La ola de ataques de macacos que aterroriza a una ciudad japonesa.

La policía japonesa está usando pistolas tranquilizantes para tratar de detener la ola de ataques de monos salvajes que está aterrorizando a los residentes de una ciudad del país asiático.

En las últimas semanas, 42 personas han resultado heridas en la ciudad de Yamaguchi, incluidos niños y ancianos.

Los ataques se atribuyen a los macacos japoneses.

Estos animales se encuentran en gran parte del país, pero los ataques a humanos son inusuales.

«Es raro ver tantos ataques en un corto período de tiempo», dijo un funcionario de la ciudad, que no quiso dar su nombre. «Inicialmente, solo niños y mujeres fueron atacados. Recientemente, personas mayores y hombres adultos también han sido atacados».

Los intentos de capturar a los animales con trampas fracasaron y las patrullas policiales creadas desde el primer ataque a principios de julio no han logrado frenar las agresiones de los macacos.

Las autoridades tampoco están seguras de si los ataques son obra de un solo mono o de varios.

Medios locales informan que las víctimas han recibido desde rasguños hasta mordeduras en piernas, manos, cuellos y hasta estómagos.

Una niña de cuatro años fue arañada en un apartamento, mientras que en otro caso un mono irrumpió en un aula de una guardería.

Macacos

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

Conflictos entre humanos y macacos

Algunos residentes han informado de múltiples incursiones de los macacos en sus hogares. Acceden por puertas corredizas o por ventanas abiertas.

«Escuché un llanto proveniente de la planta baja, así que me apresuré a bajar», dijo un padre a la prensa japonesa. «Entonces vi un mono encorvado sobre mi hijo».

Pese a que en el pasado fue una especie en peligro, el número de macacos japoneses ha aumentado recientemente. Ahora están catalogados por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza como una especie de «preocupación menor».

Sin embargo, su recuperación ha «desencadenado serios conflictos entre las personas y los macacos», según una investigación de la Universidad de Yamagata.

El estudio culpa de ello a una disminución en la distancia entre humanos y macacos. Otras razones pueden ser las actitudes culturales cambiantes hacia los macacos, los cambios en el comportamiento humano y los cambios en los entornos forestales.

Imagen de portada: GETTY IMAGES

FUENTE RESPONSABLE: Redacción BBC News Mundo. 25 de julio 2022.

Sociedad y Cultura/Japón

 

La inusual campaña en Japón para animar a los jóvenes a beber más alcohol.

Las últimas generaciones de jóvenes en Japón se han caracterizado, entre otras cosas, por no consumir mucho alcohol, algo que las autoridades quieren cambiar con una nueva campaña.

Todo con una motivación clara: al beber menos que sus padres, se reducen fuertemente los ingresos que generan los impuestos que tienen las bebidas como el sake.

Esto llevó a la agencia nacional de impuestos de Japón a crear una competencia nacional para conseguir ideas que permitan revertir esta tendencia.

La campaña, llamada «¡Viva el Sake!», espera llegar a un plan para volver atractiva de nuevo esta bebida y de esa manera impulsar la industria de los licores.

La convocatoria consiste en pedirle a jóvenes entre los 20 y los 39 años que compartan sus ideas de negocios que puedan impulsar el consumo entre sus pares, no importa si es para el sake, para el shochu, el whisky, la cerveza o el vino.

Las autoridades que están detrás de esta competencia señalan que los nuevos hábitos de consumo -parcialmente formados durante la pandemia del covid-19- y una población que cada vez envejece más, han llevado a un declive en la venta de alcohol.

La idea es que los jóvenes den ideas sobre promoción, marcas y planes que incluso involucran la Inteligencia Artificial.

Ancianos en Japón

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES. El envejecimiento de la población también ha sido un factor en la reducción del consumo de alcohol en Japón.

Reacciones mixtas

Los medios en Japón han señalado que las reacciones a la propuesta han sido mixtas, con críticas sobre todo a la idea de promover un hábito poco saludable.

Pero otros han publicado ideas «llamativas» como que actrices famosas promuevan las bebidas dentro de los clubes digitales que hay en el mundo de la realidad virtual.

Las personas que deseen participar en el concurso tienen hasta el final de septiembre para presentar sus ideas. El mejor plan será puesto en marcha con la ayuda de un grupo de expertos para llegar a una propuesta definitiva en noviembre.

En el sitio online donde se promueve la campaña se hace enfásis en la reducción del consumo de bebidas alcohólicas en el país en los últimos años.

Cifras recientes de la agencia de impuestos muestran que las personas bebían menos en 2020 que en 1995, y las cifras se desplomaron de 100 litros a 75 litros por persona al años.

Los ingresos fiscales de los impuestos sobre el alcohol también se han reducido a lo largo de los años. Según el periódico The Japan Times, en 1980 el impuesto a las bebidas representó el 5% de los ingresos totales, pero en 2020 ascendió a solo el 1,7%.

El Banco Mundial estima que casi un tercio (29%) de la población de Japón tiene 65 años o más, la proporción más alta del mundo, otro factor que influye en la reducción del consumo.

Las preocupaciones sobre el futuro del sake no son el único problema que plantea la economía de Japón: hay mucha incertidumbre sobre la oferta de personal más joven para ciertos tipos de trabajos y el cuidado de los ancianos en el futuro.

Imagen de portada: GETTY IMAGES

FUENTE RESPONSABLE: Malu Cursino. BBC News. 5 horas.

Sociedad y Cultura/Japón

 

4 motivos por los que es tan difícil para Argentina reducir su histórico déficit fiscal, uno de los desencadenantes de la crisis económica.

Te contamos por qué a Argentina le cuesta tanto reducir su gasto.

Muchos países tienen déficit fiscal -es decir, gastan más de lo que recaudan-, pero a pocos les representa un problema tan grande como a Argentina.

La mayoría de quienes tienen cuentas en rojo, incluso algunos con niveles de déficit mucho más altos que el argentino, simplemente emiten deuda y así financian el desbalance.

Pero el caso de Argentina es muy diferente.

La tercera economía de América Latina lleva tantos años gastando de más (desde 1900 a hoy, solo en 10 años el Estado logró generar más ingresos que egresos) que el déficit se ha convertido en uno de sus principales problemas macroeconómicos.

No puede resolverlo emitiendo más deuda, como hacen los demás, porque ya pidió tanto dinero, tantas veces -es el país más endeudado de la región-, que cayó en sucesivas crisis de deuda, entrando en «default» (o cesación de pagos) ocho veces.

La desconfianza que genera Argentina hace que hoy tenga el «riesgo país» más alto de América Latina después de Venezuela y El Salvador, un índice elaborado por J.P. Morgan que determina el nivel de peligrosidad que representa prestarle dinero a una nación.

Por ello, para seguir tomando deuda, el país debe pagar intereses mucho más altos que otros.

Frente a esta limitación, durante los últimos años -y especialmente durante la pandemia- el gobierno de Alberto Fernández aumentó la emisión de pesos para pagar sus cuentas, algo que, según los economistas ortodoxos, ha acelerado la inflación.

En julio el alza de precios llegó al 71% interanual, una de las inflaciones más altas del mundo, y se prevé que siga aumentando.

Ante este panorama, Fernández anunció su intención de sanear las cuentas públicas.

«No se puede seguir viviendo eternamente con déficit fiscal», señaló a finales de junio, durante una gira por Europa.

El presidente Alberto Fernández tomándole juramente a su nuevo "superministro" de Economía, Sergio Massa, el 3 de agosto de 2022

FUENTE DE LA IMAGEN – EPA-EFE. Alberto Fernández y su nuevo «superministro» de Economía, Sergio Massa, se han propuesto reducir el gasto del Estado.

El nuevo ministro de Economía, Sergio Massa, quien asumió a comienzos de agosto, reiteró este mensaje, asegurando el día de su inauguración que «la primera meta del gobierno será construir equilibrio fiscal».

Massa, quien tendrá a cargo no solo la cartera económica sino también la de Producción y Agricultura, es el tercero en encabezar las finanzas del país en un solo mes, tras las renuncias de Martín Guzmán y Silvina Batakis.

Al presentar los principales lineamientos de su gestión, el «superministro» dejó en claro que su primera prioridad será la misma que la de sus antecesores: reducir al 2,5% del Producto Interno Bruto (PIB) el déficit fiscal primario -es decir, lo que gastó el Estado sin incluir el pago de deuda-, tal como establece el Presupuesto Nacional.

