Las cuevas de Longyou, el misterio arqueológico de 2000 años que nadie logró resolver.

Descubiertas en 1992, poco se sabe aún sobre este yacimiento de 30.000 metros cuadrados ubicado en el extremo sudoriental de China.

Imagen de portada: Grabados en la entrada de una de las 24 cuevas de Longyou – Facebook Siente China

Ubicadas en la provincia china de Zhejiang, las cuevas de Longyou son uno de los misterios que desvelan a los arqueólogos. 

Este yacimiento artificial de más 30.000 metros cuadrados fue descubierto gracias a la curiosidad de los habitantes de la zona. A casi tres décadas de ese hallazgo fortuito, su origen y su construcción continúan siendo un gran interrogante.

Las cuevas de Longyou han sido un lugar poco frecuentado de esa parte sudoriental de China. Pero no por la escasa afluencia la obra arquitectónica es menos interesante.

Independientemente de la baja afluencia de personas, existe un gran enigma en torno a estas gigantescas estructuras subterráneas: ¿Quiénes las construyeron y por qué?

No son muchas las personas que se acercan hasta las cuevas de Longyou, en el extremo sudoriental de China, pero su origen es un  misterio que desvela a multitudes

No son muchas las personas que se acercan hasta las cuevas de Longyou, en el extremo sudoriental de China, pero su origen es un misterio que desvela a multitudes – Magnet

Para conocer la historia del descubrimiento de las cuevas de Longyou debemos remontarnos a 1992. Wu Anai, un poblador de la aldea Shiyan Beicun decidió reunir dinero junto con otros vecinos para dilucidar algo que los intrigaba: cuán profundo era el estanque donde solían bañarse o ir a pescar.

Valiéndose de una poderosa bomba extractora, los vecinos trabajaron durante días en ese espejo de agua. Así, luego de tres semanas de drenaje, se descubrió que lo que llamaban estanque en realidad se trataba de una cueva. Esa fue la primera de las 24 estructuras descubiertas hasta la actualidad.

Casi sin proponérselo, los aldeanos dieron con un yacimiento de limolita del que nadie había oído hablar. Conocidas también como las cámaras de piedra de Xiaonanhai, los investigadores han concluido que, lejos de ser un yacimiento de origen natural, se trata de una obra artificial.

Si se consulta Google Maps, uno de los servicios cartográficos más utilizados a nivel mundial, las cuevas de Longyou son fácilmente localizables. En dicha herramienta web se las describe como un conjunto de cuevas hechas por el hombre. Pero no faltaron quienes se alejaron de la versión oficial y las vincularon a civilizaciones extraterrestres.

Y para formular tal especulación, los expertos toman en cuenta distintos elementos de las cuevas de Longyou. Uno de ellos es la superficie. El área total mide 30.000 metros cuadrados, con una altura máxima de 30 metros. Para realizar todo el complejo hubiese sido necesario extraer casi 1.000.000 de metros cúbicos de roca.

Más allá de cualquier cálculo científico basado en el tamaño de las cuevas de Longyou, nada se sabe acerca de qué destino tuvo el material rocoso extraído del lugar. Tampoco existen precisiones sobre el tiempo ni la mano de obra empleados en la construcción: se calcula que habrían sido construidas alrededor de 2000 años atrás.

Un grupo de turistas visita una de las cuevas de Longyou, en el extremo sudoriental de China

Un grupo de turistas visita una de las cuevas de Longyou, en el extremo sudoriental de China – Facebook Siente China

Jia Gang, profesor de la Universidad de Tongji especializado en ingeniería civil, se mostró desconcertado cuando conoció las cuevas. El experto sumó otro interrogante al dilema y planteó la necesidad de un elemento indispensable para la construcción del complejo subterráneo. 

“Debería haber lámparas, porque la boca de la cueva es muy pequeña y la luz del sol solo puede ingresar en la cueva en un cierto ángulo, durante un cierto período de tiempo. A medida que uno avanza en la cueva, la luz se vuelve más tenue. En el fondo de la cueva, a una docena de metros de la boca, apenas se podía ver”, estimó.

En 2017, un experto multidisciplinario del Instituto de Arqueología de la Academia China de Ciencias Sociales sostuvo que toda la construcción debió haber estado planificada. 

“En el fondo de cada cueva, los constructores no podrían ver lo que estaban haciendo los demás en la siguiente gruta. Pero el interior de cada cueva tenía que ser paralelo al de la otra, de lo contrario, la pared quedaría perforada. Por tanto, el aparato de medición debía ser muy avanzado. De antemano, debe haber habido algún diseño sobre los tamaños, ubicaciones y distancias entre las cuevas”, enumeró Yang Hongxun.

Las columnas, paredes y techos de las cuevas de Longyou presentan marcas sorprendentemente uniformes

Las columnas, paredes y techos de las cuevas de Longyou presentan marcas sorprendentemente uniformes – YouTube

En paralelo a su extensión, el elemento más llamativo son las marcas regulares en las columnas, paredes y techos de piedra de todas las cuevas de Longyou. Se trata de una serie de estrías paralelas cinceladas con un ángulo de 60 grados. A su vez, cada una de las paredes que separan una cueva de la otra poseen un grosor de 50 centímetros.

Otro de los elementos curiosos son los pilares de las cuevas. Dichas columnas de roca, que también presentan el mismo tallado, han sido dispuestas en línea y evitan que toda la estructura colapse. Llama la atención que no exista registro de semejante obra en una cultura milenaria que ha documentado sus avances a lo largo de los siglos.

¿Encargadas por una dinastía?

En el interior de la cueva de Longyou se han encontrado representaciones de aves, caballos, peces y dragones. Algunos tienden a creer que se trata de la representación de los cuatro elementos: agua, aire, fuego y tierra. Pero estas imágenes podrían ser un indicador de la época en la que se habrían construido.

Se estima que las cuevas de Longyou fueron construidas hace 2000 años, pero no hay registro de la obra

Se estima que las cuevas de Longyou fueron construidas hace 2000 años, pero no hay registro de la obra – Hughes News Today

Como publica el sitio MAGNET, las pinturas presentes en las paredes hacen suponer que todo el yacimiento fue ordenado por un emperador. De hecho, las ilustraciones de los pájaros que se repiten en las distintas cuevas sugieren una relación con la dinastía Dongyi. Para esta civilización, que gobernó en la zona de la China oriental entre 1500 y 1900 años atrás, las aves eran todo un símbolo.

La poca concurrencia a las cuevas de Longyou ha sido aún diezmada por la pandemia de coronavirus. Sin embargo, quien lo desee puede visitar por menos de 10 dólares esta magnífica y misteriosa obra arquitectónica bajo tierra.

FUENTE: LA NACIÓN – El Mundo – Por Diego Cioccio

La corteza terrestre se está moviendo por la pérdida de hielo.

La pérdida de hielo de Groenlandia, la Antártida, los casquetes polares y los glaciares de montaña, está provocando un desplazamiento de la corteza terrestre: oscila entre los 0,3 mm por año en Norteamérica y los 0,15 mm en Fenoescandinavia. En Europa llega a 0,2 mm por año.

A medida que las capas de hielo y los glaciares se derriten y el agua se redistribuye a los océanos globales, la corteza terrestre se deforma, generando un patrón complejo de movimientos tridimensionales en la superficie de la Tierra.

Esa pérdida de hielo, una de las consecuencias del calentamiento global, está provocando que la corteza del planeta se deforme ligeramente, incluso a más de 1.000 kilómetros del lugar donde se produce la pérdida de hielo, según una nueva investigación.

El derretimiento del hielo elimina la masa de los continentes de la Tierra. Liberada del peso que la recubre, la superficie terrestre, que una vez estuvo cubierta por hielo, se eleva.

Esta respuesta vertical se ha estudiado bien, pero el desplazamiento horizontal de la corteza por efecto de la pérdida de masas heladas es menos conocido.

