1922, Lorca y Falla fundan el flamenco moderno: «El cante jondo morirá».

71º EDICIÓN DEL FESTIVAL DE GRANADA

Si deseas profundizar sobre esta entrada; cliquea por favor donde se encuentra escrito en azul. Muchas gracias.

El Concurso de Cante Jondo de 1922 cumple su primer centenario. Aquellos días pasaron a la historia como el momento fundacional del flamenco moderno.

«Al cabo de pocos años no habrá quien cante y el cante jondo morirá sin que humanamente sea posible resucitarle». Con esa sentencia advertía el compositor Manuel de Falla al Ayuntamiento de Granada, en 1921: si las instituciones españolas dejaban de lado el flamenco en su expresión más pura y telúrica, moriría sin remedio. 

Si no sacaban el cante jondo de sus cuevas y sus casitas, si no reconocían su influencia en la escena musical europea, nadie más cantaría. Falla pedía con este augurio una subvención de 12.000 pesetas para sacar adelante el célebre Concurso de Cante Jondo de Granada, que este año alcanza su centenario. El evento duró dos días, coincidiendo con la celebración del Corpus Christi en la ciudad. Pero los artistas que allí se encontraron resultaron ser, un siglo después, los actores principales de la vanguardia artística española: Falla, Joaquín Turina, Conrado del Campo, Enrique Fernández Arbós, Federico García Lorca, Juan Ramón Jiménez o Ramón Gómez de la Serna. 

En Granada y en torno a ese flamenco primigenio se unieron esos nombres ilustres para reconciliar la música y la raíz popular. Este año, la programación de la 71ª edición del Festival Internacional de Música y Danza de Granada busca recordar aquel momento fundacional para la Flamencología moderna.

«El Concurso de Cante Jondo de 1922 fue un antes y un después», opina Antonio Moral, gestor cultural y director del Festival desde 2019. «Hoy, el flamenco está ampliamente reconocido como un género culto de raíz popular. Justo como el jazz. De hecho, las dos músicas guardan muchas similitudes: la improvisación, la flexibilidad, la participación… Pero en aquel entonces, a Falla le preocupaba que el cante estuviera perdiendo sus esencias, porque se estaba mezclando con otras músicas, se estaba comercializando de una forma determinada. 

Fíjate que ahora, cien años después, estamos en una situación parecida. Pero creo que el flamenco evoluciona y convive muy bien con otros géneros». Manuel de Falla y el grupo de artistas que impulsaron el Concurso siguieron aquella corriente de investigación interesada en la expresión primitiva. Fue el de los años veinte un repliegue de la academia hacia lo popular, un interés creciente en toparse con las raíces del arte nacional. Un interés al que quizá están volviendo los músicos actuales con propuestas más o menos comerciales (desde Rosalía hasta Tanxugueiras, pasando por C. Tangana o Rodrigo Cuevas). 

Según la carta que enviaron los artistas al Ayuntamiento de Granada, no solo hallaron «el germen inicial de una parte importantísima de nuestra lírica en los llamados cantos populares andaluces, sino que éstos y singularmente el cante jondo (seguidillas, cañas, polos y soleares), se filtran y difunden desde hace muchos años por toda Europa y han ejercido, sin que de ello nos diésemos exacta cuenta, notoria influencia sobre esas modernas escuelas francesa y rusa que, por su revolucionarismo, tan distante de nosotros creíamos».

El historiador Ramón María Serrera achaca este súbito interés de los intelectuales al desencantamiento de la Primera Guerra Mundial. El gran conflicto deterioró el sueño europeísta de la Institución Libre de Enseñanza y el krausismo, así que sus agentes volvieron la mirada hacia lo suyo. Y, en especial, hacia los quejíos y coplas que se cantaban en las cuevas del Sacromonte. «El año 1922 supone el antes y el después de la aproximación científica al fenómeno cultural del cante popular andaluz. 

Y ello, no sólo por el rigor con que se abordó el problema de la diferenciación entre lo auténtico y lo espurio, entre el Cante Jondo y lo que por entonces se conocía, tan genérica como despectivamente, con el término de Flamenco», explica este académico.

La convocatoria original del Concurso de Cante Jondo.

Con la programación de este año, el Festival Internacional de Granada busca recuperar los ecos de este evento. Y más aún, volver a trazar las conexiones entre la música popular española y las vanguardias académicas del siglo XX. «No solo nos interesa el flamenco o el cante jondo, sino los años veinte en general. Existió un eje París-Granada gracias a Falla, fundamentalmente. 

