Científicos descubrieron que un medicamento en desarrollo para tratar Alzheimer es también eficaz para la ELA.

Por favor profundiza esta entrada; cliqueando donde se encuentre escrito en “negrita”. Muchas gracias.

El fármaco desarrollado por una universidad japonesa ya demostró ser eficaz contra un tipo de esclerosis lateral amiotrófica. Investigadores buscan avanzar hacia las pruebas humanas.

La Universidad Yamagata, ubicada en Japón, anunció este viernes que sus investigadores descubrieron que un medicamento desarrollado para el tratamiento de la enfermedad de Alzheimer también es eficaz para tratar la esclerosis lateral amiotrófica (ELA), más comúnmente conocida como enfermedad de Lou Gehrig.

Según informó la institución, el fármaco identificado sería capaz de frenar la aglomeración anormal de proteínas que causa la enfermedad neurodegenerativa progresiva. Con un tratamiento efectivo, la debilitación de músculos que deja a los pacientes con ELA sin la capacidad de caminar, hablar, comer y, finalmente, respirar, podría evitarse.

Mientras existen medicamentos ideados para ralentizar el avance de la enfermedad, aún no se conoce de ninguno que trabaje en detenerla. De acuerdo con el director del centro de investigación sobre ELA del Hospital Nacional de Yamagata, Takeo Kato, el nuevo medicamento en desarrollo será el primero de su tipo en trabajar sobre la proteína acumulada en el cerebro y la médula espinal para detener de manera definitiva la ELA.

La enfermedad mortal se caracteriza por la agregación de proteínas ubiquitinadas en las neuronas motoras afectadas, acción que deriva en la debilitación de la musculatura de los pacientes. Bajo el nuevo medicamento, el equipo de investigación japonés ya logró frenar la agregación de proteínas en ratones con ELA cultivada en laboratorio al administrar el fármaco candidato.

La universidad proyecta comenzar con pruebas humanas en 2024.

Mientras los resultados preliminares son significantes, la investigación recién comienza. Los ratones utilizados en el ensayo padecían de ELA familiar o hereditaria, el tipo menos común. Por ende, el siguiente paso en el desarrollo del medicamento será llevar a cabo experimentos en ratones con la ELA esporádica o no hereditaria, la más frecuente. El equipo de investigación tiene como objetivo iniciar ensayos clínicos con pacientes humanos en 2024.

Los investigadores continuarán trabajando en el medicamento que, esperan, podrá asistir a las aproximadamente 10,000 personas en Japón que sufren de ELA. Según Mitsubishi Tanabe Pharma Corp, cada año se diagnostican entre 1,000 y 2,000 personas con la enfermedad en el país asiático, mientras que la enfermedad afecta a 5 de cada 100.000 personas en todo el mundo.

Se cree que la enfermedad de Alzheimer, la causa más común de demencia, es causada por depósitos de un fragmento de proteína llamado beta-amiloide y fibras retorcidas de otra proteína llamada tau que se acumulan en el cerebro, según la Asociación de Alzheimer. Gracias a sus similitudes, los científicos de la institución japonesa esperan poder aplicar lo aprendido en el medicamento para ELA en futuras investigaciones sobre el Alzheimer.

Imagen de portada: Gentileza de Crónica

FUENTE RESPONSABLE: Crónica. Argentina.

Sociedad/Salud/Salud Mental/Alzheimer/ELA/Ciencia/Japón

 

 

 

Happycondríacos: «Debemos salir de todo este discurso de la felicidad y para ello debemos dejar de obsesionarnos con ella».

La felicidad se ha vuelto «egoísta», se ha convertido en un «negocio», en «un producto de consumo».

Así lo cree el psicólogo Edgar Cabanas, quien también cuestiona «la aparente legitimidad científica de la psicología positiva».

Por eso, le dice a BBC Mundo, al aproximarse a investigaciones y literatura sobre la felicidad, hay que hacerlo con «cierto escepticismo y mirada crítica».

Junto a la socióloga Eva Illouz escribió el libro «Happycracia: cómo la ciencia y la industria de la felicidad controlan nuestras vidas».

Con este término, buscan analizar el impacto del «discurso de la felicidad» en la sociedad.

Y es que cuestionan muchas ideas que «la industria de la felicidad», que mueve sumas millonarias de dinero, ha popularizado.

Algunas, señalan, llegan a generar «culpa» y frustración, como sugerir que la felicidad es una elección o la frase «Si quieres, puedes».

Cabanas reivindica la alegría, especialmente la que es compartida, «frente al discurso individualista de la felicidad».

A continuación la entrevista con el doctor en Psicología, profesor e investigador en la Universidad Camilo José Cela y en el Centro de Historia de las Emociones del Instituto Max Planck para el Desarrollo Humano en Berlín.

Raya

¿Por qué es «una buena noticia», como dijo en una charla TEDx, que «de la felicidad también se sale»?

Creo que es importante que se salga porque uno de los problemas principales que tiene todo este discurso de la felicidad es que se ha convertido en una obsesión, casi a veces como una especie de adicción a una promesa que nos hacen los gurús, la literatura o los coaches de la felicidad, de una mejor vida, más plena, en la que estemos más desarrollados. Sin embargo, esa es una promesa trampa.

La promesa de que podemos ser felices o tener una buena vida siguiendo una serie de recetas y pasos aparentemente muy sencillos y que además sólo dependen única y exclusivamente de nosotros es muy atractiva, pero ficticia, que nos hace estar constantemente preocupados y obsesionados con nosotros mismos, con nuestros pensamientos y emociones.

Edgar Cabanas

FUENTE DE LA IMAGEN – CORTESÍA: EDGAR CABANAS

Cabanas es investigador y profesor de Psicología.

Esa felicidad en realidad nunca llega. Es una meta que nunca se llega a cumplir, es una meta insaciable porque es un proceso sin fin y eso nos embarca en la trampa y nos deja como adictos a tratar de consumir estos productos.

Una persona, por ejemplo, que compra un libro de autoayuda para autorrealizarse o para ser feliz, no compra sólo uno, compra el siguiente y el siguiente. Si en realidad tuvieran esas claves de la felicidad que dicen tener, con leer un libro de esos bastaría para ser feliz ¿no? Y sin embargo no es así.

Nos embarcamos en este consumo constante y, en ese sentido, hay que salir de ese bucle y eso es lo que quería remarcar, que tenemos que ser conscientes de que es una trampa.

Usted señala que la idea de que ser felices está en nuestras manos puede llevar a sentimientos de culpa y sufrimiento para quienes no nos sentimos felices. ¿Cómo influye eso en nuestra salud mental?

De forma bastante negativa.

Cuando se dice que ser feliz depende únicamente de uno mismo es una promesa atractiva ya que sólo tú eres necesario para llevar una buena vida, para alcanzar tu potencial, para sentirte bien. Sin embargo, no es así.

Es curioso que en ninguna definición de felicidad a lo largo de la historia, de la filosofía, se eliminara por completo el papel de las circunstancias a la hora de definir cuando uno se siente bien.

En esta idea contemporánea de felicidad prácticamente todos esos componentes están reducidos a su mínima expresión, cuando no es que están fuera de la ecuación completamente.

De hecho, una de las cuestiones que se popularizó mucho, aunque no tiene ninguna validez, es esa famosa fórmula de la felicidad que dice que el 50% de la felicidad depende de los genes, el 40% de la voluntad de uno y sólo un 10% de las circunstancias.

Mujer siendo señalada

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

Es decir, un 90% de la felicidad se define como dependiente de uno mismo y no de todo lo que es circunstancial, que en realidad es todo, la vida entera: es el salario, la clase social, la cultura en la que se vive, la familia que se tiene, el apoyo con el que se cuenta… todo eso es solo un 10% y eso es curioso.

Generalmente, en esta idea de felicidad se dice que depende de uno mismo porque al fin y al cabo está convertida en un producto de consumo y, ¿qué te puede ofrecer un gurú si no te puede ofrecer cambiar tu familia, un mejor trabajo, mejores circunstancias, mejores relaciones sociales o un aumento de salario? 

Te va a brindar guías o consejos que son dependientes de uno mismo.

Aunque esta promesa es bastante atractiva, el mensaje perverso es el de la culpabilidad absoluta porque cuando uno no consigue ser feliz o no consigue estar bien, que en la mayoría de los casos es el resultado, porque esa felicidad prometida nunca se consigue, uno se empieza a sentir mal por no ser feliz y culpable porque se le ha dicho que es el único del que depende su felicidad.

Uno se queda sin alternativa porque uno es el único responsable. Entonces esto genera sensación de frustración, de culpabilidad por el fracaso, pero en un principio atrae porque pareciera que te empodera.»Depende de ti, sólo de ti», dicen. Pero es que no es tan sencillo.

Eliminar el papel de las circunstancias ni es verdad, ni es realista, ni en última instancia es bueno porque juega en contra de esas personas a la hora de tratar de sentirse mejor.

¿En qué momento, como sociedad y como individuos, nos empezamos a obsesionar con la felicidad?

Desde hace relativamente poco. No siempre fue así.

Toda esta cultura de que la felicidad depende de uno mismo, que se asocia a la literatura de autoayuda, a mercaderes de la felicidad, personas en principio especializadas en dar consejos para hacer que la gente sea más auténtica, se conozca mejor a sí misma, descubra su potencial y lo desarrolle al máximo, es una tradición que viene de los años 50 y 60, y viene creciendo en Estados Unidos.

Fuera de Estados Unidos ha sido un discurso generalmente muy minoritario, que sólo se ha extendido a partir del año 2000, cuando se fundó lo que se conoce como la psicología positiva, que pretendía hacer ciencia de todo este discurso, que siempre ha estado muy ligado a la cultura popular de Norteamérica.

Mujer pintándose una sonrisa

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

El mercado de la autoayuda también se ha ido extendiendo globalmente. En el año 2000 hubo un consumo de literatura de autoayuda mucho menor que el actual y, según los datos, no ha parado de crecer.

Es un mercado que además no se ha resentido con ninguna de las crisis. La crisis financiera del 2008 fue un acicate para que este mercado surgiera, así como también conceptos que ya todos conocemos. Resiliencia y mindfulness, que se globalizaron a través de la literatura de la autoayuda, la ciencia del bienestar, de los coaches.