Cambios de masa

Sophie Coulson, de la Universidad de Harvard en Cambridge, Massachusetts, y sus colegas, recopilaron datos satelitales sobre la pérdida de hielo de Groenlandia, la Antártida, los glaciares de montaña y los casquetes polares, y los combinaron con un modelo de cómo la corteza terrestre responde a los cambios de masa.

Descubrieron que, entre 2003 y 2018, el derretimiento del hielo de Groenlandia y de los glaciares árticos, ha provocado que el suelo terrestre se desplazara horizontalmente en gran parte del hemisferio norte.

El desplazamiento llega hasta 0,3 milímetros por año en gran parte de Canadá y Estados Unidos. En Europa el rango es de 0,05 a 0,2 mm por año.

Es Fenoescandinavia, (península escandinava, península de Kola, Carelia y Finlandia), la pérdida de masa de hielo de los glaciares árticos ha producido movimientos horizontales generalizados con una magnitud de hasta 0,15 mm por año (promedio 2003-2013) en las latitudes altas.

Desplazamiento horizontal

En algunas áreas, incluso lejos del hielo que se derrite, el movimiento horizontal ha sido incluso mayor que el movimiento vertical, destacan los investigadores en un artículo publicado en la revista Geophysical Research Letters.

Los movimientos verticales de la corteza terrestre, también llamados epirogénicos, son muy lentos y reflejan el ascenso y descenso de las grandes masas continentales.

Un ejemplo de estos movimientos verticales es el de las grandes masas glaciares. Los hielos continentales ejercen una gran presión sobre las rocas, provocando su descenso. Cuando los hielos desaparecen, el continente tiende a ascender progresivamente.

Los movimientos horizontales, también llamados orogénicos o teratogénicos, son muy rápidos (en términos geológicos) y provocan grandes relieves plegados y fracturados. También pueden provocar terremotos, que tienen una duración de segundos.

Se conocen bien sus efectos en la formación de las montañas actuales, como los Alpes y otras más antiguas, pero el impacto horizontal de los hielos terrestres sobre la corteza ha sido hasta ahora poco estudiado.

Mucho menos hielo

La tasa de pérdida de hielo en todo el planeta ha aumentado un 57% desde el cambio de siglo, en comparación con los datos de la década de 1990, según la Unión Europea de Geociencias (EGU), y ha provocado una redistribución de masa entre continentes y océanos.

Como consecuencia, se ha producido una deformación significativa y variable de la corteza terrestre que la nueva investigación ha podido estimar mediante mediciones geodésicas del levantamiento de la corteza, tanto en las proximidades de la pérdida de masa de hielo, como en regiones más alejadas.

Los autores destacan que, con anterioridad, se ha detectado una variabilidad geográfica significativa, a escala global, en el cambio del nivel del mar como consecuencia de la pérdida de masa de hielo en el sistema terrestre.

Sin embargo, ningún estudio hasta ahora ha estimado los movimientos horizontales de la corteza que acompañan a la pérdida de masa de hielo, que es la gran aportación de la nueva investigación.

Análisis geofísicos

El nuevo estudio muestra las primeras observaciones globales del movimiento de la corteza tridimensional inducido por cambios recientes en la masa de hielo en las capas de hielo polares y los glaciares de montaña y los casquetes polares.

Estos cálculos incluyen los cambios asociados al nivel del mar al especificar la carga total de masa de superficie, destacan los investigadores.

Esta investigación ilustra el rango de señales inducidas por la pérdida de masa de hielo de principios del siglo XXI que anteriormente se habían pasado por alto y, por lo tanto, tienen el potencial de mejorar una variedad de análisis geofísicos, concluyen los autores en su artículo.

Referencia

The Global Fingerprint of Modern Ice-Mass Loss on 3-D Crustal Motion. Sophie Coulson et al. Geophysical Research Letters, Volume48, Issue16. 16 August 2021. DOI:https://doi.org/10.1029/2021GL095477

Foto superior: Capa de hielo de Groenlandia. Hannes Grobe. CC BY-SA 2.5

FUENTE: Tendencias – Cambio Climático – Ecología – Antártida – Glaciares – Groenlandia – Hielos Polares – Por Eduardo Martínez de la Fe ( Periodista Científico ). 

Isla Oak: la leyenda del tesoro que ya se cobró seis víctimas y cientos de frustraciones. Final

En 1893, Frederick Blair y S.C. Fraser creó la Oak Island Treasure Company en Maine, Estados Unidos. Gracias a un contrato de explotación 30.000 dólares, la firma se aseguró los derechos exclusivos de todos los tesoros descubiertos por un período de tres años. Pero, pese a sus esfuerzos, no lograron encontrar nada.

Cuatro años más tarde, más precisamente el 26 de marzo de 1897, la isla se cobró otra víctima mortal: un hombre llamado Maynard Kaiser, que se encontraba trabajando en una de las perforaciones de la zona.

Tres meses más tarde, otro grupo de excavadores probó suerte. En esta ocasión, el taladro atraviesa capas de piedra blanda, roble y algo que parecían piezas sueltas de metal. Pero, al continuar descendiendo, chocaron con una barrera de hierro y debieron interrumpir las tareas.

Cuando el taladro volvió a la superficie y el equipo examinó las perforaciones extraídas del pozo, la emoción rápidamente se desvaneció. Pese a que se pensaba que la capa era de metal suelto, los hombres solo encontraron trozos de fibra de coco -utilizado en esa época para empacar-, astillas de roble y más escombros sueltos.

El papiro con la inscripción 'VI' encontrado en una de las excavaciones cuya autenticidad fue confirmada por expertos de la Universidad de Harvard

El papiro con la inscripción ‘VI’ encontrado en una de las excavaciones cuya autenticidad fue confirmada por expertos de la Universidad de Harvard – OakIslandMoneyPit.Com

Parte de los escombros extraídos en la isla Oak fueron trasladados a Amherst. Allí, el Dr. A.E. Porter hizo un estudio minucioso de los materiales desenterrados. Entre la tierra y los escombros, encontró un pergamino inconfundible con lo que parecían ser las letras ‘VI’ escritas en uno de los lados del material, que fue inspeccionado por especialistas de la Universidad de Harvard que verificaron su autenticidad.

Roosevelt y la búsqueda en el siglo XX

En 1909, a la edad de 27 años, Franklin Delano Roosevelt se unió a las filas de la Old Gold Salvage and Wrecking Company. De excelente posición económica y formado en Harvard, pasó ese verano frente a las costas de Nueva Escocia.

Roosevelt, el tercero desde la derecha

Roosevelt, el tercero desde la derecha – Daily Choices

De la misma manera que cualquier otro buscador de tesoros, Roosevelt estaba muy esperanzado de encontrarlo. Como consigna Oak Island Money Pit, en una carta dirigida a una amigo personal se interesó por el misterio de la isla y tenía intenciones de regresar a la Bahía Mahone.

Motivado por lo que había visto en 1897, Chappell regresó a Canadá desde Australia y junto con Frederick Blair, que había conservado el contrato de arrendamiento, se involucró en la búsqueda. Sus primeras excavaciones arrojaron hallazgos: un hacha, un ancla y una púa, elementos que los llevaron a creer que podían ser restos de alguna antigua civilización.

Blair, Chappel, su hermano Renerick, su hijo Melbourne y su sobrino Claude, comenzaron a trabajar en 1931. Como ya había ocurrido, el grupo se topó con más dificultades que soluciones. Buscaron el “pozo del dinero” pero, para ese entonces, el sitio había sufrido casi 140 años de excavaciones y la superficie de la isla lucía confusa. No sabían por dónde empezar.

Tras haber leído sobre el tema en un artículo en el New York Times de 1928, un hombre llamado Gilbert Hedden se interesó en el Pozo del dinero y la isla Oak. Ese interés devino en obsesión y tras comprar parte de la isla y negociar con Blair, consiguió los medios necesarios comenzó a trabajar en la zona en 1936.

