“El precio de la paz”

Publican una biografía de John Maynard Keynes

El debate económico sobre el keynesianismo está más vigente que nunca.

Pero la figura de John Maynard Keynes va mucho más allá inclusive de la teoría económica que lo hizo famoso. 

El libro El precio de la paz, recientemente publicado por el sello Paidós, es una biografía intelectual que descubre la vida y la época del economista y filósofo británico, a la vez que da cuenta de la urgencia de sus ideas revolucionarias para la política actual. 

Keynes fue un intelectual influyente en la sociedad y en la época en que le tocó actuar. 

El libro muestra cómo el autor de Teoría general del empleo, el interés y el dinero dedicó su vida a la defensa del arte y las ideas como motores del cambio. 

El autor del libro, el veterano periodista Zachary D. Carter, aborda la figura de Keynes en sus múltiples facetas de filósofo moral, teórico político y estadista, mientras recorre los apasionados debates que en diferentes momentos de la historia produjeron sus ideas. 

FUENTE: Página 12 – MUNDO – 

 

Ida Tarbell, la mujer que enfrentó a Rockefeller y le puso freno al titán del petróleo. Parte I

“Ni una palabra”, le dijo John D. Rockefeller Sr. a sus subordinados. “Ni una palabra sobre esa mujer descarriada”.

La orden la dio en los primeros años del siglo XX, cuando ya era un hombre inconcebiblemente rico, quizás el más rico que haya existido jamás -aunque eso es difícil de establecer-, e indudablemente uno de los héroes de un país cuya leyenda sostenía que hasta aquellos de orígenes modestos tenían el triunfo al alcance de sus manos.

Hijo de un padre semipresente, estafador y bígamo y una madre baptista devota, desde muy joven Rockefeller tuvo una férrea determinación de ganar dinero.

Era también uno de los “barones ladrones”, una etiqueta que surgió de una furiosa editorial del diario The New York Times de 1859 criticando a Cornelius Vanderbilt por los métodos de los que se valió para controlar la lucrativa ruta marítima a California a través de América Central.

Si deseas ampliar tus conocimientos: por favor cliquea en los párrafos escritos en “negrita”. Muchas gracias.

Lo que para el diario era condenable, para un puñado de la siguiente generación de empresarios, como Rockefeller, Andrew Carnegie (acero) y William Randolph Hearst (prensa), era más bien un ejemplo de lo que se podía hacer si se ignoraban las viejas reglas y se creaban unas propias, como explica el historiador Adam I.P. Smith en el artículo “The rise of the Robber Barons” de BBC History.

Tras la abolición de la esclavitud después de la Guerra Civil estadounidense, los llamados barones ladrones se beneficiaron de una de las revoluciones más profundas en la experiencia humana: la transición de una sociedad en la que la mayoría de la gente trabajaba por cuenta propia o en alguna forma de trabajo no libre, a una en la que la mayoría trabajaba por un salario.

Algo que todos tenían en común era que ganaban dinero con la implacable lógica de las economías de escala. Al expulsar a la competencia, controlar las cadenas de suministro y distribución y mantener los salarios lo más bajos posible, los barones ladrones redujeron los costos sin piedad.

Caricatura política contra los barones ladrones Cyrus Field, Jay Gould, Cornelius Vanderbilt y Russell Sage, 1883. Los trabajadores luchan para sostener las industrias de la madera, el papel y el lino con trabajos de bajo salario.

FUENTE DE LA IMAGEN –  GETTY IMAGES

Caricatura política contra 4 barones ladrones, 1883. Los trabajadores luchan para sostener las industrias de la madera, el papel y el lino con trabajos de bajo salario.

Eran los explotadores, no los inventores: tomaban operaciones a pequeña escala y las ampliaban y luego las volvían a agrandar.

El tamaño lo era todo, algo de lo que se dio cuenta Rockefeller: una gran refinería de petróleo era mucho más eficiente que 20 pequeñas.

Esa molesta sustancia

El negocio que hizo fabulosamente rico a Rockefeller era relativamente nuevo.

Por mucho tiempo, el petróleo había sido una sustancia molesta y maloliente con la que se topaban quienes perforaban los suelos en busca de agua salada para producir sal.

Hasta deshacerse de ella era difícil pues se encendía con facilidad, algo que sabían muy bien los primeros exploradores del noroeste de Pensilvania quienes hallaron manantiales y arroyos cubiertos de ese aceite espeso que ardía ferozmente.

El único uso que tenía era como medicina: los indígenas creían que tenía propiedades curativas y algunos de los que llegaron a sus tierras empezaron a embotellarlo; a mediados del siglo XIX se vendía como la panacea para todo tipo de dolencias.

Y se vendía bien… muy bien.

"Petrolina: el gran ungüento curativo de la naturaleza, vendido por boticarios".

FUENTE DE LA IMAGEN –  GETTY IMAGES

“Petrolina: el gran ungüento curativo de la naturaleza, vendido por boticarios”. 

Otros remedios de petróleo no se untaban… se tomaban.

