Homenaje a Jean Cocteau

Siento en mi; atrevimiento y vergüenza a la vez.

Porque si alguien conoce profundamente la vida y obra del genio francés Jean Cocteau; esa persona es mi compatriota LAURA VALERIA COZZO, eximia investigadora como así también brillante traductora de todo lo que se conoce de Cocteau en su época, hasta el más mínimo detalle. 

Además de contar Laura con una gran colección de grabados, dibujos y bosquejos del dramaturgo, escritor y poeta. 

Disfruto leyendo su espacio en esta misma plataforma como “Mi Jean Cocteau”. 

Le pido disculpas, si algo de lo vertido a continuación no condice con la realidad histórica; ya que lo mismo corresponde a un editorial que cayó en mis manos en forma inesperada. 

Quién fue Jean Cocteau, el artista que ha inspirado a Virginie Viard para el desfile Crucero de Chanel

Escritor, cineasta, pintor… la suya fue una de las figuras más relevantes del París de la vanguardia, amado y odiado a partes iguales. Su amistad con Coco Chanel le han convertido en la inspiración de Virginie Viard.

POR SANDRA MUÑOZ

Virginie Viard ha buceado de nuevo en la historia de Chanel para rescatar la personalidad de Jean Cocteau, el escritor y cineasta francés que se convirtió en uno de los mejores amigos de Gabrielle Chanel, influenciando sin pretenderlo a la gran dama de la moda francesa. Pero, ¿quién era Jean Cocteau? 

Nacido a escasos kilómetros de la capital francesa en 1889, Cocteau vivió en el París de las vanguardias, pero no se adhirió a ninguna de ellas. Creador de un estilo propio muy personal, logró fama como poeta, novelista, dramaturgo, pintor y director de cine.

La suya no fue una infancia fácil, como la de tantos otros genios. Su padre se suicidó de un tiro en la cabeza cuando él era pequeño, y mientras que sus dos hermanos se fueron con sus abuelos, él quedó a cargo de su madre. 

Su rendimiento escolar no era todo lo bueno que se esperaba de él pero la llama de la literatura prendió pronto y con 20 años publicó su primer poemario.

 05/05/2021

Un libro y una mudanza al centro de París que le abrieron las puertas al círculo artístico parisino. Picasso, Proust, Hemingway, Stravinsky y Tennessee Williams terminarían formando parte de su círculo de amigos. 

Fue entonces también cuando conoció al fundador de los Ballets Rusos Serguéi Diáguilev y a Coco Chanel. Con ambos entabló una amistad que no sólo fructificó en el plano personal sino también en el artístico.

En 1915, Cocteau fue enviado al frente pero la Primera Guerra Mundial, más que un escenario de lucha, fue para él un lugar de inspiración, y se dedicó a tomar fotos y dibujar, granjeando el rechazo del resto de soldados. 

No fueron años fáciles para Cocteau, que perdió a su amor, el escritor Raymond Radiguet, con solo 20 años. Jean lo vivió como una auténtica tragedia que le llevó a iniciarse en el mundo de las drogas. Su adicción al opio le acompañaría toda su vida.

Jean Cocteau con Romy Schneider y su madre en Cannes en 1960.

MARKAGETTY IMAGES

No fueron años fáciles en el plano personal, pero sí años prolíficos en el plano artístico. De hecho, en 1917 formó parte del equipo creativo de Parade, el ballet para el que Erik Satie compuso la música, Picasso diseñó la escenografía y Gabrielle Chanel se encargó del vestuario. 

A Cocteau le costó ganarse a la crítica pero nunca puso en duda su absoluta modernidad y vanguardia. Jean Desbordes, con quien mantuvo una relación, le animó a publicar sin firmar El libro blanco, una novela en la que hablaba de su homosexualidad. No puso su nombre para no molestar a su madre pero firmaría ejemplares y acabaría ilustrando una edición posterior, reconociendo su autoría.

Con 40 años Cocteau realizó su primera película, La sangre de un poeta, por la que le acusaron de copiar a Buñuel

En aquellos años tuvo un romance con Natalie Paley, una princesa rusa casada. 

Unos años después llegaría una de sus cintas más famosas, La Bella y la Bestia, que se presentó en el primer festival de Cannes y estaba especialmente escrita para su pareja, el actor Jean Marais, para quien también escribiría Orfeo

Durante toda su vida, tuvo que cargar con la etiqueta de ser experto en todos los oficios pero maestro de ninguno. Algo que rebate Claude Arnaud en la biografía que escribió sobre él, definiendo “el frágil genio de Cocteau como una combinación casi imposible de vivir en el arte”.

                 En el festival de Cannes, con el actor Edgar G. Robinson y G.Pascal.      

                  BETTMANNGETTY IMAGES

En 1959 llegaría El testamento de Orfeo. Ha sido una escena de esta película la que ha inspirado el desfile Crucero 2021/22 de Chanel. “Un hombre en una cabeza de caballo desciende por Carriéres des Lumieres. Su silueta y su sombra se perciben a través de las paredes blancas. La sencillez, la precisión y la poesía de la película de Cocteau me hizo querer crear una colección muy limpia, con dos tonos muy distintos, blanco brillante y negro profundo. 

Nada mejor para captar y reflejar la luz tan amada por Cocteau y Chanel.

 Y haciéndome eco de la extrema modernidad de la película de Cocteau, quería algo bastante rockero”, ha escrito la directora creativa de Chanel, Virginie Viard, para hablar de cómo Cocteau, casi seis décadas después de su muerte, sigue siendo inspiración.

