Historia del Puerto de Buenos Aires

Huergo Vs. Madero – Historia del Puerto de Buenos Aires

Esta historia demuestra que nuestra división como argentinos; es una constante de la historia de la República. Por ello; siempre he expresado que nuestro país es maravilloso en todo sentido, pero como contradicción es pobrísimo en el sentido de PATRIA. Y esto como ya lo mencione en reiteradas oportunidades, se inicia con la Revolución de Mayo de 1810, semilla de la liberación del yugo de España.

Luis A. Huergo y Eduardo Madero.

Revista Técnica Nº280 (1913) y La República Argentina en 1906.

El modelo de puerto con diseño “en peine” del primer ingeniero del país, Luis A. Huergo, encontró fuerte oposición en el de “docks” que proponía Eduardo Madero. Fue una contienda abierta, y que se dirimió durante casi 50 años.

FUENTE: 27 de abril de 202112:41

Lic. Bruno Ivan Correia

LA NACIÓN

Existe una avenida en Buenos Aires que tiene dos nombres. Quien haya elegido esos nombres no actuaba de forma caprichosa, la ubicación geográfica alcanza para borrar cualquier duda. Los nombres son: Luis Huergo y Eduardo Madero. Ambos presentaron un proyecto, y a los diferentes grupos de poder que se alinearon detrás de ellos.

Luis A. Huergo y Eduardo Madero.

Luis A. Huergo y Eduardo Madero.

La lucha de estos bandos fue feroz y se extendió durante casi cincuenta años. Cada uno denunció al otro, la prensa pronto tomó partido, y expertos del país y el extranjero debatieron acaloradamente las ventajas de cada modelo.

Esta es la historia de la construcción del puerto de la ciudad de Buenos Aires, quizás la obra pública más importante del siglo XIX.

Un puerto en el Riachuelo

Desde el inicio de Buenos Aires se supo que la ciudad iba a necesitar un puerto, pero recién hacia 1860 la necesidad se volvió apremiante. La ciudad comenzó a crecer meteóricamente y sólo contaba con tres muelles (el de la Aduana, el de Pasajeros y el de Catalinas) que apenas alcanzaban. La mayoría del tiempo la carga y pasajeros seguían usando enormes carretones que se internaban en el río tirados por bueyes, igual que en los tiempos de la colonia.

Hasta que se concretaron los trabajos del puerto, a finales del siglo XIX, los pasajeros y las mercaderías desembarcaban en carretones en el río.

Hasta que se concretaron los trabajos del puerto, a finales del siglo XIX, los pasajeros y las mercaderías bajaban y eran trasladadas en carretones al río.

Samuel Boote. Colección César Gotta.

 

Los proyectos se sucedían uno tras otro siempre con el mismo problema: demandaban enormes cantidades de dinero y endeudamiento. Lo mismo ya había pasado en los tiempos de Rivadavia, que se había endeudado justamente para construir un puerto que nunca se hizo.

 

Esta demanda de dinero se debía a que los proyectistas planeaban siempre en grande. Pero existió una persona que alzó su voz proponiendo otra opción. Era Luis A. Huergo, el primer ingeniero recibido en el país, padre de la ingeniería nacional.

Caricatura de Luis A. Huergo, por Cao.

Caricatura de Luis A. Huergo, por Cao. Revista Caras y Caretas.

Se oponía a la idea de proyectos faraónicos y proponía avanzar de a pequeños pasos, expandiendo las obras a medida que fuera siendo necesario. Él creía que la mejor opción era empezar por desarrollar el puerto natural de la ciudad: el Riachuelo.

Huergo logró convencer al gobierno Provincial y Nacional para que destinará pequeñas partidas presupuestarias para obras en el Riachuelo. Buscó ganar profundidad en la cuenca y abrir un pequeño canal. El resultado de estos trabajos fue un éxito total.

Vista del Puerto del Riachuelo, obra de Huergo

Vista del Puerto del Riachuelo, obra de Huergo- Samuel Rimathé. Colección César Gotta.

Entre 1876 y 1878 el Riachuelo alcanzó una profundidad adecuada para recibir las primeras embarcaciones de ultramar.

Confiado por su éxito, Huergo presentó su proyecto general en 1881. Su idea era la de extender el área portuaria hacia el norte, profundizar aún más el canal de acceso y construir una serie de puntos de amarre que tendrían la forma de un peine apuntando hacia el río.

La draga Riachuelo, una de las primeras en actuar en el país. Su papel fue crucial para abrir un canal de acceso al Riachuelo y permitir la navegación de grandes buques.

La draga Riachuelo, una de las primeras en actuar en el país. Su papel fue crucial para abrir un canal de acceso al Riachuelo y permitir la navegación de grandes buques. Museo de la Ciudad

Está claro, visto desde nuestro tiempo, que ese diseño era el mejor. Lamentablemente, en 1880 se dio un evento que cambió las dinámicas de poder en Buenos Aires, y tuvo consecuencias en el desarrollo del puerto.

El proyecto elegido

Comparación de los proyectos de Madero y de Huergo.

Comparación de los proyectos de Madero y de Huergo. Gentileza Histamar.

En junio de 1880 las fuerzas de la provincia de Buenos Aires se atrincheraron en la ciudad para tratar de frenar la federalización. De concretarse el proyecto, la provincia iba a perder su capital, recursos y acceso al puerto.

El resultado de la contienda es conocido: el Gobierno Federal se impuso por la fuerza de las armas y la ciudad de Buenos Aires fue separada del resto de la provincia. El puerto, y su futuro, pasaron a depender totalmente del Gobierno Nacional.

Miembros de la casa Eduardo Madero.

Miembros de la casa Eduardo Madero.

La República Argentina en 1906.Las nuevas autoridades, que en 1881 también federalizar las obras del Riachuelo, no demostraron tener mucha simpatía por Huergo y su trabajo. Sin embargo, y a pesar de las trabas, las labores en el Riachuelo continuaron. Se amplió el cauce, el antepuerto y el canal de acceso. Si en 1876 se habían extraído 31.000 metros cúbicos del lecho del río, para 1885 se superaron los dos millones.

