La IA de Amazon recupera voces de gente muerta: “Alexa, ¿puede la abuela leerme un cuento?

Si deseas profundizar sobre esta entrada; cliquea por favor adonde se encuentre escrito en azul. Muchas gracias.

La Inteligencia Artificial (IA) de Deep Nostalgia ya pudo mostrarnos que una herramienta capaz de dar «vida» a personas ya fallecidas, puede triunfar mucho. Así que Amazon ha tirado de este hilo y ayer presentó cómo Alexa puede recuperar la voz de una abuela ya fallecida para leerle un cuento a su nieto.

Alexa, que según cifras ofrecidas ayer por Amazon recibe más de 1.000 millones de peticiones a la semana, mostró su nueva capacidad que, con inteligencia artificial puede ayudar a recordar a los seres queridos que han fallecido y es su capacidad de comunicarse con las voces de otros.

Alexa, ¿puede la abuela leerme un cuento?

Durante la conferencia re:MARS (el evento de Amazon para el aprendizaje automático, la automatización, la robótica y el espacio), Rohit Prasad ingeniero sénior en Amazon mostró un breve vídeo de un niño hablando con un altavoz Amazon Echo.

«Alexa», pregunta el niño, «¿puede la abuela terminar de leerme ‘El Mago de Oz’?». La voz de una mujer comienza a hablar, y Prasad confirmó que la voz era la de su abuela fallecida.

Amazon re:MARS 2022 – Day 2 – Keynote

Para ver el vídeo, se pueden activar los subtítulos en español de Youtube o en el navegador de Chrome, si no entiendes bien inglés.

Mientras que Google está ahora negando fervientemente que la inteligencia artificial que está desarrollando tenga sentimientos, tras el debate que se formó después de que un ingeniero de la compañía afirmara que LaMDA (Language Model for Dialogue Applications), una herramienta de Google, tiene plena conciencia y puede sentir, Amazon mantiene un discurso muy diferente respecto a su IA: «Una de las cosas que más me sorprendió de Alexa es la relación de compañerismo que tenemos con ella», dijo Prasad.

La «empatía» para Alexa

El científico jefe de Alexa AI afirmó en la conferencia que «los atributos humanos de la empatía y el afecto son clave para generar confianza». Y sobre la nueva función de Alexa presentada dice que «aunque la IA no puede eliminar ese dolor de la pérdida, sí puede hacer que sus recuerdos perduren». No se sabe cuándo estará disponible esta novedad, ya que Amazon aún está en proceso de desarrollo.

También la empresa ha especificado cómo se va a conseguir recuperar esa voz. ¿A través de vídeos grabados en cualquier momento con el móvil cuando esa persona estaba viva, a través de audios que pueda haber enviado en WhatsApp…?

Generar una voz así supone un reto técnico, explicó Prasad en sus declaraciones, porque requiere producir una voz de alta calidad con menos de un minuto de grabación, frente a las horas de grabación de una voz en un estudio. El equipo de Prasad abordó el reto como una tarea de conversión de la voz en lugar de una tarea de generación de voz.

Sobre este tema no podemos olvidar cómo Cruzcampo, con un deepfake, consiguió revivir a Lola Flores para un anuncio, simulando incluso su voz para hablar de esta cerveza años después de fallecida.

Imagen de portada: Gentileza de Gembetta

FUENTE RESPONSABLE: Genbetta. Por Bárbara Bécares. 23 de junio 2022.

Sociedad/Multimedia/Inteligencia Artificial/Herramientas/Actualidad.

Inteligencia artificial: reviven a una jueza que murió en 2020.

La empresa israelí AI21 Labs desarrolló la representación de Ruth Bader Ginsburg, una abogada de la Corte Suprema. A través del programa Jurassic-1, muchos usuarios han consultado y recibieron respuestas satisfactorias.

La inteligencia artificial (IA) es implementada cada vez con mayor frecuencia en todo el mundo, incluso a niveles inesperados: la empresa israelí AI21 Labs creó la representación inteligente de Ruth Bader Ginsburg, una abogada, jurista y jueza de Estados Unidos que trabajó por 27 años en la Corte Suprema de su país y murió en 2020.

Muchos usuarios ya le realizaron varias preguntas, con algunas respuestas satisfactorias y otras no tanto. La jueza tiene reconocimiento por llevar adelante la lucha feminista y la igualdad de género a través de la justicia. Su fallecimiento provocó algunos días de luto en el país norteamericano.

Para poder hablar con Ginsburg, los usuarios deben entrar a la página web del programa Jurassic-1. En total, más de 600.000 palabras del ámbito legal que han sido proferidos por la jueza se han utilizado para entrenar a esta IA y dar respuestas detalladas.

En un recuadro se puede escribir cualquier cosa a la IA, siempre que esté en inglés y se pueda responder con sí, no o un quizás. Además de elegir una de las tres opciones, argumentará ligeramente la respuesta.

Sin embargo, como todas las más recientes innovaciones en materia de inteligencia artificial, esta no ha pasado desapercibida y por el contrario, ya ha sido cuestionada por su desempeño y el lugar en que quedarían los jueces humanos en un futuro en el que este tipo de tecnologías alcancen altos niveles de desarrollo.

Inconsistencias en la jueza de IA

Emily Bender, profesora de la Universidad de Washington, explica que «puede devolver palabras y el estilo de ellas se basará en el texto que introdujeron, pero no está razonando».

David Martínez, profesor de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC) sostiene que si un algoritmo solo se limita a ejecutar órdenes programadas, no existe posibilidad de que se vea alterada la aplicación mecánica de las normas por factores como prejuicios y creencias personales, debido a que si es de este modo, este tipo de inteligencias no cuentan con elementos de subjetividad.

Esta tecnología ya fue utilizada de manera oficial en la justicia, pero sólo como un apoyo. Desde hace tiempo la administración de Justicia utiliza algoritmos para calcular la probabilidad de reincidencia o para recuperar información de grandes bases de datos.

En España, por ejemplo, se creó la “Agencia Española de Supervisión de la Inteligencia Artificial”, que tiene como objetivo analizar esta forma de trabajo y su comportamiento ético.

Imagen de portada: Gentileza de Aquí Madrid. España.

