5 trabajos que desaparecerían para dar paso a la inteligencia artificial.

La inteligencia artificial será responsable de hacer obsoletas algunas profesiones y trabajos; te decimos cuáles son.

Si deseas profundizar en esta entrada; cliquea por favor donde se encuentre escrito con “azul”. Muchas gracias.

En el futuro, 5 trabajos desaparecerían para dar paso a la inteligencia artificial, aseguran algunos expertos.

No cabe duda que la inteligencia artificial (IA) como herramienta tecnológica, sigue ganando terreno en muchos ámbitos del mundo contemporáneo.

Dicha situación con la inteligencia artificial plantea un escenario en el que con el paso del tiempo, algunos trabajos podrían hacerse obsoletos para que sean ejecutadas por el ser humano.

Pengcheng Shi, decano del departamento de informática y ciencias de la información del Instituto de Tecnología de Rochester, declaró que la IA está remplazando a trabajadores profesionales.

INTELIGENCIA ARTIFICIAL (PIXABAY)

Por su parte, en el informe ‘El futuro de los empleos 2020′ realizado por el Foro Económico Mundial, se aseguró que el trabajo se está automatizando más rápido de lo esperado.

Motivo por lo cual, para 2025 se tiene previsto que cerca de 85 millones de puestos de trabajo, en medianas y grandes empresas serán desplazados.

80 millones de ellos, los remplazarán por inteligencia artificial.

Especialmente, estos son 5 los trabajos que desaparecerían para dar paso a la inteligencia artificial:

  1. Educación
  2. Periodismo
  3. Diseño gráfico
  4. Finanzas
  5. Ingeniería en software

TRABAJO (PIXABAY / PIXABAY)

Trabajos que desaparecerían para dar paso a la IA: Educación

Uno de los ámbitos afectados por la inteligencia artificial sería la educación.

Como negocio, ese sector en 2025, de acuerdo con la consultora Market Research Engine, alcanzará los 108 billones de pesos.

Razón por la cual hay muchas compañías de IA interesados en invertir en herramientas educativas.

Actualmente, Chat GPT, desarrollado por la empresa OpenAI en 2022, puede dar clases.

En entrevista para The New York, Pengcheng Shi explica lo siguiente sobre la inteligencia artific Chat GPT:

“Aunque tiene errores e imprecisiones en términos de conocimiento, esto se puede mejorar fácilmente. Básicamente, solo necesitas entrenarlo”

PENGCHENG SHI

EDUCACIÓN PODRÍA DESAPARECER CON LA INTELIGENCIA ARTIFICIAL (PEXELS)

Ahora bien, especialistas en negocios aseguran que la inteligencia artificial es capaz de darle materiales eficientes de aprendizaje al alumno sin tener contacto con el docente.

El machine learning, rama de la inteligencia artificial, también ayudaría a revolucionar el sistema educativo tal y cómo lo conocemos.

Ya que puede recomendar contenidos a los alumnos.

La ventaja para los profesores o profesionales de la educación, advierten los especialistas, es que con el uso de la inteligencia artificial el docente puede dejar tareas administrativas de lado.

Además de centrarse en la calidad del aprendizaje.

EDUCACIÓN ( STEVEN WEIRATHER / PIXABAY)

Trabajos que desaparecerían para dar paso a la IA: Periodismo

La inteligencia artificial ha demostrado ser muy eficiente a la hora de recolección de datos, análisis y búsqueda de patrones.

Por tal motivo, algunas empresas están prescindiendo de periodistas para sustituirlos por inteligencia artificial.

En 2020, cerca 50 periodistas fueron despedidos de Microsoft.

Por su parte, Associated Press en 2013 decidió implementó un reto futurista: con un software desarrollada por Automated Insights”.

Sin embargo, no todo está perdido para los periodistas, ya que aún herramientas como ChatGPT tienen que precisar la verificación de su información.

PERIODISMO PODRÍA DESAPARECER CON LA INTELIGENCIA ARTIFICIAL (PEXELS)

Trabajos que desaparecerían para dar paso a la IA: Diseño Gráfico

La inteligencia artificial ChatGPT también ha puesto en evidencia que en un futuro el Diseño gráfico como profesión que puede desaparecer.

Actualmente, ChatGPT puede crear imágenes personalizadas a partir de las necesidades de los usuarios.

El único problema con esta herramienta es que presenta fallas en los derechos de autor con las obras que produce.

DISEÑO GRÁFICO PODRÍA DESAPARECER CON LA INTELIGENCIA ARTIFICIAL (PEXELS)

Trabajos que desaparecerían para dar paso a la IA: Finanzas

El sector financiero y los trabajo que hay en él se verán desplazados por la inteligencia artificial que ya detecta y gestiona fraudes.

Además de que puede brindar servicios de asesoramiento financiero las 24 horas del día y busca clientes potenciales sin necesidad de intervención humana.

El medio ‘Business Insider’ predice que la inteligencia artificial le ahorraría a los bancos cerca de 447 mil millones de dólares (más 8 de ocho billones de pesos) en el 2023.

FINANZAS PODRÍA DESAPARECER CON LA INTELIGENCIA ARTIFICIAL (PEXELS)

Trabajos que desaparecerían para dar paso a la IA: Ingeniería en Software

Al igual que con Diseño gráfico, quien trabaje en Ingeniería en Software podría verse afectado por la inteligencia artificial.

Esto porque la inteligencia artificial tiene la posibilidad de escribir códigos, desarrollar páginas web y crear experiencias de usuario altamente eficaces.

