Un estudiante de México inventó un pavimento “antibaches” que se regenera automáticamente con agua.

Este pavimento “antibaches”, como es conocido, le dio al mexicano Israel Antonio Briseño el premio James Dyson – México.

Si deseas profundizar sobre esta entrada; por favor cliquea adonde se encuentre escrito en “azul”.

Los baches son uno de los problemas más recurrentes en las carreteras, por la calidad del asfalto, la influencia del ambiente o la falta de mantenimiento. Pero un estudiante de México se propuso terminar con este problema, creando un pavimento que se regenera automáticamente con agua.

Israel Antonio Briseño es el nombre del inventor de 25 años de edad, que llamó a su proyecto Paflec (siglas de Pavimento Flexible Capaz de Regenerarse). El material que utilizó para crearlo es neumático de autos.

Pincha el link si deseas ver el vídeo;

Israel Briseño inventó un pavimento capaz de autorepararse

Comenzó a trabajar en él cuando era alumno de la Universidad Autónoma de Coahuila, en su tesis para graduarse de Ingeniero Civil.

Así trabaja el Paflec de Israel Antonio Briseño

Cuando el elemento y el agua se mezclan, se produce una reacción química que lo regenera, explica Briseño.

“Es un polvo, un aditivo que se agrega y mezcla en el asfalto para prevenir los baches”, señaló el inventor en una conversación con el portal mexicano El Sol de la Laguna.

Paflec Así es el pavimento autorregenerativo «antibaches»-

“Tiene la capacidad de absorber agua y regenerar fisuras. Gracias a eso, puede hacer que el pavimento tenga más años de vida útil”.

“La carpeta asfáltica se echa a perder con el agua. Entonces, ahí me inspiré, convertí el mayor agente de degradación en agente de recuperación”, cuenta Briseño.

“Originalmente el proyecto era mi tesis, pero vi que tenía el potencial de ayudar a muchas personas y decidí emprenderlo”.

El pavimento que se regenera con agua está aún a prueba en México

Briseño trabajó en su proyecto desde 2017, ganándose en 2021 el reconocimiento de Ciudadano del Año por Grupo Salinas, y el prestigioso galardón James Dyson – México.

Israel Briseño El inventor de México muestra el Paflec, el pavimento autorregenerativo.

En la actualidad, está probando su invención en las localidades de Francisco Ignacio Madero, Coahuila, y Camargo, Chihuahua.

El Paflec de Briseño busca ser aprobado definitivamente por el Organismo Nacional de Normalización y Certificación de la Construcción en México. Además, lo llevaría ante la Secretaría de Comunicaciones y Transporte de su país natal.

Imagen de portada: Israel Briseño, inventor mexicano Así es el pavimento autorregenerativo «antibaches»

FUENTE RESPONSABLE: Fayer Wayer. Por Kiko Perozo. 23 de septiembre 2022.

Sociedad/América Latina/México/Ciencia/Transporte.

La Gran Muralla de Hércules-Corona Boreal, la superestructura más grande que existe en el universo.

Científicos la han llamado “estructura cósmica imposible”.

El universo es infinito, repleto de diferentes astros, planetas y objetos que lo hacen un lugar vasto. Si alguna vez te preguntaste qué es lo más grande que existe fuera de la Tierra, en el espacio exterior hay un complejo de supercúmulos que se adueña de esa etiqueta: La Gran Muralla de Hércules-Corona Boreal.

También conocida como Complejo de Supercúmulos de Hércules-Corona Boreal, es la estructura cósmica más colosal que exista, con una dimensión absurda de 10.000 millones de años luz de diámetro. La conversión a kilómetros o pies es indescriptible.

De acuerdo con un informe publicado en el sitio web de La República, por su tamaño, la luz demora en llegar de un extremo a otro de la Gran Muralla el equivalente al 72 por ciento de la edad del universo, es decir, 13 mil 800 millones de años desde el Big Bang.

El Complejo de Supercúmulos de Hércules-Corona Boreal fue descubierto en 2013, hace poco considerando que es lo más grande que existe en el universo. Para tener una idea su magnitud, la Vía Láctea, que es la galaxia espiral donde se encuentra el Sistema Solar, tiene un ancho de 100.000 años luz, insignificante al lado del objeto más grande del universo.

Fue el astrofísico húngaro Istvan Horvath quien dio con la superestructura, cuando estudiaba una concentración de ráfagas de rayos gamma, un fenómeno que suele ser indicador de regiones cósmicas muy masivas, a unos 10.000 millones de años luz, entre las constelaciones de Hércules y Corona Boreal, por ello su nombre.

Objeto de debate

La existencia de la Gran Muralla de Hércules-Corona Boreal ha sido criticada o más bien analizada en diferentes debates en la comunidad científica.

Representación de la Gran Muralla Hércules-Corona Boreal (WikiWand).

Según algunos astrónomos, es una estructura cósmica imposible ya que desafía las leyes de la física y el principio cosmológico del emblemático físico alemán Albert Einstein, quien argumentó que el universo debería ser uniforme y verse igual desde donde quiera que se observe.

