Pienso…

Acabo de leer un poema de un colega

en que habla de la temporalidad y el reloj,
del tiempo que se escurre entre los dedos,
y el alma que en un momento se transforma
gélida en otro reloj que se detiene, tal cual vida.

Toda persona puede sentir a la muerte como desee,
tan diferentes somos qué infinitas razones
me hacen suponer que para algunos será terror,
mientras que para otros, una extrema placidez.

No pienso el final de la vida como algo trágico
menos aún si ha sido plena con obstáculos,
creo que en ese segundo en que inhale profundo
mi último aliento no vendrá a mi tormento alguno,
quizás por la convicción que ha echado raíces
en mi alma recóndita muy alejada de mi ser,
que cuando ello suceda iré caminando lentamente
por un pasillo no importa si luminoso o obscuro,
a otra dimensión donde la felicidad me aguarda.
gozando el reencuentro de aquellos que cada día
a mi memoria llegan como esos seres amados,
que jamás se han alejado de nuestra almas.

Son ellos, quienes hoy velan nuestros sueños
sin hacer el mínimo ruido, para no desvelarnos.

Don Juan Siglo XXI…

El termómetro marca 33° a la sombra,
me encuentro caminando tranquilamente
junto a un variopinto de muchedumbre,
que fatigosa y ojos con barbijo recorre
buscando regalos que al presupuesto se ajuste.

Es que en tiempos de pandemia todo se ha desbocado,
gente sin trabajo, subsidios insuficientes, malhumor
por miles de negocios más empleos que se han perdido,
hacen un combo perfecto para una pre navidad de locos.

Pero la observo a ella con auriculares tarareando
la melodía como ignorando la muchedumbre a su lado,
moviendo suavemente su cuerpo balanceándose
como si fuera un péndulo tal sortija de calesitero,
esperando que algún niño travieso en sus brazos la tome.

No se porque siempre pasa lo mismo, reniego de mis años
pienso que como un Dorian Gray del siglo XXI mantengo,
propietario en mi de aquellos joviales eternos treinta años.

Se también que si me acerco hoy con el tema de género,
ella me puede hacer un escándalo y yo en evidencia
de ser un energúmeno de esos que hay pero no es mi caso.

Pero siempre quien desea conquistar tiene una estrategia,
la mía resulto tan simple como caminar detrás suyo
dejando caer una medalla para que el ruido del metal,
llegara a sus oídos y se detuviera provocando un tropiezo
necesario de mi parte demostrando que la gentileza
a pesar de todo -aún planeada- algunos la practicamos.

Cuando se detuvo no me pareció tan joven frente a frente,
pero si una bella y escultural mujer cercana a los cuarenta,
sonreímos al mismo tiempo me agache tomando la medalla,
-¿es tuya, le pregunté?- y ella ya conocedora de estrategias,
con cara de sorpresa me dijo -¿No…no se te cayó a vos?,
volvimos a reír, le ofrecí que podíamos tomar una mesa
de la confitería Fiamma que estaba a metros y beber algo.

Asintió suavemente con un leve movimiento de su cabeza,
“cazador cazado” pensé, y lo que siguió solo me lo confirmo
.

Ayuda por favor…solo un comentario…

Hola amigas y amigos, así como aquellos que no lo son. Hoy por haber recibido en mi celular, tengo una de esas dudas que se dicen “existenciales” y necesito ayuda de vuestra parte, por favor.

No me interesa que den un like, ME INTERESA MUCHO MAS VUESTRO COMENTARIO.

Transcribo textualmente; el mensaje que recibí hoy a la mañana y obviamente recircule con una introducción, que asimismo copio en el encabezado;

¡Hola! No se si es cierto o no, pero igual te lo envie. Todo es tan extraño, que hasta el Dr. Fauci, renombrado infectólogo que viene tratando el HIV, dice que las naciones deberían obligar a sus sociedades a continuar con las medidas preventivas, poniendo énfasis en el uso del tapabocas o barbijo. ¿Todo es muy raro, no? Hasta luego.

