6 mitos sobre los dinosaurios que aún confunden a mucha gente.

Los científicos dicen que disipar los mitos sobre los dinosaurios se ha complicado por representaciones inexactas en la cultura popular.

Nuestro conocimiento sobre los dinosaurios ha avanzado mucho desde que la primera de esas criaturas fue descrita en la literatura científica en el siglo XIX.

Pero, hasta el día de hoy, los paleontólogos todavía están tratando de disipar los mitos sobre estos primeros habitantes de nuestro planeta.

La tarea se ha vuelto más difícil debido a las representaciones inexactas de los dinosaurios en la cultura popular, incluida la exitosa franquicia de películas «Jurassic Park».

Estos son algunos de los conceptos erróneos que aún persisten.

1. ¿Murieron todos los dinosaurios a causa de un infame asteroide?

Hace unos 66 millones de años, los dinosaurios tuvieron un mal día: un gran asteroide, estimado en unos 10 km de diámetro, golpeó directamente la Tierra. El impacto, que dejó un enorme cráter enterrado debajo de la península de Yucatán, en México, creó un evento de extinción masiva.

Sin embargo, los científicos dicen que «solo» el 75% de los animales de la Tierra se extinguieron. Y algunos dinosaurios se encontraban entre los supervivientes.

Dinosaurios y asteroide

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

Todo terminó para los dinosaurios el día que chocó el asteroide, ¿cierto?

«Aunque muchos dinosaurios murieron cuando el asteroide chocó, en realidad un significativo grupo de dinosaurios super pequeños y emplumados salieron adelante y todavía los vemos hoy», le dice a la BBC el profesor Paul Barrett, paleontólogo del Museo de Historia Natural de Londres (NHM).

«Las aves son miembros directos del mismo grupo al que pertenecían los dinosaurios».

Un pájaro carpintero hace un nido.

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

Los dinosaurios aviares, que evolucionaron hasta convertirse en aves, sobrevivieron al devastador impacto de un asteroide que causó estragos en la Tierra hace 66 millones de años.

«Son dinosaurios vivientes y en términos de la cantidad de especies de aves vivas, hay más especies de dinosaurios hoy en día que hace 66 millones de años».

2. ¿Podrías esconderte de un Tiranosaurio rex quedándote quieto?

El Tiranosaurio rex es el protagonista de la primera película de la exitosa serie cinematográfica «Jurassic Park», estrenada en 1993, y en que aterroriza a los humanos en varias escenas memorables.

Escena de la película "Jurassic Park".

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

Un estudio de hace 15 años sugiere que el T-Rex probablemente tenía la mejor visión de cualquier animal que haya existido.

Sin embargo, la película retrata al T-Rex como una bestia con vista débil que solo podía detectar sus potenciales presas cuando se mueven.

En la naturaleza, tal rasgo está presente en animales como los anfibios, pero Barrett dice que este no era el caso de estos depredadores.

«Era probable que los dinosaurios tuvieran mucha más agudeza visual. Un estudio de hace 15 años sugiere que el T-Rex probablemente tenía la mejor visión de cualquier animal que haya existido», asegura.

«Estar quieto frente a un T-Rex probablemente sería una de las cosas más tontas que podrías hacer».

3. ¿Podía correr un Tiranosaurio rex más rápido que un carro en movimiento?

Del mismo modo, la película incluye una escena en la que un T-Rex deja atrás a un vehículo en movimiento.

De hecho, algunos viejos estudios estimaban que este formidable depredador podía correr a hasta una velocidad de 50 km por hora. Los simulacros más recientes y avanzados sugieren un ritmo mucho más pausado, de alrededor de 20 a 29 km por hora.

Tiranosaurio rex.

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

El Tiranosaurios Rex podría correr, pero no tan rápido como sugieren las películas.

«También es importante tener en cuenta que una cosa es la velocidad máxima que puedes alcanzar y otra es la velocidad en la que puedes correr cómodamente durante más tiempo», dice Mariana Di Giacomo, conservadora del Museo Peabody de Historia Nacional de la Universidad de Yale, en Estados Unidos.

«Los corredores de maratón no corren tan rápido como los corredores de velocidad y las carreras de velocidad son muy cortas porque mantener una velocidad tan alta durante períodos más largos es difícil para nuestros cuerpos», sostiene Di Giacomo.

«Quizás el T-Rex podría correr rápido para carreras cortas, pero esto no le hubiera alcanzado para dejar atrás a un carro en movimiento», agrega.

4. ¿Es posible clonar un dinosaurio?

El T-Rex partió de este mundo decenas de millones de años antes del amanecer de nuestra especie y es poco probable que nos volvamos a encontrar pronto. Contrariamente a la premisa central de «Jurassic Park», los científicos insisten en que los dinosaurios aún no se pueden clonar.

"No alimentar a los dinosaurios"

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

Existen varios obstáculos prácticos que nos impiden clonar dinosaurios.

La principal razón es que el ADN de los dinosaurios no envejece bien.

«Hasta donde sabemos, no sobrevive por mucho tiempo», explica Barrett.

«El ADN más antiguo que conocemos en el registro fósil tiene alrededor de dos millones de años. Y ese ADN son fragmentos de bacterias, suelo, hongos y cosas por el estilo».

En los animales, los datos genéticos más antiguos disponibles son de criaturas que murieron hace 50.000 años, ilustra Barrett.

«No tendremos ADN de ningún otro animal o planta extintos hasta que nos acerquemos mucho más a nuestro tiempo».

«Entonces, soy bastante escéptico al respecto», concluye.

Di Giacomo está de acuerdo con Barrett y dice que incluso un avance científico en términos de genética de dinosaurios no significa éxito en la clonación.

«La clonación de especies que están tan lejos de nosotros en tiempo geológico es muy compleja porque hay demasiadas variables desconocidas».

También plantea posibles problemas éticos.

«Películas como «Jurassic Park» y «Jurassic World» nos muestran todas las razones para no hacerlo ya que se centran en las consecuencias que sufrirían los humanos. Y no se habla mucho sobre la crueldad de traer de vuelta estos animales a un mundo que no se parece en nada a lo que ellos habrían visto en su tiempo», enfatiza.

5. ¿Eran los dinosaurios «criaturas estúpidas»?

Di Giacomo explica que los avances tecnológicos les han dado a los científicos más recursos para comprender cómo vivían y se comportaban los dinosaurios.

Dibujo de un esqueleto de Troodon.

FUENTE DE LA IMAGEN -GETTY IMAGES

Se cree que los pequeños dinosaurios carnívoros como el Troodon eran muy inteligentes.

«No todos los dinosaurios eran súper brillantes y no todos los dinosaurios carecían de inteligencia», explica.

«Eran tan inteligentes como debían serlo para el mundo en el que vivían».

El profesor Barrett añade que algunos dinosaurios eran «en realidad bastante inteligentes», refiriéndose a los más pequeños que comían carne.

«Algunos de ellos podrían haber estado activos de noche para evitar la competencia con animales más grandes. Si es así, obviamente necesitas un cerebro más grande para hacer frente a la información adicional que necesitas, así como mejores sentidos del oído, la vista y el olfato».

6. ¿Eran los dinosaurios malos padres?

Durante más de un siglo, se creyó que los dinosaurios eran solitarios y brutales, y que en realidad no «practicaban» la crianza de los hijos. Luego, en las décadas de 1970 y 1980, nuevos descubrimientos revelaron que tenían un comportamiento social más complejo.

Un dinosaurio herbívoro, que se cree que vivió hace 77 millones de años, ha sido llamado Maiasaura, que significa «buena madre lagarto» en palabras de origen griego y latín.

Un Maiasaura con sus crías.

FUENTE DE LA IMAGEN -GETTY IMAGES

El Maiasaura ganó su nombre debido a la evidencia de «buena paternidad»

Un estudio más reciente, publicado en la revista Scientific Reports en octubre de este año, fue aún más lejos, al sugerir que los dinosaurios que vivieron hace 193 millones de años se organizaban en manadas y alimentaban a sus crías.

«En estos días tenemos una mejor comprensión de los dinosaurios y sabemos que, al menos algunos de ellos, fueron buenos padres», dice el profesor Barrett.

«Sí, hubo otros que no lo fueron».

Por su parte, Di Giacomo menciona otros casos de dinosaurios que «cuidaron de los suyos».

«Hay otras especies que han sido identificadas por tener un lado parental y eso incluye a depredadores como el Allosaurus», asegura.

