Científicos descubren una manera completamente nueva de extinguirnos.

EVENTOS DE EXTINCIÓN

Las estrellas errantes son un fenómeno habitual en el cosmos que de pasar cerca de nuestro sistema solar podría provocar la desestabilización y posterior destrucción de los planetas.

Si deseas profundizar esta entrada; cliquea por favor donde se encuentre escrito en “azul”.

Los científicos piensan que hace miles de millones de años una estrella errante podría haber pasado cerca de nuestro sistema solar alterando su parte exterior y afectando al resto de los planetas a partir de la órbita de Neptuno. Ahora otro equipo de investigadores ha calculado exactamente qué consecuencias tendría que un fenómeno como este se acercara a nuestro sistema solar —en algunas ocasiones desastrosas— y cuánto falta para que pase la siguiente —afortunadamente, otros varios miles de millones de años—.

Como nos recordó anteayer la primera foto del James Webb, no somos más que un pequeño punto de luz en el espacio que orbita alrededor del centro de la Vía Láctea. En el centro de ese punto está el Sol y alrededor de él orbitan los planetas que forman el sistema solar. Pero no todas las estrellas son tan previsibles en sus movimientos como nuestro Sol, algunas vagan por el espacio a gran velocidad y pueden desestabilizar todo lo que tocan a su paso.

Los investigadores Garett Brown, estudiante de posgrado de física computacional, y su mentor en la Universidad de Toronto en Scarborough, el profesor Hanno Rein, han presentado un estudio a la revista Monthly Notices of the Royal Astronomical Journal en el que han calculado exactamente cómo afectaría el paso de una de estas estrellas errantes a nuestro sistema solar.

Nebulosa del Anillo del Sur por James Webb. (NASA)

«El alcance total que tienen las estrellas errantes en la evolución de los sistemas planetarios es todavía un área activa de investigación”, explica Brown en declaraciones a Universe Today. “En el caso de los sistemas planetarios que se forman en un cúmulo estelar, el consenso es que las estrellas errantes desempeñan un papel importante mientras el sistema planetario permanece dentro del cúmulo estelar. Esto suele ocurrir durante los primeros 100 millones de años de evolución planetaria. Una vez que el cúmulo estelar se disipa, la tasa de ocurrencia de estos fenómenos disminuye drásticamente, reduciendo su papel en la evolución de los sistemas planetarios».

Para llevar a cabo los cálculos —que tienen que tener en cuenta el movimiento de varios objetos espaciales que interaccionan entre ellos gravitacionalmente—, los investigadores emplearon el superordenador del centro Scinet de la Universidad de Toronto y con él corrieron cerca de 3.000 simulaciones de los posibles escenarios. 

Emplearon dos métodos: el primero, asegura Brown, es el viejo método de aproximación analítica, que supone que la velocidad relativa entre dos estrellas es pequeña en comparación con la velocidad orbital de los planetas. El segundo método emplea REBOUND, un programa de código abierto creado por Rein que permite hacer integraciones numéricas que ayudan a estimar cómo evoluciona el movimiento de los objetos astronómicos en el tiempo.

El superordenador del centro Scinet de la Universidad de Toronto.

Con los datos obtenidos calcularon a qué distancia tendría que pasar una de estas estrellas errantes de Neptuno, el planeta más alejado del Sol, para que hubiera algún tipo de consecuencia. «Descubrimos que los cambios críticos en la órbita de Neptuno debían ser del orden de 0,03 UA [unidades astronómicas] o 4.500 millones de metros para tener algún impacto en la estabilidad a largo plazo del Sistema Solar”, asegura Brown. 

“Estos cambios críticos podrían aumentar 10 veces la probabilidad de inestabilidad durante la vida del Sistema Solar». Estos cambios tardan millones de años en producirse, pero podrían hacer que algunos planetas salieran despedidos del sistema solar o que impactaran los unos contra los otros. Afortunadamente, los investigadores han visto que estamos en una zona tranquila de la galaxia donde no llegan a penas estrellas errantes. Según sus cálculos, la próxima que ponga en peligro el sistema solar llegará dentro de unos 100 mil millones de años.

Foto del James Webb de una estrella formándose. (NASA)

«Dos estrellas notables son HD 7977, que puede haber pasado a menos de 3.000 UA (0,0457 años luz) del Sol hace unos 2,5 millones de años, y Gliese 710 (o HIP 89825), que se espera que pase a menos de 10.000 UA (0,1696 años luz) del Sol dentro de unos 1,3 millones de años. Haciendo algunos cálculos aproximados, estas dos estrellas no tendrán ningún efecto apreciable en la evolución del Sistema Solar». 

Así pues, el efecto de una de estas estrellas errantes no es un evento de extinción tan probable como una guerra nuclear devastadora, la erupción de un supervolcán o el impacto de un asteroide mortal. De hecho, según los cálculos de los investigadores, la Tierra dejará de ser habitable mucho antes de que aparezca la próxima. «Teniendo en cuenta que el Sol se expandirá y engullirá a la Tierra dentro de unos 5.000 millones de años, el alejamiento físico de otras estrellas no es un problema del que debamos preocuparnos», afirma Brown.

Imagen de portada: Las estrellas errantes son habituales en el cosmos. (NASA)

FUENTE RESPONSABLE: El Confidencial. Por Omar Kardoudi. 13 de julio 2022

Sociedad/Universo/Espacio Exterior/Estrellas

 

 

Espacio: el campo magnético más fuerte del universo registra un nuevo récord.