Por su parte, Jon Hakkila, colega directo de Horvath, dijo en 2014 que “esta estructura era demasiado grande para existir”, por lo que “todavía tenía sus dudas”, con un margen de error menor de 1 por ciento, despertando la curiosidad entre los expertos ya que era compañero del investigador que descubrió la superestructura.

Finalmente, en un artículo publicado en 2020 por el equipo original de investigadores, los autores examinaron una vez más los datos recaudados y respaldaron nuevamente la existencia de examinó nuevamente sus datos y respaldó la existencia del Complejo de Supercúmulos de Hércules-Corona Boreal.

Imagen de portada: Gentileza de Fayer Wayer

FUENTE RESPONSABLE: Fayer  Wayer. Por Guy Acurero. 25 de septiembre 2022.

Espacio/Cosmos/Ciencia/Estudios.

El artículo científico que le rechazaron a Albert Einstein

En 1936, una de las revistas más prestigiosas de Física le rechazó al científico un artículo. ¿Por qué?

 

A finales de 1936, un enfurecido Einstein le mandó al editor de la prestigiosa revista The Physical Review, una carta que debió sonar como un trueno:

“Nosotros le hemos mandado nuestro manuscrito para que lo publicara y no lo hemos autorizado a que se lo muestre a especialistas antes de que esté impreso. No veo ninguna razón para considerar los comentarios –en todo caso erróneos– de su experto anónimo. En base a este incidente prefiero publicar el artículo en algún otro lado”.

¿Cuál es el contexto de este impasse? ¿De qué trataba el manuscrito aludido? ¿Qué consecuencias tuvo?

Era el tercer artículo que Einstein mandaba al Physical Review, desde que vivía en Princeton, en 1933, todos con su colaborador, Nathan Rosen. El primero trataba sobre lo que hoy se conoce como agujeros de gusano, y el segundo, de mecánica cuántica, planteaba la hoy llamada paradoja de Einstein-Podolski-Rosen. Ambos fueron publicados sin problemas.

Sin embargo, el tercero no. A comienzos de 1936, Einstein le había escrito a su amigo Max Born: “junto con un joven colaborador llegué al interesante resultado de que las ondas gravitacionales no existen…”. Ese era el tema del tercer artículo. Con el provocador título: “¿Existen las ondas gravitacionales?” Einstein presuntamente demostraba que no existían. Las ondas gravitacionales eran una predicción hecha por el propio Einstein usando una aproximación de las ecuaciones de la relatividad general, unas tres décadas antes. A pesar de que no había detecciones directas de ondas gravitacionales, los físicos no dudaban de su existencia real.

El editor del Physical Review estimó que la importancia del tema y la asombrosa conclusión, ameritaban mucha cautela, más aún, siendo el autor nada más y nada menos que Einstein; de modo que no se arriesgó a asumir la responsabilidad de la publicación y siguiendo el protocolo de revisión por pares, envió el manuscrito a un árbitro externo. El árbitro advirtió un error en el trabajo y el editor le mandó a Einstein el reporte negativo y pasó lo que pasó: la ira desatada de Einstein, la promesa de más nunca volver a publicar en Physical Review y el envío del trabajo a una revista menos prestigiosa, donde fue aceptada sin ninguna revisión.

Mientras tanto un colega de Einstein en Princeton, el conocido cosmólogo Howard Robertson se las arregló para discutir con el joven Leopold Infeld, el nuevo ayudante de Einstein y le hizo ver cuál era el error del trabajo: Einstein, el veterano de los sistemas de coordenadas había usado unas coordenadas inadecuadas. Una vez corregido el error, el resultado era una nueva solución de ondas gravitacionales.

Infeld corrió a darle las nuevas a Einstein, quien al día siguiente daba una charla sobre el tema. Cuentan que al final de la conferencia Einstein dijo… “si me preguntaran si las ondas gravitacionales existen, respondería que no sé, pero que el tema es muy interesante”

Einstein logró que la publicación en la nueva revista saliera con las correcciones, sin la conclusión de que las ondas gravitacionales no existían y con otro título “Acerca de las ondas gravitacionales”, mucho menos tremendista.

Einstein no estaba acostumbrado al proceso de revisión externa y de allí su rabieta. Mientras vivió en Alemania publicó fundamentalmente en Annalen der Physik, una revista que tenía un porcentaje bajísimo de rechazos de artículos. De toda su obra científica, el único trabajo que fue sometido a un arbitraje fue precisamente en el que salió aplazado, pero el árbitro salvó a Einstein de publicar un error y una falsa predicción.

El experto anónimo de la sutil ironía de la carta de Einstein era precisamente, Howard Robertson, el mismo que le había señalado el error a Infeld, pero ni él ni Einstein jamás lo supieron. Fue un secreto bien guardado hasta el año 2005 cuando las bitácoras del Physical Review fueron liberadas.

Las teorías de la física son complejas y a veces no es fácil desencriptar lo que ellas saben. Fue tan sólo en la década de los 60´s cuando una nueva generación de físicos con nuevas estrategias matemáticas, determinaron que la relatividad predecía de manera inequívoca la existencia de ondas gravitacionales y luego de más de medio siglo de progreso instrumental y tecnológico fueron finalmente detectadas por primera vez en septiembre del 2015.