QUÉDATE EN CASA

Hace dos mil años , los árabes descubrieron que, obligar a las personas a cubrir la nariz o la boca, quitaba la personalidad y despersonaliza, ayudando a hacerlos más sumisos/as. 

Con eso impusieron a toda mujer  el uso obligatorio de un velo sobre el rostro.

Luego, el Islam convirtió eso en un símbolo de sumisión de la mujer a Alá, después al Rey, y por último al dueño del Harem.

La psicología moderna explica eso:    

sin un rostro no existimos como seres independientes y por consecuencia, como personas libre;

China hizo lo mismo con su pueblo en las últimas décadas;  y como en el colegio no nos enseñaron la verdadera historia, estamos condenados a repetirla.

QUÉDATE EN CASA:

Que nosotros te dejaremos sin trabajo,  para transformarte en dependiente del Estado.

QUÉDATE EN CASA:

Que nosotros decidiremos, cuando y como podrás salir, aunque no tengas dinero para hacer compras.

QUÉDATE EN CASA: 

Aunque le queden pocos años de vida a tus padres y ellos no vean a sus nietos por la duda de que se van a contagiar.

QUÉDATE EN CASA: 

Aun así , debes continuar pagando tus impuestos, aunque no estés trabajando.

QUÉDATE EN CASA:

Y te distraes con cosas banales y vives confundido con cosas absurdas, y no veas lo que realmente estamos haciendo con tus derechos.

QUÉDATE EN CASA:

Porque si sales fuera de tu casa,  corres el riesgo  de morir por una gripe que tiene un 2% de mortalidad.

QUÉDATE EN CASA:

Así podremos estudiar tu comportamiento, para poder controlarte mejor con nuestros satélites y sus dispositivos conectados.

QUÉDATE EN CASA:

Que te dejaremos una lista de entretenimiento virtual para que no cuestiones la “nueva normalidad”.

QUÉDATE EN CASA:

Y cuidado con lo que haces porque tus vecinos también actuarán como nuestra policía.

QUÉDATE EN CASA:

No te expongas a la luz solar ni a las bacterias, así destruiremos tu sistema inmunológico.

QUÉDATE EN CASA:

Así sacamos el dinero de circulación, creamos una sola moneda y preparamos el camino para la vacuna y fabricamos  una nueva especie.

QUÉDATE EN CASA:

Así  podemos continuar con nuestra agenda mundial, haciendo los cambios que queremos sin que te des cuenta, sin interferencias y sin protestas. 

QUÉDATE EN CASA:

Te alejas de todo lo que te hace humano  más, así  nuestra acción  será más sutil, con el tiempo lentamente lo encontrarás normal;  no te darás cuenta  y no habrá culpables.

QUÉDATE EN CASA:

No luches por tus derechos como ciudadano ni por tu familia, te queremos dócil, no un rebelde.

QUÉDATE EN CASA:

Sin libertad, sin trabajo, sin escuela, sin religión, sin viajes, sin capacidad de discernir, sin futuro, sin humanidad, pero con Tik-Tok y Netflix.

QUÉDATE EN CASA:

Por mientras gestamos o preparamos una dictadura generalizada gracias a tu ignorancia, credulidad y tolerancia.

QUÉDATE EN CASA:

Hasta que te deshumanizan por completo y pierdas la empatía por tu gente, creando una división o ruptura imposible de remediar.  

POR EL RESTO DE TU VIDA

Entiende, no te quiere sano…. te quieren esclavo!!!

ACUÉRDATE 

Todo esto tiene cura. SOLO DEPENDE DE NOSOTROS.

Si al compartir esto, ya está censurado (limitado a 1 contacto): copie y envíe para alguien y después comparte a partir de la que enviaste, para 5 cada vez.

¿Todo un discurso, para disminuir a un rival?

