Adónde vas, niña?

Adónde vas, niña
tan apurada con esa mochila
al hombro y a esta hora.

No te escapes sin rumbo
enojada con tus padres,
porque te han dicho no
a uno de tus tantos caprichos.

No cometas lo que no solo
es una tontería, sino un riesgo.
No tienes donde ir ni nadie
que te albergue, ya se hace noche.

Y en Barracas, como cualquier
otro barrio de Buenos Aires,
hay monstruos agazapados
de hombres, disfrazados.

Te lo dijo no solo por ti,
también por el temor
que dejaras atrás con los miedos
abrazando a tus padres,
sumiéndolos en infinita tristeza.

No corras! ¿Que será de ti, niña?
Ah…me has escuchado.
Has dado la vuelta, veo que caminas
con lágrimas en tus ojos.
Piensa niña, que al final no serán
aquellas de dolores no deseados.

Serán de alegría por el reencuentro.
Ve, anda a abrazar a tus padres,
esta cercana la Noche Buena
y serás, más que bienvenida.

¿Que nos sucede, “miserables hombres de humo”?

¿Qué le sucede al “homo sapiens”? Es una constante encontrarse con la brutalidad machista, en todas sus formas (física, psíquica, económica, etc., etc.) denigrando a la mujer –ergo: a esa mujer que lo pario, ni el mínimo respeto-, Y no me vengan con cuentos de que los traumas de la niñez, las cosas que paso y tantas otras “nubes de humo”, ayudaron a construir una personalidad de miserable misógino.

No voy a cuestionar pero si pedir perdón –dada la época en que nací en donde los derechos femeninos estaban altamente desvalorizados- y que por mandato social los abusos o se callaban, pero también finalmente producían daños psíquicos irreversibles para toda la vida, llegando incluso al suicidio.

En mi caso, quizás cometí el pecado de levantar la voz o hacer valer mi opinión por sobre toda aquella compañera que tuve –de lo que me arrepiento y solo expreso “lo siento, perdón y gracias”. Pero jamás de los jamases, he levantado una mano sobre una mujer, porque para la mayoría de mi generación eso era de poco hombre (…o como dicen algunos actos de “machos de entrecasa”).

No soy muy afecto a estar desinformado, leyendo los medios o viendo los programas periodísticos “non sanctos” o de “prensa amarilla” de la tele; pero a veces dejo el televisor encendido (les parecerá de “locos”) para que mi mascota Daysi, se sienta acompañada.

En algún momento de la mañana de hoy; deje mi escritorio y me levante a buscar unos papeles, cuando al pasar por donde se encontraba “la tele o el plasma” como les guste llamarla, pasaban un vídeo en donde un jugador de fútbol uruguayo de la 1era. Categoría profesional, integrante del conocido club Montevideo Wanderers FC, de apellido Albarracín trompeaba –sí…golpeaba con sus puños- a su pareja, frente a los dos pequeños hijos. Albarracín tuvo su paso exitoso como delantero y había sido campeón con el reconocido Peñarol.

¿Cómo llego el vídeo a los medios?

La mujer de Albarracín, la actriz y modelo Natalia Camilo harta ya de las agresiones del futbolista dejo su celular en filmación, grabando secuencias brutales de la agresión que sufrió por parte del jugador. El vídeo fue difundido por la actriz Nazarena Vélez, que contó detalles del caso: “Así trata Nicolás Albarracin a su pareja desde hace años, Natalia Camilo. Ella me mandó el vídeo hace unos días en un claro pedido de ayuda. Hoy volvió a agredirla y la amenazó pero en público y fue detenido. Ojalá alguien haga algo.”.

Me quedé estupefacto –pero no sorprendido, luego les diré mis razones- viendo las brutales secuencias de la agresión física.

Por otra parte y en concordancia con ese caso, el canal pasaba el dictamen de Ezequiel Farina, de 24 años, fue condenado de forma unánime por el Tribunal Oral en lo Criminal 5 de ese distrito por el delito de “tentativa de homicidio agravado por violencia de género y por el propósito de causar el sufrimiento a la víctima”, en perjuicio de Gina Certoma. En esa audiencia, el ahora condenado había declarado y pedido “perdón” a la víctima por el maltrato que ejerció sobre ella durante la relación, pero Certoma prefirió ausentarse en ese momento. Reconoció además haber tenido una “actitud machista” y dijo que el día del hecho le tiró alcohol pero no la quiso “matar”. Sin embargo, no supo explicar “cómo se prendió fuego”.

