El viaje en Metro – Parte I

Ya atardecía, el final del invierno se anunciaba al alargarse los días. Era viernes, como siempre un caos en el tránsito. Más automóviles que cualquier otro día de la semana, siempre solo supuse sus razones.


Creía por un lado, que había gente que terminada la semana laboral, acelera el regreso a su casa, para luego irse con su familia o con amigos, a un country, a un club de campo o a las playas, no muy lejanas de la ciudad de Buenos Aires.

También el estrés laboral más pandemia; podría ser otra razón para quien no usará su automóvil, y si lo hacía los días viernes para llegar quizás más rápido a su hogar, algo que dudaba por los embotellamientos que se producen en las principales avenidas.

El transporte público ahora sin restricciones, es tremendamente agotador y hostil para el pasajero, que viaja apretujado y a veces con demora o interrupciones del servicio, por ejemplo en alguna línea del metro.

Caminaba justamente el viernes pasado por la Avenida Corrientes ya que me había encontrado con Roberto, amigo con el que no nos veíamos desde hace unos años. Las causas, son conocidas cuando uno se divorcia, ya que es muy difícil que la amistad entre las parejas continúe en el tiempo.

Teníamos tanto para contarnos, que estuvimos casi cuatro horas, poniéndonos al día sobre nuestras vidas. Eso sí, con varias ruedas de exquisito cafe «late».

Luego de dejar a Roberto, comencé a caminar hacia la entrada de la estación Congreso del Metro.

Luego de pasar mi magnética me dirigí al andén, me senté a pesar que la frecuencia rara vez supera los 5 minutos.
Como buen observador que siempre he sido, me llamó la atención porqué formo parte de la inauguración del Metro en la Ciudad, allá por el año 1913. En los últimos años, muchas estaciones – Congreso, incluida – fueron transformadas por completo, con la instalación de escaleras mecánicas, reemplazo de cerámicas en sus paredes y ascensores para personas con capacidad reducida.

Pero el entorno conocido en sí, no me distrajo como para no ver a un par de jóvenes al final del andén y a metros de ellos una adolescente, sola y sentada en uno de los pocos asientos existentes.
Si bien me encontraba a unos treinta metros del lugar; pude observar que los muchachos le decían alguna “grosería” a la niña, ya que esta se paró repentinamente y se alejó unos metros, ubicándose en uno de los lugares marcados en el piso, para el acceso a la formación que venía de la estación de Paseo Colón.

No pude de dejarme llevar; me hacian ruido las tripas ante situaciones semejantes, a pesar de que me pregunté entre dientes -¿que vas a conseguir?. Escuché que los sujetos, estaban “fumados”  porque ciertas palabras me resultaban ininteligibles, pero percibí que la niña estaba más que nerviosa, apretando su mochila contra su espalda y moviéndose de lado a lado cerca de las vías.

Como haciéndome el distraído; me acerque hasta donde estaba ella, cuando ya llegaba la formación del metro. Subió ella, los muchachos casi me llevaron por delante para subir, y yo los seguí. Presentí que algo iba a suceder. Recordé esos films en donde en el Metro de Nueva York o de Londres; facinerosos sin escrúpulos abusaban de mujeres o de ancianos…

Continuará.
..

Imagen: Gentileza PinterestNorelli A.

Glosario:

Muchachos: Adolescentes o jovenes adultos

«Fumados»: Consumo de sustancias prohibidas (Porros o cigarrillos de marihuana)