Se ha hecho cada vez más frecuente el bombardeo constante en redes sociales, medios de comunicación, revistas de salud, de noticias al respecto o consejos.

En esa búsqueda por tratar de ser felices, también hay un gran temor al dolor o a la tristeza, por eso quizás es que nos obsesionamos con la felicidad. ¿Es así?

Sí. En realidad, en cuanto más hemos hecho énfasis en que la felicidad es lo más importante en la vida. Incluso a veces se ha dicho que es lo único importante que hay en la vida, como si fuese la única meta y, además, como si tuviéramos claro qué es la felicidad.

Podemos debatir si es o no lo más importante, pero para eso tenemos que saber qué es, porque si no, no nos vamos a poner de acuerdo y una de las curiosidades es que en realidad nadie sabe definir qué es la felicidad.

Si dependiera de uno, única y exclusivamente ¿cómo sabe un gurú de la felicidad qué es lo que yo necesito para ser feliz, si su felicidad no coincide con la mía o yo no puedo entender la tuya, o nadie puede entender la mía. 

¿Cómo nos podemos poner de acuerdo si es algo muy individual?

Y si no es tan individual, eso va en contra del discurso que hace énfasis en que la felicidad es cosa de uno. También tendríamos que ser capaces de definirla al menos para saber cómo hablar de ella o estudiarla.

Mujer en una balanza con un carita feliz y otra triste

FUENTE DE LA IMAGEN -GETTY IMAGES

La ciencia de la felicidad habla de ella, pero no sabemos qué es porque no la ha definido.

Detrás de esto hay una estigmatización progresiva de lo que se han denominado emociones negativas. Yo he insistido muchas veces en que no hay emociones negativas ni emociones positivas. Esto es una clasificación errónea. Las emociones nunca son positivas ni negativas, sino que su negatividad o su positividad dependen del contexto y de la función que lleve a cabo cada emoción en cada momento determinado.

Por ejemplo, nosotros podemos tener ansiedad y esa ansiedad puede generarnos mucho sufrimiento, pero hay cierta ansiedad que es buena: cuando nos enfrentamos a una competición deportiva o a un examen. Es una ansiedad facilitadora y por lo tanto es buena, tiene un papel.

Se ha dicho que es malo enfadarse, que es una emoción negativa. El enfado es una reacción que puede ser muy negativa cuando no está justificada, cuando desemboca en acciones violentas o abusos. Pero es positiva cuando, por ejemplo, se trata de luchar contra una injusticia y nos hace movilizarnos para cambiar lo que está mal. En ese caso, el enfado es bueno.

Uno puede decir que tener una imagen optimista del mundo siempre es bueno, pero no.

A veces el optimismo nos sirve para tener cierto nivel de expectativa y motivarnos a hacer cosas, pero otras veces nos produce una sensación equivocada sobre nuestras capacidades y por tanto, erramos en lo que nos proponemos, calculamos mal, juzgamos mal nuestras posibilidades.

Incluso a veces tanto optimismo hace que esperemos que algo salga bien, pero no nos ponemos a hacer lo necesario para que salga bien. Cierto nivel de optimismo, a veces llama a la inacción.

Las emociones no se deben estigmatizar porque si uno las experimenta, se siente doblemente mal: se supone que uno no puede aburrirse, uno no puede enfadarse, uno no puede estar triste.

Mujer sola

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

La tristeza no es agradable, pero el que no lo sea no quiere decir que no sea una reacción relativamente normal ante ciertos elementos del entorno y que sea una reacción a veces saludable.

¿Cómo no vas a estar triste cuando sufres una perdida? Las pérdidas, grandes o pequeñas, van asociadas con cierta tristeza y eso es normal y es sano.

Lo que no es sano es sentirse mal además por estar triste, porque se nos castiga doblemente: por un lado, se nos castiga por la propia emoción y por el sufrimiento que lleva.

Y, por el otro, está la idea típica de este mensaje positivo de la felicidad sobre la responsabilidad personal, que nos hace sufrir por sentirnos culpables porque somos nosotros los que no estamos haciendo lo que deberíamos hacer para salir de esa tristeza o para no sentirla.

Se nos dice: «Es que eres tú, te estás quedando ahí, anclado en esa tristeza. Si no haces nada por salir es porque no te estás esforzando lo suficiente». Ese mensaje de culpa es un castigo doble.

Usted ha hablado de las personas que aun sintiéndose bien, sienten que necesitan estar aún más felices, que no han llegado al máximo de su felicidad y la siguen buscando. ¿Por qué pasa eso?

Esa es una de las cuestiones centrales de muchos de los argumentos que presentamos en el libro, lo que denominamos como happycondriacos.

Hacemos un juego con la idea del hipocondriaco, que es la persona que cree que siempre tiene algo, que está enferma, aunque verdaderamente no le esté pasando nada.

El happycondriaco tiene esta constante obsesión con una idea que resulta insaciable.

Hombre enviando caritas felices

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

La idea no es que uno esté mal y entonces quiere estar mejor, sino que, sobre la base de este discurso en el que la felicidad es una meta que no tiene fin, hay gente que también se pregunta cómo podría estar mejor de lo que ya está, aunque esté bien.

Y es que el no estar del todo bien es síntoma de que te falta algo y esto es una cuestión perversa de este discurso: no es que te ofrezca estar bien cuando estás mal, es que siempre te ofrece estar mejor aunque estés bien, porque ese ‘mejor’ nunca tiene fin. Siempre uno puede ser más feliz.

Es este happycondriaco obsesionado con que siempre está mal, aunque esté bien. Como el hipocondríaco, cree que está mal porque no está lo suficientemente feliz. Es decir, cree que, por ejemplo, no ha desarrollado todo su potencial, que no se conoce del todo a sí mismo, que siempre podría sacar mejor partido de sus pensamientos, de sus emociones, que puede ser más eficiente en algo.

¿Cuándo llegamos a ser felices? Es algo que no se nos dice desde este discurso. Nadie nos dice: «Usted ya es feliz, no haga más».

Lo que se nos dice es que uno nunca llega a ser del todo feliz y que aunque uno esté feliz, no debe bajar la guardia, porque siempre tiene que estar constantemente alerta, no vaya a ser que uno se relaje sobre sí mismo y entonces pierda todo eso que ha conseguido respecto a su felicidad.

Es muy parecido al discurso del desarrollo personal: ¿cuándo uno se ha desarrollado personalmente? ¿cuándo ha descubierto su potencial? 

Son preguntas que no tienen respuesta, porque contestarlas implicaría ponerle un punto y final al negocio. No le permitiría añadir actualizaciones a su producto.

En parecido a los productos de consumo: si compra un software o un teléfono celular, nunca va a tener la mejor versión porque las mejores versiones van a estar por salir.

¿Qué vacío encontraron en la sociedad los mercaderes o gurús de la felicidad, como usted los llama, para expandir sus ideas?

Ahí se da una confluencia de múltiples cambios culturales y económicos, como por ejemplo el creciente individualismo, la expansión del libre mercado en todos los ámbitos de la vida.

Y, por supuesto, el surgimiento de este discurso científico, la idea de que esto se puede estudiar científicamente, de que hay una garantía científica detrás, un conocimiento contrastado, objetivo, que no es una ocurrencia de ciertas personas.

Mujer con una bola gigante subiendo una colina empinada

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

Eso también ayuda a darle cierta credibilidad a este tipo de discursos, un marchamo científico, que, en el libro, también ponemos muy en duda: la idea de que algo como la felicidad se pueda estudiar científicamente.

Creo que lo que han encontrado es que hemos tenido varias décadas de dificultades económicas y sociales crecientes e importantes.

Yo creo que cuanta más sensación tenemos de que es imposible cambiar lo que está a nuestro alrededor, cuando no confiamos en que los políticos vayan a ayudar a arreglar las cosas, cuanta más impotencia sentimos, cuando lo que al fin y al cabo importa, que es que el bienestar social, que nos debería dar a todos la garantía para estar bien, disminuye, se resquebraja, hay una especie de retracción hacia uno mismo.

Uno empieza a pensar más en sí mismo y no tanto en los demás, en lo que puede hacer por uno y no tanto en lo que puede hacer por los demás. Uno piensa más en cambiarse a uno en vez de cambiar las circunstancias porque cree que no variarán.

Esa sensación no sólo de individualismo creciente, sino de sentir que hay pocas posibilidades de hacer cambios grandes en el mundo, es también un factor importante que pesa en lo que nos ofrecen: nos bastamos nosotros mismos. Va a la idea de sálvate tú, sálvese quien pueda, pero sobre todo, sálvese usted sin necesidad de preocuparse por los demás o de esperar ayuda de los demás.

Y en ese proceso el bien común va quedando a un poco de lado, ese proyecto de sociedad ¿no?

Yo creo que sí. Y es curioso porque la idea de bienestar, el estado de bienestar, siempre ha sido una idea del Estado del bienestar, es decir, social, político, económico.

La idea de bienestar siempre se ha asociado a ese Estado, a esa sociedad, que ponía ciertas bases de justicia, de equidad, de dignidad sobre las cuales se construía, donde había un cuidado para todos.

Gente sonriendo

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

Cabanas reivindica la alegría, especialmente la que es compartida, «frente al discurso individualistas de la felicidad».

Y ahora, cuando se habla del bienestar, en realidad es el bienestar personal. 

Esa idea de bienestar o de felicidad se ha ido sustituyendo: preocúpese de usted, nadie lo va a rescatar, haga lo que mejor le convenga, ocúpese de su salud.

En realidad, son cosas falaces, pues vemos que la idea de salud individual es una cosa muy poco importante cuando se compara con la salud social. Lo vemos con el coronavirus. Uno puede cuidarse todo lo que quiera, pero en realidad lo que importa es que todo el mundo tenga un nivel de salud alto o de lo contrario no sirve de nada preocuparse por uno mismo.

Algo así pasa con la felicidad. Es decir, uno puede preocuparse por sí mismo y sin embargo darse cuenta de que uno no puede estar bien si alrededor las cosas no va bien, porque somos seres sociales. Queramos o no dependemos de todos.