Queremos reproducir las conexiones de la época, pero también la influencia del flamenco sobre la vanguardia musical y su evolución a lo largo de los años». Además de las figuras consolidadas en el flamenco -como Marina Heredia, Mayte Martín, José de la Tomasa o Pepe Habichuela-, en la danza española -María Pagés, el Ballet Nacional en su homenaje a Mario Maya-, la vértebra del programa es la música de principios del siglo XX, influenciada por Falla y su amor por el folclore español. Obras de Ravel, Debussy y Stravinski, que llegó a reconocer similitudes entre el cante jondo y los cantos folclóricos rusos. Ballets fundamentales en la escena parisina, como ‘El pájaro de fuego’ o una versión bailada del ‘Preludio a la siesta de un fauno’, de Claude Debussy. «Hemos querido contextualizar de una forma más amplia el flamenco con los compositores académicos de aquel momento. 

Aquello despertó un interés muy sustancial en la música del siglo XX: Falla estudió en París y allí coincidió con Ravel, Stravinski, Rimsky-Korsakov… Él contribuyó de manera notable a llevar fuera de España una visión diferente del folclore, más allá del exotismo y la lejanía con la que se solía pensar el flamenco», comenta el director del Festival.

Cuando Falla regresó a Granada, impulsó con otros artistas la revalorización del flamenco. Entre otras cosas, con el Concurso de Cante Jondo que este año se conmemora. «Falla volvió y advirtió: el flamenco existe e interesa, es necesario buscar sus orígenes y estudiarlo con rigor, acercarlo al planteamiento académico para revalorizarlo. No olvidemos que, entonces, París era la capital cultural del mundo. Eso dio como resultado toda la evolución que vemos hoy, con artistas como Rocío Márquez, que además de músicos son estudiosos y teóricos del flamenco», señala Antonio Moral. Aquellos dos días de junio de 1922 pasaron a la historia como un hito: el momento en el que todos volvieron sus oídos hacia la sonoridad austera del cante jondo.

Imagen de portada: Una caricatura de López Sancho para el evento. (Centro artístico de Granada).

FUENTE RESPONSABLE: El Confidencial. España. Por Ana Ramírez. Junio 2022.

Sociedad y Cultura/Granada/España/Flamenco/Historia

El lujoso tren Al Andalus echa a andar hacia Granada con un lleno absoluto.

  • Este ‘hotel sobre ruedas’ inicia su recorrido esta semana y visitará distintos puntos de Andalucía durante siete días
  • El precio incluye visitas guiadas en las ciudades donde se estacione

«Un crucero de lujo sobre raíles», así describió el presidente de Renfe, Isaías Táboas, la experiencia que supone viajar a bordo de uno de los trenes de lujo que la compañía vuelve a poner sobre las vías este verano. Concretamente, lo hizo en referencia al Al Andalus, que recorre Andalucía y que el ayer estaba apostado en el andén 12 de la estación de Sevilla, de donde partirá para visitar distintos puntos de la comunidad autónoma, entre ellos Granada.

Táboas hizo estas declaraciones también como previa al inicio de la temporada turística de este medio de transporte que ha comenzado de la mejor forma posible, pues ya cuenta con el cartel de «no hay entradas» durante todo el mes de mayo. 

La venta de este producto turístico quedó suspendida en 2020 y 2021 debido a la pandemia y se retoma esta primavera, con distintas fechas hasta el próximo mes de octubre y con descuentos por el cambio de reservas (Renfe ofrece a sus clientes un descuento del 5% sobre el precio por cambiar las reservas ya realizadas). La intención es impulsar este tipo de viajes de lujo en un momento claro de recuperación de la industria turística. 

Vagones del tren Al-Andalus en el andén / G. H.

El circuito clásico del Al Andalus mantiene en 2022 los siete días de recorrido por distintas provincias andaluzas que incluye la visita guiada a localidades como son Jerez de la Frontera, Cádiz, Ronda, Baeza, Úbeda, Córdoba, Sevilla y la propia Granada. De hecho, durante la presentación del trayecto, Táboas reseñó el importante trabajo realizado para mantener la esencia de estos trenes que han sabido adaptarse a nuestro tiempos y que cuentan con todas las comodidades y tecnologías para hacer más especial la estancia.

