Homenaje a Juan Capablanca

CUBA

Ofrenda en la tumba del legendario estratega de ajedrez, Juan Capablanca

Juan Raúl nació en La Habana, de muy pequeño aprendió a mover piezas en el tablero. Su estilo particular lo llevó no solo a ganar torneos sino el respeto de sus rivales. El artista Florencio Gelabert esculpió el gran rey de mármol blanco que custodia su tumba, que en estos días amaneció rodeada de flores.

     A 100 años después de convertirse en campeón mundial de ajedrez, la leyenda          del cubano se agiganta.

Bajo un calor de espanto, la tumba del genial ajedrecista cubano José Raúl Capablanca amaneció llena de flores en el cementerio Colón de La Habana.

 

 En su tumba no hay un ángel ni una cruz sino un rey blanco esculpido por el artista Florencio Gilabert.

En su tumba no hay un ángel ni una cruz sino un rey blanco esculpido por el artista Florencio Gilabert.

Es la suya una sepultura singular, en la que en vez de un ángel o una cruz un majestuoso rey de mármol blanco custodia los restos del que fuera campeón del mundo de ajedrez (1921-1927), único monarca de habla hispana en la historia de la disciplina.

 

Hace cien años, el 20 de abril de 1921, Capablanca venció al entonces campeón Emmanuel Lasker, un brillante jugador alemán que durante años retrasó el enfrentamiento con el retador cubano sabiendo lo que se le venía encima.

 

Lasker, que lo había visto jugar y ganar torneos importantes, aceptó finalmente batirse con Capablanca en La Habana en un encuentro a 24 partidas, resultaría vencedor quien alcanzara 12,5 puntos u ocho victorias.

Aquel 20 de abril, Capablanca y Lasker celebraron la partida número 14 en el casino de la playa de La Habana. Ganó el cubano, y el alemán ya no volvió a presentarse ante el tablero. El marcador iba 9 a 5 a favor de Capa (4 victorias y 10 tablas).

Lasker dijo sentirse indispuesto y criticó el “horroroso” clima de La Habana para celebrar un tope de este tipo, una excusa peregrina pues el alemán había estado antes en Cuba en dos ocasiones (1896 y 1906), y además la primera fecha pactada por ambos para el duelo fue enero, un mes de mucho menos calor, y fue el propio campeón quien pidió aplazarlo hasta primavera.

La verdad es que Lasker no quería acabar tan humillado y decidió renunciar al título por carta, el 27 de abril de 1921, una fórmula que no gustó a Capa (hubo que convencerle para que aceptase la corona).

Su historia

Bajo el mismo bochorno de La Habana que molestó al destronado, nació Capablanca en 1888, hijo de un oficial del ejército español destinado en la isla. Con él aprendió a mover las fichas a los tres o cuatro años rodeado de soldados en la fortaleza de la Cabaña, y enseguida el chico empezó a ganarle.

“Era un buen militar, pero un mal ajedrecista”, diría de su progenitor Capablanca, que a los 13 años ya era campeón absoluto en su país. En sus 54 años de vida sumó más de 600 partidas oficiales, con 315 triunfos y apenas 38 derrotas.

Ganó 22 de los 37 torneos importantes en que participó, y entre febrero de 1916 y marzo de 1924 acumuló 63 partidas de primer nivel sin perder, incluyendo las del campeonato con Lasker.

Jaques Mieses, otro gran jugador alemán, comparó así las características de ambos: “El estilo de Lasker es como una copa de agua clara con una gota de veneno. El de Capablanca es una copa de agua aún más clara, sin la gota de veneno”.

 

 Capablanca y Lasker.

Capablanca y Lasker.

Se ha dicho muchas veces que Capablanca era un genio natural, un ajedrecista “puro” de estilo en apariencia sencillo. Prefería ganar técnicamente, jugando posicionalmente, aunque su visión táctica era excelente y en los finales era letal.

“Mi sistema personal de juego es fundamentalmente sencillo. Juego con prudencia y no busco riesgos innecesarios. Pienso que la audacia está en contradicción directa con el principio del ajedrez, que no es juego de suerte, sino de capacidad”, afirmaba Capablanca.

“La iniciativa”, decía, “es una ventaja que debe aprovecharse a la primera oportunidad”, y aconsejaba a quien le quisiera escuchar: “Con el fin de mejorar tu juego, debes de estudiar los finales antes que todo, ya que mientras los finales pueden ser estudiados y dominados por sí mismos, el medio juego y la apertura deben de ser estudiados en relación con los finales”.

 

De adolescente fue a estudiar a Nueva York, donde pasó gran parte de su tiempo echando partidas en el Manhattan Chess Club, y con 20 años se convirtió en un ídolo en Estados Unidos al derrotar a su campeón nacional Frank Marshall.

La fama

Su carrera fue fulgurante, aunque su verdadero salto a la fama se produjo durante el torneo de San Sebastián de 1911, al que en principio no estaba invitado.

Allí asistieron los mejores ajedrecistas de la época, incluidos Rubinstein, Vidmar, Marshall, Tarrasch, Nimzowitsch, Bernstein, Spielmann, Maróczy, e incluso los dos últimos retadores de Lasker —Schlechter y Janowski—.

Capablanca ganó el torneo de forma inesperada y brillante (9,5 de 14 puntos), y tras ese éxito desafió ese mismo año a Lasker a un match por el campeonato del mundo.

El alemán puso condiciones que al cubano le parecieron leoninas —si la victoria del retador se producía por un punto de diferencia, el match se consideraría nulo; el retador no tendría derechos sobre la publicación de las partidas; y debería depositar una garantía de dos mil dólares (1.660 euros), entre otros requisitos—.

La negociación se frustró, pero quedó demostrado desde entonces que el más fuerte competidor para Lasker sería en adelante Capablanca.

Cuenta el gran Leontxo García en su bitácora de este diario que Capablanca fue un “adelantado a su tiempo” y “cinceló una aureola de casi invencible porque su profunda comprensión de la estrategia era muy superior a lo que se sabía hasta entonces”.

“Sus mejores partidas”, afirma, “son un paradigma de la sencillez de los genios: logra que el aficionado crea, durante un rato, que lo muy difícil es, en realidad, fácil”.

Y he ahí una de sus grandes dificultades: lo sobrado que era y lo mucho que le gustaba vivir y disfrutar. Desde que ganó contra pronóstico el fortísimo torneo de San Sebastián, “dedicó mucho menos tiempo a su entrenamiento que sus rivales más duros de entonces, y muchísimo menos que las estrellas actuales del deporte mental”, señala Leontxo, que lo define como un verdadero gentleman, un bon vivant que siempre iba bien vestido, “muy elegante y cortés, atractivo, de educación exquisita, maneras refinadas y amplia cultura”, nada que ver con el típico jugador de ajedrez de antes y ahora.

“Una gran parte de los ajedrecistas de competición viven absortos en su mundo, pensando en la partida que acaban de jugar, en la que disputarán mañana o en una muy interesante que recién vieron; cuidar mucho los detalles de su vestimenta o su imagen en general no encaja bien con esa devoción”, señala Leontxo.

En su libro Mis geniales predecesores, Gari Kaspárov revela que Capablanca en su momento “demostró su colosal superioridad sobre sus contemporáneos”, y por esa razón “surgió precisamente el mito de su invencibilidad”. “Nadie podía ver las pequeñas —y, a veces, no tan pequeñas— lagunas de su estilo ultrapuro. Pero esos errores no eran accidentales, y en el encuentro con Alekhine [quien lo derrotó en 1927] pasaron a ser trágicos, puesto que echaban por tierra los frutos del enorme trabajo precedente. Capa fue cayendo por culpa de su proverbial pereza, y una cierta negligencia en su juego. Si tenía éxito, ¿para qué esforzarse más?”, dijo el de Bakú.

