IDENTIFICAN EL ORIGEN DE LAS AURORAS BOREALES POR PRIMERA VEZ EN LA HISTORIA.

Un estudio reciente revela que los electrones acelerados por la energía solar navegan suavemente el campo magnético de la Tierra, produciendo auroras boreales.

En la oscuridad helada de las noches nórdicas, un espectáculo lumínico enciende la bóveda celeste cuando el Sol no está. Por milenios, las auroras boreales han despertado la curiosidad mística y científica de los seres humanos. Aunque se sabía que están relacionadas con el campo magnético de la Tierra, nunca antes se había podido descifrar con claridad qué era lo que propulsa este fenómeno natural. Hoy, un equipo de físicos podría tener la respuesta.

¿Cuál es el origen de las auroras boreales?

Foto: Getty Images

Para investigar el origen de las auroras boreales, el equipo de científicos encargados de conducir el estudio partió de la base de que se producen por partículas arrastradas por tormentas solares. Una vez impactadas por la radiación solar, éstas son aceleradas por las líneas del campo magnético terrestre hacia las latitudes más boreales del planeta. Desde ahí, llueven en la atmósfera superior, generando caminos de luces verdosas en medio de la noche.

Por primera vez, sin embargo, los físicos confirmaron que el mecanismo que opera detrás de esta dinámica está dado por ondas electromagnéticas poderosas, que aceleran los electrones a lo largo del campo magnético. Estas condiciones se replicaron en un laboratorio, según el artículo publicado en Nature Communications, produciendo el mismo efecto que se puede apreciar en las noches nórdicas.

De acuerdo con Craig Kletzing, investigador de la Universidad de Iowa, este tipo de experimentos proveen de mediciones clave que confirman lo que ya se sabía a nivel teórico: “[…], de hecho, explican una forma importante en la que se crean las auroras”. Las responsables, según los resultados arrojados en un entorno controlado, son las olas de Alfvén.

Navegar el campo magnético de la Tierra

auroras boreales

Foto: Getty Images

No es la primera vez que se habla de las olas de Alfvén. Por el contrario, han sido motivo de estudio científico desde la década de los 40. Se conocen como “ondas transversales en un fluido eléctrico que se propagan a lo largo de las líneas del campo magnético”, de acuerdo con Michael Starr de Science Alert. Hoy sabemos que son el mecanismo fundamental para el transporte de energía que pueden, además, acelerar partículas en la atmósfera del planeta.

Este mismo efecto se replica en las auroras boreales en las latitudes más altas de la Tierra. Aunque determinar el papel que estas ondas juegan en la aceleración de partículas en el campo magnético terrestre fue un reto, el equipo de Kletzing cree tener mediciones exactas que comprueban su hipótesis:

“Este desafiante experimento requirió la medición de una población muy pequeña de electrones que se mueven hacia abajo de la cámara del LAPD a casi la misma velocidad que las ondas de Alfvén, que suman menos de uno en mil de los electrones en el plasma”, explicó Troy Carter, físico de UCLA.

Desde el laboratorio, los físicos observaron que las ondas de Alfvén transferían energía a los electrones con una resonancia con las ondas. Visto de otra manera, los electrones surfeando encima de las olas de Alfvén continuamente, hasta que la onda terminaba su camino. Al proceso se le conoce como amortiguamiento de Landau, que elimina la inestabilidad de las partículas.

A nivel de lo que sucede con las auroras boreales, se puede apreciar el mismo fenómeno. Las partículas de energía navegan con suavidad el campo magnético de la Tierra. De esta manera, generan despliegues de luz impresionantes sobre la bóveda celeste.

FUENTE: NATIONAL GEOGRAPHIC

Historia: la niña que inspiró una obra maestra y vivió para odiarla.

Espero queridos lectores y a la vez amigos, que no se incomoden al escribir por un tiempo y por motivos que no tiene sentido explicar, que escriba sobre noticias que recibo y nada de mi autoría personal. Los buenos momentos volverán y seguramente los aburrirá, entristecerá o les sacaré una sonrisa con mis letras. Mil disculpas…y les envío abrazos totales, además de una más que buena vida.

 

Alice Liddell inspiró a Lewis Carroll a escribir Alicia en el país de las maravillas, pero su relación con el escritor y su obra se fue agriando con los años.

Lewis Carroll, cuyo nombre real era Charles Dodgson, fue el autor de un célebre libro hace más de 150 años atrás que dejó una marca indeleble en la literatura mundial, Alicia en el país de las maravillas. Aquella historia, que inspiró una secuela y decenas de adaptaciones fílmicas y teatrales, tuvo una musa inspiradora: una niña llamada Alice Liddell.

Alice Liddell, retratada en esta imagen por Charles Dodgson, fue quien inspiró al autor a escribir Alicia en el país de las maravillas.

Lewis Carroll, cuyo nombre real era Charles Dodgson, fue el autor de un célebre libro hace más de 150 años atrás que dejó una marca indeleble en la literatura mundial, Alicia en el país de las maravillas. Aquella historia, que inspiró una secuela y decenas de adaptaciones fílmicas y teatrales, tuvo una musa inspiradora: una niña llamada Alice Liddell.

Alice Pleasance Liddell nació el 4 de mayo de 1852 en Westminster, Inglaterra, y fue la cuarta hija de 10 hermanos del matrimonio entre el académico Henry Liddell y Lorina Reeve, hija menor de terratenientes vinculados a la nobleza. Poco después de su nacimiento, la familia debió mudarse a Oxford por la carrera del padre, que fue nombrado decano del College de Christ Church.

Este fue uno de los retratos que Dodgson realizó sobre Alice Liddell.ste fue uno de los retratos que Dodgson realizó sobre Alice Liddel

En esa universidad trabajaba como profesor de matemáticas Charles Lutwidge Dodgson, que más adelante adoptó el seudónimo Lewis Carroll. Desde pequeños, Alice y sus hermanos eran arrastrados por sus padres a exclusivos eventos con el objetivo de que se codearan con miembros de la alta sociedad.

Sin embargo, como se relata en el diario de Dodgson, las más pequeñas de la familia amaban realizar viajes y travesías campestres en los alrededores de Oxford, buscando nuevas aventuras. En uno de estos viajes, nació la inspiración para el primer boceto del emblemático libro.

En esta imagen, Dodgson retrató a los hermanos Alice, Ina, Harry y Edith -National Portrait Gallery

El vínculo con Carroll

Dodgson era un aficionado a la fotografía y solía acompañar a la familia Liddell a las aventuras por las afueras de la ciudad, donde aprovechaba para tomar retratos que luego les regalaba.

Charles Dodgson, generó un vínculo muy estrecho con Henry Liddell y su familia

Charles Dodgson, generó un vínculo muy estrecho con Henry Liddell y su familia

El profesor quedó fascinado con las tres pequeñas hermanas porque eran muy fotogénicas. En sus recorridos, les contaba cuentos de fantasía que, con el tiempo, empezaron a tener una protagonista excluyente: Alice.

El 4 de julio de 1862, Carroll y las tres niñas emprendieron una nueva travesía por el río Támesis con el objetivo de llegar a Godstow, que quedaba a cuatro kilómetros de su hogar.

Como era costumbre, las niñas le pidieron que les narrara alguna de sus historias pero, a diferencia de las ocasiones anteriores, Alice le pidió que escribiera un cuento para ella. Al retornar a Christ Church, las chicas se dirigieron a su casa, mientras que Dodgson trazó las líneas iniciales de lo que se convertiría en Alicia en el país de las maravillas.

Según sus diarios, Dodgson emprendió un viaje en tren esa misma noche y, durante el trayecto, escribió las primeras páginas de su obra maestra. Mientras avanzaba en la redacción, se lo mostró a varios amigos y colegas, entre ellos el escritor George MacDonald. Según contó él mismo en su diario, todos ellos lo instaron a publicarlo en reiteradas oportunidades.

Por eso, desde hace algunos años, todos los 4 de julio los entusiastas de Lewis Carroll celebran el Día de Alicia.

Retrato de las hermanas Alice, Edith e Ina -National Portrait Gallery, London

El ocaso de la relación

Carroll tardó casi dos años y medio en completar su historia. Según relata la página web The Lewis Carroll Society, el autor culminó ese boceto el 10 de febrero de 1863 con sus propias ilustraciones y lo llamó Alice’s Adventures Under Ground (Las aventuras de Alicia bajo tierra).

Finalmente, en la Navidad de 1863 se lo regaló a Alice. Pero la relación entre el flamante escritor y los Liddell ya se había quebrado.

Lewis Carroll le regaló a Alice el manuscrito con el nombre de "Las aventuras de Alicia bajo tierra"

Lewis Carroll le regaló a Alice el manuscrito con el nombre de “Las aventuras de Alicia bajo tierra”

BRITISH LIBRARY

Karoline Leach, autora de In the Shadow of the Dreamchild: A New Understanding of Lewis Carroll (A la sombra del niño de los sueños: un nuevo entendimiento de Lewis Carroll), señala que el malestar se debió a un supuesto romance entre Dodgson con la institutriz de los niños y con Lorina, la mayor de las hermanas.