Sin embargo, a pesar de su éxito, el proyecto de Huergo para el nuevo puerto fue “cajoneado” y nunca llegó a ser presentado. Quedaba claro que existían intereses que marchaban en contra de las ideas del ingeniero. El representante de esos intereses tenía nombre y apellido: Eduardo Madero.

Este empresario tenía una larga trayectoria tratando de construir un puerto. Para 1881, cuando finalmente tuvo éxito, se encontraba en su tercer intento.

Construcción del Dock Sud, utilizando las mismas técnicas de construcción empleadas en el Puerto Madero.

Construcción del Dock Sud, utilizando las mismas técnicas de construcción empleadas en el Puerto Madero.Museo de la Ciudad.

Este nuevo proyecto de Madero era producto del trabajo de la firma inglesa de ingeniería Hackshaw, Son & Hayter. La idea era construir una serie de docks encadenados que contarían con esclusas en cada una de sus extremos.

La propuesta de Madero avanzó a una velocidad meteórica y consiguió su aprobación en el Senado para 1882. No debería sorprender a nadie esta celeridad, si se tiene en cuenta quiénes lo apoyaban: el senador Carlos Pellegrini y el tío de Madero, Francisco Bernabé Madero, vicepresidente de la República.

Oposición al proyecto Madero

Por ley, cualquier proyecto de este tipo debía ser aprobado por el Departamento de Ingenieros, dirigido por el Ingeniero Guillermo White, quien compartía las ideas de Huergo.

En 1884, el gobierno, previendo que el veredicto no iba a ser favorable, decidió formar una comisión que contaría con la presencia de White, pero sumaría tres miembros más.

A pesar de la maniobra, el veredicto fue negativo. La información presentada por Madero había sido un simple boceto y no alcanzaba para juzgar el mérito del proyecto. La única opción que le quedó al gobierno fue ocultar el informe y seguir adelante.

Las esclusas son puertas que permiten encerrar el agua durante las mareas. En la foto vemos una de las esclusas del puerto, que nunca fueron necesarias. Hoy todavía pueden verse algunos restos en las cabeceras del puerto.

Las esclusas son puertas que permiten encerrar el agua durante las mareas. En la foto vemos una de las esclusas del puerto, que nunca fueron necesarias. Hoy todavía pueden verse algunos restos en las cabeceras del puerto.Sociedad Fotográfica Argentina de Aficionados. Colección César Gotta.

Los detalles específicos del proyecto se mantuvieron secretos hasta 1886 y durante esos dos años se siguieron recibiendo planos, presupuestos y realizando contratos.

Ese mismo año, Huergo se enteró que sus trabajos en el Riachuelo habían sido ninguneados por Hackshaw, Son & Hayter. Agraviado por la situación, solicitó que se le diera acceso a la información técnica del proyecto, pedido que fue denegado. Por ello, presentó su renuncia al puesto de Director Técnico de las obras del Riachuelo y se lanzó a una campaña de lucha activa contra el nuevo puerto. Sus críticas al proyecto de Madero pueden dividirse en dos categorías.

Por un lado criticaba al proyecto en sí mismo y a sus autores. John Hackshaw era un reputado ingeniero inglés, pero su experiencia se limitaba a ferrocarriles. Prácticamente no había trabajado en obras portuarias y desconocía por completo la situación de Buenos Aires.

Su proyecto tenía graves falencias de base. En el mundo ya se estaba dejando de usar el sistema de docks. Su costo era demasiado elevado, ofrecían menos espacio para el amarre de barcos y cualquier ampliación a futuro era compleja y costosa.

Los docks, al estar separados por puentes giratorios, generaban una interrupción al flujo del tránsito: cuando los barcos cruzaban se cortaba el tráfico terrestre y viceversa.

El ministro José A. Terry era criticado por los medios. Le endilgaron la saturación del puerto.Otro problema era el sistema de esclusas propuesto. Los puertos que las utilizan están ubicados en zonas con una alta variación de las mareas, solo con compuertas pueden mantener un nivel de agua constante.

El estuario del Río de la Plata no produce una marea que justifique el uso de esclusas e incluirlas en el proyecto fue un gasto inútil. Para empeorar las cosas, el tamaño de las esclusas era tan pequeño que no servían para los barcos más modernos.

La última crítica se enfoca en el área a rellenar: era demasiado grande. La obra llevaría años y durante ese tiempo quedarían terrenos pantanosos e insalubres en pleno centro de la ciudad.

La segunda serie de críticas se centraba en el desarrollo de la obra. El presupuesto original incluía la construcción del puerto y el dragado del canal norte y sur. El contrato obligaba a la empresa a pagar cualquier gasto extra, y si había ahorros, estos debían descontarse del total asignado.

Nada de todo eso ocurrió. Entre 1884 y 1886, la firma fue realizando cambios en el proyecto, reduciendo el valor de los materiales sin descontarlo del total.

El caso más explícito fue el del malecón exterior. Originalmente iba a ser de piedra, pero la firma indicó que alcanzaba con madera. El resultado: la nueva protección costera resultó un fracaso y colapsaba a medida que se la construía.Museo de la Ciudad

Las defensas exteriores del puerto, construidas en madera, fueron inútiles desde su construcción. En la foto una imagen del estado en el que se encontraban. Fueron reemplazadas, en 1918, por el Balneario Municipal de Costanera Sur.

Las defensas exteriores del puerto, construidas en madera, fueron inútiles desde su construcción. En la foto una imagen del estado en el que se encontraban. Fueron reemplazadas, en 1918, por el Balneario Municipal de Costanera Sur.Las fuertes críticas de diferentes grupos de ingenieros obligaron a la firma de Hackshaw a aceptar la derrota y utilizar piedra.

El cambio se hizo a la altura de Azucena Villaflor. Hacia el norte, la defensa costera es de piedra y hacia el sur es de cemento. Esta diferencia se da porque lo construido en madera quedó hasta 1918, cuando se construyó la Costanera Sur. De más está decir que ni el presupuesto ni los tiempos fueron respetados.

El Puerto Madero nace muerto

En 1891, el dinero del presupuesto se terminó y Madero pidió aumentar la partida. Pellegrini, ya presidente, no tuvo más remedio que aceptar para no dejar el puerto por la mitad. Se calcula que, de un costo de 20 millones de pesos oro, el proyecto terminó saliendo cerca de 50 millones.