Según las cifras que ofreció Félix Martín, director de desarrollo de nuevos productos de Renfe, en total serán 1.100 los clientes que se subirán al Al Andalus esta temporada. Aún quedan algunas plazas que rondan los 8.500 euros en suite individual y los 9.800 en suite doble. «Estamos hablando de un servicio de calidad, de un viaje donde se conservan coches en los que viajó la reina Isabel de Inglaterra con artesonado original, baños de mármol con griferías y espejos de la época, suites de lujo y una atención personalizada».

Los que viajen a bordo de este hotel podrán disfrutar de las creaciones culinarias de Andrés Fernández. La peculiaridad de trabajar en alta cocina, dentro de un tren histórico y para unos clientes con altas exigencias es un reto que lleva a la perfección con «previsión y con un buen aprovisionamiento en cada parada para que los productos sean siempre frescos», relata el chef. En total, 15 trabajadores componen el personal de a bordo que, como el cocinero, atenderán las peticiones del cliente.

Tres trenes turísticos para este verano

Más allá del Al-Ándalus, Renfe ha recuperado la actividad para otros dos trenes turísticos: el Transcantábrico Gran Lujo y el Expreso de la Robla. Estos, al igual que el que partió ayer de Sevilla, tuvieron que para su actividad a causa del Covid-19 y ahora vuelven a circular. 

Estas tres opciones incluyen el alojamiento en una confortable habitación, con cuarto de baño completo incluido, además de los desplazamientos que se hacen en autobús y los guías para las excursiones para las que se incluyen todas las visitas y entradas.

Los viajeros también disponen de una oferta gastronómica digna de los más exquisitos gourmets, tanto a bordo del tren como en los restaurantes de las ciudades que se visitan. Para facilitar el descanso de los viajeros, el tren se detiene cada noche en una estación del recorrido.

Una de las suites del tren.

Una de las suites del tren. / JOSÉ ANGEL GARCÍA

Además, el billete para viajar lleva aparejada la posibilidad de disfrutar de un descuento del 50% en AVE o Alvia para los traslados de acercamiento hasta el punto de inicio del itinerario turístico y de retorno desde el punto final del viaje, sólo para el territorio nacional.

Pese a sus puntos en común, el Al Ándalus es el único de estos trenes de lujo que se adapta al ancho de las vías del territorio nacional por lo que no se descarta en un futuro llevarlo más allá de la comunidad. «Con este producto no se pretende tanto hacer volumen de negocio como lograr una imagen de prestigio, es marca España», concluyó el presidente de Renfe.

Novedades para la temporada de este año

La nueva temporada se inicia con una novedad, ya que a la relación de trenes turísticos que comercializa Renfe se va a sumar un nuevo producto, el Costa Verde Express, que con el Transcantábrico Gran Lujo y el Expreso de La Robla realizarán sus viajes por las vías de ancho métrico del norte peninsular mientras que el Tren Al Andalus hará su clásico circuito por Andalucía. «En el mundo hay más trenes de lujo de este tipo y son muchos los viajeros que cada uno o dos años van vivir la experiencia a uno de ellos, conformándose una ruta de trenes turísticos de lujo. Estos clientes viajan con nosotros, comentan con otros viajeros y finalmente nos visitan o repiten», añadió Táboas.

Además de los trenes turísticos de lujo, Renfe tiene previsto volver a programar trenes de turismo temático que la compañía gestiona en colaboración con diversas instituciones y entidades turísticas. En la presentación también se aludió a la posibilidad de ampliar fechas en los trenes turísticos de lujo como el Al Andalus con salidas programadas más allá de la estacionalidad del verano, «puesto que tenemos un clima que nos lo permite». También se anunció el proyecto de realizar estancias inferiores a la semana con el objetivo de atraer al público que quiera disfrutar de esta experiencia de lujo durante un fin de semana o para aquellos que dispongan de menor poder adquisitivo, así como el abrir sus coches para la organización de eventos privados y de empresas que lo requieran. «Además de la oferta regular, los trenes se pueden alquilar para realizar viajes a medida de los deseos del cliente, filmaciones, eventos, etc…».

Imagen de portada: Varios camareros pasean con platos en el comedor del tren / JOSÉ ANGEL GARCÍA

FUENTE RESPONSABLE: Granada Hoy. Mayo 2022

Sociedad y Cultura/España/Granada/Tren “Al Andalus”/Turismo

La escalera secreta y otros espacios ocultos de La Alhambra de Granada, en una serie de La 2.