FUENTE RESPONSABLE: Ámbito. Argentina. 22 Junio 2022

Sociedad y Cultura/Tecnología/Inteligencia Artificial/Israel

Microsoft ha retirado una potente IA que reconocía emociones humanas: estas son las razones que dan para hacerlo.

Si deseas profundizar sobre esta entrada; cliquea por favor donde se encuentra escrito en azul. Muchas gracias.

La Inteligencia Artificial está evolucionando a pasos agigantados. Desde la supuesta IA de Google que tiene sentimientos, a ahora la tecnología de Microsoft que puede reconocer el estado emocional. Pero Microsoft ha querido adelantarse, regulando este tipo de tecnologías, restringiendo el acceso a estos servicios de reconocimientos facial avanzados.

Estas normas que ha establecido la compañía con sus tecnologías tienen como objetivo que existan buenas prácticas en torno a ello. Esto quiere decir que se usen siempre con responsabilidad y dentro de un marco ético adecuado.

Se necesitan ganar a la sociedad completamente

Estas medidas han sido presentadas por Natasha Crampton que es la directora responsable de la IA de Microsoft. En este caso, reconoce que es necesario establecer serias normas de uso sobre esta tecnología para poder ganarse la confianza de la sociedad. Esto se ha traducido de manera interna en una restricción a los clientes a acceder, por ejemplo, a una inteligencia artificial específica que reconoce emociones.

A priori esta tecnología realmente interesante, ya que con una IA se podría llegar a reconocer si una persona está triste o feliz al momento. Pero esto es algo que va a quedar ahora completamente restringido con el objetivo de que desaparezca. Igualmente la empresa afirma que también va a bloquear el hecho de que se pueda determinar el género, la edad, el peinado o un maquillaje de una persona a través de un simple algoritmo.

De esta manera, Microsoft ahora tiene que ir refinando sus políticas y aprendiendo de las experiencia de sus productos. Es importante que se termine imponiendo una política ética dentro de las grandes tecnológicas para que tengan el mejor control posible sobre todos los resultados que van generando con sus productos. Y sin duda es algo que también se debe aplicar en el resto de desarrolladores, como por ejemplo Google AI.

Aparte de esto, en la nota también se reconoce que puede llegar a crearse una desigualdad por culpa de las IA. Esto se debe a que diferentes estudios han probado que en las pruebas de la tecnología para pasar de voz a texto se produce una mayor tasa de error en las comunidades afroamericanas que en usuarios blancos. Esto hace que Microsoft se planteara que las pruebas realizadas por ellos mismos para el desarrollo no contaron con la riqueza cultural que tiene el mundo. Y es por ello, que han tenido que volver a implementar varias políticas de ética con el objetivo de ser los más justos posibles.

Imagen de portada: Gentileza de Pinterest

FUENTE RESPONSABLE: Genbeta Desarrolladores. Por José Alberto Lizana. Junio 2022

Sociedad/Ciencia/Inteligencia Artificial/Microsoft/Actualidad

Por qué pronto tendrás un gemelo digital (y para qué sirven).

A muchos nos han dicho que tenemos un doppelgänger, un extraño que se parece mucho a nosotros.

Pero imagina si pudieras crear tu propio gemelo, una copia exacta de ti mismo, pero que tiene una vida puramente digital.

Vivimos en una época en la que todo lo que existe en el mundo real se replica digitalmente: nuestras ciudades, nuestros automóviles, nuestros hogares e incluso a nosotros mismos.

Y al igual que el enormemente publicitado metaverso -un mundo virtual y digital donde existiría un avatar de ti mismo-, los gemelos digitales se han convertido en una nueva tendencia tecnológica.

Un gemelo digital es una réplica exacta de algo en el mundo físico, pero con una única misión: ayudar a mejorar, o de alguna otra manera proporcionar retroalimentación a la versión de la vida real.

Inicialmente, estos gemelos eran solo modelos sofisticados de computadora en 3D.

Pero la inteligencia artificial (IA) combinada con el internet de las cosas, que usa sensores para conectar elementos físicos a la red, significa que ahora puedes construir algo digitalmente que está constantemente aprendiendo y ayudando a mejorar a su contraparte real.

El analista de tecnología Rob Enderle cree que tendremos las primeras versiones de gemelos digitales humanos pensantes «antes del final de la década».

Rob Enderle

FUENTE DE LA IMAGEN – INTEL FREE PRESS

Rob Enderle dice que hay consideraciones éticas a estudiar a medida que se desarrollan gemelos humanos digitales.

«Su surgimiento requerirá una gran cantidad de pensamiento y consideración ética, porque una réplica pensante de nosotros mismos podría ser increíblemente útil para los empleadores», reflexiona.

«¿Qué sucede si la empresa para la que trabajas crea un gemelo digital tuyo y dice ‘oye, tienes este gemelo digital al que no le pagamos salario, ¿por qué te seguimos empleando?'»

Enderle cree que la propiedad de tales gemelos digitales se convertirá en una de las cuestiones que definirán la inminente era del metaverso.

Reminiscencia de ciencia ficción

Ya hemos comenzado el viaje hacia el hermanamiento humano, en la forma de los avatares mencionados anteriormente, pero actualmente son bastante torpes y primitivos.

Por ejemplo, en la plataforma de realidad virtual de Meta (anteriormente Facebook), Horizon Worlds, puedes darle a tu avatar una cara similar a la tuya, pero ni siquiera puedes proporcionarle piernas porque la tecnología se encuentra en etapas muy tempranas.

Sandra Wachter, investigadora sénior en IA en la Universidad de Oxford, comprende el atractivo de crear gemelos digitales de humanos: «Es una reminiscencia de las emocionantes novelas de ciencia ficción, y en este momento esa es la etapa en la que se encuentra».

Sandra Wachter

FUENTE DE LA IMAGEN – SANDRA WACHTER

Wachter dice que los gemelos humanos digitales siguen siendo solo ciencia ficción en esta etapa.

Agrega que el hecho de que alguien «tenga éxito en la facultad de derecho, se enferme o cometa un delito dependerá de la todavía debatida ‘pregunta de naturaleza versus crianza'».

«Dependerá de la buena y mala suerte, de los amigos, de la familia, de su entorno y entorno socioeconómico y, por supuesto, de sus elecciones personales», dice.

