UNA REFERENTE DE LA POESÍA

La obra poética reunida de Cristina Peri Rossi, ahora se publica en Argentina. 

 

Por primera vez, los poemas de la escritora uruguaya radicada en España Cristina Peri Rossi, se publican en Argentina. Detente instante, eres tan bello, volumen editado por Caballo Negro, incluye dieciseis poemarios y algunos poemas sueltos, que se fueron dando a conocer desde 1971. Eros, los naufragios y destierros, las mujeres y las palabras, pueblan la obra reunida de una poeta fundamental.

Detente, instante, eres tan bello es el hipnótico título con el que acaba de salir en Argentina la obra poética reunida de Cristina Peri Rossi. Casi un verso que promete imágenes repentinas, diálogos amorosos efímeros, el tiempo convertido en palabras. Es la primera vez que los poemas de esta enorme escritora uruguaya radicada en Barcelona se editan en nuestro país. Para leerla, había que buscar ediciones españolas, como si sus poemas no se hubieran originado aquí nomas, del otro lado del río –aunque lo cierto es que nadie sabe dónde se originan las palabras de un poeta. Por muchas razones Peri Rossi es una autora fundamental de la literatura rioplatense, con una obra premiada y traducida a más de veinte lenguas, integrada por libros de cuentos, ensayos, novelas y poesía. El volumen editado por Caballo negro incluye dieciséis poemarios, más una yapa de poemas no incluidos en libros, que permite ver un arco que va de 1971 hasta la actualidad.

Escritora, traductora y activista política nacida en Montevideo en 1941, su filiación con la izquierda, más la participación como periodista en medios como la revista Marcha y el diario comunista El Popular, le valieron el exilio. Desde 1972 reside en Barcelona, de donde decidió no moverse, incluso después del retorno democrático a su país. En varias oportunidades explicó que esa incomodidad fue fundamental para su escritura. “Para recordar tuve que partir”, escribió, y también “Regresar es morir un poco”. Desde esa rabia, esa carencia, esa difícil posición que la volvió aún más contestataria –sus libros estuvieron décadas prohibidos en Uruguay– Peri Rossi fue construyendo, incansablemente, su poesía.

Sus primeros libros de narrativa publicados en los años 60 fueron reconocidos de inmediato y es considerada la única mujer del llamado Boom latinoamericano. No conforme con eso ni con nada, su trabajo se plantó siempre a contrapelo, con piezas muy distintas entre sí, saltando entre géneros –del cuento a la novela y de ahí a la poesía. De todo esto testimonia Detente, instante, eres tan bello: dieciséis libros de poemas que testimonian una vida para la literatura, como piezas de un gran tapiz vibrante y de dolores diversos, aun con continuidades, aun con resistencias.

Se abre con Evohé (1971), imponente desde su nombre en griego que alude al clamor de las bacantes para llamar a Dioniso. Un conjunto de gran contenido erótico, lésbico, de una elegancia y una precisión, como escritas a golpe de cincel. Hay que tener en cuenta que esa asunción, desde el comienzo la colocó en un lugar controversial. ¿Cuántos poemas de amor de mujeres a mujeres había a inicios de los años 70? Pocos. El movimiento se estaba iniciando. Y muchos menos escritos con esa gracia desfachatada y una pluma que no se quedaba solamente ahí, sino que se volvía repliegue literario y también político. En el primer texto de la serie imagina una mujer enhebrando en el aire las letras de un poema bello y no termina de describirlo cuando en los mismos versos ella, la voz poética, destroza con un hacha el piano que la estaba acompañando. De esto hablamos: el juego metaliterario, el poema y una mujer hermosa como parte de una misma sustancia, y el final inesperado, una nota altisonante, que electrifica hacia atrás todo el recorrido, grabándolo para siempre en nuestra retina. Género y sexualidad van a ser la ética para su poesía. Como escribió más adelante: “Colocar sobre la mujer todas las banderas.”

