Muere Frank Drake: ¿quién fue y por qué es considerado pionero en la búsqueda de vida extraterrestre?

Con 32 años dejó un legado marcado por sus contribuciones fundamentales a la búsqueda de vida más allá de la Tierra. Una ecuación homónima y múltiples reconocimientos lo consagraron en la ciencia espacial.

Si deseas profundizar esta entrada; cliquea por favor donde este escrito en color “azul”.

Frank Drake, radio astrónomo y astrofísico estadounidense pionero en la búsqueda de vida extraterrestre, falleció el 2 de septiembre en su casa de Aptos (California) a la edad de 92 años.

El aporte de Frank Drake a la búsqueda de vida extraterrestre.

Las contribuciones de Drake a la ciencia han sido numerosas. Fundador del campo científico dedicado a la búsqueda de inteligencia extraterrestre (SETI), desarrolló la ecuación de Drake, un marco para estimar el número de posibles civilizaciones en la Vía Láctea. Realizó las primeras observaciones de los cinturones de radiación de Júpiter y fue uno de los primeros astrónomos en medir la abrasadora temperatura de la superficie de Venus y el efecto invernadero de su espesa atmósfera. 

Drake fue director del radio observatorio de Arecibo, en Puerto Rico. Fue un mentor y una inspiración para generaciones de astrónomos y astrofísicos.

«Cuando se escriba la historia de la ciencia dentro de unos cientos de años, después de que hayamos detectado vida inteligente más allá de la Tierra (lo que considero absolutamente probable), creo que Frank ocupará un lugar entre los más grandes científicos que hayan existido», expresa el astrofísico Andrew Siemion, director del Centro de Investigación SETI de Berkeley, en la Universidad de California, Berkeley (Estados Unidos). «Fue increíble tener la oportunidad de conocerlo».

Biografía de Frank Drake

Frank Drake nació el 28 de mayo de 1930 en Chicago. Comenzó su viaje intelectual a las estrellas alrededor de los ocho años, cuando su padre le dijo que había otros mundos en el espacio. El padre de Drake se refería a los otros planetas del sistema solar, pero la mente del joven Drake conjeturó otros mundos como la Tierra esparcidos por la galaxia: planetas habitables con seres lo suficientemente inteligentes como para tener sus propias versiones de coches, calles y ciudades.

Drake cultivó su fascinación por el espacio durante toda su educación. Se graduó en la Universidad de Cornell en 1951 con una licenciatura en ingeniería física. Miembro del programa ROTC de la Marina de Cornell, sirvió de 1952 a 1955 como oficial de electrónica en la Marina de Estados Unidos. A continuación, Drake estudió astronomía en la Universidad de Harvard de 1955 a 1958, donde su asesora de doctorado fue Cecilia Payne-Gaposchkin, la astrofísica que propuso por primera vez que las estrellas estaban formadas principalmente por hidrógeno y helio.

Durante su estancia en Harvard, Drake tuvo la primera oportunidad de poner a prueba sus ideas infantiles sobre otras Tierras. Una noche, estaba observando el cúmulo estelar de las Pléyades con un radiotelescopio cuando observó una curiosa señal que parecía moverse junto al cúmulo. ¿Podría tratarse de criaturas lejanas enviando una transmisión? Resultó ser una transmisión de un radioaficionado cercano, pero llevó a Drake a calcular si una señal de radio artificial podría haber llegado desde el lejano sistema estelar.

Qué fue el Proyecto Ozma

Tras obtener su doctorado, Drake se trasladó al Observatorio Radioastronómico Nacional (NRAO) de Green Bank (Virginia Occidental), donde instaló nuevos telescopios y realizó sus revolucionarias observaciones de Júpiter y Venus. En 1960, utilizando el telescopio Tatel de 25 metros de ancho del observatorio, Drake se embarcó en lo que llamó Proyecto Ozma, llamado así por la líder del reino en los libros de El maravilloso mago de Oz de L. Frank Baum. El nombre pretendía evocar una tierra similar a la nuestra, pero también extraña y ajena.

Durante tres meses, Drake observó las estrellas parecidas al sol Tau Ceti y Epsilon Eridani en busca de señales de radio de planetas con civilizaciones extraterrestres. No se encontró ninguna, «pero fue un comienzo y estimuló a mucha gente a empezar a buscar», recordaba Drake en una entrevista de 2012.

El Proyecto Ozma atrajo rápidamente la atención del público y, cuando Drake tenía 31 años, consiguió el apoyo de la Academia Nacional de Ciencias de EE.UU. para dirigir un taller, el primero de su clase, en Green Bank para debatir la búsqueda de vida más allá de la Tierra. Con una brillante nómina de científicos que acudían a Virginia Occidental (entre ellos el astrónomo Carl Sagan y el bioquímico de plantas Melvin Calvin, que ganó un Premio Nobel durante la cumbre) Drake se dio cuenta de que necesitaba una forma de organizar los debates de la reunión.

Qué es la Ecuación Drake

Para hacer una lluvia de ideas, Drake bajó al sótano de la cafetería del observatorio y empezó a escribir una lista de factores que los astrónomos necesitarían conocer para estimar la frecuencia de las civilizaciones detectables en toda la Vía Láctea. Estas cantidades incluían el número de planetas que orbitaban alrededor de otras estrellas y la probabilidad de que surgiera vida en un planeta determinado. Entonces se dio cuenta de que su esquema podía convertirse en una ecuación para calcular el número de civilizaciones detectables en nuestra galaxia en función de los valores de las variables.

Así nació la Ecuación de Drake: no como un momento Eureka, sino como un esquema sensato para guiar las discusiones en un conjunto de reuniones.

«Evidentemente, en aquel momento no tenía ni idea de lo que iba a ser esta ecuación, de lo que iba a representar», cuenta Nadia, la hija de Drake, escritora colaboradora de National Geographic. «El hecho de que la gente se la tatuara, de que estuviera en el lateral de un camión, de que se citara habitualmente como una de las ecuaciones más conocidas de la ciencia, sigue siendo muy divertido para él».

Frank Drake: otros hitos en su carrera

Tras su paso por el NRAO, Drake trabajó brevemente en el Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA como jefe de su sección de ciencias lunares y planetarias, y en 1964 se incorporó a la facultad de astronomía de la Universidad de Cornell. También fue director del Observatorio de Arecibo en Puerto Rico de 1966 a 1968 y del Centro Nacional de Astronomía e Ionosfera de Cornell, que gestionaba Arecibo, de 1971 a 1981.

Durante su mandato, Drake supervisó las actualizaciones de Arecibo (construido originalmente para vigilar la atmósfera superior para la investigación de la defensa antimisiles) para que el observatorio fuera más adecuado para la investigación astronómica. Presidió la instalación de una nueva superficie en la enorme antena parabólica del telescopio, lo que hizo que el instrumento fuera mucho más sensible, así como la incorporación de un nuevo y potente radar que podía detectar los movimientos de asteroides y otros cuerpos planetarios.