El tembladeral que provocaron las declaraciones de la Ministra de Educación de la Ciudad de Buenos Aires, Soledad Acuñas sacude a una sociedad argentina dividida hace ya mucho más tiempo de lo que los mis argentinos suponen. Sigue dando tela para cortar, a los periódicos que responden a ambos lados de la grieta. Las presiones de los sindicatos docentes, se harán sentir a partir de este martes 24 manifestándose por la renuncia de Acuña. La misma Ministra en la mañana de hoy; dio una conferencia de prensa, aduciendo que su pensamiento estaba ligado exclusivamente a la Educación y que junto con su equipo desde el inicio de la pandemia, trabajan 12 horas diarias para poder volver a llevar a los niños a la escuela a partir del mes de enero de 2021, periodo en que tradicionalmente los establecimientos educativos se encuentran cerrados, por motivo de las vacaciones estivales.


Ahora bien; cuando se le preguntó a Acuña sobre su relación con el ex SS nazi Erich  Priebke, Director de la escuela en la localidad de Bariloche, donde ella curso sus estudios, respondió con evasivas, citando solo que ella ya había pronunciado su pensamiento a través de una carta dirigida a los docentes.


Cuando el mismo periodista; le preguntó si sentía la necesidad de disculparse por sus apreciaciones “de que el personal docente sólo podían acceder a la docencia, por su escasa capacidad dentro de los estratos sociales, a los que pertenecían ya que les resultaba imposible insertarse en otras posiciones de más relevancia dentro de la sociedad argentina, o que tenían demasiada edad para desempeñarse como maestros de escuela o que bien tenían una orientación política opuesta al Gobierno de la Ciudad, tildándolos de “zurditos”, en ese instante Acuña reiteró sus dichos y dio por terminada la conferencia de prensa.


El períodico “Página 12”; que es la contracara de los de extrema derecha tanto  “Clarín” como “La Nación”; le realizó una entrevista a Uki Goñi, que se transcribe textualmente, tanto su contenido como su título el 23 de noviembre de este mes.


El experto en refugiados nazis en la Argentina
La opinión de Uki Goñi sobre Soledad Acuña, Erich Priebke y Página/12

La opinión completa de Uki Goñi


“Me han estado citando y buscando para comentar sobre el enjambre Soledad Acuña, Erich Priebke, Primo Capraro, Página/12. Abro ‘hilo’ sobre mi visión como investigador de los vínculos argentinos con el nazismo y su posible influencia en la realidad de este país.


La nota
de Página/12 me parece válida. Ojalá hubiera más debate todavía sobre la presencia nazi en argentina. No es menor que el director de la Capraro fuera un criminal SS.


La nota sabiamente cita a Carlos Echeverría, otro ex alumno de la Capraro, autor del muy valioso documental “El Pacto de Silencio” sobre Priebke y Bariloche.


¿La nota acusa a Acuña de nazi? De ninguna manera. Y cita a Echeverría diciendo que si fuera así, todos quienes cursaron en ese colegio, incluyendo él mismo, serían nazis. Es obviamente relevante informar el colegio tan particular al que asistió la responsable de educación CABA.


Yo cursé la secundaria en Dublín. Nuestro profesor de francés, Louis Feutren, era un ex SS escapado a Irlanda, país neutral como Argentina. En Dublín se sabía sobre  Feutren, como se sabía sobre Priebke en Bariloche. Obviamente su presencia me afectó.
Antes lo llamaba “un lento acostumbramiento a convivir con el mal”, hoy se dice “normalización”. Si nuestro profesor es un SS, se va anestesiando nuestro compás moral.

Me llevó tiempo evaluar esa cercanía. Es válido preguntarse qué evaluación ha hecho Acuña sobre Priebke.


Pero el hecho debería dar pie a un diálogo más rico que el actual en que peronistas  y anti-peronistas se arrojan botellas. Ambas caras de la grieta comparten los aciertos y desaciertos que nos han traído hasta aquí.


Néstor Kirchner fue el que más blanqueó el vínculo argentino con el nazismo. En 2003 abrió los archivos nazis en Migraciones, y en 2005 pidió disculpas por la orden secreta del 1938 que prohibió otorgar visas a judíos que buscaban huir a Argentina.


