David Sinclair, el científico de Harvard que afirma que “la vejez es una enfermedad” (y puede ser curable).

Envejecer es algo natural e inevitable, el destino de todos. Así es como la gran mayoría de nosotros encara la vida, pero no el genetista David Sinclair.

Basándose en sus estudios de más de dos décadas, dice que es posible retrasar el envejecimiento con unos hábitos sencillos para que tengamos una vida más larga y saludable.

Sinclair cree que pronto será posible hacer esto también con medicamentos, que aún se están probando para este propósito, y dice que probablemente vayamos a lograr ser capaces de revertir el envejecimiento.

El científico, que tiene un doctorado por la Universidad de Nueva Gales del Sur, en Australia, y un posdoctorado del Instituto Tecnológico de Massachusetts, en Estados Unidos, está a cargo de un laboratorio en la Universidad de Harvard donde investiga por qué envejecemos.

Su trabajo le ha valido decenas de premios de asociaciones y entidades científicas. También lo convirtió en una celebridad: ha sido elegido una de las 100 personas más influyentes del mundo por la revista Time y tiene casi 200.000 seguidores en Twitter.

El investigador también posee 35 patentes y ha fundado o está involucrado en varias empresas de biotecnología, algunas de ellas dedicadas a frenar o prevenir el envejecimiento.

El banco Merrill Lynch evaluó en 2019 que esta industria factura ya US$110.000 millones y que para 2025 alcanzará los US$600.000.

Sinclair también es autor de Lifespan(“Esperanza de vida”), un libro que se convirtió en un éxito de ventas. En el texto argumenta, contrariamente a lo que se piensa, que el envejecimiento no es inevitable.

David Sinclair

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

El investigador dirige un laboratorio en Harvard que investiga el envejecimiento.

El científico también considera que debemos cambiar radicalmente la forma en la que pensamos sobre el envejecimiento: en lugar de considerarlo un proceso común y natural, debemos abordarlo como una enfermedad y, como tal, como algo que se puede tratar o incluso curar.

Sinclair dice que solo con un cambio radical en nuestra perspectiva sobre la vejez la humanidad podrá aumentar significativamente su esperanza de vida.

De lo contrario, dice, los avances médicos nos darán sólo un par de años más: “Tenemos que hacerlo mejor”.

Esta es una síntesis de la conversación de Sinclair con BBC Brasil.

Línea

¿Por qué envejecemos?

Los científicos han identificado las nueve causas principales del envejecimiento y en mi investigación de los últimos 25 años hemos encontrado evidencia de que una de estas causas es la causa de muchas, sino todas las demás, e implica una pérdida de información.

Tenemos dos tipos de información en el cuerpo que heredamos de nuestros padres y que se ven afectadas por el entorno y el tiempo.

Una es la información “digital”, el código genético, y la otra es la analógica, el epigenoma, los sistemas de la célula que controlan qué genes se activan y desactivan.

Envejecimiento

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

“No hay ninguna ley en biología que diga que debemos envejecer”, asegura Sinclair.

Es la activación y desactivación de los 20.000 genes de una célula lo que le dice a esta quién es —es decir, le da su identidad— y cómo se supone que debe funcionar.

Pero con el tiempo, el epigenoma comienza a perder información, como le ocurre a los CD por los rasguños, y las células pierden la capacidad de activar los genes correctos en el momento adecuado. Pierden su función.

Creo que esa es la razón por la que envejecemos.

Dices que no necesitamos envejecer. ¿Por qué?

No hay ninguna ley en biología que diga que debemos envejecer. No sabemos cómo detener esto, pero estamos mejorando para reducir la velocidad. Y, en el laboratorio, lo pudimos revertir (el proceso).

Mi punto es que el epigenoma es cambiante.

La forma en que vivimos nuestras vidas tiene un gran impacto en estos rayones en el CD. Hacer las cosas bien puede ralentizar drásticamente el envejecimiento del reloj, y hoy podemos medir ese reloj, tenemos análisis de sangre y saliva para eso.

Estamos encontrando en animales como ratas y ratones e incluso en ballenas y elefantes y en personas que tienen diferentes estilos de vida que el envejecimiento puede ocurrir a un ritmo muy diferente. Y que más del 80% de su salud futura depende de cómo viva, no del ADN.

Hay cosas que los científicos han descubierto al observar a personas que viven mucho tiempo. Estos incluyen comer los tipos correctos de alimentos (un buen lugar para comenzar sería la dieta mediterránea), comer menos calorías y con menos frecuencia. El ejercicio físico también ayuda.

Y hay quienes piensan que cambiar la temperatura corporal con hielo y agua fría es útil en este sentido.

¿Cómo ayuda esto a retrasar el envejecimiento?

La razón por la que los científicos creen que estos hábitos e intervenciones de estilo de vida funcionan es que estimulan las defensas naturales del cuerpo contra las enfermedades y el envejecimiento.

Alimentos

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

La dieta mediterránea es un buen punto de partida para una alimentación sana.

Sentir frío o calor, tener hambre y quedarse sin aliento son formas de activar estas defensas.

En la raíz de estas defensas hay un puñado de genes, y hemos estudiado un conjunto de ellos que controlan el epigenoma y se activan con el ejercicio, con el hambre. Por eso creemos que comer lo correcto y ayunar puede ralentizar el reloj de envejecimiento.

El envejecimiento es la causa de la mayoría de las enfermedades, es con mucho la principal causa de enfermedades cardíacas, el alzhéimer, la diabetes…

Entonces, la idea es que te hace más fuerte y te hace vivir más tiempo.

Un estudio reciente publicado en la revista Nature afirma que existe una tasa invariable de envejecimiento en los primates. Esto apunta en la dirección opuesta a su trabajo e indica que no podemos ralentizar ni detener el envejecimiento.

Hace 200 años la velocidad máxima a la que podía viajar un humano era la velocidad de un caballo.

Hay tecnologías que podemos utilizar para superar nuestra biología. La tecnología resuelve problemas y nos hace mejores que antes.

Somos una especie que innova. Sin tecnología no hubiéramos sobrevivido.

Mujer haciendo ejercicio.

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

El ejercicio ayuda a retrasar el envejecimiento.

Eso es lo que hemos estado haciendo durante más de un millón de años y también encontraremos tecnologías para superarlo.

Este es el siguiente paso, superar los límites de nuestra salud que hemos heredado.

Hacemos esto todos los días, cuando tomamos una aspirina o nos vestimos. Cambiamos nuestro entorno y también podemos cambiar la química de nuestro cuerpo.

Proponen un enfoque diferente del envejecimiento: tratar este proceso como una enfermedad. ¿Por qué?

Una enfermedad es un proceso que ocurre a lo largo del tiempo y resulta en discapacidad y/o muerte. Esto es lo mismo que envejecer.

La única diferencia es que esto, por definición, le ocurre a menos de la mitad de la población. Esta clasificación es arbitraria y debe cambiarse.

El envejecimiento es una enfermedad. Resulta que es común, pero el hecho de que algo sea común y natural no lo hace aceptable.

Eso no lo hace más aceptable que el cáncer. Estamos demostrando que es tratable, que puede ralentizarse y evitar que suceda.

Mujer enferma

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

El envejecimiento es una enfermedad, dice Sinclair, por lo tanto, es tratable.

La exclusión actual del envejecimiento como una enfermedad significa que los médicos dudan en recetar medicamentos que potencialmente pueden brindar a las personas muchos años de vida más saludable.

Por lo tanto, debemos declarar que el envejecimiento es una enfermedad o al menos una condición médica tratable.

Esto es muy diferente de nuestra comprensión actual, porque hoy en día vemos al envejecimiento como algo inevitable, pero usted está diciendo que no lo es y qué podemos tratarlo, retrasarlo e incluso revertirlo. Es una propuesta radical¿no?

Es radical, pero también es radical volar en avión o usar antibióticos y computadoras.

Este es el camino que debe seguir la humanidad.

Si queremos lograr avances significativos en la medicina y la longevidad, incluso si curamos todas las enfermedades hoy, la mejora promedio en la esperanza de vida será de poco más de dos años. Necesitamos hacerlo mejor.

Antes de continuar, me gustaría que explicara mejor algo que dijo: que, en el laboratorio, pudo revertir el envejecimiento.

Estábamos buscando una forma de poner en cero al epigenoma, de pulir los arañazos del CD.

Observamos muchos genes para ver si podíamos revertir el envejecimiento de manera segura.

No tuvimos éxito durante muchos años e incluso terminamos provocando cáncer en las células del laboratorio.

