Enemigo común

Reías tanto mientras
yo te corría
tratando alcanzarte
sin suerte,
eramos jóvenes
donde todo nos era posible.

Hoy seguimos juntos
nos cuidamos cada día,
el uno al otro
como en aquella época,
ya que hoy enfrentamos
a un enemigo
común tan invisible
que contagia y mata.

Alcohol, lavado de manos,
ventilacion no es novedad
para nosotros solo costumbre
hacerlo o usarlos,
cada día de la vida.

Nos prometimos
no quedarnos quietos,
sos vos o ambos
que cuidamos el jardín,
en el otoño necesita
mucho más cuidado,
nos reímos mucho
trayendo recuerdos
de un tiempo
que pasó,
pero su huella, dejó.

Nuestra sesión
de yoga más meditacion
en ayunas cada día
nos lleva la primera hora,
de cada amanecer

Luego él desayuno de reyes
que preparas
despues a pasear
por la plaza cercana,
gozando del aire perfumado
atrasado de los tilos.

Sabemos que este
enemigo invisible,
no tiene vencimiento,
por ello tenemos claro
que nuestra mejor vacuna
será nuestra actitud
y el amor que nos brindamos.

Solo extrañamos
los abrazos de los nietos,
pero ello nos dan
el mejor regalo al cuidarnos,
con su ausencia.

Nada, es para siempre…

La ineficacia neoliberal

Brasil: ‘El impacto psicológico del COVID-19 en los profesionales de la salud es devastador’

La falta de suministros de oxígeno y el colapso del sistema sanitario en Manaos, con más de 150 muertes diarias a fines de enero, han tenido un efecto trágico en la salud mental de los profesionales de la salud. Alvaro Palha, coordinador de Actividades de Salud Mental relata en primera persona su experiencia trabajando con estos profesionales en el Amazonas.

16.03.2021 – Por Alvaro Palha, coordinador de Actividades de Salud Mental de MSF Manaos, Brasil.

Hay algunos acontecimientos que quedan grabados en la historia, que marcan un antes y un después. Para las personas en el estado de Amazonas en Brasil, una tragedia sucedió por primera vez el año pasado, pero una más profunda llegó durante la segunda semana de enero de 2021.

En mayo de 2020, el sistema de salud del estado colapsó por primera vez: en promedio, más de 60 personas morían todos los días como resultado del COVID-19 y las escenas de las fosas comunes fueron muy difundidas. Sentí que esas imágenes eran lo peor que nos podía hacer la pandemia. A partir de entonces, el número de casos descendió, y aún con la crisis presente, la impresión general era que lo peor ya había pasado. Lo que vino después mostró que, lamentablemente, eso no era cierto.

El número de casos y muertes comenzó a acelerarse drásticamente a finales de diciembre. A mediados de enero se produjo el segundo colapso. Los y las pacientes de la región, que por la Selva Amazónica se conoce popularmente como los “pulmones del mundo”, fallecieron por falta de oxígeno.

Llegué a Manaos a finales de enero con un equipo de psicólogos y psicólogas de Médicos Sin Fronteras (MSF) y juntos hemos visto de cerca el impacto que la tragedia en el Amazonas sigue teniendo en las y los profesionales de la salud.

En los relatos que ahora recibimos, hay referencias recurrentes a los días 13, 14 y 15 de enero. Fue en estas fechas cuando se agotó el oxígeno en algunas instalaciones de salud, luego de un aumento exponencial de la demanda de este insumo.

Era una situación para la que nadie podría haberse preparado. Escuchamos cómo un profesional de la salud vio a uno de sus colegas sentado en el suelo, llorando y abrazando cilindros de oxígeno vacíos. La escena simboliza la frustración de quienes vivieron estos momentos: tener energía y saber ayudar a los y las pacientes en agonía, pero simplemente no tener los medios para hacerlo.

El número promedio de muertes diarias en Amazonas se disparó a más de 100 a mediados de enero. Incluso después de que se estabilizaron los suministros de oxígeno, aproximadamente una semana después, el impacto de un número mayor de casos graves siguió golpeando al sistema de salud colapsado. A eso se sumaba la imposibilidad de trasladar a Manaos a pacientes del interior que necesitaban cuidados intensivos porque simplemente no había camas hospitalarias disponibles en la capital. El pico se alcanzó con más de 150 muertes diarias hacia fines de enero, luego descendió y volvió a alrededor de 50 a finales de febrero.

El impacto emocional que sufren las personas que trabajan en los centros sanitarios que apoya MSF es devastador. Mi equipo trabaja en una unidad de emergencia y en el Hospital 28 de agosto, el hospital público más grande del Amazonas. Hemos tratado de brindar apoyo de salud mental no solo a personal médico y de enfermería, sino a todas y todos los que están en primera línea, incluido el personal administrativo, de seguridad y de limpieza.

El impacto emocional que sufren las personas que trabajan en los centros sanitarios es devastador. Para muchos, las heridas psicológicas permanecen abiertas y otros no se han permitido hacer el duelo. 06/02/2021 © MSF

Una cosa que destaca es que muchos trabajadores y trabajadoras de la salud ya han perdido a algún pariente por COVID-19. La preocupación de contagiarse es grande, pero nada puede vencer el miedo casi unánime de llevarse la enfermedad a casa, afectando a algún familiar.

Actuamos rápidamente con una estrategia que involucró mapear las necesidades y ofrecer apoyo inmediato a quienes nos preguntaron. Las prácticas de acompañamiento individual y grupal se están realizando en las unidades de salud y también de forma remota, en el caso de los trabajadores que se encuentren ausentes y también necesiten asistencia.

Lo cierto es que la necesidad de apoyo psicológico estará presente durante algún tiempo. Por eso queremos contribuir, para que este servicio continúe en el mediano y largo plazo, con estrategias realizadas por organizaciones y servicios locales. En este sentido, el trabajo de MSF implica la formación en primeros auxilios psicológicos y la presentación de recomendaciones técnicas a los gestores sanitarios locales.

