La tormenta solar prevista para el martes se retrasa hasta el jueves y será de escasa intensidad.

Si deseas profundizar esta entrada; cliquea por favor donde se encuentre escrito en “azul”. Muchas gracias.

Este fin de semana se han disparado las alertas ante una posible tormenta solar. La tormenta se ha previsto para mañana, martes. El origen: el tweet de una divulgadora experta en meteorología espacial. Aunque la predicción se ha atribuido a la NASA, la agencia espacial estadounidense no ha lanzado ninguna alerta ni aviso. Desde la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA) sí se mencionan posibles impactos menores causados por la actividad solar y una posibilidad pequeña de disrupciones de radio moderadas o fuertes.

El parte del tiempo espacial. Como ocurre con la meteorología convencional, la NOAA es la principal agencia encargada de publicar las previsiones sobre este tipo de eventos. En su página web pueden consultarse las observaciones, predicciones y alertas para impactos causados por disrupciones de radio, tormentas de radiación solar y tormentas geomagnéticas.

Por ahora los niveles observados son nulos para los tres parámetros pero existen posibilidades de cambio para mañana. Concretamente, se podrían producir disrupciones menores de radio (un 45% de posibilidades) que podrían alcanzar nivele más graves (10% de posibilidades). En cuanto a la posibilidad de impactos causados por una tormenta solar, se estima un 10% de posibilidad de impactos menores. En cuanto a tormentas geomagnéticas, la predicción es de cero impactos.

En España es AEMET la agencia encargada de vigilar en tiempo espacial. 

Desde esta primavera, la agencia cuenta con un portal específicamente dedicado al tema. Tampoco desde AEMET se ha lanzado ninguna alerta sobre posibles impactos de una tormenta solar.

La NASA. El tweet que ha desatado la alerta hace referencia a una predicción de la NASA. Sin embargo no parece que las alarmas se hayan disparado tampoco en la NASA. Ni entre sus notas de prensa ni en su página dedicada a la actividad en las múltiples páginas que dedican al estudio del Sol, su actividad o su interacción con la Tierra.

Fulguraciones de origen. El ciclo solar número 25 está dando de qué hablar, y con motivo. La actividad solar está superando las previsiones iniciales creadas por los modelos solares. Las últimas fulguraciones solares (solar flares) de cierta magnitud se produjeron el 16 de julio, una pro la mañana y otra por la tarde. Se trata de eventos de magnitud M1.1 y M1.4 en la escala que utiliza la NASA para estudiar este tipo de explosiones solares.

La escala utiliza cuatro letras para denotar la intensidad de los eventos (B, C, M y X en orden de menor a mayor fuerza) seguidas de una cifra entre cero y 10. Como la escala de Richter, ésta es una escala logarítmica, cada letra representa un nivel de energía 10 veces mayor que la anterior. A partir de M5 el evento empieza a ser considerado fuerte.

Fulguraciones y eyecciones. Las fulguraciones solares son explosiones intensas de radiación o luz que se producen en el Sol. Son eventos que pueden liberar inmensas cantidades de energía, pero no están solos. En ocasiones estas fulguraciones aparecen acompañadas de eyecciones de masa coronal Solar (CMEs). Estas eyecciones son nubes de plasma expulsadas de la superficie del Sol acompañadas por un campo magnético.

La superficie solar presenta diversos niveles de actividad en función de la fuerza del campo magnético de la estrella y la existencia de turbulencias en este campo. A mayor actividad mayor probabilidad de que se den eventos como las fulguraciones solares, puesto que éstos son causados por la liberación repentina de esta energía.

Impactos en la Tierra. Cuando la actividad solar alcanza la Tierra puede generar distintos tipos de disrupciones como los que ya hemos visto. Estas se producen por la interacción entre estas turbulencias solares y la ionosfera y campo magnético terrestres. Los tres principales eventos meteorológicos espaciales son los antes mencionados: disrupciones de radio, tormentas de radiación solar y tormentas geomagnéticas.