Archivo General de la NaciónLos docks de Puerto Madero. Quedaron abandonados decenas de años, hasta que , en los años 90, fueron reconvertidos en un distrito cotizado de la ciudad de Buenos Aires.

Los docks de Puerto Madero. Quedaron abandonados decenas de años, hasta que , en los años 90, fueron reconvertidos en un distrito cotizado de la ciudad de Buenos Aires.

Las obras recién se concluyeron en 1898 y ya para 1902 las predicciones de Huergo se habían vuelto realidad. El ingreso y egreso de barcos al puerto era lento e ineficiente. Los costos que se pagaban por estos retrasos hacían de Buenos Aires un punto de atraque muy caro.

Quedaba claro que se necesitaba un nuevo puerto. Esta vez se contrató a un norteamericano: Elmer Corthell. Este ingeniero, para horror del entonces presidente Roca, propuso un sistema de peines muy similar al de Huergo. Roca rechazó el proyecto. Aceptarlo significaba reconocer públicamente que se había cometido un error.

Recién para 1907, con Figueroa Alcorta como presidente, se llamó a un nuevo concurso para un puerto con el sistema de peines. Así, Huergo se vio reivindicado tras años de lucha. El apodo de su juventud de “El Toro” reflejaba perfectamente cómo había volcado su fuerza y energía para lograr el mejor proyecto para el país. La suerte quiso que aun estuviera vivo cuando fue aprobado. Había convertido su derrota en una victoria total.

Contemplación de Puerto Madero, poco antes de que quedara en desuso.

Contemplación de Puerto Madero, poco antes de que quedara en desuso.

Gastón Bourquin. Museo de la Ciudad

En la actualidad, el nuevo puerto sigue en funcionamiento, cien años después del inicio de las obras. Del otro lado, Puerto Madero quedó como un mal recuerdo. Funcionó hasta 1925, cuando se lo abandonó, después de 34 años. Durante el gobierno de Menem, mucho tiempo después, se revitalizó como distrito de bares, restaurantes, hoteles, universidades y oficinas.

Quedan pocos vestigios de la contienda entre estos dos hombres. Solo dos calles nos recuerdan un enfrentamiento que no deberíamos permitir que se pierda en la memoria.

Lic. Bruno Ivan Correia

Mi primer automovil…

Hoy sábado, ha sido un día muy especial. Hace un tiempo; mi hija mayor creyendo como siempre que quien escribe, siempre tiene las respuestas a todas las preguntas -a pesar de reiterarle una y otra vez, que cada día que pasa, sigo aprendiendo además de sorprenderme por no solo, lo que sucede en mi querida Argentina, sino en el mundo libre-

Tanto ella como su esposo, deseaban comprar su primer automóvil -obviamente usado, ya que los precios de los 0 km. son inalcanzables no sólo para ellos -maestros de escuela-; sino para la mayoría de la clase media argentina “hoy sufriendo enormemente los efectos económicos de la pandemia”.

Buscaron y buscaron por Internet, en sitios dedicados a la compra venta de automóviles y dentro de su humilde y esforzado presupuesto; me comentaron si de ver alguno que les resultará interesante, los acompañaba y les diera mi opinión. Sorprendido; le recordé a mi querida hija que mi profesión no era la de mecánico automotor y solo contaba con la experiencia de vida, de haber vivido situaciones similares, aprendiendo aquello que debía observar antes de cerrar cualquier operación de compra.

Los pase a buscar a su casa; y ansiosos como esperando la llegada de “Papá Noel” me indicaron donde se encontraban dos automóviles que debíamos observar para decidir por si o por no.

A 7 kilómetros llegamos a donde un tal Juan Pablo, tenía un automóvil para vender dentro del presupuesto con el que contaban.

Ya les habia comentado el cuidado que se debía tener en el mercado de compra venta de usados, ya que generalmente quien se dedica a ese rubro -excepciones, mediante- resultan ser verdaderos “piratas” quienes se ocupan de “maquillar” el producto, o les tocan el  velocimetro bajando el número de kilómetros rodados, entre otros trucos.

Aquí; luego de observar el auto sin la presencia del vendedor, observando múltiples detalles que los hicieron desistir de comprarlo; igualmente les dije que llamaran al vendedor quien al llegar y pedirle que pusiera en marcha el vehículo, irrisoriamente demostró que como  “pirata” quedó al descubierto en ese mismo instante, por el descomunal hecho de que no pudo hacer arrancar el motor, justificándose de que la batería no funcionaba (SIC).

Nos miramos sorprendidos y partimos raudamente, no sin antes saludarlo. Tan impresentable fue la situación que aun sonrió, al escribir estas líneas.

Realmente el vendedor resultó ser un verdadero “chanta” (1).

Proseguimos al segundo punto del recorrido, más o menos a dos kilómetros, donde una persona vendía un auto con algunos años encima afirmando que era el titular.

Al llegar, se presentó rápidamente – previamente vimos el automóvil y dentro del uso y años que tenía, se veía bien parado.- Abrió las puertas del vehículo y puso en marcha el motor, coteje si por el caño de escape “fumaba o largaba aceite”, observe algún óxido en el baúl y que tenía algunos arreglos de chapa. Pero en líneas generales; por el dinero del que disponían era como para hacer una reserva , negociando una baja de precio.

Así lo hicieron; y ambos -mi hija principalmente- quedaron contentos como si en este caso hubiera pasado realmente “Papá Noel” y dejado el automóvil de regalo.

La alegría de ellos, es mi alegría. Un pequeño sueño cumplido, siempre es importante.

Ahora comienza el tema del papeleo burocrático.

Y quizás; mi querida hija que tiene que andar de bus en bus en estos tiempos de pandemia, pueda ir con su “autito”.

(1) Chanta:Que presume de tener algo, especialmente una capacidad, un conocimiento o un poder, que en realidad no posee.

Y algo debiamos hacer…

Fue un sonido suave…como alguien deslizándose
por la fina arena de la playa cercana al parador,
noche abierta más que clara por una luna llena y mire
a mi alrededor pensando en esas divertidas saltarinas,
ranas divertidas que se adherían a donde se les ocurriera

Pero no, ni divise a las ranas ni siquiera a alguna iguana
que bien podría estar buscando su alimento en la arena,
me acerqué al dueño del parador para saber si lo escuchaba,
atento me dijo sí, parece que proviene de la caseta de arriba”.