Si no hay un bienestar social, no va a haber un bienestar individual. Pero, todos estos discursos están sustituyendo esa idea de bienestar social por la de bienestar individual. Y yo creo que es un error.

¿Tiene sentido empecinarse en buscar la felicidad?

No tiene sentido, al menos no la felicidad tal y como nos la prometen hoy en día.

Hay estudios interesantes que afirman esta paradoja de la felicidad: cuanto más uno se empeña en ser feliz, más está boicoteando su propia felicidad.

Es muy parecido a como cuando uno quiere salir de fiesta con la idea de que la va a pasar fenomenal y luego llega a la fiesta y es un día normal. Uno la pasa peor porque creía que iba a ser mejor de lo que es. Es decir, basta con empeñarse en disfrutar para no disfrutar.

Camino hacia 2022

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

También se le llama la paradoja hedónica y ha sido una cuestión de reflexión filosófica.

John Stuart Mill, uno de los grandes defensores de la felicidad, al final de su vida dijo que no valía la pena hacer de la felicidad la meta principal de toda nuestra vida, porque ni sabíamos qué era la felicidad, ni dónde buscarla y porque cuanto más nos empeñamos, más nos íbamos a frustrar persiguiéndola.

La respuesta es que debemos salir de todo este discurso de la felicidad y para ello debemos dejar de obsesionarnos con ella.

Muchas personas hacemos resoluciones para el año que está por comenzar. 

¿Qué le diría a alguien que ha pensado: «Este año voy a ser feliz o me voy a esforzar por ser más feliz»?

Hacer propósitos es algo normal que mucha gente hace, es una convención social, como también lo es no cumplir ninguno o casi ninguno, así que nadie debe preocuparse por eso. Todos estos propósitos están hechos para no ser cumplidos, lo cual es curioso.

Le diría que no haga muchos y que si quiere hacer el de la felicidad, que por una vez haga uno distinto: en vez de «voy a ser más feliz» que haga «voy a hacer que alguien sea más feliz», que es distinto.

No está centrado en nosotros, sino en otros. Es decir, que esa felicidad no vaya hacia nosotros, sino que vaya hacia otros. Eso está fuera de esa paradoja del hedonismo y seguramente sea más beneficioso para todos, si lo que buscamos es la felicidad de los demás y no la nuestra propia.

Ese sería mi consejo de propósito de Año Nuevo.

Imagen de portada: GETTY IMAGES

FUENTE REPONSABLE: BBC News Mundo. Por Margarita Rodriguez. Diciembre 2021.

Sociedad y Cultura/Salud/Salud Mental/Relaciones personales

 

 

 

 

Enfermedad de Alzheimer: la deficiencia de vitamina que se encuentra en el 70% de los pacientes: señales para detectar.

SALUD MENTAL

 

Las tasas de enfermedad de Alzheimer están resultando difíciles de controlar, pero hay muchas herramientas a nuestra disposición para reducir el riesgo. Ciertos nutrientes son clave para proteger el cerebro.

El Alzheimer,  la causa más común de demencia, es una condición devastadora caracterizada por la pérdida gradual de la memoria y las funciones cognitivas.

Hay múltiples patologías en juego con la demencia, pero una característica general es la pérdida de conexiones sinápticas en el cerebro. Algunos estudios han advertido que una deficiencia de vitaminas podría alimentar estos mecanismos.

Uno, en particular, es «muy común» en todo el mundo, según Healthline.

Los casos de demencia se triplicarán a mediados de siglo, intensificando las llamadas para mejorar los tratamientos y las medidas preventivas antes del aumento esperado.

Algunos alimentos se consideran antídotos para la preservación de las funciones cognitivas. Es decir, alimentos ricos en omega-3 y flavonoides.

Otros nutrientes, como la vitamina D, a menudo se pasan por alto por sus beneficios para la salud del cerebro.

La vitamina D es bien conocida por su papel en el metabolismo óseo y sus efectos protectores contra enfermedades respiratorias.

Una deficiencia generalmente causa estreñimiento, debilidad y falta de apetito, entre otros síntomas. 

Se obtiene principalmente a través de la exposición al sol, ya que se produce en la piel a través de la acción de la luz solar.

En las zonas geográficas donde la luz solar directa es escasa, es importante obtener el nutriente de pescados grasos, aves e hígado, y huevos cuando sea posible.

En un estudio publicado en la revista Neurology, resultó que la falta de la llamada «vitamina del sol» estaba presente en un número significativo de casos.

Para su estudio, los investigadores analizaron muestras de sangre de 1.658 personas para determinar los niveles de vitamina D reflejados por la dieta, la exposición al sol y los suplementos.

Todos los participantes del estudio tenían alrededor de 65 años y ninguno tenía demencia al comienzo de la investigación.

Después del período de seguimiento de seis años, un total de 171 participantes habían desarrollado demencia y 102 tenían la enfermedad de Alzheimer.

Los hallazgos revelaron que los odiosos con niveles bajos de vitamina D tenían un 53 por ciento más de riesgo de desarrollar demencia.

Aquellos con una deficiencia más grave tenían un 125 por ciento más de riesgo de desarrollar demencia en comparación con los participantes con niveles normales de vitamina D.

En términos de riesgo de enfermedad de Alzheimer, las personas con niveles más bajos de vitamina D tenían casi un 70 por ciento más de probabilidades de desarrollar la enfermedad de Alzheimer.

Aquellos con una deficiencia severa, por otro lado, tenían un 120 por ciento más de probabilidades de desarrollar demencia.

Los resultados se mantuvieron constantes después de ajustar por otros factores predisponentes conocidos.

El estudio, David Llewellyn, de la Facultad de Medicina de la Universidad de Exeter en Inglaterra, dijo: «Esperábamos encontrar una asociación entre los niveles bajos de vitamina D y el riesgo de demencia y enfermedad de Alzheimer, pero las resistencias fueron sorprendentes. La asociación fue dos veces más fuerte de lo que anticipamos.

Si deseas profundizar sobre esta entrada; por favor cliquea donde se encuentra escrito en “negrita”.

Continuó: “Se necesitan ensayos clínicos […] para establecer si comer alimentos como pescado azul o tomar suplementos de vitamina D puede retrasar o incluso prevenir la aparición de la enfermedad de Alzheimer y la demencia.

“Debemos ser cautelosos en esta etapa inicial y nuestros […] resultados no demuestran que los niveles bajos de vitamina D causen demencia.

Dicho esto, nuestros hallazgos son muy alentadores, e incluso si un pequeño número de personas pudiera beneficiarse, esto podría tener enormes implicaciones para la salud pública dada la naturaleza devastadora y costosa de la demencia”.

Su papel en la salud neurológica sigue siendo un misterio, pero algunas investigaciones sugieren que el nutriente puede activar y desactivar enzimas en el cerebro y el líquido cefalorraquídeo que participan en la síntesis de neurotransmisores y el crecimiento nervioso.

Imagen de portada: Gentileza de Redacción Terra

FUENTE RESPONSABLE: Redacción Terra

Salud Mental/Sociedad/Alzheimer/Demencia/Falta de Vitamina D/Prevención.

Hospital Posadas: realizaron una operación inédita para tratar a un paciente psiquiátrico grave.

Se trató de una neurocirugía funcional, una técnica que tiene por objetivo reparar o mejor la función del sistema nervioso. Fue la primera vez que se realizó en un establecimiento público del país. 

El Hospital  Posadas se convirtió este mes en el primer centro público del país en realizar neurocirugías funcionales para tratar pacientes con padecimientos psiquiátricos graves que no respondían a otros tratamientos y cuya calidad de vida había sido sensiblemente deteriorada por esta agresividad.

Este tipo de procedimientos quirúrgicos, que tienen por objetivo la reparación o mejoría de la función del sistema nervioso afectada en un cuadro psiquiátrico grave, se realiza habitualmente en países de todo el mundo, pero en Argentina se encontraba limitado a la realización en el sector privado.

«La primera cirugía de afecciones psiquiátricas o psicocirugía (en el Posadas) se hizo hace un mes atrás y el lunes pasado ya realizamos la segunda», dijo a Télam el jefe de Sección de Neurocirugía Funcional del Posadas, Sergio Pampin.

En ambos casos se trató de «pacientes con trastornos de control de impulsos, en este caso una agresividad refractaria al tratamiento farmacológico», que se manifiesta en personas con «un trastorno de esquizofrenia o retraso madurativo».

No obstante, «la psicocirugía no sólo se aplica a ellos» y por eso en el Hospital Posadas se está trabajando también «en otros proyectos como el trastorno obsesivo compulsivo (TOC) y la depresión mayor» que son las otras dos indicaciones para los que este tratamiento quirúrgico ha demostrado ser eficaz en el caso de afecciones psiquiátricas graves.

«Es un procedimiento de muy bajo riesgo -a pesar de ser una cirugía cerebral- y la tecnología que se aplica es exactamente igual a la que aplicamos en la operación de la enfermedad de Parkinson», dijo.

Antes de este nuevo hito, el Posadas ya realizaba «100 procedimientos por año» de otro tipo de neurocirugías, las que se aplican justamente a los trastornos del movimiento. Otras ramas de la neurocirugía son «la de epilepsia, de la espasticidad y la cirugía del dolor» que aún no se realizan en este centro asistencial.

Como ejemplos de cuadros psíquicos que podrían tratarse con cirugía de afecciones psiquiátricas o psicocirugía, Pampin mencionó el de «una persona que está recluida en una institución con un trastorno de agresividad que la mantiene atada a una cama con guantes de box porque de lo contrario se autoagrede o agrede» o de otra «con un TOC de un ritualismo tal que no pueda salir de su casa», porque necesita «bañarse 50 veces por día» o «tocar toda la madera que ve».

Por otro lado, «está en fase experimental» la aplicación de este tratamiento quirúrgico para «adicciones refractarias», como puede ser «una obesidad mórbida que no mejoró con una cirugía bariátrica».

El Hospital Posadas está ubicado en El Palomar, partido de Morón.

«Hay que aclarar que las psico cirugías no curan la enfermedad, lo que hace es tratar los síntomas y permitir al paciente reinsertarse en programas de terapia cognitivo conductuales para continuar así su tratamiento», dijo.

