“Extraña”

Bella y díscola a la vez
siempre fuiste así de no serlo
no serías quien eres,
una mujer extraña
y a la vez etérea,
que pareciera hacerse
invisible como de a ratos,
para que te buscaran
con la esperanza de hallarte,
en tu oscuro y bello mundo
que ha atravesado milenios.

Pero tu siempre aguardas,
no te desesperas agazapada,
como aguardando esa presa
que sabes pronto llegará,
a esa trampa que son tus ojos,
ojos que detienen todo suspiro
dejando que los devores, resignados
y gozando sin gritos tu ceremonial
.

Imagen: Gentileza de Behance.net – Pinterest

Ayuda por favor…solo un comentario…

Hola amigas y amigos, así como aquellos que no lo son. Hoy por haber recibido en mi celular, tengo una de esas dudas que se dicen “existenciales” y necesito ayuda de vuestra parte, por favor.

No me interesa que den un like, ME INTERESA MUCHO MAS VUESTRO COMENTARIO.

Transcribo textualmente; el mensaje que recibí hoy a la mañana y obviamente recircule con una introducción, que asimismo copio en el encabezado;

¡Hola! No se si es cierto o no, pero igual te lo envie. Todo es tan extraño, que hasta el Dr. Fauci, renombrado infectólogo que viene tratando el HIV, dice que las naciones deberían obligar a sus sociedades a continuar con las medidas preventivas, poniendo énfasis en el uso del tapabocas o barbijo. ¿Todo es muy raro, no? Hasta luego.

QUÉDATE EN CASA

Hace dos mil años , los árabes descubrieron que, obligar a las personas a cubrir la nariz o la boca, quitaba la personalidad y despersonaliza, ayudando a hacerlos más sumisos/as. 

Con eso impusieron a toda mujer  el uso obligatorio de un velo sobre el rostro.

Luego, el Islam convirtió eso en un símbolo de sumisión de la mujer a Alá, después al Rey, y por último al dueño del Harem.

La psicología moderna explica eso:    

sin un rostro no existimos como seres independientes y por consecuencia, como personas libre;

China hizo lo mismo con su pueblo en las últimas décadas;  y como en el colegio no nos enseñaron la verdadera historia, estamos condenados a repetirla.

QUÉDATE EN CASA:

Que nosotros te dejaremos sin trabajo,  para transformarte en dependiente del Estado.

QUÉDATE EN CASA:

Que nosotros decidiremos, cuando y como podrás salir, aunque no tengas dinero para hacer compras.

QUÉDATE EN CASA: 

Aunque le queden pocos años de vida a tus padres y ellos no vean a sus nietos por la duda de que se van a contagiar.

QUÉDATE EN CASA: 

Aun así , debes continuar pagando tus impuestos, aunque no estés trabajando.

QUÉDATE EN CASA:

Y te distraes con cosas banales y vives confundido con cosas absurdas, y no veas lo que realmente estamos haciendo con tus derechos.

QUÉDATE EN CASA:

Porque si sales fuera de tu casa,  corres el riesgo  de morir por una gripe que tiene un 2% de mortalidad.

QUÉDATE EN CASA:

Así podremos estudiar tu comportamiento, para poder controlarte mejor con nuestros satélites y sus dispositivos conectados.

QUÉDATE EN CASA:

Que te dejaremos una lista de entretenimiento virtual para que no cuestiones la “nueva normalidad”.

QUÉDATE EN CASA:

Y cuidado con lo que haces porque tus vecinos también actuarán como nuestra policía.

QUÉDATE EN CASA:

No te expongas a la luz solar ni a las bacterias, así destruiremos tu sistema inmunológico.

QUÉDATE EN CASA:

Así sacamos el dinero de circulación, creamos una sola moneda y preparamos el camino para la vacuna y fabricamos  una nueva especie.

QUÉDATE EN CASA:

Así  podemos continuar con nuestra agenda mundial, haciendo los cambios que queremos sin que te des cuenta, sin interferencias y sin protestas. 

QUÉDATE EN CASA:

Te alejas de todo lo que te hace humano  más, así  nuestra acción  será más sutil, con el tiempo lentamente lo encontrarás normal;  no te darás cuenta  y no habrá culpables.

QUÉDATE EN CASA:

No luches por tus derechos como ciudadano ni por tu familia, te queremos dócil, no un rebelde.

QUÉDATE EN CASA:

Sin libertad, sin trabajo, sin escuela, sin religión, sin viajes, sin capacidad de discernir, sin futuro, sin humanidad, pero con Tik-Tok y Netflix.

QUÉDATE EN CASA:

Por mientras gestamos o preparamos una dictadura generalizada gracias a tu ignorancia, credulidad y tolerancia.

QUÉDATE EN CASA:

Hasta que te deshumanizan por completo y pierdas la empatía por tu gente, creando una división o ruptura imposible de remediar.  

POR EL RESTO DE TU VIDA

Entiende, no te quiere sano…. te quieren esclavo!!!

ACUÉRDATE 

Todo esto tiene cura. SOLO DEPENDE DE NOSOTROS.

Si al compartir esto, ya está censurado (limitado a 1 contacto): copie y envíe para alguien y después comparte a partir de la que enviaste, para 5 cada vez.

La mujer de los 500 gatos.

Pese a las quejas de los vecinos y los gastos crecientes, esta antigua funcionaria jubilada de 51 años ha acogido unos 480 gatos y 12 perros.


Una docena de gatos y perros se disputan la atención de Maryam al Balushi que distribuye golosinas sobre una cama en su casa de Mascate, la capital de Omán.

Con ayuda de su entorno y de sus abonados en la red social de Instagram, Maryam al Balushi, gasta unos 6.500 euros (unos 7.744 dolares) mensuales para alimentar, lavar y cuidar a sus protegidos, 17 de ellos ciegos.


