Apocalipsis del internet: Supertormenta solar “demasiado fuerte” para soportar, dicen los científicos

El impacto de un evento de clima espacial de este tipo en la tecnología moderna aún no se comprende completamente.

Si deseas profundizar sobre este interesante artículo, cliquea por favor donde esta escrito con «negrita». Muchas gracias.

Hace unos 100 años, el 15 de mayo de 1921, se produjeron varios incendios en las salas de control de la electricidad y el telégrafo en varias partes del mundo, incluidos los EE. UU. y el Reino Unido.

En la ciudad de Nueva York, fue desde un tablero de distribución en la estación de Brewster que se extendió rápidamente para destruir todo el edificio, y en Suecia, los operadores de intercambio de Karlstad primero experimentaron un mal funcionamiento del equipo y humo tenue, luego, después de un período de silencio, el incendio principal comenzó, lo que provocó daños importantes en los equipos, según los estudios.

Surgieron informes similares de varias partes del mundo, incluida la India, el Reino Unido y Nueva Zelanda, sobre perturbaciones en los equipos eléctricos y los cables eléctricos y telegráficos entonces nacientes.

Estos se debieron a los campos magnéticos generados en la Tierra por una de las tormentas solares más grandes que impactaron al planeta, conocida como la Tormenta del Ferrocarril de Nueva York de 1921.

“Los efectos se produjeron en términos de interferencia en las comunicaciones por radio, el telégrafo y los sistemas telefónicos, todos los cuales se utilizaron en 1921”, explicó a The Independent Jeffrey Love, geofísico del Programa de Geomagnetismo del Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS).

Este evento de clima espacial que “esencialmente una llamada de atención”, según el Dr. Love, quien señala que si tales superllamaradas solares golpean la Tierra hoy, podrían traer aún más devastación.

“Cuando miramos hacia atrás en ese momento, todo lo que esté relacionado con la electricidad no era tan importante en 1921 como lo es hoy”, opina.

Los científicos han entendido durante más de un siglo cómo surgen estas supertormentas solares y causan interrupciones en las redes de comunicación y electricidad. Pero el impacto que podría causar un evento de clima espacial de este tipo en la actualidad aún no se comprende completamente.

Las tormentas solares se producen cuando el sol emite una ráfaga de plasma conductor de electricidad en lo que se denomina eyección de masa coronal (CME).

Cuando las CME se dirigen hacia la Tierra, podrían pasar entre el Sol y nuestro planeta a velocidades muy altas de unos 2000 km por segundo, llegando a la Tierra en un par de días.

Dado que el plasma en las CME es conductor de electricidad, interactúa con el campo magnético de la Tierra, llevando corriente a una capa de la atmósfera terrestre llamada ionosfera. Eso a su vez produce un campo magnético a través del principio de electromagnetismo por el cual funcionan los motores y generadores.

En última instancia, el proceso genera campos eléctricos en la superficie eléctricamente conductora de la Tierra, impulsando corrientes eléctricas a través de los diferentes tipos de rocas de la corteza que tienen distintas capacidades para transportar la corriente.

“Ahora, si tiene una red de energía que fluye a través de una estructura geológica eléctricamente resistiva, la corriente no puede fluir muy bien a través de esta parte de la Tierra. Entonces, toma el camino de menor resistencia, que es a través de la red eléctrica”, explica el Dr. Love.

“Así que termina provocando un cortocircuito en esto y se obtienen corrientes en el sistema de la red eléctrica, que no son deseadas o no están controladas. 

Y dado que el sistema de la red eléctrica se trata de controlar las corrientes y gestionarlas, y básicamente, tener corrientes alternas a una frecuencia determinada, en este escenario, hay una corriente cuasi-continua que fluye en un sistema diseñado para corriente alterna”, agrega.

Los expertos sostienen que las supertormentas solares pueden ser particularmente desastrosas para los transformadores en la red eléctrica, haciendo que se calienten y apaguen debido al flujo de corriente no deseado.

“Y si daña un transformador, es posible que deba reemplazarlo, lo que significa que su corte de energía podría durar bastante”, expresa el Dr. Love.

Mike Hapgood, presidente del Grupo de Expertos en Impactos Ambientales Espaciales (SEIEG) en el Reino Unido, también cree que los transformadores en las redes eléctricas se enfrentarían a uno de los mayores problemas, ya que trabajan en frecuencias muy específicas de corriente alterna en todo el mundo.