Jean Cocteau viviría sus últimos años en compañía de Édouard Dermit, a quien adoptó y nombró como único heredero. En esa época se volcó en la pintura, y decoró diversas iglesias de la Costa Azul. Su destino está unido, sin pretenderlo, al de su querida amiga Edith Piaf. Cocteau murió de un infarto a los 74 años, solo una hora después de enterarse que ella había fallecido.

Jean Cocteau con Salvador Dalí. El polifacético artista era amigo de las personalidades más influyentes de la época.

INAGETTY IMAGES

En 1964, apenas un año después de su muerte, la revista The Paris Review describió “la vivacidad de la inteligencia de Cocteau, que hizo que viviera en un mundo de imágenes aceleradas, como si una película se ejecutará en cámara rápida. 

Uno piensa en una etapa de tiempo diferente como una posibilidad real: diferentes seres humanos aparentemente todos en el mismo terreno físico viviendo en realidad a diferentes aceleraciones”.

Un pionero en la provisión de papel para la prensa.

Si fuera posible olvidar lo inolvidable: el linaje ro para dotar de colores a la divisa deportiva más popular del país, una de las de mayor trascendencia en el fútbol mundial, quedaría todavía en pie otra leyenda que asocia a Suecia con la Argentina: la memoria de Gustavo Wahren.

Falleció anteayer en Buenos Aires, a los 95 años.

En realidad, se llamaba Gustaf, no Gustavo, pero aquí españolizaron rápidamente el nombre.

Hubo otro equívoco: Wahren no es un apellido de raíz escandinava, sino alemana.

Además, Gustavo no había nacido en Estocolmo;  había nacido en París, donde su padre representaba los intereses de Holmen, la famosa empresa sueca de papel.

Dos o tres años atrás, veinte, entre los países de la Comunidad Europea, resolvieron publicar un libro encarnando lo más destacado de la presencia de cada uno de ellos en la Argentina en la personalidad de una figura sobresaliente.

Los suecos no vacilaron en que Gustavo fuera su vicario. Que su trayectoria singular quedara debidamente reflejada en el libro y que él hablara por todos, con sus más de setenta años en la Argentina.

La actividad de Gustavo fue la misma que la del padre y el abuelo paterno, y que la de Pedro, uno de los hijos: asegurar con la comercialización del papel sueco para diarios, uno de los mejores del mundo –si no el mejor-, sobre todo cuando no había papel de producción nacional, el abastecimiento de los diarios y revistas nacionales, provinciales y locales; mitigar los efectos de cepos de diferente orden que afectaran las importaciones, y fijar condiciones razonables de precio y financiación.

Gustavo fue más lejos todavía: llegó a mantener por largo tiempo abierto el crédito a La Prensa, el gran diario de la familia Paz, cuando era notorio que se agotaba el ciclo histórico y la viabilidad de una de las publicaciones periodísticas que había sido reconocida en los tiempos de esplendor como una de las más completas, rigurosas y confiables entre prestigiosos pares en el mundo.

Gustavo vivió en París hasta 1936, en que se trasladó a Suecia para para completar su formación.

Terminada la guerra, viajó a la Argentina en 1946. En poco tiempo evidenció la personalidad que lo convertiría en un hombre relevante entre las gentes de las empresas periodísticas argentinas.

Era un mediador nato, un solucionador eficiente de conflictos y, de tanta discreción, que su voz y su mano se notaban ligeramente, como el leve paso de un pájaro o de un apacible felino. En las horas de ocio, este socio vitalicio del Náutico San Isidro disfrutaba de la navegación.

No se le conocían rivales; en todo caso, la discusión podía ceñirse a saber quiénes habían cultivado de manera más próxima su amistad. Daniel Dessein, ex presidente de ADEPA y miembro del Directorio de La Gaceta de Tucumán, uno de los diarios con los cuales prolongó por generaciones su especial relación, escribió a uno de los hijos de Gustavo: “En los últimos 70 años, además del papel estratégico que desempeñó para el sector en la provisión de su insumo básico, actuó como consejero, analista agudo y puente para superar diferencias y potenciar afinidades dentro de las empresas periodísticas y entre ellas.

Fue un aporte extraordinariamente valioso en un mundo fértil en rivalidades y crisis”.

Espíritus de esa índole, tan versátiles, tan activos en zanjar diferencias como en suscitar relaciones fructíferas entre periodistas, médicos, artistas, políticos, científicos, son esenciales en la constitución del capital social de los países. No sobran.

El rey de Suecia, Carlos Gustavo, lo reconoció así, de modo implícito, al condecorarlo.

Si hubiera habido alguna duda sobre si la actuación de Gustavo fue la del eterno representante de una firma tradicional –ahora, en Buenos Aires, con el nombre de S.A. Wahren-, o en verdad, la de un diplomático sutil, sagaz y respetado, que abría puertas por doquier, la resolvió en unas líneas Anders Carlsson, embajador de Suecia. “No cabe duda –dijo- que fue el sueco más importante en este país por décadas.

Yo y todos mis predecesores lo consideramos un embajador de honor, un embajador permanente en el país”.

Gustavo (Gustaf) Wahren fue por dos períodos presidente de la Cámara Argentina Sueca de Comercio y miembro del Comité Ejecutivo del Club Sueco, en cuyas instalaciones de la calle Tacuarí se realizaron memorables comidas de la prensa argentina.

Había nacido el 22 de diciembre de 1925.

Homenaje a Jane Austen

El museo dedicado a Jane Austen abre discusión sobre la autora y la explotación colonial

El museo, inaugurado en 1949 y ubicado en Chawton, Hampshire (Inglaterra), alberga ediciones especiales de sus obras, la mesa de trabajo, cartas y joyas de Austen, quien vivió sus últimos años de vida y donde escribió, entre otras, su novela “Mansfield Park”.

