Reconstruirse

Como poder convertir tu torrente
de angustia y desasosiego errante,
en la realidad que invito que me creas,
ahuyentando a todo aquel demonio
de un pasado aberrante que azoto
tu inocente niñez y adolescencia.

Debes mujer, valorarte hoy más que ayer
eres otra, ya deja de una vez reflejarte
en aquel espejo del recuerdo en que ves
a aquella que odias y devuelve inexistente.

Como lograr mujer, que tus lágrimas
en que cada noche mojan tu almohada,
se transformen en agua de una alberca
mágica que pueda lavar tu cuerpo y alma,
diciéndote una vez más, que no tienes culpa
dándote las respuestas a esas preguntas
que aun hasta hoy, no tienes resueltas.

Me quedare a tu lado, con tu silencio
a cuestas, que siento como un martirio.

Pero seguramente en algún momento, me iré.
Y ello será cuando vea con total certidumbre
cuando renazcas de tanto padecer, y dejes
que tu historia sea para ti, solo un anécdota.

Así te abrirás al mundo, y ya no te detendrás
en esa deseada búsqueda de ser bien amada.
Seré yo o cualquier otro, qué más da.
Pero te descubrirás a ti misma, siendo otra
una que renació de la más obscura historia.

Me equivoqué

Debía ayudarte a crecer y no someterte a
mis deseos no siempre justos ni armoniosos,
crecidos en la omnipotencia de esa soberbia
que en un momento de la vida nos atrapa,
así que debía llevarte conmigo, donde fuera
aun sin darme cuenta, de tu clamor doliente.

Ahora jamás podremos ir tomados de la mano,
demasiados traspiés e impurezas contamino
definitivamente eso que se inició como un sueño,
y finalizo como una pesadilla, aun despiertos.

No por ello, olvidemos los ciertos y pocos momentos
aunque dudes, que sí créeme los hemos tenido, 
en aquel mundo que fue nuestro y sin tiempos, 
tratemos de recordar de aquello solo lo bueno, 
que basto para que hoy, vivamos sin resentimiento. 

Haría lo mismo que hace tantos años, 
pero como dicen, ya con estos años vividos
todo desde el inicio sería tan distinto,
pero la vida es como una película cuando 
ya la has visto, no crees que su remake
aunque sea gratis, brinde otro final.

Déjalo, fue otro pensamiento en voz alta.

Vidas truncas…

No era posible no dejarte ya,
si a tu amor, el hastió había alejado.
Hacía tiempo, en que fue anunciado,
con ese estar y no estar al mismo
tiempo, como haciendo evidente
un rechazo que expoliaba el ambiente
haciéndonos invisibles, aun presentes.

A veces solo a veces, te extraño
por todo aquello que vivimos juntos,
pero sé que a través del tiempo
todo será aún más difuso y obscuro,
al pretender recordar felices y únicos
momentos, que deshilvanamos juntos,
como volviendo desde el ovillo del inicio
en que pretendimos lanzarnos al vacío,
sin contención alguna, para hacer solo
de lo muestro algo distinto y prohibido
al mismo tiempo, tal como era tu ilusión.

No supe comprender desde el comienzo
que frente a mí, había una joven con sueños
e hice todo lo posible casi desde el principio 
para que ellos se esfumaran, sin darte tiempo 
a que supieras en esa, tu juventud que debíamos 
no ser solo amantes, debía enseñarte un mundo 
desconocido, lo que no supe o no tuve la voluntad 
de tolerar tus tiempos, que demandaban hacerlo.

Lo siento, perdona, gracias…

Movamos el árbol

Deja de mirar hacia abajo,
solo vuela y abre tus alas,
como remos en una barca
sobre estas nubes vaporosas,
busquemos llegar a otros mundos
en donde la gente se ría, distinta
al nuestro, que continua ácida 
con la alegría de quien se atreva,
a mostrarla a los otros, además
lo malsano de aquella acostumbrada,
a la codicia sin importarle la nada
de aquellos que solo en su mesa,
comen lo que otros les alcanzan
manos de pocas almas generosas
que sirven a los invisibles, que no odian.