Fuente: Periódico Ámbito
MUNDO 27 Noviembre 2020

Desconcierto en Suecia: un resplandor purpura cubrió toda una ciudad…

Como el techo de un boliche o una instalación artística. El cielo de una localidad de Suecia se iluminó en un espectáculo de color que asombró y generó malestar a los vecinos. Desde hace unas noches, los residentes de la ciudad de Trelleborg duermen bajo una impresionante luz púrpura que tiene una curiosa explicación.

No se trata de un nuevo fenómeno de la naturaleza ni de una clase de aurora boreal, tampoco de un milagro ni de un presagio del mal. El explosivo morado es provocado por una granja de tomates ubicada a diez minutos del lugar. Allí se instaló un sistema de iluminación led de bajo consumo que, además de convertir el cielo en púrpura, ayuda a que los tomates crezcan durante más tiempo.

Sin embargo, ni a los habitantes de Trelleborg ni tampoco a los de Gislov, localidad vecina, les complace el nuevo brillo artificial de sus noches, ya que les molesta a la hora de dormir. Por el momento, se llegó a un acuerdo con la empresa para que las luces sean apagadas de 17 a 23 horas.


Un vocero de la compañía Alfred Pedersen & Son, propietaria de la granja, expresó a los medios locales: “Como primer paso, decidimos apagar todos los cultivos de tomates en las noches. Aunque será un retroceso para nosotros, no queremos enojar a la gente. Solo intentamos ahorrar electricidad y crecer”.

Fuente: Periódico La Nación – 27/11/20

Hallan organismos microscópicos y ADN en dibujos de Leonardo Da Vinci.

Mediante una técnica llamada Nanopore, una investigación científica reveló la presencia de vida microscópica y ADN en siete dibujos emblemáticos del artista renacentista, lo que permitirá determinar la autenticidad de sus obras, su trayecto histórico y preservación.

“Los dibujos de Leonardo fueron investigados con la tecnología de secuenciación de tercera generación (Nanopore) y también se llevaron a cabo análisis SEM para adquirir documentación fotográfica e inferir la naturaleza de los microobjetos removidos de la superficie de los dibujos”, se informa en el estudio citado por la agencia de noticias Télam.

Los investigadores indican que “los microbiomas generados por el Nanopore -muy específicos- pueden utilizarse como un “bioarchivo” de la historia de los dibujos, como una especie de huella dactilar para comparaciones actuales y futuras” de los mismos. También observaron las similitudes que podrían ser influenciadas por la ubicación geográfica (Roma o Turín), donde están guardados los dibujos, como indicador de la importancia “de las condiciones ambientales y de almacenamiento en los microbiomas específicos”.

Los microbiomas -comunidades de microorganismos que viven juntos en un hábitat particular- tienen el potencial de revelar historias inesperadas o de ayudar a detectar falsificaciones. En ese sentido, el artículo indica que “los científicos podrían desarrollar nuevos métodos no sólo para conservar el aspecto visual del arte, sino también para documentar el viaje invisible de nuestro patrimonio artístico y cultural”.

“Los resultados muestran un sorprendente dominio de las bacterias sobre los hongos -a diferencia de estudios anteriores sobre el papel-. Este hecho se debe en parte a la estrategia de muestreo utilizada -toma de muestras principalmente del polvo depositado en la superficie de los dibujos- pero también a la fuente de contaminación a la que fueron sometidos últimamente”, informan los investigadores.

De los resultados del uso de las nuevas técnicas de investigación son “urgentes algunas consideraciones sobre el impacto que las técnicas de limpieza y consolidación tienen sobre el contenido de la información de los materiales antiguos”, indican. Y proponen la necesidad de nuevos métodos y protocolos para la documentación y la recuperación de estos ‘bioarchivos’ naturales “presentes en los objetos singulares del patrimonio artístico y cultural, sin que sea una mayor carga en la labor de los conservadores y restauradores”.

La aplicación de la biotecnología no es algo nuevo en el estudio y preservación de los objetos del patrimonio cultural. Como antecedentes están los realizados por el equipo de Piñar (Viena, Austria) sobre dos códices eslavos que datan del siglo XI, que permitió identificar el origen animal de las pieles utilizadas para su fabricación.

El estudio presentado por los investigadores Guadalupe Piñar, Maria Carla Sclocchi, Flavia Pinzari,Pirró Colaizzi, Alexandra Graf, Maria Letizia Sebastiani y Katja Sterfliner, de institutos de Austria e Italia, fue financiado por el “Istituto Centrale per la Patologia degli Archivi e del Libro”, Ministero per i Beni e le Attività Culturali e per il  Turismo, Rome, Italy
.

Fuente: Mdz – Redacción Mendoza – 27/11/2020

La misteriosa pieza de cerámica que revela un sentido oculto de “Las Meninas”, una de las obras maestras del arte universal.

BBC NEWS MUNDO
A veces, un jarro es solo un jarro. Otras, es la puerta a una nueva forma de percepción. En la obra maestra “Las Meninas”, un juego de sombras y espejos que nunca ha dejado de intrigar, un pequeño y hasta ahora bastante desapercibido jarro de barro en el cen-tro del lienzo transforma la obra, una instantánea de la vida palaciega, en un tratado sobre la ilusoria y trascendental naturaleza de la existencia.


Sin este objeto de arcilla se marchita el misterio de la obra, que ha atrapado la atención de los observadores por más de tres siglos y medio, desde que el pincel de Velázquez la alumbró en 1656. Para apreciar plenamente cómo una pieza popular de cerámica de América Latina se convierte en un lente para captar de nuevo el mundo, debemos recordar el contexto cultural en el que surgió el cuadro y qué se proponía retratar.


La obra muestra un autorretrato del artista a los 57 años, cuatro años antes de su muer-te en 1660 y después de haber pasado las últimas tres décadas como pintor de cámara del rey Felipe IV de España. Paleta en mano en el lado izquierdo de la escena, la “selfie” a tamaño natural de Velázquez nos mira como si fuéramos el mismo objeto que está tratando de capturar en el enorme lienzo que tiene ante él.