Confianza

Tras perder la corona con Alexander Alekhine, que se preparó concienzudamente para el encuentro mientras el cubano lo fío todo a su superioridad y, fiel a su estilo, confió en su proverbial capacidad para resolver los problemas directamente en el tablero —incluso se fue de gira promocional a Brasil semanas antes del torneo—, el ruso nunca le concedió la revancha. Capa no se lo perdonó y hasta su muerte la rivalidad de ambos fue legendaria —en sus enfrentamientos particulares, Capablanca venció en nueve ocasiones, por 7 derrotas y 33 tablas—.

 

Capa podía haber sido campeón del mundo mucho antes y con más preparación hubiera retenido la corona por mucho más tiempo. Después de aquella derrota siguió jugando a un buen nivel, pero sobre todo vivió como le gustaba vivir, disfrutando.

Con el dinero obtenido tras vencer a Lasker (La Habana puso una bolsa de 20.000 dólares para la celebración de aquel match) construyó a su primera esposa, una belleza camagüeyana llamada Gloria Simoni, una mansión en La Habana que en su terraza reproducía en las losas la posición final de la última partida ante Lasker. Bautizó la casa Villa Gloria —hoy está en estado ruinoso y habitada por cinco familias—.

Poco antes del inicio de la I Guerra Mundial fue nombrado cónsul en San Petersburgo, y Capablanca, que tuvo no pocos romances en su vida pues era un seductor, finalmente, se divorció de Gloria y acabó casado con la princesa rusa Olga Chegodaeva.

Era otra mujer de extraordinaria belleza a quien conoció en los años treinta mientras trabajaba en la Embajada de Cuba en Estados Unidos, y con la que protagonizó varias portadas de revistas de la época.

El 7 de marzo de 1942, a los 54 años, cayó fulminado por un ataque de hipertensión mientras estaba en el Manhattan Chess Club de Nueva York, adonde acudía con gran frecuencia por las tardes. Un día después murió en el hospital Mount Sinaí, el mismo en el que un año antes había falleció Lasker. Su eterno enemigo, Alexander Alekhine, escribió entonces: “Nunca antes hubo, ni volverá a existir, un genio igual”.

Los restos de Capablanca fueron trasladados en barco a Cuba y fue enterrado con todos los honores en el cementerio Colón —gobernaba entonces Fulgencio Batista, en su primer mandato constitucional—.

Tras el funeral multitudinario, el artista Florencio Gelabert esculpió el gran rey de mármol blanco que custodia su tumba, que en estos días amaneció rodeada de flores bajo el bochorno de La Habana. Aquí, de vez en cuando, llegan en peregrinación sus admiradores, que recuerdan la contestación del ajedrecista de origen polaco Miguel Najdorf cuando le preguntaron quién era el mejor jugador de la historia: “Capablanca fue el mejor, porque no necesitó molestarse”.

Los arqueólogos encuentran la primera momia embarazada del Antiguo Egipto.

Imágenes y escaneos de la momia Imagen: Desmond et al., J. Archaeol. Sci., 2021.

Lo que en un principio iba a ser el escaneo de una momia de un antiguo sacerdote egipcio, cambió radicalmente con el hallazgo de lo que parecían huesos de un pie diminuto. Por primera vez se había encontrado a una mujer embarazada momificada deliberadamente.

Al parecer, los escáneres posteriores confirmaron que se trataba de un feto aún en el útero de la madre fallecida y momificada. Un hallazgo impactante que planteaba una segunda cuestión: ¿quién era aquella mujer y por qué fue momificada con su feto?

Según ha explicado el arqueólogo Wojciech Ejsmond, de la Academia de Ciencias de Polonia:

Por razones desconocidas, el feto no se había extraído del abdomen durante la momificación. Por esta razón, la momia es realmente única. Nuestra momia es la única identificada hasta ahora en el mundo con un feto en el útero.

El ataúd y la momia Imagen: National Museum in Warsaw, Warsaw Mummy Project.

Cuentan los investigadores que la momia y su sarcófago se donaron a la Universidad de Varsovia en 1826 y se guardaron en el Museo Nacional de Varsovia, Polonia, desde 1917. Sin embargo, no fue hasta 1920 cuando se tradujo el nombre del ataúd. Aquel escrito reveló que el enterrado se llamaba Hor-Djehuty y estaba en una posición privilegiada. Según decía la traducción:

Escriba, sacerdote de Horus-Thoth adorado como una deidad visitante en el Monte de Djembe, gobernador real de la ciudad de Petmiten, Hor-Djehuty, hijo de Padiamonemipet y de una casa Tanetmin.

Tuvieron que pasar varias décadas y muchos avances para que ya en 2016, la tomografía computarizada revelara que la momia en el sarcófago podía no haber sido realmente Hor-Djehuty. Los huesos eran demasiado delicados, faltaban los órganos reproductores masculinos y una reconstrucción tridimensional reveló senos.

Los investigadores creen que, aunque el ataúd se hizo para una momia masculina, se colocó una momia completamente diferente en el sarcófago en algún momento, tal vez para hacerse pasar por un artefacto más valioso. Según los expertos:

Esta teoría está respaldada por el daño a algunos de los vendajes de la momia, probablemente causado por saqueadores del siglo XIX que rebuscaron en busca de amuletos. Por tanto, es imposible saber quién era exactamente la mujer, o incluso si venía de Tebas, donde se encontró el ataúd; sin embargo, se pueden medir algunos hechos a partir de sus restos.

Radiografías y tomografías computarizadas del abdomen de la momia que revelan al feto Imagen: Ejsmond et al., J. Archaeol. Sci., 2021

Estos datos cuentan parte del misterio de la mujer. Por ejemplo, que fue momificada con mucho cuidado y con un gran conjunto de amuletos, lo que sugiere en sí mismo que era alguien importante, ya que la momificación era un lujo en el antiguo Egipto.

También detallan en el estudio que murió hace poco más de 2.000 años, aproximadamente en el siglo I a.C., entre los 20 y los 30 años, y el desarrollo del feto sugiere que tenía entre 26 y 30 semanas de embarazo.

Y hasta aquí. No está claro cómo murió, pero el equipo cree que el análisis de los tejidos blandos conservados de la momia podría dar algunas pistas. [Journal of Archaeological Science vía ScienceAlert]

FUENTE: Editorial Miguel Jorge

La Atlantida egipcia

La mítica ciudad perdida del Antiguo Egipto que nadie ha podido encontrar

La obsesión de arqueólogos británicos por Zerzura no cosechó sino fracasos y expediciones donde no se halló ningún tipo de indicio de esta utópica urbe.

El pasado año 2020 fue un gran año en cuanto a hallazgos egipcios se refiere.

En la necrópolis de Saqqara, situada a unos 50 kilómetros al sur de El Cairo, se identificaron en noviembre más de cien sarcófagos en buen estado. Tan solo un mes antes, 59 veían la luz tras permanecer en el olvido durante 2.600 años.

Este mismo 2021, ha salido a la luz ‘El Ascenso de Atón’, una urbe perdida durante 3.000 años. En un país donde las revoluciones arqueológicas están a la orden del día, llama la atención que jamás se haya localizado la histórica ciudad de Zerzura.

Este enclave ubicado supuestamente entre Egipto y Libia, oscila entre la mitología y la historiografía. La primera vez que se menciona este desconocido lugar es entre finales del siglo XII y el siglo XIII. Por aquel entonces, la milenaria civilización ya se había desvanecido. Figuras como Tutankamón, Ramsés II o Cleopatra pertenecían al pasado.

Egipto sobrevivía bajo el dominio de la dinastía musulmana de los ayubíes y fue en este periodo cuando se empezó a mencionar una mítica ciudad situada en un bello oasis al oeste del río Nilo, en pleno desierto. “En estos escritos se describía Zerzura como una ciudad blanca como una paloma, y algunos la denominaban el oasis de las pequeñas aves”, apunta el escritor bilbaíno Andoni Garrido en su reciente publicación, Colega, ¿dónde está mi urbe? (La esfera de los libros).

Dunas del Sáhar

El autor recorre en su obra, con tono ameno y una fácil lectura, las distintas ciudades perdidas en el tiempo; desde la Atlántida hasta El Dorado. Muchas de ellas, como sucede con Zerzura, fueron objeto de estudio durante décadas, y arqueólogos de todas las nacionalidades buscaron en el país de las pirámides uno de sus secretos todavía por revelar.

