La diversión en la Antigua Roma.

En la antigua Roma las burlas y chistes formaban parte del día a día de los ciudadanos, y no perdonaban a nadie. Los soldados eran especialmente dados a las pullas, incluso en momentos de gran solemnidad como los desfiles triunfales de los generales victoriosos en Roma.

Si deseas profundizar sobre este tema; por favor cliquea donde esta escrito en “negrita”. Muchas gracias.

Guardar si lo deseas.

Suele decirse que cada pueblo tiene un sentido del humor propio, que a veces resulta difícil de comprender para los demás. En el caso de la antigua Roma, ese sentido del humor reflejaba el carácter de lo que en sus orígenes fue un pueblo de campesinos y soldados, y se caracterizaba por lo procaz y punzante. Este humor cáustico, llamado a veces italum acetum o «vinagre itálico», constituye el reverso de la imagen de respetabilidad y seriedad, llamada también gravedad o gravitas, que los ciudadanos de la élite romana buscaban transmitir.

Los romanos daban un toque humorístico incluso a los propios nombres de persona, en particular al tercer componente del nombre, el llamado cognomen o apodo. 

Por ejemplo, el nombre completo del famoso poeta Ovidio era Publio Ovidio Nasón, «narigudo» o «narizotas». A Marco Tulio Cicerón solemos llamarlo precisamente por su apodo familiar Cicero, «garbanzo», bien porque sus antepasados lo cultivaban, bien porque el primero de ellos tuvo una verruga en la nariz. Otros apodos particularmente humorísticos que aún pueden hacernos reír eran Brutus, «tonto»; Burrus, «pelirrojo»; Capito, «cabezón», o Strabus, «bizco».

LOS CHISTES RECOGIDOS EN EL PHILOGELOS MUESTRAN QUE, EN LA ANTIGÜEDAD GRECORROMANA, LAS CHANZAS ALCANZABAN A TODAS LAS PROFESIONES Y CONDICIONES.

  • Uno que regresaba de un viaje preguntó a un falso adivino por su familia. Éste dijo: «Todos están bien, incluido tu padre». Al decirle: «Mi padre hace ya diez años que ha muerto», respondió: «No conoces a tu verdadero padre».
  • Un abderita viendo a un eunuco conversar con una mujer le preguntó si era su esposa. Cuando el eunuco le dijo que él no podía tener esposa, respondió: «Entonces es tu hija».
  • Uno al encontrarse con un intelectual dijo: «El esclavo que me vendiste ha muerto». «¡Por todos los dioses! –respondió–. Cuando estaba conmigo nunca hizo tal cosa».

Los emperadores tampoco se libraban de los apodos burlescos. Cuando Tiberio era todavía un soldado se burlaban de él en el campamento haciendo un juego de palabras con su nombre: Tiberio Claudio Nerón, que se transformaba en un jocoso Biberio Caldio Merón, con el que se aludía a su condición de bebedor, al gusto que tenían los romanos por el vino caliente (calidus) y a la no menor afición por el vino puro, sin mezclar (merum).

Los soldados eran especialmente dados a las pullas, incluso en momentos de gran solemnidad como los desfiles triunfales de los generales victoriosos en Roma. Por ejemplo, en el triunfo que celebró en el año 46 a.C., Julio César tuvo que aguantar las chanzas de sus soldados, que cantaban: «Ciudadanos, guardad a vuestras mujeres, traemos al adúltero calvo», aludiendo a la vida disoluta de su general. También circularon burlas sobre su acentuada calvicie y se hicieron alusiones maliciosas a sus relaciones con el rey de Bitinia: «César sometió a las Galias, Nicomedes a César», se decía, jugando con el doble sentido de someter, «poner debajo». Todo ello no era sólo una forma de divertirse, sino quizá también servía para evitar la excesiva soberbia del comandante victorioso.

Tras la muerte de Plauto, el más popular de los comediógrafos romanos, se decía que la risa, el juego y la broma habían llorado juntos. Por sus obras desfilan los tipos sociales más comunes: el viejo libidinoso que compite con su hijo por una bella cortesana, la matrona romana que exhibe su prepotencia y su derroche, el esclavo inteligente y enredón en contraste con el parásito muerto de hambre, el soldado fanfarrón, el alcahuete despiadado que produce repugnancia o los banqueros avaros y codiciosos. Plauto aumentaba los defectos de cada personaje para provocar la risa, y para ello no dudaba en recurrir al lenguaje popular. «¡A casa de la muy perra es a donde iba, el muy golfo, corruptor de sus hijos, borracho, miserable!», prorrumpe una esposa engañada en La comedia de los asnos.

En Roma, el chisme, la gracia y la burla estaban a la orden del día y en boca de todos. Cicerón decía que nadie estaba a salvo del rumor en una ciudad tan maldiciente como Roma. Precisamente personas de la alta sociedad como el famoso orador, que se suponían imbuidos de gravitas, practicaban el humor tanto en sus discursos públicos como en su vida privada. En una ocasión en que Cicerón vio a su yerno Léntulo, que era de baja estatura, con una gran espada ceñida exclamó: «¿Quién ha atado a mi yerno a una espada?». A propósito de una matrona romana ya entrada en años que aseguraba tener sólo treinta, comentó: «Es verdad, hace ya veinte años que le oigo decir eso».

