Aves de Norteamérica.

Fotografía ornitológica

Los ganadores de la duodécima edición de los Audubon Photography Awards nos muestran un año más la belleza de la fauna aviar de América del Norte.

Si te interesa profundizar sobre esta entrada; cliquea donde se encuentra escrito en “negrita”. Muchas gracias.

La National Audubon Society acaba de dar a conocer las fotografías y vídeos ganadores de su prestigioso concurso, los Premios de Fotografía Audubon 2021, centrado en la fotografía ornitológica. Divididos en 5 categorías diferentes, los trabajos galardonados en la que se establece como la duodécima edición del certamen han sido seleccionados entre las más de 2500 entradas presentadas al concurso por fotógrafos procedentes de todos los Estados Unidos y algunas partes de Canadá. 

Este año y por primera vez, el certamen ha contado además con una categoría especial bautizada como Female Bird Prize, que nace con el objetivo de llamar la atención sobre las aves hembra, las cuales a menudo son subestimadas y pasan desapercibidas tanto en la fotografía de aves como en la conservación de las mismas. También con una nueva categoría de vídeo, la cual tiene el fin de iluminar las formas únicas y fascinantes en que las aves se comportan e interactúan entre ellas y sus entornos. Las fotografías y vídeos ganadores aparecerán en la edición de verano de 2021 de la revista de la institución. Mientras tanto, en esta galería fotográfica os mostramos los mejores trabajos presentados al concurso. 

Correcaminos grande - Geococcyx californianus

1 / 11 –Correcaminos grande – Geococcyx californianus  Fotografía ganadora absoluta de la competición

Los Novios Ranch, Cotulla, Texas

En medio de un baño de polvo vespertino, un correcaminos grande se alza orgulloso, iluminado a contraluz por el sol. La luz brillante y dorada expone las plumas de su cola de puntas blancas que contrastan con las suaves plumas que se abren en abanico desde los lados. El polvo de un reciente vuelco en la tierra permanece en el aire.

Foto: Carolina Fraser/Audubon Photography Awards/2021 Grand Prize

Grulla canadiense - Antigone canadensis

2 / 11Grulla canadiense – Antigone canadensis

Fotografía ganadora absoluta en la categoría: Amateur

Johns Lake, Winter Garden, Florida

Este pollo recién nacido de grulla canadiense descansa sobre su madre con el cuerpo enroscado alrededor de su cabeza coronada de rojo. El cuerpo esponjoso naranja y blanco del pequeño contrasta con las plumas gris azuladas de la madre.

Foto: Robin Ulery/Audubon Photography Awards/2021 Amateur Award Winner

Halcón peregrino - Falco peregrinus

3 / 11Halcón peregrino – Falco peregrinus

Fotografía galardonada con una mención de honor en la categoría: Amateur

La Jolla Cove, California, Estados Unidos

En lo alto de un acantilado rocoso, un halcón peregrino se posa con un pájaro carpintero de cresta roja entre sus garras ensangrentadas. El halcón, color canela y gris oscuro, sostiene una pluma en su pico mientras otras dos de color blanco y negro lucen surcando el aire ensangrentadas.

Foto: Tom Ingram/Audubon Photography Awards/2021 Amateur Honorable Mention

Tordo sargento - Agelaius phoeniceus

4 / 11-Tordo sargento – Agelaius phoeniceus

Fotografía ganadora en la categoría: Plants for Birds

Blue Sea, Quebec, Canadá

Con el pico inserto en una flor amarilla parcialmente abierta que emerge del agua, una hembra de tordo sargento se mantiene en equilibrio sobre un nenúfar con las alas parcialmente extendidas, revelando el toque de rojo de sus hombros.

Foto: Shirley Donald/Audubon Photography Awards/2021 Plants For Birds Award Winner

Aguilucho de Hudson - Circus hudsonius

5/11 – Aguilucho de Hudson – Circus hudsonius

Fotografía ganadora en la categoría: Female Bird Prize

Coyote Hills Regional Park, Fremont, California, Estados Unidos

Una hembra de aguilucho de Hudson vuela sobre un humedal, con sus amplias alas levantadas sobre la cabeza. Su larga cola rayada de blanco y marrón se extiende como un abanico, con la cara redonda hacia abajo.