Es cierto que la obra de Newton nunca fue sometida a arbitraje externo, ni el Origen de las especies, ni la teoría de la doble hélice del ADN, ni muchos otros grandes aportes a la ciencia. En nuestros tiempos, Internet ha abierto la posibilidad de repositorios donde los investigadores pueden alojar sus trabajos para la consideración de la comunidad. Grigory Perelman demostró recientemente la centenaria conjetura de Poincaré en una serie de artículos subidos a la nube, sin revisión por pares.

Sin duda que a Einstein le hubiera fascinado esta modalidad libre de arbitraje y, por cierto, Einstein cumplió cabalmente su promesa y más nunca volvió a publicar en el Physical Review.

Imagen de portada: Albert Einstein

FUENTE RESPONSABLE: El Espectador. Por Héctor Rago*Profesor de la Escuela de Física, Universidad Industrial de Santander

Ciencia/Física/Albert Einstein

 

 

 

La Técnica de Dalí y Einstein para usar el sueño y aumentar la creatividad ha sido comprobada.

LA CREATIVIDAD HIPNAGÓGICA, CÉLEBREMENTE EMPLEADA POR GRANDES GENIOS CREATIVOS, ESTÁ SIENDO ESTUDIADA CIENTÍFICAMENTE.

Si deseas profundizar en esta entrada; por favor cliquea adonde está escrito en “azul”. Muchas gracias.

En la cultura moderna pocas cosas son más valuadas que la creatividad. Una idea brillante, según los esquemas actuales, puede ser el diferenciador de un proyecto o de una vida. Históricamente la creatividad ha sido entendida de diversas maneras, entre ellas, como proviniendo de una dimensión divina o sutil, de una inspiración o de técnicas radicales. 

En este mismo sentido, muchas personas reportan encontrar inspiración creativa en los sueños, pues estos suelen crear flujos de conciencia no ordinaria, que no siguen la lógica cotidiana. 

Pero más allá de la creatividad de los sueños e incluso de los sueños lúcidos, esta la creatividad que nace del estado entre estar despiertos y caer en el sueño profundo, o estado hipnagógico, que más comúnmente puede identificarse con el momento justo antes de quedarse dormido

Este estado liminal, de hecho, ha sido utilizado por algunos de los más grandes genios creativos de la cultura occidental moderna, entre ellos, Einstein, Dalí y Thomas Alva Edison.

Quizá por este notable linaje, la técnica de la creatividad hipnagógica ha sido estudiada recientemente por el Instituto del Cerebro en París. En el estudio en cuestión más de cien personas que tenían una notable facilidad para entrar en el sueño fueron reclutados. Los participantes tenían que descubrir una regla oculta para resolver un problema matemático. 

Los investigadores descubrieron que aquellos que fueron ayudados al presentarles una técnica para entrar en la fase hipnagógica, triplicaron sus posibilidades de descubrir la regla oculta. 

El experimento consistió en pasar 20 minutos descansando en una silla cómodamente con los ojos cerrados mientras sostenían un vaso de plástico en la mano. Cuando el vaso de plástico era soltado, debían inmediatamente decir lo primero que viniera a su mente. Al mismo tiempo los investigadores midieron las ondas cerebrales de las personas para observar si entraban en estado hipnagógico. Los investigadores franceses notaron un patrón de ondas alpha y delta que podría estar asociado a la creatividad.

Esta técnica está inspirada en lo realizado por algunos famosos inventores, artistas y científicos. Edison supuestamente sostenía una bola de metal en su mano mientras se relajaba para una siesta; cuando la bola caía hacía ruido y despertaba. Esto evitaba que entrara en la fase profunda del sueño y le daba alimento creativo.

Dalí famosamente había diseñado un sencillo sistema en el que sostenía una cuchara en su mano o la dejaba pegada a su pecho para que se cayera fácilmente sobre un plato cuando se quedaba dormido. 

El objetivo de esto era producir un sonido que lo despertara –uno imagina que de una forma un tanto armónica que le permitía retomar su ejercicio. Una vez que sucedía esto Dalí reanudaba su divagación y se dejaba ir por el flujo de su mente como un pescador en una balsa. Este sistema le permitía oscilar entre el sueño y la vigilia en un lánguido crepúsculo de imágenes que provenían de su mente subconsciente como peces submarinos que saltaban a la superficie

Albert Einstein, quien famosamente era aficionado a las siestas cortas, según varios reportes, usaba un lápiz con la misma lógica (otros señalan que Einstein usaba en realidad una cuchara). Es difícil decir qué tanta importancia tuvo esta técnica para Einstein, pero es indudable que hay un importante potencial de creatividad en estados que combinan la relajación y la activación de la imaginación. 

Imagen de portada:Salvador Dalí, «La persistencia de la memoria» (1930)

FUENTE RESPONSABLE: pijamasurf. Por Luis Alberto Hara. 26 de septiembre 2022.

Sociedad y Cultura/Ciencia/Sueños/Creatividad Hipnagógica

 

Los científicos observan fascinados nueve ciclones girando en el polo norte de Júpiter.