El emperador Augusto también gozaba de un gran sentido del humor. Cuando el cónsul Galba, que era jorobado, le dijo que le corrigiera si tenía algo que reprocharle, Augusto le respondió que podía amonestarle, pero no «corregirle», jugando con el doble sentido del verbo corrigere, que en latín significa «corregir», pero también «enderezar o poner derecho».

Las bromas o insultos no siempre sentaban bien al destinatario. Sabemos que un tal Cornelio Fido se echó a llorar en pleno Senado cuando otro le llamó «avestruz depilado». En ocasiones reírse en público podía resultar peligroso. En 192 d.C., el historiador Dión Casio estaba en el Coliseo con otros colegas senadores cuando el excéntrico emperador Cómodo, que actuaba en la arena, mató un avestruz, le cortó la cabeza y se dirigió hacia ellos explicando mediante gestos amenazadores que podían acabar igual que el ave. A los senadores la situación les provocó tal hilaridad que estuvieron a punto de echarse a reír; para evitarlo, Dión empezó a masticar hojas de laurel de su corona, gesto que sus compañeros se apresuraron a imitar.

La corte imperial contaba con bufones y enanos para diversión del emperador. Augusto y su círculo disfrutaban de las bromas de un bufón llamado Gaba. Tiberio, por su parte, tenía un enano entre sus bufones. Domiciano asistía a los espectáculos de gladiadores con un jovencito que tenía una cabeza pequeña y monstruosa. Vestido de escarlata, se sentaba a los pies del emperador, con quien hablaba tanto en broma como en serio. En época de Trajano las humoradas corrían a cargo de un tal Capitolino que, según el poeta hispano Marcial, superaba a Gaba en gracia.

Las mujeres también podían servir como bufones o ser objeto de burla. En una de sus cartas, Séneca cita a una tal Harpaste, una sirvienta boba que le había dejado en herencia su primera esposa. El filósofo, con gran humanidad, declara que siente aversión a reírse de este tipo de personas deformes y añade que cuando quiere divertirse se ríe de sí mismo.

El humor estaba presente en las conversaciones de la calle y de la taberna, que no podemos escuchar pero de las que quedan rastros en los grafitis de las paredes de Pompeya, llenos de bromas, insultos y caricaturas de personas reales. Por ejemplo, los huéspedes descontentos de una pensión escribieron: «Nos hemos meado en la cama. Lo confieso. Si preguntas por qué: no había orinal». En Roma, cuando un tal Ventidio Baso pasó de arriero a las más altas magistraturas, el pueblo se escandalizó y algunos escribieron por las calles de la ciudad los siguientes versos: «¡Venid todos corriendo, augures, arúspices! Ha surgido un portento inusitado: el que frotaba a los mulos, ha sido hecho cónsul».

BURLAS EN VERSO

Rastros del humor popular pueden verse quizás en algunos epigramas satíricos de Marcial, que se burlaban de los defectos físicos y el carácter de sus contemporáneos. En ellos primaba la brevedad y la agudeza de la parte final, donde residía la gracia. El humor cáustico es evidente en estos ejemplos: «Quinto ama a Tais». «¿A qué Tais?». «A Tais, la tuerta». «A Tais le falta un ojo solo, a él los dos».

Pero tenemos que esperar al siglo V d.C. para encontrar un verdadero libro de recopilación de chistes. Está escrito en griego y se titula Philogelos, «el amante de la risa». Contiene 265 historias graciosas de muy variado tipo. Algunas tienen como protagonistas a los abderitas (de Abdera, en el norte de Grecia), que en la Antigüedad estaban considerados los tontos por antonomasia, junto con los habitantes de Cumas, cerca de Nápoles. Otros los protagonizan eunucos, falsos adivinos y personajes misóginos. Entre estos últimos se encuentra uno que muestra que ciertas formas de humor son una constante de todas las épocas. Un hombre estaba enterrando a su esposa y cuando alguien le preguntó: «¿Quién descansa?», respondió: «Yo, que me he librado de ella».

Imagen de portada: Gentileza de

FUENTE RESPONSABLE: NATIONAL GEOGRAPHIC Historia. Por Fernando Lillo. Abril 2021

Antigua Roma/Romanos/Humor/Curiosidades/Sociedad y Cultura

“¿Hago tiempo o lo pierdo?”

 

Hago tiempo
dentro del auto,
falta más
de media hora
para que la óptica
abra sus puertas,
se hace aire
la espera porque
la escritura
todo lo logra.

Bochornosa
óptica que ayer,
me dio las lentes
nuevas y al llegar
a casa no hice
más que ponerme
frente a la note,
nada pude ver
solo tinieblas,
y para mi sorpresa
tuve que volver a usar,
unas que
por apuro compré
una vez
en un supermercado.

Será que equivoqué
al ir a la óptica,
debiendo haber
optado por el
supermercado,
o es como decía
María Elena Walsh
este «es el mundo
del revés».

Imagen de portada: Gentileza de Pinterest

Cómo entrenar tu cerebro para mejorar tu rendimiento cognitivo.

Recuerda que si deseas profundizar este tema porque te ha interesado; por favor cliquea donde está escrito en “negrita”. Muchas gracias.

A medida que nos vamos haciendo mayores el rendimiento cognitivo, la concentración, la memoria y el aprendizaje se deterioran. Además, hay muchos factores que influyen en nuestro rendimiento cognitivo que están en nuestro día a día y no nos damos cuenta.