“Cuando la corriente inducida en la Tierra por las tormentas solares entra en un transformador, lo desequilibra”, manifiesta el Dr. Hapgood a The Independent.

Los transformadores dependen del equilibrio de las corrientes a medida que cambian los voltajes, y si se desequilibran, pueden provocar calentamiento y vibraciones que los apagarían.

“Así es como se puede conseguir el apagón, pero se puede volver a encender. Habrá daños, pero no serán un daño particularmente grande”, diceasegura el Dr. Hapgood.

Citando el ejemplo de una tormenta solar de nivel moderado que azotó la Tierra en 1989, mencionó que las interrupciones de energía que causó en Quebec, Canadá, se resolvieron en unas nueve horas.

“La gente ahora sabe cómo solucionarlo. Y no esperaría nada extenso. Si bien algunos expresan el temor de que tomaría años resolverlo, no creo que mucha gente, especialmente los ingenieros, realmente crean eso”, opina el Dr. Hapgood.

Los científicos también dicen que los sistemas de navegación por satélite podrían verse afectados significativamente por las supertormentas solares.

“Uno de los grandes que se avecinan ahora es el impacto en la navegación por satélite GNSS. Creo que no es tanto que se rompa, pero tendrá mucha intermitencia durante varios días. En algunos puntos funcionaría y en otros no”, explica el investigador del clima espacial.

“En algunos puntos, colocaría a la gente en el lugar completamente equivocado. Así que hay un elemento en el que no se confiaría. Creo que para la aviación, eso no está mal, porque tienen sistemas inteligentes que realmente le dicen a los pilotos si no se puede confiar en ellos”, agrega el Dr. Hapgood.

Sin embargo, los expertos no están seguros de hasta qué punto la conectividad global a Internet se vería afectada por una tormenta solar.

Según unestudio reciente de Sangeetha Abdu Jyothi de la Universidad de California, Irvine y VMware Research, la solidez de los cables de Internet submarinos para tales eventos climáticos espaciales no se ha probado particularmente.

La investigación predice que las líneas de fibra óptica de larga distancia y los cables submarinos, que son una parte vital de la infraestructura global de Internet, son vulnerables a las CME.

Si bien las fibras ópticas utilizadas en los cables de internet de larga distancia son inmunes a estas corrientes, la Dra. Jyothi señala que estos cables tienen repetidores alimentados eléctricamente a intervalos de aproximadamente 100 km que están conectados a tierra y son susceptibles a daños.

Dado que los repetidores en estos cables están conectados en serie y a tierra, y también en puntos intermedios, estas conexiones a tierra pueden actuar como puntos de entrada y salida para las corrientes inducidas, expuso a The Independent.

Imagen de portada: Gentileza de Pinterest

FUENTE RESPONSABLE: Independent en Español Por Vishwam Sankaran. Noviembre 2021.

Ciencia/Universo/Super tormenta solar/Derivaciones/Sociedad

Misteriosas señales de radio desde estrellas lejanas desvelan mundos ocultos.

19 estrellas enanas rojas en el espacio profundo emiten señales de radio en forma inesperada, que indicarían la existencia de planetas ocultos. 4 de estas estrellas contarían con planetas que las orbitan.

Recuerda que si deseas profundizar más sobre este artículo; debes cliquear sobre lo escrito en “negrita”. Muchas gracias.

Un nuevo estudio astronómico realizado en la Universidad de Queensland, en Australia, ha empleado la antena de radio más potente del mundo para descubrir estrellas lejanas que «escondería» astros ocultos orbitando a su alrededor, de acuerdo a las extrañas señales de radio que emiten. Los investigadores utilizaron el radiotelescopio de baja frecuencia LOFAR, situado en los Países Bajos.

Los planetas del Sistema Solar emiten fuertes ondas de radio cuando sus campos magnéticos interactúan con el viento solar, las cuales ya han sido detectadas y analizadas por los astrónomos en múltiples estudios previos. Pero las señales de radio de los planetas ubicados fuera de nuestro Sistema Solar son mucho más difíciles de detectar.

Aprovechando ventajas tecnológicas

La radioastronomía ofrece numerosas ventajas con respecto a otras técnicas para lograr este objetivo, más aún si se utilizan instrumentos de avanzada como el radiotelescopio LOFAR. Anteriormente, solo era posible detectar las estrellas más cercanas que generan una emisión de radio constante. Los nuevos radiotelescopios permiten identificar señales provenientes de estrellas más lejanas, y al mismo tiempo comprobar si existen planetas que orbitan a esas estrellas.