Los rayos X y radiación ultravioleta expulsados por el Sol que impactan en la ionosfera terrestre pueden causar problemas en las señales de radio, generalmente concentrados en las frecuencias altas (3-30 MHz), evento al que se denomina disrupción de radio (Radio Blackout event).

Son los eventos más frecuentes de este tipo, y pueden llegar a darse en 2.000 ocasiones en un solo ciclo solar (unas 180 veces al año o una cada dos días). Son también los eventos que alcanzan nuestro planeta a mayor velocidad. Los impactos se miden en una escala entre R1 (menor) y R5 (extremo). Las predicciones de la NOAA hablan de un 45% de probabilidades de un evento R1 o R2 y un 10% de posibilidades de uno superior (R3-R5).

Tormentas de radiación solar. Las erupciones solares pueden causar también que partículas cargadas (protones y electrones) sean expulsadas al espacio exterior, alcanzando la atmósfera terrestre. Al llegar pueden causar tormentas de radiación solar (Solar radiation storms). El campo magnético nos protege de estas partículas, aunque satélites y las zonas polares de la Tierra pueden ser especialmente vulnerables frente a esta radiación.

Estas tormentas pueden de nuevo causar la pérdida de las comunicaciones de radio de alta frecuencia en regiones polares, problemas con el GPS y altos niveles de radiación que afectarían a astronautas y a vuelos en latitudes altas. La escala de impactos es semejante a la anterior y va del S1 al S5. Según las previsiones podemos esperar una tormenta de intensidad al menos S1 con un 10% de probabilidad.

Tormentas geomagnéticas. Las CMEs son las principales responsables de las tormentas geomagnéticas (geomagnetic storms). Éstas causan nubes de plasma que también pueden alcanzar nuestro planeta a grandes velocidades, que al impactar con nuestro campo magnético causan la tormenta.

Las tormentas geomagnéticas tienen una repercusión visibles sobre las auroras, que se intensifican y pueden desplazarse hacia el ecuador. También pueden afectar al equipamiento eléctrico. Una tormenta de intensidad G1 puede crear pequeñas fluctuaciones en la red eléctrica y afectar a algunos animales. Las más fuertes, G5, pueden causar la caída de redes eléctricas, problemas en satélites y vehículos espaciales y el desplazamiento de la aurora boreal al sur de la península Ibérica.

La última gran tormenta solar. En cualquier caso, la predicción metereológica espacial para el martes era bastante optimista. La probabilidad de que vaya más allá que algunas disrupciones de radio es escasa. Como referencia podemos tomar la última tormenta registrada. Se trató de una tormenta geomagnética de nivel G3 ocurrida a finales de marzo. Pese a las alarmas no causó ningún evento significativo. Esperemos que tampoco esta potencial tormenta cause mayores problemas.

Imagen de portada: NASA

FUENTE RESPONSABLE: Xataka. Por Pablo Martinéz-Juarez. 20 de julio 2022.

Sociedad/Meteorología Espacial/Espacio/Radio/Sol/Tormenta Solar

 

 

«Es un paso gigantesco para la humanidad»: la nave que por primera vez en la historia «toca» el Sol.

La Agencia Espacial estadounidense (NASA) lo llama un momento histórico: la primera vez que una nave espacial ha volado a través de la atmósfera exterior del Sol.

La hazaña fue lograda por la nave Parker Solar Probe, que se sumergió, por un momento, en una región alrededor de nuestra estrella que los científicos llaman corona.

Ocurrió en abril, pero el análisis de datos lo ha confirmado ahora.

La nave Parker tuvo que soportar el calor y la radiación intensa, pero reunió nuevos conocimientos sobre cómo funciona el Sol.

«Así como el aterrizaje en la Luna permitió a los científicos comprender cómo se formó, tocar el Sol es un paso gigantesco para la humanidad que nos ayuda a descubrir información crítica sobre nuestra estrella más cercana y su influencia en el Sistema Solar», dijo Nicola Fox, directora de la división de ciencia heliofísica de la NASA.

Parker Solar Probe es una de las misiones más audaces de la agencia.

