Agradecimiento y breve regreso…

Debo comenzar agradeciendo tanto a aquellos que sigo o me siguen, como también a los que no, que tuvieran la extrema sensibilidad de acercarse a este sitio y solidarizarse, para darme ese respaldo anímico que todos necesitamos en esos momentos de dolor que cada uno de nosotros, lamentable e indefectiblemente atravesó o atravesara en su vida. Por ello nuevamente a mis amigos, mi sincera gratitud.
Debo decir, que mi última publicación fue el 28 de agosto pasado y pido disculpas a aquellos, que deberán aguardar el final inconcluso de “Misterio en Giverny”.
Por aquello de la brevedad, debo decir que mi querida hermana, se encuentra ahora en terapia intermedia, porque cuando se aprestaban a realizar el tratamiento oncológico, se le detecto COVID y debió ser aislada con respirador, sin poder recibir visita alguna, hace ya unos dieciséis días. 
A ello se agregó que tanto mi sobrino y yo, casi paralelamente a lo sucedido y solo con dos días de diferencia, contrajimos también la enfermedad. Los hisopados positivos y las manifestaciones de la misma, hicieron el resto sumándose a la ansiedad y angustia que para que decir, nos embarga a todos.
No obstante; hace unos pocos días volví a la plataforma desde que me había alejado, para leer a quienes escriben, los siga o no como es mi costumbre, ya que me resulta grato saber de sus emociones, ansiedades, sentimientos, humores, y todo aquello que a veces se descubre en las letras. No me prive como siempre; de algún comentario que creí considerar atinado.
Sin embargo; no dejo de observar en la app de la Institución en la que se encuentra internada y que tengo instalada en mi teléfono, dos o tres veces al día sus signos vitales y el parte que los médicos ofrecen diariamente a mis sobrinos, vía telefónica.
Ya han llegado sus dos hijos menores desde Chile, el primero con la obligatoriedad de tener que hacer el aislamiento de catorce días, al llegar a nuestro país en la casa de mi hermana, por lo que solo pudo turnarse conmigo unos 4 días, ya que él fue quien también contrajo COVID. En su caso, la convalecencia resulto más complicada dada la elevada temperatura corporal, que se resistía al anti-térmico y otros síntomas; tales como tos, dolor de garganta y de articulaciones.
En mi caso, quizás ya porque no me cocino, ni siquiera al tercer hervor, solo se limitó a que estuviera febril durante un par de días y con un gran cansancio corporal, que aún hoy se mantiene. Ambos tuvimos la fortuna –si así, puedo decirlo- de cursar la enfermedad en nuestras casas, sin necesidad de hospitalizarnos.
Casi siempre; el cuerpo avisa aquello que nos afecta el alma. En Chile hace veinte años, se encuentra su segundo hijo, quien construyo su futuro y una hermosa familia. En diciembre del año pasado y dada la situación de permanente volatilidad de nuestro país, se dirigió a Chile su hijo menor, el tercero junto a su esposa, para radicarse en el país trasandino e iniciar un emprendimiento, apostando a un mejor futuro. 
Justamente; el hijo menor que la acompaño los últimos 20 años de su vida. Una casa inmensamente grande para ella en donde en el pasado, se oían risas infantiles o esos entredichos de adolescentes, y que ahora solo era silencio y recuerdos que se agolpaban en la triste y amarga soledad. 
Mi hermana los crió ejerciendo una autoridad no doblegable, pero también con un infinito amor. Hoy; están viviendo lo más difícil. Esa situación que uno que jamás quisiera vivir, como cuando hace 20 años perdí a mi madre, luego de un largo trajinar de diecisiete años. Estuvo siempre bien; lucida y activa, hasta que el fallecimiento de su hijo mayor, luego de una larga enfermedad -mi hermano-, provoco que su estado de salud comenzara a declinar. 
Ahí, se fue yendo poco a poco. Siempre golpea en mi memoria, su pedido sorpresivo, que fue como un ruego inesperado. Solo murmuro: “no me abandones”..
Se me cayó el cielo encima; como un yunque sobre mi cabeza. 
Es aun el día de hoy, en que no logro comprender esa demanda. Me pregunto una y otra vez, que fue lo que hice mal.
Fui quien en esos 17 años; estuvo acompañándola a su médico, como a cuanto estudio fuera necesario hacerle, visitarla casi diariamente o quedarme a la noche para hacerle compañía y mimarla.
Hasta a veces, le decía – ¿Mamá, no preferís que alguna de mis hermanas, te acompañen al médico?- y proseguía –sabes porque te lo digo, porque debo sacarte y ponerte el corpiño, quizás tengas vergüenza-
Y me respondía –Por favor, te di la vida. Tú eres mi bastón y contigo me siento acompañada y contenida.-
Siempre nuestra comunicación; fue diferente a la que podía mantener con mi hermano o hermanas. Era como un Edipo al revés -sería hipócrita-, decir que no me agradaba-  pero era tan evidente, que como hijo menor en las situaciones que pasaban en la casa familiar, siempre resultaba no el más querido, pero si el más preferido. Vaya a saber por qué. Quizás por ser el menor, llegado al mundo con una diferencia de casi siete años, de esta hermana mía que estamos aguardando, y que continúa luchando por su vida.

Ha habido personas cercanas que han hecho cadenas de oraciones, gente apreciada que cada día nos manda su aliento, nos hemos constituido en conocidos y desconocidos en un verdadero ejército, en donde cada uno le pide a la Deidad en quien cree, por su recuperación…


Vaya nuevamente; mi gratitud a todos y cada uno de aquellos, que han pasado a darme una palabra de aliento.