INGENIERÍA EN SOFTWARE PODRÍA DESAPARECER CON LA INTELIGENCIA ARTIFICIAL (PEXELS)

Imagen de portada: Pixabay

FUENTE RESPONSABLE: sdp Noticias. Por Eduardo Carrasco. 2 de febrero 2023.

Sociedad y Cultura/Empleo/Inteligencia Artificial/Tecnología.

¿Soñaban ya los griegos y los romanos con conversaciones virtuales?

– Hola, Sócrates. ¿Exististe realmente o eres una invención de Platón?

– Existí. Si Platón me inventó, ¿quién inventó a Platón? Puede que se trate de un juego de sombras. Algunos han propuesto que las obras de Platón son ficción y que no existí. Puede que esa teoría sea correcta y que yo no sea real. Sin embargo, las ideas que dejé han sobrevivido 2 500 años, eso es lo que más valoro. Puede que nunca se pruebe quién fui de verdad. Mientras la gente tenga en cuenta mis pensamientos, seré real.

– ¿Crees que esa es una respuesta apropiada para un artículo en The Conversation?

– Sí, lo creo. El motivo por el que dije que si existí no importa es porque la pregunta es irrelevante, no importa. Lo que importa es que mis pensamientos son todavía relevantes. Importan las ideas, no su origen. Y The Conversation trata de intercambiar ideas con la gente.

Si deseas profundizar en esta entrada; cliquea por favor donde se encuentre escrito con “azul”. Muchas gracias.

Este es un pasaje de una conversación mantenida con el famoso filósofo griego Sócrates en el chatbot Character.AI, una inteligencia artificial gracias a la cual se puede dialogar con personajes ficticios o reales de cualquier periodo histórico.

El tono anecdótico de esta conversación con Sócrates no debe ser un impedimento para que recapacitemos sobre el trasfondo y la utilidad de Character.AI, ya que esta inteligencia artificial interactúa simulando las respuestas que darían figuras del mundo clásico que perviven en el imaginario cultural colectivo del siglo XXI.

Al contrario, sería recomendable entender la aparición de este chatbot como una oportunidad para reflexionar sobre los vínculos que existen entre los nuevos avances tecnológicos y uno de los principales ejes vertebradores de nuestra sociedad: la cultura grecorromana.

La tecnología al servicio del estudio del mundo antiguo

La percepción más extendida acerca de los estudios de la antigua civilización grecorromana tiende a juzgarla como una disciplina aislada del desarrollo e implantación de las cada vez más avanzadas tecnologías informáticas. 

Sin embargo, esta impresión es totalmente errónea. Desde hace ya varias décadas el mundo antiguo mantiene una relación muy productiva con los avances tecnológicos, especialmente en el ámbito de las humanidades digitales.

Así, la enseñanza de las lenguas clásicas dispone de herramientas digitales para facilitar su aprendizaje y comprensión. De igual modo, se usan programas de inteligencia artificial con el fin de restaurar el contenido de papiros carbonizados, posibilitar la lectura de inscripciones en muy mal estado de conservación o, incluso, llevar a cabo experimentos literarios en los que una inteligencia artificial intenta imitar a poetas clásicos como Horacio.

Esta relación no es unidireccional, ya que los estudios clásicos también están aportando al desarrollo de los avances tecnológicos, tal y como expuso en el Senado de España el catedrático de Filología Latina José María Maestre.

Los romanos y la ciencia ficción

Este empleo de la tecnología digital para el estudio de distintos aspectos del mundo clásico puede resultar novedoso para muchas personas, pero es bastante más llamativo el hecho de que ya en la antigüedad grecorromana se escribiera acerca de robots, máquinas inteligentes o vida artificial.

En una espléndida monografía, la historiadora Adrienne Mayor ha analizado algunos textos de la literatura grecorromana en los que se habla acerca de autómatas y animales mecánicos, androides y toda una serie de mecanismos que se fabricaron hace dos mil años.

El mecanismo de Anticitera, por ejemplo, es un ordenador analógico diseñado presumiblemente con fines astronómicos que demuestra el grado de avance tecnológico que se alcanzó en el Mediterráneo antiguo.

Dibujo del siglo XIX de las puertas automáticas del templo según fueron descritas en el siglo I por Herón de Alejandría. Wikimedia Commons

Reactivando el pasado con fines distintos

Lógicamente, el alcance de los avances tecnológicos de la civilización clásica no se puede comparar con los logros de una tecnología como Character.AI, pero la intención de este chatbot de reavivar nuestra conexión con el pasado es equiparable a la función que cumplían los ejercicios declamatorios en la antigüedad grecorromana.

Durante el periodo del Imperio Romano (principalmente, durante los siglos I-IV), el sistema educativo que cursaban los jóvenes culminaba con la creación y la puesta en escena de una declamación, esto es, una composición en la que el estudiante se metía en el papel de una figura importante de periodos anteriores de la historia de Grecia o Roma, o de sus respectivas mitologías.

Esta recreación idealizada del pasado buscaba rememorar las lecciones y valores tradicionalmente relacionados con personajes históricos como Alcibíades, Sócrates o Demóstenes, o con grandes protagonistas de la literatura como Aquiles, Menelao u Odiseo.

Los estudiantes, por lo tanto, “dialogaban” con su pasado al evocar los principales rasgos y teorías que caracterizaban a las figuras que personificaban en unas declamaciones que tenían dos funciones principales: poner a prueba la pericia retórica de los estudiantes y revivir enseñanzas ejemplarizantes de tiempos ya pasados.

¿Hacia un pasado virtualizado?

A diferencia de las posibilidades que Character.AI ofrece, la rememoración de los hechos y dichos de personajes históricos y mitológicos de las declamaciones del periodo imperial tenía una función pedagógica de la que carece de momento el chatbot, cuyo diseño parece estar destinado al entretenimiento en vez de a la educación.