Lanzada hace tres años, su objetivo es realizar pases repetidos y cada vez más cercanos al Sol.

Límite crítico

La nave espacial se mueve a una velocidad colosal, a más de 500.000 km/h. La estrategia es entrar y salir rápido, haciendo mediciones del entorno solar con un conjunto de instrumentos desplegados detrás de un escudo térmico grueso.

La corona difusa solo es visible para nosotros en la Tierra durante un eclipse solar total.

FUENTE DE LA IMAGEN – S R HABBAL Y M DRUCKMÜLLER

La corona difusa solo es visible para nosotros en la Tierra durante un eclipse solar total.

El 28 de abril de este año, Parker cruzó lo que se denomina el límite crítico de Alfvén.

Este es el borde exterior de la corona. Es el punto donde el material solar que normalmente está unido al Sol por la gravedad y las fuerzas magnéticas se libera para fluir a través del espacio.

Parker encontró el límite a unos 13 millones de kilómetros por encima de la superficie visible, o fotosfera, del Sol.

Los datos de la sonda sugieren que en realidad pasó por encima y por debajo del límite tres veces distintas en el transcurso de cinco horas, según Stuart Bale de la Universidad de California en Berkeley.

«Vimos que las condiciones cambiaron por completo», dijo a los periodistas.

«Dentro de la corona, el campo magnético del Sol se hizo mucho más fuerte y dominó el movimiento de las partículas allí. Así que la nave espacial estaba rodeada de material que estaba realmente en contacto con el Sol».

Los investigadores están fascinados con la corona porque es donde tienen lugar algunos procesos clave que actualmente desafían cualquier explicación.

Uno es lo que parece ser un sobrecalentamiento contraintuitivo. La temperatura del Sol en su fotosfera es de aproximadamente 6.000 °C, pero dentro de la corona puede alcanzar un asombroso millón de grados o más.

También es dentro de esta región donde el flujo hacia afuera de partículas cargadas (electrones, protones e iones pesados) se acelera repentinamente hasta convertirse en un viento supersónico. Una vez más, el mecanismo es un rompecabezas.

«El problema es que las huellas de los procesos físicos que dan lugar al viento solar se borran con el viaje que hace el viento solar desde la corona solar a la Tierra y más allá», explica Nour Raouafi, del Laboratorio de Física Aplicada John Hopkins.

«Es la razón por la que Parker vuela a través de esta misteriosa región para decirnos qué está pasando allí».

Valiosa información

El equipo científico de Parker recopilará muchos más datos a medida que la sonda se adentre cada vez más en la corona en futuros sobrevuelos del Sol. Debería llegar a 7 millones de kilómetros de la fotosfera en 2025.

Los datos de Parker, y los que provienen de otros observatorios solares, tienen relevancia directa para todos los que viven en la Tierra.

Los mayores estallidos del Sol pueden sacudir el campo magnético de nuestro planeta. En el proceso, las comunicaciones pueden interrumpirse, los satélites pueden quedar desconectados y las redes eléctricas serán vulnerables a las sobrecargas eléctricas.

Los científicos intentan pronosticar estas «tormentas» y Parker promete información nueva y valiosa para ayudarlos a hacerlo.

Los últimos resultados de la misión se presentan en la Reunión de Otoño de la Unión Geofísica Estadounidense en Nueva Orleans.

Imagen de portada: NASA-JHU-APL Parker debe mantener siempre su escudo térmico apuntando al Sol.

FUENTE RESPONSABLE: Jonathan Amos Corresponsal de Ciencia de la BBC. Diciembre 2021.

Espacio/NASA/Ciencia/Astronomía/Sol

 

La NASA graba la impactante colisión de un cometa contra el Sol.

La NASA informó que la sonda Solar and Heliospheric Observatory (SOHO) operada por la Agencia Espacial Europea (ESA), logró captar el momento en que un cometa colisiona contra el Sol. Este impactante suceso astronómico ocurrió el 15 de agosto de 2019.

