Si sobreviven, ¿cómo serían los humanos dentro de 10.000 años?

Predecir con exactitud qué pasará en los próximos 100 siglos es imposible. La biología evolutiva se encarga de estudiar el pasado, sin embargo, se pueden arriesgar predicciones a partir de tendencias.

Tendrían cerebros más pequeños y personalidades más sociables. El debate en torno a las predicciones se mantiene.

Si para el año 12.022 los humanos siguen habitando la Tierra, es probable que sus cuerpos luzcan más delgados, tengan una mandíbula más fina y dientes muy pequeños. Su rostro se mantendría afable, serían “menos agresivos y más afectuosos”, vaticina el biólogo evolutivo Nicolás R. Longrich en un artículo publicado a inicios de marzo en el medio The Conversation.

Predecir con exactitud qué ocurrirá con los humanos en los próximos 10.000 años −a nivel físico y emocional− es imposible, tanto que una especulación hecha 10.000 años atrás en torno a cómo sería el Homo sapiens de hoy no hubiera logrado adivinar que aparecería una actividad como la agricultura, que influyó de sobremanera en la evolución de la especie (ver Radiografía).

Longrich especula desproporcionadamente, afirman expertos como Juan Carlos Gallego-Gómez, docente de Medicina Evolutiva Genómica de la Facultad de Medicina de la Universidad de Antioquia y autor del libro Evolución, el legado de Darwin, quizá olvidando que la evolución es en esencia un estudio histórico. “Con ella puede decirse qué pasó y cómo sucedió −parcialmente−, pero no predecir”, y cita a uno de los mayores divulgadores de la biología evolutiva, Stephen Jay Gould: “Si devolvieras el cassette de la historia de la vida en la Tierra y le dieras reiniciar… nunca se repetirían los mismos eventos que hemos presenciado desde los orígenes”.

Así, aunque nadie sabe con certeza qué pasará en los próximos 100 siglos, pueden hacerse conjeturas revisando el pasado y el presente, augurando cuáles tendencias podrían continuar, incluso en el futuro cercano. Todo si el fin de la especie no llega antes.

Cuerpos y dientes pequeños

La evolución es una adaptación constante y gradual −que implica cambios en el ADN− para garantizar la permanencia de una especie en el mundo. Evolucionar no significa pasar de ser “peores” a “mejores”, sino acoplarse con el fin de seguir existiendo.

Durante el proceso evolutivo del Homo sapiens han ocurrido dos cambios grandes e importantes que podrían mantenerse en el tiempo, señala Sergio Mejía de Bedout, antropólogo físico de la Universidad de Georgia y miembro de la Asociación Multidisciplinaria de Estudios en Biología y Astrobiología (Ameba): la reducción del aparato masticatorio y la reducción del sistema esquelético.

Los primeros homínidos herbívoros tenían grandes muelas para triturar los vegetales crudos, pero conforme empezaron a comer carne y cocinar sus alimentos, mandíbulas y dientes redujeron su tamaño. Ya no era necesaria tanta grandeza.

Comer blando y alimentos procesados es un hecho a día de hoy y parece que se mantendrá en los años siguientes, dice Mejía, por eso es de esperar que el aparato masticatorio siga encogiéndose y desaparezcan incluso las muelas del juicio.

Del mismo modo ha venido ocurriendo con la densidad ósea y muscular. A medida que los seres humanos necesitaron menos fuerza bruta para sobrevivir −crearon herramientas que facilitaban las tareas, además de que sus vidas se tornaron más sedentarias−, sus cuerpos se volvieron más livianos (que no delgados). Ahora, para Longrich, conforme las personas pasen más tiempo detrás de escritorios y volantes, será mucho más probable que esta tendencia se mantenga.

Cerebros pequeños también

Es un mito aquello de que los humanos serán más inteligentes a futuro, apunta el antropólogo. Que un niño use hoy un celular no lo hace más inteligente que un niño cromañón (Homo sapiens de hace 40.000 años), dice, solo se trata de conocimientos distintos.

“Para que la especie sea más inteligente tendría que haber una presión de selección con ese patrón, es decir, habría que encontrar una manera para que las personas inteligentes sean las únicas que se reproduzcan”, algo que es prácticamente imposible de forma natural, y falto de ética de forma artificial.

El tamaño del cerebro llegó a su punto máximo hace varios años, coinciden Longrich y Mejía, de hecho ambos señalan que ahora la tendencia va hacia la disminución −acontecimiento que se encuentra aún en estudio−.

Con esto en mente es impensable que el órgano maestro vaya a incrementar su tamaño dotando a los humanos de mayor ingenio. Su crecimiento, incluso, implicaría cambios drásticos y riesgosos en la arquitectura de la pelvis de las mujeres, con el fin de que el nacimiento de un niño sea viable y este cambio, a su vez, podría comprometer la capacidad de caminar en dos piernas.

Importante ser sociables

El ser humano ha llegado al punto en el que está, gracias a la tecnología y la cooperación, comenta Mejía, “sin esos dos factores no habría tenido oportunidad como especie”.

“Autodomesticación” llama al proceso mediante el cual ha sido posible convivir entre semejantes. Grandes ciudades superpobladas, condiciones de hacinamiento en el transporte público y la necesidad de relacionarse con miles de personas ha llevado −y seguiría llevando, según Longrich− al ser humano a adoptar actitudes de extroversión y tolerancia. “A pesar de las guerras que vemos, el ser humano se ha hecho más dócil. Míralo así: montar con tantos individuos en el metro sería imposible para los chimpancés, por ejemplo, nosotros vivimos hasta en hacinamiento”, complementa Mejía.

Avances en reversa

Durante el siglo pasado llegó a ponerse en duda si los humanos seguían evolucionando. Tener vacunas, antibióticos, alimentos e higiene había liberado a la especie de dos presiones clave: los depredadores y las enfermedades.

Tal idea quedó atrás, ahora se sabe que la evolución sigue dándose de forma natural, siendo tan evidente que puede observarse en que quienes viven en zonas poco soleadas desarrollan una tez más clara para captar mejor los rayos del sol y sintetizar la vitamina D.

Ahora bien, el desarrollo de ámbitos como la medicina moderna y la tecnología, que han facilitado la prolongación de la vida y la especie, podrían mantenerse a favor o tener un efecto contrario e inesperado de cara al futuro.

Dirigir la evolución es una posibilidad incipiente que sigue estando controlada por esquemas bioéticos. No obstante, la edición genética está latente, prometiendo que podría acabar con algunas enfermedades y casi que “diseñar” humanos a la medida.