Y sabes bien que otros, no gozan
siquiera de un bocado de pan,
que no pueden contener la asfixia,
y la mortandad que el hambre
se va cobrando víctimas, sin nombre.

Por eso te he invitado a lo imposible,
tratar de volar lejos, ya no puedo ver
miseria y tristeza de tantos niños
que buscan entre los restos podridos 
algo, lo mínimo para llevar a sus estómagos.

Sabes que son ciudadanos sin derechos
pero no se los castiga con el destierro, 
es peor aún, se los deja abandonados
para luego expoliarlos, ahogándolos en
su propia ignorancia a quienes sobreviven,
usándolos de manera pendular para fines
establecidos, de generación en generación.

Me dices que no podemos irnos 
a lugar alguno y es así que como tú,
otros aun seguirán no animándose 
a desplegar también sus alas, por la libertad.

El acertijo – El Final

Curiatti se aseguró primero, que al “monito” lo llevaran a una celda, por lo que este reacciono, ante el comisario;

-¿Cómo, Jefe…usted no puede…después de haberle dado tanta información, más de la que Ud. necesitaba?-Además estaría perdiendo un dinero que necesito-  -¿Así es como me paga?- le dijo bajando la cabeza.-

Curiatti lo miro, luego sonrió y le dijo

–Vamos por parte- -Al quedarte aquí unos días “monito”, no necesitaras guita.-

-Bien sabes que en la celda, la vas a pasar más que bien. De lo contrario, te armamos una causa por tus “huevadas”, así según el Juez que te toque ,no la vas a pasar nada bien por gente que te conoce y está adentro, por culpa tuya.-

Curiatti prosiguió -Así que vos decidís; ser el buen amigo de siempre o comerte unos buenos golpes. Al “monito” le comenzaron a sudar las manos; Curiatti lo tenía acorralado,  él sabía que había gente que por su buchoneo estaba adentro, temía tanto por él y como por su único hermano. No tenía otra.


-Está bien Jefe, no me da otra salida…-

Curiatti sonrió – Muy bien “monito”, ahora te mando a pasar sólo un par de días a la mejor celda que tenemos y ya te van a traer la pizza con la infaltable cervecita que a vos tanto te gusta-

-¿Qué me decís ahora?- le pregunto el comisario.-

El “monito” ni lerdo ni perezoso, con una mueca en su cara;

-No…es que Ud. no me tiene confianza y piensa que en una de esas…

-¡Acertaste!…le contesto Curiatti. Así, los dos estamos tranquilos.-

Curiatti miro la hora…ya había que esperar la mañana siguiente.

Debía elegir un par de hombres, para enviar como encubiertos hasta la casa de la calle Pinzón, y que le advirtieran cuando uno de los dos delincuentes saliera, de esa manera haría una tarea de pinzas, los dos encubiertos irían sobre el que quedaba en la casa, con mucha cautela y preservando la vida de la mujer, si aún vivía y el junto a Paredes, se irían de civil en su auto hacia la Mezquita de la calle Alberti, porque seguramente estaría el “Bebe Fabián”, esperando la llegada del otro que venía de la casa de Pinzón.

También podía recibir alguna novedad de la Triple Frontera, como así de la oficial Antonioni, hija de un recordado amigo, que ahora se encontraba en la División de Inteligencia, y a la que le había enviado las fotos del anillo, que le había dado Julián.

Era otra de las formas de saber si a través de la tecnología, la joven le podía arrimar alguna información que proviniera de una organización internacional como la OSCE o el CICTE.

Ordeno a su personal, que a Julián le dieran algo de cenar y le dijeran que descansara en la sala, ya que no podría salir hasta tanto avanzaran en las investigaciones y recibieran novedades, que habían solicitado a diferentes organizaciones.

En realidad, Curiatti no quería sorpresas y Julián en la calle… humm…no le agradaba en lo más mínimo.

