Fuimos felices…

Sí lo sé,
fui cobarde
al no decirte
que me iba,
la vida contigo
era una telaraña
tóxica de
desacuerdos,
enojos pueriles
hasta vanidades,
pretendíamos
competir sobre
quien tenía
la razón,
hasta en
el más pequeño
velado y estúpido
motivo cual fuera.

Cuando echaste
un velo
de sombra,
enterandome
del engaño,
al recibir
un llamado
de un
desconocido,
atendiendo
tu teléfono
cuando te
bañabas,
el que
pregunto
por ti,
por un momento
ambos
quedamos
perplejos.

Pero supe
que por
los cruces
de cada día,
lo nuestro
se había ido
transformando
en dos almas
en pena
ya sin rumbo.

No dude mas,
incapaces ambos
ya de amarnos,
solo actuábamos
en público
por apariencias,
la esencia
se había
difuminado
hace tiempo,
tome mis cosas
subí al auto,
sin dejarte
una nota
o esperarte.

¿Para qué?
¿Justificarte?
¿Excusarte?
La verdad
es preferible,
a mentirse
toda una vida,
guardemos
aquellos lejanos
momentos
en que fuimos
o creímos
ser felices.

Imagen de portada: Gentileza Pinterest

El niño aquel…

Mesa familiar
nietos
que sonríen,
reclamando
juegos
a los que
el abuelo
cómplice,
los ha
acostumbrado.

Viajaron
de muy lejos,
reflorece
el amor
en el reencuentro,
las risas
por los juegos,
tal campanillas
resuenan
por toda
la casa,
bulliciosa
alegría
que impregna
cada rincón,
echando
al silencio
sepulcral
destemplado,
que al aire
contamina
por una soledad
autoinfligida .

Una sonrisa
de un niño
en estado puro,
provoca
inocencia
al abuelo,
que retorna
reflejado niño
que vuelve
a ser
como aquel
que fuera,
con su inocente
Alma.

Imagen de portada: Gentileza de Pinterest  –

Eres cristalina…

Eres como cascada
cristalina
que cae
desde el peñasco
abriéndote paso
espumosa
como la niebla
que produces
cuando ríes
ante cualquiera
que se encuentre
a tu lado
y te corteje
diciéndote
palabras amorosas
al oído.

Pero ello
no me preocupa,
eres más bella
siendo libre,
que cautiva
de un mal amor,
por eso cuando
estamos juntos
me abrazas
y no solo me sonríes,
me besas
con ternura,
me tomas
de la cintura,
apoyas tu cuerpo
sobre el mío,
como una ofrenda
de amor
que le regalas
al hombre
que te ama
sin límites,
goza cuello,
labios, frente
y no dejas
que por
un solo instante,
nada se convierta
niebla, sombra,
en nada.

Imagen de portada: Gentileza Pinterest –

Con solo mirarte…

Como me encanta
mirarte
sin que lo percibas
siquiera,
cuando vas
y vienes
a la oficina
para luego sentarte
estirando
tus largas piernas
por debajo
del escritorio.

Mi habilidad
si es que progresa,
es ser franco contigo
y saber si tu
te muestras
auténtica,
sin falsos
simulacros.

Hace un par
de meses
que estas aquí,
pero han bastado
para esperar
a que un día
necesites de mi,
para decirte
que te quiero,
y si me
preguntarás
porqué,
solo podría
decirte,
que eres
ese Ángel
divino,
que me fue
enviado.

Imagen: Gentileza Pinterest – Por D.N.Thompson

Estas cerca…

Siento que alguien
suavemente golpea
mi espalda,
me doy vuelta
miro nada hay
detrás de mí.

Camino lentamente
en este domingo,
como cada uno
desde que te fuiste,
creo de vacaciones
a un lugar de ensueño,
donde la multiplicidad
de colores de un vergel,
harán juego
con esa belleza tuya
tan especial
en cuerpo y alma.

Soy de aquellos
que creen
que no todo
termina acá,
sonrió,
seguramente
fue tu alma,
tratando
de decirme
que no dejará
de recordarte.