Hoy faltaría que se abran los archivos de la SIDE sobre ingreso de nazis, operación llevada a cabo por Rodolfo Freude, jefe de la División Informaciones en Casa Rosada en 1946-48.


¿Perón era nazi? Perón era peronista. La huída nazi a Argentina hubiera ocurrido igual aunque Perón no hubiera sido electo en 1946. Antes del GOU, la marina argentina ya tenía un acuerdo para ayudar a agentes nazis en Sudamérica. Lo que vino después fue a continuación de aquello.


La grieta permite a antiperonistas echar la culpa al peronismo, y a los peronistas  desestimar los hechos como propaganda gorila. Ambos zafan mutuamente acusando al otro.

El único que se hizo cargo fue Néstor Kirchner, abriendo archivos realmente (no la apertura fingida de Menem).


Ahora van a decir que soy K. Suerte con la estrategia adolescente de echarse la culpa ficticiamente entre ambos para zafar los dos por igual. Suerte con eso de pelear como pandillas en un callejón oscuro. Cuando se cansen, hay un país real, literalmente en llamas, que les espera”.

“Galaikita”

No soy de aquellos solitarios
que nunca están solos por completo
de husmear por esas plataformas
que hacen las veces de celestinas.

Porque parece, que estuviera en Amsterdam
con la diferencia que ahí se negocia,
y virtualmente la cosa, es mucho más sutil.

Amablemente te invitan a dar tus datos
y comienzan hacer correr un algoritmo,
que te seleccionara por edad y afinidad
quienes porcentualmente pueden llegar
a ser tu deseada princesa como aquella
que perdió el zapato de cristal a medianoche.

Nunca me imagine que una relación
se basaba en porcentajes, raro no?
Es como tocar algo tan intangible
que no deja de producir un cierto escozor.

Pero llegó el retrato de ella y su nombre
o seudónimo “Galaikita” que dice estar
contenida en envase ucraniano pero
con corazón gallego eso si no le agrada
hacer casi nada de las tareas de un hogar,
qué es lo de menos si sabe abrir la puerta
para ir a jugar, ya que uno quiere jugar…

Debo reconocer sin embargo que su envase
engalanado con un perfil de cabello rubio
como el trigo y con un sombrero negro,
es llamativa y realmente muy bello.

Sigo curioseando en su descripción
en que se dice buena amiga y perseverante
con todo aquello que se propone,
gusta de andar en bicicleta, el mate
y todas las manifestaciones del arte.

Veo que me estoy muy entusiasmado
y ya la imagino caminando por mi piso,
desea intentar construir una linda relación
real, pero colorida y con magia, una complicidad

de dos a quererse sin apuro indefinidamente.

Veo que estoy entusiasmado y llego hasta la estación
satelital internacional cuando en un párrafo
detallan sus cosas favoritas y entre tantas,
una que pega en el corazón y por eso estoy
apresuradamente escribiéndole para una cita.

La remató escribiendo que la cosa mas favorita
para ella es un abrazo largoooo … .así lo escribió.
No es una mujer además de hermosa, dulce
hasta su médula y además en un solo envase….

Ídolos de pies de barro…y además estiercol en vivo…

Recuerdo tanto con los Beatles, los Rolling o grupos locales; mi cara de sorpresa al ver a las adolescentes, igual que hoy enardecidas con sus ídolos, que no eran más ni nada menos en quienes se identificaban y casi al borde de la histeria los incluían, como sus pares de pertenencia.
Había quedado atrás el ídolo de carne y hueso -el padre, el abuelo, el hermano mayor, o cualquier otro referente masculino.-


En 1980, la periodista Patricia Perea criticó a Charly García, quien se vengó componiendo la canción Peperina. Un nuevo libro sobre mujeres del rock rescata la historia de esta cordobesa, que sufrió el estigma de ser retratada como groupie del interior.