El desarrollo de esta opción terapéutica fue posible a nivel mundial gracias al avance de la tecnología de diagnóstico por imágenes, de la neurofisiología, y de las técnicas neuro quirúrgicas, así como de la mayor comprensión del funcionamiento de los circuitos implicados en los trastornos psiquiátricos.

El enfoque terapéutico convencional de la mayoría de las enfermedades psiquiátricas se basa en una combinación de psicoterapia, farmacoterapia y, en algunos casos, terapia electro convulsiva.

Imagen de portada: Gentileza de Crónica

FUENTE RESPONSABLE: Crónica

Sociedad y Cultura/Salud/Salud Mental/Hito médico estatal/ Neurocirugia/Argentina/Provincia de Buenos Aires

Covid: «El impacto psicológico por la pandemia y por ómicron puede ir agravándose con el tiempo»

Cuando en junio de 2020 consultamos a la psicóloga belga Elke Van Hoof, especialista en estrés y trauma, sobre el impacto de la pandemia en la salud mental, nos dijo que el confinamiento era «el mayor experimento psicológico de la historia».

Con el paso de los meses, psicólogos, psiquiatras y trabajadores especializados en salud mental de todo el mundo empezaron a advertir sobre el aumento en consultas por trastornos de ansiedad y depresión, entre otros.

Y hubo un reclamo generalizado a los gobiernos para que abordaran el tema de la salud mental en la pandemia.

Según un reciente estudio publicado por la revista científica European Neuropsychopharmacology (Neuropsicofarmacología europea) realizado durante la pandemia sobre más de 55.000 participantes de 40 países, se registraron múltiples y amplias vulnerabilidades, «desde ansiedad hasta la probable depresión y tendencias suicidas a través de la angustia».

El informe «Resultados del estudio internacional de salud mental covid-19 para la población general (COMET-G))» dice que «se detectó depresión probable en el 17,8% y angustia en el 16,7%. Un porcentaje significativo dijo haber registrado deterioro del estado mental, la dinámica familiar y el estilo de vida cotidiano».

También se encontró que «las personas con antecedentes de trastornos mentales tenían tasas más altas de depresión (31,8% frente a 13,1%)», entre otros resultados.

Gráfico de la variante Ómicron

Sin embargo, en todo este tiempo también se empezó a hablar de resiliencia, esa capacidad que tiene una persona para superar circunstancias traumáticas.

Y con el conocimiento acumulado sobre cómo cuidarse del contagio de la enfermedad, la llegada de las múltiples vacunas y la disminución de casos de covid-19 en muchos sitios, varios países comenzaron a analizar la posibilidad de volver a una «pseudo» normalidad, mientras que varias empresas planeaban formatos de trabajo «híbrido» para la vuelta a la presencialidad.

Hasta que llegó ómicron.

La nueva variante del coronavirus calificada como preocupante por la Organización Mundial de la Salud pareció echar un manto de dudas sobre los planes de retornar a una vida parecida a la pre pandemia.

En medio de todo este clima enrarecido ante la incertidumbre por ómicron ¿qué pasa con nuestra salud mental?

«Población agobiada y agotada»

Los especialistas consultados por BBC Mundo coinciden en que ómicron aparece en un momento en que los indicadores de malestar general de la sociedad están en aumento.

Ilustración de una silueta con un cerebro con una nube y lluvia.

GETTY IMAGES

Una nueva ‘ola’ de la pandemia acarrearía mayor estrés psicológico a una población agobiada y agotada»

Cristian Garay

Profesor e investigador de la Facultad de Psicología de la Universidad de Buenos Aires.

«No podemos saber a ciencia cierta en qué medida ómicron sea una variable que esté nublando la esperanza de salida de la pandemia y también impactando sobre todo en los síntomas depresivos» asegura Cristian Garay, profesor e investigador de la Facultad de Psicología de la Universidad de Buenos Aires.

Pero ciertamente «una nueva ‘ola’ de la pandemia acarrearía mayor estrés psicológico a una población agobiada y agotada», sostiene.

Del mismo modo, Hosanna Carina Rodríguez Morales, presidenta de la Federación Nacional de Salud en el Trabajo de México opina que «la variante ómicron llega en un punto álgido en el cual tenemos que evaluar que esto aún no termina (…) y que para la salud mental el impacto es aún mayor».

«Estábamos por terminar una etapa crítica, entrando a una nueva normalidad y (con ómicron) tenemos que hacer esta pausa de análisis y quizá retomar alguna medida de aislamiento. Se viene un gran reto para la salud mental que es difícil dimensionar», analiza.

Posibles síntomas

Como respuesta a esta nueva etapa de incertidumbre, los especialistas hablan de un aumento en los niveles de ansiedad y de trastornos psicológicos que pueden tener consecuencias físicas.

Una mujer con la mirada perdida mira a través de una ventana.

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

«Las personas que no sepan manejar esta incertidumbre van a somatizar en cualquier otro tipo de patología», asegura a BBC Mundo Rodríguez que se especializa en la salud en el trabajo.

«Puede ser alguna patología gastrointestinal que sobre todo en estas fechas, con el cambio de comidas van a estar enfermas del estómago. También esperamos algunas crisis de ansiedad», añade.

Para el psicólogo Cristian Garay, el efecto de esta nueva etapa de incertidumbre dependerá de cuan afectada esté la persona por la pandemia hasta ahora.

«Supongamos que ómicron no llegue a tener (en América Latina) el impacto que haya tenido en Europa, igualmente hay un efecto que se mantiene porque muchas personas tuvieron que atravesar, por ejemplo, situaciones de duelos complicados por las dificultades en despedir a sus familiares», dice Garay.

«Muchas de esas personas tendrán el inicio de una depresión o si la tenían previamente, esa depresión se va a agravar», agrega.

Ilustración de una silueta con un cerebro con una nube y tormenta.

GETTY IMAGES

Por la incertidumbre por ómicron sobre todo esperamos crisis de ansiedad»

Hosanna Carina Rodríguez Morales

Presidenta de la Federación Nacional de Salud en el Trabajo de México

«Y después están las personas que pueden experimentar estrés postraumático por las situaciones de internación. Ese estrés postraumático puede llegar a ser crónico como les pasa a las víctimas de una guerra o quienes son combatientes o excombatientes», aclara Garay que participó del estudio global sobre salud mental durante la pandemia.

Esas secuelas psicológicas pueden durar meses o años.

«El impacto psicológico por la pandemia y por ómicron puede ir agravándose con el tiempo», resume.

Qué hacer para prevenir

No todo es negativo en esta etapa de incertidumbre.

«Las personas que ya tengan un poquito de más fortaleza podrán superar esta etapa. Y las personas que no, tendremos que trabajar con ellas para fortalecer la resiliencia», dice Rodríguez.

Sin embargo, la especialista en salud en el trabajo destaca que no todas las empresas cuentan con un sistema para brindar ayuda a aquellos trabajadores que no puedan canalizar las emociones.

También describe que es un área difícil de tratar porque «no es algo que podamos medir muy fácilmente. No podemos medir cómo un trabajar percibe sus miedos y sus ansiedades».

Una mujer en la cama iluminada con el teléfono.

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

Pero, existen algunos consejos para cuidar nuestra salud mental que podemos aplicar individualmente.

«Hacer algunas pausas activas. Tener algunos minutos para salir y hacer una especie de ejercicio que oxigene y que cambien tu rutina hace la diferencia», es una de las opciones, sostiene Rodríguez.

«Efectivamente reducir el sedentarismo. Eso impacta mucho en la salud general y en la salud mental», refuerza Garay.

El psicólogo destaca otro elemento al que siempre hay que prestarle atención y más en momentos de incertidumbre: el sueño.

«El sueño es fundamental para el cerebro y para la salud mental. También nos ayuda mucho a la regulación emocional», dice.

Y, por último, «también estar muy atento al consumo de sustancias estimulantes como la cafeína en todas sus formas porque favorece al estado de alerta que se retroalimenta con la incertidumbre, con el estado de preparación para el peligro y la ansiedad», concluye.

Imagen de portada: Gentileza de GETTY IMAGES

FUENTE RESPONSABLE: BBC News Mundo.Por Analia Llorente. Diciembre 2021

Sociedad y Cultura/Organización Mundial de la Salud/Pandemia

de Coronavirus/Salud/Salud Mental/Variante Omicron/Vacunas

Demencia: la ‘dificultad’ en medio de la noche que puede indicar el inicio de la demencia. Parte 2/2.

Demencia: se ha demostrado que la dieta MIND agudiza las habilidades de pensamiento, ¿Qué incluye?

El riesgo de Demencia podría minimizarse siguiendo la dieta MIND. De hecho, se ha demostrado que adherirse a un régimen alimenticio específico agudiza las mentes de los adultos mayores.

Los investigadores rastrearon registros detallados de alimentación de los adultos mayores, durante un período de 4,5 años, y registraron quiénes desarrollaron demencia . 

Aquellos cuyas dietas se parecían más a la dieta MIND tenían cerebros tan agudos como las personas que eran 7.5 años más jóvenes. Los expertos de la Clínica Mayo dicen que la dieta MIND «va en grande con los alimentos naturales de origen vegetal». Además, existe un límite claro para las carnes rojas, las grasas saturadas y los dulces.

Los estudios de observación muestran que la dieta MIND puede reducir el riesgo de la enfermedad de Alzheimer hasta en un 53 por ciento, así como retardar el deterioro cognitivo y mejorar la memoria verbal.

En que consiste la dieta MIND

En primer lugar, la dieta MIND implica tres porciones de cereales integrales al día.

Los ejemplos de granos integrales incluyen pan integral, avena, arroz integral y bulgur.

En segundo lugar, las verduras de hoja verde deben consumirse seis veces por semana. Ejemplos incluyen:

  • Col rizada o achicoria
  • Hojas de berza
  • Espinacas
  • Repollo
  • Berro
  • Lechuga romana.

Las bayas deben consumirse dos veces por semana y las legumbres, como porotos negros, porotos rojos y garbanzos, deben consumirse tres veces por semana.