Las imágenes de la nave espacial Juno revelaron tormentas extrañas y organizadas en Júpiter.

Si deseas profundizar en esta entrada; por favor cliquea adonde está escrito en “azul”. Muchas gracias.

Algunas tormentas extrañas en Júpiter descubiertas en 2017 por una nave espacial de la NASA son particularmente intrigantes para los científicos. Una nueva investigación intentó entender cómo los nueve ciclones que giran en el polo norte de Júpiter permanecen tan organizados.

La conocida y emblemática Gran Mancha Roja de Júpiter es en realidad una masa de nubes de tormenta arremolinadas llamada anticiclón, y es solo una de las muchas tormentas en el gigante gaseoso. En el polo norte de Júpiter, hay una familia de nueve ciclones, una gran tormenta rodeada de ocho más pequeñas, que fue notada por primera vez en 2017 por la nave espacial Juno de la NASA, la cual orbita el planeta. Un estudio publicado en Nature Astronomy examinó por qué esta configuración se ha mantenido estable durante los últimos años, o incluso mucho antes de su descubrimiento.

“Desde 2017, la nave espacial Juno ha observado un ciclón en el polo norte de Júpiter rodeado por ocho ciclones más pequeños dispuestos en un patrón poligonal”, escriben los autores del estudio. “No está claro por qué esta configuración es tan estable o cómo se mantiene”.

El polo sur de Júpiter presenta una configuración similar, excepto que esta tiene cinco tormentas que forman un pentágono, a diferencia de las ocho del polo norte que forman un octágono. Los investigadores se refieren a los sistemas geométricos de tormentas de los polos norte y sur como “polígonos” y escriben: “Los polígonos y los vórtices individuales que los componen se han mantenido estables durante los 4 años desde que Juno los descubrió. Los patrones poligonales giran lentamente, o no giran en absoluto”.

Los investigadores utilizaron una serie de imágenes del instrumento de tipo espectrómetro llamado Jovian Infrared Auroral Mapper de Juno, o JIRAM, para estudiar el comportamiento de estas tormentas. Descubrieron que un “anillo anticiclónico” rodea la tormenta central, girando en la dirección opuesta al ciclón principal. Este anillo, argumentan los investigadores, podría servir para estabilizar el sistema.

Las tormentas de Júpiter son un ejemplo sorprendente de la intensa meteorología que puede ocurrir en otros planetas. En Saturno, otro planeta gigante gaseoso, una enorme corriente en chorro con forma hexagonal cubre el polo norte. Incluso se sabe que cambia de color.

Imagen de portada: Esta imagen tomada por la nave espacial Juno muestra los nueve ciclones en el polo norte de Júpiter en infrarrojo.Imagen: NASA/JPL-Caltech/SwRI/ASI/INAF/JIRAM

FUENTE RESPONSABLE: Gizmodo. Por Kevin Hurler. 26 de septiembre 2022.

Espacio/Astronomía/Ciencia/Júpiter.

 

Antigua Grecia.Cómo funciona el Mecanismo Antikythera, con Legos, un computador de hace 2.000 años.

El Mecanismo Antikythera se descubrió en 1902 entre los restos de un antiguo barco romano hundido. Reconstruido a partir de los 81 fragmentos y engranajes encontrados ha sido estudiado durante varios años por un equipo anglo-griego de científicos.

Ahora han publicado sus conclusiones en la revista Science: podría haber sido usado para predecir eclipses solares y lunares y obtener algún tipo de información planetaria.

Es tan importante para la tecnología como la Acrópolis para la arquitectura.

Su origen parece estar entre los años 100 y 150 antes de Cristo, bastantes años antes de los primeros instrumentos similares conocidos.

De acuerdo a las reconstrucciones realizadas, se trataría de un mecanismo que usa engranajes diferenciales, lo cual es sorprendente dado que los primeros casos conocidos previamente son del siglo XVI.

Hace tiempo hablamos aquí del Mecanismo Antikythera, una impresionante muestra de ingeniería antigua que hoy sabemos servía para predecir eclipses, y que fue construído hacia el siglo I a.C.

Pues bien, en este video podemos ver una reconstrucción del mecanismo con piezas de Lego, y cómo debió ser su funcionamiento original.

Pincha el siguiente link si deseas ver el vídeo.

Lego Antikythera Mechanism

Si ya es impresionante que hayan podido reconstruirlo usando solo Legos, lo es más todavía que en el siglo I a.C. pudieran construir algo como esto.

Imagen de portada: El Mecanismo de Antikythera.

FUENTE RESPONSABLE: La Brújula Verde. Magazine Cultural Independiente.

Antigua Grecia/Ciencia/Computador/Mecanismo/Predicción de eclipses.

 

La razón química de por qué los jeans originales eran azules (y por qué se llaman jeans o denim).

Los jeans, que la Academia de la Lengua prefiere que llamemos «vaqueros», podrían usarse como significado alternativo de la palabra ubicuidad.

Aunque en unos pocos lugares del mundo su uso es restringuido, parecen estar en todas partes, desde Azerbaiyán hasta Zimbabue, desde Groenlandia en el norte hasta las ciudades más meridionales de Chile.