Drake también desempeñó un papel fundamental en la conceptualización de la forma en que la humanidad se representaría a sí misma en nuestros mensajes a mundos lejanos. Diseñó el «mensaje de Arecibo» de 1974, una señal de radio que se envió a un cúmulo de estrellas situado a unos 22.000 años luz.

En 1972, Drake co-diseñó la Placa Pioneer, un mensaje ilustrado instalado en las naves espaciales Pioneer 10 y Pioneer 11 que incluía una ilustración de un hombre y una mujer, nuestro sistema solar y un mapa que señalaba la posición del sol en la galaxia. También fue director técnico del Voyager Golden Record, el icónico compendio de imágenes y sonidos de la Tierra que, al igual que la placa Pioneer, es una especie de mensaje en una botella que la humanidad ha lanzado a los mares del espacio.

Drake dejó Cornell en 1984 y se trasladó con su familia a California, donde asumió el cargo de decano de la División de Ciencias Naturales de la Universidad de California en Santa Cruz. Cuando dejó ese cargo en 1988, siguió siendo profesor y fue contratado por el recién fundado Instituto SETI, donde ejerció de presidente del consejo de administración y director de su Centro Carl Sagan para el Estudio de la Vida en el Universo. Drake se retiró de la enseñanza en 1996.

ESO NO ES UNA LUNA. SON EXTRATERRESTRES (QUIZÁS)

Los astrónomos han encontrado una estrella que se oscurece al azar y se piensa que podría estar rodeada por una megaestructura construida por extraterrestres que está aprovechando la energía para alimentar una civilización avanzada. ACTUALIZACIÓN: El Instituto SETI informa que después de observar la estrella durante más de dos semanas, no ha encontrado evidencia clara de una señal en las transmisiones de banda estrecha ni de banda ancha. Sin embargo, van a continuar monitoreando a la estrella. Publicado originalmente el 6 de noviembre de 2015

Reconocimientos y pasiones de Fran Drake

Los reconocimientos académicos de Drake son voluminosos, como atestigua su nota necrológica en la Universidad de Santa Cruz: miembro de la Academia Americana de las Artes y las Ciencias, miembro de la Academia Nacional de las Ciencias, presidente de la Sociedad Astronómica del Pacífico, presidente de la Junta de Física y Astronomía del Consejo Nacional de Investigación y vicepresidente de la Asociación Americana para el Avance de la Ciencia.

Pero Drake era mucho más que su trabajo. Canalizando su afán de precisión matemática, Drake era también un lapidario aficionado, que cortaba y pulía piedras preciosas para hacer joyas para amigos y familiares. Le encantaba cultivar orquídeas y llegó a tener cientos en los invernaderos de su casa. Y durante un tiempo, elaboró su propio vino tinto, lo que lo hizo merecedor de algunas medallas por su trabajo en la Feria del Estado de Nueva York.

Drake también tuvo toda la vida un sentido de la picardía, como atestigua su hija Nadia. Cuando vivía en Ithaca a principios de los años 80, pasó una noche de Navidad saltando en el bosque fuera de su casa con una linterna cubierta de celofán, todo para que Nadia y su hermana pequeña tuvieran la alegría de ver la nariz brillante de Rudolph, el Reno de la Nariz Roja.

Su vena pícara se extendía también a su vida profesional. Cuando el senador estadounidense William Proxmire concedió a una propuesta del SETI de la NASA el premio «Vellocino de Oro» (destinado a insultar lo que Proxmire consideraba un despilfarro en la investigación financiada por el Gobierno), Drake intentó inscribir a Proxmire como miembro de la Sociedad de la Tierra Plana (petición que fue rechazada).

En sus últimos años, Drake vio cómo se desarrollaba una revolución en la astronomía del siglo XXI que profundizaría el interés científico por el SETI y afinaría los parámetros de su ecuación homónima: el descubrimiento de miles de planetas que orbitan otras estrellas en la Vía Láctea.

Nadia Drake recuerda un día de 2011 en el que el telescopio espacial Kepler de la NASA publicó un gráfico con más de 1200 candidatos a planetas recién descubiertos en el campo de visión del telescopio. Cuando Nadia se lo enseñó a su padre, «se detuvo un instante», recuerda, «y luego dijo: ‘Hay tantos planetas'», con una voz llena de asombro.

Gracias a Kepler y otras misiones, los astrónomos saben ahora que hay tantos planetas en la Vía Láctea como estrellas, entre 100.000 y 400.000 millones. De ellos, cientos de millones podrían ser planetas rocosos del tamaño de la Tierra que orbitan alrededor de estrellas a la distancia adecuada para albergar agua líquida. Muchos astrónomos creen que un día podríamos encontrar indicios de vida en uno de estos mundos lejanos.

Como predijo con fantasía un joven Frank Drake hace más de 80 años, tal vez algunos de estos planetas tengan incluso su propia versión de vehículos, calles y Chicago.

Además de su hija Nadia, a Drake le sobreviven su esposa de 44 años, Amahl Shakhashiri Drake; su hija Leila Drake Fossek; sus hijos de un matrimonio anterior, Steve Drake, Richard Drake y Paul Drake; su hermano Bob Drake; y una sobrina, un sobrino y cuatro nietos.

Imagen de portada: El astrónomo y astrofísico Frank Drake, visto en la imagen en Santa Cruz (California), desempeñó un papel fundamental en la búsqueda científica de otras posibles civilizaciones en la galaxia. ILUSTRADO POR NATIONAL GEOGRAPHIC.

FUENTE RESPONSABLE: National Geographic. Por Michael Greshko. 5 de septiembre 2022.

Sociedad y Cultura/Astronomía/Ciencia/Planetas/Vida extraterrestre/ Espacio/Exploración geográfica.

 

 

 

Las imágenes más impresionantes de las lunas de Saturno.

La sonda Cassini de la NASA estudió ininterrumpidamente Saturno durante 13 años. Siendo lanzada en 1997 después de 19 años y 11 meses exactos se perdió la comunicación cuando la nave se estrelló contra la atmósfera del planeta.

De derecha a izquierda las lunas Rea, Mimas, Encelado, Pandora y Jano. NASA/JPL-Caltech/SSI/Kevin M. Gill

El sistema saturnino está compuesto por el planeta, los anillos y múltiples lunas. Hasta 82 satélites componen el sistema. A estas se añaden 7 subdivisiones principales del sistema de anillos.

Muchas de las lunas del planeta están en medio de estos anillos. Se debe a que son trozos más grandes que los habituales de estos. Igual que cualquier otro satélite se forma por agregación de rocas en órbita alrededor de un planeta. De hecho muchos planetas han debido tener anillos a su alrededor en algún momento de su historia. En la actualidad solo los gigantes exteriores los conservan.

Titan esta compuesto en su mayor parte por hidrocarburos como el metano, debido a sus gélidas temperaturas este puede mantenerse en estado gaseoso.

Entre las lunas de Saturno destaca especialmente Titán. Este mundo es el único satélite aparte de la de la Tierra que ha sido estudiada por una sonda específica. Aunque esto cambiará en los próximos años debido a algunas misiones a Europa y otros satélites de Júpiter.