En la práctica, esto significa que el país deberá reducir en un 0,5% el déficit fiscal primario que alcanzó en 2021 (que fue del 3% del PIB).

Esa meta es la que Argentina acordó en marzo pasado con el Fondo Monetario Internacional (FMI), su principal acreedor externo, que en 2018 le otorgó al entonces presidente Mauricio Macri el préstamo más grande en la historia de esa institución: US$57.000 millones (de los cuales se usaron -y hoy se deben- US$44.000 millones).

Pero, aunque una reducción del 0,5% no suena como mucho, lo cierto es que, para este país, es toda una odisea.

¿Por qué?

Para entenderlo te explicamos cuáles son las cuatro áreas que más presupuesto representan del Estado, qué propone el «superministro» para achicar ese gasto y por qué no será una tarea sencilla.

Subsidios energéticos

Muchos asumen que el gasto público en Argentina es alto por servicios como la salud y la educación gratuitas, pero lo cierto es que hay otras cosas que le cuestan mucho más al Estado.

Por ejemplo, los subsidios energéticos, que en 2021 se llevaron un 8,8% del presupuesto nacional, más que el gasto público en Educación (6,4%), Transporte (5,9%) y Salud (5%).

Este es el gasto estatal que más creció en Argentina en los últimos años y hoy representa tres cuartas partes de todo el déficit fiscal primario del país.

En 2021 los subsidios a la energía representaron el 2,3% del PIB. Si se considera que el déficit primario fue del 3% es fácil entender por qué reducir este gasto es considerado primordial.

Hornalla prendida

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES. Los subsidios a la energía son uno de los principales dolores de cabeza del gobierno.

Un informe elaborado por el Instituto Argentino de la Energía (IAE) mostró que, solo entre 2010 y 2020, los subsidios energéticos le costaron al país casi el triple de lo que le debe el FMI (cerca de US$130.000).

Pero ¿por qué gasta el Estado tanto en subsidiar la energía?

La política de subvenciones al gas y la electricidad comenzó a aplicarse hace dos décadas para proteger el bolsillo de los argentinos después de la crisis de 2001, que devaluó fuertemente el valor del peso y dejó a más de la mitad de la población en la pobreza.

Cuando la economía empezó a repuntar, los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner (2003-2015) mantuvieron los subsidios para evitar que un aumento de precios acelerara la inflación y redujera el consumo, clave para la economía del país que depende en un 70% del mercado interno.

Pero un segundo factor hizo que el gasto en subsidios se disparara: en 2008 Argentina perdió su autoabastecimiento energético y, a partir de entonces, ha tenido que importar cada vez más gas y petróleo, con precios más altos que los de la producción local.

Para 2014, los subsidios representaban casi US$20.000 millones al año, según los datos del IAE.

No obstante, ante las críticas por el creciente gasto que esto implicaba para el Estado, la entonces mandataria Cristina Kirchner -quien hoy es vicepresidenta- resaltó que el nivel de subsidios del país era bajo en comparación con las del promedio mundial.

A pesar de que el gobierno de Macri (2015-2019) aplicó fuertes «tarifazos» que redujeron las subvenciones a menos de US$5.000 millones, la pandemia, y luego la guerra entre Rusia y Ucrania, volvieron a aumentar los costos.

En 2021 la Energía fue el segundo gasto más alto del Estado después de la Seguridad Social.

Y, en el primer semestre de 2022, el aumento del precio internacional de los combustibles por el conflicto ruso-ucraniano hizo que el gasto en subsidios aumentara en un 116% interanual, informó el IAE.

Para atenuar este gasto, el gobierno introdujo a partir de agosto una «segmentación tarifaria» para que la población con mayor poder adquisitivo deje de beneficiarse con los subsidios (que hoy aplican a todos).

Formulario de Segmentación Tarifaria de Argentina

Los argentinos debieron llenar este formulario para poder seguir recibiendo su energía subsidiada.

Massa también señaló que habrá un tope por hogar para el consumo energético subsidiado y anunció que a partir de septiembre también se segmentará el consumo de agua.

Según el funcionario, con estas medidas «el Estado se ahorrará 500.000 millones de pesos al año» (cerca del 0,5% del PIB).

Empleo estatal

Otro anuncio que hizo el nuevo ministro de Economía fue congelar las nuevas contrataciones en «todos los sectores de la administración pública nacional centralizada».

El empleo público es otra de las grandes cargas que tiene el Estado: uno de cada cinco argentinos trabaja en el sector público, ya sea a nivel nacional, provincial o municipal, una de las cifras más altas de América Latina.

En 13 de las 23 provincias argentinas el número de empleados públicos supera al de asalariados del sector privado registrado, según destacó un trabajo publicado en 2021 por el Instituto de Estudios sobre la Realidad Argentina y Latinoamericana (Ieral), de la Fundación Mediterránea.

El crecimiento del empleo público fue clave para reducir la desocupación tras la crisis de 2001/2, que dejó a uno de cada cinco argentinos en actividad sin trabajo.

Pero cuando la economía se reactivó, el Estado se siguió ampliando.

Tanto el kirchnerismo como el macrismo aumentaron el personal de la administración pública.

Y, si bien el empleo público sigue siendo un factor determinante para mantener baja la tasa de desocupación, que hoy alcanza el 7%, los números muestran que el Estado se ha convertido en el motor del empleo.

Mientras que la cantidad de trabajadores públicos pasó de 2.6 millones a 3.3 millones en la última década (un aumento del 27%), el número de trabajadores privados formales se mantuvo estancada, en 6.1 millones, según datos del Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social.

Trabajadores comparten un mate

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES. El empleo registrado en el sector privado está prácticamente estancado desde hace una década.

Ayuda social

Un tercer anuncio que hizo Massa para equilibrar el gasto fiscal fue ordenar una auditoría de los «planes sociales».

Así llaman los argentinos a una serie de programas de asistencia social que buscan proteger a los más desfavorecidos.

Tanto el kirchnerismo como el macrismo aumentaron la asistencia social durante sus gobiernos para ayudar a los sectores más afectados por las constantes devaluaciones y aumentos de precios.

Si se suman las ayudas familiares -como la Asignación Universal por Hijo, creada en 2009-, y los distintos programas, el porcentaje del gasto público destinado a asistencia social en 2021 superó el 10%.

Pero con un nivel de pobreza cercana al 40%, cada vez más argentinos dependen de la ayuda económica del Estado.

El Observatorio de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina (UCA) advirtió que, sin esta ayuda, el índice de pobreza podría llegar al 50% y el de indigencia al 20%.

No obstante, algunos cuestionan la sustentabilidad económica del sistema de protección social, que, según el Observatorio, en 2021 ayudó a un poco menos de la mitad de la población (44,7%), una cifra similar a la de 2019, antes de la pandemia.

Los críticos resaltan que hay tres veces más personas que reciben ayuda del Estado (unas 21 millones) que las cerca de 6 millones del sector privado que, a través de impuestos sobre sus salarios, son los principales financiadores de las arcas públicas (ya que cerca de un tercio de los trabajadores en Argentina son informales y los empleados públicos reciben más dinero del Estado del que aportan).

Sistema previsional

El gasto más alto que tiene el Estado argentino es el de jubilaciones y pensiones, que se llevan un tercio del presupuesto.

Sin embargo, lejos de proponer recortes, Massa anunció que el gobierno cumplirá con el aumento jubilatorio del 15% que está pautado por ley para septiembre y además agregará un bono para quienes cobren los haberes más bajos.

Son anuncios muy esperados por los retirados, el 70% de los cuales cobran jubilaciones mínimas que no llegan a cubrir la canasta básica.

¿Por qué entonces representa este gasto una carga tan pesada para el Estado?

Una jubilada en Argentina

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES. El sistema previsional argentino tiene un grave problema de financiamiento.

El principal motivo es que, aunque el poder adquisitivo de los jubilados se ha deteriorado notoriamente en los últimos años, Argentina tiene una de las coberturas previsionales más amplias de la región, por encima del 90%.

Esto es gracias a una serie de moratorias realizadas durante el kirchnerismo que duplicaron el número de jubilados, permitiendo que millones de amas de casa y trabajadores informales obtengan este beneficio al que antes no hubieran podido acceder.

