Qué es la teoría del cisne negro y cómo nos puede ayudar a prevenir grandes crisis en el futuro.

¿Qué tienen en común el surgimiento de internet, los atentados del 11 de septiembre de 2001 y la crisis económica de 2008?

Fueron hechos extremadamente raros, sorpresivos y que causaron un impacto severo en la historia.

A este tipo de eventos se las suele llamar “cisnes negros”.

Algunos sostienen que la reciente pandemia de covid-19 también podría ser considerada uno de ellos, pero no todos están de acuerdo.

La “teoría del cisne negro” fue desarrollada por el profesor, escritor y exoperador de bolsa libanés-estadounidense Nassim Taleb en 2007.

Y tiene tres componentes, según explicó el propio Taleb en un artículo de The New York Times ese mismo año:

  • Primero es algo atípico, ya que se encuentra fuera del ámbito de las expectativas habituales, porque nada en el pasado puede apuntar de manera convincente a su posibilidad.
  • En segundo lugar, tiene un impacto extremo.
  • En tercer lugar, a pesar de su estatus atípico, la naturaleza humana nos hace inventar explicaciones para su ocurrencia después del hecho, haciéndolo explicable y predecible.

La tesis de Taleb está generalmente asociada a la economía, pero se aplica a cualquier área.

Y como las consecuencias suelen ser catastróficas, es importante asumir que la aparición de un evento “cisne negro” es posible, por lo que hay que tener un plan para hacerle frente.

En resumen, el “cisne negro” representa una metáfora de algo impredecible y muy extraño, pero no imposible.

¿Por qué se los llama así?

A finales del siglo XVII, barcos europeos se lanzaron a la aventura de explorar Australia.

En 1697, mientras navegaba por las aguas de un río desconocido del suroeste de Australia Occidental, el capitán holandés Willem de Vlamingh avistó varios cisnes negros, siendo posiblemente el primer europeo en observarlos.

Como consecuencia, Vlamingh bautizó el río como Zwaanenrivier (río de los Cisnes, en holandés) por el gran número de cisnes negros que había allí.

Se trató de un hecho inesperado, novedoso. Hasta ese momento la ciencia sólo había registrado cisnes blancos.

Muchos cisnes negros

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

La primera referencia que se conoce sobre el término “cisne negro” asociado al significado de rareza surge de una frase del poeta romano Décimo Junio Juvenal (60-128).

Desesperado por encontrar una esposa con todas las “cualidades adecuadas” de ese entonces, escribió en latín que esa mujer es rara avis in terris, nigroque simillima cygno (“un ave rara en estas tierras, como un cisne negro”), detalla el diccionario de Oxford.

Porque en esa época y hasta unos 1.600 años después, para los europeos los cisnes negros no existían.

Predecir los “cisnes negros”

Un grupo de científicos de la Universidad de Stanford, Estados Unidos, está trabajando para predecir lo impredecible.

Es decir, para anticiparse a los “cisnes negros”. No a las aves, sino a esos extraños acontecimientos que suceden en la historia.

Si bien su análisis primario se basó en tres entornos distintos de la naturaleza, el método computacional que crearon podría aplicarse a cualquier área, incluso a la economía y la política.

“Al analizar datos a largo plazo de tres ecosistemas, pudimos demostrar que las fluctuaciones que ocurren en diferentes especies biológicas son estadísticamente iguales en distintos ecosistemas”, aseguró Samuel Bray, asistente de investigación en el laboratorio de Bo Wang, profesor de bioingeniería en la Universidad de Stanford.

“Esto sugiere que existen ciertos procesos universales que podemos aprovechar para pronosticar este tipo de comportamiento extremo”, agregó Bray según publicó la universidad en su sitio web.

Torres Gemelas

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY

El atentado a las Torres Gemelas ocurrió el 11 de septiembre de 2001.