Si deseas profundizar esta entrada; cliquea por favor donde este escrito en color “azul”.

La misión Huygens de la ESA se sumergió en la única atmósfera de una luna en el sistema solar y logró aterrizar. Las imágenes que nos dejó nos hablan de un mundo lleno de actividad y metano. Los grandes lagos recuerdan a los de la Tierra pero son de hidrocarburos y no de agua.

Te interesa: Si viaja a Titán, deje el paraguas y llévese un buen abrigo

Mosaico de imágenes de Titan. Fuente: NASA

Encelado. Fuente:NASA

Pero el agua no escasea en el entorno de Saturno. De hecho Encelado, otra de las lunas más grandes del Sistema Solar. Es una gran bola de nieve y hielo. Esto se debe a las gélidas temperaturas que hay a estas distancias del Sol. Sin embargo, tras este manto de hielo se halla un océano líquido.

Una de las muchas imágenes de los chorros de Encelado por la misión Cassini. Fuente:NASA

Su tamaño y composición exactos son desconocidos. Tampoco se sabe con precisión la capa de hielo que lo envuelve. Sin embargo, estos géiseres suponen una prueba inequívoca de la presencia de un océano subterráneo. Su descubrimiento fue una gran sorpresa para el equipo de la misión Cassini. Pero, no es el único mundo océano del Sistema Solar. Se sabe que al menos Europa, el satélite de Júpiter. También posee un océano líquido de este tipo.

Dafne. Fuente:NASA

Uno de los mayores logros de la misión Cassini fue encontrar un nuevo satélite en órbita de Saturno. Esta luna recibió el nombre de Dafne. Este pequeño mundo es la antípoda de Titan. Tiene un diámetro de únicamente 7 kilómetros. Ni siquiera tiene una forma esférica.

Sin embargo, es suficientemente grande como para crear una amplia sección de espacio vacío justo en el exterior del anillo A. El más exterior de los anillos más brillantes.

Pincha el siguiente link para ver el vídeo.

NASA at Saturn: Cassini’s Grand Finale

El final de la misión se llamó grand finale por un buen motivo. Después de 20 años en el espacio, la Cassini se había convertido en una de las misiones más importantes de la NASA.

Su muerte además vendría acompañada de una buena cantidad de datos de la atmósfera saturnina. La nave luchó contra los vientos para mantener la antena apuntada hacia la Tierra. A las 11:55:46 UTC del 15 de septiembre de 2017 se perdió contacto con ella definitivamente.

Imagen de portada:

FUENTE RESPONSABLE: Astro Aventura. Por Martín Morala Andrés* Jefe de sección Actividad Aeroespacial. Estudiante de geología en la Universidad de Oviedo, mis pasiones científicas son la geología y la exploración espacial robótica del cosmos, a falta de la tripulada. Especialista en el programa espacial indio. En la narración de los lanzamientos espaciales más destacados: youtube.com/astroaventura Twitter personal: martinmorala Twitter divulgativo: CyMcontext Correo: martinmorala@astroaventura.net 9 de septiembre 2022.

Sociedad/Espacio/Astronomía/Saturno/Misión Cassini.

 

El nuevo motor espacial chino que humilla a la NASA y los EEUU.

TECNOLOGÍA MÁS AVANZADA, POTENCIA DOBLE

China ha dado un nuevo gran paso en la nueva carrera espacial a la Luna con el éxito de un innovador motor espacial que doble la potencia del RL-10B2 del programa Artemis usando nuevas tecnologías.

Si deseas profundizar esta entrada; cliquea por favor donde este escrito en color “azul”.

Mientras el lanzamiento de Artemis — la misión que devolverá a los EEUU a la Luna — ha sido suspendida hasta finales de año por problemas derivados de su anticuado diseño, China acaba de probar con éxito un nuevo propulsor para su Larga Marcha 9, la nave pesada con la que planea ir a la Luna para establecer una base permanente. Es un motor desarrollado con tecnología de punta que deja en evidencia los problemas de la NASA, que sigue enredada en tecnología del pasado por orden de los políticos norteamericanos en vez de apostar por nuevas soluciones.

Como recoge el diario hongkonés South China Morning Post, el constructor del propulsor anunció ayer el “éxito completo” de la prueba, publicando un vídeo en redes sociales. El motor, dice el fabricante China Aerospace Science and Technology Corporation, será clave para el nuevo cohete pesado que llevará a astronautas y maquinaria a nuestro satélite y más allá.

Qué es lo que han probado

Este nuevo motor chino es el equivalente del RL-10B2, el motor de la segunda etapa del Space Launch System, el cohete de la misión Artemis I. El RL-10B2 es una variante del motor de RL-10, que también se utilizó en la segunda etapa del cohete Saturno I. Fabricado en la actualidad por Aerojet Rocketdyne, el motor fue originalmente desarrollado en los años 50. Es una máquina que ha sido uno de los caballos de batalla de la flota espacial americana en cohetes como el Atlas, Centaur o la serie Delta. 

Como el RL-10B2, el nuevo cohete chino está diseñado para usarse en la segunda etapa del ascenso, donde no hay aire para quemar el combustible. El motor chino también utiliza hidrógeno y oxígeno. Sin embargo, el diseño del motor chino es diferente, más grande y mucho más moderno. El resultado es que su potencia es mucho mayor: 25 toneladas fuerza contra las 11 toneladas fuerza del diseño americano.

Fotograma del vídeo del test publicado por el fabricante.

Si es cierto lo que los chinos dicen, conseguir más del doble de potencia en un motor de segunda etapa es un logro sobresaliente. Según un estudio publicado en el diario científico Journal of Rocket Propulsion, el equipo de desarrollo chino liderado por el ingeniero Chu Baoxin tuvo que enfrentarse a varios retos para lograr el aumento de potencia. A máxima potencia, apuntan en su estudio, la presión del hidrógeno es extremadamente difícil de controlar en un motor del tamaño del RL-10B2, que tiene un peso total de 277 kilogramos. Al doblar el tamaño del motor, los problemas del equipo chino aumentaron en proporción. Chu afirma que, para poder conseguir un motor con este empuje, tuvieron que crear “un nuevo intercambiador de calor que consta de muchos componentes en forma de costilla para absorber el calor de la superficie de la cámara de combustión y pasarlo a hidrógeno líquido con una eficiencia sin precedentes”. 

Para ello, dicen, han inventado nuevas aleaciones de titanio y han usado tecnología de impresión 3D. Como apunta el SCMP, este proceso “produce una superficie extremadamente lisa que puede acelerar el intercambio de calor mucho más rápido que los componentes tradicionales”. El esfuerzo ha merecido la pena porque el resultado, aseguran, ha sido todo un éxito.

Una larga marcha por delante

El supuesto éxito del motor chino debería preocupar a la NASA y el gobierno norteamericano. China quiere llegar a la luna y establecer una base permanente la década que viene. El conflicto está empezando a agudizarse no sólo por la rivalidad en la Tierra — que ha llevado a la NASA a acusar a la CSNA de espionaje industrial — sino también por la competencia en la propia Luna: los dos países están ahora mismo evaluando los mismos sitios para alunizar y establecer una base en el polo sur de nuestro satélite. 