La Casa Museo de Jane Austen (1775-1817), dedicada a la vida y obra de la autora británica, famosa por su novela “Orgullo y prejuicio”, anunció que abrirá una discusión sobre su relación con la explotación colonial, lo que generó una polémica entre los fanáticos de la autora e integrantes del ámbito cultural de ese país.

El museo, inaugurado en 1949 y ubicado en Chawton, Hampshire (Inglaterra), alberga ediciones especiales de sus obras, la mesa de trabajo, cartas y joyas de Austen, quien vivió sus últimos años de vida y donde escribió, entre otras, su novela “Mansfield Park”.

Los vínculos de la escritora con el comercio de esclavos parecen surgir de su padre, George Austen, rector de una parroquia de Hampshire que en un momento fue administrador de una plantación de azúcar de Antigua, antigua ciudad de África.

No obstante, el museo quiere buscar conexiones potenciales con la esclavitud a través del uso de azúcar en su té y el uso de ropa de algodón, que según los expertos son todos “productos del imperio” traídos a Gran Bretaña desde las colonias de África.

“Austen vivió durante la era de la esclavitud y la abolición por parte de Gran Bretaña de la trata de esclavos en el Atlántico en 1807. Nuestros visitantes nos preguntan cada vez más sobre esto y, por lo tanto, es apropiado que compartamos la información y la investigación que existe sobre sus conexiones con la esclavitud y su mención en sus novelas. Esta información es ampliamente accesible en el dominio público ”, dijo Lizzie Dunford, directora del museo.

“Nos gustaría ofrecer la seguridad de que no vamos a interrogar, y nunca hemos tenido la intención de interrogar a Austen, sus personajes o sus lectores por beber té”, afirmó Dunford, según consigna el periódico inglés The Guardian.

El objetivo del enfoque del museo, que resaltará con paneles estos enlaces, es “llevar la brillantez de Austen y el extraordinario florecimiento de la creatividad que experimentó en la Casa al corazón de cada visita”.

“Dado que somos un museo de la vida doméstica y creativa de Austen, esta interpretación por su propia naturaleza incluirá los contextos de regencia, imperio y colonia en los que creció y vivió y de los que se inspiró para sus obras -dijo-. Esto será parte de una presentación en capas y matizada que se basará en una investigación académica de larga data, revisada por pares, junto con las propias palabras de Austen y nuestra colección”, agregó.

Esta decisión se da luego de la ola de protestas del Black Lives Matter, provocadas por el asesinato del hombre negro desarmado George Floyd en Minneapolis el año pasado, movimiento que se extendió rápidamente a Gran Bretaña, donde varias organizaciones históricas comenzaron a analizar los vínculos con la esclavitud y el racismo.

Tal fue el impacto que el gobierno de Reino Unido, en septiembre pasado, envió una carta a 26 museos que reciben financiación pública para imponer un freno al retiro de estatuas consideradas controvertidas.

Los planes del museo generaron una ola de reacciones violentas entre los fanáticos de Austen en las redes sociales.

Bob Smith escribió: “Ahora hemos llegado a las alturas de la locura”.

La usuaria de Twitter Sophie sugirió que compraría “una colección completa de Jane Austen antes de que se quemen todas”. Otro comentó: ‘Ahora hemos cruzado a territorio loco. ¡Deja a Jane en paz!

Ante el anuncio del museo, el académico Edward Said consideró que “sería una tontería esperar que Jane Austen tratara el tema de la esclavitud con la misma pasión que un abolicionista o un esclavo recién liberado”, así como es igualmente cierto que, en novelas como “Mansfield Park”, la escritora critica suave pero innegablemente los supuestos de la esclavitud.

Por otra parte, Austen citaba en sus textos a William Cowper, Doctor Johnson y Thomas Clarkson, tres autores que apoyaban abiertamente el abolicionismo.

El museo no recibe financiación pública regular, sino que depende de visitantes y simpatizantes, y el año pasado fue amenazado con el cierre debido a las presiones financieras y lanzó un pedido solidario para recaudar 75.000 libras.

Homenaje a Emily Dickinson

No tuve tiempo para odiar, poema 498 de Emily Dickinson

PODCASTS | Por Elisa M. Salzmann | 16 de April 16:30

El poema 498 es uno de los 1773 poemas que escribió E. Dickinson en su hogar natal casi siempre en su dormitorio, en la mansión diríamos hoy o residencia de la familia Dickinson, The Homestead.

La vida literaria del siglo XIX en los Estados Unidos suele estudiarse como una época fundante y fecunda. 

Se la llama la era del Renacimiento Americano con sus vitoreados pesos pesados: R.W.Emerson, H.D.Thoreau, N. Hawthorne, H. Melville, W .Whitman. 

No es raro para la época que haya quedado excluida una mujer. 

Pero Emily Dickinson merece formar parte de ese dream team y agregar su diferencia. 

Ya en el siglo XX las feministas se encargaron de re ubicarla en el mapa de la literatura occidental. 

Emily nació en 1830 en una Massachussets profundamente calvinista, vivió con su familia en su amplia mansión – museo visitable por la web en estos tiempos pandémicos-  en la ciudad de Amherst. 

El rasgo que une su poesía con la poesía moderna es el interés por hacer del poema un lugar de reflexión, a veces intrincadamente oscuro, otras veces como en el 498, más claro y comprensible.