La joven, quien sufrió quemaduras en el 60% de su cuerpo, declaró como testigo el día anterior en el inicio del debate oral, por el supuesto intento de femicidio. Ante el tribunal, señaló a Farina como la persona que la roció con alcohol y la prendió fuego luego de decirle que la iba a “matar”, a la vez que aseguró que el acusado ejerció “violencia de género” durante la relación y en varias oportunidades,Cual fue la razón de que en un momento escribí – “Me quedé estupefacto –pero no sorprendido

En nuestro país, las estadísticas oficiales son aberrantes ( y ello sin contar aquellas mujeres, que por distintas razones no realizan la denuncia, llámese MIEDO por sí mismas, sus hijos u otros familiares).

Me abrumaron esas noticias de tal manera, que como digo siempre como “rumiante pensador” que soy, comencé a investigar no en profundidad pero que me indigna como integrante de sociedad sin limites. Así descubrí que en menos de 48 horas cuatro víctimas, fueron la consecuencia del drama incesante de la violencia contra las mujeres. Y que en nuestro país, muere una mujer cada 26 horas víctima de la violencia de género. A septiembre de este 2019, ya son 239 las victimas según estadísticas oficiales. Las cifras son en si mismas, alarmantes. Y son el resultado como bien lo informa el Observatorio Mujeres de la Matria Latinoamericana: “ Estos casos;  no son casos aislados, nos la encuentran muertas, son victimas de un sistema patriarcal que nos mata todos los días”. ¿Contundente y escalofriante, no?. Si no hay políticas públicas del Estado ejemplifica doras, todo esto continuara siendo una constante. Pienso; “como puede haber tanto hijo de puta-perdón por el vocablo- suelto cometiendo estas atrocidades sin arrepentimiento alguno, continuando en su mente enferma creyendo que la mujer es de su propiedad como si fuera un objeto.

Algunos otros casos que me dan asco propio y ajeno.

 

Una nena de 11 grabó con su celular cuando un cura abusaba sexualmente de ella

 

¿Y en el mundo que sucede?

Londres: difunden el video del ataque homofóbico contra la azafata uruguaya,

En Nuestra América Honduras es el país de la región con el mayor número total de femicidios (531 en 2014), lo cual representa 13,3 femicidios por cada 100.000 mujeres. “Las tasas más altas a nivel regional corresponden a El Salvador y República Dominicana. En términos de números absolutos, Argentina y Guatemala se ubican en segundo y tercer lugar, con más de 200 femicidios cada uno en 2014″. El OIG aclara que esas cifras corresponden a “la cuantificación anual de homicidios de mujeres de 15 años de edad y más, asesinadas por razones de género” y que, dependiendo del país, se pueden denominar: “femicidio, feminicidio u homicidio agravado por razones de género”. De acuerdo a BBC Mundo, este es el comportamiento en América Latina.

Ya asqueado de todo esto, estoy agotado como para descubrir lo que sucede en Italia, España, Francia países latinos y también en aquellos cuyas sociedades patriarcales, cometen todo tipo de abusos sobre niñas, adolescentes, mujeres y ancianas de manera perversa y hasta en banda.

No tener ganas de seguir escribiendo, NO SIGNIFICA NO PONER EN ESTADO DE ALERTA A TODO AQUELLA/EL ESCRITORA/OR para que juntos, podamos ser quienes difundamos desde este lugar,  nuestro pequeño aporte ante una situación tan aberrante, que es responsabilidad de toda la sociedad y de las Políticas Publicas que deben accionar todos los Gobiernos del mundo.

Un abrazo a tod@s, y si herí susceptibilidades lo lamento. Lo que digo es sin filtro, no he podido evitarlo en toda mi vida, Muchas Gracias. Abrazos sinceros.

Los años a algunos, nos mejoran…

Seré yo, quien habita este cuerpo
u otro ya se ha apoderado del mismo.
Los años no cambiaron mi estructura,
pero en este caso, la vida sí que me ha mejorado.

Hace tiempo ya que dejé de ser centro,
y he sabido correrme a un costado.
Perfil bajo…creyendo ser mejor persona,
sin mencionar ni publicitar que hago
a favor de quien o no conozco.

Es como que un yo espiritual
se haya apoderado de mi Alma,
dejando atrás aquel que fui,
no malvado ni codicioso
pero con esa seguridad, sinónimo
para muchos, de un dejo de soberbia.

Aprendí viviendo, lastimándome
y tropezando varias veces,
experiencias que te doblan o mejoran,
y doy gracias a Dios o al Universo
que en mí, se operó el milagro
de sentirme una mejor persona
que disfruta ese privilegio de dar
o acompañar a quien lo necesita
sin siquiera extender mi mano,
ya que lo dice a través de su mirada.

Dime tú…pero la verdad. ¿Que opinas?

