está estrechamente relacionado con una mente sana.

De hecho, los investigadores de la Universidad de Minnesota descubrieron, en el 2014, que una mejora en la aptitud cardiorrespiratoria se correlacionó directamente con una mejora de la capacidad cognitiva, que se mantenía en el futuro.

Además, la actividad física también tiene efectos positivos en estados emocionales alterados como la depresión y ansiedad, haciendo que las personas que realizan ejercicio físico se sientan más motivados y menos estresados que las personas que no hacen ningún deporte.

moverte

Trata de dormir lo suficiente para cubrir las horas recomendadas.

Dormir poco durante un periodo de tiempo largo tiene efectos muy nocivos para la salud, de hecho puede ralentizar tu desarrollo profesional y personal de forma drástica ya que tu capacidad de memoria, aprendizaje, captación de información y rapidez mental disminuye. Por lo que, dormir las horas necesarias es fundamental para tener un buen rendimiento cognitivo.

Un estudio que realizó la Universidad de Brown demostró que el sueño insuficiente bloquea el conocimiento adquirido al aprender nuevas tareas y disminuye el rendimiento cognitivo. Es más, la somnolencia excesiva se demostró que puede impedir que el cerebro interiorice gran parte del aprendizaje o el trabajo que ha realizado durante el día, haciendo que esa información se pierda e impidiéndote recordarla al cabo de unas horas.

La alimentación también influye en el desarrollo cognitivo.

A medida que se han hecho investigaciones al respecto se ha descubierto que hay ciertos alimentos que son perfectos para el cerebro, que son los llamados Brain Foods que son aquellos que si los ingieres de forma habitual pueden ayudarte a mejorar el rendimiento cognitivo.

Por ejemplo, los más famosos son los alimentos ricos en ácidos grasos como el omega-3, como el pescado y las nueces, son capaces de ayudar a combatir la depresión y mejorar la cognición con el tiempo.

Istock 1011232040

Por otro lado, los antioxidantes, que se encuentran principalmente en los arándanos y las bayas de acai, pueden ralentizar los efectos perjudiciales que tienen los radicales libres en el cerebro.

Además, los alimentos ricos en hierro, como la carne, los huevos y las verduras de color oscuro, pueden ser responsables de mejorar la concentración y aumentar el coeficiente intelectual. Es más, los alimentos que contienen vitamina B1, sobre todo los cereales y los panes integrales, pueden ayudar a mejorar la velocidad de los procesos mentales.

Trata de confiar en el poder de la risa.

Sonreír y reír provoca una secreción de endorfinas que influyen en el desarrollo cognitivo, ya que ayuda a reducir la influencia del cortisol frenar trastornos emocionales como es estrés y la depresión. De hecho la risa y otras formas positivas de ver las cosas pueden mejorar la capacidad para pensar de forma creativa y de ver los problemas desde una perspectiva nueva.

sonreir

Además, un estudio realizado en el 2016 demostró que la risa puede ayudar a eliminar la incidencia de epinefrina en nuestro cuerpo, mejorando los valores de hipertensión arterial y reduciendo el riesgo de padecer insuficiencia cardíaca.

Imagen de portada: Gentileza de Vitónica.iStock.

FUENTE RESPONSABLE: Vitónica. Ejercicios que benefician las capacidades cognitivas. Razones para disminuir el estrés asi como la ansiedad. Como hacer para evitarlo. Por Guille Andreu

6 estrategias para detener tu diálogo interno negativo.

Si deseas conocer más sobre este tema, cliquea por favor donde está escrito en “negrita”. Muchas Gracias.

A veces, el enemigo que impide nuestro bienestar es el tipo de diálogo interior que tenemos. En este artículo, te mostraremos cómo puedes mejorar tu voz interior para sentirte mejor.

Todos contamos con una voz interior con la que, de alguna manera, mantenemos conversaciones, un yo imaginario al que le hablamos y nos habla. En algunos casos, posee un tono amable y sirve de apoyo. No obstante, hay quienes conviven con una voz interna que no les ayuda. Este tipo de diálogo tiene consecuencias sobre la salud mental y física.

Incluso en los momentos en los que la gente piensa que la voz hostil está callada, en realidad está allí. Sin embargo, aplicando ciertas estrategias, puedes detener tu diálogo interno.

La importancia del diálogo interno

A menudo, la importancia del diálogo interno está infravalorada, llegando a pensar que nuestra manera de pensar no importa demasiado. Sin embargo, la evidencia científica muestra que la forma en la que hablamos con nosotros mismos tiene gran influencia.

Rantanen et al. (2021) publicaron un estudio sobre los efectos de la verbalización en la actividad autónoma del organismo al recordar experiencias desagradables. Los resultados reflejaron que verbalizar un recuerdo negativo tenía efectos regulatorios en las respuestas simpática y parasimpática. En términos simples, ayudaba a las personas a mantenerse calmados, reduciendo su frecuencia cardíaca.

Por otro lado, Tanck et al. (2021) desarrollaron un trabajo en el que evaluaron la eficacia de la técnica de exposición al espejo. Más específicamente, su efectividad para abordar las emociones, la imagen corporal y los desórdenes alimenticios. En su investigación, los autores hicieron una comparación entre verbalizaciones positivas y negativas. Dentro de sus conclusiones, mencionan que las expresiones positivas son la mejor opción para favorecer la satisfacción corporal.

A la luz de estas evidencias, podemos valorar un poco mejor las consecuencias de mantener un diálogo interno negativo. Después de todo, un aspecto clave es el bienestar psicológico, y las voces negativas lo perjudican. Si cambias la manera en que hablas contigo, verás que te sientes mejor.

Marioneta con muchos pensamientos

6 claves para detener el diálogo interno negativo

Lo primero que debes saber es que el tipo de diálogo que tienes contigo mismo no surge de pronto. Estas verbalizaciones internas aparecen a partir de diferentes experiencias positivas o negativas que constituyen tu sistema de creencias. En otras palabras, es posible decir que es algo que aprendes con el paso del tiempo.

Por lo tanto, también puedes aprender a mantener un diálogo interno más positivo que te genere satisfacción. Para alcanzar este objetivo, solo necesitas desarrollar ciertos hábitos en tu vida cotidiana, como los que describimos a continuación.

1. Presta atención a los sesgos cognitivos

Los sesgos cognitivos son errores en el procesamiento de la información que producen percepciones alteradas de la realidad. Existen trabajos, como los de Platt et al. (2015), que habla sobre el vínculo entre estos y la depresión tanto en jóvenes como adultos.