Es famosa una carta entre ella y su editor Thomas Wentworth Higginson en la que él le pide que deje de rimar en sus versos, que se aparte del sonsonete de la rima. Recordemos que ya Walt Whitman estaba rompiendo a sablazos con estrofas rimadas e instalando el verso libre de una vez y para siempre. Y ella muy elegantemente y – por carta – se niega a hacerlo. La negación, negarse a seguir ciertos parámetros impuestos por la sociedad heteropatriarcal será parte de su ideología, educada en la primera universidad para mujeres, Emily condensó en su poesía todo tipo de conocimientos: literarios, históricos, sociológicos, físicos, geográficos y los someterá a una nueva mirada, a una nueva manera de ver ese-  su mundo en guerra. La trágica guerra de Secesión lleva a Emily a escribir en su annus mirabilis entre 1882 y 1883, más de trescientos poemas y el 498 es uno entre tantos asombrosos poemas que están a disposición de los lectores ávidos de preguntas y de poesía.

No tenía tiempo para Odiar

porque la Tumba Me lo impedía 

y la Vida no

bastaba

para concluir la Aversión 

Tampoco tenía tiempo para Amar 

pero puesto

que alguna Ocupación ha de haber—

el pequeño Esfuerzo del Amor 

pensé,

era lo bastante grande para mí 

Traducción de Alvaro Torres Díaz.

por Elisa M. Salzmann

No obstante lo breve y oscuro que expresa su mensaje en su poema 498; en lo personal me conmovió uno entre tantos otros, de los que su fina letra nos dejara como su legado.

TENÍA UNA GUINEA DORADA:

TENÍA una guinea dorada;

Lo perdí en la arena

Y aunque la suma fue simple,

Y libras estaban en la tierra,

Todavía lo tenía de tal valor

A mi ojo frugal,

Que cuando no pude encontrarlo

Me senté a suspirar.

Tuve un petirrojo carmesí

Que cantó de lleno muchos días,

Pero cuando los bosques fueron pintados

Él también se fue volando.

El tiempo me trajo otros petirrojos,

Sus baladas eran las mismas:

Todavía por mi trovador perdido

Mantuve la “casa en hame”.

Tenía una estrella en el cielo;

One Pléyade era su nombre,

Y cuando no estaba atendiendo

Se apartó de la misma.

Y aunque los cielos estén abarrotados

Y toda la noche cenando

No me importa,

Ya que ninguno de ellos es mío.

Mi historia tiene una moraleja:

Tengo un amigo perdido, –

Pléyade su nombre, y robin,

Y Guinea en la arena,

Y cuando esta triste cancioncilla,

Acompañado de lágrima,

Se encontrará con los ojos del traidor

En un país lejos de aquí

Concede ese arrepentimiento solemne

Puede apoderarse de su mente,

Y no tiene consuelo

Debajo del sol puede encontrar.

I HAD A GOLDEN GUINEA:

I HAD a golden guinea;

I lost it in the sand

And although the sum was simple,

And pounds were on the ground,

I still had it of such value

To my frugal eye

That when I couldn’t find it

I sat down to sigh.

I had a crimson robin

That he sang full for many days,

But when the woods were painted

He too flew away.

Time brought me other robins,

Their ballads were the same:

Still for my lost troubadour

I kept the “house in hame”.

He had a star in the sky;

One Pleiade was his name,

And when I was not attending

He turned away from it.

And although the skies are crowded

And all night having dinner

I do not mind,

Since none of them are mine.

My story has a moral:

I have a lost friend, –

Pleiade his name, and robin,

And Guinea in the sand

And when this sad little song,

Accompanied by a tear,

He will meet the eyes of the traitor

In a country far from here

Grant that solemn repentance

It can take over your mind

And has no consolation

Under the sun can find.

Una disciplina poco conocida. Personajes. Final.

Que te permitió este deporte desde lo social?

-Siempre fui muy solitaria, nómade y desapegada de lo social. Pero con la apnea mi mundo se enriqueció, porque conocí a personas increíbles.
No me refiero a la magnitud de lo que hacen, sino a la pasión con la que hacen. No todos apneístas.
También deportistas de otros ámbitos, artistas, fotógrafos subacuáticos, documentalistas, gente común haciendo cosas extraordinarias
 
Personas que antes solo podía ver en un documental, por ejemplo, de pronto se convirtieron en una amistad, en una charla, en un abrazo, en un rival deportivo, hasta en alumnos de mis cursos.

Todos me inspiran a seguir creyendo que es posible, sin perder la esencia y humanidad.

¿El no respirar bajo el agua requiere más sufrimiento o alegría?

-No lo mido en términos de sufrimiento o alegría sino como la posibilidad de vivir algo único.

Tiene su cuota de estrés: por más que sea un disfrute personal, es una exigencia antinatural. Por eso es necesario encontrar la armonía, prepararse gradualmente, no improvisar, tener objetivos claros.

Aprendí a convivir con ratos de paz y otros de lucha interna.

Lo que me atrae es el agua, esa soledad y silencio abismal, el sentirme rodeada de esa inmensidad líquida que me impregna los sentidos.

De hecho, en competencias mundiales de piscina he sido la única con malla, en vez de un neopreno que ayuda a deslizar más, con lo cual podría haber hecho más metros.

Pero en ese momento tenía la convicción de que el logro tenía que ser así, del modo más natural, y sintiendo el agua en la piel.

¿Qué se siente al salir del agua y volver a respirar?

-Alivio, la sangre vuelve a su curso normal, pero también aparece una inmediata nostalgia que me hace querer volver.

Y si es competencia, la cabeza tiene que estar atenta a reglas.

Después hay tiempo para pensar en lo que sea: en mi caso, mi familia.

Pero lo más difícil es el antes: ahí es donde se pone a prueba la templanza. La apnea es un deporte atípico, donde necesitamos bajar las pulsaciones.

La apnea es un deporte atípico, donde necesitamos bajar las pulsaciones cardíacas, evitar la descarga de adrenalina y tener mucho autocontrol.

Para que te des una idea: en la apnea deportiva no tenemos un “en sus marcas, listos, ya”.