«De hecho, hay un dinosaurio, Citipati osmolskae, al que se le ha dado el sobrenombre de Big Mama (mamá grande) porque fue hallado en una posición melancólica sobre sus huevos»

Imagen de portada: Gentileza de GETTY IMAGES

FUENTE RESPONSABLE: BBC World Service. Por Fernando Duarte. Noviembre 2021

Arqueología/Ciencia

 

Variante delta del coronavirus | «Mutar hasta extinguirse»: el extraño curso de la mutación que desconcierta a científicos en Japón.

El pasado mes de agosto Japón se encontraba en medio de la quinta y mayor ola de coronavirus desde que comenzó la pandemia. Llegó a registrar más de 20.000 casos diarios.

Aquel rebrote estaba impulsado en gran medida por la variante delta que arrasó por el mundo entero y que por su alta transmisibilidad acabó reemplazando a otras mutaciones del patógeno.

Pero aquel mes fue también un punto de inflexión para el país asiático.

Desde entonces los casos se han desplomado a un ritmo vertiginoso y hoy, mientras varios países con porcentaje de vacunación similar combaten una nueva ola de contagios, Japón respira tranquilo y este martes 23 de noviembre registró poco más de 100 nuevas infecciones.

Y según un grupo de científicos, una explicación que toma fuerza en esta desconcertante caída de casos es que la variante delta podría estar, literalmente, «auto destruyéndose».

¿Es esto posible? ¿Podría repetirse en otros lugares del mundo?

Múltiples causas

Varias hipótesis pueden estar detrás de esta repentina caída de casos e incidencia de la variante delta.

Más del 75% de residentes ya fueron vacunados en Japón y las medidas de distanciamiento social y el uso extendido de mascarillas son seguidos a rajatabla por la población, reportan medios nacionales.

Vacunación en Japón.

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

Pero otros países reúnen condiciones similares y registran muchos más casos diarios.

En España, por un ejemplo, un 80% de residentes ya recibió la vacunación completa y las mascarillas siguen utilizándose en espacios cerrados.

Y este martes, pese a tener una tercera parte de la población de Japón, registró casi 7.000 casos diarios.

Es este tipo de comparaciones la que ha llevado a que científicos japoneses, basándose en observaciones genéticas, manejen la hipótesis de la «autoextinción» de la variante delta.

«La variante delta en Japón era muy contagiosa y desplazó a otras variantes. Pero al acumularse las mutaciones, creemos que se volvió un virus defectuoso incapaz de replicarse», dijo el genetista Ituro Inoue, del Instituto Nacional de Genética en Japón, al periódico The Japan Times.

«Considerando que los casos no han aumentado, creemos que en algún momento durante esas mutaciones el virus se dirigió directamente hacia su extinción natural», agregó Inoue.

La teoría de Inoue arroja algo de luz sobre la desaparición tan repentina de la variante delta en Japón que sorprende a muchos.

Sobre todo teniendo en cuenta que recientemente muchos países occidentales, con vacunaciones avanzadas, han tenido que retomar estrictas medidas de confinamiento.

Pero Japón parece ser un caso peculiar en que los casos de coronavirus se desploman en caída libre a pesar de que trenes y restaurantes están llenos desde que acabó el último estado de emergencia el pasado octubre.

Proceso habitual

Que distintas variantes de un virus desaparezcan es algo que lleva sucediendo desde el comienzo de la pandemia.

«Sucede todo el tiempo en virus de animales y humanos. Recordemos que las variantes alfa, beta y gamma han sido mayoritariamente reemplazadas por las variantes delta», contextualiza para BBC Mundo el virólogo Julian Tang, de la Universidad de Leicester en Reino Unido.

«Esto es realmente una cuestión de aptitud viral en cualquier anfitrión. Quizás hay algo en la inmunidad de la población japonesa que ha cambiado la forma en que el virus se comporta allí. El tiempo dirá si pasará también en otro país», agrega Tang.

Estudios previos han probado que en Asia hay más personas que tienen una enzima de defensa llamada APOBEC 3A y que ataca a distintos virus, incluido el coronavirus que causa la covid-19, en comparación con los habitantes de otras regiones como África y Europa.

De este modo, investigadores del Instituto Nacional de Genética y la Universidad Niigata estudiaron si esa enzima podía inhibir la actividad del coronavirus.

El equipo comparó datos de diversidad genética de las variantes delta y alfa en muestras clínicas infectadas en Japón entre junio y octubre.

Durante el estudio, observaron que las mutaciones del virus parecieron detenerse repentinamente en medio de su desarrollo evolutivo, se volvieron defectuosas e impidieron la replicación del virus.

Evolución de casos en Japón.

«Encontraron mutaciones en la proteína nsp 14, que tiene que ver con la reparación de defectos de replicación. Si hay más mutaciones de lo normal en esta proteína, estas pueden inactivar o hacerla ineficiente, lo que puede originar una debacle en el patógeno», explica el profesor José Manuel Bautista, catedrático de bioquímica y biología molecular de la Universidad Complutense de Madrid en España.

A pesar de que Bautista cree que la caída abrupta de casos se debe también a factores como la vacunación masiva y las medidas de distanciamiento, le llama la atención el pronunciamiento de la curva de contagios.

«Lo normal es que baje poco a poco si la gente se aísla, porque los ya infectados siguen notificándose días más tarde. Es bastante dramática y exagerada la caída de casos y apunta a que la teoría de la autodestrucción es posible», añade el académico.

A pesar de la sorprendente caída de casos en Japón, los científicos guardan cautela y evitan hacer diagnósticos sobre lo que pueda pasar en el futuro.

La pandemia está en constante evolución y ha demostrado que, a pesar de vacunaciones y medidas de contención, el mundo todavía no está a salvo de nuevos rebrotes.

Imagen de portada: Gentileza de GETTY IMAGES

FUENTE RESPONSABLE: BBC News Mundo

Japón/Pandemia de Coronavirus/Ciencia/Salud/Vacunas/Sociedad

Octavia Butler, la escritora negra que rompió el estereotipo de los autores de ciencia ficción.

El interés en la obra de Octavia E. Butler ha ido creciendo desd su muerte en 2006.

Es la época de campaña electoral en Estados Unidos y un desconocido pero carismático político se ha lanzado con el eslogan Make America Great Again («Hagamos a EE.UU. grande otra vez»).

Según su rival, es un demagogo, un agitador, un hipócrita.

Cuando sus simpatizantes forman turbas, condena esa violencia «con un lenguaje tan leve que su gente se siente libre de escuchar lo que quiere escuchar». 

Acusa, sin fundamento, a grupos enteros de personas de ser violadores y narcotraficantes. Cuánto cree en esa retórica y cuánto de ello es cháchara «sólo porque sabe el valor de dividir para poder conquistar y gobernar», es tan debatible como cada vez más irrelevante, a medida que trata de devolver al país a una época «más sencilla» que en realidad nunca existió.

Aunque posiblemente te suene familiar, el personaje en cuestión es el senador de Texas Andrew Steele Jarret, un candidato presidencial ficticio que logra una victoria arrasadora en la novela distópica de ciencia ficción titulada Parable of the Talents («La parábola de los talentos»).

Escrita por Octavia E. Butler, se publicó en 1998, dos décadas antes de la investidura del cuadragésimo quinto presidente de Estados Unidos.

Como mucha de su obra, el libro de Butler era una advertencia sobre hacia dónde EE.UU. y la humanidad en general podrían estar dirigiéndose. En algunos aspectos, nos hemos adelantado: «La parábola de los talentos» —una secuela de La parábola del sembrador de 1993— tiene lugar en lo que todavía es el futuro, 2032.

Mientras que su visión es extrema, hay mucho que antoja dentro de los límites de lo posible: los recursos son cada vez más escasos, el planeta hierve, prevalece el fundamentalismo religioso, las clases medias viven en enclaves amurallados. La protagonista de la novela, una mujer negra como la autora, teme que el autoritarismo de Jarret sólo hará las cosas peores.

Catorce años después de su muerte prematura, la reputación de Butler está disparada. Sus predicciones sobre la dirección que tomaría la política de EE.UU., y el eslogan que lo ayudaría llegar rápidamente allí, son ciertamente asombrosas.

Donald Trump con una gorra que lee: "Make America Great Again" ("Hagamos a EE.UU. grande otra vez)

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

La novela «La parábola de los talentos» anticipó la llega al poder de una figura política muy parecida a Donald Trump.