Pero lo que es celebrado por el gobierno como «justicia social» está complicando las finanzas del Estado, porque de los 9 millones de jubilados y pensionados que hoy tiene el país, menos de un cuarto realizó los aportes correspondientes.

Según un informe publicado por el Instituto para el Desarrollo Social Argentino (Idesa) solo el 23% de los jubilados realizó los 30 años de contribuciones.

22% contribuyó menos de 30 años, gracias a regímenes especiales de jubilación anticipada.

Pero la mayoría, un 55%, se jubiló sin aportes.

A esto se suma otro desequilibrio del otro lado del espectro jubilatorio: las llamadas «jubilaciones de privilegio» que cobran, entre otros, políticos, diplomáticos y jueces, y que alcanzan al 1% del PIB, según cálculos del exministro de Economía Martín Lousteau.

«El desorden previsional es una de las principales fuentes de déficit fiscal», advirtió el reporte de Idesa, cuyo jefe de investigadores, Jorge Colina, le dijo a BBC Mundo que el sistema actual es «insostenible».

Imagen de portada: GETTY IMAGES

FUENTE RESPONSABLE: Veronica Smink. BBC News Mundo. Argentina. 4 horas.

Sociedad y Cultura/Argentina/Corrupción/Economía/Crisis/Déficit crónico

 

 

5 poemas de Juan Gelman

Poeta argentino —también periodista, traductor y destacado activista político— que fue reconocido con importantes premios, entre ellos el Cervantes en 2007. Os ofrecemos 5 poemas de Juan Gelman.

Ausencia de amor

Cómo será pregunto.

Cómo será tocarte a mi costado.

Ando de loco por el aire

que ando que no ando.

Cómo será acostarme

en tu país de pechos tan lejano.

Ando de pobre cristo a tu recuerdo

clavado, reclavado.

Será ya como sea.

Tal vez me estalle el cuerpo todo lo que he esperado.

Me comerás entonces dulcemente

pedazo por pedazo.

Seré lo que debiera.

Tu pie. Tu mano.

Certezas

A ver cómo es.

Estaba quieta la inquietud por una vez.

La desazón en sazón y

¡cómo se parecía el mundo a Gerarda

envuelta en sensaciones de encaje!

Las palabras chocan contra la tarde

/y no la descomponen.

La furia no me deja solo conmigo.

Habrá que recortar la sombra militar.

¡Camaradas especialistas en esperar cansancios:

apaguen el amor dudoso

que baja humilde y despacito!

Hasta el revés del cosmos morirá!

El juego en que andamos

Si me dieran a elegir, yo elegiría

esta salud de saber que estamos muy enfermos,

esta dicha de andar tan infelices.

Si me dieran a elegir, yo elegiría

esta inocencia de no ser un inocente,

esta pureza en que ando por impuro.

Si me dieran a elegir, yo elegiría

este amor con que odio,

esta esperanza que come panes desesperados.

Aquí pasa, señores,

que me juego la muerte.

Fábricas del amor

Y construí tu rostro.

Con adivinaciones del amor, construía tu rostro

en los lejanos patios de la infancia.

Albañil con vergüenza,

yo me oculté del mundo para tallar tu imagen,

para darte la voz,

para poner dulzura en tu saliva.

Cuántas veces temblé

apenas si cubierto por la luz del verano

mientras te describía por mi sangre.

Pura mía,

estás hecha de cuántas estaciones

y tu gracia desciende como cuántos crepúsculos.

Cuántas de mis jornadas inventaron tus manos.

Qué infinito de besos contra la soledad

hunde tus pasos en el polvo.

Yo te oficié, te recité por los caminos,

escribí todos tus nombres al fondo de mi sombra,

te hice un sitio en mi lecho,

te amé, estela invisible, noche a noche.

Así fue que cantaron los silencios.

Años y años trabajé para hacerte

antes de oír un solo sonido de tu alma.

La rueda

El arco o puente que va

de tu mano a la mía cuando

no se tocan, abre

una flor intermedia.

¿Qué toca, qué retoca, qué trastoca

ese vacío de las manos

solas en su fatiga?

Nace una flor, sí,

se agosta en mayo como una

equivocación de la lengua

que se equivoca , sí.

¿Por qué este horror?

En la página de nosotros mismos

tu cuerpo escribe.

Imagen de portada: Juan Gelman

FUENTE RESPONSABLE: Zenda. Apuntes, Libros y Cía. Por Laura Di Verso. Editor: Arturo Pérez-Reverte. 27 de enero 2018.

Sociedad y Cultura/Literatura/Poesía/En memoria/Juan Gelman

5 poemas de Carlos Barral

Poeta de la generación de los 50. Su vida fue parte de su obra. Conocido por su labor editorial y también por su carrera política. A continuación podéis leer 5 poemas de Carlos Barral.

Ternura de tigre

La lengua sobre todo, afectuosa,

áspera y cortesana en el saludo.

Las zarpas de abrazar, con qué cuidado,

o de impetrar afecto, o daño, a quien lo doma.

La caricia con uñas, el pecho boca arriba

para mostrar el corazón cautivo.

La piel toda entregada, la voz ronca

retozando en su jaula de colmillos,

y los ojos enormes, de algas, sonriendo

a la muerte inmediata

a que fue sentenciado.

La cour carrée

Oh rápida, te amo.

Oh zorra apresurada al borde del vestido

y límite afilado de la bota injuriante,

rodilla de Artemisa fugaz entre la piedra,

os amo,

sombra huidiza en la escalera noble,

espalda entre trompetas por el puente.

Oh vagas, os envidio,

imágenes parejas en los grises

vahos de las cristaleras entornadas,

impacientes

-que llegan a las citas con retraso-

nervios de los que habitan (el descuido

seguro y arrogante de la puerta entreabierta

y el gesto ordenador de las cosas que miran).

Lo quiero casi todo:

la puerta del palacio con armas y figuras,

el nombre de los reyes y el latón de República.

Quiero tus ojos de extranjera ingenua

y la facilidad sin alma del copista.

Quiero esta luz de ahora. Es mi deseo

estar abierto, atento, hasta que parta.

Y quisiera que alguien me dijera

adiós,

contenida, riendo entre lágrimas.

Extranjero en las puertas, no estás solo,

mi apurada tristeza te acompaña.

Luna de agosto

Insistió en no acercarse demasiado,

temerosa de la intimidad caliente del esfuerzo,

pero los que pasaban

cerca con los varales y las pértigas

nos sonreían,

y sentía con orgullo su presencia

y que fuese mi prima (aún recuerdo

sus ojos en la linde

del círculo de luz, brillando

como unos ojos de animal nocturno).

Yo quería que viese

aquel vivo episodio de argonautas

que era mi propiedad, de mi experiencia:

Primero las antorchas,

la llama desigual de gasolina,

luego, súbitamente,

la luz del petromax, violenta,

haciendo restallar los colores, el brillo

de la escama pegada a las amuras,

y los hombres,

veinte tal vez, que intentan,

azuzándose a gritos,

mover el casco hacia la mar

que latía detrás como un espejo.

-Mira, ya arranca-.

Una espina de palos

que caen en el momento

preciso, y gime la madera y cantan

los garfios en cubierta.

Verde

esmeralda el agua

como menta al trasluz, y ellos

tensos como en un friso

segado por sus hojas, o trepando

desnudos mientras boga

suave olas adentro…

Luego, mientras la lancha se alejaba

se vieron cruzar cuerpos bajo el fanal,

músculos dilatados, armonía

física, y sentimos

que la brisa, como un objeto amable,

se apoderaba del lugar en que dejaron

una estela de huellas y carriles.

Miré a la altura de su voz. -¿Nos vamos?-

dijo, y la sombra azulada del cabello

la recortaba en una mueca triste.

Dulce.

Me conmovió que fuera

cosa de la naturaleza, como parte

de su incierto castillo de hermosura.

Pero ahora que la hermosura me parece

cosa de la naturaleza sin misterio,

pienso si no sería por contraste,

si estaría pensando en las medidas

de su gloria cercana, en los silencioa

de un atento aspirante al notariado

con zapatos lustrosos y un destino

decente…

Caminaba

despacio hacia la calle alborotada.

Las luces del festejo

brincaban en su blusa

como una gruesa sarta de abalorios.