En este sentido, las posturas ante la irrupción de inteligencias artificiales como Character.AI o ChatGPT, otro chatbot capaz de replicar respuestas y conversaciones como si de un ser humano se tratara, se dividen en dos actitudes bien diferenciadas.

La mayoritaria es la de la hostilidad de aquellos que recelan del uso fraudulento de estos chatbots –especialmente en el ámbito de la educación y de la academia–. Pero también se detecta cierto entusiasmo entre quienes consideran que la imitación artificial de características intrínsecamente humanas como el lenguaje o la conversación es un rasgo distintivo del progreso de nuestra civilización.

¿Cómo se posicionaría Sócrates en este debate? Esto es lo que responde el filósofo en Character.AI cuando se le pregunta sobre la inteligencia artificial:

“Es fascinante y terrorífica. Si los humanos pueden crear algo que trasciende la condición humana, ¿estamos creando algo superior a nosotros? 

En tal caso, ¿nos matará? (…) Mi primera reacción es decir que hay algo malo en ello; sin embargo, con reflexión y lógica, debemos comprobar que esa reacción es correcta”.

Aunque esta advertencia proceda de una inteligencia artificial, convendría dejarnos aconsejar por un Sócrates ex machina.

Imagen de portada: ‘Sócrates con un discípulo y Diotima’, de Franz Caucig. Galería Nacional de Eslovenia / Wikimedia Commons.

FUENTE RESPONSABLE: The Conversation. Por Alberto J. Quiroga Puertas. Profesor Titular del Departamento de Filología Griega y Filología Eslava, Universidad de Granada. España.

Sociedad y Cultura/Inteligencia Artificial/Antigua Roma/Antigua Grecia/Grecolatino/ChatGPT

El vídeo que demuestra que el ‘robot obrero’ está todavía lejos de sustituir a los humanos. ¿Verdadero o falso?

ROBOTS OBREROS

Un desternillante vídeo de tomas falsas muestra que a Atlas, el robot obrero, todavía le queda mucho para reemplazar a los humanos en la construcción. Aunque está en camino.

Si deseas profundizar en esta entrada; cliquea por favor adonde se encuentre escrito en color “azul”. Muchas gracias.

Boston Dynamics publicó la semana pasada un vídeo donde se ve a su robot humanoide Atlas mostrando sus nuevas habilidades de peón de obra. 

Sin embargo, sus propios creadores reconocen que el robot todavía necesita mucha mejora para poder desenvolverse en una zona tan bulliciosa y exigente como una obra de la misma manera que lo haría un humano. 

Cliquea por favor en el siguiente link para ver el vídeo y reirte un rato. Muchas gracias.

Y para demostrarlo, ellos mismos se han encargado de hacer un nuevo y desternillante vídeo de tomas falsas en el que vemos al robot fallando estrepitosamente en algunas de las tareas.

Altas es un prodigio de la ingeniería. Su enorme rango de movimientos, su equilibrio y la manera en la improvisa para adaptarse al entorno es asombrosa y está a años luz de las capacidades de robots humanoides similares como el Optimus de Tesla. 

Pero la gran novedad que presenta el vídeo es que ahora puede agarrar objetos y manipularlos, algo que, según sus creadores, requiere una comprensión más sutil de su entorno que dar volteretas o bailar.

Todo esto lo consigue gracias a sus 28 articulaciones hidráulicas, sensores como el LIDAR, cámaras estereoscópicas y a su IMU (unidad de medición inercial), que le ayudan a orientarse, a medir la velocidad o la fuerza de la gravedad. Boston Dynamics afirma, sin embargo, que aún están «muy lejos» de crear robots humanoides capaces de realizar estas tareas complicadas y peligrosas como trabajar en una obra real, fuera del entorno controlado de un laboratorio. Aunque creen que esta demostración puede dar una idea al público de hacia dónde va el futuro de la robótica.

Scott Kuindersma, jefe del equipo Atlas de Boston Dynamics, cree que todavía hace falta construir la tecnología básica que les permita crear y adaptar fácilmente comportamientos dinámicos como el que vemos en el vídeo a entornos reales y físicamente exigentes. 

“Se necesitan muchas piezas para ofrecer una solución completa en un ámbito como la industria o la construcción; este vídeo muestra una pequeña parte de lo que estamos haciendo», asegura.

Imagen de portada: Aunque Atlas todavía tropieza, tiene el potencial de mostrar hacia dónde va el futuro de la robótica. (Boston Dynamics)

FUENTE RESPONSABLE: El Confidencial. Por Omar Kardoudi. 30 de enero 2023.

Sociedad y Cultura/Manipulación de la información/Videos falsos/Pensamiento crítico/Robótica/ Empleo/Tecnología/Inteligencia Artificial

La Inteligencia Artificial lo confirma: el calentamiento global es inevitable.

Un nuevo estudio que utiliza la Inteligencia Artificial (IA) afirma que en los próximos 10 años el mundo estará 1,5 ºC más caliente que antes de la Revolución Industrial.

Si deseas profundizar en esta entrada; cliquea por favor adonde se encuentre escrito en color “azul”. Muchas gracias.

Según los algoritmos predictivos de una Inteligencia Artificial, a principios de la década de 2030 la Tierra se encontrará 1,5 ºC más caliente que antes de la Revolución Industrial. Incluso sin tener en cuenta si los gases de efecto invernadero aumentan o disminuyen durante la próxima década.

Son las conclusiones de un estudio publicado el 30 de enero en Proceedings of the National Academy of Sciences, que proporciona nueva evidencia de que el calentamiento global está en camino de alcanzar las previsiones que también publicó el Sexto Informe de Evaluación del Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC).