Siguiendo esta línea, identificar y desechar los sesgos cognitivos mejora nuestro diálogo interno. Un ejemplo de esto sería el pensamiento catastrófico, que lleva a las personas a imaginar siempre los peores escenarios posibles. En esta situación podrías preguntarte: ¿qué probabilidad hay de que ocurra en realidad? Seguro que notarás que es algo poco racional.

2. Escucha la voz de tu interior

Un error común que cometen las personas es pensar que ignorar lo negativo es suficiente para evitar el malestar. En este sentido, es crucial recordar que todo lo que no se procesa como es debido vuelve a resurgir como un síntoma.

Empieza a escuchar las verbalizaciones que con frecuencia te dices durante el día. De ser posible, anótalas en un cuaderno, así, podrás comprender mejor cómo tu diálogo interior afecta tus emociones.

3. Integra verbalizaciones positivas a tu vida diaria

Una vez que identificas las expresiones negativas que te hacen sentir mal, es momento de reemplazarlas por otras positivas. Existen diferentes frases o mantras que puedes aplicar en distintas situaciones para regular tus emociones.

No solo basta con reconocer las ideas negativas y desecharlas, si quieres detener tu diálogo interno negativo, también debes incluir cosas positivas. Por ejemplo, un pensamiento negativo típico puede ser: “si algo sale mal, voy a angustiarme mucho”. En su lugar, podrías decir “si se presenta un problema, lo tomaré con calma y lo resolveré”.

4. Trabaja en tu autoestima

Tu voz interior tiene mucho que ver con tu autoestima. Los individuos que de modo constante se dirigen críticas destructivas, suelen tener una mala percepción de sí mismos.

En consecuencia, una estrategia útil para reducir el diálogo negativo es tener una visión más amable de tu persona. Recuerda que, así como tienes debilidades, también tienes virtudes que te han ayudado a crecer. Intenta hacer una lista con tus cualidades positivas y negativas para que puedas tener una percepción más realista.

5. Enfócate en el presente

Con frecuencia la gente tiende a preocuparse en exceso por el futuro o piensan demasiado en el pasado. Si solo piensas en las cosas que te faltan, en lo que podría pasar o los errores, sentirás malestar. Además, ten en mente que no hay forma de cambiar el pasado y el futuro todavía no ha llegado. Caer en estos círculos viciosos no te ayudará a detener tu diálogo interno negativo.

Cuando desarrollas un enfoque que tiende a centrarse en el presente, aumentas tu capacidad de respuesta y resolución de conflictos. De nada te sirve gastar energía mental y física en un problema que no existe, o en algo que ya no se puede modificar. En cambio, si abordas las situaciones según se presentan, podrás enfrentarlas mejor.

Mujer con los ojos cerrados al aire libre

6. Acude a psicoterapia

Por último, considera recibir acompañamiento psicológico para abordar tu malestar emocional. La consulta es un espacio en el que se pueden estudiar en profundidad las causas del diálogo negativo y comprender su función. De este modo, el psicólogo o psicoterapeuta podrá utilizar diferentes técnicas para ayudarte a desarrollar una voz interior más amable.

Cabe señalar que en ocasiones el diálogo interno negativo puede relacionarse con cuadros clínicos como la depresión o ansiedad. En esos casos, la intervención psicológica o psiquiátrica siempre será la mejor alternativa. No sólo para detener el diálogo interno negativo, sino también con el fin de tratar la afección psicológica.

Tipos de diálogo interno que favorecen tu salud mental

Si cuidas la forma en que te hablas a ti mismo toda tu realidad cambia. Esta artesanía psicológica no es precisamente fácil, pero si aplicas estas cuatro estrategias empezarás a notar beneficios día a día.

Hay una serie de tipos de diálogo interno que favorecen tu salud mental y que además le gustan a tu cerebro. La verdad es que a menudo descuidamos la gran trascendencia que tiene esa charla interna y cómo, en algunos casos, puede actuar como un debilitante del ánimo y la felicidad. Es más, esas conversaciones suelen ser el sustrato de muchos trastornos psicológicos.

Cabe señalar que el estudio sobre el diálogo interno es reciente. Hasta no hace demasiado, se infravalora la relación existente entre la forma en que las personas se hablan a sí mismas y el bienestar. Es más, en algún momento de nuestro pasado, se pensaba que el hecho de que alguien se «hablara a sí mismo» evidenciaba poco más que un rasgo de locura. Afortunadamente, ya sabemos que dialogar con nosotros mismos no solo es necesario, sino también saludable.

Ahora bien, es necesario hacerlo de manera adecuada. Porque no basta con que un día seamos nuestro peor enemigo y al otro, nos tratemos con respeto. El autocuidado es un ejercicio diario, riguroso y hábil con el que debemos comprometernos. Por ello, es interesante practicar estas cuatro formas de comunicación interna, cuatro estrategias que debemos tener presentes.

Chica con gafas aplicando los tipos de diálogo interno que favorecen tu salud mental

4 tipos de diálogo interno que favorecen tu salud mental

Hay épocas en que las cosas se nos complican más de la cuenta y el mundo entero (como dicen los niños) se nos hace «una bola». Es decir, cuesta masticar, tragar y digerir los problemas, todo se acumula y lo que empezó siendo una piedra en el camino acaba siendo una montaña insuperable. Pasar por épocas así es normal, como lo es también que nuestro diálogo interno se vuelva algo más negativo.

Ahora bien, la clave está en que esas situaciones no se vuelvan crónicas. En caso de que dejemos pasar el tiempo y ese tipo de pensamiento se vuelva negativo, corremos el riesgo de sufrir estrés e incluso problemas cognitivos como pérdidas de atención o memoria. Debemos reaccionar y para ello, lo ideal es aplicar estos tipos de diálogo interno que favorecen tu salud mental. Son los siguientes:

1. Sé Paul Auster, mejor un narrador en segunda persona

Nuestro diálogo interno casi siempre usa la voz en primera persona. Nos decimos aquello de “pero qué despistado soy, he metido la pata”, “si hago esto seguro que hago el ridículo”, “todo me va a salir mal…”.

Lo ideal en estos casos para ganar en sensación de control es usar la voz en segunda persona; ser un narrador un poco más alejado, pero directivo que es capaz de supervisar y a su vez controlar. Estrategias como decirnos “¿pero qué razón hay para que pienses que te vas a equivocar en esto? Mejor inténtalo y luego valoras”, “Venga, Carlos, puedes hacerlo”, “Muy bien, Elena, lo estás haciendo genial”.