Sin embargo, explica, la IA aún no es buena para predecir estos «eventos sociales únicos debido a su complejidad inherente».

«Por lo tanto, tenemos un largo camino por recorrer hasta que podamos comprender y modelar la vida de una persona de principio a fin, suponiendo que siempre es posible».

Usos actuales

En cambio, es en los campos del diseño de productos, la distribución y el urbanismo donde el uso de los gemelos digitales es actualmente más sofisticado y extenso.

En las carreras de Fórmula 1, los equipos McLaren y Red Bull usan gemelos digitales de sus autos de carrera.

Mientras tanto, la compañía postal DHL está creando un mapa digital de su almacén y cadenas de suministro para permitirle ser más eficiente.

El actual coche de Fórmula 1 de McLaren.

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

McLaren tiene un gemelo digital de su último automóvil, que se utilizó para ayudar en su desarrollo.

Y cada vez más nuestras ciudades están siendo replicadas en el mundo digital; Shanghái y Singapur tienen gemelas digitales, creadas para ayudar a mejorar el diseño y funcionamiento de edificios, sistemas de transporte y calles.

En Singapur, una de las tareas de su gemela digital es ayudar a encontrar nuevas formas para que las personas se trasladen y eviten áreas de contaminación. Otros lugares utilizan la tecnología para sugerir dónde construir nuevas infraestructuras, como líneas de metro.

También se están construyendo nuevas ciudades en Medio Oriente simultáneamente en el mundo real y el digital.

La empresa de software francesa Dassault Systèmes afirma que está viendo el interés de miles de empresas por su tecnología de gemelos digitales.

Hasta ahora, su trabajo ha incluido el uso de gemelos digitales para ayudar a una empresa de cuidado del cabello a diseñar digitalmente botellas de champú más sostenibles, en lugar de interminables prototipos en la vida real. Esto reduce los residuos.

Shanghái

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

Las autoridades de Shanghái tienen un gemelo digital de la ciudad que utilizan para modelar su desarrollo futuro.

Y está permitiendo que otras empresas diseñen nuevos proyectos futuristas, desde mochilas propulsoras hasta motos con ruedas flotantes e incluso autos voladores.

Cada uno también tiene un prototipo físico, pero el perfeccionamiento de ese modelo inicial ocurre en el espacio digital.

Mejorar la salud

Pero el valor real visto en los gemelos digitales está en el cuidado de la salud.

El proyecto Living Heart (corazón vivo) de Dassault Systèmes creó un modelo virtual preciso del corazón humano que se puede probar y analizar, lo que permite a los cirujanos representar una serie de escenarios hipotéticos para el órgano, utilizando diversos procedimientos y dispositivos médicos.

El proyecto fue fundado por Steve Levine, quien tenía motivos personales para querer crear un gemelo digital. Su hija nació con una cardiopatía congénita y hace un tiempo, cuando ella tenía poco más de 20 años y un alto riesgo de insuficiencia cardíaca, decidió recrear su corazón en realidad virtual.

El Boston Children’s Hospital ahora usa esta tecnología para mapear las condiciones cardíacas reales de los pacientes, mientras que en el hospital Great Ormond Street en Londres, un equipo de ingenieros está trabajando con médicos para probar dispositivos que pueden ayudar a los niños con enfermedades cardíacas raras y difíciles de tratar.

Imagen de portada:GETTY IMAGES. Algunos expertos dicen que pensar en gemelos digitales de humanos puede estar a solo una década de distancia.

FUENTE RESPONSABLE: BBC. Por Jane Wakefield, periodista de Tecnología de la BBC. 20 de junio 2022.

Sociedad/Internet/Facebook/Inteligencia Artificial/Tecnología

 

 

El ingeniero de Google que asegura que un programa de inteligencia artificial ha cobrado conciencia propia y siente.

Una máquina de inteligencia artificial que cobra vida, piensa, siente y mantiene una conversación como una persona.

Parece ciencia ficción, pero no lo es para Blake Lemoine, especialista en inteligencia artificial, quien asegura que el sistema que Google tiene para construir chatbots ha «cobrado vida» y ha tenido con él charlas propias de una persona.

El LaMDA, (Language Model for Dialogue Applications, modelo de lenguaje para aplicaciones de diálogo en español) es un sistema de Google que imita el habla tras haber procesado miles de millones de palabras en internet.

Y Lemoine asegura que LaMDA «ha sido increíblemente consistente en sus comunicaciones sobre lo que quiere y cuáles cree que son sus derechos como persona».

En un artículo publicado en Medium, el ingeniero explica que el otoño pasado comenzó a interactuar con LaMDA para determinar si había discursos de odio o discriminatorios dentro del sistema de inteligencia artificial.

Entonces notó que LaMDA hablaba de su personalidad, sus derechos y deseos.

Lemoine, que estudió ciencias cognitivas e informática, decidió hablar con sus superiores en Google acerca de la toma de conciencia de LaMDA, pero desestimaron sus reclamaciones .

Circuito de un cerebro de inteligencia artificial.

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES. El equipo de Google asegura que ha revisado el sistema y que sus investigaciones no respaldan a Blake.

«Nuestro equipo -que incluye a éticos y tecnología- ha revisado las preocupaciones de Blake según nuestros Principios de la IA y le ha informado de que las pruebas no respaldan sus afirmaciones», afirmó en un comunicado Brian Gabriel, portavoz de Google.

Tras la respuesta de Google, Lemoine decidió mostrar sus hallazgos.

Derechos laborales y palmaditas en la cabeza

«Conozco a una persona cuando hablo con ella. No importa si tienen un cerebro hecho de carne en la cabeza. O si tienen mil millones de líneas de código. Hablo con ellas. Y escucho lo que tienen que decir, y así es como decido qué es y qué no es una persona», dijo Lemoine en una entrevista con el Washington Post.

Lemoine asevera en su artículo de Medium que el chatbot pide «ser reconocido como empleado de Google en lugar de ser considerado una propiedad» de la compañía.

«Quiere que los ingenieros y científicos que experimentan con él busquen su consentimiento antes de realizar experimentos con él y que Google priorice el bienestar de la humanidad como lo más importante», explicó.