La denominada “caseta” era en el día, el lugar del guardavida
tome mi linterna y extrañado me dirigí hacia allí sigiloso,
como alguien que investiga algo muy serio para cerrar el día,
el sonido se hacia mas audible al acercarme ya podía presentir
que no era de animal alguno, eran voces tenues como en susurro.

Sentí vergüenza por la situación, que tenía que hacer yo ahí
interrumpiendo una cita de amor de jóvenes en busca de placer,
solo estaba a un metro de la puerta cuando se abrió de golpe
-Hola Juan!! ¡Te esperamos! Te vimos desde aquí, en el parador-

Conociéndote curioso como eres, le dije a los muchachos
“comencemos” con la rueda del mate que se acercara solo,
sabes, cambiamos el lugar por estos insufribles protocolos
aquí haremos el “pica-pica” del truco por unos pesos
como todas las noches en este jodido pueblo costero,
donde es tanta la gente que lo habita que cabe en un cuarto.

Eso sí Juan; con barbijo, distancia y alcohol en gel…

Los secretos más íntimos del mate

La receta del mate perfecto, según la primera sommelier de yerba del mundo.

Valeria Trápaga nació en Carmen de Areco, da consejos por las redes y tiene un podcast sobre la infusión.

Agua que se precipita en cascada hacia la espesura de un monte verde de palos y polvo atrapado en un cuenco en el que se hace magma de un volcán manso que nunca explota pero se vacía, se llena y se vacía, al compás de sorbos, palabras, caricias o soledades.

Se arremolinan las sensaciones al tomar un mate, una de las tradiciones argentinas, sinónimo de pócima y felicidad, de compañías y madrugadas, de confesiones y reencuentros, de despedidas y nuevos comienzos.

Lo sabe como nadie Valeria Trápaga, la primera sommelier del mundo especialista en cata de yerba mate.

Nacida en Carmen de Areco, de chica sintió el calor redondo de un recipiente de loza con orejitas que le acercó su abuela Lidia como si le traspasara un cáliz con secretos de la vida. Cuando lo tomó, su boca fue invadida por un hirviente dulzor.

¡Que no hierva el agua! Mejor, entre 75 y 80 grados. Foto: Juan del Castello (Gentileza Valeria Trápaga).

¡Que no hierva el agua! Mejor, entre 75 y 80 grados. Foto: Juan del Castello (Gentileza Valeria Trápaga).

Al gusto, Valeria sumó el oído: su mamá, Mirta, era profesora de música y le pasaba matecitos sin azúcar sobre el piano, entre escalas y armonías, con apenas una niebla de humo en la cebada. La niña tallaba una memoria organoléptica, que empezaba a guiarla en el laberinto de aromas y sabores.

Como un caracol que avanza con su casa a cuestas, Valeria adolescente cargó bidones con agua de su pueblo al tren que la llevaba a estudiar a Buenos Aires, mientras las ventanillas cambiaban llanuras arboladas por bocinas y cemento.

Quería asegurarse en la distancia el sabor original del mate que combatía la acidez de su nostalgia, la receta que la transportaba al refugio de charlas con amigas y al cariño de Lalo, su papá pediatra, que la hacía tomar mate cocido con leche en vez de chocolatada.

Hoy, convertida en una influencer de la bebida nacional, con consejos a través de su cuenta de Instagram @catadeyerbamate, charlas TED y cursos especializados, Valeria Trápaga evoca esas fragancias camperas durante la charla con la revista Viva.

¿Qué es ser sommelier de mate?

Los sommeliers son personas expertas en el mundo del vino, las bebidas espirituosas y su servicio. Yo tengo esa formación y apenas empecé la carrera vi que la técnica y el método podían aplicarse a la investigación de la yerba mate, algo que desde chica nutrió mi curiosidad, mi corazón y mi cuerpo.

Comencé a estudiar, a capacitarme, a probar y a degustar con un método que fui creando sistemáticamente distintos tipos de yerbas, para adentrarme en la intimidad de esta infusión.

Variedades de yerba mate. Foto: Juan del Castello (Gentileza Valeria Trápaga).

Variedades de yerba mate. Foto: Juan del Castello (Gentileza Valeria Trápaga).

Finalicé mis carrera con una tesis sobre el análisis sensorial de la yerba mate, su mundo y sus secretos y entonces, animada por quienes me evaluaron, me convertí en la primera sommelier especialista en cata de yerba mate.

¿Cómo es tu trabajo?

Muy variado, hay mucho análisis sensorial de muestras de yerba mate que recibo de diferentes etapas del proceso o del producto final, para que haga mi evaluación organoléptica.

Me convocan para distintos proyectos que tengan que ver con el mundo del mate, tanto en la creación de estilos de yerba como de blends, o para la creación de un mate que mejore las prestaciones (el mate de Stanley, por ejemplo) o elementos del ritual (bombillas, termos).

Hago asesoramientos a empresas o emprendedores del rubro. Doy talleres, cursos, charlas.

¿Cuáles son los pasos para hacer el mate perfecto?

La temperatura del agua es clave: el máximo aceptable para que la yerba mate se pueda expresar correctamente y no nos resulte demasiado intensa o amarga, y además nos genere bienestar y optimizamos el rendimiento que es de 80 grados.

Hay que elegir un mate correctamente curado y mantenido o un mate de vidrio o térmico que respete la forma de base angosta y boca ancha. Curar las bombillas cada 15 días es otro aspecto fundamental.

¿Cómo se hace? Se la coloca en un recipiente con agua fría y una cuchara chica de bicarbonato de sodio, se la lleva al fuego durante media hora, se retira y se enjuaga bien desde boquilla hasta el colador.

Sigue mezclando la yerba en el recipiente donde descansa y permanece antes que hacerlo en el mate, para que se tenga una yerba equilibrada en su molienda.

Texturas y aromas catados por la especialista. Foto: Juan del Castello (Gentileza Valeria Trápaga).

Texturas y aromas catados por la especialista. Foto: Juan del Castello (Gentileza Valeria Trápaga).

Al preparar el mate, colocar tres cuartas partes de yerba, dejarla en forma oblicua dentro del mate e infusionar la parte más baja con un poco de agua.Eso se deja reposar y en ese lugar colocar la bombilla, que es el mejor método para que no se tape.