Pero eso no fue todo lo que vaticinó.

Cuestionó las identidades de género tradicionales, contando la historia de un hombre embarazado en Bloodchild («Hija de sangre») e imaginándose personajes metamórficos y que cambiaban de sexo en Wild Seed («Semilla salvaje»).

Su interés en la hibridación y la adaptación de la raza humana, que exploró en su trilogía «Xenogénesis», se anticiparon a obras de no ficción de autores como Yuval Noah Harari.

Sus preocupaciones sobre temas que incluyen el cambio climático y la industria farmacéutica tienen mayor resonancia ahora que cuando los incorporó en su obra.

Y, por supuesto, debido a su género y etnicidad, luchó por derribar las suposiciones de género sobre escritores —y lectores— tan arraigadas que en 1987, su editorial seguía insistiendo en colocar a dos mujeres blancas en la portada de su novela Dawn («Amanecer»), cuyo personaje central es negro.

También ayudó a transformar la fantasía y la ciencia ficción, dotándolas de naturalismo y personajes como ella misma. Y cuando ganó la prestigiosa beca de «genios» MacArthur en 1995, sentó un precedente para cualquier escritor de ciencia ficción.

Octavia Estelle Butler nació el 22 de junio de 1947.

Su padre, un lustrabotas, murió cuando ella aún era muy joven y fue criada por su madre, una empleada doméstica en Pasadena, California.

Como hija única, Butler empezó a entretenerse contando historias desde los 4 años. Siendo como era tímida y creciendo durante la época de la segregación y conformidad, ese impulso para contar cuentos se convirtió en su vía de escape.

También leía desaforadamente a pesar de su dislexia. Su madre —que sólo pudo estar unos pocos años en la escuela — la llevó a sacar su tarjeta de biblioteca y le traía los libros desechados de las casas que limpiaba.

Un futuro alternativo

Así, Butler aprendió a imaginarse un futuro alternativo a la aparentemente monótona vida prevista para ella: de esposa, madre y secretaria.

«Fantaseé con vidas imposibles pero interesantes: vidas mágicas en las que podía volar como Superman, comunicarme con animales, controlar los pensamientos de la gente», escribió en 1999.

A los 12 años descubrió la ciencia ficción, el género que más la atrajo como escritora. «Me gustó más, incluso, que la fantasía porque requería de más pensamiento, más investigación de las cosas que me fascinaban», explicó.

Aún de niña, esas fuentes de fascinación iban desde la botánica a la paleontología a la astronomía. No era una estudiante particularmente buena, dijo, pero sí era «ávida».

Después de la secundaria, Butler se graduó en Arte por la Pasadena City College en 1968.

En los 1970 perfeccionó su oficio de escritora, encontrando, a través de una clase con el programa de Puertas Abiertas del Gremio de Libretistas, a un mentor en el veterano escritor de ciencia ficción Harlan Ellison, y luego vendiendo su primer cuento mientras asistía a un taller Clarion de escritores de ciencia ficción.

Harlan Ellison en 1997

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

El prolífico escritor de fantasía y ciencia ficción Harlan Ellison se convirtió en el mentor de Butler.

Mientras se ganaba la vida en varios trabajos de lavadora de platos, vendedora telefónica e inspectora en una fábrica de papas fritas, se levantaba a las 2 de la mañana a escribir.

Tras cinco años recibiendo notas de rechazo, vendió su primera novela, Patternmaster, en 1975, y cuando fue publicada el siguiente año, los críticos elogiaron la bien construida trama y la refrescantemente progresiva heroína.

La novela plantea un futuro distante en el que la humanidad ha evolucionado en tres grupos genéticos distintos, siendo el telepático el dominante, y presenta los temas de jerarquía y comunidad que llegarían a definir su obra.

También engendró una serie, con dos libros más, Mind of My Mind y Survivor, que le siguieron esa misma década.

Con el adelanto de US$1.750 que obtuvo por Survivor, Butler se desplazó al este, al estado de Maryland, el escenario de la novela que quería escribir sobre una joven negra que viaja al pasado al profundo sur de Estados Unidos en el siglo XIX.

Habiendo vivido toda su vida en la costa oeste, atravesó el país en autobús, y fue durante una escala de tres horas en una estación que escribió el primero y último capítulo de lo que se convertiría en Kindred («Parentesco»). Fue publicado en 1979 y continúa siendo su libro más conocido.

La década de los 1980 le traería una serie de galardones, incluyendo dos Hugos, los premios de literatura de ciencia ficción creados en 1953.

También fue cuando se publicó su trilogía «Xenogénesis», que fue motivada por la mención de «una guerra nuclear ganable» durante la carrera armamentista, y pondera la idea que la naturaleza jerárquica de la humanidad es un «error fundamental».

El libro también aborda los debates sobre la ingeniería genética en humanos y los programas de reproducción de animales cautivos en peligro de extinción.

Octavia E Butler durante la presentación de uno de sus últimos libros "Fledgling"

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

Octavia E Butler durante la presentación de uno de sus últimos libros «Fledgling», en 2005.

En la contraportada de sus libros Butler aparece como una mujer seria con una mirada excepcionalmente penetrante.

Durante una charla que dio en Washington DC en 1991, de la que se hizo eco después el periódico radical feminista Off Our Backs, ofreció una descripción más completa de su personalidad:

«Cómodamente asocial —una ermitaña en la mitad de Los Ángeles— pesimista si me descuido, feminista, mujer negra, otrora bautista, una combinación de aceite y agua entre ambición, pereza, certidumbre y empuje».

Esa certidumbre y empuje se pueden ver en los documentos de su archivo, guardados en la Biblioteca Huntington.

Entre unos apuntes motivacionales escritos en 1998 en la parte de atrás de un bloc de notas anillado se puede leer: «¡Seré una escritora de mucho éxito!» y también «¡Encontraré la manera de lograrlo! ¡Que así sea! ¡Asegúrate de hacerlo!».

En otro sitio se la encuentra exhortándose a «contar historias llenas de hechos». «Haz a la gente tocar y saborear y conocer. ¡Haz a la gente sentir! ¡Sentir! ¡Sentir!».

Butler murió en 2006, después de sufrir una caída cerca de su casa en el estado de Washington.

Aunque había empezado a experimentar cierto bloqueo creativo, debido en parte al medicamento que tomaba para la presión arterial, continuó enseñando y, en 2005, fue incluida en el salón de la fama de escritores negros internacionales de la Universidad Estatal de Chicago.

Ese año también publicó la novela Fledgling, cuya heroína vampira debe vengar un violento ataque y reconstruir su vida y familia. Para entonces, sus libros habían sido traducidos a 10 idiomas y había vendido más de un millón de copias en total.

Desde entonces, su base de seguidores no ha hecho más que crecer. Resulta que no inventó el eslogan de campaña adorado por Trump. Fue antes utilizado por Ronald Reagan en su campaña presidencial de 1980 y luego por Bill Clinton, aunque éste lo describió la frase después como un «silbato de perros racista para sureños blancos».

Ronald Reagan con el eslogan "Hagamos a EE.UU. grande otra vez"

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

El eslogan «Hagamos a EE.UU. grande otra vez», que también fue utilizado por Ronald Reagan durante su campaña presidencial de 1980, ha sido descrito como un «silbato de perros racista para sureños blancos».

No obstante, como señala Tarshia L. Stanley, decana de Humanidades, Artes y Ciencias de la Universidad St Catherine (Minnesota), cuando los lectores se dieron cuenta durante la elección de 2016 en EE.UU. que Butler había escogido el eslogan para Jarret, «los forzó a reconocer que ella había estado haciendo esto todo el tiempo».

«Había estado intentando decirnos que si nosotros tampoco hacemos cambios, esto es lo que va a suceder. Constantemente envió ese mensaje: esta es la conclusión lógica si continuamos por este camino. Creo que cuando la gente vio esa frase, motivó a todo un nuevo grupo de personas a leer su obra», dice.

Hoy día, la obra de Butler es objeto de fan fiction [obras escritas por entusiastas usando los personajes de obras originales], adaptaciones de televisión (hay por lo menos dos en camino), y animada atención en las universidades, donde se lee desde variadas perspectivas como teoría crítica de la raza, afrofuturismo, feminismo negro, teoría gay y estudios de discapacidad.

Stanley, que el año pasado editó la colección de ensayos «Métodos para enseñar la obra de Octavia E. Butler», también es presidenta de una sociedad dedicada a la autora.