Pensar en la selección natural implica también pensar en otros procesos evolutivos, acota Juan Felipe Zapata Martínez, candidato a doctor en Biología: teniendo en cuenta que la adaptación y la diversidad dependen de la reproducción, ¿cómo se verán afectadas las sociedades al migrar a la virtualidad? Para él surgirán nuevas variables de presión a raíz de tecnologías como la Inteligencia Artificial y nuevas propuestas como el metaverso, que llegarían incluso a ralentizar la tasa de mutación y, por ende, la evolución. “Sumado a esto hay que tener en cuenta las enfermedades emergentes y la crisis ambiental, todo ello hace más difícil predecir cómo serán los humanos del futuro”.

La extinción de la especie

Todas estas conjeturas serán posibles solo si la humanidad no se extingue antes, lo que es, sin embargo, muy probable.

La mayoría de las especies de vertebrados, que tienen un tamaño similar al de los humanos, tienen una esperanza de vida de dos millones de años en total, explica Gallego-Gómez.

“Como Homo sapiens nos originamos hace apenas 250.000 o 280.000 años, pero no es probable que duremos los dos millones de años, desde ya estamos causando una extinción en masa”, afirma haciendo referencia a que en tan solo en los últimos 50 años la especie ha hecho estragos irreversibles en términos ambientales. “De hecho, no creo que duremos 10.000 años más, tal vez unos 300”, puntualiza.

La crisis climática, la destrucción de ecosistemas y la presión sobre otras especies animales haría inviable la continuación de los humanos en la Tierra. Lo realmente probable es que no los habrá ni más delgados ni más sociables ni con cerebros más pequeños. No los habrá.

Imagen de portada: ILUSTRACIÓN STOCK.

FUENTE RESPONSABLE: El Colombiano. Por Laura Franco Salazar. Abril 2022

Sociedad y Cultura/Ciencia/Investigación/Tendencias

Una misión arqueológica española halla en Egipto restos humanos con lenguas de oro.

El descubrimiento se ha producido en el yacimiento arqueológico de la actual ciudad El-Bahnasa, antiguamente conocida como Oxirrinco, uno de los mayores yacimientos de Egipto donde la Universidad de Barcelona lleva tres décadas investigando.

Oxirrinco era la capital del Alto Egipto y su existencia está documentada por primera vez por las fuentes jeroglíficas con su nombre faraónico, Per-medyed, en la dinastía XXV. Desde hace tres décadas, la Universidad de Barcelona en colaboración con el Consejo Superior de Antigüedades de Egipto, investiga el terreno para dar a conocer increíbles hallazgos que puedan ayudar a avanzar en la documentación de la historia.

Si deseas profundizar sobre este tema; por favor cliquea donde esta escrito en “negrita”. Muchas gracias.

Hace escasas semanas, los investigadores españoles hallaron centenares de piezas pertenecientes a la cámara funeraria de un importante sacerdote del Antiguo Egipto y, ahora, han encontrado dos tumbas de la última dinastía que gobernó el Antiguo Egipto antes de la conquista persa, la Dinastía XXVI o época Saíta (624-525 a.C.) y varias láminas de oro en forma de lengua en una de las sepulturas.

Los restos se han encontrado en dos cementerios adyacentes. Mustafa Waziri, secretario general del Consejo Supremo de Antigüedades, aclaró que las lenguas doradas se encontraron junto a los restos de dos personas desconocidas. Era una práctica habitual que los antiguos egipcios le ofrecieran a la momia una lengua de oro durante los rituales sagrados para que pudieran hablar con Osiris, el dios del inframundo, en el más allá.

En el interior del cementerio además se encontró un ataúd hecho de piedra caliza con una cubierta de mujer y junto a él, los restos de una mujer. Por su parte, la investigadora española Mayte Mascourt, jefa de la misión, explicó que el segundo cementerio estaba completamente cerrado y que era la primera vez que se abría durante las excavaciones.

Imagen de portada: Gentileza de Twitter / @TourismandAntiq

FUENTE RESPONSABLE: SPUTNIK Mundo

Arqueología/Egipto/Hallazgo/Historia/Arte y Cultura/España

Universidad de Barcelona/Mustafa Waziri/Momia/Sociedad

Ensayo: Las cosas queridas

El filósofo surcoreano rescata textos del “El Principito” para explicar cómo el capitalismo destruye los lazos de amor.

Si deseas profundizar sobre este tema; por favor cliquea donde esta escrito en “negrita”. Muchas gracias.

En “El principito”, de Antoine de Saint-Exupéry, hay una escena que ilustra lo que es una cosa querida. En ella, el pequeño príncipe encuentra un zorro. Invita a este a jugar con él. El zorro accede, pero no puede jugar con él, pues él no lo ha “domesticado”. El pequeño príncipe pregunta al zorro qué es “domesticar” (“apprivoiser”). A esto responde el zorro: “Es algo demasiado olvidado […] Significa crear lazos […] Todavía no eres para mí más que un niño parecido a otros cien mil niños. Y no te necesito. Y tú tampoco me necesitas. No soy para ti más que un zorro parecido a otros cien mil zorros. Pero, si me domesticas, tendremos necesidad uno del otro. Tú serás para mí único en el mundo. Yo seré para ti único en el mundo…”.

Hoy, los lazos fuertes pierden cada vez más importancia. Son, sobre todo, improductivos, porque los lazos débiles aceleran por sí solos el consumo y la comunicación. 

Así, el capitalismo destruye sistemáticamente los lazos. Las cosas queridas también son raras en la actualidad. Dejan paso a los artículos desechables. 

El zorro continúa: “Los hombres ya no tienen tiempo de conocer nada. Compran cosas ya hechas a los comerciantes. Pero, como no existen comerciantes de amigos, los hombres ya no tienen amigos”. Hoy, Saint-Exupéry podría haber afirmado que ahora también hay comerciantes de amigos con nombres como Facebook o Tinder.

Solo después de su encuentro con el zorro, el principito se da cuenta de por qué su rosa es tan única para él: “Es a ella a quien protegí con el biombo […]. 

Es a ella a quien escuché quejarse, o alabarse, o incluso a veces callarse”. El principito le da tiempo a la rosa “escuchándola”. “Escuchar a otro”. Quien verdaderamente escucha, “presta atención” sin reservas a otro. Cuando no se presta atención a otro, el yo vuelve a levantar su cabeza. 

La “debilidad metafísica por el otro” es constitutiva de la “ética del escuchar” como ética de la responsabilidad. El ego que se fortalece es incapaz de escuchar, porque en todas partes solo se oye hablar a sí mismo.

