Que felices fuimos

Fuimos niños
de un tiempo
en qué poseer
era un privilegio,
donde ser
directora de escuela
o trabajar en un banco
daba estatus,
donde lo que
pedíamos a Los Reyes
en esas cartas prolijitas
y sin manchas,
que dejábamos
junto al pasto
y el agua
para los camellos
sedientos y hambrientos
que venían de tan lejos
tal cual nos decían,
ellos agradecerían al igual
que Gaspar, Melchor y Baltasar,
por qué sabíamos
de que debían ir
casa por casa,
siendo ello tan agotador
como cuando
nos quedábamos
despiertos para verlos,
pero el cansancio
nos vencía
hasta dormirnos.

Eso si casi nunca
el juguete deseado,
que habíamos pedido
se encontraba
en la mañana
al lado de los zapatos,
tan brillantes
como pudimos lustrarlos,
cuando poníamos
cara de desconsuelo
partía rápido
la respuesta «son muchos
los chicos
que deben visitar en poco tiempo».

Pero nos conformamos,
a caballo regalado
no se le miran
los dientes dice un refrán,
lo mismo sucedía
cuando finalizaba el año,
con ello llegaban
las vacaciones de verano,
no había que ir a la escuela
ni hacer las tareas
en casa sobre
esos cuadernos
de tapa dura
forrados por mamá
con papel «araña»
bien prolijo
con toda su paciencia.

Eramos artistas
en miniatura, la maestra
para una fiesta patria
escribía un guión,
luego armaba
los personajes
asignando los roles
a cada uno,
con especial interés
en todo aquel
que tuviera
y supiera ejecutar
un instrumento.

Esos días
todas las familias
decían presente,
la esforzada cooperadora
nos regalaba golosinas,
actuamos en el endeble
escenario armado
recibiendo una ovación
con muchos emocionados
aplausos cuando terminábamos.

Los días de verano
era preparar los autos
con masilla,
para hacerlos
más pesados
logrando lo que hoy
se llama adherencia,
para que en el circuito
dibujado con tiza
sobre el pavimento
fueran bólidos de fuego
cada uno con su hinchada
y llegar primero a la meta.

Automóviles? Pasaba uno
casi…casi.. cada hora
en plena Buenos Aires.

O a falta de pelota
hacíamos una
con tiras de telas,
que alguna madre
tenía haciendo
una linda de «trapo»,
con la que jugábamos
hasta que la pobre agotada
de tantos puntapiés
se iba deshilachando
con los minutos.

O las nenas jugando
con sus muñecas,
haciéndoles vestiditos
para tomar el té
con sus amigas
cada tarde,
interpretando
dándose roles
para imitar las formas y
las voces de los adultos.

Añoranzas?
Nostalgia?
Tristeza?
Nada de eso.
La sana felicidad
de haber vivido un tiempo
que ya no está,
en que uno
podía contemplar
e imaginar y ser feliz
no teniendo nada,
solo por el hecho
de que éramos muchos,
muchísimos los iguales
desde el hijo
del médico
hasta el hijo del jornalero.

Que lindo mi barrio
de aquel tiempo…

Imagen de portada: Gentileza de Pinterest

La foto del fin de la locura

Las emociones
se desprenden
muchas veces
necesitando
ese tan esperado
aviso previo,
porque
en este caso
que más
disparador,
qué escuchar
el anuncio
de lo más
deseado,
el fin
de la contienda
una sangrienta
plena de locura
segunda
guerra mundial,
ella una enfermera
el un marinero,
inmortalizados
por dos fotógrafos
desde distintos
ángulos,
postal icónica
que avisaba
el fin
de lo más brutal
del siglo XX.

Imagen de portada: Gentileza de National Geographic Victor Jorgensen, autor de la imagen sobre estas líneas tomada en la neoyorquina Times Square

No es la soledad…es la vida.

Soledad infinita
que ya pesa
un poco más
que ayer
y menos
que mañana,
sobre
las espaldas
exhaustas
por haber vivido
de pie
equivocado
o no,
pero jamás
de rodillas.