Foto: Elizabeth Yicheng Shen/Audubon Photography Awards/2021 Female Bird Prize

Colibrí de Ana - Calypte anna

6 / 11- Colibrí de Ana – Calypte anna

Fotografía ganadora en la categoría: Fisher Prize

Claremont Canyon Regional Preserve, Berkeley, California, USA

Más de una docena de flores púrpuras en una planta de Orgullo de Madeira oscurecen todo menos un ala borrosa y un ojo de un Colibrí de Anna. El colibrí se enfrenta al espectador con su ojo claramente visible entre dos flores, pareciendo estar haciendo contacto visual con el fotógrafo.

Foto: Patrick Coughlin/Audubon Photography Awards/2021 Fisher Prize

Cardenal norteño - Cardinalis cardinalis

7 / 11Cardenal norteño – Cardinalis cardinalis

Fotografía ganadora en la categoría: Profesional

Rural Muskegon County, Michigan, Estados Unidos.

El cardenal norteño macho parece flotar sobre el suelo nevado. Las plumas de la cresta de su cabeza son arrastradas hacia atrás por el viento mientras vuela de perfil frente a los tallos grises de las plantas. Las tres plumas de las alas del pájaro tocan la alfombra blanca de nieve y su sombra se conecta por debajo.

Foto: Steve Jessmore/Audubon Photography Awards/2021 Professional Award Winner

Colibrí de Ana - Calypte anna

8 / 11-Colibrí de Ana – Calypte anna

Fotografía galardonada con una mención de honor en la categoría: Plants for birds

Quilcene, Washington, Estados Unidos

La parte superior cilíndrica y marrón de una espadaña se erige en posición vertical mientras un colibrí de Anna verde de la mitad de su tamaño arranca las fibras de las semillas y su pelusa se extiende desde el pico hasta la parte superior de la planta.

Foto: Karen Boyer Guyton/Audubon Photography Awards/2021 Plants For Birds Honorable Mention

Ratonero de cola roja - Buteo jamaicensis

9 / 11- Ratonero de cola roja – Buteo jamaicensis

Fotografía galardonada con una mención de honor en la categoría: Profesional

Kensington Metropark, Milford Township, Michigan, Estados Unidos.

Un ratonero de cola roja sostiene una ardilla con la boca abierta en sus garras amarillas. La cabeza de la rapaz se inclina hacia abajo mientras mira a su presa. 

Foto: Steve Jessmore/Audubon Photography Awards/2021 Professional Honorable Mention

Correlimos oscuro - Calidris maritima

10 / 11- Correlimos oscuro – Calidris maritima

Fotografía ganadora en la categoría: Youth

Rockport, Massachusetts. Estados Unidos.

En una orilla rocosa y húmeda, un correlimos oscuro se sienta con su pico escondido debajo de su ala marrón y gris, mientras las olas azules del océano pintan un borroso fondo.

Foto: Arav Karighattam/Audubon Photography Awards/2021 Youth Award Winner

Barnacla canadiense - Branta canadensis

11 / 11- Barnacla canadiense – Branta canadensis

Fotografía galardonada con una mención de honor en la categoría: Youth

Burnaby Lake, Burnaby. Canadá.

En un humedal tranquilo con pastos verdes y cañas marrones al fondo, dos barnaclas canadienses despegan desde el agua con las alas extendidas.

Foto: Josiah Launstein/Audubon Photography Awards/2021 Youth Honorable Mention

IMAGEN DE PORTADA: Gentileza de National Geographic

FUENTE RESPONSABLE: NATIONAL GEOGRAPHIC en Español.

ORNITOLOGIA/AVES/PAJAROS/BIODIVERSIDAD

FOTOS ESPECTACULARES/EE.UU./CONCURSO

Enmudece el campo: Europa ha perdido 600 millones de aves en los últimos 40 años.

Si deseas profundizar sobre este tema; por favor cliquea donde esta escrito en “negrita”. Muchas gracias.

La cifra es terrorífica. Un nuevo informe revela el enorme declive de las aves en Europa: desde 1980 se han perdido en la UE unos 600 millones de aves reproductoras. ¡600 millones!