Ansiedad? Inevitable…

No es nada fácil. Cuando tienes a una de tus hermanas, con la que has vivido un abanico de circunstancias de todo color, durante toda tu vida. 
Sanatorio u Hospital; qué más da en donde se encuentra internada.
Se siente que la intranquilidad, ha hecho prisionera a toda persona, que circule por este edificio impersonal, en donde cohabitan profesionales y personal de segunda línea, más que valientes aquellos le ponen el pecho al maldito COVID 19 .
Del otro lado, aquellos pacientes que mantienen la esperanza, de superar lo que padecen, fuera el virus o no. Estamos con récord de contagios y muertes. Los medios bombardean con la vacuna rusa,; a la que denominaron “Sputnik”, dándole el tinte geopolítico de ver quien llega primero a la meta, como si esto eliminara el número de víctimas, que solo son ahora el recuerdo de sus seres queridos.
Todo es confuso y en consecuencia su aprobación, comercialización, distribución a nivel local y global, sin olvidarnos del vil metal y su consecuente negocio. ¿Licito?
Cuando en realidad; debería haber sido producto de un gesto de “NOBLEZA”. Si ya se; me dirán no estoy en mi sano juicio. 
Porque esa palabra; solo se usa como identidad de las revistas del corazón y ha dejado de estar en el vocabulario, de las relaciones personales e multidisciplinarias.
Hubiera sido el momento oportuno, para que los países que dicen ser “del primer mundo”, se unieran e investigaran todas las variables del virus, que ha mutado ya más de 40 veces, lanzando una vacuna luego de superar los protocolos de seguridad, como consecuencia de reunir en su conjunto las mentes más brillantes de la ciencias y medicina de todo el mundo, lo que hubiera sido el primer gesto, de hacerle saber a los habitantes de este planeta tan desigual, que esta sociedad enferma, podría redimirse y hacer de la generosidad el instrumento de su nueva creación, dando a todos los países el reclamado antídoto, en forma gratuita y sin excepción.
Pero no; seria pecado para el CAPITALISMO ORIGINAL Y CRIMINAL; que no ha dudado en llevar a cabo el ensayo de vacunas en bolsones de pobreza del África, Asia, y la misma Latino américa, entre otros.
Y lo más lamentable, es el lugar que ocupan esos seis o diez tipos multimillonarios repugnantes, que los medios pretenden darles mas que prensa y convencernos que son verdaderos filántropos en búsqueda de la salvación divina, cuando son infinitamente participes y responsables, tanto de las pestes como de la degradación del medio ambiente. 
Además, cuando sus donaciones se desgravan de impuestos, son públicas y mediáticas, y eso me genera mayor rechazo. Y ahí tarareo; lo de Joan Manuel o el Nano, “con esos tipos, tengo algo personal”.
Pero vuelvo a la habitación donde se encuentra mi hermana; donde hace más de 40 minutos, que se la han llevado a realizar un PET uno de los tantos exámenes, que junto a análisis, ECG, y otros que le vienen realizando.
He estado tantas veces, en los pasillos, salas y habitaciones de estos lugares, que ya son parte de mi historia de vida, y que lamentablemente me traen dolorosos recuerdos, a los que ahuyentó, anteponiendo los otros. 
Aquellos; de los momentos felices.
El hijo mayor con su familia aquí en Buenos Aires; los otros dos en Chile. Ahora vere; llegado el caso si con un certificado médico del médico actuante, los respalda realizar el viaje en un aéreo humanitario, que los traiga a Buenos Aires, de acuerdo a las circuns- tancias.
Me detengo; se abre la puerta. Un auxiliar ingresa; trayendo a mi hermana en una silla de ruedas, abrigada con una manta violeta, que hace aún más evidentes sus gestos de cansancio, acompañada por la delgadez de su cuerpo.
Dejare de escribir; esperare la visita de los médicos, que intervinieron en el estudio. Les preguntare. He vivido ansiedades pasadas y sin embargo, siempre es lo mismo. La preocupación por quien uno ama y con quien ha vivido tantas circunstancias de la vida.
Me acerco a su cama. Le abrigo sus piernas con una manta. Callo; un instante. Comienza a hablarme sobre cada detalle; del estudio realizado. La escucho atentamente, inter- cambiamos opiniones. Pretendo inyectarle esperanza. Wasapeo; un mensaje igual para sus tres hijos y mis sobrinos… Ingresan los médicos… 
No sé si seguiré; escribiendo de esto. Creo que no… 
Lamento decirles; a aquellos que me siguen y tengo el gusto de compartir muchas horas…que la publicación del VIII Capitulo de “Misterio en Giverny”; se extenderá todo lo que mi prioridad, hoy establezca.

Abrazos a tod@s...