Se trata de un campo superficial de más de 1.600 millones de Tesla. Fue medido por el satélite chino Insight-HXMT.

El observatorio espacial chino Insight-HXMT registró la medición directa del campo magnético más fuerte del universo hasta la fecha. Se trata de un campo magnético superficial de más de 1.600 millones de Tesla.

Las estrellas de neutrones tienen los campos magnéticos más fuertes del universo y la única forma de medir directamente su campo magnético superficial es observar las líneas de absorción del ciclotrón en sus espectros de energía de rayos X.

Después de la medición directa del campo magnético más fuerte del universo en aproximadamente mil millones de Tesla en 2020, se batieron los récords mundiales de la línea de absorción de ciclotrón de mayor energía y la medición directa del campo magnético más fuerte del universo.

Los hallazgos fueron obtenidos conjuntamente por el Laboratorio Clave de Astrofísica de Partículas de la Academia de Ciencias de China y el Instituto de Astronomía y Astrofísica de la Universidad de Tübingen (IAAT) y fueron publicados en Astrophysical Journal Letters (ApJL).

Este no es solo el campo magnético más fuerte medido directamente en el universo hasta la fecha, sino también la primera detección de una línea de absorción de ciclotrón de electrones en una fuente de rayos X ultraluminosos, lo que proporciona una medición directa del campo magnético de la superficie de la estrella de neutrones.

Insight-HXMT es el primer satélite chino de astronomía de rayos X. Comprende cargas útiles científicas que incluyen un telescopio de alta energía, un telescopio de energía media, un telescopio de baja energía y un monitor del entorno espacial.

La medición directa del campo magnético por Insight-HXMT basada en la línea de absorción del ciclotrón es aproximadamente un orden de magnitud mayor que la estimada utilizando medios indirectos. Esto sirve como la primera evidencia concreta de que la estructura del campo magnético de una estrella de neutrones es más compleja que la de un campo dipolar simétrico tradicional y también proporciona la primera medición del componente no simétrico del campo magnético de una estrella de neutrones.

Imagen de portada: Campo Magnético

FUENTE RESPONSABLE: Ámbito. Argentina. 13 de julio 2022

Sociedad/Espacio exterior/Ciencia/Astronomía

 

 

VOLVER A VER LA VÍA LÁCTEA: POR QUÉ ES IMPORTANTE QUE CIELO NOCTURNO RECUPERE SU OSCURIDAD NATURAL.

A falta de una guía natural en el firmamento, cientos de especies de insectos están perdiendo el rumbo. Éste es el peligro de tener noches sin cielo oscuro.

Si deseas profundizar esta entrada; cliquea por favor donde se encuentre escrito en “azul”.

Quienes viven en ciudades grandes lo saben. Al mirar a las alturas, por primera vez en milenios de historia natural, no hay estrellas que se asomen al firmamento. No es que no existan, sino que no se perciben: la contaminación lumínica es tal, que su fulgor se ve completamente asfixiado. Hemos perdido el cielo oscuro.

Aunque durante milenios los mejores navegantes de la historia se guiaron por los cuerpos celestes en la bóveda celeste, para los habitantes de las ciudades más congestionadas del planeta no existe tal guía. Tampoco para las especies silvestres que co-habitan el espacio con estas poblaciones, cada vez más deportistas de noches completamente negras.

Aunque la Ciudad de México y otras capitales del mundo adolecen de falta de oscuridad, hay poblados que están luchando en contra de la pérdida de la oscuridad nocturna. Incluso, según documenta la BBC, se están certificando internacionalmente para conseguir el ‘estatus de cielo oscuro‘. Así funciona.

Encontrar una ruta en las estrellas

Noah Silliman / Unsplash

Según explica Frankie Adkins para el medio, en los últimos 25 años, la bóveda celeste se ha contaminado en un 49 % más por las luces insistentes de las ciudades grandes. Desde los grandes corporativos que se resisten a apagar sus oficinas, hasta el cambio rítmico de los semáforos solitarios: todo aquel fulgor innecesario producido por los seres humanos deslumbra el centellar natural de los astros.

Estos estímulos, además de inhibir la oscuridad nocturna, están teniendo consecuencias en el ritmo circadiano de los seres vivos. Éste opera con base en el reloj biológico, y «regula los cambios en las características físicas y mentales que ocurren en el transcurso de un día», explica el National Institute of Child Health and Human Development (NIH) en Estados Unidos.

Hormonas, transmisiones neuronales y otras funciones corporales están regidas por la manera en la que los organismos administran sus descansos. En el caso de la gran mayoría de los mamíferos, depende enteramente de tener un cielo oscuro que les permita dormir profundo. En este grupo estamos incluidos los seres humanos.

Volver a ver la Vía Láctea

Ken Cheung / Unsplash

Encontrar estos espacios de oscuridad natural se vuelve cada vez más difícil en las ciudades grandes y medianas, explica Adkins. En miras de regular el constante estímulo luminoso artificial, hace 24 años se fundó la International Dark-Sky Association (IDA): «trabajamos para para proteger los cielos nocturnos para las generaciones presentes y futuras«, reza su portal oficial.

Antes que nada, la institución denuncia que la contaminación lumínica es un peligro para la salud de las especies, así como una amenaza ecológica del planeta:

«El uso cada vez mayor y generalizado de la luz artificial por la noche no solo perjudica nuestra visión del universo, sino que también afecta negativamente a nuestro medio ambiente, nuestra seguridad, nuestro consumo de energía y nuestra salud».