Estaba cansado, solo quería dormir en su oficina al pensar que al otro día, varios misterios se develarían y en una de esas…

-Llamó a su casa, le aviso a su mujer que no iría a cenar y cortó-

Se recostó en el sofá que utilizaba, cuando se le presentaba algún operativo antidroga, que le exigía estar en vigilia permanente.

Pero sonrió, cuando alguna discusión con su mujer lo alejaba del ambiente de la convivencia, también ahí se sentía seguro.

No había pasado media hora, cuando sonó su móvil.

Se sentó -¿Hola?-

-¿Comisario Curiatti? Habla la oficial Analia Antonioni, puede atenderme?-

-Cómo no voy a poder, decime Analia ¿conseguiste alguna información?-

-Sí, Comisario…los símbolos del anillo, en un primer momento pensé al transpolar las fotos a nuestras computadoras por su alta definición,  que eran algoritmos que construían una ruta hacia algún lugar,  pero cuando las superpuse y entrecruce las mismos obtuve algo como una bandera con emblemas de las que utiliza el grupo terrorista  palestino Hezbollah y lo más extraño también en el interior del anillo  está escrito Centro Cultural Rey Fahd,  que no es otra que la Mezquita de Palermo, la que el Reino de Arabia Saudita construyo y dono a la Argentina, durante el gobierno  del presidente Menem, lo recuerda, no?

-Como no me voy a acordar, ahora decime Analia –

-¿Qué pensas vos entonces de este anillo que pertenece a la pareja de este muchacho que vino a hacer la denuncia y que me estás diciendo, que tiene mensajes cifrados.-

-Raro, muy raro…solo alguien muy relacionado con el movimiento lo tendría-prosiguió -¿Cuál sería el sentido que por un lado, sea un emblema del Hezbollah y por el otro, señale a la Mezquita de Palermo?-

-¿Estas segura Analia de todo esto? ¿Lo volviste a chequear?-

-Sí, totalmente. Hasta entrecruce datos con la Alianza Antiterrorista del OSCE-

-Bueno…bueno…te agradezco, no sabes cuánto, Analia.

Estaremos en contacto-

-Adiós Comisario…-

-Adiós Analia, de nuevo gracias-

Volvió a recostarse en el sillón y mirando el cielorraso, pensó una y otra vez.

Se estaría encontrando con el preámbulo de un acto terrorista; si así lo era debía informar a la superioridad, porque esto vaya que ya no era simple, en este caso debían intervenir fuerzas especiales del Consejo de Seguridad Interior.

Recordó lo que le había dicho Julián, en cuanto a la interpretación del anillo que había realizado la experta del Instituto de Cultura Hebrea, la Sra. Sary Kaplan. Obviamente, había mentido… ¿pero porque razón?

Sabía que era tarde, pero tenía que hacer un llamado. Creía que en la 27, de Villa Crespo, estaba a cargo el “Toto” Guzmán, antiguo compañero cuando ambos estaban en la Federal. Llamo a la 27 y diciendo quien hablaba, pregunto por el Comisario Guzmán.

 – Sí le respondieron, aguarde un momento, le paso-

-¡Hola “Tano”! qué haces, tanto tiempo!- lo encaro Guzmán.

-¡Todo bien “Toto”!, la familia, tus pibes-

-Bien “Tano” todo en orden, gracias. Espero que tu gente, también…decime ¿a que se debe esta sorpresa?

-Sabes, estoy con un caso muy extraño y necesito si me podes hacer un favor-

-No faltaba más “Tano”, decime…-

-Vos estas a cargo de la jurisdicción de la zona “Toto”, y está cerca el Instituto de Cultura Hebrea, no?

-Sí viejo, lo tengo acá nomas…- – ¿Decime, de que se trata?-

-Si podes mañana por la mañana, ver algún directivo de la comisión y averiguar sobre una mujer que trabaja allí, que se llama Sary Kaplan…pero ojo sotoboche, la mina no se tiene que enterar.-

-Hecho “Tano”, quédate tranquilo. Mañana a media mañana, me acerco y lo veo.-

-¿Gracias “Toto” si vas sin uniforme mejor, sabes?-

– Crees que soy tan boludo….no era joda, un abrazo,cualquier cosa, te llamo.-

Siguió pensando un rato más y antes de dormirse se decidió a no poner en alerta a la superioridad, hasta no realizar el operativo que tenía previsto por la mañana.