En los primeros meses, el equipo de Hedden no tuvo mayores descubrimientos, pero en 1937 todo cambió. Al excavar en uno de los muchos túneles auxiliares que marcan la isla, el equipo tropezó con una serie de elementos fascinantes. A 20 metros de profundidad dieron con una lámpara minera y dinamita sin explotar. A 30 metros desenterraron masilla de arcilla nunca antes vista en la isla.

Si bien su interés por el tesoro de la isla Oak nunca disminuyó, en 1938 Hedden cambió de planes y decidió abocarse a los asuntos comerciales de la industria del acero.

La tragedia de los Restall 

Desde el mismísimo primer intento de los tres intrépidos muchachos de 1795, un gran número de creencias fantásticas se tejieron en torno a al destino de la isla Oak. Algunas profecías presagiaban que para desenterrar el tesoro debían morir al menos siete personas. Y la familia Restall no hizo más que agrandar la leyenda.

Robert Restall llegó a la isla en 1959 después de firmar un contrato con uno de los terratenientes. Se instaló con Bobbie, su hijo mayor de 18 años, en una cabaña sin agua potable, pero con la creencia firme de que lograrían encontrar el elusivo tesoro.

Robert Restall y su familia en el sitio denominado Pozo del dinero

Robert Restall y su familia en el sitio denominado Pozo del dinero – BeautifulTrendsToday.Com

La mañana del 17 de agosto de 1965, Robert se encontraba sobre el borde de una de las perforaciones cuando aspiró el gas que emanaba de una máquina perforadora. Se desmayó y cayó al pozo. Al ver lo que sucedía con su padre, Bobby se acercó para tratar de ayudarlo y corrió la misma suerte.

Al ver que padre e hijo Restall habían caído, los operarios Karl Graeser y Cyril Hiltz intentaron ayudarlos, pero también sucumbieron. Al término de la jornada, cuatro personas habían muerto.

Una placa inaugurada en el segundo centenario de la primera excavación recuerda a las seis personas que murieron mientras buscaban el supuesto tesoro

Una placa inaugurada en el segundo centenario de la primera excavación recuerda a las seis personas que murieron mientras buscaban el supuesto tesoro – OakIslandMoneyPit.Com

Tras la muerte de los Restall y los obreros, el inversor y geólogo Robert Dunfield se hizo cargo de la exploración de la isla. Los primeros trabajos se llevaron a cabo ese mismo año y tras un breve descanso se retomaron el mismísimo día de Año Nuevo de 1966.

Sin mayor éxito más que haber encontrado fragmentos de porcelana similares a los de expedicionarios anteriores y la incursión de Fred Nolan Dunfield puso fin a su proyecto. Tras haber invertido miles de dólares regresó a California con las manos vacías.

Después de haber hecho trabajo de campo en el área y una tregua con los demás buscadores de tesoros, en 1969 Daniel C. Blankenship y David Tobias conformaron la Triton Alliance Limited. Al explorar la zona de Old Smith Cove, el equipo descubrió una formación de troncos en forma de U, tijeras de hierro forjado, un trineo de madera y otros artefactos de hierro, como clavos y púas.

Según reportes de la época, el equipo sumergió una cámara y en la superficie analizaron lo que parecía ser una mano, un fragmento de un cadáver y varios cofres. Esto motivó a que se realizarán 10 inspecciones con buzos, pero todas fueron infructuosas: no se extrajo ningún tesoro como resultado de esa investigaciones.

A comienzos de los 1980, Blankenship y Tobias le dieron un giro comercial a su empresa: comenzaron a explotar la veta turística de la isla Oak. De manera casi exclusiva comenzaron a recibir a visitantes interesados tanto en la geografía como en los hallazgos y las historias contadas a lo largo de los siglos.

Sobre el final de la década de 1990, Tobias decidió vender sus acciones de la propiedad. La Sociedad de Turismo de la isla Oak le solicitó fervientemente al gobierno de Canadá que comprara el terreno y lo abriera al público, pero la iniciativa no prosperó.

Marty (izquierda) y Rick (derecha) Lagina, los hermanos que encabeza el reality show de History Channel

Marty (izquierda) y Rick (derecha) Lagina, los hermanos que encabeza el reality show de History Channel – YouTube

Pese a los pedidos de la organización, en 2006 la mayor parte de la isla fue vendida a los hermanos Marty y Rick Lagina de Kingsford, Michigan.

A comienzos de 2014, History Channel estrenó el reality show, The curse of Oak Island en el que, a través del uso de tecnología moderna, los hermanos buscan descubrir artefactos históricos enterrados en Oak.

Hasta ahora, los intentos de los Lagina por dar con el tesoro tampoco rindieron frutos. Sí encontraron una fuente de riqueza inesperada en el programa, que ya lleva ocho temporadas al aire.

Imagen de portada: Gentileza de La Nación – La leyenda de la isla Oak está ligada a las palabras “botín” y “tesoro” y, por ende, a los piratas (foto ilustrativa) –

FUENTE: LA NACIÓN – Mundo – Por Diego Cioccio 

Isla Oak: la leyenda del tesoro que ya se cobró seis víctimas y cientos de frustraciones. Parte I

Vinculada con numerosos personajes históricos, mitos y leyendas, este enclave canadiense en el Atlántico norte motivó numerosas exploraciones, textos y el célebre documental de History Channel.

Desde finales del siglo XVIII hasta la fecha, el misterio ha sido una constante en torno a la isla Oak. Seis personas han muerto y otras cientos de almas han vivido penurias intentando desenterrar un supuesto tesoro del que poco se sabe.

Ubicada en el condado de Lunenburg, sobre la costa sur de Nueva Escocia, en Canadá, la Isla Oak -o “Isla del Roble”- es una de las cientos que conforman la Bahía de Mahone. Con una superficie de 57 hectáreas y una altura máxima de 11 metros sobre el nivel del mar, encierra uno de los misterios arqueológicos más grandes de América del Norte.

El enigma involucra a personajes como el Capitán Kidd y su pozo del tesoro, o joyas de la decapitada reina de Francia, María Antonieta, o manuscritos que demostrarían que parte de la obra de William Shakespeare (1564-1616) habrían sido escritos por Francis Bacon.

También está vinculada a un joven Franklin Delano Roosevelt que, antes de convertirse en el 32° presidente de Estados Unidos, patrocina a la firma Old Gold Salvage Company y se interesó por el supuesto tesoro.

Hasta hubo historiadores que sugieren que la isla Oak está emparentada con los tesoros de los Caballeros Templarios.

Independientemente de los nombres y personajes históricos con los que se la relaciona, la leyenda de la isla Oak está ligada a las palabras “botín” y “tesoro” y, por ende, a los piratas.

Vinculada con numerosos personajes históricos, mitos y leyendas, este enclave canadiense en el Atlántico norte motivó numerosas exploraciones, textos y el célebre documental de los hermanos Lagina

Vinculada con numerosos personajes históricos, mitos y leyendas, este enclave canadiense en el Atlántico norte motivó numerosas exploraciones, textos y el célebre documental de los hermanos Lagina – YouTube History

Entre 1690 y 1730, los historiadores hablan de un período de oro para los corsarios. Muchos viajan hacia y cerca de la isla Oak por sus vastos recursos naturales y porque era el lugar ideal para esconder bienes robados.

Tres muchachos, un pozo y el comienzo del sueño

Así fue que un grupo de tres muchachos creyeron haber encontrado en la isla Oak el tesoro que, según la leyenda, había enterrado allí el escocés William Kidd, un experimentado pirata ejecutado en Londres 1701. En 1795, Daniel McGinnis, John Smith y Anthony Vaughn descubrieron un pozo con forma circular en ese lugar al que llamaron “Money Pit” (”el pozo del dinero”) y decidieron comenzar a cavar.