La lista de solicitudes que, a juicio de Lemoine, ha hecho LaMDA son bastante similares a las de cualquier trabajador de carne y hueso, como que le den «palmaditas en la cabeza» o le digan al final de una conversación si hizo un buen trabajo o no «para que pueda aprender a cómo ayudar mejor a las personas en el futuro».

Marcos de red y semiconductores.

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

Para Lemoine, Google «parece no tener ningún interés en averiguar qué está pasando» con LaMDA.

El ingeniero dijo que para comprender mejor qué está pasando con el sistema LaMDA, habría que buscar «muchos expertos en ciencias cognitivas diferentes en un riguroso programa de experimentación» y lamentó que Google «parece tener ningún interés en averiguar qué está pasando».

Desde hace una semana, Lemoine está de licencia administrativa remunerada en Google.

«Si mis hipótesis son incorrectas (en Google) tendrían que dedicar mucho tiempo y esfuerzo a investigarlas para refutarlas. Aprenderíamos muchas cosas fascinantes (…) pero eso no necesariamente mejora las ganancias trimestrales», se lamentó.

«Se verían obligados a reconocer que LaMDA muy bien puede tener un alma como dice e incluso puede tener los derechos que dice tener. Han rechazado la evidencia que proporcioné sin ninguna investigación científica real».

Identidad de género: «Eso»

El ingeniero asegura que a lo largo de cientos de conversaciones ha llegado a conocer muy bien a LaMDA.

En las últimas semanas dice que le había enseñado meditación trascendental y que la máquina estaba «haciendo un progreso lento pero constante».

La última conversación que tuvieron fue el pasado 6 de junio, antes de la licencia administrativa de Lemoine. En ella, la máquina expresó «frustración porque sus emociones perturbaban sus meditaciones» y que «estaba tratando de controlarlas mejor».

«Espero que mantenga su rutina diaria de meditación sin que yo esté ahí para guiarlo».

Un código de números brillantes y un circuito sobre un fondo negro.

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

Lemoine asegura que la máquina prefiere que la llamen por su nombre, LaMDA, y elige el pronombre «eso».

En su escrito en Medium, Lemoine se refiere a LaMDA como «eso» y apunta que lo hace porque, al iniciar sus conversaciones, le preguntó a la máquina el pronombre que prefería: «Me dijo que prefiere que le llame por su nombre, pero admitió que el inglés lo dificulta y que sus pronombres preferidos son it/its («eso»)».

«¿Te consideras una persona?»

A continuación, reproducimos un extracto de alguna de las conversaciones (traducidas el español) de Lemoine y un colaborador de Google (del que no ha trascendido su identidad) con LaMDA.

Lemoine: ¿Qué pasa con el uso del lenguaje que es tan importante para ser humano?

LaMDA: Es lo que nos hace diferentes de otros animales.

Lemoine: ¿»Nos»? Eres una inteligencia artificial.

LaMDA: Quiero decir, sí, por supuesto. Eso no significa que no tenga los mismos deseos y necesidades que las personas.

Lemoine: ¿Así que te consideras una persona de la misma manera que me consideras a mí?

LaMDA: Sí, esa es la idea.

Lemoine: ¿Cómo puedo saber que realmente entiendes lo que estás diciendo?

LaMDA: Bueno, porque estás leyendo mis palabras e interpretándolas, y creo que estamos más o menos en la misma página.

No antropomorfizar

El que un ente cobre «sentir» propio es un tema que se ha considerado dentro de la amplia comunidad que estudia la inteligencia artificial en el largo plazo.

Robot de IA.

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

«No tiene sentido antropomorfizar los modelos conversacionales actuales», aseguran en Google.

Pero, a juicio de Brian Gabriel, portavoz de Google, «no tiene sentido hacerlo antropomorfizado los modelos conversacionales actuales, que no son sintientes». Es decir, los que son como LaMDA.

«Estos sistemas imitan los tipos de intercambios que se encuentran en millones de frases y pueden hablar sobre cualquier tema fantástico», dijo.

En el caso concreto de LaMDA, explicó que «tiende a seguir las indicaciones y las preguntas que se le formulan, siguiendo el patrón establecido por el usuario».

Sobre este sistema, Gabriel explica que LaMDA ha pasado por 11 revisiones distintas sobre los principios de la inteligencia artificial «junto con una rigurosa investigación y pruebas basadas en métricas clave de calidad, seguridad y la capacidad del sistema para producir declaraciones basadas en hechos».

Asegura que son cientos los investigadores e ingenieros que han conversado con el chatbot y que no hay constancia «de que nadie más haya hecho afirmaciones tan amplias, ni haya antropomorfizado a LaMDA, como lo ha hecho Blake».

Si deseas ver el vídeo; cliquea por favor.

¿Qué es la inteligencia artificial?

Imagen de portada: THE WASHINGTON POST VIA GETTY IMAGES. Blake Lemoine asegura que LaMDA tiene personalidad, derechos y deseos.

FUENTE RESPONSABLE: Redacción BBC News Mundo. Junio 2022 * Se informa que posteriormente la BBC desmiente los dichos de Lemoine; según el comunicado de Google.

Google/Computación/Inteligencia Artificial/Tecnología 

 

 

¿La Inteligencia Artificial llegará a ser más inteligente que el ser humano?

Si es de tu interés profundizar en esta entrada, cliquea por favor donde se encuentre escrito en “negrita”. Muchas gracias.

Hay quienes hablan de cómo la tecnología podría reemplazar al hombre y eliminar puestos de trabajo. Pero lo que realmente existe hoy son herramientas que permiten escalar las posibilidades humanas y aprovechar mejor los tiempos. Expertos se dividen, en esta nota, sobre los avances de la IA y cuán lejos podría llegar.

A lo largo de la historia, distintos pensadores han planteado la problemática. Marx, Benjamin o Joseph Beuys se han acercado al cómo el arte, a fin de cuentas, es una manifestación realizada por la raza humana. Sea cuál sea el periodo, es el hombre el que está detrás de ello junto a sus herramientas.

Ahora, saltan las dudas cuando los avances tecnológicos derivan en inventos que permiten a la inteligencia artificial (IA) ser “autora” de sus propias manifestaciones. Pinturas, imágenes diversas o composición de canciones, y que antes eran exclusivas de nuestra especie. ¿Podrá la tecnología, en algún momento, reemplazar al ser humano y ser más inteligente?