Pájaros para Yvonne

Tu cuerpo en qué alegría de revuelo,

que inmediación de trinos, ¡oh agitada

pasión de ti, de tórtola inspirada,

de azul y pluma en claro azul! (Uccello)

Pájaro. Sal. Escribe por el suelo

el gozo de tu jaula enamorada.

Sea risueña alcándara la espada

de gavilán blandida para el duelo.

Yo, tu fronda apartada. Permanente

árbol donde resuena tu destino,

leeré tu trayectoria. Se adivina

tan bien lo que se espera… Del camino

oblicuo, qué te importa, ¡oh diferente

mirlo de luz si vienes a la encina!

Y tú amor mío

Y tú amor mío, ¿agradeces conmigo

las generosas ocasiones que la mar

nos deparaba de estar juntos? ¿Tú te acuerdas,

casi en el tacto, como yo,

de la caricia intranquila entre dos maniobras,

del temblor de tus pechos

en la camisa abierta cara al viento?

Y de las tardes sosegadas,

cuando la vela débil como un moribundo

nos devolvía a casa muy despacio…

Éramos como huéspedes de la libertad,

tal vez demasiado hermosa.

El azul de la tarde,

las húmedas violetas que oscurecían el aire

se abrían

y volvían a cerrarse tras nosotros

como la puerta de una habitación

por la que no nos hubiéramos

atrevido a preguntar.

Y casi

nos bastaba un ligero contacto,

un distraído cogerte por los hombros

y sentir tu cabeza abandonada,

mientras alrededor se hacía triste

y allá en tierra, en la penumbra

parpadeaban las primeras luces.

 

Imagen de portada: Carlos Barral

FUENTE RESPONSABLE: ZENDALIBROS.COM 29 de diciembre 2017.

Sociedad y Cultura/Literatura/Poesía/En memoria/Carlos Barral

Cómo funcionan los métodos «avalancha» y «bola de nieve» para pagar tus deudas.

Hipoteca, automóvil, electrodomésticos, tarjetas de crédito… las deudas se acumulan y, sin saber cómo, nos vemos con el agua al cuello.

Esto le ocurre cada vez a más gente en todo el mundo.

La deuda privada mundial se incrementó en un 13% del PIB global en 2020, la mayor subida de las últimas dos décadas, informó este mes el Fondo Monetario Internacional (FMI).

En algunos países de Latinoamérica la mayoría de la población debe dinero a las entidades financieras, como es el caso de Perú, donde más de 7 de cada 10 personas aseguraron estar endeudadas en una encuesta reciente de la consultora Datum.

Y en Estados Unidos la deuda de las tarjetas de crédito alcanzó este mes la cifra récord de US$890.000 millones tras crecer en US$100.000 millones en un solo año, según el Banco de la Reserva Federal de Nueva York.

GETTY IMAGES

Cuando los compromisos de pago se acumulan, muchos deudores adoptan estrategias para cumplir con sus obligaciones de la forma más inteligente posible.

Dos de los métodos más recomendados por los expertos son los conocidos como «avalancha» y «bola de nieve».

Te explicamos en qué consisten.

La avalancha

Si eres una persona equilibrada, paciente y calculadora, tu estrategia es la avalancha.

Primero, tienes que elaborar un listado con tus diferentes deudas y ordenarlas de mayor a menor tasa de interés.

Tu objetivo es pagar los mínimos requeridos de todas ellas.

Y a la que te genere mayores intereses, dedícale todo el dinero extra que puedas cada mes hasta saldarla.

Por ejemplo, si tu hipoteca tiene una tasa del 8%, la letra del televisor que compraste es del 12%, la de tu automóvil del 15% y la deuda de tu tarjeta de crédito está al 25%, aporta todos los recursos que puedas a saldar esta última, siempre cumpliendo con los pagos mínimos de las otras.

Pareja mirando facturas

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

Cuando hayas dejado a cero el saldo pendiente de la tarjeta, utiliza tu presupuesto extra de cada mes para cubrir el pago del automóvil, después el televisor y finalmente la hipoteca.

La eficacia de la avalancha radica en las tasas de interés, que en la mayoría de los préstamos suponen una parte importante de los pagos mensuales.

Cuanto más alta es la tasa, mayor es la cantidad de dinero que se dedica a cubrir los costos del interés y menor la que corresponde al capital o al importe en sí del producto.

Con este método ahorrarás dinero al evitar que las cuentas con los intereses más altos sigan engrosando tu deuda indefinidamente. Las matemáticas no engañan.

La bola de nieve

Pero las matemáticas no lo son todo.

Una situación de endeudamiento puede provocar altos niveles de estrés, de modo que la psicología es un factor a tener muy en cuenta.

Ver cómo las deudas se alargan en el tiempo puede ser desmotivador y minar tus esfuerzos para conseguir el ansiado saldo cero.

Pongamos el caso anterior: tienes una hipoteca de US$100.000, acabas de comprar el televisor por US$1.000, te quedan US$5.000 por pagar de tu vehículo y debes US$10.000 en tarjetas de crédito.

Si tu primer objetivo es saldar la deuda de las tarjetas, pero tus ingresos son ajustados te puede llevar años lograrlo y, sin una férrea disciplina, quizá tires la toalla a mitad de camino.

Entonces puedes optar por la estrategia de la bola de nieve.

Bola de nieve

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

Lo primero, haz la lista de tus deudas igual que en el caso anterior, pero no las ordenes por tasa de interés sino por importe.

Por supuesto, haz los pagos mínimos de todas, pero dedica todo el dinero adicional que puedas a cubrir aquella con un menor importe hasta saldarla.

En el caso que nos ocupa, tendrías que esforzarte lo más posible por pagar primero el televisor.

Un objetivo alcanzable, ¿verdad?

Al lograr la primera meta verías pronto los resultados de tus esfuerzos, lo que te motivaría aún más para seguir saldando las deudas del vehículo, las tarjetas de crédito y la hipoteca, en este orden.

Aunque desde un punto de vista puramente matemático la bola de nieve sea menos eficiente que la avalancha, según expertos puede alcanzar los mismos o mejores resultados.

También existe la posibilidad de combinar ambas: primero pagas la deuda más pequeña y, con la motivación del primer éxito, pasas a la estrategia de la avalancha para afrontar el resto de tus deudas.

Lo importante: gestionar bien tus deudas

Para el académico y experto en finanzas mexicano Norman J. Wolf las dos estrategias pueden ser válidas, siempre que se disponga de unos ingresos estables.

Y, en caso de que se haya acumulado un monto demasiado alto, «otra opción razonable es consolidar la deuda con un solo banco», asegura.

Entrevistado por BBC Mundo, este profesor de la Universidad Nacional Autónoma de México aporta algunos consejos para gestionar nuestras deudas de la forma más inteligente posible.

Hucha

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

«Lo primero es saber qué estamos firmando cuando compramos algo. Que nos den nuestra tabla de amortización y, si no la entendemos, pedir a un experto que nos la explique».

En esa tabla figuran todos los pagos a realizar en el préstamo, como cuánto hay que pagar de capital, de intereses y cuál es la deuda pendiente en cada período.

«En plazos largos lo que buscamos primero es pagar el capital: poder hacer pagos grandes que salden el capital y que el interés vaya así disminuyendo», indica Wolf.

El experto asegura que, en un momento inflacionario como el actual, lo mejor es «dar prioridad a aquellas amortizaciones en las que primero se pague más capital y dejen los intereses al final», datos que deben figurar en la tabla de amortización.

Y, en caso de tener que elegir entre bola de nieve o avalancha, se inclina más por la segunda.

«Puedes considerar cuál es la tasa de interés más agresiva, y yo diría: primero pagar las deudas con la tasa más fuerte y luego las que tengan la tasa más pequeña».

Imagen de portada: GETTY IMAGES

FUENTE RESPONSABLE: Atahualpa Amerise; BBC News Mundo. Hace 10 horas.

Economía/Sociedad/Finanzas personales/Finanzas

Ecce Homo: el desastre artístico que se convirtió en un meme y transformó una ciudad.

«Un hecho incalificable».

Así comenzaba un post, con fecha del 7 de agosto de 2012, del blog dedicado a la cultura del pequeño pueblo español de Borja, de apenas 5.000 habitantes.