Para los no vegetarianos, las aves de corral se deben comer dos veces por semana, el pescado una vez a la semana y cualquier carne roja menos de cuatro veces por semana.

La dieta MIND también incluye:

  • Otras verduras al menos una vez al día
  • Nueces al menos cinco veces a la semana
  • Comida frita o rápida menos de una vez a la semana.
  • Principalmente aceite de oliva para cocinar
  • Menos de una cucharada de mantequilla o margarina al día
  • Menos de una porción de queso a la semana
  • Menos de cinco pasteles o dulces a la semana.
  • Los expertos de la Clínica Mayo dijeron: «No es necesario tener una dieta perfecta para beneficiarse.

«Mientras que los adultos del estudio que siguieron la dieta más de cerca (una puntuación promedio de 9,6 puntos sobre 15) vieron la mayor caída en su riesgo de Alzheimer, los que obtuvieron una puntuación en el medio (7,5 puntos) aún redujeron su riesgo en más de un tercio.»

La Dra. Brunilda Nazario verificó que la dieta MIND es una «dieta saludable para el cerebro».

Es un híbrido de DASH (Enfoques dietéticos para detener la hipertensión) y la dieta mediterránea.

La dieta MIND está «repleta de varios nutrientes dietéticos» como vitamina E, ácido fólico, ácidos grasos omega-3, carotenoides y flavonoides.

Una manera fácil de recordar cómo seguir la dieta MIND es dividirla de la siguiente manera.

Todos los días

Tres porciones de cereales integrales

Frutas

Verduras

Semanalmente

Una o dos porciones de frijoles, pollo y pescado.

Bocadillos diarios

Nueces

Bayas

El Dr. Nazario confirmó que la dieta MIND «ha mostrado resultados prometedores para la salud general del cerebro».

Los nutricionistas o dietistas privados podrían elaborar un plan de alimentación MIND para usted.

Alternativamente, puede planificar sus propias comidas guiándose por el tema general de la dieta de alimentación saludable.

Si le preocupa que ya esté mostrando signos de demencia, programe una cita con su médico lo antes posible.

Demencia: medicación común de venta libre es relacionada con un aumento del riesgo del 44 %

El riesgo de demencia podría aumentar en un enorme 44 por ciento si toma ciertos medicamentos de venta libre.

«Los inhibidores de la bomba de protones (IBP) son un medicamento que ayuda a reducir el reflujo ácido», dijo el Dr. Glenville.

«Ahora se cree que aumentan el riesgo de desarrollar demencia en un 44 por ciento porque aumentan el nivel de beta-amiloide en el cerebro». Los expertos de la Asociación de Alzheimer describieron el beta-amiloide como una «proteína cerebral microscópica».

La hipótesis del amiloide es que el compuesto pegajoso se acumula en el cerebro de los pacientes con demencia, interrumpiendo la comunicación entre las células cerebrales.

Finalmente, se dice que una sobreabundancia de beta-amiloide mata las células cerebrales.

La organización benéfica elaboró: «El beta-amiloide es un pequeño trozo de una proteína más grande llamada proteína precursora amiloide».

Cuando la proteína precursora de amiloide se corta en beta-amiloide, las piezas pegajosas forman pequeños grupos llamados oligómeros.

Luego, las cadenas de grupos se denominan fibrillas y las «esteras» de fibrillas se denominan láminas beta, y la etapa final se conoce como placas.

La Sociedad de Alzheimer agregó: «Según la hipótesis del amiloide, estas etapas de agregación beta-amiloide interrumpen la comunicación de célula a célula y activan las células inmunes.

«Estas células inmunitarias desencadenan la inflamación. En última instancia, las células cerebrales se destruyen».

El Dr. Glenville advirtió que hay «varios» otros medicamentos de venta libre que podrían tener un impacto en la forma en que funciona el cerebro.

Los anticolinérgicos, que se encuentran en los tratamientos para los resfriados, la gripe, la acidez estomacal y los problemas del sueño, «bloquean la acetilcolina química que su cuerpo necesita para transmitir impulsos eléctricos entre las células nerviosas».

El Dr. Glenville dijo: «Investigaciones recientes muestran que las personas que toman estos medicamentos tienen un volumen cerebral reducido (conocido como encogimiento cerebral) y su desempeño fue peor en las pruebas de memoria».

Entonces, ¿cuál es el consejo del Dr. Glenville? «Trate de usar solo medicamentos de venta libre a menos que realmente los necesite», dijo.

«Y si está tomando un medicamento recetado, pregúntele a su médico si hay otras alternativas».

Como nutricionista, la Dra. Glenville comparte lo que cree que también son factores de riesgo para desarrollar demencia.

«Es extremadamente importante que coma bien, ya que su mente y su cuerpo están muy conectados», dijo.

«Sabemos por la investigación que comer una dieta mediterránea conduce a una menor pérdida de memoria y problemas de concentración».

La dieta mediterránea

El NHS comparte cinco sencillos pasos para llevar una dieta más mediterránea:

  • Consumir muchos alimentos con almidón, como pan y pasta.
  • Comer muchas frutas y verduras.
  • Incluir pescado en su dieta
  • Comer menos carne
  • Elegir productos elaborados a partir de aceites vegetales y vegetales, como el aceite de oliva.

Por lo tanto, comer una dieta poco saludable podría aumentar el riesgo de que una persona padezca una enfermedad cerebral.

Otros factores de riesgo pueden incluir un estilo de vida sedentario, falta de sueño, estrés y deficiencia de vitamina D.

«Sabemos desde hace muchos años que la vitamina D es importante para la salud ósea y en la prevención de la osteoporosis», dijo el Dr. Glenville.

«Sin embargo, solo en los últimos años nos hemos dado cuenta de la importancia de este nutriente para la salud general, en particular para la salud del cerebro».

La Dra. Marilyn Glenville PhD es una autora galardonada y la nutricionista líder en el Reino Unido.

Imagen de portada: Gentileza de Terra

FUENTE RESPONSABLE: Terra. Diciembre 2021

Sociedad/Salud Mental/Demencia/Dieta Mind/Alzheimer/ 

Síntomas/ Prevención/

Demencia: la ‘dificultad’ en medio de la noche que puede indicar el inicio de la demencia. Parte 1/2

A medida que se ponga más y más atención en la demencia y más personas comiencen a discutirla día a día, más conciencia habrá de sus síntomas y de lo que debe buscar. Según Dementia UK, hay un síntoma que puede ocurrir en medio de la noche y que podría indicar que un ser querido tiene la afección.

Se prevé que la demencia se vuelva más frecuente en las próximas décadas a medida que las poblaciones envejezcan. Detectar las señales de advertencia lo antes posible alivia la tensión ejercida sobre las familias y los sistemas de salud. Según Dementia UK, «la dificultad para comprender el tiempo y el lugar» es una señal reveladora. Por ejemplo, una persona puede levantarse en medio de la noche e ir a trabajar, a pesar de estar jubilada. 

Algunos signos de capacidad cognitiva son más obvios, como una pérdida inexplicable de interés en las cosas que la persona solía disfrutar.

Estos no son los únicos signos de demencia. 

Los síntomas más conocidos se relacionan con la memoria. El aumento del olvido, perderse en lugares que deberían ser familiares y la dificultad para retener información fresca son signos de que su cerebro no está sano.

También puede notar cambios en la personalidad de su familiar o amigo. Pueden cambiar en cuestión de meses o desarrollar cambios repentinos de humor, ansiedad y depresión. 

Sin embargo, lo que es importante recordar es que no existe un grupo fijo de síntomas. La demencia puede tomar muchas formas, que incluyen:

  • Enfermedad de Alzheimer
  • Demencia vascular
  • Demencia frontotemporal
  • Demencia con cuerpos de Lewy
  • Demencia mixta
  • Daño cerebral relacionado con el alcohol
  • Atrofia cortical posterior
  • Enfermedad de Huntington
  • Demencia de Parkinson.

Las formas específicas de demencia tienen síntomas más distintos que pueden ayudar a identificarlos. Por ejemplo, no es la pérdida de memoria sino los cambios de humor lo que primero se asocia con la demencia con cuerpos de Lewy.

Los cambios también pueden tomar la forma de hábitos alimenticios perversos, como comer objetos no comestibles.

¿Estás en riesgo?

Al igual que con los síntomas, no existe una causa única para todos los tipos de demencia y no existe un conocimiento científico completo que facilite el desarrollo de tratamientos preventivos. 

Sin embargo, hay cosas que todos podemos hacer para reducir nuestro riesgo. 

La organización benéfica, Race Against Dementia, ha descrito doce factores de riesgo que pueden ayudar a reducir la probabilidad de desarrollarla en la mitad o más tarde de la vida.

Dicen que si todos estos se mitigan en todo el mundo, podrían reducir los casos futuros de demencia en un 40 por ciento.

El primer y único factor de la vida temprana es la educación. Según Race Against Dementia, «se ha demostrado que una educación superior y más duradera mejora el rendimiento cognitivo».

En la mediana edad, la pérdida de audición, la hipertensión (presión arterial alta), la obesidad y la ingesta elevada de alcohol se citan como factores que podemos mitigar. 

Lo importante es que estas partes de nuestro comportamiento son, en su mayor parte, fáciles de modificar. Por ejemplo, Race Against Dementia recomienda limitar la ingesta de alcohol a no más de 21 unidades por semana.

El factor final de la mediana edad es el traumatismo craneoencefálico; este factor ha sido destacado más recientemente por el caso del exjugador de rugby de Inglaterra y ganador de la Copa del Mundo de Rugby 2003, Steve Thompson.

La famosa prostituta, junto con otros siete jugadores con demencia, está haciendo campaña para que el deporte sea más seguro y haga más para proteger a sus jugadores y prevenir el desarrollo de CTE (encefalopatía traumática crónica), una enfermedad neurodegenerativa que puede conducir a la demencia.

Más adelante en la vida, los factores de riesgo incluyen el tabaquismo y la inactividad física. 

Además, Race Against Dementia recomienda que vivir en un área con altos niveles de contaminación del aire, como las grandes ciudades, o un área en la que esté socialmente aislado, aumentará su riesgo. 