El día anterior nos dan el orden de partida, que es lo que se llama “official top”.

Tres minutos antes, ya podemos ingresar a nuestro espacio de competencia y el juez empieza un conteo regresivo.

Cuando llega al 0, que es el top oficial, inicia otro conteo de 30 segundos, que es la ventana de tiempo en que podemos sumergirnos y empezar nuestra apnea. Por eso, es mucho más que “aguantar la respiración”.

-¿Hasta dónde querés llegar?

Ahora que comencé a competir en apnea en profundidad, quiero seguir descendiendo más profundo en otros mares y cruzarme con animales en su estado natural, libres ellos y libres yo, en apnea. Ya lo hice con lobos marinos, delfines, ballenas y pingüinos y fue inolvidable.

También me gustaría hacer apnea bajo hielo y sin neopreno, que es mi máximo sueño.

Hacerlo en algún sitio de nuestro sur argentino, mostrarle al mundo que aquí también queremos intentarlo, porque hay una tendencia a hacerlo en regiones frías de Europa.

Tengo la voluntad para entrenar e intentarlo, pero la logística es muy costosa y debería tener un equipo humano muy completo.

Bueno, menos mal que no sos friolenta…

-¡¿Qué?! Soy el ser más friolento del mundo.

Fuente: Periódico Clarín. Revista Viva
Entrevista: Alejandro Duchini

Homenaje al Dr. Francisco Muñiz

El 8 de abril de 1871 falleció el doctor Francisco Javier Muñiz por la epidemia de fiebre amarilla en la ciudad de Buenos Aires.


Al producirse las invasiones inglesas, Francisco Javier Muñiz se enroló en el batallón de Andaluces como cadete con tan solo 12 años, combatiendo en la defensa de Buenos Aires en 1807, en la que resultó herido. Años más tarde, estudió en el Instituto Médico Militar, fundado por el doctor  Cosme Argerich para formar cirujanos para el ejército.


Se graduó como médico en 1822, cuando el Instituto ya formaba parte de la Universidad de Buenos Aires. Tras un corto tiempo en que figuró como cirujano militar en Carmen de Patagones, fue cirujano de la Guardia de Chascomús, donde organizó el primer hospital de campaña.

En 1828 regresó a Luján y fue el Administrador de la vacuna antivariólica en dicho partido.
En Chascomús se dedicó a la observación de la naturaleza, investigando la flora y fauna locales. Esto le permitió recoger restos de un gliptodonte; pero, por falta de experiencia, no publicó el hallazgo.

Años después, Alcide d’Orbigny volvió a encontrar restos de este mamífero extinto, y fue considerado su descubridor.


Cuando en 1828 volvió a Luján, Muñiz era ya un experto naturalista, y siguió sus investigaciones paleontológicas en su tiempo libre, extrayendo de las barrancas del río una extraordinaria serie de fósiles. Por sus propios medios, Muñiz exhumó restos de varias especies animales extinguidas, unas ya conocidas y otras descubiertas por primera vez; las reconstruyó y estudió con cuidado.

De esta forma, comenzaba el estudio de esta ciencia en el país.


En 1833 el naturalista británico Charles Darwin pasó por Luján en su viaje a través del territorio argentino; y, aunque Muñiz residía en Luján, no se conocieron personalmente.

Sin embargo, más tarde, Darwin le envió desde Gran Bretaña un cuestionario sobre la variedad bovina llamada vaca ñata.

Así empezó una gran amistad entre ellos, intercambiando cartas y descubrimientos naturales.


Es considerado el primer naturalista argentino y en 1844 logró su mayor hallazgo: Smilodon  bonariensis.

Fue el médico personal de Rosas y en la batalla de Caseros figuró como asistente del cirujano jefe del ejército y se encargó del envío del material médico necesario para la asistencia de los heridos.


En 1853 fue elegido diputado del Estado de Buenos Aires;y, al año siguiente, senador provincial.

Durante la epidemia de fiebre amarilla en Buenos Aires, fue uno de los médicos voluntarios para ayudar, pero terminó siendo una víctima más.


Fuente: Guión de Cecilia Claps y locución de Pita Fortín. por Radio Perfil

Homenaje a Astor Pantaleón Piazzola

‌Centenario‌ ‌de‌ ‌su‌ ‌nacimiento‌ ‌
‌ El‌ ‌bandoneonista‌ ‌y‌ ‌compositor‌ ‌corrió‌ ‌las‌ ‌fronteras‌ ‌del‌ ‌tango‌ ‌para‌ ‌ establecer‌ ‌un‌ ‌diálogo‌ ‌con‌ ‌la‌ ‌música‌ ‌clásica‌ ‌y‌ ‌el‌ ‌jazz.‌ ‌Una‌ ‌lista‌ ‌de‌ ‌ canciones‌ ‌para‌ ‌celebrar‌ ‌el‌ ‌centenario.‌


Hoy,‌ ‌11‌ ‌de‌ ‌marzo,‌ ‌Astor‌ ‌Piazzolla‌ ‌cumpliría‌ ‌100‌ ‌años‌.‌ ‌El‌ ‌músico‌ ‌que‌ ‌ rompió‌ ‌los‌ ‌límites‌ ‌del‌ ‌tango‌ ‌para‌ ‌llevarlo‌ ‌a‌ ‌otro‌ ‌lugar‌ ‌‌es‌ ‌celebrado‌ ‌este‌ ‌ jueves‌ ‌con‌ ‌distintas‌ ‌actividades‌ ‌en‌ ‌todo‌ ‌el‌ ‌país,‌ ‌entre‌ ‌ellas,‌ ‌‌un‌ ‌concierto‌ ‌ del‌ ‌Quinteto‌ ‌Revolucionario‌ ‌en‌ ‌Plataforma‌ ‌Lavardén‌ ‌con‌ ‌localidades‌ ‌
agotadas.‌ ‌ 