No obstante, hubo quienes intuyeron que su potencial era mayor. Se sabía que a veces se utilizaba como lubricante y que podía reemplazar el aceite de ballena en las lámparas, pero su uso extendido se veía impedido por las impurezas, que lo hacían peligroso.

De poder superar ese obstáculo, las ventas se multiplicarán exponencialmente… pero para satisfacerlas había que hallar fuentes abundantes de petróleo.

Así que mientras los laboratorios encontraban formas de refinarlo, en 1958, un hombre llamado Edwin Drake fue contratado por la recién formada compañía Seneca Oil para buscar la cada vez más preciada sustancia.

En un bosque de Pensilvania, a las afueras de un pequeño pueblo llamado Titusville, Drake instaló una turbina de vapor y comenzó a perforar un agujero.

Tras un año de intentarlo, finalmente encontró lo que llegaría a llamarse oro negro, y desató un frenesí, transformando una zona que hasta entonces había sido pasada por alto por las grandes olas de migraciones por ser demasiado accidentada y hostil.

Golpe a la prosperidad

Cuando Rockefeller diseñó su estrategia para tomar por asalto la industria del petróleo, “esa mujer” tenía 15 años.

Drake Well, Pensilvania. Edwin Laurentine 'Coronel' Drake (1819-1880) el primero en perforar en busca de petróleo, con sombrero de copa en el centro de la imagen.

FUENTE DE LA IMAGEN –  GETTY IMAGES

Drake Well, Pensilvania. Edwin Laurentine ‘Coronel’ Drake (1819-1880) el primero en perforar en busca de petróleo, con sombrero de copa en el centro de la imagen.

Se llamaba Ida Minerva Tarbell y había nacido en la misma región que el flamante negocio.

Su padre, Frank, había pasado años construyendo tanques de almacenamiento de petróleo, pero comenzó a prosperar cuando se cambió a la producción y refinación de petróleo.

La familia empezó a disfrutar de “lujos de los que nunca habíamos oído hablar”, escribió más tarde, y Titusville, así como las áreas circundantes en Oil Creek Valley “se habían convertido en una industria organizada” a la que se le auguraba “un futuro espléndido”.

Pero, de repente, “esta ciudad alegre y próspera recibió un golpe”, que llegó en la forma de una corporación cuyo nombre prometía bondades -La compañía del mejoramiento del Sur (South Improvement Company)-, pero que provocó sinsabores que se llevaron apelativos menos favorables, como “la guerra del petróleo” y la Masacre de Cleveland.

Sucedió en 1872, cuando Rockefeller ya era empresario exitoso, aunque poco conocido, de Cleveland, que se había convertido en el centro de refinación de petróleo de Estados Unidos. Standard Oil, su corporación, controlaba el 10% de la capacidad de refinación del país.

Rockefeller a los 35 años.

FUENTE DE LA IMAGEN –  GETTY IMAGES – Rockefeller a los 35 años.

Desde que había brotado petróleo del pozo de Drake, tantos se habían metido en el negocio que la industria del crudo adolece de desorden e ineficacia.

Pero él creía tener el remedio.

La guerra

La Compañía de Mejoramiento del Sur había sido creada por las grandes ferroviarias que transportaban el petróleo y que estaban ansiosas por ponerle fin a la guerra de tarifas que se había desatado por su feroz competencia.

Como el otro objetivo era limitar la producción de petróleo refinado, pues el país tenía ya una capacidad de refinación dos veces y media más grande que el mercado, incluyeron compañías petroleras.

La idea era que cada empresa de ferrocarriles recibiera envíos regulares de petróleo en una proporción garantizada.

Las casas de comercio de Nueva York también comprarían el petróleo a tarifas fijas, lo que les daría estabilidad y ganancias consistentes en las ventas de la Costa Este y en el extranjero.

Las refinerías participantes recibirían reembolsos en sus envíos de petróleo a cambio de un volumen garantizado (lo que implicaba que las otras tendrían que pagar más por el transporte).

Todos (los que formaban parte del pacto) se beneficiarían…

Mapa del noroeste de Pensilvania, que muestra la región petrolera con los ferrocarriles en 1859, cuando se 'descubrió' petróleo, y las líneas construidas entre 1860 y 1872.

Mapa del noroeste de Pensilvania, que muestra la región petrolera con los ferrocarriles en 1859, cuando se ‘descubrió’ petróleo, y las líneas construidas entre 1860 y 1872.

La furia se desató. Hubo disturbios en los campos petrolíferos, miles de personas enardecidas se tomaron la Ópera de Titusville, saboteadores asaltaron envíos de Standard Oil y destruyeron vías de ferrocarril, los tachados de traidores fueron asaltados por las turbas y golpeados, Rockefeller fue amenazado.

A los pocos meses de fundada, el estado de Pensilvania revocó el estatuto de la Compañía de Mejoramiento del Sur.

Pero Rockefeller no estaba derrotado.