El cerebro es un órgano tan importante como los demás y tendemos a centrarnos demasiado en nuestro bienestar físico que nos olvidamos de nuestro bienestar mental. Por ello, te vamos a dar una serie de consejos para saber cómo entrenar tu cerebro para mejorar tu rendimiento cognitivo.

Trata de liberarte de una mala rutina.

Una mente que no sale de su zona de confort, que no explora nuevas formas de pensamientos es una mente estancada y restringida. De hecho, según un estudio, aquellas personas que se involucran en desafíos y en experiencias emocionantes tienen más probabilidad de mantener un alto rendimiento y funcionamiento cognitivo.

Sin embargo, al otro lado de la moneda hay la participación pasiva donde no creará nuevos retos y la mente no se nutrirá, por lo que no habrá un aumento en el rendimiento cognitivo, al contrario.

El simple hecho de escuchar música nueva e incluso de jugar a nuevos juegos de ordenador, por ejemplo, ya provoca una estimulación mental, por lo que es muy fácil aumentar tu desarrollo mental. Sal de tu zona de confort y encuentra algo que te apasione, ya que si estás dentro de ella es muy difícil que estés una zona donde mejores a nivel cognitivo.

Mental Healh

Trata de seguir moviéndote todos los días.

Hay infinitos estudios que respaldan que el ejercicio físico tiene un efecto increíble en la estimulación y el desarrollo mental, ya que un cuerpo sano también está estrechamente relacionado con una mente sana.

De hecho, los investigadores de la Universidad de Minnesota descubrieron, en el 2014, que una mejora en la aptitud cardiorrespiratoria se correlacionó directamente con una mejora de la capacidad cognitiva, que se mantenía en el futuro.

Además, la actividad física también tiene efectos positivos en estados emocionales alterados como la depresión y ansiedad, haciendo que las personas que realizan ejercicio físico se sientan más motivados y menos estresados que las personas que no hacen ningún deporte.

moverte

Trata de dormir lo suficiente para cubrir las horas recomendadas.

Dormir poco durante un periodo de tiempo largo tiene efectos muy nocivos para la salud, de hecho puede ralentizar tu desarrollo profesional y personal de forma drástica ya que tu capacidad de memoria, aprendizaje, captación de información y rapidez mental disminuye. Por lo que, dormir las horas necesarias es fundamental para tener un buen rendimiento cognitivo.

Un estudio que realizó la Universidad de Brown demostró que el sueño insuficiente bloquea el conocimiento adquirido al aprender nuevas tareas y disminuye el rendimiento cognitivo. Es más, la somnolencia excesiva se demostró que puede impedir que el cerebro interiorice gran parte del aprendizaje o el trabajo que ha realizado durante el día, haciendo que esa información se pierda e impidiéndote recordarla al cabo de unas horas.

La alimentación también influye en el desarrollo cognitivo.

A medida que se han hecho investigaciones al respecto se ha descubierto que hay ciertos alimentos que son perfectos para el cerebro, que son los llamados Brain Foods que son aquellos que si los ingieres de forma habitual pueden ayudarte a mejorar el rendimiento cognitivo.

Por ejemplo, los más famosos son los alimentos ricos en ácidos grasos como el omega-3, como el pescado y las nueces, son capaces de ayudar a combatir la depresión y mejorar la cognición con el tiempo.

Istock 1011232040

Por otro lado, los antioxidantes, que se encuentran principalmente en los arándanos y las bayas de acai, pueden ralentizar los efectos perjudiciales que tienen los radicales libres en el cerebro.

Además, los alimentos ricos en hierro, como la carne, los huevos y las verduras de color oscuro, pueden ser responsables de mejorar la concentración y aumentar el coeficiente intelectual. Es más, los alimentos que contienen vitamina B1, sobre todo los cereales y los panes integrales, pueden ayudar a mejorar la velocidad de los procesos mentales.

Trata de confiar en el poder de la risa.

Sonreír y reír provoca una secreción de endorfinas que influyen en el desarrollo cognitivo, ya que ayuda a reducir la influencia del cortisol frenar trastornos emocionales como es estrés y la depresión. De hecho la risa y otras formas positivas de ver las cosas pueden mejorar la capacidad para pensar de forma creativa y de ver los problemas desde una perspectiva nueva.

sonreir

Además, un estudio realizado en el 2016 demostró que la risa puede ayudar a eliminar la incidencia de epinefrina en nuestro cuerpo, mejorando los valores de hipertensión arterial y reduciendo el riesgo de padecer insuficiencia cardíaca.

Imagen de portada: Gentileza de Vitónica.iStock.

FUENTE RESPONSABLE: Vitónica. Ejercicios que benefician las capacidades cognitivas. Razones para disminuir el estrés asi como la ansiedad. Como hacer para evitarlo. Por Guille Andreu

La oportunidad…

Fin de semana largo
nadie en la ciudad,
se terminaron
las restricciones,
por las elecciones
inventaron
el previaje,
donde te financian
más del cincuenta
en comodas cuotas,
toda la gente
o casi toda
se fue a respirar,
a tomar oxígeno
fuera de Buenos Aires.

Si no ha ido
a la costa,
pues en bus
once horas
con el traste
cuadrado
al bajar,
a Córdoba
o a Mendoza,
quien lea
esto me dirá,
pero no es
que tu país
tiene casi
el cincuenta
por ciento
de pobres.