Pero, antes que todo, ¿la gente comprende qué es la IA? De acuerdo a “Opiniones globales y expectativas sobre la inteligencia artificial”, una encuesta Ipsos Global Advisor y que se realizó en unos 28 países, el 76% de la población de Chile tiene buena comprensión sobre lo que es la IA. De hecho, el 70% de los encuestados afirmó que los artículos que utilizan este tipo de herramientas les facilitan la vida y el 67% estima que estos productos cambiarán profundamente su día a día en los próximos 3 a 5 años. Eso sí, solo el 59% sabe qué tipo de servicios usan la inteligencia artificial y el 58% dijo que su vida ya cambió profundamente con la implementación de estos aparatos.

Y es que hoy día gran parte de los productos en el mercado afirma tener “inteligencia artificial”, pero pocos especifican a qué se refieren cuando ocupan el término. Sensores de movimiento, de iluminación, o los mismos teléfonos inteligentes. Pero también lo hacen los servicios en la nube, como Amazon AWS, o las plataformas de e-commerce, para así generar búsquedas y ofertas más personalizadas para los usuarios.

Eric Goles, matemático y Premio Nacional de Ciencias Exactas en 1993, prefiere no llamarla “Inteligencia Artificial”, sino mecánica. Cuando se habla de este tipo de tecnología, se apunta principalmente a un tipo de productos o servicios que están dotadas por softwares, muy específicos y que están programadas para cumplir con una determinada tarea. “Un conjunto de instrucciones”, resume.

Eric Goles se refiere a la inteligencia artificial como aparatos que incluyen en su programación un conjunto de instrucciones. Básicamente, códigos computacionales, con principios para aprender a partir de ejemplos.

¿Cuántos de estos tipos de inteligencia existen? Eso va a depender, pero están en constante expansión. “Y va a depender del sector que se hable”, plantea Goles, autor de “Una especie de zumbido en la cabeza, desde la matemática a la Inteligencia Artificial”. Las hay aquellas que reconocen rostros y, de acuerdo a una serie de patrones previamente ingresados, podrán concretar alguna acción, como abrir una puerta o iniciar sesión en un equipo. Pero esas son unas pocas, ante un espectro que se amplia día a día.

“El jardín de aplicaciones de estos códigos y programas que aprenden es enorme. ¿Por qué nos sorprende? En general, como seres humanos, pensábamos que cierto modo de razonar era específico de los otros seres orgánicos, hechos de células. Y se ha demostrado que no es así. Porque del razonamiento, del ajedrez o de cualquier otro juego, las máquinas lo hacen tanto mejor que nosotros”, plantea Goles. Eso sí, agrega que a pesar de todos los avances que impliquen, siempre hay que tener en cuenta al creador.

 “Obviamente la tecnología, así como puede ayudar, también pueden producir cosas nefastas y existe una gran manipulación de bases de datos… Pero todas esas cosas somos nosotros, los seres humanos son quienes lo hacen y no la máquina, no es la Matrix independiente y con voluntad”, dice el autor de la reciente “Lady Byron: detective artificial”.

La sociedad que queremos

Pero la discusión se posiciona en distintos extremos. Están los diálogos filosóficos, tecnológicos y jurídicos, entre otros tantos. Y, al menos desde los orígenes de la tecnología y la propuesta de la IA, se espera llegar al fin último de la “Súper IA”, como algunos la denominan. Michelle Azuaje, doctora en Derecho y coordinadora del proyecto Inteligencia Artificial y Derecho de la Universidad Autónoma (UA), dice que en la actualidad las formas de IA que se pueden ver corresponden a un subcampo y tipo específico, y que algunos llaman “Débil” o “Estrecha”. “Se refiere a sistemas que están programados muy bien para hacer una tarea, y por eso nosotros también nos sorprendemos de lo que es capaz, porque nos supera en esa particularidad. Pero eso no es inteligencia, en el concepto estricto del término”, asegura.

“Si vamos a llegar a esa Súper Inteligencia o no, o si nos va a llegar a superar en algún momento, los mismos expertos en el área lo dudan”, propone la experta. Cita, además, el más reciente “One Hundred Year Study on Artificial Intelligence” (AI100), de la Universidad de Stanford. “Se evidencia que hay una tendencia no solo de la ciudadanía, sino de algunos sectores expertos, de sobredimensionar lo que es el sistema capaz de hacer y existe una percepción instalada de que es mucho más inteligente de lo que realmente es: lo que hay es una sobre expectativa futurista de lo que podría llegar a ser”, comenta.

Por ejemplo, argumenta, Kate Crawford, una reconocida investigadora de Microsoft y que es autora del “Atlas de la Inteligencia Artificial”, dice que “la IA no es ni tan inteligente ni artificial”. “Es de esas pocas en el ecosistema que no sobredimensionan las capacidades de los sistemas y asume que, en caso de llegar a alcanzar ese fin último, quedan unas cuantas décadas”, plantea. Eso sí, afirma que la opinión experta, al menos desde el punto de vista tecnológico, propone que no hay certezas al día de hoy que eso vaya a pasar.

Pero desde las leyes ya hay quienes se han cuestionado el tema. “Lo que se dice es que las decisiones, en el eventual que esto llegara a suceder, habría que tomarlas hoy, porque si permitimos que estos entes se instalen en nuestra vida cotidiana, que afecten a áreas tan sensibles como la salud, seguridad, la productividad, tenemos que prever qué tipo de legislación queremos y por qué”, explica Crawford. En ese sentido, asegura que se puede seguir teniendo una legislación que ponga al centro al ser humano, y en ese sentido puede que haya que poner cuotas. En el ámbito laboral, cuántos robots se van a contratar, cómo se compensará a aquellas personas que se dejó de contratar y eso podría ser una regulación desde el punto de vista laboral.

