Terror laboral y despidos masivos: la era Elon Musk de Twitter. Ahora lo sufre España.

La controvertida figura del multimillonario Elon Musk ha extendido su alargada y oscura sombra al mundo de las redes sociales con un cuestionable y polémico estreno como dueño de Twitter.

Elon Musk está iniciando despidos masivos en Twitter, reduciendo drásticamente la fuerza laboral de la empresa y dando inicio a su revisión general. El pasado jueves por la noche envió un correo electrónico a los empleados de la empresa notificándoles sobre los planes para eliminar puestos de trabajo. Los trabajadores han recibido un correo electrónico con el asunto: «Su papel en Twitter».

Aquellos que mantuvieran sus trabajos serían notificados en el correo electrónico de la empresa y, el resto, serían avisados por su correo personal.

elon musk twitter redes sociales sociedad 1Elon Musk en su primer día como dueño de Twitter.

“Equipo, en un esfuerzo por colocar a Twitter en un camino saludable, pasaremos por el difícil proceso de reducir nuestra fuerza laboral global el viernes”, se puede leer en una de las versiones del correo electrónico recopilada por The Washington Post.

“Reconocemos que esto afectará a varias personas que han realizado valiosas contribuciones a Twitter, pero lamentablemente esta acción es necesaria para garantizar el éxito de la empresa en el futuro. Reconocemos que esta es una experiencia increíblemente desafiante, independientemente de si le afecta o no. Estamos agradecidos por sus contribuciones a Twitter y por su paciencia a medida que avanzamos en este proceso”.

Esa fue la primera comunicación oficial de Musk con el personal. Desde que el millonario asumiera su cargo el 28 de octubre, Twitter ha despedido aproximadamente al 50% de sus empleados.

En los últimos días, varias empresas dijeron que pausarían temporalmente su inversión publicitaria en Twitter para ver cómo cambiaban las cosas bajo la propiedad de Musk. Los competidores de Tesla, General Motors y Audi, junto al titán de los alimentos General Mills se encuentran entre las empresas que han detenido su actividad con la compañía.

elon musk twitter redes sociales sociedad 2

A su vez, el gigante publicitario IPG aconsejó a sus clientes que pausaran temporalmente sus planes de medios de Twitter, aunque no está claro cuántos están siguiendo este consejo. 

Musk busca eliminar alrededor de 3.700 empleados de Twitter, lo que equivale a la mitad de su fuerza laboral, mientras intenta reducir costos e imponer una nueva ética de trabajo exigente, según planes internos revelados por algunos trabajadores. 

El personal que trabaja en ingeniería, comunicaciones o productos se encuentra entre los afectados por los despidos, según los tuits del personal de Twitter.  Algunos miembros tuitearon que perdieron el acceso al correo electrónico del trabajo y a los canales de Slack antes de recibir un aviso oficial, lo que interpretaron como una señal de que habían sido despedidos.

El equipo de curación de Twitter, responsable de destacar y contextualizar los mejores eventos e historias que se desarrollan en la empresa, también ha sido eliminado, junto al equipo de comunicaciones de la empresa en India, a los que se suma un equipo que se centró en investigar cómo Twitter empleaba algoritmos, un tema que era una prioridad para Musk.

elon musk twitter redes sociales sociedad 3

Twitter España despide al 80% de su plantilla: «Lo han hecho tan mal que nos pagan una pasta».

Solo quedan 5 empleados.

«Hoy nos han despedido a todos», cuenta uno de los afectados. Tras casi cuatro meses de incertidumbre, la plantilla se ha quedado reducida a solo cinco personas. Los demás se llevan 33 días de indemnización por año trabajado.

Si deseas profundizar en esta entrada; cliquea por favor adonde se encuentre escrito en color “azul”. Muchas gracias.

Twitter España despide al 80% de su plantilla: «Lo han hecho tan mal que nos pagan una pasta».

«Hoy nos han despedido a todos», cuenta uno de los afectados. Tras casi cuatro meses de incertidumbre, la plantilla se ha quedado reducida a solo cinco personas. Los demás se llevan 33 días de indemnización por año trabajado

Twitter España ha despedido este martes a algo más del 80% de su plantilla, según ha podido confirmar este diario a través de varios afectados.

Tres meses y medio después de que Elon Musk se pusiera al frente de la empresa y comenzara un agresivo plan de ajuste, los recortes se han confirmado en su oficina en Madrid, que ya ha sido cerrada, aunque la firma seguirá teniendo cinco empleados, enfocados a ventas y negocio. 

De este modo, el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) ha alcanzado a 24 de los 29 trabajadores y se hará efectivo el 8 de febrero. Eso sí, se han ido con una indemnización de 33 días por año trabajado, frente a los 20 que pretendía la empresa en un inicio. 