Nos encontramos con personas que están de baja por motivos de salud y simplemente no pueden ingresar físicamente a su lugar de trabajo. Para algunas de estas personas, las heridas psicológicas permanecen abiertas y volver a la rutina diaria en este punto es simplemente imposible.

En otras situaciones, lo que vemos es la determinación de seguir adelante, sin dejar espacio para el duelo. Hubo quienes perdieron familiares dentro de la unidad donde trabajan. Informada de la muerte, la persona se ocupó de algunos trámites burocráticos pero dejó que otros familiares se encargaran de los arreglos del funeral porque sintieron la urgencia de volver al trabajo.

Otra persona, que perdió a su cónyuge y siguió trabajando con normalidad y sin descanso, nos ha dicho: “Sé que tengo que hablar contigo, pero ahora no puede ser”.

Sabemos que cuando el duelo no se resuelve, existe una tensión con tomarse el tiempo necesario para reorganizar emocionalmente la vida en ausencia del fallecido. Esta tensión, cuando no se reconoce y aborda, puede aparecer de otras formas. Es esencial tener tiempo y espacio para dejar salir estos sentimientos, y el papel más importante que tenemos mis colegas y yo en este momento es estar disponibles para apoyar a las personas en esto.

Fuente: Médicos sin Fronteras

¿Cuál es la razón de seguir sembrando miedo?

Crisis sanitaria

Un estudio hecho a sobrevivientes de COVID arrojó que un tercio tiene problemas neurológicos

Fue realizado a 230 mil pacientes. Los dos síntomas más diagnosticados fueron la ansiedad y la depresión.

Un estudio hecho con 230 mil sobrevivientes de COVID arrojó que alrededor de un tercio de los pacientes analizados había tenido problemas neurológicos o psiquiátricos hasta seis meses después de recuperarse de la enfermedad.

Para los especialistas, los resultados sugieren que, una vez finalizada la pandemia, podría verse una ola de pacientes con problemas mentales. Los hallazgos fueron publicados en el journal científico The Lancet. 

El estudio, del que participaron mayoritariamente pacientes de Estados Unidos, reveló que la ansiedad y la depresión fueron los dos síntomas más diagnosticados, de un total de 14 que registraron.

El 17% de los analizados exhibió síntomas de ansiedad, mientras que el 14% tuvo depresión. Estos resultados se vieron en todo tipo de personas, más allá de la severidad del cuadro de COVID que hubiera sufrido. 

En los pacientes que sí atravesaron cuadros más severos de COVID, hubo más casos de accidentes cerebro vasculares (ACV) y otros desórdenes neurológicos.

Un estudio hecho el año pasado por los mismos investigadores arrojó que un 20% de los pacientes que sobrevivían al coronavirus habían desarrollado un problema psiquiátrico en 3 meses. 

“Si bien el riesgo individual para la mayoría de los trastornos es pequeño, el efecto en el conjunto de la población podría ser importante”, afirmó a Reuter Paul Harrison, un profesor de psiquiatría de la Universidad de Oxford que codirigió este estudio.

Según los registros, un 34% de los pacientes analizados sufrió secuelas mentales luego de recuperarse de COVID. Los investigadores señalaron que este tipo de problemas eran mucho más común en personas que se recuperaban de COVID que de la gripe u otras enfermedades respiratorias.

Esto sugeriría que la COVID juega un rol preponderante en la aparición de este tipo de problemas. Para algunos investigadores, los resultados del estudio son preocupantes. 

“Se trata de un estudio muy importante. Confirma más allá de toda duda razonable que la COVID-19 afecta al cerebro y a la mente en igual medida”, afirmó Simon Wessely, docente de psiquiatría del King’s College de Londres.El 17% de los analizados exhibió síntomas de ansiedad, mientras que el 14% tuvo depresión. Estos resultados se vieron en todo tipo de personas, más allá de la severidad del cuadro de COVID que hubiera sufrido. 

En los pacientes que sí atravesaron cuadros más severos de COVID, hubo más casos de accidentes cerebro vasculares (ACV) y otros desórdenes neurológicos.

Un estudio hecho el año pasado por los mismos investigadores arrojó que un 20% de los pacientes que sobrevivían al coronavirus habían desarrollado un problema psiquiátrico en 3 meses. 

“Si bien el riesgo individual para la mayoría de los trastornos es pequeño, el efecto en el conjunto de la población podría ser importante”, afirmó a Reuter Paul Harrison, un profesor de psiquiatría de la Universidad de Oxford que codirigió este estudio.

Según los registros, un 34% de los pacientes analizados sufrió secuelas mentales luego de recuperarse de COVID. Los investigadores señalaron que este tipo de problemas eran mucho más común en personas que se recuperaban de COVID que de la gripe u otras enfermedades respiratorias.

Esto sugeriría que la COVID juega un rol preponderante en la aparición de este tipo de problemas. Para algunos investigadores, los resultados del estudio son preocupantes. 

“Se trata de un estudio muy importante. Confirma más allá de toda duda razonable que la COVID-19 afecta al cerebro y a la mente en igual medida”, afirmó Simon Wessely, docente de psiquiatría del King’s College de Londres.

CARTA ABIERTA DE UNA ENFERMA DE COVID PERSISTENTE.

Es posible que sean unos de los grandes olvidados de esta pandemia. Son los enfermos de Covid persistente , personas que llevan meses soportando los síntomas del virus y la angustiosa incertidumbre de si toda esta sintomatología que padecen les abandonará o no algún día. El hecho de no estar graves les condenó, en el mejor de los casos, a la última posición de la cola de la atención sanitaria en la primera ola. Y durante la segunda ola su situación no mejoró en demasía, relegados casi a la misma posición.

Observan con cierta esperanza la creación de unidades específicas de enfermos de Covid persistente, con la de los hospitales Germans Trias i Pujol y Bellvitge, pero son conscientes de que todavía queda una ardua travesía por recorrer con la incógnita de si las instituciones sanitarias les acompañarán en ese difícil tránsito.

