Astrónomos calculan que el mega cometa que se dirige hacia el Sol es probablemente 7 veces más grande que una de las lunas de Marte.

Si deseas conocer más del presente tema; cliquea por favor en lo escrito en “negrita”. Muchas gracias.

En un estudio publicado en el repositorio de preimpresiones arXiv, astrónomos del proyecto de colaboración internacional Dark Energy Survey (DES) reseñan nuevos datos sobre el cometa 2014 UN 271, que podría tener hasta 150 km de diámetro, casi siete veces el diámetro de Fobos, satélite de Marte.

Gracias a sucesivos estudios se ha ido precisando el tamaño de ese cuerpo celeste, hasta determinar que su masa es 10 veces superior a la del cometa Hale-Bopp, que fuera bautizado como el ‘Gran Cometa de 1997’.

El 2014 UN 271 no solo sería más grande que la luna de Marte; también superaría al asteroide 55 Pandora y la roca espacial conocida como Arrokoth, según un análisis del astrónomo Will Grater. 

El ‘mega cometa’ de la Nube de Oort fue descubierto en 2014. Inicialmente fue confundido con un planeta enano, pero posteriormente se descubrió que tenía signos de actividad, tras lo cual fue reclasificado como cometa.

De acuerdo con datos analizados en los últimos años, entre 2014 y 2018 el objeto se desplazó en el cosmos unas 20 a 23 UA (una UA o unidad astronómica es la distancia media entre la Tierra y el Sol). Los astrónomos calculan que llegará a un máximo acercamiento a la Tierra al situarse en la órbita de Saturno, en 2031.

Imagen de portada: Gentileza de RT Actualidad

FUENTE RESPONSABLE. RT Actualidad

Ciencia/Astronomía/Mega cometa/Sol/

 

Científicos vaticinan cuándo podría morir el Sol y que se termine la vida en la Tierra.

Un reciente estudio analizó el aumento del brillo y cómo se piensa que será el final de esta estrella. La misma es una de las claves de la existencia de la vida en nuestro planeta.

De acuerdo a intensas investigaciones que se han llevado adelante durante mucho tiempo, el Sol tiene cerca de 4.600 millones de años y, a la vez, se estima que le quedarían 10 mil millones de años de vida. Esto se pudo calcular a partir de la edad de los otros objetos del sistema solar, los cuales se formaron al mismo tiempo. Hasta el momento la comunidad científica pensaba que una vez que muriera el Sol sería una especie de nebulosa planetaria, es decir una luminosa burbuja de gas y polvo.

Pero según Sciencealert, lo más probable que suceda con el Sol es que efectivamente será una nebulosa planetaria, pero “más masiva” de lo que se estimaba en las primeras investigaciones realizadas.

Los astrónomos estiman que al Sol le quedan unos 10.000 millones de años más de vida. ¿Cómo llegaron a esta conclusión? Lo hicieron basándose en las observaciones de la vida de otras estrellas. Pero a la humanidad le queda menos tiempo para averiguar cómo vivir fuera de la Tierra.

En ese sentido, los expertos explicaron que la humanidad se extinguirá en unos mil millones de años y se espera que ya no esté en la Tierra cuando efectivamente sea la muerte del Sol. Esto sucederá ya que la estrella aumenta su brillo un 10% cada mil millones de años y para ese momento los océanos se habrán evaporado y la superficie se calentará, lo cual evitará que se vuelva a formar agua para que sea habitable. A esta conclusión se llegó tras largos años de estudios que permitieron realizar varios informes al respecto.

¿Qué es una nebulosa planetaria? “Cuando una estrella muere expulsa una masa de gas y polvo -conocida como su envoltura- al espacio. La envoltura puede ser hasta la mitad de la masa de la estrella. Esto revela el núcleo de la estrella, que en este punto de la vida de la estrella está funcionando sin combustible, eventualmente apagándose y antes de que finalmente muera”, explicó el astrofísico Albert Zijlstra, de la Universidad de Manchester en el Reino Unido, uno de los autores del artículo.