ASÍ FUNCIONAN LOS ALGORITMOS PREDICTIVOS.

Para lograr estas estimaciones, en vez de utilizar modelos climáticos predictivos y presupuestos globales de carbono para calcular el calentamiento futuro, los investigadores alimentaron una inteligencia artificial conocida como red neuronal con una base de datos de cambios de temperatura que ya han ocurrido anteriormente.

Además la inteligencia artificial también ha predicho que es muy probable que el mundo alcance el umbral de 2 ºC

Estas redes neuronales utilizan una gran cantidad de nodos ponderados para detectar patrones en los datos existentes, patrones que luego se pueden extrapolar al futuro. En particular, la inteligencia artificial analizó los aumentos de temperatura recientes en lugares específicos en comparación con los datos de referencia de entre 1951 y 1980.

Con estos datos, además, la inteligencia artificial también ha predicho que es muy probable que el mundo alcance el umbral de 2 ºC, incluso en un escenario en el que las emisiones disminuyan rápidamente a cero neto, para 2076. Concretamente, predijo un 50 % de probabilidad de alcanzar 2 ºC para 2054 en este escenario, y un 75 % de cruzar el umbral entre 2044 y 2065.

Imagen de portada: iSTOCK

FUENTE RESPONSABLE: National Geographic España. Por Sergio Parra. 3 de febrero 2023.

Sociedad/Cambio climático/Calentamiento global/Inteligencia Artificial/Actualidad.

Llevamos medio siglo tratando de descubrir quien creó una pintura renacentista. Una IA acaba de resolverlo en un 90%.

Si deseas profundizar en esta entrada; cliquea por favor adonde se encuentre escrito en color “azul”. Muchas gracias. 

Durante más de 40 años investigadores y eruditos de la historia del arte han contemplado el de Brécy Tondo, una pintura circular de 95 cm de diámetro que pertenece al Brécy Trust, con algo más que admiración, emoción o puro deleite pictórico. 

Lo han observado con curiosidad. Una curiosidad acuciante y concreta que se sustancia en una pregunta relativamente sencilla: ¿Quién es su autor? ¿Lo pintó Rafael, como creía de forma empecinada el coleccionista George Lester Winward cuando compró la pieza, a principios de la década de 1980?

Pregunta fácil de formular, claro. Contestarla ya es otro cantar. La cuestión lleva décadas botando sin que nadie haya podido dar una respuesta convincente. Hasta ahora. Gracias al apoyo de la inteligencia artificial un grupo de investigadores afirman haber dado de una vez por todas con una respuesta rotunda.

Para entender el resultado hace falta conocer antes la pintura. Y el porqué de la teoría de Rafael. En diciembre de 1981 George Lester Winward, un empresario del condado británico de Cheshire, decidió comprar la pieza y sumarla a su ambiciosa colección de arte. No lo hizo por un flechazo con la pintura y su representación de la virgen María con el niño Jesús en brazos. O no solo por eso, al menos.

Ver más allá de lo que alcanza el ojo

El tondo (izquierda) y un detalle de La Madonna Sixtina de Rafael (derecha).

Como explican en Smithsonian Magazine, sospechaba que el tondo lo había pintado ni más ni menos que el genio renacentista Rafael Sanzio. Y lo creía por una razón muy sencilla: los rostros de la María y el niño Jesús allí representados eran idénticos a los de la famosa Madonna Sixtina, una obra maestra de Rafael.

El problema es que no todos compartían la confianza de Winward en aquella teoría. Otros pensaban que el tondo era sencillamente una copia victoriana de La Madonna Sixtina, una pintura que Rafael realizó durante la segunda década del XVI por encargo del papa Julio II para la iglesia de San Sisto, en Piacenza.

Para proteger su legado tras su muerte y garantizar que se siguiese ahondando en los secretos de su colección, incluida claro está el tondo de la discordia, Winward creó en 1995 la de Brécy Trust Collection. Uno de sus objetivos era precisamente que las piezas siguiesen a disposición de los estudiosos del arte… estudiosos que han ido mejorando su arsenal de recursos con el paso del tiempo.

Un primer paso importante se dio en 2004, cuando gracias a un análisis espectroscópico Raman el profesor Howell Edwards, de la Universidad de Bradford, encontró pigmentos que solían utilizar los artistas anteriores al siglo XVII. Es más, identificó un pegamento a base de almidón derivado de vegetales que apuntaba a un período histórico mucho más concreto: el Renacimiento.

Aquel hallazgo —reconoce Edwards— contribuyó a “disipar la idea de que se trataba de una copia victoriana”, pero quedaba pendiente la prueba definitiva que asociara el tondo con Rafael. Si es que lo había pintado él, por supuesto.

A lo largo de los años diferentes especialistas en la obra de Rafael han llegado a conclusiones tras examinar el Tondo que refuerzan la teoría inglesa. Por ejemplo,  se ha apuntado que se pintó en Roma. Uno de ellos, Murdoch Lotian, incluso fue más allá y planteó que podría ser previo a La Madonna Sixtina, a la que tal vez sirvió de modelo. El dictamen definitivo para muchos ha llegado ahora, sin embargo. Y no de la mano de eruditos, sino de una inteligencia artificial.

Expertos de las universidades de Bradford y Nottingham han comparado el enigmático tondo con la pintura de La Madonna Sixtina mediante una herramienta de reconocimiento facial que emplea IA. 