Entre sus esfuerzos y paladas encontraron losas sueltas, piedras y fragmentos de roble de gran tamaño. Pero la gran envergadura de esos troncos enterrados hizo que los tres jóvenes depusieran su búsqueda del supuesto tesoro millonario.

Ocho años después, la compañía Onslow emprendió viaje a la isla Oak motivados por el rumor de lo que habían iniciado McGinnis, Smith y Vaughn. Con equipamiento necesario para este tipo de tareas descendieron hasta los 28 metros. A esa profundidad, descubrieron una placa con inscripciones extrañas.

“12 metros más abajo hay 2 millones de libras enterradas”, indican los símbolos de acuerdo con una traducción de la época. No obstante, al remover la placa el agua comenzó a inundar todo y debieron salir.

Réplica de la piedra con la que se toparon uno de los primeros grupos de exploradores

Réplica de la piedra con la que se toparon uno de los primeros grupos de exploradores – OakIslandMoneyPit.Com

Gracias a la colaboración de Vaughn, la recientemente conformada Truro Company -que había incorporado a exmiembros de Onslow y otras personas respetadas en la materia- desembarcó en la isla Oak en 1845 con el anhelo y la ambición de hacerse del tesoro. Pero pese al entusiasmo inicial solo pudieron comenzar a excavar hacia 1849.

Decididos a resolver el misterio, montaron una estructura de madera sobre la que su taladro pudiese operar con mayor facilidad. Casi de modo secuencial, las capas de tierra, madera y metal se repetían a medida que descendían algunos metros.

Monedas de oro, inundaciones y muerte

Como publica Daily Choices, un buen día los miembros de la Truro Company taladran algo que parecían dos cofres que contenían monedas de oro.

El supuesto descubrimiento indicaba una cosa: que el tesoro estaba más abajo de lo que creían. Pero continuar descendiendo conllevaba un problema adicional dado que el pozo se llenaba de agua. 

Eso los llevó a la conclusión que el terreno que rodeaba a la perforación había sido creado artificialmente, como producto de una vieja represa. Si bien en un primer momento evaluaron crear una nueva represa para drenar el lugar y poder seguir excavando, la falta de fondos hizo que todo quedara en la nada.

Mapa de la isla Oak creado por Joe Nickell en 1999

Mapa de la isla Oak creado por Joe Nickell en 1999 OakIslandMoneyPit.Com

En 1861, un nuevo grupo probó suerte para intentar resolver el misterio. Autodenominados Oak Island Association, acordaron con el dueño del predio, Anthony Graves, que le entregarán un tercio de los tesoros que encontraran.

Con las ganas a flor de piel y el tiempo necesario para cumplir con su objetivo realizaron dos nuevos pozos en paralelo. La idea era llegar al botín cavando horizontalmente una vez que alcancen la profundidad deseada. Pero a muy poco de llegar al objetivo el agua inundó los dos túneles.

Desafortunadamente, el equipo experimentó una tragedia hacia el otoño boreal de ese año. Mientras intentaban drenar uno de los túneles inundados, una caldera explotó y un operador murió a raíz de las quemaduras. Varios otros resultaron heridos.

Finalmente, en 1866, la compañía renunció a sus derechos en el sitio y puso fin a una campaña costosa y accidentada.

Nuevos bríos

Mientras que las esperanzas por encontrar tesoros en la isla Oak parecían esfumarse, el hallazgo de casi 500 gramos de cobre en la superficie provocó entusiasmo. Si bien las piezas aparecieron lejos de la excavación original, algunos entusiastas creyeron que podría ser evidencia de lo que yacía enterrado.

Las distintas zonas exploradas de la isla Oak

Las distintas zonas exploradas de la isla Oak – OakIslandMoneyPit.Com

Imagen de portada: La leyenda de la isla Oak está ligada a las palabras “botín” y “tesoro” y, por ende, a los piratas (foto ilustrativa) – LA NACIÓN.

FUENTE: LA NACIÓN – Mundo – Por Diego Cioccio 

El sorprendente hallazgo que cambia el significado de una obra maestra de Vermeer

Un Cupido oculto en la pared de una de las obras más célebres del holandés Johannes Vermeer, “Muchacha leyendo una carta”, creada en 1657, da pistas sobre su significado.

Fue un regalo.

En 1742, por la compra de 30 cuadros de la colección privada del Príncipe de Cariñena en París para la colección del elector de Sajonia y rey de Polonia Augusto el Fuerte, le obsequiaron una pintura… ¡y qué pintura: nada menos que un Rembrandt!

Así se la presentaron al secretario sajón encargado de la transacción y así fue identificada a su llegada a Dresde, hoy en Alemania.

Era una obra exquisita que mostraba a una joven rubia, bañada por la luz que entraba por una ventana, entregada a uno de los actos más íntimos: la lectura de una carta.

A pesar de haber violado la privacidad de la chica, el pintor la había protegido, interponiendo una mesa y sacando de la habitación a quien se entrometiera, obligándolo a quedarse detrás de una cortina abierta.

Desde esa distancia prudente, se aseguró de que todos compartieran el momento que capturó sin que nadie perturbara su encanto.

Era evidentemente la obra de un genio, pero quizás no del considerado como el artista más importante de la historia de los Países Bajos.

Ya para cuando apareció por primera vez en un inventario, en 1747, fue descrita como una pintura “a la manera de Rembrandt”, y más tarde, fue atribuida a otros artistas de la escuela del maestro neerlandés y de la ciudad de Delft.

Pasarían siglos antes de que se revelara la verdad.

¿Por qué?

Sencillamente porque, después de su muerte, Johannes Vermeer había, en gran medida, caído en el olvido, particularmente fuera de Holanda.

¿SERÁ ÉL? LOS EXPERTOS PIENSAN QUE QUIZÁS HIZO SU AUTORRETRATO DE ESPALDAS EN EL ARTE DE LA PINTURA (ALEGORÍA DE LA PINTURA). FOTO: GETTY IMAGES

Lo cierto es que nunca había logrado ser una gran celebridad, aunque tuvo un éxito moderado y fue admirado por su magistral tratamiento de la luz en sus pinturas.

Pero era apenas uno de los muchos artistas de la llamada Edad de Oro neerlandesa, en la cual las Provincias Unidas de los Países Bajos experimentaron un extraordinario florecimiento político, económico y cultural.

Destacarse entre tantos era difícil, sobre todo para un pintor que trabajaba lentamente: los expertos calculan que Vermeer no completó más de 60 obras en total, una cantidad insignificante para los estándares del siglo XVII; su contemporáneo Rembrandt, en contraste, produjo cientos de pinturas e innumerables grabados y dibujos.

Después de su muerte en 1675, a la edad de 43 años, el nombre de Johannes Vermeer se fue desvaneciendo de la historia. El que a duras penas fuera mencionado en el principal libro de referencia sobre la pintura holandesa del siglo XVII, lo condenó a ser omitido de versiones posteriores de historias del arte durante más de un siglo.

La “esfinge de Delft”

Finalmente, en la década de 1790, el más destacado marchante, crítico y conocedor de arte francés, Jean-Baptiste Pierre Le Brun, escribió: “Ese van der Meer, sobre quien los historiadores no han hablado, merece especial atención“.

Su opinión apareció en “Galerie des peintres flamands, hollandais et allemands“, un informe exhaustivo de pintores de escuelas del norte publicado para guiar a los aficionados y coleccionistas de arte.

Pero, por encima de todo, el deseo de Le Brun era reivindicar a los maestros desconocidos cuyos nombres habían sido olvidados.

Y “ese van der Meer”, o Vermeer, lo cautivó como ningún otro.

Su respaldo fue transformador. La obra del artista muerto más de 100 años antes empezó a apreciarse como nunca antes.

Y todavía más cuando, en el siglo XIX, entró en escena el influyente historiador y crítico de arte francés Théophile Thoré, quien por razones políticas escribía bajo el seudónimo de William Bürger.