Es un cuadro sobre un cuadro en la superficie imaginaria de un lienzo que no podemos ver.

En el centro de la pintura, a la izquierda de Velázquez, vemos a la infanta Margarita, hija del rey Felipe IV y Mariana de Austria, flanqueada por un par de damas de servicio. El resto de estancia tenuemente iluminada del Palacio Real de Madrid se enciende con un grupo variopinto de cortesanos.


Puertas de la percepción


A través de una puerta abierta al fondo de la escena, una silueta brumosa, el chambelán de la reina, se dispone a abandonar la pintura, pero no sin antes detenerse a mirarnos, como ansioso de que pudiéramos seguirlo hacia lo desconocido. A la izquierda de la puerta, un espejo refleja los rostros espectrales del rey y la reina, cuya ubicación en el mundo de la obra se desconoce. Los monarcas están allí, pero no están allí.


Estos aspectos de la obra -la puerta abierta y los rostros reales en el espejo fantasma-górico- han llevado a muchos observadores a sospechar que en el cuadro hay mucho más en acción de lo que el ojo alcanza a ver. La presencia “ausente” del rey y la reina, que aparecen en el cuadro pero no en la escena, obliga a concluir que es una obra filosófica sobre la sustancia de la sustancia y la proximidad del aquí y ahora, tanto como una imagen congelada de una escena de la animada vida palaciega.

El acertijo de su reflejo asegura que no seamos espectadores pasivos, sino que busque-mos activamente comprender en qué parte del mundo se encuentran. ¿Los coloca el espejo donde estamos nosotros, como sujetos de un retrato que Velázquez está  pintan-do?  ¿O el está mostrando lo que ya está en ese gran lienzo, del que solo vemos el reverso?  Esta segunda opción haría que la imagen en el espejo sea un reflejo imaginario de la superficie de un cuadro imaginario que retrata personajes cuyos paraderos solo podemos imaginar.


Un punto de fuga que se desvanece


“Las Meninas” juega con nuestra mente y nuestra retina. Por un lado, las líneas de perspectiva del lienzo convergen y arrastran nuestra mirada hacia un punto de fuga, que es la puerta. Pero por otro, el espejo empuja nuestra atención hacia la parte posterior de la pintura, para evaluar la posible posición de los espectros reales.


Se nos arrastra constantemente hacia dentro y hacia fuera de la obra, mientras que la habitación que Velázquez dibuja se convierte en una extraña dimensión elástica que es a la vez transitoria y eterna, un reino tangible, pero también brumoso e imaginario. Las imágenes de Velázquez tienen un efecto casi psicotrópico en nosotros. Propician un estado casi de trance al que la pintura ha llevado al público generación tras generación. Quizá estemos describiendo una alucinación o una visión mística antes que una pintura.


El jarro


Fácil de ignorar en el cruce de perspectivas ópticas, filosóficas y psicológicas que se entreveran en el cuadro, hay un objeto que quizá ofrezca una pista material del efecto pretendido por la alucinógena obra maestra de Velázquez sobre nuestra conciencia: un vibrante punto rojo en la forma de un pequeño jarro.


Este modesto jarro, que una sirviente suplicante le ofrece a la joven infanta (y a nosotros) en una bandeja de plata, debería haber sido reconocido por los contemporáneos como la materialización de las propiedades que alteran el cuerpo y la mente. Conocida como búcaro, esa simple pieza de barro era uno de los objetos de artesanía más codiciados entre los que los exploradores españoles del Nuevo Mundo llevaban de vuelta al viejo en los siglos XVI y XVII.


Según el historiador del arte Byron Ellsworth Hamann, que ha estudiado minuciosa-mente el origen de muchos de los objetos que aparecen en los cuadros de Velázquez, incluida la bandeja de plata de “Las Meninas”, el brillo característico del jarro y el tono rojizo lo distinguen como un producto de Guadalajara, México. Una mezcla secreta de especias locales horneadas en la arcilla cuando se fabricó el florero aseguraban que cualquier líquido que contuviera estuviera delicadamente perfumado. Pero se sabía que el búcaro cumplía otra función más sorprendente.


Alucinaciones


En los círculos aristocráticos españoles del siglo XVII se convirtió en una especie de moda que las niñas y mujeres jóvenes mordisquearan los bordes de estos jarros de arcilla porosa y lentamente los devoraran por completo.
Una consecuencia química de consumir la arcilla extranjera era un dramático aclara-miento de la piel hasta adquirir un tono casi fantasmal, lo que en aquella época era una aspiración estética y una demostración de riqueza y de que el sustento de uno no depen-día de un trabajo realizado bajo el sol que oscurecía la piel.

Por extraño que parezca, consumir arcilla de búcaro era menos peligroso que algunas alternativas contemporáneas, como untarse la cara con una pasta veneciana hecha de

La infanta Margarita, hija del rey Felipe IV y Mariana de Austria

plomo, vinagre y agua, que resultaba en envenenamiento de la sangre, pérdida de cabe-llo y muerte. Pero la ingestión de arcilla de búcaro también causaba la reducción peli-grosa de glóbulos rojos, parálisis de los músculos y la destrucción del hígado.


También provocaba alucinaciones. Según la autobiografía de una pintora y mística con-temporánea, Estefanía de la Encarnación, publicada en Madrid en 1631, la adicción a morder búcaros resultaba en una mayor conciencia espiritual. La mujer dice que le tomó “un año completo” librarse “de este vicio”, pero que el efecto narcótico le provocaba visiones que le permitieron “ver a Dios con mayor claridad”.