De esta manera, tras recibir el obsequio en la Navidad de 1963, Alice fue la primera lectora del manuscrito que se publicaría en julio de 1865, con ilustraciones de John Tenniel. A diferencia del original, el libro recibió el nombre de Las aventuras de Alicia en el país de las maravillas y Dodgson utilizó seudónimo de Lewis Carroll.

Dodgson murió el 14 de enero de 1898 por una neumonía a causa de la influenza. Wikipedia.

Con el paso del tiempo, la relación se fue desvaneciendo aunque el autor y Alice se reencontraron en varias ocasiones posteriores. Según relata su diario, en 1870, Alice fue a su estudio acompañadas por su madre, donde el escritor les realizó los últimos retratos fotográficos. Además, el profesor y la protagonista de su obra se escribieron en reiteradas oportunidades hasta 1892 que fue la última carta que se halló entre ellos.

Dodgson murió el 14 de enero de 1898 por una neumonía a causa de la influenza, en el pueblo de Guildford, Inglaterra. Su funeral se llevó a cabo en la iglesia de Santa María y su cuerpo fue enterrado en el cementerio de esa ciudad.

Por su parte, Alice formó una familia con Reginald Gervis Hargreaves, un estudiante de Christ Churh e hijo de una familia poderosa, y se casaron en la Abadía de Westminster. Tuvieron tres hijos, dos de los cuales murieron combatiendo en la Primera Guerra Mundial.

Lewis Carroll no solo escribió a mano el libro sino que hizo él mismo los dibujos para Alice

Lewis Carroll no solo escribió a mano el libro sino que hizo él mismo los dibujos para Alice – BRITISH LIBRARY

El manuscrito original que Carroll le regaló a la pequeña niña fue adquirido por un empresario de Estados Unidos llamado Eldridge R. Johnson, quien lo donó a la Biblioteca del Museo Británico después de la Segunda Guerra.

El 16 de noviembre de 1934, Alice Liddel falleció en el pueblo de Westerham a los 82 años por causas naturales. En sus últimos años, le confesó a una de sus hermanas que estaba harta de ser constantemente asociada al libro.

“Me estoy cansando de ser Alicia en el país de las maravillas -sostuvo-. ¿Suena ingrato? Lo es”.

FUENTE: La Nación – LyfeStyle – Cultura – Literatura -Por Simón de Aduriz

Australia salva al icónico walabí…

…después de que los gatos lo orillaron a la extinción.

En Australia, los gatos acaban con más de la mitad de walabíes jóvenes y estuvieron a punto de provocar su extinción.

El walabí es uno de los animales más icónicos de Australia. Comúnmente confundidos con los canguros –sus primos mayores–, las cerca de 30 especies de este marsupial se desplazan ágilmente a través de saltos que equilibran con su cola y se extienden en distintos ecosistemas de Australia y Nueva Guinea.

En el siglo XIX, el walabí de bridas (identificado por las rayas blancas y negras que bajan por su dorso) constituía la especie más común de walabí en Australia continental; sin embargo, la caza para aprovechar su piel y la depredación de gatos ferales y zorros estuvieron a punto de extinguirlos.

Durante la mayor parte del siglo XX, se creyó que la especie había desaparecido. No fue hasta 1973 que el avistamiento de una pequeña población en Queensland reavivó el interés de conservacionistas y gobierno para recuperar al walabí de bridas y se establecieron reservas naturales para proteger a la especie, entonces calculada en apenas unos cientos de ejemplares.

Foto:Dave WATTS/JACANA/Gamma-Rapho via Getty Images

La presa favorita de los gatos

A principios de 2010, el panorama no era muy halagador para la especie: los walabíes son una de las presas favoritas de los gatos ferales, el principal enemigo de cientos de especies nativas de Australia, introducidos al continente en 1788 junto con la llegada de los primeros navíos ingleses.

Los datos revelan que la situación es especialmente crítica cuando se trata de ejemplares juveniles: los walabíes más pequeños (menos de 3 kilogramos) no tienen posibilidad cuando un gato está al acecho y se estima que más de la mitad son cazados por esta especie invasora antes de alcanzar la edad adulta.

La situación cambia radicalmente con los walabíes adultos, donde la tasa de supervivencia se dispara por encima del 80 % gracias a sus habilidades desarrolladas y agilidad para evitar encuentros fatales con gatos.

walabíFoto:Dave WATTS/JACANA/Gamma-Rapho via Getty Images.

La problemática llevó a la Universidad de Nueva Gales del Sur a plantear nuevas estrategias para detener la depredación provocada por los gatos, un problema ambiental de primer orden en el que el gobierno australiano ha invertido millones de dólares sin encontrar una solución de fondo hasta el momento.

No obstante, en el caso del walabí de bridas, un método conocido como headstarting está dando resultados: se trata de retirar a los ejemplares más jóvenes de su entorno natural y llevarlos a un área protegida libre de gatos ferales, hasta que alcancen la madurez suficiente para volver a la vida salvaje con un riesgo menor.

Entre 2015 y 2018, 89 % de los walabíes que participaron en el programa pionero de headstarting se desarrollaron exitosamente y fueron reintroducidos a su medio natural.

A primera vista, la puesta en marcha de la estrategia arroja resultados exitosos; sin embargo, los siguientes estudios al respecto intentarán conocer más a fondo las posibles desventajas conductuales de los walabíes que crecieron en reservas naturales, lejos de su principal depredador. Esta protección podría interferir con el asilvestramiento de cada ejemplar, especialmente cuando se trata de reconocer a otros depredadores, como águilas o serpientes.

¿Qué es un gato feral?

Los gatos actualmente representan una amenaza para la fauna australiana, sin embargo existe gran polémica debido a los planes que existen para reducir su población de felinos.

La definición de un gato feral es la de un gato que ha carecido de contacto humano desde su nacimiento. Estos pequeños felinos, llamados ferales, han podido ser el resultado de la reproducción de algunos gatos abandonados, que se han re-adaptando a un “medio silvestre”.

Los gatos actualmente representan una amenaza para la fauna australiana, sin embargo existe gran polémica debido a los planes que existen para reducir su población de felinos, se indica en una publicación de National Geographic.

Australia empezó hace 140 millones de años una separación definitiva del supercontinente Gondwana, aislando a la flora y fauna subcontinental. Esto, sumado al clima y la geología peculiar de la isla, causó el desarrollo de especies únicas y un alto nivel de endemismo único en el mundo.

En la actualidad, cientos de especies australianas se enfrentan al peligro de extinción debido al cambio climático, los incendios forestales, pero principalmente, por la introducción de especies invasoras, especialmente los gatos.

20 millones de gatos ferales

El 1788 llegaron los gatos a Australia con los primeros navíos de ingleses que desembarcaron en Sydney con intenciones colonizadoras. En los siguientes cincuenta años, esta especie se introdujo en distintas latitudes con otros desembarcos consecutivos con la misma intención. A partir de ahí, su multiplicación por el territorio ha puesto en peligro la vida salvaje australiana.

Estos felinos no son las mascotas más populares en Australia, no obstante, si están siendo rastreados con microchip, castrados y se mantengan dentro de casa, evitando la caza exterior, son muy bien aceptados.

El inconveniente se da debido a que existen 20 millones de gatos ferales que se expanden por los diversos ecosistemas australianos. Estos serían los responsables de la muerte de un millón de reptiles diarios en Australia, donde el 89 % de ellos son endémicos, según un estudio de Wildlife Research. Sus características y comportamiento también les permiten cazar aves y mamíferos pequeños.

Debido a esto, en 2015 el gobierno empezó una campaña para financiar a cazadores con el objetivo de sacrificar a 2 millones de gatos entre 2015 y 2020.

The Guardian indicó en una publicación que este sistema permitió que se hayan sacrificado 844 mil gatos ferales entre 2015 y 2018; pero, a finales de 2019 se intensificó con la producción de salchichas envenenadas y la instalación de más de 44 kilómetros de vallas alrededor de santuarios de vida silvestre; aunque los esfuerzos no han sido suficientes.

Una situación que se agrava

Una nueva investigación de la Universidad de Tasmania reveló que la situación es aún más grave de lo que se creía en el pasado, esto luego de comparar el impacto de los gatos ferales con el de los depredadores nativos en su ecosistema (principalmente con el quol tigre, un marsupial que se encarga de mantener el equilibrio en las especies hoy amenazadas por los gatos).

La investigación mostró que los reptiles, pequeños mamíferos y aves de Australia tienen 20 veces más probabilidades de tener un encuentro mortal con gatos ferales que con otros depredadores nativos. Además, evidenció que los gatos cazan con mayor intensidad, están presentes en más ecosistemas y superan en número a cualquier depredador australiano.