Desde su primer encuentro con “La vista de Delft” en el Museo de La Haya hacia 1842, el “extraño cuadro” con “un paisaje soberbio e inusual” le sorprendió tanto que emprendió un espectacular recorrido por las colecciones de arte europeas con el fin de examinar pinturas que pudieran ser atribuibles al enigmático artista que cada vez lo seducía más.

“LA VISTA DE DELFT” ES UNA DE LAS TRES OBRAS DE VERMEER QUE ALBERGA LA GALERÍA REAL DE PINTURAS MAURITSHUIS EN LA HAYA.

Sus esfuerzos por recuperar la obra de quien apodó como la “Esfinge de Delft” -por lo poco que se sabe de él- se conjugaron con la acogida de la bohemia parisina, entre la que el sutil arte de Vermeer encontró su audiencia natural.

En la década de 1650, el artista se había convertido en un “pintor de género” o “costumbrista”, que retrata la vida cotidiana. 200 años después, los artistas de la era de Manet también habían dirigido su mirada hacia lo real y poco pretencioso.

Había llegado el momento de que el tranquilo e introspectivo mundo de Vermeer brillará con toda su luz.

Entre tanto…

En la Gemäldegalerie Alte Meister de Dresde (Galería de Pinturas de los Maestros Antiguos), la “Muchacha leyendo una carta” seguía inmutable.

En 1859 Thoré había podido confirmar su hipótesis de que era una obra de Vermeer de Delft y que incluso estaba firmada.

Pero para ella, sólo existían las palabras en esa hoja de papel. Estaba en otro mundo, el de su mente, ajena a las miradas de quienes la observaban e inconsciente de los detalles de lo que la rodeaba.

Sin embargo, algunos de los que la miraban notaron un detalle curioso en la pared desnuda del fondo: se veían claramente unos contornos oscurecidos que parecían la sombra que proyectaba un lienzo colgado.

¿Habría habido alguna vez un cuadro colgado ahí, como en otras de sus pinturas?

ERA COMÚN QUE EN LOS CUADROS APARECIERAN OTROS CUADROS, INCLUSO EN VARIAS OBRAS DE VERMEER, COMO ESTA “MUJER CON LA BALANZA, 1662-1665”. (© WASHINGTON, NATIONAL GALLERY OF ART, WIDENER COLLECTION) FOTO: © WASHINGTON, NATIONAL GALLERY OF ART.

En 1979 una radiografía mostró que efectivamente había una imagen oculta dentro del cuadro: un cupido desnudo que adornaba la pared.

¿Por qué había sido borrado? Quizás porque así lo dictaban los gustos de la época; tal vez, para restarle erotismo a la obra; de pronto, por mero capricho.

Sigue siendo un misterio difícil de develar.

Más importante aún era determinar si fue Vermeer quien empuñó el pincel que ocultó al dios del amor erótico y el deseo de la mitología clásica.

Era posible.

Al fin y al cabo, los estudios revelaron que experimentó con al menos tres diferentes versiones de la composición final y pintó varios elementos que luego descartó, desde una copa roemer que se ve claramente con rayos X en la esquina inferior derecha hasta otra silla en el espacio estrecho entre el borde frontal de la mesa y el borde inferior de la pintura, cuyos contornos son visibles en imágenes infrarrojas.

Es por eso que, aunque se sabía de la existencia del Cupido, siguió oculto durante casi cuatro décadas más: si el artista había decidido eliminar ese cuadro-dentro-del-cuadro de su obra, nadie tenía derecho a ir en contra de sus deseos.

La tecnología responde

En 2017 empezó un proyecto de evaluación y restauración apoyado por un panel de expertos internacionales en el que se realizaron o reevaluaron rayos X, espectroscopias de reflectancia en el infrarrojo cercano y microscopias de la pintura al óleo.

ANÁLISIS DE FLUORESCENCIA DE RAYOS X. FOTO: © SKD, FOTO: MARIA KÖRBER

Cuando comenzaron a remover las capas de barniz del siglo XIX, los conservadores descubrieron que las “propiedades de solubilidad” de la pintura en la sección central de la pared eran diferentes a las del resto de la pintura.

Tras más investigaciones, descubrieron que existían capas de agente aglutinante y una capa de suciedad entre la imagen de Cupido y la pintura.

El acertijo había sido resuelto. La evidencia mostraba que pasaron varias décadas entre la finalización de una capa y la adición de la siguiente.

Vermeer no fue quien borró a Cupido. Alguien lo hizo después de su muerte.

En 2018, la Staatliche Kunstsammlungen Dresden, una de las instituciones museísticas más antiguas y reconocidas del mundo, decidió eliminar la capa sobre pintada.

¿Cómo? Con un bisturí fino bajo un microscopio.

© GEMÄLDEGALERIE ALTE MEISTER, SKD, FOTO: WOLFGANG

El método es extremadamente difícil y laborioso pero los expertos determinaron que sólo así sería posible retener la capa de barniz original aplicada por Vermeer.

Poquito a poco

Y ahí está: un Cupido de pie con un arco y flechas, enriquece la pared trasera de la habitación donde la chica lee su carta.

© GEMÄLDEGALERIE ALTE MEISTER, STAATLICHE KUNSTSAMMLUNGEN DRESDEN, FOTO: WOLFGANG KREISCHE FOTO: © GEMÄLDEGALERIE ALTE MEISTER, SKD

A pesar de que el cuadro es casi tan grande como la joven misma, el Cupido, en lugar de robarle la atención, da una sensación de armonía.

Y la presencia del dios del amor hace más que cambiar el aspecto y la sensación de la pintura; también altera su significado.

Durante décadas, se debatió cuál podría ser el contenido de la carta. Antes de que se supiera del cuadro en la pared, el historiador de arte Norbert Schneider, por ejemplo, interpretó la ventana abierta como símbolo del mundo exterior, argumentando que la pintura representaba el “anhelo de la chica por ampliar su esfera doméstica”.

Cuando descubrió a Cupido, Schineider concluyó que la carta era de amor. Y no cualquier amor, sino de un amor prohibido.

Prohibido o permitido, es sincero, pues el dios del amor aparece pisando máscaras que yacen en el suelo, que representan el engaño y la hipocresía, un símbolo de que el amor verdadero los supera.

Para el director del Gemäldegalerie Alte Meister en Dresde, Stephan Koja, la obra “es una declaración fundamental sobre la naturaleza del amor“.

Una declaración que estará a la vista del público desde el 10 de septiembre de 2021, en la exposición “Johannes Vermeer. En reflexión”, en la Gemäldegalerie Alte Meister.

La “Muchacha leyendo una carta” será la pieza central.

Estará acompañada de otros 9 cuadros del artista, así como 50 obras de pintura de género holandesa de la segunda mitad del siglo XVII, que mostrarán el entorno artístico en el que Vermeer trabajó y con el que estuvo en estrecho contacto.

Imagen: Gentileza Mdz – BBC NEWS MUNDO

FUENTE: Mdz – BBC NEWS MUNDO – Arte – Pintura – Secretos –

Descubrieron en Argentina los fósiles de las aves carnívoras más grandes de todos los tiempos.

Los teratornos eran aves depredadoras y carroñeras. Ahora encontraron fósiles en Santa Fe, Pehuen Có y Miramar. La opinión de los expertos.

Investigadores de la Fundación Azara y el Conicet descubrieron en Argentina fósiles de teratornos sudamericanos, las aves carnívoras más grandes de todos los tiempos.

Los hallazgos se produjeron en Santa Fe, Pehuen Co y cerca de Miramar, en la provincia de Buenos Aires.

Los teratornos habitaron la región durante 25 millones de años. Estas aves voladoras gigantes cazaban otras especies y se alimentaban de carroña. Los especialistas calculan que se extinguieron hace sólo 12.000 años.

El teratorno comparado con un ser humano y otras aves actuales. (Foto / Aves Rapaces de Chile Facebook).

Argentavis magnificens es la mayor ave voladora conocida hasta la fecha. 