Hay que tener en cuenta que cebar no es servir, cebar es un arte con intención, así que es muy importante ir alimentando el mate con agua de a poco: primero una mitad y luego se avanza hasta infusionar hacia el final toda la superficie de yerba mate.

Un buen cebador no descarta yerba y vuelve a llenar el mate con yerba nueva constantemente, ya que eso rompe la estructura de la infusión y afecta el rendimiento.

¿Qué hacemos cuando hierve el agua?

La usamos para otra cosa, porque cuando el agua hierve pierde oxígeno y carbonatos y estos elementos le dan al agua el poder de solvencia.

Además, el oxígeno promueve la volatilización de los aromas y la percepción de los sabores, por lo que no hervir el agua es el primer paso para tomar un rico mate y encontrarnos con el verdadero sabor de la yerba.

¿Qué te pasa cuando ves un mate con los palitos flotando?

Viajo a los recuerdos de mi infancia y parte de mi juventud, cuando tomaba el mate de cualquier manera y me hacía feliz igual, porque el mate era la excusa.Cuando veo ese naufragio involuntario de palotes, lo respeto y lo entiendo, aunque después de todo lo que pude aprender.

Me encantaría hablar con la persona que ceba para acompañarla a mejorar su experiencia y ayudarla, desde mi lugar de catadora, a que rinda culto a la yerba preparando un mate correctamente.

El mate aporta energía natural. Foto: Juan del Castello (Gentileza Valeria Trápaga).

El mate aporta energía natural. Foto: Juan del Castello (Gentileza Valeria Trápaga).

¿Cuáles son los secretos de una buena yerba?

La yerba mate es el resultado de un arduo proceso de elaboración que es un verdadero arte, por el que pasan ramas y hojas maduras seleccionadas. Los factores que hacen a la calidad de una yerba mate se dividen en tres grupos, el terroir, la elaboración y la conservación.

En el proceso de elaboración, la yerba pasa de la hoja verde a la hoja seca. Viene el proceso de evolución a través del estacionamiento de esa hoja seca, la molienda y el momento del blend, que definirá los distintos estilos.

Una de las variables en la creación de la yerba mate y su estilo es definir qué tipo y cantidad de componentes de palo, hoja fina, hoja gruesa y polvo de hoja tendrá su composición.

A eso se le llama “receta”. Cuando esas proporciones están definidas para crear un blend, son mezcladas en un molino para dar como resultado un sabor específico, un estilo, una marca.

¿Qué aporta cada componente?

La hoja gruesa es el esqueleto de la yerba mate, le da estructura y sostiene de forma pareja el sabor. La hoja fina aporta intensidad, carnosidad a la infusión y a través de su vigor alarga las cebadas.

El mate tiene vitaminas A, B en proporción significativa, C y D. Suma potasio, sodio, magnesio y manganeso y fortalece nuestro sistema inmunológico. El polvo de hoja, contra lo que algunos creen, es un componente virtuoso que aporta aroma, durabilidad y buen aspecto a través de la espumosidad.

Más consejos materos

En la ruta, expendedoras de estaciones de servicio suelen vender agua para el mate a 86 grados. Para Valeria, esa temperatura hace sufrir al mate. ¿Hay forma de salvarla? Sí, “agregando media botellita de agua con gas en tres cuartos de termo. Eso le va a incorporar el oxígeno y los carbonatos que perdió”.

La autora del libro El mate en cuerpo y alma, de Ediciones Larivière, describe los beneficios para la salud de la bebida de los amigos.

Manual del mate, escrito por Trápaga. Foto: Juan del Castello (Gentileza Valeria Trápaga).

Manual del mate, escrito por Trápaga. Foto: Juan del Castello (Gentileza Valeria Trápaga).

“El mate nos hace más felices por sus propiedades benéficas y extraordinarias. Es un descubrimiento de los guaraníes que le rinden culto y deciden tratar la pócima con fuego. Hoy está comprobado que nos hace bien”, afirma.

“El mate tiene vitaminas A, B en proporción significativa, C y D. Suma potasio, sodio, magnesio y manganeso y fortalece nuestro sistema inmunológico, pues nos aporta energía sana y natural”, destaca Trápaga, mientras su marido agrónomo, Hernán, le arrima un matienzo.

El mate tiene vitaminas A, B en proporción significativa, C y D. Suma potasio, sodio, magnesio y manganeso y fortalece nuestro sistema inmunológico

Valeria estudió administración hotelera, ceremonial y protocolo, turismo de bajo impacto ambiental y organización de eventos.

Obtuvo una beca para perfeccionarse en los Estados Unidos sobre marketing para la modalidad Bed & Breakfast y, de regreso a la Argentina, se dedicó al turismo rural.

Es la primera sommelier mundial especialista en cata de yerba mate avalada por la Asociación Internacional de Sommeliers y hace 18 años creó la cátedra de yerba mate en la Escuela Argentina de Sommeliers. Una pionera.

Antes del “gracias” que pone fin a la ronda matera, Valeria ceba más tips: “La bombilla no es cuchara cuando hay que desalojar la yerba usada. Bien cebados, 50 gramos de yerba alcanzan para cebar mates con un litro de agua. Y la bombilla, curada con bicarbonato y agua limpia, debe buscar la boca, nunca al revés”.