Concretamente, los investigadores hacían referencia al texto medieval Kitab al Kanuz —también conocido como Libro de las perlas ocultas—, un manuscrito árabe repleto de menciones a más de 400 lugares de Egipto donde se escondían grandes tesoros. “Pero no tesoros cualesquiera, sino tesoros antiquísimos, protegidos por toda suerte de trampas mortales, espíritus y demonios”, narra el vizcaíno. El texto, perdido en el tiempo, afirmaba que Zerzura estaba gobernado por un rey y una reina durmiente, y que la custodiaban guardianes gigantes negros.

Campañas arqueológicas

Para diferenciar la mitología de la realidad, existe una teoría que dice que estos guardianes podrían representar a la tribu de los tubus, guerreros nómadas que habitaban en los desiertos de Chad, Níger y Libia. “Al parecer, en la Antigüedad estos tubus se dedicaban a atacar oasis pertenecientes a bereberes y árabes, y quizás de ahí venga de que fueron ellos quienes tomaron el control del rico oasis”, considera Garrido.

El emir Bengasi fue uno de los primeros hombres que ordenó buscar Zerzura. Corría el año 1481 y jamás hallaron ningún rastro. Siglos más tarde, cuando Egipto se transformó en un reino autónomo en 1922, la presencia británica siguió investigando los tesoros ocultos que permanecían en el país

En este sentido, cabe destacar el fracaso del explorador William Joseph Harding King quien, pese a aportar diversos elementos al Museo Británico, estos nunca estuvieron relacionados con la mítica ciudad. Partió en 1909 desde el oasis de Dakhla, y regresó con las manos vacías. Esta derrota arqueológica se repitió seis años más tarde en una expedición organizada por el geólogo John Ball, director del Departamento de Estudios de Egipto. 

El húngaro László Almásy sería quien más veces intentó obtener unos resultados difíciles de conseguir. Piloto durante la Primera Guerra Mundial, terminó obsesionandose por Zerzura hasta el punto de comprarse un avión para realizar vuelos de reconocimiento por el desierto del Sáhara. En una de las incursiones, debido a una tormenta de arena, su vehículo quedó destrozado. Al poco se quedó sin fondos y estuvo a punto de abandonar su sueño hasta que Sir Robert Clayton, un británico adinerado, financió sus campañas.

Portada de ‘El oasis perdido’.

3 mayo, 2021

  1.  ANTIGUO EGIPTO
  2.  ARQUEOLOGÍA
  3.  CIUDADES
  4.  HALLAZGOS ARQUEOLÓGICOS
  5.  HISTORIA

J.B.

Noticias relacionadas

El pasado 2020 fue un gran año en cuanto a hallazgos egipcios se refiere. En la necrópolis de Saqqara, situada a unos 50 kilómetros al sur de El Cairo, se identificaron en noviembre más de cien sarcófagos en buen estado. Tan solo un mes antes, 59 veían la luz tras permanecer en el olvido durante 2.600 años. Este mismo 2021, ha salido a la luz ‘El Ascenso de Atón’, una urbe perdida durante 3.000 años. En un país donde las revoluciones arqueológicas están a la orden del día, llama la atención que jamás se haya localizado la histórica ciudad de Zerzura.

Sobrevolando la meseta de Gilf Kebir logró divisar algunas zonas verdes, por lo que parecía que allí podría haber algunos oasis ocultos inexplorados“, explica Garrido. Al regresar, con un equipo de transportes terrestres, acudió a la zona para examinar aquellos “misteriosos valles verdes dentro de la meseta”.

Los valles fueron llamados Wadi Talh, o el valle de Acacia; Wadi Hamra, o valle Rojo, y Wadi Abd al-Melik. “Almásy estaba seguro de que había encontrado Zerzura, sin embargo, nunca se halló ningún tipo de ruinas en la zona“, asegura el escritor. El explorador no se volvió con las manos vacías, ya que al final encontró unas pinturas rupestres neolíticas en la meseta.

¿Ciudad ficticia?

El austrohúngaro no fue el último en buscar la desconocida Zerzura. No obstante, el resultado sí fue el mismo. Ralph Alger Bagnold utilizó vehículos motorizados modificados para surcar las dunas del desierto y tras varias prometedoras expediciones repitió el  resultado de sus antecesores.

“A pesar de los fracasos, no penséis que los miembros de estas expediciones se frustraron y se lo tomaron mal. Resulta que varios de ellos se hicieron muy amigos, y a su vuelta montaron un club llamado el Club de Zerzura en un bar de Wadi Halfa, ciudad situada entre la frontera de Egipto y Sudán”, comenta el autor.

Actualmente, no quedan dudas de que Zerzura es una de las muchas ciudades ficticias que a lo largo de los siglos han suscitado expectación entre las gentes. Un lugar repleto de promesas y utopías cuyos indicios nunca han sido hallados precisamente por lo que es, una utopía.

El último glaciar de Alemania podría desaparecer en 10 años.

“Los días de nuestros glaciares están contados”, afirmó el ministro de Medio Ambiente de Baviera, en el sur de Alemania. La causa es el calentamiento global.

    

BdT Zugspitze Gletscher

Los glaciares de Alemania están desapareciendo a medida que aumentan las temperaturas globales, y el último podría derretirse en unos 10 años, según un informe del gobierno del estado de Baviera publicado el jueves.

“Los días de nuestros glaciares están contados, y se derriten antes de lo esperado”, dijo el ministro de Medio Ambiente de Baviera, Thorsten Glauber, en la presentación del segundo informe sobre glaciares de Baviera, en Múnich. En la última década, los glaciares bávaros han perdido dos terceras partes de su superficie, indicó. Esto equivale a 36 canchas de fútbol.

Especies amenazadas

Hasta ahora, los investigadores habían creído que los cinco glaciares restantes de Alemania, todos ubicados en los Alpes de Baviera, podrían sobrevivir hasta alrededor de 2050. El derretimiento del hielo permanente tiene un impacto significativo en los Alpes, por ejemplo, en el suministro de agua potable para la población.

Aspecto de un glaciar en la Zugspitze, en Baviera

Aspecto de un glaciar en la Zugspitze, en Baviera

Alrededor del 60 por ciento de las especies animales y vegetales de Alemania también viven en el área alpina, y muchas de ellas están amenazadas por el cambio climático, dijo Glauber. El aumento de las temperaturas también afecta el permafrost, que actúa como un pegamento para mantener unidas las montañas, lo que provoca un aumento de los desprendimientos de rocas y deslizamientos de tierra.

EL(dpa, Gobierno de Baviera)

RELACIONADO.

El deshielo de los glaciares se acelera desde el 2000, alerta un estudio

Los investigadores comprobaron que la reducción de los glaciares se ha precipitado en los últimos años, pasando de 227.000 millones de toneladas de hielo perdidas anualmente entre 2000 y 2004 a 298.000 entre 2015 y 2019.  

Alarma en Alaska por glaciar que se mueve 100 veces más rápido de lo normal

Un glaciar de Alaska ha registrado un movimiento entre 50 y 100 veces más rápido que su velocidad anterior, según investigadores.  

El deshielo de antaño aumentó el nivel del mar mucho más rápido que hoy

Científicos descubrieron que un aumento de 18 metros en el nivel del mar pudo provenir del deshielo en el hemisferio norte y no en la Antártida como se pensaba. Hoy estiman un aumento entre 1 y 2 metros a finales de siglo.  

Informe sobre los glaciares en Baviera (en alemán)

FUENTE: Fecha 29.04.2021 Temas Alemania, Calentamiento global, Baviera, Múnich, Ali Utlu, Capaz El deshielo de antaño aumentó el nivel del mar mucho más rápido que hoy

Científicos descubrieron que un aumento de 18 metros en el nivel del mar pudo provenir del deshielo en el hemisferio norte y no en la Antártida como se pensaba. Hoy estiman un aumento entre 1 y 2 metros a finales de siglo.

