Enemigo común

Reías tanto mientras
yo te corría
tratando alcanzarte
sin suerte,
eramos jóvenes
donde todo nos era posible.

Hoy seguimos juntos
nos cuidamos cada día,
el uno al otro
como en aquella época,
ya que hoy enfrentamos
a un enemigo
común tan invisible
que contagia y mata.

Alcohol, lavado de manos,
ventilacion no es novedad
para nosotros solo costumbre
hacerlo o usarlos,
cada día de la vida.

Nos prometimos
no quedarnos quietos,
sos vos o ambos
que cuidamos el jardín,
en el otoño necesita
mucho más cuidado,
nos reímos mucho
trayendo recuerdos
de un tiempo
que pasó,
pero su huella, dejó.

Nuestra sesión
de yoga más meditacion
en ayunas cada día
nos lleva la primera hora,
de cada amanecer

Luego él desayuno de reyes
que preparas
despues a pasear
por la plaza cercana,
gozando del aire perfumado
atrasado de los tilos.

Sabemos que este
enemigo invisible,
no tiene vencimiento,
por ello tenemos claro
que nuestra mejor vacuna
será nuestra actitud
y el amor que nos brindamos.

Solo extrañamos
los abrazos de los nietos,
pero ello nos dan
el mejor regalo al cuidarnos,
con su ausencia.

Nada, es para siempre…

Pequeña…

Pensé en nuestro primer encuentro

mi ojos se posaron en ti y tus mejillas,

súbitamente tomaron un color rosado

te sentiste quizás incomoda o sorprendida,

mis ojos te miraron sin pestañear tantas

veces como me resultó posible hacerlo,

en aquel inolvidable cumpleaños de tus 15.

Un día más que especial, tus 15 y yo con17,

le dijiste a una amiga que necesitabas

chicos agradables que supieran bailar,

para alegrar a tus amigas de entonces,

una de ellas fue la que me invitó ese sábado.

Flechazo de un Cupido escondido vaya

a saber donde que nos atravesó el corazón

y ambos hasta hoy siempre inseparables.

A través de los años hemos visto tristes,

a amigos separarse por cosas de la vida,

y sin embargo hemos tenido la paciencia

junto al equilibrio de amarnos cada vez más.

Ee así que estalla una carcajada tuya cuando

te dijo que te amaré en esta y mil vidas más,

porque sigues seduciendome con tus hoyuelos

y ese ahora fuerte carmín de tus mejillas.

¿Será quizás que los años que han pasado

me han transformado en un demonio?

Eras rumor, hoy sollozo.

Eras el rumor del agua que descendía bravía
bañando cristalina cada roca con la que tropezaba,
así siguiendo la pendiente el sol te vestía multicolor
creando la escenografía perfecta en la que solo tú
podrías producir saltando con ellos, tus pies pequeños
una danza que hoy puedo ver solo yo en mis recuerdos.

Te fuiste un día temprano en este mismo lugar,
dejando detrás de ti las huellas en el mismo sendero
que hoy guarda tu figura para que llore tu ausencia,
pero no temas estás en mí porque he de confesarte
que aún alejado de este destierro que me has legado,
seguirás en mi retina como siempre, irreemplazable.

Imagen: Gentileza Pinterest

Dejame ser…

De repente soltaste mi mano
en un ademán más que brusco,
¡zas! -me dije, otra escena de celos.

Tus cejas transformadas en una
y la frente pusiste de manera altiva,
fue el preámbulo del torrente de tu enojo
porqué miras a otra, estando conmigo?-

Me detuve sonreí y te dije lo de siempre
-los ojos nos fueron dados para ver la belleza.
tanto de una hermosa mujer, como de un paisaje.-

Furiosa como una leona herida te ibas,
pero te detuve y te sujete por la cintura
ya agotado te susurre al oído lo siempre
“sabes, no me ahogues, dejame ser…”.

Y proseguí “hubieras preferido a
que como a hurtadillas lo hiciera
en algún momento en que te distraías”.