A pesar de estos factores de riesgo, el mensaje positivo que hay que transmitir es que todos estos son factores que, en su mayor parte, están bajo su control y, incluso si está en la mediana edad, todavía tiene tiempo para cambiar y adaptarse.

¿Cómo prevenir la demencia?: Comida diaria que reduce ‘fuertemente’ el riesgo de deterioro.

La amenaza de la demencia se cierne como una sombra oscura sobre los países con más avances y recursos, donde las personas viven más tiempo que nunca. Afortunadamente, la investigación continúa sugiriendo que el deterioro del cerebro puede frustrarse, si no prevenirse. 

La demencia se refiere a un conjunto de síntomas asociados con el deterioro del cerebro.

La causa más común de demencia es la enfermedad de Alzheimer, un trastorno cerebral que destruye lentamente la memoria y las habilidades de pensamiento.

Se considera comúnmente como un resultado inevitable del proceso de envejecimiento, pero este es un concepto erróneo popular. De hecho, al tomar medidas antes, puede minimizar el deterioro cognitivo en la edad adulta.

La investigación continúa iluminando nuestra comprensión del vínculo entre la dieta y un riesgo reducido de enfermedad de Alzheimer.

Uno de los hallazgos más prometedores se publicó recientemente en el Journal of Alzheimer’s Disease.

Los investigadores examinaron el papel que juegan las decisiones dietéticas en la inteligencia fluida (FI).

FI se refiere a los procesos básicos involucrados en la resolución de problemas abstractos sin conocimiento previo.

Una mayor disminución de FI relacionada con la edad aumenta el riesgo de enfermedad de Alzheimer, y estudios recientes sugieren que ciertos regímenes dietéticos pueden influir en las tasas de disminución.

Sin embargo, no está claro cómo el consumo de alimentos a largo plazo afecta la FI entre los adultos con o sin antecedentes familiares de Alzheimer.

Para llenar los vacíos, los investigadores del estudio publicado en el Journal of Alzheimer’s Disease examinaron cómo la dieta total se asocia con la cognición a largo plazo entre las poblaciones de mediana a avanzada edad en riesgo y sin riesgo de Alzheimer.

Entre 1.787 participantes adultos del Biobanco del Reino Unido de mediana a avanzada edad, se modelaron y mapearon trayectorias de IF de 10 años en decisiones dietéticas basadas en la ingesta autoinformada de 49 alimentos integrales de un Cuestionario de frecuencia alimentaria.

UK Biobank es una base de datos biomédica a gran escala y un recurso de investigación, que contiene información genética y de salud en profundidad de medio millón de participantes del Reino Unido.

Después de realizar su análisis, los investigadores encontraron que la ingesta diaria de queso predijo «fuertemente» mejores puntajes de trayectoria de FI a lo largo del tiempo.

Sorprendentemente, el alcohol de cualquier tipo a diario también pareció beneficioso y «el vino tinto a veces también era protector», escribieron.

Además, consumir cordero semanalmente se asoció con mejores resultados.

«Entre los grupos de riesgo, la sal agregada se correlacionó con una disminución del rendimiento», agregaron los investigadores.

En sus observaciones finales, los investigadores dijeron: «La modificación de los planes de alimentación puede ayudar a minimizar el deterioro cognitivo.

«Observamos que la sal agregada puede aumentar el riesgo de las personas en riesgo, pero no observamos interacciones similares entre la FH [antecedentes familiares de Alzheimer] y las personas con Alzheimer.

«Las observaciones sugieren además de maneras dependientes del estado de riesgo que agregar queso y vino tinto a la dieta diariamente, y cordero semanalmente, también puede mejorar los resultados cognitivos a largo plazo».

Alzheimer: síntomas para detectar

Los síntomas de la enfermedad de Alzheimer progresan lentamente durante varios años.

A veces, estos síntomas se confunden con otras afecciones y pueden atribuirse inicialmente a la vejez.

La velocidad a la que progresan los síntomas es diferente para cada individuo.

En algunos casos, otras afecciones pueden ser responsables de que los síntomas empeoren.

«En las primeras etapas, el síntoma principal de la enfermedad de Alzheimer son lapsos de memoria», explica el NHS.

La Dra. Marilyn Glenville PhD es una autora galardonada y la nutricionista líder en el Reino Unido.

Imagen de portada: Gentileza de Terra

FUENTE RESPONSABLE: Terra. Diciembre 2021

Sociedad/Salud Mental/Demencia/Dieta Mind/Alzheimer/ 

Síntomas/ Prevención/

Por qué cada vez hay más hijos que cortan la relación con sus padres para mejorar su salud mental.

Muchas personas deciden cortar la relación con su familia debido a que hay un acto de violencia o de abuso.

Fue una conversación acalorada sobre temas raciales lo que hizo que Scott cortara cualquier contacto con sus padres en 2019.

Su madre le hizo saber su desconcierto por que apoyara en redes sociales a los grupos que luchaban por los derechos civiles.

Según Scott, ella profirió «insultos racistas muy desagradables» que su hijo de 8 años pudo escuchar.

«Hubo un sentimiento de control paternal de ‘no puedes decir una cosa así delante de mi hijo’, esa no es la manera como yo quiero criarlos», explica Scott, quien es padre de dos niños y vive en el norte de Europa.

Pero él señala que la gota que rebasó la copa fue cuando su padre intentó defender el punto de vista de su madre con un correo electrónico, que incluía un enlace que llevaba a un video de un supremacista blanco.

Scott estaba desconcertado por el hecho de que sus padres no pudieran comprender la realidad de las personas que son victimizadas por sus orígenes, especialmente dada la historia de su propia familia.

«Les dije ‘esto es una locura, ustedes son judíos. Muchos familiares suyos murieron en Auschwitz'».

No era la primera vez que Scott tenía una discusión de este calibre con sus padres. Pero decidió que sí sería la última vez.

Si bien no hay datos específicos, hay una percepción creciente y generalizada entre los psicólogos y sociólogos de que esta ruptura de relaciones entre padres e hijos está al alza en los países de Occidente.

Conocido técnicamente como «alejamiento» o «distanciamiento», la definición sobre este término difiere un poco entre los expertos, pero la mayoría está de acuerdo en usarlo en situaciones en las que una persona corta cualquier comunicación con uno o más miembros de la familia. 

Ese distanciamiento se prolonga en el largo plazo, incluso si aquellos de los que han tratado de separarse intentan reestablecer una conexión.

Familia separada

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

La pandemia de covid-19 ha acrecentado el alejamiento familiar.

«Decir ‘se terminó’ con un familiar es un fenómeno muy potente y distinto», le dice a la BBC Karl A. Pillemer, profesor de Desarrollo Humano en la Universidad de Cornell, en EE.UU.

«Es diferente de peleas familiares, de situaciones conflictivas o emocionalmente distantes, porque estas incluyen o se mantiene algún tipo de contacto», agrega.

Después de darse cuenta de que había pocos estudios importantes sobre alejamiento familiar, Pillemer logró realizar una gran encuesta en 2020 para su libro «La línea divisoria: familias fracturadas y cómo repararlas».

La encuesta mostró que una de cada cuatro personas en EE.UU. afirmó estar alejada de al menos un familiar.

Resultados similares emergieron de otra encuesta hecha en Reino Unido, que sugiere que este fenómeno afecta a una de cada cinco familias en el país.

Mientras tanto, académicos de Australia y Canadá señalaron que han visto una «epidemia silenciosa» de rupturas familiares de este tipo en los últimos años.

Ahora, en redes sociales, hay una explosión de grupos de apoyos online para aquellos hijos -ya adultos- que han escogido alejarse de sus familiares. En uno del que hace parte Scott hay más de mil miembros.

«Creo que cada vez tenemos más miembros. Es algo que se está volviendo cada día más común», señala Scott.

El hecho de que el alejamiento entre padres y sus hijos adultos parezca estar aumentando -o al menos, se habla mucho más de ello- se puede deber a una compleja red de factores culturales y psicológicos.

GETTY IMAGES – 

“Decidir qué personas mantener cerca o lejos se ha convertido en una importante estrategia de vida»

Joshua Coleman

Psicólogo

Y la tendencia a que cada día haya más casos plantea múltiples preguntas sobre el efecto que esto tiene en las personas y en la sociedad.

Experiencias del pasado y valores actuales.

Aunque las investigaciones sobre este tema son limitadas, la mayoría de los alejamientos o rupturas entre padres y un hijo adulto son iniciadas por los hijos, de acuerdo con la investigación hecha por el psicólogo Joshua Coleman, quien escribió el libro «Las reglas del alejamiento: por qué los hijos rompen los lazos con sus padres (y cómo sanar esa ruptura)».

De acuerdo con Coleman, una de las razones más comunes para estos alejamientos son hechos de violencia ocurridos en el pasado o que se pueden dar en el presente, ya sean verbales, emocionales, físicos o sexuales.

El divorcio es otro factor que influye en esta decisión, que puede darse por distintos motivos, desde ponerse del lado de uno de los padres hasta la presencia de nuevos miembros de la familia como padrastros, madrastras y hermanastros, quienes pueden ser vistos como una fuente de divisiones sobre temas financieros o emocionales.

Las disputas sobre valores, como le ocurrió a Scott, también se están convirtiendo en factor importante.

Un estudio publicado el pasado mes de octubre por Coleman y la Universidad de Wisconsin mostró que desacuerdos en valores fueron mencionados por una entre cada tres madres que están alejadas de sus hijos.

A esto se suma una investigación hecha por el profesor Pillemer donde se resalta que los desacuerdos en valores son un «factor mayor» de los alejamientos entre familiares, con conflictos en temas como «militancia sobre diversidad sexual, diferencias religiosas y estilos de vida alternativos».

Niño le grita a sus padres

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

La diferencia de valores políticos o religiosos han hecho que muchas personas se alejen de sus familiares.

Ambos expertos señalan que esto se debe en parte al incremento de la polarización política y cultural que se ha visto en los últimos años.

En EE.UU. una encuesta de la empresa Ipsos marcó un aumento de las peleas familiares después de las elecciones de 2016, mientras que académicos de la Universidad de Stanford ya habían señalado en 2012 basados en un estudio, que una gran parte de los padres en el país podría sentirse infeliz si sus hijos se casaban con alguien que apoyara un partido político rival.