La publicación explicaba que un inventario de arte religioso en la región encontró el fresco Ecce Homo, obra del pintor Elías García Martínez, en las paredes del Santuario de la Misericordia en Borja en mal estado de conservación.

«Pero, ante nuestra estupefacción, hemos podido comprobar que, en el breve espacio transcurrido desde entonces, se ha producido una «intervención» cuyo resultado es el que se ofrece en esta otra imagen».

El Ecce Homo restaurado por Cecilia Giménez en el Santuario de la Misericordia en Borja, España

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES. El Ecce Homo restaurado por Cecilia Giménez en 2012.

«Desconocemos las circunstancias en las que se ha producido».

No pasó mucho tiempo para que fueran reveladas.

Una feligresa del santuario de Borja de nombre Cecilia Giménez, entonces de 81 años, fue identificada como la autora de la torpe restauración.

Armada de «buena fe», trató de resolver los problemas de conservación de la pintura aún sin dominar las técnicas necesarias.

El resto es historia: un tsunami de burlas barrió las redes sociales, alimentó los noticieros, los programas de humor y los círculos de conversación de todo el mundo en las siguientes semanas y reverberó con tal fuerza que transformaría la obra de doña Cecilia en uno de los memes más grandes de la historia en internet.

Ante el repentino interés de un nuevo público por el arte sacro local, el párroco del santuario pidió incluso al alcalde que tapara el cuadro y así evitar bromas. La solicitud fue denegada.

La anciana, bajo amenaza de acciones legales por lo que fue catalogado como un «acto de vandalismo», cayó en depresión. Lloró durante varios días.

Pronto, sin embargo, recuperó el ánimo. Se dio cuenta de que la situación estaba dando la vuelta: poco a poco, el ridículo dio paso al aprecio, a menudo irónico, en un fenómeno típico de la cultura web.

Alguien tomando una foto del Ecce Homo con el celular

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES. En el momento álgido, a Borja llegaban unos 40.000 visitantes anuales.

En poco tiempo, la imagen se convirtió en una serie de productos de mercadería, como llaveros, camisetas e imanes de nevera, e incluso en una ópera compuesta por el estadounidense Andrew Flack en 2015.

10º aniversario

Diez años después, Borja celebra sin vergüenza el Ecce Homo transformado por las manos de la española, que ahora vive en una residencia de ancianos, con mala salud a los 91 años.

«Su situación ha empeorado mucho, pero aún es consciente del fenómeno y vive aquí en Borja en una residencia del gobierno de Aragón. Está junto a su hijo, que también tiene un grave problema de salud», le dijo a BBC Brasil el actual alcalde del municipio español, Eduardo Arilla Pablo.

José Antonio tiene una lesión cerebral y vive en silla de ruedas. El otro hijo de doña Cecilia, Jesusín, murió a los 20 años a causa de una rara enfermedad muscular.

Turistas en el Santuario de la Misericordia en Borja para ver el Ecce Homo modificado.

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES. El Ecce Homo modificado se convirtió en una atracción turística en Borja.

La mujer dijo en una reciente entrevista con la TV pública de Aragón que, si pudiera, «volvería a intentar restaurar el Ecce Homo». A un diario del País Vasco le dijo que siempre le gustó pintar y tiene buenos recuerdos de la restauración porque «lo hizo con amor».

El alcalde de Borja indica que el 10 de septiembre habrá «un acto de reconocimiento a Cecilia Giménez y Elías García Martínez» que será retransmitido en directo por YouTube.

Es también un reconocimiento del gran impacto causado en esta pequeña localidad situada a 60 km de Zaragoza y parte de la comunidad autónoma española de Aragón.

«En materia de turismo, somos un producto mundial. Recibimos visitantes de 110 países de todo el mundo», dice Arilla.

En el primer año después de que surgiera el caso, hubo una explosión en el número de turistas, con 40.000 visitantes anuales a Borja.

«Ahora se ha estabilizado. Pero trabajamos para que esa cadena nunca se rompa», señala el alcalde.

Ahora, el flujo es de entre 10.000 y 11.000 visitantes anuales que presencian en vivo lo que se ha hecho famoso en la red.

Cecilia Giménez en la época de la restauración.

Cecilia Giménez cobró un gran protagonismo en agosto de 2012.

«Como institución no podemos permitir que pasen estas cosas», reconoce el alcalde.

«Tenemos un gran patrimonio monumental y artístico y estamos comprometidos a restaurarlo. Lo que pasó fue un error. Pero también es cierto que, una vez que pasó esto, es un fenómeno pop, un ícono pop», apunta.

«Con todo respeto a la pintura original de Elías García, la obra más importante se define ahora a la manera de Cecilia Giménez».

El valor artístico del original

El fresco de García Martínez (1858-1934) es una reproducción de otros Ecce Homo («He aquí el hombre» en latín) del pasado.

Es un tema común en el arte europeo entre los siglos XV y XVII, cuyo título alude a la frase de Poncio Pilatos cuando presenta a Jesucristo torturado ante la multitud.

García Martínez fue profesor de la Escuela de Bellas Artes de Zaragoza y también patriarca de una familia de artistas de la que destacaba su hijo Honorio García Condoy, escultor de vanguardia.

La familia veraneaba en la comarca de Borja, por lo que García Martínez realizó el fresco del interior del santuario en 1930.

El diario español El País calificó el cuadro original de «poco valor artístico». La obra no fue catalogada por los Órganos Culturales de Aragón.

Turista en el Santuario de la Misericordia en Borja.

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

¿Fue arte lo que hizo la restauradora? «Cecilia Giménez creó algo totalmente diferente, con mucho más impacto que la pintura original», dice Nathalia Lavigne, curadora e investigadora en cultura digital.

«Pero todo ahí es contexto, el meme es contexto. La imagen penetró en la cultura visual contemporánea porque tenía todas las características de un meme: algo casual, amateur y un poco anárquico. Nunca fue su intención hacer lo que pasó».

El caso del Ecce Homo rehecho, según Lavigne, se relaciona con una pregunta contemporánea: no tanto sobre qué es el arte sino dónde está el arte.

«En ese contexto en el que ella hizo la restauración, ciertamente no era arte. Pero se puede ver de esta manera, pensando en la idea de longevidad de la circulación de la imagen, que va a determinar la importancia de la vida del objeto».

El cineasta español Álex de la Iglesia, director de películas como «El bar» y «El día de la bestia», declaró en Twitter que la imagen es un «ícono de nuestra forma de ver el mundo. Significa mucho».

El crítico de arte estadounidense Ben Davis incluso nombró la restauración entre las 100 piezas que definieron la década de 2010 («una querida obra maestra del surrealismo involuntario»).

Para Rob Horning, editor de la revista electrónica sobre tecnología de internet y cultura Real Life, el meme en realidad «dio la oportunidad de satirizar simultáneamente la piedad de la religión y la pseudo religión del arte».

Horning observa que el éxito de las visitas turísticas a Borja también muestra una curiosa relación entre el mundo offline y el mundo online: es como si la pared en la que se encuentra el Ecce Homo de doña Cecilia le dijera al espectador: «Aquí está internet».

«La sensación debe ser bastante poderosa», dice Horning.

Pintura de la Virgen María restaurada

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES. Una restauración de una pintura de la Virgen María este año hizo recordar lo sucedido con el Ecce Homo.

Hay en el meme de la obra restaurada de 2012 algunos caminos que con el paso de los años se volverían característicos en internet.

El caso sugirió, por ejemplo, que las consecuencias para alguien que se vuelve viral, incluso en un contexto de ridículo, pueden no ser tan graves, y que un gran impacto puede «monetizarse».

A Cecilia Giménez se le otorgó el 49% de los derechos de imagen de su Ecce Homo, un dinero que invierte en un fondo para apoyar a pacientes que padecen la misma enfermedad que su hijo.

Pero la principal lección del meme, dice el periodista, es que internet «aprovecha los fenómenos y los invierte». El meme, al final, «dio la vuelta».

Incluso doña Cecilia parece más convencida de su trabajo.

En 2016, durante el acto de inauguración de un «centro de interpretación» de su obra en Borja, declaró: «A veces, de tanto verte, pienso ‘hijo mío, ya no eres tan feo como me parecías al principio'».

Imagen de portada: CENTRO DE ESTUDIOS BORJANOS. La pintura original de 1930 fue restaurada en 2012 con consecuencias trágico-cómicas.