El corazón late ante el “otro”. También encontramos al otro en las cosas queridas. A menudo son un regalo de otro. Hoy no tenemos tiempo para el otro. El tiempo como tiempo del yo nos hace ciegos para el otro. Solo el tiempo del otro crea los lazos fuertes, la amistad y hasta la comunidad. Es el tiempo bueno. Así habla el zorro: “Es el tiempo que has perdido con tu rosa lo que hace a tu rosa tan importante […] Los hombres han olvidado esta verdad […] Pero tú no debes olvidarla. Eres responsable para siempre de lo que has domesticado. Eres responsable de tu rosa”.

El zorro desea que el pequeño príncipe le visite siempre a la misma hora, que haga de la visita un rito. El principito le pregunta al zorro qué es un rito. A lo que el zorro responde: “Es algo también demasiado olvidado […]. Es lo que hace que un día sea diferente de los otros días, una hora de las otras horas”. 

Los ritos son técnicas temporales de clausura. Hacen del “ser-en-el mundo” un “estar-en-casa”. Son en el tiempo lo que las cosas en el espacio. 

Estabilizan la vida estructurando el tiempo. Son “arquitecturas del tiempo”. De este modo, hacen que el tiempo sea habitable, incluso transitable, como una casa. El tiempo de hoy carece de una estructura sólida. No es una casa, sino una corriente. Nada la detiene. El tiempo del apresuramiento no es habitable.

Tanto los rituales como las cosas queridas son polos de descanso que estabilizan la vida. Las repeticiones los distinguen. La compulsión de la producción y el consumo suprime las repeticiones. 

Desarrolla la compulsión hacia lo nuevo. La información tampoco es repetible. Ya por su breve lapso de actualidad reduce la duración. Desarrolla una compulsión hacia estímulos siempre nuevos. En las cosas queridas no caben estímulos. Por eso son repetibles.

La expresión francesa “apprendre par cœur” (“aprender de memoria”) supone adquirir mentalmente algo por repetición. 

Solo las repeticiones llegan al corazón. También su ritmo se debe a la repetición. La vida de la que se ha alejado toda repetición carece de ritmo, de latido. También el ritmo estabiliza la psique. Da una forma al tiempo, que es en sí mismo un elemento inestable: “El ritmo es el éxito de la forma bajo la condición (adversa) de la temporalidad”. 

En la era de las emociones, de los arrebatos y de las experiencias, que son irrepetibles, la vida pierde forma y ritmo. Se torna radicalmente fugaz.

La era de las cosas queridas, la era del corazón, ha quedado atrás. 

El corazón pertenece al orden terreno. En la puerta de la casa que habitaba Heidegger se leía el versículo bíblico: “Por encima de todo guarda tu corazón, porque de él brota la vida”. 

También Saint-Exupéry invoca el poder del corazón que da vida. Al despedirse del pequeño príncipe, el zorro comparte un secreto: “Es muy simple: solo se ve bien con el corazón. Lo esencial es invisible a los ojos”.

Adelanto del libro “No-Cosas” (Taurus) de Byung-Chul Han. 

Imagen de portada: Gentileza de Byung-Chul Han

FUENTE RESPONSABLE: Noticias. Cultura. Argentina. Noviembre 2021

Filosofía/El Principito/Ensayo: Las cosas queridas/Cultura/Sociedad-

Las mejores fotos de aves de 2021.

Conoce a los ganadores del certamen FotoAves 2021, el concurso de fotografía ornitológica organizado por SEO Birdlife en el que aves y pájaros son los protagonistas.

Si deseas conocer mas sobre este tema, cliquea por favor donde se encuentra escrito en “negrita”. Muchas gracias.

Una imagen de una avutarda hubara -Chlamydotis undulata- titulada «El galán del llano», le ha valido al fotógrafo José Juan Hernández para alzarse con el primer premio de la decimocuarta edición de FotoAves, un concurso anual organizado por la Sociedad Española de Ornitología -SEO Birdlife– desde el año 2007 con el objetivo de premiar las mejores fotografías de aves entre los aficionados y profesionales de todo el mundo.

En la instantánea, Hernández emplea una técnica de “barrido” que permite reflejar el dinámico comportamiento de exhibición de los machos de avutarda hubara, los cuales después de las lluvias de invierno empiezan un impresionante cortejo desplegando su plumaje en todo su esplendor.

El galán del llano

El galán del llano – Foto: José Juan Hernández / FotoAves

Seleccionadas entre las más 1500 imágenes presentadas a la competición por fotógrafos de todo el mundo, a la fotografía ganadora la han seguido varios accésit como «El sonido del bosque», de José Manuel Castrillo. En ella podemos observar el perfil iluminado de un urogallo macho en la plenitud del bosque durante los primeros rayos de luz del día.

El sonido del bosque

El sonido del bosque. Foto: José Manuel Castrillo / FotoAves

«Pez volador» de Sebastián Molano Robledo también ha conseguido un accésit en esta edición, a pesar de que es difícil que la imagen de un martín pescador destaque a ojos del jurado entre las decenas que llegan cada año a FotoAves. Sin embargo, esta fotografía lo consigue gracias al efímero instante captado; ese momento mágico de una acción que transcurre a milésimas de segundo en el que el pez parece flotar ingrávido en el pico del ave.

Pez volador

Pez volador. Foto: Sebastian Molano / FotoAves 2021

Otros de los accésit, en este caso la imagen titulada «La panda», de Pau Nuñez Santos, nos traslada a Volunteer Point, una reserva natural situada en las Islas Falkland en la que se encuentra una colonia de pingüino rey que cuenta con unas 2.000 parejas. Sus habitantes se mueven a su antojo entre zonas de hierba y una playa de aguas azul turquesa y fina arena blanca desde la que entran y salen al mar en busca de alimento.

La panda

La panda. Foto: Pau Nuñez Santos / FotoAves 2021

Mención especial también para la fotografía titulada «Cara a cara» de Francisco Javier Sánchez Cabecera, merecedora del cuarto accésit. Una imagen de tremenda fuerza visual y meritoria composición que muestra el enfrentamiento de dos garcetas, y donde un fuerte contraluz hace destacar tanto el blanco plumaje de las aves como las gotas de agua que salpican la acción.

Cara a cara

Cara a cara. Foto: Francisco Javier Sánchez / FotoAves 2021

Sin embargo, eso no es todo. Además de las imágenes premiadas, el concurso nos deja un excelente compendio de fotografías, las cuales han puesto francamente difícil la labor del jurado de este año. En esta galería os mostramos una pequeña selección de las mejores, no sin destacar que, tal y como informan desde la organización, la convocatoria para FotoAves 2022 ya se encuentra abierta, y que los interesados en participar pueden hacerlo a través del portal web del certamen.

