El fenómeno de ‘agua muerta’ pudo ser la causa de la derrota de Cleopatra y Marco Antonio en Accio según un nuevo estudio.

En agosto de 1893, el explorador noruego Fridtjof Nansen experimentó un extraño fenómeno cuando navegaba por el Ártico al norte de Siberia cerca del archipiélago de Nordenskiöld: su barco, el Fram, fue frenado por una fuerza misteriosa que apenas le dejaba maniobrar, y mucho menos alcanzar la velocidad normal.

Cuando fue atrapado en aguas muertas, el Fram pareció ser retenido, como por alguna fuerza misteriosa, y no siempre respondía al timón. En tiempo calmo, con una carga ligera, el Fram era capaz de alcanzar 6 o 7 nudos. Cuando estaba en aguas muertas era incapaz de llegar a 1,5 nudos. Hicimos bucles en nuestro curso, giramos a veces a la derecha, intentamos todo tipo de maniobras para alejarnos de allí, pero con muy poco éxito

Fridtjof Nansen

¿Qué hace que los barcos disminuyan misteriosamente la velocidad o incluso se detengan mientras viajan, aunque sus motores funcionen correctamente? Este fenómeno, que Nansen fue el primero en observar en 1893, se describió experimentalmente en 1904 sin que se comprendieran todos los secretos de esta agua muerta.

Ahora un equipo interdisciplinario del CNRS (Centre national de la recherche scientifique) y de la Universidad de Poitiers ha explicado este fenómeno por primera vez: los cambios de velocidad de los barcos atrapados en aguas muertas se deben a las olas que actúan como una cinta transportadora ondulante en la que los barcos se mueven de un lado a otro.

Si deseas profundizar en esta entrada; cliquea por favor adonde se encuentre escrito en color “azul”. Muchas gracias. 

Ilustración del fenómeno de agua muerta / foto Morgane Parisi

En 1904, el físico y oceanógrafo sueco Vagn Walfrid Ekman demostró en un laboratorio que las olas que se formaban bajo la superficie en la interfaz entre las capas de agua salada y agua dulce que forman la parte superior de esta zona del Océano Ártico interactúan con el barco, generando resistencia.

Este fenómeno, llamado agua muerta, se observa en todos los mares y océanos en los que se mezclan aguas de diferentes densidades (debido a la salinidad o la temperatura). Denota dos fenómenos de arrastre observados por los científicos. El primero, el arrastre de las olas de Nansen, causa una velocidad constante y anormalmente baja. El segundo, el arrastre de Ekman, se caracteriza por las oscilaciones de velocidad en el barco atrapado.

La causa de esto era desconocida. Físicos, expertos en mecánica de fluidos y matemáticos del Institut Prime del CNRS y del Laboratoire de Mathématiques et Applications (CNRS/Université de Poitiers) han intentado resolver este misterio. Utilizaron una clasificación matemática de diferentes ondas internas y el análisis de imágenes experimentales a escala de sub-píxel, una primicia.

La batalla de Accio / foto rowanwindwhistler en Wikimedia Commons

Demostraron que estas variaciones de velocidad se deben a la generación de ondas específicas que actúan como una cinta transportadora ondulante en la que la nave se mueve hacia adelante y hacia atrás. Los científicos también han conciliado las observaciones de Nansen y Ekman. Han demostrado que el régimen de oscilación de Ekman es sólo temporal: la nave termina escapando y alcanza la velocidad constante de Nansen.

El trabajo forma parte de un importante proyecto que investiga por qué, durante la batalla de Accio (2 de septiembre de 31 a.C.), las grandes naves egipcio-romanas perdieron cuando se enfrentaron a las naves más débiles de Octavio. ¿Podría la Bahía de Accio, que tiene todas las características de un fiordo, haber atrapado a la flota de Marco Antonio y Cleopatra en aguas muertas?

Así que ahora tenemos otra hipótesis para explicar esta estrepitosa derrota, que en la antigüedad se atribuía a las rémoras, peces ventosa que se pegaban a los cascos de las naves, según la leyenda.


Fuentes: Behind the dead-water phenomenon (CNRS) / The dual nature of the dead-water phenomenology: Nansen versus Ekman wave-making drags. Johan Fourdrinoy, Julien Dambrine, Madalina Petcu, Morgan Pierre, and Germain Rousseaux. PNAS, July 6, 2020. 