Yo señor? No señor!
-pues entonces quien la tiene?-
El azul
Yo señor? No señor!
Pues entonces quien la tiene?
El rojo.
Viejos juegos infantiles…
como el ahorcado, la batalla naval,
la rayuela y tantos otros.

A falta de la tele, la tablet y el móvil,
la imaginación y la creatividad
para saber que a los autos de plástico,
los gramos adecuados de masilla,
los hacían más firmes y veloces
en esas curvas dibujadas con tiza
sobre el cemento gris de las calles,
por lo general desiertas, ya que era
de gente “rica” poseer un automóvil.

La sociedad era otra, menos temerosa
más afable con el vecino, solidaria.
Las puertas durante el día, sin llave
y al sonido del golpe de la “manito” de bronce,
aparecía el lechero con su faja
en la cintura, sus tarros y el servidor,
ya habiendo bautizado la leche
con un poco de agua no milagrosa,
como una picardía, “secreto a voces”.

Así también a la tarde, el grito conocido
de quien manejaba el carro tirado por caballo,
con el logo de Panificación Argentina,
ofreciendo esas crocantes baguettes,
aún mejores que las “gomosas” de hoy.

Y ni que hablar, cuando dos meses antes
de Noche Buena, se escuchaba el canto
del “pavero” , quien con una larga vara
separaba el pavo que el vecino elegía,
para engordarlo para la festividad y
llevarlo a cocinar al horno de una panadería
solo por unas monedas, ya que era de favor.

El que lee esto, se preguntará
¿Éste tipo nació en la época de la Colonia?
Para nada!! Década del 60…
los buenos de los Beatles,
los malos de los Rolling.

Hasta los sabores de casi todo
ha cambiado, por los conservantes
o los peligrosos pesticidas,
que ya se cobraron unas cuantas vidas.

Desaparecieron enfermedades endémicas,
aparecieron nuevas, algunas sin cura.
Eramos libres de ir donde quisiéramos
siempre avisando, y hoy los niños
viven encerrados en sus casas
por la inseguridad y la pedo filia.

Ya las puertas poseen tres o más llaves,
alarmas y muros que se electrifican.
Son casi castillos inexpugnables.
Son pocos los vecinos a los que se conoce,
y de ser lo contrario, salvo el saludo formal
nada de entrar en una confianza
que a la larga, puede resultar dañina.

Nostalgia…dirán algunos. ¡No, para nada!
Solo me pregunto, como ha sido posible
que nos vaciaran de valores.morales
en tan pocas décadas. ¿No?

Maravillosa la ciencia y la tecnología,
perversa la obsolescencia programada
de algunos CEO de empresas,
que son quienes determinan la vida
y duración de un producto, cualquiera sea.

Antes con poco, hacíamos mucho
hoy con tanto, nos aburrimos
y dejamos de usarlo al poco tiempo.

Antes era el boca a boca,
lo que proclamaba
la bonanza de un producto.

Hoy es un ejército de profesionales
del marketing, psicólogos, sociólogos
entre otros, que generan estrategias
por los medios, según el perfil
del consumidor, al que quieren seducir.

Ni hablar de las marcas de alta gama,.
aún con la “mujer objeto” seducida,
por un auto deportivo o una fragancia
que patrocina una celebridad del cine.

No niego los avances de la tecnología.
Soy un convencido que solo podemos
vivir dentro de un sistema capitalista,
porque así fue planificado por pocos,
hace poco más de trescientos años.

Ahora lector, lectora
¿eres consciente de lo que hemos perdido
y que nos acecha en el cortísimo plazo?
Si tienes una respuesta convincente,
me agradaría conocerla. Anímate…

Detente…y vive!

Deja de correr por la vida,
detente, así no es la cosa.
Mira y observa tu entorno,
cualquiera sea, donde te hallas.
¿Qué descubres? Ah..cosas
que por primera vez, tus ojos
se depositan en ellas…

Así de similar, es detenerte
y mirar en el interior de tu ser,
buscando tu alma extraviada
por ese afán de no mirar,
o mejor dicho mirar sin observar.

Si estas en casa o en la oficina
o bien la fortuna de caminar por un parque,
descálzate y acuéstate sobre el piso,
veras que la energía de la tierra
se deposita en ti, relajándote.

Recuerda…detente y vive para tu interior.

¿Final anunciado?

Días oprobiosos llenos de sangre, golpes y muertes.
Las manifestaciones de cada día,
los grupos sociales cortando las calles,
algunos con reclamaciones justas,
como por los indigentes y la pobreza.

Otros, los oportunistas de siempre,
mezclados y radicalizados, violentos
apedreando la propiedad pública y privada,
saqueando sin distinción alguna
cualquier tipo de comercio,
que se les ponga enfrente.