Para desarrollar el método de pronóstico, los investigadores buscaron sistemas biológicos que experimentaron eventos de “cisne negro” y cómo fueron los contextos en donde ocurrieron.

Se basan entonces en ecosistemas monitoreados de cerca durante muchos años.

Los ejemplos incluyen: un estudio de 8 años del plancton del mar Báltico con niveles de especies medidos dos veces por semana; mediciones de carbono neto de un bosque de la Universidad de Harvard que fueron recopiladas cada 30 minutos desde 1991; y mediciones de percebes (mariscos), algas y mejillones en la costa de Nueva Zelanda, tomadas mensualmente durante más de 20 años, detalla el estudio publicado en la revista científica Plos Computational Biology.

Los investigadores aplicaron a estas bases de datos la teoría física detrás de avalanchas y terremotos que, como los “cisnes negros”, muestran un comportamiento extremo, repentino y a corto plazo.

A partir de este análisis, los expertos desarrollaron un método para predecir eventos de “cisne negro” que fuera flexible entre especies y períodos de tiempo y también fuera capaz de trabajar con datos que son mucho menos detallados y más complejos.

Posteriormente pudieron pronosticar con precisión eventos extremos que ocurrieron en esos sistemas.

Un hombre con las manos rezando en la bolsa de Nueva York.

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

En 2008 ocurrió una crisis financiera de dimensiones mundiales.

Hasta ahora, “los métodos se basaban en lo que hemos visto para predecir lo que podría suceder en el futuro y es por eso que no suelen identificar los eventos del ‘cisne negro'”, aseguró Wang.

Pero este nuevo mecanismo es diferente, afirmó el profesor de Stanford, “porque asume que solo estamos viendo una parte del mundo. Extrapola un poco de lo que nos falta y ayuda enormemente en términos de predicción”, añadió.

Entonces, ¿podrían detectarse “cisnes negros” en otras áreas como las finanzas o la economía?

“Hemos aplicado nuestro método a las fluctuaciones del mercado de valores y funcionó bastante bien”, le dijo a BBC Mundo Wang en un correo electrónico.

Los investigadores analizaron los índices bursátiles Nasdaq, Dow Jones Industrial Average y S & P 500.

“Si bien la tendencia principal en el mercado es el crecimiento exponencial a largo plazo, las fluctuaciones en torno a esa tendencia siguen las mismas trayectorias y escalas promedio que hemos visto en los sistemas ecológicos”, afirmó.

Pero “aunque las similitudes entre las variaciones bursátiles y ecológicas son interesantes, nuestro método de pronóstico es más útil en los casos en que los datos son escasos y las fluctuaciones a menudo van más allá de los registros históricos (que no es el caso del mercado de valores)”, señaló Wang.

Así que ahora, habrá que estar atentos a si el próximo “cisne negro” nos toma por sorpresa… o tal vez no.

Imagen de portada: Gentileza de BBC News Mundo

FUENTE RESPONSABLE: BBC News Mundo por Analía LLorente 

Economía/Historia/Ciencia/Tecnología/Inteligencia Artificial

Silicon Valley: 3 grandes problemas que enfrenta la capital de la tecnología por haberse convertido en el lugar más rico del mundo después de Qatar.

Por primera vez los asiáticos son el grupo racial dominante.

Silicon Valley en realidad no existe.

No está en ningún mapa. No es una ciudad, ni una región o un condado.

Pero aunque no tiene fronteras claramente definidas, sabemos que es la casa de empresas como Facebook, Apple, Google o Netflix y que el dinero corre por las calles como el agua cuando llueve.

Si fuera un país, sería el país más rico del mundo después de Qatar, con un Producto Interno Bruto (PIB) per cápita anual de US$128.647 (considerando exclusivamente el Área Metropolitana de San José-Sunnyvale-Santa Clara, en el norte de California).

Y si le ponemos otros límites (algunos incluso le agregan San Francisco), los números pueden subir o bajar un poco.

