El valor de cuidar las cosas

Muy buena reflexión de “CapitanQuirós” al que se le agradece la simplicidad de sus conceptos. Un cordial saludo.

VIBRA ALTO. CAMBIA EL MUNDO.

No hay mayor error en una relación que dar por hecho las cosas en lugar de manifestar aquellos sentimientos de amor y afecto.

Nunca se debe dar por hecho que la otra persona sabe lo mucho que la aprecias, valoras o amas… porque de esa manera no hay conexión emocional y es probable que con el tiempo todo se debilite cada vez más.

Cuando comenzamos una relación de amor o amistad, al principio todo va rodado porque solo vemos el lado positivo de todo. Pasado un tiempo, empezamos a apreciar matices que nos gustan menos, todo empieza a ser más rutinario y la ilusión comienza a descender cada vez más.

El amor, la amistad, el cariño… es algo que debe cuidarse y proteger minuciosamente, pero debe hacerse de manera mutua y equitativamente porque si no, termina por resquebrajarse. Se trata de un cuidado constante, sincero y sobre todo, comunicativo.

Permanecer…

Ver la entrada original 143 palabras más

Teodoro Espejo Barradas, ¿el millonario de la leche?

Gracias a “contarnos historias de vida”, por compartir sus historias. Adelante chaval, ve siempre por lo grande! No pienses jamas en pequeño (siempre con humildad) Un cordial saludo.

Contando Historias de Vida

¿Cómo le hacen políticos y empresarios mexicanos para enriquecerse sin control? La respuesta es muy fácil, lo hacen apoyados de la corrupción y el pésimo sistema judicial que les permite salirse con la suya sin consecuencias.

Teodoro Espejo Barradas es un nombre que no se podrá olvidar nunca en la industria lechera, luego de que cometió un fraude millonario que la puso en peligro.

En el año 2008, Espejo Barradas desvió 8 millones de pesos en producto de Maulec S.A. de C.V. donde laboraba, hacia Mexicana de Industrias y Marcas (MIYM).

Literalmente este sujeto robó producto lácteo y fingió una venta, pero nunca entregó el dinero resultado de esa transacción.

Lo más preocupante del caso es que Teodoro Espejo Barradas, pese a haber cumplido un tiempo en la cárcel por este delito, ahora se presenta como el director de MIYM.

thumbnail_TeodoroEspejoBarradas2

¿Cuánto tiempo habrá que esperar para que Espejo Barradas

Ver la entrada original 135 palabras más

Hamburguesas vegetarianas de lenteja — Hablando de Nutrición

Fácil, saludable y otros atributos, que no se pueden describir aquí. Gracias por compartirlo.

Contando Historias de Vida

Valor nutritivo aproximado: 250 kilocalorías, 12 g de proteína, 13 g de fibra, 3 mg de hierro por porción Sustituir las carnes por fuentes de proteína vegetal en los platos fuertes algunas veces por semana me parece un buen hábito para los que no somos vegetarianos. Incrementa nuestro consumo fibra, fitoquímicos, antioxidantes y minerales. […]

a través de Hamburguesas vegetarianas de lenteja — Hablando de Nutrición

Ver la entrada original

Homenaje a Hector Francisco Gagliardi (1909-1984)

Destacado poeta, recitador y letrista de tango argentino, conocido por sus poesías y textos en  lunfardo. Fue probablemente el poeta que mayores ventas de libros alcanzó en la historia  argentina, si se exceptúa el Martín Fierro, alcanzando un millón y medio de ejemplares.  Reconocido hincha de Racing Club de Argentina, le llego a escribir más de un poema al club de sus  amores. Su apodo de El Triste, proviene de su debut, durante la Segunda Guerra Mundial, recitando  su poema “Reyes magos”, una emotiva composición sobre la guerra, los niños y los juguetes.

REYES MAGOS

-¡Si vos no te portás bien,
le digo a los Reyes Magos
que te dejen sin regalo
y te quedas sin el tren!…
Es que mi vieja, también,
un poco se aprovechaba… ¡
porque esa noche llegaban
los tres Reyes de Belén!

La carta la había mandado
sin faltas de ortografía,
así los reyes veían
de que era un chico aplicado.
Hice todos los mandados,
me lave hasta las orejas,
porque ese día mi vieja
me tenia acorralado.