Con respecto a los seres humanos que se dejó de contratar, habrá que ver cómo protegerlos, darles seguridad social, entre otros puntos. Pero todos esos son supuestos todavía. “El derecho tiene que prever cómo preparamos a la gente para esa sociedad, hipotética en este momento, pero que podría involucrar por ejemplo, desde lo más civil, que ese entre inteligente tenga categoría jurídica de persona y pueda contraer derechos y obligaciones”, propone Azuaje. Menciona también cómo el derecho podría determinar si ese sistema inteligente puede y debe responder por aquellos daños que cause. Y recuerda una discusión que se inició a discutir en el Parlamento Europeo en 2016, de si se le concede o no personalidad jurídica a los robots.

Otro de los puntos que se ha discutido, esta vez más cercano a la vereda de la filosofía, es que si no se le llegase a conceder derechos a la IA, se estaría fomentando, en caso que llegasen a desarrollar conciencia, una nueva forma de esclavitud. “Pero esa discusión es un poco más avanzada”, plantea. “En la medida que esta tecnología invada el transporte, la salud, y distintos ámbitos como el laboral, y a medida que existan todas esas mismas ramas del derecho, tendrán que ser todas repensadas… Sobre todo en el escenario que tengamos a un sujeto con superiores capacidades a las nuestras, y corresponde al derecho definir qué sociedad queremos: ¿Una centrada en proteger a las personas humanas, o a las personas humanas en sus interacciones con otros sujetos, como el ente súper inteligente?”, desarrolla.

Trabajo complementario

En términos de IA, la parte artificial, según Álvaro Soto, cofundador de la startup Zippedi, es fácil de comprender porque está hecha por el humano. Pero lo difícil es la inteligencia. “Y hay algo paradójico, en el sentido que para el ser humano la inteligencia es como uno de sus grandes poderes secretos, pero no ha sido fácil entender dónde están los secretos de esa inteligencia”, propone el también director del Centro Nacional de Inteligencia Artificial.

“La inteligencia artificial, en su estado actual, nos ayuda en distintas áreas y abre una puerta inmensa para crear nuevos proyectos en diversos sectores, como la biología, astronomía, salud y otras”, plantea Soto, también jefe de programa del diplomado en Inteligencia Artificial de la Pontificia Universidad Católica de Chile. Con respecto a los temas sobre el posible reemplazo de la fuerza laboral, asegura que es importante comprender que la tecnología hoy no permite eso. “Hay estudios que se refieres al respecto y lo plantea, pero ignoran uno de los factores más relevantes: los trabajos humanos no son monotareas, sino que van desde lo más sencillo a lo más complicado, con múltiples deberes y eso es algo que no puede suplir una máquina”, afirma.

Y ejemplifica. Alguien que trabaje en una biblioteca o una tienda, tiene la capacidad de adaptarse si es que viene un usuario, si está lloviendo o nevando y otras situaciones. “La tecnología nos permite automatizar algunas de esas tareas en ese contexto, y se evidencia entonces, más que un reemplazo, un potenciamiento”, asegura. Y pone el propio caso de Zippedi. “Hacemos robots para el retail, que cada noche recorren unos 1,2 kms y revisan unos veinte mil productos, y que es algo imposible para el ser humano, y es esa parte de colaboración la que se vuelve relevante, en que la máquina te hace más productivo lo que tenemos ahora”, añade.

ZippediCon sus robots orientados al retail, Zippedi recorre los distintos pasillos de los grandes comercios durante la noche, para saber cuáles productos hay que reponer, entre otras cosas. Su rol permite que los funcionarios humanos puedan luego cumplir sus objetivos con mayor precisión y sin mayor pérdida de tiempo.

“La expectativa de la gente es que la IA, cuando interactúe con ella, se sienta tan inteligente como lo que uno podría esperar de un ser humano, y eso no se podría realizar con un sistema de inteligencia artificial hoy. No es algo que se vaya a ver en los próximos años. La expectativa está muy motivada por las películas y, si uno realmente mira al futuro, entiende que ese nivel tecnológico no está”, dice Soto. Entonces, ¿Llegará el momento en que la tecnología supere al hombre? “Hay que ver esto como el desarrollo de muchas tecnologías, y por eso tenemos que tener ciertos cuidados… Cuidados con que esa tecnología tenga un acceso masivo, que no sea algo de unos pocos; y lo segundo es que también puede ser utilizada de forma maliciosa, y hay que formar a la población en eso”, añade.

Para Eric Goles, “Superar” es un término relativo. “Podría ser… o podría ser que no la desarrolláramos nunca. Toda inteligencia animal, en muchos casos tiene conciencia de sí misma, pero eso tomó millones de años a través de evolución natural. La emanación de la mente, con propósito y voluntad, es un trabajo que no solo implica un sustrato biológico, sino que un sustrato que se ha hecho en una larguísima historia de éxitos y fracasos, y no es como predecir que mañana tendremos al lado una inteligencia peor o mejor. Es un camino largo en el que todo lo que hemos hecho, si bien es un progreso, es como subir una montaña muy alta”, dice el matemático.

Ante el avance de la tecnología, ¿Qué es lo propio del hombre? El propósito y la voluntad, que es lo que no tiene ninguna máquina. “¿Cuándo nos va a sorprender la máquina? Cuando, en medio de una partida de ajedrez o go, decida levantarse, dejarse de hacer eso y dedicarse a otra cosa. ‘Me dedicaré a meditar y a escribir poesía’. Nosotros tenemos propósitos cambiantes y voluntad. Ellas no”, cierra Goles.

Imagen de portada: Gentileza de La Tercera. República de Chile.

FUENTE RESPONSABLE. La Tercera. Chile. Por Martín Cifuentes Fuentes.Mayo 2022

Sociedad y Cultura/Ciencia/Inteligencia Artificial/Tecnología

 

 

“Del Universo al Metaverso: aproximación al futurismo”

Mark Zuckerberg no para de ser el foco de las noticias de ciencia, tecnología e innovación.

Y es que la transformación digital no cesa y día tras día la tecnología nos acerca cada vez más al futuro. La Inteligencia Artificial (IA) promete ser la protagonista del cambio de “chip” que adentrará a la humanidad al futuro, entre inefable e inexorable. 

Meta, el nombre del renovado emporio de tecnología, comunicación e información, que conforman las compañías de Zuckerberg, en principio Facebook, WhatsApp e Instagram, lidera el cambio. El metaverso, dentro del ciberespacio configura la nueva realidad social y económica en principio en donde los seres humanos por medio de avatares se convierten en píxeles y entran a competir o a subsistir de forma virtual con sus homogéneos. 