El narrador en segunda persona no es muy común en literatura, pero cuando se usa, el efecto es muy intenso e impactante. Recordemos el libro de Paul Auster, Diario de invierno:

«Piensas que nunca te va a pasar, imposible que te suceda a ti, que eres la única persona del mundo a quien jamás ocurrirán esas cosas, y entonces, una por una, empiezan a pasarte todas, igual que le suceden a cualquier otro»

2. Sé un buen fotógrafo, amplía el enfoque

En un estudio realizado por la doctora Barbara Frederickson, de la Universidad de Carolina del Norte, en Estados Unidos, se demostró algo interesante. Cuando hacemos uso de un enfoque mental negativo es común aplicar la clásica visión de túnel. Es decir, nos focalizamos solo en lo adverso, en lo problemático, en el lado más oscuro de la vida.

Así, uno de los tipos de diálogo interno que favorecen tu salud mental es aprender a relativizar, a ser como un fotógrafo que hace un zoom panorámico y mucho más amplio. Solo así vemos más opciones, más perspectivas y esperanzas.

Decirnos cosas como “de acuerdo Natalia, estás preocupada, pero haz algo”; “fíjate en que hay más opciones que esa que ahora tienes en mente”; “habla con otras personas y verás como todo se puede solucionar”.

Mente de una persona con un corazón para representar la inteligencia emocional durante el confinamiento

3. Sí a las autoafirmaciones

Este dato no deja de ser curioso. Sabemos que el tema de las autoafirmaciones es un clásico, pero no falta quien lo pone en duda. El decirnos cosas como “eres valioso, mereces lo que quieres, vas a poder con esto o así como eres ya eres perfecto” entraba a menudo en ese campo de la espiritualidad o del crecimiento personal con menos evidencia científica.

Sin embargo, funciona. De hecho, son varios los estudios que avalan el hecho de cómo al decirnos cosas positivas, a modo de refuerzo, genera alivio, reduce el estrés y aumenta la positividad. Investigaciones como la llevada a cabo en la Universidad de California por el doctor Clayton Ricther son un ejemplo.

4. Charla empática, el mejor de los tipos de diálogo interno que favorecen tu salud mental

Hay muchas personas que son amables, compasivas e increíblemente empáticas con los demás. Sin embargo, consigo mismas son poco más que sus peores enemigos. ¿Por qué lo hacemos? A veces, es por baja autoestima, autoexigencia o porque, en realidad, siempre nos hemos hablado de ese modo.

Hay que cambiarlo. De hecho, el mejor de los tipos de diálogo interno que favorecen tu salud mental es la charla empática. Decirnos cosas como “Alberto, sé lo que sientes y entiendo que veas con angustia el no tener trabajo ahora. Sin embargo, ambos sabemos que has pasado por situaciones más complicadas antes. Podrás con ello, estoy contigo y creo en ti”.

Para concluir, solo cabe señalar un detalle: no es nada fácil cambiar el diálogo interno. Generamos pensamientos e ideas de manera tan automática que apenas somos conscientes de cómo modelan nuestro estado de ánimo. En la medida de lo posible, hay que tomar plena conciencia de todo lo que habita, pasa y ocupa nuestro universo mental. Pongámonos a ello.

Imagen de portada: Gentileza de La Mente es Maravillosa

FUENTE RESPONSABLE. La Mente es Maravillosa

Mente/Cerebro/Consciencia/Pensamiento Positivo/Entrenamiento/Ejercicios/Sociedad/Salud.

Crean minicerebros con actividad neuronal compleja: hasta tienen convulsiones.

Minicerebros creados en laboratorio que desarrollan tejido nervioso en capas, múltiples variedades de células cerebrales, actividad eléctrica similar a la que puede observarse en un cerebro humano y hasta patrones parecidos a convulsiones, podrían convertirse en los mejores aliados de la ciencia para combatir diferentes patologías mentales.

Organoides cerebrales que muestran ondas organizadas de actividad eléctrica similares a las que se encuentran en los cerebros humanos vivos han sido desarrollados por especialistas de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA). Los nuevos minicerebros permitirían analizar los trastornos neurológicos en un modelo derivado de células madre.

Mientras estudiaban los organoides cultivados a partir de células madre derivadas de pacientes con el trastorno neurológico conocido como síndrome de Rett, los científicos pudieron observar incluso patrones de actividad eléctrica que se asemejan a las convulsiones, un sello distintivo de la enfermedad.

Según una nota de prensa, este descubrimiento incrementa el valor de estos modelos basados en células humanas para investigar las causas subyacentes de enfermedades y probar terapias potenciales. La nueva investigación ha sido publicada recientemente en la revista Nature Neuroscience.

Células sin límites

En términos generales, los organoides cerebrales o minicerebros de laboratorio son estructuras en 3D similares al cerebro, que se cultivan a partir de células madre humanas. Los avances en genética han derivado en la posibilidad de utilizar células madre pluripotentes inducidas (iPS), que además de tener la potencialidad de generar prácticamente cualquier otra célula humana, son capaces de organizarse de forma tridimensional y conformar estructuras semejantes a los órganos reales.

El progreso relacionado con las células iPS se ha concretado a partir de distintos avances realizados en la última década. ¿Cómo se obtienen? Básicamente, los investigadores descubrieron cómo tomar células del cuerpo de una persona o de las sustancias biológicas que produce, como por ejemplo las células de la piel o las células sanguíneas, para luego «transformarlas» genéticamente en el laboratorio.

Una vez concretado el proceso de modificación, esas células humanas «normales» se convierten en células madre pluripotentes inducidas. Posteriormente, las mismas pueden ser dirigidas para crear cualquier tipo de célula que se encuentra en el cuerpo, incluidas por supuesto las neuronas, y a partir de allí desarrollar estructuras complejas similares a órganos.

Modelar la estructura y las funciones del cerebro

De acuerdo a los científicos, este trabajo demuestra que es posible crear organoides cerebrales o minicerebros que se asemejan al tejido cerebral humano real, los cuales se pueden utilizar para replicar con precisión ciertas características de las funciones cerebrales y también aquellas anomalías que derivan en enfermedades.

Sin embargo, los organoides cerebrales suponen un desafío extra en comparación con la creación de modelos de laboratorio de otros órganos humanos. Es que la complejidad estructural del cerebro es única e incluso muchos de los fenómenos implicados ni siquiera han terminado de entenderse en profundidad.

Además de lograr que las células se organicen como lo harían en un cerebro humano, los científicos deben conseguir que las neuronas se conecten entre sí, forman sinapsis y funcionen como lo harían en un cerebro real. Es básico replicar la actividad eléctrica y la dinámica de las ondas cerebrales, que se asocian con tareas específicas como aprender, recordar o dormir y que cuando no muestran patrones lógicos pueden estar indicando el surgimiento de alguna patología.