El mensuario Expreso Imaginario, además de ocuparse de ciertos temas fuera de la agenda habitual de una revista de rock, tenía otra característica importante: era federal. La revista tenía corresponsales en Córdoba, Santa Fe, Tucumán, Mar del Plata, Bahía Blanca, Chaco, Corrientes y Mendoza. Una de las periodistas cordobesas fue Patricia Perea, cuyo sobrenombre era “Peperina”, por su afición a tomar té de esa hierba, y fue inmortalizada en la historia del rock en una de las canciones más bellas que, en realidad, tiene también una triste historia de machismo y maltrato.


“Enganché el trabajo para Expreso Imaginario casi por inercia. Me gustaba escribir, lo había hecho desde chica y la revista tenía esa onda federalista de que acá en Córdoba también había grupos y pasaban cosas. Intercambiemos con la Capital, me dije”, escribe Patricia en su autobiografía, que ella misma editó.
Patricia conoció a Pipo Lernoud, uno de los editores de la revista, en un recital de PorSuiGieco en Córdoba. “Nosotros queríamos hablar de lo que pasaba acá. Ellos venían buscando aires de provincia. Así como un juego inocente empezó todo.”
Me hartó el acoso sexual, me harté de verlos drogarse, de cantar en el escenario la paz, el amor y la libertad y cuando bajaban hacían todo lo contrario de lo que predicaban.

La crítica
La historia de Patricia dio un giro total por una crítica que escribió en Expreso Imaginario. El 16 de noviembre de 1979, Serú Girán tocó en el Club Municipal de Alta Córdoba para presentar su disco La grasa de las capitales.


Ella tenía la misión de escribir una reseña. El arranque de su texto, incluido en la sección Noticias del Interior de la revista, era más que contundente, fatal, y muy atrevido:  “Asistieron 2.600 personas cada una de las cuales pagó $7.000 para entrar. ¿Valió la pena?  Rotundamente no”.
Y en cada descripción, los argumentos en contra del recital aumentaban, y los halagos fueron mínimos. “Lo mejor, por no decir lo único musical, fue una zapada entre Moro y Pedro. También algunos punteos de Lebón”, escribía Patricia.


“¿El resto? Una serie de clics musicales, de nuevos temas interrumpidos continuamente por nostalgias muy trilladas (cuando Charly tocó Fabricante de Mentiras un sector del público gritó: ‘Estamos en la generación del ‘80, García’) de saltos, contorsiones y movimiento a la Presley por parte de García.”
Más tarde, en su libro Peperina por Peperina, Patricia escribe en segunda persona, le escribe a Charly como si le estuviera hablando. En el texto, que publicó y distribuyó ella misma en vida, relata que Charly se tambaleaba en el escenario, que hizo una pésima actuación porque estaba borracho.


Y le dice: “Te sacaste la camisa por la bragueta simulando un pene. No terminas los temas y cantabas mal, te estabas dando cuenta, quizás, tierno y díscolo, de que el rock a nadie salva sino que al contrario, puede hundirte, reventarte. Tendrías que haber sido más fuerte (…); te bajaron los lompas Charly, te los dejaste bajar”.
Patricia cuenta que después de ese show la invitaron a comer un asado. “Yo estaba a la defen-siva, había visto el brillo en tus ojos y la espuma en tus colmillos.”


Es por eso que intentó mantenerse lejos de él, pero tuvieron un entredicho: “¿Sobre que te invito a comer asado pensás escribir mal de mí?”, dice que le dijo Charly.–
Patricia dice que cada vez que Serú fue a Córdoba, ella se veía con Daniel Grinbank, pero siempre se sintió hostigada por Charly, perseguida.


“Me hartó el acoso sexual, me harté de verlos drogarse, de cantar en el escenario la paz, el amor y la libertad y cuando bajaban hacían todo lo contrario de lo que predicaban. Lobos y buitres devorándose por un porro, un gramo de merca, una mina, un dólar”, escribió en su biografía.


La venganza


La crítica de Patricia en el Expreso Imaginario fue dura, aunque iba en el mismo tono de lo que se le criticaba cada vez más a él: por cada show bueno, había muchos regulares y des-controlados por la figura mediática que crecía en protagonismo.
Como el show fue a fines del ‘79, salió en la edición de principios del ‘80. Patricia califica de decadente el espectáculo, y hace hincapié en la actitud histérica y burlona de Charly sobre el escenario.