EL VIDEO MUESTRA CLARAMENTE UNA RAYA BRILLANTE QUE SE DIRIGE DIRECTAMENTE HACIA EL SOL Y DESAPARECE A MEDIDA QUE MUERE.

¿De dónde provenía este cometa?

Se trata de un fragmento de los rasantes del sol Kreutz. Estos son un grupo de cometas, que pertenecían a un cometa gigantesco, que se desintegró hace varios siglos, caracterizados por tener unas órbitas que los llevan extremadamente cerca del Sol durante el perihelio.

El Sol tiene 4,500,000,000 año. Este tipo de estrellas arden durante aproximadamente nueve o 10 mil millones de años.Foto: Getty Images

«Gradualmente, hay más y más objetos cada vez más pequeños siguiendo el mismo tipo de órbita, hasta que tienes esta continua inundación de objetos que caen al Sol «, explicó el astrónomo Jonti Horner, de la University of Southern Queensland, a Science Alert. Y aunque a menudo no los vemos desintegrarse tan gloriosamente en la atmósfera del astro rey, en realidad son bastante comunes.

Este es el impactante video que muestra el momento preciso en que el cometa colisiona.

El punto brillante en la esquina superior izquierda es Venus. El círculo, que se puede ver en el Sol, es un disco ocultante, utilizado para bloquear la luz brillante del Sol para que los objetos a su alrededor puedan verse con mayor claridad.

Comet’s Death Dive Into Sun Snapped by SOHO Spacecraft

La NASA utiliza instrumentos para “seguir al Sol” y monitorizar la cantidad de energía solar que llega hasta nosotros. El instrumento más nuevo que existe para hacerlo es el Sensor de Irradiación Solar Espectral y Total (Total and Spectral Solar Irradiance Sensor (TSIS–1), en inglés). Este realiza esas mediciones con una precisión sin precedentes.

Con información de la NASA y Science Alert.

Imagen de portada: Gentileza de Atmospheric Imaging Assembly of NASA’s Solar Dynamics Observatory

FUENTE RESPONSABLE: NATIONAL GEOGRAPHIC. Agosto 2019

Colisión/Cometa/Sol/NASA

Revelan imágenes y videos con detalles sin precedentes de la superficie del Sol.

Un prominente telescopio a partir de ahora un papel importante para tener una mejor comprensión del Sol y el clima espacial. Ya que, las imágenes revelaron detalles sin precedentes de la superficie solar.

AFP.- Un telescopio de Estados Unidos situado en la cima de una isla volcánica del Pacífico fotografió el Sol con una resolución nunca antes vista. Esto permitió ver burbujas de plasma del tamaño de Francia. Y para el director de este importante instrumento astronómico, «esto solo es el principio».

Telescopio

Esta imagen, que es cortesía del Observatorio Solar Nacional (NSO), muestra el Telescopio Solar Daniel K. Foto: HO / NSO/NSF/AURA / AFP

El Sol es una bola de plasma (gas llevado a una temperatura muy alta), observada con telescopios desde hace siglos y con satélites desde hace décadas.

Pero la resolución de las imágenes siempre fue limitada. Un telescopio espacial japonés, Hinotori, tenía por ejemplo una apertura de 50 cm. El modelo Daniel K. Inouye, en la isla hawaiana de Maui, tiene una apertura de cuatro metros, el mayor espejo del mundo para un telescopio solar.

«Esas imágenes tienen la mayor resolución nunca vista», dice a la AFP Thomas Rimmele.

Esta imagen muestra un patrón de gas turbulento, «hirviendo» que cubre todo el Sol. Foto: HO / NSO/NSF/AURA / AFP

Si deseas profundizar sobre este tema; por favor cliquea donde esta escrito en “negrita”. Muchas gracias.

Él es el director del telescopio de 344 millones de dólares, desde Boulder (Colorado), la sede del National Solar Observatory, una institución pública estadounidense.

«Ahora podemos ver estructuras de cuya existencia sospechábamos basándonos en modelos informáticos, pero que no podíamos ver por falta de resolución», explica el astrónomo alemán de casi 60 años, que llegó a Estados Unidos para cursar un posdoctorado y se unió al proyecto hace 25 años.