Mujeres nadando

FUENTE DE LA IMAGEN -GETTY IMAGES

El frío ayuda a activar las defensas del cuerpo, explica el científico.

Pero encontramos tres genes, llamados factores de Yamanaka, que pueden revertir el envejecimiento de manera segura sin que las células pierdan su identidad.

Esto se hizo en células de piel humana y células nerviosas.

Luego lo probamos en ratas con nervios ópticos dañados y pudimos restaurar su visión rejuveneciendo los nervios ópticos.

¿Y podría aplicarse esto en el futuro a los seres humanos?

Hay inversores que creen que sí. Estuve hablando con ellos por teléfono esta mañana.

Los dos años de estudios de seguridad en roedores han sido prometedores y pasaremos a los primeros ensayos en humanos en los próximos dos o tres años para ver si podemos curar la ceguera en las personas.

Hablábamos de cambios en el estilo de vida. Pero se están investigando medicamentos para retrasar el envejecimiento, ¿verdad? ¿Qué ha descubierto la ciencia hasta ahora y qué se está investigando?

Hay moléculas, tanto naturales como sintéticas, que parecen prometedoras para retrasar el envejecimiento y prolongar la vida de los animales e incluso en estudios en humanos.

Y al menos dos de ellas son medicamentos que están en el mercado.

Hojas

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

Existe buena evidencia de uno de estos medicamentos, la metformina, que se administra a personas con diabetes tipo 2.

Hay signos prometedores de que las personas con diabetes viven más tiempo que las personas que no padecen esta enfermedad. Un estudio ahora analiza a decenas de miles de personas que han tomado metformina y las tasas de cáncer, enfermedades cardíacas y alzhéimer.

¿Qué buscamos aquí: vivir para siempre?

No (risas). 

¿Cuál es el propósito de la investigación médica?

¿Hacer que tengamos vidas más largas y saludables?

Sí, es lo mismo aquí.

La diferencia es que estamos llegando a las raíces de las causas de las enfermedades, en lugar de ponerles un vendaje a esas enfermedades una vez que ocurren.

Y al atacar las causas fundamentales, el impacto será mayor. Y lo será para todo el cuerpo.

No deberíamos simplemente ralentizar el envejecimiento del corazón y dejar que el cerebro envejezca, porque terminamos con más personas con la enfermedad de Alzheimer.

Necesitamos un enfoque que mantenga saludables todas las partes del cuerpo por más tiempo. Y ese es el enfoque que estoy tomando.

¿Cuál sería el impacto de estas innovaciones para la sociedad en su conjunto?

Existen los beneficios individuales de estar sano a los 90 años y más, poder tener múltiples carreras, poder jugar con los bisnietos, no ser una carga para los hijos.

El otro beneficio es económico.

Mis colegas, yo mismo y algunos economistas de Londres estimamos que, únicamente en EE.UU. extender la esperanza de vida en solo dos años agregaría US$86 billones en valor a la economía durante las próximas décadas, y si prolongamos la vida saludable en diez años, serían US$300 billones.

Este valor provendría del hecho de que las personas no están enfermas. En EE.UU., se gastan billones de dólares en atención de enfermedades, como me gusta llamarlo, más que en atención médica. 

Este dinero puede transformar la sociedad al utilizarse en educación y combatir el cambio climático, por ejemplo.

Esta es una industria que ha sido valorada por Merrill Lynch en decenas de miles de millones de dólares y que pronto podría alcanzar cientos de miles de millones. ¿Por qué se invierte tanto dinero e interés en esto?

Es una de las mayores necesidades insatisfechas del mundo. No hay una persona en el planeta que no se beneficie de estos avances, ni siquiera los niños.

Abuelos

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

La capacidad de mejorar las defensas naturales del cuerpo contra las enfermedades revolucionará el mundo y ahorraría miles de millones de dólares en la economía global durante las próximas décadas.

Crearía un mundo que sería tan diferente del de hoy como lo es el nuestro del que existía antes de los antibióticos.

Usted está involucrado con algunas empresas que desarrollan productos y servicios con el objetivo de retrasar o revertir el envejecimiento. ¿No le preocupa que esto pueda hacer que lo vean como alguien que intenta obtener ganancias en esta área, en lugar de ser solo un investigador cuyo objetivo es ayudarnos a vivir más y de una forma más saludable?

Mi objetivo es hacer que las personas sean más saludables. Y la única forma de fabricar medicamentos es formar equipos para desarrollarlos.

Eso es lo que estoy haciendo.

¿No podría hacer esto como investigador en lugar de emprendedor?

No. Se necesitan millones de dólares para fabricar un solo fármaco.

Pero ¿no cree que su participación en estas empresas puede hacer que algunas personas sospechen de la ciencia que está divulgando?

Mi ciencia se sostiene por sí sola. Nunca se ha demostrado que esté equivocada.

Imagen de portada: Gentileza de BBC Brasil, Sao Paulo

FUENTE RESPONSABLE: BBC Brasil, Sao Paulo

Ciencia/Salud/Investigación/Envejecimiento/¿Verdadero o falso?

¿TODO LO QUE EXISTE ES FÍSICO?

‘El cuarto de Mary’: la explicación del dilema mental más increíble.

Imagina por un momento que Mary es una científica brillante que, encerrada en su cuarto, jamás ha visto más colores que el blanco y el negro. Aquí comienzan los problemas.

¿Quién es Mary y por qué tiene un cuarto? En realidad se trata de un curioso dilema y experimento mental propuesto por el filósofo australiano Frank Jackson en su artículo ‘Epiphenomenal Qualia’ de 1982, que posteriormente extendió en ‘What Mary didn’t know’ de 1986. 

 

También se la conoce como Mary la super científica, y está destinada a generar debate sobre la visión fisicalista del universo. Este fisicalismo defiende que lo que existe es puramente físico, incluido lo mental. 

 

El universo y los procesos mentales, según esta doctrina, serían completamente físicos. Enfatiza lo físico, ya sea materia o energía, frente a otros conceptos (y por supuesto niega la existencia de Dios y del alma). 

 

Lo que Jackson intentó demostrar con su dilema es que existen propiedades que no son físicas y que algún conocimiento solo se puede alcanzar a través de la experiencia consciente. Pero vamos a ello: Mary es una científica brillante que jamás ha experimentado ningún color, aunque tiene toda la información física sobre ellos. 

 

Está forzada, por alguna razón, a investigar el mundo desde un cuarto blanco y negro a través de una televisión blanca y negra. Se especializa entonces en la neurofisiología de la visión, y adquiere toda la información física posible sobre los tipos de colores, usando términos (el cielo es azul, los tomates son rojos). 

 

Tiene un conocimiento tan amplio que sabe hasta las combinaciones de ondas del cielo que estimulan la retina, pero, como decíamos, no tiene ningún conocimiento de colores porque jamás los ha visto. Está forzada, por alguna razón, a investigar el mundo desde un cuarto blanco y negro a través de una televisión blanca y negra 

 

¿Qué sucederá cuando Mary salga de la habitación y experimente por primera vez los colores? Tiene toda la información posible sobre ellos, pero nunca los ha presenciado. Cuando los vea por primera vez, parece lógico pensar que aprenderá algo nuevo acerca del mundo y tendrá nuevas experiencias visuales. 

 

Por lo tanto, podemos decir que su conocimiento previo, a pesar de tener toda la información física posible, era incompleto. Con este dilema, Jackson desmonta el fisicalismo.

La existencia de qualia

Básicamente la premisa es que Mary tiene toda la información física acerca del color, pero no posee una información completa sobre ellos, por lo que no toda la información acerca de la visión es física. La trascendencia de esta idea, además del argumento contra el fisicalismo, es que aprueba la existencia de qualia: las propiedades subjetivas y cualitativas de las experiencias, concebidas como totalmente independientes del comportamiento y la disposición. 

Para entenderlo mejor: según Jackson, si Mary gana un conocimiento de algo que particular que no poseía antes, después de abandonar la habitación, sería el conocimiento de la qualia de ver el color verde (por ejemplo). Con ello se reconoce que los qualia son propiedades reales.

Si Mary gana algo después de abandonar la habitación, si adquiere conocimiento de una cosa en particular que no poseía antes, ese conocimiento, argumenta Jackson, es el conocimiento de la qualia de ver rojo. Por lo tanto, debe reconocerse que los qualia son propiedades reales, ya que existe una diferencia entre una persona que tiene acceso a un quale determinado y una que no. 

 

Algunos argumentan que si Mary tiene un conocimiento absoluto sobre la física que hay detrás del color, efectivamente habría logrado ver los colores antes de conocerlos.