Precisamente aquí se encuentra la innovación principal de este estudio: haber conseguido que los minicerebros desarrollen actividad neuronal compleja y patrones eléctricos que incluso se asemejan a las convulsiones. Con estos organoides será posible modelar no solo la estructura del cerebro sino también la función, algo vital si consideramos que muchas enfermedades neurológicas no se manifiestan a nivel estructural.

Referencia:

Clickea en los links, si deseas conocer más…Gracias.

Identification of neural oscillations and epileptiform changes in human brain organoids. Samarasinghe, R.A., Miranda, O.A., Buth, J.E. et al. 

Imagen de portada: imagen de microscopio de un minicerebro que muestra tejido nervioso en capas y diferentes tipos de células cerebrales. Crédito: UCLA Broad Stem Cell Research Center/Nature Neuroscience.

FUENTE: Tendencias – Minicerebros/Ondas cerebrales/Organoides cerebrales- Por Pablo Javier Piacente. 

El caos ayuda a pensar, incluso a las redes neuronales artificiales.

Dentro del cerebro, el caos y el orden no sólo no se excluyen, sino que se potencian entre sí. Lo mismo ocurre en las redes neuronales artificiales: comparten la complejidad de las sinapsis biológicas, siguiendo tal vez el mismo atractor propuesto por la teoría del caos.

Dos investigaciones diferentes han puesto de manifiesto que el orden y el caos conviven en un difícil equilibrio, tanto en las redes neuronales biológicas como artificiales, para optimizar el procesamiento de información.

Todavía resulta un misterio comprender cómo una maraña de neuronas procesa miradas de datos para que los seres vivos puedan gestionar la cotidianidad.

Clickea por favor en lo escrito en «negrita», si deseas conocer más…Muchas gracias.

Sabemos que el cerebro bascula entre dos extremos, el orden y el caos, por la sencilla razón de que demasiado orden impide gestionar la complejidad de la vida, mientras que demasiado caos impide el procesamiento de la información que procede de los sentidos.

Por eso se dice que el cerebro navega en la frontera del caos e incluso que es capaz de encontrar el orden dentro del caos.

Una investigación desarrollada en el Instituto Neurociencia Computacional y de Sistemas (INM-6 / IAS-6) de Alemania, añade nuevos elementos al misterio que rodea a la actividad cerebral, tal como se explica en un comunicado.

Una de las cosas que ha podido determinar es que, dentro de la dinámica neuronal, el orden y el caos no son mutuamente excluyentes, sino que más bien se potencian entre sí.

Reconociendo caras

Eso significa que las redes neuronales caóticas son más eficientes porque se valen de la información ordenada, además de la difusa, para ofrecernos una visión adecuada del entorno.

Esta investigación incluso ha ido más lejos: ha calculado el momento óptimo para leer la información que procesan las neuronas, una actividad caracterizada por la producción de entropía (desorden, incertidumbre), típica de los sistemas caóticos.

Cuando observamos una cara, por ejemplo, se desencadena en el cerebro un proceso caótico: las trayectorias de las señales neuronales que estaban «ordenadas» en un estado de proximidad, se dispersan rápidamente buscando patrones de reconocimiento de la cara que hemos visto.

Esa dispersión obedece a un principio natural: cuanto más se alejan entre sí las señales neuronales, es más sencillo reagruparse y organizarse ante el nuevo patrón facial observado. Es así como reconocemos rápidamente a nuestro primo en medio de varios viandantes.

Caótico y predecible

Lo que aporta esta investigación es que ha calculado el momento preciso en el que el cerebro lee la información proporcionada por las señales en ese proceso caótico: si espera demasiado a que se terminen de reorganizar, la dispersión de señales que ha propiciado la observación de la cara de nuestro primo, se diluye y no llegamos a identificarlo.

También destaca algo no menos significativo: en términos de la computación cerebral, caótico no significa que sea impredecible, añaden los investigadores, ya que el estado de la red neuronal biológica se desarrolla en gran medida de manera determinista.

Las aplicaciones de estos descubrimientos, aparentemente irrelevantes, son significativas porque pretendemos replicar en laboratorio el funcionamiento del cerebro, a través de redes neuronales artificiales.

Los autores de esta investigación señalan que la dinámica caótica observada en neuronas biológicas se puede tomar como modelo para el aprendizaje automático y la computación neuromórfica.

Las conexiones entre la neurociencia y la inteligencia artificial pueden ser muy útiles, concluyen: solo hay que encontrar una formulación matemática general para verlas.

Aplicación contrastada

Científicos de Australia y Japón han comprobado en un estudio paralelo lo que plantea la investigación alemana: mantener una red de nanocables al borde de volverse caótica es el mejor estado para que produzca resultados útiles.

Han determinado que una red artificial de nanocables se puede sintonizar para responder de una manera similar a la del cerebro cuando se estimula eléctricamente.

Se sabe desde hace mucho tiempo que las neuronas biológicas se comunican con impulsos eléctricos cortos. Las neuronas artificiales, que se utilizan, por ejemplo, para el aprendizaje automático, envían sin embargo señales continuas.

«Descubrimos que las señales eléctricas enviadas a través de esta red encuentran automáticamente la mejor ruta para transmitir información. Y que esta arquitectura permite que la red ‘recuerde’ rutas anteriores a través del sistema», explica Joel Hochstetter, autor principal de este estudio, en un comunicado de la Universidad de Sydney.

Caos y cerebro

La investigación australiana aporta otros datos no menos interesantes: la estimulación eléctrica desencadena en la red neuronal artificial tanto comportamientos simples como complejos, pero la habilidad tecnológica consiste en aprovechar el mejor momento para capturar la información, que se da cuando el orden y el caos se rozan. Tal como habían calculado los científicos del INM-6/IAS-6.

Ambas investigaciones ponen de manifiesto que, tanto las redes neuronales biológicas como las artificiales, se valen de uno de los mecanismos por los cuales la complejidad surge en naturaleza, conocido como criticalidad: las dos se desenvuelven mejor cuando llegan al límite entre dos modos de operación, el caos y el orden.

También sugieren algo que viene rondando a la mente de los científicos desde hace tiempo: que de alguna forma la teoría del caos se puede aplicar a la dinámica del cerebro humano, con un atractor que la lleva a la frontera del desorden para procesar más eficientemente la información sensorial. Aparentemente se puede aplicar asimismo a la dinámica de las neuronas artificiales.

Referencias:

Clickea en los links, si deseas conocer más…Gracias.