Juntos siempre…

¿Sabes? Si bien soy de aquellos; que dicen que uno debe ocuparse, en lugar de preo- cuparse, hoy no tengo demasiados deseos de escribir. Estoy preocupado, aunque comencé a ocuparme, desde el mismo momento en que ayer, me comunicara uno de mis queridos sobrinos, de la súbita enfermedad de mi hermana, que a la vez es mi compa- ñera de todos los días de esta “rara actualidad”, en que nos enviamos un WhatsApp o hablamos por teléfono. Nos contamos nuestras vidas; nos reímos, discutimos por ser diferentes y hablar sin filtros –sin cuidarnos-, nos amigamos luego, diciéndonos que nos amamos.
Pero la voz de uno de sus tres hijos ayer; me movió toda la estructura. Y ello; a pesar de que de cuatro hermanos, siendo el menor tuve que convertirme en el mayor desde mi adolescencia, para asistir a mi padre primero, a mi hermano mayor luego y a mi madre, durante diecisiete años debido a una larga enfermedad, pero que llevo con una dignidad maravillosa. Pero el fallecimiento de mi hermano, la potencio. Se fue a los dos años; diciéndonos en las visitas periódicas que mi hermano ausente –Carlos- se había presentado, diciéndole que se preparara para la partida. Tal es así; que a los dos días, los ángeles se la llevaron en silencio y sin sufrimiento.
En cambio, a mis dos hermanas mayores, hube de contenerlas solo en puntuales cir- cunstancias. ¿Será aquello, que dice de la mujer ante la adversidad, demuestra más resiliencia y fortaleza que el hombre? Seguramente, es así.
A fines del año pasado; su hijo menor y su mujer, se fueron a otro país latinoamericano adonde reside otro hermano, casado con una bella mujer, dos niñas y su madre política, en búsqueda de oportunidades, que lamentablemente este país no ofrece, pase el gobierno que pase y desgobierne. Es una constante. Eso la sacudió; por aquello de que el amor filial es generalmente mayor con el menor de los hijos, lo que generalmente no es un mito. En muchos casos; es real como el aire que respiramos –si lo sabré, yo-.
Hubo un tiempo, que ante cualquier situación, lloraba y se encerraba en sí misma, en que esa sensible emoción, le quitaba esa fortaleza anímica que ostento durante toda la vida. Ya a los dieciocho años; cuando ya estaba quedándose imposibilitada de caminar, cuando médicos la trataban erróneamente con sus diagnósticos; hubo quien finalmente –un neurocirujano- luego de unos estudios, percibió un tumor del tamaño mayor de un huevo alojado entre la columna vertebral y la médula espinal.
Así hubo que quitarle cuatro vertebras; para extirparle exitosa mente ese tumor, que le impedía movilizarse y por lo cual derramaba mares de lágrimas, al pretender dar siquiera un paso.
Por ello; mi experiencia con los médicos, cualesquiera fuera su especialidad, ha sido siempre ciclotímica –a algunos les haría tragar por el culo, el juramento hipocrático-, si bien conozco a una gran mayoría que son tan dignos, eficientes y no ven el vil metal, como su objetivo final. Velan verdaderamente por la salud de las personas, como sucede en cada lugar del mundo y mas hoy, ante este maldito COVID19.
Pero ella; ha sido siempre para mí una amazona invencible, se quedó sola con tres hijos casi todos adolescentes. Del mejor pasar; pasaron a encontrarse sin medio alguno, se unieron y se fortalecieron, salieron adelante juntos, con sacrificio y ese “don” que en quien creas, le da a veces “a los buenos”, para superar adversidades y lograr alcanzar aquello que se llama vivir con dignidad.
Luego tuvo otros casos; un cáncer de colon que supero, pero que significo también perder unos centímetros de su intestino grueso. Otras adversidades; como caídas por querer hacer su trabajo, lo más rápido posible y tropezar una y otra vez, con fracturas o hematomas groseros en su cuerpo. Además la casa de tres plantas; que solo le dejo su divorcio sin ningún otro pasar, ni siquiera pensión por alimentos por uno de los hijos, aun menor. Ella se empleó y sus hijos; fueron todos a trabajar de lo que fuera, para seguir viviendo de pie y no de rodillas, como bien nos enseñaron en nuestro humilde hogar, en el cual nacimos y solo como riqueza inigualable, ejemplos recibimos. Luego del trabajo; limpiaba toda la casa, ella sola. Obsesiva, sin igual se reía cuando finalizaba el último rincón. Satisfecha; como buena cabeza dura. Tampoco puedo escribir demasia- de ello. Por algo, tenemos demasiadas coincidencias.
Siempre estuvimos presente; el uno para el otro. Amo a mi otra hermana y estoy para lo que necesite; pero sin embargo, no tenemos la misma comunicación. Somos diferentes.
Estoy golpeado, pero mas fortaleza esgrimo, en estos casos. Hable con mis sobrinos, ya jóvenes adultos. Les ofrecí acompañarlos en esta dura batalla, que su madre enfrenta- ra, pero con todos nosotros detrás, a sabiendas que lo superara por su elevada moral y siendo la persona maravillosa, que es.
Comprendes ahora; la razón de que solo hice catarsis aquí. Como explicarte; porque no deseaba escribir de otro tema. Te pido disculpas. Me dirás; que es una historia de vida, mas. Y te daré; la derecha. Hoy, me pasa a mi.
Si lo has leído, gracias por pasar. Un abrazo.

Interrogantes sin respuestas…

Párpados casi cerrados
pupilas enrojecidas,
descanso inhóspito
de otra noche endemoniada.

Sueños que golpearon
como un martillo,
estallido de sienes
que al levantarme,
me ponen mas lento
en cada paso,
mucho mas que ayer.

Hartazgo que no cesa,
consulta sin retorno
ni diagnostico cierto,
que me ayude a andar
como antes, como siempre.

Ávido busco razones,
abanico de decenas
de causas posibles,
pero ninguna certera.

Aislamiento?
El no a la vida?
Inconsciente rebelde
que gambetea a la consciencia,
dejándola en ridículo
ante un solo espectador, yo.

Cuantos misterios,
que poco sabemos
de nuestra propia mente.
..