Grönland Eisberg schmilzt in Kulusuk

Deshielo de un iceberg en Kulusuk, Groenlandia

El derretimiento de la capa de hielo al final de la última era glacial pudo haber provocado un aumento del nivel del mar 10 veces superior al actual, según un estudio publicado este jueves (01.04.2021) por un equipo dirigido por científicos de la Universidad británica de Durham.

Basándose en los registros geológicos, los investigadores estiman que los océanos de todo el mundo subieron 3,6 metros por siglo durante un periodo de 500 años hace unos 14.600 años.

Los resultados alertan sobre la posibilidad de que el nivel del mar aumente rápidamente, lo que podría inundar las ciudades costeras y los deltas densamente poblados de todo el mundo.

El equipo descubrió que la subida del nivel del mar, de unos 18 metros, podría haberse originado principalmente por el deshielo de las capas de hielo del hemisferio norte y no de la Antártida, como se pensaba anteriormente.

Antarktis Thwaites Gletscher

Imagen satelital del Galaciar Thwaites en Antártica

Un hallazgo a favor del cambio climático

Los científicos afirman que su trabajo podría ofrecer “pistas vitales” sobre el futuro derretimiento de las capas de hielo y el aumento del nivel del mar debido al cambio climático.

“Descubrimos que la mayor parte del rápido aumento del nivel del mar se debe al deshielo de América del Norte y Escandinavia, con una contribución sorprendentemente pequeña de la Antártida”, dijo la coautora del estudio Pippa Whitehouse, del departamento de geografía de la Universidad de Durham.

“La siguiente gran pregunta es averiguar qué provocó el deshielo y qué impacto tuvo la afluencia masiva de agua de deshielo en las corrientes oceánicas del Atlántico Norte.

“Esto está muy presente hoy en día: cualquier alteración de la corriente del Golfo, por ejemplo, debida al deshielo de la capa de hielo de Groenlandia, tendrá consecuencias importantes para el clima del Reino Unido”.

Los modelos actuales utilizados por muchos científicos del clima estiman que el nivel global del mar podría aumentar entre 1 y 2 metros a finales de este siglo.

Asimismo, los investigadores de Durham utilizaron datos geológicos detallados sobre el nivel del mar y técnicas de modelización de última generación para revelar las fuentes de la dramática subida del nivel del mar durante cinco siglos.

Identificar el origen del agua de deshielo ayudará a mejorar la precisión de los modelos climáticos que se utilizan para reproducir el pasado y predecir los cambios en el futuro, añadió el equipo.

Señalaron que los hallazgos eran especialmente oportunos, ya que la capa de hielo de Groenlandia se está derritiendo rápidamente y contribuye a un aumento del nivel del mar y a cambios en la circulación oceánica mundial.

En 2019, Groenlandia expulsó más de medio billón de toneladas de hielo y agua de deshielo, lo que supuso el 40% del aumento total del nivel del mar ese año.

ee (efe/universidaddeDurham)

El Museo del hombre en París.

Francia le devolverá a la Argentina los restos de un cacique tehuelche

Francia aceptó restituir a sus descendientes los restos del tehuelche Liempichún Sakamata que integran “la colección” del Museo del Hombre de París, donde estuvo exhibido hasta el 2009.

El esqueleto del tehuelche recaló en el museo de París luego de que, en 1896, el conde Henry de la Vaulx profanara su tumba y se llevará a Francia el esqueleto y su ajuar funerario compuesto por un estribo, pendientes y monedas (todo de plata).

En ese viaje de la Vaulx por el sur de Argentina, del 1 de marzo de 1896 al 24 de julio de 1897, se llevó unos 1.400 objetos entre minerales, metales, cerámicas, insectos, esqueletos de mamíferos y una importante “colección” de restos humanos de las comunidades originarias de la región.

El conde envió a Francia los restos humanos y los objetos en 29 cajas con un peso total de 1371 kilos.

El antropólogo del Instituto Nacional de Asuntos Indígenas (INAI), Fernando Miguel Pepe, quien desde el 2015 acompañó el reclamo de la comunidad tehuelche Liempichún Sakamata, del Paraje Payagniyeo, expresó que “hemos dado un paso muy importante en la reparación histórica a nuestras comunidades”.

 

“Nos confirmaron del Ministerio de Europa y Asuntos Exteriores de Francia que los restos serán restituidos por Ley pero hasta tanto se promulgue esa ley los restos de Sakamata ya pueden viajar hacia la Argentina para esperar el final del proceso burocrático en nuestro país”, confirmó Pepe.

El experto destacó que la aceptación por parte del Estado francés de restituir a Sakamata “se da luego de que el vicecanciller argentino Pablo Tettamanti, durante la XI Reunión de Consultas Políticas entre Argentina y Francia, solicitara a Francia que adoptara pronto los pasos legales necesarios para lograr la restitución de los restos del cacique Sakamata-Liempichún“.

 

“Contamos con el apoyo total de la presidenta del INAI, Magdalena Odarda pero este triunfo se da principalmente por la fuerza de las comunidades originarias, las cuales nunca se rindieron entendiendo que es un derecho humano universal el poder dar sepultura sus ancestros como dicta su cosmovisión“, remarcó Pepe.

 

El antecedente inmediato a esta restitución, que sentó un importante precedente, se dio en julio del 2020 cuando Francia le restituyó a Argelia 24 cráneos de argelinos, asesinados durante la batalla contra el general francés Émile Herbillon en 1849.

Pepe adelantó que “estamos ultimando los detalles de la entrega con la esperanza que este año Liempichúm finalmente regrese a su territorio de donde nunca tendría que haber salido”.

FUENTE: PAGINA 12 Editorial – 4mayo2021

Incendios forestales: ¿por qué algunos árboles se queman y otros no?

CIENCIA Y ECOLOGÍA

Nunca detendremos los incendios forestales por completo. Les contamos por qué algunos árboles se queman, y otros sobreviven. Y cómo la vegetación que no se quema puede ayudar.

Eucalipus arcoiris.


Eucalipto arcoiris.
Desde Siberia a Sumatra, desde las islas griegas y portuguesas hasta el Amazonas: allí donde hay árboles, arbustos o pastos, todo es propenso a quemarse. Algunos incluso necesitan arder para volver a retoñar. Los eucaliptos, por ejemplo, se han adaptado al fuego durante millones de años. “Los eucaliptos se queman rápido, pero también saben cómo sobrevivir”, dice Bob Scholes, profesor de sistemas ecológicos en la Universidad de Witwatersrand en Sudáfrica.


En el este y sur de Australia, y en California, las llamas masivas e incontrolables queman, a menudo durante meses, eucaliptos y pinos, respectivamente. Pero también los bosques tropicales de Indonesia arden, así como en Europa, África y el Amazonas.


África es “la zona caliente número uno”.


Mapas satelitales muestran que en Sudáfrica, África central, Angola y la República Democrática del Congo tienen lugar el doble de incendios que en Australia y EE.UU. “Si se mide por el área quemada, en lugar de emisiones, África tiene la mayor área quemada del mundo”, dice Scholes. Pero casi todas esas áreas son sabanas, donde los incendios de relativamente baja intensidad sólo queman la capa de hierba, sin consumir las copas de los árboles.


Pero “nadie se preocupa demasiado [por la quema de pastizales]”, añade Owen Price, director del Centro de Gestión de Riesgos Ambientales de Incendios Forestales de la Universidad de Wollongong, en Australia. Pero Sudáfrica es “probablemente el punto caliente número uno”, dice.

Bosque de fynbos en África del Sur

Bosque de fynbos en África del Sur


Los árboles que se queman y sobreviven
Hay una diferencia entre los incendios de baja intensidad en los pastizales y los de alta intensidad en los bosques, donde hay mucha hierba seca. Ocasionalmente, los bosques necesitan un fuego para quemar ese material seco. Sólo cuando las llamas crecen y encienden las hojas verdes, los árboles están en peligro.


Los eucaliptos, nativos de Australia, arden rápidamente porque sus hojas son muy aceitosas. En el oeste de Estados Unidos, tienden a ser los pinos los que se queman. Ambos han evolucionado en sus respectivos ambientes de fuego y pueden sobrevivir. “Si el fuego es leve, algunos eucaliptos volverán a retoñar. Si es muy intenso, la copa del árbol muere, pero sus raíces siguen vivas, y pueden dar lugar a un nuevo tronco”, explica Price.