Estoicismo

1 / 11 Estoicismo – Foto: Alfredo Conde / FotoAves 2021

Capuchino en blanco y rojo

2 / 11 Capuchino en blanco y rojo. Foto: Jorge Ruiz/ FotoAves 2021

El ojo

3 / 11 El ojo. Foto: Javier Lafuente/ FotoAves 2021

Águila imperial en vuelo

4 / 11 Águila imperial en vuelo. Foto: Tomás Calle/ FotoAves 2021

Una mirada al cantábrico

5 / 11 Una mirada al cantábrico. Foto: Egoitz Ikaza / FotoAves 2021

El vuelo del cuco

6 / 11 El vuelo del cuco. Foto: Mario Cea/ FotoAves 2021

Amanece

7 / 11 Amanece. Foto: Carlos Cifuentes / FotoAves 2021

Zorzal alirrojo entre ramas rojas

8 / 11 Zorzal alirrojo entre ramas rojas. Foto: MIguel Vallespir/ FotoAves 2021.

Relevos de vida

9 / 11 Relevos de vida. Foto: José Juan Hernández/ FotoAves 2021

Cortejo en la nieve

10 / 11 Cortejo en la nieve.Foto: Txema Grandio/ FotoAves 2021

Hojas que regresan

11 / 11 Hojas que regresan.  Foto: Aitor Badiola/ FotoAves 2021

Imagen de portada: Gentileza de National Geographic

FUENTE RESPONSABLE: NATIONAL GEOGRAPHIC España. Por Hector Rodriguez

Certamen fotos aves/Sociedad/Arte fotográfico/Cultura

 

Los volcanes que acabaron con las dinastías chinas.

Según un estudio de la Universidad de Rutgers (Nueva Jersey, EEUU), las erupciones volcánicas contribuyeron al colapso de las dinastías en China en los últimos 2000 años, al enfriar temporalmente el clima y afectar a la agricultura. La caída de una dinastía se describe a menudo en términos de “colapso”, según el estudio.

Si deseas saber más sobre este tema; cliquea por favor donde esta escrito en «negrita». Muchas gracias.

Está comprobado que las grandes erupciones pueden crear nubes con el potencial de bloquear parte de la luz solar durante uno o dos años. Este tipo de situaciones reducen el calentamiento estival de la tierra en Asia, por lo que habrán monzones más débiles con menos lluvias y, por ende, una reducción en las cosechas. Alan Robock, profesor del Departamento de Ciencias Ambientales en la Escuela de Ciencias ambientales y biológicas afirma: 

“Hemos confirmado por primera vez que el colapso de las dinastías en China durante los últimos 2000 años son más probables en los años posteriores a las erupciones volcánicas”. Pero existen otras variables que hacen que el estudio sea complejo, “porque si hay guerras y conflictos, las dinastías son más susceptibles al colapso”. Sin embargo nos encontramos con una posible retroalimentación, pues “el impacto de un clima frío en los cultivos puede hacer que los conflictos se den con más probabilidad”.

Naturaleza, laboratorio y biblioteca

ChinaMapa

El equipo de Rutgers ha analizado 156 erupciones volcánicas explosivas desde el año 1 d. C. hasta el año 1915. Ha encontrado niveles elevados de sulfato en los testigos de hielo extraídos de Groenlandia y la Antártida. 

Pero no se quedaron en el estudio de campo y laboratorio: investigaron la documentación histórica de China sobre 68 dinastías y las guerras ocurridas entre 850 y 1911. Tomaron erupciones volcánicas importantes y vieron en una ventana de aproximación de entre -10 y 2 años si había ocurrido algún colapso. 

Ocurrió en 62 de los 68 casos. Como bien sabemos, correlación no implica causalidad, sin embargo, tanto datos como causas son, al menos, verosímiles. Mediante el método de Montecarlo generaron erupciones volcánicas aleatorias y, efectivamente, el número promedio de erupciones ocurridas en la realidad en la ventana temporal elegida era superior a la esperada por el azar, con un intervalo de confianza del 99,95 %, mientras que el promedio en ventanas adyacentes era uniformemente menor. 

Es realmente complicado demostrar una correlación directa entre erupciones volcánicas y cambios de regímenes gubernamentales, pues la cantidad de variables es enorme. 

Más cuando hablamos de personas. Incluso con creencias religiosas o sobrenaturales. El “mandato del cielo” fue un concepto muy usado en la filosofía china tradicional que sirvió para mantener la estabilidad entre tanta ida y venida de gobernantes, contribuyendo a que existiese cierta continuidad entre las dinastías. Tanto las élites como los plebeyos aceptaban mejor una cambio de situación si la orden era de origen extraterrenal que si se producía mediante una toma violenta de poder. 

Algunos de los colapsos ocurrieron con cierta rapidez, en el contexto de un conflicto intenso, con una disrupción socioeconómica significativa y con pérdida de población. 

Pero otros se dieron como transiciones menos disruptivas, con una continuidad considerable desde el punto de vista burocrático y económico. Estos periodos se sitúan en los “ciclos dinásticos”, en los que hay una época de esplendor, seguida de un declive y un colapso final, atribuido tradicionalmente a la inmoralidad o corrupción de la familia gobernante. Aunque controvertido, las tensiones climáticas han comenzado a tomar un papel importante en el estudio histórico. 

Los colapsos de las dinastías Tang (907), Yuan (1368) y Ming (1644) están vinculadas a periodos de sequía y frío. El vulcanismo explosivo se propone como un elemento reforzador asociado a colapsos individuales específicos. Los impactos de fío y sequía producidos por las erupciones volcánicas pueden, a su vez, derivar a la muerte del ganado, la degradación acelerada de la tierra y el daño adicional a los cultivos debido a la supervivencia de las plagas agrícolas.

El beneficio del cambio

Volcan China

Volcán en Ulan Hada, Mongolia Interior (China)

Este original trabajo ha sido recientemente publicado en la revista Communications Earth & Environment, bajo el título Volcanic climate impacts can act as ultimate and proximate causes of Chinese dynastic collapse. El hallazgo histórico-científico presentado hace especial énfasis en la necesidad de que exista una buena preparación para futuras erupciones. 

Especialmente en regiones con poblaciones económicamente vulnerables, como las dinastías Ming y Tang, o con una mala gestión de recursos. Las erupciones de los siglo XX y XXI han sido menores que las históricas en la China Imperial. 

Sin embargo, las erupciones moderadas también pueden haber afectado de alguna manera a las sequías de Sahel en las décadas de los 70 y 90 del siglo pasado, contribuyendo a la muerte de 250.000 personas y el desplazamiento de diez millones de refugiados. En bastante posible que el cambio climático unido a erupciones importantes afecten dramáticamente a las regiones más pobladas y marginadas del planeta.

Sin embargo, en el artículo no solo se mencionan los efectos directos de las erupciones volcánicas, sino también los ocurridos sobre los ciudadanos. 