Se calcula que el animal pesaba unos 70 kilos y tenía siete metros de envergadura. Para tener una referencia actual, el cóndor andino mide unos tres metros desde una punta del ala a la otra.

Marcos Cenizo, de la Fundación de Historia Natural Félix de Azara, dijo que “se cree que los teratornítidos se originaron en América del Sur, ya que sus restos más antiguos fueron hallados en yacimientos con edades de entre 25 y 5 millones de años, en Brasil y Argentina. 

Luego de este período de tiempo, los teratornos desaparecen del registro fósil sudamericano, pero se vuelven notablemente abundantes y diversos en América del Norte hasta su extinción al final del Pleistoceno, unos 12 mil años atrás. 

La ausencia de estas gigantescas aves durante los últimos 5 millones de años en América del Sur, era hasta el momento un misterio”.

El teratorno, devorando el cadáver de un notiomastodon. (Foto / Centro de Ciencias Naturales, Ambientales y Antropológicas)

Participaron del hallazgo la Fundación Azara, el CICYTTP-Conicet Diamante, el Museo Municipal de Ciencias Naturales Pachamama y la Facultad de Ciencia y Tecnología-Uader. 

Expertos indicaron que la presencia de estas aves pasó inadvertida por muchos años. Algunos materiales fueron colectados en la década del 30, en parte porque se trataba de ejemplares muy fragmentarios y fácilmente confundibles con cóndores… pero hace unos 10 años comenzamos a ver que no se trataba de cóndores, por suerte pudimos hallar nuevos y más completos especímenes, confirmando que en realidad eran teratornítidos”.

“El primer ejemplar que identificamos había sido hallado en los 80 en Playa del Barco, un yacimiento próximo a Pehuén Có. 

Luego el equipo halló dos nuevos restos, uno dentro de la proyectada Reserva Natural Centinela del Mar, próxima a Mar del Sud y Miramar, que en los próximos meses inaugurada la Estación Científica en esta localidad; y el otro en el río Salado de Santa Fe, cerca de Manucho. 

Se adiciona un ejemplar más, reportado previamente como un cóndor, que fuera colectado entre 1930 y 1950, también que en esta última provincia”, abundan.

Argentavis Magnificens. El ave voladora más grande de todos los tiempos. (grupopaleo.com.ar)

Cenizo explicó que por el tamaño de las aves “ocuparon lugares significativos en las redes tróficas del Pleistoceno en América del Sur, siendo de gran relevancia a la hora de comprender cómo funcionan los ecosistemas pasados y de este modo interpretar con mayor profundidad el funcionamiento de los actuales. Los ecosistemas son procesos históricos, por lo que debemos ahondar también en el pasado para comprender su origen, desarrollo y estructura actual”.

Del asombroso hallazgo participaron Marcos Cenizo, Jorge Noriega, Raúl Vezzosi, Daniel Tassara y Rodrigo Tomassini.

El Dr. Kenneth Campbell y la silueta de Argentavis Magnificens en el Museo de Historia Natural de Los Ángeles. (Foto de Archivo)

Imagen: Gentileza Redacción La Voz

FUENTE: Redacción La Voz – Ciencia – Paleontología – 

¿Se puede revertir la pérdida de memoria?

Un tratamiento genético podría hacer posible que conservemos la habilidad de recordar cosas sin importar nuestra edad.

La pérdida de memoria es un proceso común cuando vamos envejeciendo. Por supuesto existen condiciones severas como la demencia senil y específicamente el Alzheimer, pero en general no es raro tener un declive de nustras funciones cognitivas con la edad.

Perder la memoria no solamente se trata de dejar de recordar, sino también de tener una capacidad disminuida de aprender cosas nuevas.

Y es que con la edad nuestro cerebro se vuelve “menos flexible”. Es decir que su capacidad de adaptarse, la neuroplasticidad disminuye.

Entonces, ¿qué tal si lográramos conseguir que esa neuroplasticidad se mantuviera sin importar qué edad tenemos?

Cerebro de ratón

Justamente eso fue lo que buscaron hacer un grupo de neurocientíficos de las universidades británicas de Leeds y Cambridge.

Pero para hacerlo usaron ratones como modelos animales para estudiar si era posible revertir la pérdida de memoria. 

Aunque nos veamos muy diferentes a los ratones, finalmente somos mamíferos y tenemos organismos que funcionan de manera muy parecida, incluidos nuestros cerebros.

Por ejemplo, también los ratones ancianos van perdiendo sus habilidades cognitivas relacionadas con la memoria.

En esta investigación, publicada en la revista científica especializada Molecular Psychiatry, se mostró que los cambios químicos que suceden en la matriz extracelular del cerebro, están relacionados con la pérdida de memoria.

Cuando pensamos en cerebros, de ratones o de personas, pensamos en neuronas sin duda, pero el cerebro es más que eso.

Rodeando a las neuronas hay un mar de compuestos químicos que por supuesto también influyen en su funcionamiento: la matriz extracelular. 

Memoria química

La matriz extracelular contiene más de 300 compuestos diferentes, entre ellos muchas proteínas que se organizan en redes tridimensionales.

Algunas de esas forman algo que se llama redes perineuronales: estructuras de moléculas que rodean a las neuronas.

Ya desde hace algún tiempo, se ha identificado que ciertas proteínas de esas redes tienen que ver con las funciones de la memoria.

Específicamente esas redes que están alrededor de las neuronas regulan esa plasticidad del cerebro.

Al inicio de nuestra vida, cuando somos niños, nuestro cerebro es completamente plástico, pero también poco eficiente porque necesita mucha energía, después se vuelve menos adaptable, pero también es más eficiente.

Esos cambios que sufre el cerebro se deben a los cambios en las concentraciones de ciertos compuestos en la matriz extracelular.

Clickeando luego de “Por ejemplo”; obtendrás mayor información de este título. Gracias.

Por ejemplo: si tenemos una mayor concentración de sulfato de condroitina-4 hay una inhibición de la neuroplasticidad, mientras que si tenemos más de otro compuesto similar, pero ligeramente diferente, el sulfato de condroitina-6, nuestro cerebro es más plástico.

Recuerdos que regresan

Resulta que cuando envejecemos tenemos más compuestos inhibidores de la neuroplasticidad en el cerebro.

Entonces, si encontráramos una manera de regular sus concentraciones, es que sería posible restaurar la pérdida de memoria y de otras funciones cognitivas.

Así que los investigadores de Leeds y Cambridge buscaron manipular la concentración de los sulfatos de condroitina en el cerebro de ratones de 20 meses, que es una edad muy avanzada para un ratón.

Para lograrlo usaron un virus manipulado genéticamente no para infectar, sino para lograr que el cerebro de estos ratones ancianos produjera más sulfato de condroitina-6.

Clickeando luego de “Con esos vectores virales,”; obtendrás mayor información de este título.

Con esos vectores virales, una tecnología similar a la que se usa en ciertas vacunas contra el covid-19, lograron que esos ratones fueran mejores para reconocer ciertos objetos que se les presentaban en forma repetida: comportándose de manera similar a ratones jóvenes.

Si bien ahora solo los ratones podrían alegrarse, esto abre la posibilidad de tratamientos, que puedan ayudarnos a llegar a la vejez con un cerebro que no solo no olvide, sino que siga aprendiendo.

FUENTE: FAYERWAYER.COM POR: PAULA GARCIA 

Descubren en China dos nuevas especies de dinosaurios del tamaño de una ballena azul.

(CNN) — Los científicos confirmaron el descubrimiento de dos nuevas y enormes especies de dinosaurios en el noroeste de China, unos de los primeros vertebrados descubiertos en la región, según un nuevo estudio publicado el jueves.