Transient Chaotic Dimensionality Expansion by Recurrent Networks. Christian Keup et al. Phys. Rev. X 11, 021064, 25 June 2021. DOI:https://doi.org/10.1103/PhysRevX.11.021064

Avalanches and edge-of-chaos learning in neuromorphic nanowire networks. Joel Hochstetter et al. Nature Communications volume 12, Article number: 4008 (2021).

Imagen de portada: Imagen conceptual de interruptores conectados aleatoriamente en una red neuronal artificial. Crédito: Alon Loeffler.

FUENTE: Tendencias – Caos/Cerebro/Orden/Redes neuronales/redes neuronales artificiales – Por Eduardo Martínes de la Fe (Periodista Científico) 

SALUD PERSONAL

La pérdida de visión puede afectar al cerebro.

Un cuerpo creciente de evidencia sugiere que cuando el cerebro de la gente mayor tiene que esforzarse más para ver, podrían registrarse deterioros en el lenguaje, la memoria y la atención, entre otras cosas.

La práctica médica tiene que dividir a sus pacientes —o sea, a ti y a mí— en especialidades definidas por las partes del cuerpo: oftalmología, neurología, gastroenterología, psiquiatría y demás. 

Pero la realidad es que el cuerpo humano no funciona como partes aisladas. Más bien opera como un conjunto integrado y la avería de una de sus partes puede afectar a muchas otras.

Para profundizar sobre este interesante tema; por favor cliquea en lo subrayado y en “negrita”. Muchas gracias.

Ya he escrito sobre el posible daño que puede causar la pérdida auditiva en la salud del cerebro, de nuestros huesos y corazón, así como afectar nuestro bienestar emocional.

Si no se trata, la pérdida de la audición puede incrementar el riesgo de padecer demencia. Incluso quienes tienen una capacidad auditiva ligeramente alterada pueden sufrir déficits cognitivos significativos.

Ahora, un creciente conjunto de investigaciones está demostrando que la pérdida de la visión también puede afectar el funcionamiento cerebral. Tal como sucede con la audición, si el cerebro tiene que esforzarse más para asimilar lo que ven nuestros ojos, esto puede causar estragos en la cognición.

El estudio más reciente, publicado en la revista JAMA Network Open en julio, dio seguimiento a 1202 hombres y mujeres cuyas edades oscilaban entre los 60 y los 94 años durante un promedio de

casi siete años. Todos participaron en el Estudio Longitudinal sobre el Envejecimiento de Baltimore y se sometieron a pruebas de cognición y de la vista cada uno o cuatro años entre 2003 y 2019.

Los investigadores hallaron que los sujetos que obtuvieron los resultados menos favorables en las pruebas iniciales de agudeza visual —que medían la claridad con que podían ver, por ejemplo, las letras de una tabla optométrica a cierta distancia— fueron más propensos a padecer un deterioro cognitivo con el paso del tiempo, incluyendo déficits en el lenguaje, la memoria, la atención, así como la capacidad de identificar y localizar objetos en un espacio.

Otros problemas visuales, como la percepción de profundidad y de contrastes, también tuvieron efectos perjudiciales en la capacidad cognitiva.

La investigadora principal, Bonnielin Swenor, epidemióloga del Instituto Ocular Wilmer de la Universidad Johns Hopkins, dijo que el nuevo estudio “se suma a un cúmulo cada vez mayor de datos longitudinales que demuestran que la deficiencia visual puede propiciar un declive de la cognición en adultos mayores”.

Corregir la visión deficiente es bueno para el cerebro.

Por si piensas que la relación es a la inversa —que el deterioro cognitivo afecta la visión— otro estudio en el que participó Swenor mostró que cuando se consideran ambas funciones, era dos veces más probable que la deficiencia visual afectase el declive cognitivo que al contrario. Este estudio, publicado en 2018 en JAMA Ophthalmology y liderado por Diane Zheng de la Facultad de Medicina Leonard M. Miller de la Universidad de Miami, incluyó a 2520 adultos con edades entre los 65 y los 84 años que vivían de manera independiente, cuyos funcionamientos visual y cognitivo se examinaron de manera periódica. Zheng y sus coautores concluyeron que mantener una buena capacidad visual conforme

envejecer podría ser una manera eficaz de minimizar el deterioro de la cognición en la edad adulta.

“Cuando la gente sufre pérdida visual, cambia la manera en que vive su vida. Disminuye su actividad física y social, que resultan muy importantes para mantener un cerebro saludable”, explicó Swenor. “Esto predispone a las personas a un declive cognitivo acelerado”.

Sin embargo, identificar y corregir la pérdida de la visión en etapas tempranas puede ser útil, afirmó Zheng. Sugirió que las personas se realicen revisiones oculares regulares, al menos una vez cada dos años, y más a menudo si padecen diabetes, glaucoma u otros padecimientos que pueden afectar la visión. “Asegúrense de poder ver bien con sus lentes”, recomendó.

Cuando las gafas por sí solas no son suficientes.

Existen “deficiencias visuales que los lentes no pueden resolver”, advirtió Swenor, como la degeneración macular y el glaucoma relacionados con la edad. Las enfermedades de la retina empezaron a alterar la visión de Swenor desde que tenía veintitantos años. Aquellos que padecen problemas como los de ella pueden beneficiarse de algo llamado rehabilitación de la baja visión, una especie de terapia física para los ojos que ayuda a las personas con deficiencia visual a adaptarse a situaciones comunes y desenvolverse mejor en la sociedad.

Swenor, por ejemplo, puede ver objetos en contextos de alto contraste, como un gato negro con una valla blanca de fondo, pero le cuesta diferenciar entre colores similares. Por ejemplo, no se puede servir leche en una taza blanca sin derramarla. Su solución: usar una taza de color obscuro. Hacer estos ajustes es una tarea constante, pero le permite seguir desempeñándose bien en su vida profesional y social.

La sociedad también debe ayudar a las personas con deficiencias visuales a vivir con seguridad fuera de su hogar. La mayoría de las cosas en los hospitales son blancas, por ejemplo, lo cual crea riesgos para la seguridad de las personas con sensibilidad reducida a los contrastes. Como alguien que ha conducido un auto desde hace 50 años, he notado que las barreras de seguridad en las carreteras que solían ser del mismo color que la superficie del camino ahora casi siempre están pintadas de colores de alto contraste como naranja o amarillo, lo cual sin duda reduce los accidentes automovilísticos incluso para las personas que pueden ver perfectamente.

“Tenemos que crear una sociedad más inclusiva que tome en cuenta las necesidades de las personas con deficiencias visuales”, afirmó Swenor.