Las dinastías podrían haber aprovechado cualquier tipo de fenómeno natural para ampararse en el “mandato del cielo”. Y lo cierto es que el cambio de gobierno algunas veces han sido beneficiosos, tal como se discute en el propio artículo:

“De hecho, en lugar de ser un fracaso de la sociedad, el colapso en este contexto podría entenderse más como una adaptación a tensiones ambientales, políticas y de otro tipo de situaciones amenazantes, como consecuencia de una concepción cultural (socioecológica) profundamente arraigada a la naturaleza del gobierno, legitimidad dinástica y cambio”.

 

Artículo

Este artículo ha sido adaptado de: Volcanic eruptions contributed to collapse of China dynasties y del artículo original.

Imagen de portada: Gentileza de TÉLAM Los guerreros de terracota

FUENTE RESPONSABLE:  MUY INTERESANTE

China/Sociedad/Cultura/Volcanes/Ciencia/Hallazgos/Investigación

 

 

¿Cómo hacían los mayas para obtener su suministro de sal?

Un grupo de expertos descubre cómo hacían los mayas para obtener su suministro de sal, un bien de vital importancia para esta cultura.

La civilización maya y los diversos pueblos que pertenecieron a la misma se establecieron en lo más profundo de la selva Centroamericana. 

Fue una civilización a la que no le faltaba en apariencia nada. Sin embargo, había un producto básico al cual no tenían acceso de manera inmediata ni mucho menos sencilla. La sal. 

Entonces ¿cómo hacían los mayas para obtener su suministro de sal? Una investigación llevada a cabo por la arqueóloga de la Louisiana State University, Maya Heather McKillop, y un equipo de expertos obtuvo la respuesta a esta incógnita.

Se sabía que los mayas debían de contar con una especie de fuente proveedora que les suministrara este bien básico para su vida diaria. Sin embargo, hasta la fecha se desconocía quién o quiénes podían fungir como tal para uno de los imperios más importantes de Mesoamérica.

Para obtener respuestas a sus preguntas, el equipo llevó a cabo una serie de experimentos usando datación por radiocarbono de muestras de postes de madera y cerámica. 

Las principales fuentes de sal se encontraban en las costas de Yucatán (México) y Belice, dos territorios donde los mayas fincaron su civilización.

importancia de la sal entre los mayas

Pexels

El equipo liderado por McKillop excavó cocinas de sal en las cuales se hervía salmuera en ollas de barro sobre fuegos en edificios de postes y paja conservados en sedimentos libres de oxígeno debajo del fondo del mar en Belice. Esto ayudó a revelar la ubicación de las viviendas de los salineros que servían esta materia prima al imperio maya.

Así explica la experta el proceso que el equipo llevó a cabo en sus investigaciones:

«DECIDÍ ENVIAR UNA MUESTRA DE POSTE DE MADERA PARA LA DATACIÓN POR RADIOCARBONO DE CADA EDIFICIO EN EK WAY NAL PARA VER SI TODOS DATABAN DE LA MISMA ÉPOCA, LO CUAL FUE SUGERIDO POR LA VISIBILIDAD DE LOS ARTEFACTOS Y EDIFICIOS EN EL FONDO DEL MAR».

Según señaló Heather McKillop, el hallazgo de restos de más de 4.000 postes de madera en el lugar denominado «Trabajos de Sal de Paynes Creek» es un indicio claro de la forma en que los mayas procesaban y utilizaban la sal.

cómo hacían los mayas para obtener sal

Pexels

¿Por qué era tan importante la sal en la civilización maya?

A propósito de los hallazgos del equipo de expertos, surge la pregunta sobre qué papel desempeñaba la sal en la vida cotidiana de los mayas. Además de que era un ingrediente importante en sus alimentos, la sal se usaba para la salazón y preservación del pescado. Asimismo para curtir pieles, en actividades rituales y remedios médicos. Por ello es que también era un artículo que se movía en grandes cantidades a nivel comercial.

Tanto en el pasado como en el presente, Yucatán es un importante territorio de producción de sal. La manera en que se obtenía y se sigue obteniendo es mediante la evaporación solar de las aguas contenidas en grandes sistemas de charcos.

En la época prehispánica, el método más común para obtener sal en esa zona era mediante el proceso llamado “sal cocida”. Este consistía en filtrar el agua salada de los esteros a través de tierras salitrosas depositadas en grandes canoas; la salmuera que se obtenía se hervía después en ollas de barro hasta que se evaporaba el agua y quedaba la sal en el fondo.

En el siglo XIX, las ollas de barro fueron reemplazadas por peroles de hierro y después por unos recipientes rectangulares hechos de hojas de lámina de hierro que se colocaban sobre hornos. Gran parte de la producción actual se lleva a cabo en pequeños patios de evaporación solar.

Imagen de portada: Gentileza de GETTY IMAGES

FUENTE RESPONSABLE: NATIONAL GEOGRAPHIC en Español. Por Rodrigo Ayala.Noviembre 2021

Civilización Maya/Suministro de sal/Investigación/Sociedad/Cultura

Arqueólogos descubren la tumba del tesorero del faraón Ramsés II en Egipto.

La tumba se mantuvo cerrada durante los últimos 3,000 años y posee paredes talladas que se han conservado casi intactas.

Si deseas conocer mas sobre este tema; cliquea por favor donde se encuentra escrito en “negrita”. Muchas gracias.  

Hace poco más de tres mil años, Ramsés II se convirtió en el tercer faraón de la XIX Dinastía que gobernó Egipto. 

Su larga administración se extendió durante 66 años, en los que el Imperio Nuevo alcanzó el punto más alto de su poderío y es recordado por la creación de obras colosales en los márgenes del Nilo y el traslado de la capital a Avaris.

Sin embargo, Ramsés II no gestionó al Imperio en solitario: una nueva excavación encabezada por la Universidad de El Cairo junto con el Ministerio de Turismo y Antigüedades encontró la tumba de uno de sus hombres de mayor confianza.

Se trata de un templo-tumba donde descansan los restos de Ptah-M-Wia, el tesorero y escriba real de Ramsés II durante su reinado, quien fue enterrado en la necrópolis de Saqqara, ubicada 30 kilómetros al sur de El Cairo.

tumba tesorero Ramsés II Egipto3

Foto: Ministry of Tourism and Antiquities

Aunque la entrada del templo fue descubierta a mediados del siglo XIX, es la primera vez que se revelan los distintos patios de su interior, decorados con pilares de Osiris y paredes recubiertas de yeso que representan una serie de escenas bien conservadas de la vida de Ptah-M-Wia.

