Incertidumbre

Se que algo
sucede dentro
de mi cuerpo,
no cesa el dolor
tampoco el hastío,
por el contrario
me visitan cada vez,
en forma más frecuente.

He bajado
la guardia
hace un tiempo,
es como si ya
hubiera dado
y recibido
todo lo deseado.

De las imaginarias
columnas de Hércules
en que todo lo podía,
poco puedo hacer ya
queda solo el recuerdo
de haber bien amado
y ser correspondido.

No se si
mis huellas
alguien
se atreverá
a seguirlas
en la bruma
del ocaso
de la vida.

Ya me falta
la fuerza
de otrora,
el paso rápido
la palabra certera
sin enojo,
la experiencia
de los años
desandada
por la vida,
ayudándome
a ayudar
anónimo
sin publicar,
tomando
la decisión
por el bien del otro.

Es como
si fuera
en camino
a un nuevo
encuentro
con algo
desconocido,

Dile de una vez…

Que contradictorio
es el ser humano
al no saber
escucharse a sí mismo,
sin darse cuenta
que lo que declama,
es una espuma
de ilusión perdida
para la vista
de quien dice amar.

Exclama que desea
respetar tu libertad,
sin embargo
inconscientemente hostiga,
cuando tu lo que buscas
es armonía en una mente
agotada de exigencias
a las que no
les encuentras salida.


Como tantos otros
buscas una escucha
que no te resuelva nada,
pero en quien puedas
confiar todas tus penas
aún no resueltas,
que sepa acompañar
aun en el silencio,
el que a veces
nos permite escuchar
los verdaderos deseos
de ese verdadero
ser interior tan profundo.

Eres tu quien esta
en otro tiempo,
lo dices por enésima vez
al vacío sordo eco
que tienes enfrente,
tan desconocido
oyente que ahora resulta,
quien sólo podrá
no ser más
que un buen amigo.

Como tal debe respetar
tu elección de soledad,
tus sentimientos
y emociones como cualquiera,
tal vez acompañarte
sin pretender invadir siquiera,
aun en la más difícil
circunstancia que atravieses,
si así tu no se lo pides.

Ponle de una vez
los puntos sobre la mesa,
de lo contrario
que sepa tomar otra senda,
que se aleje
ya que no te ayuda,
sólo te arrebata,
al no entender que tu corazón,
no podrá jamás
amarlo, ya que para él
callado siempre estará.

Sin límites…

Son dos cuerpos que se deslizan entre las sábanas
uno siguiendo a la otra la que no pretende escapar,
por el contrario sólo desea que en la clandestinidad
de ese cuarto la alcance y con voracidad la posea.

Siente sus manos fuertes cuanto la toma de la cintura
lo deja que la de vuelta besándola una y otra vez
en cada centímetro de su cuerpo de arriba hacia abajo
adonde durante unos largos minutos su viaje amarra,
ella estalla se enciende como una luz luminosa y salvaje
tal como amazona lo domina sobre las blancas sábanas
juegan como dos adolescentes que recién se conocen
se acarician en la humedad que la oscuridad acompaña,
sin prurito alguno para disfrutar de esa noche infinita.

Saben que se aman con desenfreno, no se detienen siquiera
a pensar que un día puede ser diferente a lo que hoy sienten,
no les interesa el mañana que solo es una ilusión deseada
es preferible vivir plenamente el presente así como lo hacen
porque así lo desean y no hay santidad que se interponga.

Hagámoslo…

Comencé con aquel sentimiento hace años
cuando me sentía atraído tanto hacia ti,
supuse que te sería fácil robarme el corazón,
pero sabiendo de tu compromiso hacia el altar,
no me atreví entonces a nublar ese, tu futuro.

Pero hace tiempo que ambos estamos en soledad,
hace meses no he dudado en decir más de un “te quiero”,
porque el amor es ese sentimiento fuerte en que dos
al conocerse de verdad con todas sus virtudes pero
también con sus defectos llegan a lo sublime en estado puro,
al saber realmente que la vida no será igual sin el otro.

Este fuerte sentimiento alejado de la pasión de otrora
me lleva a susurrarte que quiero abrazarte pausadamente
en cuerpo y alma para volver a sentir esa vibración única
que te conmueva al producir esa magia que sabremos hallar.

Sé que temes, porque me has dicho que no te sientes bien
que no deseas ser una carga para mi pero sabes también,
que tocaría el cielo con mis manos si me dejas amarte,
dejarme hacerte feliz y hacerte olvidar lo que significa
derramar lágrimas a las que juntare una a una para
construir una bella orquídea de luces color esmeralda,
a cambio de entregarte para siempre mi amor y alma.

La cosa esta dificil

Sigo gastando las suelas de tanto andar
golpeando de puerta en puerta para tratar
vanamente hasta ahora de conseguir una changa,
para que en la mesa no falte el plato de comida,
no comprenden qué limosna no quiero, solo trabajar
en lo que necesiten para mis manos rudas poder usar.

Solo observo caras llenas de temor que con un no
cierran la puerta murmurando vaya a saber que,
creyendo que estoy mendigando o soy un hombre
vagabundeando que quiere vivir con el menor esfuerzo.

El día avanza y pienso en mi familia, en la mesa
donde falta lo más elemental, en el frío que padecen.
parece que escuchara las toses súbitas de los niños
cuando a la madrugada se juntan para abrigarse,
es feo no tener dinero para comprar una garrafa
como tampoco energía porque me la han cortado.