En los libros que siguieron, Descripción de un naufragio, Diáspora y Estado de exilio, escritos en la misma década, Peri Rossi suma a su universo lírico –sin abandonar nada de lo anterior- la experiencia del destierro. Quien escribe es alguien que tuvo que partir con una maleta vieja en la que, dice, había mucho papel en blanco. Navegaciones y naufragios vinculan aquellos primeros viajeros de Europa a las Indias, con este viaje que como muchxs otrxs ella hizo, pero en un forzoso sentido contrario. Playas oscuras y peregrinaciones en barcos que figuran un destino: “Navegamos por el húmedo mar de los sargazos/en ruta sin derrota, perecedera,/ hasta el fondo del mar, donde,/ yace la sombra de los justos.” El mar es la gran metáfora a la que siempre vuelve: devorador y madre, vehículo y fin, movimiento continuo. Lingüística general, su último libro del 70, entrega hermosos poemas: Mujer, exilio, mar y palabra se mixturan en meditaciones literarias, con ecos a Elizabeth Bishop y contactos con Susana Thénon. Peri Rossi toca realidades dolorosas con sus versos, pero hace una distinción que la eleva. Escribe: “El poeta no escribe sobre las cosas, sino sobre el nombre de las cosas.”

FOTO DE GLAUCO CAPOZZOLLI

Publicado en 1987 –dos años después de la vuelta a la democracia en Uruguay—Europa después de la lluvia se abre a evocaciones, recuerdos, citas y homenajea una pintura de Max Ernst. Babel bárbara en 1991, indaga sobre su ya asumida condición de extrajera en una ciudad que decide bautizar precisamente Babel. Significativamente Otra vez Eros, de 1994, se abre con una cita de Safo, que podría introducir varios de los libros que siguen, como Aquella noche, La inmovilidad de los barcos o Estrategias del deseo: “Otra vez Eros que desata los miembros/ me tortura/ dulce y amargo/ monstruo invencible”. Los libros se vinculan con variaciones, porque los temas se mezclan, como en cualquier vida. Una nota diferente en el conjunto marca Las musas inquietantes, compuesto íntegramente de poemas pinturas.

Promediando el libro, en Habitación de hotel, del 2007, Peri Rossi escribe un poema que podría ser un himno y también una declaración de principios que la atraviesa de atrás para adelante, que resuena en los libros siguientes: Playstation, La noche y su artificio y Las replicantes. “Mi casa es la escritura”. Y no hay más que darle la razón. A una mujer que cada etapa de su vida la selló con textos en los que delimitó su campo de batalla. Se rio de los convencionalismos, inventó una lengua en la que muchas y muchos otros pudieron no solo reconocerse, sino también, escribir. En esa casa.

>Un poema de Cristina Peri Rossi

Terraza en Barcelona

A la noche

en la pequeña terraza nocturna

de lejos de muy lejos el mar oscuro

la montaña escondida

el cielo despejado

de pronto

como Venus

la luz de un avión

el mismo avión de cada noche

con su fosforescencia aérea

cruza mi soledad nocturna

fogonazo de eros

cuando no estás

y en el calor del verano

vibra el canto de los grillos

soliloquio de solteros

en busca de pareja

como yo te busco a ti.

FUENTE: Página 12 – Cultura – Por Mercedes Halfon

Lejania.

Cuán distantes
pienso que estamos,
cuando prometiste
que nos veríamos,
“te llamo
entre lunes o martes”,
dijiste convencida.

Aguarde si,
pero no ya
con ansiedad,
por no ser
la vez primera,
en que haces
lo contrario.

Te has vuelto
cada día
más etérea,
pero a pesar
que ello
atrae y seduce,
también
provoca
que mi vida
no esté
dispuesta
a tus dudas,
corriendo
el riesgo
de que el amor
que tengo
para darte,
se volatice
para siempre.

Te escribo

Escribo cada día

quizás con

la creencia,

de que leerás

lo que escribo

para ti,

ya que al

solo pensarte,

te conviertes

sin esfuerzo

alguno,

en mi musa

inspiradora

de una

historia

inacabable.

Me sumerjo

en tu piel

tan suave,

que erotiza

mi imaginación.

y así

cada caricia

que deseo

brindarte,

se transforma

en un nuevo

esfuerzo

para traerte

conmigo

para siempre. 