  • En las imágenes y los vídeos publicados se ven burbujas que crecen y suben a la superficie antes de cambiar de color.

Son burbujas de plasma que se calientan y enfrían. Cada célula de la imagen tiene más o menos el tamaño de Francia. La foto en primer plano publicada muestra una parte del Sol de 8,200 kilómetros por 8,200kilómetros.

En esta película se pueden ver características tan pequeñas de 30 kilómetros de la superficie solar.

NSF Inouye Solar Telescope First Light Image Animated (Small Field of View)

Tras nueve años de construcción el telescopio se utilizó por primera vez el 10 de diciembre. «Fue muy emocionante», recuerda el director. «Es el trabajo de mi vida».

Como el telescopio concentra la luz del Sol en una pequeña superficie bajo su cúpula, la temperatura alcanza niveles extremos. «Si uno pusiera metal ahí fundiría muy rápido», según Rimmele. Se construyó un edificio entero para albergar equipos de enfriamiento.

Quedan seis meses de construcción para instalar herramientas adicionales.

El verdadero objetivo científico es medir los campos magnéticos en la atmósfera del Sol y, sobre todo, en la corona solar, la parte más externa del astro que distinguimos durante un eclipse.

Rimmele explica que los campos magnéticos son los responsables de las erupciones solares, unas liberaciones repentinas de energía y de partículas que pueden alcanzar la Tierra y provocar fallos de las redes eléctricas, de equipos electrónicos o de satélites GPS. Eso ocurre con frecuencia.

Las estructuras en forma de células son la firma de movimientos violentos que transportan el calor desde el interior del Sol hasta su superficie. Foto: HO / NSO/NSF/AURA / AFP

Las observaciones en alta definición del telescopio ayudarán a establecer la física fundamental de esos campos magnéticos para crear modelos de predicción. Por lo qie, se podría permitir anticipar las tormentas solares para poder apagar los equipos más vulnerables.

El telescopio llega en un momento apasionantes para los astrónomos: el Sol va a entrar en un nuevo ciclo de 11 años y va a empezar a producir nuevas manchas solares.

«El objetivo es publicar un primer plano de una mancha solar con la mayor resolución jamás alcanzada», dice Rimmele. Y como el telescopio graba 30 imágenes por segundo durante horas, habrá también películas de esas manchas.

Este es otro video de la superficie solar:

NSF Inouye Solar Telescope First Image Animation (Full Field of View)

Imagen de portada: Gentileza de HO / NSO/NSF/AURA / AFP.

FUENTE RESPONSABLE: NATIONAL GEOGRAPHIC en Español. Febrero 2020

Burbujas/Sol/Telescopio/Vídeos

Diciembre llega con el paso de un cometa, dos lluvias de estrellas y un eclipse solar.

El paso del cometa Leonard, el eclipse total de Sol y más: aquí los fenómenos astronómicos imperdibles en el cielo nocturno de diciembre.

El final de 2021 está a la vuelta de la esquina y las noches de diciembre traerán consigo algunos de los fenómenos astronómicos más esperados del año:

Eclipse total de Sol (4 de diciembre)

Solar eclipse

Foto: Getty Images

2021 cierra con uno de los fenómenos astronómicos más portentosos del cielo nocturno, motivo de angustia en distintas culturas antiguas que atribuían el oscurecimiento súbito de los cielos a una serie de presagios funestos: un eclipse total de Sol.

El eclipse solar del 4 de diciembre provocará una oscuridad total durante 1 minuto y 54 segundos; sin embargo, sólo será visible en la Antártida y las zonas más australes del mundo de África, América y Oceanía. 

El extremo sur de Argentina (especialmente Ushuaia y Puerto Argentino), Chile (Puerto Williams) Nueva Zelanda y Sudáfrica (Ciudad del Cabo) serán las ciudades donde se podrá observar un oscurecimiento casi total del día durante el paso de la Luna entre la Tierra y el Sol.