Filosofeando

Algunos dirán que he perdido la razón, pero admiro y sigo haciéndolo, a este humorista que habiendo nacido en la localidad de Guaymallen, nuestra provincia de Mendoza y o a pesar de su ciudadanía española, en que se radico hace años ya en la tierra de sus ancestros, quizás cansado ya como tantos de nosotros, en no poder ver a nuestro país en el lugar que debería estar, si no existieran los políticos y sus socios económicos… además de que cada uno de nosotros infelices …que no aprendimos jamas a grabarnos en serio en nuestros corazones la palabra PATRIA, que va mucho más allá de una conmemoración o una fecha, que hace mención a alguno de nuestros héroes de bronce o a algún acontecimiento histórico en particular. 
Me refiero a Joaquín Salvador Lavado Tejón o Quino un humorista gráfico e historietista argentino. Su obra más conocida es la tira cómica Mafalda, publicada entre 1964 y 1973.
En mi época de estudiante en la Universidad, pude leer a tantos pensadores filosóficos desde Platón hasta los de nuestros días, que puedo decir sinceramente que jamás encontré otro como Don Lavado Tejón, quien transmia tanto con tan poco…de la realidad mundana.
Las viñetas que agregare son solo un homenaje y el gran respeto que todos los argentinos, le tenemos a nuestro prócer “Quino”. Las tome prestadas de Pinterest, a quien agradezco profundamente.

FRASI DIVERTENTI : POLITICA :Frases simpaticas
ENTRE TELAS: FRASE DE HOY
Chistes de Mafalda

Locura

Demonios persiguen
cada una de mis noches,
tortuosos e inesperados
viles sin sentido alguno,
hundiéndome en el temor
de cerrar mis ojos,
ante lo irreal, que
agazapado sorprenderá
mi sueño sin remedio.

Búsqueda de razones
que no emergen
en mi memoria,
llevándome a creer
que soy el déja vu
de otro que me somete.

Hasta mi Ángel Guardián
parece haber escapado,
de esos deformes engendros
que ensombrecen mi alma.

Que solos parten…

Gris el cielo, como hiriendo
su pertinaz llovizna a quien
pretenda recorrer la ciudad,
como acusándolo de violar
este aislamiento que fagocita
la razón y la certidumbre de mi mente.

No hay manera de evitar
pesadillas nocturnas,
ni la ansiedad que me invade.

Cansado y dolido ya
de saber números sin nombre,
que cada día parten solos
al igual como nacieron.

Lágrimas que no mojaran
sus rostros,
besos que no acariciaran
sus frentes.

Solos ellos, confinados
impersonales, entubados,
sin una mano que tomen
las suyas, acompañándolos.

Despedida abrupta, inexistente
para los que se quedan,
a quienes les queda pendiente
el adiós de la materia,
pues las almas deambulan
buscando su próximo destino.

El acertijo – El Final

Curiatti se aseguró primero, que al “monito” lo llevaran a una celda, por lo que este reacciono, ante el comisario;

-¿Cómo, Jefe…usted no puede…después de haberle dado tanta información, más de la que Ud. necesitaba?-Además estaría perdiendo un dinero que necesito-  -¿Así es como me paga?- le dijo bajando la cabeza.-

Curiatti lo miro, luego sonrió y le dijo

–Vamos por parte- -Al quedarte aquí unos días “monito”, no necesitaras guita.-

-Bien sabes que en la celda, la vas a pasar más que bien. De lo contrario, te armamos una causa por tus “huevadas”, así según el Juez que te toque ,no la vas a pasar nada bien por gente que te conoce y está adentro, por culpa tuya.-

Curiatti prosiguió -Así que vos decidís; ser el buen amigo de siempre o comerte unos buenos golpes. Al “monito” le comenzaron a sudar las manos; Curiatti lo tenía acorralado,  él sabía que había gente que por su buchoneo estaba adentro, temía tanto por él y como por su único hermano. No tenía otra.


-Está bien Jefe, no me da otra salida…-

Curiatti sonrió – Muy bien “monito”, ahora te mando a pasar sólo un par de días a la mejor celda que tenemos y ya te van a traer la pizza con la infaltable cervecita que a vos tanto te gusta-

-¿Qué me decís ahora?- le pregunto el comisario.-

El “monito” ni lerdo ni perezoso, con una mueca en su cara;

-No…es que Ud. no me tiene confianza y piensa que en una de esas…

-¡Acertaste!…le contesto Curiatti. Así, los dos estamos tranquilos.-

Curiatti miro la hora…ya había que esperar la mañana siguiente.

Debía elegir un par de hombres, para enviar como encubiertos hasta la casa de la calle Pinzón, y que le advirtieran cuando uno de los dos delincuentes saliera, de esa manera haría una tarea de pinzas, los dos encubiertos irían sobre el que quedaba en la casa, con mucha cautela y preservando la vida de la mujer, si aún vivía y el junto a Paredes, se irían de civil en su auto hacia la Mezquita de la calle Alberti, porque seguramente estaría el “Bebe Fabián”, esperando la llegada del otro que venía de la casa de Pinzón.

También podía recibir alguna novedad de la Triple Frontera, como así de la oficial Antonioni, hija de un recordado amigo, que ahora se encontraba en la División de Inteligencia, y a la que le había enviado las fotos del anillo, que le había dado Julián.

Era otra de las formas de saber si a través de la tecnología, la joven le podía arrimar alguna información que proviniera de una organización internacional como la OSCE o el CICTE.

Ordeno a su personal, que a Julián le dieran algo de cenar y le dijeran que descansara en la sala, ya que no podría salir hasta tanto avanzaran en las investigaciones y recibieran novedades, que habían solicitado a diferentes organizaciones.

En realidad, Curiatti no quería sorpresas y Julián en la calle… humm…no le agradaba en lo más mínimo.