El que sigue es el relato de una enferma de Covid persistente que lleva ocho meses soportando los estragos del virus. Es una llamada de auxilio, un grito de alerta que tiene por objetivo evitar que este colectivo de enfermos caiga en el olvido.

Luchamos para curarnos, por nuestros derechos como Covid persistentes

Lo menos importante de esta carta es mi nombre. Podría ser Cristina, Lara, Eva, Marta, Álvaro, Aitor, Carles, Sílvia, Anna, Dolors …

Soy una Covid persistente, una de las muchas personas que contrajimos la Covid-19 durante la primera ola de la pandemia, a mediados de marzo. Las abandonadas.

Hace ocho meses que lucho para curarme”

Ocho meses después aún sufro síntomas persistentes, aún arrastramos síntomas persistentes que incapacitan nuestro día a día, las relaciones sociales y la actividad laboral. La vida.

Hace ocho meses que lucho para curarme. Luchamos para curarnos, para volver a ser las personas que éramos antes de caer enfermas. Sin síntomas ni secuelas.

A principios de marzo, como muchos de los Covid persistentes de la primera ola, era una persona sana, sin patologías previas y con toda una vida por delante. Hablo de mí, de ti, de ellos, de un vosotros y de un ellos.

La incertidumbre es la piedra más puntiaguda de este largo camino de la enfermedad”

El nosotros, lo hemos construido día a día desde mediados de mayo, cuando nos agrupamos en la plataforma Afectades i afectats persistents per la Covid-19 y empezamos a cooperar con otras comunidades como Madrid, Andalucía, Euskal Herria y València, donde también había casos como los nuestros. Hemos construido una red colaborativa que nos ayuda a visibilizarnos. ¡A cuidarnos!

Nuestro recorrido no es más doloroso que el de los enfermos de la Covid-19 que han tenido que ser ingresados o intubados o que han pasado mucho tiempo en la UCI. Seguro que no lo es. Pero, posiblemente, la incertidumbre es la piedra más puntiaguda de este largo camino de la enfermedad.

Nadie sabe decirnos qué nos pasa y cuándo podremos recuperar la salud que teníamos antes de la Covid-19”

Hace muchos meses que arrastramos sintomatología compatible con el maldito virus, mayoritariamente sin ninguna patología grave a priori, pero con el inconveniente de que nadie sabe decirnos qué nos pasa y cuándo podremos recuperar la salud que teníamos antes de la Covid-19. Sin ciclos de recaídas, sin febrícula, sin ninguno de los síntomas que nos despiertan cada mañana. Necesitamos fortaleza y valentía en dosis muy altas, para no dejarnos arrastrar por el desánimo en la (re)caída. Somos las resilientes que no nos detenemos, aunque seguimos enfermas.

Vivimos en una montaña rusa cíclica, en un proyecto de vida que hemos tenido que reaprender: cambiar la alimentación, gestionar la energía que consumimos, adaptarnos, mientras los síntomas no se van, a vivir el día a día como un carpe diem permanente. Las recaídas siempre vuelven sin avisar y no las podemos predecir. Son inciertas e inesperadas como una granizada de verano y no te puedes preparar para sostenerlas.

Vivimos en una montaña rusa cíclica, en un proyecto de vida que hemos tenido que reaprender”

Nuestro afán es pedir que se cambien los protocolos rígidos e inflexibles que el Departament de Salut implementó en los Centros de Atención Primaria y los hospitales de nuestro país al principio de la pandemia.

A las personas con sintomatología leve o moderada se nos pidió que nos quedáramos en casa, porque no había suficientes camas en las Unidades de Cuidados Intensivos, no tenían pruebas PCR para toda la población y las pocas pruebas que había eran para las personas graves o para el personal sanitario. Estábamos ante un débil sistema sanitario que no estaba preparado para afrontar la pandemia con todas las herramientas necesarias. Y nos corresponsabilizamos.

Luchamos contra aquellos profesionales médicos que no nos quieren escuchar”

Y luchamos con algunos profesionales médicos que nos escuchan y quieren saber qué nos pasa, porque saben que, a nuestro lado, pueden aprender cómo evoluciona el virus y cómo actúa. Todavía hay mucho camino por recorrer y lo sabemos. Nos gusta poder participar en la búsqueda y la investigación y volver a corresponsabilizarnos con el sistema de salud y con la investigación. Y luchamos contra aquellos profesionales médicos que no nos quieren escuchar, que creen que tenemos problemas de ansiedad o de depresión y que no entienden que, los síntomas persistentes, siguen viviendo en nuestro cuerpo durante mucho tiempo.

Nos sentimos abandonadas por la sanidad pública en la primera ola de la pandemia porque éramos pacientes leves o moderados y se pensaba que podríamos vencer el virus en casa. Ahora, después de ocho meses, pretenden excluirnos con la excusa de que no tenemos pruebas científicas PCR o serológicas positivas cuando los estudios publicados en todo el mundo ponen en tela de juicio las pruebas y su tempo en la realización. Aún tenemos que lidiar con muchos médicos y médicas incluso cuando la clínica de la enfermedad es de una evidencia irrefutable.

La estigmatización es una sombra larga y tenebrosa que nos afecta a nivel emocional, laboral y social”

Si algo nos ha enseñado la Covid-19 a los portadores de larga duración es a ser resilientes, pacientes y persistentes. Venceremos la persistencia del virus y persistiremos en la reclamación de nuestros derechos sanitarios.

La estigmatización es una sombra larga y tenebrosa que nos afecta a nivel emocional, laboral y social a muchas de las persistentes. Hoy en día, una parte muy importante de la población no acepta una realidad que no podemos cambiar: seguimos enfermas e incapacitadas. La tarea pedagógica no nos corresponde a nosotras, estamos enfermas y bastante hacemos en defender a los nuestros y cuidarnos entre nosotras. La responsabilidad es del Departament de Salut, que es quien debe velar para ofrecer atención sanitaria a toda la ciudadanía por igual.