Símbolo del ocaso imperial


Cuando mapeamos los efectos fisiológicos y psicotrópicos de la dependencia del búcaro en el rompecabezas de “Las Meninas”, la pintura adquiere un significado nuevo y quizás incluso más inquietante. La conciencia alterada de la Infanta, cuyos dedos rodean al búcaro (¿lo acaba de mordisquear?), se expande repentinamente desde el epicentro de la acción del lienzo a toda la mentalidad del cuadro.


Además, podemos ver que el pincel de Velázquez apunta a una mancha del mismo rojo intenso en su paleta, la misma de la que nace el búcaro. Fantasmal en su palidez, la Infanta también parece levitar desde el suelo, un efecto logrado por la sombra que el artista inserta bajo la basta de su vestido en forma de paracaídas.


Incluso los padres de la Infanta, cuyas imágenes flotan directamente sobre el búcaro, comienzan a parecer espíritus holográficos proyectados desde otra dimensión más que meros reflejos en un espejo. De repente, vemos a “Las Meninas” como lo que es, no solo una instantánea de un momento, sino una meditación sobre la evanescencia del mundo material y la inevitable evaporación del yo.


A lo largo de sus casi cuatro décadas de servicio a la corte, Velázquez fue testigo de la disminución gradual del dominio de Felipe IV. El mundo se le escapaba. El búcaro, un trofeo de hazañas coloniales y un poder imperial menguante, es el símbolo perfecto de ese ocaso y del abandono del espejismo del ahora. El búcaro ancla ingeniosamente la escena confusa y, al mismo tiempo, está directamente implicado en su confusión. simultáneamente físico,
psicológico y espiritual en sus implicaciones simbólicas, el búcaro es un ojo de cerradura a través del cual se puede vislumbrar y desbloquear el significado más profundo de la obra maestra de Velázquez.

Ref.: Periodico La Nación – MUNDO – 22/11/2020

Quiero mi pedazo de cielo…

Han regresado recuerdos de niño
cuando alguien llamaba en el pórtico,
apresurada entrada que traía murmullos
que ocasionaban llanto o una onomatopeya.

Me extrañaban las razones
por las que me alejaran,
de esos diálogos mínimos
como si fueran rezos hacia dentro
que eran casi inaudibles a mis oídos.

Hasta que un día, un poco mayor
supe que esas noticias, traían consigo
la lamentable noticia de una muerte
de un ser querido o alguien cercano.

Cuando la primera vez y otras pregunte
sobre el destino de quien no vería más,
las respuesta que me daban fueron solo dos
“se fue al cielo” o “partió para encontrarse
con quienes había amado” indicándome
que el destino era el mismo, ese pedazo de cielo
invisible a los ojos de cualquier mortal.

De la misma manera, que nos sorprendimos
cuando el hombre poso uno de sus pies en la Luna,
también sentimos que el romanticismo que la acompañaba
de ahí en más, quedaría solo en el imaginario popular. 

Pero no he desistido en pensar en la existencia
y encontrar ese cielo invisible a nuestros ojos,
al que imagino como una bruma azulina
atravesada por haces de brillantes luces,
detrás de ellas, elevándose un gran pórtico 
como aquellos que solemos ver en imágenes
celestiales y alejadas de la realidad de este mundo.

He sido tan terco en toda mi vida
en cuanto a lo que estoy narrando,
que desearía que Dios o el Universo
me regale solo cinco minutos de esta vida,
para poder ingresar y ver del otro lado
del pórtico, ese lugar que desde niño 
considere sagrado y del que nunca negué
su existencia con la sublime esperanza,
de que al entrar una ronda maravillosa
formada por mis padres y hermanos,
mas tanta gente amada que se ha ido,
me reciba con esa algarabía del reencuentro
fundiéndonos en esos abrazos celestiales 
que me darán la paz que necesita hoy, mi alma.

El acertijo – El Final

Curiatti se aseguró primero, que al “monito” lo llevaran a una celda, por lo que este reacciono, ante el comisario;

-¿Cómo, Jefe…usted no puede…después de haberle dado tanta información, más de la que Ud. necesitaba?-Además estaría perdiendo un dinero que necesito-  -¿Así es como me paga?- le dijo bajando la cabeza.-

Curiatti lo miro, luego sonrió y le dijo

–Vamos por parte- -Al quedarte aquí unos días “monito”, no necesitaras guita.-

-Bien sabes que en la celda, la vas a pasar más que bien. De lo contrario, te armamos una causa por tus “huevadas”, así según el Juez que te toque ,no la vas a pasar nada bien por gente que te conoce y está adentro, por culpa tuya.-

Curiatti prosiguió -Así que vos decidís; ser el buen amigo de siempre o comerte unos buenos golpes. Al “monito” le comenzaron a sudar las manos; Curiatti lo tenía acorralado,  él sabía que había gente que por su buchoneo estaba adentro, temía tanto por él y como por su único hermano. No tenía otra.


-Está bien Jefe, no me da otra salida…-

Curiatti sonrió – Muy bien “monito”, ahora te mando a pasar sólo un par de días a la mejor celda que tenemos y ya te van a traer la pizza con la infaltable cervecita que a vos tanto te gusta-

-¿Qué me decís ahora?- le pregunto el comisario.-

El “monito” ni lerdo ni perezoso, con una mueca en su cara;

-No…es que Ud. no me tiene confianza y piensa que en una de esas…

-¡Acertaste!…le contesto Curiatti. Así, los dos estamos tranquilos.-

Curiatti miro la hora…ya había que esperar la mañana siguiente.

Debía elegir un par de hombres, para enviar como encubiertos hasta la casa de la calle Pinzón, y que le advirtieran cuando uno de los dos delincuentes saliera, de esa manera haría una tarea de pinzas, los dos encubiertos irían sobre el que quedaba en la casa, con mucha cautela y preservando la vida de la mujer, si aún vivía y el junto a Paredes, se irían de civil en su auto hacia la Mezquita de la calle Alberti, porque seguramente estaría el “Bebe Fabián”, esperando la llegada del otro que venía de la casa de Pinzón.