De hecho, según el Global Denim Project, que analizó la historia, alcance, economía y consecuencias de la dominación mundial de la mezclilla, cualquier día de cualquier año, la mayoría de la población mundial tiene puesto al menos un artículo de esa tela.

Los historiadores aún debaten sobre su lugar de nacimiento, pero una de las opiniones más mentadas es que fue Nimes, Francia.

La serendipia, como ocurre a menudo en momentos de creación, jugó su parte.

Los tejedores de Nimes estaban intentando replicar de un tejido de algodón resistente conocido como ‘jean fustian’, una tela medieval robusta de algodón y lino hecha en Génova, que se escribía Gene o Genes y, a mediados del siglo XVI en Francia, Jean.

Aunque fallaron, se dieron cuenta de que habían desarrollado un tejido único y resistente como ningún otro.

Era una sarga de algodón trenzado que fabricaban pasando la trama por debajo de los hilos de la urdimbre (los que se colocan en el telar paralelamente para formar una tela).

Tiñiendo algodón con índigo.

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

Usaban índigo, uno de los tintes más antiguos, para teñir de azul los hilos de la urdimbre, pero dejaban los hilos de la trama con su color blanco natural.

El proceso le daba a la tela un color azul único en un lado y blanco en el otro.

Lo llamaron Serge de Nîmes o español sarga de Nimes. Lo clave, en este caso, es que, en el siglo XVII, entró en inglés como «sarga denim».

Una corazonada

Así que algo similar a la mezclilla había existido por un tiempo, teñida con el añil de las plantaciones en India.

Pero los jeans tal y como los conocemos llegaron un poco más tarde, con la reunión de un latvio, Jākobs Jufess, y un alemán, Löb Strauß.

Como muchos de los nuevos inmigrantes a Estados Unidos en el siglo XIX, cambiaron sus nombres a su llegada: Jacob Davis y Levi Strauss.

En la década de 1870 al sastre Davis le encargaron que hiciera un par de pantalones de trabajo muy resistentes.

Tuvo la corazonada de que si tomaba un pedazo de pequeño remache de metal y lo ponía en los puntos de tensión de un par de pantalones, justo alrededor del área del bolsillo, podría crear un par de pantalones muy duraderos.

Dibujo de patente para 'sujeción de aberturas de bolsillo' por Jacob Davis (como JW Davis), 20 de mayo de 1873.

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES. Dibujo de patente para ‘sujeción de aberturas de bolsillo’ por Jacob Davis (como JW Davis), 20 de mayo de 1873.

La corazonada resultó ser correcta.

Los pantalones fueron tan bien recibidos que comenzó a correr la voz y recibió tantas solicitudes que decidió escribirle a su proveedor de telas, Levi Strauss en San Francisco y preguntarle si estaba interesado en obtener una patente.

Strauss aprovechó la oportunidad, invitó a Jacob Davis a mudarse a San Francisco, y juntos manufacturaron los primeros jeans del mundo.

Ese color que tienen…

Originalmente ofrecieron dos variedades: de loneta marrón y de mezclilla azul.

Pero mientras que los blue jeans se vendieron como pan caliente, pocos querían los otros.

Según la historiadora Lynn Downey en «Una corta historia de la mezclilla», la razón probablemente era que «apenas alguien usaba un par de pantalones de mezclilla, experimentaba (…) cómo se volvía más cómoda con cada lavado, no quería los de loneta, porque con esos siempre te sientes como si tuvieras puesta una tienda de campaña».

Jeans tirados al lado de cama

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

Sin embargo, eso no explica la razón por la cuál el color preferido fuera el mismo índigo que habían usado hacía siglos los tejedores de Nimes.

Aunque un poco sí.

La mezclilla original era teñida con tinte de la planta Indigofera tinctoria.

A diferencia de la mayoría de los tintes naturales que, en altas temperaturas, penetran las fibras de la tela directamente, el índigo se adhiere sólo al exterior de los hilos.

Al lavar la áspera mezclilla, algunas de estas moléculas de tinte se eliminan, llevándose cantidades minúsculas de los hilos con ellas, pero como el material es tan fuerte, perder algunas fibras no lo arruina.

De hecho, lo mejora, pues cuanto más lo lavas, más suave queda.

Para los trabajadores, una prenda lo suficientemente resistente para soportar arduas labores que se volvían más cómodos pero no delicados, era ideal.

Esa cualidad de adaptarse al cuerpo de cada persona, convirtiéndose en una segunda piel que se desgasta con el paso de la vida, los hizo omnipresentes.

De cierta forma, una tela que se ve mejor a medida que envejece es el invento perfecto.

Imagen de portada: GETTY IMAGES

FUENTE RESPONSABLE: Redacción BBC News Mundo. 25 de septiembre 2022.

Sociedad y Cultura/Moda/Historia/Ciencia.

 

 

 

 

 

 

Nikola Tesla, el misterioso científico responsable del mundo que conocemos hoy.

Nikola Tesla es uno de esos personajes que nace cada cientos de años para (r)evolucionar el mundo. Fue un adelantado a su época y por lo tanto un incomprendido en aquel tiempo. Sus ideas moldearon el mundo moderno y tal vez tuvo en sus manos una llave al universo.

