La Puglia y su Focaccia

Muchas gracias Anna Olio e Peperoncino!! Focaccia imperdible, riquisima y además receta mas que fácil! Quede como un especialista con amigos! A compartir!!

Anna Olio e Peperoncino

Si algo caracteriza a la cucina italiana, y constituye uno de sus puntos de mayor fuerza, es precisamente que como tal no existe. Sí. Puede sonar paradójico, pero es la realidad; y quien haya tenido el placer de recorrer la vasta geografía de esa hermosa península mediterránea, podrá dar fe de ello.

Por el contrario, existen muchos tipos de “cocina italiana”: la cocina regional, provincial, local; circunscritas a zonas muy específicas… incluso, muchas veces un tipo de cocina varía mucho dentro del mismoquartiere(barrio).

El caso específico que nos atañe hoy, es el de una de las regiones más privilegiadas que posee Italia: la Puglia (Apulia, es español). Rodeada por el mar Adriático y por el mar Jónico, esta maravillosa región nos ofrece más de 800 km de costa, que se alternan entre sus acantilados y bahías (muchas de ellas accesibles solo desde el mar), con sus amplios litorales de…

Ver la entrada original 740 palabras más

Una palabra por 30 días.

Hoy: Cuerpo       Palabras: 134

Dejamos el salón comedor; no sin antes saborear el postre, que en mi caso fue “quesillo con dulce de cayote y miel de caña”. Esa; diríamos fue la gota que rebasó el vaso. Camino a las habitaciones; Laura sincera y socarronamente me dijo -si en tan poquísimos días, sigues comiendo de esta manera, no quiero imaginarme cuánto tendremos que abonar por sobrepeso en el aeropuerto al volver”….-

Reí con ganas; y solo atiné a contestarle como quien guarda su culpa -”No te preocupes Laurita, tu bien sabes que tengo un cuerpo privilegiado y un metabolismo de adolescente”- 

Tal como estaba previsto; a la mañana temprano partimos hacia Cachi, una pequeña ciudad del Valle Calchaquí, en el noroeste de Argentina, conocida por sus casas de adobe y sus blancos edificios coloniales, que se debe visitar.

Ciudad de Cachi – Provincia de Salta – República Argentina.

Una palabra por 30 días.

HOY: Piscina            PALABRAS: 123

Por la mañana; iríamos a recorrer cerca de la plaza del pueblo el Museo Regional y Arqueológico Rodolfo Bravo, con objetos de excavaciones locales, y la catedral de Nuestra Señora del Rosario, del siglo XIX. Consideramos junto a Laura, que la visita a una bodega o al Museo del Vino, podríamos correr el riesgo de que de la misma manera que les atrajera, les aburriera enormemente. 

Nos sorprendimos con la pregunta de Manuel; al salir del hotel; -¿”ese museo pa, tiene piscina”?-

-No; le respondí, veremos cómo vivían los habitantes de los Valles Calchaquíes, como así también utensilios que utilizaban en aquellos tiempos- 

Este museo privado posee unas colecciones de cerámicas norteñas sobresalientes. Las urnas Santamarianas y San José tienen una calidad excepcional.

Desde Cafayate en recorrido hacia Salta “la linda”. República Argentina.

Una palabra por 30 días.

HOY: Madera            PALABRAS: 150

Muy amablemente; nos llevaron a las habitaciones que tenemos asignadas comunicadas por una puerta entre ambas, para ante cualquier necesidad de los niños, poder comunicarnos sin inconveniente alguno. Luego de asearnos y con los estómagos haciendo ese “ruidito” tan peculiar; bajamos al salon comedor en donde la cena consistió en algo muy típico del lugar, “asado de cabrito” sobre una tabla de madera, acompañado con una exquisita guarnición de morrones tanto para Laura como para mi, ya que los chicos a las verduras les escapan y ellos entonces eligieron  la habitual compañía de generosas porciones de  papas fritas. Nosotros; un buen vino torrontés de la zona. Sofía, Juan y Manuel; jugos naturales de uva recién extraídos, que les parecieron sabrosisimos. 

No debo olvidarme que como entrada; comenzamos con unas exquisitas empanadas, tradicional platillo elaborado con masa de harina de trigo que se rellena con carne picada, queso u otros guisos. 

Cafayate – Provincia de Salta – República Argentina.

Una palabra por 30 días.