También podía recibir alguna novedad de la Triple Frontera, como así de la oficial Antonioni, hija de un recordado amigo, que ahora se encontraba en la División de Inteligencia, y a la que le había enviado las fotos del anillo, que le había dado Julián.

Era otra de las formas de saber si a través de la tecnología, la joven le podía arrimar alguna información que proviniera de una organización internacional como la OSCE o el CICTE.

Ordeno a su personal, que a Julián le dieran algo de cenar y le dijeran que descansara en la sala, ya que no podría salir hasta tanto avanzaran en las investigaciones y recibieran novedades, que habían solicitado a diferentes organizaciones.

En realidad, Curiatti no quería sorpresas y Julián en la calle… humm…no le agradaba en lo más mínimo.

Estaba cansado, solo quería dormir en su oficina al pensar que al otro día, varios misterios se develarían y en una de esas…

-Llamó a su casa, le aviso a su mujer que no iría a cenar y cortó-

Se recostó en el sofá que utilizaba, cuando se le presentaba algún operativo antidroga, que le exigía estar en vigilia permanente.

Pero sonrió, cuando alguna discusión con su mujer lo alejaba del ambiente de la convivencia, también ahí se sentía seguro.

No había pasado media hora, cuando sonó su móvil.

Se sentó -¿Hola?-

-¿Comisario Curiatti? Habla la oficial Analia Antonioni, puede atenderme?-

-Cómo no voy a poder, decime Analia ¿conseguiste alguna información?-

-Sí, Comisario…los símbolos del anillo, en un primer momento pensé al transpolar las fotos a nuestras computadoras por su alta definición,  que eran algoritmos que construían una ruta hacia algún lugar,  pero cuando las superpuse y entrecruce las mismos obtuve algo como una bandera con emblemas de las que utiliza el grupo terrorista  palestino Hezbollah y lo más extraño también en el interior del anillo  está escrito Centro Cultural Rey Fahd,  que no es otra que la Mezquita de Palermo, la que el Reino de Arabia Saudita construyo y dono a la Argentina, durante el gobierno  del presidente Menem, lo recuerda, no?

-Como no me voy a acordar, ahora decime Analia –

-¿Qué pensas vos entonces de este anillo que pertenece a la pareja de este muchacho que vino a hacer la denuncia y que me estás diciendo, que tiene mensajes cifrados.-

-Raro, muy raro…solo alguien muy relacionado con el movimiento lo tendría-prosiguió -¿Cuál sería el sentido que por un lado, sea un emblema del Hezbollah y por el otro, señale a la Mezquita de Palermo?-

-¿Estas segura Analia de todo esto? ¿Lo volviste a chequear?-

-Sí, totalmente. Hasta entrecruce datos con la Alianza Antiterrorista del OSCE-

-Bueno…bueno…te agradezco, no sabes cuánto, Analia.

Estaremos en contacto-

-Adiós Comisario…-

-Adiós Analia, de nuevo gracias-

Volvió a recostarse en el sillón y mirando el cielorraso, pensó una y otra vez.

Se estaría encontrando con el preámbulo de un acto terrorista; si así lo era debía informar a la superioridad, porque esto vaya que ya no era simple, en este caso debían intervenir fuerzas especiales del Consejo de Seguridad Interior.

Recordó lo que le había dicho Julián, en cuanto a la interpretación del anillo que había realizado la experta del Instituto de Cultura Hebrea, la Sra. Sary Kaplan. Obviamente, había mentido… ¿pero porque razón?

Sabía que era tarde, pero tenía que hacer un llamado. Creía que en la 27, de Villa Crespo, estaba a cargo el “Toto” Guzmán, antiguo compañero cuando ambos estaban en la Federal. Llamo a la 27 y diciendo quien hablaba, pregunto por el Comisario Guzmán.

 – Sí le respondieron, aguarde un momento, le paso-

-¡Hola “Tano”! qué haces, tanto tiempo!- lo encaro Guzmán.

-¡Todo bien “Toto”!, la familia, tus pibes-

-Bien “Tano” todo en orden, gracias. Espero que tu gente, también…decime ¿a que se debe esta sorpresa?

-Sabes, estoy con un caso muy extraño y necesito si me podes hacer un favor-

-No faltaba más “Tano”, decime…-

-Vos estas a cargo de la jurisdicción de la zona “Toto”, y está cerca el Instituto de Cultura Hebrea, no?

-Sí viejo, lo tengo acá nomas…- – ¿Decime, de que se trata?-

-Si podes mañana por la mañana, ver algún directivo de la comisión y averiguar sobre una mujer que trabaja allí, que se llama Sary Kaplan…pero ojo sotoboche, la mina no se tiene que enterar.-

-Hecho “Tano”, quédate tranquilo. Mañana a media mañana, me acerco y lo veo.-

-¿Gracias “Toto” si vas sin uniforme mejor, sabes?-

– Crees que soy tan boludo….no era joda, un abrazo,cualquier cosa, te llamo.-

Siguió pensando un rato más y antes de dormirse se decidió a no poner en alerta a la superioridad, hasta no realizar el operativo que tenía previsto por la mañana.

Eran las 7:00 de la mañana y se despertó sobresaltado. Pesadillas que no lo dejaron dormir bien, toda la noche en vilo…luces  y más luces que se repetían.

Uno de los agentes, en ese mismo momento golpeo a su puerta.