Sin nuestra red de apoyo, los Covid persistentes no hubiéramos podido resistir”

También los medios de comunicación, que tienen que tratar con respeto a los Covid persistentes. Entre un 10% y un 15% de enfermas de Covid-19 no se curan después de 10 o 15 días. No, compañeros, no es eso. Seguimos enfermas con la incertidumbre de no saber cuándo y cómo nos vamos a curar, cuándo y cómo recuperaremos nuestra vida anterior.

Lo que sí sé como Covid persistente es que, la mejor medicina mientras no haya investigación específica sobre la Covid de larga duración, pasa por la honestidad, la empatía, la escucha activa y el respeto.

Sin el apoyo incondicional de la familia y de los amigos, el infierno habría sido devastador. Sembradas de dudas, de dolores, de ahogos, de febrícula continuada, sin nuestra red de apoyo, los Covid persistentes no hubiéramos podido resistir. Gracias a todas las redes de apoyo, continuad cuidándonos porque seguimos enfermas. Os necesitamos.

Seguimos enfermas, pero firmes; seguimos para curarnos”

Y lo más mágico de todo esto es que a pesar de los dolores, la febrícula y todos los síntomas de estos largos meses, una red de mujeres, que no nos conocíamos, hemos tejido complicidades, confianzas y cuidados a partes iguales. De forma generosa y comprometida, como sólo las mujeres sabemos hacer. Hemos dejado que la confianza activa guíe nuestras vidas y así hemos duplicado nuestras oportunidades y la sabiduría.

Os agradezco que nos leáis y que compartáis esta carta. El nosotros lo tenemos; es un colectivo de 1.200 personas en Catalunya; ahora nos falta la difusión que haréis vosotros, un vosotros lleno de complicidad. Seguimos enfermas, pero firmes; seguimos para curarnos.

Fuente: La Vanguardia. Josep Fita – Barcelona – 03-12-2020

Trastorno pandémico

Me contestaste en forma lacónica “un no se, veré"
cuando te pregunte adonde iríamos este verano,
si crees que puedo sorprenderme te aseguro que no
se que el temor te invade y ya lo has demostrado,
cuando a tus pacientes solo atiendes virtualmente,
toda compra la haces de manera digital y no sales
de la casa desde aquel lejano mes de marzo en que
se decretó el estado de cuarentena y aislamiento.

Parece ser que no te hubieras enterado de los cambios
graduales pero cambios al fin que han flexibilizado
mucho de aquello que te aterrorizó sin comprenderlo.

Me preocupa tu salud mental por la fobia a todo lo social,
que expresas tener pareciendo estar frente a una mujer distinta,
desconocida que vive como en su hermético castillo
por temor a contagiarse ante el menor roce con extraños.

Es uno de los tantos “daños colaterales” que produce
el aislamiento que en tu caso lo haces complacida,
como replicando “el síndrome de Estocolmo”,
donde la figura del secuestrador está plasmada
por ti en lo más profundo de tu mente enferma.

Lamento haber hecho esto, se que no te lo mereces
que no lo puedes controlar ni resolver fuera de tus cabales,
suena la sirena de la ambulancia viniendo a buscarte
para llevarte al neuropsiquiátrico para tratarte
y sacarte de esta paranoia que llegó para quedarse.

Vacuna de coronavirus: 6 interrogantes sobre la aprobación de Reino Unido de la vacuna de Pfizer y BioNTech.

Jamás una vacuna había tardado tan poco tiempo en ser desarrollada y autorizada para uso público.

Este miércoles, 10 meses después de desatarse la pandemia, Reino Unido aprobó la vacuna de Pfizer y BioNTech contra el coronavirus.

Fue el primer país del mundo en dar ese paso, aunque se espera que otros organismos tomen decisiones al respecto pronto.

En Estados Unidos, la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) decidirá si aprobar o no la vacuna a partir del 10 de diciembre. Su homóloga en Europa, la Agencia Europea del Medicamento (EMA), lo tiene previsto el 29 de este mismo mes.

Tras el anuncio de Reino Unido, la Unión Europea (UE) defendió su cautela, asegurando que su proceso se basa en un análisis de evidencia más exhaustivo que el de Reino Unido, en una línea similar a lo expresado por las autoridades sanitarias de EE.UU.

“Reino Unido no lo ha hecho tan cuidadosamente como nosotros”, defendió Anthony Fauci, científico jefe del equipo especial contra el coronavirus de la Casa Blanca, en declaraciones a la cadena Fox News, aunque luego se disculpó, asegurando que confiaba en el criterio de las autoridades británicas.

Desde el gobierno de Londres afirman que la vacuna está lista, que su uso es seguro y que cumplieron con todos los pasos del proceso para garantizar. De hecho, el país planea empezar a vacunar a partir del próximo 7 de diciembre.

Mientras el mundo mira atento a la primera campaña nacional de vacunación contra el covid-19, surgen varios interrogantes.

¿Por qué Reino Unido tomó esta decisión antes que cualquiera? ¿Qué tan rápido lograrán la inmunidad los británicos?

BBC Mundo responde a estas y otras preguntas:

¿Por qué Reino Unido aprobó la vacuna antes que la Unión Europea o Estados Unidos?

El ministro de Sanidad británico, Matt Hancock, asegura que el Brexit -la salida de Reino Unido de la UE- facilitó la decisión.

Pero Reino Unido sigue acogiéndose a las regulaciones de la EMA hasta el final del período de transición, que culmina el próximo 1 de enero.

La legislación europea sostiene que las vacunas las autoriza la EMA, pero recoge que cualquier país puede solicitar un procedimiento de emergencia que les permita distribuirlas temporalmente en su mercado interno.