“Donde los temas ‘grasosos’ fueron desprolijamente ejecutados y en más de una oportunidad interrumpidos y acortados. Las voces no se explotaron como en otras oportunidades: se escucharon turbias y desafinadas”. Además, señaló que el promedio de edad del público era de quince años, lo comparó con el de Sandro, y le llamó la atención la exacerbación idólatra a la figura de Charly.


Alcanzó eso para que el ídolo máximo del rock argentino pegara el grito en el cielo. La venganza de su parte fue dura, cruel, y eterna. La condenó para siempre en un lugar de resentida, groupie despechada, y lo hizo con una canción. En ese gesto efectivo, Charly, además, dio una lección: las mujeres que critican a músicos lo hacen por despechadas, porque se les negó el acceso al sexo con el ídolo.


Nace Peperina


Todo este episodio fue el que “inspiró” a Charly García a componer la clásica canción  Peperina, que abre el cuarto disco de Serú Girán, Peperina (1981).
Su letra empieza así: Quiero contarles una buena historia / la de una chica que vivió la euforia de ser parte del rock tomando té de peperina. / Típicamente mente pueblerina / no tenía huevos para la oficina, / subterráneo lugar de rutinaria ideología. / Romántica entonaba / sus poemas más brillantes / susurrando al oído de mi representante / Te amo, te odio, dame más, Te amo, te odio, dame más.


Corría 1981 y Patricia se alejó del rock para licenciarse en Filosofía y dar clases. El ambiente la había “desilusionado mucho” y sentía un maltrato hacia su género. “Eran contradictorios, cantaban canciones de amor, pero no respetaban a la mujer. En el fondo, Peperina es una canción de un machista despechado”, escribió.
Muchos años después, Patricia le dijo al diario cordobés La Voz del Interior que no valió la pena escribir ese texto que salió en el Expreso Imaginario: “Hubo personas que se sintieron muy heridas con esa crítica, con el hecho de que una adolescente les dijera la verdad. No les gustó”.
Todos se hacen la película de que curtimos y no, nunca curtimos. Una vez me dio un beso en la boca, de prepo, en La Falda. Gritaba: Esta es Peperina, la auténtica, vos me diste de comer muchos años…Patricia Perea (Peperina).


El estigma
No paró ahí. En 1983, Charly estaba tocando en el Luna Park; era la presentación de su gran disco Clics modernos y, antes de empezar, Peperina dijo: “Voy a tocar un tema de una chica que le gustaba ir a habitaciones de moteles, a ver si le daban algo. Y cuando no le daban, se enojaba. Decía ‘Ay estos chicos, qué mal que tocan’. Ahora vienen hasta periodistas hombres…  ¡lo que es el destape, viejo!”.


Esa frase quedó grabada y el estigma crecía, pero todo iba a ponerse peor. En 1995, Raúl de la Torre estrenó una película musical basada en su historia. Sin avisarle, Patricia revivió su tortura, esta vez interpretada por Andrea del Boca.
“Salir de la fama de Peperina me cuesta un toco”, dice Patricia en el libro, y cuenta que cada dos por tres le tocaba el timbre algún fan de Charly para saber si ahí vivía la verdadera  Peperina.


“Todos se hacen la película de que curtimos y no, nunca curtimos. Una vez me dio un beso en la boca, de prepo, en La Falda. Gritaba: ‘Esta es Peperina, la auténtica, vos me diste de comer muchos años…’”
El reclamo de ella era justamente ése: ella le sirvió para que él ganara plata, pero nunca nadie le dio de comer a ella. Esa factura se la pasaron mutuamente durante algunos años, hasta que ella dejó el circuito de rock definitivamente y ya no se cruzaron más.