Estudios previos aseguran que los gatos ferales son culpables de la muerte de 2 mil millones de animales, están relacionados con la extinción de 25 especies de mamíferos y con el riesgo de desaparición de al menos otras 124 especies australianas.

Debido a esto, el gobierno australiano está desarrollando una nueva estrategia para disminuir la población de gatos ferales, pero esto ha causado gran controversia en otros países en donde estos animales tienen una mayor consideración como animales de compañía que ayudan a combatir plagas.

FUENTE: NATIONAL GEOGRAPHIC

¡Feliz Cumpleaños, Charlie!

Cumple 80 años Charlie Watts, el jazzero que accidentalmente es una leyenda del rock.

El baterista cumple este miércoles 2 de junio 80 años, de los cuales 58 los vivió en el conjunto que lo convirtió en una estrella mundial.

Charlie Watts, el apacible baterista de Los Rolling Stones, único miembro original junto a Mick Jagger y Keith Richards en la actual formación, cumple este miércoles 2 de junio 80 años, de los cuales 58 los vivió en el conjunto que lo convirtió en una estrella mundial, a pesar de que su pasión musical y su filosofía artística se asocian al jazz.

Es que tanto en sus primeros años de formación musical, como a partir de los ’80 cuando formó su propia agrupación, el músico tuvo a este género por sobre el rock como su principal fuente de inspiración, algo que subyace en las interpretaciones encaradas para el combo encabezado por Jagger y Richards.

La vida personal de Watts, marcada por la fidelidad a la esposa con la que se unió en los primeros años de los `60 y por el gusto por la quietud hogareña, se ubica en las antípodas de la de un hedonista rockstar, como la que llevaron sus compañeros de grupo, y también de la de una típica figura del jazz.

Esto no impidió, sin embargo, que cayera en una fuerte adicción a la heroína y el alcohol a finales de los `70 y gran parte de los `80, pero en su caso fue más producto de demonios internos personales que un condimento a un alocado andar.

El baterista es una figura clave en el engranaje de esa gran maquinaria rockera que es Los Rolling Stones, a partir de un sutil y único toque de tambor y una fuerte pero serena personalidad

Más allá de eso, y a pesar de su casi inadvertida presencia, el baterista es una figura clave en el engranaje de esa gran maquinaria rockera que es Los Rolling Stones, a partir de un sutil y único toque de tambor y una fuerte pero serena personalidad que en muchas ocasiones encauzó desmedidos egos dentro de la banda.

La importancia de este músico en el grupo también se extiende a la parte gráfica, como diseñador de algunas portadas de discos editados en los `60, y de afiches de diversas giras.

Nacido en Londres, Watts desarrolló desde muy chico un gusto por el jazz y el rhythm & blues, por lo que sintió que el mundo le sonreía cuando fue convocado en 1961 por Alexis Korner para ser parte de la Blues Incorporated, uno de los más importantes grupos en el Reino Unido de ese género.

Al ver su desempeño en ese combo, los jóvenes Jagger, Richards, Brian Jones, Bill Wyman e Ian Stewart entendieron que ese swing en la batería era el que necesitaba la banda de blues que estaban formando y fueron por él.

Los famosos riffs de Richards y los meneos de caderas de Jagger encontraron su atinado y definitivo ritmo en los particulares tambores de Watts, los mismos que renovarían la sonoridad del grupo en 1981 desde la introducción de “Start Me Up”.

Nacido en Londres, Watts desarrolló desde muy chico un gusto por el jazz y el rhythm & blues, por lo que sintió que el mundo le sonreía cuando fue convocado en 1961 por Alexis Korner para ser parte de la Blues Incorporated

Con un pasado como estudiante de arte y una familia estable, mientras sus compañeros vivían de manera desenfrenada, más aun en épocas de giras, el baterista optaba por mantenerse encerrado dibujando en cuartos de hotel. Mientras todos se codeaban con la crema rockera de la época, él prefería perderse en clubes de jazz.

Tal como se señaló antes, las adicciones llegaron por tensiones personales y no por las ansias de montarse al estilo de vida que proponían sus colegas.

Sin embargo, incluso en su peor momento, Watts siguió siendo el único capaz de ponerle freno a los egos de Jagger y Richards, tal como lo confirma una famosa anécdota con el vocalista en una gira de los `80.

Fue cuando el cantante llamó a su habitación en la madrugada para reclamar que “su baterista” debía estar a disposición porque quería ensayar. Sin inmutarse, Watts se levantó, se afeitó, se vistió de traje, fue a la habitación del vocalista y le pegó una trompada, para luego aclararle: “No soy tu baterista. Vos sos mi cantante”. Dicen que Jagger nunca más lo llamó así.

Fue por aquellos años en los que el grupo entró en un incierto impasse que Watts finalmente formó sus propias bandas de jazz con las que hasta el día de hoy despunta el vicio. Mientras tanto, con 80 años, una adicción a la heroína y un cáncer de garganta superado, espera que la pandemia pase para volver de gira cuando Jagger y Richards lo dispongan. Muy a su pesar.

FUENTE: TELAM

Por Hernani Natale

La Peregrina

La fascinante historia de La Peregrina, la perla más famosa del mundo.

Era la primavera de 1969 y en el apartamento del último piso del Caesar’s Palace, en Las Vegas, Elizabeth Taylor estaba presa del pánico.

Había desaparecido su joya más querida, una perla natural en forma de gota de 2,55 centímetros de largo, por la que su esposo, Richard Burton, había pagado una fortuna recientemente.

La perla en cuestión, conocida como La Peregrina, fue una de las más famosas de la historia. Apreciada por su tamaño, forma perfecta e impresionante procedencia.

Antes de que Taylor la poseyera, La Peregrina había pertenecido a algunas de las dinastías más poderosas de la historia europea y había aparecido en retratos de artistas como Peter Paul Rubens y Diego Velázquez.

Taylor estaba sobre sus manos y rodillas, recorriendo cada centímetro de la alfombra peluda de la suite, pero todo era en vano.

Entonces, notó que uno de sus perros pequineses masticaba algo. “Abrí casualmente la boca del cachorro”, escribió en su libro Elizabeth Taylor: My Love Affair with Jewellery (“Mi amorío con las joyas”) “y dentro de su boca estaba la perla mas perfecta del mundo”.

La historia de La Peregrina abre una puerta al importante papel que han jugado las perlas en la cultura humana como significantes de belleza, poder y riqueza.

Las fotografías de Elizabeth Taylor a menudo capturan su pasión por las perlas naturales.

Se convirtieron en sinónimo de glamour y fama en las décadas de 1950 y 1960, usados por mujeres como Coco Chanel, Jackie Kennedy y Marilyn Monroe: la aristocracia de celebridades del siglo XX.

Elizabeth Taylor fue una de las tantas famosas del siglo XX que adoraron las perlas y su marido, el actor Richard Burton, le regaló La Peregrina en 1969.

Pero el significado cultural de las perlas se remonta en la historia: se cree que la evidencia más temprana de la caza de perlas proviene del año 5000 a. C. en varios sitios de las costas del océano Índico.

Una obsesión por ellas llevó a la formación de algunas de las redes comerciales más antiguas del mundo, que unían los centros de perlas en las costas de India, Sri Lanka, el golfo Pérsico y el mar Rojo con las ciudades del mundo antiguo.

Llegaron a simbolizar a Afrodita, la diosa griega del amor, que se creía que había nacido del mar.

En el arte romano a menudo se la representa emergiendo de una concha o con aretes de perlas, como en los frescos de Pompeya que datan del siglo I d. C.

Muy a comienzos de la historia del arte se forjó una unión entre las perlas y la belleza ideal.

Los romanos eran particularmente fanáticos de las perlas. En el siglo I a. C., Plinio el Viejo describió cómo “las perlas tienen el rango más alto de todas las cosas de precio”.

Los extraordinarios retratos funerarios de la cuenca de Faiyum en el Egipto romano ejemplifican la obsesión por los collares y aretes de perlas, incluso si los propietarios originales en realidad poseían falsos fabricados con plata y vidrio.

Los reales eran tan valiosos que, según el historiador y biógrafo romano Suetonio, un general del siglo I d. C. podía financiar una expedición militar vendiendo solo una de las perlas de su madre.

Suetonio también afirmó que la invasión de Gran Bretaña por parte de los romanos se inspiró en la promesa de sitios para la obtención de perlas en los ríos del país bárbaro.

Murales en Pompeya, incluido este del 62 d.C., muestran a Afrodita emergiendo de las aguas en una concha.

FUENTE DE LA IMAGEN, GETTY IMAGES

Murales en Pompeya, incluido este del 62 d.C., muestran a Afrodita emergiendo de las aguas en una concha.

Símbolo sagrado

Incluso las religiones fueron moldeadas por perlas: la Parábola de la Perla en el Evangelio de San Mateo se refiere a una profesión que debe haber sido común en el mundo romano: un comerciante de perlas.