En los últimos años han aparecido varios fósiles en la región noroccidental de China, incluyendo Xinjiang y la cuenca de Turpan-Hami. Los fósiles contienen varios pterosaurios (reptiles voladores), huevos y embriones conservados, así como fragmentos fósiles de vértebras espinales y cajas torácicas, que los científicos identificaron inicialmente como pertenecientes a tres dinosaurios misteriosos.

Desde entonces, los investigadores han determinado que dos de esos especímenes pertenecían a especies hasta ahora desconocidas, que han bautizado como Silutitan sinensis (“silu” significa “ruta de la seda” en mandarín) y Hamititan xinjiang ensis, en alusión a la región en la que se encontraron. Ambos incorporan la palabra griega “titan”, que significa “gigante”, en referencia a su tamaño.

Se calcula que el espécimen de Silutitan medía más de 20 metros, mientras que el de Hamititan medía 17 metros. Esto hace que los dinosaurios sean casi tan grandes como las ballenas azules, que miden entre 23 y 30 metros, dependiendo del hemisferio en el que se encuentren.

Los investigadores, de la Academia China de Ciencias y del Museo Nacional de Brasil, publicaron sus hallazgos en Scientific Reports, que forma parte de la familia de revistas Nature.

Hamititan xinjiang ensis (izquierda) y Silutitan sinensis (derecha), representados en una ilustración artística.

Los fragmentos fósiles se han datado en el período Cretácico temprano, hace entre 120 y 130 millones de años. Las dos nuevas especies pertenecen a la familia de los saurópodos, un grupo de dinosaurios herbívoros conocidos por sus característicos cuellos largos, y que fueron los animales más grandes que jamás caminaron por la Tierra.

Aparte de una especie de pterosaurio y un diente de terópodo, estos dos dinosaurios son también los primeros vertebrados de los que se tiene constancia en esta región, “aumentando la diversidad de la fauna así como la información sobre los saurópodos chinos”, señala el estudio.

El tercer espécimen estudiado por los investigadores no es una especie nueva, sino que podría tratarse de un saurópodo somofondino, un grupo de dinosaurios que vivió desde finales del Jurásico hasta el Cretácico tardío.

Los investigadores han realizado varios descubrimientos en China en las últimas décadas, lo que ha arrojado más luz sobre la diversidad de los saurópodos en el este de Asia, según el estudio, aunque todavía se debate sobre las relaciones entre las especies y su clasificación taxonómica, y dónde se encuentran en el árbol genealógico de los dinosaurios.

China está viviendo una edad de oro de la paleontología, con emocionantes descubrimientos de fósiles repartidos por todo el país; a principios de este año se encontró un dinosaurio conservado sentado sobre un nido de huevos con embriones fosilizados en el sureste de China, mientras que el pasado mes de septiembre se descubrió otra nueva especie en el noreste del país.

FUENTE: CNN en Español Por Jessie Yeung

Mtoto, el entierro de un niño de tres años que revela el funeral más antiguo del mundo.

Hace 78 mil años, una madre acostó a su bebé por última vez. En una cama de tierra, con un velo especial, Mtoto encontró su lugar de perpetuo descanso.

África es un campo fértil para descubrimientos arqueológicos. No es extraño encontrar vestigios de humanos en el sistema de cuevas conocido como ‘Cuna de la Humanidad’, en Sudáfrica, donde diversos científicos identifican el origen de nuestra especie. El reciente hallazgo de la tumba de Mtoto, un niño encontrado al sureste de Kenia, es prueba fehaciente de esto.

Restos de un niño de 78 mil años

En swahili, «Mtoto» se traduce como niño. De acuerdo con el equipo de investigadores que lo hallaron en Kenia, sus restos datan de hace 78 mil años y forman parte del funeral más antiguo del que se tiene registro hasta hoy.

La tumba de Mtoto se encontró a unos 16 kilómetros de la playa en Kenia. Se trataba de un niño de apenas dos o tres años. Sin embargo, lo que verdaderamente destaca del entierro fue el cuidado con el que fue dispuesto, en ese pasado tan remoto.

De acuerdo con los científicos, el niño perteneció a una vieja comunidad de Homo sapiens que, en busca de comida y mejores condiciones climáticas, pudo haberse asentado en la actual zona costera de Kenia. Si bien es cierto que existen ejemplos más antiguos en Europa y Asia, ninguno se había encontrado con tal detalle de preparación, como si hubiera sido parte de un rito funerario.

Paul Pettitt, un experto en entierros del Paleolítico que no participó en la investigación, lo describió sencillamente como «muy impresionante» para National Geographic. No sólo por la manufactura de la tumba, sino por las pistas que revela a propósito del pensamiento mágico y el sentir de los seres humanos primigenios con respecto a la muerte.

Pensamiento mágico y prácticas rituales prehistóricas

Mtoto

Así se ve la cueva en donde fue encontrada la tumba de Mtoto. Foto: MOHAMMAD JAVAD SHOAEE

Si alguna certeza tenemos como seres humanos, es que la muerte nos espera. Esta seguridad parece haber acompañado también a los seres humanos prehistóricos, que conformaban sus comunidades en torno a la caza y a la recolección. Sin embargo, parece ser que esta premisa flaqueaba en torno al fallecimiento accidental de niños y bebés.

El sistema de cuevas Panga ya Saidi, lugar en donde se encontró la tumba de Mtoto, da indicios claros del dolor que acompañó a las madres en aquel pasado remoto al perder a sus hijos pequeños. Envueltos de manera ceremonial, los restos del niño parecen haber estado preparados para pasar a mejor vida. En torno suyo, se encontraron herramientas de piedra, cuentas de conchas y restos de animales sacrificados, posiblemente con motivo de su deceso.

Los restos del niño eran demasiado frágiles para transportarse a un laboratorio para su análisis, después de las múltiples excavaciones realizadas en el sitio. Por esta razón, sólo se tienen reconstrucciones digitales de lo que fueron sus huesos: los investigadores privilegiaron su preservación in situ para evitar una posible pérdida de material al relocalizarlo.

Mtoto: el niño dormido

Esta reconstrucción virtual muestra la posición original de los huesos de un niño en una tumba keniana excavada hace unos 78.300 años, lo que lo convierte en el entierro humano más antiguo conocido de África.

Ilustración Imagen portada: JORGE GONZÁLEZ, ELENA SANTOS

Al enterarse de la existencia de los restos orgánicos de Mtoto, María Martinón-Torres, directora del CENIEH, no pudo ocultar su sorpresa: “Todo estaba en su lugar”, dice la experta, quien dirigió la investigación. “No era solo un fósil. Tenemos un cuerpo. Tenemos un niño».

Para entonces, ya se habían exhumado la totalidad de su columna vertebral perfectamente articulada, así como la base de su cráneo.

Los científicos a cargo de Martinón-Torres se percataron de que todavía quedaba la mandíbula inferior del niño, así como las raíces de sus dientes primarios.

En otro bloque próximo, se encontraron las costillas y algunos huesos de los hombros, que conservaban sus posiciones anatómicas naturales.

“Los huesos se estaban convirtiendo literalmente en polvo”, dice Martinón-Torres.

«Llegamos justo a tiempo, antes de que finalmente desaparecieran». Dada la relación de la cabeza con las vértebras cervicales, los expertos determinaron que el cuerpo había sido envuelto en un velo después de ser acostado sobre alguna especie de almohada, que se perdió con el paso del tiempo.

Por esta razón, Mtoto fue apodado como “el niño dormido”.

Según los científicos, sus restos podrían revelar —así como los de otros casos similares— un extenso pensamiento trascendental de los seres humanos primigenios.

El cuidado con el que   fue dispuesto no sólo evidencia del dolor de los padres, sino la esperanza de que su hijo hubiera cruzado un umbral hacia otro mundo.

FUENTE: NATIONAL GEOGRAPHIC en ESPAÑOL – Por Andrea Fischer

Misterio en torno a una colosal estructura descubierta en la Vía Láctea.