En este caso, los especialistas se centraron en las estrellas enanas rojas, que son más pequeñas que el Sol y registran una intensa actividad magnética, la cual puede derivar en emisiones de radio. Además de descubrir casi veinte nuevas estrellas, registraron otros fenómenos que podrían derivar en la identificación de nuevos exoplanetas.

Interacciones magnéticas

De acuerdo a una nota de prensa, algunas de las señales de radio detectadas provienen de la conexión magnética de las estrellas y los planetas en órbita que aún no han podido observarse, en un fenómeno similar a la interacción entre Júpiter y su luna, Ío. Los científicos identificaron este extraño mecanismo en 4 de las estrellas identificadas, según el estudio publicado recientemente en la revista Nature Astronomy.

Se sabe que Ío, un satélite con fuerte actividad volcánica, genera erupciones que emiten material a más de 300 kilómetros de altura: su baja gravedad permite que parte de este material sea expulsado de la superficie, depositándose en un anillo que cubre su órbita. Dicho material puede ser ionizado, quedando atrapado en el intenso campo magnético de Júpiter.

Tema relacionado: Una colosal medusa cósmica emite extrañas señales de radio.

Auroras y señales de radio

Los investigadores creen que un fenómeno similar marca la dinámica de los nuevos sistemas descubiertos: por eso emiten las señales de radio, generadas a partir de las auroras producidas por las interacciones magnéticas. Incluso en la Tierra, la interacción del campo magnético de nuestro planeta con el viento solar genera brillantes auroras que emiten poderosas ondas de radio, además de ser fantásticos espectáculos visuales.

Para los astrónomos australianos, algunas de las estrellas descubiertas en el espacio profundo albergan «versiones ampliadas» de Júpiter e Ío: presentan un planeta envuelto en el campo magnético de una estrella, emitiendo material en vastas corrientes que posteriormente producen potentes auroras, las cuales finalmente generan las señales de radio.

Por último, los científicos concluyeron que el radiotelescopio Square Kilometer Array, desarrollado por Australia y Sudáfrica y que estaría operativo en 2029, permitirá comprobar la presencia de estos planetas y además intentar descubrir otras estrellas a distancias mucho mayores.

Imagen de Portada: Gentileza de Tendencias

FUENTE RESPONSABLE: Tendencias. Por Pablo Javier Piacente

Estrellas lejanas/Interacciones magnéticas/Señales de radio

Referencia:

The population of M dwarfs observed at low radio frequencies. Callingham, J.R., Vedantham, H.K., Shimwell, T.W. et al. Nature Astronomy (2021).DOI:https://doi.org/10.1038/s41550-021-01483-0

Foto: una nueva investigación descubrió estrellas lejanas que podrían albergar nuevos planetas, a partir de emisiones de radio aparentemente producidas por fuertes auroras, más poderosas que las registradas en la Tierra cuando el campo magnético terrestre interactúa con el viento solar. Se trataría de sistemas con intensas interacciones magnéticas, como las registradas entre Júpiter y su luna Ío. Crédito: Yuri_B en Pixabay.

Científicos descubren que la Tierra brilla menos que hace 20 años.

El análisis de los datos de aproximadamente 800 noches entre 1998 y 2017 mostró una disminución pequeña, pero significativa, en el brillo de la Tierra.

El estudio fue publicado en Geophysical Research Letters.

Los investigadores del Instituto de Tecnología de Nueva Jersey comprobaron que se produjo una reducción de las nubes bajas brillantes y reflectantes sobre el océano Pacífico oriental en los últimos años y fueron señaladas como las responsables de opacar el brillo de la tierra.

Utilizaron décadas de mediciones de la luz terrestre, la luz reflejada por la Tierra que ilumina la superficie de la Luna y también mediciones por satélite para descubrir que fue lo que provocó el descenso de la reflectancia.

El estudio fue publicado en Geophysical Research Letters. Por su parte, el análisis de los datos de aproximadamente 800 noches entre 1998 y 2017 mostró una disminución pequeña, pero significativa, en el brillo de la Tierra.

«La caída del albedo (la energía que llega a ella y hace que esté luminosa) nos sorprendió mucho cuando analizamos los últimos 3 años de datos después de 17 años de reflectancia casi plana», dijo el investigador Philip Goode.

«Es bastante preocupante», afirmó la semana pasada Edward Schwieterman, científico de la Universidad de California en Riverside, quien no ha participado en el estudio. Durante algún tiempo, muchos científicos habían esperado que una Tierra más cálida podría dar lugar a más nubes y a un mayor albedo, lo que ayudaría a moderar el calentamiento y a equilibrar el sistema climático, «pero esto demuestra lo contrario«, agregó.

Imagen de portada: Gentileza de Ámbito

FUENTE RESPONSABLE: Ámbito.

Astronomía/Ciencia/Descubrimiento/Universo

A mirar para arriba: unos 700 pequeños asteroides podrían alcanzar la Tierra en los próximos 100 años.

Según un estudio, estos cuerpos celestes de menos de 100 metros de diámetro podrían causar cierta destrucción en caso de impacto, aunque la mayoría de ellos se quemarán en la atmósfera. Los detalles.

Al analizar una base de datos global de asteroides, un equipo de astrónomos chinos calculó su comportamiento en órbita y descubrió que más de 700 de esos objetos espaciales, cuyo total se estima entre 100.000 y 1.000.000, podrían golpear la Tierra en un siglo.

Aunque el riesgo su colisión con nuestro planeta es bajo y la mayoría de estos cuerpos celestes tienen menos de 100 metros de diámetro -mucho más pequeños que el asteroide que causó la extinción masiva de especies hace 70 millones de años-, cada uno de ellos tiene más energía cinética que una bomba atómica, recoge el portal SCMP.

Su gran cantidad y su pequeño tamaño los convierten en objetos extremadamente difíciles de rastrear, según el profesor Gan Qingbo y sus colegas del Centro de Observación y Aplicación de Datos de Desechos Espaciales, adjunto a la Administración Nacional Espacial del país asiático. «La identificación precisa de los objetivos de amenaza de impacto y las capacidades de alerta temprana requieren algoritmos más precisos para la determinación de la órbita y la evaluación del riesgo de impacto», reza un artículo al respecto publicado recientemente en la revista nacional Acta Astronomica Sinica.

Hasta ahora, al rastrear asteroides peligrosos para la Tierra, los objetos con un diámetro menor a 100 metros se ignoraban, considerando que la mayoría se quemarán en la atmósfera. Lo que probablemente ocurrirá con los 700 asteroides identificados, según la explicación del profesor Chen Ping, un geólogo de la Academia de Ciencias de China, que descubrió dos cráteres de impacto en la nación asiática. Además, el experto reiteró que no había razón para entrar en pánico.

Imagen de portada: Gentileza de (Twitter @AsteroidWatch)

FUENTE RESPONSABLE: Rosario 3 – 

Científicos calculan cuánto sobreviviría un humano en Marte.

Las condiciones del planeta rojo, muy diferentes a las de la Tierra, hacen complicado el desarrollo de una misión tripulada durante mucho tiempo.

Si deseas mayor información; por favor cliquea en lo escrito en “negrita”. Muchas gracias.

Uno de los grandes objetivos de la Administración Nacional de Aeronáutica y el Espacio (NASA), así como del resto de agencias espaciales internacionales, es la de explorar con más detalle Marte. El planeta rojo, en el que actualmente se encuentran los los rover Perseverance y Curiosity (NASA) y Zhurong (Administración Nacional del Espacio de China; CNSA), es uno de los planetas en los que se centran las misiones espaciales.

Sin embargo, a día de hoy la posibilidad de organizar un viaje tripulado resulta del todo imposible, debido a las características del planeta. «La presión atmosférica es tan baja que cualquier gota de agua se sublima, es decir, pasa de estado sólido a gaseoso sin pasar por el líquido. Eso le ocurriría a un humano, se evaporaría al momento«, explica Jorge Pla-García, miembro de la misión Mars 2020 de la NASA, sobre el hecho de que un humano se quitará su escafandra en Marte.

Ahora, un artículo publicado en la revista Space Weather hace referencia a la posibilidad de programar vuelos tripulados hacia el planeta rojo. Los expertos, no obstante, ven en la radiación espacial el principal problema para llevarlo a cabo. «Hay dos tipos principales de radiación peligrosa: partículas energéticas solares (SEP) y rayos cósmicos galácticos (GCR). La intensidad y evolución de ambos depende de la actividad solar».