Bajo el entendido que la luz artificial humana por las noches «es ineficiente, demasiado brillante, mal enfocada, mal protegida y, en muchos casos, completamente innecesaria», la IDA planeta un reconocimiento internacional para aquellas ciudades que protejan el cielo oscuro. En lugar de desperdiciar la electricidad, trabajan en miras de preservar el derecho natural y biológico para un anochecer despejado.

Más allá de la mirada humana

Nathan Anderson / Unsplash

La contaminación lumínica ha asfixiado tanto el cielo oscuro, que los niveles de fatiga en las grandes ciudades han alcanzado extremos nocivos para la gente. Según Adkins, existe una «correlación entre la exposición a la luz por la noche y los síntomas depresivos«, entre otros padecimientos mentales.

Aunque estas problemáticas ya aquejan a millones de personas alrededor del mundo, el argumento antropocéntrico no es suficiente para mitigar la luz artificial que desperdiciamos. Cientos escarabajos están perdiendo el rumbo. Habituados por milenios al fulgor nocturno de la Vía Láctea, perdieron la guía natural para regresar a casa. Hoy, ese mapa estelar les ha sido privado como consecuencia de la actividad humana: la contaminación lumínica se los impide.

Hay quienes no son tan optimistas en la lucha por restablecer el cielo oscuro. Astrónomos de la NASA aseguran que, incluso, llegará un día en el que las luces que se vean en las alturas sean de satélites artificiales, y no de astros. Quizá sólo baste con mirar al firmamento para darse cuenta de que, en efecto, nos hemos enajenado de las estrellas —y que esa distancia ya nos perjudica, lastima a otros seres vivos, y nos deslumbra con una promesa de progreso que nunca llega.

Imagen de portada: Vía Láctea.

FUENTE RESPONSABLE: National Geographic en Español. 13 de julio 2022.

Sociedad/Espacio/Contaminación Espacial/Noche/Cielo/

Espacio exterior.

James Webb: las asombrosas imágenes de las estrellas captadas por el telescopio espacial.

Las imágenes fueron tomadas para calibrar los instrumentos del telescopio y presentan una enorme diferencia de nitidez respecto a las que había tomado el Spitzer, un telescopio infrarrojo anterior.

Imágenes del espacio tomadas por el telescopio James Webb.

FUENTE DE LA IMAGEN -NASA

Una vez culminada la fase de calibraciones el James Webb -que es operado en conjunto por la NASA, la Agencia Espacial Europea y la Agencia Espacial Canadiense- permitirá observar la luz de galaxias apenas unos pocos cientos de millones de años después del Big Bang.

Imágenes del espacio tomadas por el telescopio James Webb.

FUENTE DE LA IMAGEN – NASA

«Va a transformar la visión que tenemos de nuestro universo local», afirmó el científico Christopher Evans, de la Agencia Espacial Europea.

Imagen de portada:El James Webb obtuvo las «imágenes más nítidas» que haya logrado un telescopio espacial en la historia, según la NASA.

FUENTE RESPONSABLE: Redacción BBC News Mundo. Mayo 2022

Sociedad/Espacio exterior/Telescopio James Web/NASA

 

 

 

 

La audaz teoría de un «antiuniverso» donde el tiempo corre hacia atrás (y cómo resuelve varios enigmas del cosmos).

Pero, ¿qué pasa si éste universo es solo el gemelo de otro universo que se formó al mismo tiempo en ese punto y se ha ido expandiendo en la dirección opuesta?

Esa es la audaz propuesta que recientemente publicó un grupo de cosmólogos del Instituto Perimetral de Física Teórica en Canadá.

Y van más allá.

En ese antiuniverso que proponen, como avanza en dirección opuesta al nuestro, el tiempo también corre en el sentido contrario.

Esta hipótesis, por compleja que parezca, es un intento de sus autores de explicar de forma más sencilla y «económica», varios misterios del cosmos, entre ellos la enigmática materia oscura.

PERIMETER INSTITUTE. Ese gráfico ilustra el modelo del universo y su imagen espejo que surge a partir del Big Bang.

Al otro lado del espejo

Hay dos conceptos clave para entender la idea de un antiuniverso.

El primero tiene que ver con el Modelo Estándar de la física de partículas, la teoría que describe las partículas fundamentales de las que está hecho el universo y las fuerzas que las hacen interactuar entre ellas.

Según el Modelo Estándar, siempre que surge una partícula de materia, surge también su contraparte de antimateria, una partícula idéntica pero con distinta carga.

Eso quiere decir que durante el Big Bang se produjo la misma cantidad de materia y antimateria.

Y el segundo concepto es el de simetría.

En cosmología, este principio indica que cualquier proceso físico se mantiene igual incluso si el tiempo corre hacia atrás, si se invierte el espacio, o si las partículas se reemplazan por antipartículas.

GETTY IMAGES. Con base en esos dos principios, la analogía que podría hacerse es que, así como existe un universo, se podría esperar que exista un anti universo simétrico al que conocemos.

Simetría

En un reciente estudio del Instituto Perimetral de Física Teórica, los autores analizaron un tipo de simetría llamada CPT, las iniciales de carga, paridad y tiempo.

Esa simetría indica que si se invierten las cargas, la imagen y el tiempo de una interacción de partículas, esa interacción se comportará de la misma manera.

Entonces, esa simetría que aplica a las partículas, según los autores del estudio, también podría aplicarse al universo como un todo, con lo cual se abre la posibilidad de un universo simétrico.