Orgullo, no
no es orgullo,
es lo que uno
mamo de chico,
ejemplos de vidas
sin dobleces
ni trampa alguna.

No conseguiré
el cielo fácilmente
porque me equivoqué
fiero algunas veces,
he pedido perdón
a aquellos que lastime
por esos impulsos
que uno no los sujeta.
 
Pero no me quejo
vida bien vivida,
con momentos
únicos e
inolvidables,
mi único amor,
mis hijos, mis nietos
y también
de los otros
las pérdidas
algunas que aún
duelen en el Alma,
y que uno guarda
para cuando
se acerque
el camino
del reencuentro.

Como cantaba
la «negra» Sosa,
gracias a la vida
que me ha dado tanto.

La espera…

Esperando
como es
habitual en mi,
es lo que hago
con alguno
de mis amores;
le pregunto a ella
si quiere
acompañarme
a un bar cercano,
me mira con
ojos encendidos,
que entiendo
como siempre
que es un si.

Es tarde
para desayunar,
temprano
para almorzar,
elijo un light
ella lo disfrutara
como yo,
si le conoceré
los gustos
a esta pícara
acompañante.

El camarero
lo trae a la mesa,
unto las tostadas
de salvado,
con distintos
cuchillos,
uno para el
queso light,
otro para
la mermelada
de durazno
también light.

El café con leche,
más café
que leche está
inmejorable,
compartimos
las tostadas
que ella come
con fruición,
llega la hora
desato la correa
de la silla
que ocupa
y salta al piso,
mi encantadora
fiel mascota,
Daysi, moviendo
su cola
como reloj
de péndulo.

Esto es vida…

Cómo entrenar tu cerebro para mejorar tu rendimiento cognitivo.

Recuerda que si deseas profundizar este tema porque te ha interesado; por favor cliquea donde está escrito en “negrita”. Muchas gracias.

A medida que nos vamos haciendo mayores el rendimiento cognitivo, la concentración, la memoria y el aprendizaje se deterioran. Además, hay muchos factores que influyen en nuestro rendimiento cognitivo que están en nuestro día a día y no nos damos cuenta.

El cerebro es un órgano tan importante como los demás y tendemos a centrarnos demasiado en nuestro bienestar físico que nos olvidamos de nuestro bienestar mental. Por ello, te vamos a dar una serie de consejos para saber cómo entrenar tu cerebro para mejorar tu rendimiento cognitivo.

Trata de liberarte de una mala rutina.

Una mente que no sale de su zona de confort, que no explora nuevas formas de pensamientos es una mente estancada y restringida. De hecho, según un estudio, aquellas personas que se involucran en desafíos y en experiencias emocionantes tienen más probabilidad de mantener un alto rendimiento y funcionamiento cognitivo.

Sin embargo, al otro lado de la moneda hay la participación pasiva donde no creará nuevos retos y la mente no se nutrirá, por lo que no habrá un aumento en el rendimiento cognitivo, al contrario.

El simple hecho de escuchar música nueva e incluso de jugar a nuevos juegos de ordenador, por ejemplo, ya provoca una estimulación mental, por lo que es muy fácil aumentar tu desarrollo mental. Sal de tu zona de confort y encuentra algo que te apasione, ya que si estás dentro de ella es muy difícil que estés una zona donde mejores a nivel cognitivo.

Mental Healh

Trata de seguir moviéndote todos los días.

Hay infinitos estudios que respaldan que el ejercicio físico tiene un efecto increíble en la estimulación y el desarrollo mental, ya que un cuerpo sano también está estrechamente relacionado con una mente sana.

De hecho, los investigadores de la Universidad de Minnesota descubrieron, en el 2014, que una mejora en la aptitud cardiorrespiratoria se correlacionó directamente con una mejora de la capacidad cognitiva, que se mantenía en el futuro.

Además, la actividad física también tiene efectos positivos en estados emocionales alterados como la depresión y ansiedad, haciendo que las personas que realizan ejercicio físico se sientan más motivados y menos estresados que las personas que no hacen ningún deporte.

moverte

Trata de dormir lo suficiente para cubrir las horas recomendadas.