El máximo de una misión

En base a ello, los expertos calculan el tiempo máximo que podría tener una misión tripulada a Marte: nunca debería superar los cuatro años de duración, aunque abren la puerta a la viabilidad de las misiones espaciales a este planeta. «Nuestros cálculos demuestran claramente que el mejor momento para lanzar un vuelo espacial humano a Marte es durante el máximo solar». En dicho momento, cuando las radiaciones más agresivas del sol disminuyen y hay menos riesgos para los humanos, «es posible protegerse de las partículas SEP», indican los expertos.

Características de Marte

A comienzos de este año se revelaron varios datos relativos al peso en el planeta rojo. Así, según los expertos, el peso real de una persona sería mucho menor en Marta que en la Tierra: cerca del 38% sobre el total real. Un hecho que se explica por el efecto de la masa en la fuerza gravitacional que se ejerce sobre los cuerpos.

Igualmente, la NASA compartió otros detalles sobre algunos fenómenos meteorológicos de Marte. Por ejemplo, la hora en la que amanece ronda entre las 6:02 y las 6:05 de la madrugada. El sistema de medición de Perseverance, uno de los rover estadounidenses en Marte, también reflejó que la temperatura en el amanecer está entre los 22 y los 84 grados bajo cero.

Imagen de portada: Gentileza de Actualidad ASTV

FUENTE RESPONSABLE: Actualidad ASTV Por Raúl Izquierdo

Marte/Ciencia/Investigación/Universo/Posibilidades de vida humana.

Universo – Hallazgo Científico

Un grupo de científicos encontró parte de la materia “faltante” del Universo.as galaxias están formadas ante todo por la denominada materia oscura, de naturaleza desconocida e invisible, y por apenas un 16% de bariones, es decir los átomos y moléculas que conocemos.

Si deseas profundizar sobre esta interesante  entrada, cliquea por favor en aquello que observes subrayado. Muchas gracias.

AFP

Un grupo de científicos ha logrado cartografiar por primera vez un viento galáctico, el depósito de gas de una galaxia, y ha detectado así una parte de su materia “faltante”.

”Las galaxias son raramente islotes pasivos de estrellas”, sino más bien estructuras dinámicas, cuya formación y evolución apenas estamos empezando a descubrir, explicó el astrofísico Nicolas Bouché. 

Según las teorías en vigor, las galaxias están formadas ante todo por la denominada materia oscura, de naturaleza desconocida e invisible, y por apenas un 16% de bariones, es decir los átomos y moléculas que conocemos.Para poner las cosas más difíciles, la observación de las galaxias actual solo permite revelar el 20% de estos bariones. El resto, la materia “faltante”, se la lleva el viento galáctico, una nebulosa de gas y polvo provocada por la explosión de estrellas en el seno de una galaxia.

Un equipo internacional dirigido por investigadores del Centro de Investigaciones Astrofísicas de Lyon (CRAL) ha podido cartografiar una nebulosa de esa materia perdida, con el espectrógrafo Muse del gran telescopio VLT instalado por el Observatorio Europeo Austral en el desierto chileno de Atacama. ”Es como si viéramos un iceberg por primera vez”, explica Nicolas Bouché, investigador francés y coautor del estudio publicado el jueves en la prestigiosa revista británica MNRAS, junto a Johannes Zabl, del departamento de Astronomía de la universidad canadiense de Saint Mary.

Otros investigadores habían localizado nebulosas de galaxias, pero mucho más difusas. Esta vez la observación de Gal1, una galaxia bastante joven, de unos 1.000 millones de años de antigüedad, permitió detectar “una nube de gas producido por esos vientos galácticos, que se escapa de ambos lados del disco de la galaxia, a través de dos conos asimétricos”. 

Las dimensiones de esa nube son gigantescas, del orden de más de 80.000 años luz respecto del centro de Gal1. En comparación, nuestra Vía Láctea tiene un diámetro de aproximadamente 100.000 años luz. Esta nube es una especie de depósito de materia, equivalente solamente al “10 a 20% de la masa de la galaxia” detectada, explica Bouché.

Una parte de la nube vuelve a verterse en el disco galáctico para formar esas estrellas, algunas de las cuales acaban explotando, y vuelven a mandar materia hacia la nebulosa, en un círculo incesante. Los astrónomos tuvieron la suerte de tener como “faro” a un cuásar, un objeto particularmente luminoso del universo, que por su proximidad con la galaxia Gal1 permitió detectar la presencia de magnesio, integrante esencial de esas nebulosas.

Imagen: Gentileza de Los Andes

FUENTE: Los Andes/Ciencia/Astronomía/Universo/Investigación