Su afiliación es amplia, dice, pero la sorpresa más gratificante es cuánta atención de gente joven está atrayendo la obra de Butler. En la conferencia inaugural, había hasta un panel de chicos de secundaria.

¿Cómo habría interpretado Butler el actual momento político en EE.UU.?

«No creo que se hubiese sorprendido», expresa Stanley.

Explica la habilidad de Butler de imaginarse nuestro futuro como un profundo entendimiento de la naturaleza humana, conocimiento adquirido en parte por habérsele atribuido el papel de forastera desde su niñez.

Eso lo respaldó con investigación, leyendo revistas especializadas, incluyendo Scientific American, yendo a conferencias, viajando hasta tan lejos como el Amazonas.

Para Stanley, la principal lección de llevarse de la obra de Butler es la esperanza. «La construcción del mundo es inmensa en su canon, así que siempre queda la esperanza de que, ya que construimos este mundo, también podemos construir otro».

Foto de la NASA señalando el sitio de aterrizaje del módulo Perseverance en Marte nombrado en honor a Octavia E. Butler

FUENTE DE LA IMAGEN – NASA

La NASA nombró el sitio de aterrizaje del módulo Perseverance en Marte en honor a Octavia E. Butler.

Hay una escena en «La parábola del sembrador», en la que la mejor amiga de la heroína Lauren Olamina insiste en que «Los libros no nos van a salvar».

Lauren responde: «Usa tu imaginación», indicando que busque en los estantes de su familia cualquier cosa que le pueda ser útil. «Cualquier tipo de información para sobrevivir de enciclopedias, biografías, cualquier cosa que te ayude a aprender», continúa. «Hasta un poco de ficción podría ser útil».

Las novelas de Butler son precisamente ese tipo de ficción.

La niña que empezó a escribir como una vía de escape, terminó forjando potentes llamados a la acción sociopolítica que parecen ser cada vez más pertinentes para nuestra supervivencia como especie.

Imagen de portada: Gentileza de GETTY IMAGES

FUENTE RESPONSABLE: BBC Culture por Hephzibah Anderson. Octubre 2021

Espacio/NASA/

Sociedad y Cultura/ Literatura/Ciencia/Mujeres

 

Quién fue Michiyo Tsujimura, la innovadora científica japonesa que descubrió los componentes nutritivos del té verde.

Té verde

FUENTE DE LA IMAGEN, – GETTY IMAGES

¿Alguna vez te has preguntado por qué el té verde tiene un sabor amargo?

¿Qué propiedades son las que le dan ese gusto tan particular y distinto del té común?

Originaria de China y Japón, esta bebida milenaria comenzó a ser consumida tan antiguamente como en el año 2.700 antes de Cristo, formando parte fundamental de la cultura de muchos países asiáticos.

Pero no fue hasta mediados de 1920 cuando realmente se estudió y analizó en detalle su composición química que ayudó a entender, entre otras cosas, de dónde provenía ese sabor amargo.

La científica que está detrás de ese hallazgo se llama Michiyo Tsujimura. Gracias a su curiosidad e increíble capacidad de desmenuzar las hojas del té, pudo concluir que este tenía elementos curativos y beneficiosos para la salud.

Michiyo Tsujimura fue la primera mujer en obtener un doctorado en agricultura en Japón.

Pero ¿cómo logró liderar este descubrimiento en un mundo científico que por aquel entonces era dominado por hombres? Aquí te lo contamos.

Una pionera de la ciencia en Japón

Michiyo Tsujimura nació en 1888 en lo que hoy es la ciudad japonesa de Okenawa, en la prefectura de Saitama.

Estudió en la Escuela Normal para Mujeres de Tokio, donde se graduó en 1909.

Más tarde, entró en la División de Ciencias Bioquímicas en la Escuela Superior para Mujeres de Tokio.

Un hombre vende té verde en las calles de Japón en la década de 1950.

FUENTE DE LA IMAGENGETTY IMAGES

El té verde es parte importante de la cultura nipona. En la foto, un hombre vende la infusión en las calles de Japón en la década de 1950.

Allí, descubrió su interés por la investigación científica, una rama que hasta ese momento estaba mayormente liderada por hombres.

Y se encontró con otras mujeres que estaban marcando el camino, entre ellas, Kono Yasui, una reconocida bióloga y bioquímica celular, quien se convirtió en la primera mujer japonesa en doctorarse en ciencias y que inspiró profundamente a Tsujimura. ​

Tras graduarse en 1917, Tsujimura se dedicó a dar clases de ciencias en los pioneros institutos femeninos.

Pero su enorme interés por aprender la llevó a dar un paso más allá, incorporándose a la Universidad Imperial de Hokkaido, donde no se aceptaban alumnas mujeres.

Kono Yasui

FUENTE DE LA IMAGEN,- ARCHIVO DE LA UNIVERSIDAD DE OCHANOMIZU.

Kono Yasui, una reconocida bióloga y bioquímica celular, se convirtió en la primera mujer japonesa en doctorarse en ciencias e inspiró profundamente a Tsujimura.

Su manera de entrar, entonces, fue como asistente del Laboratorio de Nutrición y Alimentos del Departamento de Química Agrícola, trabajo por el que no recibía remuneración.

En este sitio se dedicó al estudio de los gusanos de seda y su nutrición. Y así, poco a poco, comenzó a ganar cierto reconocimiento.

Vitamina C

Pero su verdadera pasión no la encontraría en los gusanos sino un par de años más tarde, en 1923, cuando se integró a Riken, el enorme y reputado instituto de investigación de Ciencias Naturales de Japón.

Allí se incorporó al laboratorio en el que se estudiaba química y nutrición en el ámbito de la agricultura, y trabajó de cerca con Umetaro Suzuki, un científico famoso por descubrir y extraer con éxito la vitamina B1 del salvado de arroz.

Vitamina C

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

La vitamina C se puede encontrar en el té verde y también en alimentos como el limón, naranjas o zanahorias.

A Tsujimura le atrajo particularmente el té verde, una bebida que por ese entonces (y hasta ahora) era muy popular en Japón, China y otros países asiáticos pero que, increíblemente, se había estudiado poco.

Así, en 1924, gracias a una investigación conjunta con su colega llamado Seitaro Miura, Tsujimura descubrió la fuerte presencia de vitamina C en las hojas con las que se preparaba la infusión.

Según la Universidad de Ochanomizu de Japón, este hallazgo generó que al otro lado del mundo, en Occidente, y particularmente en Estados Unidos, aumentara fuertemente el interés por el té verde.

exportación de té verde

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

En las últimas décadas, el interés por el té verde en Occidente ha crecido fuertemente, lo que ha provocado un enorme aumento de su exportación desde países asiáticos.

Y, con ello, las exportaciones de esta bebida desde Japón a América del Norte.

Doctora en agricultura

Sus investigaciones, sin embargo, no terminarían ahí.

En 1929, la científica japonesa logró aislar y extraer un flavonoide llamado catequina, un poderoso antioxidante natural que, entre otras cosas, ayuda a prevenir el daño celular, y es responsable del sabor amargo al té.

Michiyo Tsujimura trabajando en el laboratorio

FUENTE DE LA IMAGEN – OCHANOMIZU UNIVERSITY LIBRARY

Michiyo Tsujimura trabajando en el laboratorio.

Al año siguiente, Tsujimura logró extraer la catequina en forma de cristales. Lo mismo hizo con el tanino, otro componente antioxidante del té verde.

De acuerdo con la Universidad de Ochanomizu, esta investigación requirió de «mucha paciencia» porque necesitaba hervir una gran cantidad de té verde repetidamente para obtener una pequeña cantidad de cristales.

Pero la científica sabía que la paciencia era un principio clave en su trabajo.

«La química no es adecuada para aquellos que quieren ver resultados en un período de tiempo determinado», dijo en una ocasión.

Luego, publicó su tesis con ambos descubrimientos (vitamina C y catequina), titulada «Sobre los componentes químicos del té verde», con la que se convirtió en la primera mujer en obtener un doctorado en agricultura en su país en 1932.

Michiyo Tsujimura junto a otras científicas pioneras en Japón.

FUENTE DE LA IMAGEN – OCHANOMIZU UNIVERSITY LIBRARY

Michiyo Tsujimura junto a otras científicas pioneras en Japón.