Lo cierto es que es una zona inmensamente rica.

Países más ricos del mundo. Valores en dólares.  PIB per cápita en PPP (paridad del poder adquisitivo, 2017)..

Tan rica, que una casa promedio (no estamos hablando de las mansiones) cuesta más de US$1 millón y la renta mensual de un departamento común y corriente es de US$3.000.

“Es una región que está en riesgo por la creciente desigualdad”, le dice a BBC Mundo Russell Hancock, presidente y director ejecutivo del centro de estudios Joint Venture Silicon Valley.

“El costo de la vivienda es el más alto de Estados Unidos y un tercio de la población no puede sostenerse sin ayuda”.

San José, California

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

San José, en California, ha sido uno de los epicentros de la innovación tecnológica.

Hancock y un equipo de investigadores publican anualmente el Silicon Valley Index, un análisis que muestra cómo ha evolucionado la zona.

Aunque el estudio destaca que la economía de la región sigue creciendo, que tiene full empleo y que los capitalistas de riesgo invierten cada vez más (especialmente en inteligencia artificial, realidad aumentada e inmunoterapias contra el cáncer), también muestra la otra cara de la moneda.

Con datos extraídos del Silicon Valley Index y otras fuentes consultadas por BBC Mundo, estos son algunos de los problemas que existen en el paraíso tecnológico:

1. Crece la desigualdad

Por décadas, Silicon Valley fue históricamente una comunidad de clase media, pero en los últimos 20 años comenzó a cambiar gradualmente, al mismo tiempo que la brecha salarial fue creciendo.

“Tenemos 50 multimillonarios y 10.000 millonarios, pero muchos de los empleados no pueden vivir aquí”, explica Hancock.

Homeless

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

La brecha social se ha expandido en los últimos años.

“Nuestros profesores, nuestros bomberos, nuestros policías no tienen cómo asumir el costo de vida porque los precios son astronómicos”.

Aunque el promedio de salario anual en Silicon Valley llegó a US$140.000 en 2018 (más del doble del promedio nacional), lo cierto es que el ingreso está muy polarizado.

“La disparidad de ingresos ha aumentado entre los profesionales vinculados a la tecnología y el resto de las personas”, dice Cary McClelland, autor de Silicon City: San Francisco in the Long Shadow of the Valley, en conversación con BBC Mundo.

2. Sube el costo de la vivienda

Como el costo promedio de la renta mensual de un departamento es de US$3.000, muchos profesionales están arrendando en la periferia.

Marck Zuckerberg

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

Marck Zuckerberg es uno de los 50 multimillonarios que viven en Silicon Valley.

Y entre los trabajadores con menos ingresos, muchos han tenido que buscar soluciones como arrendar una cama dentro de una van o incluso dormir en el auto.

Aunque se siguen construyendo nuevas viviendas, en los últimos dos años solo el 15% de esas viviendas son accesibles a residentes cuyos ingresos son bajos o moderados.

“El costo de la vivienda se ha disparado y han aumentado los desalojos”, agrega McClelland.

Al mismo tiempo ha subido el costo de servicios esenciales, como por ejemplo, el cuidado de los niños. Y el transporte sigue siendo un dolor de cabeza.

3. La gente se tiene que ir

Muchos de los residentes han sido desplazados por el alto costo de vida a otros lugares de Estados Unidos como la región de Sacramento, San Joaquín, Austin o Seattle.

Pero, como los trabajadores que no quieren perder su empleo, se van a vivir a zonas circundantes y viajan en promedio cerca de 3 horas al día para llegar a su trabajo.

Ciclistas

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

Familias de clase media y de bajos ingresos han tenido que marcharse de la región por el gigantesco costo de vida.

A eso se suma un sistema de transporte deficiente que dificulta aún más la entrada y salida del paraíso tecnológico.