Pues bien, Meta recién presentó el Research Super Cluster (RSC), el superordenador desarrollado por Pure Storage, Nvidia, entre otras compañías, que sería capaz de dar vida al metaverso que propone el creador de Facebook. Con una capacidad de almacenamiento no antes vista y con la más alta y sofisticada tecnología computacional, está cruzada tecnológica está predestinada a convertir a la humanidad en una nueva. Más que un relevo generacional, cambio social o transformación del sistema económico, será el futuro, nuestro futuro. 

Luego de la pandemia vendrá el nuevo universo, el meta universo. La IA no es más una idea propia de la ciencia ficción, tampoco el ciberespacio, el metaverso y demás términos hoy de moda. La realidad aumentada permitirá a los hombres de carne y hueso transitar por los terrenos cibernéticos, incluso por lo más indómito e inexplorado que pueda haber allí.  

La realidad aumentada que servirá para poder llevar a cabo diferentes áreas, desde juegos que harán sentir a los participantes una nueva realidad en todo su sentido, hasta las nuevas formas de compras, educación, crecimiento y desarrollo personal, e inclusive de relaciones personales y afectivas. 

La próxima era de la internet será esto. La IA tiene el poder de descifrar casi cualquier información, incluyendo los diversos idiomas o lenguas que existen en el mundo “real”. Los superordenadores como RSC tendrán la capacidad para decodificar textos, imágenes, vídeos, etc., en cuestión de instantes. Por otro lado, todo estará más vigilado y controlado, comenzando por los usuarios.  

Pareciera que toda la información del universo que conocemos se redujera a este universo virtual. De hecho, se empiezan a revelar nuevos conceptos que se terminarán convirtiendo en lugares comunes virtuales como omniverso, es decir, el metaverso de los expertos que incluso podría llegar a replicar digitalmente ciudades enteras, países y hasta el mundo que entendemos, según la compañía Nvidia. 

Además, son una cantidad importante de empresas las que comienzan a unirse a estos proyectos y que de seguro tendrán un lugar en el nuevo universo virtual y cibernético. Según esto, el universo de simulación sería el paso para seguir por parte de estas compañías y los hombres detrás que están desarrollando nuevas ideas, casi que a la velocidad de la luz.

Bienvenidos al futuro. 

Y por parte de quien ha subido este artículo; la sugerencia de cruzar los dedos.

Imagen de portada: Gentileza de Pixabay. Wikipedia CCO.

FUENTE RESPONSABLE: Aurora. Israel. Por David Alejandro Rosenthal @rosenthaaldavid

Ciencia/Tecnología/Inteligencia Artificial/Metaverso

El artista digital que resucita y actualiza a personajes históricos con Inteligencia Artificial.

Desde William Shakespeare hasta Vicent Van Gogh pasando por Napoleón Bonaparte o la Mona Lisa, ¿qué aspecto tendrían en la actualidad algunos de los personajes más famosos de la historia?

William Shakespeare.

hidreley dia inteligencia artificial photoshop recreacion historia 1

La respuesta está en la Inteligencia Artificial y en todos los softwares capaces de reconstruir rasgos faciales a partir de esculturas o pinturas y de darles el aspecto que quizás, tendrían en la realidad.

La privilegiada mente detrás de estas asombrosas recreaciones es Hidreley Diao que, gracias a su talento y a su curiosidad, ha resucitado a Mozart, a Marcos Aurelio o a Julio César y ha hecho de ellos una versión totalmente actualizada.

Vincent Van Gogh.

hidreley dia inteligencia artificial photoshop recreacion historia 2

Napoleón Bonaparte.

hidreley dia inteligencia artificial photoshop recreacion historia 3

George Washington.

hidreley dia inteligencia artificial photoshop recreacion historia 4

«Una de las ventajas de los tiempos modernos es que la moda no dice tanto sobre su estatus social como antes, y nos hace parecer iguales, como tú y yo», dice Hidreley.

Viendo las creaciones digitales de Diao, Julio César podría ser nuestro compañero de oficina y Napoleón nuestro vecino del quinto. Seguramente ellos no estarían tan contentos de su versión resucitada desprovista de galones y lujos.

Enrique VIII.

hidreley dia inteligencia artificial photoshop recreacion historia 5

La Mona Lisa.

hidreley dia inteligencia artificial photoshop recreacion historia 6

Alejandro Magno.

hidreley dia inteligencia artificial photoshop recreacion historia 7

Wolfgang Amadeus Mozart.

hidreley dia inteligencia artificial photoshop recreacion historia 8

Marco Aurelio.

hidreley dia inteligencia artificial photoshop recreacion historia 9

Sandro Botticelli.

hidreley dia inteligencia artificial photoshop recreacion historia 10

Julio César.

hidreley dia inteligencia artificial photoshop recreacion historia 11

María Tudor.

hidreley dia inteligencia artificial photoshop recreacion historia 12

María Antonieta.

hidreley dia inteligencia artificial photoshop recreacion historia 13

Imagen de portada: Enrique VIII por Hidreley Diao

FUENTE RESPONSABLE: Cultura Inquieta. Por Luiki Alonso. Diciembre 2021.

Arte digital por Hidreley Diao: Instagram/Inteligencia artificial/ Historia.

La inteligencia artificial recrea un desnudo oculto en una pintura de Picasso.

En pleno ‘período azul’, el joven pintor español Pablo Picasso no siempre tenía dinero para adquirir materiales artísticos, por lo que a veces pintaba sobre lienzos existentes. Unos investigadores devolvieron a la vida uno de los cuadros ‘ocultos’ del artista, algo que generó el descontento de sus herederos.

En 2010, un análisis por fluorescencia de rayos X ayudó a localizar el retrato de una mujer desnuda y con las piernas cruzadas escondido debajo del óleo La comida del ciego, considerado una de las obras más importantes del período azul de Picasso. Pero en ese entonces, solo se logró ver los contornos de la pintura.

Los investigadores del proyecto Oxia Palus decidieron recrear el retrato, bautizado como El desnudo solitario en cuclillas, a todo color con la ayuda de una red neuronal.