No obstante, su interés por el té verde continuó y en 1934 logró aislar galocatequina, otro compuesto flavonoide que tiene beneficios para la salud.

En 1935 patentó su método para extraer cristales de vitamina C de las plantas. Este procedimiento hoy se utiliza a larga escala en el mundo y se presenta en forma farmacéutica a través de suplementos nutricionales orales.

Una década más tarde, Tsujimura fue nombrada profesora de la Universidad de Ochanomizu, donde terminó siendo la primera mujer en ocupar el cargo de decana de la Facultad de Economía Doméstica.

Cultivos de la planta del té verde

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

China, Japón y Vietnam tienen enormes cultivos de la planta del té verde.

Después de retirarse de la Universidad de Ochanomizu, en 1955, impartió clases en la Universidad de Mujeres de Jissen hasta mediados de los años 60.

Un año antes de su muerte, en 1968, la científica miró hacia atrás en su carrera como investigadora y les dijo a sus estudiantes: «Mi trabajo de investigación estaba lleno de dificultades pero fue muy agradable».

«No encontrar arrepentimientos en mi vida fue mi felicidad suprema», agregó.

Tsujimura disfrutó hasta sus últimos días de largas caminatas junto a su perro. Finalmente, murió en Toyohashi el 1 de junio de 1969 a la edad de 81 años.

Imagen de portada: Gentileza de GETTY IMAGES

FUENTE RESPONSABLE: Redacción BBC News Mundo

Sociedad y Cultura/Derechos de la Mujer/Ciencia.

 

Las supernovas más espectaculares del universo.

Si deseas conocer mas sobre este tema, cliquea por favor donde se encuentra escrito en “negrita”. Muchas gracias.

Cada explosión de una estrella es increíblemente brillante. Aunque suponga la muerte estelar, es un fenómeno inigualable como observadores.

¿Qué es una supernova? A diferencia de cuando un incendio agota su combustible, las estrellas sí que resuelven su final de una forma tremendamente espectacular. 

Una vez que una estrella acaba con todo su combustible y no es capaz de soportar su propia gravedad, todo lo que sucede a partir de aquí representa la explosión más colosal y espectacular de las etapas de una estrella. La gravedad de la estrella intenta comprimirla en una esfera compacta y el combustible crear una enorme presión hacia el exterior. Pero, ¿y cuándo el equilibrio se rompe? 

En esta fase moribunda el astro se apaga con una detonación que solo podemos calificar de fantástica.

¿Y si se acaba la mesura?

Porque cuando el equilibrio entre quemar ingentes cantidades de combustible nuclear en el núcleo y producir toneladas de energía cuya presión evita que la estrella colapse, desaparece, la gravedad gana y sucede exactamente esto: la fuerte presión hacia el exterior hace que la estrella estalle repentinamente, dejando tras de sí un núcleo muy denso, junto con una nube en expansión de gas caliente llamada nebulosa. Es el fin de las dos fuerzas opuestas.

Tenemos la supernova, que no es otra cosa que parte de la vida de un astro. 

Lo que queda, ya no emite luz gracias a la fusión, como la mayoría de las estrellas. En cambio, sí que emite radiación térmica que puede ser visible para los científicos.

Hoy contemplaremos algunas de las supernovas más hermosas que han captado los astrónomos gracias a sus potentes telescopios repartidos por todo el mundo. Eso sí, en nuestra galaxia, la Vía Láctea, nos cuesta un poco más contemplarlas, porque el polvo cósmico bloquea nuestra vista.

Una de las supernovas más famosas observadas por los humanos es la Nebulosa del Cangrejo. Hizo su primera aparición en el cielo en 1054, cuando astrónomos chinos observaron una explosión en el cielo. Inicialmente fue denominada SN 1054 y fue visible durante más de dos años antes de desvanecerse en lo que ahora conocemos como la Nebulosa del Cangrejo. Tiene un radio de 5,5 años luz y se encuentra a 6.523 años luz de distancia de nuestro planeta.

Supernova SN 1006

Esta espectacular imagen que vemos fue creada a partir de fotografías obtenidas por diferentes telescopios en el espacio y en la tierra para obtener una instantánea del remanente de la supernova SN 1006, vista en ondas de radio (rojo), rayos X (azul) y luz visible (amarillo). 

Fue el 30 de Abril del año 1006 cuando una luz iluminó la noche del firmamento como si se tratara de una segunda Luna. Las descripciones históricas de astrónomos chinos y árabes no dejan duda de lo fantástico que tuvo que ser contemplar este fenómeno que se cree que era originariamente una estrella binaria, que, cuando el gas proveniente de una de ella hizo que la enana blanca superara el límite de Chandrasekhar, explotó. Probablemente podemos describirla como la supernova más brillante de la historia. El remanente está a unos 7.200 años luz de distancia de la Tierra.

Crédito: Radio: NRAO/AUI/NSF/GBT/VLA/Dyer, Maddalena & Cornwell, X-ray: Chandra X-ray Observatory; NASA/CXC/Rutgers/G. Cassam-Chenaï, J. Hughes et al., Visible light: 0.9-metre Curtis Schmidt optical telescope; NOAO/AURA/NSF/CTIO/Middlebury College/F. Winkler and Digitized Sky Survey.

Supernova en NGC 1288

Supernova en NGC 1288

En esta imagen realizada por el astrónomo Henri Boffin del Observatorio Europeo del Sur (ESO) nos muestra una imagen compuesta en color de la supernova SN 2006 dr de Tipo Ia en la galaxia espiral NGC 1288, observada con el Very Large Telescope (VLT) de ESO. La supernova es el objeto brillante visible a la izquierda del centro de esta galaxia.

Supernova SN 1054

De nuevo otra supernova histórica. Según astrónomos chinos y árabes, esta supernova pudo contemplarse en los cielos del año 1054 durante 653 noches desde el 5 de julio de ese año. Posiblemente se trató de una supernova tipo II y actualmente el remanente lo conocemos como nebulosa del Cangrejo. Está a 6.500 años luz de distancia y, aunque es probablemente la nebulosa más famosa, no es la más brillante.

Supernova DEM L249

Esta imagen del Hubble muestra DEM L249, un remanente de la supernova ubicado a unos 160.000 años luz de distancia en la constelación de Mensa. El objeto reside en la Gran Nube de Magallanes, una galaxia satélite de la Vía Láctea y se cree que es el remanente de una supernova de Tipo Ia.

Crédito de la imagen: NASA / ESA / Hubble / Y. Chou, Instituto de Astronomía y Astrofísica, Academia Sinica / Gladys Kober, NASA y Universidad Católica de América.

Supernova SN 1181

De tipo desconocido, esta supernova fue visible en el cielo nocturno durante 185 días, estrenándose en los cielos de la Tierra entre el 4 de agosto y el 6 de agosto de 1181. 

Aparece en diversos textos tanto de astrónomos chinos como japoneses quien registraron la explosión estelar como una de las ocho supernovas pertenecientes a la Vía Láctea, pues sus restos se encuentran a más de 8 kiloparsec. Un reciente estudio publicado en 2021 ha determinado que una nube (o nebulosa) débil y de rápida expansión, llamada Pa30, que rodea a una de las estrellas más calientes de la Vía Láctea, conocida como Estrella de Parker, podría ajustarse a la supernova SN 1181. «Los informes históricos colocan a la estrella invitada entre dos constelaciones chinas, Chuanshe y Huagai. 

La estrella de Parker encaja bien en la posición. Eso significa que tanto la edad como la ubicación encajan con los eventos de 1181″, dijeron los expertos. «La combinación de toda esta información, como la edad, la ubicación, el brillo del evento y la duración histórica de 185 días, indica que la estrella de Parker y Pa30 son las contrapartes de SN 1181. 

Esta es la única supernova de tipo Iax donde se han realizado estudios detallados de la estrella remanente y la nebulosa son posibles. Es bueno poder resolver un misterio histórico y astronómico «, explica el profesor de Astrofísica en la Universidad de Manchester, Albert Zijlstra.

Supernova SN 1572

Observada por primera vez por el astrónomo danés Tycho Brahe el 11 de noviembre de 1572, esta supernova en la constelación de Casiopea, es de las pocas que se han podido ver a simple vista. De ahí que se conozca como supernova de Tycho. Su remanente está situado a unos 2.500 pársecs y fue descubierto como radiofuente en 1952.