Imagen de portada: Gentileza de BBC News Extra

FUENTE:BBC News Extra

II GUERRA MUNDIAL

Los bombardeos de hiroshima y nagasaki.

Introducción:

Previo a dejarlos con la lectura del material escrito y fotográfico de este artículo; no puedo dejar de hacerle al lector una pregunta: ¿Qué diferencia observa entre “líderes” como Harry S. Truman; Adolf Hitler (a este genocida le daría un capitulo aparte), Benito Mussolini y Francisco Franco.

Me preguntarán las razónes de poner a este último. Por la nimiedad de que les prestó Guernica a los alemanes, para probar sus nuevos aviones y bombas contra la población civil del pueblo español. La historia la escriben los hechos y los hombres la deforman. No interesó masacrar inocentes.

Como tampoco se puede buscar Pearl Harbor como justificación cuando era un objetivo militar y no civil.

Si nos pusieramos a volver a investigar nuevamente sobre las atrocidades que realizaron los ejércitos estadounidenses y rusos, al término de la segunda guerra para garantizar la reconstrucción de Europa, más de uno de nosotros vomitaria.

Con esto, siendo apolítico no pretendo transformarme en un crítico impiadoso de lo que hicieron en el antes y en él después.Mis reflexiones no alinean a ninguna de las ideologías y prácticas de los países en aquel momento en conflicto.

Pero qué diferente la actitud de los aviadores japoneses o los altos mandos, en brindar su vida por una causa, que seguramente podremos discutir si eran racionales o no. Pero los EEUU jamás tuvieron una guerra mundial en el patio de su casa.

Y siempre salieron de toda contienda favorecidos política y económicamente por ello. ¿O a alguien le cabe alguna duda? Si cualquier persona me lo puede rebatir, gustosamente aceptaré sin polemizar, profundizar sobre ello.

Además, los EEUU de Norteamérica – del que no aceptó de ninguna manera su slogan “América para los americanos” en lugar de “Norteamerica para los estadounidenses”, porque a pesar de que somos según ellos, el patio trasero de América a pesar de todas nuestras dificultades, conseguimos nuestras independencias a traves de cruentas luchas. Hoy enfrentamos muchas veces planeadas disociaciones desde adentro llevafdas a cabo por apátridas con los de afuera, en donde sus intereses espurios mantienen plena vigencia, gobierne quien gobierne.

Luego de la segunda guerra mundial, la hegemonía de los EEUU estuvo siempre presente en cualquier parte del mundo. Con falsas denuncias o declaraciones; se las ha arreglado para coordinar y ser el centro de acumulación capitalista.

Como así de sutilmente  a través de sus servicios, provocar “atentados” porque aman la guerra – proveedora en su balanza comercial de más de 70.000 millones anuales en armamentos (solo lo denunciado).

Solo puedo decir que solo me encantan algunas series de Netflix (en tanto y en cuenta no flamee su bandera). Ya que con la consigna errónea -furcio incluido- de “América primero” que el bocón del ex presidente” Trump hizo suya, los EEUU ha alimentado en sus ciudadanos, el xenofobo sentimiento contra todo aquello que no sea yanqui.

Esto es en líneas generales, ya que es de suponer que haya excepciones con la lucidez que da la razón y pueden haber quienes no piensen que vencer al otro es por la fuerza o utilizando artimañas.

Se trata de ganar-ganar pero es lo que pregonan muchos de sus gurúes hacia afuera, pero solo lo llevan a cabo hacia adentro. Pido disculpas por el tiempo de lectura que les quite. Un cordial saludo.

A continuación el artículo que ha dado lugar al título de esta entrada;

Desde ese 6 de agosto de 1945, el mundo y las guerras ya no volverían a ser iguales.

La explosión de la bomba atómica de Hiroshima se registró a las 8:15 de la mañana del 6 de agosto de 1945. En este reloj de pulsera encontrado en las ruinas de la ciudad, la aguja pequeña del reloj quedó abrasada por la explosión, marcando una sombra sobre él mismo que le hace parecer la aguja grande.

Foto: AP- Paul W. Tibbets JrEl Coronel Paul W. Tibbets, de 31 años, posa para una fotografía delante del Enola Gay en una localización desconocida. Fue el piloto encargado de pilotar el Bombardero B-29 que lanzó la bomba atómica sobre la ciudad japonesa de Hiroshima el 6 de agosto de 1945, el cual llevaría el nombre de su madre.

Foto: AP / US Air Force – George R. Caron

El protagonista de esta foto de archivo de 1945 es el Sargento George R. “Bob” Caron (31 de octubre de 1919 – 3 de junio de 1995), artillero de cola en el Enola Gay, el Bombardero B-29 que lanzó la bomba atómica sobre la ciudad Japonesa de Hiroshima el 6 de agosto de 1945.