JUEGOS OLÍMPICOS DE TOKIO – El caso de Simone Biles

ANÁLISIS | Simone Biles y los ‘twisties’: cómo el miedo afecta la salud mental y la seguridad física de las gimnastas

(CNN) — Puedes aprender mucho sobre una subcultura por la jerga que desarrolla. La gimnasia tiene mucha jerga en torno al miedo: los “twistys”, el “head casing”, el bloqueo mental, el “bailing”, el “balking”.

La gimnasia es obviamente exigente físicamente con una alta tasa de lesiones. Pero psicológicamente también es extremadamente difícil. Muchas de las técnicas podrían matarte. Cuando Kevin Durant puso mal su pie por unos 2,5 cm en el Juego 7 de las semifinales de la Conferencia Este de la NBA, su tiro valió dos puntos en lugar de tres, y los Brooklyn Nets perdieron en tiempo extra. Cuando el pie de Riley McCusker se alejó por 2,5 cm en su desmontaje de la viga en la Copa Estadounidense de 2017, cayó hacia atrás contra su cuello…

Por cada salto perfecto y flotante realizado en la competencia, se realizan miles en la práctica, muchos de los cuales terminan con raspaduras, choques y cuasi-accidentes inquietantes.

Cuando Simone Biles se retiró como la mayor parte de la final del equipo olímpico, dijo que no fue por una lesión física, sino por su salud mental. Esto no significa que se sintiera triste o que no tuviera con ánimo para competir. Significa que su estado psicológico la puso en un riesgo físico significativo. Si su cerebro no acepta lo que su cuerpo sabe hacer, podría resultar gravemente herida.

El salto de caballo fue el primer evento de Estados Unidos y Rusia en las finales por equipos. Se suponía que Biles competiría en un Amanar, un salto de caballo que se voltea hacia atrás con 2,5 giros. El Amanar ha herido muchas rodillas, pero Biles ha estado compitiendo espectacularmente en el salto de caballo desde que era una joven de 16 años con frenillo en 2013. Pero en los calentamientos se retiró, haciendo solo un 1,5 giros en un salto que se elevó bastante en el aire. En la competición fue peor: 1,5 giros de nuevo, pero con menos altura, lo que obligó a dar un paso profundo fuera.

Un Yurchenko con 1,5 giros vale mucho menos que un Amanar, por lo que Biles anotó solo 13,766. Estados Unidos estaba un punto detrás de Rusia tras el salto de caballo, que suele ser donde las estadounidenses aseguran una gran ventaja. Esto hizo que la posibilidad de ganar el oro fuera muy baja, sin importar qué tan bien se recuperan las compañeras de equipo de Biles.

Biles se retiro del resto de la competencia por equipos. “No confío en mí misma tanto como antes”, dijo Biles a los periodistas en Tokio. “Estoy un poco más nerviosa cuando hago gimnasia. Siento que tampoco me estoy divirtiendo tanto”.

Biles más tarde también se retiró de la competencia individual, nuevamente diciendo que quería concentrarse en su salud mental.

USA Gymnastics dijo que apoyaba su decisión “de todo corazón”, y agregó en su declaración que Biles sería evaluada todos los días.

  • ANALISIS/ El retiro de Simone Biles nos recuerda que es humana y que sigue siendo la mejor de todos los tiempos.

Un caso de los ‘twistys’ (“giros”)

Dijo en la práctica matutina que tenía un poco de “twisties”. Los “twistys” son un fenómeno misterioso: de repente, una gimnasta ya no puede hacer una técnica de giro que había hecho miles de veces antes. Tu cuerpo simplemente no cooperará, tu cerebro pierde la pista de dónde estás en el aire. Descubres dónde está el suelo cuando te golpeas contra él.

Fui gimnasta competitiva durante 10 años, aunque mediocre. Renuncié cuando adquirí 17,8 centímetros de altura y un problema de actitud, además de un miedo paralizante y una falta total de flexibilidad. Desde entonces, he seguido la gimnasia de forma obsesiva y la he cubierto de vez en cuando. Y en marzo, yo misma caí en los twistys cuando arrastré a un equipo de CNN a una clase de gimnasia abierta en Dallas y lancé tristes y pequeños giros completos sobre una espuma.