En el Evangelio, Jesús compara una perla con el paraíso y se refiere al compromiso que el creyente debe hacer cuando lo descubre: “El reino de los cielos es como un comerciante que busca perlas finas. Cuando encontró una de gran valor, se fue y vendió todo lo que tenía y lo compró”.

La escasez, la forma y el color puro de una perla también la convirtieron en un símbolo adecuado para Jesús.

Los primeros escritores cristianos como Efraín el sirio, Orígenes y Clemente de Alejandría criticaron abiertamente a las personas que los veían simplemente como artículos de joyería y perdían su verdadero significado cristiano.

Sin embargo, a finales de la Edad Media y el Renacimiento, las perlas se incorporaron a crucifijos decorativos donde sirvieron como símbolos de la pureza de Cristo y la Virgen María.

Riqueza, belleza y pureza espiritual: estas fueron todas las cualidades asociadas a las perlas cuando La Peregrina, el ejemplo más grande visto hasta entonces, fue descubierta en el golfo de Panamá a fines del siglo XVI.

El hecho de que fuera enviada instantáneamente al rey Felipe II de España dice mucho sobre la geopolítica global en el período del Renacimiento y apunta hacia otra asociación que poseen las perlas en el arte.

La conquista y colonización de España de partes del Nuevo Mundo comenzó con los viajes de Cristóbal Colón a finales del siglo XV, y el primer descubrimiento significativo que hizo en estas nuevas tierras fue un botín de perlas impresionantes.

Haciéndose eco de la motivación de los romanos para la expansión en Gran Bretaña, se alentó a los españoles a comprometerse con la colonización porque América era aparentemente un tesoro de perlas.

Entonces, cuando ves un retrato de un romano con perlas, al igual que cuando ves a La Peregrina en varios retratos de la familia real española que la poseía, no sólo significan belleza o pureza.

Retrato de Isabel de Borbón (1628-9) pintado por Peter Paul Rubens

FUENTE DE LA IMAGEN, ALAMY

Varios miembros de la familia real española fueron retratados luciendo La Peregrina, como Isabel de Borbón (1628-9) en este cuadro de Peter Paul Rubens.

También simbolizan las colonias exóticas y lucrativas y el poder inconmensurable obtenido a través del imperialismo.

Un ejemplo de ello es un retrato que hizo Juan Pantoja de la Cruz de la reina de España, Margarita de Austria (esposa de Felipe III), donde La Peregrina ocupa un lugar privilegiado pegada a su pecho.

Es similar a un retrato ecuestre posterior de Velázquez de la reina Isabel de Francia (la esposa de Felipe IV), donde la perla se asienta en medio de un mar de monogramas y símbolos dinásticos en la tela que adorna a la modelo.

La Peregrina se convirtió en un símbolo de la Corona española y es mencionada como una posesión preciada en varias memorias del siglo XVII, incluyendo las del duque francés de Saint-Simon y Mademoiselle de Montpensier, quienes registraron al rey Felipe IV de España usándolo alegremente en su sombrero en la boda de su hija María Teresa y el rey Sol, Luis XIV de Francia.

Algunas otras perlas de tamaño importante fueron enviadas al viejo mundo en esa época, incluida una con el confuso nombre de La Pelegrina, que tiene una forma similar a La Peregrina, y que también fue originalmente propiedad de la monarquía española.

Otra perla con una forma de gota, similar a La Peregrina, fue propiedad de María I de Inglaterra a mediados del siglo XVI. Un retrato de 1554 de ella por Hans Eworth, que muestra la perla de manera prominente, fue comprado por Elizabeth Taylor y Richard Burton cuando se creía que representaba a La Peregrina.

La perla más famosa de la historia del arte es, sin duda, la que se luce en “La niña con un pendiente de perla”, de Vermeer (hacia 1665), que tiene aproximadamente las mismas dimensiones que La Peregrina.

Sin embargo, era imposible que el empobrecido Vermeer pudiera haber tenido acceso a una perla ni remotamente tan grande como esa. El suyo, por lo tanto, debe haber sido completamente imaginario o una perla falsa hecha de vidrio barnizado.

Vermeer incluyó perlas en una gran cantidad de sus pinturas, generalmente como muestra de riqueza y estatus, pero ocasionalmente había un subtexto religioso, como su “Alegoría de la fe católica” (c 1670) donde las perlas son una referencia a la pureza santa (un tema cercano al corazón del artista, que era católico en un país predominantemente protestante).

"La niña con un pendiente de perla", de Vermeer (hacia 1665)

FUENTE DE LA IMAGEN, ALAMY

Esta obra de Vermeer muestra la perla más famosa de la historia del arte, pero lo más probable es que se tratara de una joya falsa o imaginaria.

La Peregrina permaneció en posesión de la familia real española hasta principios del siglo XIX.

En 1808, Napoleón invadió el país y puso a su hermano, José Bonaparte, en el trono. Cuando los franceses fueron expulsados de España, en 1813, José se llevó la perla a Francia y se la dio a su cuñada Hortense de Beauharnais.

Luego fue heredada por su hijo, Charles Louis Napoleon Bonaparte, el futuro Napoleón III, presidente y emperador de Francia a mediados del siglo XIX.

Cuando Napoleón III necesitó impulsar sus finanzas, se la vendió al inglés James Hamilton, duque de Abercorn.

La esposa de Hamilton, Louisa, supuestamente sufrió el mismo pánico que Elizabeth Taylor, perdiendo a La Peregrina varias veces durante eventos sociales, incluso una vez entre los cojines de un sofá en el Palacio de Buckingham.

Permaneció en posesión de los duques de Abercorn hasta que Richard Burton la compró por US$37.000 en una subasta, en 1969.

Después de recuperarla de la boca de su pequinés, se convirtió en una de las posesiones más preciadas de Elizabeth Taylor.

El collar con La Peregrina, cuando fue subastado en 2011

FUENTE DE LA IMAGEN,GETTY IMAGES

El famoso collar de Elizabeth Taylor se vendió por casi US$12 millones en 2011.

La Peregrina fue inmortalizada en la cultura una vez más al aparecer alrededor del cuello de Taylor en varias fotografías y películas icónicas, incluida “Ana de los mil días”, de 1969, en la que la actriz realizó un cameo, luciendo su famoso collar.

En diciembre de 2011, tras la muerte de Taylor, se vendió en una subasta por US$11,8 millones a un comprador anónimo.

En promedio, solo una ostra de cada 10.000 producirá una perla de valor moderado. Las posibilidades de producir una en la escala e impecabilidad de La Peregrina son incalculables.

Su nombre significa “La viajera” y la odisea de esta maravilla de la naturaleza, desde los criaderos de ostras del golfo de Panamá hasta las manos de algunos de los personajes más prestigiosos de la historia mundial, es un recordatorio de lo que las perlas han significado para diferentes personas a lo largo del tiempo.

Las perlas no son solo un adorno; también nos hablan sobre el imperialismo, el poder, la riqueza, la pureza espiritual y nuestra comprensión de la belleza suprema.

FUENTE: BBC News – Matthew Wilson

  • BBC Culture

Estorninos: la voraz especie invasora que llegó a Estados Unidos por culpa de Shakespeare

Una fría mañana de marzo de 1890, el farmacéutico y aficionado al teatro Eugene Schieffelin se dirigió al Central Park de Nueva York cargado con jaulas llenas de pájaros.

Motivado por su afición a la obra de William Shakespeare, Schieffelin abrió las jaulas y liberó a los pájaros.

Pero lo que ocurrió después, cambió la ecología de Estados Unidos para siempre.

¿Qué tiene que ver exactamente el dramaturgo británico con un problema ambiental en suelo estadounidense?

Aves y teatro

Los pájaros aparecen a menudo en las obras de teatro y poemas de Shakespeare.

60 especies de aves aparecen en las obras de Shakespeare.

“(Shakespeare) usa a los pájaros para expresar la profundidad del sentimiento romántico en Romeo y Julieta. Los usa para expresar el chillido de búhos en la noche en Macbeth y el Rey Lear. Los usa con finalidad dramática”, le dijo a la BBC Drew Lichtenberg, de la Shakespeare Theater Company.

Chovas, cuervos, cormoranes, búhos, ruiseñores y alondras figuran entre las 60 especies que aparecen en las obras del dramaturgo británico, que durante siglos inspiraron a los amantes de las aves.

Schieffelin amaba a los pájaros y también amaba la obra de Shakespeare.

Inmigrante alemán, era miembro de la Sociedad Estadounidense de Aclimatación, que tenía como objetivo introducir plantas y aves de Europa en el “Nuevo Mundo”, para generar comodidad y familiaridad en la nueva nación de América.

Así que, juntando sus dos pasiones, Schieffelin decidió que sería una gran idea introducir la mayor cantidad posible de los pájaros mencionados por el dramaturgo en América del Norte.