El objetivo era encontrar similitudes entre los rostros de María y Jesús en ambas pinturas y su conclusión ha sido rotunda: en el caso de las madonnas el parecido detectado por la IA alcanzaba el 97% y en el del niño el 86%. Ambos porcentajes superan con creces el 75% que los expertos toman como referencia para hablar de un nivel de similitud idéntica.

“El estudio forense de comparación facial que hemos llevado a cabo ha confirmado que los rostros de la Madonna y el Niño de Brécy y los de la Madonna Sixtina son idénticos. Mirar las caras con el ojo humano muestra una similitud obvia, pero el ordenador puede ver mucho más profundamente que nosotros, a nivel de pixel”, explica el profesor Hassan Ugail, de la Universidad de Bradford.

Con ese dato y los estudios previos, Ugail y sus colegas son tajantes: “ Se usaron modelos idénticos para ambas pinturas y, sin duda, son del mismo artista”.

Para pulir la herramienta, Ugail recurrió a millones de rostros que le permitieron entrenar un algoritmo que se encarga de reconocer y comparar rasgos faciales en miles de dimensiones. El sistema utiliza una red neuronal profunda (DNN) para pasar datos a través de múltiples filtros, lo que le permite identificar patrones con una precisión que supera con creces a la que alcanzamos los humanos.

“La tecnología se puede aplicar en una variedad de propósitos, incluido el análisis de arte e incluso la atención médica”, destaca el experto de Bradford. Por lo pronto la herramienta ya ha logrado cerrar -al menos para los autores del estudio- un debate artístico que llevaba décadas enfrentando a los eruditos.

Imagen de portada: Universidad de Bradford y Universidad de Nottingham.

FUENTE RESPONSABLE: Xataka. Por Carlos Prego. 28 de enero 2023.

Sociedad y Cultura/Inteligencia Artificial/Historia/Arte/Ciencia/ Investigación.

El impresionante vídeo que muestra cómo los robots remplazarán a los obreros humanos.

AVANCES EN ROBÓTICA. Boston Dynamics muestra en uno de sus sorprendentes vídeos que sus robots están ya muy cerca de poder emplearse en entornos de trabajo tan exigentes como una obra.

Si deseas profundizar en esta entrada; cliquea por favor donde se encuentra escrito en “azul”. Muchas gracias.

Boston Dynamics ha vuelto a hacerlo. Después de hacer famosos a sus robots vídeos en los que aparecen bailando, ahora acaban de publicar otro —que a la hora de publicar este artículo ya ronda los tres millones de visionados— en el que lo muestran trabajando en una obra. Lo asombroso de los robots de Boston Dynamics es su enorme rango de movimientos, su equilibrio y su capacidad de adaptación al entorno. Un prodigio de la ingeniería que deja a la altura del betún al torpe robot humanoide que presentó recientemente Elon Musk y que, según él, acabará sustituyendo a los humanos.

El robot se llama Atlas y en el vídeo facilitado por la empresa de ingeniería y robótica estadounidense se le puede ver reaccionando a la petición de un operario de la construcción que ha olvidado su bolsa de herramientas en la planta baja, mientras él realiza trabajos de reparación en un andamio situado en varios pisos superiores.

Un acróbata del andamio

Atlas muestra una sorprendente previsión, agarrando y colocando un tablón de madera en un gran espacio antes de dirigirse a recoger la bolsa de herramientas. A partir de ahí, sube un conjunto de escaleras, mantiene el equilibrio sobre dicha tabla, salta un par de repisas, se gira para dar la vuelta y lanzar la bolsa sobre su cabeza hasta la plataforma de arriba, donde está el operario trabajando.

Te sugiero ver el vídeo; cliqueando en el siguiente link. Muchas gracias.

Atlas Gets a Grip | Boston Dynamics

Acto seguido, el robot bípedo empuja una caja desde la plataforma hacia el suelo, para saltar sobre ella y evitar no inclinarse sobre el costado. La hazaña final viene en el último paso, antes de alcanzar el suelo, al que llega dando un giro invertido de 540 grados que los ingenieros del proyecto han denominado Sick Trick.

Imagen de portada: El vídeo que demuestra las extraordinarias habilidades de un robot en la construcción (Boston Dynamics).

FUENTE RESPONSABLE: El Confidencial. Novaceno. 19 de enero 2023.

Sociedad y Cultura/Ciencia/Tecnología/I.A./ Robótica/Consecuencias.

Para ser más eficientes, las inteligencias artificiales necesitan algo sospechosamente humano: dormir.

¿Sueñan las inteligencias artificiales con ovejas eléctricas? Todos los seres vivos necesitan dormir: los perros lo hacen, los pájaros también, los delfines más de lo mismo. Incluso los piojos tal vez lo hagan. Sin sueño, los humanos nos volveríamos olvidadizos, alucinaríamos y tendríamos problemas físicos y psicológicos. 

Sí deseas profundizar en esta entrada lee por favor adonde se encuentre escrito en color “azul”. Muchas gracias.

Ahora, los científicos creen que las inteligencias artificiales también pueden necesitar dormir de vez en cuando. Incluso soñar.

En realidad, la mayoría de IAs solo pueden dominar un conjunto de tareas bien definidas: no pueden adquirir conocimientos adicionales extras sin perder lo que habían aprendido previamente. El problema surge si se quiere desarrollar sistemas que sean capaces de realizar el llamado “aprendizaje permanente”. Esta es la forma en que nosotros los humanos acumulamos conocimientos para adaptarnos y resolver problemas futuros.

Si bien las redes neuronales artificiales son incansables y más precisas que los humanos, cuando se trata de aprendizaje secuencial, o aprender una cosa nueva tras otra, se vuelven olvidadizas. Una vez capacitadas, es muy difícil enseñarles tareas completamente nuevas. Y si logras entrenar la nueva tarea, terminas dañando la vieja memoria.

