Ubuntu, la filosofía africana del respeto.

 

La conexión del individuo con la comunidad y de esta con la tierra a través de ubuntu, una noción que se presenta como un tejido de fraternidad integral en el que nadie queda fuera, en el que nadie queda atrás, porque si un solo individuo sufre una injusticia, todos sucumben. El ubuntu es el hilo dorado que teje el alma africana y la resplandece ante la eterna amenaza del depredador.

Si deseas profundizar en esta entrada; cliquea por favor donde esta escrito en “negrita”. Muchas gracias.

Empatía, solidaridad, reconciliación, fraternidad, perdón y pluralidad: ubuntu es un compendio de la filosofía del respeto que ha sido fundamental para la resistencia y prosperidad de numerosas comunidades africanas que se han visto amenazadas en los últimos tiempos por crisis humanitarias devastadoras. 

A continuación, indagamos sobre el significado y la trascendencia de ubuntu y su repercusión en la sociedad contemporánea. 

Ubuntu, el humanismo africano 

Ubuntu, la filosofía africana del respeto. Fuente: Unsplash

La conexión del individuo con la comunidad y de esta con la tierra a través de una noción que se presenta como un tejido de fraternidad integral en el que nadie queda fuera, en el que nadie queda atrás, porque si un solo individuo pierde, todos pierden, porque si un solo individuo sufre una injusticia, todos sucumben. El ubuntu es el hilo dorado que teje el alma africana y la resplandece ante la eterna amenaza del depredador. 

Proveniente de las lenguas xhosa y zulú que, a su vez, derivan del bantú, ubuntu es una noción que nutre el sentido de colectividad de los pueblos subsaharianos. 

Frente al egoísmo y al individualismo, ubuntu propone una forma de vida solidaria, fraternal y respetuosa con el otro a través de proverbios como ‘umuntu ngumuntu ngabantu’ que se traduciría como “somos a través de los demás”, “tú eres, luego yo soy”. 

Esta relación honesta, tolerante y generosa con el otro, con los demás, se plantea como el cimiento de una sociedad integradora en la que las diferencias no son un impedimento ni un estorbo para el progreso: al contrario, son las que lo impulsan, asumiendo que el progreso social es la suma de todos y cada uno de los individuos que forman parte de una comunidad. 

Así, ubuntu es una suerte de red integradora que, traducido a nuestro lenguaje occidental, conectaría lo local con lo global, una red sostenible que, en última instancia, vincularía a las comunidades con la tierra, con la naturaleza: una armonía plena e incorruptible entre individuo, colectivo y entorno natural. 

En definitiva, el humanismo africano que sigue deslumbrando al resto del mundo con su resiliencia, tal y como nos gusta decir a este lado del planeta. 

Ubuntu y la reconciliación nacional 

Ubuntu, la filosofía africana del respeto. Fuente: Unsplash

Hasta principios de los 90, Sudáfrica vivió una situación social repugnante marcada por el apartheid, un sistema de segregación racial que consistía en la creación de lugares separados entre negros y blancos cuyo verdadero objetivo —mantener el poder para la minoría blanca— era disfrazado de progreso para todas las comunidades.  

La irrupción de líderes como Nelson Mandela o Desmond Tutu, inspirados por ubuntu, consiguieron poner fin a la tragedia, evitando otra tal vez mayor, al reconducir la rabia y el deseo de venganza hacia la reconciliación nacional: junto con la resistencia no violenta o satyagraha de Gandhi, uno de los mayores logros sociales de la historia contemporánea. 

En este sentido, y ante un panorama extraordinariamente delicado que podría haberse convertido en un conflicto de consecuencias catastróficas, Desmond Tutu rescató la noción humanística de ubuntu para fortalecer una apuesta por la justicia reparadora, en lugar de vengativa.  

Tal y como afirma la antropóloga de la Universidad de Granada Ester Massó Guijarro en su estudio sobre la relación entre ubuntu y los derechos humanos, la construcción del futuro de Sudáfrica se cimentó sobre los pilares conceptuales de ubuntu.  