Aún más preocupante es el hecho de que las dos agencias espaciales no tienen apenas relación. El logro chino contrasta con el estancamiento de la NASA. A pesar de ser un cohete formidable, el SLS es una tecnología anticuada, una mezcla de componentes ligeramente actualizados del Saturno V y el transbordador espacial. Su razón de ser no es lógica, sino producto de la política norteamericana. Es una derivación del proyecto Constellation, que el Congreso norteamericano puso en marcha para mantener los miles de puestos de trabajo que la NASA proporciona en varios estados del país.

Comparativa de tamaños de los cohetes. El Larga Marcha 9 será tan grande como el Saturno V y podrá llegar más carga a la Luna.

Problemas para la NASA, ventaja china

De hecho, Artemis surge de Constellation cuando el Presidente Obama canceló el último por anticuado, ordenando a la NASA centrarse en proyectos científicos como el James Webb — que sólo dan beneficios científicos y tecnológicos — y dejar los cohetes tripulados a la Luna y Marte a compañías privadas como SpaceX y Blue Origin. Gracias a la presión de varios congresistas que querían mantener el escaño, el Congreso vetó la orden de Obama y comisionó a la NASA la misión Artemis para proteger los puestos de trabajo (de hecho, la ley contenía estipulaciones que decían que todos los contratistas del proyecto Constellation debían mantenerse). El resultado es una máquina anticuada que, aunque cumplirá su misión, tiene problemas y no obedece a criterios de eficiencia como los de SpaceX. Mientras tanto, el gobierno chino hace lo que quiere basándose en objetivos finales, estableciendo estrategias a largo plazo que, generalmente, están controladas por tecnócratas que lo fían todo a sus científicos e ingenieros, invirtiendo cantidades enormes de dinero en planes a largo plazo. Es quizás la única ventaja que tiene la dictadura asiática comparada con las democracias occidentales, que se ven frecuentemente lastradas por la inacción política o compromisos que no siguen criterios objetivos. El desastre de Constellation y Artemis son buenos ejemplos. Y así hemos llegado a este punto en el que China amenaza seriamente la supremacía actual americana, según el Pentágono, que urge a actuar con prontitud para evitarlo. Objetivamente, el país asiático sigue todavía por detrás de los Estados Unidos en la nueva carrera espacial. Todavía les queda construir el Larga Marcha 9 completo, que es muy más que estos motores para la segunda fase (aunque los motores sean impresionantes). Una cosa es probar un motor de cohete en tierra y otra es integrarlo en una nave y ponerlo en una rampa de lanzamiento. La complejidad de una nave completa es mucho mayor. Pero eso no quiere decir que la NASA pueda dormirse en los laureles. Al contrario: lo que esta noticia confirma es la evolución progresiva y firme de China para conseguir sus objetivos de colonización lunar y del sistema solar. Para los chinos, la conquista de la Luna no es sólo una cuestión de orgullo nacional — que también — sino la gran oportunidad económica del siglo XXI y siguientes.

Imagen de portada: El Larga Marcha 9 tendrá cinco veces la capacidad de carga del Larga Marcha 5B que aparece en la imagen. (CNSA).

FUENTE RESPONSABLE: El Confidencial. Por Jesús Díaz. 7 de septiembre 2022.

Sociedad/Espacio/Luna/Carrera espacial.

 

 

China desarrolla un motor para viajar en tiempo récord a Marte y Neptuno.

FINALIZA EL PRIMER PROTOTIPO

Según algunas noticias publicadas en medios chinos y luego borradas, el país asiático puede tener listo el mini reactor nuclear que alimentará las naves espaciales de sus futuras misiones.

Si deseas profundizar esta entrada; cliquea por favor donde este escrito en color “azul”.

Varios medios chinos digitales han publicado y luego borrado informaciones sobre un nuevo reactor nuclear desarrollado por investigadores del país asiático y que ya estaría cerca de estar finalizado. El reactor, con una capacidad de un megavatio de potencia, serviría para dotar de electricidad y propulsar las naves de sus futuras misiones espaciales.

Según apunta Space News, varios medios chinos aseguraron hace unos días que el reactor ha superado una exhaustiva evaluación de rendimiento organizada por el Ministerio de Ciencia y Tecnología del país asiático. La noticia ya no se puede ver publicada en esos medios, sin embargo todavía se puede pude encontrar en esta entrada de Archive.org. Aunque estas informaciones no han detallado el uso exacto que China le quiere dar al nuevo reactor, estos sistemas de propulsión nuclear se están estudiando por varios países, como EEUU, Rusia y la propia China, para sortear las limitaciones que tienen los paneles solares y los combustibles químicos a la hora de ampliar los horizontes de la exploración espacial más allá de la Luna y llegar a otros planetas.

Uno de los conceptos de nave de propulsión nuclear térmica de la NASA (NASA)

El medio hongkonés South China Morning Post (SCMP) ya habló a finales del año pasado de este reactor y aseguraba que la fase de prototipo ya estaba finalizada por aquel entonces. Además, aseguraban, que los ingenieros ya habían construido algunas de sus piezas más importantes.

Cómo funciona

Según el SCMP, el proyecto del minireactor comenzó en 2019 con financiación del gobierno central chino. Como contó el diario hongkonés en su momento, y ahora corroboran otros medios chinos, el reactor puede alcanzar un megavatio de potencia, muy por encima de otros sistemas similares que se están desarrollando en la actualidad.

Ilustración de dos naves del proyecto Orión. En la popa puede verse el escudo que aprovecharía la onda expansiva de la explosión nuclear (NASA)

Debido a su tamaño compacto, el sistema funciona a una temperatura mucho más alta que los reactores de la Tierra, así que para solventar este problema cuenta con un sistema de refrigeración con litio líquido que asegura una mayor eficiencia en la generación de energía. Según explicaron los investigadores en su momento, sólo una parte del calor generado por el reactor se utilizaría para producir electricidad, el resto debe disiparse rápidamente en el espacio para evitar daños. Por eso optaron por diseñarlo con una estructura plegable, similar a un paraguas, que aumenta la superficie total de los radiadores de calor residual. Como en el espacio no se pueden hacer revisiones del reactor como se hace con las centrales nucleares aquí en la Tierra, los investigadores tuvieron que construirlo con materiales más duraderos que pudieran soportar mejor la erosión provocada por la reacción durante más tiempo.

China se lanza a la conquista del espacio

China ha acumulado mucha experiencia en los últimos años usando energía nuclear para sus misiones espaciales. El módulo de aterrizaje Chang’e 3, por ejemplo, utilizó un generador nuclear alimentado con plutonio para sobrevivir las bajísimas temperaturas de las noches lunares. Un artículo publicado en la revista Scientia Sinica Technologica explica el plan de China de explorar Neptuno, Tritón (su luna más grande) y sus otros satélites y anillos con una nave de propulsión nuclear de 10 kilovatios.

El estudio de Neptuno nos puede dar pistas cómo se desarrolló el sistema solar.