La doctora June Raine, jefa ejecutiva de la Agencia Reguladora de Medicamentos y Productos Sanitarios de Reino Unido (MHRA, por sus siglas en inglés), dijo este miércoles que “autorizaron el suministro de la vacuna bajo la ley europea, vigente hasta el próximo 1 de enero”.

Raine aseguró que el trabajo de la MHRA británica se corresponde con “los estándares internacionales” y que, a pesar de ser los primeros en aprobar la vacuna, no se han saltado ningún paso.

“Nuestra rapidez o progreso se basó completamente en la disponibilidad de datos durante nuestra evaluación periódica, y en una revisión rigurosa y el asesoramiento independiente que recibimos”, dijo el miércoles.

2 ¿Se apresuró Reino Unido en su decisión como dice Fauci?

En medio de la difícil situación por la que pasan múltiples países a causa de la pandemia y los beneficios de empezar con la vacunación, políticos de otros países salieron a defender su mayor cautela y algunos científicos, como Anthony Fauci, en EE.UU., llegaron a considerar que Londres se había apresurado.

Reino Unido “realmente se precipitó con su aprobación”, manifestó Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas de EE.UU., en declaraciones a la cadena CBS.

“La manera en que funciona la FDA, la manera en que lo está haciendo, es la correcta”, defendió el experto en otra entrevista en Fox News.

“La idea no es ser el primero sino tener una vacuna segura y efectiva”, dijo por su parte el ministro de Sanidad de Alemania, Jens Spahn, en una conferencia de prensa.

La EMA europea explicó en un comunicado que usaba un método más lento que Reino Unido para aprobar las vacunas y consideró que su procedimiento es el “mecanismo más apropiado en la actual emergencia por la pandemia”.

Como explica la corresponsal en asuntos de Salud de la BBC Naomi Grimley, el mecanismo de la FDA sí es “diferente al de otros organismos del mundo”.

“Suele pedir a los fabricantes de vacunas su información en bruto y dedica tiempo volviéndola a analizar”, señala Grimely.

El organismo en Londres, por su parte, “se basa más en los informes de las propias empresas como ocurre con la EMA europea, con sede en Ámsterdam”.

No obstante, la política puede también explicar por qué la FDA no había dado luz verde, señala la corresponsal.

“En octubre, el presidente Trump presionó a las autoridades sanitarias para aprobar las primeras candidatas a vacunas antes del día de las elecciones [3 de noviembre], pero se resistieron a ello, temiendo que pudiera politizarse”.

La FDA fijo que quería revisar datos adicionales sobre la fase final de los ensayos antes de que las farmacéuticas pudieran recibir una aprobación de emergencia.

“Inevitablemente eso hizo que algunos argumentaran que EE.UU. se había visto envuelto en una revisión más detallada que la necesaria”.

Sin embargo, funcionarios de Reino Unido estiman que tanto Washington como Bruselas darán su aprobación pronto, señala la periodista.

3. ¿Cuáles pueden ser los efectos secundarios de la vacuna y por qué Reino Unido defiende que es segura?

La mayoría de los efectos adversos de la vacuna de Pfizer y BioNTech son leves, similares a los de otras vacunas y normalmente no duran más de un día, de acuerdo al profesor Munir Pirmohamed, presidente de la Comisión de Medicina Humana en Reino Unido.

Estos pueden incluir dolores musculares y leve subida de la temperatura.

La vacuna de Pfizer ha demostrado un 95% de efectividad en todos los grupos de edad analizados, incluyendo ancianos.

La británica MHRA, con gran reputación internacional, ha estado revisando datos preliminares sobre los ensayos de la vacuna desde junio y aseguró que el proceso de aprobación fue exhaustivo.

“Ninguna vacuna sería autorizada para su distribución en Reino Unido a menos que se cumplan los estándares esperados en seguridad, calidad y eficacia”, subrayan desde el organismo.

4. ¿Quiénes serán los primeros en vacunarse?

De forma similar a otros países con planes de vacunación, Reino Unido priorizará ciertos grupos de población.

Primero serán los ancianos en residencias y sus cuidadores, luego los mayores de 80 años y el personal sanitario y a partir de ahí se irá vacunando a todos los grupos de edad mayores de 50.

También se priorizará a aquellos que entre 16 y 64 años estén en grupos de riesgo por padecer dolencias previas.

El doctor Simon Stevens, jefe ejecutivo del servicio nacional de salud británico, confía en que la vacunación del primer grupo se complete en diciembre.

Según el Comité Conjunto de Vacunación e Inmunización de Reino Unido, los grupos prioritarios incluyen el 90-99% de población de mayor riesgo.

Las fortalezas y debilidades de las principales vacunas contra el coronavirus

A mayor edad, más probabilidades de enfermar de gravedad o morir por el virus. Dicho riesgo incrementa considerablemente a partir de los 70 años. 

Las personas con dolencias previas también son más vulnerables, señalan los expertos.

Tras la fase inicial, que incluye nueve grupos distintos, se iniciará una segunda fase de vacunación para más jóvenes.

5. ¿Qué tan rápido se logra la inmunidad con la vacuna de Pfizer y BioNTech?

En total, alrededor de un mes.

El compuesto de Pfizer y BioNTech se administra en dos dosis separadas por 21 días y la inmunidad total no se consigue hasta alrededor de una semana después de la segunda dosis, según explicó Jonathan Van-Tam, asesor médico del gobierno británico.

Pero de acuerdo al especialista, “tampoco puede asegurarse una protección total en cada persona. Dependerá de cada caso”, explicó a BBC Radio 5.

Otras vacunas pendientes de aprobación también requieren dos dosis, como la de Moderna y la de la Universidad de Oxford y AstraZeneca.

6. ¿Cuánto tiempo durarán las restricciones una vez comience la vacunación?

Reino Unido acaba de culminar su segundo confinamiento nacional. Ahora impuso un sistema de niveles de restricciones según la incidencia del virus en cada región del país.

Pero comenzar a vacunar no significa el fin de estas medidas.