Estaba cansado, solo quería dormir en su oficina al pensar que al otro día, varios misterios se develarían y en una de esas…

-Llamó a su casa, le aviso a su mujer que no iría a cenar y cortó-

Se recostó en el sofá que utilizaba, cuando se le presentaba algún operativo antidroga, que le exigía estar en vigilia permanente.

Pero sonrió, cuando alguna discusión con su mujer lo alejaba del ambiente de la convivencia, también ahí se sentía seguro.

No había pasado media hora, cuando sonó su móvil.

Se sentó -¿Hola?-

-¿Comisario Curiatti? Habla la oficial Analia Antonioni, puede atenderme?-

-Cómo no voy a poder, decime Analia ¿conseguiste alguna información?-

-Sí, Comisario…los símbolos del anillo, en un primer momento pensé al transpolar las fotos a nuestras computadoras por su alta definición,  que eran algoritmos que construían una ruta hacia algún lugar,  pero cuando las superpuse y entrecruce las mismos obtuve algo como una bandera con emblemas de las que utiliza el grupo terrorista  palestino Hezbollah y lo más extraño también en el interior del anillo  está escrito Centro Cultural Rey Fahd,  que no es otra que la Mezquita de Palermo, la que el Reino de Arabia Saudita construyo y dono a la Argentina, durante el gobierno  del presidente Menem, lo recuerda, no?

-Como no me voy a acordar, ahora decime Analia –

-¿Qué pensas vos entonces de este anillo que pertenece a la pareja de este muchacho que vino a hacer la denuncia y que me estás diciendo, que tiene mensajes cifrados.-

-Raro, muy raro…solo alguien muy relacionado con el movimiento lo tendría-prosiguió -¿Cuál sería el sentido que por un lado, sea un emblema del Hezbollah y por el otro, señale a la Mezquita de Palermo?-

-¿Estas segura Analia de todo esto? ¿Lo volviste a chequear?-

-Sí, totalmente. Hasta entrecruce datos con la Alianza Antiterrorista del OSCE-

-Bueno…bueno…te agradezco, no sabes cuánto, Analia.

Estaremos en contacto-

-Adiós Comisario…-

-Adiós Analia, de nuevo gracias-

Volvió a recostarse en el sillón y mirando el cielorraso, pensó una y otra vez.

Se estaría encontrando con el preámbulo de un acto terrorista; si así lo era debía informar a la superioridad, porque esto vaya que ya no era simple, en este caso debían intervenir fuerzas especiales del Consejo de Seguridad Interior.

Recordó lo que le había dicho Julián, en cuanto a la interpretación del anillo que había realizado la experta del Instituto de Cultura Hebrea, la Sra. Sary Kaplan. Obviamente, había mentido… ¿pero porque razón?

Sabía que era tarde, pero tenía que hacer un llamado. Creía que en la 27, de Villa Crespo, estaba a cargo el “Toto” Guzmán, antiguo compañero cuando ambos estaban en la Federal. Llamo a la 27 y diciendo quien hablaba, pregunto por el Comisario Guzmán.

 – Sí le respondieron, aguarde un momento, le paso-

-¡Hola “Tano”! qué haces, tanto tiempo!- lo encaro Guzmán.

-¡Todo bien “Toto”!, la familia, tus pibes-

-Bien “Tano” todo en orden, gracias. Espero que tu gente, también…decime ¿a que se debe esta sorpresa?

-Sabes, estoy con un caso muy extraño y necesito si me podes hacer un favor-

-No faltaba más “Tano”, decime…-

-Vos estas a cargo de la jurisdicción de la zona “Toto”, y está cerca el Instituto de Cultura Hebrea, no?

-Sí viejo, lo tengo acá nomas…- – ¿Decime, de que se trata?-

-Si podes mañana por la mañana, ver algún directivo de la comisión y averiguar sobre una mujer que trabaja allí, que se llama Sary Kaplan…pero ojo sotoboche, la mina no se tiene que enterar.-

-Hecho “Tano”, quédate tranquilo. Mañana a media mañana, me acerco y lo veo.-

-¿Gracias “Toto” si vas sin uniforme mejor, sabes?-

– Crees que soy tan boludo….no era joda, un abrazo,cualquier cosa, te llamo.-

Siguió pensando un rato más y antes de dormirse se decidió a no poner en alerta a la superioridad, hasta no realizar el operativo que tenía previsto por la mañana.

Eran las 7:00 de la mañana y se despertó sobresaltado. Pesadillas que no lo dejaron dormir bien, toda la noche en vilo…luces  y más luces que se repetían.

Uno de los agentes, en ese mismo momento golpeo a su puerta.

-¿Quién es?-

-Agente Sanguela, Comisario.- 

– ¿Qué necesitas?-

-Era solo para avisarle que ya llego el oficial Paredes y lo está esperando-

Desde adentro se oyó – Está bien, anda a decirle que en 15 estoy con el-´

Se encontró con Paredes, se palmearon. Tenían entre si una confianza ciega,se reunió con él y le comento como pensaba realizar el procedimiento y le pidió su parecer…

-Mire Jefe, de acuerdo a todo lo que me dijo, me parece que estamos ante un próximo atentado terrorista, pero con la diferencia que ahora no es contra la comunidad judía-

-¿Y porque crees eso, Paredes?-

– Por todo lo que me comento…Jefe. Le digo más, me gustaría tener la info de su amigo Guzmán…-

-¿Por?-

-Por qué supongo que hay tres vértices de un triángulo…-

Curiatti llamo al oficial inspector Villar y al sargento Ludueña, sumándolos a la charla con Paredes. Les conto sobre el objetivo de la calle Pinzón al que tenían que allanar, no bien observaran que alguno de los tipos se iba, pero con mucha cautela, ya que contaba con la casi certeza que tenían cautiva a una mujer…No bien saliera uno de los tipos le debían avisar a él y luego entrar a la casa para reducir, al que se había quedado adentro con la mujer.