“Incluso hay abogados y médicos que han tenido que irse”, apunta McClelland.

Los que llegan

En 2018, por primera vez los asiáticos desplazaron a los blancos y a los hispanos, como mayoría poblacional en Silicon Valley.

Y en el caso de las ocupaciones de alta especialización tecnológica, el 40% de los empleados provienen de China o India.

Esta nueva oleada está cambiando el panorama poblacional, con menos personas de raza negra y latinos de bajos ingresos y más asiáticos que vienen a sumarse a la revolución tecnológica que está cambiando al mundo.

¿Quién se hace responsable de mejorar las condiciones de vida de las personas con menos recursos en el área?

San Jose

FUENTE DE LA IMAGEN -GETTY IMAGES

Silicon Valley es más rico que Luxemburgo, Singapur y Brunei.

Como Silicon Valley no tiene una autoridad, según como se definan sus límites, esta puede incluir dos, cuatro o hasta nueve condados, donde cada gobierno local tiene sus propios asuntos que resolver.

Pero como Silicon Valley no existe en el mapa, los efectos del boom tecnológico suelen traspasar las barreras de un lugar a otro y provocar migraciones sociales que transforman el norte de California.

Por lo pronto, no solo se están moviendo personas, sino también las startups más pequeñas que se van a buscar capital semilla a otras regiones de Estados Unidos.

Por eso también están creciendo otros polos tecnológicos en Estados Unidos que buscan ser una alternativa a Silicon Valley.

Imagen de Portada: Gentileza de BBC News Mundo

FUENTE: BBC News Mundo por Cecilia Barría

Economía/Negocios/Tecnología/Sociedad

Frances Allen, la primera mujer que ganó el Nobel de la computación (y cómo ayudó a que tengas apps ultrarrápidas).

Quizás el nombre de Frances Allen no sea muy conocido entre el gran público, pero para los entendidos, ella fue quien “allanó el camino para las aplicaciones eficientes y ultrarrápidas de hoy”, y quien “ayudó al hardware a comprender al software”.

Así lo explica en un artículo Cade Metz, autor y periodista de Tecnología de The New York Times.

Por su parte, Janet Abbate, profesora asociada del departamento de Ciencia y Tecnología de la Sociedad en la Universidad Politécnica de Virginia (EE.UU.) y autora de Recoding Gender: Women’s Changing Participation in Computing (“Recodificar el género: la participación cambiante de las mujeres en la informática”), se lo dice así a BBC Mundo:

“Cada vez que usas una aplicación que te responde instantáneamente, Fran Allen es una de las personas a la que puedes agradecer esa experiencia sin esfuerzo”.

Pasaron 40 años antes de que a una mujer se le otorgara el Premio Turing, considerado como el Nobel de la computación. El primero fue entregado en 1966 y fue en 2006 cuando se le otorgó a la primera mujer: Frances Allen (1932-2020).

El trabajo de Allen se refleja en “casi todos los sistemas de software que cualquier persona usa: cada aplicación, cada sitio web, cada videojuego o sistema de comunicación, cada computadora del gobierno o de un banco, cada computadora dentro de un automóvil o de un avión”, explicó Graydon Hoare, creador del lenguaje de programación Rust, en el artículo de Metz.

En nuestros celulares

“Todas las aplicaciones de tu amado teléfono comenzaron como un programa: líneas de código escritas por un programador en un lenguaje de alto nivel como Java”, explica Abbate.

Teléfono inteligente

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

“Para que se ejecute en tu teléfono, el programa debe ser ‘compilado’ o transformado en código a nivel de máquina por otro programa llamado compilador”.

Pero, advierte la experta, el trabajo que hace el compilador no es una simple traducción, pues “un buen compilador emplea todo tipo de trucos inteligentes para hacer que las aplicaciones que producen se ejecuten de manera rápida, eficiente y correcta”.

Ese proceso es conocido como “optimización”.