Además de fungir como Jefe del Tesoro, Ptah-M-Wia era supervisor del ganado y responsable de las ofrendas divinas de Tebas durante el mandato de Ramsés II. Alrededor del sitio donde fue hallada la tumba, se han encontrado otros mausoleos de la élite egipcia de aquél entonces. 

tumba tesorero Ramsés II Egipto3

Foto: Ministry of Tourism and Antiquities

A diferencia de otras tumbas, las paredes talladas con jeroglíficos revelan que se trataba de una persona con un rol primordial en la administración del Imperio Nuevo. Al interior, algunos bloques de piedra resquebrajados sugieren que el techo pudo haberse derrumbado en algún momento de los últimos 3,000 años; sin embargo, serán necesarias nuevas excavaciones para revelar el contenido de la tumba.

El hallazgo se une al ambicioso programa del gobierno egipcio para continuar con las excavaciones arqueológicas e impulsar el Gran Museo Egipcio, con el objetivo de recuperar el turismo cultural tras la pandemia.

Imagen de portada: Gentileza de Ministry of Tourism and Antiquities

FUENTE RESPONSABLE: NATIONAL GEOGRAPHIC en español. Por Alejandro López.

Antiguo Egipto/Egipto/Arqueología/Sociedad/Cultura

El devenir de un escritor…poniéndose en la piel del personaje. Fundamental; para el desarrollo de una novela en una época histórica.

Vivir la Edad Media: mi experiencia del Cid y su época.

Si deseas conocer mas sobre este tema; cliquea por favor donde se encuentra escrito en “negrita”. Muchas gracias.  

Ahora que se acaba de celebrar en la Universidad de Murcia el I Coloquio Internacional “Pensar, sentir, imaginar: Experimentar una Edad Media Contemporánea (siglos XX y XXI)”, los pasados 8 y 9 de noviembre, organizado por Pilar Garrido Clemente y Jacobo Hernando Morejón, me ha parecido un buen momento para retrotraerme a la documentación y escritura de mi novela Cid Campeador (IMágica Histórica).

Cuando hablo del Cid y de mi novela sobre el Cid me refiero también a mi experiencia de la Edad Media. 

El profesor de Literatura Española Medieval que me animó a escribirla, Amancio Labandeira, me decía que si uno quería conocer bien una época lo mejor era escribir una novela histórica. 

Yo debo conocer bien, quizá lo que se puede conocer —sin ser un medievalista—, el siglo XI. No lo leí todo, pero leí mucho; además imaginé, pasé por mi interior todo lo que había aprendido en los libros y en los viajes, en lo que hablé con gente sabia, y gracias a ello pude escribir la novela.

En el Cid por un lado está el personaje literario y por otro lo que entendemos por el personaje histórico. Después de leer La España del Cid, de Menéndez Pidal, el personaje histórico me parecía mucho más atractivo que el literario.

Yo los estudié a los dos, pero en la novela me inspiré más en el personaje histórico, en lo que entendemos por tal. Mi fuente más importante fue La España del Cid, que llaman “monumental” y no exageran. Cuando vuelvo mi mirada a este libro entro verdaderamente en la Edad Media.

«Algo muy parecido a lo que me ocurrió con el Cid me ha vuelto a ocurrir con Carlos V. Estuve casi cinco años dándole vueltas a la novela»

Me llevó mucho tiempo hacer la novela, años, sobre todo por la documentación, pero también porque no veía nunca el momento propicio para escribir. 

Para escribir o te lanzas en cualquier momento o necesitas una energía muy especial para hacerlo; tal vez a esta energía la llamamos inspiración. 

Son momentos en los que te encuentras “fuerte”. En su precioso libro El infinito en un junco, Irene Vallejo dice que se sentía incapaz antes de empezar a escribir después de todo el proceso de documentación, y que esto le ocurre con frecuencia. 

A mí me sucede lo mismo en ocasiones. Luis Alberto de Cuenca me dijo hace poco que eso nos ocurre a los que nos documentamos mucho.

Antes de la novela, durante la carrera, había escrito un cuento, un relato que valoro mucho, “El signo de interrogación”, sobre el mismo Cid, en clave experimental. 

Lo incluí en un libro de cuentos que ahora no encuentro por mi casa, algo que lamento mucho. Era una especie de prosa poética que yo creo que estaba influida, bien influida, por autores que leía mucho entonces, como José Saramago o Antonio Prieto, que por entonces era profesor mío.

«Cuando uno hace una novela histórica, a lo largo del tiempo, la época, los personajes, los lugares, los sucesos, son una compañía constante»

Algo muy parecido a lo que me ocurrió con el Cid me ha vuelto a ocurrir con Carlos V. Estuve casi cinco años dándole vueltas a la novela (Carlos V: El viaje del emperador) hasta que por fin la escribí. 

Menos mal que, mientras tanto, escribir novelas históricas te permite vivir y hacer muchas otras cosas. También escribir muchos otros textos.

Cuando uno hace una novela histórica, a lo largo del tiempo, la época, los personajes, los lugares, los sucesos, son una compañía constante, más o menos intermitente en la cabeza, pero constante en los días, las horas, las semanas, los meses… 

Uno lee, estudia el tema, y el tema resuena en tu mente (me está sucediendo de nuevo con la novela histórica que estoy escribiendo ahora). Cada cierto tiempo vienen a la mente, como a ráfagas, los personajes y demás elementos de la obra. En el caso del Cid fueron cruciales los consejos de Alberto Vázquez-Figueroa, precisamente en la fase de escritura, como digo en la “nota final” de la novela.

Para mí Vázquez-Figueroa, durante muchos años, ha sido lo que imagino que es un entrenador para un deportista, y pienso que en esto he sido muy afortunado. 

Umbral decía de Cela que era su “profesor de energía”, y eso ha sido Vázquez-Figueroa para mí.

Después de tanto estudiar la época y el personaje del Cid, su literatura, tuve la sensación de que paría el libro, de que lo daba a la luz, porque esa fase de escritura fue relativamente rápida, aunque luego hubiera que revisar el libro y corregirlo varias veces. Vázquez-Figueroa me decía que tenía que escribir durante horas, “hasta que te duelan los riñones”. Y me dolieron.

Ahora miro la novela y trato de meterme en el tiempo del Cid, por lo menos tal y como lo capté yo, tal y como lo plasmé. Tal y como lo veo en el libro. Y ciertamente ahí hay una sensación de la Edad Media.

«Antes de publicar mi Cid Campeador hice todo tipo de artículos, para la Universidad, para un periódico, para revistas»

Acompañé al personaje recreándolo, narrándolo, dándole una nueva vida, y con él muchos otros personajes; di un ambiente, un mundo, un pedazo importante de la Historia de mi país.