-Ahh…muchachos además del arma reglamentaria, llévense un fusil FN FNC, por las dudas, no sé qué tienen esos tipos ahí adentro.-

Curiatti completo -Nosotros esperaremos su llamado, Villar…y luego de eso actúen… ¿sí?-

Tanto Villar como Ludueña, asintieron con la cabeza y se fueron a la armería, al rato salieron de la seccional, con destino a la casa de la calle Pinzón.

Mientras tanto Curiatti y Paredes, comenzaron a prepararse. Se cambiaron sus uniformes por ropa de calle y reforzaron su armamento, para el encuentro con el “Bebe” Fabián y el palestino. Vaya uno a saber…

Ya estaban listos, cuando Curiatti recibió el llamado de Villar. Vamos le dijo a Paredes; subieron al auto y se dirigieron a la Mezquita de la calle Alberti, pero regulando la marcha, le tenían que dar tiempo al otro para llegar y no debían ser descubiertos, el auto lo estacionaria  a un par de cuadras.

No habían recorrido ni cinco cuadras, cuando Curiatti recibió un llamado del Comisario, el “Toto” Guzmán…

-Que haces “Toto” ¿tenes algo?-

-Si tengo algo…te vas a caer de culo “Tano” esta mina que me dijiste… hace tres meses que esta acá y me trajeron el legajo de ella. Cuando vi su foto ¡Mi Dios!-

-¿Pero que pasa Guzmán? ¡Sé más claro, hermano!-

-Hasta a ellos engaño, sabes que esta Sary Kaplan es en realidad Judith Herzog e integrante del grupo terrorista religioso judío Bat Ayin, buscada por Interpol Internacional, con alerta roja.-

-No lo puedo creer… ¿y cómo encaja todo esto?-

-Mira, acá la estamos esperando y no bien llegue la detendremos. Luego no nos va a quedar otra que atar todos los vértices, como te dije- Seguro que está ligada a los tipos que andas buscando-

Curiatti además de quedar confundido, también tenía ahí la respuesta a su pregunta, la razón por la que “Sary Kaplan” le había mentido a Julián, con habilidad, lo había sacado de eje y logrado confundirlo, llevándolo hacia otro lugar, en su angustiante búsqueda de esa joven…¿”Amanda”…era no?

Entro en una playa de estacionamiento y al salir se separaron con Paredes, a unas 2 cuadras de la Mezquita, para otear si veían llegar al palestino. No pasaron ni diez minutos, cuando vieron que bajaba de un taxi. Lo dejaron entrar, y se encaminaron hacia el lugar.

Mientras tanto, Villar y Ludueña llegaban a la casa de la calle Pinzón. Sabían  que llamar les quitaría el factor sorpresa, y el tipo que estaba adentro en una de esas la ponía como escudo a la mujer. Decidieron ir uno por adelante y otro por detrás, sorprendiendo al tipo. Ludueña que primero había tratado de ver por la ventana; sin resultado alguno, se quedó esperando que Villar ingresara por los fondos. En ese mismo momento, un intenso tiroteo se estaba produciendo en el interior. Ludueña pateo la puerta y apunto con el fusil FN FNC, cuando vio a Villar detrás de una pared, herido en una pierna mientras un hombre y una mujer, le disparaban. No dudo, apunto con precisión a las piernas de ambos, que se derrumbaron en el piso. Raudamente…se les puso al lado apuntándoles para que no intentaran nada. Les puso las esposas…atendió a Villar y pidió refuerzos además de una ambulancia.

Casi al mismo tiempo, Curiatti y Paredes ingresaban a la Mezquita de la calle Alberti. Al fondo en una sala de oración se toparon ya con sus armas en posición de tiro con el “Bebe” Fabián y el palestino,  que al verlos, solo se entregaron. Ya  desarmados- tenían una Glock y una Browning GP35 – y esposados, pidieron un móvil a la seccional y los llevaron detenidos.

-Al tanto de lo sucedido en la casa de Pinzón, Curiatti hablo con Ludueña, quien lo puso en tema de todo lo sucedido-

-¿Qué me decís Ludueña, que la mina también le disparaba a Villar junto al otro-

-Sí… Jefe, si no les disparo-quedaron malheridos- en una de esas lo remataban.-

Curiatti…trago saliva…¿la pareja buscada por Julián, integraba un grupo terrorista?

Habían pasado ya dos días de los hechos y Curiatti; no salía aun de su asombro al haberse abortado un atentado terrorista, contra la Mezquita de Palermo, que se realizaría ese sábado después del tradicional Ramadán, destruyendo todo el Templo como represalia contra el Reino de Arabia Saudita, ya que los dos palestinos pertenecían al grupo Hezbollah, como así también  “Amanda” la que en realidad era Fath Jamal, una argentina que a los 24 años partió a Palestina y había sido una de las líderes en la intifada de diciembre del 2017, cuando el Presidente Trump declaro a Jerusalén, como la capital oficial del Estado de Israel. Todo aparentemente estaba financiado por Irán.

Curiatti además de ser felicitado; tanto él cómo su gente por haber abortado la amenaza de los terroristas en forma tan limpia y sin daños colaterales. La impactante noticia estaba siendo difundida por los distintos medios y significaba para toda la fuerza “tantas veces, desacreditada” como un baño de confianza, al ser conocida por la opinión pública.