A eso se le suma un estudio en Reino Unido que señala que una de cada diez personas ha discutido con un familiar sobre el Brexit.

«Estos estudios ponen de relieve que la identidad se ha convertido en un gran determinante para decidir sobre quién tener cerca o con quién romper relaciones», dice Coleman.

Scott señala que él nunca ha discutido sus preferencias de voto con sus padres, pero su decisión de alejarse de ellos fue influenciada en parte por que tanto él como su esposa han llamado la atención sobre temas sociales tales como los movimientos Black Lives Matter y #MeToo.

Y agrega que otras personas en su grupo de apoyo online se han alejado de sus padres también por desacuerdos en temas de valores relacionados con la pandemia, como por ejemplo padres que rechazan vacunarse y discusiones por teorías conspirativas sobre el origen del virus.

El factor de salud mental.

Los expertos creen que el aumento de consciencia sobre la salud mental y lo tóxica que puede llegar a ser la relación con un familiar violento, también han impactado en el número de esos alejamientos.

«Si bien los conflictos familiares o aislarse del entorno familiar no es algo nuevo, conceptualizar el acto de ruptura hacia un miembro de la familia es una expresión de crecimiento personal, y así como es algo común hacerlo en estos días, también es un fenómeno nuevo», anota Coleman.

«Decidir qué personas mantener cerca o lejos se ha convertido en una importante estrategia de vida», agrega.

Sam, quién está en sus 20 y vive en Reino Unido, afirma que creció en un hogar poco confortable donde ambos padres bebían en exceso.

Ella decidió hace poco dejar de hablar con ellos después de abandonar su casa para irse a estudiar en la universidad. Y afirma que tomó esa decisión después de ver a su padre violentar de manera verbal a su primo de 6 años durante un funeral.

GETTY IMAGES

Hoy día nada ata a un adulto con sus padres más allá del deseo del hijo de tener una relación con ellos»

Joshua Coleman

Psicólogo

La terapia le ha ayudado a reconocer sus propias experiencias como «mucho más que una paternidad no adecuada» y procesar el impacto psicológico que ha tenido en ella.

«Entendí que ‘abuso’ y ‘negligencia’ eran palabras que describían mi niñez. Solo porque nunca me golpearon no significa que no me hayan lastimado».

Ella está de acuerdo con Coleman en que ahora «está más aceptado socialmente alejarse de tus familiares».

«Los temas de salud mental se hablan mucho más y por eso es más fácil decir ‘estas personas no me hacen bien’. Creo que las personas ahora tienen más confianza en poner sus propios límites y decirle ‘no’ a la gente».

El aumento del individualismo.

Coleman argumenta que el enfocarnos más en nuestro bienestar mental ha ocurrido en paralelo con otras tendencias, como una inclinación hacia la «cultura del individualismo».

Para él, muchos de nosotros somos mucho menos dependientes de los familiares que otras generaciones.

«No necesitar a un miembro de la familia como apoyo significa que con quién elegimos pasar el tiempo se basa más en nuestras identidades y aspiraciones de crecimiento que en la supervivencia o la necesidad», explica Coleman.

«Hoy día nada ata a un adulto con sus padres más allá del deseo del hijo de tener una relación con ellos», concluye.

Además, el aumento de oportunidades de vivir y trabajar en distintas ciudades o incluso países lejos de las familias puede ayudar en este rompimiento, por el simple hecho de la distancia física.

«Ha sido mucho más fácil para mi mudarme de lo que hubiera sido hace 20 años», señala Faizah, británica con raíces asiáticas que ha evitado vivir en la misma zona que sus padres desde 2014.

Ella confiesa que cortó la relación con sus padres debido a su comportamiento controlador que incluía prohibirle que fuera a entrevista de trabajo, influenciar con quién se veía y con quién no y en presionarla para que se casara una vez terminó sus estudios.

Familia se abraza

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

El alejamiento, aunque es difícil de transitar, puede no ser permanente, ya que las personas pueden reconciliarse con éxito.

«No respetaban mis límites. Y yo solo quería tener control sobre mi vida y tomar las decisiones en total libertad».

El impacto del alejamiento.

Hay varios impactos positivos en aquellos adultos que se han alejado de lo que creen era una relación dañina con sus padres.

«La investigación señala que la mayoría de los que han tomado la decisión han dicho que ha sido por el bien de todos», dice Coleman.

Pero, si bien se mejora la salud mental y se percibe una mayor libertad, también hay otros factores que aparecen cuando una persona decide alejarse de un familiar.

Pillerman afirma que esta decisión también puede causar sensación de inestabilidad, humillación y estrés.

«Para muchos el cortar una relación familiar también puede ser visto como una pérdida», explica.

«Además de que se pierden los beneficios de pertenecer a una familia: apoyo material, por ejemplo, y la sensación de no pertenecer más a un grupo estable de personas que se conocen bien», añade.

Durante la pandemia, sentimientos de soledad y estigma también se vieron exacerbados para las personas que decidieron alejarse de sus padres.

Mientras que el auge de las videollamadas les permitió a muchas familias sentirse más cerca y estar en contacto, un estudio en Reino Unido sugiere que los adultos que cortaron sus relaciones con sus familias se sintieron mucho más conscientes de estar fuera de ella durante los estrictos confinamientos.

GETTY IMAGES

“Si la relación anterior era relativamente cercana (o al menos no conflictiva), creo que hay evidencia de que muchos miembros de la familia pueden restaurar la relación»

Karl A. Pillemer

Profesor, Universidad Cornell.

Otros estudios apuntan que la Navidad y otras festividades son un desafío para las personas que deciden romper el vínculo con sus familias.

«Yo tengo mi familia y a mi pareja y mis amigos más cercanos, pero nada reemplaza esas tradiciones que tenías con tus padres», señala Faizah.

Ahora en sus 30, a ella la fiesta musulmana de Eid al-Fitr le resulta particularmente difícil, a pesar de que se distanció de la religión de su familia.

«Es muy difícil. Me siento sola. Extraño la comida que hacía mamá», admite.

La elección de no permanecer en contacto con los padres también puede tener un efecto sobre los lazos y tradiciones familiares futuros.

«Para mí, el mayor arrepentimiento es que mis hijos crecieron sin abuelos», dice Scott. «Fue una elección que hice, pero a la vez siento que mis hijos se están perdiendo a sus abuelos».

Por supuesto, todo esto también tiene un impacto en los padres que, a menudo de forma involuntaria, han sido excluidos de la vida de sus hijos, y potencialmente de sus nietos.

«La mayoría de los padres se sienten miserables por ello», indica Coleman.

Además de perder su propio equilibrio en la unidad familiar tradicional, por lo general «afirman sentir profundos sentimientos de pérdida, vergüenza y arrepentimiento», señala el investigador.

Scott dice que su madre intentó llamarlo recientemente. Pero él le envió un mensaje de texto diciéndole que solo consideraría restablecer el contacto con sus hijos si ella reconocía que sus comentarios habían sido «horriblemente racistas» y se disculpaba.

Hasta ahora, ella no ha hecho eso.

«Incluso si todas esas cosas sucedieran, siempre limitaría lo que les digo sobre mi vida y ciertamente supervisaría cualquier visita con los niños. Desafortunadamente, no veo que suceda nada de eso».

Mujer con bebè.

FUENTE DE LA IMAGEN – ALEJANDRO MILLAN

Los niños también pueden verse afectados por lazos rotos, ya que pierden las relaciones con sus abuelos.

¿Salvar las diferencias?

Con las divisiones políticas en el centro del escenario en muchos países, así como con el creciente individualismo en las culturas de todo el mundo, muchos expertos creen que la tendencia de «ruptura» entre padres e hijos se mantendrá.

«Mi predicción es que empeorará o seguirá igual», anota Coleman.

«Las relaciones familiares se basarán mucho más en buscar la felicidad y el crecimiento personal, y menos en enfatizar el deber, la obligación o la responsabilidad», señala.

Sin embargo, Pillemer sostiene que no deberíamos descartar intentar salvar las diferencias, en particular las que se derivan de temas políticos o valores opuestos (en total contraposición a comportamientos violentos o dañinos).

«Si la relación anterior era relativamente cercana (o al menos no conflictiva), creo que hay evidencia de que muchos miembros de la familia pueden restaurar la relación. Sin embargo, implica acordar una ‘zona desmilitarizada’ en la que no se puede discutir la política «, afirma.

Para su libro, Pillerman entrevistó a más de 100 personas alejadas que se habían reconciliado con éxito, y descubrió que el proceso fue en realidad descrito por muchos como «un motor para el crecimiento personal».

Madre e hija

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

«Por supuesto que no es para todos, pero para varias personas, cerrar una brecha, incluso si la relación fue imperfecta, fue una fuente de autoestima y orgullo personal».

Sostiene que se necesitan estudios más detallados sobre el tema del alejamiento para sacarlo aún más «de las sombras y ponerlo a la luz clara de la discusión abierta».

«Necesitamos investigadores para encontrar mejores soluciones, tanto para las personas que desean reconciliarse como para ayudar a lidiar con personas en alejamientos permanentes».

Scott da la bienvenida al creciente interés en las rupturas de adultos con sus padres.

«Creo que ayudará a mucha gente. Todavía existe un gran estigma en torno al alejamiento. Vemos estas preguntas en el grupo con frecuencia: ‘¿Qué le digo a la gente sobre esto?».

Pero afirma que es poco probable que se reconcilie con sus propios padres, a menos que reconozcan que han sido racistas.

«La idea es que ‘la sangre es más espesa que el agua’, quiero decir, eso es genial si tienes una familia genial, pero si estás cargado de gente tóxica, simplemente no es factible», concluye.

Scott, Sam y Faizah usan un solo nombre para proteger su privacidad y la de sus familias.

Imagen de portada: Gentileza de GETTY IMAGES

FUENTE RESPONSABLE: BBC Future. Por Maddy Savage. Diciembre 2021.

Sociedad y Cultura/Sociedad/Salud Mental/Familia

«Abandoné los estudios, fingí tener empleo y escribí una nota de suicidio»: los riesgos de la adicción a los videojuegos.