Por favor; conmuevete ingresando en los link apreciando los bellísimos lugares de la Alhambra.

Granada no podía faltar a su cita con la historia en ‘Los pilares del Tiempo’. En el programa de La 2 se radiografían los monumentos más destacados del país para mostrarlos como nunca antes se había hecho. El monumento más destacado, La Alhambra, ha sido protagonista de uno de los episodios de esta serie documental presentada por Leonor Martín y Lidia San José.

El primer capítulo, ‘Al Ándalus: la conquista del agua’, está dedicado a la arquitectura y cultura nazarí. En este episodio los protagonistas viajan a Granada para analizar cómo se construyeron los palacios y jardines en el cerro de la Sabika, sin fuentes naturales. Para ello se apoyaron en la tecnología del escáner LIDAR, de precisión milimétrica, para ver lo que nunca se ve y esconde bajo el suelo lleno de pasadizos, la escalera secreta bajo el Palacio de Comares y la gran Mazmorra-Silo Grande. 

Un total de 10 capítulos de casi una hora de duración trasladan al espectador a rutas históricas comenzando con el capítulo ‘Al Ándalus: la conquista del agua’, ‘La Mancha: tras los pasos del Quijote’, ‘Carlos V: la huella del emperador’, ‘Romanos: vida de opulencia’, ‘Camino de Santiago: partituras de piedra’, ‘Santo Cáliz: el rastro de la reliquia’, ‘Palacios: símbolos de poder’, ‘El Duero: tesoros ocultos’, ‘Gótico: y se hizo la luz’ y ‘El Cid: la ruta del campeador’.

WhatsApp Image 2022-04-28 at 12.21.44 PM

En el episodio dedicado a ‘Al Andalus’ el programa también viajó a Jaén para mostrar los baños árabes mejor conservados de Europa, situados bajo el suelo del Palacio de Villardompardo. También recorrieron la sala de columnas de la Mezquita y sus cubiertas para observar las canalizaciones que dirigían el agua de la lluvia hasta el lugar más recóndito de la mezquita, el aljibe.

En definitiva, ‘Los pilares del tiempo’ redescubre los edificios más emblemáticos de nuestro patrimonio, con la ayuda de la tecnología de escaneado que permite atravesar muros, entrar en cavidades subterráneas o seccionar los edificios para analizar sus estructuras, consiguiendo imágenes novedosas que conforman otra manera de descubrir la arquitectura y su historia. El innovador formato que permite entender la arquitectura y el uso que han tenido los edificios a través de su historia. Para ello, el programa realiza una narrativa audiovisual innovadora, gracias a la tecnología del escáner LIDAR, que convierte cada palacio, castillo o catedral en una nube de millones de puntos y permite diseccionarlos como si fueran maquetas. Cada segundo, el escáner capta más de 2 millones de puntos, lo que permite realizar vuelos de cámara inverosímiles: atravesando muros, accediendo a cavidades subterráneas o partiendo los edificios en mitades para analizar sus estructuras.

El programa se encuentra disponible en RTVE Play de forma gratuita.

Imagen de portada: Gentileza de GranadaHoy. España. Granada y La Alhambra, protagonistas de la serie documental ‘Los pilares del tiempo’.

FUENTE RESPONSABLE: GranadaHoy. España. Abril 2022

España/Granada/Patrimonio/Alhambra/Documental

Los miradores de Granada con las mejores vistas para aprovechar el buen tiempo.

  • Las vistas son espectaculares desde estos puntos de la ciudad.
  • La Alhambra, Sierra Nevada, el Albaicín o el Sacromonte pueden observarse desde estos enclaves. 

Por favor cliquea aquellos link´s, identificados en “negrita” para ver la enorme belleza  en 3D de Granada. España.

Granada es una ciudad en la que contemplar no es una opción, sino una obligación. Desde la Carrera del Daro, posiblemente la calle más bonita del mundo, hasta las terrazas con mejores vistas a la ciudad, Granada ofrece una gran lista de posibilidades para contemplar sus fantásticas vistas, y, por supuesto, no pueden faltar los fantásticos miradores que permiten apreciar la belleza de la ciudad al completo. Aquí una lista de los miradores imprescindibles en caso de visitar (o habitar) Granada, más ahora que el buen tiempo ha hecho acto de presencia.