En una entrevista que Gloria Guerrero le hizo a Charly García en septiembre de 1981, y que está en su libro La historia del palo, ella le pregunta por la historia de la canción y él contesta:  “Es de alguien… es alguien que escribía notas del interior, y siempre que tocábamos en ese lugar, ella decía que era un bochorno… y nosotros nos preguntamos: ‘Pero ¿cómo? Si estuvo lleno de gente, todos se fueron contentos, ¿cómo puede ser?’. Después conocimos a la Peperi+-na, y realmente nos dimos cuenta de que nos odiaba en una forma terrible. Luego de escu-char el tema, le dijo a mi representante que yo era un buen sociólogo, pero que Serú Girán le seguía sin gustar”.


Los últimos años
Patricia editó un libro con la ayuda económica de su tía. Peperina por Peperina se presentó en Biblioteca Córdoba en 1995. “Se llenó y era un día de lluvia. A Charly le mandé uno, dijo que le gustó. No se vendió como esperaba, la verdadera historia no sé si interesaba tanto”, le dijo en 2012 al suplemento Vos, de La voz del interior.


Su salud fue decayendo, estuvo internada en neuropsiquiátricos por depresión. “Fue una cruz que tuve que llevar toda mi vida”, dijo.
El domingo 18 de septiembre de 2016 falleció en Córdoba. Sólo al morir Patricia fue mencionada por los periodistas de rock cordobeses y porteños, sólo al morir se recordó la canallada que le tocó vivir.


Fuente: Por Romina Zanellato – Periodico “La Voz del Interior” – Revista “Viva” suplemento “Diario Clarín” -Argentina – 15/11/2020

Mi sueño…

Desperté en un mar de nubes
rodeado de sonrientes querubines,
con los cuales disfrutaba el poder volar
viendo hacia abajo como nos alejábamos
o nos acercábamos a la ciudad,
los tejados rojos de bonitas casas,
el hierro y el cemento voraz de los edificios,
la gente yendo de uno a otro lado,
todo aquello que desde las alturas
uno no tiene idea de imaginarse
que se siente pero viví ese instante.

Abrí los ojos con una placidez desconocida,
aún sentía el aleteo de mis brazos
tratando de aproximarse o alejarse,
de la ciudad en que la nube de polución
todo lo cubría poco cerca de las nubes.

Me sentí infinitamente feliz, al recordar
ese sueño mágico contrariando
la interrupción de mi descanso,
muy a menudo cuando Daysi
saltaba a mi cama, despertándome
con la correa entre sus dientes.

¿Habrá sido un sueño en realidad?
O un deja vu de otra dimensión
distinta a la que habito….

Argentina, tan generosa y a la vez tan iracunda…

Segundo capuchino al hilo,
mirando la cuadragésima
manifestación sobre la calle
Lavalle, apellido de un traidor
contrario al federalismo de la República,
haciendo fusilar al probó Dorrego,
uno de los líderes que bregaban
por una Argentina unida, utopía
que sigue hoy siendo la misma,
con la que soñaron los héroes
de la Independencia, San Martín,
Belgrano o Moreno, envenenado
en alta mar, por manos anónimas
a quienes el brillante abogado
estorbaba con sus decenas de planes
de total emancipación de la ¿Madre
Patria? -España, a quien se le habrá
ocurrido llamarla así, cuando conquistó,
y con el engaño de su evangelización promovió
uno de los tantos genocidios de América.

Y luego, mucho tiempo después
llegaron los piratas, descendientes
del otrora famoso Capitán Drake,
quienes se aliaron con los apátridas
que aún hoy mantienen su apellido
en sus descendientes con igual genoma,
siendo tan generosos los ingleses
que junto al “falso y soberbio” Rivadavia
primer presidente del Virreinato del Plata,
fundaron la primera “deuda externa argentina”
siendo el mismo dinero que usaron los piratas,
para realizar el trazado de las vías del ferrocarril,
-Me preguntarán:
¿para comunicar a los pueblos
alejados de la “Reina del Plata”?
-Y les contestare: ¡NO! ¡Para extraer los recursos,
luego enviarlos de vuelta eso si como productos
con alto valor agregado de su mano de obra.