Aquella mañana de invierno de 1890, liberó 60 estorninos en Central Park con la esperanza de que pudieran reproducirse.

La Sociedad Estadounidense de Aclimatación ya había liberado otras especies de aves -algunas de las que comúnmente se encuentran en las obras de Shakespeare, como los ruiseñores y las alondras— pero ninguna había sobrevivido.

Un año después, Schieffelin lanzó 40 estorninos más.

No había muchas razones para pensar que los estorninos tendrían mejor suerte que los intentos con las otras especies… pero aquel centenar de estorninos sí logró prosperar.

Desafortunadamente.

Un desastre en los campos y en el aire.

Ahora hay alrededor de 200 millones de estorninos en América del Norte.

Agresivos y corpulentos, causan devastación en hábitats y en los cultivos de los agricultores.

Se estima que, cada año, esta especie invasora causa casi US$1.000 millones en daños a cosechas, particularmente árboles frutales.

Estornino comiendo una fruta.

FUENTE DE LA IMAGEN, – GETTY IMAGES

Los estorninos causan pérdidas millonarias en cosechas de frutas.

Son tan engorrosos que figuran entre las pocas especies de aves que no están protegidas por ley.

Pero además son un gran problema para el mundo de la aviación.

Cuando un grupo de estorninos choca contra un avión los efectos son devastadores.

En 1960 causaron el accidente por golpe de pájaro más mortal de la historia de la aviación.

Las aves entraron en los motores de un avión cuando despegaba del aeropuerto Logan de Boston, y la aeronave se estrelló, matando a 62 personas.

Una plaga

En EE.UU. hubo varios intentos para acabar con ellos en más de un siglo.

La gente les ha disparado, ha tratado de envenenarlos, atraparlos o asustarlos.

En los años 40, la Casa Blanca incluso probó altavoces que emitían sonidos de búho y las columnas alrededor del Capitolio estaban equipadas con cables electrificados.

Bandada de estorninos.

FUENTE DE LA IMAGEN, GETTY IMAGES

Los estorninos vuelan en bandada, y dejan en el cielo curiosas formas.

Nada funcionó. La población de estorninos siguió creciendo y se convirtió en una plaga.

Hay algunos factores que explican por qué la población de estorninos ha crecido tanto.

Para empezar, su gregarismo los protege frente a aves depredadoras más grandes.

Además, los estorninos acosan y expulsan a otras aves de sus nidos.

De hecho, los científicos creen que hay una correlación entre la gran cantidad de estorninos y el declive de especies nativas como el pájaro carpintero carirrojo, el vencejo y el azulejo.

Son una especie omnívora, por la que puede explotar una amplia gama de alimentos, desde invertebrados, hasta semillas y frutas.

Su visión binocular combinada con las características de su pico les permite encontrar alimentos en climas más fríos mejor que otras aves, lo que significa que no tienen que migrar a climas más cálidos en invierno.

Irónicamente, a diferencia de otras aves mucho más presentes en su obra, Shakespeare solo menciona a los estorninos una vez en “Enrique IV”.

Hotspur se rebela contra el rey y piensa en formas de atormentarlo, y fantasea con la idea de enseñarle a un estornino a decir “Mortimer”, el nombre de uno de los enemigos del rey.

Y, sin embargo, esa única mención es la causante de un auténtico desastre ambiental.

FUENTE: BBC NEWS MUNDO – Naturaleza

Descifran la historia de la porcelana de la dinastía Ming.

CON LUZ SINCROTRÓN

Investigadores franceses y españoles han utilizado la luz sincrotrón del centro ALBA de Cerdanyola del Vallès (Barcelona) para descifrar qué hay detrás de la famosa vajilla china azul y blanca.
Investigadores franceses y españoles han utilizado la luz sincrotrón del centro ALBA de Cerdanyola del Vallès (Barcelona) para descifrar la historia de la porcelana china azul y blanca de la dinastía Ming, del siglo XV, y han podido determinar, por ejemplo, que se coció a entre 1.250 y 1.300 grados centígrados.

Se trata de porcelanas decoradas bajo el barniz con pigmentos azules basados en cobalto y que se producían con una única cocción a altas temperaturas. Los científicos han sido capaces de identificar la temperatura de cocción determinando los pigmentos de la porcelana y las condiciones de reducción-oxidación del medio durante su producción.

Los resultados obtenidos sugieren que, durante la cocción de la porcelana, los iones de hierro y manganeso se difundieron.

Según los investigadores, el método de estudio utilizado podría aplicarse también en un amplio rango de cerámicas modernas y arqueológicas para dilucidar su tecnología de producción y de ello deducir su antigüedad.

Precisamente, estudiar las numerosas piezas de cerámica que se encuentran habitualmente en la mayoría de yacimientos arqueológicos que datan desde el Neolítico, cuando aparecen los primeros asentamientos humanos, es uno de los principales retos de la arqueología para reconstruir la historia de un lugar o periodo. En este contexto, los investigadores han utilizado la combinación de dos técnicas de caracterización basadas en luz de sincrotrón para estudiar porcelanas de la dinastía Ming.

Estatua en los jardines que rodean las Tumbas Ming.

Estatua en los jardines que rodean las Tumbas Ming.

Los pigmentos de azul de cobalto utilizados tienen orígenes variados y, por ejemplo, desde 1279 a 1423 d. C. utilizaron principalmente un mineral de cobalto rico en hierro importado de Persia. Su uso originaba características manchas oscuras ricas en hierro sobre las decoraciones azules y, después, cuando se extendió el uso de mineral de cobalto chino rico en manganeso, aparecieron manchas oscuras ricas en este elemento químico.

En este trabajo han analizado un fragmento de un tazón grande con numerosas y visibles manchas oscuras, originario de los reinos de Chenghua (1464-1487 dC) y Hongzhi (1468-1505 dC) de la dinastía Ming y perteneciente al área de Jiangxi.

Los investigadores llevaron a cabo experimentos de espectroscopia de absorción de rayos X (XAS) y fluorescencia de rayos X (XRF) en la línea de luz Claesen del Sincrotrón ALBA para rastrear las variaciones químicas en las decoraciones de la porcelana asociadas al desarrollo de las manchas oscuras.

El primer autor del estudio es el profesor Josep Roqué-Rossell, de la Facultad de Ciencias de la Tierra y del Instituto de Nanociencia y Nanotecnología de la Universidad de Barcelona, y también han participado investigadores del CEME de la Universidad de Tolouse, del Museo de Ciencias Naturales de Barcelona y del Sincrotrón ALBA.

Aunque la producción de la porcelana azul y blanca se remonta a siglo VII d. C., fue bajo la dinastía Ming, que se empezó a producir y exportar a gran escala.

Los resultados obtenidos sugieren que, durante la cocción de la porcelana, los iones de hierro y manganeso se difundieron, moviéndose de sitios con concentraciones más altas a zonas con concentraciones más bajas. Durante el enfriamiento, los iones cristalizaron en forma de los minerales óxidos rodonita y hausmanita-jacobsita, que son compuestos intermedios, lo que ayudó a identificar las temperaturas alcanzadas durante su producción.

Además, el estudio detallado del hierro con la técnica XAS ha permitido evaluar el registro de reducción-oxidación en el barniz de la porcelana. Los investigadores también han podido determinar las condiciones de oxidación alcanzadas durante la producción de la porcelana azul y blanca comparando los resultados obtenidos a los del basalto natural como método de calibración.

Aunque la producción de la porcelana azul y blanca se remonta a siglo VII d. C., fue bajo la dinastía Ming, que gobernó en China entre los años 1368 y 1644, cuando se empezó a producir y exportar a gran escala hacia el sudeste asiático, África occidental, Oriente Medio y Europa. 

El secreto de la porcelana china estaba en occidente.

Investigadores de la Universidad de Pekín descubren la existencia de una red internacional de comercio en pleno siglo XV para conseguir el cobalto de Persia.

Corría el año 2011 cuando, durante una subasta celebrada en Hong Kong, un comprador batalló durante 10 largos minutos para conseguir un jarrón de porcelana china. El inversor, conectado con un delegado presente en la sala a través de un teléfono móvil, gastó alrededor de 20 millones de euros para hacerse con la pieza del primer período Ming.

Esta dinastía fue la penúltima que gobernó China, y lo hizo durante casi 300 años (1368-1644). Fue precisamente en ese momento de enorme estabilidad social cuando se realizaron algunas de las piezas de cerámica más famosas de la historia. Los centros de producción se concentraban en Jingdezhen (Jiangxi) y Dehua (Fujian). Desde ahí se exportaba a casi todo el mundo.

Comercio

Se creó una red internacional en pleno siglo XV para conseguir el pigmento azul durante el periodo Xuande.

Durante décadas se creyó que las clásicas piezas azules y blancas de Jingdezhen (a veces llamada la capital de la porcelana de China) empezaron a realizarse a principios del periodo Ming. Más recientemente, sin embargo, los investigadores han descubierto que ya en la dinastía Yuan (1279-1368), fundada por mongoles, se realizaban este tipo de piezas desde alrededor del 1300.