-¿Quién es?-

-Agente Sanguela, Comisario.- 

– ¿Qué necesitas?-

-Era solo para avisarle que ya llego el oficial Paredes y lo está esperando-

Desde adentro se oyó – Está bien, anda a decirle que en 15 estoy con el-´

Se encontró con Paredes, se palmearon. Tenían entre si una confianza ciega,se reunió con él y le comento como pensaba realizar el procedimiento y le pidió su parecer…

-Mire Jefe, de acuerdo a todo lo que me dijo, me parece que estamos ante un próximo atentado terrorista, pero con la diferencia que ahora no es contra la comunidad judía-

-¿Y porque crees eso, Paredes?-

– Por todo lo que me comento…Jefe. Le digo más, me gustaría tener la info de su amigo Guzmán…-

-¿Por?-

-Por qué supongo que hay tres vértices de un triángulo…-

Curiatti llamo al oficial inspector Villar y al sargento Ludueña, sumándolos a la charla con Paredes. Les conto sobre el objetivo de la calle Pinzón al que tenían que allanar, no bien observaran que alguno de los tipos se iba, pero con mucha cautela, ya que contaba con la casi certeza que tenían cautiva a una mujer…No bien saliera uno de los tipos le debían avisar a él y luego entrar a la casa para reducir, al que se había quedado adentro con la mujer.

-Ahh…muchachos además del arma reglamentaria, llévense un fusil FN FNC, por las dudas, no sé qué tienen esos tipos ahí adentro.-

Curiatti completo -Nosotros esperaremos su llamado, Villar…y luego de eso actúen… ¿sí?-

Tanto Villar como Ludueña, asintieron con la cabeza y se fueron a la armería, al rato salieron de la seccional, con destino a la casa de la calle Pinzón.

Mientras tanto Curiatti y Paredes, comenzaron a prepararse. Se cambiaron sus uniformes por ropa de calle y reforzaron su armamento, para el encuentro con el “Bebe” Fabián y el palestino. Vaya uno a saber…

Ya estaban listos, cuando Curiatti recibió el llamado de Villar. Vamos le dijo a Paredes; subieron al auto y se dirigieron a la Mezquita de la calle Alberti, pero regulando la marcha, le tenían que dar tiempo al otro para llegar y no debían ser descubiertos, el auto lo estacionaria  a un par de cuadras.

No habían recorrido ni cinco cuadras, cuando Curiatti recibió un llamado del Comisario, el “Toto” Guzmán…

-Que haces “Toto” ¿tenes algo?-

-Si tengo algo…te vas a caer de culo “Tano” esta mina que me dijiste… hace tres meses que esta acá y me trajeron el legajo de ella. Cuando vi su foto ¡Mi Dios!-

-¿Pero que pasa Guzmán? ¡Sé más claro, hermano!-

-Hasta a ellos engaño, sabes que esta Sary Kaplan es en realidad Judith Herzog e integrante del grupo terrorista religioso judío Bat Ayin, buscada por Interpol Internacional, con alerta roja.-

-No lo puedo creer… ¿y cómo encaja todo esto?-

-Mira, acá la estamos esperando y no bien llegue la detendremos. Luego no nos va a quedar otra que atar todos los vértices, como te dije- Seguro que está ligada a los tipos que andas buscando-

Curiatti además de quedar confundido, también tenía ahí la respuesta a su pregunta, la razón por la que “Sary Kaplan” le había mentido a Julián, con habilidad, lo había sacado de eje y logrado confundirlo, llevándolo hacia otro lugar, en su angustiante búsqueda de esa joven…¿”Amanda”…era no?

Entro en una playa de estacionamiento y al salir se separaron con Paredes, a unas 2 cuadras de la Mezquita, para otear si veían llegar al palestino. No pasaron ni diez minutos, cuando vieron que bajaba de un taxi. Lo dejaron entrar, y se encaminaron hacia el lugar.

Mientras tanto, Villar y Ludueña llegaban a la casa de la calle Pinzón. Sabían  que llamar les quitaría el factor sorpresa, y el tipo que estaba adentro en una de esas la ponía como escudo a la mujer. Decidieron ir uno por adelante y otro por detrás, sorprendiendo al tipo. Ludueña que primero había tratado de ver por la ventana; sin resultado alguno, se quedó esperando que Villar ingresara por los fondos. En ese mismo momento, un intenso tiroteo se estaba produciendo en el interior. Ludueña pateo la puerta y apunto con el fusil FN FNC, cuando vio a Villar detrás de una pared, herido en una pierna mientras un hombre y una mujer, le disparaban. No dudo, apunto con precisión a las piernas de ambos, que se derrumbaron en el piso. Raudamente…se les puso al lado apuntándoles para que no intentaran nada. Les puso las esposas…atendió a Villar y pidió refuerzos además de una ambulancia.

Casi al mismo tiempo, Curiatti y Paredes ingresaban a la Mezquita de la calle Alberti. Al fondo en una sala de oración se toparon ya con sus armas en posición de tiro con el “Bebe” Fabián y el palestino,  que al verlos, solo se entregaron. Ya  desarmados- tenían una Glock y una Browning GP35 – y esposados, pidieron un móvil a la seccional y los llevaron detenidos.

-Al tanto de lo sucedido en la casa de Pinzón, Curiatti hablo con Ludueña, quien lo puso en tema de todo lo sucedido-

-¿Qué me decís Ludueña, que la mina también le disparaba a Villar junto al otro-

-Sí… Jefe, si no les disparo-quedaron malheridos- en una de esas lo remataban.-

Curiatti…trago saliva…¿la pareja buscada por Julián, integraba un grupo terrorista?

Habían pasado ya dos días de los hechos y Curiatti; no salía aun de su asombro al haberse abortado un atentado terrorista, contra la Mezquita de Palermo, que se realizaría ese sábado después del tradicional Ramadán, destruyendo todo el Templo como represalia contra el Reino de Arabia Saudita, ya que los dos palestinos pertenecían al grupo Hezbollah, como así también  “Amanda” la que en realidad era Fath Jamal, una argentina que a los 24 años partió a Palestina y había sido una de las líderes en la intifada de diciembre del 2017, cuando el Presidente Trump declaro a Jerusalén, como la capital oficial del Estado de Israel. Todo aparentemente estaba financiado por Irán.