Te puede interesar: Así será el eclipse solar del 4 de diciembre que oscurecerá el día durante dos minutos

Cometa Leonard (12 de diciembre)

C/2020 F3 (NEOWISE), or Comet NEOWISE, is a retrograde comet with a near-parabolic orbit discovered on March 27, 2020. Taken in Antequera, Málaga. Andalusia. South of Spain.

C/2020 F3 (NEOWISE) desde Andalucía, España. Foto: Getty Images

En una coincidencia única en una vida humana, diciembre de 2021 será testigo del paso del cometa C/2021 A1 (Leonard) a través de los planetas interiores del Sistema Solar, un visitante lejano descubierto en enero de este año cuya órbita se extiende más allá de Neptuno y cuya próxima aproximación a nuestro planeta ocurrirá dentro de 80 mil años.

Aunque Leonard alcanzará el perihelio (el punto de su órbita más cercano al Sol) el 3 de enero de 2022, el mejor momento para observar desde la Tierra serán los primeros doce días de diciembre, justo antes del amanecer hacia el noreste. 

Y aunque todo parece indicar que será visible a simple vista en condiciones ideales, utilizar binoculares permitirá observar más a detalle su coma (una nube de polvo y gas que rodea al núcleo y crece conforme se acercan al Sol) y su larga cola, que se extiende por millones de kilómetros.

El máximo acercamiento de Leonard con nuestro planeta ocurrirá el próximo 12 de diciembre de 2021 a las 07:54 (tiempo del centro de México), cuando el cometa se encuentre a 34.9 millones de kilómetros de la Tierra.

Lluvia de estrellas Gemínidas (13 y 14 de diciembre)

A view of a Meteor Shower and the Milky Way with a mountain top in the foreground. Night sky nature summer landscape. Perseid Meteor Shower observation. Rtanj mountain in Serbia.

Foto: Getty Images

Cada diciembre, la Tierra atraviesa una densa nube de polvo y partículas dejadas a su paso por el asteroide (3200) Phaethon, el que más cerca pasa de nuestro Sol. Cuando los escombros cósmicos del asteroide entran en contacto con la atmósfera se producen las Gemínidas, la lluvia de estrellas más intensa del año y uno de los fenómenos astronómicos más atractivos de 2021.

En 2021, las Gemínidas alcanzarán su pico de actividad máxima las noches del 13 y 14 de diciembre, cuando será posible observar más de 120 meteoros por hora en condiciones ideales. 

Y aunque la Luna creciente alcanzará un 80 % de visibilidad y podría complicar la observación de esta lluvia de estrellas, el mejor momento para disfrutar de los bólidos (que van del azul eléctrico a un amarillo o verde encendido será a partir de las 02:26 (GMT-6), una vez que nuestro satélite natural se oculte por el horizonte y la constelación de Géminis se mantenga en lo más alto de la bóveda celeste.

Lluvia de estrellas Úrsidas (22 de diciembre)

Night scene with starry sky and meteorite trail over forest. Long exposure shoot

Foto: Getty Images

La noche del 22 de diciembre será el mejor momento para observar la última lluvia de estrellas del año, las Úrsidas.

Aunque no se consideran una lluvia de estrellas mayor debido a la baja cantidad de meteoros en su punto de actividad máxima (12 meteoros por hora en cielos ideales), su actividad puede aumentar de forma imprevisible y en condiciones extraordinarias, provocar cientos de meteoros por hora.

Como su nombre lo dice, el radiante de las Úrsidas (el punto en el cielo nocturno donde parecen originarse la mayoría de meteoros) se encuentra en la constelación de la Osa Menor; sin embargo, los meteoros pueden aparecer en cualquier dirección del cielo nocturno.

Si deseas conocer mas sobre este tema, cliquea por favor donde se encuentra escrito en “negrita”. Muchas gracias.

C/2021 Leonard, el cometa que ‘rozará’ la Tierra y podrá verse a simple vista a finales de este año

Imagen de portada: Gentileza de GETTY IMAGES

FUENTE RESPONSABLE: NATIONAL GEOGRAPHIC en Español. Por Alejandro López. Diciembre 2021.