El secreto de esta famosa porcelana no estaba en la propia China, sino que venía de occidente y se alargó en el tiempo mucho más de lo que se creía, según revelan los especialistas de la Universidad de Pekín en un estudio publicado en la revista Proceedings of the National Academy of Science . Y no solo eso. También han revelado que se estableció una red internacional de comercio en pleno siglo XV para hacer llegar el pigmento azul de forma consistente durante todo el periodo Xuande, que coincide con el reinado de Zhu Zhanji, quinto emperador de la dinastía Ming (1425-1435).

La famosa cerámica azul y blanca china utilizaba pigmento azul procedente de occidente

La famosa cerámica azul y blanca china utilizaba pigmento azul procedente de occidente.

Este detalle indica que la cadena de suministro de pigmentos importados del extranjero se mantuvo constante “a pesar de que las autoridades habían terminado las actividades comerciales y tributarias oficiales después de la muerte del almirante Zheng He”. Siempre se había creído que la amenaza de los mongoles y el hundimiento de la economía a mediados del siglo XV llevó a los Ming a acabar de forma abrupta con el comercio con el extranjero, algo que con este descubrimiento parece descartado.

“El éxito de las primeras porcelanas azules y blancas chinas se basó en gran medida en el pigmento de cobalto importado de Occidente”, reconocen los especialistas, que utilizaron microscopios electrónicos para analizar fragmentos de cerámica del reinado de Xuande y los comparó con los de la dinastía Yuan y también Qing, la última dinastía imperial de China (1644-1912).

La famosa cerámica azul y blanca china utilizaba pigmento azul procedente de occidente

Plato azul y blanco hecho en Jingdezhen durante la dinastía Yuan.

El azul cobalto procedente de Persia se consideraba un recurso precioso, con un valor alrededor del doble del oro. Los motivos de la porcelana se inspiraban en decoraciones islámicas. Un gran porcentaje de estas cerámicas azul y blancas se embarcaban después a los mercados del suroeste de Asia a través de los comerciantes musulmanes con sede en Guangzhou.

Los investigadores quería saber si se había usado este color importado del Medio Oriente conocido como azul Sumali durante todo el período Xuande o si, por el contrario, fue reemplazado por minerales de asbolano (un óxido hidratado de manganeso con cobalto y níquel) tal y como aparecía en algunas citas literarias.

La famosa cerámica azul y blanca china utilizaba pigmento azul procedente de occidente

Plato azul y blanco de la dinastía Ming Xuande 

Los resultados de sus análisis demuestra que se adoptó “un enfoque intencional de mezclar minerales de cobalto importados y nacionales” por razones estéticas. “Nuestros hallazgos sugieren, además, que los pigmentos de ultramar continuaron desempeñando un papel insustituible a partir del siglo XV en adelante, a medida que la red comercial globalizada comenzó a liberarse de los asuntos políticos regionales”, explican.

Las dudas surgieron porque el pigmento utilizado durante y después del año 1426 exhibía altos niveles de manganeso, similar a los minerales que se encuentran en el territorio chino, mientras que el colorante importado no contiene manganeso. Los autores detectaron dos tipos de partículas de pigmento residual en los tiestos de Xuande que diferían en composición química, comportamiento de distribución y morfología.

La famosa cerámica azul y blanca china utilizaba pigmento azul procedente de occidente

Jarrón de la dinastía Yuan.

“Esto indica una mezcla de pigmento nacional e importado en jarrones Xuande que no estaba presente en piezas de las dinastía Yuan o Qing. El pigmento azul puede haber sido importado de manera consistente durante todo el reinado de Zhu Zhanji y se estableció una red comercial internacional en pleno siglo XV”, según los autores.

FUENTE: LA VANGUARDIA – Cultura

China casi completa está de duelo.

Es decir, un quinto de los habitantes de la tierra llora hacia sus adentros, como es costumbre allá. Ha muerto a los 90 años el famosísimo –para ellos– Yuan Longping, creador del arroz híbrido, una modificación genética que terminó con 10.000 años de hambrunas, acaso para siempre. Los posteos son millones y uno vale de ejemplo: “Nunca he dedicado un minuto a agradecer a Yuan cada vez que como arroz. Y me avergüenzo. Él garantizó que ninguno de nosotros volviese a tener hambre. Si alguien quiere saber cómo China pasó de ser el undécimo país más pobre a la segunda  economía del planeta en 70 años, él es una de las razones”.

Los experimentos de este agrónomo comenzaron en los ’60, cuando Mao quiso industrializar China de un coletazo de dragón con el “Gran Salto Adelante”. Movilizó a las masas a producir fuera de las ciudades –represas, caminos, túneles– e instaló un millón de hornillos en el fondo de las casas campesinas para producir acero. Se apeló al fervor ideológico sin incentivo económico y avanzaron en la colectivización de la tierra, desviando parte de su mano de obra a la ingeniería pública. Sumado a una sequía, fue el peor fracaso de Mao con millones de muertos por hambre entre 1959 y 1963. Eso fue atestiguado por Longping: “No había nada en el campo; se comía pasto, semillas, raíces de helecho, corteza de árbol y arcilla blanca… vi cinco personas junto al camino muertas de inanición”. Conmocionado, se propuso “trabajar para que el pueblo chino tenga suficiente comida”.

Longping aplicó las leyes genéticas de Mendel combinando especies de arroz. Se propuso encontrar en la naturaleza mutaciones superiores a la más común y transmitir sus genes. Para eso se lanzó a viajar. Dio con la que buscaba en la isla de Hainán y en 1973 demostró su teoría haciendo injertos: creó un súper arroz que rindió 30 por ciento más. El “padre del arroz híbrido” –el más consumido del mundo– fue clave en la casi cuadruplicación de la producción arrocera china desde 1950 a hoy.

La china es la única gran civilización más o menos homogénea –idioma, escritura, matrices de pensamiento– varias veces milenaria que existe de manera continua: son casi 5000 años de historia documentada. Mucho antes del primigenio reino Xiade hace 4200 años, el descubrimiento de la técnica arrocera los había sedentarizado junto al río Amarillo. Eso hizo apetecibles a los chinos para los mongoles, quienes comenzaron a asediar desde el norte, generando la Gran Muralla para detenerlos.

La evidencia más antigua de consumo de arroz apareció en la Cueva Yuchanyan, datada en 14.000 años. El cultivo comenzó hace más de 9500 años y se desperdigó a Persia, India, Egipto y el Mediterráneo. La concepción del tiempo y la vida se volvió cíclica en China a partir del arroz: arado con búfalos en primavera, desmalezado en verano, cosecha en otoño y almacenado en invierno. Acaso como reflejo de esto, el fluir del tiempo es circular en la cosmovisión del tao, sin comienzo ni fin (el pasado está siempre presente y se mira mucho atrás).

La ciencia agrícola es tan antigua en China que sus libros técnicos se escriben desde hace 2500 años. En los campos de arroz se cohesiona una cultura que sobrevive –incluso en la ciudad– cultivando con métodos manuales que han cambiado poco. Mientras los europeos tuvieron desde la prehistoria las fuentes de caza y pesca más a mano, los chinos se agruparon en aldeas arroceras –en casas monoambiente para tres generaciones– con cada familia muy vinculada al vecino y trabajando en común, embarrada hasta las rodillas y codos con la espalda doblada, acechadas por cobras. Desviaban ríos, cavaban canales y moldeaban estanques, aplanaban laderas en terrazas, trasplantaron plantines en línea yendo marcha atrás, inundaban y drenaban, cosechaban, pelar el grano y almacenaban. Todos empujaban en equipo: así se normaliza durante 10.000 años el rigor del espíritu colectivo chino, amenazado por constantes sequías, inundaciones e invasiones que generaban hambrunas (ese modo de trabajo los vemos en los supermercados chinos). Así de precaria fue la vida en China hasta que Longping creó su arroz híbrido.

Esta civilización surgió a partir de un primer grano de arroz plantado por un chino alguna vez. Mezclado con azúcar, se lo usó como adhesivo entre ladrillos de la Gran Muralla, la Ciudad Prohibida y las tumbas Ming. Ese grano modificó el paisaje desde el río Amarillo hasta la costa sureste: las aldeas se levantaban junto a campos de arroz y los canales eran vías de conexión. Hoy son megalópolis.