Eran las 7:00 de la mañana y se despertó sobresaltado. Pesadillas que no lo dejaron dormir bien, toda la noche en vilo…luces  y más luces que se repetían.

Uno de los agentes, en ese mismo momento golpeo a su puerta.

-¿Quién es?-

-Agente Sanguela, Comisario.- 

– ¿Qué necesitas?-

-Era solo para avisarle que ya llego el oficial Paredes y lo está esperando-

Desde adentro se oyó – Está bien, anda a decirle que en 15 estoy con el-´

Se encontró con Paredes, se palmearon. Tenían entre si una confianza ciega,se reunió con él y le comento como pensaba realizar el procedimiento y le pidió su parecer…

-Mire Jefe, de acuerdo a todo lo que me dijo, me parece que estamos ante un próximo atentado terrorista, pero con la diferencia que ahora no es contra la comunidad judía-

-¿Y porque crees eso, Paredes?-

– Por todo lo que me comento…Jefe. Le digo más, me gustaría tener la info de su amigo Guzmán…-

-¿Por?-

-Por qué supongo que hay tres vértices de un triángulo…-

Curiatti llamo al oficial inspector Villar y al sargento Ludueña, sumándolos a la charla con Paredes. Les conto sobre el objetivo de la calle Pinzón al que tenían que allanar, no bien observaran que alguno de los tipos se iba, pero con mucha cautela, ya que contaba con la casi certeza que tenían cautiva a una mujer…No bien saliera uno de los tipos le debían avisar a él y luego entrar a la casa para reducir, al que se había quedado adentro con la mujer.

-Ahh…muchachos además del arma reglamentaria, llévense un fusil FN FNC, por las dudas, no sé qué tienen esos tipos ahí adentro.-

Curiatti completo -Nosotros esperaremos su llamado, Villar…y luego de eso actúen… ¿sí?-

Tanto Villar como Ludueña, asintieron con la cabeza y se fueron a la armería, al rato salieron de la seccional, con destino a la casa de la calle Pinzón.

Mientras tanto Curiatti y Paredes, comenzaron a prepararse. Se cambiaron sus uniformes por ropa de calle y reforzaron su armamento, para el encuentro con el “Bebe” Fabián y el palestino. Vaya uno a saber…

Ya estaban listos, cuando Curiatti recibió el llamado de Villar. Vamos le dijo a Paredes; subieron al auto y se dirigieron a la Mezquita de la calle Alberti, pero regulando la marcha, le tenían que dar tiempo al otro para llegar y no debían ser descubiertos, el auto lo estacionaria  a un par de cuadras.

No habían recorrido ni cinco cuadras, cuando Curiatti recibió un llamado del Comisario, el “Toto” Guzmán…

-Que haces “Toto” ¿tenes algo?-

-Si tengo algo…te vas a caer de culo “Tano” esta mina que me dijiste… hace tres meses que esta acá y me trajeron el legajo de ella. Cuando vi su foto ¡Mi Dios!-

-¿Pero que pasa Guzmán? ¡Sé más claro, hermano!-

-Hasta a ellos engaño, sabes que esta Sary Kaplan es en realidad Judith Herzog e integrante del grupo terrorista religioso judío Bat Ayin, buscada por Interpol Internacional, con alerta roja.-

-No lo puedo creer… ¿y cómo encaja todo esto?-

-Mira, acá la estamos esperando y no bien llegue la detendremos. Luego no nos va a quedar otra que atar todos los vértices, como te dije- Seguro que está ligada a los tipos que andas buscando-

Curiatti además de quedar confundido, también tenía ahí la respuesta a su pregunta, la razón por la que “Sary Kaplan” le había mentido a Julián, con habilidad, lo había sacado de eje y logrado confundirlo, llevándolo hacia otro lugar, en su angustiante búsqueda de esa joven…¿”Amanda”…era no?