“Fran Allen fue una pionera que inventó muchas de las técnicas de optimización que se utilizan en el software en la actualidad”.

“Los teléfonos inteligentes de hoy tienen procesadores potentes, pero el hardware potente no puede hacer su trabajo sin un software rápido”.

Por eso, dice la docente, Allen es una de las personas a las que podemos “dar las gracias” por tener apps que responden inmediatamente.

En contexto

Antes de los trabajos de Allen, ya existían los compiladores.

IBM había creado uno de los más utilizados, FORTRAN, en 1957, unos meses antes de que contrataran a Allen.

Alan Turing

FUENTE DE LA IMAGEN – SCIENCE PHOTO LIBRARY

El científico británico Alan Turing es considerado el padre de la informática y un visionario de la inteligencia artificial.

“El problema es que el compilador de FORTRAN se había creado de forma artesanal y tenía innumerables problemas”, le señala a BBC Mundo Sergio Gálvez Rojas, profesor titular de Informática en la Universidad de Málaga, en España.

“Lo peor de todo es que, en algunos casos preliminares, hasta llegaba a equivocarse en la traducción con las terribles consecuencias que ello podía provocar”.

Al entrar en la compañía, Allen se convirtió en una experta en FORTRAN y así se adentra en el mundo de los compiladores, campo de la ciencias de la computación que, en esa época, estaba a la vanguardia.

“Estableció la teoría y los métodos de traducción básicos para crear sistemáticamente compiladores robustos y eficientes”.

“Lo de ‘sistemático’ también es muy importante ya que ello permite la creación de nuevos lenguajes de forma bastante fácil, sin tener que recurrir a los métodos artesanales anteriores a su época”.

En los años 60 y 70, junto al investigador John Cocke, Allen publicó varios estudios que ayudaron a “impulsar la evolución de la programación delas computadoras hasta el día de hoy, cuando incluso personas relativamente novatas pueden crear fácilmente aplicaciones de software rápidas y eficientes para un mundo de computadoras, teléfonos inteligentes y otros dispositivos”, según explicó el periodista Cade Metz.

En el comunicado del Premio Turing, se reconocieron las contribuciones fundamentales de Allen a la teoría y la práctica de la optimización de programas y a “la paralelización automática de programas, que permite a los programas utilizar varios procesadores simultáneamente para obtener resultados más rápidos”.

De una granja a IBM

Allen nació el 4 de agosto de 1932 en el estado de Nueva York. Fue la mayor de seis hermanos.

“Se crió en una granja sin electricidad ni agua corriente”, le cuenta a BBC Mundo su sobrino nieto Ryan McKee.

Frances Allen

FUENTE DE LA IMAGEN – CORTESÍA: IBM

“Fran” Allen fue la mayor de seis hermanos.

“Sintió que podía lograr cosas increíbles a través del regalo de la educación que realmente se dio a sí misma”.

“Iba a una escuela pequeña, de salón. Ni siquiera sé si había electricidad”.

Allen hizo una maestría en matemáticas en la Universidad de Michigan, donde tomó unos cursos de computación.

IBM había ido al campus en busca de empleados y entre los varios entrevistados estuvo la matemática.

La científica explicó en una entrevista que la compañía estaba contratando “muy activamente” a mujeres.

Allen consiguió el puesto, pero su idea era trabajar por un año para pagar sus deudas estudiantiles y dedicarse a lo que le gustaba: enseñar.

Pero ese primer año terminó convirtiéndose en 45 años en el gigante de la informática, donde, en 1989, se convirtió en la primera mujer IBM Fellow, el más alto honor otorgado a los principales ingenieros, científicos y programadores de la empresa.

“IBM no solo era un importante fabricante de computadoras. Fue y sigue siendo un centro importante para la investigación en ciencias de la computación, desde las primeras innovaciones como FORTRAN, hasta la supercomputadora que juega ajedrez -Deep Blue-, y la computación cuántica”, indica la profesora Janet Abbate.

“Solo una pequeña fracción de estos científicos informáticos recibe el título de IBM Fellow por logros técnicos extraordinarios y sostenidos”.

“La época dorada”

Allen decía que ella había vivido “una especie de época dorada de la informática” en los años 50.

Por una parte, explica Abbate, hubo un tremendo florecimiento de los lenguajes informáticos, que era su especialidad.

Logo de IBM

FUENTE DE LA IMAGEN – REUTERS/SERGIO PEREZ

En 2000, IBM creó el premio para mujeres con el nombre de Allen.

“Los compiladores hacen la programación como la conocemos hoy y en la década de 1950 y principios de la de 1960, la gente se dio cuenta por primera vez de que podían transformar la informática, se crearon todo tipo de lenguajes experimentales y se ganó el apoyo de los escépticos que decían que nunca funcionaría”, señala la Abbate.

Y, por otra parte, fue una época en que la informática era un campo acogedor para las mujeres, muchas de ellas matemáticas.

Pero en la década de los 70, esa receptividad empezó a mermar y, de hecho, Allen habló del llamado “techo de cristal” para las mujeres en la industria.

La profesora Abbate cree que parte de la explicación está en la recesión mundial, que afectó las contrataciones en ese sector: “Las empresas no hacían todo lo posible para contratar mujeres como antes”.

La académica también reflexiona sobre el hecho de que mujeres como Allen, “que habían ingresado al campo en la década de los 50, se encontraban ahora en la mitad de sus carreras, cuando debían haber avanzado a posiciones de autoridad, pero muy pocas empresas querían tener mujeres en puestos de dirección, especialmente si iban a supervisar a hombres”.

Así que el techo de cristal se volvió más obvio para ellas que antes.

Entre anécdotas

Como Abbate, Ryan McKee no sólo recuerda a Allen por su calidez, inteligencia y humildad, sino también por su sentido del humor.

Ginni Rometry

FUENTE DE LA IMAGEN – REUTERS/DENIS BALIBOUSE

“Fran siempre será una inspiración para mí y para muchos otros”, dijo Ginni Rometry, una de las mujeres más exitosas en el mundo de la computación. (Foto: 2018)

“Tenía varias anécdotas. Quizás en su momento no pensó que fueran divertidas, pero cuando las contaba lo hacía con buen humor”.

En una entrevista con Abbate, Allen explicó que en una oportunidad fue la única mujer invitada a una conferencia de computación.

Cuando entró a la recepción del hotel a registrarse, el hombre a cargo le dijo, sin subir la mirada, que estaban teniendo problemas y que todos debían compartir la habitación porque no había suficientes cuartos.

“Entonces, subió la mirada y dijo: ‘¡Ah, eres mujer!'”, relató entre risas la científica, a quien le dieron una habitación solo para ella.

También contó la historia de dos certificados que tenía colgados en la pared: “Estos son mis documentos de IBM Fellow”, dijo.

Eran casi idénticos, pero uno de ellos fue escrito como si la persona merecedora del honor fuese un hombre.

Al darse cuenta del error, le hicieron otro. “Querían que esté de vuelta. ¡No lo devolví!”, dijo, nuevamente entre risas.

McKee cree que no lo devolvió porque deseaba tener una prueba de que era necesario un cambio en esa industria.

La mentora

Allen, quien murió en 2020, no solo es admirada en IBM por sus aportes científicos, sino también por ser una maestra.

Tras especializarse en FORTRAN, fue ella quien se lo enseñó a sus colegas.

Frances Allen

FUENTE DE LA IMAGEN – CORTESÍA: IBM

Allen murió el 4 de agosto de 2020 a los 88 años.

“Además de su genio técnico, recordamos a Fran por su amor por enseñar y su pasión por inspirar y servir de mentora de otros”, indicó Arvind Krishna, presidente y CEO de IBM.

Pero su aporte va más allá. Algunos creen que era una feminista en el mundo de la computación.

Aunque impulsaba a los jóvenes de ambos sexos a que se formaran, dice McKee, “obviamente” tenía la convicción de animar a las mujeres a incursionar en la ciencia y la tecnología.

“Creaba espacios para que pudieran desarrollarse y tener éxito”.

De hecho, Allen dejó huella en Ginni Rometry, presidenta y CEO de IBM desde 2012 hasta 2020 y una de las mujeres más reconocidas en el mundo de la computación.

“Fran siempre será una inspiración para mí y para muchos otros, en IBM y en todo el mundo. No solo por sus contribuciones al campo de la informática, si no también por su generosidad, tutoría y curiosidad sin fin”, señaló Rometry.

Y la sencillez, dicen quienes la conocieron, siempre la caracterizó. Difícilmente hablaba de sus muchos logros.

El Premio Turing fue “maravilloso”, recuerda McKee.

“Y te podría enumerar a todas las mujeres que lo habían merecido antes que ella”.

Seguramente hoy habría hecho una lista de cuántas lo han merecido después de ella.

Imagen de la portada: Gentileza de BBC News Mundo

FUENTE RESPONSABLE: BBC News Mundo

Ciencia/Tecnología/Mujeres

 

La Importancia de La Biología Cuántica en La Ciencia y La Tecnología.

La biología cuántica es un área de estudio que investiga las aplicaciones de la mecánica cuántica en los procesos biológicos. Aunque sus orígenes se remontan a la década de 1930, se considera un campo interdisciplinario relativamente nuevo, con la capacidad de explicar los fenómenos de las células vivas a través de efectos cuánticos no triviales. ¿Puede la tecnología aprender algo de ellos?

¿Qué es la biología cuántica?

La biología cuántica se pregunta, específicamente, cómo los efectos cuánticos no triviales repercuten en los procesos biológicos de los organismos vivos que los contienen.

Los efectos cuánticos no triviales que le competen son:

Efecto túnel: En la mecánica clásica, si pateamos una pelota contra la pared, rebotaría porque la energía de sus partículas es menor que la de la barrera. Pero en la mecánica cuántica, los electrones tienen un carácter ondulatorio y pueden emitir una función de onda capaz de atravesar una barrera de potencial más allá de la energía de sus partículas. Esto es lo que se conoce como el efecto túnel.

Superposición cuántica: Dos estados cuánticos pueden superponerse para generar un tercero. El ejemplo más claro de esto está en la informática cuántica. A diferencia del bit de la informática clásica, que sólo puede tener el valor 1 o 0, el cúbit de la informática cuántica puede tener ambos valores al mismo tiempo.

Coherencia cuántica: En física, la coherencia es una propiedad de las ondas que permite la interferencia estacionaria. Para ello, es necesario que las ondas mantengan una forma y una frecuencia idéntica entre sí.

La coherencia cuántica sucede cuando la superposición cuántica se mantiene estable; como si esas ondas interfirieran las unas con las otras hasta formar una tercera onda, un tercer estado en este caso, que es una superposición de los dos estados anteriores. Si esto deja de darse, se habla de decoherencia cuántica, lo cual implica que el estado físico cuántico se convierta en un estado físico clásico.

Entrelazamiento cuántico: También se relaciona con la superposición, sólo que en el entrelazamiento cuántico, las partículas comparten sus estados superpuestos hasta el punto en que pierden la independencia e individualidad, formando un todo inseparable (mientras no caigan en la decoherencia). Este fenómeno puede ocurrir aunque las partículas se encuentren a gran distancia las unas de las otras.

Imagen de portada: Gentileza TECNOLOGÍA y CIENCIA.

FUENTE: TECNOLOGÍA/BIOLOGÍA CUÁNTICA. Por Maia Mulko