El confucianismo jerárquico que rige en cada familia ha sido teoría de Estado para 23 dinastías y brotó de esa lógica comunitaria: Confucio sistematizó lo que ya estaba en el aire. Y el sujeto como engranaje obediente pasó a estar subsumido al grupo –que se autorregula a partir de la mirada del otro– respetando toda autoridad familiar y estatal, en función de mantener en la tierra la armonía celestial del Tao (el valor supremo de la estabilidad está por sobre el de la libertad individual). Así la circunstancia natural cinceló la cultura y la garra tigre asiática se afiló por diez milenios en esos campos: no hubiese habido China sin arroz. Y en algún punto, China sigue funcionando como una gran aldea arrocera que avanza hacia un norte fijo, sin titubeos. Tan medular es la cultura agraria, que el dogmatismo impuesto por Stalin al marxismo se dobló, trocando proletariado por campesinado. El saludo más común es “¿has comido?”. Y comer significa en China, arroz. Desde esta perspectiva, se dimensiona la figura de Longping, el héroe nacional que multiplicó la potencia del arroz.

Superada la etapa de subsistencia, el gran dragón rojo necesita proteína cárnica sobre el cuenco de arroz del guerrero corporativo industrial y digital, para dar el salto al podio de primera potencia mundial que alguna vez ocupó: 407 millones de cerdos, 95 millones de vacas y 5 mil millones de gallinas chinas se alimentan del nuevo grano elemental, la soja.

Longping cedió su conocimiento al Instituto Internacional de Investigación en Arroz y fue a India, Madagascar y Liberia a enseñarlo. En 2004 recibió el Premio Mundial de Alimentación y en 2008 llevó la antorcha olímpica. En 2019 le dieron la Medalla de la República, el mayor honor en China (solo 8 personas lo han recibido). Para el presidente Xi Jinping, la seguridad alimentaria es una de sus grandes metas y los medios han resaltado al “padre del arroz híbrido”, quien una vez declaró que soñaba con crear espigas de arroz altas como una persona. En SinaWeibo –Twitter chino– la noticia de su muerte fue vista por 3400 millones y otro millón le dio like a un posteo que reza “tres veces al día, cuando disfrutemos la fragancia del arroz, serás cariñosamente recordado”.

En su Changsha natal, decenas de miles desfilaron con barbijo ordenadamente, día y noche, frente al féretro. Uno declaró a Global Times: “Mi tío murió de hambre y mi padre dice que gracias a Yuan, eso ya no ocurre”. Desde hace un tiempo, una universidad y un asteroide se llaman Yuan Longping.

FUENTE: Página 12 – Julián Varsavsky

¿Qué más desean saber, que no conozcan?

Presidente de Microsoft: lo que muestra la novela “‘1984’ de Orwell podría ser una realidad en 2024”

Si los legisladores no protegen al público de la inteligencia artificial (IA), la vida tal y como la describe George Orwell en su novela ‘1984’ podría “llegar a ser así en 2024”, advirtió el presidente de Microsoft Brad Smith.

En conversación con el programa Panorama de la BBC emitido este miércoles, que en esta ocasión exploraba el uso cada vez mayor que hace China de la inteligencia artificial para monitorear a sus ciudadanos, Smith dijo que “será difícil seguir estando al día” ante el rápido avance de dicha tecnología.

Los críticos temen que dicho monitoreo pudiera suponer una amenaza para la democracia.

“Si no promulgamos leyes que protejan al público en el futuro, nos encontraremos con que la tecnología avanza y será muy difícil ponernos al día”, afirmó Smith.

“Recuerdo constantemente las lecciones de George Orwell en su novela “1984”. La historia central trataba sobre un gobierno que podía ver lo que todos hacían y escuchar lo que todos decían todo el tiempo”.

“Bueno, eso no sucedió en 1984, pero si no tenemos cuidado, podría suceder en 2024”.

La inteligencia artificial en China

En ciertas partes del mundo, la realidad es cada vez más cercana en este sentido a la ciencia ficción, agregó.

Brad Smith

El presidente de Microsoft, Brad Smith, hizo estos comentarios en el programa Panorama de la BBC.

La ambición de China es convertirse en el líder mundial en inteligencia artificial para 2030, y muchos consideran que tiene una capacidad mucho más grande que la Unión Europea para su desarrollo.

  • En 2019, China superó a EE.UU. en el número de patentes obtenidas por instituciones académicas para la innovación en tecnologías de IA.
  • El 54% de los 770 millones de cámaras CCTV del mundo se encuentran en China, según una investigación de Comparitech.

Eric Schmidt, ex director ejecutivo de Google y ahora presidente de la Comisión de Seguridad Nacional de Inteligencia Artificial de EE.UU., advirtió que es “imperativo vencer a China en IA”.

“Estamos en un conflicto geopolítico estratégico con China”, dijo. “La forma de ganar es aunar nuestros recursos para tener estrategias nacionales y globales para que las democracias ganen en IA”.

“Si no lo hacemos, estaremos mirando hacia un futuro en el que se nos impondrán otros valores”.

El doctor Lan Xue, quien asesora al gobierno chino, señaló que el reconocimiento facial podría resultar “tremendamente útil” para identificar a las personas en reuniones multitudinarias si hay un “accidente grave”.

“De hecho, China ha hecho un progreso tremendo en el desarrollo de la tecnología”, agregó Xue. “(EE.UU.) siente que esto es una amenaza … y quería comenzar esta Guerra Fría de la tecnología”.

Eric Schmidt

Eric Schmidt es presidente de la Comisión de Seguridad Nacional de Inteligencia Artificial de EE.UU.

Y Keyu Jin, profesora asociada de la London School of Economics dijo que, aunque los valores y políticas chinas sean “enormemente diferentes”, su visión no es “converger, sino coexistir”.

“China no busca exportar sus valores”.

Proyecto Maven

Schmidt se convirtió en asesor del Pentágono en 2016, mientras conservaba su puesto de presidente ejecutivo de Alphabet, la empresa matriz de Google.

En los años siguientes, Google inició un contrato con el Pentágono, lo que le permitió a este utilizar algunas de sus tecnologías de reconocimiento de imágenes como parte de un proyecto militar.

El Proyecto Maven —como se llamó— utilizó el aprendizaje automático para identificar a personas y objetos en videos de drones.

“Maven era en ese momento una forma de reemplazar los ojos humanos por una visión automática (al analizar) las imágenes captadas por drones en diversos conflictos árabes”, explicó Schmidt.

Preparación para un ataque con drones.

FUENTE DE LA IMAGEN,

GETTY IMAGES

Gracias a un contrato con Google el Pentágono utilizó tecnologías de reconocimiento de imágenes en un proyecto militar.

“El uso de esa tecnología me pareció positivo para la seguridad nacional y la asociación (con el Pentágono) buena para Google”.

“Sangre en mis manos”

Pero el proyecto recibió críticas por parte de varios empleados de Google, quienes renunciaron y presentaron una petición contra la iniciativa.

“Google no debería estar involucrado en el negocio de la guerra”, señaló la ingeniera de software Laura Nolan, quien dimitió en 2018, cuando descubrió la naturaleza del proyecto en el que estaba trabajando el gigante tecnológico.

“Me sentí como si tuviera sangre en mis manos”. Y es que, dijo, le parecía que en un futuro la tecnología podría usarse para seleccionar blancos (militares).

Pero Google argumentó que su IA solo se utilizará con fines no ofensivos, antes de retirarse por completo del Proyecto Maven en junio de 2018.

Schmidt dijo que sentía que la tecnología que podría ayudar a los militares a tomar las decisiones correctas era “algo bueno”.

En busca de asociaciones

El Departamento de Defensa de Estados Unidos continúa buscando posibles asociados en Silicon Valley, en un intento por ganar la carrera armamentística global de IA.

Conferencia en China sobre desarrollo digital.

FUENTE DE LA IMAGEN,

GETTY IMAGES

China ha dado grandes pasos en el desarrollo de IA.

Seth Moulton, presidente de la Fuerza de Tareas del Futuro de la Defensa de EE.UU., está instando a las empresas tecnológicas a que apoyen al Departamento de Defensa.

“Porque estamos en una carrera, porque estamos en esta competencia, eso es realmente lo que se reduce”, dijo. “¿Vas a ayudarnos a ganar esta carrera o estarás esencialmente contra nosotros?”.

“China no tiene el mismo sistema de gobierno que nosotros”, añadió.

“¿Podría la carrera armamentista de IA conducir a un conflicto con China? Por supuesto”.

Xue concuerda en que existe la posibilidad de un conflicto, “pero no es inevitable”. “EE.UU.y China deberían colaborar para evitar que eso suceda”.

FUENTE:

  • Redacción
  • BBC News Mundo

28 mayo 2021

Belzoni, un forzudo en Abu Simbel

La altura física del arqueólogo Belzoni asombra tanto como la intelectual. Sus hallazgos en Egipto marcaron toda una época en el siglo XIX.

Cuando nació, nada parecía indicar que nuestro protagonista, Giovanni Battista Belzoni (1778-1823), estuviera destinado a tener una vida diferente a la de su padre, que era barbero, pero lo cierto es que vivió en tiempos interesantes, que lo acabaron llevando por toda Europa antes de acabar en Egipto excavando antigüedades.