Y deberé
contestar
para mi
mal y humilde
entender,
si ¿pero sabes?
más de la mitad
de los que
se fueron,
van a pagar
las cuotas
hasta el 2023,
por mi
que lo
disfruten,
nadie debe
quitarle
la alegría
a la gente
ya adulta,
que estuvo
encerrada
durante más
de un año.

Si no hago
lo mismo,
es porque
tengo aquí
cerquta nomas,
una bella
vecina,
que se me
ha quedado
solita,
porque
su marido
se ha ido
a pescar
con amigos
estos
cuatro largos
días…

Imagen de portada: Gentileza de Pinterest

El onanista de Pompeya.

Lo primero es lo primero

Si deseas conocer más sobre este tema; por favor cliquea donde está escrito en “negrita”. Muchas gracias.

Reconozco que, de mis tres tenores de la semana, el que siempre me cuesta más trabajo seleccionar es, por así decir, el personaje más positivo de los últimos días. A menudo recurro a muertos gloriosos de los que se cumple el centenario de su nacimiento –cuesta Dios y ayuda encontrar a alguien que me caiga bien entre los fenómenos de feria que suelen copar la actualidad-, pero hoy me he superado a mí mismo, ya que no tengo ni idea de quien era, de cómo era y de a qué dedicaba el tiempo libre (bueno, eso sí, como enseguida se verá) ese hombre que murió hace 2000 años en Pompeya, durante la erupción del Vesubio (que ríete tú de lo de La Palma) y cuya imagen se ha hecho viral desde que la colgó en las redes el profesor Massimo Osanna, director del Parque Arqueológico de Pompeya.

Este sujeto ha alcanzado gran popularidad entre los elementos más chocarreros de la red de redes por el aspecto que presenta y que conserva desde que la lava lo envió al otro mundo mientras él se dedicaba a sus cosas: las fotos nos muestran a un caballero aparentemente desnudo (la ropa debió ser lo primero en desaparecer) y con la mano en los genitales, que parecen hallarse en estado de erección. Es decir, que mientras el volcán se disponía a devorarlo, parece que él entretenía la espera meneándosela (con perdón). Cabe también la posibilidad de que solo estuviera rascándose los huevos (perdón de nuevo), pero creo que en ambos casos nos hallamos ante un sujeto singular y yo diría que hasta admirable: hay que tener mucho cuajo en una situación así para que la muerte te pille no corriendo, sino despidiéndote adecuadamente de tus gónadas.

Si optamos por la teoría del onanismo, el tipo se me antoja un ejemplo de sangre fría: como ha visto que la va a dañar en breve, intenta aprovechar el tiempo que le queda en este valle de lágrimas para una última pajita. No sabemos si la lava lo pilló ya aliviado o si estaba a medias: en el primer caso, ahí tenemos a un hombre que se fue de este mundo satisfecho y relajado; en el segundo, lo que queda es un tipo que se fue al más allá frustrado y convencido de que semen retentum venenum est. En ambos casos, la pregunta es: ¿por qué prefirió, en vez de salir corriendo, salir así de esta vida?

No debemos descuidar la teoría de que solo estaba rascándose los genitales. Hay que tenerlos de titanio para elegir aliviarlos de sus picores en vez de salir los pies para que los quiero. Lo cual me lleva a la conclusión de que este santo varón, fuera cual fuese la naturaleza de su actividad escrotal, no se enteró de nada hasta que fue demasiado tarde y siguió con sus cosas como si el volcán de marras no se dispusiera a devorarlo de un momento a otro (se han dado casos en la Historia: un amigo me habló en cierta ocasión de un conocido suyo mexicano que no se enteró del mayor terremoto registrado en el país en los últimos cien años, ¡y encima sobrevivió y, como el reloj se le había parado a la hora del seísmo, siguió durmiendo porque creía que aún no había llegado la hora de ir a trabajar!).

Uno, que es de naturaleza poética, prefiere pensar que el onanista de Pompeya optó por un último orgasmo. Y ahí radica su grandeza.

Imagen de Portada: Gentileza de Crónica. España

FUENTE RESPONSABLE: Crónica de España por Ramón de España.

Pompeya/Secretos ocultos/Arqueología/Sociedad

Editaron «La hija de Vercingetorix», última entrega de la saga de Astérix.

Privilegiada entre los galos y perseguida entre los romanos, Adrenalina, la protagonista de esta entrega, es la hija de un líder de la resistencia que perdió una batalla histórica y le heredó el mandato de guiar a su pueblo en la lucha libertaria. Su traducción fue especialmente hecha para el mercado sudamericano.

Se trata de la primera vez que una mujer protagoniza esta historieta de varones irreductibles.

Con una adolescente y dos amigos que encarnan la clásica búsqueda de identidad juvenil, llega a la Argentina «La hija de Vercingetorix», última entrega de la saga europea de Astérix que desde hace 62 años discurre sobre la resistencia de un grupo de galos al Imperio Romano y que, mediante la incorporación de una batería de guiños inéditos, suena a remasterizado de época en busca de renovar plazas en el mercado lector.

El sello Libros del Zorzal está publicando todos los números de Astérix y Obelix, una de las sagas de historieta más vendidas de la historia. «La hija de Vercingetorix» es el cuarto álbum realizado por el guionista Jean Yves Ferri y el dibujante Didier Conrad, sin la firma de la mítica dupla original que tenía a René Goscinny (1926-1977) en el guión y a Albert Uderzo (1927-2020) en la ilustración.