La gimnasta suiza Giulia Steingruber tuvo “twisties” en 2014. “Cuando quería girar, especialmente en el salto de caballo… no tenía sensación de dónde estaba. Estaba realmente asustada”, dijo Steingruber en un documental de 2016. “Fue bastante difícil para mí, porque no entendía por qué venía y no podía detenerlo. Fue extraño para mí y fue horrible. La sensación fue realmente horrible”.

Tuvo que volver a aprenderlo, comenzando con un simple medio giro en el piso. “Comencé a aprender el giro de nuevo como una niña pequeña”. En 2016, ganó una medalla de bronce olímpica en salto de caballo.

Dar vueltas y girar al mismo tiempo puede ser extremadamente desorientador; no puedes simplemente mirar dónde estás con los ojos. Tienes que sentirlo. Esto es propiocepción, una sensación de dónde está tu cuerpo en el espacio y qué está haciendo.

En gimnasia, esto se llama “sentido del aire”. Y Biles es famosa por lo bueno que es el suyo. “Ella siempre ha tenido un sentido del aire increíble, que es lo que necesitas en este deporte”, dijo su ex entrenadora Aimee Boorman a la revista “Houstonia” en 2015. “No se choca con mucha frecuencia. A otras niñas, simplemente las verás estrellarse, o perderse en el aire. Eso no pasa con ella”.

Su talento natural es la razón por la que su salto de caballo errado fue tan impresionante. Pero su decisión de dar un paso atrás tiene mucho sentido. Cuando comienzan los “twisties”, es difícil saber cuándo desaparecerán. Pero la decisión de Biles de protegerse marca un cambio con respecto a la antigua forma en que funcionaba la gimnasia en Estados Unidos.

  • Simone Biles: “No quería arriesgar una medalla por mis errores…Trato con los demonios que hay en mi cabeza”.

“También tenemos que concentrarnos en nosotras mismas, porque al final del día también somos humanas”, dijo. “Entonces, tenemos que proteger nuestra mente y nuestro cuerpo, en lugar de simplemente salir y hacer lo que el mundo quiere que hagamos”.

En la Copa Estadounidense de 2016, le pregunté a la entonces coordinadora del equipo nacional Marta Karolyi cómo trataba con las atletas que sentían miedo. Ella me dejó boquiabierta, diciendo que a nivel de élite el miedo ya no es un problema.

Esto, obviamente, no era cierto. Cuando The New Yorker le preguntó en 2016 por qué no probaría un salto de caballo de doble frente con resorte de mano, llamada Produnova, Biles dijo: “No estoy tratando de morir”. Pero muchas gimnastas de élite han descrito la presión de nunca mostrar debilidad bajo Karolyi.

“Bailing”, “balking” y “headcases”

Un poco más de jerga: “bailing” (que traduciría rescate) es cuando dejas de hacer una técnica en el medio de esta antes de haberla hecho toda, como hacer un solo giro en lugar de un doble.

“Balking” (que traduciría rechazo) es cuando vacilas o dejas de hacer la técnica antes de que realmente comience, especialmente peligroso en los giros hacia atrás, porque a menudo el impulso no se detiene sino que se ralentiza y puede hacer que te estrelles contra tu cuello o cabeza. (El béisbol también tiene este término, pero tiende a conllevar menos riesgo para la columna.)

Un bloqueo mental es cuando una técnica se convierte en una fijación y no puedes obligarte a hacerla, incluso si es relativamente fácil.

Un “headcase”, que es casi un insulto en la gimnasia, es cuando una gimnasta talentosa colapsa en la competencia.

En los campeonatos nacionales de 2011, Gabby Douglas rechazó dos veces el desmontaje de la viga: dos muelles traseros en una doble pirueta. Después del primer “balk”, que provocó gritos entre la multitud, se puede ver a un entrenador señalar la viga para decirle que vuelva a subir.