Hoy: Flores        Palabras: 195

Luego de unas tres horas; durante las cuales todos los presentes en el lugar la pasamos magnífica y divertidamente, no solo por la música que acariciaba las paredes de esa maravillosa cueva, a la que la diosa naturaleza la dotó de una voz única y vibrante, entonando cuecas y gatos cuyanos si bien hacía unos años, alguien nacido en la zona me había comentado que existían grupos de danza que bailaban imitando a los pueblos originarios. Dichas danzas eran entendidas como movimientos y gestos con sentidos varios, imbricados en prácticas complejas y vitales. Por ejemplo el realizar ciertos movimientos a fin de obtener, de seres divinos, lluvia necesaria para la agricultura. A estos bailes se los denomina propiciatorios, y se los caracteriza generalmente como imitativos y/o mágicos. 

Salíamos rumbo al bus; cuando Sofía nos llamó; en su voz se percibía sorpresa y emoción a la vez, señalandonos en los bordes del camino innumerables flores blancas apretadas entre sí como cuidándose unas a otras. El guía que nos acompañaba; fue quien nos explicó que se trataba de una especie silvestre de flor, que se llamaba ajo lirio y que solo florece en invierno y primavera. 

Al otro lado de la tristeza

ASI ES LA VIDA nos regala reflexiones; que nos invitan a mirar la vida con otra percepción. Muchas gracias!!

Así es la Vida

Se dice que Buda fue un príncipe consentido, solo conocía los placeres de palacio, hasta que encontró en un sendero a un enfermo, a un anciano y a un cadáver. Fue entonces cuando, consciente de que el sufrimiento forma parte de la existencia, empezó su camino al “despertar”.

Si fuéramos siempre felices, seríamos incapaces de entender los matices del alma humana. No podríamos tener empatía con quien está desahuciado, con quien sufre mal de amores o con quien llora la pérdida de un familiar o un amigo. Podemos latir con ellos justamente porque hemos vivido su dolor y eso ha ampliado nuestro horizonte de sensibilidad y humanidad.

El sufrimiento es un aprendizaje para la vida. El dolor nos puede llevar a la consciencia y permitirnos vivir con más lucidez. Puede hacernos sabios, lo cual no significa que debamos quedarnos en él. Como decía Buda, toda enseñanza es como una barca…

Ver la entrada original 186 palabras más

Una palabra por treinta días…

El verano se había extendido demasiado. Ya en los inicios de mayo; las temperaturas agobiaban a los porteños que con sus sacos en los brazos, caminaban por el microcentro porteño. Pero el 9 de mayo todo cambió, los atardeceres debido a una masa de frío polar del sur, se hicieron repentinamente fríos y ventosos. Y de golpe el color ocre; pinto las hojas de las arboledas. Una buena excusa, para abrazarla…

 

Día 1: “Despegue hacia la felicidad”

Vamos a jugar con Javier Sanchez Bernal en esta su invitación; que no es otra cosa que jugar con nuestra imaginación y olvidarnos por un rato de aquello que a veces nos agobia. Son 30 días en que nos sorprenderemos juntos, Gracias Javier; por invitarnos a participar. Un cordial saludo.

La Buhardilla de Tristán

¡Bienvenido/a al reto: “Una palabra por 30 días”! Desde hoy, 10 de mayo, hasta el próximo día 8 de junio, publicaré un post diario con un microrrelato que contenga la palabra correspondiente de la siguiente imagen. Además, el relato contendrá el número de palabras que resulte de generación aleatoria.

¡Me encantaría que participaras y dejases tu creación en los comentarios! Puedes consultar las bases, aquí. Así que, sin más dilación, vamos con el texto de hoy.


* . * . *

Día 1: 10 de mayo de 2021.

Palabra del día:VOLAR

Extensión: 100 palabras

Soñaba con volar antes incluso de dar mis primeros pasos. Recuerdo aquellos largos paseos con mi abuelo, por las veredas perdidas del pueblo, observando embelesado los buitres mientras dominaban, majestuosos, el cielo azul. Desgraciadamente, vivir tan alejado de la ciudad y, más aún, de la capital, me ha impedido, hasta ahora, hacer realidad…

Ver la entrada original 47 palabras más

Reto: “Una palabra por 30 días”

Su abuela Agustina ya le había dicho que no se fuera lejos de la casa; pero Juan era un niño inquieto y curioso, así se internó en el bosquecillo que la rodeaba. Mientras caminaba, escuchó un ruido entre los matorrales y quedó petrificado cuando se le presentó un duende que dijo llamarse Apolonio. Lo invito a jugar a sabiendas de que Juan era un niño solitario. Juan dudo primero del desconocido; pero aceptó gustoso al pensar que quizás había encontrado ese compañero de juegos que buscaba hace tiempo. El duende lo llevó a su casa y al entrar, desapareció…