La luna hacia brillar
el lustre de mis zapatos…
y si ellos fueran chicatos
¿quien les podía avisar?
Por eso al irme a acostar,
puse la almohada a los pies
y me acosté del revés
para poder vigilar…

¡Cuando mas lo precisaba
me vengo a quedar dormido!
Me desperté a los maullidos
del gato de la encargada…
Ya entraba la madrugada
de un radiante seis de Enero,
y un trencito, el más diquero,
del umbral me saludaba…

Lo habían dejado de frente
ya listo para marchar…
con éI me iba a despertar
a mi madre alegremente
¡Que alegría que uno siente!
-explicarlo yo no puedo-
¡ unas ganas de ser bueno,
de ser bueno hasta la muerte!

Al que dejaron sin nada
fue al hijo de la de al lado…
¡Como se habrían olvidado!
Siempre “muy bueno” sacaba…
Con nosotros no jugaba
porque en seguida tosía,
y los reyes no sabían
que el padre no trabajaba…

Yo comprendí su dolor
cuando me vio con el tren:
se acerco a mirarlo bien
y después lo acaricio….
A mi me daba calor
de que me viera jugar
y en caso lo invité a entrar
y él también se divirtió..·

¡Cuantos Reyes han pasado
por la puerta de mi vida.
y a ml alma dolorida
cuantas veces la he dejado
como un zapato gastado.
esperando a su Melchor
que le dejara el amor
para un mundo envenenado!

Esta noche por los cielos
llegarán los Reyes Magos;
vendrán trayendo regalos
a los chicos que son buenos,
pero hay otros pibes buenos
en otro lado de la tierra,
que por culpa de una guerra..
¡no han de pasar los camellos!

Señor: yo aprendí a rezar
arrodillado con mi vieja;
si nunca te fui con quejas
hoy me tenes que escuchar:
¿Por qué tienen que pagar
esos pibes inocentes.
de que en el mundo haya gente
que sólo piensa en matar?

Ellos ¿qué saben de guerras?…
¡ellos quieren Reyes Magos!
¡y ellos. en vez de regalos
tienen un miedo que aterra!
Si vos pararas la guerra,
pasarían los camellos.
¡Yo te lo pido por ellos!
¡ por los pibes de mi tierra! 

El primer beso y el después…

Recuerdo aun hoy

que me enseño a besar

una niña de mi edad

de púber, allá a los 12.

 

Me tomo de las mejillas

hasta apretarlas

y en mi boca abierta

introducir su lengua.

 

Sonrió cuando lo recuerdo,

a partir de allí

me convertí en ese seductor

pirata y atorrante,

que desgajo su virginidad

siendo el numero octavo

de una fila de igual número.

 

Pero a los quince,

llego ella a mi vida

primer amor adolescente.

 

Que sacrificio debía hacer

loco y ciego enamorado,

que con traje regalado

la esperaba a la salida de misa

de la Iglesia San José.

 

Con ella, se alejaba el atorrante

y aparecía la mejor versión

de mí, que me sorprendía.

 

Tomaba su mano diminuta y preciosa

Y juntos caminábamos por la vereda

del paredón del ferrocarril Sarmiento,

entre Caballito y Flores

dos barrios hermanos de la ciudad.

 

Nos deteníamos cada veinte metros

pero a ella, solo la abrazaba

y depositaba suavemente

mis labios en los suyos,

como aquel que toma un caro cristal

atemorizado de romperlo.

 

Alicia, su nombre era

pura dulzura y ternura,

tan suave como algodón

y una sonrisa

que cada día iluminaba

mi alma.

 

Hasta que me alejaron,

no era el indicado,

por prosapia ni por futuro.

 

Pero como olvidarle,

primer amor inocente y puro,

al que respete como una ofrenda,

a sus ojos llenos de una ilusión

que nos fue arrebatada.

Amor del bueno…

Caminaban por la playa desierta
compartiendo dulces besos y ternura.
Se sentían tan bien juntos,
que para ellos era lo más parecido
a ese paraíso que hace tiempo
buscaban, aferrados a una esperanza.

Esperanza cristalizada
ya hace un tiempo, que no era mucho
pero pegaron piel y complementaron
sus soledades impiadosas,
sin aforismos ni sinónimos.

Espontáneos, naturales, sinceros
como con tan poco,
se puede llegar a tanto
en tan escaso tiempo. Eso es el amor.

El amor nos sorprende
casi siempre sin aviso,
una mirada, un roce de piel,
un beso en esas bocas que vibran
por el solo hecho de buscar
sacar del adentro del otro,
esa pasión sin prejuicios,
sin importar nada ni nadie
que se oponga, con destino de destierro.

Juegan por los médanos,
cual adolescentes
que se sienten, sin pudor alguno
ya en la playa desierta
en los primeros días del otoño.

Buscan un lugar
donde colocar la manta,
se acuestan y se abrazan
acurrucados juntos,
sabiendo que mañana
amanecerán de igual manera,
con las cenizas de los leños
aun crepitando levemente.