“Varias especies de plantas mantienen sus semillas dentro una especie de nuez durante años, y es sólo cuando hay un incendio que se abren y las dejan caer”, agrega Price. Los pinos de Jack en EE.UU., por ejemplo, encierran sus semillas en un cono duro sellado con una resina que se derrite y las libera cuando se produce un incendio.


Otros pinos han desarrollado una corteza gruesa para proteger la vida interior. “Otros pinos en Carolina del Norte disparan su crecimiento en dos o tres metros durante un sólo año con el fin de ganar altura y escapar del impacto del fuego”, agrega Price.

Incendio forestal en California.

Incendio forestal en California.

Los fynbos: una receta para el desastre
Los eucaliptos son nativos de Australia. Pero también los hay en América, y también pueden provenir de la Patagonia. En Portugal, empero, se los considera una “maldición”, dice Price, porque son “más inflamables que la vegetación nativa”.


El monocultivo y las plantaciones de eucaliptos también se encuentran en Sudáfrica. Pero tal vez la mayor amenaza para los incendios de alta intensidad en Sudáfrica son los llamados “fynbos”.
Hay una pequeña área alrededor de Ciudad del Cabo que es el hogar de casi 8.000 especies, muchas de ellas endémicas, como los fynbos, una especie de matorral cuya belleza atrae a cada vez más amantes de la naturaleza. El problema: los fynbos arden con frecuencia y a alta intensidad. “Una receta para el desastre”, advierte Scholes. “Algunos de los problemas que surgen se deben a que la gente ya no sabe cómo funciona la naturaleza”.


“Hacemos quemas preventivas de los fynbos o en las zonas forestales, donde la gente está invadiendo territorio”, dice Scholes y se queja de que “los citadinos no entienden que hay que hacer quemas controladas para evitar un desastre”. Tanto en América como en Australia los nativos saben que los paisajes se han formado gracias a la interacción hombre-fuego.

Los eucalipotus son originarios de Australia, pero también se los encuentra en América Latina. Aquí, tala de eucaliptus en India.

Los eucaliptos son originarios de Australia, pero también se los encuentra en América Latina. Aquí, tala de eucaliptus en India.


¿Soluciones? Árboles y plantas que no se queman
Pero los humanos siguen remodelando sus entornos, convirtiéndolos en zonas urbanas.

Afortunadamente, los fynbos, además de arder, ofrecen protección contra los incendios forestales. Los fynbos tienen, lo que Scholes llama, un “complemento” que apenas se quema y que puede ser usado en la horticultura para proteger las casas de la gente. “Por ejemplo, hay una gran familia de suculentas aizoáceas (aizoaceae), que son pequeñas flores con una hoja carnosa, y no se quemarían así se les ponga un soplete”, dice Scholes.


Teóricamente, unas pocas secoyas alrededor de la casa pueden ser buenas. Solo que hay que tener paciencia: su crecimiento dura cientos de años.
(jov/cp)
CIENCIA Y ECOLOGIA

¿El Imperio del centro; fagocita?

Montenegro, el candidato a entrar a la UE atrapado por una deuda con China

El pequeño país balcánico, que aspira a entrar al bloque, contrajo un préstamo multimillonario para una autopista aún sin terminar y con cláusulas que comprometerían su soberanía

La polémica “autopista de la nada”, a medio construir en el interior de Montenegro

La polémica “autopista de la nada”, a medio construir en el interior de Montenegro

PARÍS.– ¿Acaso China podría “comprar” Montenegro? La pregunta no tiene nada de extravagante. Víctima de un contrato leonino, el pequeño país balcánico tendrá que reembolsar a Pekín los 1000 millones de dólares de un préstamo solicitado para construir “la autopista de la nada”. Pero no dispone de los fondos necesarios y no puede contar con la ayuda de la Unión Europea (UE). El problema son las cláusulas secretas que figuran en el contrato.

Las piedras de Montenegro son duras como el acero y filosas como el vidrio. Y subir la ladera del cañón que acoge la “ruta china” no tiene nada de un paseo. Es ahí justamente, en el corazón de los Balcanes, que China llegó para construir lo que muchos europeos ya denominan “la autopista de la nada”. Un magnífico trabajo de ingeniería e ingeniosidad. Aun cuando se trate sobre todo de una maniobra geopolítica de gran amplitud, de una gigantesca piedra en las ruedas de la UE, que podría hacer tambalear al bloque.

Vistos desde las orillas del Moraca, el río que desciende hacia la capital, Podgorica, los pilones del viaducto emergen del valle rocoso como misiles listos para despegar hacia el espacio. Son gigantescos, desproporcionados para una autopista europea. Pero, sobre todo, para un pequeño país como Montenegro. Para muchos, la obra será una aventura que no tendrá fin. Sobre todo porque, desde el 1º de julio, Montenegro tendrá que comenzar a reembolsar su deuda de cerca de 1000 millones de dólares, contraída con China. El problema es que el país carece de fondos y no podrá financiar los 80 kilómetros de ruta que faltan.

La China Road and Bridges Corporation, empresa estatal china que realiza gran parte de la obra con trabajadores chinos, tiene atraso en terminar los 41 kilómetros del primer tramo. Pero el contrato prevé que Montenegro comience a reembolsar a partir de julio unos 66 millones de euros anuales durante 14 años.

Debería seguir la construcción de otros dos tramos suplementarios para unir el puerto montenegrino de Bar a la frontera serbia –tramos para los cuales Montenegro no ha conseguido todavía financiación–, y después comenzar la extensión que irá de la frontera serbia hasta Belgrado.

El problema es que los derechos de peaje de autos y camiones no bastarán para financiar todo. Serían necesarios 12 millones de autos por año. Es decir 32.800 por día, en un sitio donde podrían pasar no más de 4000 diarios.

Montenegro es un país de 620.000 habitantes, que vive esencialmente del turismo, de servicios diversos y de ayudas internacionales. La deuda contraída con China solo para construir un tercio de la ruta representa el 25% de la deuda total del país. Y, para cubrirse, China decidió “comprar” el país mediante cláusulas secretas que figuran en el contrato: si Montenegro no paga, estará obligado a ceder algo a Pekín.

  • Hagamos un poco de historia: cuando Sri Lanka fue incapaz de reembolsar la deuda asociada a la construcción del gigantesco puerto de Hambantota, Pekín tomó el control del puerto durante 99 años.

Caballo de Troya

Pequeña aclaración: Montenegro es el primer candidato a entrar en la Unión Europea (UE). “No es una autopista. ¡Es un caballo de Troya!”, exclama una fuente en Bruselas.

Hace dos semanas, el joven Dritan Abazović, viceprimer ministro proeuropeo del gobierno montenegrino, apoyado por una alianza de tres coaliciones de pequeños partidos, viajó a Bruselas para solicitar a la UE “ayudarlos a pagar”.

El pedido provocó un pequeño terremoto en la Comisión Europea, dirigida por la alemana Ursula Von der Leyen. Sus voceros respondieron que “Europa no puede pagar deudas que un país contrajo con otro”. En otras palabras, la UE no puede pagar con el dinero de sus ciudadanos las deudas que Montenegro contrajo con China. Por otra parte, en su momento, el bloque se había opuesto a ese proyecto.

“Debemos hallar una solución. No tenemos nada contra los chinos. La culpa es del gobierno precedente, cuando nosotros estábamos en la oposición. Votamos contra una ley que permitió la conclusión de ese contrato secreto”, argumentó el joven Abazović, exactivista anticorrupción, de 35 años, señalando que su país tendrá “una de las autopistas más caras del mundo: 26 millones de euros por kilómetro”.

“No estamos pidiendo una donación, sino un arreglo financiero para escalonar y diversificar esa deuda. Necesitamos alrededor de 500 millones de euros”, explica.