Foto:AP/Max Desfor- La tripulación del Enola Gay

De izquierda a derecha en primera fila: Jacob Beser, teniente primero; Norris R. Jeppson, teniente segundo; Theodore J. Van Kirk, capitán; el mayor Thomas W. Ferebee; William S. Parsons, Capitán; el coronel Paul W. Tibbets Jr. y el Capitán Robert A. Lewis. En segunda linea el sargento Robert R. Shumard, el soldado Richard H. Nelson, y los sargentos Joe A. Stiborn, Wyatt E. Duzenbury y George R. Caron.

Foto: RIA Novosti/Sputnik/AP – Little Boy

Little Boy fue el nombre con el que bautizaron los americanos a la bomba lanzada en Hiroshima. La bomba de uranio-235 de 4.400 kilogramos de peso, 3 metros de longitud, 75 centímetros de diámetro y una potencia explosiva de 16 kilotones, – 1600 toneladas de dinamita-, explotó a las 8:15 del 6 de agosto de 1945 a una altitud de 600 metros sobre la ciudad japonesa, acabando con la vida de aproximadamente 140.000 personas.

Foto: AP / US Air Force – Un soldado con pulso de fotógrafo

Una columna de 6 kilómetros de altura se eleva desde la zona cero sobre las ruinas de la ciudad de Hiroshima. La fotografía fue tomada por George Caron, artillero de cola del Enola Gay a quien le dieron una cámara en el último momento y la cual disparó a través de la ventana de plexiglás de su puesto de combate.

Foto: AP/ US Army/ Hiroshima Peace Memorial Museum – La alternativa nuclear

Foto difundida por el ejército de los Estados Unidos y proporcionada por el Museo de la Paz de Hiroshima. En ella se aprecia la enorme nube de humo resultado de los enormes incendios masivos provocados por Little Boy. La fotografía se tomó pocas horas después de la detonación desde un avión de reconocimiento del ejército estadounidense.

Foto: AP – Las secuelas de Little Boy

Imagen de ciudad de Hiroshima tomada a algo más de kilómetro y medio del lugar donde fue detonada Little Boy, la primera bomba atómica de la historia lanzada sobre una población civil.

Foto: AP – Desolación desde el aire

Vista aérea de la ciudad de Hiroshima unas horas después del lanzamiento de la bomba nuclear.

Foto: AP –  Una ciudad reducida a escombros

Metales retorcidos y cascotes: retales de lo que un día fue la ciudad más industrializada de Japón. La fotografía sería tomada unos días después del bombardeo.

Foto: AP – Los restos de la tragedia

El armazón de este bloque de apartamentos es lo poco que quedó en la zona cero tras la explosión nuclear en la ciudad japonesa de Hiroshima.

Foto: AP/ U.S. Army Corps – Sobrevivir a una bomba nuclear

En esta foto proporcionada por el Cuerpo de Ingenieros de EE.UU., se pueden contemplar las heridas de una de las víctimas de la primera bomba atómica. La fotografía fue tomada en el departamento de Ujina, en el primer hospital provisional del ejército japonés en Hiroshima. Los rayos térmicos emitidos por la explosión quemaron el patrón del kimono de esta mujer, los cuales quedaron grabados sobre su espalda.

Foto: AP/ Zu unserem Korr, Japón / Weltkrieg / Jahrestag-  Las primeras reacciones japonesas

Víctimas japonesas esperan recibir los primeros auxilios en la parte sur de Hiroshima horas después de la explosión. La detonación mató al instante a 66.000 personas, hiriendo a otras 69.000.

Foto: AP – Protegidos por las colinas

La foto, tomada un 2 de febrero de 1951, muestra una zona residencial protegida por la orografía en Nagasaki, la cual se salvó de la destrucción que arrasó vastas porciones de la ciudad. El área desnuda en primer plano es un cortafuegos.

Foto: AP – Vivos y juntos

Un hombre y una mujer japonesa, víctimas de la bomba atómica de Hiroshima, se sientan en un edificio de un banco dañado convertido en un hospital provisional. La cara de la mujer está gravemente marcada por el tremendo calor generado en la explosión.

Foto: AP –  El mensajero de la muerte

El Enola Gay aterrizando en Tinian, al norte de las Islas Marianas después del bombardeo de Hiroshima.

Foto: AP-  Cuando lo peor aún no ha pasado

Hiroshima, 1 de septiembre de 1945. Científicos japoneses comprueban los niveles de radiactividad en la zona cero.

Foto: AP/RIA Novosti/Sputnik – Fat Man

Fat man fue el apodo dado a la segunda bomba lanzada – en este caso de plutonio- por el ejército estadounidense sobre Nagasaki, el 9 de agosto de 1945. Detonado a una altitud de 550 metros sobre la ciudad, el dispositivo de 3,25 metros de longitud por 1,52 de diámetro, pesaba 4.630 kilogramos y poseía una potencia de 25 kilotones. Los ataques provocaron la rendición incondicional de Japón. 

Foto: AP – Nagasaki, la segunda bomba

Una columna de humo ondulante en forma de seta se eleva a kilómetros de altura sobre la ciudad japonesa de Nagasaki. Fat  man fue lanzada 3 días después del ataque sobre Hiroshima, acabando instantáneamente con la vida de 70.000 personas. Otros miles morirían después a consecuencia de la radiación.