Mirador de San Nicolás

El más famosos y concurrido se ha ganado con honores ser el primero de la lista. La humilde e inconfundible iglesia de San Nicolás, construida en el siglo XVI, da nombre a este mirador y plaza situada en el corazón del Albaicín. Y es que si las vistas de espaldas al mirador son atractivas tan solo es necesario darse la vuelta para admirar la vista más ansiada de la ciudad: vistas panorámicas de la Alhambra y el Generalife con un fondo inmejorable para completar la postal, Sierra Nevada.

Solo los más madrugadores o quienes pasean de noche pueden apreciar este lugar sin la constante visita de turistas que, acompañada de los músicos y locales que habitan el espacio conforman una estampa representativa de la ciudad. 

Un selfie en el mirador de San Nicolás

Un selfie en el mirador de San Nicolás

Un selfie en el mirador de San Nicolás

Mirador de San Miguel Alto

Si antes hemos retratado el mirador más concurrido, San Miguel alto es el más elevado de los fantásticos miradores granadinos. La ermita homónima, cuya construcción data del 1671 sobre la antigua torre del Aceituno, da nombre a uno de los lugares más bonitos de la ciudad. 

No sólo por las vistas que ofrece, sino también por el gran espacio comprendido entre el mirador y las faldas del Sacromonte en las que los jóvenes posan sus toallas para pasar una tarde de tranquilidad en compañía de sus amigos y, lo más importante, de la Alhambra y la ciudad. La panorámica llega a tener tal alcance que se puede apreciar el Albaicín, Sacromonte, Sierra Nevada y vistas de la Vega de Granada con la presencia de Sierra Elvira.

Vistas desde San Miguel Alto

Vistas desde San Miguel Alto

La Alhambra y la Alcazaba

Está claro que las vistas a la Alhambra son un privilegio, pero es que las postales que ofrece situarse en la emblemática ciudadela tampoco tienen punto de comparación. Situada en lo alto de la colina al-Sabika, los paradores de la Alhambra ofrecen una visual vista hoy con amabilidad, pero que en su día tuvieron la función de vigilancia ante ataques exteriores.

Dentro del recinto monumental existen balcones y pasajes en los que admirar el Albaicín y el Sacromonte (por supuesto, se pueden localizar el mirador de San Nicolás y el mirador de San Miguel Alto). Pero sin duda, la mejor opción es adentrarse hasta la Alcazaba, la parte más antigua y alta del monumento. Desde este privilegiado emplazamiento se puede admirar la ciudad hasta donde la vista nos permita. Sierra Nevada, la salida hacia la costa de Granada, Sierra Elvira, una experiencia de mirador que abarca un campo de visión de 360 grados.

Vistas desde la Alcazaba

Vistas desde la Alcazaba

Mirador de San Cristóbal

Uno de los miradores más pequeños y situados en un lugar privilegiado. Desde el mirador de San Cristóbal se puede admirar la fantástica muralla zirí de la ciudad, el palacio de Dal al Horra, la catedral o la iglesia de San Cristóbal son algunos de los monumentos que destacan en este mirador. También se aprecia la Alhambra, omnipresente en las vistas granadinas.

De difícil acceso, se puede hacer a pie desde la Puerta de Elvira subiendo la prominente cuesta de San Cristóbal. También se puede subir desde el autobús, pero en ningún caso en coche, puesto que el estacionamiento cercano es prácticamente imposible.

Mirador de San Cristóbal

Mirador de San Cristóbal

Albaicín bajo

Situado junto a la cuesta de San Gregorio, donde solo llegan los turistas más experimentados, se encuentra el mirador de la placeta Carvajales. También se puede explorar las vistas desde el Carmen de la Victoria, situado en la cuesta del Chapiz, sobre el paseo de los tristes, este precioso emplazamiento está rodeado de jardines en los que hacer las mejores fotos para recordar un viaje de ensueño a la ciudad, o una tarde de paseo de los granadinos que quieran disfrutar de las privilegiadas vistas a la Alhambra. Estos miradores ofrecen una vista contrapicada de la Alhambra siendo los más cercanos a la ciudadela. Una nueva perspectiva de la que disfrutar de Granada y sus fantásticas panorámicas.

Vistas desde Carvajales

Vistas desde Carvajales

Imagen de portada: Gentileza de GranadaHoy

FUENTE RESPONSABLE: GranadaHoy. Por Tomás Serrano. Abril 2022

Granada/Sociedad y Cultura/España/Mejores miradores/Turismo

 

 

Recorrido 3D por la muralla Zirí, el origen del Albaicín de Granada.