Según el vicepremier, el acuerdo prevé que China puede exigir el reembolso inmediato del crédito en cualquier momento y, en su defecto, solicitar tierras o recursos naturales en compensación. Por otra parte, Pekín exigió que todo litigio jurídico debe ser dirimido por un tribunal chino y, en caso de proceso, también será China quien juzgará.

Por su parte, la embajada de China en Montenegro defiende su proyecto, al señalar en su sitio de Internet que “la tasa de interés del préstamo es de solo 2%”.

“Nuestro contrato no responde a ningún motivo geopolítico” ni “condición política” y “no representa amenaza para la seguridad”.

Según el texto, “las inversiones chinas en los Balcanes occidentales tienen como objetivo ayudar a los países de la región a adherir a la UE”.

Diplomático y universitario montenegrino, Miodrag Lekić es hoy presidente de la comisión de Relaciones Exteriores de la Asamblea Nacional de su país, que cuenta con 81 diputados. “Los chinos no son inocentes. Sabían perfectamente que nuestra economía era muy frágil y tendríamos muchas dificultades para reembolsar: entonces se protegieron”, afirma.

“Así es como China coloca sus peones: en Montenegro, en los Balcanes, pero también en toda Europa”, señala Lekić. A su juicio, la trampa plantada por los chinos en los Balcanes podría ser calificada de “caso de manual” para los países en dificultades que golpean a la puerta de Pekín sin tomar recaudos.

Pero, ¿quién quiso ese contrato? El actual presidente de Montenegro, Milo Đukanović, que estuvo en el poder durante 30 años, y fue derrotado por primera vez en 2020. A pesar de ello, tanto él como su partido siguen siendo muy poderosos. Según numerosas fuentes del oficialista Frente Democrático, fueron sus hombres quienes montaron el negocio.

Hoy, Bemax es ultra rica; Montenegro, ultra pobre, y China ha puesto a Europa entre la espada y la pared. Si la UE no ayuda a ese país a hallar los fondos para reembolsar la deuda, China se convertirá en “propietaria” de un Estado que pronto debería ser miembro del bloque

FUENTE: Luisa Corradini – DIARIO LA NACIÓN – El Mundo

La asombrosa historia de cómo Stephen Hawking logró que su voz se escuchara en dos canciones de Pink Floyd

El guitarrista de la banda, David Gilmour, fue quien quedó fascinado con la idea de incluir la voz del físico en una canción del disco The Division Bell, tras escucharla en un anuncio de televisión. Luego volvieron a incorporar en otro corte de su último álbum

Por ROSARIO3 – R.ARGENTINA

La Voz de Stephen Hawking puede escucharse en dos de las canciones de Pink Floyd.

La banda británica Pink Floyd siempre se destacó por sus letras filosóficas y su sonido expetimental, que combinaba elementos del rock progresivo con sintetizadores y música sinfónica. Pero más allá del éxito mundial que consechó el grupo liderado por Roger Waters, un detalle llamativo se encuentra en dos de sus canciones que incluyeron la voz de Stephen Hawking.

El legado del físico mundialmente reconocido, que falleció hace más de tres años, es innegable. Caracterizado por su extraordinaria inteligencia, Hawking logró importantes descubrimientos y aportes en su rubro a pesar de que padecía Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA), e incluso tuvo el privilegio de colaborar con una de las bandas más destacadas en la histora del rock.

Stephen Hawking le puso voz a un comercial de televisión que luego inspiró la idea de la banda de incluirla en una canción.

La primera ocasión en la que incorporaron su voz se dio luego de que en 1993 apareció en televisión un comercial de la empresa británica BT for Global Business, en el que se comentaba que los mayores logros de la humanidad habían sido conseguidos gracias a la capacidad de comunicación de nuestra especie.

Y aunque la idea pudiera interesar o no a los espectadores, en ese minuto y medio de anuncio no pasó desapercibida la voz artificial del ganador del Premio Nobel. 

“Los grandes logros de la humanidad se han alcanzado hablando, y sus grandes fallas callando. No tiene que ser así”, se escucha en el anuncio publicitario, el cual llegó hasta los oídos del guitarrista de Pink Floyd, David Gilmour.

David Gilmour aseguró que el comercial con la voz de Hawking había sido el “más poderoso” de todos los que había visto en su vida.

El músico aseguró tiempo después que ese comercial de televisión había sido el “más poderoso” de todos los que había visto en su vida, y de allí le surgió la idea de incluir la voz del físico en una de las composiciones de la banda.

Finalmente, un fragmento del mensaje de Hawking fue incluido en la canción “Keep Talking” del álbum “The Division Bell”, publicado en 1994. El mensaje decía: “Durante millones de años, la humanidad vivió como los animales. Entonces sucedió algo que desató el poder de nuestra imaginación. Aprendimos a hablar”.

El éxito de ese corte del disco fue tal que llegó a ocupar la posición número uno del ranking de rock de Billboard, mientras que también alcanzó el sitio 26 en la UK Singles Chart, logrando grabar en la mente de todos los fanáticos de la banda la voz de Hawking.

Este peculiar detalle se repitió 10 años más tarde, cuando Pink Floyd utilizó un sample con la voz del físico en la canción “Talkin’ Hawkin” del que fue su último disco, “The Endless River”.

Fue precisamente esa canción la que obtuvo los mejores comentarios por parte de críticos y fanáticos, que por el contrario criticaron duramente el álbum por considerar que incluía pistas cortas, simples y monótonas.

Stephen Hawking falleció el 14 de marzo de 2018 a los 76 años de edad y, aunque en su momento dijo que le gustaba mucho la música de la banda, jamás brindó una opinión sobre el uso de su voz en dos de las canciones de la agrupación británica. 

Imagen: robert.ebay.com

Historia del Puerto de Buenos Aires

Huergo Vs. Madero – Historia del Puerto de Buenos Aires

Esta historia demuestra que nuestra división como argentinos; es una constante de la historia de la República. Por ello; siempre he expresado que nuestro país es maravilloso en todo sentido, pero como contradicción es pobrísimo en el sentido de PATRIA. Y esto como ya lo mencione en reiteradas oportunidades, se inicia con la Revolución de Mayo de 1810, semilla de la liberación del yugo de España.

Luis A. Huergo y Eduardo Madero.

Revista Técnica Nº280 (1913) y La República Argentina en 1906.

El modelo de puerto con diseño “en peine” del primer ingeniero del país, Luis A. Huergo, encontró fuerte oposición en el de “docks” que proponía Eduardo Madero. Fue una contienda abierta, y que se dirimió durante casi 50 años.

FUENTE: 27 de abril de 202112:41

Lic. Bruno Ivan Correia

LA NACIÓN

Existe una avenida en Buenos Aires que tiene dos nombres. Quien haya elegido esos nombres no actuaba de forma caprichosa, la ubicación geográfica alcanza para borrar cualquier duda. Los nombres son: Luis Huergo y Eduardo Madero. Ambos presentaron un proyecto, y a los diferentes grupos de poder que se alinearon detrás de ellos.

Luis A. Huergo y Eduardo Madero.

Luis A. Huergo y Eduardo Madero.

La lucha de estos bandos fue feroz y se extendió durante casi cincuenta años. Cada uno denunció al otro, la prensa pronto tomó partido, y expertos del país y el extranjero debatieron acaloradamente las ventajas de cada modelo.

Esta es la historia de la construcción del puerto de la ciudad de Buenos Aires, quizás la obra pública más importante del siglo XIX.

Un puerto en el Riachuelo

Desde el inicio de Buenos Aires se supo que la ciudad iba a necesitar un puerto, pero recién hacia 1860 la necesidad se volvió apremiante. La ciudad comenzó a crecer meteóricamente y sólo contaba con tres muelles (el de la Aduana, el de Pasajeros y el de Catalinas) que apenas alcanzaban. La mayoría del tiempo la carga y pasajeros seguían usando enormes carretones que se internaban en el río tirados por bueyes, igual que en los tiempos de la colonia.

Hasta que se concretaron los trabajos del puerto, a finales del siglo XIX, los pasajeros y las mercaderías desembarcaban en carretones en el río.