Imagen de portada: La batalla de Accio, cuadro de Lorenzo A. Castro (1672) / foto dominio público en Wikimedia Commons.

FUENTE RESPONSABLE: La Brújula Verde. Por Guillermo Carvajal. 7 de julio 2020-

Sociedad y Cultura/Antiguo Egipto/Historia/Cleopatra/Marco Antonio/La Batalla de Accio/Fenómeno natural/ Aguas muertas.

Localizan un pasadizo secreto que que podría conducir a la tumba de Cleopatra.

Si deseas profundizar en esta entrada; cliquea por favor adonde se encuentre escrito en color “azul”. Muchas gracias.

Durante la última campaña de excavaciones arqueológicas llevada a cabo por la Universidad de Santo Domingo bajo un templo dedicado a Osiris e Isis en la antigua ciudad de Taposiris Magna, situada al oeste de Alejandría, el equipo dirigido por la arqueóloga dominicana Kathleen Martínez ha descubierto un pasadizo excavado en la roca, a unos trece metros de profundidad. El túnel, que al parecer sirvió para transportar agua en el pasado, tiene unos 1.305 metros de largo y unos dos metros de alto.

Taposiris Magna, cuyo significado es «tumba de Osiris» fue fundada por el segundo faraón de la dinastía ptolemaica, Ptolomeo II Filadelfo, entre los años 280 y 270 a.C. Kathleen Martínez, que lleva doce años buscando la tumba perdida de la última reina ptolemaica de Egipto, piensa que tanto Cleopatra como su amante, el general romano Marco Antonio, pudieron haber sido enterrados en una necrópolis muy cercana al templo. De hecho, Taposiris Magna ha proporcionado hasta la fecha numerosos hallazgos. Por ejemplo, el año pasado, en este mismo yacimiento, Martínez descubrió dieciséis momias de época grecorromana.

Imagen del túnel encontrado bajo el santuario de Taposiris Magna.Facebook Ministerio de Antigüedades de Egipto

¿DÓNDE ESTÁ CLEOPATRA?

La misión dirigida por Martínez ha despertado un gran interés mediático, así como de muchos colegas de profesión, algunos tan importantes como el famoso egiptólogo y exministro de Antigüedades egipcio Zahi Hawass, quien, en una entrevista concedida a los medios, reconocía la importancia de los descubrimientos que ha realizado el equipo de Martínez en el interior del templo, aunque también ha explicado que, según él, Cleopatra no fue enterrada allí, sino «en una tumba que ella misma ordenó construir junto a su palacio y que ahora mismo se encuentra debajo del agua».

Zahi Hawass ha declarado que cree que Cleopatra no está enterrada en Taposiris Magna, sino en una tumba que ordenó construir en Alejandría y que ahora está bajo el agua.

Reconstrucción del túnel descubierto bajo el templo de Taposiris Magna. Facebook Ministerio de Antigüedades de Egipto

En cuanto al descubrimiento del túnel, en un comunicado emitido por el Ministerio de Turismo y Antigüedades de Egipto, la arqueóloga dominicana ha explicado que los estudios preliminares realizados indican que el diseño arquitectónico del pasadizo es muy similar al diseño de un túnel hallado en Grecia, el conocido como Túnel o Acueducto de Eupalino, en la isla de Samos, datado en el siglo VI a.C. Aunque el de Taposiris Magna es más largo (el de Eupalino mide 1.036 m), y Martínez lo califica como un «milagro de la ingeniería».

INDICIOS ESPERANZADORES

Con todo, las excavaciones en Taposiris Magna no han estado exentas de dificultades. Entre los años 320 d.C. y 1.303 d.C., más de una veintena de terremotos sacudieron la costa egipcia, lo que provocó que una parte del templo de Taposiris se derrumbara y acabara hundiéndose bajo el mar, en una época en la que Egipto estaba gobernado por los Ptolomeos, una dinastía de gobernantes descendientes de Ptolomeo, uno de los principales generales de Alejandro Magno.

Durante las excavaciones, el equipo de Martinez descubrió que una parte del túnel estaba sumergida bajo las aguas del Mediterráneo, al igual que parte de los cimientos del santuario, en los que el equipo está trabajando ahora para lograr sacarlos a la luz. Asimismo, los arqueólogos localizaron varias vasijas y tinajas de cerámica, además de un bloque rectangular de piedra caliza.