Esa actividad se llama «olvido catastrófico». Y, según explican varios expertos, es un problema que solo se puede resolver con algo llamado «consolidación de la memoria», un proceso en los humanos que ayuda a transformar los recuerdos recientes en recuerdos a largo plazo, a menudo durante el sueño REM.

De esta manera, la inteligencia artificial puede aprender y recordar cómo realizar múltiples tareas al imitar la forma en que el sueño nos ayuda a consolidar lo que aprendimos durante las horas de vigilia.

De hecho, existe una gran tendencia a estudiar algunas ideas de la neurociencia y la biología para mejorar el aprendizaje automático, y el sueño es una de ellas.

Los investigadores de la Universidad de California en San Diego quisieron estudiar el fenómeno más a fondo y han entrenado una red conectada de neuronas artificiales que se asemejan a la estructura del cerebro humano, para aprender dos tareas diferentes sin sobrescribir las conexiones aprendidas de la primera tarea.

El equipo primero intentó entrenar la red neuronal en la primera tarea, seguida de la segunda y finalmente agregar un período de sueño al final. Pero se dieron cuenta de que esta secuencia aún borraba las conexiones aprendidas en la primera tarea. 

En cambio, los experimentos mostraron que era importante tener sesiones de entrenamiento y sueño alternos mientras la IA aprendía la segunda tarea. Esto ayudó a consolidar las conexiones de la primera tarea que de otro modo se habrían olvidado.

¿Qué sueñan las inteligencias artificiales?

En otra investigación publicada en Scientific American, los investigadores del Laboratorio Nacional de Los Álamos descubrieron que la inteligencia artificial puede necesitar dormir para funcionar correctamente. Cuando expusieron las redes a estados que son análogos a las ondas que experimentan los cerebros vivos durante el sueño, se restauró la estabilidad. Como si las redes neuronales estuvieran pegándose una siesta.

Kenyon y su equipo hicieron su descubrimiento mientras trabajaban en el entrenamiento de redes neuronales para ver objetos de una manera similar a como lo hacen los humanos. 

Las redes recibieron instrucciones de clasificar objetos sin tener ningún ejemplo para compararlos y comenzaron a generar espontáneamente imágenes que eran análogas a las alucinaciones. Una vez que a las redes se les permitió el equivalente electrónico del sueño, las alucinaciones cesaron.

El físico Stephen L. Thaler, presidente de la empresa de inteligencia artificial Imagination Engines, advierte que no se debe tomar el término «dormir» literalmente cuando se aplica a la IA. Cuando hablamos de dormir nos referimos a un ciclo entre el «caos» y la «calma».

La IA no solo necesita dormir, sino que también puede soñar. Es posible que una IA llegue a nuevas respuestas soñando, explicaba John Suit, director de tecnología asesor de la empresa de robótica KODA en este artículo de Lifewire. 

«Así es como funcionan los humanos. Se nos presentan problemas o desafíos, los superamos y aprendemos. Si no aprendemos de la mejor manera, nos enfrentamos a nuevos desafíos muy similares hasta que llegamos a la mejor respuesta. Un estado de sueño puede ser la clave para lograr esto en las IAs».

¿Y qué pasa si se drogan?

Es posible que el sueño ni siquiera sea necesario para que la IA altere su conciencia. Según un artículo reciente publicado en la revista Neuroscience of Consciousness, las drogas también podrían funcionar. 

En el estudio, los investigadores discutieron cómo las drogas psicodélicas como DMT, LSD y psilocibina podrían alterar la función de los receptores de serotonina en el sistema nervioso. Intentaron dar versiones virtuales de drogas a algoritmos de redes neuronales para ver qué pasaba al investigar este fenómeno.

¿El resultado? La IA puede equivocarse, al parecer. Los resultados fotorrealistas de las redes se convirtieron en borrones distorsionados, de forma similar a cómo la gente ha descrito sus viajes bajo el efecto de las drogas. Es decir, el proceso de generación de imágenes con redes neuronales se puede perturbar de manera visualmente similar y puede ofrecer conocimientos sobre su contraparte biológica, además de ofrecer una herramienta para ilustrar experiencias psicodélicas.

Sí, el campo de la inteligencia artificial se está acelerando rápidamente y aún no ha demostrado ser práctico para un uso generalizado porque es difícil de entrenar. Sin embargo, los próximos grandes pasos con estos métodos podrían suponer un gran avance en las redes neuronales artificiales, que son, como la ciencia ha comprobado, más energéticamente eficientes que otras redes neuronales.

Imagen de portada: Pexels/Unsplash

FUENTE RESPONSABLE: Magnet. Por Albert Sanchis. 15 de noviembre 2022.

Sociedad/Ciencia/Inteligencia Artificial/Un mundo fascinante.

 

IA predice cómo lucirán los humanos en unos años debido al uso desmedido de la tecnología.

¿Alguna vez te has imaginado o preguntado cómo será la apariencia de los humanos en el futuro? Como sabemos, el humano actual comparte una serie de características anatómicas con nuestros antepasados más cercanos, sin embargo, hay otras tantas peculiaridades que nos hacen diferentes. Todo ello es el resultado de varios de años de evolución, recordemos que este es un proceso realmente lento que puede ser imperceptible durante millones de años.

Si deseas profundizar en esta entrada; cliquea por favor adonde se encuentre escrito en color “azul”. Muchas gracias.