¿Julián? No pudo creerlo en un primer momento…pero luego cuando la vio en el hospital con custodia y esposada, al estar incomunicada no pudo hablar con ella. Su “Amanda” al verlo, bajo su mirada.

Había sido coprotagonista de una historia, al que nadie invito y lo metieron solapadamente, siendo solo un personaje que utilizaron para servirle a “Amanda”, para despistar cualquier sospecha y se convirtió en su “novio” durante tres meses, mientras urdían todo el plan-

Tenía el corazón destrozado. No podía consigo.

Curiatti que le había tomado aprecio, volvió como el primer día a invitarlo con un café;

-Sabes, Julián…esto te va a durar nada, pero seguramente será algo que no podrás olvidar en toda tu vida, por lo extraño en que sucedieron las cosas. Pero sabes que a tus años, la vida te da múltiples revanchas…-

-Cuando te duela,trata de pensar en que hubiera pasado, si te hubiera adoctrinado para su causa.- Y río con ganas…

Y lo palmeo en la cara…

El acertijo – Parte IX

El “monito Quinteros” se lo llamaba así, 
era un buchón confiable para Muriatti, 
se alegró al verlo entrar junto al oficial Paredes,
no media, más de un metro sesenta y su andar 
con largos brazos a los lados de su cuerpo enjuto,
le había hecho ganar en la jerga su seudónimo 
de el “monito”, era un vivillo que sabía jugar
entre el obscuro submundo y el de la “poli”.

En cierta forma lo cuidaban todos, siempre 
se recordaba que gracias a él “monito” el dato 
que les había servido años atrás, en bandeja 
con data precisa de los asesinos de cinco agentes
de la comisaria, asesinados violentamente 
tras una emboscada sin tener siquiera chance,
de defenderse en un procedimiento antidroga.

El “monito” sin que nadie le dijera, se sentó frente a Muriatti
y soltó sonriendo  –sabe Jefe, como siempre el “monito” cumple-
Muriatti replico  -no te agrandes “monito”, que si alguien te conoce
ese soy yo -así que desembucha que esto no es joda, es muy pesado-

-Sabe Jefe, vio acá nomas en la calle Pinzón… ahí cerca 
donde están los antiguos talleres, dicen haber visto 
a dos tipos que no son de acá…en una casona vieja,
pintada de color amarillo todo descascarada… pero 
que entran y salen nunca juntos, es como si se turnaran…
ahh-… continuo… refregándose las manos…-hay quien 
dijo que detrás de la gruesa cortina de la ventana, 
creyó ver a una mujer en un rincón pero sabe, parada,
como una estatua…hasta le dio impresión que parecía
muerta y atada en posición vertical…el fulano se cago todo 
y salió disparado- por si los de adentro habían escuchado 
algún ruido o visto algo en la ventana…ya le habían dicho 
y la tenía mas que clara, que los tipos que eran pesados..-

Muriatti llevo como lo hacía siempre, su mano derecha 
a su sien y pareció cavilar, sobre todo lo que hasta ahí 
había escuchado de el “buchon”. Le lanzo una mirada 
a el “monito” que entrecerró sus ojos, y suave le dijo,
acercándose despacio y poniéndose en su oído -decime vos
– ¿la casa estaba desocupada o es de alguien que conoces?-

El “monito” trago saliva y se empezó a mover inquieto…luego 
le dijo-mire Jefe creo que le traje toda la data que me pidió, 
más la frutilla del postre- no se nada mas de lo que le dije…

Muriatti, era un hombretón curtido y casi nula paciencia, 
de un momento a otro, podía convertirse de ángel a demonio, 
en un crispar de dedos, con extrema y brutal facilidad… 
-¡Te dejas de joder “mono”!- El buchón se dio cuenta 
al escuchar  “mono”, que la cosa no estaba para joder,
de lo contrario, suponía que iba a tener una noche movida.

-Pero Jefe…bueh…esa casa es de la fallecida Doña Josefa
y ahora es de su hijo, el “Bebe Fabián”… que nunca esta –
-Y que sabes de ese “Bebe Fabián”, vos. ¿A qué se dedica?-
-Y el “Bebe”, es como si hiciera tantas cosas, que se yo
…los fines de semana trabaja en un bar en San Telmo y
en la semana se la pasa en la Mezquita de la calle Alberti…
usted sabe Jefe, estos son los que rezan como cinco veces
al día… tipo jodido… hace transas por droga y secuestros.

Decime “monito”, sabes en que bar de San Telmo labura?
-Y sí, es el que está en la esquina, el Bar “Plaza Dorrego”-
Muriatti al instante hizo que fueran a buscar a Julián.
al llegar…-¿le pregunto cuál era el bar donde estaban…?
-en el “Plaza Dorrego”, siempre vamos ahí por la vista
que tiene hacia la plaza, o nos sentamos en alguna mesa
que colocan dentro de ella…¿ Por qué me pregunta? –

-Por nada, Julián vuelva a la sala, que ahí puede descansar-
-Disculpe, Comisario…pero no puedo estar tranquilo…ha
tenido noticias de algo…de Amanda…de…y no pudo continuar-
-¡Basta Julián, esto no es un juego, es una investigación y
demasiados interrogantes. Así que por favor, haga lo que pido!

Muriatti ya había comenzado a encajar las fichas en su cabeza,
descartaba el secuestro por trata, no creía lo del anillo
y su significado, de algo tan incierto como podía ser un camino
para llegar a un tesoro en el Mar Muerto, en donde los israelíes
mantenían la zona totalmente bloqueada con alta militarización,
salvo que fuera para vendérselo a alguien de adentro del país.