Cabezas de alabastro encontradas durante los trabajos de excavación en Taposiris Magna.Facebook Ministerio de Antigüedades de Egipto

En el transcurso de los trabajos de excavación, la misión también descubrió dos cabezas de alabastro, una de las cuales probablemente representa a un rey, y la otra, a un personaje de alto rango, según ha explicado Martínez. Los numerosos hallazgos incluyen, además, monedas con las imágenes y los nombres de Cleopatra y de Alejandro Magno, varias esculturas sin cabeza y estatuas de la diosa Isis, además de diversas inscripciones y bustos.

Imagen de portada: Fachada norte del templo de Osiris en Taposiris Magna. Foto: Kontao (CC BY-SA 3.0)

FUENTE RESPONSABLE: Historia National Geographic. Por J.M. Sadurni. Actualizado 9 de noviembre 2022.

Sociedad y Cultura/Antiguo Egipto/Arqueología/Descubrimientos/ Faraones/Cleopatra/Marco Antonio/Actualidad

Misterioso túnel bajo antiguo templo egipcio llevaría a la tumba de Cleopatra.

A 13 metros bajo tierra.

Se trata de un extenso corredor y es considerado un “milagro de la ingeniería”; está formado por unas estructuras de tipo submarinas que desembocarían en el lugar donde yacen los restos de la reina de la dinastía ptolemaica.

Un reciente descubrimiento arqueológico, reportó CNN, podría llevar al encuentro con la tumba perdida de Cleopatra, la reina y última gobernante de la dinastía ptolemaica del Antiguo Egipto. Kathleen Martínez, arqueóloga de la Universidad de Santo Domingo, halló un misterioso túnel que daría al sepulcro.

Se trata de un extenso corredor a 13 metros bajo tierra que es considerado por el Ministerio de Turismo y Antigüedades egipcio como un “milagro de la ingeniería”. Está formado por unas estructuras de tipo submarinas que llevan al mar Mediterráneo y desembocarían en el lugar donde yacen los restos de Cleopatra.

Desde que comenzó la excavación, según declaraciones de Martínez al medio estadounidense, se encontró en el área un “enorme centro religioso con tres santuarios, un lago sagrado, más de 1.500 objetos, bustos, estatuas, piezas de oro y una colección de monedas que representan a Alejandro Magno y a la misma Cleopatra”.

La teoría de la arqueóloga sobre los restos de Cleopatra

Para la mujer de 56 años, la clave de todo se encuentra en el hallazgo del Templo de Osiris, una ciudad en ruinas de Taposiris Magna, ubicada en la costa norte de Egipto y donde el río Nilo se uno con el Mediterráneo. Hasta allí los llevaría el túnel. Pero, ¿cómo hizo para llegar a esa conclusión?

La arqueóloga se baso estrictamente en que Cleopatra era considerada en sus tiempos como la reencarnación de la diosa Isis, quien fue esposa del dios Osiris. Hasta el momento, su hipótesis encajaría ya que los lugares descubiertos durante la investigación contemplan ofrendas y pinturas dedicadas a Isis.

Todavía resta sin embargo un largo viaje para probar sus creencias. Una de las complicaciones con la que podría encontrarse en la búsqueda del santuario sagrado reside en los daños que los terremotos del último siglo podrían haber ocasionado al templo.

Aun así, Martínez no se ve desanimada y cree estar cerca de dar con lo que ella considera que sería el “descubrimiento del siglo”.

Un breve repaso por la vida y obra de la última gobernante de la dinastía ptolemaica

Durante su diálogo con CNN, la también abogada habló sobre la figura de Cleopatra, a quien caracterizó como “una víctima de la propaganda de los romanos, que distorsionaron su imagen”. 

Para Martínez, se trataba de una mujer “culta” que “probablemente estudio en el museo de Alejandría, centro cultural de la época”.

Fue además una lingüista, madre y filosofa. Con respecto a su fallecimiento, Cleopatra optó por quitarse la vida luego de que su esposo Marco Antonio muriese en sus brazos en el año 30 a.C. Según la creencia popular, dejó que una serpiente la mordiera y le inyectase su veneno.

Imagen de portada: Gentileza CNN

FUENTE RESPONSABLE: ELONCE Sociedad. 11 de noviembre 2022.

Sociedad y Cultura/Antiguo Egipto/Arqueología/Cleopatra/Nuevos descubrimientos.