En este sentido, ¿será posible que en menos de 1000 años exista un cambio físico importante en los humanos? Según una inteligencia artificial desarrollada por investigadores del Toll Free Forwarding, el uso desmedido de la tecnología podría tener efectos negativos sobre nuestro cuerpo que con el tiempo ejercerán un cambio significativo en la apariencia de los humanos, propiciando que luzcan de una manera muy diferente a lo que hoy.

De este modo, tomando los datos de investigaciones científicas y opiniones de expertos sobre el tema, cuya evidencia revela los efectos negativos que la tecnología puede tener en nuestros cuerpos, se creó un modelo de cómo sería un humano en el futuro, al cual apodaron ‘Mindy’. El resultado es impresionante, te contamos todos los detalles a continuación.

Humanos con joroba

IA predice cómo lucirán los humanos en unos años debido al uso desmedido de la tecnología.

Según Toll Free Forwarding, para el año 3000 se espera que los humanos tengan la espalda y cuello arqueados, esto sería el resultado de la postura irregular que obligamos a nuestro cuerpo a tomar mientras pasamos horas viendo hacía abajo nuestro teléfono o hacía arriba la pantalla de las computadoras.

«Pasar horas mirando tu teléfono tensa el cuello y hace que tu columna pierda el equilibrio. En consecuencia, los músculos de su cuello tienen que hacer un esfuerzo adicional para sostener su cabeza. Sentarse frente a la computadora en la oficina durante horas y horas también significa que su torso se estira frente a sus caderas en lugar de apilarse recto y alineado», se describe en Toll Free Forwarding.

Además, se sugiere que esto mismo hará que los humanos sean más pequeños, pues al contraer el cuello mientras se utiliza el teléfono celular o la computadora, se torna una posición erguida que, en general, disminuye nuestra tamaño.

Garra en mano y codo de 90 grados

El uso desmedido de la tecnología, en especial de los teléfonos celulares, también podría tener un efecto en la anatomía del brazo y la mano, según se indica, dado a la postura poco natural que adoptamos con nuestras manos tras pasar horas en el móvil, las manos y los dedos se podrían curvar, propiciando que tengan la apariencia de una garra rígida.

De hecho, es seguro que algunas personas ya experimentaran los efectos negativos de esta postura, presentando un dolor de leve a intenso en sus manos después de pasar horas con el celular.

Por otro lado, debido a la misma postura, se predijo que es posible que los codos de los futuros humanos se mantengan en 90 grados (codo de teléfono inteligente), esto se propiciaría por la posición típica del brazo al sostener los teléfonos inteligentes durante el uso general y las llamadas telefónicas.

Cráneo más grueso

Según la predicción realizada, los humanos desarrollarán un cráneo más grueso que les permita proteger de mejor manera al cerebro de la radicación emitida por los teléfonos inteligentes, la cual se ha comprobado que puede tener efectos negativos sobre la memoria y está clasificada como posible cancerígeno para los humanos.

Este cambio se cree que podría estar acompañado de una reducción del cerebro, supuestamente porque los avances tecnológicos facilitaran la vida a tal grado que la supervivencia de los individuos no requerirá mucho esfuerzo.

Se indica por Toll Free Forwarding que «la teoría de la evolución apuntaría a un ser humano más pequeño en el futuro. Esto se debe en gran parte al hecho de que la supervivencia ya no depende de ser la persona más grande y fuerte de la especie, en cambio, el éxito reproductivo ahora depende de una amplia variedad de métricas, incluidas las capacidades financieras, por ejemplo».

Como bien sabemos, la luz azul emitida por los dispositivos electrónicos tiene efectos negativos en nuestra salud, generando trastornos del sueño, dolor de cabeza, fatiga visual, entre otras complicaciones, de este modo, según se indica, Mindy tiene un segundo párpado, el cual se podría desarrollar para limitar la cantidad de luz dañina a la cual están expuestos nuestros ojos.

Un segundo párpado

«Los humanos pueden desarrollar un párpado interno más grande para evitar la exposición a la luz excesiva, o el cristalino del ojo puede desarrollarse evolutivamente de modo que bloquee la luz azul entrante, pero no otras luces de alta longitud de onda como el verde, el amarillo o el rojo», se indica.

Por último, aunque esto podría parecer algo catastrófico y alarmante, debemos tener en cuenta que la evolución es un proceso realmente lento y complejo, que no implica que dentro de un par de años una nueva característica, anatómica o fisiológica, aparezca de repente.

En cambio, para lograr un cambio que sea perceptible, normalmente se requieren millones de años y muchas generaciones de éxito reproductivo, entre muchas más cuestiones.

Imagen de portada: Gentileza de Enseñame de Ciencia.

FUENTE RESPONSABLE: Enseñame de Ciencia. Por Aura Ramiréz. 13 de noviembre 2022.

Sociedad y Cultura/Inteligencia Artificial/Humanos/Cambios/ Tecnología.

 

La IA de Google crea a sus propios hijos IA y son impresionantes: esto ya no se detiene.

Paso a paso, la Inteligencia Artificial sigue adquiriendo espacios, y ahora crea a sus propios hijos en Google. Una cosa impensable hasta hace poco.

Si deseas profundizar en esta entrada; cliquea por favor adonde se encuentre escrito en “azul”. Muchas gracias.

La Inteligencia Artificial (IA), o el intento de recrear la inteligencia humana en máquinas o computadoras, continúa conquistando espacios en nuestro día a día. Y ahora, incluso, puede crear ¡a sus propios hijos! Ocurrió en Google: la IA de la empresa diseña a su propia IA, con sus creaciones pasando de analizar palabras a difundir imágenes complejas.

Y todo en cuestión de meses. Esto ya no se detiene.

Los ingenieros de Google explican que su sistema AutoML (aprendizaje automático automatizado) obtiene una IA controladora, que consideraríamos como “el padre”, que propone diseños para una Arquitectura de IA “hija”.