Las mejoras en el hogar podrían fomentar la salud cerebral.

Las personas con problemas de percepción de profundidad también pueden incorporar elementos de diseño que son útiles en su casa. Poner tiras de colores en los salientes de las escaleras, tener muebles de distintas texturas y objetos codificados por colores puede mejorar la capacidad de una persona para moverse con seguridad. La gente que ya no puede leer libros también puede optar por escuchar audiolibros, podcasts o música, sugirió Swenor.

El vínculo entre las deficiencias visual y cognitiva “no es una sentencia irreparable”, agregó. “Hay muchas maneras de fomentar la salud cerebral para las personas con pérdida de la visión”.

En Estados Unidos, un primer paso en esa dirección podría ser conseguir la aprobación en el Congreso del proyecto de ley para ampliar Medicare, lo cual, a su vez, también podría instar a las aseguradoras privadas a cubrir la atención y rehabilitación oftalmológicas. La propuesta actual de los demócratas de ampliar los beneficios de Medicare bien podría pagarse sola a la larga con la reducción de los costos médicos ya cubiertos para el declive cognitivo y físico.

Un ejemplo concreto: el costo de un solo reemplazo de cadera como consecuencia de una caída relacionada con la deficiencia visual excedería el costo de varios cientos de exámenes de la vista y correcciones visuales necesarias.

Imagen de la portada: Gentileza Pinterest

FUENTE: The New York Time – Por Jane Brody es columnista de salud personal, puesto que ocupa desde 1976. Ha escrito más de una docena de libros, incluidos los más vendidos, «Jane Brody’s Nutrition Book» y «Jane Brody’s Good Food Book»

¿Cómo mejorar la circulación cerebral? 

Estos son los hábitos que favorecen el flujo sanguíneo hacia el cerebro.

VIDA MODERNA

Prevenir ciertas enfermedades y mejorar su memoria y concentración son algunos de los beneficios de estas prácticas.

Si deseas profundizar sobre el tema planteado, por favor cliquea en lo subrayado y/o escrito en negrita. Muchas gracias.

El flujo sanguíneo cerebral es el volumen de sangre que recibe este órgano en un periodo de tiempo determinado. Aunque el cerebro representa menos del 2 por ciento del peso de una persona, es el responsable del gasto de la quinta parte de la energía que produce el cuerpo. Para que funcione correctamente necesita oxígeno y glucosa, y estos nutrientes los recibe de los vasos sanguíneos que transportan la sangre.

Así cuando se requiere, se aumenta la cantidad de sangre que fluye en determinada parte del cerebro para que funcione óptimamente, y gracias a la función de los vasos sanguíneos esa región cerebral recibe la energía necesaria. De ahí que sea importante hacer todo lo posible por mantener una buena circulación cerebral.

Se trata de hábitos diarios que construyen un estilo de vida saludable, que tal y como indica el sitio web especializado Mejor Con Salud, “protege la salud cerebral y ayuda a prevenir enfermedades asociadas a una mala circulación”. Y no solo esto, aportan otros importantes beneficios al mantener el organismo activo y bombeando energía.

De acuerdo a una investigación de la American Association of Neurological Surgeons, el cerebro depende de las arterias carótidas y las vertebrales para su suministro de sangre, por lo que es importante que estas arterias estén sanas. Esto porque, con frecuencia, ocurren accidentes cerebrovasculares isquémicos, pues las carótidas están bloqueadas con acumulación de grasa. O cuando una arteria sobre la superficie del cerebro se ha roto o tiene fugas, causa sangrado y daño en el cerebro, lo que es conocido como accidente cerebrovascular hemorrágico.

Por lo anterior es de gran importancia que el flujo sanguíneo y el oxígeno necesario lleguen al cerebro. Sin oxígeno y nutrientes, las células cerebrales afectadas se dañan o mueren, y si mueren no pueden regenerarse y lo que puede causar daños devastadores tales como discapacidades físicas, cognitivas y mentales.

Consejos para entrenar el cerebro y prevenir el deterioro cognitivo

Algunos factores de riesgo frente a esto son los malos hábitos como el tabaquismo y el sedentarismo. A los que también se relacionan dificultades de la salud como la presión arterial alta, diabetes, enfermedades arteriales, colesterol alto y otros trastornos del organismo.

Por lo tanto, evite fumar, pues altera el aumento del flujo sanguíneo cerebral y porque además puede incidir en la progresión de la enfermedad de Alzhéimer.

El sobrepeso y la obesidad también pueden ser un factor de riesgo, pues un índice de masa corporal alto está asociado a la reducción del flujo sanguíneo cerebral y un mayor riesgo de accidente cerebrovascular.

En ese mismo orden de ideas se debe mantener a raya también el estrés, porque puede afectar la función vascular cerebral y aumentar el riesgo frente a otros padecimientos. Por esto es importante adquirir hábitos saludables como los que sugieren los expertos.

Para empezar se recomienda practicar ejercicios aeróbicos, que quiere decir “con oxígeno”. Se trata de aquella actividad física que a través de movimientos rápidos y rítmicos hace que el corazón y pulmones hagan un esfuerzo adicional para aportar oxígeno a las células musculares y ayudar así al gasto calórico.

Una investigación publicada en Artery Research, señala que este tipo de entrenamiento aumenta la velocidad del flujo sanguíneo cerebral y puede mitigar la disminución de este que se da a causa del envejecimiento.

¿Cómo aumentar la serotonina en el cerebro de manera natural?

No se requiere de extensas rutinas para recibir los beneficios de la actividad aeróbica, basta con caminar diariamente durante media hora, o correr o montar en bicicleta durante 15 minutos. Si lo prefiere puede tomar clases de baile o aeróbicos, siempre hay una opción para cada gusto.

Existen también ciertos alimentos que benefician y estimulan el flujo sanguíneo cerebral, principalmente aquellos que aportan antioxidantes, hidratos de carbono, proteínas y omega 3. Así que debería incluir en su dieta huevos, frutas como arándanos, fresas y cítricos, y verduras como tomates, col rizada, brócoli, espinacas y espárragos, entre otros. Esto además de granos enteros como quinoa, arroz integral, avena. Para obtener los ácidos grasos esenciales, incluye salmón, sardina, aguacate, aceite de oliva y frutos secos.

También se recomienda entrenar las funciones cognitivas, es decir la atención, comprensión y memoria, pues esto ayuda a generar nuevas conexiones entre neuronas, lo que hace que la salud cerebral sea más resistente a posibles enfermedades.