 

Algunos expertos que han tratado de defender el fisicalismo, como el filósofo Daniel Dennett, argumentan que si Mary tiene un conocimiento absoluto sobre la física que hay detrás del color incluyendo lo que sucede en el cerebro, efectivamente habría logrado ver los colores antes de conocerlos. 

 

Los qualia, por otra parte, nos hacen plantearnos algo que desde niños siempre tenemos en mente: ¿el color verde que veo yo es exactamente igual al que ves tú? Quizá los colores son lo más usado para entender la complejidad detrás del concepto, pero hay multitud de conceptos diferentes: el olor del césped, el sabor del vino, el amor…

 

 ¿Todos los seres humanos lo experimentamos de la misma manera o es justamente nuestra percepción lo que nos hace diferentes y, por tanto, únicos? Esas pequeñas experiencias dependen de nuestro cerebro y son, por tanto, lo que nos hace a cada uno como somos. 

¿Y tú, eres fisicalista? ¿Crees que Mary conocerá los colores cuando salga de la habitación o que ya lo había hecho con anterioridad?

Imagen de portada: Gentileza de Alma, Corazón y Vida.

FUENTE: Alma, Corazón y Alma – Experimentos/curiosidades – Por A. N.

Datan el manuscrito más antiguo, hasta ahora, que inspiró la leyenda del Rey Arturo.

Una investigación de las Universidades de Bristol y Durham pone fecha al ‘Merlín de Bristol’.

En 2019, Michael Richardson de la Biblioteca de Colecciones Especiales de la Universidad de Bristol, encontró siete fragmentos de pergaminos por pura casualidad. Estas páginas parecían estar relacionadas con la leyenda del Rey Arturo; ya que narran parte de la historia relacionada con el ciclo artúrico. 

Pero ahora, gracias a la ciencia y el estudio de las Universidades de Bristol y Durham, sabemos más sobre el origen de estas piezas. Y se sitúan entre los manuscritos relacionados con las leyendas artúricas más antiguos de este tipo. Pero ¿cómo han conseguido datarlos? ¿Cuál es la procedencia de estos textos?

Hay que partir del hecho de que los siete fragmentos fueron toda una sorpresa al ser encontrados hace varios años. “Estaban pegados en las encuadernaciones de cuatro volúmenes de principios de la era moderna, publicados entre 1494-1502”, indica la Universidad de Bristol en el comunicado de prensa. 

Estuvieron conservados en la colección de libros raros de esta biblioteca durante años sin que nadie se fijase lo suficiente en ellos. Y sí, ahora han resultado ser todo un tesoro para los investigadores.

Los fragmentos del manuscrito, relacionados con la leyenda del Rey Arturo

Los fragmentos del manuscrito están escritos en francés antiguo y parecen pertenecer a una obra datada de principios del siglo XIII conocida como Ciclo de la Vulgata o Ciclo de Lancelot-Grial; en estas historias aparecen tanto la historia del mago Merlín como las aventuras de la búsqueda del Santo Grial por parte de Lancelot, entre otras. 

Las teorías apuntan a que posiblemente “Sir Thomas Malory (1415-1471) utilizara partes de este ciclo como fuente para su obra Le Morte Darthur (impresa por primera vez en 1485 por William Caxton), que a su vez es el principal texto fuente para muchas versiones modernas de la leyenda artúrica en inglés”, indican los investigadores.

Estos fragmentos del manuscrito pronto llamaron la atención de todo el mundo. Incluso se le bautizó como el Merlín de Bristol. Y pasó a manos de la profesora Leah Tether, presidenta de la Sociedad Artúrica Internacional (rama británica) del Departamento de Inglés de Bristol; su marido, el historiador medieval y especialista en textos el doctor Benjamin Pohl, del Departamento de Historia de la Universidad; y la doctora Laura Chuhan Campbell, especialista en las historias de Merlín en francés antiguo de la Universidad de Durham. 

Entre los tres examinaron y analizaron los pedazos del manuscrito relacionado con la leyenda del Rey Arturo y descubrieron que eran muy antiguos.

Así ha sido la datación del manuscrito

El ‘Ciclo de la Vulgata’ se escribió entre 1220 y 1225 mientras que el ‘Merlín de Bristol’ data de entre 1250 y 1275; por lo que se sitúa “dentro de una generación de la autoría original de la narración”

La tarea de datar los fragmentos del texto no ha sido fácil. Pero además han conseguido saber el posible lugar de origen gracias al estudio del francés en el que está escrito. “Hemos podido datar el manuscrito del que se extrajeron los fragmentos entre 1250 y 1275 mediante un análisis paleográfico (de la escritura), y lo hemos situado en el norte, posiblemente en el noreste, de Francia mediante un estudio lingüístico”, comenta la profesora Tether en el comunicado. “El texto en sí (Ciclo de la Vulgata) fue escrito en torno a 1220-1225, por lo que esto sitúa el manuscrito de Bristol dentro de una generación de la autoría original de la narración”, añade.

Por otra parte, gracias a una anotación en un margen; también han podido saber que llegó a Inglaterra entre 1300 y 1350. “Pudimos datar la escritura e identificarla como una mano inglesa”, indica la profesora. “La mayoría de los manuscritos del texto que se sabe que estuvieron en Inglaterra en la Edad Media fueron compuestos después de 1275, por lo que éste es un ejemplo especialmente temprano; tanto de los textos del Ciclo de la Vulgata en general como de los que se sabe que llegaron a Inglaterra desde Francia en la Edad Media”, indica.

La ciencia detrás de la datación

Pero no todo el trabajo se ha hecho a partir del lenguaje del texto. Porque para entender lo que decían los fragmentos primero tenían que poder verlos bien. Y aquí es donde ha entrado en juego el departamento de Química de la Universidad de Durham. El trabajo del equipo del profesor Andy Beeby consistía en procesar de forma digital el texto a partir de la captura de imágenes de las secciones dañadas. Gracias a su trabajo “pudimos leer algunas partes del texto con mayor claridad”, indica la profesora Tether.

Por otra parte, este proceso también ayudó a saber más sobre el manuscrito. En este caso, se pudo averiguar cuál era el tipo de tinta. La más común en la época era la tinta ferrogálica, que se puede observar bajo la luz infrarroja de manera más oscura; pero en este caso es una tinta con base de hollín (carbón), que se conoce como lampblack y se ve más clara con este tipo de luz. “La razón de la elección de la tinta por parte de los escribas puede tener que ver con los materiales de fabricación de tinta que estaban disponibles cerca de su taller”, señalan en el comunicado.

El departamento de Química de la Universidad de Durham ayudó a procesar de forma digital los fragmentos del texto relacionado con la leyenda del Rey Arturo; pero también ayudó a saber que la tinta utilizada, conocida como ‘lampblack’ no era la más común de la época

Los tres investigadores han publicado tanto la transcripción como la traducción completa al inglés del texto en el libro The Bristol Merlin: Revealing the Secrets of a Medieval Fragment (2021, ARC Humanities Press). En la edición se pueden ver imágenes a todo color del fragmentos del texto relacionado con las leyendas del Rey Arturo hechas por el fotógrafo Don Hooper.

La ciencia y las letras siempre han estado más unidas de lo que podría parecernos en un principio. Sin unas o las otras, el ser humano no estaría completo. Y el ejemplo del Merlín de Bristol solo es uno más en el que se demuestra que sin ciencia, las letras están perdidas. Pero al revés también pasa. No olvidemos que el conocimiento es muy complejo, incluso en cuanto a la leyenda del Rey Arturo se refiere.

FUENTE: HIPERTEXTUAL –  CIENCIA – Por Desirée Pozo / Leyendas Artúricas/Manuscrito/Merlin de Bristol/Rey Arturo/Universidad de Bristol/Universidad de Durham

Científicos descubren un pato que habla.

Un científico neerlandés ha descubierto antiguas grabaciones de un pato almizclero imitando la frase “You bloody fool!” (“¡Maldito tonto!”), aprendida cuando fue criado por humanos en un parque de aves australiano.

El científico de la Universidad de Leiden, Carel Ten Cate, dijo que lo interesante de la expresión vocal del ave acuática, apodada “Ripper”, no era tanto el mensaje, sino el hecho que pudiera imitar a los humanos.

“Definitivamente se basa en la voz humana, aunque la pronunciación es un poco extraña, que podría ser el acento australiano, no lo sé”, dijo Ten Cate, que publicó sus hallazgos en la revista de investigación biológica Philosophical Transactions of the Royal Society.