Privilegiada entre los galos y perseguida entre los romanos, Adrenalina, la protagonista de esta entrega, es la hija de un líder de la resistencia que perdió una batalla histórica y le heredó el mandato de guiar a su pueblo en la lucha libertaria. Ese es el dilema que deberá resolver la niña y lo hará embarcándose con un pacifista, delgado y musculoso rubio buscando la legendaria isla de Tule, evocada en el siglo V a.C por Heródoto.

Se trata de la primera vez que una mujer protagoniza esta historieta de varones irreductibles, pero no basta entregarle el protagonismo a una fémina para que el argumento refiera un ideario feminista. Las novedades de este número surge del contrapunto entre los gestos más férreos y tradicionales de la saga, como los golpes para lidiar con amigos y enemigos, y los guiños declamados en la voz de Adrenalina, quien responde a la demanda estética hegemónica.

Los temas nuevos introducidos son intereses de las jóvenes generaciones actuales: preocupaciones medioambientales (los chicos hablan de contaminación cuando las ánforas de un barco pirata flotan en el mar), alguna amplitud en la perspectiva de género (Adrenalina se refiere a sus dos padres adoptivos), cierto activismo ecologista (zarpa en un barco con semillas que pretende plantar) y un atisbo de respeto por la vida animal, cuando cuestionan la matanza de jabalíes que acompaña los banquetes con que Astérix y Obelix celebran sus aventuras.

En la larga historia de esta saga solo otra mujer compartió portada con Astérix y fue Cleopatra, en 1965. ¿De qué habla, simbólicamente, la elección de una y otra figura? Una fue líder de un imperio en decadencia y la otra es una adolescente que pone sobre la mesa intereses propios de las nuevas generaciones.

El nexo más fuerte que tenemos los latinoamericanos en general, pero los argentinos y porteños en particular, es que el co creador de Astérix, Goscinny, era culturalmente franco argentino: llegó a Buenos Aires con su familia en 1928 cuando todavía no tenía dos años y aquí vivió hasta los 19″.

César Da Col, especialista en historieta.

«Todos somos hijos de la época que nos toca vivir -dice a Télam el especialista en historieta César Da Col-. Hay un recambio generacional, claro que sí, y con él Conrad y Ferri tratan a toda costa de mantener viva la magia que los envolvió de chicos como lectores».

Aquel número, repasa, nació como una parodia-homenaje a una superproducción de Hollywood de 1963 con Liz Taylor. «Es verdad que el pueblo egipcio no estaba viviendo el esplendor de antaño, pero esta gran reina enfrenta al César (quizá el más poderoso del momento) con determinación y valentía. Todos respetan a Cleopatra, incluso los romanos. ¡Y qué mejor que contar con la ayuda de los galos rebeldes que vuelven loco al Imperio Romano para demostrar que su propio pueblo aún puede lograr grandes proezas!»

«En cambio lo de Adrenalina corre por otro carril -dice Da Col-. Ella es hija del gran héroe mítico de la resistencia gala y sólo la imagen y presencia de la jovencita es un fuerte símbolo de la resistencia para los suyos, de libertad. Pero, ¿alguien le preguntó si quería que ese fuera su destino?».

Cuál es, entonces, la peculiaridad de este número, más allá de la captación de nuevos públicos, con una trama donde las diferencias intergeneracionales son las centrales (la emancipación, la elección de la propia vocación) y alguna intención globalista, como la referencia a las Fuerzas Armadas Revolucionarias Colombianas (FARC) para referirse al «Frente Arverno de Rechictenchia Checreta (FARC)».

 

La joven Adrenalina es la primera protagonista femenina de la saga de Asterix.

«La principal potencia es que la dupla Ferri-Conrad se confirma en este álbum como un equipo capaz de ofrecer álbumes de la calidad de la época de oro Goscinny y Uderzo -indica Leopoldo Kulez, editor y traductor de Libros del Zorzal-. Dibujo y guión dialogan sin competir para alimentar una trama tan atrapante como divertida. Además, es cierto que por primera vez los protagonistas son adolescentes».

Antes de que «La hija de Vercingetorix» fuera publicada en Argentina y a dos años de haber sido lanzada en Europa, en el 60 aniversario de la saga junto a una popular emisión de monedas conmemorativas de dos euros, este único número «tuvo una tirada de cinco millones de copias en 20 idiomas», indica Kulesz, responsable de su edición de este lado del Atlántico.

Esa cifra, sin embargo, no representa al mercado local, en esa tirada de cinco millones de ejemplares no entran los números publicados en Argentina. «Esta es una edición 100% argentina, la produjimos acá y se empezó a distribuir hace escasos 20 días, no tenemos aún cifras de venta pero arrancó con fuerza, figura entre los más vendidos desde su lanzamiento», señala. El ranking Cúspide de los libros más vendidos de la semana la ubica poco antes de la mitad, en el puesto número 45.

Ocurre que en el mundo existen tres grandes centros de la industria cultural de la historieta: en Estados Unidos se le llama comic; en Japón, manga y en el bloque conformado entre Francia y Bélgica, bande dessinée», explica Da Col.

Consultado sobre porqué se le dice franco-belga a una historieta creada en Francia por franceses, Da Col indica que «porque es difícil distinguir cultural y estilísticamente entre las historietas hechas en Francia y en Bélgica, país este último donde se habla francés y neerlandés, con una tradición de grandes obras como ‘Lucky Luke’, ‘Tintín’ o ‘Los pitufos'».