«El universo en su conjunto es simétrico CPT», escriben los autores en su investigación.

Bajo esa premisa, el Big Bang es un punto de partida en el que origina el universo y su imagen espejo.

«Sugerimos que el universo antes del Big Bang es el ‘antiverso’ del universo después del Big Bang», dicen los autores.

Espejo

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY

¿Cómo es ese antiuniverso?

Latham Boyle, uno de los coautores del estudio, advierte que no tiene certezas sobre la hipótesis del antiuniverso y que sus propuestas deberán ser comprobadas experimentalmente.

Pero cree que sus cálculos le dan algunas pistas.

«Hasta el momento, creemos que el antiverso es una genuina imagen espejo reflejada en el tiempo, con partículas y antipartículas intercambiadas», dice Boyle en conversación con BBC Mundo.

Según esa visión, ese antiverso no es un universo independiente, sino un mero reflejo de nuestro universo.

«Tenemos un ‘anti yo’ en el otro universo, pero no es independiente», dice Boyle.

«Si decides desayunar huevos, tu versión del antiverso no puede elegir desayunar tocineta».

«Si desayunas huevos, él tendrá que desayunar antihuevos».

Reflejo

FUENTE DE LA IMAGEN -GETTY.¿Vivimos en el universo o en el antiverso?.¿Y qué pasa con el tiempo en el antiverso?

Según la propuesta de Boyle y sus colegas, el Big Bang es como un espejo que no solo invierte la imagen, sino también la dirección del tiempo.

En ambos lados del universo el tiempo avanza alejándose del Big Bang, solamente que en un lado la flecha del tiempo va hacia la derecha, y en el otro va hacia la izquierda.

«Cada lado del universo cree que es perfectamente normal», dice Boyle. «Ambos creen que su tiempo está avanzando hacia adelante».

«Desde nuestra perspectiva, en el antiverso el tiempo avanza hacia atrás, pero para ellos somos nosotros los que vamos al revés».

Esa idea de Boyle encierra otra posibilidad alucinante: quizás seamos nosotros quienes estemos en el antiuniverso y no lo sepamos.

Y otra pregunta que quizás te estás haciendo: ¿es posible viajar a ese antiuniverso?

«No podemos cruzar al otro lado del espejo», dice Boyle. «Para eso tendría que ser posible viajar al pasado».

Es decir, habría que viajar a través del espacio-tiempo, cruzar la singularidad del Big Bang y salir al otro lado.

Tiempo

FUENTE DE LA IMAGEN -GETTY IMAGES

Soluciones minimalistas

Pero más allá de estas ideas que parecen ciencia ficción, el trabajo de Boyle y sus colegas también propone soluciones a problemas más prácticos de la física y la cosmología.

Su propuesta ofrece visiones desafiantes sobre tres conceptos fundamentales de la cosmología: la materia oscura, la inflación después del Big Bang y las ondas gravitacionales.

La materia oscura es un misterioso ingrediente que compone el 25% del universo, pero hasta ahora nadie ha podido observar qué es o de qué está hecho.

La materia oscura, sin embargo, sí que se puede notar por la influencia gravitacional que ejerce sobre el cosmos.

Durante años, los científicos han propuesto varias teorías para explicar qué es la materia oscura, pero aún nadie tiene una respuesta convincente.

Algunas de las posibles respuestas sostienen que la materia oscura está hecha de una partícula que aún no conocemos, es decir, que está por fuera del Modelo Estándar.

El estudio de Boyle, sin embargo, ofrece una repuesta «más económica» al enigma de la materia oscura.

Modelo Estándar

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY. El Modelo Estándar describe las partículas fundamentales de las que está hecho el universo.

Su propuesta es que para explicar la materia oscura no es necesario imaginarse nuevas partículas.

En cambio, Boyle considera que la respuesta puede ser que la materia oscura esté hecha de «neutrinos diestros», una variedad de los neutrinos, un tipo de partículas que sí son parte del Modelo Estándar.

Aún no se ha comprobado que existan los «neutrinos diestros», pero según Boyle, muchos científicos concuerdan en que pueden ser parte del Modelo Estándar.

De esa manera, Boyle se ahorra el esfuerzo de especular con nuevas partículas y encuentra la respuesta en las leyes de la física que ya conocemos.

Hasta ahora, los neutrinos que se conocen son «zurdos», en referencia a la dirección en la que giran.

Pero en un universo simétrico, se esperaría que también existiera un neutrino diestro, es decir, un antineutrino, según indica el astrofísico Paul Sutter, en un artículo del portal Live Science en el que reseña el estudio de Boyle.

Estos neutrinos diestros serían mayormente invisibles y solo se podría detectar su presencia a través de la gravedad.

Materia oscura

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY. La materia oscura forma gran parte del universo, pero nadie sabe de qué está hecha.

«Una partícula invisible que inunda el universo y solo interactúa a través de la gravedad se parece mucho a la materia oscura», explica Sutter.

Joseph Formaggio, físico que investiga el rol de los neutrinos en la cosmología, dice que le parece interesante la propuesta de Boyle para explicar la materia oscura.

«Me gusta su modelo minimalista», dice a BBC Mundo Formaggio, quien no estuvo involucrado en la investigación.

«Usualmente en física de partículas se pueden explicar muchos fenómenos introduciendo nuevas partículas, interacciones y campos, con lo cual es fácil perderse».