Dormir poco durante un periodo de tiempo largo tiene efectos muy nocivos para la salud, de hecho puede ralentizar tu desarrollo profesional y personal de forma drástica ya que tu capacidad de memoria, aprendizaje, captación de información y rapidez mental disminuye. Por lo que, dormir las horas necesarias es fundamental para tener un buen rendimiento cognitivo.

Un estudio que realizó la Universidad de Brown demostró que el sueño insuficiente bloquea el conocimiento adquirido al aprender nuevas tareas y disminuye el rendimiento cognitivo. Es más, la somnolencia excesiva se demostró que puede impedir que el cerebro interiorice gran parte del aprendizaje o el trabajo que ha realizado durante el día, haciendo que esa información se pierda e impidiéndote recordarla al cabo de unas horas.

La alimentación también influye en el desarrollo cognitivo.

A medida que se han hecho investigaciones al respecto se ha descubierto que hay ciertos alimentos que son perfectos para el cerebro, que son los llamados Brain Foods que son aquellos que si los ingieres de forma habitual pueden ayudarte a mejorar el rendimiento cognitivo.

Por ejemplo, los más famosos son los alimentos ricos en ácidos grasos como el omega-3, como el pescado y las nueces, son capaces de ayudar a combatir la depresión y mejorar la cognición con el tiempo.

Istock 1011232040

Por otro lado, los antioxidantes, que se encuentran principalmente en los arándanos y las bayas de acai, pueden ralentizar los efectos perjudiciales que tienen los radicales libres en el cerebro.

Además, los alimentos ricos en hierro, como la carne, los huevos y las verduras de color oscuro, pueden ser responsables de mejorar la concentración y aumentar el coeficiente intelectual. Es más, los alimentos que contienen vitamina B1, sobre todo los cereales y los panes integrales, pueden ayudar a mejorar la velocidad de los procesos mentales.

Trata de confiar en el poder de la risa.

Sonreír y reír provoca una secreción de endorfinas que influyen en el desarrollo cognitivo, ya que ayuda a reducir la influencia del cortisol frenar trastornos emocionales como es estrés y la depresión. De hecho la risa y otras formas positivas de ver las cosas pueden mejorar la capacidad para pensar de forma creativa y de ver los problemas desde una perspectiva nueva.

sonreir

Además, un estudio realizado en el 2016 demostró que la risa puede ayudar a eliminar la incidencia de epinefrina en nuestro cuerpo, mejorando los valores de hipertensión arterial y reduciendo el riesgo de padecer insuficiencia cardíaca.

Imagen de portada: Gentileza de Vitónica.iStock.

FUENTE RESPONSABLE: Vitónica. Ejercicios que benefician las capacidades cognitivas. Razones para disminuir el estrés asi como la ansiedad. Como hacer para evitarlo. Por Guille Andreu

Para tod@s ustedes; amig@s virtuales amantes de las letras…

Cómo engañar a tu cerebro para que libere sustancias químicas que te hacen feliz.

BIENESTAR

Existe un vínculo entre el cerebro humano y las emociones , que puedes aprovechar para aprender a ser feliz.

El sistema límbico es la parte del cerebro que controla nuestras emociones, motivación y comportamiento. El cerebro actúa como un mecanismo de supervivencia que produce sustancias químicas que le permiten a nuestro cuerpo saber lo que es bueno y malo para nosotros, y eso incluye encontrar la felicidad.

Nuestro cerebro está siempre alerta y tiende a concentrarse en la negatividad para protegernos del daño. Pero nadie quiere que su cerebro esté alerta y enfocado en la negatividad todo el tiempo. 

¿Sabía que en realidad puede aumentar las sustancias químicas del cerebro para «sentirse bien» que pueden hacerlo sentir feliz? Solo necesita aprender a aprovechar estos cuatro químicos principales: dopamina, oxitocina, serotonina y endorfinas.

Si bien los eventos y situaciones cotidianas activan estos neurotransmisores automáticamente, hay formas de alentar al cerebro a producirlos, lo que nos permite crear y repetir sentimientos de felicidad.