Foto: AP-  En el centro de la catástrofe

Una flecha marca el punto sobre el que estalló la bomba arrojada en Nagasaki. Gran parte de la zona bombardeada sigue asolada, los árboles en los alcores colindantes permanecen carbonizados y empequeñecidos por la explosión. La reconstrucción del lugar ha sido apenas testimonial.

Foto: AP – Heridas sempiternas

En esta foto del 24 de marzo de 1980, Sunji Yamagushi, quien sobrevivió a la bomba atómica sobre Nagasaki, muestra sus profundas cicatrices durante una conferencia de prensa en Los Ángeles.

Foto: AP-  El avión que puso fin a la Segunda Guerra Mundial

Fat man, fue lanzada desde un bombardero B-29 apodado como “Bockscar”. Charles Donald Albury que en la imagen sostiene una fotografía del avión, copiloto el avión que arrojaría la segunda bomba sobre Nagasaki el 9 de agosto de 1945 y fue testigo del despliegue de la primera bomba atómica sobre Hiroshima tres días antes en calidad de piloto de reserva.

Foto: AP-  Territorio americano en el Pacífico

La guerra en el Pacífico terminó un 2 de septiembre de 1945, cuando el acta de rendición japonesa fue finalmente firmada a bordo del acorazado Missouri de los Estados Unidos. El barco aparece en la foto disparando en un lugar desconocido del Pacífico durante la Segunda Guerra Mundial.

Foto: AP – El fin de la guerra

En la imagen, el almirante Chester Nimitz, comandante en jefe de la Flota del Pacífico, a bordo del acorazado Missouri durante la firma de la rendición de los japoneses que ponía fin a la Segunda Guerra Mundial el 2 de septiembre de 1945. De pie, detrás de él, y de izquierda a derecha, el general Douglas MacArthur, el almirante William F. Halsey Jr., y el contralmirante Forrest Sherman.

Foto: AP-  Reportes de Guerra

De regreso de la Conferencia de Postdam, a bordo del crucero de guerra Augusta, el presidente de los Estados Unidos Harry S. Truman, radio en mano, lee a la población los primeros informes de la misión en la que fue lanzada la bomba sobre Hiroshima.

Foto: AP-  La rendición incondicional de Japón

El Secretario de Guerra, Henry Stimson, a la izquierda, observa como el presidente Harry Truman sostiene los documentos firmados de la rendición incondicional japonesa en la Casa Blanca un 7 de septiembre de 1945. Antes del ataque a Hiroshima, Stimson presidió un comité para reflexionar sobre la necesidad de lanzar la bomba. Stimson se mostraría consternado por los métodos de la guerra moderna en la que el bombardeo de civiles se había convertido en algo común.

Foto: AP –  ¿Quién pulsó el botón?

El mayor Thomas Ferebee, a la izquierda y el capitán Kermit Beahan, a la derecha. Ferebee lanzó la bomba atómica sobre Hiroshima, Beahan lo hizo sobre Nagasaki.

Foto: AP-  Criminales de guerra

Foto tomada en diciembre de 1947 al general Hideki Tojo, primer ministro de Japón durante la mayor parte de la Segunda Guerra Mundial. 

Tojo fue considerado un criminal de guerra de clase A y ejecutado por ahorcamiento el 23 de diciembre de 1948. Fue culpado de ser el cerebro y ejecutor del ataque a Pearl Harbor y de la prolongación de la guerra en el pacífico, desencadenante de los bombardeos de Hiroshima y Nagasaki.desencadenante de los bombardeos de Hiroshima y Nagasaki.

Foto: AP-  El padre de la bomba atómica

De derecha a izquierda el general Leslie R. Groves, y el Dr. En física J. Robert Oppenheimer, conocido coloquialmente como “el padre de la bomba atómica” y director científico del proyecto Manhattan, desarrollado en secreto en Alamogordo, Nuevo México.

Foto: AP –  Juegos de espías

En la imagen, David Greengrass con 29 años, participante en el proyecto Manhattan y espía confeso, se encuentra en la antesala de la Corte Federal, en Nueva York, un 12 de marzo de 1951 durante el receso del juicio por espionaje al que fue sometido. Greengrass testificó pertenecer a una red de espionaje orquestada por la Unión Soviética. Fueron también acusados de conspiración y espionaje al servicio de los soviéticos en tiempos de guerra Morton Sobell, Julius Rosenberg y su esposa, Ethel, hermana de Greengrass .

Foto: AP/KK – Un lugar en la memoria

Varias mujeres rezan durante una misa especial celebrada en la Iglesia Urakami en Nagasaki, el 9 de agosto de 1983 con motivo del 38 aniversario de la destrucción atómica de la ciudad.