Curiatti además de ser felicitado; tanto él cómo su gente por haber abortado la amenaza de los terroristas en forma tan limpia y sin daños colaterales. La impactante noticia estaba siendo difundida por los distintos medios y significaba para toda la fuerza “tantas veces, desacreditada” como un baño de confianza, al ser conocida por la opinión pública.

¿Julián? No pudo creerlo en un primer momento…pero luego cuando la vio en el hospital con custodia y esposada, al estar incomunicada no pudo hablar con ella. Su “Amanda” al verlo, bajo su mirada.

Había sido coprotagonista de una historia, al que nadie invito y lo metieron solapadamente, siendo solo un personaje que utilizaron para servirle a “Amanda”, para despistar cualquier sospecha y se convirtió en su “novio” durante tres meses, mientras urdían todo el plan-

Tenía el corazón destrozado. No podía consigo.

Curiatti que le había tomado aprecio, volvió como el primer día a invitarlo con un café;

-Sabes, Julián…esto te va a durar nada, pero seguramente será algo que no podrás olvidar en toda tu vida, por lo extraño en que sucedieron las cosas. Pero sabes que a tus años, la vida te da múltiples revanchas…-

-Cuando te duela,trata de pensar en que hubiera pasado, si te hubiera adoctrinado para su causa.- Y río con ganas…

Y lo palmeo en la cara…

El acertijo – Parte IX

El “monito Quinteros” se lo llamaba así, 
era un buchón confiable para Muriatti, 
se alegró al verlo entrar junto al oficial Paredes,
no media, más de un metro sesenta y su andar 
con largos brazos a los lados de su cuerpo enjuto,
le había hecho ganar en la jerga su seudónimo 
de el “monito”, era un vivillo que sabía jugar
entre el obscuro submundo y el de la “poli”.

En cierta forma lo cuidaban todos, siempre 
se recordaba que gracias a él “monito” el dato 
que les había servido años atrás, en bandeja 
con data precisa de los asesinos de cinco agentes
de la comisaria, asesinados violentamente 
tras una emboscada sin tener siquiera chance,
de defenderse en un procedimiento antidroga.

El “monito” sin que nadie le dijera, se sentó frente a Muriatti
y soltó sonriendo  –sabe Jefe, como siempre el “monito” cumple-
Muriatti replico  -no te agrandes “monito”, que si alguien te conoce
ese soy yo -así que desembucha que esto no es joda, es muy pesado-

-Sabe Jefe, vio acá nomas en la calle Pinzón… ahí cerca 
donde están los antiguos talleres, dicen haber visto 
a dos tipos que no son de acá…en una casona vieja,
pintada de color amarillo todo descascarada… pero 
que entran y salen nunca juntos, es como si se turnaran…
ahh-… continuo… refregándose las manos…-hay quien 
dijo que detrás de la gruesa cortina de la ventana, 
creyó ver a una mujer en un rincón pero sabe, parada,
como una estatua…hasta le dio impresión que parecía
muerta y atada en posición vertical…el fulano se cago todo 
y salió disparado- por si los de adentro habían escuchado 
algún ruido o visto algo en la ventana…ya le habían dicho 
y la tenía mas que clara, que los tipos que eran pesados..-

Muriatti llevo como lo hacía siempre, su mano derecha 
a su sien y pareció cavilar, sobre todo lo que hasta ahí 
había escuchado de el “buchon”. Le lanzo una mirada 
a el “monito” que entrecerró sus ojos, y suave le dijo,
acercándose despacio y poniéndose en su oído -decime vos
– ¿la casa estaba desocupada o es de alguien que conoces?-

El “monito” trago saliva y se empezó a mover inquieto…luego 
le dijo-mire Jefe creo que le traje toda la data que me pidió, 
más la frutilla del postre- no se nada mas de lo que le dije…

Muriatti, era un hombretón curtido y casi nula paciencia, 
de un momento a otro, podía convertirse de ángel a demonio, 
en un crispar de dedos, con extrema y brutal facilidad… 
-¡Te dejas de joder “mono”!- El buchón se dio cuenta 
al escuchar  “mono”, que la cosa no estaba para joder,
de lo contrario, suponía que iba a tener una noche movida.

-Pero Jefe…bueh…esa casa es de la fallecida Doña Josefa
y ahora es de su hijo, el “Bebe Fabián”… que nunca esta –
-Y que sabes de ese “Bebe Fabián”, vos. ¿A qué se dedica?-
-Y el “Bebe”, es como si hiciera tantas cosas, que se yo
…los fines de semana trabaja en un bar en San Telmo y
en la semana se la pasa en la Mezquita de la calle Alberti…
usted sabe Jefe, estos son los que rezan como cinco veces
al día… tipo jodido… hace transas por droga y secuestros.

Decime “monito”, sabes en que bar de San Telmo labura?
-Y sí, es el que está en la esquina, el Bar “Plaza Dorrego”-
Muriatti al instante hizo que fueran a buscar a Julián.
al llegar…-¿le pregunto cuál era el bar donde estaban…?
-en el “Plaza Dorrego”, siempre vamos ahí por la vista
que tiene hacia la plaza, o nos sentamos en alguna mesa
que colocan dentro de ella…¿ Por qué me pregunta? –

-Por nada, Julián vuelva a la sala, que ahí puede descansar-
-Disculpe, Comisario…pero no puedo estar tranquilo…ha
tenido noticias de algo…de Amanda…de…y no pudo continuar-
-¡Basta Julián, esto no es un juego, es una investigación y
demasiados interrogantes. Así que por favor, haga lo que pido!

Muriatti ya había comenzado a encajar las fichas en su cabeza,
descartaba el secuestro por trata, no creía lo del anillo
y su significado, de algo tan incierto como podía ser un camino
para llegar a un tesoro en el Mar Muerto, en donde los israelíes
mantenían la zona totalmente bloqueada con alta militarización,
salvo que fuera para vendérselo a alguien de adentro del país.