Por último, cultive diariamente emociones positivas, pues esto ayuda a mejorar el flujo sanguíneo cerebral y las funciones cognitivas. Para lograrlo trate de mantener un buen sentido del humor, practique alguna técnica de relajación como la meditación o el yoga, y avive sus relaciones sociales para estimular a su cerebro.

imagen de portada: Gentileza de SEMANA/Otras: Gentileza Pinterest

FUENTE RESPONSABLE: SEMANA – Salud/Cerebro/Bienestar/Vida Moderna.

Pandemia – Trabajo remoto

Lo que los jefes realmente piensan sobre el trabajo en remoto.

Hacerle una pregunta rápida a un colega en el escritorio de al lado, tener reuniones espontáneas para discutir temas y saber que todos tienen una conexión de wifi estable.

Estas son solo algunas de las razones por las que James Rogers, de 26 años, prefiere manejar a su equipo desde la oficina y no desde la mesa de la cocina de su casa.

«Para nosotros, como empresa, la oficina va primero. Creo que podemos ser mejores cuando trabajamos en la oficina a tiempo completo», defiende Rogers, que lidera las relaciones públicas digitales en la sucursal de Londres de una agencia británico-estadounidense de contenido global.

Desde abril, la empresa comenzó a dar a los empleados la opción de regresar a la oficina de manera parcial.

«Nuestro objetivo es que el mayor número de miembros del equipo regrese a la oficina con la mayor frecuencia posible en los próximos meses», explica.

Los expertos en recursos humanos aseguran que la actitud de Rogers muestra una tendencia.

A pesar de que numerosas encuestas globales indican que el trabajo en remoto fue una experiencia positiva para una parte importante de empleados y que muchos (aunque no todos) quieren seguir así, muchos jefes no están de acuerdo.

Grupo de personas en una oficina.

FUENTE DE LA IMAGEN –  GETTY IMAGES

En EE.UU., el 72% de los gerentes que supervisan a empleados en remoto prefieren que todos los trabajadores estén en la oficina, según un estudio reciente de la Society for Human Resource Management (Sociedad para la Gestión de Recursos Humanos), al que tuvo acceso BBC Work Life.

Una encuesta de junio del órgano colegial de los gestores de Reino Unido, Chartered Management Institute (CMI), mostró que aproximadamente la mitad de gerentes esperaba que el personal estuviera en la oficina al menos dos o tres días a la semana.

En Suecia, la compañía de datos Winning Temp, con clientes en 25 países, dice que está notando signos de presión para volver a la oficina, particularmente en mercados donde hay altos niveles de vacunación.

«Veo que muchas empresas están forzando (el regreso)», dice el fundador y director ejecutivo Pierre Lindmark. «Empiezan a decir, ‘OK, te pusiste la segunda vacuna, tienes que estar en la oficina'».

Todo esto está alimentando debates sobre por qué los jefes están rechazando la metodología del empleo remoto más rápido de lo que muchos expertos predijeron, qué significa esto para el futuro del trabajo a distancia y cómo afectará a los empleados que se aferran a sus rutinas de trabajo durante la pandemia.

Una necesidad de control

Aunque el trabajo desde casa durante el covid-19 demostró que los empleados pudieron ser productivos, los expertos en recursos humanos señalan que muchos jefes experimentaron una pérdida de control en comparación con los tiempos previos a la pandemia. Y ahora quieren recuperarlo.

Dos mujeres se comunican por videollamada.

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

«Si estás con la gente, sientes que puedes tener el control», opina Lindmark. «No juzgas a las personas simplemente por observarlas en cámara, estás juzgandolos viendo la productividad, lo que está pasando (en la oficina)».

Ahora que en muchos países las cuarentenas terminaron y las tasas de vacunación son altas, Lindmark señala que los jefes están tomando una decisión más «emocional» para que todos vuelvan a la oficina.

Pero advierte que esto sucede sin que ellos observen de cerca el desempeño individual o el de toda la empresa durante el tiempo remoto, o sin tener una estrategia sobre cómo esto afectará a los empleados.

«Manejar un equipo remoto es más difícil. Exige nuevas habilidades. Mucha gente se metió en esto sin estar preparada», añade Maya Middlemiss, autora y especialista en el trabajo en remoto, con sede en Valencia, España.

«Por lo tanto, no es sorprendente que estemos teniendo una reacción violenta y las personas que no se adaptan bien a ese manejo de grupo prefieran tener a todos de regreso (al sitio de trabajo)», opina.

James Rogers

FUENTE DE LA IMAGEN – CORTESÍA JAMES ROGERS

«Para nosotros, como empresa, la oficina va primero. Creo que podemos ser mejores cuando trabajamos en la oficina a tiempo completo», opina James Rogers.

Otros, como el bloguero de negocios y medios de comunicación Ed Zitron, creen que muchos jefes, sobre todo en cargos intermedios, están ansiosos por recuperar un sentido de estatus.

Según él, algunos ya no tienen la oportunidad de parecer importantes como cuando iban «de una reunión a otra» y monitorean lo que sus equipos estaban haciendo.

«Si bien esto puede pasar también en Zoom y Slack, se vuelve significativamente más evidente quién realmente hizo el trabajo, porque se puede evaluar digitalmente de dónde proviene», escribió en un boletín de junio.

Como era de esperar, los propios jefes no comparten esa perspectiva.

Aquellos que defienden el trabajo en la oficina, como James Rodgers, reconocen que tener «más visibilidad» es una parte central de su mantra pro-oficina.

«No es para que puedas micro gestionarlos o ‘vigilarlos’, sino para que puedas entender dónde podrían necesitar más apoyo», argumenta.

«Es más fácil entender si un miembro del equipo podría estar teniendo problemas con una tarea cuando está sentado frente a ti. No tienes esa visibilidad cuando están sentados a 30 o 40 kilómetros de ti en su propia casa», agrega.

Aparte de la visibilidad, estos mismos jefes también destacan que las mejores posibilidades sociales y creativas de los empleados están en la oficina.

Por ejemplo, las charlas para romper el hielo en la cocina, la presentación en persona de nuevos empleados, tomar algo después del trabajo para afianzar equipos y que surjan ideas espontáneas.

«Hicimos nuestro mejor esfuerzo durante las cuarentenas para intentar ser lo más creativos y (tener intercambios) fluidos en la medida de lo posible, pero es bastante difícil cuando tienes que programar una llamada para cada cosa», advierte Daniel Bailey, de 34 años, que es director ejecutivo de una empresa de investigación de calzado con sede en Londres.

«Trabajar de forma remota tiene grandes beneficios, (pero) no creo que sea mejor que estar juntos en un lugar para el proceso creativo», opina.