Las personas verdaderamente felices saben qué las hace más felices, qué es lo que libera esos químicos. Y cuando se liberan esos productos químicos, nos sentimos más motivados, productivos y experimentamos un mayor bienestar.

Para comenzar a ser feliz, aquí están los 4 químicos cerebrales conectados a sus emociones que aumentarán su felicidad.

1. Dopamina

A menudo conocida como la «droga de la felicidad», es responsable de motivarnos a actuar, tomar decisiones y sentir placer cuando alcanzamos nuestras metas.

La dopamina es la forma que tiene el cerebro de darnos palmaditas en la espalda por un trabajo bien hecho cuando marcamos un gol, sacamos una ‘A’ o cruzamos la línea de meta, por ejemplo. ¿Experimentas procrastinación, dudas sobre ti mismo o letargo? Los niveles bajos de dopamina podrían ser los culpables. Es hora de fabricar algunas victorias para el ‘equipo tú’.

Aquí hay formas de aumentar sus niveles de dopamina:

  • Crear mini líneas de meta para cruzar en lugar de solo una final grande cuando se logra una meta nos ayuda a sentirnos bien durante un período de tiempo más largo.
  • Iniciar actos de bondad hacia los demás le da al cerebro una dosis de dopamina.
  • Dejar de fumar. Un estudio reciente mostró que los fumadores tenían un 15-20% menos de capacidad para producir dopamina que los no fumadores, pero es reversible si deja de fumar.

2. Oxitocina

Cariñosamente conocida como la «hormona del abrazo», se libera a través de interacciones sociales como dar (o recibir) obsequios, hacer contacto visual, dar o recibir afecto (como un apretón de manos, un abrazo o una palmada en el hombro), dar a luz o tener relaciones sexuales.

Aquí hay formas de aumentar sus niveles de oxitocina:

  • Haga contacto visual durante sus conversaciones.
  • Recibir un masaje.
  • Abrace a un amigo, acaricie a su mascota o comparta un momento más íntimo con un ser querido.
  • Meditación y oración.

3. Serotonina

¿Estás de buen humor? Puedes agradecer a la serotonina. La serotonina es el fármaco antidepresivo preferido del cerebro . Surge cuando sientes que tu vida y tus esfuerzos importan.

¿Se siente ‘hambriento’ (hambriento y enojado)? Dado que el 80 por ciento de la serotonina existe en el estómago, saltarse las comidas reduce la serotonina, lo que puede provocar mal humor.

Aquí hay formas de aumentar sus niveles de serotonina:

  • Expresar gratitud.
  • Aumente su exposición a la luz solar. Esto produce vitamina D que, a su vez, desencadena la serotonina.
  • Ten pensamientos positivos. La serotonina no distingue entre realidad e imaginación, por lo que cuando la imaginación o la memoria están activas, produce serotonina como si el evento fuera real.
  • Ejercicio. Incluso el ejercicio discreto estimula la serotonina, por lo que la jardinería, pasear perros o jugar con sus hijos cuentan.

4. Endorfinas

Si alguna vez te golpeaste el pulgar con un martillo, te golpeaste el dedo del pie o experimentaste un «subidón de corredor», entonces sabes cómo se sienten las endorfinas. Actúan como la morfina para aliviar el dolor y el estrés.

Aquí hay formas de aumentar sus niveles de endorfinas:

  • Comer chocolate. El chocolate contiene fenetilamina que estimula las endorfinas.
  • El ejercicio libera endorfinas . Tan solo 30 minutos pueden hacer el truco.
  • Encuentre oportunidades para reír. Se ha demostrado que la risa libera endorfinas.
  • Usa aromaterapia. Ciertos aromas influyen en la producción de endorfinas: intente difundir vainilla, lavanda o menta en el aire, en su baño o en su próxima taza de té o café.
  • Cuando diseña sus experiencias y hábitos diarios en torno a este conocimiento, puede activar estos productos químicos, aumentar su productividad y, lo que es más importante, aumentar de manera proactiva su felicidad.

Imagen de portada: Gentileza de Terra

FUENTE RESPONSABLE: Terra

Felicidad/Como encontrar la felicidad/Coaching