«Pero esta investigación tiene otro enfoque, no añaden nada más allá de lo que ya hemos observado», concluye Formaggio, quien dirige la División de Física Experimental Nuclear y de Partículas en el Instituto Tecnológico de Massachusetts.

Formaggio se refiere a que la idea de los neutrinos diestros es muy común, aunque no se sepa si existen.

«Son una partícula nueva, en pero en realidad no lo son», dice entre risas.

Ondas gravitacionales

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY  IMAGES. Las ondas gravitacionales viajan por el espacio-tiempo como las ondas en un lago.

Ni inflación, ni ondas gravitacionales

Finalmente, el estudio cuestiona la existencia de la inflación cosmológica y las ondas gravitacionales primordiales.

El modelo de Boyle cuestiona que tras el Big Bang haya ocurrido un periodo en el que el universo se expandió rápidamente, un concepto conocido como inflación.

Esa inflación, a su vez, pudo haber creado unas ondas gravitacionales primordiales, que son ondulaciones que viajan en el tejido del espacio-tiempo, como las ondas que genera una piedra lanzada en un lago.

La propuesta de Boyle sostiene que en vez de inflación, la materia del universo se expandió de manera menos forzada, sin necesidad de una «época inflamatoria».

Entonces, según este modelo, si no hubo inflación, tampoco hubo ondas gravitacionales primordiales.

En 2015 fueron detectadas ondas gravitatorias por primera vez, Boyle, sin embargo, advierte que estas corresponden a eventos muy posteriores al Big Bang, por lo tanto no son ondas gravitacionales primordiales.

Imagen de portada:GETTY IMAGES.La imagen más común que tenemos del Big Bang es que a partir de un punto surgió un universo que se ha ido expandiendo.

FUENTE RESPONSABLE: BBC News Mundo. Por Carlos Serrano. Mayo 2022.

Ciencia/Universo/Espacio exterior/Teoría Antiuniverso

18 descubrimientos astronómicos que nos han sorprendido en 2021.

Por favor profundiza esta entrada; cliqueando donde se encuentre escrito en “negrita”. Muchas gracias.

Agujeros negros superlativos, lunas en formación, indicios de agua en los confines del Cosmos o varios planetas que orbitan su estrella al mismo compás; el Universo es fascinante. Acompáñanos en este repaso de los descubrimientos astronómicos más importantes de 2021

Una hormiga pasea sobre tu taza de café durante una mañana cualquiera mientras desayunas en el jardín. Es seguro que esa hormiga puede ver tu taza, detectarla con sus antenas, sentirla bajo sus patas e incluso acercarse a inspeccionar que alberga en su interior. Sin embargo, lo que esta hormiga difícilmente jamás llegará a entender es para qué sirve esa taza, por qué tiene esa forma, de qué material fue fabricada y por qué, o cuán diferente puede saber ese café un domingo o un lunes por la mañana.

Al ser humano le pasa algo parecido con el Universo. Mientras nuestras antenas apuntan hacia el espacio, nuestros satélites orbitan la Tierra o nuestras naves se dirigen a rincones cada vez más remotos del Cosmos, apenas alcanzamos a vislumbrar una respuesta para gran parte de los procesos que tienen lugar en el vasto Universo, al que nos asomamos como una pequeña hormiga puede hacerlo a la mesa de nuestro jardín en busca de unas cuantas migajas que devolver a su colonia para pasar otro invierno.

La única diferencia, quizá, es que nosotros, aún conscientes de nuestra insignificancia, no cejamos en nuestro empeño de mirar al cielo en busca de una contestación. Y si es muy probable que aún estemos muy lejos de encontrar las respuestas, bien es cierto que, en esa búsqueda no podemos sino maravillarnos con cada pequeño secreto que aparece revelado ante nuestro humilde ingenio.

En esta galería fotográfica hacemos un repaso de los descubrimientos más destacados de este año en el campo de la astronomía. Puede que no resuelvan ninguna de las grandes cuestiones que muchos nos hacemos cuando miramos a las estrellas. Sin embargo, nunca está de más maravillarse con la inmensidad del Cosmos y, de vez en cuando, mirar al mundo con humildad y sentirse como una hormiga. Con cada uno de ellos, tal vez, estemos un poco más cerca de resolver los enigmas que nos rodean. 

6 exoplanetas con órbitas rítmicas que desconciertan a los científicos

1 / 18 – 6 exoplanetas con órbitas rítmicas que desconciertan a los científicos

Se trata de un sistema de seis exoplanetas donde todos menos el más cercano a la estrella están acompasados en una danza rítmica mientras se desplazan en sus órbitas; en otras palabras, están en resonancia. Esto significa que a medida que dichos planetas giran alrededor de la estrella repiten patrones en los cuales varios de ellos se alinean cada pocas orbitas. El fenómeno no es del todo nuevo, ya que podemos observar una resonancia similar entre las órbitas de Io, Europa y Ganímedes, tres de las mayores lunas de Júpiter. En este caso Ío, el satélite más cercano de los tres al gigante gaseoso, completa cuatro órbitas alrededor de Júpiter por cada una que realiza Ganímedes, la más lejana, y por cada dos de Europa.

Los cinco exoplanetas externos del sistema TOI-178, no obstante, siguen una cadena de resonancia mucho más compleja; de hecho una de las más largas descubiertas hasta ahora en un sistema planetario. Mientras que las tres lunas de Júpiter están en una resonancia de 4: 2: 1, los cinco planetas exteriores en el sistema TOI-178 siguen un patrón de 18: 9: 6: 4: 3.Puede resultar una simple curiosidad orbital, pero más allá de lo peculiar del sistema, la danza resonante de planetas alrededor de TOI-178 proporciona algunas pistas sobre el pasado del sistema.