Supernova SN 1604

También conocida como supernova de Kepler o estrella de Kepler, fue visible por primera vez el 9 de octubre de 1604, siendo la última supernova observada en la Vía Láctea hasta la fecha. Esos días, a simple vista, fue más brillante que cualquier otra estrella del firmamento nocturno (alcanzó una magnitud aparente de -2,5). Incluso de día, fue visible durante unas tres semanas. Cuando la supernova disminuyó, produjo una nueva estrella a principios del siglo XVII. Se trataba de una supernova de tipo Ia: la explosión termonuclear de una enana blanca. Su distancia respecto al Sol: 20.000 años luz.

Imagen de portada: Gentileza de Muy Interesante

FUENTE RESPONSABLE: Muy Interesante. Por Sarah Romero. Noviembre 2021

Astronomía/Ciencia/Supernovas/Clasificación/Formación/Espacio/Constelaciones.

Científicos identifican un nuevo factor. 

Podría haber contribuido a la mayor extinción de los últimos 500 millones de años.

Si deseas conocer mas sobre este tema, cliquea por favor donde se encuentra escrito en “negrita”. Muchas gracias.

La extinción masiva del Pérmico-Triásico eliminó entre el 80 al 90 % de las especies terrestres y marinas que habitaban la Tierra en ese momento.

Un equipo de científicos descubrió que posiblemente un ‘invierno volcánico’ contribuyó a un evento de extinción masiva hace 250 millones de años, según comunicó la Universidad de Nueva York. 

La investigación publicada en la revista Science Advances analizó la extinción masiva del Pérmico-Triásico, que fue el evento de extinción más grave en los últimos 500 millones de años, eliminando del 80 al 90 % de las especies terrestres y marinas. 

Este hecho fue analizado durante décadas por la comunidad científica, que intentó identificar sus causas. Muchos investigadores apuntaron, como principal causa, a la propagación de vastas inundaciones de lava a través de lo que se conoce como las Trampas Siberianas, una gran región de roca volcánica en Siberia, Rusia. Estas erupciones causaron tensiones ambientales, incluido un gran calentamiento global provocado por las emisiones volcánicas de dióxido de carbono, y en consecuencia la reducción de la oxigenación de las aguas del océano, lo que ocasionó la asfixia de la vida marina. 

Un nuevo factor como responsable de la catástrofe ecológica

En contraste, el análisis de minerales en el sur de China efectuado por el grupo de los científicos arroja que las erupciones volcánicas podrían haber ocasionado un ‘invierno volcánico’ que redujo drásticamente las temperaturas de la Tierra, un cambio que se sumó a los efectos ambientales resultantes de otros fenómenos en ese momento.

Identifican una extinción masiva de especies de hace 30 millones de años, que acabó con el 63 % de los mamíferos en África y la península arábiga

Identifican una extinción masiva de especies de hace 30 millones de años, que acabó con el 63 % de los mamíferos en África y la península arábiga

Los investigadores encontraron depósitos minerales en la tierra, en la región del sur de China, en particular cobre y mercurio, cuya edad concuerda con la extinción masiva del Pérmico-Triásico en localidades no marinas. Específicamente, estos depósitos presentaban anomalías en su composición, probablemente debido a emisiones ricas en azufre de erupciones volcánicas cercanas y estaban cubiertos por capas de ceniza volcánica.

El estudio sugiere que un período de invierno volcánico habría bajado drásticamente las temperaturas en todo el mundo, posiblemente adelantándose al período más largo de calentamiento que seguiría. 

«Los aerosoles atmosféricos de ácido sulfúrico producidos por las erupciones pueden haber sido la causa de un enfriamiento global rápido de varios grados, antes del gran calentamiento observado en el intervalo de extinción masiva del Pérmico-Triásico», explicó uno de los autores del trabajo, Michael Rampino.

Los resultados del equipo arrojaron que las erupciones de las trampas siberianas no fueron la única causa de la extinción masiva del Pérmico-Triásico, y que los efectos ambientales de las erupciones volcánicas en el sur de China y en otros lugares podrían haber jugado un papel vital en la desaparición de varias especies.

Imagen de portada: Sergio Perez/ REUTERS

FUENTE RESPONSABLE: RT en vivo. Noviembre 2021

Biología/Ciencia/Descubrimientos/Curiosidades/Investigación

La NASA lanzó una nave espacial para desviar un asteroide de su curso.

Se trata de un ensayo para estar «preparados» en caso de que la humanidad necesite en alguna ocasión impedir que una roca espacial gigante choque contra la Tierra. 

Si deseas conocer mas sobre este tema, cliquea por favor donde se encuentra escrito en “negrita”. Muchas gracias.

La nave partirá este miércoles a las 3 de la mañana de Argentina desde la Base de la Fuerza Espacial Vandenberg, en California.. Imagen: AFP

La NASA lanzó este martes por la noche una misión para estrellar deliberadamente una nave espacial contra un asteroide en el marco de un ensayo para estar «preparados» en caso de que la humanidad necesite un día impedir que una roca espacial gigante choque con la Tierra. 

Puede sonar a ciencia ficción, pero el DART (Double Asteroid Redirection Test) es un experimento real. Retransmitido en directo por la televisión de la NASA, el aparato despegó a las 22 locales del martes, las 3 de la madrugada en Argentina, a bordo de un cohete SpaceX desde la Base de la Fuerza Espacial Vandenberg en California. 

Su objetivo es Dimorphos, una «luna» de unos 160 metros de ancho, que rodea a un asteroide mucho mayor llamado Didymos (780 metros de diámetro). Juntos, forman un sistema que orbita en torno del Sol.

«Asteroide Dimorfos, ¡vamos a por ti!», tuiteó la NASA después del lanzamiento. Más tarde indicó que el DART se había separado con éxito de la segunda parte del cohete.

«Hemos recibido nuestras primeras señales de #DARK Mission, que continuará desplegando sus paneles solares en las próximas horas y se preparará para su viaje de ida y vuelta de 10 meses al asteroide», agregó la agencia espacial.

El impacto debería producirse en el otoño boreal de 2022, cuando el par de rocas se encuentren a 11 millones de kilómetros de la Tierra, el punto más cercano al que pueden llegar.

«Lo que estamos tratando de aprender es cómo desviar una amenaza», dijo el principal científico de la NASA, Thomas Zuburchen, sobre el proyecto de 330 millones de dólares y el primero de este tip

Asimismo, los especialistas aclararon que este experimento no supone ninguna amenaza para nuestro planeta. Incluso explicaron que hay asteroides que pertenecen a una clase de cuerpos conocidos como Objetos Cercanos a la Tierra y pueden acercarse a menos de 50 millones de kilómetros.

La atención de la Oficina de Coordinación de la Defensa Planetaria de la NASA está puesta sobre los cuerpos que tienen un tamaño superior a los 140 metros, puesto que éstos tienen el potencial de arrasar ciudades o regiones enteras con una energía varias veces superior a la de las bombas nucleares normales.

Hasta el momento, se conocen 10.000 asteroides cercanos a la Tierra de un tamaño de 140 metros o más, pero ninguno tiene una posibilidad significativa de impactar en los próximos 100 años. Sin embargo, se estima que hasta la fecha sólo se ha encontrado un 40 por ciento de esos cuerpos.

El impacto

La sonda DART (dardo), que es una caja con el volumen de una heladera grande y paneles solares del tamaño de una limusina a cada lado, se estrellará contra Dimorfos a algo más de 24.000 kilómetros por hora, lo que provocará un pequeño cambio en el movimiento del asteroide.

Su órbita nunca se cruza con nuestro planeta, lo que proporciona una forma segura de medir el efecto del impacto, que está previsto que se produzca entre el 26 de septiembre y el 1 de octubre de 2022.

Existe cierta incertidumbre sobre la cantidad de energía que se transferirá con el impacto, ya que se desconoce la composición interna y la porosidad de la pequeña luna. Cuantos más desechos se generen, más empuje recibirá Dimorphus.

«Cada vez que vamos a un asteroide, nos encontramos cosas que no esperábamos», dijo Rivkin.

La nave espacial DART también contiene sofisticados instrumentos de navegación y obtención de imágenes, entre ellos el CubeSat de la Agencia Espacial Italiana, que observará el choque y sus efectos posteriores.

La trayectoria de Didymos también podría verse ligeramente afectada, pero no alteraría significativamente su curso ni pondría en peligro a la Tierra, según los científicos.

Imagen de portada: Gentileza de AFP

FUENTE RESPONSABLE: Página 12 

NASA/Asteroide/Defensa/Planeta Tierra/Sociedad/Ciencia

 

 

 

 

Los volcanes que acabaron con las dinastías chinas.

Según un estudio de la Universidad de Rutgers (Nueva Jersey, EEUU), las erupciones volcánicas contribuyeron al colapso de las dinastías en China en los últimos 2000 años, al enfriar temporalmente el clima y afectar a la agricultura. La caída de una dinastía se describe a menudo en términos de “colapso”, según el estudio.

Si deseas saber más sobre este tema; cliquea por favor donde esta escrito en «negrita». Muchas gracias.

Está comprobado que las grandes erupciones pueden crear nubes con el potencial de bloquear parte de la luz solar durante uno o dos años. Este tipo de situaciones reducen el calentamiento estival de la tierra en Asia, por lo que habrán monzones más débiles con menos lluvias y, por ende, una reducción en las cosechas. Alan Robock, profesor del Departamento de Ciencias Ambientales en la Escuela de Ciencias ambientales y biológicas afirma: 

“Hemos confirmado por primera vez que el colapso de las dinastías en China durante los últimos 2000 años son más probables en los años posteriores a las erupciones volcánicas”. Pero existen otras variables que hacen que el estudio sea complejo, “porque si hay guerras y conflictos, las dinastías son más susceptibles al colapso”. Sin embargo nos encontramos con una posible retroalimentación, pues “el impacto de un clima frío en los cultivos puede hacer que los conflictos se den con más probabilidad”.

Naturaleza, laboratorio y biblioteca

ChinaMapa

El equipo de Rutgers ha analizado 156 erupciones volcánicas explosivas desde el año 1 d. C. hasta el año 1915. Ha encontrado niveles elevados de sulfato en los testigos de hielo extraídos de Groenlandia y la Antártida. 

Pero no se quedaron en el estudio de campo y laboratorio: investigaron la documentación histórica de China sobre 68 dinastías y las guerras ocurridas entre 850 y 1911. Tomaron erupciones volcánicas importantes y vieron en una ventana de aproximación de entre -10 y 2 años si había ocurrido algún colapso. 

Ocurrió en 62 de los 68 casos. Como bien sabemos, correlación no implica causalidad, sin embargo, tanto datos como causas son, al menos, verosímiles. Mediante el método de Montecarlo generaron erupciones volcánicas aleatorias y, efectivamente, el número promedio de erupciones ocurridas en la realidad en la ventana temporal elegida era superior a la esperada por el azar, con un intervalo de confianza del 99,95 %, mientras que el promedio en ventanas adyacentes era uniformemente menor. 

Es realmente complicado demostrar una correlación directa entre erupciones volcánicas y cambios de regímenes gubernamentales, pues la cantidad de variables es enorme. 

Más cuando hablamos de personas. Incluso con creencias religiosas o sobrenaturales. El “mandato del cielo” fue un concepto muy usado en la filosofía china tradicional que sirvió para mantener la estabilidad entre tanta ida y venida de gobernantes, contribuyendo a que existiese cierta continuidad entre las dinastías. Tanto las élites como los plebeyos aceptaban mejor una cambio de situación si la orden era de origen extraterrenal que si se producía mediante una toma violenta de poder. 

Algunos de los colapsos ocurrieron con cierta rapidez, en el contexto de un conflicto intenso, con una disrupción socioeconómica significativa y con pérdida de población. 

Pero otros se dieron como transiciones menos disruptivas, con una continuidad considerable desde el punto de vista burocrático y económico. Estos periodos se sitúan en los “ciclos dinásticos”, en los que hay una época de esplendor, seguida de un declive y un colapso final, atribuido tradicionalmente a la inmoralidad o corrupción de la familia gobernante. Aunque controvertido, las tensiones climáticas han comenzado a tomar un papel importante en el estudio histórico. 

Los colapsos de las dinastías Tang (907), Yuan (1368) y Ming (1644) están vinculadas a periodos de sequía y frío. El vulcanismo explosivo se propone como un elemento reforzador asociado a colapsos individuales específicos. Los impactos de fío y sequía producidos por las erupciones volcánicas pueden, a su vez, derivar a la muerte del ganado, la degradación acelerada de la tierra y el daño adicional a los cultivos debido a la supervivencia de las plagas agrícolas.

El beneficio del cambio

Volcan China

Volcán en Ulan Hada, Mongolia Interior (China)

Este original trabajo ha sido recientemente publicado en la revista Communications Earth & Environment, bajo el título Volcanic climate impacts can act as ultimate and proximate causes of Chinese dynastic collapse. El hallazgo histórico-científico presentado hace especial énfasis en la necesidad de que exista una buena preparación para futuras erupciones. 

Especialmente en regiones con poblaciones económicamente vulnerables, como las dinastías Ming y Tang, o con una mala gestión de recursos. Las erupciones de los siglo XX y XXI han sido menores que las históricas en la China Imperial. 

Sin embargo, las erupciones moderadas también pueden haber afectado de alguna manera a las sequías de Sahel en las décadas de los 70 y 90 del siglo pasado, contribuyendo a la muerte de 250.000 personas y el desplazamiento de diez millones de refugiados. En bastante posible que el cambio climático unido a erupciones importantes afecten dramáticamente a las regiones más pobladas y marginadas del planeta.

Sin embargo, en el artículo no solo se mencionan los efectos directos de las erupciones volcánicas, sino también los ocurridos sobre los ciudadanos. 

Las dinastías podrían haber aprovechado cualquier tipo de fenómeno natural para ampararse en el “mandato del cielo”. Y lo cierto es que el cambio de gobierno algunas veces han sido beneficiosos, tal como se discute en el propio artículo:

“De hecho, en lugar de ser un fracaso de la sociedad, el colapso en este contexto podría entenderse más como una adaptación a tensiones ambientales, políticas y de otro tipo de situaciones amenazantes, como consecuencia de una concepción cultural (socioecológica) profundamente arraigada a la naturaleza del gobierno, legitimidad dinástica y cambio”.

 

Artículo

Este artículo ha sido adaptado de: Volcanic eruptions contributed to collapse of China dynasties y del artículo original.

Imagen de portada: Gentileza de TÉLAM Los guerreros de terracota

FUENTE RESPONSABLE:  MUY INTERESANTE

China/Sociedad/Cultura/Volcanes/Ciencia/Hallazgos/Investigación

 

 

El inusual efecto cuántico que puede hacer invisible la materia, demostrado por primera vez por científicos.

Si deseas conocer mas sobre este tema, cliquea por favor donde se encuentra escrito en “negrita”. Muchas gracias.

La técnica podría utilizarse para detener la pérdida de información de los ordenadores cuánticos.

Por fin se ha demostrado un extraño efecto cuántico que se predijo hace décadas: si se hace que una nube de gas sea lo suficientemente fría y densa, se puede volver invisible. Este extraño efecto es el primer ejemplo específico de un proceso mecánico cuántico conocido como bloqueo de Pauli.

Científicos del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) utilizaron láseres para comprimir y enfriar gas de litio a densidades y temperaturas lo suficientemente bajas como para que dispersara menos luz. Al enfriar la nube aún más cerca del cero absoluto (-273,15 grados Celsius), esta se torna completamente invisible. Los resultados fueron publicados este jueves en la revista Science.

«Lo que hemos observado es una forma muy especial y sencilla de bloqueo de Pauli, que consiste en impedir que un átomo haga lo que todos los átomos harían de forma natural: dispersar la luz», indicó en un comunicado el autor principal del estudio, Wolfgang Ketterle, profesor de física del MIT. «Esta es la primera observación clara de que este efecto existe, y muestra un nuevo fenómeno en la física», agregó.

El bloqueo de Pauli proviene del principio de exclusión de Pauli, formulado por primera vez por el famoso físico austriaco Wolfgang Pauli en 1925. Este sostiene que todas las partículas llamadas fermiones (como protones, neutrones y electrones) con el mismo estado cuántico no pueden existir en el mismo espacio. 

Sin el principio de exclusión todos los átomos se colapsarían juntos al tiempo que entrarían en erupción en una enorme liberación de energía.

Invisibilidad de la materia

Al enfriar los átomos estos pierden energía, llenando todos los estados más bajos disponibles y formando un tipo de materia llamado mar de Fermi. 

Las partículas quedan encerradas unas en otras, sin poder ir a otros niveles de energía. En este punto, se apilan en tumultos y no tienen a dónde ir si son golpeadas. 

Están tan apiladas que las partículas ya no pueden interactuar con la luz. Por ende, la luz que se envía al interior cumple con el bloqueo de Pauli y simplemente traspasará, explican los investigadores.

Según el estudio, es complejo conseguir que una nube atómica alcance este estado. No solo necesita temperaturas increíblemente bajas, sino que también requiere que los átomos se aprieten hasta alcanzar densidades récord. Después de atrapar su gas dentro de una trampa atómica, los investigadores lo hicieron estallar con un láser. Tal y como predecía la teoría, los átomos enfriados y comprimidos dispersaron un 38% menos de luz que los que estaban a temperatura ambiente, lo que los hizo mucho más débiles.

Ahora que los investigadores han demostrado por fin el efecto de bloqueo de Pauli, podrían utilizarlo para desarrollar materiales que supriman la luz para evitar la pérdida de información en los ordenadores cuánticos.

Hielo XVIII: la enigmática forma que permite que el agua exista dentro de otros planetas.

Los investigadores han denominado también a esta materia «hielo negro» ya que presenta una tonalidad oscura porque interactúa con la luz de una forma diferente al agua.

Físicos del Laboratorio Nacional Argonne, con sede en Chicago, EE.UU., han repetido en un acelerador de partículas llamado sincrotrón la hazaña de obtener un nuevo estado de agregación del agua, llamado hielo super iónico de la fase XVIII, pero en unas condiciones mucho menos críticas a las que recurrieron hace dos años los investigadores de Berkeley.

«Fue una sorpresa, ya que nadie pensó que esta fase fuera a aparecer hasta que alcanzáramos presiones mucho más altas», comentó el profesor Vitali Prakapenka, científico de la Fuente de Fotones Avanzada (APS, por sus siglas en inglés) y el primer autor de un artículo al respecto publicado recientemente.

 El resultado se obtuvo a una presión de 20 gigapascales en vez de los 50, el valor sugerido la primera vez que se logró obtener este material, cuando una gota de agua adoptó esta forma durante un instante bajo los efectos de una potente onda de choque.

"Casi imposible en la naturaleza": Un grupo de físicos crea gotas cuadradas usando campos eléctricos (VIDEO)

«Casi imposible en la naturaleza»: Un grupo de físicos crea gotas cuadradas usando campos eléctricos (VIDEO)

El hielo XVIII, denominado también por los investigadores «extraño hielo negro», se obtuvo al comprimir el agua entre dos diamantes. 

El material más duro de la Tierra se utilizó para reproducir en condiciones de laboratorio la intensa presión que existe en los núcleos planetarios. 

Luego los científicos dispararon un haz de rayos X de alto brillo a través de estas piedras transparentes para calentar el agua, según el reciente comunicado emitido por el laboratorio.

«Imagine un cubo, una red con átomos de oxígeno en las esquinas conectados por hidrógeno cuando se transforma en esta nueva fase super iónica», propuso Prakapenka. 

«La red se expande, permitiendo que los átomos de hidrógeno migren mientras los átomos de oxígeno permanecen estables en sus posiciones». Según su explicación, en este estado se parece a «una red de oxígeno sólido en un océano de átomos de hidrógeno flotantes».

«Es un nuevo estado de la materia, por lo que básicamente actúa como un nuevo material y puede ser diferente de lo que pensábamos», adelantó Prakapenka. Concretamente, el equipo descubrió que el hielo de la fase XVIII se volvió menos denso, pero oscureció hasta adoptar un color negro, porque interactuaba con la luz de manera diferente que el agua.

Las mediciones de este equipo establecen áreas de estabilidad presión-temperatura en el hielo super iónico y su línea de fusión; estos datos sugieren la presencia de este material en forma cúbica en los planetas gigantes ricos en agua, como Neptuno y Urano.

Prakapenka afirmó, sin embargo, que todavía quedan muchos ángulos desde los que analizar este material, como la conductividad, viscosidad, estabilidad química o los cambios que se producen cuando el agua está mezclada con sales u otros minerales, entre otros. Por lo que esperan que este hallazgo solo sea un primer paso para más estudios sobre la cuestión.

Imagen de portada: Gentileza de Christian Sanner / Ye labs / JILA

FUENTE RESPONSABLE: RT en vivo. Noviembre 2021

Física cuántica/Ciencia/Investigación/Materia

 

Marte: “Es algo que nadie había visto antes”.

El vehículo de exploración marciana de la NASA envió fotografías para mostrar el objeto que encontró adentro de una piedra.

Si deseas conocer mas sobre este tema, cliquea por favor donde se encuentra escrito en “negrita”. Muchas gracias.

La imagen causó una enorme conmoción en las redes sociales donde muchos internautas se sorprendieron con el particular hallazgo.

Un equipo de investigadores de la NASA reveló que el explorador Perseverance descubrió “algo que nadie ha visto antes” adentro de una roca en la superficie de Marte.

La imagen fue tomada en un lugar cercano a donde el vehículo aterrizó a comienzos de este año y causó una enorme conmoción en las redes sociales donde muchos usuarios se sorprendieron con el particular hallazgo. 

Por esta razón, la agencia espacial norteamericana explicó el origen del asombroso descubrimiento en la cuenta de Twitter del robot marciano.

Perseverance, que se encuentra trabajando el campo del cráter Jezero, utilizó una herramienta ubicada en el extremo de su “brazo” para desgastar la superficie de la roca con la finalidad de observar los elementos de su interior.

“Mirando adentro para observar algo que nadie ha visto antes. Erosioné un pequeño trozo de esta roca para eliminar la capa superficial y ver lo que hay debajo. Concentrándome en mi próximo objetivo para tomar muestras de Marte”, escribió el equipo del robot marciano en la publicación de Twitter.

Perseverance, que se encuentra examinando el terreno del cráter Jezero en el planeta rojo, utilizó una herramienta abrasiva en el extremo de su brazo robótico para desgastar la superficie de la roca con la finalidad de observar en su interior

Perseverance, que se encuentra examinando el terreno del cráter Jezero en el planeta rojo, utilizó una herramienta abrasiva en el extremo de su brazo robótico para desgastar la superficie de la roca con la finalidad de observar en su interior – Twitter @NASAPersevere

Luego de detener sus funciones en octubre como consecuencia de una conjunción solar, con el Sol interponiéndose entre la Tierra y Marte, el Perseverance estuvo investigando algunas formaciones rocosas en la región sur, que son de particular interés para el equipo científico que monitorea al rover desde nuestro planeta.

Recolectar muestras de rocas y de tierra en el planeta rojo es uno de los principales objetivos del vehículo. El objetivo es almacenarlas dentro del Perseverance en tubos y que futuras misiones transporten a la Tierra para ser analizadas en detalle para buscar signos de antigua vida microbiana de hace 3000 millones de años.

Aunque los responsables de la misión todavía no tienen certezas de lo que podría ser, creen que el Perseverance halló un grupo de minerales y sedimentos granulados

Aunque los responsables de la misión todavía no tienen certezas de lo que podría ser, creen que el Perseverance halló un grupo de minerales y sedimentos granulados – Twitter @NASAPersevere

Además, el robot marciano recolectará muestras de fragmentos de rocas, minerales y polvo que quedan en la superficie del planeta rojo, y recopilará datos acerca de las condiciones climáticas para allanar el camino a una futura exploración humana de Marte.

En abril, una foto sacada por el Perseverance había causado asombro en la comunidad científica internacional al mostrar el desolado suelo del planeta rojo coronado por lo que aparentaba ser un maravilloso arcoíris. 

Pero ante la gran confusión que causó la imagen en las redes sociales, la NASA explicó que se trataba de un engaño causado por la lente de la cámara del explorador marciano.

La NASA explicó el origen del asombroso descubrimiento en la cuenta de Twitter del robot marciano

La NASA explicó el origen del asombroso descubrimiento en la cuenta de Twitter del robot marciano – Twitter @NASAPersevere

Tras erosionar la piedra, el robot marciano envió las fotografías para exhibir los materiales encontrados debajo de la capa superior de la roca. Aunque los responsables de la misión todavía no tienen certezas de lo que podría ser, creen que el Perseverance halló un grupo de minerales y sedimentos granulados.

Imagen de portada: Twitter @NASAPersevere

FUENTE RESPONSABLE: La Nación. Noviembre 2021

Marte/NASA/Persevere/Hallazgos/Sociedad/Investigación/Ciencia