 

Dunkerque, la retirada más famosa de la Segunda Guerra Mundial

La retirada de Dunkerque

Un 7 de mayo de 1945, el general Alfred Jodl, Jefe del Estado Mayor del Alto Mando de las Fuerzas Armadas Alemanas, firmaría en el Cuartel General Supremo de la Fuerza Expedicionaria Aliada, en Reims, Francia, el Acta de Rendición Incondicional de la Alemania Nacionalsocialista ante las fuerzas aliadas. Sin embargo, la rendición de los alemanes no pondría fin a la mayor guerra de la historia de la humanidad, la Segunda Guerra Mundial. La contienda se traslada exclusivamente al Pacífico, donde la Segunda Guerra Sino-Japonesa se venía librando desde 1937.

Esta comenzaría el 7 de julio de 1937 con la invasión por Japón del noreste de China. Con este acto bélico los nipones darían comienzo a una guerra particular en la que pronto se verían involucradas varias naciones. Es desde este momento que Japón trataría – con éxito- de expandirse por el continente asiático.

La aplastante superioridad militar de los japoneses respecto a sus vecinos pronto dio sus frutos. Las ambiciones japonesas crecieron paulatinamente hasta que, unos años después, continuando con su política bélica expansionista, firmarán con Alemania e Italia el Tratado Tripartito, mediante el cual quedaba alineado con las potencias del eje.

En julio de 1941, con el objetivo de conformar en la zona una coalición de naciones asiáticas libres de la influencia europea y lideradas por Japón , lo que los japoneses conceptualizan bajo el término de “la Esfera de Coprosperidad de la Gran Asia”, los nipones decidieron dirigir su ejército hacia el sur de Indochina, territorio controlado por Francia.

Ante este acto de beligerancia la respuesta de algunos países europeos, así como de los Estados Unidos, -con intereses económicos en la zona- no se hizo de esperar. El resultado fue una serie de embargos comerciales y una disminución del 90% en el suministro de petróleo en detrimento del país del sol naciente.El ataque a Pearl Harbor fue el acicate para que los Estados Unidos participarán en la Segunda Guerra Mundial.

Entre otras razones, la situación alcanzada por Japón tras los embargos, sería uno de los detonantes del ataque de la Armada Imperial Japonesa contra la base naval de los Estados Unidos en Pearl Harbor, Hawai, el 7 de diciembre de 1941. La maniobra estuvo destinada a evitar la intervención de la Flota del Pacífico de los Estados Unidos en los planes de Japón para el sureste asiático contra las posesiones ultramarinas del Reino Unido, Francia, Paises Bajos y los mismos americanos.

El ataque sorpresa a Pearl Harbor fue el acicate definitivo para que, tan solo un día después, el 8 de diciembre de 1941, los Estados Unidos , hasta el momento en una posición no beligerante, tomaran partido de forma activa y definitiva en la Segunda Guerra Mundial declarando la guerra a Japón.

Durante los 4 años siguientes, los estadounidenses libraron una dura contienda con los japoneses en territorio Chino y en las aguas del Pacífico, donde la conquista de cada isla se convertiría en una guerra a pequeña escala.

Si bien es cierto que la disputa entre japoneses y estadounidenses estuvo muy equilibrada, la caída de Alemania pondría las cosas mucho más difíciles a los asiáticos. Sin embargo, lo que finalmente decantaría la balanza a favor de los aliados, sería el arma que en secreto, bajo el nombre en clave de “el Proyecto Manhattan”, sería desarrollada por los Estados Unidos con la ayuda de Reino Unido y Canada. El proyecto, que agrupó a una gran cantidad de eminencias científicas como Robert Oppenheimer, Niels Böhr y Enrico Fermi, tenía el objetivo de desarrollar la primera bomba atómica antes que lo hicieran sus enemigos alemanes.

 

¿Cuánto sabes sobre la Segunda Guerra Mundial?

La investigación culminó con “Trinity”, nombre que se daría al primer ensayo atómico realizado en el desierto de Alamogordo, en Nuevo México, el 16 de julio de 1945. 

La bomba finalmente no sería usada contra los alemanes, sin embargo, sería el arma definitiva que acabaría con las aspiraciones japonesas en el Pacífico y el continente asiático. Pasadas 3 semanas de este primer test, el 6 de agosto de 1945, un artefacto nuclear cargado de Uranio-235 bautizado como “Little Boy”, hacía blanco en la ciudad de Hiroshima. Tres días después, “Fat Man”, su hermano mayor, esta vez cargado de Plutonio-239, lo haría sobre Nagasaki.

La rendición de Japón, que oficialmente no se hizo efectiva hasta el 2 de septiembre del mismo año, llegaría en un transcurso de 6 jornadas desde el lanzamiento del segundo artefacto, el 15 agosto de ese mismo año.

“Trinity” puso de manifiesto la capacidad del ser humano para, irónicamente, crear algo capaz de destruir todo aquello que había construido, incluyendo su propio mundo. Lo ocurrido en Hiroshima demostró que sería capaz de hacer uso de ese poder. Lo acaecido en Nagasaki, una vez vista la desolación, muerte y destrucción ulteriores, como, tristemente, aún conocidas las terribles consecuencias, sería capaz de repetirlo de nuevo.