Una de cada seis aves ya no alegran nuestros campos, cada día más silenciosos, más muertos.

Alondra común

Preocupante investigación europea

Un equipo de científicos europeos de la RSPB, BirdLife International y la Sociedad Checa de Ornitología ha analizado los datos de 378 de las 445 especies de aves nativas de los países de la UE. Y lo que han descubierto es terrible.

Entre 1980 y 2017, los autores estiman un descenso global de la población de entre el 17% y el 19%, lo que equivale a una pérdida de entre 560 y 620 millones de aves individuales. De hecho, se han perdido unos 900 millones de aves durante ese periodo, aunque esto se compensa en parte gracias a un aumento de unos 340 millones en determinadas especies.

Una gran proporción de estas pérdidas se debe a una disminución muy importante de un pequeño número de especies comunes, y lo mismo ocurre con los aumentos.

El estudio se ha elaborado a partir de los datos del sistema paneuropeo de seguimiento de aves comunes del Consejo Europeo del Censo de Aves y de los informes obligatorios de los Estados miembros de la UE a la Comisión Europea en virtud de la Directiva de Aves de la UE.

Virginia Escandell, técnica de Ciencia Ciudadana de SEO/BirdLife señala a través de un comunicado de prensa que “en España, el 37% de las especies de aves comunes tienen declives en sus poblaciones, algunas superan el 50% de reducción en sus poblaciones en los últimos 25 años. No hemos cuantificado en millones de ejemplares las pérdidas, pero sin duda ahora tenemos considerablemente muchos menos ejemplares de golondrinas, perdices, codornices, vencejos, entre otras, que hace tan solo dos décadas”.

Casi 250 millones de gorriones menos

Según el estudio, el gorrión común ha sido el más afectado. Ha perdido el 50% de su población desde 1980, un total de 247 millones de aves.

Su pariente cercano, el gorrión molinero, también ha perdido 30 millones de ejemplares. Ambos se han visto afectados por los cambios en la política y la gestión agraria. Pero las razones de sus descensos en entornos urbanos no están claras. Como explica SEO/BirdLife, pueden estar relacionadas con la escasez de alimentos, la propagación de la malaria aviar o los efectos de la contaminación atmosférica.

Lavandera boyera

Las aves comunes son cada vez menos comunes

Cuando se comparan las poblaciones por hábitat, las pérdidas totales más elevadas se observan entre las aves de las tierras de cultivo y los pastizales. Se reconoce ampliamente que los cambios en las prácticas agrícolas son responsables de la precipitada disminución de la fauna silvestre.

Como grupo, las aves migratorias de larga distancia, como la lavandera boyera, han disminuido proporcionalmente más que otros grupos, al igual que las aves costeras, como la avefría.

No todas las aves van mal

Hay al menos una buena noticia. Aunque gran parte del descenso del número de aves se produjo durante los años 80 y 90, en la última década el ritmo se ha reducido. En la UE, la Directiva de Aves y la Directiva de Hábitats proporcionan protección legal a las especies y hábitats prioritarios y han demostrado que benefician a las especies de aves, además de mejorar la protección de los hábitats, asegura SEO/BirdLife.

Por ejemplo, siete especies de aves rapaces han aumentado en las últimas décadas gracias a una mayor protección y a la reducción de los pesticidas, así como a la introducción de proyectos de recuperación específicos. Sin la presencia de estas directivas europeas, el declive de muchas especies habría sido mucho peor.

Perdemos biodiversidad

Este trabajo respalda investigaciones anteriores que muestran una pérdida sustancial de biodiversidad en Europa en los últimos tiempos. El declive de las aves comunes demuestra que todavía es necesario realizar una labor de conservación a mayor escala. Hay una necesidad urgente de conservar las aves asociadas a la agricultura, así como las aves migratorias de larga distancia en sus viajes migratorios.

En España el conjunto de las poblaciones de aves comunes ligadas a los medios agrícolas (alondras, calandrias, collalbas, perdices, etc.) ha disminuido un –27% en algo menos de tres décadas, lo que sitúa a los medios agrícolas en el tipo de hábitat más desfavorable para el mantenimiento de la biodiversidad en nuestro país actualmente, declara Virginia Escandell.