En las Olimpiadas de 1996 en Atlanta, Kerri Strug aterrizó un salto de caballo en una pierna cuando Estados Unidos ganó su primera medalla de oro por equipos en gimnasia. Esto es recordado por la gente común como un momento glorioso de heroísmo deportivo, pero en el mundo de la gimnasia, es más matizado. En realidad, Estados Unidos no necesitaba la puntuación de Strug para ganar el oro.

En Athlete A, un documental sobre cómo el exmédico del equipo Larry Nassar pudo salirse con la suya con sus delitos de abuso sexual durante tanto tiempo dentro de la gimnasia de élite, la campeona nacional de 1986 Jennifer Sey argumenta que las gimnastas fueron entrenadas bajo el sistema de Karolyi para ser perfectamente obedientes. Sobre el salto de caballo de Strug, Sey dijo: “Todo el mundo la anima como esta heroína, y todo lo que podía pensar era, ‘¿Por qué estamos celebrando esto? No finjas como si ella hubiera tenido otra opción… No iba a hacer nada más que ir a hacer ese salto de caballo”.

  • Simone Biles se retira de la final all-around de Tokio 2020 para centrarse en su salud mental.

La cobertura de gimnasia más influyente no proviene de las transmisiones de NBC, sino del podcast Gymnastic, que desde 2012 ha sido implacable en impulsar ideas radicales como que el abuso psicológico de las atletas es malo, que cuidar su salud mental es importante y que las gimnastas de élite no son gordas solo porque tienen pecho.

“Son los Juegos Olímpicos”, dijo Biles a la prensa, “pero, al final del día, queremos salir de aquí caminando, no arrastradas en una camilla”.

FUENTE: CNN – Por Elle Reeve – Psicóloga sobre Biles: “El mundo encima de una chiquita”

Pesadilla

Dramático sueño
tuve anoche,
en que soltaba
tu mano de la mia,
cayendo hacia lo más
profundo del abismo
más oscuro que haya
conocido en mi vida.

Ese abismo
antesala de un infierno,
te devoró sin piedad
aunque tus manos
hayas puesto en ruego.

¿Presentimiento?
¿Escarnio anunciado?
Quise salirme
del sueño y desperté,
tan grande mi temor
por tu destino,
ya que ha pesar
de tu partida,
solo deseo
que seas el mejor
recuerdo de
esta vida mía.

Sin rumbo

¿Sabes?
No me sorprende
siempre fuiste viento,
brisa pocas veces,
porque de repente
con una violencia
incontrolable
que llegaba sin avisar,
destruía a su paso
toda armonía
que pudiera existir
en cualquier lugar.

Has vivido como
te han criado,
sin respeto al otro
festejando cada uno
de tus caprichos,
para que fueras
lo que hoy eres.

Desenfadada muchacha
que fuma hierba,
bebiendo alcohol
noche tras noche,
tratando de
encontrarse,
ciega tu misma
de quién eres
como creación divina,
intentando
volver a ser,
que pena verte
muchacha
así, tan perdida.

La dramática vida de Virginia Woolf

“Escucho voces, no puedo concentrarme”: las desgarradoras últimas horas de la escritora Virginia Woolf.

Para muchos fue un genio. La escritora británica Virginia Woolf murió hace 80 años tras una larga lucha con su salud mental.

Woolf, una de las principales exponentes del modernismo en la literatura del siglo XX, se suicidó en 1941 a la edad de 59 años.Para muchos fue un genio. 

Entre sus obras más famosas están las novelas “La señora Dalloway” (1925), “Al Faro” (1927), “Orlando” (1828) y “Las Olas” (1931).

Y en su ensayo “Una Habitación Propia” (1929), expone las dificultades de las mujeres que querían consagrarse a la escritura en un mundo entonces dominado por los hombres.

“Una mujer debe tener dinero y una habitación propia si va a escribir ficción”, declaró.

Woolf fue miembro del influyente grupo de intelectuales londinenses, el Grupo de Bloomsbury, el cual ayudó a dar forma a la cultura británica de principios del siglo XX.