Astronomía/Cometa/Eclipse/Fenómenos astronómicos/

Sistema Solar/Sol/Tierra

TAGS

Astrónomos calculan que el mega cometa que se dirige hacia el Sol es probablemente 7 veces más grande que una de las lunas de Marte.

Si deseas conocer más del presente tema; cliquea por favor en lo escrito en “negrita”. Muchas gracias.

En un estudio publicado en el repositorio de preimpresiones arXiv, astrónomos del proyecto de colaboración internacional Dark Energy Survey (DES) reseñan nuevos datos sobre el cometa 2014 UN 271, que podría tener hasta 150 km de diámetro, casi siete veces el diámetro de Fobos, satélite de Marte.

Gracias a sucesivos estudios se ha ido precisando el tamaño de ese cuerpo celeste, hasta determinar que su masa es 10 veces superior a la del cometa Hale-Bopp, que fuera bautizado como el ‘Gran Cometa de 1997’.

El 2014 UN 271 no solo sería más grande que la luna de Marte; también superaría al asteroide 55 Pandora y la roca espacial conocida como Arrokoth, según un análisis del astrónomo Will Grater. 

El ‘mega cometa’ de la Nube de Oort fue descubierto en 2014. Inicialmente fue confundido con un planeta enano, pero posteriormente se descubrió que tenía signos de actividad, tras lo cual fue reclasificado como cometa.

De acuerdo con datos analizados en los últimos años, entre 2014 y 2018 el objeto se desplazó en el cosmos unas 20 a 23 UA (una UA o unidad astronómica es la distancia media entre la Tierra y el Sol). Los astrónomos calculan que llegará a un máximo acercamiento a la Tierra al situarse en la órbita de Saturno, en 2031.

Imagen de portada: Gentileza de RT Actualidad

FUENTE RESPONSABLE. RT Actualidad

Ciencia/Astronomía/Mega cometa/Sol/

 

Científicos vaticinan cuándo podría morir el Sol y que se termine la vida en la Tierra.

Un reciente estudio analizó el aumento del brillo y cómo se piensa que será el final de esta estrella. La misma es una de las claves de la existencia de la vida en nuestro planeta.

De acuerdo a intensas investigaciones que se han llevado adelante durante mucho tiempo, el Sol tiene cerca de 4.600 millones de años y, a la vez, se estima que le quedarían 10 mil millones de años de vida. Esto se pudo calcular a partir de la edad de los otros objetos del sistema solar, los cuales se formaron al mismo tiempo. Hasta el momento la comunidad científica pensaba que una vez que muriera el Sol sería una especie de nebulosa planetaria, es decir una luminosa burbuja de gas y polvo.

Pero según Sciencealert, lo más probable que suceda con el Sol es que efectivamente será una nebulosa planetaria, pero “más masiva” de lo que se estimaba en las primeras investigaciones realizadas.

Los astrónomos estiman que al Sol le quedan unos 10.000 millones de años más de vida. ¿Cómo llegaron a esta conclusión? Lo hicieron basándose en las observaciones de la vida de otras estrellas. Pero a la humanidad le queda menos tiempo para averiguar cómo vivir fuera de la Tierra.

En ese sentido, los expertos explicaron que la humanidad se extinguirá en unos mil millones de años y se espera que ya no esté en la Tierra cuando efectivamente sea la muerte del Sol. Esto sucederá ya que la estrella aumenta su brillo un 10% cada mil millones de años y para ese momento los océanos se habrán evaporado y la superficie se calentará, lo cual evitará que se vuelva a formar agua para que sea habitable. A esta conclusión se llegó tras largos años de estudios que permitieron realizar varios informes al respecto.