Entro en una playa de estacionamiento y al salir se separaron con Paredes, a unas 2 cuadras de la Mezquita, para otear si veían llegar al palestino. No pasaron ni diez minutos, cuando vieron que bajaba de un taxi. Lo dejaron entrar, y se encaminaron hacia el lugar.

Mientras tanto, Villar y Ludueña llegaban a la casa de la calle Pinzón. Sabían  que llamar les quitaría el factor sorpresa, y el tipo que estaba adentro en una de esas la ponía como escudo a la mujer. Decidieron ir uno por adelante y otro por detrás, sorprendiendo al tipo. Ludueña que primero había tratado de ver por la ventana; sin resultado alguno, se quedó esperando que Villar ingresara por los fondos. En ese mismo momento, un intenso tiroteo se estaba produciendo en el interior. Ludueña pateo la puerta y apunto con el fusil FN FNC, cuando vio a Villar detrás de una pared, herido en una pierna mientras un hombre y una mujer, le disparaban. No dudo, apunto con precisión a las piernas de ambos, que se derrumbaron en el piso. Raudamente…se les puso al lado apuntándoles para que no intentaran nada. Les puso las esposas…atendió a Villar y pidió refuerzos además de una ambulancia.

Casi al mismo tiempo, Curiatti y Paredes ingresaban a la Mezquita de la calle Alberti. Al fondo en una sala de oración se toparon ya con sus armas en posición de tiro con el “Bebe” Fabián y el palestino,  que al verlos, solo se entregaron. Ya  desarmados- tenían una Glock y una Browning GP35 – y esposados, pidieron un móvil a la seccional y los llevaron detenidos.

-Al tanto de lo sucedido en la casa de Pinzón, Curiatti hablo con Ludueña, quien lo puso en tema de todo lo sucedido-

-¿Qué me decís Ludueña, que la mina también le disparaba a Villar junto al otro-

-Sí… Jefe, si no les disparo-quedaron malheridos- en una de esas lo remataban.-

Curiatti…trago saliva…¿la pareja buscada por Julián, integraba un grupo terrorista?

Habían pasado ya dos días de los hechos y Curiatti; no salía aun de su asombro al haberse abortado un atentado terrorista, contra la Mezquita de Palermo, que se realizaría ese sábado después del tradicional Ramadán, destruyendo todo el Templo como represalia contra el Reino de Arabia Saudita, ya que los dos palestinos pertenecían al grupo Hezbollah, como así también  “Amanda” la que en realidad era Fath Jamal, una argentina que a los 24 años partió a Palestina y había sido una de las líderes en la intifada de diciembre del 2017, cuando el Presidente Trump declaro a Jerusalén, como la capital oficial del Estado de Israel. Todo aparentemente estaba financiado por Irán.

Curiatti además de ser felicitado; tanto él cómo su gente por haber abortado la amenaza de los terroristas en forma tan limpia y sin daños colaterales. La impactante noticia estaba siendo difundida por los distintos medios y significaba para toda la fuerza “tantas veces, desacreditada” como un baño de confianza, al ser conocida por la opinión pública.

¿Julián? No pudo creerlo en un primer momento…pero luego cuando la vio en el hospital con custodia y esposada, al estar incomunicada no pudo hablar con ella. Su “Amanda” al verlo, bajo su mirada.

Había sido coprotagonista de una historia, al que nadie invito y lo metieron solapadamente, siendo solo un personaje que utilizaron para servirle a “Amanda”, para despistar cualquier sospecha y se convirtió en su “novio” durante tres meses, mientras urdían todo el plan-

Tenía el corazón destrozado. No podía consigo.