La pérdida de especies comunes es preocupante porque implica un daño a los ecosistemas y a su función, y potencialmente a la prestación de servicios ecosistémicos de los que depende la humanidad.

Esta debacle pajaril es también una llamada de atención para que repensemos nuestros actuales modelos agroindustriales basados en tanto pesticida y herbicida. Porque si a los bichos les va mal, sin duda a nosotros nos va a ir peor.

Artículo de referencia: Fiona Burns, Mark A. Eaton, Ian J. Burfield, Alena Klvaňová, Eva Šilarová, Anna Staneva, Richard D. Gregory (2021). Abundance decline in the avifauna of the European Union reveals cross-continental similarities in biodiversity change. Ecology and Evolution, 00, 1– 14. https://doi.org/10.1002/ece3.8282

Imagen de portada: Gentileza de La Crónica Verde

FUENTE RESPONSABLE: La Crónica Verde. Por Cesar Javier Palacios

Agricultura/Aves comunes/Contaminación/Extinción/

Sociedad/Gorrión/ Pesticidas/Primavera silenciosa/Ornitología

Descubren cómo las aves terrestres cruzan el océano abierto.

Las aves migratorias seleccionan rutas en las que pueden contar con condiciones óptimas de viento y elevación: este escenario favorable les permite volar sin escalas durante cientos de kilómetros sobre el mar.

Un grupo de científicos del Instituto Max Planck de Comportamiento Animal y la Universidad de Konstanz, en Alemania, han identificado algunas características en los vuelos transoceánicos de las aves terrestres que les permiten viajar enormes distancias sin detenerse, en condiciones que en principio parecen muy complejas.

De acuerdo a una nota de prensa, los investigadores utilizaron tecnologías de rastreo GPS para poder apreciar al detalle los itinerarios que siguen cinco especies de grandes aves terrestres, acostumbradas a llevar adelante largas travesías marítimas. La investigación ha sido publicada recientemente en la revista Proceedings of the Royal Society B.

Las concepciones previas

Según estudios previos, las aves realizan estos viajes aprovechando el denominado  «viento de cola», una corriente de viento horizontal que sopla en la dirección de vuelo de las aves, permitiéndoles ahorrar energía. Vale recordar que mantener un vuelo de aleteo durante cientos de kilómetros es un enorme esfuerzo e insume un fuerte costo de energía, para aves de grandes dimensiones y un peso considerable.

Si retrocedemos más en el tiempo, a lo largo de varios siglos los observadores de aves pensaron que las especies terrestres no superan una distancia de 100 kilómetros al volar sobre el mar, y que directamente no se enfrentaban a los peligros que suponen los océanos abiertos. No solamente estaban equivocados, sino que además la ciencia ha logrado demostrar qué mecanismos les permiten a las aves atravesar esas abismales distancias en contextos supuestamente desfavorables.

Rutas inteligentes

El estudio alemán ha examinado el comportamiento de 65 aves de cinco especies diferentes cuando atraviesan el océano, obteniendo información inédita sobre cómo las aves terrestres sobreviven a vuelos tan largos e incluso no necesitan realizar escalas para descansar o procurar alimento.

¿Cómo lo logran? Al parecer, la clave se encuentra en dos variables: el viento y la elevación. Los especialistas concluyen que las aves aprovechan las mejores condiciones atmosféricas para reducir los costos de energía durante el vuelo, pero que no se trata de una cuestión azarosa: seleccionan las rutas de acuerdo a estas condiciones e incluso son capaces de modificar los itinerarios para encontrar las características ideales.

Los especialistas estudiaron las rutas durante nueve años, obteniendo la información atmosférica global que les permitió identificar los criterios empleados por las aves para seleccionar sus rutas de migración sobre el mar abierto. Por ejemplo, hallaron que la mayoría de las especies opta por períodos temporales y zonas de vuelo que les garanticen condiciones favorables de elevación.