Dijo que al principio se había preguntado si las grabaciones, realizadas en la década de 1980, podrían ser un engaño, pero fueron realizadas por el ornitólogo Peter Fullagar, coautor del artículo. 

Las grabaciones se habían guardado en un archivo de sonido y se habían consultado ocasionalmente hasta que Ten Cate las redescubrió en el curso de su investigación sobre el aprendizaje vocal en las aves.

Ten Cate dijo que Ripper tenía algo más en su repertorio: también podía hacer un ruido como el de una puerta que se cierra y su pestillo haciendo clic.

Algunas especies de animales, sobre todo aves como los loros y los pájaros cantores, son capaces de imitar el habla humana. Pero el fenómeno es raro, aunque algo más común en animales criados por humanos.

“Encontrar una especie ajena a estos grupos (…) en un pato, es bastante extraordinario. Se trata de un hecho evolutivo independiente de la capacidad de aprendizaje vocal, lo cual es muy especial”, afirma Ten Cate.

Imagen de portada: Gentileza de Ámbito

FUENTE: Ámbito – Información General – Noticias del Mundo

Pandemia – Trabajo remoto

Lo que los jefes realmente piensan sobre el trabajo en remoto.

Hacerle una pregunta rápida a un colega en el escritorio de al lado, tener reuniones espontáneas para discutir temas y saber que todos tienen una conexión de wifi estable.

Estas son solo algunas de las razones por las que James Rogers, de 26 años, prefiere manejar a su equipo desde la oficina y no desde la mesa de la cocina de su casa.

“Para nosotros, como empresa, la oficina va primero. Creo que podemos ser mejores cuando trabajamos en la oficina a tiempo completo”, defiende Rogers, que lidera las relaciones públicas digitales en la sucursal de Londres de una agencia británico-estadounidense de contenido global.

Desde abril, la empresa comenzó a dar a los empleados la opción de regresar a la oficina de manera parcial.

“Nuestro objetivo es que el mayor número de miembros del equipo regrese a la oficina con la mayor frecuencia posible en los próximos meses”, explica.

Los expertos en recursos humanos aseguran que la actitud de Rogers muestra una tendencia.

A pesar de que numerosas encuestas globales indican que el trabajo en remoto fue una experiencia positiva para una parte importante de empleados y que muchos (aunque no todos) quieren seguir así, muchos jefes no están de acuerdo.

Grupo de personas en una oficina.

FUENTE DE LA IMAGEN –  GETTY IMAGES

En EE.UU., el 72% de los gerentes que supervisan a empleados en remoto prefieren que todos los trabajadores estén en la oficina, según un estudio reciente de la Society for Human Resource Management (Sociedad para la Gestión de Recursos Humanos), al que tuvo acceso BBC Work Life.

Una encuesta de junio del órgano colegial de los gestores de Reino Unido, Chartered Management Institute (CMI), mostró que aproximadamente la mitad de gerentes esperaba que el personal estuviera en la oficina al menos dos o tres días a la semana.

En Suecia, la compañía de datos Winning Temp, con clientes en 25 países, dice que está notando signos de presión para volver a la oficina, particularmente en mercados donde hay altos niveles de vacunación.

“Veo que muchas empresas están forzando (el regreso)”, dice el fundador y director ejecutivo Pierre Lindmark. “Empiezan a decir, ‘OK, te pusiste la segunda vacuna, tienes que estar en la oficina'”.

Todo esto está alimentando debates sobre por qué los jefes están rechazando la metodología del empleo remoto más rápido de lo que muchos expertos predijeron, qué significa esto para el futuro del trabajo a distancia y cómo afectará a los empleados que se aferran a sus rutinas de trabajo durante la pandemia.

Una necesidad de control

Aunque el trabajo desde casa durante el covid-19 demostró que los empleados pudieron ser productivos, los expertos en recursos humanos señalan que muchos jefes experimentaron una pérdida de control en comparación con los tiempos previos a la pandemia. Y ahora quieren recuperarlo.

Dos mujeres se comunican por videollamada.

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

“Si estás con la gente, sientes que puedes tener el control”, opina Lindmark. “No juzgas a las personas simplemente por observarlas en cámara, estás juzgandolos viendo la productividad, lo que está pasando (en la oficina)”.

Ahora que en muchos países las cuarentenas terminaron y las tasas de vacunación son altas, Lindmark señala que los jefes están tomando una decisión más “emocional” para que todos vuelvan a la oficina.

Pero advierte que esto sucede sin que ellos observen de cerca el desempeño individual o el de toda la empresa durante el tiempo remoto, o sin tener una estrategia sobre cómo esto afectará a los empleados.

“Manejar un equipo remoto es más difícil. Exige nuevas habilidades. Mucha gente se metió en esto sin estar preparada”, añade Maya Middlemiss, autora y especialista en el trabajo en remoto, con sede en Valencia, España.

“Por lo tanto, no es sorprendente que estemos teniendo una reacción violenta y las personas que no se adaptan bien a ese manejo de grupo prefieran tener a todos de regreso (al sitio de trabajo)”, opina.

James Rogers

FUENTE DE LA IMAGEN – CORTESÍA JAMES ROGERS

“Para nosotros, como empresa, la oficina va primero. Creo que podemos ser mejores cuando trabajamos en la oficina a tiempo completo”, opina James Rogers.

Otros, como el bloguero de negocios y medios de comunicación Ed Zitron, creen que muchos jefes, sobre todo en cargos intermedios, están ansiosos por recuperar un sentido de estatus.

Según él, algunos ya no tienen la oportunidad de parecer importantes como cuando iban “de una reunión a otra” y monitorean lo que sus equipos estaban haciendo.

“Si bien esto puede pasar también en Zoom y Slack, se vuelve significativamente más evidente quién realmente hizo el trabajo, porque se puede evaluar digitalmente de dónde proviene”, escribió en un boletín de junio.

Como era de esperar, los propios jefes no comparten esa perspectiva.

Aquellos que defienden el trabajo en la oficina, como James Rodgers, reconocen que tener “más visibilidad” es una parte central de su mantra pro-oficina.

“No es para que puedas micro gestionarlos o ‘vigilarlos’, sino para que puedas entender dónde podrían necesitar más apoyo”, argumenta.

“Es más fácil entender si un miembro del equipo podría estar teniendo problemas con una tarea cuando está sentado frente a ti. No tienes esa visibilidad cuando están sentados a 30 o 40 kilómetros de ti en su propia casa”, agrega.

Aparte de la visibilidad, estos mismos jefes también destacan que las mejores posibilidades sociales y creativas de los empleados están en la oficina.

Por ejemplo, las charlas para romper el hielo en la cocina, la presentación en persona de nuevos empleados, tomar algo después del trabajo para afianzar equipos y que surjan ideas espontáneas.

“Hicimos nuestro mejor esfuerzo durante las cuarentenas para intentar ser lo más creativos y (tener intercambios) fluidos en la medida de lo posible, pero es bastante difícil cuando tienes que programar una llamada para cada cosa”, advierte Daniel Bailey, de 34 años, que es director ejecutivo de una empresa de investigación de calzado con sede en Londres.

“Trabajar de forma remota tiene grandes beneficios, (pero) no creo que sea mejor que estar juntos en un lugar para el proceso creativo”, opina.

Una mujer conectada a una computadora.

  • FUENTE DE LA IMAGEN –  GETTY IMAGES
  • Kerri Sibson, directora de la compañía de desarrollo detrás del nuevo Design District londinense (la nueva “meca” del diseño de Londres), dice que algunos jefes están priorizando el regreso a la oficina para que su personal pueda organizar y asistir a eventos presenciales nuevamente, o relacionarse con otros profesionales de la industria de la misma área.

“Las nuevas empresas necesitan encontrar oportunidades de crecimiento que a menudo provienen de estos encuentros fortuitos”, explica.

¿Igualdad?

Los jefes que defienden el trabajo presencial en la oficina suelen insistir en que las empresas pueden y deben trabajar para garantizar que “haya igualdad de experiencias y oportunidades para el equipo, tanto si están en la oficina como si no”.

Pero una reciente encuesta de la Society for Human Resource Management (SHRM, Sociedad para la Gestión de Recursos Humanos) reveló que alrededor de dos tercios de los gerentes con personal en remoto creen que ese tipo de trabajo a tiempo completo es perjudicial para los objetivos profesionales de los empleados.

Pierre Lindmark

FUENTE DE LA IMAGEN –  CORTESÍA PIERRE LINDMARK

“Veo que muchas empresas están forzando (el regreso)”, dice el fundador y director ejecutivo Pierre Lindmark.