En Europa la saga tiene una amplísima batería de lectores porque recurre a su historia antigua y contemporánea, con guiños que interpelan sus idiosincrasias e imaginarios.

Transcurre en el año 50 a.C. y un clásico son las alusiones humorísticas a estereotipos nacionales como si de una pica entre hinchas de fútbol se tratara o la intrusión de personajes famosos como Jaques Chirac o Sean Connery, figuras no tan convocantes para las audiencias actuales latinoamericanas. ¿Cómo linkea, entonces, esta obra con estos lectores?

«El nexo más fuerte que tenemos los latinoamericanos en general, pero los argentinos y porteños en particular, es que el co creador de Astérix, Goscinny, era culturalmente franco argentino: llegó a Buenos Aires con su familia en 1928 cuando todavía no tenía dos años y aquí vivió hasta los 19», señala Da Col.

«La cultura argentina acompañó a René hasta sus últimos días -asegura el experto-, escuchando (y tarareando) tangos, comiendo empanadas que encargaba especialmente en un almacén atendido por una argentina en París, y el dulce de leche nunca faltaba en su mesa. Y lo maravilloso de todo esto es que cuando hablaba en castellano…¡Lo hacía con acento porteño!».

«Toda esta movida de Libros del Zorzal trata de mantener viva la obra de un autor que, si bien nunca se nacionalizó argentino, era de acá. Pero, en definitiva, se trata de la lucha del pequeño contra el grande, de David contra Goliat, un tema clásico, que atrae a lectores de todo el planeta», concluye.

Un Asterix sin Hispanismos

La saga Astérix fue traducida al castellano neutro por Leopoldo Kulesz, «con el objetivo único de ser fieles al original», permitiéndose algunos giros locales en las conversaciones entre los adolescentes del último número, vinculados a los países de Sudamérica donde se distribuye -Argentina, Uruguay, Chile, Bolivia y Paraguay- y «solo porque se lo permite (Jean-Yves) Ferri en la versión francesa», dice el editor de Libros del Zorzal.

«El desafío principal fue la traducción de los juegos de palabras. Armé un equipo de 12 personas para pensar y revisar mi traducción. Hay juegos de palabras hasta dónde en el original no hay. Por ejemplo, en ‘Astérix y los godos’ un romano le dice al que le quiere pegar, literalmente: ‘¡Soy romano, soy romano, soy romano!’ y en nuestra traducción pusimos ‘¡No me peguen, soy romano!'».

Los juegos que propone el guión con los nombres de los personajes se pierden en su paso al español, como Idefix, el perro de Obelix, que coincide fonéticamente en francés con la frase «idea fija» o, Assurancetourix, ‘assurance tous risques’ en francés, que significa ‘seguro contra todo riesgo’ y que pierde sonoridad en su adaptación al español. ¿Eso pudo saldarse de alguna manera?

«En la traducción española, en muchísimos nombres se pierde el sentido y la sonoridad -indica Kulesz-. Por dar un ejemplo, el sobrino del jefe Abraracurcix en ‘Astérix y los normandos’ se llama en el original francés Goudurix, que proviene de ‘goût du risque’, ‘gusto por el riesgo’ o ‘propensión al riesgo’. En la traducción española lo llaman Goudurix, sin relación con el sentido, pero en la nuestra lo llamamos Frenetix».

Pero, «y esta fue mi decisión más difícil -señala el traductor-, elegí no cambiar tres nombres que, desde el punto de vista del sentido y la sonoridad, deberían cambiarse: Abraracurcix, Asuranceturix e Idefix».

Se trata de personajes demasiado emblemáticos como para cambiarlos. Una lástima a la vez, ya que Abraracurcix, por ejemplo, viene de ‘a bras raccourci’, abrazo partido. Estos personajes fueron inmortalizados así en la traducción anterior y me pareció que cambiarlos atentaría con la identidad de toda la serie», concluye.

Imagen de portada: Gentileza de Telam

FUENTE RESPONSABLE. Télam por Dolores Pruneda Paz

Asterix se reinventa con una heroína valiente y rebelde.

«La hija de Vercingetorix» es la primera historieta de la colección protagonizada por una adolescente. Se trata de Adrenalina, hija del jefe arverno. Ya vendió más de 5 millones de copias en el mundo.

Tras su exitoso lanzamiento mundial en Francia en 2019, «La hija de Vercingetorix» llega a la Argentina en su versión en español. El más reciente álbum de la colección de los simpáticos galos ya lleva más de 5 millones de ejemplares vendidos en todo el mundo.

Se trata del álbum número 38 de la serie, lanzado en Francia a fines de 2019, y fue traducida, editada y publicada por Libros del Zorzal, junto con los primeros quince álbumes de la colección.  El resto de la colección se irá completando en el año, con lo cual será la edición más completa disponible en Argentina.

La hija de Vercingetorix es la primera historieta de la colección protagonizada por una adolescente. Se trata de Adrenalina, hija del jefe arverno Vercingetorix, quien es perseguida por los romanos y a la que Asterix y su fiel ladero Obelix deberán cuidar. Pero el encargo no resulta ser simple: la rebelde jovencita de trenza roja tiene sus propios objetivos y, como a toda adolescente, no le gusta que le digan qué hacer.