Algo esencial al escribir esta novela es que iba imaginando todo lo que contaba. Pensaba entonces que mal se iba a imaginar el lector lo que yo escribía si no lo veía yo antes con los ojos de mi imaginación

Esto significa que la historia entera, sus personajes, sus escenarios, todo pasó antes por mi mente mientras lo escribía. Fui consciente de la capacidad creadora de imaginar.

Yo veo mi novela como una gran superproducción, quizá por el esfuerzo que me llevó escribirla, leyendo muchos libros, viajando a varios lugares y escribiendo muchos textos previos. 

Por otra parte aproveché mi conocimiento del tema plenamente. Antes de publicar mi Cid Campeador hice todo tipo de artículos, para la Universidad, para un periódico, para revistas. Incluso escribí artículos de viajes, sobre Oña y Medinaceli… Me ocurrió lo que me suele ocurrir cuando escribo un libro, que aprovecho, al final, todo el esfuerzo escribiendo muchos otros textos. Con el Cid me ocurrió esto de forma muy destacada, incluso presenté la novela dos veces, en Madrid y en Segovia, en Madrid en el Centro de Estudios Islámicos y en Segovia en IE University, donde yo era profesor entonces.

Sobre el Cid he hecho casi de todo. También he dado clases sobre el Cantar de Mío Cid en la Universidad, en la Complutense y en la Universidad de Mayores del Colegio de Doctores y Licenciados de la Comunidad de Madrid.

«Me debía esta novela a mí mismo y pienso que el tiempo y el esfuerzo que me llevó están a la altura del personaje y de su tiempo»

Me debía esta novela a mí mismo y pienso que el tiempo y el esfuerzo que me llevó están a la altura del personaje y de su tiempo. Es un libro, entre los míos, muy valorado y a mí me sirvió para conocer mejor a mi país, su alma, su pasado, su ayer y su hoy. 

Creo que igual que se dice que Don Quijote nos explica mucho a los españoles, también lo hace el Cid, su heroísmo humano, sus tribulaciones, su lucha y sus victorias. Hacer esta novela fue también reencontrarme con mi país y conmigo mismo. Sí, me sirvió también para conocerme a mí mismo, para ponerme en claro, que en el fondo es algo que hago con todo lo que escribo, aunque no lo pretenda, aunque ése no sea ni el objetivo ni el punto de partida.

Por último referiré que a menudo, cuando dedico esta novela en ferias del libro, escribo que hacerla fue una gran aventura. Y verdaderamente lo fue.

Imagen de portada: Gentileza de Zenda

FUENTE RESPONSABLE: Zenda. Autores, libros y Cía. Por Eduardo Martínez Rico. Noviembre 2021 Cuaderno de Campo, El Cid.

Cenotes: La entrada al inframundo de los mayas.

Los antiguos mayas creían que los cenotes eran lugares sagrados. Te decimos que son y por qué se cree que es la puerta al inframundo maya.

Los antiguos mayas creían que Chaak, el dios de la lluvia, habitaba en cuevas y cenotes. Hoy, los agricultores nativos de la península de Yucatán aún imploran a Chaak el regalo de la lluvia, mientras los cenotes aportan nuevos conocimientos a los arqueólogos sobre los paisajes sagrados de los mayas ancestrales.

¿Qué son los cenotes?

A la orilla de un pequeño maizal cerca de las ruinas de la ciudad maya de Chichén Itzá, bajo la sombra escasa de un árbol tropical, una voz frenética rebota desde el interior de un cenote.

¡Lo vi! ¡Lo vi! –proclama el grito–. ¡Sí, es verdad!”. Inclinado sobre la boca del cenote, el arqueólogo subacuático Guillermo de Anda necesita asegurarse de que en efecto se trata de lo que lleva tantos meses deseando escuchar.

“¿Qué cosa es verdad, Arturo?”, pregunta, y su colega, el arqueólogo Arturo Montero, que flota abajo en el fondo del cenote, vuelve a gritar: “¡La luz del cenit! ¡En verdad funciona! ¡Baja!”. Luego grita de alegría.

Lo que De Anda ha estado esperando con ansias es que su amigo Montero determine si el agua en el fondo de esta anodina caverna inundada, o cenote, les había servido de reloj solar y cronómetro sagrado a los antiguos mayas durante los dos días del año, el 23 de mayo y el 19 de julio, en que el sol alcanza su cenit.

¿Qué es el cenit?

En ese momento, el sol está justo arriba y no proyecta ninguna sombra. El hecho de que el cenote se encuentre exactamente al noroeste de la escalera principal de El Castillo, la famosa pirámide central de Chichén Itzá, y dentro de los límites urbanos de esa misteriosa ciudad hacía que la duda de De Anda fuera en particular intrigante.

¿Acaso siglos antes los sacerdotes mayas habían esperado en este mismo cenote para observar y corregir sus estimaciones respecto al ángulo del sol al alcanzar su cenit, como solo sucede en los trópicos? ¿Venían aquí, ansiosos, a entregar sus ofrendas durante tiempos de sequía o, en otras ocasiones, para agradecer una cosecha abundante? ¿Creían que en este lugar se unían el sol y las aguas generosas para generar la vida?

Foto: Pexels

Estas y otras interrogantes sobre la relación del pueblo maya con sus dioses, su ciudad sagrada y su calendario de una exactitud extraordinaria era lo que ambos arqueólogos investigaban.

Cenotes: La entrada al inframundo

De Anda, reconocido por su destreza como arqueólogo subacuático, solo ha podido trabajar ocasionalmente en el cenote Holtún y con un financiamiento mínimo.

Debajo de la angosta boca del cenote, las paredes se abrían para convertirse en un domo gigante. Enfocado por la pequeña apertura. en forma de rectángulo, quizá con el propósito de relejar las cuatro esquinas del cosmos maya, el rayo de luz solar danzaba como fuego sobre las florituras delicadas de las estalactitas circundantes.

El borde del agua también pareció encenderse cuando lo tocó la luz y, debajo de la superficie, normalmente oscura, las aguas se tornaron de un azul turquesa transparente.

Los rayos del sol estuvieron tan cerca de quedar totalmente verticales que Montero ahora sabía que el día anterior, en el momento del cenit, un pilar de luz se había clavado justo en el agua. No hacía falta ser maya para sentir asombro.

La importancia de los cenotes en la cultura Maya

Durante el último par de décadas, los arqueólogos han comenzado a prestar mucha atención al papel de las cuevas, del cenit solar y, ahora –gracias a De Anda–, de los cenotes en las creencias y la visión del mundo de los antiguos mayas de la península de Yucatán.