Mientras que una cantidad similar considera que los empleados remotos son más fáciles de reemplazar que los trabajadores que acuden al lugar de trabajo.

“El refrán ‘ojos que no ven, corazón que no siente’ explica perfectamente por qué existe este sentimiento entre los gerentes y muestra cuán profundamente arraigada está la idea del trabajo cara a cara en nuestra cultura”, argumenta Johnny C. Taylor, presidente y director general de la organización.

Otra investigación sugiere que algunos gerentes tienen dificultades para confiar en los empleados que trabajan desde casa.

Los resultados de una encuesta a 200 ejecutivos de EE.UU. en agosto pasado mostraron que ellos no tenían plena fe en que un tercio de su personal utilizará correctamente las tecnologías de colaboración necesarias para que el trabajo en remoto resulte exitoso.

Anteriormente, otra investigación de Harvard Business Review sobre la pandemia reveló que un 41% de los gerentes se mostraba escéptico de que los trabajadores en remoto siguieran motivados a largo plazo.

Middlemiss advierte que existe un “riesgo real” de que este tipo de actitudes hacia los empleados que optan por el teletrabajo amplifiquen los prejuicios preexistentes, como los relacionados con la raza, la clase, la discapacidad y el género.

Una mujer conversa con un hombre

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

Incluso antes del covid-19, las mujeres eran más propensas a solicitar trabajo flexible debido a responsabilidades de cuidado, señala, y por lo tanto es probable que se vean afectadas de manera desproporcionada si las empresas priorizan la retención y promoción del personal de oficina.

Retener el talento

Expertos en empleo predicen que, a pesar de la resistencia al trabajo en remoto, es posible que los jefes tengan que tomarlo como una opción permanente ya que las empresas buscan retener y contratar trabajadores.

“La pandemia demostró que los empleados pueden trabajar con éxito desde casa y quieren mantener esta flexibilidad”, afirma Taylor.

“Los beneficios como el teletrabajo y los horarios flexibles son fundamentales para atraer y retener talentos de primer nivel y los empleadores lo saben”, añade.

“Si puedes trabajar de forma remota para alguien, en realidad puedes teletrabajar para cualquier otra persona, incluidos posibles empleadores que no estén en tu área”, agrega Middlemiss.

“Por lo tanto, si sabes que así es como quieres vivir y trabajar, es importante que sepas que podría haber muchas más oportunidades frente a ti”, destaca.

Existe una evidencia abrumadora de un aumento en el cambio de trabajo a medida que los trabajadores emergen de la pandemia con una perspectiva más clara sobre lo que quieren de sus rutinas laborales y domésticas en el futuro.

En EE.UU., una nueva encuesta de PwC muestra que casi dos tercios de los trabajadores están buscando un nuevo puesto, mientras que las cifras del portal de empleo líder en Reino Unido, Totaljobs, sugieren que más de las tres cuartas partes de los británicos están en búsqueda activa.

Los jefes que defienden el trabajo a distancia dicen que su enfoque está teniendo un impacto positivo en la contratación.

“Hemos tenido desarrolladores que quieren trabajar para nosotros desde Francia, Reino Unido, Bélgica. Y eso se debe a que contamos con esta flexibilidad”, explica Olga Beck-Friis, cofundadora de una plataforma digital de asesoramiento legal con sede en Estocolmo.

“Actualmente no tenemos planes de adoptar una política de regreso a la oficina de tiempo completo”, dice.

Olga Beck-Friis

FUENTE DE LA IMAGEN – POCKETLAW

Olga Beck-Friis, cofundadora de una plataforma de asesoramiento legal digital con sede en Estocolmo, dice que planea mantener el trabajo remoto en su empresa.

Mientras tanto, Lindmark de Winning Temp cree que algunos de los gerentes que eligen regresar al trabajo presencial de manera completa pueden terminar reevaluando sus decisiones.

Según él, el cambio desde el trabajo a distancia podría tener un impacto en los niveles de productividad y rentabilidad.

“Si las personas han trabajado en casa durante mucho tiempo y realmente lo disfrutan, al volver a la oficina sienten que están controladas… están perdiendo autonomía”, asegura.

En cambio, sugiere que los jefes observen más de cerca la producción individual y del equipo y cómo se sienten para ayudar a crear modelos híbridos.

“Un programa de trabajo flexible… tiene que funcionar mutuamente para los empleados, los empleadores y las organizaciones”, coincide Taylor de la Society for Human Resource Management. “No existe una solución única para todos. Y esa es la clave”, analiza.

Desde Londres, el gerente a favor de que la gente vuelva a la oficina, Rogers, sigue confiando en que otras empresas adoptarán su forma de pensar.

“Creo que habrá una gran cantidad de empresas que subestiman el poder de tener a los empleados juntos en un espacio y que cambiarán su postura inicial sobre el trabajo en remoto en el futuro”, opina.

“Nosotros descubrimos que la mayoría de nuestro personal estaba emocionado de estar todos juntos en la oficina”, concluye.

Imagen de la portada: Gentileza de BBC New Mundo

FUENTE: BBC New Mundo – Por Maddy Savage – Sociedad/Empleo remoto/Vida-trabajo/Visualización/Equipo de trabajo/Controversias.

La verdad deshonesta

La foto de portada es la tapa del libro “Austerlitz”, de WG. G. Sebald.

Nadie estaría de acuerdo en que algo engañoso pueda ser verdadero, aunque más no sea, inversamente, porque la verdad nunca engaña. 

Sin embargo, esta constatación vuelve el caso de la obra arte un poco menos evidente. 

El problema es antiguo, y vuelve cada tanto. Esta vez la excusa del regreso es la publicación de Speak, Silence: In Search of WG Sebald, la biografía que Carole Angier escribió del escritor alemán.

Sebald encontró –tal vez sin quererlo, tal vez porque no hay ya otra manera de escribir para quien no sea ni cándido ni craso–, una indistinción por la que lo que era novela no lo era y lo que era ensayo o crónica, tampoco. 

La imputación que la investigación de Angier hace pensar sobre él presenta como una de las pruebas el uso de las fotografías.

Son por lo general, como señaló la crítica Lucasta Miller en un artículo en The Spectator, imágenes un poco oníricas, que vienen de otro mundo, el del pasado.

En Austerlitz había un chico.

Nos enteramos ahora que quien está en la foto no es el chico judío refugiado que pensábamos sino, siempre según Angier, un chico inglés cualquiera de preguerra cuya imagen Sebald tomó de una postal comprada.

A Miller este descubrimiento parece decepcionarla, sobre todo porque el propio autor habría hablado en entrevistas del chico judío de la foto. Se alegan también otras minucias como el uso de citas bibliográficas inexistentes en ensayos académicos sobre Friedrich Hölderlin, y quién sabe cuántas cosas más.

Queda como relente la impresión de que el lector ha sido estafado porque se rompió el hechizo de la verdad. 

Sin embargo, habría que preguntarse: ¿se rompió realmente? Habría que preguntarse además: ¿pueden entonces las obras de arte (los libros de Sebald lo son) ser deshonestas sin dejar de ser verdaderas? Eso dependerá de dónde concluya cada uno que está la verdad en el arte. 

Podría ser que estuviera aquí y allá, pero será siempre la misma verdad, porque no hay más que una.

Por ejemplo, ante una pintura histórica el observador no se pregunta si lo representado es cierto o si el modelo que el pintor usó para el prócer fue su vecino de puerta o si Lucrecia era en realidad un rostro que había visto en el burdel. 

El pintor no es un profesor de historia y esa pregunta implicaría darle a la comprensión empírica un valor esencial cuando es accidental, meramente informativo.

Pero esto no es, creo, porque el arte “mienta”, sino porque dice otra verdad, la única, la que importa. En Homero, poesía, filosofía, historia nos resultan ya indistinguibles.

La literatura no pertenece al mundo que no es literatura. El mundo que no es literatura está contenido en la literatura, sin ser por eso literatura. Pero el mundo no queda negado ni abolido. El mundo, entendido de esta manera, es invención del arte.

Lo que es poéticamente posible es absolutamente real. La literatura necesita del mundo para existir, del mismo modo que lo ideal precisa de lo real para manifestarse. 

El mundo es la literatura representada, y no al revés, como prescribiría el realismo, presa del engaño persuasivo de la realidad. La realidad suele engañarnos; la obra de arte, cuando lo es en serio, nunca. 

Por eso pudo decir famosamente Aristóteles en su Poética que la poesía era más filosófica que la historia y tenía un carácter más elevado que ella, dado que la poesía contaba lo general y la historia, lo particular. 