No puedo ni debo volver con mis manos vacías
se ha hecho más que duro por esta pandemia,
desde que perdí el empleo en aquella fábrica,
a tipos como yo todos lo miran con desconfianza
será quizás por la traza de mi ropa desgastada
o solo por la portación de cara como dicen acá,
pero en ninguno de esta zona de gente rica
he encontrado un mínimo de misericordia,
y seguramente los domingos no faltan a la misa
creyendo que así borrarán los pecados de la semana.

Me paro en la mitad de una calle de ese barrio pituco 
viene un auto de alta gama y le levantó la mano
para que se detenga -A ver Ud … .si Ud. deténgase!-
me acerco a la ventanilla es un hombre maduro
lo tomo del saco y le pido que me de su billetera,
por el terror en su cara me hace mas fácil la cosa,
la tomo y corro…corro…sin parar ni mirar hacia atrás,
jamás hice algo así y no me lo perdonaré nunca
pero sé que hoy llegaré a casa sin las manos vacías,
y en la mesa mi familia me regalara sonrisas.

Changa: Trabajo ocasional
Garrafa: Garrafa de gas envasado
Pituco:  Perteneciente a una clase social alta

Detente corazón

A veces es más que ingrato
escribir sobre el más sublime
y noble amor embargado en el lamento,
cuando al creer haberlo encontrado
el dolor a quien la puerta se le cierra,
lo deja con total desamparo y tristeza.

Pero no cesaré jamás de escribir al amor
porque en algún momento, en algún lugar
esa persona que será lo más importante
de esta vida mía solitaria y errante,
llegara a mi cuando menos lo espere.

Detente corazón mío deja de sufrir
se paciente y confía en que mi esperanza
traerá sus ojos, su cuerpo, su piel, su alma
para desandar conmigo solo un viaje de ida.

Imagen: Gentileza wsimag.com

Mi luz…mi guia…

Eres alba y noche cada día en el que vivo
iluminas mi vida con mi corazón en tus manos
me proteges de la oscuridad de lo indeseado
eres mi fuerza y mi debilidad al mismo tiempo.

Como no amarte con ardiente pasión
y pretender vivir contigo esta ilusión,
deseando que sea un sueño inacabable
porque tú sin saberlo me enseñaste
a dejar de ser un vagabundo errante,
cuando ya creía que la magia del amor
por el tiempo ya vivido, era algo inalcanzable.

Dejaste de ser un deseo, una ilusión
para convertirte en mi hermosa compañera,
la que con su luz hizo que a creer volviera
por favor te ruego que no la apagues nunca,
porque sin ti mi vida no tendría más mañanas.

Tal como la Diosa Ate…

¿Sabes? Hoy tengo realmente frío
a pesar de que no llegado el invierno,
pero es una sensación que creo
solo yo puedo percibir en mi cuerpo,
tan roto ya por tantas frustraciones
de un pasado cercano tan lamentable.

¿Que si fue ella, me preguntas?
Y quien otra podría haber jugado
sin darme cuenta tanto tiempo conmigo
como aquella que burlonamente lo hizo.

Le di no solo mi amor, también mi alma
ella fue la mismísima Ate a la que no le bastó
dañar a través de la maldad y del engaño,
me abandonó de manera ruin dejando conmigo
esta fatalidad que me acompaña como en duelo.

Me quieres hoy…me amarás mañana.

Me quieres hoy…me amarás mañana.

Te has decidido a romper esas imaginarias

cadenas que te ataban ambas manos

para dejar atrás tu pasado creando nuevo futuro

comprometiéndonos ambos a estar con el otro.

En pocos días nos encontraremos en un cálido

lugar dispuesto para que no pases el frío otoñal,

que buscaré protegido y a la vez entrañable

en una vereda ya que por el invisible enemigo,

no podremos estar dentro de ningún lugar conocido

solo en una mesa afuera nuestras manos entrelazadas,

ya imaginándome ver frente a mi, al último amor

que conocido desde hace tiempo decidió llegar ahora

para acompañarme en el último tramo de esta vida

y darme la felicidad de niño frente a lo más deseado.

Tuviste que pensarlo…

Hace tanto tiempo que te conozco
cuando nos reencontramos allá por agosto,
me convencí porque jamás deje de recordarte
como en aquel tiempo en que nos veiamos
y esa sensualidad que dejabas en el aire
por esa fragancia que excitaba los sentidos,
imaginando tu cuerpo cerca de mi cada noche,
en que aparecías en mis sueños, tan inalcanzable.

La vida y sus circunstancias nos han permitido
volver a establecer contacto y encontrarnos pre pandemia,
nuestro abrazo dijo mucho más que las palabras
sentí vibrar tu cuerpo, como bien sentiste el mio.

Así, no dejamos de comunicarnos cada día
sea un vídeo, un mensaje o una llamada,
esta distancia es mayor aún por algo invisible
pero se que no podrá separarnos así lo dijiste
ya que hoy cuando hablamos lo presentí en tu voz
al expresar “tenemos que buscar un lugar
donde poder vernos y hablarnos todo” preámbulo
de que te has dado cuenta lo mucho que te amo,
al no alejarme aun cuando pensé en tu rechazo.


Tuviste que volver a conocerme para comprobar
que ya no era aquel pirata de aquellos años jóvenes,
sino un hombre maduro que siempre te amo en silencio
bienvenida seas rubia de ojos verdes, marcharemos
juntos en esta vida que nos queda y aquellas del futuro.