Ubuntu

En vez de una venganza que no supondría para la víctima una liberación, sino al contrario una nueva prisión, se opta por una reconciliación con el culpable, por el perdón del victimario, asumiendo que él también forma parte de la comunidad, porque todos, incluso los ‘culpables’, tiene su papel en la armonía social. No se trata de olvidar, sino de perdonar para crecer juntos: un paradigmático ejemplo histórico de la inmensa potencialidad de la filosofía del ubuntu aplicado a un dilema social de compleja resolución.

No obstante, y a pesar de sus connotaciones extraordinariamente positivas, —o quizás justamente por ellas— ubuntu también ha sido descrito como una filosofía inventada sin raíces reales en la cosmovisión africana, un artificioso valor universal africano, “independiente del contexto histórico real de las sociedades que lo practicaron”, tal y como señala el investigador del Center for African Studies de la Universidad de Stanford Michael Onyebuchi Eze.  

Y es que no hay que olvidar que, a menudo, desde el punto de vista occidental, se tiende a descifrar África como un todo histórico y social, cuando es una suma de pueblos con enormes diferencias. 

En este sentido, ubuntu sería o “una varita mágica política para capear cada nueva crisis social”, tal y como señala el propio Onyebuchi. 

Ubuntu, el regalo de África al mundo 

Ubuntu, la filosofía africana del respeto. Fuente: Unsplash

¿Es posible trasladar ubuntu a la sociedad occidental? ¿Nuestra sociedad líquida está preparada para aparcar la feroz competitividad, la cultura del odio y el permanente latido de venganza para una reconstrucción social (y espiritual) basada en el perdón, la solidaridad y la fraternidad?  

Y es que nociones como ubuntu son la llave que abre la puerta del futuro de la humanidad, un futuro que solo puede entenderse a través de parábolas como la del globo y los niños: 

Un profesor propone un juego a los niños de su clase. Cada uno debe hinchar un globo y pintar su nombre en él. A continuación, se revuelven los globos. El objetivo es que cada niño encuentre el globo con su nombre. Entre risas y búsquedas infructuosas, nadie es capaz de encontrar el globo con su nombre. Entonces el profesor dice a los niños: “Ahora, parad un momento, coged un globo cualquiera y entregárselo a su dueño”. En un momento, todos los niños tienen su globo. 

Ubuntu es hacer feliz a los demás, a los que tienes a tu alrededor, para alcanzar la felicidad propia; es asumir que la desgracia ajena es la desgracia propia y que los triunfos y las capacidades de los demás no son una amenaza, ni una competencia, sino una ayuda para alcanzar nuestros propios sueños. Ubuntu es, en definitiva, la respuesta a la pregunta: ¿cómo debemos construir nuestro futuro?

Imagen de portada: Gentileza de Pinterest

FUENTE RESPONSABLE: Microsismos. Por David Rubio. Mayo 2022

Sociedad y Cultura/África/Desarrollo Personal/Empatía/ 

Filosofía/ Humanismo

El viaje…

El viento
patagónico
nos recibió
subiendo
al tren
expreso,
más conocido
como
La Trochita.

Nos vamos
preparando,
levantando
las
ventanillas,
frio? que más da…

Las cámaras,
los telefonitos,
vuelven
a dispararse
una y otra vez,
nuevas fotos
o las mismas,
se borrarán
y se buscarán
las mejores,
que serán
recuerdos
de un viaje
inolvidable.

Llegamos
a Nahuel Pan,
pero antes
de bajar,
apareció
con su guitarra
Carlos quien
luego
de presentarse,
nos regaló
la música
y el canto
ancestral,
en su lengua
mapuche
tehuelche,
trayendonos
bellas canciones
de su pueblo.