La‌ ‌obra‌ ‌de‌ ‌Piazzolla‌ ‌goza‌ ‌de‌ ‌todos‌ ‌los‌ ‌derechos‌ ‌de‌ ‌clásico‌ ‌y‌ ‌el‌ ‌paso‌ ‌del‌ ‌ tiempo‌ ‌la‌ ‌hizo‌ ‌todavía‌ ‌más‌ ‌grande.‌ ‌‌En‌ ‌sus‌ ‌composiciones‌ ‌apostó‌ ‌por‌ ‌un‌ ‌ tango‌ ‌que‌ ‌dialogaba‌ ‌con‌ ‌el‌ ‌jazz,‌ ‌la‌ ‌música‌ ‌clásica‌ ‌y‌ ‌las‌ ‌expresiones‌ ‌ contemporáneas‌.‌

 ‌
Y‌ ‌así‌ ‌lo‌ ‌dijo…‌ ‌ “El‌ ‌tango‌ ‌es‌ ‌un‌ ‌arte‌ ‌musical‌ ‌que‌ ‌debe‌ ‌evolucionar‌ ‌y‌ ‌no‌ ‌un‌ ‌folklore‌ ‌ ridículo‌ ‌para‌ ‌distraer‌ ‌a‌ ‌los‌ ‌turistas”.‌ ‌ Ástor‌ ‌Piazzolla‌ ‌nació‌ ‌en‌ ‌Mar‌ ‌de‌ ‌plata‌ ‌el‌ ‌11‌ ‌de‌ ‌marzo‌ ‌de‌ ‌1921‌ ‌y‌ ‌murió‌ ‌en‌ ‌ Buenos‌ ‌Aires,‌ ‌el‌ ‌4‌ ‌de‌ ‌julio‌ ‌de‌ ‌1992.‌ ‌El‌ ‌dato‌ ‌duro‌ ‌indica‌ ‌que‌ ‌fue‌ ‌un‌ ‌ bandoneonista‌ ‌y‌ ‌compositor‌ ‌argentino.‌ ‌La‌ ‌historia‌ ‌lo‌ ‌señala‌ ‌como‌ ‌un‌ ‌ renovador‌ ‌del‌ ‌tango.‌ ‌ 

De‌ ‌niño,‌ ‌su‌ ‌familia‌ ‌se‌ ‌mudó‌ ‌a‌ ‌Nueva‌ ‌York.‌ ‌Su‌ ‌padre‌ ‌le‌ ‌obsequió‌ ‌un‌ ‌ bandoneón‌ ‌y‌ ‌de‌ ‌chico‌ ‌comenzó‌ ‌a‌ ‌tomar‌ ‌clases.‌ ‌ Con‌ ‌el‌ ‌tiempo,‌ ‌estudió‌ ‌con‌ ‌Alberto‌ ‌Ginastera‌ ‌y‌ ‌ganó‌ ‌el‌ ‌Concurso‌ ‌Fabien‌ ‌ Sevitzky,‌ ‌con‌ ‌el‌ ‌cual‌ ‌pudo‌ ‌financiarse‌ ‌un‌ ‌viaje‌ ‌a‌ ‌Europa‌ ‌para‌ ‌estudiar‌ ‌armonía,‌ ‌música‌ ‌clásica‌ ‌y‌ ‌contemporánea‌ ‌con‌ ‌la‌ ‌compositora‌ ‌y‌ ‌directora‌ ‌ de‌ ‌orquesta‌ ‌francesa‌ ‌Nadia‌ ‌Boulanger,‌ ‌quien‌ ‌cambió‌ ‌su‌ ‌manera‌ ‌de‌ ‌componer.‌ ‌

“Tengo‌ ‌una‌ ‌ilusión.‌ ‌Que‌ ‌mi‌ ‌música‌ ‌se‌ ‌escuche‌ ‌en‌ ‌el‌ ‌2020.‌ ‌Y‌ ‌en‌ ‌el‌ ‌3000,‌ ‌también”.‌ ‌Y‌ ‌seguramente‌ ‌así‌ ‌se‌ ‌cumplirá…‌ ‌ Tocó‌ ‌y‌ ‌realizó‌ ‌arreglos‌ ‌orquestales‌ ‌para‌ ‌Aníbal‌ ‌Troilo.‌ ‌Pero‌ ‌cuando‌ ‌ comenzó‌ ‌a‌ ‌hacer‌ ‌innovaciones‌ ‌en‌ ‌el‌ ‌ritmo,‌ ‌timbre‌ ‌y‌ ‌armonía‌ ‌del‌ ‌tango,‌ ‌la‌ ‌llamada‌ ‌“guardia‌ ‌vieja”‌ ‌le‌ ‌cuestionó‌ ‌la‌ ‌melodía‌ ‌y‌ ‌orquestación.‌ ‌

Para‌ ‌Piazzolla‌ ‌el‌ ‌tango‌ ‌era‌ ‌música‌ ‌contemporánea.‌ ‌Y‌ ‌a‌ ‌ese‌ ‌plano‌ ‌lo‌ ‌llevó.‌ ‌En‌ ‌su‌ ‌carrera‌ ‌editó‌ ‌más‌ ‌de‌ ‌50‌ ‌discos,‌ ‌entre‌ ‌las‌ ‌grabaciones‌ ‌con‌ ‌ el‌ ‌Octeto,‌ ‌las‌ ‌formaciones‌ ‌del‌ ‌Quinteto‌ ‌y‌ ‌colaboraciones,‌ ‌ y‌ ‌a‌ ‌las‌ ‌que‌ ‌ hay‌ ‌que‌ ‌sumar‌ ‌una‌ ‌veintena‌ ‌de‌ ‌colaboraciones‌ ‌en‌ ‌bandas‌ ‌de‌ ‌sonido‌ ‌ de‌ ‌películas.‌ ‌ 