Nikola Tesla fue uno de los más grandes genios de la historia moderna. Sin embargo, poco se habla en las escuelas de su historia e inventos que moldearon, en cierto modo, el mundo como lo conocemos hoy en día. Fue inventor e ingeniero eléctrico y mecánico, considerado el padre del electromagnetismo.

Si deseas profundizar en esta entrada; por favor cliquea adonde está escrito en “azul”. Muchas gracias.

Tesla fue uno de los hombres que más investigaron acerca de la energía, pero a pesar de todos sus inventos y trabajo duro, murió en la pobreza y la marginalidad, con fama de científico loco. Este científico serbio quería que el mundo obtenga energía libre e infinita para que todos pudieran disfrutar de ella sin agotarla, pues la energía es algo que está en el medioambiente, solo hizo falta descubrirla. Sin embargo, el mundo siguió con la ideas de Thomas Edison. Pero las investigaciones de Tesla son clave para pensar en un mundo más sustentable.

«El día que la ciencia comience a estudiar los fenómenos no físicos, avanzará más en una década que en todos los siglos anteriores de su existencia», Nikola Tesla

Bobinas de Tesla

En sus intentos por desarrollar inventos que pudiera patentar y comercializar, Tesla realizó experimentos con generadores mecánicos, tubos de descarga eléctrica y las primeras imágenes de rayos X. También construyó uno de los primeros barcos con control remoto inalámbrico.

BOBINA DE TESLA

Sin embargo, uno de los inventos que más le sacó el sueño fue lo que hoy se conoce como la bobina de Tesla. Sus ideas eran muy avanzadas para la época y sabía que con el conocimiento científico necesario se podía generar un sistema inalámbrico de energía en vez de utilizar cableado. Pero la poca eficiencia de este método debido a las pérdidas de energía por dispersión a través del medioambiente hizo necesario que se buscaran otros medios para transmitir energía eléctrica. Hoy en día se continúa usando el cableado. Aunque en los sistemas de transmisión con cableado actuales siguen presentes muchas de las ideas originales de Nikola Tesla.

NIKOLA TESLA TRABAJANDO EN SU LABORATORIO.

Nikola Tesla creó su famosa bobina de Tesla en 1891 y demostró el poder del electromagnetismo. Este fue el primer sistema con la capacidad de transmitir energía eléctrica de forma inalámbrica y aunque hoy en día ya no se usa, en su tiempo fue uno de los inventos más revolucionarios. Gracias a ella se lograron crear las primeras antenas de radio y telegrafía, aunque estas no han sido sus únicas aplicaciones.

El poder de la bobina de Tesla reside en un proceso llamado inducción electromagnética. Es decir, un campo magnético cambiante crea un potencial eléctrico que obliga a la corriente a fluir. A la inversa, la corriente eléctrica que fluye genera un campo magnético. Cuando la electricidad fluye a través de una bobina de alambre enrollado, genera un campo magnético que llena el área alrededor de la bobina en un patrón toroidal.

FLUJO DE ENERGÍA TOROIDAL.

De manera similar, si un campo magnético fluye a través del centro de un cable enrollado, se genera un voltaje en el cable, lo que hace que fluya una corriente eléctrica.

Pese a no tener uso en gran escala, las bobinas de Tesla continúan siendo útiles en la industria eléctrica de alta tensión para poner a prueba sistemas aislantes, torres y otros dispositivos eléctricos que deben funcionar en forma segura. También se usan en distintos espectáculos para generar rayos y chispas, así como en algunos experimentos de física.

«Si quieres entender el universo piensa en términos de energía, frecuencia y vibración», Nikola Tesla

De la ciencia al misticismo

El destacado fisicoquímico, Werner Heisenberg, quien hizo una fundamental contribución a la teoría de la física cuántico, dijo: «El primer sorbo de la ciencia te vuelve ateo, pero en el fondo del vaso, Dios te está esperando».

Nikola Tesla estudió ingeniería y física, aunque sus intereses eran tan variados que incluso llegaron a rozar con lo esotérico. Tesla tenía numerosas obsesiones inusuales, entre ellas las pirámides de Egipto y ciertos números.

Las pirámides de Egipto han cautivado la atención de Tesla, así como la de millones de personas a lo largo de la historia. El científico creía que las pirámides de Guiza tenían un propósito mucho mayor que sólo servir como enormes mausoleos para las momias. Por ello dedicó gran parte de su vida para intentar descifrar su funcionalidad.

Nikola Tesla se volvió un experto y referente del electromagnetismo. Pero más allá de conducirnos hacia el descubrimiento de los generadores de corriente alterna, Tesla veía la Tierra, nuestro planeta, como un generador enorme de electricidad.

Según Tesla, las pirámides de Egipto eran una de estas fuentes ilimitadas de energía, ya que estaban recubiertas por piedra caliza blanca, con grandes propiedades aislantes. Además, sus bloques internos tienen dentro de su constitución pequeños cristales y metales y sus ejes son de granito. Este último elemento es ligeramente radiactivo y permite la ionización del aire. Y para volverlo todavía más intrigante, las pirámides de Guiza se construyeron sobre canales de agua subterráneos, lo que es conductor de la electricidad.