PATRIMONIO

  • Otro enclave icónico de la provincia registrado gracias a la metodología y modelado BIM brindada por BIMnD.
  • Es una maravilla castigada por el tiempo con algunos proyectos de reforma fallidos.

Por favor cliquea en el próximo link, para ver la enorme belleza del Albaicin de Granada. España.

Granada está siendo registrada en 3D para el deleite de los curiosos de las estructuras más emblemáticas de la provincia gracias a la metodología y modelado brindada por BIMnD, que continúa recorriendo diferentes puntos de la provincia que terminan siendo retratados en un hipnótico 3D, como es el caso de la magnífica recreación de la muralla Zirí del Albaicín.

Si deseas profundizar sobre esta entrada; cliquea por favor adonde está escrito en “negrita”.

Conocemos ya algunos ejemplos icónicos del uso de este tipo de tecnología que tiene por objetivo mejorar el trabajo sobre el terreno en labores de conservación, aunque incluso los que no son especialistas en este campo pueden disfrutar de la curiosa metodología de registro y conocimiento. Ya han sido registrados los misterios del Palacio de los Vargas, la Carrera del Darro o el Castillo de Salobreña y los baños árabes del icónico enclave en la costa granadina, ahora es el turno de la preciosa muralla Zirí del Albaicín.

Para estos exhaustivos reconocimientos de las estructuras, los equipos de BIMnD usan tecnología de escaneado láser 3D a alta resolución y a color. BIMnD es una empresa experimentada en Metodología y Modelado BIM. También en tecnologías adyacentes tales como el Escaneado Láser 3D a través de las cuales se pueden apreciar desde un nuevo punto de vista emblemáticos lugares del mundo como la Carrera del Darro. Gracias a los múltiples proyectos nacionales e internacionales que llevan a cabo, ofrecen y aplican su experiencia a nivel de Asesoría, Servicio técnico y Servicio formativo de forma separada o combinada.

Una maravilla castigada por el tiempo

Situada en la zona más alta del Albaicín, la Muralla Zirí es uno de los tramos de la estructura completa que limitaba el icónico barrio granadino. En esta parte se levantaba la ciudad ibero-romaba que recibía el nombre de Eliberri. Se trata de uno de los monumentos más antiguos de la ciudad. Y es que hablamos de un enclave que forma parte del núcleo originario de la ciudad islámica de Granada, donde se piensa que se ubicó la Qasaba Qadima o Alcazaba Vieja del monarca zirí Habus (1013). El Aljibe del Rey (siglo XI) y el Palacio nazarí de Dar-al-Horra (siglo XV) se encuentran en este mismo entorno.

Se conserva un gran lienzo exento de muralla de tapial de unos 350 metros de longitud con catorce torres, que desciende desde la Puerta de las Pesas, en plaza Larga, a la Puerta Monaita, en carril de la Lona. En su cara Norte, fuera de los muros, limita con propiedades privadas cuyas edificaciones quedan a un nivel inferior.

Llegada a un quiebro, que coincide con una torre más o menos central y posible albarrana, la muralla se divide en dos tramos morfológicamente diferenciados por dos etapas constructivas. Descendiendo desde la Puerta de las Pesas: el primero de unos 200 metros tiene grandes torres, tres de planta cuadrada o rectangular y otras tres de planta semicilíndrica; el siguiente tramo tiene siete torres pequeñas de planta rectangular hasta llegar a la Puerta Monaita.

Si nos centramos en la cara Sur, situada dentro de los muros, la muralla dispone de un área libre contigua de titularidad pública con una superficie aproximada de 5.200 m². A mitad del tramo, existe un torreón exento que se encuentra en la única propiedad privada que hay por esta cara. Se cree que esta torre sería parte de una doble línea defensiva. Cercano a la Puerta de las Pesas se descubrieron restos de esta doble muralla interna.

Muralla Zirí

Muralla Zirí / G. H.

El fallido proyecto del paseo

Respecto al proyecto del paseo, su origen fue el Plan Especial del Albaicín de 1990 que proponía un paseo lineal intramuros. En 1998 se anunció su puesta en marcha. En 2003 se aprobó el convenio de cofinanciación entre la Junta de Andalucía y el Ayuntamiento de Granada. En 2006 ya se habían desarrollado dos proyectos independientes, uno para cada tramo antes descritos.