Las aves optimizan al máximo el apoyo del viento al seleccionar sus rutas de cruce marítimo, en tanto que eligen una mayor elevación cuando disponen de un apoyo de viento adecuado. Esto significa que las «rutas inteligentes» que siguen las aves se sustentan en una combinación entre los dos factores: el viento y la elevación.

El rol de la elevación

¿Por qué es tan importante la elevación? Las condiciones propicias de elevación permiten que la travesía por mar sea menos exigente en términos energéticos, al reducir la resistencia. Aunque anteriormente se pensaba que el impacto de la elevación era débil o ausente sobre la superficie del mar, la nueva investigación ha demostrado que cumple un rol importante para las aves.

Por otro lado, los descubrimientos también confirman que muchas aves terrestres dependen del apoyo atmosférico para completar sus migraciones sobre el mar abierto, marcando la vulnerabilidad que presentan frente a cualquier cambio en los patrones de circulación atmosférica de la Tierra.

Referencia

Si deseas conocer más; cliquea en el siguiente link;

The interplay of wind and uplift facilitates over-water flight in facultative soaring birds.

Imagen de portada: un halcón de Eleonora sobrevolando el islote de Alegranza, en el Océano Atlántico. A pesar de ser poderosos voladores, los halcones son muy selectivos de los vientos de apoyo durante la migración transoceánica. Crédito: Wouter Vansteelant.

FUENTE: TENDENCIAS – Por Pablo Javier Piacente – Aves terrestres/elevación/rutas de vuelo/viento/vuelos transoceánicos.

Científicos descubren un pato que habla.

Un científico neerlandés ha descubierto antiguas grabaciones de un pato almizclero imitando la frase «You bloody fool!» («¡Maldito tonto!»), aprendida cuando fue criado por humanos en un parque de aves australiano.

El científico de la Universidad de Leiden, Carel Ten Cate, dijo que lo interesante de la expresión vocal del ave acuática, apodada «Ripper», no era tanto el mensaje, sino el hecho que pudiera imitar a los humanos.

«Definitivamente se basa en la voz humana, aunque la pronunciación es un poco extraña, que podría ser el acento australiano, no lo sé», dijo Ten Cate, que publicó sus hallazgos en la revista de investigación biológica Philosophical Transactions of the Royal Society.

Dijo que al principio se había preguntado si las grabaciones, realizadas en la década de 1980, podrían ser un engaño, pero fueron realizadas por el ornitólogo Peter Fullagar, coautor del artículo. 

Las grabaciones se habían guardado en un archivo de sonido y se habían consultado ocasionalmente hasta que Ten Cate las redescubrió en el curso de su investigación sobre el aprendizaje vocal en las aves.

Ten Cate dijo que Ripper tenía algo más en su repertorio: también podía hacer un ruido como el de una puerta que se cierra y su pestillo haciendo clic.

Algunas especies de animales, sobre todo aves como los loros y los pájaros cantores, son capaces de imitar el habla humana. Pero el fenómeno es raro, aunque algo más común en animales criados por humanos.

«Encontrar una especie ajena a estos grupos (…) en un pato, es bastante extraordinario. Se trata de un hecho evolutivo independiente de la capacidad de aprendizaje vocal, lo cual es muy especial», afirma Ten Cate.

Imagen de portada: Gentileza de Ámbito

FUENTE: Ámbito – Información General – Noticias del Mundo

El tesoro de las plumas más caras del mundo

Ave marina de los océanos, el eider -de donde proviene la palabra edredón- deja tras de sí un tesoro natural contra el frío: una de las fibras naturales más calientes del planeta, a la vez ligera y muy aislante.

En una isla perdida de la bahía de Breidafjordur, en la costa oeste de Islandia, se está llevando a cabo una cosecha milenaria: la de las lujosas plumas de eider, que se venden en varios miles de euros el kilo para hacer los mejores edredones del mundo.

Como cada verano, cerca de 400 agricultores islandeses excavan en las rocas, en la arena o en las hierbas altas para encontrar plumas grises de este pato polar que, a partir de mayo, anida en estos hermosos paisajes marinos poco poblados.

«Cuando hay huevos, sólo se toma una parte de las plumas. Y cuando el eider ya dejó el nido, se recupera el resto», explica a la AFP Erla Fridriksdottir, presidenta de King Eider, uno de los principales exportadores del país.