Este es el cuarto álbum con guión de Jean-Yves Ferry y dibujos de Didier Conrad, el nuevo equipo creativo de esta legendaria saga que vio la luz por primera vez en 1959 en la revista Pilote de la mano de René Goscinny (1926-1977) y Albert Uderzo (1927-2020).

Imagen de portada: Gentileza de Entre líneas.

FUENTE: Entre líneas – Historieta de colección/Humor/ Personajes.

Científicos descubren un pato que habla.

Un científico neerlandés ha descubierto antiguas grabaciones de un pato almizclero imitando la frase «You bloody fool!» («¡Maldito tonto!»), aprendida cuando fue criado por humanos en un parque de aves australiano.

El científico de la Universidad de Leiden, Carel Ten Cate, dijo que lo interesante de la expresión vocal del ave acuática, apodada «Ripper», no era tanto el mensaje, sino el hecho que pudiera imitar a los humanos.

«Definitivamente se basa en la voz humana, aunque la pronunciación es un poco extraña, que podría ser el acento australiano, no lo sé», dijo Ten Cate, que publicó sus hallazgos en la revista de investigación biológica Philosophical Transactions of the Royal Society.

Dijo que al principio se había preguntado si las grabaciones, realizadas en la década de 1980, podrían ser un engaño, pero fueron realizadas por el ornitólogo Peter Fullagar, coautor del artículo. 

Las grabaciones se habían guardado en un archivo de sonido y se habían consultado ocasionalmente hasta que Ten Cate las redescubrió en el curso de su investigación sobre el aprendizaje vocal en las aves.

Ten Cate dijo que Ripper tenía algo más en su repertorio: también podía hacer un ruido como el de una puerta que se cierra y su pestillo haciendo clic.

Algunas especies de animales, sobre todo aves como los loros y los pájaros cantores, son capaces de imitar el habla humana. Pero el fenómeno es raro, aunque algo más común en animales criados por humanos.

«Encontrar una especie ajena a estos grupos (…) en un pato, es bastante extraordinario. Se trata de un hecho evolutivo independiente de la capacidad de aprendizaje vocal, lo cual es muy especial», afirma Ten Cate.

Imagen de portada: Gentileza de Ámbito

FUENTE: Ámbito – Información General – Noticias del Mundo

Cécile Dormeau ilustra el mundo femenino con humor y honestidad brutal.

En estos tiempos en los que la feminidad y el feminismo no están invirtiendo sus normas si no que están dándoles el lugar en el que deberían haber estado siempre, muchas son las que llevan a cabo la revolución desde el amor y el humor. 

Desde esta premisa y desde la honestidad brutal es de donde nacen las ilustraciones de Cécile Dormeau, una creativa dispuesta a mostrar su realidad y la de millones de mujeres que reclaman su sitio, sus derechos y sus sentires.

Sus coloridas ilustraciones, a pesar de ser alegres, lanzan mensajes ácidos y de protesta desde la emoción y la reivindicación.

Las protagonistas de sus viñetas son mujeres sin trampa ni cartón. Con sus cavilaciones y sus frivolidades, sus espontaneidades y hábitos, sus batallas diarias y sus diversas personalidades.

cecile dormeau feminismo feminidad ilustracion mujeres humor 2
cecile dormeau feminismo feminidad ilustracion mujeres humor 3
cecile dormeau feminismo feminidad ilustracion mujeres humor 4

Algo que es innegable es el hecho de que nuestra sociedad tiene estándares mucho más altos para las mujeres que para los hombres. Siempre se espera de ellas que se vean lo mejor posible, que actúen cortésmente, que sonrían, que traten ciertos temas como un tabú o que ni siquiera los traten a pesar de cómo se sientan por dentro.

Cansada de esta injusticia, la ilustradora francesa Dormeau comenzó a crear ilustraciones que capturan el lado de la mujer que la sociedad no quiere ver, la realidad no como la pintan los demás, sino como la pinta ella.

cecile dormeau feminismo feminidad ilustracion mujeres humor 5
cecile dormeau feminismo feminidad ilustracion mujeres humor 6
cecile dormeau feminismo feminidad ilustracion mujeres humor 7
cecile dormeau feminismo feminidad ilustracion mujeres humor 8
cecile dormeau feminismo feminidad ilustracion mujeres humor 9
cecile dormeau feminismo feminidad ilustracion mujeres humor 10
cecile dormeau feminismo feminidad ilustracion mujeres humor 11
cecile dormeau feminismo feminidad ilustracion mujeres humor 12
cecile dormeau feminismo feminidad ilustracion mujeres humor 13
cecile dormeau feminismo feminidad ilustracion mujeres humor 14
cecile dormeau feminismo feminidad ilustracion mujeres humor 15
cecile dormeau feminismo feminidad ilustracion mujeres humor 17
cecile dormeau feminismo feminidad ilustracion mujeres humor 18

FUENTE: CULTURA INQUIETA – Por Cécile Dormeau: Instagram

  •  Ilustración – FEMINISMO – MUJER – HUMOR –

Chau FUTBOL

Me permito la irreverencia; de hacer un prólogo del artículo del escritor y periodista Martín Caparrós, que de incisivo y descarnado como pocos es uno de los pocos creíbles del medio, siendo uno de los preferidos para quien escribe estas líneas. La maquinaria del fútbol es tan grande, que mueve tanto dinero en muchas ocasiones bajo sombras “mafiosas”, porque los “idiotas útiles” que somos todos nosotros, compramos mediáticamente todo aquello que anda dando vuelta y hacemos que la misma crezca en forma exponencial.