Mis compañeros
de viaje
como yo,
al bajar
en Nahuel Pan,
ávidos fuimos
en búsqueda
de una
artesanía,
una torta frita,
algo de beber
o el infaltable
chorizo en pan.

Disponíamos
solo de 
una hora allí,
ya los fuertes
y fríos vientos
de finales
del verano,
consecuencia
de la mayor altura,
se hacían sentir.

Al primer silbato
subimos más
que rápido,
y un cálido
ambiente
nos recibió,
la antiquísima
salamandra
a leña
encendida
del coche 762
nos arrullo,
haciendo del
regreso a Esquel
una fiesta amigable,
con avistajes
de fauna y flora,
y sobrevolando
en el cielo
algunos cóndores
en continuos
círculos.

Histórico tren
a vapor
de origen
alemán,
el de la
Trochita,
que cumple
cien años
muy cerca
de los
ciento dieciséis,
aniversario
de esta
bella ciudad.

Mañana
será el
momento
del alerce
milenario
con sus
2.600 años
de historia,
tiempo en que
los griegos,
aún no habían
fundado Atenas,
pero esa será
otra historia.. .

Una maravillosa historia…

La recibí ayer; y no me interesó realmente hurgar sobre la veracidad de la misma; pero con la proximidad de Noche Buena uno está un poco más sensible de lo acostumbrado y me permito en compartirlo con tod@s ustedes; mis amig@s virtuales.

Anoche leí una historia muy hermosa, que se hizo canción, lo que me obligo a buscar la música, la que resultó ser muy conocida y decidí compartir con mis amig@s por este medio. Es la historia (verídica) de un niño pobre, un estadounidense, del Estado de Búfalo, que gana una beca para la Universidad de Columbia.

Allí, se hace amigo de un chico que terminó convirtiendose en su gran amigo y en su compañero de pieza o cuarto.

Pero en el primer año de universidad, viendo un partido de béisbol, de repente, de la nada, se quedó ciego.

El médico dijo que era conjuntivitis y que pasaría. Pero, no desapareció, fue una catarata que le había arruinado los nervios ópticos.

El chico se quedó ciego, se deprimió, abandono la universidad y regreso a su tierra natal.

Este amigo, compañero de cuarto fue allí, hasta su casa y lo convenció de que regresara a la Universidad. El amigo le digo: la oscuridad te acompañará  y yo seré tu oscuridad.

El amigo comenzó a ayudarlo en todo, y un poco mas de lo que podía, le leyó los exámenes, los libros, todo.

Este ciego terminó con una licenciatura de Derecho y luego una maestría de Harvard y un doctorado en Oxford.

Al poco tiempo, se convirtio en un abogado de gran prestigio y se convirtio en consejero de la Casa Blanca.

Trabajó asesorando a presidentes estadounidenses como Gerald Ford y Jimmy Carter.

Esta hermosa historia de superación, de dificultades extremas, muestra la calidad de la persona y el valor de una verdadera amistad.

Es la vida de Sandy Greemberg.

Pero retrocediendo en el tiempo, en 1964, el compañero de cuarto que lo ayudo a graduarse le pidio prestado 400 dolares a Sandy.

Necesitaba el dinero para lanzar un disco. Así fue que Sandy le prestó el dinero.

El disco fue lanzado en 1964, pero no tuvo mucho éxito.

Aún así, una de las canciones se convirtio en la mas escuchada del año.

Era la canción que escribio el compañero de cuarto, Arthur Itra Garfunkel, conocido como Art Garfunkel, en honor a su amigo Sandy Greenberg, una canción que todos conocen, pero creo que como yo, nadie conocía la historia detrás de la letra.

Escuchar música conociendo la historia tiene otro significado. Esta versión, cantada por Art en dui con Paul Frederic Simon, conocido como el duo Simon & Garfunkel. 

Les ruego que la escuchen. Gracias totales.

Imagen de portada: Gentileza de Pinterest – Art Garfunkel

FUENTE RESPONSABLE: Anónima