Ave marina de los océanos, el eider -de donde proviene la palabra edredón- deja tras de sí un tesoro natural contra el frío: una de las fibras naturales más calientes del planeta, a la vez ligera y muy aislante.

La hembra, de plumaje marrón oscuro con manchas negras, tapiza su nido con plumas de su pecho para aislarlo durante la incubación.

Se necesitan unos sesenta nidos para obtener un kilo de plumas, mientras que cada edredón necesita entre 600 y 1.600 gramos según la calidad elegida.

La cosecha mundial de este producto de archilujo no supera las cuatro toneladas, de las cuales tres cuartas partes proceden de Islandia, de lejos el mayor productor mundial por delante de Canadá y de otros países ribereños del Polo Norte.

En la isla de Bjarneyjar, generaciones enteras se afanan en descubrir los nidos. Una tradición local que habría comenzado en Islandia durante la colonización vikinga venida de Noruega, a finales del siglo IX.

Desde 1847, el eider está totalmente protegido en Islandia. Su caza y la utilización de sus huevos están prohibidas.

Existen otros predadores, como las gaviotas, cuervos, águilas, visones y zorros, pero la especie sabe protegerse según los especialistas.

Una vez cosechadas, las plumas se secan al aire libre para evitar el moho, y luego los empleados de Erla comienzan la primera etapa de su limpieza en un enorme horno, a una temperatura de 120 C durante ocho horas.

«Cuando las plumas llegan aquí, están llenas de hierba, cáscaras de huevo y todo tipo de restos provenientes del océano. Las ponemos en el horno para matar cualquier organismo», explica a la AFP Pall Jonsson, a cargo de las máquinas en el taller situado en la pequeña ciudad vecina de Stykkisholmur.

En una segunda fase, las máquinas rotativas eliminan las plumas de otras suciedades comprimiéndolas contra una delgada malla metálica.

El toque final es llevado a cabo por manos expertas, que ninguna tecnología puede sustituir. Incluso los más experimentados necesitan entre cuatro y cinco horas de trabajo para limpiar a mano un kilo de plumas.

Éstas son finalmente lavadas con agua y desinfectadas, también a mano, antes de ser secadas.

Según la Oficina Internacional de la Pluma, la producción de plumas de eider, de prestigio mundial, no representa más que una gota de agua en la producción mundial de plumas, estimada en 175.000 toneladas anuales.

Además de su rareza geográfica, el recorrido que realiza la pluma de eider -desde su recogida manual hasta su limpieza rigurosa- explica su elevado precio. Un simple edredón que contiene 800 gramos de plumas se vende en 640.000 coronas islandesas (5.120 dólares).

¿Los clientes? «A menudo son amantes de la naturaleza y personas que se preocupan por el medio ambiente», porque «es la única pluma que se cosecha, las demás son a menudo subproductos de la industria alimentaria», explica Erla Fridriksdottir.

Su empresa islandesa exporta principalmente a Japón y Alemania.

FUENTE: Ámbito – Noticias del Mundo

Estorninos: la voraz especie invasora que llegó a Estados Unidos por culpa de Shakespeare

Una fría mañana de marzo de 1890, el farmacéutico y aficionado al teatro Eugene Schieffelin se dirigió al Central Park de Nueva York cargado con jaulas llenas de pájaros.

Motivado por su afición a la obra de William Shakespeare, Schieffelin abrió las jaulas y liberó a los pájaros.

Pero lo que ocurrió después, cambió la ecología de Estados Unidos para siempre.

¿Qué tiene que ver exactamente el dramaturgo británico con un problema ambiental en suelo estadounidense?

Aves y teatro

Los pájaros aparecen a menudo en las obras de teatro y poemas de Shakespeare.

60 especies de aves aparecen en las obras de Shakespeare.

«(Shakespeare) usa a los pájaros para expresar la profundidad del sentimiento romántico en Romeo y Julieta. Los usa para expresar el chillido de búhos en la noche en Macbeth y el Rey Lear. Los usa con finalidad dramática», le dijo a la BBC Drew Lichtenberg, de la Shakespeare Theater Company.