O los negociados en la década del 30 del siglo XX,
denunciado por aquel brillante
Lisandro de la Torre, que como todo patriota
denunció el Pacto Roca-Runciman,
por la corrupción en las exportaciones cárnicas
sin tener éxito alguno por la mayoría
y vil oposición conservadora así tras haber perdido
a su compañero de bancada a manos
de un pagado asesino en plena Cámara,
se suicidó de un tiro en la sien en su oficina…

Mi mente se fue a la historia pero la traigo
a esta manifestación con colores “vario pinto”,
que en esto si que somos buenos porque como
reyes de la queja y hacer lio ningún otro nos gana,
además de no tener ni idea que hacer
para refundar la Nación Argentina,
ya pasados 220 años de su liberación
aprovechando la invasión a España,
por aquel belicoso Bonaparte, otro loco
que ni le llegaba siquiera a los talones
a aquel petiso llamado Napoleón.

Seguimos igual que entonces,
nuestra frase de cabecera
es aquella de “el sálvese quien pueda”
y sigue tan vigente como el Ave María.

Somos lo que merecemos ser
pero en realidad tan confusos nos volvemos,
que nos enfrentamos por cualquier cosa
llámese política, fútbol, economía
y tantas otras, que nos hemos convertido en
importantes ignorantes, hablando sin saber.

Cuando bajemos del ego suicida,
quizás logremos ser creíbles
hacia adentro y también hacia afuera.

Buenos Aires es de todos…

Estoy sin auto, una de mis distracciones,
provoco que se encuentre durmiendo
dentro del taller mecánico por un tiempo.

Viajo en taxi, camino al centro
de Buenos Aires, al que de día evito.

¿Razones?
Locuras colectivas, bocinazos
creyendo que a quien un semáforo
se le interpone puede volar,
como el auto fantástico o como
aquel maravilloso de “Volver al futuro”
cuya energía solo es cuando avizoran
que se viene una real y feroz tormenta.

Nuestra gente forma aquello
que sostenemos en el tiempo,
un denominado “crisol de razas”
tierra de oleadas de inmigrantes
de todo el mundo que llegaron
en su mayoría solo con lo puesto.

Todas las razas, religiones y costumbres
pero eso si, advierto cuando voy al centro
que todos nos hemos italianizados
de tal manera, que aparece con un disfraz
de Roma, mi misteriosa Buenos Aires,
basta con comprobarlo haciendo
un viaje y escuchar gritos, insultos,
“tipillos” que no respetan nada, caos absoluto.

Pero somos así, eso si no nos arrepentimos
en ser los mejores de nada, porque que otro
tiene a Borges, el dulce de leche, el asado,
y ahí me detengo porque no quiero abrumar,
evitando una respuesta que lastime
para que le conteste como un italianizado argento.

Redención

Hubo un tiempo atrás
donde creí convertirme
solo en una sombra,
de aquel que fui allá
en los albores de mi vida.

Exitoso, reclamado
seguro, pseudo soberbio,
imbécil de ocasión
fagocitado por el afuera.

Tiempo en que iluso creía
como tan omnipotente era,
que mi valor de mercado
superaba lo que el fijaba.

Hoguera de vanidades,
dirá quién pase y lea
estas letras de excomulgado,
por aquel personaje ficticio
en qué me había convertido.

Pero bastó, verme muy cerca
en mi mediana edad de forma
súbita e inesperada frente
a la mujer de la temida azada,
para que ese castillo de naipes
de una asimetría inexplicable
como efecto dominó, se derrumbará.

Basto ese cruento aviso
lo que me despertó y alejo,
de esas fantasías superfluas
construidas desde el parecer,
más que de sus propias razones

Creo ahora, que me encuentro
mejor con mucho menos,
con esa sensación de armonía
que acompaña hoy mi vida,
a aquella otrora fingida, ni sensata
que sin medir sus consecuencias,
me hubiera llevado a ese lugar
que todos sabemos pero evitamos
más por la rendición de cuentas,
que por mi propia inexistencia
fluyendo hacia una obscuridad
de por sí, por todos desconocida.