Una mujer conectada a una computadora.

  • FUENTE DE LA IMAGEN –  GETTY IMAGES
  • Kerri Sibson, directora de la compañía de desarrollo detrás del nuevo Design District londinense (la nueva «meca» del diseño de Londres), dice que algunos jefes están priorizando el regreso a la oficina para que su personal pueda organizar y asistir a eventos presenciales nuevamente, o relacionarse con otros profesionales de la industria de la misma área.

«Las nuevas empresas necesitan encontrar oportunidades de crecimiento que a menudo provienen de estos encuentros fortuitos», explica.

¿Igualdad?

Los jefes que defienden el trabajo presencial en la oficina suelen insistir en que las empresas pueden y deben trabajar para garantizar que «haya igualdad de experiencias y oportunidades para el equipo, tanto si están en la oficina como si no».

Pero una reciente encuesta de la Society for Human Resource Management (SHRM, Sociedad para la Gestión de Recursos Humanos) reveló que alrededor de dos tercios de los gerentes con personal en remoto creen que ese tipo de trabajo a tiempo completo es perjudicial para los objetivos profesionales de los empleados.

Pierre Lindmark

FUENTE DE LA IMAGEN –  CORTESÍA PIERRE LINDMARK

«Veo que muchas empresas están forzando (el regreso)», dice el fundador y director ejecutivo Pierre Lindmark.

Mientras que una cantidad similar considera que los empleados remotos son más fáciles de reemplazar que los trabajadores que acuden al lugar de trabajo.

«El refrán ‘ojos que no ven, corazón que no siente’ explica perfectamente por qué existe este sentimiento entre los gerentes y muestra cuán profundamente arraigada está la idea del trabajo cara a cara en nuestra cultura», argumenta Johnny C. Taylor, presidente y director general de la organización.

Otra investigación sugiere que algunos gerentes tienen dificultades para confiar en los empleados que trabajan desde casa.

Los resultados de una encuesta a 200 ejecutivos de EE.UU. en agosto pasado mostraron que ellos no tenían plena fe en que un tercio de su personal utilizará correctamente las tecnologías de colaboración necesarias para que el trabajo en remoto resulte exitoso.

Anteriormente, otra investigación de Harvard Business Review sobre la pandemia reveló que un 41% de los gerentes se mostraba escéptico de que los trabajadores en remoto siguieran motivados a largo plazo.

Middlemiss advierte que existe un «riesgo real» de que este tipo de actitudes hacia los empleados que optan por el teletrabajo amplifiquen los prejuicios preexistentes, como los relacionados con la raza, la clase, la discapacidad y el género.

Una mujer conversa con un hombre

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

Incluso antes del covid-19, las mujeres eran más propensas a solicitar trabajo flexible debido a responsabilidades de cuidado, señala, y por lo tanto es probable que se vean afectadas de manera desproporcionada si las empresas priorizan la retención y promoción del personal de oficina.

Retener el talento

Expertos en empleo predicen que, a pesar de la resistencia al trabajo en remoto, es posible que los jefes tengan que tomarlo como una opción permanente ya que las empresas buscan retener y contratar trabajadores.

«La pandemia demostró que los empleados pueden trabajar con éxito desde casa y quieren mantener esta flexibilidad», afirma Taylor.

«Los beneficios como el teletrabajo y los horarios flexibles son fundamentales para atraer y retener talentos de primer nivel y los empleadores lo saben», añade.

«Si puedes trabajar de forma remota para alguien, en realidad puedes teletrabajar para cualquier otra persona, incluidos posibles empleadores que no estén en tu área», agrega Middlemiss.

«Por lo tanto, si sabes que así es como quieres vivir y trabajar, es importante que sepas que podría haber muchas más oportunidades frente a ti», destaca.

Existe una evidencia abrumadora de un aumento en el cambio de trabajo a medida que los trabajadores emergen de la pandemia con una perspectiva más clara sobre lo que quieren de sus rutinas laborales y domésticas en el futuro.

En EE.UU., una nueva encuesta de PwC muestra que casi dos tercios de los trabajadores están buscando un nuevo puesto, mientras que las cifras del portal de empleo líder en Reino Unido, Totaljobs, sugieren que más de las tres cuartas partes de los británicos están en búsqueda activa.

Los jefes que defienden el trabajo a distancia dicen que su enfoque está teniendo un impacto positivo en la contratación.

«Hemos tenido desarrolladores que quieren trabajar para nosotros desde Francia, Reino Unido, Bélgica. Y eso se debe a que contamos con esta flexibilidad», explica Olga Beck-Friis, cofundadora de una plataforma digital de asesoramiento legal con sede en Estocolmo.

«Actualmente no tenemos planes de adoptar una política de regreso a la oficina de tiempo completo», dice.

Olga Beck-Friis

FUENTE DE LA IMAGEN – POCKETLAW

Olga Beck-Friis, cofundadora de una plataforma de asesoramiento legal digital con sede en Estocolmo, dice que planea mantener el trabajo remoto en su empresa.

Mientras tanto, Lindmark de Winning Temp cree que algunos de los gerentes que eligen regresar al trabajo presencial de manera completa pueden terminar reevaluando sus decisiones.

Según él, el cambio desde el trabajo a distancia podría tener un impacto en los niveles de productividad y rentabilidad.

«Si las personas han trabajado en casa durante mucho tiempo y realmente lo disfrutan, al volver a la oficina sienten que están controladas… están perdiendo autonomía», asegura.

En cambio, sugiere que los jefes observen más de cerca la producción individual y del equipo y cómo se sienten para ayudar a crear modelos híbridos.

«Un programa de trabajo flexible… tiene que funcionar mutuamente para los empleados, los empleadores y las organizaciones», coincide Taylor de la Society for Human Resource Management. «No existe una solución única para todos. Y esa es la clave», analiza.

Desde Londres, el gerente a favor de que la gente vuelva a la oficina, Rogers, sigue confiando en que otras empresas adoptarán su forma de pensar.

«Creo que habrá una gran cantidad de empresas que subestiman el poder de tener a los empleados juntos en un espacio y que cambiarán su postura inicial sobre el trabajo en remoto en el futuro», opina.

«Nosotros descubrimos que la mayoría de nuestro personal estaba emocionado de estar todos juntos en la oficina», concluye.

Imagen de la portada: Gentileza de BBC New Mundo

FUENTE: BBC New Mundo – Por Maddy Savage – Sociedad/Empleo remoto/Vida-trabajo/Visualización/Equipo de trabajo/Controversias.