Hasta que se concretaron los trabajos del puerto, a finales del siglo XIX, los pasajeros y las mercaderías bajaban y eran trasladadas en carretones al río.

Samuel Boote. Colección César Gotta.

 

Los proyectos se sucedían uno tras otro siempre con el mismo problema: demandaban enormes cantidades de dinero y endeudamiento. Lo mismo ya había pasado en los tiempos de Rivadavia, que se había endeudado justamente para construir un puerto que nunca se hizo.

 

Esta demanda de dinero se debía a que los proyectistas planeaban siempre en grande. Pero existió una persona que alzó su voz proponiendo otra opción. Era Luis A. Huergo, el primer ingeniero recibido en el país, padre de la ingeniería nacional.

Caricatura de Luis A. Huergo, por Cao.

Caricatura de Luis A. Huergo, por Cao. Revista Caras y Caretas.

Se oponía a la idea de proyectos faraónicos y proponía avanzar de a pequeños pasos, expandiendo las obras a medida que fuera siendo necesario. Él creía que la mejor opción era empezar por desarrollar el puerto natural de la ciudad: el Riachuelo.

Huergo logró convencer al gobierno Provincial y Nacional para que destinará pequeñas partidas presupuestarias para obras en el Riachuelo. Buscó ganar profundidad en la cuenca y abrir un pequeño canal. El resultado de estos trabajos fue un éxito total.

Vista del Puerto del Riachuelo, obra de Huergo

Vista del Puerto del Riachuelo, obra de Huergo- Samuel Rimathé. Colección César Gotta.

Entre 1876 y 1878 el Riachuelo alcanzó una profundidad adecuada para recibir las primeras embarcaciones de ultramar.

Confiado por su éxito, Huergo presentó su proyecto general en 1881. Su idea era la de extender el área portuaria hacia el norte, profundizar aún más el canal de acceso y construir una serie de puntos de amarre que tendrían la forma de un peine apuntando hacia el río.

La draga Riachuelo, una de las primeras en actuar en el país. Su papel fue crucial para abrir un canal de acceso al Riachuelo y permitir la navegación de grandes buques.

La draga Riachuelo, una de las primeras en actuar en el país. Su papel fue crucial para abrir un canal de acceso al Riachuelo y permitir la navegación de grandes buques. Museo de la Ciudad

Está claro, visto desde nuestro tiempo, que ese diseño era el mejor. Lamentablemente, en 1880 se dio un evento que cambió las dinámicas de poder en Buenos Aires, y tuvo consecuencias en el desarrollo del puerto.

El proyecto elegido

Comparación de los proyectos de Madero y de Huergo.

Comparación de los proyectos de Madero y de Huergo. Gentileza Histamar.

En junio de 1880 las fuerzas de la provincia de Buenos Aires se atrincheraron en la ciudad para tratar de frenar la federalización. De concretarse el proyecto, la provincia iba a perder su capital, recursos y acceso al puerto.

El resultado de la contienda es conocido: el Gobierno Federal se impuso por la fuerza de las armas y la ciudad de Buenos Aires fue separada del resto de la provincia. El puerto, y su futuro, pasaron a depender totalmente del Gobierno Nacional.

Miembros de la casa Eduardo Madero.

Miembros de la casa Eduardo Madero.

La República Argentina en 1906.Las nuevas autoridades, que en 1881 también federalizar las obras del Riachuelo, no demostraron tener mucha simpatía por Huergo y su trabajo. Sin embargo, y a pesar de las trabas, las labores en el Riachuelo continuaron. Se amplió el cauce, el antepuerto y el canal de acceso. Si en 1876 se habían extraído 31.000 metros cúbicos del lecho del río, para 1885 se superaron los dos millones.

Sin embargo, a pesar de su éxito, el proyecto de Huergo para el nuevo puerto fue “cajoneado” y nunca llegó a ser presentado. Quedaba claro que existían intereses que marchaban en contra de las ideas del ingeniero. El representante de esos intereses tenía nombre y apellido: Eduardo Madero.

Este empresario tenía una larga trayectoria tratando de construir un puerto. Para 1881, cuando finalmente tuvo éxito, se encontraba en su tercer intento.

Construcción del Dock Sud, utilizando las mismas técnicas de construcción empleadas en el Puerto Madero.

Construcción del Dock Sud, utilizando las mismas técnicas de construcción empleadas en el Puerto Madero.Museo de la Ciudad.

Este nuevo proyecto de Madero era producto del trabajo de la firma inglesa de ingeniería Hackshaw, Son & Hayter. La idea era construir una serie de docks encadenados que contarían con esclusas en cada una de sus extremos.

La propuesta de Madero avanzó a una velocidad meteórica y consiguió su aprobación en el Senado para 1882. No debería sorprender a nadie esta celeridad, si se tiene en cuenta quiénes lo apoyaban: el senador Carlos Pellegrini y el tío de Madero, Francisco Bernabé Madero, vicepresidente de la República.

Oposición al proyecto Madero

Por ley, cualquier proyecto de este tipo debía ser aprobado por el Departamento de Ingenieros, dirigido por el Ingeniero Guillermo White, quien compartía las ideas de Huergo.

En 1884, el gobierno, previendo que el veredicto no iba a ser favorable, decidió formar una comisión que contaría con la presencia de White, pero sumaría tres miembros más.

A pesar de la maniobra, el veredicto fue negativo. La información presentada por Madero había sido un simple boceto y no alcanzaba para juzgar el mérito del proyecto. La única opción que le quedó al gobierno fue ocultar el informe y seguir adelante.

Las esclusas son puertas que permiten encerrar el agua durante las mareas. En la foto vemos una de las esclusas del puerto, que nunca fueron necesarias. Hoy todavía pueden verse algunos restos en las cabeceras del puerto.

Las esclusas son puertas que permiten encerrar el agua durante las mareas. En la foto vemos una de las esclusas del puerto, que nunca fueron necesarias. Hoy todavía pueden verse algunos restos en las cabeceras del puerto.Sociedad Fotográfica Argentina de Aficionados. Colección César Gotta.

Los detalles específicos del proyecto se mantuvieron secretos hasta 1886 y durante esos dos años se siguieron recibiendo planos, presupuestos y realizando contratos.

Ese mismo año, Huergo se enteró que sus trabajos en el Riachuelo habían sido ninguneados por Hackshaw, Son & Hayter. Agraviado por la situación, solicitó que se le diera acceso a la información técnica del proyecto, pedido que fue denegado. Por ello, presentó su renuncia al puesto de Director Técnico de las obras del Riachuelo y se lanzó a una campaña de lucha activa contra el nuevo puerto. Sus críticas al proyecto de Madero pueden dividirse en dos categorías.

Por un lado criticaba al proyecto en sí mismo y a sus autores. John Hackshaw era un reputado ingeniero inglés, pero su experiencia se limitaba a ferrocarriles. Prácticamente no había trabajado en obras portuarias y desconocía por completo la situación de Buenos Aires.

Su proyecto tenía graves falencias de base. En el mundo ya se estaba dejando de usar el sistema de docks. Su costo era demasiado elevado, ofrecían menos espacio para el amarre de barcos y cualquier ampliación a futuro era compleja y costosa.

Los docks, al estar separados por puentes giratorios, generaban una interrupción al flujo del tránsito: cuando los barcos cruzaban se cortaba el tráfico terrestre y viceversa.

El ministro José A. Terry era criticado por los medios. Le endilgaron la saturación del puerto.Otro problema era el sistema de esclusas propuesto. Los puertos que las utilizan están ubicados en zonas con una alta variación de las mareas, solo con compuertas pueden mantener un nivel de agua constante.

El estuario del Río de la Plata no produce una marea que justifique el uso de esclusas e incluirlas en el proyecto fue un gasto inútil. Para empeorar las cosas, el tamaño de las esclusas era tan pequeño que no servían para los barcos más modernos.

La última crítica se enfoca en el área a rellenar: era demasiado grande. La obra llevaría años y durante ese tiempo quedarían terrenos pantanosos e insalubres en pleno centro de la ciudad.