Aunque parezca insólito, no son pocos los artistas (ni hablemos de quienes escriben) que trafican lo particular de la historia. Sebald no se contaba entre esos. 

Finalmente, aun antes de que los libros de Sebald sean olvidados (vivimos entre cosas perecederas) se olvidará la minucia documental, y ya no importará si ese chico era el refugiado o el inglés de paseo, porque ese chico será todos los chicos y un único chico.

FUENTE: LA NACIÓN – Por Pablo Gianera

 

Pirámides de Egipto: un equipo de arqueólogos reveló quiénes las construyeron.

El hallazgo de tumbas y el estudio de un papiro escrito por un capataz de apellido Merer proporcionó información precisa sobre los verdaderos autores de los faraónicos monumentos egipcios. 

Mientras se encontraban analizando unos papiros que habían sido descubiertos en 2013, un grupo de arqueólogos encontró la respuesta a uno de los más grandes misterios de la historia de la  humanidad: quiénes fueron los encargados de construir las majestuosas pirámides de Egipto, entre ellas, la Gran Pirámide, la última de las 7 Maravillas del Mundo.

Según relataron los especialistas en una nota concedida a la revista Near Eastern Archaeology, los rollos de papiros forman parte del diario de uno de los capataces, de apellido Merer, quien ayudó a construir la Gran Pirámide, y datan de aproximadamente unos 4.500 años de antigüedad.   

El “Diario de Merer”, tal cual lo bautizaron sus descubridores, está compuesto por más de 300 fragmentos de diversos tamaños que aportan valiosos detalles acerca de cómo eran las actividades diarias del inspector de obras a lo largo de la construcción de las diferentes pirámides.   

Entre tantos otros, Merer hace especial referencia a una parada de su tripulación de 200 hombres en Tura, o Maasara, en las canteras de piedra caliza de la costa oriental del Golfo de Suez, y a la manera en cómo llenaron su barco para el viaje de entre unos 13 a 17 kilómetros de vuelta río arriba, a Giza.

Los especialistas creen que, como este tipo de piedra caliza fue utilizada para la cubierta exterior de la pirámide, el diario documenta el trabajo que se llevó a cabo en la tumba durante el último año de la vida de Keops, alrededor de 2.560 años atrás.

Por su parte, el mundialmente reconocido arqueólogo y egiptólogo Zahi Hawass, quien participó en el estudio, relató que cerca de las pirámides de Egipto encontraron unas tumbas “que pertenecieron a obreros bien tratados ya que algunos de ellos tenían huesos curados, lo que sugiere que tenían acceso a una mejor atención médica”

Según explicó el ex ministro de Antigüedades de Egipto, en el interior de las tumbas encontraron 12 esqueletos en posición fetal que estaban en perfecto estado de conservación, “acomodados como se hacía con los difuntos, de acuerdo con las antiguas creencias religiosas”, agregó.

“Los constructores de las pirámides de Egipto no eran esclavos, si lo fuesen, no estarían enterrados al lado de los reyes y de las reinas”, concluyó Hawass.

De esta manera, el estudio de estos papiros les permitió a los investigadores  dar definitivamente por tierra tanto con la teoría que afirmaba que los constructores de las pirámides fueron los habitantes de la desaparecida ciudad de la Atlántida, como así también con la que aseguraba que los extraterrestres intervinieron en sus construcciones.

FUENTE: WEEKEND – Informativo- Historia – Investigación – ¿Verdadero o Falso?.

Isla Oak: la leyenda del tesoro que ya se cobró seis víctimas y cientos de frustraciones. Final

En 1893, Frederick Blair y S.C. Fraser creó la Oak Island Treasure Company en Maine, Estados Unidos. Gracias a un contrato de explotación 30.000 dólares, la firma se aseguró los derechos exclusivos de todos los tesoros descubiertos por un período de tres años. Pero, pese a sus esfuerzos, no lograron encontrar nada.

Cuatro años más tarde, más precisamente el 26 de marzo de 1897, la isla se cobró otra víctima mortal: un hombre llamado Maynard Kaiser, que se encontraba trabajando en una de las perforaciones de la zona.

Tres meses más tarde, otro grupo de excavadores probó suerte. En esta ocasión, el taladro atraviesa capas de piedra blanda, roble y algo que parecían piezas sueltas de metal. Pero, al continuar descendiendo, chocaron con una barrera de hierro y debieron interrumpir las tareas.

Cuando el taladro volvió a la superficie y el equipo examinó las perforaciones extraídas del pozo, la emoción rápidamente se desvaneció. Pese a que se pensaba que la capa era de metal suelto, los hombres solo encontraron trozos de fibra de coco -utilizado en esa época para empacar-, astillas de roble y más escombros sueltos.

El papiro con la inscripción 'VI' encontrado en una de las excavaciones cuya autenticidad fue confirmada por expertos de la Universidad de Harvard

El papiro con la inscripción ‘VI’ encontrado en una de las excavaciones cuya autenticidad fue confirmada por expertos de la Universidad de Harvard – OakIslandMoneyPit.Com

Parte de los escombros extraídos en la isla Oak fueron trasladados a Amherst. Allí, el Dr. A.E. Porter hizo un estudio minucioso de los materiales desenterrados. Entre la tierra y los escombros, encontró un pergamino inconfundible con lo que parecían ser las letras ‘VI’ escritas en uno de los lados del material, que fue inspeccionado por especialistas de la Universidad de Harvard que verificaron su autenticidad.

Roosevelt y la búsqueda en el siglo XX

En 1909, a la edad de 27 años, Franklin Delano Roosevelt se unió a las filas de la Old Gold Salvage and Wrecking Company. De excelente posición económica y formado en Harvard, pasó ese verano frente a las costas de Nueva Escocia.

Roosevelt, el tercero desde la derecha

Roosevelt, el tercero desde la derecha – Daily Choices

De la misma manera que cualquier otro buscador de tesoros, Roosevelt estaba muy esperanzado de encontrarlo. Como consigna Oak Island Money Pit, en una carta dirigida a una amigo personal se interesó por el misterio de la isla y tenía intenciones de regresar a la Bahía Mahone.

Motivado por lo que había visto en 1897, Chappell regresó a Canadá desde Australia y junto con Frederick Blair, que había conservado el contrato de arrendamiento, se involucró en la búsqueda. Sus primeras excavaciones arrojaron hallazgos: un hacha, un ancla y una púa, elementos que los llevaron a creer que podían ser restos de alguna antigua civilización.

Blair, Chappel, su hermano Renerick, su hijo Melbourne y su sobrino Claude, comenzaron a trabajar en 1931. Como ya había ocurrido, el grupo se topó con más dificultades que soluciones. Buscaron el “pozo del dinero” pero, para ese entonces, el sitio había sufrido casi 140 años de excavaciones y la superficie de la isla lucía confusa. No sabían por dónde empezar.

Tras haber leído sobre el tema en un artículo en el New York Times de 1928, un hombre llamado Gilbert Hedden se interesó en el Pozo del dinero y la isla Oak. Ese interés devino en obsesión y tras comprar parte de la isla y negociar con Blair, consiguió los medios necesarios comenzó a trabajar en la zona en 1936.

En los primeros meses, el equipo de Hedden no tuvo mayores descubrimientos, pero en 1937 todo cambió. Al excavar en uno de los muchos túneles auxiliares que marcan la isla, el equipo tropezó con una serie de elementos fascinantes. A 20 metros de profundidad dieron con una lámpara minera y dinamita sin explotar. A 30 metros desenterraron masilla de arcilla nunca antes vista en la isla.

Si bien su interés por el tesoro de la isla Oak nunca disminuyó, en 1938 Hedden cambió de planes y decidió abocarse a los asuntos comerciales de la industria del acero.

La tragedia de los Restall 

Desde el mismísimo primer intento de los tres intrépidos muchachos de 1795, un gran número de creencias fantásticas se tejieron en torno a al destino de la isla Oak. Algunas profecías presagiaban que para desenterrar el tesoro debían morir al menos siete personas. Y la familia Restall no hizo más que agrandar la leyenda.

Robert Restall llegó a la isla en 1959 después de firmar un contrato con uno de los terratenientes. Se instaló con Bobbie, su hijo mayor de 18 años, en una cabaña sin agua potable, pero con la creencia firme de que lograrían encontrar el elusivo tesoro.