Además de la tecnología nuclear, China ha estado experimentando con otros sistemas para ampliar sus capacidades de transporte espacial. Ha desarrollado con éxito cohetes criogénicos para facilitar las misiones a la Luna, Marte y la de su estación espacial. También está trabajando en lanzadores reutilizables, cohetes superpesados y un sistema de avión espacial reutilizable. Además, tiene un plan extremadamente ambicioso para crear motores de iones que, según la Agencia Espacial Nacional China, podrían llegar a Marte en tan solo 39 días. Como ya contamos en Novaceno, estos propulsores de iones son muy eficientes y requieren muy poco combustible. El sistema usa un campo magnético que limita el movimiento de los electrones de un elemento —xenón o kriptón— y los ioniza para acelerarlos y producir una fuerza que impulsa la aeronave.

Cliquea en el link para ver el vídeo; muchas gracias.

China’s Tianzhou 2 cargo ship docks with Tianhe space station, paving the way for a crewed mission

Los propulsores de iones de la Estación Espacial China.

Para conseguir la velocidad necesaria para llegar a Marte en poco más de un mes, los ingenieros chinos buscan construir un propulsor de iones de 200 megavatios. Un reto muy ambicioso teniendo en cuenta que la potencia típica de los motores de iones actuales va de uno a siete kilovatios. EEUU también está avanzando en sus planes de crear nuevas naves espaciales de propulsión nuclear y tanto DARPA, la NASA como el Departamento de Defensa están desarrollando distintos conceptos en estos momentos. Aun así, si es cierto que China ya tiene a punto su poderoso minireactor nuclear, adelantaría a EEUU en la nueva carrera espacial. Un objetivo que tienen grabado a fuego teniendo en cuenta lo que dijo el año pasado un investigador de la Academia China de Ciencias al SCMP que pidió mantener el anonimato: «La energía nuclear es la solución más esperanzadora. Otras naciones han lanzado algunos planes ambiciosos, pero China no puede permitirse el coste de perder esta carrera».

Imagen de portada: El motor de iones chino (SCMP)

FUENTE RESPONSABLE: El Confidencial. Por Omar Kardoudi. 6 de septiembre 2022.

Sociedad/China/Investigación/Espacio

 

 

La materia más fría del universo está ahora en Japón.

La búsqueda de nuevos materiales.

Los investigadores han utilizado láseres para enfriar átomos de iterbio a una milmillonésima de grado del cero absoluto, la temperatura en la que se detiene todo movimiento molecular.

Si deseas profundizar esta entrada; cliquea por favor donde este escrito en color “azul”.

Un grupo de físicos de Japón y EEUU ha descubierto un nuevo imán cuántico hecho de átomos que están a una milmillonésima de grado por encima del cero absoluto (menos 273,15 grados Celsius), una temperatura inalcanzable según la mecánica cuántica donde todo movimiento se detiene. Este descubrimiento abre la puerta a desarrollar nuevos materiales desconocidos hasta ahora.

Los investigadores han sido capaces de realizar esta medición gracias al termómetro del laboratorio del equipo liderado por el profesor Yoshiro Takahashi, de la Universidad de Kioto, en Japón. Este termómetro, dicen sus creadores, utilizó láseres para enfriar los fermiones de los átomos de iterbio a temperaturas asombrosamente bajas. «A menos que una civilización extraterrestre esté haciendo experimentos como estos en este instante, en cualquier momento que este experimento esté funcionando en la Universidad de Kioto está fabricando los fermiones más fríos del universo», cuenta Kaden Hazzard, investigador de la Universidad de Rice y uno de los autores del estudio publicado en Nature Physics. «Los fermiones no son partículas raras. Incluyen cosas como los electrones y son uno de los dos tipos de partículas de los que está hecha toda la materia».

Una materia más fría que el espacio interestelar.

El lugar natural más frío del universo conocido es la nebulosa del Bumerán, situada en la constelación del Centauro a unos 5.000 años luz de la Tierra, con una temperatura media de menos 272 grados Celsius. 

Eso se acerca al cero absoluto, el punto en el que según la mecánica cuántica se detiene el movimiento molecular, a menos 273,15 grados Celsius o a cero grados Kelvin. 

Por ahora el récord de la temperatura más fría jamás medida en un laboratorio lo tiene un equipo de la Universidad de Bremen, en Alemania, que consiguió acercarse a 38 trillon ésimas de grado por encima del cero absoluto al dejar caer gas magnetizado a 120 metros por una torre.

Los físicos teóricos de la Universidad Rice (de izquierda a derecha) Eduardo Ibarra-García-Padilla, Kaden Hazzard y Hao-Tian.

Aunque el grupo de investigadores de Japón y EEUU no se ha quedado muy atrás. Según ellos han logrado que los fermiones lleguen a una milmillonésima de grado por encima del cero absoluto, una temperatura que es 3.000 millones de veces más fría que la del universo interestelar (tres grados Kelvin). 

Esto les ha permitido crear un imán basado en una propiedad similar al espín que tiene seis opciones de color que representan los seis posibles estados de espín de cada átomo. «Lo bueno de conseguir este frío es que la física realmente cambia», dijo Hazzard. «La física empieza a ser más mecánica cuántica, y te permite ver nuevos fenómenos». Los átomos, al igual que los electrones y los fotones, están sujetos a las leyes de la dinámica cuántica, pero su comportamiento cuántico, dice el investigador, sólo se muestra cuando rozan temperaturas a fracciones de grado del cero absoluto.

El laboratorio de Takahashi utilizó retículas ópticas para simular un modelo de Hubbard. Este modelo cuántico, creado en 1963 por el físico teórico John Hubbard, es utilizado frecuentemente para entender el comportamiento magnético y superconductor de los materiales. Sobre todo en aquellos donde las interacciones entre los electrones producen un comportamiento colectivo, algo que el grupo de investigadores compara a las interacciones colectivas que se producen cuando los espectadores de un evento deportivo hacen la ola en un estadio repleto.

Representación de la retícula en 3D creada en la Universidad de Kioto. (Rice University)»

El termómetro que utilizan en Kioto es una de las cosas importantes que aporta nuestra teoría», explica Hazzard. «Comparando sus mediciones con nuestros cálculos, podemos determinar la temperatura. La temperatura récord se consigue gracias a una curiosa nueva física que tiene que ver con la altísima simetría del sistema».

Los ingredientes de nuevos materiales inimaginables.

Según explican los investigadores, el modelo Hubbard simulado en el laboratorio de Kioto tiene una simetría especial conocida como SU(N), donde SU significa grupo unitario especial (una forma matemática de describir la simetría) y N los posibles estados de espín de las partículas en el modelo. 

Cuanto mayor sea el valor de N, dicen, mayor será la simetría del modelo y la complejidad de los comportamientos magnéticos que describe. Los átomos de iterbio tienen seis estados de espín posibles, y el simulador de Kioto es el primero en revelar correlaciones magnéticas en un modelo de Hubbard SU(6). 