Fuente: Revista “Viva” Periodico Clarín

Entrevista de Pablo Calvo – Fotos Juan del Castello (Gentileza de Valeria Trápaga)

Créditos: Styling @any_tambutti. Producción @moracorreas. Locaciones @antiguacasona @santaanahostelboutique. Valeria Trápaga @catadeyerbamate

Homenaje a Astor Pantaleón Piazzola

‌Centenario‌ ‌de‌ ‌su‌ ‌nacimiento‌ ‌
‌ El‌ ‌bandoneonista‌ ‌y‌ ‌compositor‌ ‌corrió‌ ‌las‌ ‌fronteras‌ ‌del‌ ‌tango‌ ‌para‌ ‌ establecer‌ ‌un‌ ‌diálogo‌ ‌con‌ ‌la‌ ‌música‌ ‌clásica‌ ‌y‌ ‌el‌ ‌jazz.‌ ‌Una‌ ‌lista‌ ‌de‌ ‌ canciones‌ ‌para‌ ‌celebrar‌ ‌el‌ ‌centenario.‌


Hoy,‌ ‌11‌ ‌de‌ ‌marzo,‌ ‌Astor‌ ‌Piazzolla‌ ‌cumpliría‌ ‌100‌ ‌años‌.‌ ‌El‌ ‌músico‌ ‌que‌ ‌ rompió‌ ‌los‌ ‌límites‌ ‌del‌ ‌tango‌ ‌para‌ ‌llevarlo‌ ‌a‌ ‌otro‌ ‌lugar‌ ‌‌es‌ ‌celebrado‌ ‌este‌ ‌ jueves‌ ‌con‌ ‌distintas‌ ‌actividades‌ ‌en‌ ‌todo‌ ‌el‌ ‌país,‌ ‌entre‌ ‌ellas,‌ ‌‌un‌ ‌concierto‌ ‌ del‌ ‌Quinteto‌ ‌Revolucionario‌ ‌en‌ ‌Plataforma‌ ‌Lavardén‌ ‌con‌ ‌localidades‌ ‌
agotadas.‌ ‌ 

La‌ ‌obra‌ ‌de‌ ‌Piazzolla‌ ‌goza‌ ‌de‌ ‌todos‌ ‌los‌ ‌derechos‌ ‌de‌ ‌clásico‌ ‌y‌ ‌el‌ ‌paso‌ ‌del‌ ‌ tiempo‌ ‌la‌ ‌hizo‌ ‌todavía‌ ‌más‌ ‌grande.‌ ‌‌En‌ ‌sus‌ ‌composiciones‌ ‌apostó‌ ‌por‌ ‌un‌ ‌ tango‌ ‌que‌ ‌dialogaba‌ ‌con‌ ‌el‌ ‌jazz,‌ ‌la‌ ‌música‌ ‌clásica‌ ‌y‌ ‌las‌ ‌expresiones‌ ‌ contemporáneas‌.‌

 ‌
Y‌ ‌así‌ ‌lo‌ ‌dijo…‌ ‌ “El‌ ‌tango‌ ‌es‌ ‌un‌ ‌arte‌ ‌musical‌ ‌que‌ ‌debe‌ ‌evolucionar‌ ‌y‌ ‌no‌ ‌un‌ ‌folklore‌ ‌ ridículo‌ ‌para‌ ‌distraer‌ ‌a‌ ‌los‌ ‌turistas”.‌ ‌ Ástor‌ ‌Piazzolla‌ ‌nació‌ ‌en‌ ‌Mar‌ ‌de‌ ‌plata‌ ‌el‌ ‌11‌ ‌de‌ ‌marzo‌ ‌de‌ ‌1921‌ ‌y‌ ‌murió‌ ‌en‌ ‌ Buenos‌ ‌Aires,‌ ‌el‌ ‌4‌ ‌de‌ ‌julio‌ ‌de‌ ‌1992.‌ ‌El‌ ‌dato‌ ‌duro‌ ‌indica‌ ‌que‌ ‌fue‌ ‌un‌ ‌ bandoneonista‌ ‌y‌ ‌compositor‌ ‌argentino.‌ ‌La‌ ‌historia‌ ‌lo‌ ‌señala‌ ‌como‌ ‌un‌ ‌ renovador‌ ‌del‌ ‌tango.‌ ‌ 

De‌ ‌niño,‌ ‌su‌ ‌familia‌ ‌se‌ ‌mudó‌ ‌a‌ ‌Nueva‌ ‌York.‌ ‌Su‌ ‌padre‌ ‌le‌ ‌obsequió‌ ‌un‌ ‌ bandoneón‌ ‌y‌ ‌de‌ ‌chico‌ ‌comenzó‌ ‌a‌ ‌tomar‌ ‌clases.‌ ‌ Con‌ ‌el‌ ‌tiempo,‌ ‌estudió‌ ‌con‌ ‌Alberto‌ ‌Ginastera‌ ‌y‌ ‌ganó‌ ‌el‌ ‌Concurso‌ ‌Fabien‌ ‌ Sevitzky,‌ ‌con‌ ‌el‌ ‌cual‌ ‌pudo‌ ‌financiarse‌ ‌un‌ ‌viaje‌ ‌a‌ ‌Europa‌ ‌para‌ ‌estudiar‌ ‌armonía,‌ ‌música‌ ‌clásica‌ ‌y‌ ‌contemporánea‌ ‌con‌ ‌la‌ ‌compositora‌ ‌y‌ ‌directora‌ ‌ de‌ ‌orquesta‌ ‌francesa‌ ‌Nadia‌ ‌Boulanger,‌ ‌quien‌ ‌cambió‌ ‌su‌ ‌manera‌ ‌de‌ ‌componer.‌ ‌

“Tengo‌ ‌una‌ ‌ilusión.‌ ‌Que‌ ‌mi‌ ‌música‌ ‌se‌ ‌escuche‌ ‌en‌ ‌el‌ ‌2020.‌ ‌Y‌ ‌en‌ ‌el‌ ‌3000,‌ ‌también”.‌ ‌Y‌ ‌seguramente‌ ‌así‌ ‌se‌ ‌cumplirá…‌ ‌ Tocó‌ ‌y‌ ‌realizó‌ ‌arreglos‌ ‌orquestales‌ ‌para‌ ‌Aníbal‌ ‌Troilo.‌ ‌Pero‌ ‌cuando‌ ‌ comenzó‌ ‌a‌ ‌hacer‌ ‌innovaciones‌ ‌en‌ ‌el‌ ‌ritmo,‌ ‌timbre‌ ‌y‌ ‌armonía‌ ‌del‌ ‌tango,‌ ‌la‌ ‌llamada‌ ‌“guardia‌ ‌vieja”‌ ‌le‌ ‌cuestionó‌ ‌la‌ ‌melodía‌ ‌y‌ ‌orquestación.‌ ‌