Robert Restall y su familia en el sitio denominado Pozo del dinero

Robert Restall y su familia en el sitio denominado Pozo del dinero – BeautifulTrendsToday.Com

La mañana del 17 de agosto de 1965, Robert se encontraba sobre el borde de una de las perforaciones cuando aspiró el gas que emanaba de una máquina perforadora. Se desmayó y cayó al pozo. Al ver lo que sucedía con su padre, Bobby se acercó para tratar de ayudarlo y corrió la misma suerte.

Al ver que padre e hijo Restall habían caído, los operarios Karl Graeser y Cyril Hiltz intentaron ayudarlos, pero también sucumbieron. Al término de la jornada, cuatro personas habían muerto.

Una placa inaugurada en el segundo centenario de la primera excavación recuerda a las seis personas que murieron mientras buscaban el supuesto tesoro

Una placa inaugurada en el segundo centenario de la primera excavación recuerda a las seis personas que murieron mientras buscaban el supuesto tesoro – OakIslandMoneyPit.Com

Tras la muerte de los Restall y los obreros, el inversor y geólogo Robert Dunfield se hizo cargo de la exploración de la isla. Los primeros trabajos se llevaron a cabo ese mismo año y tras un breve descanso se retomaron el mismísimo día de Año Nuevo de 1966.

Sin mayor éxito más que haber encontrado fragmentos de porcelana similares a los de expedicionarios anteriores y la incursión de Fred Nolan Dunfield puso fin a su proyecto. Tras haber invertido miles de dólares regresó a California con las manos vacías.

Después de haber hecho trabajo de campo en el área y una tregua con los demás buscadores de tesoros, en 1969 Daniel C. Blankenship y David Tobias conformaron la Triton Alliance Limited. Al explorar la zona de Old Smith Cove, el equipo descubrió una formación de troncos en forma de U, tijeras de hierro forjado, un trineo de madera y otros artefactos de hierro, como clavos y púas.

Según reportes de la época, el equipo sumergió una cámara y en la superficie analizaron lo que parecía ser una mano, un fragmento de un cadáver y varios cofres. Esto motivó a que se realizarán 10 inspecciones con buzos, pero todas fueron infructuosas: no se extrajo ningún tesoro como resultado de esa investigaciones.

A comienzos de los 1980, Blankenship y Tobias le dieron un giro comercial a su empresa: comenzaron a explotar la veta turística de la isla Oak. De manera casi exclusiva comenzaron a recibir a visitantes interesados tanto en la geografía como en los hallazgos y las historias contadas a lo largo de los siglos.

Sobre el final de la década de 1990, Tobias decidió vender sus acciones de la propiedad. La Sociedad de Turismo de la isla Oak le solicitó fervientemente al gobierno de Canadá que comprara el terreno y lo abriera al público, pero la iniciativa no prosperó.

Marty (izquierda) y Rick (derecha) Lagina, los hermanos que encabeza el reality show de History Channel

Marty (izquierda) y Rick (derecha) Lagina, los hermanos que encabeza el reality show de History Channel – YouTube

Pese a los pedidos de la organización, en 2006 la mayor parte de la isla fue vendida a los hermanos Marty y Rick Lagina de Kingsford, Michigan.

A comienzos de 2014, History Channel estrenó el reality show, The curse of Oak Island en el que, a través del uso de tecnología moderna, los hermanos buscan descubrir artefactos históricos enterrados en Oak.

Hasta ahora, los intentos de los Lagina por dar con el tesoro tampoco rindieron frutos. Sí encontraron una fuente de riqueza inesperada en el programa, que ya lleva ocho temporadas al aire.

Imagen de portada: Gentileza de La Nación – La leyenda de la isla Oak está ligada a las palabras “botín” y “tesoro” y, por ende, a los piratas (foto ilustrativa) –

FUENTE: LA NACIÓN – Mundo – Por Diego Cioccio 

Isla Oak: la leyenda del tesoro que ya se cobró seis víctimas y cientos de frustraciones. Parte I

Vinculada con numerosos personajes históricos, mitos y leyendas, este enclave canadiense en el Atlántico norte motivó numerosas exploraciones, textos y el célebre documental de History Channel.

Desde finales del siglo XVIII hasta la fecha, el misterio ha sido una constante en torno a la isla Oak. Seis personas han muerto y otras cientos de almas han vivido penurias intentando desenterrar un supuesto tesoro del que poco se sabe.

Ubicada en el condado de Lunenburg, sobre la costa sur de Nueva Escocia, en Canadá, la Isla Oak -o “Isla del Roble”- es una de las cientos que conforman la Bahía de Mahone. Con una superficie de 57 hectáreas y una altura máxima de 11 metros sobre el nivel del mar, encierra uno de los misterios arqueológicos más grandes de América del Norte.

El enigma involucra a personajes como el Capitán Kidd y su pozo del tesoro, o joyas de la decapitada reina de Francia, María Antonieta, o manuscritos que demostrarían que parte de la obra de William Shakespeare (1564-1616) habrían sido escritos por Francis Bacon.

También está vinculada a un joven Franklin Delano Roosevelt que, antes de convertirse en el 32° presidente de Estados Unidos, patrocina a la firma Old Gold Salvage Company y se interesó por el supuesto tesoro.

Hasta hubo historiadores que sugieren que la isla Oak está emparentada con los tesoros de los Caballeros Templarios.

Independientemente de los nombres y personajes históricos con los que se la relaciona, la leyenda de la isla Oak está ligada a las palabras “botín” y “tesoro” y, por ende, a los piratas.

Vinculada con numerosos personajes históricos, mitos y leyendas, este enclave canadiense en el Atlántico norte motivó numerosas exploraciones, textos y el célebre documental de los hermanos Lagina

Vinculada con numerosos personajes históricos, mitos y leyendas, este enclave canadiense en el Atlántico norte motivó numerosas exploraciones, textos y el célebre documental de los hermanos Lagina – YouTube History

Entre 1690 y 1730, los historiadores hablan de un período de oro para los corsarios. Muchos viajan hacia y cerca de la isla Oak por sus vastos recursos naturales y porque era el lugar ideal para esconder bienes robados.

Tres muchachos, un pozo y el comienzo del sueño

Así fue que un grupo de tres muchachos creyeron haber encontrado en la isla Oak el tesoro que, según la leyenda, había enterrado allí el escocés William Kidd, un experimentado pirata ejecutado en Londres 1701. En 1795, Daniel McGinnis, John Smith y Anthony Vaughn descubrieron un pozo con forma circular en ese lugar al que llamaron “Money Pit” (”el pozo del dinero”) y decidieron comenzar a cavar.

Entre sus esfuerzos y paladas encontraron losas sueltas, piedras y fragmentos de roble de gran tamaño. Pero la gran envergadura de esos troncos enterrados hizo que los tres jóvenes depusieran su búsqueda del supuesto tesoro millonario.

Ocho años después, la compañía Onslow emprendió viaje a la isla Oak motivados por el rumor de lo que habían iniciado McGinnis, Smith y Vaughn. Con equipamiento necesario para este tipo de tareas descendieron hasta los 28 metros. A esa profundidad, descubrieron una placa con inscripciones extrañas.

“12 metros más abajo hay 2 millones de libras enterradas”, indican los símbolos de acuerdo con una traducción de la época. No obstante, al remover la placa el agua comenzó a inundar todo y debieron salir.

Réplica de la piedra con la que se toparon uno de los primeros grupos de exploradores

Réplica de la piedra con la que se toparon uno de los primeros grupos de exploradores – OakIslandMoneyPit.Com

Gracias a la colaboración de Vaughn, la recientemente conformada Truro Company -que había incorporado a exmiembros de Onslow y otras personas respetadas en la materia- desembarcó en la isla Oak en 1845 con el anhelo y la ambición de hacerse del tesoro. Pero pese al entusiasmo inicial solo pudieron comenzar a excavar hacia 1849.

Decididos a resolver el misterio, montaron una estructura de madera sobre la que su taladro pudiese operar con mayor facilidad. Casi de modo secuencial, las capas de tierra, madera y metal se repetían a medida que descendían algunos metros.

Monedas de oro, inundaciones y muerte

Como publica Daily Choices, un buen día los miembros de la Truro Company taladran algo que parecían dos cofres que contenían monedas de oro.

El supuesto descubrimiento indicaba una cosa: que el tesoro estaba más abajo de lo que creían. Pero continuar descendiendo conllevaba un problema adicional dado que el pozo se llenaba de agua. 

Eso los llevó a la conclusión que el terreno que rodeaba a la perforación había sido creado artificialmente, como producto de una vieja represa. Si bien en un primer momento evaluaron crear una nueva represa para drenar el lugar y poder seguir excavando, la falta de fondos hizo que todo quedara en la nada.

Mapa de la isla Oak creado por Joe Nickell en 1999

Mapa de la isla Oak creado por Joe Nickell en 1999 OakIslandMoneyPit.Com

En 1861, un nuevo grupo probó suerte para intentar resolver el misterio. Autodenominados Oak Island Association, acordaron con el dueño del predio, Anthony Graves, que le entregarán un tercio de los tesoros que encontraran.

Con las ganas a flor de piel y el tiempo necesario para cumplir con su objetivo realizaron dos nuevos pozos en paralelo. La idea era llegar al botín cavando horizontalmente una vez que alcancen la profundidad deseada. Pero a muy poco de llegar al objetivo el agua inundó los dos túneles.

Desafortunadamente, el equipo experimentó una tragedia hacia el otoño boreal de ese año. Mientras intentaban drenar uno de los túneles inundados, una caldera explotó y un operador murió a raíz de las quemaduras. Varios otros resultaron heridos.

Finalmente, en 1866, la compañía renunció a sus derechos en el sitio y puso fin a una campaña costosa y accidentada.

Nuevos bríos

Mientras que las esperanzas por encontrar tesoros en la isla Oak parecían esfumarse, el hallazgo de casi 500 gramos de cobre en la superficie provocó entusiasmo. Si bien las piezas aparecieron lejos de la excavación original, algunos entusiastas creyeron que podría ser evidencia de lo que yacía enterrado.

Las distintas zonas exploradas de la isla Oak

Las distintas zonas exploradas de la isla Oak – OakIslandMoneyPit.Com

Imagen de portada: La leyenda de la isla Oak está ligada a las palabras “botín” y “tesoro” y, por ende, a los piratas (foto ilustrativa) – LA NACIÓN.

FUENTE: LA NACIÓN – Mundo – Por Diego Cioccio 

Una historia que entrecruza figuras como Franklin, Napoleón, Beethoven y Poe. -FINAL-

El Autómata llega a América

Una historia nunca confirmada señala que dos años más tarde, en Milán, el príncipe Eugène de Beauharnais le compró el Tuco a Maelzel y que éste se lo recuperó en 1815 para instalarse en París, donde el aparato fue manejado por Hyacinthe Henri Boncourt, uno de los mejores jugadores de Francia. 

En 1818 fue a Londres y realizó una gira por toda Gran Bretaña. William Lewis era el jugador escondido en su interior. En una partida reconoció por el estilo la identidad de su rival, Peter Unger Williams, a quien recomendó como su sucesor.

Para entonces, el Turco ofrecía ventajas a sus rivales, a modo de crear mayor expectativa. Así, jugaba con un peón de menos. 

Pese a ello, la gira de 50 partidas deparó apenas tres derrotas y dos empates. El éxito fue tan grande que Maelzel decidió probar suerte al otro lado del Atlántico. Así, fue con el Turco a Estados Unidos en 1826. 

El ajedrecista escondido se llamaba William Schlumberger. El Autómata disputó partidas en Nueva York, Boston, Filadelfia y Baltimore.

Un corte del Turco que permite ver su interior y el compartimento desde donde se lo manejaba. 

En esta última ciudad se produjo la derrota ante Charles Carroll, uno de los firmantes de la Declaración de la Independencia. Y fue en Baltimore donde Maelzel se enteró que tenía competencia en dos hermanos de apellido Walker, que habían diseñado un artefacto similar. Ambos aparatos convivieron como atracciones y nunca se enfrentaron. Sin embargo, el original mantuvo mayor popularidad.

Poe descubre al Turco

En los años siguientes, el éxito del Turco se expandió hacia el Oeste y hacia Canadá. La gira de 1836 lo llevó a Richmond, Virginia. Un escritor de 27 años, que se ganaba la vida en el Southern Literary Messenger, vio en acción al artefacto y publicó un ensayo en el periódico. 

El texto se titula El jugador de ajedrez de Maelzel; en él, su autor, Edgar Allan Poe, se propuso demostrar que era un fraude. Describió la experiencia de ver jugar al Turco y narró el origen de la máquina y las peripecias de Kempelen.

“El primer intento de una explicación escrita del secreto, al menos el primer intento del que nosotros mismos tenemos algún conocimiento, se realizó en un gran folleto impreso en París en 1785. La hipótesis del autor se reducía a que un enano accionaba la máquina (…) Toda esta hipótesis era demasiado obviamente absurda como para requerir comentario o refutación y, en consecuencia, encontramos que atrajo muy poca atención”, dice Poe en su ensayo. Luego cuenta que en 1789 se publicó un libro de M. I. F. Freyhere que postula que adentró había un niño. “Esta idea, aunque más tonta que la del autor parisino, tuvo mejor acogida, y en cierta medida se creyó que era la verdadera solución de la maravilla, hasta que el inventor puso fin a la discusión al hacerse un examen detenido de la parte superior de la caja”.

Más adelante, apunta que “el Autómata no siempre gana el juego” y que “si la máquina fuera una máquina pura, y este no sería el caso, siempre ganaría”, y que cuando se le pregunta a Maelzel si no hay ningún truco, “su respuesta es invariablemente la misma: ‘No diré nada al respecto’”. 

El autor de El cuervo resalta que “es interés del propietario representarlo como una máquina pura. ¿Y qué método más obvio y eficaz podría haber para impresionar a los espectadores con esta idea deseada que una declaración positiva y explícita en ese sentido? Por otro lado, ¿qué método más obvio y eficaz podría haber para despertar la incredulidad en el hecho de que el autómata sea una máquina pura, que retener una declaración tan explícita?”. El escritor arriesga la respuesta: “A Maelzel le interesa representar esta cosa como una máquina pura; se niega a hacerlo, directamente, con palabras, aunque no tiene escrúpulos”, y por lo tanto “la inferencia es que la conciencia de que no es una máquina pura es la razón de su silencio”. 

El ensayo de Poe se acerca a la verdad del truco en este pasaje: “Hay seis velas en el tablero del Autómata durante la exhibición. Surge naturalmente la pregunta. ¿Por qué se emplean tantas, cuando una sola vela o, en el mejor de los casos, dos, habría sido suficiente para ofrecer a los espectadores una vista clara del tablero? La primera y más obvia inferencia es que se requiere una luz tan fuerte para que el hombre que está dentro pueda ver a través del material transparente (probablemente una fina gasa) del que se compone el pecho del Turco”.

Edgar Allan Poe le dedicó un texto al Turco en 1836. 

Poe también pone el acento en otra cuestión: que el Turco fuese zurdo. “El Autómata juega con el brazo izquierdo, porque bajo ninguna otra circunstancia el hombre que está dentro puede jugar con el derecho”. Señala que si fuera diestro, “para alcanzar la maquinaria que mueve el brazo, y que antes explicamos que se encuentra justo debajo del hombro, sería necesario que el hombre que se encuentra dentro use su brazo derecho en una posición extremadamente dolorosa e incómoda (es decir, acercándose a su cuerpo y apretadamente comprimido entre él y el costado del Autómata,) o bien para usar su brazo izquierdo atravesado sobre su pecho. En ningún caso pudo actuar con la facilidad o precisión requeridas. Por el contrario, al jugar el Autómata, como ocurre con el brazo izquierdo, todas las dificultades se desvanecen. El brazo derecho del hombre que está dentro se lleva a través de su pecho, y sus dedos derechos actúan, sin ninguna restricción, sobre la maquinaria de los azulejos en el hombro de la figura”.

El fin del Autómata

El secreto, pese a las elucubraciones de Poe y otros, se mantuvo. Dos años después, en abril de 1838 Maelzel arribó con el Turco a La Habana. Allí, Schlumberger contrajo fiebre amarilla y murió. Maelzel se quedó sin nadie que operará el artefacto y decidió volver a Europa. Murió en el puerto venezolano de La Guaira, el 21 de julio de 1838.

Entonces, los caminos del Turco y Poe se volvieron a cruzar, aunque de manera indirecta. John Kearsley Mitchell, médico personal del escritor, compró el Autómata al empresario que heredó los bienes de Maelzel. Instalado en Filadelfia, y tras una etapa de reparaciones, el Turco jugó algunas partidas. Mitchell lo donó al Museo Chino de la ciudad. El edificio se incendió el 5 de julio de 1854. El ya octogenario Autómata sucumbió a las llamas. La leyenda dice que, mientras el fuego lo devoraba, el Turco pronunció una palabra: jaque. 

FUENTE: PÁGINA 12 – CULTURA – Ajedrez – Por Juan Pablo Csipka