El proceso de ajuste ha sido tan caótico como todo lo que ha acompañado la gestión del multimillonario desde que el pasado 4 de noviembre se convirtiera en el dueño de Twitter. «Hoy nos han despedido por fin», celebra uno de los afectados, que prefiere mantenerse en el anonimato, en declaraciones a El Confidencial. «En el ERE no habían puesto una razón válida, solo que por productividad. Se les amenazó, han tenido que dar su brazo a torcer y no les ha hecho ninguna gracia. Esto lo ha tenido que firmar Elon Musk personalmente, porque tiene que ser así a partir de cierta cantidad», cuenta el ya exempleado, que recalca que el proceso de despido fue «muy traumático». «Me alegro de que ahora les hayan fastidiado, porque les hemos sacado lo que queríamos», incide.

El caso de la filial de Twitter en España dista mucho de lo que ha ocurrido en Estados Unidos o Reino Unido, donde los procesos de despido han acabado en los tribunales. No es el único entuerto judicial que tiene que resolver la red social.

De hecho, el acuerdo para finiquitar el ajuste en Madrid ha llegado casi a la par que la Crown Estate británica –conglomerado empresarial que gestiona propiedades de la Casa Real británica – demandara a la empresa de Musk por el impago de su sede en Londres. 

Es la consecuencia de la orden que dio Musk el pasado diciembre, cuando también dejó de pagar a varios proveedores. En España, el prestigioso bufete de abogados Sagardoy ha llevado la representación de Twitter. Tanto aquí como en el resto de países, la compañía ha tratado de actuar con los despidos lo más rápido posible, ya que a partir del 1 de febrero buena parte de la plantilla tenía que cobrar las stock options (pago en acciones), algo que Musk quería evitar a toda costa. Si eran despedidos antes, ese pago se anulaba al completo.

«Llegaron un par de días tarde para evitarlo. El proceso ha sido todo lo rocambolesco que te puedas imaginar», asegura el afectado, que remarca que finalmente también se han incluido todas las stock options que les correspondían. Otras fuentes consultadas señalan que la negociación con los abogados de Twitter ha sido impecable, pero hasta ellos tenían las manos atadas por las políticas establecidas por Musk. «Twitter lo ha hecho tan mal que si iban a juicio, como mínimo, nos daban el despido improcedente. Gracias a eso, la diferencia ha llegado a ser de 50.000 euros en el finiquito. En total, los despidos les han acabado costando unos 1,6 millones. Nosotros estamos muy contentos», asegura.

Las oficinas centrales de Twitter. (EFE / John G. Mabanglo)

La llegada de Musk a Twitter supuso echar a la calle a la mitad de la plantilla en todo el mundo, a lo que luego han ido siguiendo más recortes laborales. 

Uno de los episodios más polémicos se produjo cuando, semanas después, abrió un proceso de bajas voluntarias. Entonces, envió un correo a toda la plantilla en la que les daba un ultimátum de 36 horas: o aceptaban un modo de trabajo «extremadamente duro» o se iban a la calle. 

«¿Qué es eso de despedir por no pulsar un botón? Ni siquiera teníamos la opción de pulsar no, solo sí. Si no respondíamos, estábamos fuera», dice el exempleado, que detalla que la respuesta en Twitter España estuvo marcada por las tareas que desempeñaba cada cual. «Entre los ingenieros, solo una persona decidió continuar. La cosa cambiaba cuando se trataba de trabajadores dedicados a ventas, que sí aceptaron de forma mayoritaria.

Estuvieron currando durante las fiestas y los fines de semana para haber acabado igualmente sin empleo», lamenta, aunque celebra que la gestión de la tecnológica «ha sido tan horrible que hasta la intención de dar el mínimo posible les ha salido mal, por inútiles». 

Hace justo un mes, otro afectado contaba a este diario que el proceso estaba siendo «un limbo surrealista». «Los e-mails que nos llegan de EEUU no son vinculantes legalmente. Hasta que Musk, un abogado o alguien me envíe un burofax o una comunicación oficial de que estoy despedido, de aquí no me muevo», avisó entonces. Ese día, ha llegado.

Imagen de portada: Elon Musk (Reuters / Andrew Kelly File)

FUENTE RESPONSABLE: Cultura Inquieta (Pijama surf) 7 de noviembre 2022./ El Confidencial. Por Mario Escribano. 24 de enero 2023.

Sociedad y Cultura/Elon Musk/Twitter/Redes sociales/España/ Polémica/Desempleo/Pensamiento crítico.

Entrada relacionada: «El hombre ha perdido la capacidad de desobedecer», por el filósofo y psicoanalista Erich Fromm. 24/1/2023.

Borges, Celine, Günter Grass… ¡Cancelados!

A propósito del caso de la escritora Carolina Sanín, vale preguntarse si debería cancelarse la obra de aquellos escritores cuyos dichos y hechos la historia ha condenado.