El proyecto para el tramo desde Puerta Monaita a Aljibe del Rey nunca se puso en marcha. Sin embargo, ese mismo año se inició la construcción del tramo de Puerta de las Pesas a Aljibe del Rey. En 2007 se paralizó, dejando a medio construir unas estructuras de hormigón. Por entonces el total de la inversión realizada ascendía a más de medio millón de euros. En 2009 se consideró que el proyecto era definitivamente inviable. Las últimas noticias anuncian toda esta obra construida será enterrada.

Imagen de portada: Gentileza de Pinterest

FUENTE RESPONSABLE: GranadaHoy. España. Por Tomás Serrano.Abril 2022

Sociedad y Cultura/Granada/España/Arquitectura/Albaicín

La relación de Federico García Lorca con la Semana Santa: De la fe de la niñez a la crítica constructiva.

VIVIR

  • El año 1929 fue un punto de inflexión en la vida del poeta.
  • Posteriormente se mostraría nostálgico con sus recuerdos de la niñez.

El poeta trasciende a través de los años gracias a su habilidad para permear en el imaginario cultural granadino, tanto en el momento de su vida y confección de su obra como una vez fue ejecutado, lo que le ha convertido en una de las figuras más enriquecedoras de la historia cultural granadina

Es por ello que también existen registros sobre su relación con la Semana Santa, una historia de reconciliación con la fe o al menos con el imaginario cristiano que humaniza aun más su figura.

Si deseas profundizar sobre esta entrada; cliquea por favor adonde está escrito en “negrita”.

La principal referencia que dejó el de Fuente Vaqueros sobre su relación con la Semana Santa se encuentra en un texto breve en prosa fechado en 1929 en el que se mostraba especialmente crítico con la celebración católica en este breve e intenso escrito: «Desde luego, se encontrará el viajero con la agradable sorpresa de que en Granada no hay Semana Santa. La Semana Santa no va con el carácter cristiano y anti espectacular del granadino».

Es la primavera de este mismo año el poeta sufre un punto de inflexión en su vida. Dalí decidió poner distancia en la relación entre ambos, por lo que en esa primavera no marcharían como en anteriores ocasiones a Cadaqués junto al artista y su familia. 

Lorca cae en profunda depresión y pasa unos meses muy duros, también por su difícil relación con el escultor Emilio Aladrén, que no estaba bien vista por sus compañeros de la Residencia de Estudiantes.

Emilio Aladrén y García Lorca

Emilio Aladrén y García Lorca

Emilio Aladrén y García Lorca

Lorca decide salir en procesión y portar la Cruz de Guía de Santa María de la Alhambra ese mismo año en su mayor acercamiento a la tradición semana santera hasta el momento. 

El poeta solicitó el favor de salir como penitente y la petición fue atendida. Sin embargo, había un problema de base, y es que ni era cofrade ni contaba con el traje reglamentario de la cofradía, algo que iba en contra de las normas, por lo que tuvo que realizar el trayecto descalzo y con la cara cubierta. 

Lorca no abusó de su condición de personaje reconocido, por lo que tramitó dicha petición de forma anónima. Una vez se presentó en la sacristía, los cofrades advirtieron con sorpresa que se trataba del aclamado poeta. Dos meses después, Lorca firmo del Boletín de inscripción en dicha Cofradía de Santa María de la Alhambra, con fecha de 20 de mayo de 1929 y con una cuota mensual de una peseta.

Tras su penitencia en aquella Semana Santa granadina le siguieron unos críticos poemas contra la jerarquía de la iglesia católica en ‘Poeta en Nueva York’. El ejemplo más emblemático lo encontramos en ‘Grito hacia Roma desde el Chrysler Building’, en lo que se trata de un alegato contra el poder papal. 

El texto, publicado en 1936, muestra una visión crítica a la vez que nostálgica. El poeta denuncia que las profesiones de los años treinta, en comparación con las de su niñez, tienen cierto «afán exclusivamente comercial que no iban con la seriedad, la poesía de la vieja Semana».

Lejos de declararse en contra de esta celebración, Lorca realmente la encumbra desde el poso de sus recuerdos y rememora «una Semana Santa de encaje, de canarios volando entre los cirios de los monumentos, de aire tibio y melancólico como si todo el día hubiera estado durmiendo sobre las gargantas opulentas de las solteronas granadinas, que pasean el Jueves Santo con el ansia del militar, del juez, del catedrático forastero que las lleve a otros sitios».