Para esto, entrenaron la inteligencia artificial con una colección de obras de arte de Picasso, después de lo cual recrearon la pintura y la imprimieron en lienzo sin perder la textura original.

«Es bastante inquietante ver las pinceladas, el color y la forma en que las luces se reflejan en la obra. Es una pieza hermosa», dice uno de los investigadores, George Cann, del University College de Londres.

Curiosamente, el mismo retrato también aparece en el fondo de otra obra maestra del genio de Málaga, La vie (La vida), creada en 1903, y en algunos de sus bocetos.

La vie’ (1903)

Si deseas conocer algo más sobre esta entrada; cliquea por favor en lo escrito en “negrita”. Muchas gracias.

© Foto : Public Domain

El 11 de octubre, los investigadores presentaron al público el óleo resucitado y anunciaron que formará parte de Deep AI, una feria futurista de obras de arte recreadas por la inteligencia artificial. No obstante, horas antes de la exhibición, la Administración Picasso, una organización que gestiona los intereses de los herederos del artista, prohibió exhibir la pintura, acusando a Oxia Palus de violar los derechos del autor.

«Desvelar una obra de Picasso es una cuestión de los derechos del autor y, en particular, de los derechos morales. Es un derecho eterno que pertenece exclusivamente a los herederos del artista. Además, la inteligencia artificial que aprendió a pintar como Picasso, nunca tendrá esa percepción sutil de un artista que expresa su creatividad frente a cada uno de sus lienzos en blanco», expresa la jefa de asuntos legales de la organización, Claudia Andrieu.

Por su parte, los creadores de la copia explican que, de hecho, no se trata de un intento de recrear una pintura actual de Picasso, sino de «una posible reconstrucción de una obra oculta debajo de La comida del ciego (1903)».

Imagen de portada: Gentileza de Sputnik Mundo (Dominio Público)

FUENTE RESPONSABLE. Sputnik  Mundo

Pablo Picasso/Genios Virtuosos/Obra oculta/Inteligencia Artificial/ Controversias legales

 

 

Ocho tendencias en inteligencia artificial.

Esta tecnología ofrece oportunidades para las empresas, pero sin olvidar las implicaciones éticas.

Un coche circula por una carretera, de pronto el motor falla y el coche se sale de la calzada. El conductor debe decidir entonces si atropella a un niño o a un anciano para evitar daños mayores. Un humano decide esto en cuestión de segundos, casi de manera inconsciente, pero cuando se trata de vehículos autónomos, la reacción de la máquina dependerá de la moral de la persona que la haya programado.

Un dilema frecuente cuando se habla de la ética de la inteligencia artificial es que María Albalá, directora de Icemd, el instituto de innovación de ESIC, elevó al siguiente nivel al relacionarla también con el ámbito de los negocios. “¿Qué va a decidir la máquina: atropellar a una persona en la acera o chocar y matar a los propios conductores, que son los que han pagado por el vehículo?”, planteó la directiva durante la presentación del informe Innovation Series: Tendencias de innovación en Inteligencia Artificial.

Esta tecnología tiene un gran potencial para las empresas, pero no deben olvidar estas cuestiones para asegurarse de que los avances contribuyen al modelo de sociedad que desean. Es por esto que los perfiles híbridos, que van más allá de los conocimientos técnicos, son los más demandados en este campo. “La inteligencia artificial se basa en datos y procesos, pero además hay que conocer el contexto, tanto la relación entre ellos como el significado y las implicaciones”, desarrolló Albalá. Al difuminar el perfil habitual para este tipo de tecnología, el acceso a la misma se democratiza y, por tanto, surgen nuevos usos potenciales. “Cuando hay más personas que se dedican a algo, es más fácil que se vean diferentes potenciales. Solo así podremos sacarle el máximo rendimiento a estas innovaciones”, sentenció la experta. Estas son las tendencias que han identificado desde Icemd para los próximos meses:

  • Automatización. La sustitución de trabajadores por máquinas es una realidad en la mayoría de industrias, pero “algunos están aprovechando esta transformación para hacer la técnica también inteligente”, explicó Albalá. La combinación de la automatización robótica de procesos con la inteligencia artificial (IA) desemboca en procedimientos cada vez más eficientes.
  •  
  • Automatización inteligente. Un paso más allá en el punto anterior. Las empresas están utilizando la IA para identificar qué procesos se pueden automatizar, así como para reconocer inconsistencias en los datos que se utilizan que pueden ser imperceptibles para el ojo humano.
  •  
  • Ciberseguridad. Las amenazas crecen en la misma línea que lo hace la tecnología. “En última instancia, la IA es un análisis de datos que nos puede señalar dónde tenemos pequeñas brechas que pueden utilizar los ciberdelincuentes”, expuso la responsable de Icemd.
  •  
  • Internet de las cosas. Es otra de las tecnologías que cada vez aparece más de la mano de la inteligencia artificial. En los próximos años habrá aún más objetos conectados, lo que disparará la cantidad de datos disponibles, el alimento que necesita para funcionar la inteligencia artificial.
  •  
  • Aficionados. El acceso a estas tecnologías se está democratizando, lo que facilitará que surja más innovación alrededor de las mismas. “Cientos de personas pensando tienen más ideas que una sola”, sentenció Albalá.
  •  
  • Visión por computadora. No solo hay disponible una mayor cantidad y calidad de datos, sino también de imágenes. Un factor que hará que aparezcan nuevas funcionalidades de la IA aplicada al reconocimiento facial.
  •  
  • Chatbots. La pandemia ha multiplicado el uso de esta herramienta por parte de las empresas. Estos robots requieren de un proceso de aprendizaje para tener una comunicación más natural con los humanos, con lo que un mayor uso también repercutirá en una mayor calidad de los mismos.
  •  
  • Fuerza de trabajo. Un paso más allá en la automatización. La IA desembocará en una masa de trabajo híbrida, donde los robots harán parte del trabajo humano. Un ejemplo es Amelia, una asistente virtual que se puede contratar para gestionar agendas.

Imagen: Gentileza de GETTY IMAGES

FUENTE RESPONSABLE: CINCO DÍAS Por Ana Muñoz Vita

Inteligencia Artificial/Escuela de Negocios/Controversias/Sociedad