O tú no lo haces con algún hombre
bien plantado con quien te cruzas,
amar es no ser propiedad de nadie
ni tú ni yo somos, el objeto del otro.

¿Si lo nuestro tendrá futuro, quién lo sabe?
vive el hoy deja atrás lo que hayas pasado,
disfruta nuestros besos, nuestras caricias
cuando dejamos impregnados nuestros cuerpos
en esas sábanas de mil hilos que sueles estrenar.

Déjame ser e inténtalo tú también…

Todo vale

Ya temo a la noche porque se que tú
vendrás a mi con una nueva imagen,
como algo desconocido a lo ya vivido
entre amaneceres cálidos y noches ardientes.

Noches con fuego de pasión sin fronteras
convertidos ambos en exploradores
de nuevos placeres en lo que todo vale,
nada de lo que hacemos nos es prohibido
y así hasta casi desfallecer en el lecho.

Nos convertimos en una bestia voraz sobre el otro
luchámos por traer la iniciativa de lo nuevo,
eso que cambia la rutina de cada encuentro
como si nos conocieramos por primera vez.

Pasión renovada cuerpos desnudos
que en una batalla desigual no cesan,
de acariciarse llegando a cada orgasmo
siempre juntos con una exhalación rabiosa.

La tierra se muere…

Desgrane los terrones de tierra como roca
ya endurecidas por la interminable sequía,
los apreté con ambas manos con fuerza
inhalando cada vez más para poder hacerlo.

Seis meses sin llover, ora cambio climático
ora contaminación a cielo abierto,
por los negociados de las mineras
con los gobiernos lacayos asociados,
que existen en todo lugar del mundo
convirtiendo todas las tierras en un páramo.

¿Culpa de los poderosos? Puede ser,
pero a no hacernos los distraídos,
al seguir creyendo que son los otros
no nosotros los cómplices y sus socios.

Vemos cómplices como el mundo
se transforma en basura tóxica,
sin reconocer que sus desechos
son depositados en las periferias,
invisibles a los ojos de los mortales
ya que nosotros con nuestra indiferencia,
lo aprobamos aún conociendo sus males.

Pensaba cultivar algunas hortalizas orgánicas,
para esa gente de piel cobriza y viendo hambre
en la mayoría de esos niños de mirada triste,
como si supieran que nada ni nadie haría
algo por ellos y sus familias postergadas.

Pero mi ilusión se transformó en nada
cuando un lugareño se me acercó trayendo
consigo una lata conteniendo agua turbia,
mezcla de aceite y restos de cianuro,
causante de distintos cánceres y abortos
prematuros en el antiguo pueblo fronterizo,
en nuestra provincia de San Luis donde el oro
se extrae contaminando los cursos de ríos,
aunque las denuncias siguen acumulándose
no cesará por esa justicia permeable al poder.

Pobres e ignorados pueblos aislados
olvidados por todos en este corrupto
lugar en el mundo, que como en tantos
prevalece el silencio el manto del miedo.

Los colores de la vida…

Brisa que llegas del mar por favor no te vayas
eres ahora solo tu quien me acompaña,
en cada nuevo amanecer pleno de angustia,
perforando mis sienes con oscuros lamentos
de tortuosos sueños con protagonistas violentos,
que me roban sin piedad el descanso de cada noche.

Qué habrá sido de aquel tiempo donde idiota
creí haber alcanzado la cima en este sucio mundo,
tan miserablemene preciado al igual que hostil y desigual,
en donde el poder se valora por lo que se tiene
jugando al trueque con aquellos viejos valores
que supe recibir desde mi infancia e hice añicos,
entregandolos como siendo espejos de colores
cómo pago para verme allí donde todo se mide
por poseer y no por ser, blindando mi espacio
alejándome de cada uno de mis afectos poco a poco
hasta que hoy este desasosiego en mi alma habita.