Como esta el mundo en la actualidad, donde el individualismo, personalismo y acumulación de capital no tiene límites, con una pandemia de futuro incierto y con millones de personas desplazadas o que se mueren de hambre cada día, da vergüenza propia y ajena que los medios nuestros de cada día, lucren con “fake news” o “noticias armadas” para que caigan los incautos.

Bien por Caparrós en su ensayo incisivo nada sutil, como es su costumbre.

Ya está, otra vez. Agosto, tedio, calorón, vacío de noticias, y el fútbol al rescate. Un asunto de fondo planetario de pronto nos sacude: el Fútbol Club Barcelona y Lionel Messi no van a firmar otro contrato de trabajo ultra-súper-mega millonario. Los medios enloquecen, cuentan lo que no saben, especulan. Millones y millones comentamos –al fin y al cabo, se trata de millones.

Estamos habituados. Cada verano, en estos países ricos, la pelota se para tres o cuatro semanas y sus medios sufren. Esos medios son la medida real del peso del fútbol en nuestras sociedades: ninguna otra actividad tiene, como ésta aquí y ahora, cuatro diarios –cuatro periódicos impresos cotidianos– dedicados a relatarla o suponerla.

Cada verano, en estos países ricos, esos medios del fútbol, como no tienen fútbol, tienen la solución: hablan de plata. Todo el año hablan de plata, pero cada verano solo hablan de plata. Cada verano la noticia son esas compraventas –comprar personas, vender personas, personas que solo quieren que las compren y las vendan– que suponen muchos más millones que los que ninguno de nosotros verá nunca en su vida, muchos más que los que se precisan para solucionar tantos problemas. No son noticias, porque serían muy pocas: son rumores. Desafiando cualquier razón del periodismo, los medios peloteros publican todo tipo de bulos de millones, bolazos de millones, inventos de millones, más y más millones, pornografía de millones, y el espectáculo más mirado y más opaco del mundo sigue echándose barro, y la fascinación por la riqueza de unos muchachos pedilistos sigue actuando.

Actúa con tantos, a todos los niveles, pero mucho más –faltaba más– con los más caros. Messi, por supuesto. Ya el año pasado nos dio el verano con sus historias de burofax y fuga –que terminaron en una temporada más, más bien mediocre. Messi todavía no es un ex futbolista pero ya es un ex Messi. Y ahora de nuevo: esta mañana los medios del mundo rebosan de relatos de contrato que sí, contrato que no, rumores, más rumores, problemas de un señor muy rico y muy famoso, tonterías.

Todos hablan, nadie dice nada –porque nadie sabe qué pasó. Lo único cierto es que nunca sabemos qué es cierto: nos cuentan trolas y más trolas y sin embargo las escuchamos las leemos las repetimos como si nos importaran y supiéramos algo; nos engañan, sabemos que nos engañan y nos gusta. Cualquier parecido con el mundo real es puro parecido con el mundo real.

No sabemos. Todavía planea por los aires la sospecha de que sería un farol: que alguna de las partes está mintiendo para ver si convence a la otra de algo. Si es un farol nosotros somos las polillas, bichitos de la luz: nos necesitan volando alrededor para que el truco marche. El mecanismo es conocido: alguna de las partes –Messi el año pasado, el Barcelona este– lanza una amenaza, un ultimátum, para que el otro ceda algo; si quieren que funcione necesitan la repercusión pública, la avalancha de notas en los medios, la zozobra y temor y júbilo y tristeza de los millones que miramos el espectáculo de los millones con la boca abierta, con la mente cerrada, con esta necedad que ellos precisan.

Nos necesitan, nos usan, nos inventan. Es lo habitual, pero hoy se han superado: durante meses dijeron –el Barcelona dijo, Messi dijo, los medios dijeron– que tenían todo arreglado y, de pronto, el Barcelona dice que no lo puede hacer por problemas legales. ¿De verdad habría que creer que no habían calculado si la solución que habían montado era legal? ¿No habían hecho las cuentas? Es idiota, pero nos toman por idiotas. En eso consiste, al fin y al cabo, el fútbol: en hacerse el idiota, en permitirse la idiotez de sentir que el recorrido de esa pelota importa, que te importa y me importa, que es importante, que si entra o no entra nos importa a todos. Está bien, se disfruta, lo hacemos: nos gusta, cada tanto, hacernos los idiotas, dejar correr la baba. Lo que no es tan agradable es que nos lo refrieguen otros en la cara.

Para eso, parece, sirve el fútbol. A mí el fútbol me tiene un poco harto, pero el espectáculo del dinero que baila alrededor del fútbol me tiene muy asqueado. 

 

Digo: ojalá el fútbol fuera un juego. Ojalá ningún jugador de fútbol pudiera –por esas mismas leyes– ganar más que un buen médico o un juez de verdad. Ojalá ni siquiera un futbolista se atreviera a salir a la calle con un coche de medio millón –porque sería legal quemárselo. Ojalá se casaran con mujeres normales. Ojalá no supiéramos con quiénes se casaban. Ojalá los chicos pobres de los países pobres no quisieran parecerse a ellos. Ojalá el éxito consistiera en otras cosas. Ojalá pudiéramos pensar más en otras cosas. Ojalá yo no escriba más de esto.

FUENTE: Por Martín Caparrós -Cháchara – En Ahorita Chacha Champions –