Según el portal AstroAficion, cuando el Sol muera pasará a ser una nebulosa planetaria, una gran nube de polvo y gas, este último compuesto principalmente por hidrógeno y helio. Existen diferentes tipos de nebulosa, como las que se forman cuando nace una estrella o las que se generan cuando una de estas mueren.

Imagen de portada: Gentileza La Capital

FUENTE: La Capital/Astronomía/Ciencia/Sol/Vida terrestre

Astrónomos predicen que en 2037 se observará un evento de “retraso en el tiempo”

Detectaron una deformación en el espacio-tiempo que, según sus cálculos, hará reaparecer en la próxima década un fenómeno cósmico del pasado.

Si deseas profundizar sobre esta interesante  entrada, cliquea por favor en aquello que observes subrayado o en “negrita”. Muchas gracias.

En el 2016, el telescopio Hubble detectó, alrededor de un cúmulo de galaxias, tres puntos brillantes que se desvanecieron al cabo de tres años. Sin embargo, resultó ser un único evento: la explosión de una estrella (supernova) mucho más lejana cuya luz fue distorsionada.

Ahora, un equipo internacional de astrónomos predice que la misma explosión volverá a observarse en el año 2037. No quiere decir que ocurrirá de nuevo, sino que su luz llegará a la Tierra con más de dos décadas de retraso.

¿Cómo es eso posible?

La principal causa de este enigmático fenómeno denominado “retraso en el tiempo” es la gravedad del mencionado cúmulo de galaxias.

De acuerdo con la teoría de la relatividad general de Einstein, el espacio-tiempo se deforma a causa de la masa. Esta deformación es la gravedad y afecta a cualquier cuerpo y partícula de luz cercanos.

La deformación del espacio-tiempo generada por el Sol y la Tierra. Imagen: T. Pyle/ Caltech/ MIT/ LIGO Lab

Por tanto, un cúmulo de galaxias, que concentra la masa de billones de estrellas, genera un campo gravitacional tan potente que puede curvar y distorsionar fácilmente las partículas de luz que llegan desde otros lugares del cosmos.

La estrella que explotó estaba ubicada en el borde de una galaxia llamada MRG-M 0138, a 10.000 millones de años luz de la Tierra. Esta galaxia también luce distorsionada (naranja) y reflejada varias veces en el cúmulo, situado a 4.000 millones de años luz.

Izquierda: imágenes reflejadas de la supernova en 2016. Derecha: desaparecen los reflejos y se predice un nuevo lugar donde volverá a aparecer. Fotos: S. Rodney et al/ Nature Astronomy

En el centro de este cúmulo se concentran más galaxias, es decir, hay más masa y, por ende, más gravedad. Y donde hay más gravedad, más tiempo le toma a la luz cruzar.

Cerca del centro del cúmulo figura una imagen de la galaxia MRG-M 0138, pero ahí todavía no aparece la supernova. Por su ubicación, calculan que esa luz tiene un retraso de 21 años, por lo que esperan que la explosión sea visible en 2037.

“Este es el último en llegar porque es como un tren que tiene que ir a lo más profundo de un valle y volver a salir. Ese es el tipo de viaje más lento para la luz”, explicó el autor principal Steve Rodney, profesor del Departamento de Física y Astronomía en la Universidad de Carolina del Sur en Columbia.

El equipo de expertos, que publicó los resultados de esta investigación en la revista Nature Astronomy, espera asimismo que la ocurrencia de este evento retrasado en el tiempo, al que han bautizado “SN Requiem”, permita refinar los cálculos de la masa de los cúmulos de galaxias y, en última instancia, el ritmo al que se expande el universo.

Imagen de portada: Gentileza de La República

FUENTE: La República/Ciencia/Astronomía/Retraso Temporal/Sol