La segunda serie de críticas se centraba en el desarrollo de la obra. El presupuesto original incluía la construcción del puerto y el dragado del canal norte y sur. El contrato obligaba a la empresa a pagar cualquier gasto extra, y si había ahorros, estos debían descontarse del total asignado.

Nada de todo eso ocurrió. Entre 1884 y 1886, la firma fue realizando cambios en el proyecto, reduciendo el valor de los materiales sin descontarlo del total.

El caso más explícito fue el del malecón exterior. Originalmente iba a ser de piedra, pero la firma indicó que alcanzaba con madera. El resultado: la nueva protección costera resultó un fracaso y colapsaba a medida que se la construía.Museo de la Ciudad

Las defensas exteriores del puerto, construidas en madera, fueron inútiles desde su construcción. En la foto una imagen del estado en el que se encontraban. Fueron reemplazadas, en 1918, por el Balneario Municipal de Costanera Sur.

Las defensas exteriores del puerto, construidas en madera, fueron inútiles desde su construcción. En la foto una imagen del estado en el que se encontraban. Fueron reemplazadas, en 1918, por el Balneario Municipal de Costanera Sur.Las fuertes críticas de diferentes grupos de ingenieros obligaron a la firma de Hackshaw a aceptar la derrota y utilizar piedra.

El cambio se hizo a la altura de Azucena Villaflor. Hacia el norte, la defensa costera es de piedra y hacia el sur es de cemento. Esta diferencia se da porque lo construido en madera quedó hasta 1918, cuando se construyó la Costanera Sur. De más está decir que ni el presupuesto ni los tiempos fueron respetados.

El Puerto Madero nace muerto

En 1891, el dinero del presupuesto se terminó y Madero pidió aumentar la partida. Pellegrini, ya presidente, no tuvo más remedio que aceptar para no dejar el puerto por la mitad. Se calcula que, de un costo de 20 millones de pesos oro, el proyecto terminó saliendo cerca de 50 millones.

Archivo General de la NaciónLos docks de Puerto Madero. Quedaron abandonados decenas de años, hasta que , en los años 90, fueron reconvertidos en un distrito cotizado de la ciudad de Buenos Aires.

Los docks de Puerto Madero. Quedaron abandonados decenas de años, hasta que , en los años 90, fueron reconvertidos en un distrito cotizado de la ciudad de Buenos Aires.

Las obras recién se concluyeron en 1898 y ya para 1902 las predicciones de Huergo se habían vuelto realidad. El ingreso y egreso de barcos al puerto era lento e ineficiente. Los costos que se pagaban por estos retrasos hacían de Buenos Aires un punto de atraque muy caro.

Quedaba claro que se necesitaba un nuevo puerto. Esta vez se contrató a un norteamericano: Elmer Corthell. Este ingeniero, para horror del entonces presidente Roca, propuso un sistema de peines muy similar al de Huergo. Roca rechazó el proyecto. Aceptarlo significaba reconocer públicamente que se había cometido un error.

Recién para 1907, con Figueroa Alcorta como presidente, se llamó a un nuevo concurso para un puerto con el sistema de peines. Así, Huergo se vio reivindicado tras años de lucha. El apodo de su juventud de “El Toro” reflejaba perfectamente cómo había volcado su fuerza y energía para lograr el mejor proyecto para el país. La suerte quiso que aun estuviera vivo cuando fue aprobado. Había convertido su derrota en una victoria total.

Contemplación de Puerto Madero, poco antes de que quedara en desuso.

Contemplación de Puerto Madero, poco antes de que quedara en desuso.

Gastón Bourquin. Museo de la Ciudad

En la actualidad, el nuevo puerto sigue en funcionamiento, cien años después del inicio de las obras. Del otro lado, Puerto Madero quedó como un mal recuerdo. Funcionó hasta 1925, cuando se lo abandonó, después de 34 años. Durante el gobierno de Menem, mucho tiempo después, se revitalizó como distrito de bares, restaurantes, hoteles, universidades y oficinas.

Quedan pocos vestigios de la contienda entre estos dos hombres. Solo dos calles nos recuerdan un enfrentamiento que no deberíamos permitir que se pierda en la memoria.

Lic. Bruno Ivan Correia

El mundo secreto de la arqueología submarina

La Cueva de Cosquer y sus pinturas de la Edad de Piedra, perfectamente conservadas, no fueron descubiertas hasta 1991.

Cuando el instructor de buceo francés Henri Cosquer descubrió en 1985 el acceso a una cueva inundada a 37 metros de profundidad en un tour subacuático en la costa de Marsella, no tenía idea de que escondía una joya arqueológica.

Él y sus compañeros bucearon hasta la entrada de la cueva varias veces en los meses siguientes. Pero no fue hasta 1991 cuando logró entrar en la cueva principal a través de un túnel. Posteriormente sería bautizada en su honor.

El estrecho espacio de piedra estaba completamente seco y sus paredes estaban cubiertas de misteriosas pinturas prehistóricas.

Una de las pinturas de la cueva

Los arqueólogos y científicos que examinaron la cueva más tarde concluyeron que los dibujos tenían aproximadamente entre 19.000 y 27.000 años de antigüedad. Las pinturas mostraban sobre todo animales (focas, peces, caballos, bisontes, cabras y pájaros marinos) y eran sorprendentemente realistas.

“Es la única cueva submarina de la Edad de Piedra que conocemos hasta ahora”, explica el arqueólogo marino Fritz Jürgens, de la Universidad de Kiel, quien también bucea para explorar cuevas como esta. “Estas condiciones de conservación son particularmente buenas”.

A finales de algunos años, esa cueva, situada a 11 kilómetros de la costa sur francesa, fue utilizada y pintada por personas que vivieron en la Edad de Piedra. Pero, a medida que los casquetes glaciares de los polos se fueron derritiendo, el nivel del mar aumentó y la cueva acabó estando muy por debajo de la superficie. Pero la cueva en sí se quedó seca.

La entrada a la cueva Cosquer

“Así es como estas pinturas únicas de 20.000 años de antigüedad sobrevivieron”, dijo a DW el investigador Jürgens. “Entre ellas está la plantilla de una mano y la una representación que se conoce de un pingüino de la Edad de Piedra”.

Una réplica para proteger el arte prehistórico

La Cueva Cosquer es ahora un área protegida a la que solo los investigadores tienen acceso.

“Las cuevas de Lascaux, por ejemplo, se abrieron al público después de ser descubiertas”, señala Jürgens. “Pero medio siglo después, las antorchas de los visitantes y su respiración dañaron tanto las obras de arte que tuvieron que cerrarse”.

Los científicos y especialistas están construyendo una réplica exacta de la Cueva de Cosquer para un museo marítimo en Marsella. Se prevé que se abra al público en junio de 2022. La cueva original está amenazada por el aumento del nivel del mar provocado por el cambio climático.

Los grandes lagos como el lago Constanza, cuyo perímetro recorre Alemania, Austria y Suiza, también son explorados por los arqueólogos submarinos.

Descubrimientos durante un trabajo medioambiental

Los arqueólogos submarinos no siempre bucean para investigar. Un ejemplo es Florian Huber, compañero de Jürgens, que ha sido buceador de investigación profesional durante muchos años y ha explorado los mares Báltico y del Norte, además de numerosos lagos de gran envergadura en Alemania.

Huber trabaja a menudo para el Fondo Mundial de la Naturaleza (WWF). “Principalmente rescatando redes fantasma, que son redes de pesca abandonadas o perdidas pero que siguen a la deriva en el océano. Y los peces, pájaros, ballenas, focas o tortugas pueden enredarse en ellas y morir”.

El investigador Huber descubrió una máquina Enigma en el mar.

En una de esas misiones, el equipo de Huber hizo un descubrimiento sensacional, no de la Edad de Piedra, sino de la Segunda Guerra Mundial. “Encontramos una máquina Enigma en una de las redes”. Estos artefactos fueron desarrollados y utilizados por los nazis para encriptar y descifrar mensajes durante la contienda. Los medios de comunicación tuvieron muchísimo interés en su historia. Al final, para este equipo de científicos fue un descubrimiento mucho más valioso que unas monedas de oro antiguas.

FUENTE: