¿Podremos ser jóvenes eternamente?

Algunos biomédicos aseguran que, gracias a los avances de la ciencia y la tecnología, podremos llegar a vivir mil años gozando de buena salud. ¿Es esto una quimera o una realidad?

No estamos programados para envejecer. En nuestro cuerpo no existe ningún gen diseñado para que nuestros órganos se deterioren. El envejecimiento es, simplemente, el resultado de la acumulación de daños celulares que hacen que nuestros órganos y tejidos empiecen a fallar y que, con el tiempo, nuestro estado físico vaya menguando.

Aferrándose a esto, algunos biomédicos, criticados por parte de la comunidad científica, aseguran que la muerte de la muerte será posible cuando se encuentre una fórmula que consiga que las células permanezcan jóvenes durante más tiempo. Así, este proceso natural del cuerpo podrá revertirse y, en consecuencia, la esperanza de vida aumentará considerablemente.

La esperanza de vida aumentará cuando se encuentre una fórmula que consiga que las células permanezcan jóvenes.

Foto: Istock

La esperanza de vida aumentará cuando se encuentre una fórmula que consiga que las células permanezcan jóvenes.

Viviremos 1.000 años

Uno de los biomédicos convencidos de esto es Aubrey de Grey, tan conocido por su barba roja hasta el ombligo como por afirmar que viviremos mil años gozando de buena salud. De Grey es un gerontólogo biomédico inglés que dirige Estrategias para la Senescencia Negligible Ingenierizada (SENS, por sus siglas en inglés), una fundación financiada por mecenas que trabaja en el desarrollo de una estrategia de reparación de los tejidos afectados por el envejecimiento.

Para Aubrey existen siete tipos de daños que deben ser reparados con la ayuda de las tecnologías. Con una pastilla o una inyección de células madre se podrían reparar cientos de cosas a la vez. Así, siempre según su teoría, el cuerpo rejuvenecería y tendríamos una esperanza de vida indefinida.

Desde este punto de vista, muy criticado por parte de la comunidad científica, el envejecimiento, más que un destino inevitable, pasaría a la categoría de enfermedad. Y “curable”.

Tecnología contra el envejecimiento

Hay quien va más allá y pronostica que en las próximas dos décadas presenciaremos el final de la muerte. Es el caso de José Luis Cordeiro, fundador de la Singularity University, promocionada por Google y por la Nasa, que en sus conferencias suele decir que él no piensa morirse

Las bases para una afirmación tan tajante se encuentran en el concepto de singularidad tecnológica, que defiende que el desarrollo científico y tecnológico no es lineal, sino exponencial.

En los próximos años, según Cordeiro, la terapia génica, la inteligencia artificial y las técnicas de bioimpresión estarán tan avanzadas que podremos curar con antelación las posibles enfermedades. El envejecimiento, por lo tanto, será inexistente.

Otra teoría preconiza que, en 25 o 30 años, podremos tener copias digitales del ser humano que se podrán restaurar.

Las próximas generaciones podrían llegar a vivir 120 años.

Foto: Istock

Las próximas generaciones podrían llegar a vivir 120 años.

Empresas como Huawei, dedicada a la telefonía móvil, ya están explorando la perspectiva de la inmortalidad

Para Kevin Ho, presidente de la línea de productos de teléfonos móviles, en un futuro no muy lejano podríamos tener apps para chatear con nuestros familiares fallecidos, los cuales previamente habrían vaciado su conciencia en computadoras.

Al mismo tiempo, la medicina trabaja para que podamos superar los cien años de vida de media y que lleguemos a esa edad sin sufrir enfermedades cardiovasculares, cáncer, enfermedades pulmonares obstructivas crónicas, demencia senil o diabetes. 

De conseguirlo, las futuras generaciones no solo llegarán a vivir 120 años, sino que lo harán con una mayor calidad de vida.

De todos modos, para lograr estos avances científicos y tecnológicos harán falta muchos recursos y años de investigación. Así, serán las próximas generaciones las que comprueben qué parte de todas estas teorías se acaban convirtiendo en una realidad.

Imagen de portada: Istock

FUENTE RESPONSABLE: National Geographic España. 

Sociedad/Salud/Medicina/Tecnología/Futuro

Tecnología: 10 inventos que usamos en la actualidad y nacieron durante la Segunda Guerra Mundial.

El conflicto bélico que marcó un antes y un después en el mundo en el que vivimos también dejó su huella en el mundo de la tecnología.

Las guerras traen muerte, hambre y destrucción, entre otros elementos caóticos, pero también generan el uso de nuevas tecnologías de las que se beneficia el futuro. Uno de estos casos es el de la Segunda Guerra Mundial: aún en la actualidad, muchos inventos generados entre 1939 y 1945 son utilizados.

Y abarcan no solo las grandes situaciones, los hechos de vida o muerte, sino también otros del día a día, mínimos, pequeños, pero importantes.

Hagamos un repaso por 10 inventos que nacieron durante la Segunda Guerra Mundial y seguimos utilizando en el presente.

Cabinas presurizadas

B-29 Este tipo de aviones contó con cabinas presurizadas (Bettmann/Bettmann Archive)

El sistema de presión en cabinas se creó para el B-29 Superfortress, en 1944. Las secciones de la cabina y la nariz eran unidas a la popa con un largo túnel presurizado. Antes de su existencia, los tripulantes de los aviones sufrían de hipoxia, mal de altura y enfermedades por descompresión.

Las Jerrycan (contenedores de plástico para combustibles)

Jerrycan Contenedores de combustible (Interim Archives/Getty Images)

De origen alemán (los aliados llamaban Jerry a cualquier alemán), estos contenedores de combustible fueron mejorados por los estadounidenses usando la ingeniería inversa. Gracias a los norteamericanos, se usó un plástico más grueso, sumándole asas (cuenta con tres) para ser llevados por más personas y un mecanismo de liberación para un vertido suave y preciso del contenido.

Penicilina

Penicilina La creación de Alexander Fleming salvó millones de vidas en la Segunda Guerra Mundial (Bettmann/Bettmann Archive).

El científico escocés Alexander Fleming la descubrió en 1928, pero Estados Unidos la produjo en masa durante la Segunda Guerra Mundial, ayudando a salvar a varios heridos con el tratamiento médico. El fármaco redujo el dolor, aumentó las posibilidades de supervivencia y facilitó la labor de enfermeras y médicos. Solo para el Desembarco de Normandía, Estados Unidos produjo 2.3 millones de dosis. Tras la guerra, los civiles también tuvieron acceso al medicamento.

Motores a reacción

Motor a reacción Fábrica en Inglaterra (Daily Herald Archive/SSPL via Getty Images).

Aunque el ingeniero inglés de la Royal Air Force, Frank Whittle, presentó la primera patente para el motor a reacción en 1930, los alemanes fueron los primeros en volar un avión a reacción, días antes de la invasión de Polonia en 1939. Para 1941, los aliados los implementaron, aumentando su velocidad, pero con dificultades de manejo y uso de combustible. Después de la guerra se mejoraron enormemente.

Computadoras electrónicas

Harvard Mark 1 de IBM La Harvard Mark I de IBM, la primera computadora electromecánica, contaba con 760 mil ruedas y 800 kilómetros de cableado, 3.300 relés y más de 175 mil conexiones. (PhotoQuest/Getty Images)

Estados Unidos comenzó a desarrollar máquinas para hacer cálculos de trayectorias balísticas, dejando a un lado a los programadores que trabajaban a mano, para apelar a las máquinas. La IBM ayudó mucho a la industria norteamericana, y la teniente Grace Hopper, luego contralmirante, programó la máquina Mark I en Harvard para desarrollar el primer lenguaje computacional.

Radares

Radar El invento sirvió para ubicar a aviones y naves enemigos (Boyer/Roger Viollet via Getty Images)

Inglaterra creó el primer sistema de radar práctico en 1935, y para 1939 construyó una red de estaciones de radar en sus costas sur y este. Ayudaron a detectar barcos y aviones enemigos, disminuyendo la efectividad de los aviones alemanes durante sus bombardeos, ayudando a los cazas británicos a derrotarlos. Tras la guerra se amplió su uso al mundo civil y a la prevención contra huracanes.

El super pegamento

Superpegamento Un hombre utiliza superpegamento para trabajar con tapices (H. Armstrong Roberts/ClassicStoc)

Utilizando el cianoacrilato, que probó sin resultados positivos para crear lentes transparentes para las miras de las armas, el doctor Harry Coover se dio cuenta de las propiedades adhesivas del químico. Así nació el super pegamento, que luego llegaría en forma de aerosol.

Transfusión de plasma sanguíneo

Plasma sanguíneo Un médico norteamericano trata a un soldado en Italia (Wever/Getty Images)

El cirujano estadounidense Charles Drew estandarizó la producción de plasma sanguíneo para uso médico, con el fin de administrarlo a cualquier persona, sin diferencia del tipo de sangre. Varias vidas se salvaron gracias a su creación. El plasma es el componente líquido de la sangre donde se encuentran los glóbulos rojos, los leucocitos y las plaquetas, formado por agua y sales minerales.

Caucho sintético

Trabajador con un caucho Firestone Fábrica en Ohio (Alfred T. Palmer/Getty Images)

Elemental para las bandas de rodadura de vehículos y maquinaria, además de calzado, ropa y equipamiento de soldados. Cuando los japoneses se quedaron con los árboles de caucho en Asia en 1942, los científicos norteamericanos estudiaron alternativas sintéticas. Para 1944, las plantas del país produjeron unas 800 mil toneladas.

Horno microondas

Horno microondas Foto de 1946 (Paul Popper/Popperfoto/Popperfoto via Getty Images)

Se basó en la tecnología del radar. Cuenta la leyenda que Percy Spencer, uno de los ingenieros creadores del radar, probaba una máquina cuando el chocolate que tenía en el bolsillo se derritió. Luego experimentó con otros alimentos y con longitudes de onda más cortas, naciendo así el horno microondas. Su uso se popularizó en los hogares para la década de los 70.

Bonus: Cinta adhesiva

Fábrica en Inglaterra El uso del adhesivo ayudó a la mayor protección de los objetos en cajas (Fred Ramage/Getty Images)

Vesta Stoudt, una trabajadora de una fábrica de municiones de Illinois, creó la cinta adhesiva. El Ejército de Estados Unidos sellaba sus estuches con cinta de papel permeable, así que Stoudt utilizaba plástico pegajoso y duradero.

Con datos de History Channel, History Hit y Expert Reviews.

Imagen de portada: Soldado norteamericano en Okinawa Segunda Guerra Mundial

FUENTE RESPONSABLE: Fayer Wayer. Por Kiko Perozo. 17 de septiembre 2022.

Guerra/Historia/Ciencia/Tecnología/Medicina.

 

Stanford Ovshinsky, “El Edison del siglo XX”

Inventor de las baterías de celulares y notebooks, CDs, DVDs, pantallas LCD y autos eléctricos, entre otros 400 inventos. ¿Porqué decía que hablar en idish lo ayudó en sus inventos?

Ovshinsky nació y creció en la ciudad industrial de Akron, Ohio, entonces en el centro de la industria del caucho estadounidense. El hijo mayor de padres inmigrantes judíos lituanos de clase trabajadora que abandonaron Europa del Este alrededor de 1905, Benjamin Ovshinsky de Lituania y Bertha Munitz de lo que ahora es Bielorrusia, Ovshinsky se involucró activamente en actividades sociales a una edad temprana durante la Gran Depresión.

Fue un inventor y científico estadounidense que en más de 50 años de trabajo registró más de 400 patentes, sobre todo en los campos de la energía y la información. Muchos de sus inventos han tenido amplias aplicaciones. Entre los más destacados están: la batería de hidruro de metal níquel, que ha sido ampliamente utilizada en computadoras portátiles, cámaras digitales, teléfonos móviles, coches eléctricos y coches híbridos, el panel solar fotovoltaico, la pantalla plana de cristal líquido, el CD y DVD regrabable, la célula de combustible de hidrógeno y memorias de datos.

A pesar de que nunca fue a la Universidad ni tuvo ninguna educación formal inventó parte de la batería híbrida de nickel, patentó las bases que permitirían desarrollar los CDs, DVDs y transistores de cristal que darían pie al desarrollo de las pantallas LCD. Este gran inventor dijo que su uso del idish le permitió inventar más cosas porque siempre «las pensaba al derecho y al revés»

En 1960, Ovshinsky y su segunda esposa, Iris Dibner, fundaron Energy Conversion Laboratory en Detroit, dedicando el laboratorio a la solución de importantes problemas sociales usando la ciencia y la tecnología centrándose en las áreas críticas de la energía y la información, su compañía se transformó en Energy Conversion Devices (ECD) en 1964 y pasó a trabajar en una invención de vanguardia y laboratorio de desarrollo de productos que han construido nuevas industrias, muchas de ellas dirigidas a reducir la dependencia del combustible fósil. ECD continúa a través de joint ventures y socios licenciados siendo un líder en energía solar y baterías.

Aproximadamente un año después de la muerte de su esposa Iris Ovshinsky en agosto de 2006, Ovshinsky abandonó ECD y estableció una nueva compañía, Ovshinsky Innovation LLC, dedicada al desarrollo innovador de la base científica de las tecnologías de la energía y de la información. En octubre de 2007 se casó con Rosa Young, una física que había trabajado en ECD en varias tecnologías como un coche híbrido con motor de hidrógeno y en la visión de Ovshinsky sobre una economía basada en el hidrógeno.

Gracias a su trabajo toda la humanidad puede disfrutar hoy día de ordenadores portátiles, tabletas y smartphones, dispositivos que nos permiten trabajar o conectarnos a internet sin ataduras y sin necesidad de estar conectados a la red eléctrica gracias al uso de baterías. Revolucionó no solamente el sector de los dispositivos electrónicos, sino que también ha propiciado una revolución en el sector automovilístico con los coches eléctricos; un invento ideado por Stanford Ovshinsky.

Stanford Robert Ovshinsky nació el 24 de noviembre de 1922 en Ohio y, durante 50 años de carrera, trabajó en más de 400 patentes enfocadas en la electricidad y el almacenamiento de energía, hasta el punto de haber colaborado en el diseño de la batería del primer vehículo eléctrico de General Motors, ser considerado como el Thomas Edison del siglo XX según la revista Economist o Héroe del Planeta según la revista Times en 1999.

Ovshinsky era un inventor de formación autodidacta, de hecho, nunca estudió en la Universidad y al terminar sus estudios de secundaria, se encerró a estudiar por su cuenta ciencias físicas, matemáticas o química para dotarse de una base científica gracias a los libros que había en la biblioteca pública de su ciudad. Con 23 años patentó su primer diseño y, a la temprana edad de 30 años, ya era director de investigación de la Hupp Motor Company donde comenzó a trabajar en autómatas y sistemas de control automático para volver a establecerse por su cuenta (esta vez en una compañía que fundó con su hermano). A finales de los años 50, se interesó mucho por el mundo de los semiconductores y la energía.

En Energy Conversion Devices, Ovshinsky comenzó a trabajar con cristales y materiales amorfos con la idea de desarrollar dispositivos semiconductores, un trabajo que serviría para desarrollar células solares, «transistores de cristal» que darían pie al desarrollo de las pantallas LCD o patentar las bases que permitirían desarrollar los CDs y DVDs que se pueden volver a grabar. Sin embargo, uno de sus inventos clave fue, sin duda alguna, las baterías NiMH, es decir, las baterías híbridas de níquel y metal en la que se especializarían en su diseño y fabricación y también entraría en el campo de las pilas de combustible.

Con 800 patentes en el extranjero, 400 patentes en Estados Unidos y más de 300 artículos científicos sobre baterías, pilas de combustible, soportes de almacenamiento óptico, pantallas LCD o placas solares, Ovshinsky siguió trabajando hasta sus últimos días en el diseño de un nuevo tipo de célula fotovoltaica de fácil fabricación y gran rendimiento con la que quería revolucionar el sector de las energías limpias.

Murió en 2012 en Estados Unidos.

Fuente: Grupo de Facebook Personalidades judías de todos los tiempos. Compilado por Raúl Voskoboinik.

Imagen de portada: Stanford Ovshinsky Foto: Glenn Triest – Wikipedia – CC BY 3.0

FUENTE RESPONSABLE: Aurora. Israel. 14 de septiembre 2022

Sociedad y Cultura/Tecnología/Ciencia/Homenaje

 

Ross 508b: hallan un exoplaneta más grande que la Tierra con posibilidades de habitar vida.

Se trata de un planeta capaz de retener agua en su superficie y será un objetivo importante para nuevas observaciones.

El Programa Estratégico de Subaru, utilizando el espectrógrafo infrarrojo IRD, descubrió el primer exoplaneta. Se trata de Ross 508b, una supertierra con unas cuatro veces la masa de la tierra y se encuentra cerca a una zona habitable.

Es un planeta capaz de retener agua en su superficie y será un objetivo importante para nuevas observaciones y así verificar la posibilidad de vida en otros sistemas solares.

Se conoce que la investigación sobre explanetas se dio gracias al descubrimiento de una estrella similar a nuestro sol.

El conocimiento de estos exoplanetas tan cercanos, con observaciones de sus atmósferas y capas superficiales, permitirá discutir la presencia o ausencia de vida en situaciones diferentes a nuestro sistema solar.

Según los científicos H. Arakawa, T. Takarada, y Kasag, este no es un falso positivo y señalaron que Ross 508b tarda 11 días en girar alrededor de la enana roja.

“Esto proporciona una insolación media en la órbita de 1,4 veces el valor de la Tierra, lo que sitúa a Ross 508b cerca del borde interior de la zona habitable de su estrella”, comentaron los expertos.

Tweet

Ver Tweets nuevos

Conversación

NASA Exoplanets

@NASAExoplanets

Discovery Alert! A recently discovered exoplanet skims in and out of its star’s habitable zone. It’s 37 light-years from Earth and about four times our planet’s mass, making Ross 508b a super-Earth. A year there, one orbit, takes just 10.8 days! https://go.nasa.gov/3oSYdyG

Traducido del inglés al

¡Alerta de descubrimiento! Un exoplaneta recientemente descubierto entra y sale de la zona habitable de su estrella. Se encuentra a 37 años luz de la Tierra y tiene aproximadamente cuatro veces la masa de nuestro planeta, lo que convierte a Ross 508b en una súper Tierra. ¡Un año allí, una órbita, toma solo 10.8 días! https://go.nasa.gov/3oSYdyG

Un esquema muestra la estrella Ross 508b y su exoplaneta en órbita Ross 508b entrando y saliendo de la zona habitable de la estrella.

ALT

NASA y 国立天文台 すばる望遠鏡

4:56 p. m. · 3 ago. 2022·Twitter Web App

Estrellas enanas rojas

Las búsquedas anteriores de planetas con espectrómetros de luz visible solo han descubierto unos pocos planetas alrededor de enanas rojas muy cercanas, como Próxima Centauri b.

Estas, las estrellas enanas rojas, son muy difíciles de investigar por la luz tenue y casi invisible que dan al telescopio.

El telescopio James Webb sigue enviando imágenes impresionantes desde el espacio, esta vez mostró nuevas fotografías de Júpiter, el planeta más grande del sistema solar, con unos detalles reveladores que jamás hayamos visto. (Fuente: Latina TV)

Imagen de portada: La impresión del artista de este folleto publicado por la Agencia Espacial Europea (ESA) muestra el sistema planetario TOI-178, que fue revelado por el observador de exoplanetas de la ESA, Cheops. (Foto de AGENCIA ESPACIAL EUROPEA / AFP).

FUENTE RESPONSABLE: Perú21. RedacciónPerú21@perú21.pe Actualizado 9 de septiembre 2022.

Ciencia/Tecnología/Exoplanetas/NASA.

 

Google desarrolla app para que los usuarios puedan interactuar con LaMDA, la inteligencia artificial que “cobró consciencia”.

Si deseas profundizar en esta entrada; cliquea donde se encuentra escrito en “azul”.

¿Existe una Inteligencia Artificial que cobró consciencia? Eso es lo que dice un ingeniero de Google llamado Blake Lemoine sobre LaMDA (Language Model for Dialogue Applications). En principio fue tildado de “loco” y hasta lo llegaron a separar de su puesto de trabajo. Pero ahora, desde el gigante de Mountain View comenzaron a desarrollar una app para que interactúe con este mecanismo.

Con esta acción, Google no le da un espaldarazo a su ingeniero. Tampoco confirma que la Inteligencia Artificial haya cobrado consciencia o que este modelo sea un ser sintiente.

Lo que hacen desde la compañía es aprovechar el servicio de chatbot que ya tenían con LaMDA y lo explotan al añadirle una interacción más eficaz con los usuarios a través del desarrollo de una nueva aplicación.

De acuerdo con lo que reseña El Español la aplicación se llama AI Test Chicken y ya había sido presentada a principios de este 2022, en el evento Google I/O.

Tweet

Ver Tweets nuevos

Conversación

Sundar Pichai

@sundarpichai

As we shared at #GoogleIO, the first 3 demos in our #AITestKitchen offer a way to experience and give feedback on our language model LaMDA. We’re now gradually rolling out access to small groups of users in the US.

Traducido del inglés al

Como compartimos en #GoogleIO , las primeras 3 demostraciones en nuestro #AITestKitchen ofrecen una forma de experimentar y dar retroalimentación sobre nuestro modelo de lenguaje LaMDA. Ahora estamos implementando gradualmente el acceso a pequeños grupos de usuarios en los EE. UU.

blog.googleJoin us in the AI Test Kitchen

We’re launching 3 LaMDA demos in the AI Test Kitchen, a new app where you can experience emerging AI technologies.

5:45 p. m. · 25 ago. 2022·Twitter Web App

La app para interactuar con la Inteligencia Artificial

El portal citado informa que la aplicación ya se encuentra en modo prueba y comenzará a ser lanzada para implementarse “gradualmente en pequeños grupos de usuarios en EE.UU” que podrán hablar con el chatbot.

Primero llegará para Android y posteriormente a iOS. Sus primeras demostraciones apuntan a “un conjunto rotativo de demostraciones experimentales” que servirán para que los usuarios sepan lo que “se está haciendo posible con la IA de manera responsable”.

Las tres herramientas que Google pone a disposición en esta app para la interacción con LaMDA se llaman Imagine It, List It y Talk About It.

En la primera puedes mencionar un sitio y la IA muestra los caminos según la información que haya en Internet. Con la segunda le indicas un objetivo que quieras lograr, como por ejemplo aumentar músculos, y el modelo de lenguaje te hace un listado con subtareas útiles.

Mientras que la última, Talk About It, podrás desarrollar una conversación abierta con el chatbot solo sobre perros.

Imagen de portada: Inteligencia artificial (Yuichiro Chino/Getty Images)

FUENTE RESPONSABLE: Fayer Wayer. Por Alberto Sandoval. 2 de septiembre 2022.

Google/Internet/App/Inteligencia Artificial/Tecnología/Aplicaciones.

Cómo Francia está utilizando fotos aéreas e inteligencia artificial para encontrar piscinas ocultas y recaudar más impuestos.

El hallazgo de miles de piscinas privadas ocultas en Francia le ha dado un inesperado empuje a los ingresos fiscales del país europeo.

Gracias a un experimento con el uso de inteligencia artificial (AI), las autoridades fiscales francesas descubrieron más de 20.000 piscinas ocultas.

Según los medios franceses, el hallazgo ha logrado recaudar unos 10 millones de euros (US$10 millones) en ingresos.

Tener piscinas en Francia puede obligar a sus propietarios a pagar un mayor impuesto sobre bienes inmuebles porque aumentan el valor de la propiedad, por eso deben declararse al fisco, según la ley francesa.

Las 20.000 piscinas fueron detectadas durante una prueba en octubre de 2021 utilizando un software desarrollado por Google y la consultora francesa Capgemini con imágenes aéreas de nueve regiones del país.

Las regiones de Alpes-Maritimes, Var, Bouches-du-Rhône, Ardèche, Rhône, Haute-Savoie, Vendée, Maine-et-Loire y Morbihan formaron parte de la prueba, pero los funcionarios fiscales aseguran que ahora puede implementarse en todo el país.

En el año 2020 ya había más de 3,2 millones de piscinas privadas en Francia, según cifras de la Federación de Profesionales de la Piscina, y las ventas ya estaban en auge antes de la pandemia de covid.

Pero con la llegada del coronavirus hubo un aumento adicional en las instalaciones de piscinas a medida que cada vez más empleados trabajaban desde casa.

Según el diario Le Parisien, por una piscina promedio de 30 metros cuadrados se debe pagar anualmente al fisco unos 200 euros (US$200).

Fallas

La Dirección General de Finanzas Públicas (DGFiP) de Francia está utilizando específicamente algoritmos que le permiten extraer a partir de tomas aéreas los contornos de piscinas y estructuras para comprobar si tienen los impuestos que, según la ley, deberían tener.

En su defecto, se invita al propietario del inmueble a regularizar su situación y pagarle lo que debe al fisco.

La piscina en los terrenos de la lujosa villa de Joan Collins en las colinas de San Tropez.

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

Las autoridades fiscales afirman que el software también podría ser utilizado en el futuro para hallar extensiones no declaradas de casas, patios o kioskos de jardín, que también hacen que el impuesto sobre bienes inmuebles aumente.

«Tenemos como objetivo particularmente extensiones de casas, como terrazas», le dijo Antoine Magnant, subdirector de la DGFiP, a Le Parisien.

«Debemos estar seguros de que el software podrá encontrar edificios con grandes superficies y no la caseta del perro o una casita de juegos para niños», agregó.

Pero medios franceses han reportado que, por el momento, el software de Google y Capgemini configurado para identificar piscinas tiene fallas a la hora de encontrar extensiones de casas.

«¿Cómo puede estar seguro de que una mancha rectangular negra, vista desde el cielo, es una ampliación y no una lona colocada en el suelo, una carpa o incluso una terraza?», interroga Le Parisien.

¿Prohibir piscinas nuevas?

La mano dura del gobierno francés en contra de las piscinas no declaradas se produce después de que Julien Bayou, secretario general del partido ecologista Europa Ecología Los Verdes y consejero de la región Île-de-France, no descartara la prohibición de construir nuevas piscinas privadas.

En declaraciones a BFMTV, Bayou señaló que Francia necesita una «relación diferente con el agua» y que la prohibición sería un «último recurso».

«El desafío no es prohibir las piscinas, es garantizar nuestras necesidades vitales de agua», agregó.

Sus comentarios toman aún más relevancia en un momento en que Francia atraviesa la peor sequía de la que se tiene registro, en la que más de 100 municipios se han quedado sin agua potable.

En julio, Francia tuvo apenas 9,7 mm de lluvia, lo que lo convirtió en el mes más seco desde marzo de 1961, según el servicio meteorológico nacional Meteo-France.

La crisis es tan grave que en el noroeste y sureste del país se ha prohibido el riego con el objetivo de tratar de conservar el agua.

Francia es el segundo país con más piscinas per cápita en el mundo, solo por detrás de Estados Unidos, y el mercado está en pleno auge.

Solo en 2021, los franceses construyeron cerca de 244.000 piscinas, según la Federación de Profesionales de la Piscina.

Imagen de portada: GETTY IMAGES. Muchos en Francia ocultan sus piscinas para pagar menos impuestos.

FUENTE RESPONSABLE: Redacción BBC News Mundo. 31 de agosto 2022.

Sociedad y Cultura/Francia/Economía/Conservación/Cambio climático/Ciencia/Tecnología

 

 

 

Cómo podremos reemplazar las sociedades moldeadas por los multimillonarios de Silicon Valley. Parte 2/2

Más sencillo de lo que parece

El reto no es que el futuro ciudadano sea difícil de encontrar o complicado de articular. Es sencillo, está arraigado en una verdad profunda y surge en todas partes.

Pero está oculto, porque cada día la gente se cuenta a sí misma otras historias de la sociedad y su papel en ella.

De manera crítica, las instituciones refuerzan estas otras narrativas, tomando el oxígeno de la imaginación, haciéndolas parecer como las únicas posibilidades.

No somos los primeros en sugerir que las historias pueden dar forma a las sociedades. En un ensayo histórico escrito hace 25 años, Donella Meadows, pionera del pensamiento sistémico, propuso que las sociedades se aferran a mentalidades o paradigmas que describió como «acuerdos sociales compartidos sobre la naturaleza de la realidad (…) el conjunto más profundo de creencias sobre cómo funciona el mundo».

Son, según ella, «las fuentes de los sistemas».

Y más recientemente, la socióloga Arlie Russell Hochschild ha tratado de entender las comunidades estadounidenses que estudia a través de su «historia profunda», una «lente subjetiva» a través de la cual ven el mundo.

En la balanza

Proponemos que una de las historias profundas más extendidas es la «historia del consumidor».

Dice así: nuestro papel como individuos es perseguir nuestro propio interés, sobre la base de que se agregará a los mejores resultados para la sociedad. Nos definimos a través de la competencia.

En el camino, nuestras elecciones representan nuestro poder, nuestra creatividad, nuestra identidad: nos hacen ser quienes somos.

Todas las organizaciones e instituciones, desde las empresas hasta las organizaciones benéficas y el gobierno, existen para ofrecer estas opciones. Todas se reducen a proveedores de productos y servicios.

Esta historia de consumo es la que nos lleva al Futuro B, el futuro de las fugas marcianas, los multimillonarios con un poder desproporcionado y la desigualdad extrema.

Las favelas de Río de Janeiro al lado de las zonas acaudaladas de la ciudad

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES. El modelo capitalista, pese a garantizar derechos y libertades, ha dejado a millones en todo el mundo sumidos en la pobreza.

En cuanto al Futuro A, este futuro orwelliano corresponde al retorno del «relato del súbdito», como en «súbditos del Rey».

En esta historia, el líder es el que mejor sabe, trazando el camino a seguir y declarando nuestros deberes.

Los demás somos inocentes, ignorantes de los asuntos importantes. Este trato se hace más atractivo cuanto mayor es el peligro, por lo que esta historia vuelve a aparecer hoy en día.

Los gobiernos y las organizaciones que surgen del relato del súbdito son paternalistas y jerárquicos, con unos pocos supuestamente superiores en la cima de la pirámide.

Ya en China, las consecuencias de esta historia son claras. El proyecto Skynet del país cuenta con más de 400 millones de cámaras de vigilancia, con un número cada vez mayor de ellas enganchadas automáticamente al reconocimiento facial y a otros programas de inteligencia artificial.

El gobierno sabe casi todo lo que hacen sus ciudadanos, desde las compras hasta el comportamiento al volante, pasando por las publicaciones en las redes sociales y la cantidad de tiempo que una persona pasa jugando a los videojuegos.

También existe el Sistema de Crédito Social, un enorme sistema de recopilación y procesamiento de datos, que concede automáticamente premios o castigos.

Un castigo ya muy extendido es la prohibición de comprar vuelos: según las cifras publicadas por el Centro Nacional de Información de Crédito Público de China, esto ya había ocurrido 17,5 millones de veces a finales de 2018.

Otros castigos incluyen, según se informa, la reducción automática de la velocidad de internet o la confiscación de la mascota.

La historia del súbdito precedió a la historia del consumidor. Fue la historia dominante durante siglos, dando forma a las interacciones de la mayoría de la humanidad, al menos desde el siglo XVII, hasta que se desmoronó en el transcurso de las dos guerras mundiales del siglo XX.

La historia del consumidor, por inevitable que parezca, sólo surgió de las cenizas del súbdito, y sólo ha sido la historia dominante de la humanidad durante los últimos 70 años.

El gran hermano te vigila.

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES-. 

El modelo orwelliano es aplicado en países como China, donde las autoridades hoy por hoy saben casi todo lo que hacen sus ciudadanos, desde en qué gastan su dinero y hasta cuánto tiempo pasan jugando videojuegos.

A diferencia del súbdito, la historia del consumidor parecía prometer un sueño dorado, con su distribución más amplia de los recursos y la riqueza, su sustitución de la aristocracia por la meritocracia.

Pero ahora la historia del consumo se está resquebrajando. Se está derrumbando bajo el peso de sus propias contradicciones, y amenaza con arrastrarnos con ella.

Tenemos una desigualdad tan generalizada que amenaza la seguridad de todos (incluso de los más ricos), mientras que el relato dice que nuestra principal responsabilidad es competir para acaparar más.

Tenemos un colapso ecológico, mientras que la historia insiste en que nuestra identidad y nuestro estatus dependen de un consumo cada vez mayor.

Tenemos una epidemia de soledad y problemas de salud mental, mientras el relato nos dice que estamos solos.

Ciudadanos del mañana

Son las viejas historias las que están rotas, no la humanidad.

La caída del relato del súbdito y el auge del consumidor son la prueba de que el cambio a nivel de un relato profundo es posible. El relato ciudadano puede sustituir al consumidor, como el consumidor sustituyó al súbdito.

Para realizar el futuro ciudadano, no debemos aceptar lo que se nos da como única posibilidad, como hacen los súbditos; ni tirar nuestros juguetes del cochecito cuando no nos gusta lo que se nos ofrece, como hacen los consumidores.

Como ciudadanos, debemos proponer, no sólo rechazar. Debemos establecer una base de creencia en los demás. Debemos empezar desde donde estamos, aceptar la responsabilidad y crear oportunidades significativas para que cada uno contribuya mientras lo hacemos.

Debemos dar un paso al frente y participar. Como escribió el arquitecto y diseñador pionero Buckminster Fuller: «Nunca se cambian las cosas luchando contra la realidad existente. Para cambiar algo, hay que crear un nuevo modelo que haga obsoletos los modelos existentes».

Un grupo de personas juntas vistas desde el aire

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES. Los ciudadanos juntos pueden lograr más cambios que individualmente, apuntan los autores.

El proceso de reescribir la historia es exigente para todos nosotros. Cuando aparecen las grietas en una creencia largamente mantenida, provoca ansiedad y dolor.

A medida que el mundo seguro es sustituido por una gran incertidumbre, el riesgo es que nos aferremos más que nunca a lo que conocemos. La atracción gravitatoria de lo conocido se ejerce, sin importar lo disfuncional que sepamos que es lo conocido.

Cuando reconocemos esto, podemos mantener el espacio para este colapso y esta transición de forma más suave, más respetuosa, con más cuidado.

De lo contrario, la ansiedad se convierte en ira, y las personas pierden la confianza y la fe en los demás y en sus instituciones.

El resultado corre el riesgo de convertirse en un círculo vicioso: a medida que los retos de nuestro tiempo se intensifican, confiamos menos en nuestros líderes, las salidas que buscamos en nuestro descontento -como las creencias anticientíficas o las teorías de la conspiración- se vuelven más extremas, y nuestros líderes a su vez confían menos en nosotros.

Se inclinan aún más por ceñirse a lo que conocen -las viejas historias- negándonos la capacidad de acción mientras se dedican a intentar inútilmente resolver los retos por nosotros, sin nosotros.

Por eso, el trabajo más esencial en este momento debería ser una reimaginación de lo que es el liderazgo. Si los que ocupan posiciones de poder actúan como si no hubiera nada malo, nada que ver, nuestra desconfianza en ellos se profundiza aún más.

Los líderes que construyen el futuro de los ciudadanos empiezan por reconocer la incertidumbre, compartiendo con nosotros las preguntas y los retos en lugar de proporcionarnos (o no proporcionarnos) las respuestas.

Crean oportunidades para que participemos y contribuyamos. Cultivan la llamada «incertidumbre segura»: reconocen las incógnitas, no las niegan.

No pretenden saber exactamente cómo será el futuro. Pero nos aseguran que la mejor manera de construirlo es trabajando juntos. Como dice la filósofa y activista Adrienne Maree Brown: «Nadie es especial; todos somos necesarios».

Para sobrevivir y prosperar, debemos entrar en el futuro ciudadano. Debemos vernos a nosotros mismos como ciudadanos: personas que moldean activamente el mundo que nos rodea, que cultivan conexiones significativas con su comunidad e instituciones, que pueden imaginar una vida diferente y mejor, que se preocupan y asumen responsabilidades, y que crean oportunidades para que otros hagan lo mismo.

De manera crucial, los líderes de nuestras instituciones también deben ver a las personas como ciudadanos, y tratarnos como tales.

Si somos capaces de adentrarnos en el futuro ciudadano, podremos hacer frente a nuestros innumerables retos: la inseguridad económica, la emergencia ecológica, las amenazas a la salud pública, la polarización política, etc. Podremos construir un futuro. Podremos tener un futuro juntos.

Este artículo fue publicado en BBC Future. Haz clic aquí si quieres leer la versión original (en inglés).

Imagen de portada: GETTY IMAGES

FUENTE RESPONSABLE: Jon Alexander y Ariane Conrad. BBC Future. 28 de agosto 2022.

Sociedad y Cultura/Historia/Economía/Democracia/Derechos Humanos/Tecnología

 

 

 

Una inteligencia artificial es capaz de detectar el Parkinson a través de patrones en la respiración nocturna.

Científicos han logrado crear un dispositivo capaz de brindar más luz a una de las enfermedades que más atacan el sistema nervioso humano.

Si deseas profundizar en esta entrada; cliquea donde se encuentra escrito en “azul”.

Una nueva investigación publicada en el prestigioso medio digital Nature Medicine nos ha mostrado un dispositivo ideado en el Instituto Tecnológico de Massachusetts, conocido popularmente como MIT, que adquiere el aspecto de cuadro disimulado y que utiliza una red neuronal para advertir del desarrollo de una de las más terribles enfermedades neurológicas que pueden afectar a un ser humano. Dada la dificultad de diagnóstico del Parkinson en una fase temprana, parece que la investigación que nos ocupa podría arrojar luz sobre sus inicios, basándose en los patrones de respiración de los pacientes a tratar durante la noche.

Una nueva inteligencia artificial ha sido creada para encontrar patrones de respiración que den pistas sobre el desarrollo del Parkinson. Unsplash

El Parkinson empieza a estar acorralado por la innovación tecnológica

A pesar de que los síntomas de la enfermedad, temblores, rigidez o lentitud de movimientos, aparecen tarde o temprano, éstos no suelen manifestarse hasta años después de que esta comience a desarrollarse en el organismo de la persona afectada. Es por eso que esta investigación resulta tan importante para la comunidad científica y médica. La labor del equipo del MIT, formado por Dina Katabi, Nicole Pham y Jameel Clinic, se ha basado en el desarrollo de un modelo de inteligencia artificial que permite detectar la enfermedad a través de la lectura de los patrones de respiración de los pacientes a tratar.

Esta inteligencia artificial es en realidad una red neuronal, donde una serie de algoritmos conectados entre sí son capaces de replicar el comportamiento de nuestro cerebro y detectar indicios de Parkinson simplemente con la observación de la respiración durante la noche. Esta red neuronal ha sido desarrollada y entrenada por Yuzhe Yang, estudiante de posgrado del MIT, y por Yuan Yuan, investigador del MIT, y es capaz de distinguir el grado de avance de la enfermedad y realizar un seguimiento de la misma a lo largo del tiempo.

Este pequeño cuadro blanco es el encargado de monitorizar la respiración de los participantes en la investigación

Este pequeño cuadro blanco es el encargado de monitorizar la respiración de los participantes en la investigación. MIT News

En la investigación publicada en el medio anteriormente mencionado, se mencionan los métodos que han sido utilizados a lo largo de los últimos años para detectar el Parkinson, yendo desde las neuroimágenes hasta el análisis del líquido cefalorraquídeo, aunque estos métodos eran invasivos, caros y necesitaban de centros especializados para ser utilizados, con lo que su utilidad era limitada. 

Es por ello que el aparato creado por los investigadores es un avance extraordinario, dado que puede ser ubicado en casa del paciente y ser utilizado sin ningún tipo de esfuerzo.

Esta enfermedad es la segunda dolencia neurológica más común a nivel mundial, después del Alzheimer, y parece que el estudio podría ser realmente útil en el desarrollo de nuevos medicamentos y tratamientos para los pacientes de Parkinson. Ray Dorsey, profesor de neurología en la Universidad de Rochester, afirma que:

No hemos obtenido grandes avances terapéuticos en este siglo, lo que sugiere que nuestras aproximaciones a los nuevos tratamiento son subóptimas. Tenemos una información limitada de las manifestaciones de la enfermedad en un entorno natural y es por eso que el dispositivo permite tener evaluaciones objetivas de la gente en sus hogares. Una analogía que me gusta es comparar con una farola en la calle. Lo que ves iluminado es una porción pequeña de la vía, mientras que el dispositivo nos ayudaría a iluminar la oscuridad.

Imagen de portada: Gentileza de Urban Techno

FUENTE RESPONSABLE: Urban Techno. Por Roberto Cantero. 27 de agosto 2022.

Sociedad y Cultura/Ciencia/Investigación/Medicina/Tecnología/Salud/Salud Mental.

 

Cómo podremos reemplazar las sociedades moldeadas por los multimillonarios de Silicon Valley. Parte 1/2

Los titulares cargados de fatalidad de nuestros tiempos parecen indicar que hay dos futuros en oferta.

En uno de ellos, prevalece un autoritarismo orwelliano. Temerosos ante las crisis que se agravan -la climática, sanitaria y económica-, los ciudadanos aceptan el trato que les ofrece el «hombre fuerte»: su protección a cambio de una lealtad incuestionable como «súbditos». Lo que sigue es la abdicación del poder personal, la elección o la responsabilidad.

En el otro, todos somos «consumidores» y la autosuficiencia se convierte en un deporte extremo. Los más ricos tienen en una mano sus lugares para escaparse o retirarse de la rutina en Nueva Zelanda y en la otra un billete para Marte.

El resto nos esforzamos por ser como ellos, valiéndonos por nosotros mismos a medida que los robots nos quitan puestos de trabajo y se intensifica la competencia por unos recursos cada vez más escasos.

Los beneficios de la tecnología, ya sea la inteligencia artificial, la biotecnología, la nanotecnología o la agrotecnología van a parar a los más ricos, al igual que todo el poder de la sociedad.

Se trata de un futuro moldeado por los caprichos de los multimillonarios de Silicon Valley. Aunque este modelo se vende a sí mismo con garante de las libertades personales, la experiencia para la mayoría es de exclusión: un mundo de ricos y pobres.

La tercera vía

A pesar del ancho de banda y las ondas dedicadas a estas dos distopías, existe otra trayectoria: la llamamos «futuro ciudadano».

Un grupo de personas formando el mapa del mundo

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES. Los autores explican que el concepto de ciudadanía va más allá del ejercicio de voto y de otros mandatos previstos en la ley.

En los últimos años estuvimos trabajando en un libro titulado «Ciudadanos», en el que proponemos una narrativa más esperanzadora para el siglo XXI.

En este futuro, las personas son ciudadanos, en lugar de súbditos o consumidores. Con esta identidad, resulta más fácil ver que todos somos más inteligentes que cualquiera de nosotros. Y que la estrategia para navegar en tiempos difíciles es aprovechar las diversas ideas, la energía y los recursos de todos.

Esta forma de ciudadanía no tiene que ver con el pasaporte que tenemos, y va mucho más allá del votar en las elecciones. Representa el significado más profundo de la palabra, cuyas raíces etimológicas se traducen literalmente como «personas juntas»: los humanos nos definimos por nuestra interdependencia fundamental, las vidas no tienen sentido sin la comunidad.

Es una práctica más que un estatus o una posesión, casi más verbo que sustantivo.

Como ciudadanos, miramos a nuestro alrededor, identificamos los ámbitos en los que tenemos alguna influencia, encontramos a nuestros colaboradores y nos comprometemos. Y, fundamentalmente, nuestras instituciones nos animan a hacerlo.

Sin embargo, aprovechar este futuro dependerá de que veamos y aceptemos una historia más amplia de lo que somos como seres humanos. ¿Y cómo lo hacemos?

Ejemplos en cada esquina

Mientras escribíamos el libro, encontramos con innumerables ejemplos de la perspectiva ciudadana. Si miramos más allá de los titulares, pronto descubriremos un fenómeno global e intersectorial, y lo que pueden parecer ejemplos aislados están conectados por temas comunes.

Libros de la protesta de nueva Constitución de Chile.

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES. Chile se encuentra en estos momentos inmerso en la campaña para decidir si aprueba una nueva Constitución.

Pensemos en la gobernanza. La ciudad de París acaba de aprobar la creación de una Asamblea Ciudadana permanente que orienta la política, y se ha comprometido a distribuir más de US$ 101 millones al año mediante presupuestos participativos.

La Ciudad de México ha elaborado una Constitución para sus nueve millones de habitantes, mientras que Chile se encuentra en medio del proceso para ratificar un proyecto de Carta Magna redactado por una Convención impulsada por los ciudadanos.

En Reikiavik (Islandia), los diseñadores de juegos han construido una plataforma de democracia participativa que ha incorporado a cientos de personas al funcionamiento de la ciudad.

Quizá lo más impresionante de todo sea que Taiwán mostró al mundo un camino para superar la pandemia, construyendo su respuesta en torno a tres principios: rápido, divertido y justo.

Esto llevó al gobierno taiwanés a abrir sus datos, a convocar premios para aplicaciones de seguimiento de la disponibilidad de máscaras faciales (y mucho más), a confiar en la gente lo suficiente como para restringir los movimientos sobre la base de la «autovigilancia participativa», e incluso a crear una línea de atención telefónica a la que cualquier ciudadano podía llamar con ideas sobre qué más se podía hacer.

¿El resultado? Una de las tasas de mortalidad más bajas del mundo, sin imponer nunca un confinamiento.

El futuro de los ciudadanos también está ganando terreno en el mundo de la empresa. Muchas empresas aspiran ahora a crear «valor para las partes interesadas» y no sólo «valor para los accionistas».

Un antiguo director general de Unilever, por ejemplo, fijó como objetivo de la empresa ser contribuyentes «positivos netos» a la sociedad. Y algunas de las empresas más grandes y de más rápido crecimiento del mundo están experimentando con el crowdsourcing y el crowdfunding.

General Electric, por ejemplo, recurre habitualmente a soluciones de crowdsourcing para algunos de sus principales retos. Y la marca de cosméticos Body Shop ha instituido un pionero Colectivo de Jóvenes como parte de su estructura de gobierno.

Un grupo de personas en una asamblea en Taiwán

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

La decisión del gobierno taiwanés de permitirle a sus ciudadanos participar a la hora de diseñar las políticas para combatir la pandemia del covid-19, es para los expertos un modelo de la ciudadanía del futuro.

Hay muchas más cosas que ocurren por debajo del radar convencional, arraigadas en modelos de negocio que se construyen para extenderse en lugar de escalar.

El cooperativismo de plataforma, con el que Airbnb y Uber se enfrentan a la competencia de Ride Austin y Peepl Eat, cuyos clientes son también sus propietarios; y el crowdfunding de capital, el cual difumina la línea entre el accionista y el cliente e impulsa a empresas establecidas como la cervecera Brewdog y a nuevas empresas como Yuup, la cual es una plataforma que apoya a pequeños negocios en la ciudad inglesa de Bristol.

Las ONG también se suman

El futuro de los ciudadanos también está tomando forma en el sector no lucrativo, ya que las organizaciones se reimaginan a sí mismas como facilitadoras de los movimientos dirigidos por los ciudadanos.

En el Reino Unido, organizaciones como la Real Sociedad para la Protección de las Aves (RSPB), el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) y Amigos de la Tierra están reorientando sus estrategias hacia la participación, apoyando campañas en lugar de iniciar las suyas propias.

Por su parte, Greenpeace EE.UU. está adoptando un enfoque más colectivo, tratando de ser, en palabras de la directora ejecutiva Annie Leonard, «un héroe entre héroes».

Una nueva plataforma llamada Restor permite a los proyectos de base de conservación de la naturaleza de todo el mundo trazar su impacto, conectarse y colaborar.

Al mismo tiempo, los grupos comunitarios están rechazando los viejos modelos de ayuda y caridad, y buscando soluciones locales.

Las ofertas de acciones comunitarias, por ejemplo, son una innovación en el Reino Unido que facilita a la población local la inversión en sus propias comunidades.

En Grimsby, en el norte de Inglaterra, un grupo llamado East Marsh United acaba de completar con éxito una oferta de acciones comunitarias por valor de US$ 602.000 para comprar 10 casas, que serán reformadas y luego alquiladas a menor costo.

El proyecto generará un flujo de ingresos sostenible para el resto de sus operaciones.

Una campaña de Greenpeace

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES. Greenpeace ha comenzando a respaldar las iniciativas de otras agrupaciones ambientalistas, en lugar de iniciar campañas en solitario.

Y si hay alguien que destaca por encima de todos en toda esta historia, es Kennedy Odede: un hombre que empezó con un balón de fútbol y teatro callejero en uno de los barrios marginales de Nairobi y ha hecho crecer su organización Shining Hope for Communities hasta una escala en la que permitió a más de dos millones de habitantes de los barrios marginales apoyarse durante la pandemia.

Incluso acoge un incipiente Foro Mundial de Comunidades, una alternativa más colectiva al Foro Económico Mundial de Davos.

Imagen de portada: GETTY IMAGES

FUENTE RESPONSABLE: Jon Alexander y Ariane Conrad. BBC Future. 28 de agosto 2022.

Sociedad y Cultura/Historia/Economía/Democracia/Derechos Humanos/Tecnología

El plan de la NASA para destruir la Estación Espacial Internacional.

SIN CAUSAR DAÑOS NI MUERTOS

Si deseas profundizar en esta entrada; cliquea donde se encuentra escrito en “azul”.

La NASA ya tiene un plan para la destrucción de la Estación Espacial Internacional que no cause daños en la Tierra. Ahora está buscando una compañía que le construya una ‘nave de derribo’.

La NASA ahora necesita una nave que lo ejecute; una especie de máquina demoledora cósmica que la derribe en el momento justo para que se desintegre sin causar ningún daño en la superficie terrestre. En principio, la nave deberá estar en órbita 12 meses antes del 2031, el año en el que presumiblemente diremos adiós a una de las estructuras más importantes jamás construidas por la humanidad.

La agencia espacial acaba de publicar lo que en inglés se llama RFI, las siglas del documento de ‘solicitud de información’ que utilizan para pedir ideas y proyectos para ejecutar una tarea específica. Titulado “Capacidad para desorbitar la Estación Espacial Internacional”, el documento hace un listado de los requerimientos que una nave espacial debe cumplir para ejecutar la operación. Ahora, los sospechosos habituales — Lockheed Martin, SpaceX, Boeing, Blue Origin y compañía — tendrán que enviar propuestas y responder en detalle a docenas de preguntas sobre cómo sería su diseño para una misión de estas características. Una vez presentadas — la fecha límite es el nueve de septiembre — comenzará un proceso de selección que probablemente dará lugar a un proyecto de ingenieria más detallado antes de elegir el diseño final.

Cuál es el plan

El objetivo es que esta nave se conecte al puerto frontal del Nodo 2 de la ISS un año antes de que vaya a ejecutarse la operación de desorbitado final. Durante ese año, la estación realizará un lento descenso controlado hasta una altitud de 220 kilómetros. Lo hará utilizando dos elementos. El primero, los propulsores químicos situados en el segmento ruso que se usan ahora para mantener la ISS en órbita o cambiar su posición orbital cuando hace falta (como cuando las pruebas con armas espaciales de los propios rusos la ponen en peligro).

La ISS se acerca a su horizonte vital. (NASA)

El segundo será la fricción de la atmósfera terrestre. Aunque la estación está técnicamente en el espacio, todavía existen moléculas de los gases que forman la atmósfera. Al chocar con estas moléculas, la ISS se ralentiza y, cada cierto tiempo, tienen que volver a subir de altitud usando sus propulsores. Si la dejas orbitar sin intervenir, sin embargo, seguirá cayendo a la Tierra. Pero para controlar el punto final de descenso y el ángulo de entrada que garantiza su destrucción en el aire, necesitas esta nueva nave. 

Al llegar a los 220 kilómetros, la nave de derribo entrará en acción, activando sus cohetes para poner la ISS en una órbita elíptica con diámetros de 145 por 200 kilómetros. Esa órbita permite que la estación no tenga que utilizar sus retrocohetes para mantener su actitud (es decir, manteniendo la línea de horizonte en el punto correcto sin tener que maniobrar constantemente).

Llegados a este punto, la nave realizará su última maniobra, activando sus propulsores para disminuir el perigeo 50 kilómetros. En ese punto, la atmósfera hará el resto, desintegrando la ISS y la nave de derribo sobre el Océano Pacífico. Al contrario que las irresponsables caídas descontroladas de las etapas de cohetes chinos, la ISS no pondrá en peligro potencial a nadie pero el espectáculo de luces sobre el mar será histórico.

Remolcadores espaciales

En un principio, la NASA y el resto de agencias espaciales creían que podrían utilizar tres naves de carga rusas Progress o la nave Cygnus que recientemente utilizaron para modificar la órbita de la estación. Sin embargo, el documento afirma que quizás estas no sean la solución adecuada: “Durante años, la NASA y sus socios han estudiado los requisitos de órbita y han desarrollado una estrategia y un plan de acción para evaluar el uso de múltiples naves espaciales Roscosmos Progress en operaciones de órbita». Sin embargo, “estos estudios indicaron que las naves espaciales adicionales pueden proporcionar capacidades más robustas para la órbita, y la NASA ha decidido evaluar la capacidad de la industria estadounidense para ayudar con la órbita segura de [la ISS]».

La NASA consideró utilizar un carguero Cygnus para desorbitar la ISS, pero al final parece que buscarán una solución específica. (NASA)

El documento de la NASA pregunta también cómo se podrá usar la nueva nave para futuras operaciones orbitales. Según un anuncio de Kathy Lueders, la administradora asociada para operaciones espaciales de la NASA, esta capacidad será importante para el futuro de las misiones espaciales: «Como parte de nuestra planificación de transición para 2030, estamos buscando suficiente redundancia para la seguridad de la tripulación y de las personas y estructuras en la Tierra. Esta también podría ser una importante capacidad de EE. UU. para futuros destinos comerciales». Es decir, que parece que el objetivo de la NASA podría ser crear una nueva arquitectura de nave que sirva para mover cosas en órbita con seguridad. Una especie de flota de remolcadores espaciales.

Imagen de portada: Fotograma de la destrucción de una futura estación espacial internacional en la película Geostorm, mucho más dramática y descontrolada de lo que planea la NASA. (Framestore).

FUENTE RESPONSABLE: El Confidencial. Por Jesús Díaz. Actualizado: 26 de agosto 2022.

Espacio/Estación Espacial/Ciencia/Tecnología.