Belzoni vino al mundo en Padua, en el seno de una familia originaria de Roma, ciudad a la que marchó a los dieciséis años. Allí –contaría tiempo después en su libro Viajes por Egipto y Nubia– estudió hidráulica y quiso convertirse en monje, unos objetivos que quedaron en nada con la llegada de las fuerzas revolucionarias francesas en 1798. 

Obligado por las circunstancias, abandonó primero Roma y luego el país. De algún modo, en 1800 terminó recalando en Holanda con su hermano Francesco, donde estuvieron trabajando a salto de mata en lo que les salía, hasta que, en 1803, viajaron a Inglaterra. 

Allí, Giovanni conoció a su futura esposa, Sarah Banne, con la que se unió a un circo ambulante. Fueron sus conocimientos de ingeniería y su tremendo físico (una altura de 2,01 m, en un mundo donde la gente apenas alcanzaba el 1,70 m) los que lo convirtieron en el forzudo del espectáculo, el “Sansón patagón”, pues tal era su nombre artístico.

Un lustro bien aprovechado

En 1812, la pareja salió de gira por España, Portugal y Sicilia, un periplo que concluyeron en Malta tres años después. Allí conocieron a un enviado de Muhammad Alí, el pachá de Egipto, que estaba intentando modernizar el país. Dispuesto a venderle un aparato de su invención para elevar agua desde el Nilo, Belzoni y Sarah viajaron a Egipto, donde su proyecto fue rechazado. 

No obstante, la pareja decidió quedarse allí y buscar sustento, para lo que contaron con la ayuda del cónsul británico en El Cairo, Henry Salt. Este estaba embarcado en una incruenta, pero feroz, guerra con el cónsul francés, Bernardino Drovetti, por conseguir la mayor colección de antigüedades faraónicas, y encontró en Belzoni el hombre perfecto para ello.

El retirado forzudo de circo demostró su valía a las primeras de cambio, pues su inteligencia y conocimientos de física aplicada le permitieron trasladar al Museo Británico un gigantesco busto de Ramsés II que, hasta entonces, se pensaba inamovible. La carrera de pre arqueólogo de Belzoni había comenzado, y esta fue tan espectacular como corta, ya que apenas estuvo en Egipto cinco laboriosos años, entre 1815 y 1819, en los que realizó grandes descubrimientos.

Llegado a Luxor, tras dejar preparado el busto de Ramsés II para su posterior y definitivo traslado hasta Alejandría y luego Londres, Belzoni lo dispuso todo para viajar hasta la segunda catarata, en plena Nubia. Allí tuvo lugar uno de sus logros más conocidos, penetrar en el templo de Abu Simbel. 

En realidad, el monumento no fue descubierto por Belzoni, sino por el suizo Johann Ludwig Burckhardt, en 1813. No obstante, convertida su existencia en vox populi, nuestro forzudo protagonista no dudó en visitarlo mientras remontaba el río en 1816, e intentó penetrar en él durante su viaje de retorno. Su primer intento fracasó sólo momentáneamente, porque un año después estaba de regreso, y esta vez sí consiguió su propósito, tras un mes de trabajo.

La parte superior de la puerta de entrada quedó accesible la noche del 31 de julio, pero Belzoni y sus compañeros decidieron esperar al día siguiente para permitir que el posible aire viciado del interior se renovará. 

Fachada del Templo de Abu Simbel (Terceros)

Las habitaciones del templo los dejaron anonadados por su amplitud y la belleza de la decoración, pero el calor era tan intenso, casi 55 grados, que no podían ni dibujar, porque enseguida el sudor de la mano estropeaba el papel. El caso es que, conseguida la hazaña y estando escasos de provisiones, decidieron regresar. Nuevas aventuras esperaban al italiano en Luxor.

Nada es azar

Un aspecto poco conocido de la labor de Belzoni es que sus grandes hallazgos no fueron fruto de la casualidad, sino de una cuidadosa observación del yacimiento que estaba excavando. Su trabajo, para el que su empleador contaba con el adecuado permiso oficial del pachá de Egipto, tuvo mucho más de arqueológico de lo que se suele pensar. 

Belzoni no fue un mero saqueador de ruinas. De hecho, en el prólogo de su libro se disculpa ante los posibles eruditos que lo fueran a leer, por haberle sido imposible no hacer inferencias históricas durante el relato a partir de su conocimiento de las ruinas.

Un ejemplo de su modo de trabajo lo encontramos en su descubrimiento de la tumba de Seti I. Fue el 16 de julio de 1817, en sus palabras, “un día afortunado, uno de los mejores quizá de mi vida”. 

En el Valle de los Reyes, Belzoni ya había descubierto alguna tumba menor, que describió como un mero “pozo de momias”. El caso es que, a menos de quince metros de esta primera tumba (que, por desgracia, no resulta posible identificar), Belzoni dijo a sus trabajadores que excavaban “al pie de una empinada colina, y bajo un torrente, el cual, cuando llueve, vierte una gran cantidad de agua sobre el punto mismo que hice fuera excavado”.

Nadie consideró posible que una tumba apareciera en ese punto, y no dudaron en hacérselo saber, pero Belzoni estaba convencido de que era un sitio perfecto para encontrar una, a tenor de las diversas observaciones que había ido haciendo en la necrópolis. Al día siguiente, su deducción se demostró certera, porque sus trabajadores desenterraron el acceso a la que hoy se conoce como la KV 17, donde fuera depositada, para su descanso eterno, la momia del padre de Ramsés II.

Giovanni Battista Belzoni, en una ilustración de 1821.

Giovanni Battista Belzoni en una ilustración de 1821. Dominio público

Lo interesante del proceso mental de Belzoni es que, más de un siglo después, los estudios realizados en las tumbas del Valle de los Reyes comprobaron que las tumbas de la XVIII dinastía se encuentran situadas al fondo de quebradas, justo en el punto donde caían las aguas de los torrentes ocasionales, todo ello con la intención de ocultar la entrada de la tumba. Cierto que las tumbas de la XIX, como la de Seti I, no siguen ya este criterio y se sitúan algo más visibles, en la ladera de las colinas, pero el razonamiento de Belzoni no deja de ser sólido. 

Fue esta misma capacidad de análisis la que apenas unos meses después le permitió desvelar en Giza el misterio que llevaba décadas dando que pensar a los visitantes de la meseta, ¿donde se encontraba la entrada a la segunda de las pirámides?

El misterio de Kefrén

La pirámide de Keops (Khufu) ya era de visita obligada para los turistas desde la época grecorromana, y, tras la apertura de un túnel por parte del califa Al Mamún, de nuevo lo fue a partir del año 800 d. C. No sucedía lo mismo con la pirámide de Kefrén (Khafra), a cuyo interior no era posible acceder a principios del siglo XIX y que se convirtió en uno de los puntos de interés de la “arqueología” de la época. 

Los sabios franceses de Napoleón no lo consiguieron, y tampoco Salt ni Drovetti. Belzoni llegó a El Cairo a finales de diciembre de 1816, y, tras despertar su interés por la cuestión, el 2 de marzo de 1817 consiguió su propósito, aplicando de nuevo el método “arqueológico”.

Dispuesto a desentrañar el misterio, en vez de excavar aquí y allá a ver si la suerte le sonreía, Belzoni utilizó como elemento de estudio la pirámide que ya estaba abierta. En ella comprobó que, en el punto de la cara norte donde estaba la entrada, en la pirámide de Kefrén se podía apreciar un peculiar amontonamiento de rocalla y arena, que le hizo pensar que quizá allí se encontraba la entrada. Durante varios días sus obreros excavaron sin éxito. 

No obstante, convencido de su razonamiento, Belzoni estudió la entrada de Keops con más detalle y comprobó que, en realidad, no estaba en el centro, sino desviada hacia el este unos cuantos metros. Un desvío que aplicó a su punto de excavación en Kefrén, donde, a los pocos días, encontró la entrada, por la que pudo descender hasta la cámara funeraria. Allí, un grafito de época árabe le informó de que no era el primero en hallarla, pero eso no le impidió añadir su firma a la pared: “Scoperta da G. Belzoni. 2 mar. 1818”.

Firma de Belzoni en Kefrén.

Firma de Belzoni en Kefrén. Terceros

Antes de abandonar definitivamente Egipto, en 1818, Belzoni descubrió las ruinas de Berenice, a orillas del mar Rojo, y en 1819 visitó el oasis de Bahariya, que identificó, erróneamente, con el de Júpiter Amnón. 

Después regresó a Inglaterra con Sarah, escribió un libro contando sus tribulaciones en Egipto y organizó una exposición con copias de la decoración de Seti I. Inquieto como era, un explorador nato, en 1823 organizó una expedición al corazón de África para visitar Tombuctú; desgraciadamente, un ataque de disentería acabó con su vida en Benín antes de completar su periplo.

Este artículo se publicó en el número 636 de la revista Historia y Vida.

FUENTE: LA VANGUARDIA

JOSÉ MIGUEL PARRA