PIRÁMIDES DE GIZA

Las investigaciones de Tesla lo condujeron a pensar que las pirámides en realidad eran sistemas generadores de iones y para comprobar su teoría, construyó sus propias versiones de las pirámides. Sus diseños estuvieron destinados para probar la transmisión inalámbrica de energía. Además, sus localizaciones no se situaron al azar, para ello Tesla se basó en la ubicación de las pirámides y su relación con la órbita elíptica del planeta y el ecuador.

Así, Nikola Tesla habría descubierto que las pirámides de Egipto en realidad habrían funcionado como sistemas generadores de energía que eran capaces de ser transmitida sin la utilización de cables, sino de la atmósfera.

«Todos somos uno, solo nos separa los egos, las creencias y los miedos», Nikola Tesla

La otra obsesión de Nikola Tesla que no lo dejaba dormir tenía que ver con los número s 3, 6 y 9. «Si supieras la magnificencia de los números tres, seis y nueve, tendrías una llave al universo», decía Tesla.

Para acercarnos a comprender lo que quería decir Tesla hay que recordar que los humanos no inventamos las matemáticas, sino que las descubrimos. Las matemáticas son una ley universal, en cualquier parte del mundo 1+2 = 3. Los números y sus leyes son patrones que se repiten de manera infinita en la naturaleza y la geometría sagrada es un ejemplo de esto. 

GEOMETRÍA SAGRADA HACE REFERENCIA AL CONJUNTO DE FORMAS Y PATRONES GEOMÉTRICOS QUE SE ENCUENTRAN PRESENTES EN LA NATURALEZA.

Estos patrones se suceden natural e infinitamente en el universo y pueden descomponerse en secuencias numéricas como el número Pi, la sección áurea o la secuencia Fibonacci.

SECCIÓN ÁUREA

La naturaleza obedece a las potencias del sistema binario, en el que el patrón comienza en 1 y se van duplicando los números de manera que obtenemos el patrón: 1,2,4,8,16,32,64,128,256… Las células y los embriones se desarrollan siguiendo este patrón.

SISTEMA BINARIO

Ahora ¿Qué pasa con los números 3, 6 y 9 que obsesionaron a Nikola Tesla? Pues no están en el patrón. El científico Marko Rodin sostiene que estos números representan un vector de la tercera a la cuarta dimensión, que él llama «campo de flujo». Algunos científicos que siguieron los estudios de Nikola Tesla creen que esta es la clave secreta de la energía libre, algo que Tesla llegó a dominar. 

Si dejamos el sistema binario de lado y usamos el del número 3 obtenemos que duplicar 3 da 6, si lo duplicamos es 12 y descompuesto (1+2) es 3, si duplicamos 12 es 24, y 2+4=6. En esta secuencia no aparece el número 9, es como si estuviera más allá de ambos patrones.

Nikola Tesla murió en la pobreza y la marginalidad, con fama de científico loco. Pero tal vez tuvo en sus manos una llave al universo, como él decía. 

ÚLTIMA FOTO DE NIKOLA TESLA

Imagen de portada: Nikola Tesla

FUENTE RESPONSABLE: Mdz. Por Nicolás Hornos. 23 de septiembre 2022.

Ciencia/Investigación/Tesla/Bobina de Tesla/Geometría sagrada.

 

 

Las antiguas ciudades mayas estaban peligrosamente contaminadas con mercurio.

  • Harán falta más investigaciones para saber si la concentración de mercurio influyó en cambios socioculturales
  • Se encontraron grandes cantidades en el subsuelos de estas ciudades, debido a su habitual uso entre los mayas.

«Pudo ser un peligro para su salud». Un reciente descubrimiento de varios científicos de la Universidad Católica de Australia ha puesto de manifiesto la existencia de altos niveles de contaminación por mercurio en las antiguas ciudades mayas. 

En concreto, un artículo que publica Frontiers in Environmental Science explica que en el subsuelo de estas urbes se concentraban grandes concentraciones de mercurio, que se debería al uso frecuente de este elemento y productos que lo contienen durante el periodo clásico, lo que pudo ser un peligro para su salud.

Además, dicho estudio agrega que esta contaminación es, en algunos lugares, tan fuerte que incluso hoy podría ser un peligro potencial. 

Descubrir mercurio enterrado en las profundidades de los suelos y sedimentos de las antiguas ciudades mayas “es difícil de explicar hasta que empezamos a considerar la arqueología de la región, que nos dice que los mayas utilizaron el mercurio durante siglos», explicó el autor principal, Duncan Cook, de la Universidad Católica de Australia.

«Extraordinarias cantidades de mercurio»

El equipo revisó para su estudio todos los datos sobre las concentraciones de mercurio en el suelo y los sedimentos de los sitios arqueológicos del antiguo mundo maya.

Las concentraciones oscilan entre 0,016 partes por millón en Actuncan y hasta “la extraordinaria cifra” de 17,16 partes por millón en Tikal. El umbral de efecto tóxico (TET) para el mercurio en los sedimentos se define como 1 partes por millón.