El equipo de Takahashi fue capaz de atrapar hasta 300.000 átomos en su red 3D. Hazzard asegura que calcular el comportamiento de incluso una docena de partículas en un modelo SU(6) de Hubbard con precisión está en estos momentos fuera del alcance de los superordenadores más potentes. Así que, según él, el nuevo descubrimiento ofrece a los físicos la oportunidad de observar estos complejos sistemas cuánticos en acción y de entender su funcionamiento.

La nebulosa Boomerang es el lugar más frío del universo conocido. (ESO)

«Ahora mismo esta coordinación es de corto alcance, pero a medida que las partículas se enfrían aún más, pueden aparecer fases más sutiles y exóticas de la materia», explica Hazzard. 

«Una de las cosas interesantes de algunas de estas fases exóticas es que no están ordenadas en un patrón obvio, y tampoco son aleatorias. Hay correlaciones, pero si se observan dos átomos y se pregunta si están correlacionados, no se ven. Son mucho más sutiles. No puedes mirar dos o tres o incluso 100 átomos. 

Hay que mirar todo el sistema». El equipo está trabajando para crear herramientas que permitan a otros físicos medir el comportamiento de las partículas utilizando el sistema de la Universidad de Kioto. «Estos sistemas son bastante exóticos y especiales”, afirma Hazzard. “Pero la esperanza es que al estudiarlos y comprenderlos, podamos identificar los ingredientes clave que deben estar presentes en los materiales reales».

Imagen de portada: Recreación de las complejas correlaciones magnéticas de los átomos de iterbio a temperaturas extremadamente bajas. (Rice University).

FUENTE RESPONSABLE: El Confidencial. Por Omar Kardoudi. 3 de septiembre 2022.

Investigación/Ciencia/Espacio.

El futuro de los viajes espaciales podría tener naves que usen supernovas como combustible y que vuelen a la velocidad de la luz.

Es una propuesta para un futuro lejano que hace realidad todo lo visto en ciencia ficción.

Si deseas profundizar esta entrada; cliquea por favor donde este escrito en color “azul”.

Avi Loeb, jefe del Proyecto Galileo, director fundador de la Iniciativa Black Hole de la Universidad de Harvard, explicó en un informe que el futuro de los viajes espaciales podría tener naves que usen supernovas como combustible.

El también director del Instituto para la Teoría y la Computación del Centro de Astrofísica Harvard-Smithsonian y autor del bestsellerExtraterrestrial: The First Sign of Intelligent Life Beyond Earth también sugirió que estas embarcaciones espaciales podrían volar a la velocidad de la luz.

El texto publicado en El Confidencial detalla que el potente destello de luz procedente de la explosión de una supernova podría servir de combustible para que una nave viaje con esa rapidez.

La teoría explicada

El estudio expone, por ejemplo, que una vela solar que pese menos de medio gramo por metro cuadrado puede alcanzar la velocidad de la luz aunque esté separada de una explosión estelar por una distancia cien veces superior a la de la Tierra con respecto al Sol.

Lo anterior se debe a la luminosidad típica de una supernova, equivalente a mil millones de soles brillando durante 30 días.

Vela espacial (Project Breakthrough Starshot)

Otra forma de potenciar las naves del futuro sería con el uso de potentes rayos láser para empujar velas ligeras mejor que el propio Sol. El proyecto Breakthrough Starshot pretende alcanzar varias décimas de la velocidad de la luz empujando una vela ligera durante unos minutos con un rayo láser 10 millones de veces más brillante que la luz solar en la Tierra.

Para estas posibilidades, es necesario tener civilizaciones en nuestra galaxia, un anhelo de los astrónomos que sueñan con la colonización del espacio.

“Si tenemos la suerte de contar con muchas civilizaciones tecnológicas en nuestra galaxia, podría haber enjambres de velas solares alrededor de estrellas masivas, esperando pacientemente sus explosiones”, añade el experto.

Además, navegar a la velocidad de la luz usando los destellos naturales de una supernova ahorraría los costosos gastos de construcción de sistemas de lanzamiento artificiales.

La posibilidad más económica es que una civilización, viviendo cerca de una estrella masiva, “estacione” numerosas velas solares a su alrededor, esperando una potente explosión que lance las velas a la velocidad de la luz.

Imagen de portada: Ilustración de vela impulsada por supernova (El Confidencial)

FUENTE RESPONSABLE: Fayer Wayer. Por Guy Acurero. 2 de septiembre 2022.

Espacio/Ciencia/Estudios.

 

Dos agujeros negros colisionarán de forma inminente y lo veremos por primera vez.

UN GRAN ACONTECIMIENTO ASTRONÓMICO

Los dos agujeros negros, con una masa combinada equivalente a 200 millones de soles, colisionarán y se unirán en uno solo en algún momento de los tres próximos años.

Si deseas profundizar en esta entrada; cliquea donde se encuentra escrito en “azul”.

Los científicos se frotan las manos ante lo que podría ser uno de los eventos más esperados de la astronomía moderna. Investigadores han observado una fluctuación en una galaxia a unos 1.110 millones de años luz que podría corresponder a dos agujeros negros con una masa combinada que equivale a 200 millones de soles. De confirmarse, los astrónomos creen que se fundirá en un agujero negro todavía más grande en algún momento de los próximos tres años creando una explosión de luz que nos ayudará a entender cómo se forman estos fenómenos.

Las galaxias tienen agujeros negros supermasivos en sus centros. Se han observado pares y grupos de galaxias que colisionan provocando que haya agujeros negros supermasivos que giran alrededor de otros en órbitas decrecientes en sus centros. Esto lo sabemos gracias a las oscilaciones en la luz que se emiten desde el centro de estas galaxias y por las escalas de tiempo regulares que sugieren sus órbitas. La galaxia SDSS J 1430+2303, en la constelación de Bootes, tiene un centro activo con oscilaciones de luz que se han ido acelerando con el paso del tiempo. Según un artículo publicado por un equipo de astrónomos dirigido por Ning Jiang, de la Universidad de Ciencia y Tecnología de China, en un periodo de tres años, estas oscilaciones han pasado de durar un año a acortarse hasta un mes.

Ripples in Spacetime Pond

Aunque muchas cosas pueden pasar en el centro de una galaxia, una de las explicaciones más probables de este comportamiento es que se trate de un agujero negro binario, aunque no se puede confirmar totalmente. «Mi primer instinto fue que debía estar relacionado con un par de agujeros negros supermasivos», comentó Jiang en declaraciones para la revista Science. Sin embargo, ha sido otro equipo de investigadores chino el que ha estado a punto de conseguir esa confirmación. Los astrónomos de la Universidad de Guangzhou cuentan en un artículo publicado recientemente cómo recopilando datos de una serie de observatorios de rayos X que abarcan un período de 200 días pudieron ver las variaciones en la luz emitida por la galaxia que pueden indicar la presencia de agujeros negros supermasivos.

También detectaron un tipo de emisión que se asocia a la caída de hierro dentro este tipo de agujeros negros. Los datos de dos instrumentos distintos les dieron una probabilidad del 99,96%, aunque no del 100%. Así que los investigadores proponen observaciones de rayos X de mayor duración para acabar con las dudas. De confirmarse este hecho, como apunta Science Alert, la colisión sería ‘inminente’ en términos cósmicos y no como otros eventos espaciales que habitualmente duran más que varias de nuestras vidas. La unión de estos agujeros negros se produciría en algún momento de los próximos tres años y nos daría la posibilidad de ver cómo sucede este evento por primera vez. 