FUENTE RESPONSABLE: Shin Suzuki; BBC News Brasil, Sao Paulo. 16 de agosto 2022.

Sociedad y Cultura/España/Religión/Arte

5 poemas de Vicente Aleixandre

El Premio Nobel de literatura le consagró como uno de los grandes poetas del Siglo XX. A continuación puedes leer 5 poemas de Vicente Aleixandre.

Al cielo

El puro azul ennoblece

mi corazón. Sólo tú, ámbito altísimo

inaccesible a mis labios, das paz y calma plenas

al agitado corazón con que estos años vivo.

Reciente la historia de mi juventud, alegre todavía

y dolorosa ya, mi sangre se agita, recorre su cárcel

y, roja de oscura hermosura, asalta el muro

débil del pecho, pidiendo tu vista,

cielo feliz que en la mañana rutilas,

que asciendes entero y majestuoso presides

mi frente clara, donde mis ojos te besan.

Luego declinas, ¡oh sereno, oh puro don de la altura!,

cielo intocable que siempre me pides, sin cansancio, mis besos,

como de cada mortal, virginal, solicitas.

Sólo por ti mi frente pervive al sucio embate de la sangre.

Interiormente combatido de la presencia dolorida y feroz,

recuerdo impío de tanto amor y de tanta belleza,

una larga espada tendida como sangre recorre

mis venas, y sólo tú, cielo agreste, intocado,

das calma a este acero sin tregua que me yergue en el mundo.

Baja, baja dulce para mí y da paz a mi vida.

Hazte blando a mi frente como una mano tangible

y oiga yo como un trueno que sea dulce una voz

que, azul, sin celajes, clame largamente en mi cabellera.

Hundido en ti, besado del azul poderoso y materno,

mis labios sumidos en tu celeste luz apurada

sientan tu roce meridiano, y mis ojos

ebrios de tu estelar pensamiento te amen,

mientras así peinado suavemente por el soplo de los astros,

mis oídos escuchan al único amor que no muere.

Después del amor

Tendida tú aquí, en la penumbra del cuarto,

como el silencio que queda después del amor,

yo asciendo levemente desde el fondo de mi reposo

hasta tus bordes, tenues, apagados, que dulces existen.

Y con mi mano repaso las lindes delicadas de tu vivir

retraído.

Y siento la musical, callada verdad de tu cuerpo, que hace

un instante, en desorden, como lumbre cantaba.

El reposo consiente a la masa que perdió por el amor su

forma continua,

para despegar hacia arriba con la voraz irregularidad de

la llama,

convertirse otra vez en el cuerpo veraz que en sus límites

se rehace.

Tocando esos bordes, sedosos, indemnes, tibios,

delicadamente desnudos,

se sabe que la amada persiste en su vida.

Momentánea destrucción el amor, combustión que

amenaza

al puro ser que amamos, al que nuestro fuego vulnera,

sólo cuando desprendidos de sus lumbres deshechas

la miramos, reconocemos perfecta, cuajada, reciente la

vida,

la silenciosa y cálida vida que desde su dulce exterioridad

nos llamaba.

He aquí el perfecto vaso del amor que, colmado,

opulento de su sangre serena, dorado reluce.

He aquí los senos, el vientre, su redondo muslo, su acabado

pie,

y arriba los hombros, el cuello de suave pluma reciente,

la mejilla no quemada, no ardida, cándida en su rosa

nacido,

y la frente donde habita el pensamiento diario de nuestro

amor, que allí lúcido vela.

En medio, sellando el rostro nítido que la tarde amarilla

caldea sin celo,

está la boca fina, rasgada, pura en las luces.

Oh temerosa llave del recinto del fuego.

Rozo tu delicada piel con estos dedos que temen y saben,

mientras pongo mi boca sobre tu cabellera apagada.

Mano entregada

Pero otro día toco tu mano. Mano tibia…

Tu delicada mano silente. A veces cierro

mis ojos y toco leve tu mano, leve toque

que comprueba su forma, que tienta

su estructura, sintiendo bajo la piel alada el duro hueso

insobornable, el triste hueso adonde no llega nunca

el amor. Oh carne dulce, que sí empapa del amor hermoso.

Es por la piel secreta, secretamente abierta,

invisiblemente entreabierta,

por donde el calor tibio propaga su voz, su afán dulce;

por donde mi voz penetra hasta tus venas tibias,

para rodar por ellas en tu escondida sangre,

como otra sangre que sonara oscura,

que dulcemente oscura te besara

por dentro, recorriendo despacio como sonido puro

ese cuerpo que resuena mío, mío poblado de mis

voces profundas

¡oh resonado cuerpo de mi amor!, ¡oh poseído cuerpo!,

¡oh cuerpo sólo sonido de mi voz poseyéndole!

Por eso, cuando acaricio tu mano, sé que sólo el hueso rehúsa

mi amor -el nunca incandescente hueso del hombre-.

Y que una zona triste de tu ser se rehúsa,

mientras tu carne entera llega un instante lúcido

en que total flamea, por virtud de ese lento contacto

de tu mano,

de tu porosa mano suavísima que gime,

tu delicada mano silente, por donde entro

despacio, despacísimo, secretamente en tu vida,

hasta tus venas hondas totales donde bogo,

donde te pueblo y canto completo entre tu carne.

Se querían

Se querían.

Sufrían por la luz, labios azules en la madrugada,

labios saliendo de la noche dura,

labios partidos, sangre, ¿sangre dónde?

Se querían en un lecho navío, mitad noche, mitad luz.

Se querían como las flores a las espinas hondas,

a esa amorosa gema del amarillo nuevo,

cuando los rostros giran melancólicamente,

giralunas que brillan recibiendo aquel beso.

Se querían de noche, cuando los perros hondos

laten bajo la tierra y los valles se estiran

como lomos arcaicos que se sienten repasados:

caricia, seda, mano, luna que llega y toca.

Se querían de amor entre la madrugada,

entre las duras piedras cerradas de la noche,

duras como los cuerpos helados por las horas,

duras como los besos de diente a diente sólo.

Se querían de día, playa que va creciendo,

ondas que por los pies acarician los muslos,

cuerpos que se levantan de la tierra y flotando…

se querían de día, sobre el mar, bajo el cielo.

Mediodía perfecto, se querían tan íntimos,

mar altísimo y joven, intimidad extensa,

soledad de lo vivo, horizontes remotos

ligados como cuerpos en soledad cantando.

Amando. Se querían como la luna lúcida,

como ese mar redondo que se aplica a ese rostro,

dulce eclipse de agua, mejilla oscurecida,

donde los peces rojos van y vienen sin música.

Día, noche, ponientes, madrugadas, espacios,

ondas nuevas, antiguas, fugitivas, perpetuas,

mar o tierra, navío, lecho, pluma, cristal,

metal, música, labio, silencio, vegetal,

mundo, quietud, su forma. Se querían, sabedlo.

Triunfo del amor

Brilla la luna entre el viento de otoño,

en el cielo luciendo como un dolor largamente sufrido.

Pero no será, no, el poeta quien diga

los móviles ocultos, indescifrable signo

de un cielo líquido de ardiente fuego que anegara

las almas,

si las almas supieran su destino en la tierra.

La luna como una mano,

reparte con la injusticia que la belleza usa,

sus dones sobre el mundo.

Miro unos rostros pálidos.

Miro rostros amados.

No seré yo quien bese ese dolor que en cada rostro asoma.

Sólo la luna puede cerrar, besando,

unos párpados dulces fatigados de vida.

Unos labios lucientes, labios de luna pálida,

labios hermanos para los tristes hombres,

son un signo de amor en la vida vacía,

son el cóncavo espacio donde el hombre respira

mientras vuela en la tierra ciegamente girando.

El signo del amor, a veces en los rostros queridos

es sólo la blancura brillante,

la rasgada blancura de unos dientes riendo.

Entonces sí que arriba palidece la luna,

los luceros se extinguen

y hay un eco lejano, resplandor en oriente,

vago clamor de soles por irrumpir pugnando.

¡Qué dicha alegre entonces cuando la risa fulge!

Cuando un cuerpo adorado;

erguido en su desnudo, brilla como la piedra,

como la dura piedra que los besos encienden.