El último día

En los archivos de la BBC encontramos los testimonios de los amigos, parientes y del esposo de Virginia Woolf, quienes hablan de cómo fueron las últimas horas de la autora aquel 28 de marzo de 1941, cuando decidió acabar con su vida.

“Cerca del medio día descubrimos que (Virginia) había desaparecido”, relata Louie Mayer, la cocinera de los Woolf, que vivían en el poblado de Lewes, en Sussex, en el sur de Inglaterra.

“Yo estaba cocinando una pierna de cordero con salsa de menta que a ella le encantaba”.

Bell

GETTY – Vanessa Bell, la hermana de Virginia, fue pintora y diseñadora.

Mayer habló con la BBC en 1970 sobre lo que ocurrió aquel día.

“En ese entonces solíamos tener campanas para llamarlos a comer. Y yo toqué la campana y el señor Woolf entró al comedor”.

“En la mesa vio dos notas escritas, una tenía su nombre, Leonard, y la otra era para la señora Bell, Vanesa Bell (hermana de Virginia)”.

“Él tomó la suya rápidamente, la leyó y me dijo: ‘Louie, ¿hacia dónde se fue la señora Woolf? Creo que pudo haberse suicidado'”.

Una hora antes, Leonard había visto a su esposa en su estudio y ella le había dicho que planeaba salir a caminar.

De hecho, la escritora sólo cruzó su jardín, caminó hacia el río y allí se ahogó.

“Yo me asusté y también salí apresurada”, cuenta Louie Mayer. “Y él corrió hacia el río”.

Woolf

GETTY

Quienes los conocieron describen el matrimonio de Virginia y Leonard Woolf como “ideal”.

En la nota que le escribió a Leonard, Virginia decía que temía estar perdiendo el control otra vez.

La escritora ya había sufrido tres crisis nerviosas en su vida y sentía que esta vez no iba a poder recuperarse.

La nota es desgarradora. En ella escribe sobre el temor que siente de perjudicar la vida de su esposo.

“He empezado a oír voces, no puedo concentrarme”, escribió. “Así que voy a hacer lo que me parece es lo mejor. Tú me has dado la mayor felicidad posible… No puedo seguir estropeando tu vida”.

 

Tortura mental

25 años más tarde, Leonard Woolf describió la experiencia de ver a la mujer que amaba sufriendo de esa forma.

“Había sufrido una enorme tortura mental, y sentía que se estaba volviendo loca. Fue cuando llegó a esa etapa cuando decidió suicidarse”, relató Woolf ante los micrófonos de la BBC.

“Y fue terrible observar todo el proceso que pasó hasta que llegó a ese estado”, dice.

Stephen

GETTY – El padre de Virginia, Leslie Stephen, fue un editor, crítico y biógrafo importante.

Desde la muerte de la escritora, ha habido un intenso debate sobre el vínculo entre su creatividad y su enfermedad mental.

Pero tal como explicó en los 1970 su amigo Nigel Nicolson, las crisis de Virginia no fueron nada románticas.

“Ciertamente estaba enferma. Pateaba, gritaba e insultaba a la gente que más quería. Pensaba que los pájaros hablaban griego y que su madre, que había muerto 30 años antes, estaba en el cuarto con ella”, cuenta Nicolson.

“Se necesitaban cuatro enfermeros para controlarla. Pero cuando se recuperaba de estas crisis, nadie era más sano que ella”.

Woolf

GETTY – Se cree que Virginia Woolf sufría de lo que más tarde se llamó trastorno bipolar.

Las personas más cercanas a ella ya sabían que su salud mental había estado empeorando, pero muchos quedaron impactados con la noticia.

“Lo que yo más admiraba de esa relación era la afinidad que tenían, la forma como compartían las mismas ideas y valores sobre la vida y, sobre todo, la total honestidad entre ambos”, le contó a la BBC la sobrina de Virginia, Angela Garnett.

Los artistas, escritores e intelectuales que formaban el Grupo de Bloomsbury se rebelaron contra la pretensión y la doble moral de sus padres victorianos.

Leonard Woolf se lo explicó así a la BBC: “Nos oponemos a la hipocresía. Queríamos decir lo que pensábamos, que era la verdad, en lugar de pretender que algunas cosas no existían”.