Cam Adair finalmente se dio cuenta de que su adicción a los videojuegos estaba fuera de control cuando pensó en acabar con su vida.

«Luché contra mi adicción durante 10 años», cuenta el canadiense de 32 años.

«Dejé la escuela secundaria, nunca fui a la universidad y fingí tener trabajos para engañar a mi familia».

«Una noche escribí una nota de suicidio y fue cuando me di cuenta de que necesitaba ayuda. Ahora lleno 3.860 libre de la adicción a los videojuegos».

Adair es el fundador de Game Quitters («Desertores de los juegos»), un grupo de apoyo en línea para personas que luchan contra la adicción a los videojuegos.

Tiene más de 75.000 miembros en todo el mundo.

La tecnología, y específicamente internet, han ayudado a mantener al mundo en funcionamiento durante los confinamientos por el coronavirus, reconoce Adair, pero también ha hecho ese tiempo más difícil para personas como él.

«La pandemia me llevó a pasar más tiempo de lo habitual en Twitch (un servicio de streaming o transmisión en vivo que se enfoca en personas en juegos de computadora) y YouTube».

«Gran parte de ese contenido (de YouTube) eran transmisiones de videojuegos, lo que podían desencadenar una fuerte recaída».

«Afortunadamente la pude evitar, pero conozco a muchas personas en la comunidad de Game Quitters que cayeron nuevamente en su adicción durante la (pandemia de) covid-19».

Los jóvenes pueden pasar horas y horas jugando juegos de computadora.

En un artículo publicado en la revista CNS Drugs sobre adicción a internet, los investigadores Martha Shaw y Donald W Black, del Departamento de Psiquiatría de la Universidad de Iowa en Estados Unidos, aseguraban que la dependencia a los videojuegos es parte de una adicción más amplia a internet.

El estudio la define como «preocupaciones, impulsos o comportamientos excesivos o mal controlados con respecto al uso de la computadora y el acceso a internet que conducen a un impedimento o angustia».

Podría pensarse que esta dependencia no es tan grave como el alcoholismo o la adicción a las drogas, pero puede ser muy debilitante para quienes la padecen.

Andrew Doan, neurocientífico y experto en adicción digital, está de acuerdo con que los confinamientos durante la pandemia han exacerbado el problema.

«El estrés en la vida conduce a un anhelo por comportamientos y mecanismos de escape», afirmó Doan.

«La pandemia ha aumentado el estrés en la vida de las personas y una forma conveniente de escapar es utilizar medios digitales de entretenimiento, como juegos y redes sociales».

«El uso excesivo de estos medios para escapar del estrés es un factor de riesgo para el desarrollo de conductas adictivas».

Para ayudar a combatir la adicción a internet, varias empresas de tecnología crearon herramientas que permiten bloquear o limitar el acceso a la web o a sitios de juegos en línea.

Linewize es uno de esos productos dirigido a niños o, más específicamente, a sus padres.

El sitio web y la aplicación permiten a los padres y cuidadores limitar y controlar de forma remota el tiempo que los niños pueden pasar en los sitios web de juegos o en internet en general, ya sea a través de los teléfonos inteligentes o las computadoras portátiles de los menores.

Linewize también contiene los habituales «controles parentales» que impiden el acceso a pornografía o material violento.

Adolescentes y niños concentrados en sus dispositivos digitales

FUENTE DE LA IMAGEN -GETTY IMAGES

Para la mayoría de las personas con niños o adolescentes, esta es una imagen conocida.

Teodora Pavkvic, psicóloga y experta en bienestar digital de Linewise, señaló que los jóvenes son particularmente susceptibles a pasar demasiado tiempo en línea. Los padres y los propios adolescentes probablemente estarían de acuerdo con esa afirmación.

«Administrar el tiempo online de una manera saludable y equilibrada requiere habilidades cognitivas altamente sofisticadas que no se desarrollan por completo hasta que llegamos a los 25 años».

«Las plataformas de internet están diseñadas para maximizar nuestro tiempo y atención en la web y extraer nuestros datos. Esto, combinado con los muchos peligros que acechan en línea, hacen que sea excepcionalmente difícil para los niños interactuar con el mundo digital de una manera mesurada, segura y responsable».

Para los adultos, la adicción a internet también puede convertirse en una adicción a las apuestas que es alimentada por algunos sitios.

BetBlocker es una aplicación que permite a los usuarios bloquear su acceso a decenas de miles de sitios web y aplicaciones de juegos de apuestas durante un período de tiempo determinado por ellos mismos.

Una vez que se activa la restricción, la persona no puede acceder a las plataformas de juego hasta que la delimitación expire.

La aplicación BetBlocker, que es gratuita, también puede ser controlada por la pareja, amigos o padres de alguien.

Una persona haciendo apuestas en su celular

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

Betblocker evita el acceso a decenas de miles de sitios de apuestas.

«La facilidad de acceso a sitios de apuestas es sin duda el mayor desafío que cualquier persona con adicción digital enfrenta hoy», señaló Duncan Garvie, el fundador de BetBlocker, cuya empresa tiene la sede en Edimburgo, Escocia.

«Todo el mundo camina con un casino o un corredor de apuestas en su bolsillo y es muy fácil jugar de forma discreta» en el celular.

Los usuarios pueden bloquear los sitios de apuestas durante horas, días o semanas. Y también pueden usar la aplicación para bloquear otros sitios de videojuegos en línea.

«Betblocker está destinado a ayudar a los usuarios mediante la creación de una restricción durante períodos de vulnerabilidad conocidos», agregó Garvie.

GamBlock es otra aplicación que se puede usar de manera similar para evitar el acceso a sitios web de apuestas. «No estamos en contra del juego», afirmó el director ejecutivo de esta firma australiana, David Warr. Se centran, asegura, en ayudar a aquellos jugadores con problemas.

El conocimiento del doctor Doan sobre la adicción a los videojuegos se basa también en su propia experiencia: él mismo fue un adicto.

«Cuando estudiaba en la Escuela de Medicina de la Universidad Johns Hopkins (en Baltimore, EE.UU.), y en la época que hice mi residencia, unos días años en total, jugué entre 80 y 100 horas a la semana a los videojuegos».

Doan es el autor del libro titulado Hooked On Games: The Lure And Cost of Video Games and Internet Addiction, («Enganchado a los juegos: la atracción y el costo de la adicción a internet y los videojuegos»).

En opinión del neurocientífico, internet debe verse como dos partes separadas.

«Divido los medios digitales en dos categorías amplias: azúcar digital versus verduras digitales. Las verduras digitales, como las terapias en línea, se pueden utilizar para ayudar a las personas a controlar su estrés y reducir el riesgo de comportamientos adictivos.

Pero «el uso excesivo de azúcares digitales como los juegos, la pornografía y las redes sociales no relacionadas con el trabajo puede aumentar el riesgo de conductas adictivas, en particular cuando estas actividades se utilizan para escapar de los factores estresantes diarios».

Doan teme que, dada la cantidad de tiempo que todos pasamos en línea, veremos cada vez más adicciones a los juegos y a la internet.

Un padre frente a una computadora mientras su hija pequeña sentada a su lado juega con una tableta

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

El confinamiento durante la pandemia ha empujado aún más a los adultos y a los niños a la internet.

Sin embargo, Cam Adair tiene la esperanza de que empresas tecnológicas como Linewize, BetBlocker y GamBlock puedan ayudar a aliviar el problema.

Y es importante enfatizar que las personas preocupadas por cualquier forma de adicción deben hablar con su médico.

Adair ha publicado su trabajo en la revista Psychiatry Research y es ahora un orador internacional sobre temas de adicción.

«Pedir ayuda me salvó la vida», recalcó. «Llegué a ser una persona engañosa, retraída, aislada, hostil e inalcanzable durante mi adicción. Ahora estoy feliz, contento y capaz de enfrentar las tensiones normales de la vida».

Imagen de portada: Gentileza de Deepak Kanda( Cam Adair)

FUENTE RESPONSABLE: BBC News Finanzas. Por Nick Dauk.Noviembre 2021.

Sociedad/Internet/Salud/Salud Mental/Juego de apuestas/Tecnología

Ratones brillantes.

¿Qué sucede si se colocan neuronas humanas en el cerebro de un ratón?

¿Qué sucede si se colocan neuronas humanas en el cerebro de un ratón? Un grupo de científicos, tras responderse esta pregunta, descubrieron que los ratones mejoraban enormemente sus capacidades cognitivas; aumentaban su memoria y aprendizaje. La revelación podría suponer un gran avance en el tratamiento de enfermedades mentales en humanos.

Steven Goldman y Maiken Nedergaar  del Centro Médico de la Universidad de Rochester en Nueva York,  injertaron células gliales humanas en el cerebro de los roedores para ver cómo influenciarían su inteligencia. Éstas células estrelladas intervienen en el procesamiento cerebral de la información en el organismo, además de jugar un papel importante en las habilidades intelectuales y cognitivas.

Si bien los ratones también poseen sus propias células gliales, difieren enormemente de las humanas. Al ser más grandes, fibrosas y complejas, pueden controlar una mayor cantidad de sinapsis neuronales que la de éstos animales.

Durante el experimento, se inyectaron 100 mil de estas células humanas a cada hemisferio de los cerebros de ratones recién nacidos. Conforme los ratones se iban desarrollando, las células se integraron en su organismo. Al alcanzar la edad adulta, las células humanas componían gran parte de sus cerebros.

Al pasar por diferentes pruebas, los ratones humanizados demostraron grandes habilidades de asociación condicionada y aprendían mucho más rápido que los demás ratones del laboratorio. Navegaban los laberintos sin dificultad gracias a su memoria superior.

Dado el éxito obtenido con los roedores, se espera que el traslado de células gliales funcione como un tratamiento efectivo contra enfermedades tanto psiquiátricas como  neurológicas como la esquizofrenia y el mal de Huntington.

Imagen de portada: Gentileza de

FUENTE RESPONSABLE: NATIONAL GEOGRAPHIC. Agosto 2018

Sociedad y Cultura/Ratones/Ciencia/Investigación/ Neuronas/Salud/Salud Mental