Mirad la boca. Arriba relámpagos diurnos

cruzan un rostro bello, un cielo en que los ojos

no son sombra, pestañas, rumorosos engaños,

sino brisa de un aire que recorre mi cuerpo

como un eco de juncos espigados cantando

contra las aguas vivas, azuladas de besos.

El puro corazón adorado, la verdad de la vida,

la certeza presente de un amor irradiante,

su luz sobre los ríos, su desnudo mojado,

todo vive, pervive, sobrevive y asciende

como un ascua luciente de deseo en los cielos.

Es sólo ya el desnudo. Es la risa en los dientes.

Es la luz o su gema fulgurante: los labios.

Es el agua que besa unos pies adorados,

como un misterio oculto a la noche vencida.

¡Ah maravilla lúcida de estrechar en los brazos

un desnudo fragante, ceñido de los bosques!

¡Ah soledad del mundo bajo los pies girando,

ciegamente buscando su destino de besos!

Yo sé quien ama y vive, quien muere y gira y vuela.

Sé que lunas se extinguen, renacen, viven, lloran.

Sé que dos cuerpos aman, dos almas se confunden.

Imagen de portada: Vicente Aleixandre

FUENTE RESPONSABLE: Zenda. Apuntes, Libros y Cía. Por Laura Di Verso. Editor: Arturo Pérez-Reverte. 5 de diciembre 2017.

Sociedad y Cultura/Literatura/Poesía/En memoria/Vicente Aleixandre

5 poemas de Baudelaire

Poeta maldito por excelencia. Sus excesos están presentes en su obra. Vivió la bohemia hasta el límite y esa búsqueda la plasmó en sus versos. A continuación puedes leer 5 poemas de Baudelaire.

Bendición

Cuando, por un decreto de las potencias supremas,

El Poeta aparece en este mundo hastiado,

Su madre espantada y llena de blasfemias

Crispa sus puños hacia Dios, que de ella se apiada:

-“¡Ah! ¡no haber parido todo un nudo de víboras,

Antes que amamantar esta irrisión!

¡Maldita sea la noche de placeres efímeros

En que mi vientre concibió mi expiación!

Puesto que tú me has escogido entre todas las mujeres

Para ser el asco de mi triste marido,

Y como yo no puedo arrojar a las llamas,

Como una esquela de amor, este monstruo esmirriado,

¡Yo haré rebotar tu odio que me agobia

Sobre el instrumento maldito de tus perversidades,

Y he de retorcer tan bien este árbol miserable,

Que no podrán retoñar sus brotes apestados!”

Ella vuelve a tragar la espuma de su odio,

Y, no comprendiendo los designios eternos,

Ella misma prepara en el fondo de la Gehena

Las hogueras consagradas a los crímenes maternos.

Sin embargo, bajo la tutela invisible de un Ángel,

El Niño desheredado se embriaga de sol,

Y en todo cuanto bebe y en todo cuanto come,

Encuentra la ambrosía y el néctar bermejo.

El juega con el viento, conversa con la nube,

Y se embriaga cantando el camino de la cruz;

Y el Espíritu que le sigue en su peregrinaje

Llora al verle alegre cual pájaro de los bosques.

Todos aquellos que él quiere lo observan con temor,

O bien, enardeciéndose con su tranquilidad,

Buscan al que sabrá arrancarle una queja,

Y hacen sobre El el ensayo de su ferocidad.

En el pan y el vino destinados a su boca

Mezclan la ceniza con los impuros escupitajos;

Con hipocresía arrojan lo que él toca,

Y se acusan de haber puesto sus pies sobre sus pasos.

Su mujer va clamando en las plazas públicas:

“Puesto que él me encuentra bastante bella para adorarme,

Yo desempeñaré el cometido de los ídolos antiguos,

Y como ellos yo quiero hacerme redorar;

¡Y me embriagaré de nardo, de incienso, de mirra,

De genuflexiones, de viandas y de vinos,

Para saber si yo puedo de un corazón que me admira

Usurpar riendo los homenajes divinos!

Y, cuando me hastíe de estas farsas impías,

Posaré sobre él mi frágil y fuerte mano;

Y mis uñas, parecidas a garras de arpías,

Sabrán hasta su corazón abrirse un camino.

Como un pájaro muy joven que tiembla y que palpita,

Yo arrancaré ese corazón enrojecido de su seno,

Y, para saciar mi bestia favorita,

Yo se lo arrojaré al suelo con desdén!”

Hacia el Cielo, donde su mirada alcanza un trono espléndido,

El Poeta sereno eleva sus brazos piadosos,

Y los amplios destellos de su espíritu lúcido

Le ocultan el aspecto de los pueblos furiosos:

-“Bendito seas, mi Dios, que dais el sufrimiento

Como divino remedio a nuestras impurezas

Y cual la mejor y la más pura esencia

Que prepara los fuertes para las santas voluptuosidades!

Yo sé que reservarás un lugar para el Poeta

En las filas bienaventuradas de las Santas Legiones,

Y que lo invitarás para la eterna fiesta

De los Tronos, de las Virtudes, de las Dominaciones.

Yo sé que el dolor es la nobleza única

Donde no morderán jamás la tierra y los infiernos,

Y que es menester para trenzar mi corona mística

Imponer todos los tiempos y todos los universos.

Pero las joyas perdidas de la antigua Palmira,

Los metales desconocidos, las perlas del mar,

Por vuestra mano engastados, no serían suficientes

Para esa hermosa Diadema resplandeciente y diáfana;

Porque no será hecho más que de pura luz,

Tomada en el hogar santo de los rayos primitivos,

Y del que los ojos mortales, en su esplendor entero,

No son sino espejos oscurecidos y dolientes!”

Confesión

Una vez, una sola, mujer dulce y amable,

En mi brazo el vuestro pulido

Se apoyó ( sobre del denso fondo de mi alma

Ese recuerdo no ha palidecido);

Era tarde; al igual que una medalla nueva,

La Luna llena apareció,

Y la solemnidad nocturna, como un río,

Sobre París dormido se extendía.

Los gatos, por debajo de las puertas de coches,

Deslizábanse furtivos

El oído al acecho o, como sombras caras,

Nos seguían despacio.

Y de súbito, en medio de aquella intimidad,

Abierta en la luz pálida,

De Vos, rico y sonoro instrumento en que vibra

La más luminosa alegría,

De vos, clara y alegre igual que una fanfarria

En la mañana chispeante,

Una quejosa nota, una insólita nota

Vacilante se escapó,

Como un niño sombrío, horrible y enfermizo

Que a su familia avergonzara,

Y al que durante años, para ocultarlo al mundo,

En una cueva habría encerrado.

Vuestra discorde nota, ¡mi pobre ángel! cantaba:

«Que aquí abajo nada es firme,

Y que siempre, aunque mucho se disfrace,

El egoísmo humano se traiciona;

Que es un oficio duro el de mujer hermosa

Y que es más bien tarea banal,

De la loca y helada bailarina fijada

En maquinal sonrisa;

Que fiar en corazones es algo bien estúpido;

Que es todo trampa, belleza y amor,

Y al final el Olvido los arroja a un cesto

¡Y los torna a la Eternidad!»

Esa luna encantada evoqué con frecuencia,

Ese silencio y esa languidez,

Y aquella confidencia penosa, susurrada

Del corazón en el confesionario.

La voz

Se encontraba mi cuna junto a la biblioteca,

Babel sombría, donde novela, ciencia, fábula,

Todo, ya polvo griego, ya ceniza latina

Se confundía. Yo era alto como un infolio.

Y dos voces me hablaban. Una, insidiosa y firme:

«La Tierra es un pastel colmado de dulzura;

Yo puedo (¡y tu placer jamás tendrá ya término!)

Forjarte un apetito de una grandeza igual.»

Y la otra: «¡Ven! ¡Oh ven! a viajar por los sueños,

lejos de lo posible y de lo conocido.»

Y ésta cantaba como el viento en las arenas,

Fantasma no se sabe de que parte surgido

Que acaricia el oído a la vez que lo espanta.

Yo te respondí: «¡Sí! ¡Dulce voz!» Desde entonces

Data lo que se puede denominar mi llaga

Y mi fatalidad. Detrás de los paneles

De la existencia inmensa, en el más negro abismo,

Veo, distintamente, los más extraños mundos

Y, víctima extasiada de mi clarividencia,

Arrastro en pos serpientes que mis talones muerden.