La obra, conversaciones y estilo de vida del Grupo de Bloomsbury influyeron en el arte y la literatura de la época entre la Primera y Segunda Guerras Mundiales.

Influencia

Leonard y Virginia Woolf establecieron la Imprenta Hogarth que publicó “The Waste Land” (La Tierra Baldía) de T.S. Eliot.

Y el artista Roger Fry presentó la primera exposición postimpresionista de Reino Unido.

Unas de sus muchas obras.

Unas de sus muchas obras.

Cuando murió, Virginia Woolf había publicado ocho novelas, varias biografías y una gran cantidad de literatura de no ficción.

A menudo se le describe como una novelista experimental pero su esposo Leonard asegura que ella simplemente quería expresar el carácter de una persona a través de sus pensamientos en lugar de describir su apariencia o su comportamiento.

“Cuando ella describe cómo escribió la última página de ‘Las Olas’ dice que la pluma tomó el control, sus pensamientos surgían apresurados y ella sólo se dejó llevar por ellos”.

Woolf

GETTY

Muchos la consideran un genio de la literatura.

En muchos aspectos, Virginia Woolf creó, junto con el Grupo de Bloomsbury, una nueva forma de ver el mundo.

Y aunque no fueron universalmente aceptados, ciertamente Virginia Woolf fue considerada un genio, como recuerda David Cecil, historiador y académico británico.

“Para mí, un genio es alguien que puede ver al mundo bajo una luz totalmente distinta, y es capaz de hacer que otra gente lo vea así”, dice.

“Y cuando lees a uno de estos escritores, ocurre lo que una vez alguien describió como ‘un antes y un después’. Después de leerlo ya no sigue siendo lo mismo que era antes”.

FUENTE:

  • Redacción
  • BBC Mundo

Muñeca de trapo

Muñeca
de mirada triste,
la que vaga
sin destino,
detrás
de la ventana
de ese bar,
que es tu refugio.

Has creído
en cada verso,
que en boca
del mentiroso,
no solo
te ha desgarrado
por dentro,
también te ha usado
como si fueras
de trapo.

Ahora sufres
ese tu dolor
interminable,
crédula e inocente
por quien
juro amarte,
siendo para el
solo un juguete
para exhibirse.

Eres niña mujer
y aun para ti,
habrá tiempo
de no entregarte
nuevamente,
a todo aquel
que roba
del poeta,
amores de ensueño
como señuelos
de un engaño.

Derechos de la mujer.

Delphine O: 

“A un año de la pandemia la situación de las mujeres sigue siendo crítica”

Hablamos con la embajadora francesa de los derechos de las mujeres de cara a la realización del Foro Generación Igualdad (el evento feminista mundial más grande del mundo) que se realizará en junio en París.



Del 30 de junio al 2 julio, Francia acogerá en París el Foro Generación Igualdad. Iniciado por ONU Mujeres y co-presidido por Francia y México, el evento será la reunión feminista mundial más importante desde 1995: Jefes de Estado, la sociedad civil y el sector privado se reunirán para poner en marcha una serie de acciones concretas para hacer progresar la igualdad entre mujeres y hombres en todo el mundo durante los próximos cinco años. Entrevistamos a la Secretaria General del Foro Generación Igualdad, la Embajadora francesa de los derechos de las mujeres Delphine O.

En la Conferencia Mundial de la ONU sobre la Mujer, celebrada en Pekín en 1995, Hillary Clinton pronunció la célebre frase: “Los derechos de las mujeres son derechos humanos”. Adoptadas por 189 Estados, la Declaración y la Plataforma de Acción de Pekín constituyen aún hoy los textos internacionales de referencia más ambiciosos para el avance de los derechos de las mujeres. “Ha pasado un cuarto de siglo desde que la comunidad internacional se reunió por última vez para comprometerse con el avance de la igualdad entre mujeres y hombres en el mundo”, señala la Embajadora Delphine O. “Tras un aplazamiento de un año debido a la pandemia mundial, ya es tiempo de que todas los actores implicados se reúnan en París, en un contexto de creciente conservadurismo”.