FUENTE: Héctor Rodríguez – La bomba que paró el tiempo

Los Illuminati

12 preguntas sobre una de las sociedades secretas más fascinantes de la historia.

Los Illuminati es un nombre que se le da tanto a una sociedad real formada hace 245 años como a una ficticia.

La ficticia ha alimentado las teorías de la conspiración durante años, con personas que afirman que es una organización mundial secreta y misteriosa cuya intención es dominar el mundo, además de estar detrás de algunas de las revoluciones y asesinatos más grandes de la historia.

Pero, ¿quiénes eran realmente los Illuminati y de verdad controlaban el mundo?

Esto es lo que sabemos sobre una de las sociedades secretas más atrayentes de la historia.

1. ¿Cuáles fueron los Illuminati originales?

La Orden de los Iluminados o los Illuminati eran una sociedad secreta formada en Baviera (ahora parte de la Alemania moderna) que existió desde 1776 hasta 1785; sus miembros originalmente se referían a sí mismos como perfectibilistas.

El grupo se inspiró en los ideales de la Ilustración y fue fundado por el profesor de derecho canónico Adam Weishaupt. Quería promover la educación de la razón y la filantropía y oponerse a la superstición y la influencia religiosa en la sociedad.

Weishaupt buscó cambiar la forma en que se administraban los estados en Europa, eliminando la influencia de la religión en el gobierno y brindando a la gente una nueva fuente de “iluminación”.

Se cree que la primera reunión de los Illuminati de Baviera se llevó a cabo en un bosque cerca de Ingolstadt el 1 de mayo de 1776. Ahí, cinco hombres establecieron las reglas que regirán la orden secreta.

Con el tiempo, los objetivos del grupo se centraron en influir en las decisiones políticas y alterar instituciones como la monarquía y la Iglesia.

Algunos miembros de los Illuminati se unieron a los masones para reclutar nuevos miembros.

Un pájaro conocido como el ‘búho de Minerva’ (Minerva es la antigua diosa romana de la sabiduría) eventualmente se convirtió en su símbolo principal.

GETTY IMAGES

El Athene noctua, o mochuelo europeo, era el animal sagrado de la diosa Atenea de la mitología griega, y en la cultura romana, el ave de Minerva.

2. ¿Cómo se relacionan los Illuminati con los masones?

Los masones son una orden fraternal que se desarrolló a partir de los gremios de canteros y constructores de catedrales de la Edad Media.

En algunos países, especialmente en EE.UU., ha habido históricamente cierta paranoia sobre los masones; en 1828, incluso se estableció un movimiento político de un solo tema conocido como el Partido Anti-Masónico.

Debido a que los Illuminati originalmente reclutaron masones, los dos grupos a menudo se han confundido el uno con el otro.

3. ¿Cómo podrías unirte a los Illuminati?

Para unirse a los Illuminati, tenías que contar con el pleno consentimiento de los otros miembros, poseer riqueza y tener una buena reputación dentro de una familia adecuada.

Además, había un sistema jerárquico para la membrecía Illuminati.

Después de ingresar como ‘novato’, te graduabas como un ‘minerval’ y luego, un ‘minerval iluminado’, aunque esta estructura se volvió más complicada, requiriendo 13 grados de iniciación para convertirse en miembro.

GETTY IMAGES

Una representación del siglo XIX de un ritual de iniciación Illuminati. En realidad, quedan escasos detalles sobre la verdadera naturaleza de la ceremonia.

4. ¿Los Illuminati utilizaban rituales?

Usaban rituales -aunque la mayoría siguen siendo desconocidos-, y usaban seudónimos para mantener en secreto las identidades de los miembros.

Sin embargo, gracias a documentos secretos incautados, se sabe cómo los novatos podían pasar a un nivel superior dentro de la jerarquía de los Illuminati:

  • tenían que compilar un informe sobre todos los libros que poseían,
  • escribir una lista de sus debilidades,
  • y revelar los nombres de los enemigos que tenían.

El novato entonces prometía sacrificar los intereses personales por el bien de la sociedad.

5. ¿Qué es el ojo que todo lo ve?

El “Ojo de la Providencia”, un símbolo que se asemeja a un ojo dentro de un triángulo, aparece en las iglesias de todo el mundo, así como en los edificios masónicos y el billete de un dólar estadounidense.

Además de estar asociado con la masonería, también se ha relacionado con los Illuminati como símbolo del control y vigilancia del mundo por parte del grupo.

La pirámide y el ojo que todo lo ve, símbolos utilizados en el Gran Sello de los Estados Unidos e impresos en papel moneda estadounidense.

FUENTE DE LA IMAGEN,

GETTY IMAGES

La pirámide y el ojo que todo lo ve, símbolos utilizados en el Gran Sello de los Estados Unidos e impresos en papel moneda estadounidense.

Originalmente es un emblema cristiano, “el ojo que todo lo ve” se ha utilizado en pinturas para representar la vigilancia de Dios sobre la humanidad.