Aunque no sería la primera vez que los detectamos. En 2015 el instrumento LIGO detectó las primeras ondas gravitacionales provocadas por la colisión de dos agujeros negros hace 1.300 millones de años. Este hecho provocó una auténtica revolución entre los astrónomos al ser la primera vez en la historia que se detecta este tipo de ondas, lo que confirma las teorías de Einstein. Al colisionar los agujeros negros se demormó el tejido del espacio-tiempo provocando una serie de ondas que se extendieron por todo el Universo hasta llegar a nosotros. La diferencia de este evento con el que se espera que pase en el corazón de la galaxia SDSS J 1430+2303 es que éste será mucho más grande. Hasta ahora las colisiones observadas se han dado entre agujeros negros que tenían una masa equivalente a la de una sola estrella. Esto se debe a que LIGO y Virgo, los instrumentos responsables de detectar las ondas gravitacionales, están diseñados para este rango de masas.

Los brazos de 4 kilómetros de longitud del experimento LIGO.

Las ondas gravitacionales generadas por el choque de dos agujeros negros supermasivos —del orden de millones a miles de millones de veces la masa del Sol— se encuentran en un rango de frecuencia demasiado bajo para nuestros observatorios actuales. Aun así, los científicos esperan ver un gran estallido de luz en todo el espectro. Los datos recogidos de este enorme choque nos servirán para entender cómo se desarrollan estos eventos y por qué los agujeros negros supermasivos llegan a ser tan grandes. “Es probablemente el primer evento de coalescencia de un agujero negro binario supermasivo observable en la historia de la humanidad”, aseguran los investigadores. “Las observaciones de radio de J1430+2303 antes y después de la coalescencia proporcionarán un diagnóstico único de la energética y el entorno del agujero negro binario supermasivo”.

Imagen de portada: Simulación de dos agujeros negros a punto de converger. (NASA)

FUENTE RESPONSABLE: El Confidencial. Por Omar Kardoudi. 31 de agosto 2022.

Espacio/Ciencia/Física

 

¿Qué hace a los tardígrados tan especiales como para que puedan sobrevivir en el espacio?

Los tardígrados son animales terrestres capaces de enfrentar condiciones extremas tanto en la Tierra como fuera de nuestra atmósfera.

Si deseas profundizar en esta entrada; cliquea donde se encuentra escrito en “azul”.

El humano, las plantas y la mayoría de las especies que habitamos este planeta somos animales de Tierra. Sobrevivimos gracias a la atmósfera que nos protege y un conjunto de fenómenos que se confabulan para el desarrollo de la vida tal y como la conocemos. Dentro de todos estos grupos están los maravillosos tardígrados, unos seres diminutos que debido a sus composiciones son capaces de soportar las condiciones del espacio.

¿Cómo le hacen? ¿Qué los hace tan especiales como para sobrevivir en el espacio? ¿Seremos capaces algún día de desarrollar estas características en otras especies para viajar fuera de nuestras fronteras? Todas estas son interrogantes que se han hecho los científicos en la historia.

De algunas han obtenido respuestas y todavía quedan muchas dudas por despejar. De esta manera los invitamos a este paseo para que puedan conocer más sobre los tardígrados.

Vayamos por partes. El primer investigador en observarlos en su forma más diminuta fue el zoólogo alemán Johan Goeze, en 1773. Los nombró “pequeños osos de agua”, en alemán: kleiner Wasserbär, porque estos invertebrados acuáticos le parecían unos diminutos osos por su forma de caminar.

Unos años después, el biólogo italiano Lázaro Spallanzani, les puso el nombre tardígrados, un término también hacía referencia a su andar, pues en latín quiere decir “de andar pausado”, es decir de forma tardía.

Tardígrados getty imágenes

Las condiciones extremas que soportan los tardígrados

Los tardígrados solo pueden ser vistos a través de microscopios y por esto cuesta un poco más verlos en los entornos naturales. Sin embargo, los científicos se las han arreglado para estudiarlos y notar como están presentes en condiciones que cualquier otra especie no podría soportar.

Están en ambientes húmedos, sumergidos bajo el agua, en frío extremo, en superficies normales y hasta en temperaturas tan elevadas como el punto de ebullición de un líquido.

En todos esos lugares los tardígrados no solo están perfectamente adaptados, sino que también pueden moverse con mucha facilidad con sus cuatro pares de patas.

Si pueden desplazarse de forma tan eficiente, es porque logran una muy buena coordinación de los movimientos de sus ocho patas: de forma similar a como se mueven los insectos.

¿Cómo sobreviven al espacio?

Estos animalitos microscópicos tienen la capacidad de resistir temperaturas casi tan bajas como el cero absoluto y mucho más altas que el punto de ebullición del agua.

Eso gracias a que cuando las condiciones del ambiente son muy extremas entran en un estado de criptobiosis: en el que suspenden su metabolismo y se deshidratan para evitar daños por las temperaturas extremas.

Por esta razón es que a veces se considera a los tardígrados como animales “inmortales”. Y aunque en realidad ningún animal puede desarrollar esta capacidad, ese estado de animación suspendida los salva de las condiciones desfavorables del ambiente y les permite sobrevivir incluso por años en ambientes hostiles.

Imagen de portada: UC SANTA BÁRBARA (UC SANTA BÁRBARA/Europa Press)

FUENTE RESPONSABLE: Fayer Wayer. Por Alberto Sandoval. 25 de agosto 2022.

Sociedad/Espacio/Ciencia/Animales/Tardígrados.

 

La estación espacial de China tiene un nuevo componente que tiene impresionados a los astrónomos.

Si deseas profundizar esta entrada; cliquea donde se encuentra escrito con color “azul”.

China ha demostrado durante los últimos meses que tiene una gran capacidad para llevar a cabo varias de sus misiones espaciales en solitario, y una de sus más grandes pruebas es el desarrollo de su estación espacial. Y a pesar que no está del todo completa, uno de sus tres módulos tienen un componente que ha llamado la atención de astrónomos y aficionados al espacio por igual.

Como principales características, este segundo módulo cuenta con cuatro gabinetes científicos para realizar experimentos ecológicos y biotecnológicos bajo diversas condiciones de gravedad. Además, se incluyó un brazo mecánico para facilitar el manejo de experimentos externos y una esclusa de aire adicional para caminatas espaciales.

Pero además de todas estas ventajas tecnológicas, también llegó un par de enormes “alas” que capturan energía solar para darle potencia a la gran estructura y a todos los complejos que forman parte de este segundo módulo. Además, estas pueden girar a medida que el puesto de avanzada orbita la Tierra.

Esto se pudo ver gracias a un nuevo video publicado por la Agencia de Vuelos Espaciales Humanos de China, (CMSA por sus siglas en inglés) que muestra los grandes paneles solares que giran alrededor de la estación espacial Tiangong a medida que nuestro planeta se ve en el fondo.