“LA LUCHA DE LAS MUJERES ARGENTINAS POR LA LEGALIZACIÓN DEL ABORTO ES UN MODELO DE MOVILIZACIÓN PARA TODO EL MUNDO Y EL MOVIMIENTO DEL PAÑUELO VERDE SE HA CONVERTIDO EN UN REFERENTE EN TODOS LOS CONTINENTES”.

Si bien se ha avanzado en los últimos veinticinco años, el contexto político de muchos países y la crisis de Covid-19 exacerbaron las desigualdades de género existentes. “Sabemos que la crisis de covid-19 ha afectado de forma desproporcionada a las mujeres que han estado en la primera línea de la lucha contra la pandemia. 

Es más urgente y necesario que nunca actuar colectivamente”, advierte Delphine O. 

Un año después del inicio de la pandemia, la situación de las mujeres es realmente alarmante: la crisis ha golpeado con mayor dureza a los sectores de actividad en los que son mayoritarias, como el de los cuidados, y ha restringido su acceso a la atención médica especialmente a la sexual y reproductiva. Según la ONU, este año podrían producirse 7 millones más de embarazos no deseados si no hay acceso a medidas de planificación familiar. 

Delphine 0

 FUENTE: EDITORIAL PERFIL – Sociedad – Marie Claire

A que edad; se tienen los mejores orgasmos.

La ciencia responde (y la respuesta te sorprenderá)

Hay una franja de edad en la que las mujeres viven su sexualidad de una forma mucho más intensa… y no es la que creés. ¡No te pierdas este estudio!

Hace poco se desveló quienes tenían mejores orgasmos -si las mujeres solteras o las mujeres casadas- y después de responder a esa curiosidad, nos ha surgido otra que recientemente, también ha sido resuelta por la ciencia: ¿a qué edad se tienen mejores orgasmos?

Un nuevo estudio sobre la evolución de la sexualidad de la mujer realizado por la consultora Dive para Gleeden entre más de 2.200 mujeres con motivo del Día Internacional de la Mujer el pasado mes de marzo nos ha dado la respuesta, y los datos son, cuanto menos, sorprendentes.

Al contrario de lo que se podría pensar en un primer momento, las mujeres que más orgasmos experimentan están entre los 51 y los 60 años. Según los expertos que han participado en este estudio, las mujeres a partir de los 50 tienen un nivel de excitación más alto que las que están en otras franjas de edad debido a “la experiencia, el autoconocimiento, y la búsqueda de intereses y motivaciones sexuales, que conducen a la mujer a un empoderamiento sexual y ello a encontrar caminos que potencian el placer y el orgasmo”. 

Por contra, del estudio se extrae que las mujeres de entre 31 y 40 años suelen tener una vida sexual menos activa y menos orgasmos.

¿Y por qué? En muchas ocasiones, la treintena es una etapa en la que las mujeres se consolidan profesionalmente, comienzan a ser madres y tienen muchas otras responsabilidades, “lo que hace que las prioridades se recoloquen”, cuenta Laia Cadens, psicóloga que ha participado en este estudio.

Las prácticas sexuales 

De los resultados de la encuesta de puede concluir que la mujer no está, todavía, tan liberada sexualmente como podría suponerse: entre otras cosas, la encuesta destaca que tienen un promedio de 6 relaciones sexuales al mes, pero tienen deseo sexual, en promedio, 9,7 veces, por lo que sólo cubren un 61% de su deseo sexual… el 39% restante queda reprimido.

En cuanto a las prácticas sexuales alternativas al coito, la más común es el sexo oral, practicado por el 92% de las mujeres, seguido de la masturbación en solitario (91%).

Los juguetes sexuales van adentrándose en las prácticas de las mujeres, pero todavía no están naturalizados del todo.

Como curiosidad, el estudio revela que el 62% de las mujeres encuestadas confiesa que nunca ha practicado sexo anal, y que el 63% nunca ha visto pornografía en pareja.

Fuente: Marie Claire – Editorial Perfil- 28 abril2021