Se retrotrajo al año 2001, en que aún era un Oficial Inspector
de la Policía Federal asignado a la ciudad de Puerto Iguazú,
cuando llego al destacamento en febrero o marzo del 2002,
poco tiempo del atentado a las Torres Gemelas, y un tal Feith
que era uno de los Directores máximos del Depto. de Estado
de los E.E.U.U., aconsejara que se invadieran las tres ciudades,
al creer que la “triple”, era un santuario de la organización Al Qaeda.

Todavía tenía contactos allá con gente de la Federal, a solas
hizo un par de llamadas. Hablo por espacio de media hora,
y le agradeció al que estaba del otro lado de la línea, que
lo pusiera al tanto de novedades, enterándose que hasta hacia 
un par de semanas salvo lo de siempre, no pasaba nada pero 
ahora sin embargo en esa zona “porosa”, se notaba un inusitado
movimiento de gente, habiendo obligado a la fuerza a investigar 
a los conocidos rufianes radicados allí , así como a otros extraños
personajes recién llegados, lo que los llevaba a pensar que se 
formalizarían reuniones para organizar delitos de contrabando 
o de “cuello blanco”, con alta complicidad política y financiera.
Colgó…no sin antes pedir, que lo tuvieran al tanto de cualquier
novedad que ocurriera… y se quedó pensando en los palestinos. 

Ya casi era un hecho su sospecha, la figura del entregador 
no era otra, que la de el “Bebe Fabián”, si la religión de los tres
era la musulmana era muy posible, que uno de los captores
se encontrara en la Mezquita de la calle Alberti, con el “Bebe”,
considerando que el “monito” le había dicho que se turnaban,
cuando salía uno, se quedaba el otro. Si así fuera, la ocasión
sería ideal al encontrarlos divididos y detenerlos, con el menor
daño colateral posible…pero seguía preguntándose cual era
el verdadero objetivo, el porqué del secuestro y aquello de 
haber visto a la mujer, como atada en posición horizontal, la
que le pareció al tipo que miro por la ventana, como muerta.
Curiatti no creía que fuera ni el tesoro, ni la trata, entonces qué…?

El acertijo – Parte VIII

Los nervios hacían ya estragos en su psiquis,
estaba demasiado agotado y la incertidumbre
producía dolores en todas sus articulaciones,
le parecía escuchar golpear un yunque, cerca
de sus oídos y a su cuerpo temblar por la vibración.

Ya eran las dos de una tarde gris y plomiza,
como si fuera que los colores se pusieran
a tono de cómo se sentía y su temor por Amanda,
al suponer que se encontraba secuestrada
pensando lo peor, hasta que estuviera herida.

En eso, volvió Muriatti con varios papeles en su mano,
se sentó frente a él, se lo notaba entre tenso y furioso,
mira le dijo -estos tipos no son quienes dijeron ser-
mientras le daba varias hojas como si fueran legajos
de cada uno con sus fotos, nacionalidad y una cantidad 
de datos que cuando comenzó a leer, quedo devastado.

Los dos tipos, no se llamaban ni Alexander ni Boris,
ni era alemán uno, como tampoco ruso el otro.
Ambos habían nacido en Palestina, y eran buscados
internacionalmente por las fuerzas operativas de Interpol.

Eran tantas las causas, que los antecedentes no dejaban dudas.

Desde homicidios, trata de personas, hasta contrabando 
de obras de arte robadas. Eran también operadores de grupos
activos de terroristas, con conexiones en la Triple Frontera,
grupos minúsculos de mercenarios refugiados en ella
luego de la devastadora derrota que había sufrido el Isis.

Muriatti no dudo en decirle con seguridad a Julián,
que desestimaron al Hotel Madero, ellos no se alojaban allí.
Había enviado una comisión encubierta y recorriendo
el hotel, mostrando la foto no encontraron a persona
alguna que los reconociera o pudiera dar algún dato, 
le precisó además que no se encontraban registrados.

Se apoyarían solo en la hipótesis del dibujo que había
realizado, pero eso los obligaba a actuar con premura
pero a la vez con mucha cautela, porque si percibían 
algo fuera de lo común, seguramente la mujer correría 
la peor de las suertes, por eso le recomendó a Julián
convertirse a partir de ese momento, en mero espectador.

Tratarían de obtener luego de contactar a “buchones”  
como apretando a “conocidos” del bajo, si alguien vio 
a extraños o movimientos que pudieran dar certeza 
que esos desconocidos, se encontraban habitando algún lugar 
con segura colaboración de un tercero, en el barrio de La Boca
y si Amanda todavía estaba con ellos –Muriatti no le dijo nada
a Julián, pero había pensado que si era solo por el anillo –
en una de esas ya la habrían descartado, con la salvedad
que la retuvieran como rehén para usarla como prenda 
en un intercambio, ante la posibilidad de ser descubiertos.

Paralelamente debían hacer un mapeo de aproximadamente 
viviendas de casi diez manzanas, en una cuadricula hacia 
adentro de la Avenida Pedro de Mendoza, como supusiera Julián,
Muriatti debía esperar que su grupo que ya estaba en la calle,
le trajera datos certeros para iniciar el operativo, y si la mujer vivía
planificarlo de tal manera, para garantizar que nada le sucediera.
Además, ya había contactado a la Secretaria de Seguridad
poniéndola en tema del caso que no era local, sino internacional
la que le facilito dos drones para realizar un recorrido por la zona.

Sabia el comisario, que los delincuentes no eran unos improvisados
pero dentro de sí, le seguía persistiendo la duda del encuentro
en ese bar de San Telmo, a él le resultaba extraño lo casual del hecho.
¿Habría un tercero; un entregador involucrado en todo esto? ¿Quién?