Descubren cómo se alimenta un agujero negro

Foto: ESO/L. Calçada – 2 / 18 – Descubren cómo se alimenta un agujero negro

Las imágenes combinadas de los telescopios ALMA, VLT y Hubble revelan unas estructuras en el seno de los agujeros negros intergalácticos que los envuelven y alimentan.

Detectar el momento en que un agujero negro inicia este proceso de captura, por lo poco frecuente de la coyuntura, no suele ser algo habitual. Ahora no obstante, el equipo liderado por la investigadora del Instituto de Astrofísica de Canarias -IAC-, Almudena Prieto, ha descubierto la existencia de unos largos y estrechos filamentos de polvo que envuelven y alimentan los agujeros negros de los centros galácticos y especulan que estas estructuras podrían ser la causa natural del oscurecimiento del centro de muchas galaxias cuando sus agujeros negros están activos.

Un sistema estelar casi imposible

Foto: iStock – 3 /18 – Un sistema estelar casi imposible

Ubicado aproximadamente a 325 años luz de distancia en la constelación del Centauro, el sistema binario b Centauri tiene al menos seis veces la masa del Sol, lo que lo convierte, con mucha diferencia en el sistema más masivo alrededor del cual se ha confirmado la existencia de un planeta.

El planeta descubierto, llamado b Centauri b, también es extremo. Es 10 veces más masivo que Júpiter, lo que lo convierte en uno de los planetas más masivos jamás encontrados. Además, se mueve alrededor del sistema estelar en una de las órbitas más amplias descubiertas hasta ahora, a una distancia asombrosamente 100 veces mayor que la distancia de Júpiter al Sol. Esta gran distancia del par central de estrellas podría ser clave de la supervivencia del planeta.

Una anomalía en uno de los brazos de la Vía Láctea

4 / 18 -Foto: ESO/Janson et al.Una anomalía en uno de los brazos de la Vía Láctea

Gracias a los datos obtenidos por el telescopio Spitzer de la NASA, un equipo de científicos del Instituto Tecnológico de California -Caltech- han descubierto una característica de nuestra galaxia que hasta el momento había pasado desapercibida: un contingente de estrellas jóvenes y nubes de gas formadoras de estrellas que, con una extensión de 3.000 años luz sobresale de uno de los brazos espirales de la Vía Láctea como lo hace una astilla en una tabla de madera. Se trata de la primera estructura importante identificada con una orientación muy diferente a la del brazo en que se encuentra.

Agua primigenia

5 / 18 Foto:NASA/JPL-Caltech/R. Hurt (SSC/Caltech) – Agua primigenia

Este 2021 también se han detectado indicios de la presencia de agua en la galaxia más masiva del Universo primitivo. SPT 0311-58, el lugar del hallazgo, son en realidad dos galaxias situadas a unos 12.880 millones de años luz de la Tierra, y su formación se remonta a un momento en que el Universo tenía apenas unos 780 millones de años, o cerca de un 5 % de su edad actual, y en el cual estaban naciendo las primeras estrellas y galaxias: es lo que se conoce como la Era de la Reionización.

Los planetas rocosos de nuestra Sistema Solar son más extraños de lo que pensábamos

6 / 18 – Foto: ALMA / ESO/NAOJ/NRAO /S. Dagnello (NRAO) -Los planetas rocosos de nuestra Sistema Solar son más extraños de lo que pensábamos.

La Tierra es el único planeta del que hasta ahora sabemos que hay agua suficiente en estado líquido como para dar soporte a la vida tal y como la conocemos. Podría decirse que el agua hace de nuestro mundo un lugar especial. Sin embargo parece que la Tierra, así como los demás planetas de nuestro Sistema Solar podrían ser verdaderamente peculiares. Al menos así lo sugiere una reciente investigación que informa de que la mayoría de los exoplanetas rocosos cercanos no se parecen a nada de lo que conocemos en nuestro Sistema Solar, lo que hace de la propia Tierra una excepción aún más extraña.

El nuevo objeto más distante del Sistema Solar

7 / 18 – Foto: NOIRLab/NSF/AURA/J. da Silva – El nuevo objeto más distante del Sistema Solar

Recién reconocido por la Unión Astronómica Internacional, «Farfarout» o «Muy Muy Lejano», situado a 132 veces la distancia del Sol a la Tierra, es el objeto más distante encontrado hasta ahora en nuestro Sistema Solar. Sus descubridores sabían que el objeto estaba realmente muy lejos, sin embargo no estaban seguros de la distancia exacta a la que se encontraba, por lo que para determinar su órbita pasarían dos años estudiando.

A modo de comparación, diremos que en promedio Plutón está a 39 ua del Sol. Farfarout es incluso más remoto que el anterior poseedor del récord de distancia del Sistema Solar, que fue descubierto por el mismo equipo y apodado «Farout» o “muy lejano”, y está ubicado a 124 ua del Sol. Tarda un milenio en dar una vuelta al Sol y el equipo estima que puede tener unos 400 kilómetros de ancho, lo que lo sitúa cerca de ser considerado un planeta enano por la Unión Astronómica Internacional,

Un pedazo errante de nuestra Luna

8 / 18 – Foto: NOIRLab/NSF/AURA/J. da Silva – Un pedazo errante de nuestra Luna

Poco se sabe sobre los cuasisatélites de la Tierra, una especie de pequeños cuerpos del Sistema Solar cercanos a nuestro planeta y que orbitan alrededor del Sol pero permanecen cerca de la Tierra. Sin embargo una investigación de este 2021 en el que se analiza tanto su composición como su trayectoria sugiere que uno de ellos, el llamado Kamo’oalewa, podría estar compuesto de material similar a la Luna y que su formación podría deberse a un antiguo impacto de un objeto con nuestro satélite.