Tu osadía un día se fue…

Eras luz y sombra al mismo tiempo
eras pasión pero así también rechazo,
como cuando te lo propusiste vivías
en tu desenfrenado desafío a los límites,
esos mismos que aprendiste en la calle
en donde una niña sin cuidado y rumbo
realizó su propio aprendizaje del mundo,
un mundo mezquino que ignora al otro.

No tenías a nadie más que a ti y vaya
si aprendiste a crecer en la violencia,
que permitió subsistir en la jungla
dentro del submundo que ella ofrecía.

Te convertiste tan joven en fuerte líder
a la que por tu frialdad y osadía te seguían,
por temor ya que contradecirte era persignarse
y rezarle a San La Muerte para no perecer
colgados en esos míseros barrios de Sinaloa.

Gozabas ante tu propia crueldad ejercida
contra quien quisiera invadir tu zona y presurosa
enviabas por simples sobres de correo
aberrantes mutilaciones dando aviso
de lo que podrías ser capaz de hacer ante
quien te discutiera parte de tu territorio.

Pero siempre hay un pero, un mínimo error
así fue que te presentaron a un desconocido,
y tú tan varonil en tus actos, emergiste mujer
porque te dijiste a ti misma que ese sería tu hombre.

Y así fue, el mansamente se entregó a ti, confiaste
como a cada uno de tus caprichos y tu mente
se enmaraño con la conexión de ese submundo
que tan bien ya conocías desde cuando eras barro.

Tenias solo veintitrés años y una noche
alguien alzó la vista mirando hacia el puente,
creyó ver tu cuerpo desgarrado y mutilado,
nadie dudo que ese hombre que te atrajo
te traiciono como una principiante sin dudarlo.

Si te encuentras en algún lugar, maldecirás
seguramente el día cuando decidiste enamorarte.

Imagen: Gentileza culturacolectiva.com Pinterest

¿Y tú crees, que es solo una mascota?

Dicen que en la vida de una persona
nada mejor que poseer una mascota,
no voy ha decir aquí cuánto de realidad
hay en ello ya que mucho se ha escrito.

Dicen muchos que la razón es su compañía
pero creo que nadie piensa que esa mascota,
que como todo ser viviente percibe su medio ambiente,
tanto cuando le es amable como cuando no lo es.

Percibe el dolor al igual que la alegría
de quien la tiene como una fiel compañía,
pero en la madurez de la vida próxima al ocaso
se convierte en la preocupación sensible de su amigo,
que piensa que sucederá con ella cuando ya no esté.

Tantas tristes historias hemos leído o nos han contado
de mascotas leales y fieles que acompañan el último destino
de aquel que las acogió con amor prodigándole hasta el mismísimo
sonido de un ladrido o bien un aullido, en ese juego casi humano.

Será que a esos leales compañeros de ruta, el destino les tiene señalado
un camino vertical para facilitarle ese día, su reencuentro mas deseado.

Imagen: Gentileza domandoallobo.blogspot.es – Pinterest

Errante

Mientras rumiaba bajo la amarillenta luz mi soledad autoimpuesta
me preguntaba cual era el motivo por el que me mortificaba,
si eran esas horas vacías que no quería o no podía llenar cada día
o realmente poseer una clara intención de no pensar siquiera
en todas esas situaciones que en los dos últimos años calaron
en mi cuerpo como una daga que va penetrando en cada órgano
hiriendo cada recuerdo luminoso en algo tan alejado de lo que fue,
por ello jamás tendré en los años que vendrán con ángeles y demonios
seguramente compartiendo conmigo mis noches oníricas y de insomnio.

Así fue que una leve sonrisa por no decir mueca se dibujó en mi rostro
llevando a mi mente a recordar aquella bella lectura sobre un caballero
tan errante que buscaba infructuosamente una y otra vez aquella familia
que supo construir y solo cabalgaba en círculos vacíos plenos de ausencia,
por lo que en el aquí y ahora parece decirme que eso no ha existido jamás.