Ilustración de un paso de Semana Santa en la Carrera del Darro

Ilustración de un paso de Semana Santa en la Carrera del Darro.

El poeta pidió que «restauraran aquella Semana Santa vieja, y escondieran por buen gusto ese horripilante paso de la Santa Cena y no profanaran la Alhambra, que no es ni será jamás cristiana, con tatachin de procesiones, donde lo que creen buen gusto es cursilería, y que sólo sirven para que la muchedumbre quiebre laureles, pise violetas y se orinen a cientos sobre los ilustres muros de la poesía» y consideraba que «Granada debe conservar para ella y para el viajero su Semana Santa interior; tan interior y tan silenciosa, que yo recuerdo que el aire de la vega entraba, asombrado, por la calle de la Gracia y llegaba sin encontrar ruido ni canto hasta la fuente de la plaza Nueva».

Penitente en la Semana Santa conquense.

Existen registros de la visita de García Lorca a la Semana Santa de Huesca en el año 1932, una visita recogida en el libro «En España con Federico García Lorca», un diario escrito por el embajador chileno Carlos Morla Lynch, que le acompañaba en el viaje, junto al poeta Rafael Martínez Nadal.

‘El día de Cuenca’, 1995

'El día de Cuenca', 1995

‘El día de Cuenca’, 1995

La historia fue recuperada para el recuerdo conquense por el crítico literario local Florencio Martínez Ruiz, que en el Pregón de Semana Santa de 1989 citó esa escapada de Lorca a Cuenca en los días sacros. Posteriormente, en abril de 1990, dio a conocer la historia en una página completa de ABC bajo el título de «García Lorca en la Semana Santa de Cuenca»

En el año 1995 el periodista conquense publicó en el diario ‘El Día de Cuenca’ una doble página titulada «García Lorca, penitente «sui géneris» en la Semana Santa conquense». 

Este nuevo artículo sobre la visita del poeta a tierras conquenses aportó muchos datos de esas tres jornadas, incluyendo un dibujo de García Lorca y de la Virgen de las Angustias, de la que decía Florencio que tenía una representación múltiple con elementos y notas de Cuenca y Granada.

El libro del embajador chileno fue publicado en 1955 bajo la censura franquista, que omitió información relativa a la visita del poeta, figura incómoda para el régimen tras su ejecución. 

En 2008, el libro fue reeditado en un hermoso volumen, recuperando textos censurados e incluso se citan las fechas del viaje a Cuenca, que no figuraban en la primera edición.

Libro del embajador chileno

Libro del embajador chileno

Libro del embajador chileno

Pronta pérdida de fe

Un ejemplo de la relación del poeta con la fe y doctrina católica son ‘Los encuentros de un caracol aventurero’. Este simple texto que casi parece un cuento para niños esconde una profunda reflexión quasi filosófica sobre la religión. 

Los personajes son ranas que representan la fe ciega y conservadora. Estos no admiten otros cultos y creencias, representadas en la figura del caracol. 

La fe católica estuvo presente durante toda la juventud del poeta, que no tardaría en revelarse contra ésta en una clara pérdida de la creencia. Similar a lo que sucede con las ranas del relato. En el poema se da un enfrentamiento entre la fe católica más reaccionaria y la libertad que ansía la multitud. 

Por tanto, en esta obra encontramos un buen resumen de la relación del poeta con la religión, alejado de los dogmas pero también de la crítica feroz, tratando de ubicarse en un espacio único de adaptación y comprensión con una visión, una vez más, adelantada a su tiempo.

‘Paso’ del ‘Poema de la Saeta (Cante Jondo), por Federico García Lorca

Virgen con miriñaque,

virgen de Soledad,

abierta como un inmenso

tulipán.

En tu barco de luces

vas

por la alta marea

de la ciudad,

entre saetas turbias

y estrellas de cristal.

Virgen con miriñaque

tú vas

por el río de la calle,

¡hasta el mar!

Imagen de portada: Gentileza de Granada Hoy. España. La relación de Federico García Lorca con la Semana Santa: De la fe de la niñez a la crítica constructiva.

FUENTE RESPONSABLE: Granada Hoy. España. Abril 2022

Sociedad y Cultura/Semana Santa/Granada/Federico García Lorca