Vapor de agua en Ganímedes

9 / 18 – Foto: NASA/JPL-Caltech – Vapor de agua en Ganímedes

La presencia de agua en la atmósfera de Ganímedes, el satélite más grande de Júpiter y del sistema solar, fue revelada gracias a una revisión de los datos del Telescopio Espacial Hubble, y según los científicos se habría formado como resultado del escape térmico de vapor de agua desde la superficie helada de la luna.

Este satélite joviano contiene más agua que todos los océanos de la Tierra, sin embargo, las temperaturas en él son tan frías que el agua en la superficie se congela situando sus océanos a aproximadamente unos 160 kilómetros por debajo de su corteza helada.

La temperatura de la superficie de Ganímedes varía mucho a lo largo del día y lo que los científicos ahora han descubierto es que alrededor del mediodía, cerca del ecuador, la temperatura puede aumentar tanto y tan bruscamente como para que la superficie de esta luna libere pequeñas cantidades de agua en un proceso físico conocido como sublimación, por el cual una sustancia cambia de estado sólido a gaseoso sin pasar por el estado líquido.

Observan la formación de una luna en torno a un exoplaneta

10 / 18 – Foto: Foto: ESA/Hubble, M. Garlick, B. Jónsson – Observan la formación de una luna en torno a un exoplaneta

Estas inéditas imágenes del telescopio ALMA muestran sin ambigüedades un disco circumplanetario en torno al exoplaneta PDS 70c, uno de los dos planetas gigantes similares a Júpiter que orbitan la estrella V1032 Centauri, la cual está situada a casi 400 años luz de distancia de la Tierra en la constelación del Centauro. Los astrónomos ya habían encontrado indicios de un disco formador de una luna alrededor de este exoplaneta en 2019, pero dado que no podían distinguir claramente el disco de su entorno circundante, no han podido confirmar su detección hasta este momento.

Agujeros negros superlativos

11 / 18 – Foto: Foto: ALMA (ESO/NAOJ/NRAO)/Benisty et al. – Agujeros negros superlativos

Un nuevo estudio sugiere la existencia de SLABS, Agujeros Negros Tremendamente Grandes, que superarían en tamaño a los llamados Agujeros Negros Supermasivos (SMBH) que ocupan los centros galácticos.

El planeta que sobrevivió a su estrella

12 / 18- Foto: NASA, ESA, and D. Coe, J. Anderson, and R. van der Marel (STScI) – El planeta que sobrevivió a su estrella

El descubrimiento este sistema formado por una enana blanca y un planeta similar a Júpiter permite vislumbrar el futuro del Sistema Solar tras la muerte del Sol. Y es que las imágenes del Observatorio W. M. Keck, situado cerca de la cima del volcán Mauna Kea, en Hawái, revelan que orbitando una enana blanca con aproximadamente el 60% de la masa del Sol recién descubierta, sobrevive un mundo gaseoso gigante con una masa un 40% mayor que la de Júpiter. El hallazgo confirma que los planetas que orbitan a una distancia suficientemente grande pueden seguir existiendo después de la muerte de su estrella.

Un planeta que orbita 3 estrellas

13 / 18 – Foto: Foto: W. M. Keck Observatory / Adam Makarenko – Un planeta que orbita 3 estrellas.

Todavía debe confirmarse, pero el sistema estelar GW Ori, situado a unos 1.300 años luz, sería el primero conocido que albergaría un planeta circuntriple. El hallazgo podría significar que la formación de planetas es mucho más activa de lo que pensamos.

Récord de velocidad en el Sistema Solar

14 / 18 – Foto: ALMA (ESO/NAOJ/NRAO), ESO/Exeter/Kraus et al. – Récord de velocidad en el Sistema Solar

Récord de velocidad en la categoría asteroides, eso si, ya que con cerca de un kilómetro de ancho, la roca espacial 2021 PH27 es el segundo objeto más rápido en completar una vuelta alrededor del Sol después del planeta Mercurio.

2021 PH27 posee un período orbital -tiempo que tarda en dar una vuelta alrededor del Sol- de 113 días, y una órbita alargada que se cruza con las órbitas de Mercurio y Venus. Según los científicos, es posible que el asteroide proceda del cinturón de asteroides principal situado entre Marte y Júpiter, y que haya sido expulsado de este por perturbaciones gravitacionales de los planetas interiores que lo acercaron al Sol. Sin embargo, su alta inclinación orbital, de 32 grados, también sugiere que podría ser un antiguo cometa procedente de la parte más externa del Sistema Solar, y que fue capturado al pasar cerca de uno de los planetas rocosos.