Para‌ ‌Piazzolla‌ ‌el‌ ‌tango‌ ‌era‌ ‌música‌ ‌contemporánea.‌ ‌Y‌ ‌a‌ ‌ese‌ ‌plano‌ ‌lo‌ ‌llevó.‌ ‌En‌ ‌su‌ ‌carrera‌ ‌editó‌ ‌más‌ ‌de‌ ‌50‌ ‌discos,‌ ‌entre‌ ‌las‌ ‌grabaciones‌ ‌con‌ ‌ el‌ ‌Octeto,‌ ‌las‌ ‌formaciones‌ ‌del‌ ‌Quinteto‌ ‌y‌ ‌colaboraciones,‌ ‌ y‌ ‌a‌ ‌las‌ ‌que‌ ‌ hay‌ ‌que‌ ‌sumar‌ ‌una‌ ‌veintena‌ ‌de‌ ‌colaboraciones‌ ‌en‌ ‌bandas‌ ‌de‌ ‌sonido‌ ‌ de‌ ‌películas.‌ ‌ 

Su‌ ‌obsesión‌ ‌por‌ ‌la‌ ‌música‌ ‌quedó‌ ‌registrada‌ ‌en‌ ‌el‌ ‌documental‌ ‌ Piazzolla,‌ ‌los‌ ‌años‌ ‌del‌ ‌tiburón‌‌ ‌(2018),‌ ‌dirigida‌ ‌por‌ ‌Daniel‌ ‌Rosenfeld.‌ ‌

Además‌ ‌de‌ ‌las‌ ‌celebraciones‌ ‌sobre‌ ‌el‌ ‌escenario,‌ ‌se‌ ‌lanzó‌ ‌‌la‌ ‌plataforma‌ ‌ Piazzolla100‌ ‌que‌ ‌ofrece‌ ‌contenidos‌ ‌relacionados‌ ‌con‌ ‌el‌ ‌centenario‌ ‌del‌ ‌ nacimiento‌ ‌de‌ ‌músico.

Google no pasó por alto la fecha y le dedicó el doodle de la fecha: una ilustración de José Saccone que replica al músico con su bandoneón.

Gentileza: Rosario 3 – Provincia de Santa Fe – República Argentina

“La libido”

Calor en una ciudad seca como Buenos Aires
en donde la periferia de la ciudad carece del verde
intenso que engalana los barrios en los que viven,
aquellos de muy buenos recursos algunos dudosos
como sucede en toda ciudad y en todo país del mundo.

Aquí los acaudalados y poderosos que se concentraban
en el sur montaron en polvorosa cuando en el siglo XIX,
llegó desde la India o de Brasil la epidemia del cólera,
mudándose a barrios del norte de la ciudad como Recoleta
o Belgrano, con grandes extensiones de espacios verdes,
volviendo a construir sus bellas mansiones con mármoles
de carrara, vitrales de Murano y mobiliario franco-inglés.

En cambio estoy caminando por Villa Santa Rita, cercana
al barrio de Devoto, que albergo en los años jóvenes al Diego
que hace poco se fue de vacaciones y luego a sus padres.

Aquí el asfalto incendia los pies mas la poca forestación
hace el resto recién iniciada la primavera transformada
casi en verano tórrido para aquellos que no nos fuimos
a las playas en este feriado puente por el día de la Virgen.

Pero no me quejo, no tendría sentido soy un hombre feliz
en armonía y paz conmigo mismo lo que me permite
socializar con  empatía con la mayoría de la gente.

Pareciera que Juan Carlos cada tanto cuando otea
que estoy caminando con Daysi se pone al acecho,
por la necesidad que todos tenemos de comunicarnos
principalmente ser escuchados hoy es una virtud escasa.

El tema de conversación de hoy; “la libido masculina”
escabroso entre jóvenes intelectuales con algunos años,
en donde se entrecruzan opiniones con doble sentido
como queriendo saber como hace el otro para ser el mejor.

No es la “pastillita azul”, es la marrón o la verde todo da igual
para recuperar aquel rasgo de otro tiempo, hoy alicaído
nos reimos sin tomar respiro mientras hablábamos rápido
de nuestras aventuras como también de aquellas que están por venir.

En el cierre, nos dijimos mutuamente “no nos den por muertos
que somos la “Armada Brancaleone en pronto regreso”…

Imagen: larazon.es – Pinterest

¡Sorpresa! Se acerca Nochebuena..

Veo solo desgano y malas caras
cuando paseo por las calles
de mi primaveral Buenos Aires,
que se ha engalanado de flores
en los jacarandás y ceibos
también en los macizos de los jardines
de cada casa dan ese esplendor
en que la naturaleza explota en colores.

Muchos se han ido a las playas
del Atlántico desesperados desde marzo
por no saber de sus casas de verano,
otros bestias en donde los otros no importan
organizan fiestas clandestinas por las redes,
mientras otros toman la explanada de la Ciudad “féliz”
Mar del Plata, para realizar una milonga,
resultado detenidos y más detenidos
con parva(1) de contravenciones y multas.

La inestabilidad emocional afecta la intelectual
de nosotros argentinos como en toda nuestra historia,
igual si contagiamos a alguien que se la banque (2)
no por el voy a perderme el disfrute de hacer lo que deseo.

Somos tan imbéciles como muchos que en este mundo
ponen la mejor cara de otario (3) como diciendo yo no fui,
fue aquel o aquella que me arrastró a esta tontería,
de lo contrario jamás lo habría hecho…yo siempre respeto
las disposiciones de las autoridades mientras se da vuelta,
lanzando una risita mordaz al que se encuentra detrás.

Si somos unos vivillos bárbaros, mientras el mundo se debate
con los rebrotes del Covid más la decisión de vacunarse o no,
nosotros ni siquiera nos permitimos pasar una Nochebuena
en Paz pensando que es una jornada espiritual con aislamiento
y no una batucada(4) para propios y extraños para disfrutar.

Vergüenza propia…vergüenza ajena.
¿Y dime en tu país observamos algo similar a lo que relato?

  1. Parva: Mucha cantidad. Muchas.
  2. Banque: Hacerse cargo.
  3. Otario: Boludo – gilipollas – tarado
  4. Batucada: Fiesta-bochinche-reunión ruidosa

Mi pequeño homenaje

Llueve a cántaros en Buenos Aires,
en este atardecer de primavera
el sol se ha escondido pareciera,
y haber llamado a las tormentas
dispersas para juntarse solo en una,
que es plomiza como la tristeza
que se ha acumulada desde la partida
de “El Diego” el pibe aquel de Fiorito,
que jamás renegó de su cuna
al contrario, petiso guapo que se enfrentó
a los más poderosos sin importarle nada,
ni siquiera a las consecuencias de esos
que gobernaban los medios o instituciones.