Se retrotrajo al año 2001, en que aún era un Oficial Inspector
de la Policía Federal asignado a la ciudad de Puerto Iguazú,
cuando llego al destacamento en febrero o marzo del 2002,
poco tiempo del atentado a las Torres Gemelas, y un tal Feith
que era uno de los Directores máximos del Depto. de Estado
de los E.E.U.U., aconsejara que se invadieran las tres ciudades,
al creer que la “triple”, era un santuario de la organización Al Qaeda.

Todavía tenía contactos allá con gente de la Federal, a solas
hizo un par de llamadas. Hablo por espacio de media hora,
y le agradeció al que estaba del otro lado de la línea, que
lo pusiera al tanto de novedades, enterándose que hasta hacia 
un par de semanas salvo lo de siempre, no pasaba nada pero 
ahora sin embargo en esa zona “porosa”, se notaba un inusitado
movimiento de gente, habiendo obligado a la fuerza a investigar 
a los conocidos rufianes radicados allí , así como a otros extraños
personajes recién llegados, lo que los llevaba a pensar que se 
formalizarían reuniones para organizar delitos de contrabando 
o de “cuello blanco”, con alta complicidad política y financiera.
Colgó…no sin antes pedir, que lo tuvieran al tanto de cualquier
novedad que ocurriera… y se quedó pensando en los palestinos. 

Ya casi era un hecho su sospecha, la figura del entregador 
no era otra, que la de el “Bebe Fabián”, si la religión de los tres
era la musulmana era muy posible, que uno de los captores
se encontrara en la Mezquita de la calle Alberti, con el “Bebe”,
considerando que el “monito” le había dicho que se turnaban,
cuando salía uno, se quedaba el otro. Si así fuera, la ocasión
sería ideal al encontrarlos divididos y detenerlos, con el menor
daño colateral posible…pero seguía preguntándose cual era
el verdadero objetivo, el porqué del secuestro y aquello de 
haber visto a la mujer, como atada en posición horizontal, la
que le pareció al tipo que miro por la ventana, como muerta.
Curiatti no creía que fuera ni el tesoro, ni la trata, entonces qué…?

El acertijo – Parte VIII

Los nervios hacían ya estragos en su psiquis,
estaba demasiado agotado y la incertidumbre
producía dolores en todas sus articulaciones,
le parecía escuchar golpear un yunque, cerca
de sus oídos y a su cuerpo temblar por la vibración.

Ya eran las dos de una tarde gris y plomiza,
como si fuera que los colores se pusieran
a tono de cómo se sentía y su temor por Amanda,
al suponer que se encontraba secuestrada
pensando lo peor, hasta que estuviera herida.

En eso, volvió Muriatti con varios papeles en su mano,
se sentó frente a él, se lo notaba entre tenso y furioso,
mira le dijo -estos tipos no son quienes dijeron ser-
mientras le daba varias hojas como si fueran legajos
de cada uno con sus fotos, nacionalidad y una cantidad 
de datos que cuando comenzó a leer, quedo devastado.

Los dos tipos, no se llamaban ni Alexander ni Boris,
ni era alemán uno, como tampoco ruso el otro.
Ambos habían nacido en Palestina, y eran buscados
internacionalmente por las fuerzas operativas de Interpol.

Eran tantas las causas, que los antecedentes no dejaban dudas.

Desde homicidios, trata de personas, hasta contrabando 
de obras de arte robadas. Eran también operadores de grupos
activos de terroristas, con conexiones en la Triple Frontera,
grupos minúsculos de mercenarios refugiados en ella
luego de la devastadora derrota que había sufrido el Isis.

Muriatti no dudo en decirle con seguridad a Julián,
que desestimaron al Hotel Madero, ellos no se alojaban allí.
Había enviado una comisión encubierta y recorriendo
el hotel, mostrando la foto no encontraron a persona
alguna que los reconociera o pudiera dar algún dato, 
le precisó además que no se encontraban registrados.

Se apoyarían solo en la hipótesis del dibujo que había
realizado, pero eso los obligaba a actuar con premura
pero a la vez con mucha cautela, porque si percibían 
algo fuera de lo común, seguramente la mujer correría 
la peor de las suertes, por eso le recomendó a Julián
convertirse a partir de ese momento, en mero espectador.

Tratarían de obtener luego de contactar a “buchones”  
como apretando a “conocidos” del bajo, si alguien vio 
a extraños o movimientos que pudieran dar certeza 
que esos desconocidos, se encontraban habitando algún lugar 
con segura colaboración de un tercero, en el barrio de La Boca
y si Amanda todavía estaba con ellos –Muriatti no le dijo nada
a Julián, pero había pensado que si era solo por el anillo –
en una de esas ya la habrían descartado, con la salvedad
que la retuvieran como rehén para usarla como prenda 
en un intercambio, ante la posibilidad de ser descubiertos.

Paralelamente debían hacer un mapeo de aproximadamente 
viviendas de casi diez manzanas, en una cuadricula hacia 
adentro de la Avenida Pedro de Mendoza, como supusiera Julián,
Muriatti debía esperar que su grupo que ya estaba en la calle,
le trajera datos certeros para iniciar el operativo, y si la mujer vivía
planificarlo de tal manera, para garantizar que nada le sucediera.
Además, ya había contactado a la Secretaria de Seguridad
poniéndola en tema del caso que no era local, sino internacional
la que le facilito dos drones para realizar un recorrido por la zona.

Sabia el comisario, que los delincuentes no eran unos improvisados
pero dentro de sí, le seguía persistiendo la duda del encuentro
en ese bar de San Telmo, a él le resultaba extraño lo casual del hecho.
¿Habría un tercero; un entregador involucrado en todo esto? ¿Quién?