Flúor en los confines del Universo

15 / 18 – Foto: Foto: CTIO/NOIRLab/NSF/AURA/J. da Silva – Flúor en los confines del Universo

El descubrimiento en NGP-190387 marca una de las primeras detecciones de flúor más allá de la Vía Láctea y sus galaxias vecinas. Los astrónomos ya habían detectado previamente este elemento en cuásares distantes, objetos brillantes alimentados por agujeros negros supermasivos en el centro de algunas galaxias, sin embargo, tras 20 años rastreando este elemento, nunca antes se había observado en una galaxia de formación de estrellas tan temprana en la historia del Universo, cuya luz ha tardado en llegar a nosotros más de 12.000 años.

Caníbales galácticos

16 / 18 – Foto: ESO / M. Kornmesser – Caníbales galácticos

El Centro Internacional de Investigación en Radioastronomía informó en un estudio de principios de año que las galaxias más grandes «roban» de sus galaxias satélite vecinas más pequeñas el gas molecular para la formación de estrellas. Los astrónomos han descubierto que estas pequeñas galaxias satélite también contienen menos gas molecular en sus centros.

Para entender la diferencia, cabe decir que las nubes de gas molecular son extensas regiones generalmente ubicadas en el interior de las galaxias en las que la densidad de materia es tan alta y la temperatura es tan baja como para que exista dihidrógeno, es decir, hidrógeno en su estado molecular (H2). Este hidrógeno molecular es el último responsable de la formación de nuevas estrellas, por lo que según se desprende del estudio, las galaxias más grandes estarían robando el material que sus contrapartes más pequeñas necesitan para formar nuevos astros.

La pareja de agujeros negros supermasivos más cercanos a la Tierra

17 / 18 – Foto: ICRAR, NASA, ESA, the Hubble Heritage Team (STScI/AURA) -La pareja de agujeros negros supermasivos más cercanos a la Tierra

Los dos objetos, detectados gracias a las observaciones realizadas con el Very Large Telescope -VLT- del Observatorio Europeo Austral, se encuentran ubicados en la galaxia NGC 7727, en la constelación de Acuario, y situados a unos 89 millones de años luz de nuestro planeta se trata del par de agujeros negros más cercanos a la Tierra detectados hasta el momento.

De hecho, el par hallado en NGC 7727, también ha batido el récord de separación mínima entre dos agujeros negros supermasivos, ya que se según las observaciones solo distan unos 1600 años luz entre sí.

Un mapa de estrellas vecinas del Sistema Solar

18 / 18 – Foto: NOIRLab/NSF/AURA/J. da Silva- Un mapa de estrellas vecinas del Sistema Solar

Astrónomos y científicos ciudadanos han elaborado el mapa en 3 dimensiones más completo de enanas marrones frías en el vecindario cósmico de nuestro Sistema Solar. El trabajo cartográfico contempla hasta 525 estrellas del tipo enana marrón e incluye a 38 nuevas estrellas de las que se informa por primera vez. Los resultados confirman que la vecindad del Sol es sorprendentemente diversa en relación con otras partes de la galaxia.

Imagen de portada: NASA

FUENTE RESPONSABLE: NATIONAL GEOGRAPHIC. Por Hector Rodriguez. Editor y periodista especializado en ciencia y naturaleza. Diciembre 2021.

Astronomía/Universo/Espacio/Descubrimientos

 

 

 

Se revela la naturaleza de un objeto estelar inusual.

Astrónomos húngaros han identificado la posible naturaleza de la fuente Gaia 20 Eae, que se encuentra a una distancia de 9.200 años luz de la Tierra y se caracteriza por grandes variaciones de brillo.

Si deseas profundizar en esta entrada; por favor cliquea donde se encuentre escrito en “negrita”. Muchas gracias.

Según los científicos, el objeto pertenece a las inusuales estrellas jóvenes, objetos tipo EX Lupi (EXor). Esto se recoge en un artículo publicado en la base de datos de preimpresos arXiv.

Los objetos estelares jóvenes (YSO) son estrellas en una etapa evolutiva temprana, es decir, son protoestrellas o han pasado recientemente a la secuencia principal. Los YSO suelen estar rodeados de nubes de gas molecular y polvo interestelar, por lo que ocasionalmente atraen materia, lo que provoca un aumento de la actividad de las llamaradas. Las estrellas jóvenes se dividen en dos tipos, FU Orionis (FUor) y EXor. Los primeros pueden volverse cuatro magnitudes más brillantes y permanecer en este estado durante varias décadas, mientras que los segundos aumentan su actividad durante unos meses o años.

Los astrónomos han revelado que Gaia20eae, detectado en agosto de 2020 por la nave espacial Gaia (propiedad del Observatorio Europeo Austral, ESA), pertenece a EXor. Los científicos descubrieron que el aumento de brillo comenzó a principios de 2020 y continuó, a pesar de cierta variabilidad, a un ritmo medio de media magnitud estelar por mes entre enero y julio de 2020. El pico se pasó a finales de julio de 2020 y la estrella está perdiendo su brillo a un ritmo de 0,25 magnitudes estelares por mes. El nivel de descanso se alcanzará en mayo de 2022.

Además, la tasa de acreción de masa de Gaia20eae durante la fase de oscurecimiento es mayor que la de las típicas estrellas Taurus de masa similar, que también pertenecen al YSO. Los autores señalan que Gaia20eae podría alcanzar las altas tasas de acreción típicas de algunas FLUor. Sin embargo, se necesitan más investigaciones para obtener conclusiones definitivas.

Imagen de portada: Gentileza de SPUTNIK Mundo

FUENTE RESPONSABLE: SPUTNIK Mundo. Diciembre 2021.

Sociedad y Cultura/Ciencia/Estrellas/Espacio exterior