Qué nivel de vacunación contra la covid-19 se necesita para volver a “la vida normal”

“Hasta que no comprobemos que la vacuna esté funcionando y que los números están cayendo, es muy probable que continúen las restricciones de protección durante un tiempo. Necesitamos estar muy seguros antes de decir a la gente que puede relajarse”, dijo Van-Tam en una conferencia de prensa el miércoles.

Los ensayos clínicos de Pfizer y otros fabricantes de vacunas han Cómo se comparan las vacunas en la Fase III de los ensayos clínicosdemostrado proteger a las personas de enfermar de gravedad por el nuevo coronavirus, pero todavía se desconoce si también detienen la transmisión.

Por otra parte, expertos consultados por BBC Mundo señalan que para empezar a hablar de una supuesta normalidad, primero debe alcanzarse un 70% de inmunidad poblacional.

Algunas predicciones en Reino Unido o España, por ejemplo, esperan conseguir dichos porcentajes entre la primavera y el verano de 2021.

Pero los expertos advierten que para volver a la completa normalidad, los porcentajes deben darse en toda la población mundial. Esto puede tomar varios meses e incluso años, especialmente en los países con menos recursos o en vías de desarrollo.

Fuente: Redacción BBC News Mundo – 3/12/2020

La perspectiva del neurocientífico Pedro Bekinschtein sobre el trabajo publicado en “Nature Neuroscience”

Coronavirus: investigan si podría ingresar al cerebro a través de la nariz  

Investigadores alemanes realizaron autopsias en cerebros de 33 pacientes fallecidos por covid. El avance podría explicar los síntomas neurológicos que ocasiona la enfermedad, mejorar el diagnóstico y las estrategias de prevención.

Este lunes, una investigación publicada en la prestigiosa revista Nature Neuroscience  planteó que el Sars CoV-2 podría ingresar en el cerebro de los infectados a partir de la nariz. El trabajo fue desarrollado por un equipo de investigadores del Charité, uno de los hospitales universitarios más grandes de Europa, que forma parte de la Facultad de Medicina de la Universidad Libre de Berlín y de la Universidad Humboldt de la misma ciudad. Para arribar a tal resultado, realizaron autopsias a 33 pacientes fallecidos por  covid-19 y hallaron ARN viral y otras proteínas alojadas en sus cerebros y nasofaríngeas.

Si en el corto plazo se sumarán más trabajos para comprobar esta hipótesis, el avance podría explicar los síntomas neurológicos que algunos pacientes evidenciaron, así como también, ser fundamental para el diagnóstico y la aplicación de nuevas medidas de prevención.

Pues el principio es sencillo y vale para todas las disciplinas: a mayor conocimiento básico de estructura y funcionamiento, mayores serán las chances de diseñar mejores estrategias de mitigación y control del patógeno.


“A partir de las autopsias descubren proteínas virales en el cerebro pero hasta ahora no se explica en detalle cómo llegaron allí. Para eso deberían ver cómo el virus se propaga de una célula a otra y los pacientes explorados ya fallecieron. Sin embargo, tienen una hipótesis: puede ser que el Sars CoV-2 infecte a las células nerviosas (sensoriales) a través del sistema olfativo”, describe el biólogo e Investigador del Conicet en el Instituto de Neurociencia cognitiva y traslacional, Pedro Bekinschtein. Luego, continúa con el detalle y advierte: “De todas maneras, para poder infectar de forma amplia al sistema nervioso, el Sars CoV-2 debería poder dividirse y producir partículas virales en esa región. En efecto, tendría que poder llegar al núcleo de las neuronas. Que hayan encontrado ARN del virus no implica necesariamente que pueda replicarse en el  cerebro”.


La covid-19 es una enfermedad muy compleja porque, de acuerdo a lo que se ha descubierto –en estos meses de avances científicos a un ritmo frenético– no solo afecta al sistema respiratorio sino también al sistema nervioso central.

Por este motivo, al dolor de garganta, la fiebre y otros síntomas característicos, también suelen sumarse la pérdida del olfato y del gusto, la fatiga y las náuseas. Hasta la fecha, algunos estudios habían advertido la presencia de ARN mensajero del patógeno en el cerebro y en el líquido cefalorraquídeo. No obstante, no estaba muy en claro cómo es que el virus coloniza estas regiones del organismo. La presente investigación suma su granito de arena.


Cómo investigaron


Los investigadores e investigadoras a cargo del proyecto exploraron, a partir de autopsias, los cerebros de 22 hombres y 11 mujeres, que tenían –en promedio– 71,6 años y habían estado internados 31 días aproximadamente.

También concentraron su atención en la nasofaringe de los fallecidos (parte superior de la garganta detrás de la nariz), porque creían que podría ser un foco de contagio y de replicación del Sars CoV-2. De acuerdo al análisis, localizaron ARN viral y de varias proteínas en el cerebro y la nasofaringe, así como también partículas de virus intactas en esta última. Los niveles más altos de carga del virus se relacionaron, a su vez, con la membrana mucosa olfativa, sitio en el que se hallan las células nerviosas que habilitan el olfato, uno de los sentidos que se ve obstruido en algunos pacientes con la enfermedad.


“Existen muchos patógenos que ingresan a través de diferentes canales –como las terminales nerviosas– y llegan al cerebro. Los virus como el herpes o la rabia constituyen ejemplos al respecto. Viajan a través del nervio y pueden arribar a las neuronas, de lo contrario no habría manera de que afectasen al sistema nervioso central”, señala el especialista. 

“Tendrían que inyectarse el virus dentro del cerebro para que ello ocurriera”, bromea con una hipótesis de ficción el divulgador científico y reciente ganador del Premio Estímulo, que otorga la Fundación Bunge y Born.


Los autores también identificaron proteínas virales (que funcionan como puerta de acceso para liberar el genoma viral en el interior de la célula humana) en ciertos tipos de células de la capa mucosa olfatoria. En este caso, el virus podría aprovechar la proximidad respecto del tejido endotelial y nervioso para ingresar al cerebro.