Su‌ ‌obsesión‌ ‌por‌ ‌la‌ ‌música‌ ‌quedó‌ ‌registrada‌ ‌en‌ ‌el‌ ‌documental‌ ‌ Piazzolla,‌ ‌los‌ ‌años‌ ‌del‌ ‌tiburón‌‌ ‌(2018),‌ ‌dirigida‌ ‌por‌ ‌Daniel‌ ‌Rosenfeld.‌ ‌

Además‌ ‌de‌ ‌las‌ ‌celebraciones‌ ‌sobre‌ ‌el‌ ‌escenario,‌ ‌se‌ ‌lanzó‌ ‌‌la‌ ‌plataforma‌ ‌ Piazzolla100‌ ‌que‌ ‌ofrece‌ ‌contenidos‌ ‌relacionados‌ ‌con‌ ‌el‌ ‌centenario‌ ‌del‌ ‌ nacimiento‌ ‌de‌ ‌músico.

Google no pasó por alto la fecha y le dedicó el doodle de la fecha: una ilustración de José Saccone que replica al músico con su bandoneón.

Gentileza: Rosario 3 – Provincia de Santa Fe – República Argentina

El cordón umbilical

La vibración del celular me despierta muy temprano cada día, con excepción de los fines de semana.

Me hace ver que son las 5 de la mañana; y con mucho esfuerzo me libera de esos sueños que a veces resultan extremadamente casi creíbles en argumentos, pero profundamente tortuosos. Otras veces, me saca de aquellos que son tan adorables por el hecho de que me vuelvo a encontrar con mis viejos, mi hermana Alicia y el mayor de todos nosotros, Carlos.

Son tan vividos; que a veces “cómo casi siempre lo hacía cuando estaban en esta dimensión”, despierto dándole a alguno de ellos alguna sugerencia o respuesta, en un ambiente de extrema cordialidad y armonía.

Y debe ser a las cinco; porque al levantarme y luego de la ducha de la mañana, comienzo con mis ejercicios respiratorios (quien lea esto, sabe que similar a lo que sucede con nuestro cerebro, solo utilizamos quienes no practicamos deporte alguno, solo el 20% de nuestra capacidad pulmonar).

Luego de ellos; que me brindan energía y relajación, la meditación profunda (llamada Sahaj Samadhi) que me permite durante 20 minutos el solo hecho de no hacer nada, no preocupandome por dejar venir tanto los pensamientos o sentimientos positivos o negativos, y dejarlos ir.

El pasado ya fue y el futuro como deseo, es solo una ilusión.


No tengo dudas en lo personal; que el presente es el hoy que hay que vivir con la mayor paz y armonía interior, que cada uno pueda. Luego vendrá el desayuno junto a Daysi, mi mascota -ella con el suyo y por supuesto yo con el mio. Luego el paseo de la mañana, en que ambos caminamos mas o menos dos kilómetros.


Al volver a casa, tomo las llaves del automóvil para buscar a una de mis dos nietas y llevarla a la escuela -las clases se iniciaron hace muy poco-. Luego a la salida del mediodía; el mismo recorrido para llevarla a su casa. Gajes de “abuelo cuida”, ya que sus padres son docentes y trabajan jornada completa.

Mis dos nietos varones (de 5 y 3 años); se encuentran con uno de mis hijos y su esposa en la Provincia de Mendoza, a casi 1.100 kilómetros de la Ciudad de Buenos Aires.


No me pregunten la razón por la que he dado tanto detalle; como justificando el hecho de levantarme tan temprano.

Porque lo central; era relatarles uno de los aspectos de la meditación profunda en donde se ingresa a un estado de concentración tal, que se le presta especial atención a la respiración como al propio cuerpo y sus partes.

Llega un momento en que presto atención a mi zona abdominal, a mi estomago, a mi ombligo-que fue- EL CORDÓN UMBILICAL POR EL QUE MI MADRE ME PERMITIÓ RESPIRAR Y SACIAR MI APETITO HASTA MI ALUMBRAMIENTO-

Somos un regalo de la naturaleza, por la gracia de Dios o en quien cada uno crea.

Hoy como cada día; LE HE DADO UN DULCE BESO A MI MADRE POR EL DIA INTERNACIONAL DE LA MUJER y le pedí por favor, que lo transmita a toda mujer que conociera.

VAYA DE MI PARTE A TODA ESCRITORA EL MAYOR DE MIS RESPETOS Y MI FERREO ACOMPAÑAMIENTO DE SUS JUSTOS RECLAMOS EN TODOS SUS DERECHOS SOCIALES, ECONÓMICOS, POLITICOS Y HUMANOS.

Mi pequeño homenaje

Llueve a cántaros en Buenos Aires,
en este atardecer de primavera
el sol se ha escondido pareciera,
y haber llamado a las tormentas
dispersas para juntarse solo en una,
que es plomiza como la tristeza
que se ha acumulada desde la partida
de “El Diego” el pibe aquel de Fiorito,
que jamás renegó de su cuna
al contrario, petiso guapo que se enfrentó
a los más poderosos sin importarle nada,
ni siquiera a las consecuencias de esos
que gobernaban los medios o instituciones.

Porque “el Diego” se sentía mas feliz
con aquellos en donde se reflejaba,
como si fueran su propio espejo
los más humildes, los que no nada tenían.

¿Si era controvertido? ¿Si era adicto?
¿Y qué hay con eso?
¿O los que están arriba, son abstemios
de todo, además de hipócritas?