Porque “el Diego” se sentía mas feliz
con aquellos en donde se reflejaba,
como si fueran su propio espejo
los más humildes, los que no nada tenían.

¿Si era controvertido? ¿Si era adicto?
¿Y qué hay con eso?
¿O los que están arriba, son abstemios
de todo, además de hipócritas?

Aquellos que no renegamos y nunca lo haremos
de dónde venimos lo recordaremos como aquel,
que nos llenó de alegría en un momento
mas que histórico para todos nosotros.

Ahora estará rodeado de querubines,
a la derecha de Dios con el que se enojo,
cuando se llevó a la Tota, su madre
pero solo fue por el dolor porque siguió
creyendo en Él hasta que no se quien,
lo invito a pasear él confiado como siempre,
se dejó llevar y ahora no solo el pueblo llora
el cielo también lo hará por largo tiempo…

Día Nacional del Mate: ¿en homenaje a quién se celebra?

Desde el 30 de noviembre de 2015 se conmemora esta fecha en homenaje al nacimiento de un caudillo guaraní, que fue el principal propulsor de su producción y distribución. De quién se trata y el rol de los indios guaraníes y de los sacerdotes jesuitas.

El fútbol, como el mate, son dos de las más grandes pasiones argentinas. Por eso es que, desde el 30 de noviembre de 2015, en la Argentina se celebra el Día Nacional del Mate en conmemoración al nacimiento del  caudillo guaraní Andrés Guaçurarí y Artigas, quien, además de haber sido el único gobernador indígena de la historia argentina, fue el principal responsable de fomentar tanto la producción como la distribución de la yerba mate.

La fecha fue establecida tanto por el Senado como por la Cámara de Diputados de la Nación Argentina, mediante la Ley 27.117 que fue sancionada el 17 de diciembre de 2014, promulgada de hecho el 20 de enero de 2015, y publicada en el Boletín Oficial de la  República Argentina, el 28 de enero de 2015.

A partir de esta sanción, el consumo de mate se convirtió en una tradición que, con el correr de los años, va sumando cada vez más adeptos no solo en la Argentina sino en el mundo entero.   

OrÍgen del mate

Para hablar del origen del mate hay que hay que remontarse a la época de los indios guaraníes, quienes usaban las hojas del árbol de la yerba mate (Ilex paraguariensis) como su bebida principal,  a la vez que también la empleaban como moneda de cambio en sus trueques con otros pueblos prehispánicos, como los incas, los charrúas y los araucanos.

Para el guaraní, el árbol de la yerba es el árbol por excelencia. ya que más allá de utilizarlo como fuente de energía para sus largas caminatas por la selva, le rendían culto y homenajes porque lo  consideraban un regalo de los dioses.  Los conquistadores aprendieron de los guaraníes las virtudes y formas de tomar mate, y contribuyeron para que el hábito de tomarlo se difundiera al punto de organizarse un intenso comercio desde su zona de cultivo originaria, a todo el Virreinato del Río de la Plata.

Muchos años después, los sacerdotes jesuitas fueron quienes incorporaron el cultivo del mate en las misiones que tenían en la Argentina, Paraguay y Brasil.Cabe resaltar que la primera plantación de yerba mate en el país fue recién en 1903 en la localidad misionera de Santa Ana.

Así, las primeras reducciones jesuíticas que se especializaron en la producción yerbatera, fueron las de Nuestra Señora de Loreto, Corpus Christi y la de San Javier, pueblos todos que contaban con importantes yerbales naturales e implantados. Hasta entonces, y a lo largo de muchos años, la yerba que se consumía se cosechaba de los yerbales de la selva que ocupan grandes extensiones. Sin embargo, la explotación irracional de estos yerbales y la cada vez mayor tala de árboles nativos para el uso comercial de la madera, terminó agotando este recurso. 

Sólo con las plantaciones sistemáticas, el cultivo de yerba volvió a encontrar, después de mucho tiempo, su lugar en la historia. Ese que hoy lo hace ser una de las bebidas argentinas más reconocidas en el mundo entero.

Quién fue Andrés Guacurarí

Hijo de aborígenes guaraníes, entre los años 1815 y 1819, Andrés Guacurarí fue designado “comandante general de Misiones” por José Gervasio Artigas, bajo cuyas órdenes participó, como soldado, en las luchas por la independencia de la Argentina. En 1811 formó parte de la Milicia Guaraní-Misionera incorporada al ejército de Manuel Belgrano cuando regresaba de su campaña al Paraguay, y por órdenes del gobierno de Buenos Aires avanzaba sobre Uruguay. Allí, bajo el mandato de José Rondeau,  participó en el sitio de Montevideo.

Su primera gran misión militar como comandante fue recuperar los pueblos misioneros ocupados por los soldados paraguayos a orillas del rio Paraná. Así, al mando de su llamado “ejército indio” formado por 500 de sus mejores combatientes de infantería y caballería no muy bien armados ni preparados, en septiembre de 1815 logró recuperar  Candelaria y posteriormente, Santa Ana, San Ignacio, Loreto y Corpus. En julio de 1817 logró derrotar a las fuerzas portuguesas en la Batalla de Apòstoles, mientras que en marzo de 1818 fue derrotado en Batalla de San Carlos.

Si bien no hay datos oficiales  sobre el día exacto de su muerte, se cree  que Guacurarí falleció, en 1821, mientras se encontraba prisionero en las mazmorras de la isla de las Cobras. Mientras el 5 de julio de 2012, la Honorable Cámara de Representantes de la Provincia de Misiones, lo declaró “prócer misionero”, el 1 de abril de 2014, por medio del Decreto Nacional N” 463/2014, fue ascendido a la jerarquía de general del Ejército Argentino, mientras que, el 17 de diciembre de ese mismo año fue declarado “héroe nacional”, por el Congreso de la Nación mediante la Ley 27.716 que fue promulgada el 20 de enero de 2015.

Fuente: Revista Weekend Imagen: Gentileza Revista Weekend 1/12/2020