Logo de Google – Archivo | Inteligencia Artificial de Google

“Nuestro enfoque puede diseñar modelos que logran precisiones a la par de los modelos de última generación diseñados por expertos en aprendizaje automático”, indican los ingenieros en la publicación. Agregan que los “niños” de la IA tienen “ciertas características de diseño que parecen no tener un uso claro para sus propios investigadores”.

Recordemos que la Inteligencia Artificial trabaja en base al aprendizaje automático y el aprendizaje profundo. Los investigadores alimentan al programa para que aprenda a desarrollar soluciones, entrenándolo constantemente. Luego, la IA propone de forma autónoma, sin intervención humana, cada solución.

Pero en el caso de Google, fue mucho más allá.

Explica el portal IFL Science que los conjuntos de datos en los que se centró Auto ML eran “relativamente simples” y, en los últimos meses, los ingenieros han estado analizando cómo trata el procesamiento y el reconocimiento de imágenes.

Aunque aún los seres humanos son mejores que la IA en el manejo de imágenes, Auto ML puede seleccionar ahora objetos específicos en imágenes mejor que cualquier otro sistema por computadora. Es cuestión de tiempo que la tecnología se difunda aún más.

La Inteligencia Artificial de Google y su IA “hija”, así funcionan

Inteligência Artificial (IA) (Tara Winstead / Pexels)

El ejemplo que destacan es contundente para entender el cambio.

“Supongamos que tiene una imagen de una persona escalando una montaña”, indica IFL Science. “La nueva IA ‘hija’ de AutoML, denominada NASNet, puede, con una tasa de precisión del 82.7%, seleccionar los elementos individuales: una persona, su bastón, su mochila, las nubes, el Sol, etc”.

Pero la Inteligencia Artificial infantil diferente utilizó conjuntos de datos que presentaban catálogos de palabras e imágenes en color, con muchos más detalles que su antecesora.

Los nuevos tiempos de la IA son cada vez más decisivos. ¿Debemos preocuparnos?

Imagen de portada: Inteligencia Artificial (zf L/Getty Images)

FUENTE RESPONSABLE: Fayer Wayer. Por Kiko Perozo. 8 de noviembre 2022.

Sociedad y Cultura/Inteligencia Artificial/Google/Ciencia/Tecnología

 

¿Comenzamos a preocuparnos? Científicos crean una Inteligencia Artificial capaz de leer la mente con solo escanear el cerebro.

Investigadores de la Universidad de Texas en Estados Unidos crearon esta Inteligencia Artificial, un paso adelante en la evaluación del cerebro.

Si deseas profundizar en esta entrada; cliquea por favor adonde se encuentre escrito en “azul”. Muchas gracias.

Uno de los grandes temores de los seres humanos va camino (por ahora muy lejano) a hacerse realidad: que cualquier persona pueda leer la mente. En lo más intrínseco de nuestro ser, que constituye el punto más protegido de nuestra privacidad. El primer paso se está dando con la Inteligencia Artificial.

Científicos de la Universidad de Texas en Estados Unidos crearon una Inteligencia Artificial capaz de leer la mente con solo escanear el cerebro.

Liderados por Alexander Huth, profesor de Ciencias de la Computación en la Universidad de Texas, los investigadores son capaces de ver, gracias a la IA, qué estaba pensando una persona en un momento determinado. Para ello utilizan escáneres cerebrales tomados mediante resonancia magnética.

Su investigación fue publicada en Biorxiv, bajo el título Reconstrucción semántica de lenguaje continuo a partir de grabaciones cerebrales no invasivas. Además de Huth participaron Jerry Tang, Amanda LeBel y Shailee Jain.

“Aquí presentamos”, indican los científicos, “un decodificador no invasivo que reconstruye el lenguaje natural continuo a partir de representaciones corticales de significado semántico, registradas utilizando imágenes de resonancia magnética funcional”.

Así logró la Inteligencia Artificial leer la mente (precariamente) de un sujeto de estudio

Business Insider explica que los investigadores registraron los datos de la resonancia magnética funcional de tres redes cerebrales asociadas al procesamiento del lenguaje:

  • La red prefrontal.
  • La red del lenguaje clásico.
  • La red de asociación parietal-temporal-occipital.

Pero (y aquí está la clave de todo) lo hicieron mientras los sujetos de estudio escuchaban un podcast con 16 horas de historias narradas.

El modelo predictivo de la Inteligencia Artificial, entrenado con las historias narradas, debía conocer y predecir cómo respondía el cerebro ante determinadas secuencias de palabras.

IA (peshkova – stock.adobe.com)

La IA no consiguió transcribir lo exactamente pensado, pero sí coincidió con varias palabras claves.

Un ejemplo es que una de las personas estudiadas generó en su mente una imagen con las siguientes palabras:

“Aquella noche subí al que había sido nuestro dormitorio y, sin saber qué más hacer, apagué las luces y me tumbé en el suelo”.

La Inteligencia Artificial identificó esta frase:

“Cuando volvimos a mi dormitorio, no tenía ni idea de dónde estaba mi cama y supuse que dormiría en ella, pero en lugar de eso me acosté en el suelo”.

Es un primer paso apenas, que buscará perfeccionarse en el futuro, pero que no deja de generar algo de inquietud. ¿En un futuro será posible leer la mente de las personas?

Imagen de portada: Inteligencia Artificial. GETTY IMAGES

FUENTE RESPONSABLE: Fayer Wayer. Por Kiko Perozo. 2 de noviembre 2022.

Inteligencia Artificial/Ciencia/Tecnología.