Y tras ese momento, igual que los profetas,

Con inmensa ternura amo el mar y el desierto;

Y sonrío en los duelos y en las fiestas sollozo

Y encuentro un gusto grato al más ácido vino;

Y los hechos, a veces, se me antojan patrañas

Y por mirar al cielo caigo en pozos profundos.

Más la voz me consuela, diciendo: «Son más bellos

los sueños de los locos que los del hombre sabio».

Las joyas

Ella estaba desnuda, y, sabiendo mis gustos,

Sólo había conservado las sonoras alhajas

Cuyas preseas le otorgan el aire vencedor

Que las esclavas moras tienen en días fastos.

Cuando en el aire lanza su sonido burlón

Ese mundo radiante de pedrería y metal

Me sumerge en el éxtasis; yo amo con frenesí

Las Cosas en que se une el sonido a la luz.

Ella estaba tendida y se dejaba amar,

Sonriendo de dicha desde el alto diván

A mi pasión profunda y lenta como el mar

Que ascendía hasta ella como hacia su cantil.

Fijos en mí sus ojos, como en tigre amansado,

Con aire soñador ensayaba posturas

Y el candor añadido a la lubricidad

Nueva gracia agregaba a sus metamorfosis;

Y sus brazos y piernas, sus muslos y sus flancos

Pulidos como el óleo, como el cisne ondulantes,

Pasaban por mis ojos lúcidos y serenos;

Y su vientre y sus senos, racimos de mi viña,

Avanzaban tan cálidos como Ángeles del mal

Para turbar la paz en que mi alma estaba

Y para separarla del peñón de cristal

Donde se había instalado solitaria y tranquila.

Y creí ver unidos en un nuevo diseño

-Tanto hacía su talle resaltar a la pelvis-

Las caderas de Antíope al busto de un efebo,

¡Soberbio era el afeite sobre su oscura tez!

-Y habiéndose la lámpara resignado a morir

Como tan sólo el fuego iluminaba el cuarto,

Cada vez que exhalaba un destello flamígero

Inundaba de sangre su piel color del ámbar.

El alma del vino

Cantó una noche el alma del vino en las botellas:

«¡Hombre, elevo hacia ti, caro desesperado,

Desde mi vítrea cárcel y mis lacres bermejos,

Un cántico fraterno y colmado de luz!»

Sé cómo es necesario, en la ardiente colina,

Penar y sudar bajo un sol abrasador,

Para engendrar mi vida y para darme el alma;

Mas no seré contigo ingrato o criminal.

Disfruto de un placer inmenso cuando caigo

En la boca del hombre al que agota el trabajo,

y su cálido pecho es dulce sepultura

Que me complace más que mis frescas bodegas.

¿Escuchas resonar los cantos del domingo

y gorjear la esperanza de mi jadeante seno?

De codos en la mesa y con desnudos brazos

Cantarás mis loores y feliz te hallarás;

Encenderé los ojos de tu mujer dichosa;

Devolveré a tu hijo su fuerza y sus colores,

Siendo para ese frágil atleta de la vida,

El aceite que pule del luchador los músculos.

Y he de caer en ti, vegetal ambrosía,

Raro grano que arroja el sembrador eterno,

Porque de nuestro amor nazca la poesía

Que hacia Dios se alzará como una rara flor!»

Imagen de portada: “Las flores del mal”

FUENTE RESPONSABLE: Zenda. Apuntes, Libros y Cía. Por Laura Di Verso. Editor: Arturo Pérez Reverte. 18 de noviembre 2017.

Sociedad y Cultura/Literatura/Poesía/En memoria/Charles Baudelaire

 

 

Poemas de Ana Blandiana

Ana Blandiana (1942), es una figura legendaria de la literatura rumana en la que ocupa un lugar muy importante en las letras rusas y checas. Es la poeta rumana actual más internacional, autora de catorce libros de poesía, dos volúmenes de relatos fantásticos, nueve de ensayos y una novela. Fue una destacada opositora al régimen de Ceaușescu y forma parte del grupo de escritores que concibieron su vocación literaria como una forma de resistencia moral.

Su poesía cultiva un tono sincero y espontáneo de inflexiones metafísicas. Su poética, basada en el sentimiento trágico de la existencia, se perfila como un arte que, a la vez, revela y esconde los significados de las cosas. La poesía de Ana Blandiana ha nacido en una época en la que, como la misma poeta dice, “ser libre es más difícil que no serlo, en un tiempo, en el que, paradójicamente, la libertad de la palabra disminuye la importancia de la palabra”.

Blandiana reorganizó el PEN Club rumano cuya presidencia asumió de 1990 a 2004. Fundó y presidió la Alianza Cívica (1991-2001), una organización independiente que luchó por la democracia e hizo posible la entrada de Rumanía en la UE y bajo el amparo del Consejo de Europa, Ana Blandiana creó el “Memorial de las Víctimas del Comunismo y de la Resistencia” en Sighet. Este museo que es a la vez centro de investigación y escuela de verano, está considerado el tercer museo de la conciencia europea después de Auschwitz y el memorial de Normandía. En reconocimiento de su contribución a la cultura europea y su incesante lucha por los derechos humanos, Blandiana fue condecorada con la más alta distinción de la República Francesa, Chevalier de la Légion d’Honneur, y el Departamento de Estado de EE.UU. le otorgó el Romanian Women of Courage Award. Ana Blandiana es doctora honoris causa por varias universidades y sus libros han sido galardonados con los premios más prestigiosos del mundo.

Una de las más importantes conocedoras de la obra de Blandiana y traductora al español de gran parte de sus libros, Viorica Patea, ha escrito lo siguiente:

“Al igual que Ana Ajmátova, Nadejda Mandelstam, Iván Chmeliov, Alexander Soljenitsyn o Václav Havel, Blandiana, Blandiana es un símbolo de una conciencia que no se deja doblegar por el poder totalitario, una figura que, ante los que detentan ´la razón de la fuerza´, responde con ´la fuerza de la razón´ unamuniana. Ana Blandiana forma parte de aquellos escritores que concibieron la función del escritor como la de ser testigo de su tiempo y la literatura como una forma de resistencia ante ´el terror de la historia´, para utilizar el paradigma de Eliade y ante aquellas fuerzas que aniquilan sistemáticamente al individuo. Tanto su prosa fantástica como sus poemas tienen el valor de un manifiesto que  pertenece hoy en día a la memoria colectiva de nuestro tiempo”.

Poemas de Ana Blandiana

¿Recuerdas la playa?

De Octubre, Noviembre, Diciembre (Pretextos, 2017)

Traducción de Viorica Patea y Natalia Carbajosa

¿Recuerdas la playa

revestida de cristales amargos

sobre los que

no podíamos caminar descalzos?

¿El modo en que

mirabas el mar

y decías que me escuchabas?

¿Recuerdas

las gaviotas histéricas

girando en el tañido

de campanas de iglesias invisibles

y los peces como santos patrones,

el modo en que

corriendo, te alejabas

hacia el mar

y me gritabas que te hacía falta

distancia

para contemplarme?

La nieve

se apagaba

enredada entre las aves

en el mar;

con una desesperanza casi alegre

yo miraba

tus huellas en el mar

y el mar se cerraba como un párpado

sobre el ojo, dentro del cual yo esperaba.

Caza en el tiempo

De Mi patria A4 (Pre-Textos, 2014)

Traducción de Viorica Patea y Antonio Colinas

Siento que soy la presa

pero no sé de quién,

pues las alas y las garras que descienden

sobre mí,

y me encadenan a la sombra

mucho antes de alcanzarme

carecen de nombre.

Sólo la frescura del aire dibuja

la amenaza que se acerca

con cruda y voluptuosa lentitud.

Sé que no hay salvación, pero

tampoco sé qué sería la salvación.

Si intento huir, la sombra también cambia

amoldándose a mi horizonte como las nubes,

feroz y protectora en su cuidado

de no perderme, presa de otro.

En la espera, los sobresaltos se confunden,

el pavor se mezcla plácidamente en el misterio,

desentrañar su enigma será mi sino:

tengo que vivir hasta que encuentre la respuesta

un tiempo igual al tiempo de la caza

en el que, al menos, sé que soy la presa.

Imagen de portada: Ana Blandiana

FUENTE RESPONSABLE: ZENDALIBROS.COM 24 de agosto 2017

Sociedad y Cultura/Literatura/Poesía