El 30 de octubre pasado, la escritora colombiana Carolina Sanín publicó un video, un largo monólogo, en el que ahonda sobre sus opiniones, sostenidas en los últimos años, respecto a las políticas indentitarias, sexo y género.

A través de declaraciones y escritos periodísticos, la autora polemiza respecto a la transexualidad, cuestionando especialmente la imagen del hombre embarazado. Para ella, ni la autopercepción ni el cambio quirúrgico de sexo hacen de un hombre una mujer, en el marco de la lucha histórica del feminismo.

En ese mismo video vuelve a denunciar que desde hace años es víctima de hostigamiento mediático y en redes sociales por parte del llamado trans activismo, que la acusa de promover el odio hacia ese colectivo. La tildan de TERF (sigla inglesa para feminista radical transexcluyente).

El 4 de noviembre último, Sanín anunció en Twitter que, producto de esas opiniones, la editorial Almadía, de México, había cancelado la publicación en ese país de dos de sus novelas: ‘Somos luces abismales’ y ‘Tu cruz en el cielo desierto’ (ya publicadas en español, en la Argentina por Blatt & Ríos, y traducidas a varios idiomas), que había contratado para su edición.

Según trascendió, los editores mexicanos desistieron de publicar ambas obras a raíz de los cuestionamientos públicos de Sanín a las políticas identitarias. Sin embargo, ninguna de esas novelas hace alusión alguna, ni directa ni indirectamente, a dichos y opiniones de su autora sobre esa cuestión.

La obra e la escritora, entonces, habría sido cancelada debido a sus cuestionamientos personales sobre un tema de “corrección política” del que, en definitiva, no se puede hablar ni sobre el cual estaría permitido polemizar, como advierte en citado monólogo.

Pincha el siguiente link para ver el vídeo. Muchas gracias.

La identidad, las mujeres y el mundo siguiente, por Carolina Sanín | CAMBIO

La cancelación de las novelas de Sanín repercutió en redes sociales en innumerables manifestaciones de solidaridad con la escritora y repercusiones en medios de América Latina, incluyendo artículos en los principales diarios de los Estados Unidos.

También se multiplicó el hostigamiento a la propia Sanín y hacia otras personalidades que, aunque en algunos casos manifestaron disidencias políticas con ella, rechazaron en general la cancelación de su obra. Mariana Enríquez, por ejemplo, debió cerrar su cuenta en Twitter ante la catarata de reacciones de “haters”.

Consecuencias exponenciales de la cultura de la cancelación

Este nuevo hecho generado por la “cultura de la cancelación” obliga a preguntarnos sobre sus consecuencias exponenciales. Casi sin esfuerzo, podría aplicarse retrospectivamente a reconocidos autores que opinaron y hasta cometieron actos tanto o más graves que Sanín, quien solo intenta polemizar mediáticamente.

Tenemos a Céline, uno de los escritores más influyentes del siglo xx, también autor de panfletos antisemitas y ferviente simpatizante del nazismo durante su auge. O Günter Grass, premio Nobel y miembro de las Waffen-SS durante la Segunda Guerra Mundial. O el novelista, poeta y dramaturgo Gabriele D’Annunzio, precursor del fascismo italiano y del mismísimo Musolini.

O con nuestro Jorge Luis Borges, cuyas opiniones y acciones distaron muchas veces de ser incluso democráticas; como al apoyar pública y decididamente los golpes militares en 1955 y 1976, reuniéndose y tratando de “caballero” a Videla, o al alabar a Pinochet, en Chile, durante uno de los momentos más sangrientos de su dictadura.

Nada de lo que haya dicho o hecho hasta su muerte en Ginebra se refleja en su obra, a la que preservó de su actitud reaccionaria ante la realidad que le tocó vivir. Sin embargo, siguiendo la lógica de la “cultura de la cancelación” deberíamos alentar la prohibición de obras como ‘Ficciones’, ‘El Aleph’ o ‘El libro de arena’.

De hecho, sufrió esa cancelación a la hora de no otorgarle el Nobel: gracias a archivos desclasificados recientemente por la Academia Sueca, se supo que, en su momento, el comité encargado de designar cada año al ganador tenía vedado otorgarle el galardón debido a sus opiniones políticas.

¿Deberíamos cancelar, finalmente, la obra de todo aquel o aquella cuya corrección política personal está en la picota? El debate sigue abierto; la respuesta a esa pregunta también.

Pincha el siguiente link para ver el vídeo. Muchas gracias.

Cancelar a Borges (a propósito del caso Carolina Sanín)

Imagen de portada: Jorge Luis Borges (Archivo)

FUENTE RESPONSABLE: Minuto 1. Por Gustavo H. Mayares. 13 de noviembre 2022.

Sociedad y Cultura/Literatura/Transexualidad/Polémica/Controversial.