Imagen: Gentileza Pinterest

Eres mi mundo

Atraviesa mis sentidos
ese perfume que emerge
de ese precioso cuerpo
que solo puedes tu poseer,
esos ojos azules
que se desplazan
como corrientes
salvajes del espumoso mar.

Aguardo cada
nueva alba
para poder
mirarte dormida,
y sentir tu aliento
siempre fresco
en esos labios,
que se abren
cuando te despierto,
para entregarlos
con la frescura
de tus jóvenes años.

Imagen: Gentileza Pinterest Roxane Meyers

Como puedo explicarte…

Como puedo
explicarte
aquello que no
entenderías,
te imagino
cerca y fugaz
al mismo tiempo,
desearía escribirte
un preludio de amor
como bien
te mereces,
pero dudo
de sentirme pleno
porque más lo pienso
no encuentro
las palabras sublimes
para expresar
lo que siento,
es como
si cada letra
fuera un pétalo
de una flor
que cae,
por una brisa
de desconsuelo
no anunciada.

Imagen: Gentileza Pinterest – Blanca Padilla

Con música…poesía.

Ya es mi costumbre
sentarme a escribir
escuchando los acordes
de una bella melodía,
replicando en mis oídos
mientras pienso en ella,
mi luz, mi cielo, mi todo
mi razón de existir.

Ella que solo al mirarme
destellos de su mirada
se posan en mí en silencio,
expresando cuánto me ama.

Es mi musa inspiradora
la que lleva a mis dedos
a desplegarse en el teclado,
haciéndolo más armonioso
como si estuviera ejecutando
Preludio de Bach en piano
que solo ella y yo escuchamos
.

Imagen: Gentileza Pinterest – 9gag.com

A la orilla, un poema de Sully Prudhomme

Uno de los grandes representantes poéticos del parnasianismo, se convirtió, en 1901, en el primer escritor en recibir el Premio Nobel de Literatura. 

A continuación reproduzco A la orilla, un poema de Sully Prudhomme.

A la orilla, de Sully Prudhomme

Sentarse los dos a la orilla del agua que pasa

y verla pasar. Si se desliza una nube en el espacio,

verla, los dos, deslizarse.

Si en el horizonte humea un tejado de paja,

verlo humear.

Si alguna flor perfuma los alrededores,

perfumarse en ella también.

Si nos apetece algún fruto

que prueban las abejas,

probarlo.

Si en los bosques que lo escuchan,

canta algún pájaro,

escuchar.

A los pies de un sauce

donde el agua murmura,

oír el agua murmurar,

y no sentir pasar el tiempo

mientras dura ese sueño,

ni poner una pasión profunda

más que en adorarse.

No preocuparse de las mundanales querellas,

ignorarlas.

¡Y, solos, felices sin cansarse ante todo lo que cansa,

sentir, ante todo lo que pasa,

no pasar el amor!

Traducción de Max Grillo.

FUENTE: ZENDA – Autores, libros y compañía. Por Laura Di Verso/ poesía, Sully Prudhomme

Se sintió liviano -Final-

Han pasado
ya años
que dejaron
de convivir,
finalmente
la sincera
declamación
de sus errores,
brindaron un poco
de aire límpido.
que barrió
sin dudas
los rencores.


Ella merecía
ser feliz como
antes
de que el
entrara a su vida,
quizás
allá en aquel tiempo
la deslumbro,
quizás por
su personalidad
avasallante,
dominante.

¿Habrá sido
tal vez buscar
su protección,
al tener
un padre ausente?

Ya no importa,
que ella
viera en él
una combinación
de amor
con sensación de
fugarse de su casa,
por su madre
tan indescifrable,
y tan tirana.

Ya ambos
se dijeron todo,
lo bueno
y también 
lo malo.
evitando
el resentimiento
que destruye,
si otra oportunidad
única les daba
la vida,
para quizás
lograr anclar
en un último
y armonioso amor.