En el siglo XVIII, comenzó a utilizarse de nuevas formas, por ejemplo, en La Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano de Jean-Jacques-François Le Barbier, una versión ilustrada del documento de derechos humanos adoptado por la Asamblea Constituyente Nacional de Francia en 1789.

En ese caso, representa un instrumento de la razón paternalista, vigilando la nación recientemente democrática.

No existe un vínculo oficial entre el ojo que todo lo ve y los Illuminati; la conexión que se le asigna probablemente se deba al hecho de que el grupo original compartía similitudes con los masones, que usaban la imagen como símbolo de Dios.

6. ¿Lograron los Illuminati dominar el mundo?

Algunas personas creen que los Illuminati controlan el mundo de hoy, lo que supone que son tan reservados que pocos lo saben.

Como muchos miembros de la Orden de los Iluminados se infiltraron en los masones y viceversa, es difícil juzgar el éxito de los Illuminati, pero la mayoría de los historiadores creen que el grupo original solo logró tener una influencia moderada.

7. ¿Hubo algún miembro famoso Illuminati?

Para 1782, los Illuminati habían crecido a alrededor de 600 miembros, entre ellos nobles alemanes como el barón Adolph von Knigge, quien, como ex francmasón, ayudó a darle forma a la organización y expansión del grupo.

Inicialmente, los estudiantes de Weishaupt eran los únicos miembros, pero pronto se unieron médicos, abogados e intelectuales.

En 1784 había entre 2.000 y 3.000 miembros Illuminati. Algunas fuentes dicen que el renombrado escritor Johann Wolfgang von Goethe también se unió, pero esto se discute.

8. ¿Por qué desaparecieron los Illuminati?

En 1784, Karl Theodor, duque de Baviera, prohibió la creación de cualquier tipo de sociedad no autorizada previamente por la ley y al año siguiente aprobó un segundo edicto, que prohibía expresamente a los Illuminati.

Durante el arresto de presuntos miembros de los Illuminati, se encontraron documentos comprometedores (que defendían ideas como el ateísmo y el suicidio) en su poder, así como instrucciones para realizar abortos.

Eso cimentó la creencia de que el grupo era una amenaza tanto para el Estado como para la Iglesia.

Después de eso, la Orden de los Iluminados parece haber desaparecido, aunque algunos creen que continuó viva.

9. ¿Qué le pasó a Adam Weishaupt?

GETTY IMAGES

Johann Adam Weishaupt (1748-1830), filósofo alemán, fundador de la Orden de la Sociedad Secreta Illuminati.

Adam Weishaupt finalmente fue despojado de su puesto en la Universidad de Ingolstadt.

Después de ser exiliado de Baviera, pasó el resto de su vida en Gotha, Turingia, y murió en 1830.

10. ¿Por qué perduró el mito de los Illuminati?

Desde el momento en que se disolvieron, las teorías de conspiración sobre los Illuminati comenzaron a afianzarse.

En 1797, el publicista francés y sacerdote jesuita Abbé Augustin Barruel sugirió que sociedades secretas como la Orden de los Iluminados habían encabezado la Revolución Francesa.

El primer presidente de EE.UU., George Washington, escribió una carta al año siguiente en la que decía que creía que se había evitado la amenaza de los Illuminati, añadiendo más leña a la idea de que la orden todavía existía.

Más tarde aparecieron libros y sermones condenando al grupo, y el tercer presidente de Estados Unidos, Thomas Jefferson, fue acusado falsamente de ser miembro.

11. ¿Por qué la gente todavía cree en los Illuminati hoy?

La idea de un Illuminati que domine el mundo nunca ha desaparecido del todo y todavía se infiltra en la cultura popular.

En 1963, se publicó un texto llamado “Principia Discordia”, que promovía un sistema de creencias alternativo conocido como ‘Discordianismo’.

Llamando al anarquismo y la desobediencia civil perpetrando engaños, sus seguidores incluyeron al escritor Robert Anton Wilson.

Algunos seguidores del discordianismo enviaron cartas falsas a revistas afirmando que eventos como el asesinato del presidente estadounidense John F Kennedy habían sido obra de los Illuminati.

Wilson publicó más tarde un libro con Robert Shea, “The Illuminatus! Trilogy”, que se convirtió en un éxito de culto e inspiró un nuevo género de ficción conspirativa, incluida la novela de Dan Brown (y la película posterior) “Ángeles & Demonios”.

Los Illuminati también fueron conectados con el satanismo y otros ideales que estaban muy lejos de los asociados con el grupo bávaro original del siglo XVIII.

12. ¿Qué es el Nuevo Orden Mundial y cómo se conecta con los Illuminati?

Aquellos que creen en la teoría de un Nuevo Orden Mundial creen que un grupo de élite de personas está tratando de gobernar el mundo.

Además de los presidentes de Estados Unidos, varias estrellas del pop han sido acusadas de ser miembros, incluidas Beyoncé y Jay-Z. Ambos han negado las afirmaciones.

FUENTE:

  • Emma Slattery Williams
  • BBC History Revealed