¿Qué es una nebulosa planetaria? «Cuando una estrella muere expulsa una masa de gas y polvo -conocida como su envoltura- al espacio. La envoltura puede ser hasta la mitad de la masa de la estrella. Esto revela el núcleo de la estrella, que en este punto de la vida de la estrella está funcionando sin combustible, eventualmente apagándose y antes de que finalmente muera», explicó el astrofísico Albert Zijlstra, de la Universidad de Manchester en el Reino Unido, uno de los autores del artículo.

Según el portal AstroAficion, cuando el Sol muera pasará a ser una nebulosa planetaria, una gran nube de polvo y gas, este último compuesto principalmente por hidrógeno y helio. Existen diferentes tipos de nebulosa, como las que se forman cuando nace una estrella o las que se generan cuando una de estas mueren.

Imagen de portada: Gentileza La Capital

FUENTE: La Capital/Astronomía/Ciencia/Sol/Vida terrestre

Astrónomos predicen que en 2037 se observará un evento de “retraso en el tiempo”

Detectaron una deformación en el espacio-tiempo que, según sus cálculos, hará reaparecer en la próxima década un fenómeno cósmico del pasado.

Si deseas profundizar sobre esta interesante  entrada, cliquea por favor en aquello que observes subrayado o en “negrita”. Muchas gracias.

En el 2016, el telescopio Hubble detectó, alrededor de un cúmulo de galaxias, tres puntos brillantes que se desvanecieron al cabo de tres años. Sin embargo, resultó ser un único evento: la explosión de una estrella (supernova) mucho más lejana cuya luz fue distorsionada.

Ahora, un equipo internacional de astrónomos predice que la misma explosión volverá a observarse en el año 2037. No quiere decir que ocurrirá de nuevo, sino que su luz llegará a la Tierra con más de dos décadas de retraso.

¿Cómo es eso posible?

La principal causa de este enigmático fenómeno denominado “retraso en el tiempo” es la gravedad del mencionado cúmulo de galaxias.

De acuerdo con la teoría de la relatividad general de Einstein, el espacio-tiempo se deforma a causa de la masa. Esta deformación es la gravedad y afecta a cualquier cuerpo y partícula de luz cercanos.

La deformación del espacio-tiempo generada por el Sol y la Tierra. Imagen: T. Pyle/ Caltech/ MIT/ LIGO Lab

Por tanto, un cúmulo de galaxias, que concentra la masa de billones de estrellas, genera un campo gravitacional tan potente que puede curvar y distorsionar fácilmente las partículas de luz que llegan desde otros lugares del cosmos.

La estrella que explotó estaba ubicada en el borde de una galaxia llamada MRG-M 0138, a 10.000 millones de años luz de la Tierra. Esta galaxia también luce distorsionada (naranja) y reflejada varias veces en el cúmulo, situado a 4.000 millones de años luz.

Izquierda: imágenes reflejadas de la supernova en 2016. Derecha: desaparecen los reflejos y se predice un nuevo lugar donde volverá a aparecer. Fotos: S. Rodney et al/ Nature Astronomy

En el centro de este cúmulo se concentran más galaxias, es decir, hay más masa y, por ende, más gravedad. Y donde hay más gravedad, más tiempo le toma a la luz cruzar.

Cerca del centro del cúmulo figura una imagen de la galaxia MRG-M 0138, pero ahí todavía no aparece la supernova. Por su ubicación, calculan que esa luz tiene un retraso de 21 años, por lo que esperan que la explosión sea visible en 2037.

“Este es el último en llegar porque es como un tren que tiene que ir a lo más profundo de un valle y volver a salir. Ese es el tipo de viaje más lento para la luz”, explicó el autor principal Steve Rodney, profesor del Departamento de Física y Astronomía en la Universidad de Carolina del Sur en Columbia.

El equipo de expertos, que publicó los resultados de esta investigación en la revista Nature Astronomy, espera asimismo que la ocurrencia de este evento retrasado en el tiempo, al que han bautizado “SN Requiem”, permita refinar los cálculos de la masa de los cúmulos de galaxias y, en última instancia, el ritmo al que se expande el universo.

Imagen de portada: Gentileza de La República

FUENTE: La República/Ciencia/Astronomía/Retraso Temporal/Sol