No interesa
solo la comida, arrebatan lo que venga,
como vulgares asaltantes.

¿Arde París? Arde el mundo
en sus distintas latitudes, no hay freno.
Las fuerzas de seguridad se niegan,
a reprimir a sus propios conciudadanos.

Otras no solo reprimen, asesinan.
Los gobiernos corruptos o insensibles
por décadas, están paralizados
sin siquiera declamar y promover
acciones que devengan en la calma social.

Esa parálisis del poder, muchas veces
comprometida con las corporaciones,
es incapaz de alcanzar la paz,
no hay, en ciertos casos de quienes reclaman
cabeza visible y organizada
para poder negociar, solo son
las masas que espontáneamente,
inundan las calles de las ciudades.

La sociedad está harta, de que quienes dirigen
que hace años le haga más difícil la vida.
La mayor parte del cordón andino y el Altiplano en riesgo,
Francia, España, Italia, Grecia dentro
de una olla a presión a punto de explotar,
ni que hablar del “dueño del jopo” en América del Norte,
de la represión sobre los opositores en la Rusia de Putín,
de la identificación visual de cualquier ciudadano
en el Imperio del centro, como se llama ahora a China.
Esta que junto a EEUU, manufacturan en México
con trabajadores sin descanso, de domingo a lunes
con una mano de obra no calificada y a destajo.
Ni que hablar de lo que sucede en Medio Oriente y África.
Y menos en Asia o Europa del Este,

El ser humano es hacedor y juez
de su propio destino.
¿Será que esta locura, estrecha y llena de odio
por el distinto, logró dominarle
o que las corporaciones codiciosas
piensan que viven en un infinito
que no finalizara nunca?

Solo para acercarnos cada día más
al borde de un abismo, sin retorno.

Laura…la heroína.

Saben, los martes y jueves voy a mis clases de yoga al centro que se encuentra en un bonito barrio de Buenos Aires, llamado Caballito –será en otra oportunidad que les diré el porqué de su denominación, esa es otra historia-
Conformamos un grupo de aproximadamente cuarenta personas, en un horario de 10 a 11 AM, donde predominan sensiblemente las mujeres –unas 38 y solo dos hombres, entre quienes me incluyo-
El profesor, Mario cercano a jubilarse es un ser inmensamente espiritual y excelente persona. Vengo a ser el Señor optimista del grupo, por mi forma de ser y porque siempre regalo sonrisas más besos por doquier. Las “chicas” que tienen en algún caso ochenta y ocho años; pero arrancan desde casi los 60, agradecidas se ríen a rabiar, con mis comentarios tales como al llegar ¡Hola chicas, hoy a ponerse las pilas, que hay que divertirse además del yoga!
Por ello digo siempre, que manteniendo un perfil bajo, siendo humilde y ser empático naturalmente, hace que un grupo se fortaleza en su comunicación y amabilidad en las relaciones interpersonales.
Pero deseo, si no les molesta ir al meollo del porque estoy escribiendo esto. Y debo citar a una compañera del grupo, Laura.
Sí Laura, que recién hace un mes (y eso que las clases, las comenzamos en marzo de este año) establecimos un contacto que cada vez es mas frecuente. Recuerdo que cuando me dijo que tenía 84 años quede perplejo. No porque pareciera de 50, todo lo contrario. Pero es menuda, delgada, un color entre rubio y canoso. Pegamos onda, porque recuerdo que al decirme la edad, expreso así que ya sabes – puedo ser una hermana mayor, así que ojo con lo que se te ocurra decir-, obviamente los dos reímos a carcajadas.
Cada clase, conversábamos sobre la vida y lo pasado. Pero me dejo mas perplejo aún, cuando antes de iniciar una de las clases me dijo que había quedado viuda con cuatro hijos de edades de 9 años, el mayor a 1 año, el menor…! Quede más que asombrado, pensando en lo doloroso que habría sido para ella. Cuando le pregunte; solo me contesto:
-Sabes Daniel; no tuve demasiado tiempo para el dolor, me puse a mis hijos al hombro y el humor más las ganas de vivir, me hicieron ir para adelante siempre. Obvio alguna mano se extendió para contenerme o ayudarme, pero debo decir que mi alegría por la vida, fue lo que me hizo salir adelante-
Reflexione luego sobre nuestra conversación y pensé en la cantidad de heroínas como Laura y madres incondicionales, como solas absolutamente solas, llevan adelante sus hogares luego de ser viudas, y contra viento o huracanes o lo que se les enfrente, no declinan en ser ejemplos para muchos de nosotros, que recurrimos a la queja por nimiedades.
Oda a las mujeres, que como Laura bien pueden llamarse “Madres coraje.