Los arqueólogos ya sabían que los mayas consideraban tanto las cuevas como los cenotes bocas que se abren a otro mundo habitado por Chaak, el dios de la lluvia dadora de vida, pero las consecuencias de este hecho para la arquitectura y la planeación urbana solo han comenzado a aclararse recientemente.

En 2010, De Anda, que para entonces había buceado en decenas de cenotes, comenzó a explorar Holtún por invitación de Rafael Cobos, un arqueólogo reconocido y director de proyecto que había estado ocupado investigando y mapeando cientos de estructuras, promontorios y cenotes en la región de Chichén Itzá.

¿Qué hay en los cenotes?

De Anda también obtuvo el apoyo del Instituto Nacional de Antropología e Historia. Al examinar las paredes de la poza natural a unos metros de la superficie, emergió de un pequeño hueco y sintió una protuberancia sobre su cabeza.

Se quedó atónito al encontrarse con una repisa de roca natural que sostenía la ofrenda de un cráneo humano, cerámica, el cráneo de un perro, huesos de venado y un cuchillo de doble filo tal vez utilizado para sacrificios, todo cuidadosamente colocado ahí siglos antes.

Su lámpara de buceo, que apuntaba justo hacia abajo, a las profundidades del cenote, revelaba columnas rotas, un jaguar antropomórfico tallado y una figura similar a uno de los pequeños hombres de piedra del Templo de los Guerreros de Chichén Itzá, esculpidos de forma que parecieran sostener el cielo. Este cenote en medio de un maizal sin duda era un sitio sagrado.

Foto: Getty Images

Ahora, tres años después, De Anda y Montero no solo habían descubierto una conexión entre el cenit solar y Holtún, sino que al parecer también el papel del sol y del cenote en el emplazamiento y la orientación de la pirámide de El Castillo en Chichén Itzá.

Ya se sabía que durante el equinoccio de primavera una serpiente de luz solar se desliza hacia abajo por un costado de las escaleras centrales de la pirámide, espectáculo que presencian cada año miles de turistas.

Su influencia en la construcción de las pirámides (centros arqueológicos)

Temprano el 23 de mayo, el día del cenit, Montero fue hasta la pirámide central y descubrió que el sol, K’inich Ajaw, sale alineado con la esquina noreste de la pirámide. Luego se pone, alineado con la escalera occidental de la pirámide y Holtn, ese cenote inadvertido.

Para calibrar su calendario, merecidamente famoso hasta nuestros días, los mayas tenían que determinar los días del año en que el sol brillaba justo por encima de sus cabezas, ni una fracción de grado más arriba o más abajo.

Montero y De Anda suponían que los astrónomos mayas esperaban dentro del cenote Holtún esos dos momentos del cenit en el año, cuando un pilar vertical de luz solar perfora el agua sin relejarse en el domo.

Para los mayas, la astronomía era una actividad sagrada, lo mismo que la arquitectura y la planeación urbana.

De Anda y Montero ahora creen que, además de Holtún, otros cenotes pueden haber tenido un papel importante para determinar la ubicación de los edificios. El Cenote Sagrado yace al norte de El Castillo; otros dos cenotes descansan al sur y sureste de este.

El cenote Holtún, directamente al noroeste de la pirámide, podría haber completado la configuración rectangular que permitió a los itzaes determinar dónde debían construir su ciudad sagrada y con qué ángulo colocarían su pirámide principal.

Si más estudios corroboran esto, las coordenadas más importantes del diseño dominante de Chichén Itzá encajarán por fin en su sitio.

Vínculos con el Cosmos

La pirámide de Chichen Itzá se planeó con precisión. Los expertos creen que está alineada según los equinoccios de marzo y septiembre, cuando el paso del sol hace que una sombra en forma de serpiente se deslice hacia abajo por uno de sus costados.

Guillermo de Anda descubrió recientemente que la estructura tambíen se alza en medio de cuatro cenotes lo que probablemente simboliza la montaña sagrada en el centro del universo maya.

También estaba orientada de acuerdo con los momentos en que el sol alcanza su punto más alto en el cielo conectándola más con los ciclos de los cielos.

Dos veces al año el sol sale directamente al noreste de El Castillo y se desplaza sobre su cima. Luego se traslada en arco hacia el noroeste, donde pasa sobre el cenote Holtún antes de sumirse en el horizonte.

Rituales de los mayas en los cenotes

El explorador de cuevas, Donald Slater, supone que los sacerdotes solares pasaban la noche anterior al cenit ayunando, danzando y cantando al ritmo de los tambores y las flautas dobles de barro, como las que halló en las profundidades de la cueva, alabando al dios del sol por haber traído una vez más el cenit y, con él, las lluvias.

Hace siglos, durante los dos días del cenit, me explicó Slater, el sol habría hecho su danza esférica en lo que ahora son las ruinas de una plataforma en la esquina suroeste de la estructura.

Para los mayas, observadores perpetuos del cielo, las pirámides de la península de Yucatán, varias de las cuales estaban alineadas con la salida y la puesta del sol en los días del equinoccio y el cenit, no eran montones de piedra pegados a la tierra sino cronómetros cósmicos: estructuras con la intención de ascender a lo más alto, en interacción constante con los cielos.

Y la interacción entre K’inich Ajaw, el Sol, y las aguas sagradas de Chaak representaba la danza de la vida que hacía posible los campos de maíz.

Imagen de portada: Gentileza de

FUENTE RESPONSABLE: NATIONAL GEOGRAPHIC en Español. Por Melisa Velazquez. Enero 2021.

Civilización Maya/Cenotes/Centros Arqueológicos/Inframundo

Qué es el metaverso y cuáles son las dudas que genera el prometido mundo «gemelo» digital.

Los grandes de la tecnología prometen que con el metaverso ocurrirá una revolución digital que comparan a la que ocurrió cuando cambiamos los teléfonos celulares por los smartphones.

Microsoft lo describe como un mundo digital habitado por «gemelos» digitales de personas, lugares y cosas.

Facebook asegura que el metaverso es el futuro de internet.

Pero ya muchos expertos en ética de internet advierten de los peligros para la seguridad y protección de los datos de los usuarios que implicaría el metaverso.

En este video explicamos qué es y cuáles son las principales críticas a la creación de este universo digital.

Si deseas conocer mas este tema; cliquea por favor en el video subido a continuación; 

Qué es el metaverso y cuáles son las dudas que genera este mundo “gemelo” digital | BBC Mundo

Guion y presentación: Ana María Roura. Investigación:Ana María Roura. Video:Ana María Roura. Editora: Natalia Pianzola.

Imagen de portada: Gentileza de Pinterest

FUENTE RESPONSABLE: Redacción BBC News Mundo. Noviembre 2021

Internet/Tecnología/Metaverso