Por otra parte, reportaron la presencia de Sars-CoV-2 en otras áreas del sistema nervioso, incluida la médula oblonga, es decir, el principal centro de control de las funciones respiratorias y cardiovasculares del cerebro.


Otras lupas sobre el cerebro


El Sars CoV-2 no solo complica a los pulmones sino también a las neuronas. El virus afecta en términos primarios al sistema nervioso y causa trastornos mentales, la perturbación de la memoria, cansancio y confusiones frecuentes. A principios de octubre, un preprint en bioRxiv (la investigación no fue chequeada por pares aún) afirmaba que el Sars CoV-2 podría ocasionar una obnubilación denominada  “niebla mental”.

Dicho estado podría perjudicar las rutinas personales y laborales de aquellos individuos que sobrevivieron a la enfermedad e, incluso, en muchos casos, la atravesaron sin la presencia de síntomas evidentes. Igor Koralnik, director de enfermedades neuro infecciosas en el centro médico de Northwestern Medicine en Chicago, fue uno de los expertos que colocaron el tema en la superficie al señalar que “hay miles de personas que la padecen” –aludiendo a la “niebla mental”– y puso sobre la mesa la necesidad de concentrarse en las secuelas neurológicas que deja la covid.


“Faltan más evidencias para poder comprobar que los problemas neurológicos que afrontan los pacientes son por consecuencia de la infección viral. Algunos trabajos han trazado los vínculos entre la exacerbación de los trastornos psiquiátricos y la infección por covid, más allá de las secuelas de depresión y ansiedad que por razones obvias dejó el confinamiento”, plantea Bekinschtein.

Fuente: Periódico La Nación Por Pablo Esteban – 01/12/2020

La Torre Eiffel, el zoológico de Vincennes y las galerías Jardín des Plantes reabrirán el 16 de diciembre

La Dama de Hierro, habitualmente muy visitada durante las vacaciones navideñas, aprovechará la segunda etapa de desconfinamiento para reabrir.


Cerrada por segunda vez del año, debido al confinamiento destinado a frenar la epidemia de coronavirus , la Torre Eiffel reabrirá sus puertas a los visitantes el 16 de diciembre.


Una pieza de la Torre Eiffel está a la venta
Desmantelada en 1983 durante las obras, la sección de una escalera de la Torre Eiffel se subasta el martes 1 de diciembre en París. Una pieza que interesa a los coleccionistas, pero también a algunos (ricos) individuos.


Por supuesto, se pondrá en marcha un estricto protocolo sanitario, cuyos detalles se anunciarán próximamente, para permitir que el monumento parisino, muy popular entre los turistas durante este período navideño, vuelva a abrir en buenas condiciones.

Todavía no está claro si se necesitará un medidor.
Rondas regulares de limpieza y desinfección.
El primer encierro, a mediados de marzo, había llevado a la Dama de Hierro a someterse a un cierre de tres meses. Solo pudo recibir al público a partir del 25 de junio, al requerir primero a sus visitantes que lo visitaran solo subiendo sus escaleras.

Los ascensores que conducen a la parte superior de la obra de Gustave Eiffel habían reanudado el servicio unos días después.
Al igual que en esta segunda reapertura, el distanciamiento social será fundamental y marcado en el suelo y los equipos realizarán rondas periódicas de limpieza y desinfección.


Los sitios del Museo Nacional de Historia Natural (parque zoológico de París, galerías en el Jardin des Plantes, etc.) también reabrirán al público el 16 de diciembre, anunció este martes la institución pública.


El zoológico de Vincennes y el Jardín des Plantes también reabrirán.
Así, los visitantes podrán disfrutar una vez más de la exposición “Piedras preciosas”, que está abierta desde septiembre en la Gran Galería de la Evolución en el Jardín des Plantes de París.


Las galerías de Paleontología y Anatomía Comparada, Mineralogía, Grandes Invernaderos y Menagerie reabrirán también sus puertas en el Jardin des Plantes, cuyos pasillos permanecieron accesibles durante el encierro. Lo mismo ocurre con el Parque Zoológico de París, también llamado Zoológico de Vincennes, que celebrará las vacaciones de fin de año invitando a los visitantes a preparar “regalos” para los animales (babuinos, linces, lobos …), y luego asistir a su distribución por los curanderos.


Se pondrán en marcha todas las medidas sanitarias necesarias (dispensadores de gel hidroalcohólicos y mascarilla obligatoria a partir de los 11 años), y las galgas limitadas. Las visitas grupales están suspendidas, especifica el Museo.


“¡Espero verlos nuevamente el 16 de diciembre, de 10:30 am a 6:30 pm (última admisión alrededor de las 5:15 pm)! », anunció en Twitter el equipo del monumento, casi un mes exactamente después de su clausura el 30 de noviembre. Ella especifica que las reservas ya se pueden hacer en el sitio https: //toureiffel.paris/fr.


Fuente: Por Le Parisien con AFP Imagen: Le Parisien con AFP
El 1 de diciembre de 2020 a las 5:11 p.m. , según enmendada el 1 de diciembre de 2020 a las 5:38 p.m

Ayuda por favor…solo un comentario…

Hola amigas y amigos, así como aquellos que no lo son. Hoy por haber recibido en mi celular, tengo una de esas dudas que se dicen “existenciales” y necesito ayuda de vuestra parte, por favor.

No me interesa que den un like, ME INTERESA MUCHO MAS VUESTRO COMENTARIO.

Transcribo textualmente; el mensaje que recibí hoy a la mañana y obviamente recircule con una introducción, que asimismo copio en el encabezado;

¡Hola! No se si es cierto o no, pero igual te lo envie. Todo es tan extraño, que hasta el Dr. Fauci, renombrado infectólogo que viene tratando el HIV, dice que las naciones deberían obligar a sus sociedades a continuar con las medidas preventivas, poniendo énfasis en el uso del tapabocas o barbijo. ¿Todo es muy raro, no? Hasta luego.