Panel solar de la estación espacial de China Captura de pantalla (YouTube)

De acuerdo con el portal Space, los dos paneles solares de Wentian miden casi 30 metros de largo cada uno. Juntos tienen una envergadura total de más de 55 metros. Cada panel solar tiene un área de recolección de aproximadamente 110 metros cuadrados, aunque palidece frente al de la Estación Espacial Internacional que tienen un tamaño total de 73 metros.

China planea lanzar un tercer y último módulo a Tiangong en octubre llamado Mengtian, y al igual que el Wentian, ese módulo experimental también llevará un par de grandes paneles solares.

Pincha el link para ver el vídeo.

Chinese space station’s ‘flexible solar wings’ in action in views from space

Imagen de portada: Estación espacial de China Captura de pantalla (YouTube)

FUENTE RESPONSABLE: Fayer Wayer. Por Laura Fasson. 20 de agosto 2022.

China/Estación Espacial Internacional/Espacio

La nueva amenaza China a EEUU: lanzan un avión espacial militar secreto.

UN NUEVO TRANSBORDADOR ESPACIAL

China ha lanzado al espacio un cohete que cargaba una “nave experimental reutilizable”. Según los expertos, se podría tratar de un avión espacial similar a otro que usa EEUU.

Si es de tu interés profundizar en esta entrada; cliquea por favor donde se encuentre escrito en “azul”.

El pasado viernes un cohete Long March 2F despegó con éxito del Centro de lanzamiento de satélites de Jiuquan, en el desierto de Gobi, cargando con una nave experimental hasta la órbita baja terrestre. China no ha revelado detalles de su nueva misión, pero los expertos piensan que se trata de un avión espacial reutilizable en pruebas similar al X-37B estadounidense.

La noticia la daba de manera escueta la agencia estatal china de noticias, Xinhua. El medio oficialista sostiene que la nave espacial experimental estará en órbita durante un tiempo antes de regresar a China. Este test, aseguran, servirá para llevar a cabo la verificación de la tecnología en órbita así como su capacidad de reutilización. 

Aunque no hay muchos más detalles sobre la nueva nave, Xinhua afirma que proporcionará “apoyo técnico al uso pacífico del espacio». Como es habitual con los avances tecnológicos chinos, no han trascendido muchos más detalles de este lanzamiento. A parte de los dos párrafos publicados por Xinhua, Pekín no ha dado más información sobre la carga que llevaba el Long March 2F.

Igual que sucedió en septiembre de 2020 con una misión similar, las autoridades espaciales chinas no han publicado imágenes del lanzamiento ni han dado más informaciones relacionadas con la operación. Sin embargo, sí sabemos que el 18º Escuadrón de Defensa Espacial de la Fuerza Espacial de EEUU localizó la nave y ha confirmado que se encuentra en una órbita de 346 por 593 kilómetros inclinada 50 grados.

El cohete espacial chino Long March-2F. (REUTERS)

Pekín, ni siquiera ha relacionado este lanzamiento con el que se produjo hace dos años. En aquella misión la nave permaneció en órbita durante dos días en los cuales se cree que liberó una pequeña carga útil antes de regresar a la Tierra.

Una copia del avión espacial experimental norteamericano

A partir de aquí son todo especulaciones. Pero varios medios especializados apuntan a que se podría tratar de un avión espacial con un tamaño y unas funciones similares al X-37B estadounidense. El Long March 2F tiene una capacidad de carga útil a la órbita baja de la Tierra que supera las ocho toneladas métricas y podría haber sufrido modificaciones que le permitirían cargar con una nave de esas características.

El nuevo avión espacial chino podría ser similar al X-37B. (USAF)

El Vehículo de Pruebas Orbitales X-37B (OTV), es una nave experimental de pruebas no tripulada y reutilizable para la Fuerza Aérea de los EEUU. El objetivo de esta plataforma espacial, según la USAF, es doble: probar “tecnologías de naves espaciales reutilizables para el futuro de Estados Unidos en el espacio y [realizar] experimentos operativos que puedan ser devueltos y examinados en la Tierra”. El X-37B va por su sexta misión de prueba y ha acumulado ya más de 800 días orbitando alrededor de nuestro planeta.

Un hito para China… si lo consiguen

China lleva tiempo declarando su intención aumentar sus esfuerzos para desarrollar sistemas de transporte reutilizables. Long Leaho, un reputadísimo ingeniero chino, responsable del diseño del programa Long March, compartió durante una conferencia unas imágenes de un avión espacial como el que podrían estar probando ahora.

The Boeing X-20 Dyna-Soar Spaceplane Launching on a Titan IIIC concept

Pero, como ya demostró la experiencia con el transbordador espacial de la NASA, desarrollar este tipo de naves espaciales no es nada fácil y hay que superar complicados retos tecnológicos para conseguirlo. «Los aviones espaciales y los vehículos orbitales reutilizables han ido y venido, y han vuelto”, asegura Bleddyn Bowen, investigador de política espacial y relaciones internacionales en el espacio exterior de la Universidad de Leicester, en declaraciones para Space News. 

“Puede haber algunos usos marginales y variados para ellos, pero son extremadamente caros en comparación con los cohetes convencionales porque las tensiones de la reentrada atmosférica causan estragos en los materiales y las estructuras». Bowen asegura que si los ingenieros chinos logran superar los problemas a los que se enfrentaron otros aviones espaciales como el Dyna-Soar o el transbordador espacial —y los retos a los que se enfrenta ahora también el Starship de SpaceX— se trataría de un éxito notable.

“Deberíamos ver el desarrollo de los aviones espaciales como parte de las inversiones más amplias de China en todo tipo de tecnologías espaciales, civiles y militares, y no como algo singularmente amenazador o que tenga la certeza de triunfar donde otros han fracasado», sostiene el investigador.

El avión espacial Tengyun. (CASIC)

China parece decidida en su apuesta y están trabajando en otras naves reutilizables y aviones espaciales como el Tengyun, de la China Aerospace Science and Industry Corp. (CASIC). 

La Academia China de Tecnología de Vehículos de Lanzamiento tiene planeado desarrollar un vehículo de lanzamiento superpesado y totalmente reutilizable, probablemente inspirado en el Starship de SpaceX, durante la próxima década. Y la empresa china Space Transportation recaudó el año pasado más de 46,3 millones de dólares para desarrollar un avión espacial hipersónico. 

Zhang Hongwen, antiguo responsable de CASIC comentó en 2018 durante una entrevista a la televisión estatal del país asiático que: «A diferencia del reciclaje de cohetes adoptado por SpaceX, el avión espacial puede despegar desde un aeropuerto ordinario para transportar naves espaciales a la órbita. Supondrá una revolución para el futuro transporte espacial».

Imagen de portada: El X-37B, el avión espacial experimental de la USAF. (NASA)

FUENTE RESPONSABLE: El Confidencial. Por Omar Kardoudi. 19 de agosto de 2022.

Espacio/Aeronáutica/Investigación/Carrera espacial