Para buscar el origen de esta contaminación, los autores destacan que se han encontrado vasijas selladas llenas de mercurio líquido en yacimientos mayas como Quiriqua (Guatemala), El Paraíso (Honduras) y la antigua megalópolis multiétnica de Teotihuacan (México central).

En otros lugares de la región maya, los arqueólogos encontraron objetos pintados con pinturas que contienen mercurio, principalmente hechas con el mineral cinabrio o bermellón. Por ello, concluyen que los antiguos mayas utilizaban con frecuencia pinturas y polvos que contenían cinabrio para la decoración, un mercurio que podría haberse filtrado de los patios, las zonas del suelo, las paredes y la cerámica, y haberse extendido posteriormente al suelo y al agua. Pero, sin saberlo, “también era mortal y su legado persiste en los suelos y sedimentos de los antiguos yacimientos mayas», agregó.

Todo este mercurio habría supuesto un peligro para la salud de los antiguos mayas, señala el estudio, pues los efectos del envenenamiento crónico por ese elemento incluyen daños en el sistema nervioso central, los riñones y el hígado, temblores, problemas de visión y audición, parálisis y problemas de salud mental.

El equipo considera que hay que hacer más investigaciones para determinar si la exposición al mercurio desempeñó un papel en cambios y tendencias socioculturales más amplios en el mundo maya, como los que se produjeron hacia el final del periodo clásico.

Imagen de portada: Templo funerario ceremonial construido por la civilización maya en la ciudad de Tikal Wikimedia Commons/Chen Siyuan

FUENTE RESPONSABLE: 20 MINUTOS EFE. 23 de septiembre 2022.

Civilización Maya/México/Contaminación/Mercurio/Ciencia.

 

Científicos argentinos investigan la cura del cáncer a través de una vacuna.

Científicos del Conicet junto con investigadores de la Fundación Sales, se encuentran en pleno trabajo sobre diferentes métodos para abordar el tratamiento de la enfermedad.

Tres equipos de científicos del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet) y Cáncer con Ciencia, de la Fundación Sales, trabajan en torno a la inmunoterapia para la cura del cáncer a través de una vacuna, en nuevas terapias para el cáncer de mama y en el estudio del rol de una proteína, informó el Conicet.

 

Uno de estos avances es la vacuna terapéutica Vaccimel, que «demostró activar una fuerte respuesta inmune contra el melanoma», luego de décadas de investigación, sostuvo el doctor José Mordoh, líder del equipo de científicos.

 

La vacuna obtuvo la aprobación de la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (Anmat) para comenzar la última etapa del ensayo clínico, y se espera que para fin de este año ya esté disponible para tratar el melanoma, el más grave cáncer de piel.

 

«Lo interesante del estudio es que también pudimos determinar que el tratamiento con Vaccimel es compatible con los llamados ‘inhibidores de los puntos de control inmunológico’, un tipo de inmunoterapia que en los últimos años ha probado mejorar enormemente las perspectivas de estos pacientes», señaló Mordoh.

 

Y agregó que «la combinación de ambos tratamientos es segura y potenciaría la respuesta inmune contra este agresivo tumor de la piel».

 

De esta forma, los resultados mostraron que los pacientes tratados con Vaccimel recayeron a los 96 meses, mientras que el 50% de los pacientes tratados con interferón (una sustancia natural que ayuda al sistema inmunitario a combatir el cáncer) lo hicieron a los 13 meses, al tiempo que la vacuna inhibió la metástasis del tumor a otros órganos.

 

Más estudios

 

Otro equipo de investigación, dirigido por el doctor Gabriel Rabinovich, gira en torno al estudio de la Galectina-1, una proteína que se encuentra en un gran número de tumores, entre ellos el melanoma, cáncer de pulmón y cáncer de mama, y es la responsable de evadir el ataque a la enfermedad a partir del propio sistema inmunológico.

 

Este trabajo permitirá, en el mediano plazo, profundizar «la incorporación de nuevas herramientas para que el sistema inmune se active en enfermedades en las que su acción está reducida, tales como el cáncer y otras», explicó Rabinovich.

 

A su vez, añadió que también se analiza la producción de anticuerpos «para bloquear las moléculas que inhiben al sistema inmune, para que se active y combata los tumores».

 

Finalmente, el tercer equipo de investigación estudia el comportamiento de la hormona progesterona y su implicancia en algunos tipos de cáncer de mama.

 

La líder de la investigación, la doctora Claudia Lanari, postuló por primera vez en el mundo que la progesterona podía producir cáncer de mama, cuando se creía que sólo la hormona estrógeno lo generaba.

 

Con el estudio clínico en marcha, el equipo se prepara para evaluar el efecto terapéutico de un antiprogestágeno sobre un grupo seleccionado de pacientes con cáncer de mama.

 

Frente a este avance, será posible desarrollar «métodos de diagnóstico que ayuden a elegir a las pacientes que respondan a este tratamiento», concluyó Lanari.

Imagen de portada: Sede del Conicet / Foto: Street View.

FUENTE RESPONSABLE: Télam. 20 de septiembre 2022.

Argentina/Ciencia/Investigación y Desarrollo/CONICET/Cáncer /Vacunas/Inmunoterapia.