QUÉDATE EN CASA

Hace dos mil años , los árabes descubrieron que, obligar a las personas a cubrir la nariz o la boca, quitaba la personalidad y despersonaliza, ayudando a hacerlos más sumisos/as. 

Con eso impusieron a toda mujer  el uso obligatorio de un velo sobre el rostro.

Luego, el Islam convirtió eso en un símbolo de sumisión de la mujer a Alá, después al Rey, y por último al dueño del Harem.

La psicología moderna explica eso:    

sin un rostro no existimos como seres independientes y por consecuencia, como personas libre;

China hizo lo mismo con su pueblo en las últimas décadas;  y como en el colegio no nos enseñaron la verdadera historia, estamos condenados a repetirla.

QUÉDATE EN CASA:

Que nosotros te dejaremos sin trabajo,  para transformarte en dependiente del Estado.

QUÉDATE EN CASA:

Que nosotros decidiremos, cuando y como podrás salir, aunque no tengas dinero para hacer compras.

QUÉDATE EN CASA: 

Aunque le queden pocos años de vida a tus padres y ellos no vean a sus nietos por la duda de que se van a contagiar.

QUÉDATE EN CASA: 

Aun así , debes continuar pagando tus impuestos, aunque no estés trabajando.

QUÉDATE EN CASA:

Y te distraes con cosas banales y vives confundido con cosas absurdas, y no veas lo que realmente estamos haciendo con tus derechos.

QUÉDATE EN CASA:

Porque si sales fuera de tu casa,  corres el riesgo  de morir por una gripe que tiene un 2% de mortalidad.

QUÉDATE EN CASA:

Así podremos estudiar tu comportamiento, para poder controlarte mejor con nuestros satélites y sus dispositivos conectados.

QUÉDATE EN CASA:

Que te dejaremos una lista de entretenimiento virtual para que no cuestiones la “nueva normalidad”.

QUÉDATE EN CASA:

Y cuidado con lo que haces porque tus vecinos también actuarán como nuestra policía.

QUÉDATE EN CASA:

No te expongas a la luz solar ni a las bacterias, así destruiremos tu sistema inmunológico.

QUÉDATE EN CASA:

Así sacamos el dinero de circulación, creamos una sola moneda y preparamos el camino para la vacuna y fabricamos  una nueva especie.

QUÉDATE EN CASA:

Así  podemos continuar con nuestra agenda mundial, haciendo los cambios que queremos sin que te des cuenta, sin interferencias y sin protestas. 

QUÉDATE EN CASA:

Te alejas de todo lo que te hace humano  más, así  nuestra acción  será más sutil, con el tiempo lentamente lo encontrarás normal;  no te darás cuenta  y no habrá culpables.

QUÉDATE EN CASA:

No luches por tus derechos como ciudadano ni por tu familia, te queremos dócil, no un rebelde.

QUÉDATE EN CASA:

Sin libertad, sin trabajo, sin escuela, sin religión, sin viajes, sin capacidad de discernir, sin futuro, sin humanidad, pero con Tik-Tok y Netflix.

QUÉDATE EN CASA:

Por mientras gestamos o preparamos una dictadura generalizada gracias a tu ignorancia, credulidad y tolerancia.

QUÉDATE EN CASA:

Hasta que te deshumanizan por completo y pierdas la empatía por tu gente, creando una división o ruptura imposible de remediar.  

POR EL RESTO DE TU VIDA

Entiende, no te quiere sano…. te quieren esclavo!!!

ACUÉRDATE 

Todo esto tiene cura. SOLO DEPENDE DE NOSOTROS.

Si al compartir esto, ya está censurado (limitado a 1 contacto): copie y envíe para alguien y después comparte a partir de la que enviaste, para 5 cada vez.

La pandemia da para todo y seguimos acumulando victimas…

SOCIEDAD – BARBIJOS – CORONAVIRUS


28 de noviembre de 2020 · Actualizado hace 14 hs


Cómo funciona “Social Mask”
Crean un barbijo transparente que identifica personas asintomáticas con coronavirus.

El ingeniero rumano Burzo Ciprian creó una mascarilla inteligente, aún en etapa de desarrollo, que puede identificar los patógenos del aire gracias a algoritmos especializados y biosensores.


Mientras se espera la aprobación de las distintas vacunas desarrolladas para combatir el coronavirus, desde el ámbito científico se trabaja en distintos avances para evitar su propagación. Es el caso del barbijo transparente Social Mask, que puede detectar a pacientes asintomáticos con covid-19.


La iniciativa creada por el ingeniero rumano Burzo Ciprian, que todavía está en etapa de desarrollo, propone un barbijo inteligente que puede identificar los patógenos del aire gracias a algoritmos especializados y biosensores.


Además, Ciprian explicó que pese a estar equipada con sensores y algoritmos, la máscara es fácil de manufacturar y se puede fabricar mediante impresión 3D a través de filamentos ecológicos o por fundición en moldes especiales.


La Social Mask tiene en su parte frontal un dispositivo modular que integra los biosensores de la mascarilla, su capacidad Bluetooth y un ventilador para respirar. Asimismo, posee un sistema de ventilación con filtros, el sensor de temperatura y una pantalla que nos indica qué temperatura hace en la estancia en la que estamos.


Según ha explicado su creador, el algoritmo integrado dentro de la aplicación, conectado a la mascarilla mediante Bluetooth, recoge todos estos datos, realizando un porcentaje de posible infección por coronavirus. Todos los usuarios aparecerán en un mapa para que el usuario no tenga que recorrer posibles zonas peligrosas:


Si el barbijo detecta que una persona es asintomática, enviará toda esta información al dispositivo móvil para que esta la envíe a las autoridades pertinentes, como hacen las aplicaciones como el Radar covid-19.


También están contempladas las personas alérgicas, ya que se usarán diferentes tipos de materiales como policarbonato y polipropileno.

Fuente: Página 12 – Edición impresa – 29/11/2020