Chovas, cuervos, cormoranes, búhos, ruiseñores y alondras figuran entre las 60 especies que aparecen en las obras del dramaturgo británico, que durante siglos inspiraron a los amantes de las aves.

Schieffelin amaba a los pájaros y también amaba la obra de Shakespeare.

Inmigrante alemán, era miembro de la Sociedad Estadounidense de Aclimatación, que tenía como objetivo introducir plantas y aves de Europa en el «Nuevo Mundo», para generar comodidad y familiaridad en la nueva nación de América.

Así que, juntando sus dos pasiones, Schieffelin decidió que sería una gran idea introducir la mayor cantidad posible de los pájaros mencionados por el dramaturgo en América del Norte.

Aquella mañana de invierno de 1890, liberó 60 estorninos en Central Park con la esperanza de que pudieran reproducirse.

La Sociedad Estadounidense de Aclimatación ya había liberado otras especies de aves -algunas de las que comúnmente se encuentran en las obras de Shakespeare, como los ruiseñores y las alondras— pero ninguna había sobrevivido.

Un año después, Schieffelin lanzó 40 estorninos más.

No había muchas razones para pensar que los estorninos tendrían mejor suerte que los intentos con las otras especies… pero aquel centenar de estorninos sí logró prosperar.

Desafortunadamente.

Un desastre en los campos y en el aire.

Ahora hay alrededor de 200 millones de estorninos en América del Norte.

Agresivos y corpulentos, causan devastación en hábitats y en los cultivos de los agricultores.

Se estima que, cada año, esta especie invasora causa casi US$1.000 millones en daños a cosechas, particularmente árboles frutales.

Estornino comiendo una fruta.

FUENTE DE LA IMAGEN, – GETTY IMAGES

Los estorninos causan pérdidas millonarias en cosechas de frutas.

Son tan engorrosos que figuran entre las pocas especies de aves que no están protegidas por ley.

Pero además son un gran problema para el mundo de la aviación.

Cuando un grupo de estorninos choca contra un avión los efectos son devastadores.

En 1960 causaron el accidente por golpe de pájaro más mortal de la historia de la aviación.

Las aves entraron en los motores de un avión cuando despegaba del aeropuerto Logan de Boston, y la aeronave se estrelló, matando a 62 personas.

Una plaga

En EE.UU. hubo varios intentos para acabar con ellos en más de un siglo.

La gente les ha disparado, ha tratado de envenenarlos, atraparlos o asustarlos.

En los años 40, la Casa Blanca incluso probó altavoces que emitían sonidos de búho y las columnas alrededor del Capitolio estaban equipadas con cables electrificados.

Bandada de estorninos.

FUENTE DE LA IMAGEN, GETTY IMAGES

Los estorninos vuelan en bandada, y dejan en el cielo curiosas formas.

Nada funcionó. La población de estorninos siguió creciendo y se convirtió en una plaga.

Hay algunos factores que explican por qué la población de estorninos ha crecido tanto.

Para empezar, su gregarismo los protege frente a aves depredadoras más grandes.

Además, los estorninos acosan y expulsan a otras aves de sus nidos.

De hecho, los científicos creen que hay una correlación entre la gran cantidad de estorninos y el declive de especies nativas como el pájaro carpintero carirrojo, el vencejo y el azulejo.

Son una especie omnívora, por la que puede explotar una amplia gama de alimentos, desde invertebrados, hasta semillas y frutas.

Su visión binocular combinada con las características de su pico les permite encontrar alimentos en climas más fríos mejor que otras aves, lo que significa que no tienen que migrar a climas más cálidos en invierno.

Irónicamente, a diferencia de otras aves mucho más presentes en su obra, Shakespeare solo menciona a los estorninos una vez en «Enrique IV».

Hotspur se rebela contra el rey y piensa en formas de atormentarlo, y fantasea con la idea de enseñarle a un estornino a decir «Mortimer», el nombre de uno de los enemigos del rey.

Y, sin embargo, esa única mención es la causante de un auténtico desastre ambiental.

FUENTE: BBC NEWS MUNDO – Naturaleza