Aquellos que no renegamos y nunca lo haremos
de dónde venimos lo recordaremos como aquel,
que nos llenó de alegría en un momento
mas que histórico para todos nosotros.

Ahora estará rodeado de querubines,
a la derecha de Dios con el que se enojo,
cuando se llevó a la Tota, su madre
pero solo fue por el dolor porque siguió
creyendo en Él hasta que no se quien,
lo invito a pasear él confiado como siempre,
se dejó llevar y ahora no solo el pueblo llora
el cielo también lo hará por largo tiempo…

Día Nacional del Mate: ¿en homenaje a quién se celebra?

Desde el 30 de noviembre de 2015 se conmemora esta fecha en homenaje al nacimiento de un caudillo guaraní, que fue el principal propulsor de su producción y distribución. De quién se trata y el rol de los indios guaraníes y de los sacerdotes jesuitas.

El fútbol, como el mate, son dos de las más grandes pasiones argentinas. Por eso es que, desde el 30 de noviembre de 2015, en la Argentina se celebra el Día Nacional del Mate en conmemoración al nacimiento del  caudillo guaraní Andrés Guaçurarí y Artigas, quien, además de haber sido el único gobernador indígena de la historia argentina, fue el principal responsable de fomentar tanto la producción como la distribución de la yerba mate.

La fecha fue establecida tanto por el Senado como por la Cámara de Diputados de la Nación Argentina, mediante la Ley 27.117 que fue sancionada el 17 de diciembre de 2014, promulgada de hecho el 20 de enero de 2015, y publicada en el Boletín Oficial de la  República Argentina, el 28 de enero de 2015.

A partir de esta sanción, el consumo de mate se convirtió en una tradición que, con el correr de los años, va sumando cada vez más adeptos no solo en la Argentina sino en el mundo entero.   

OrÍgen del mate

Para hablar del origen del mate hay que hay que remontarse a la época de los indios guaraníes, quienes usaban las hojas del árbol de la yerba mate (Ilex paraguariensis) como su bebida principal,  a la vez que también la empleaban como moneda de cambio en sus trueques con otros pueblos prehispánicos, como los incas, los charrúas y los araucanos.

Para el guaraní, el árbol de la yerba es el árbol por excelencia. ya que más allá de utilizarlo como fuente de energía para sus largas caminatas por la selva, le rendían culto y homenajes porque lo  consideraban un regalo de los dioses.  Los conquistadores aprendieron de los guaraníes las virtudes y formas de tomar mate, y contribuyeron para que el hábito de tomarlo se difundiera al punto de organizarse un intenso comercio desde su zona de cultivo originaria, a todo el Virreinato del Río de la Plata.

Muchos años después, los sacerdotes jesuitas fueron quienes incorporaron el cultivo del mate en las misiones que tenían en la Argentina, Paraguay y Brasil.Cabe resaltar que la primera plantación de yerba mate en el país fue recién en 1903 en la localidad misionera de Santa Ana.

Así, las primeras reducciones jesuíticas que se especializaron en la producción yerbatera, fueron las de Nuestra Señora de Loreto, Corpus Christi y la de San Javier, pueblos todos que contaban con importantes yerbales naturales e implantados. Hasta entonces, y a lo largo de muchos años, la yerba que se consumía se cosechaba de los yerbales de la selva que ocupan grandes extensiones. Sin embargo, la explotación irracional de estos yerbales y la cada vez mayor tala de árboles nativos para el uso comercial de la madera, terminó agotando este recurso. 

Sólo con las plantaciones sistemáticas, el cultivo de yerba volvió a encontrar, después de mucho tiempo, su lugar en la historia. Ese que hoy lo hace ser una de las bebidas argentinas más reconocidas en el mundo entero.

Quién fue Andrés Guacurarí

Hijo de aborígenes guaraníes, entre los años 1815 y 1819, Andrés Guacurarí fue designado “comandante general de Misiones” por José Gervasio Artigas, bajo cuyas órdenes participó, como soldado, en las luchas por la independencia de la Argentina. En 1811 formó parte de la Milicia Guaraní-Misionera incorporada al ejército de Manuel Belgrano cuando regresaba de su campaña al Paraguay, y por órdenes del gobierno de Buenos Aires avanzaba sobre Uruguay. Allí, bajo el mandato de José Rondeau,  participó en el sitio de Montevideo.

Su primera gran misión militar como comandante fue recuperar los pueblos misioneros ocupados por los soldados paraguayos a orillas del rio Paraná. Así, al mando de su llamado “ejército indio” formado por 500 de sus mejores combatientes de infantería y caballería no muy bien armados ni preparados, en septiembre de 1815 logró recuperar  Candelaria y posteriormente, Santa Ana, San Ignacio, Loreto y Corpus. En julio de 1817 logró derrotar a las fuerzas portuguesas en la Batalla de Apòstoles, mientras que en marzo de 1818 fue derrotado en Batalla de San Carlos.

Si bien no hay datos oficiales  sobre el día exacto de su muerte, se cree  que Guacurarí falleció, en 1821, mientras se encontraba prisionero en las mazmorras de la isla de las Cobras. Mientras el 5 de julio de 2012, la Honorable Cámara de Representantes de la Provincia de Misiones, lo declaró “prócer misionero”, el 1 de abril de 2014, por medio del Decreto Nacional N” 463/2014, fue ascendido a la jerarquía de general del Ejército Argentino, mientras que, el 17 de diciembre de ese mismo año fue declarado “héroe nacional”, por el Congreso de la Nación mediante la Ley 27.716 que fue promulgada el 20 de enero de 2015.

Fuente: Revista Weekend Imagen: Gentileza Revista Weekend 1/12/2020