Una enorme estructura gaseosa fue identificada por astrónomos chinos navegando por la Vía Láctea: podría alcanzar hasta 16.300 años luz de longitud. Se la ha denominado Cattail y los especialistas no pudieron definirla ni clasificarla aún, aunque posiblemente se trate del filamento gigante más grande y más lejano de la galaxia descubierto hasta hoy.

Científicos de la Universidad de Nanjing han descubierto una gigantesca y extraña estructura gaseosa de forma alargada localizada en la Vía Láctea, que dispara múltiples incógnitas: ¿se trata de un enorme filamento, que sería el más extenso identificado hasta el momento, o es parte de un brazo espiral galáctico que nunca se había identificado?

Bautizada como Cattail, la misteriosa estructura se ubica a una distancia de alrededor de 71.750 años luz del centro galáctico, en las regiones exteriores de la Vía Láctea. En las primeras observaciones, los científicos midieron un objeto de alrededor de 3.590 años luz de largo, pero en nuevos análisis se llevaron una sorpresa: la colosal estructura podría alcanzar una longitud de más de 16.000 años luz.

De confirmarse sus dimensiones, se trataría del filamento más grande descubierto hasta el momento, además del más lejano y remoto. Superaría a la estructura de gas conocida como Cinturón de Gould, que de acuerdo a recientes observaciones posee 9.000 años luz de longitud. Sin embargo, los especialistas todavía no han podido definir con certeza las características que permitan clasificar a Cattail.

¿Un brazo espiral no descubierto?

Según un artículo publicado en Science Alert, los expertos creen que dadas sus dimensiones podría tratarse de un brazo espiral de la galaxia aún no identificado. Pero esta hipótesis se enfrenta a algunas contradicciones, ya que la estructura no sigue completamente la deformación del disco galáctico, como indicaría la lógica.

Vale recordar que el disco galáctico de la Vía Láctea se deformó por un violento encuentro con otra galaxia en los inicios de su historia: si Cattail fuera un brazo espiral de nuestra galaxia, su estructura debería ajustarse completamente a la mencionada deformación.

Las galaxias de disco, entre las que se encuentra la Vía Láctea, conforman alrededor del 70 por ciento de las galaxias que se conocen en el universo. Una de sus principales características son sus brazos en forma de espiral, aunque los astrónomos todavía no han podido precisar por completo cómo se produce su formación y cómo se mantienen a lo largo del tiempo.

Frente a estas dudas, y teniendo en cuenta que nuestra ubicación en la galaxia dificulta la identificación del tamaño, el contenido y la estructura tridimensional de muchos objetos espaciales, los científicos indicaron que Cattail podría llegar a ser un brazo espiral galáctico no descubierto. A pesar de esta teoría, lo más probable es que se trate de un enorme filamento gaseoso.

Ampliando nuestra comprensión de la Vía Láctea

La investigación, que ha sido aceptada en la revista The Astrophysical Journal Letters para su próxima publicación y que ya está disponible en arXiv, se sustenta en observaciones realizadas con el radiotelescopio esférico de quinientos metros de apertura (FAST), ubicado en Guizhou, China.

Gracias a esta tecnología, los científicos pueden identificar nubes de hidrógeno atómico neutro (HI). Las mismas se hallan habitualmente en los brazos espirales de galaxias como la Vía Láctea: estudiando cada mínima y sutil variación en la luz del hidrógeno, los astrónomos pueden descubrir nuevas características de los mencionados brazos espirales y áreas cercanas.

De acuerdo a los autores del nuevo estudio, y aunque todavía no puedan precisarse con exactitud todos los aspectos relacionados con la enorme estructura gaseosa descubierta, las observaciones brindan nuevos conocimientos sobre la estructura galáctica y amplían nuestra comprensión en torno a la Vía Láctea.

Una enorme y misteriosa estrella juega al escondite en el centro de la Vía Láctea.

A más de 25.000 años luz de distancia de la Tierra, en el corazón de la Vía Láctea, la estrella gigante VVV-WIT-08 ha asombrado a los astrónomos: disminuye su brillo hasta desaparecer del cielo durante varios meses, para posteriormente volver a encenderse con toda intensidad. Se trataría de un nuevo tipo de sistema estelar binario.

Un equipo internacional de astrónomos liderado por la Universidad de Cambridge ha descubierto una misteriosa estrella gigante hacia el centro de la Vía Láctea, a más de 25.000 años luz de distancia de la Tierra. La estrella VVV-WIT-08 es 100 veces más grande que el Sol: súbitamente se «apaga» por meses y luego regresa con todo su brillo. Podría ser la manifestación de una variedad desconocida de sistema estelar binario.

De acuerdo a una nota de prensa, todo indicaría que la estrella gigante se encuentra acompañada por otra estrella o un planeta, conformando un sistema binario. Su compañera está rodeada a su vez por un disco opaco, que recubre a la estrella «parpadeante» y hace que desaparezca y reaparezca en el cielo. La investigación ha sido publicada en la revista Monthly Notices of the Royal Astronomical Society.

Aunque es conocida la existencia de sistemas binarios en los cuales una estrella eclipsa a otra, los astrónomos se sorprendieron en este caso porque no es habitual apreciar que una estrella de esas dimensiones interrumpa su brillo por tanto tiempo, y que luego vuelva a aparecer en el firmamento.

Junto a VVV-WIT-08, los investigadores descubrieron otras dos estrellas de similares características, algo que sugiere la presencia de una variedad de sistema estelar binario que aún no ha sido identificada ni estudiada. Los hallazgos fueron concretados a partir de observaciones realizadas con el telescopio VISTA, operado por el Observatorio Europeo Austral en Chile.

Propiedades únicas

La nueva investigación se enmarca en el proyecto VISTA Variables en la Vía Láctea, que trabaja desde hace una década en la búsqueda de estrellas con brillo variable, concretamente en la parte infrarroja del espectro lumínico. Sin embargo, la estrella gigante descubierta modifica la intensidad de su brillo tanto en el espectro de la luz visible para el ser humano como en la luz infrarroja.

Los especialistas indicaron además que existen algunos antecedentes en cuanto a sistemas estelares similares. Por ejemplo, Epsilon Aurigae es una estrella que reduce su brillo a la mitad exactamente cada 27 años: eclipsa un monumental disco de polvo.

En el mismo sentido, una estrella denominada TYC 2505-672-1 forma parte de un sistema binario descubierto en 2016: es eclipsada durante 69 años, en lo que constituye un récord hasta el momento para esta clase de sistemas.

Pero las propiedades descubiertas en VVV-WIT-08 tampoco logran ser explicadas en función de sus principales antecedentes. Por ejemplo, mientras Epsilon Aurigae disminuye su brillo en un 50%, la nueva estrella gigante descubierta en el centro galáctico desaparece casi en su totalidad: se oscurece exactamente en un 97%.

Misterios por resolver

Como el oscurecimiento no puede explicarse solamente por la presencia de una estrella compañera, ni tampoco es un fenómeno que pueda ubicarse en alguna de las teorías predominantes en cuanto a sistemas estelares binarios, los astrónomos no pueden explicar aún por completo el comportamiento de VVV-WIT-08.

Sin embargo, como se indicó previamente, todo apuntaría a la acción de un gran disco opaco que eclipsa a la enorme estrella.

Incrementando aún más el enigma, los científicos indicaron que podría haber alrededor de media docena de sistemas estelares de este tipo, conformados por estrellas gigantes y grandes discos opacos.

Es extraño además que los discos orbiten tan lejos de la estrella gigante en estos sistemas, ejerciendo su influencia a una distancia inconcebible en otros modelos estudiados.

De aquí en más, los investigadores intentarán descubrir nuevas características de estos sistemas binarios, sobre todo en cuanto a la forma en la que evolucionaron. Por el momento, estas estrellas gigantes que juegan a las escondidas tienen aún muchos misterios por entregar.

FUENTE. Tendencias 21 – Por Pablo Javier Piacente – Periodista especializado en comunicación científica y tecnológica.