Curiatti que le había tomado aprecio, volvió como el primer día a invitarlo con un café;

-Sabes, Julián…esto te va a durar nada, pero seguramente será algo que no podrás olvidar en toda tu vida, por lo extraño en que sucedieron las cosas. Pero sabes que a tus años, la vida te da múltiples revanchas…-

-Cuando te duela,trata de pensar en que hubiera pasado, si te hubiera adoctrinado para su causa.- Y río con ganas…

Y lo palmeo en la cara…

El acertijo – Parte IX

El “monito Quinteros” se lo llamaba así, 
era un buchón confiable para Muriatti, 
se alegró al verlo entrar junto al oficial Paredes,
no media, más de un metro sesenta y su andar 
con largos brazos a los lados de su cuerpo enjuto,
le había hecho ganar en la jerga su seudónimo 
de el “monito”, era un vivillo que sabía jugar
entre el obscuro submundo y el de la “poli”.

En cierta forma lo cuidaban todos, siempre 
se recordaba que gracias a él “monito” el dato 
que les había servido años atrás, en bandeja 
con data precisa de los asesinos de cinco agentes
de la comisaria, asesinados violentamente 
tras una emboscada sin tener siquiera chance,
de defenderse en un procedimiento antidroga.

El “monito” sin que nadie le dijera, se sentó frente a Muriatti
y soltó sonriendo  –sabe Jefe, como siempre el “monito” cumple-
Muriatti replico  -no te agrandes “monito”, que si alguien te conoce
ese soy yo -así que desembucha que esto no es joda, es muy pesado-

-Sabe Jefe, vio acá nomas en la calle Pinzón… ahí cerca 
donde están los antiguos talleres, dicen haber visto 
a dos tipos que no son de acá…en una casona vieja,
pintada de color amarillo todo descascarada… pero 
que entran y salen nunca juntos, es como si se turnaran…
ahh-… continuo… refregándose las manos…-hay quien 
dijo que detrás de la gruesa cortina de la ventana, 
creyó ver a una mujer en un rincón pero sabe, parada,
como una estatua…hasta le dio impresión que parecía
muerta y atada en posición vertical…el fulano se cago todo 
y salió disparado- por si los de adentro habían escuchado 
algún ruido o visto algo en la ventana…ya le habían dicho 
y la tenía mas que clara, que los tipos que eran pesados..-

Muriatti llevo como lo hacía siempre, su mano derecha 
a su sien y pareció cavilar, sobre todo lo que hasta ahí 
había escuchado de el “buchon”. Le lanzo una mirada 
a el “monito” que entrecerró sus ojos, y suave le dijo,
acercándose despacio y poniéndose en su oído -decime vos
– ¿la casa estaba desocupada o es de alguien que conoces?-

El “monito” trago saliva y se empezó a mover inquieto…luego 
le dijo-mire Jefe creo que le traje toda la data que me pidió, 
más la frutilla del postre- no se nada mas de lo que le dije…

Muriatti, era un hombretón curtido y casi nula paciencia, 
de un momento a otro, podía convertirse de ángel a demonio, 
en un crispar de dedos, con extrema y brutal facilidad… 
-¡Te dejas de joder “mono”!- El buchón se dio cuenta 
al escuchar  “mono”, que la cosa no estaba para joder,
de lo contrario, suponía que iba a tener una noche movida.

-Pero Jefe…bueh…esa casa es de la fallecida Doña Josefa
y ahora es de su hijo, el “Bebe Fabián”… que nunca esta –
-Y que sabes de ese “Bebe Fabián”, vos. ¿A qué se dedica?-
-Y el “Bebe”, es como si hiciera tantas cosas, que se yo
…los fines de semana trabaja en un bar en San Telmo y
en la semana se la pasa en la Mezquita de la calle Alberti…
usted sabe Jefe, estos son los que rezan como cinco veces
al día… tipo jodido… hace transas por droga y secuestros.

Decime “monito”, sabes en que bar de San Telmo labura?
-Y sí, es el que está en la esquina, el Bar “Plaza Dorrego”-
Muriatti al instante hizo que fueran a buscar a Julián.
al llegar…-¿le pregunto cuál era el bar donde estaban…?
-en el “Plaza Dorrego”, siempre vamos ahí por la vista
que tiene hacia la plaza, o nos sentamos en alguna mesa
que colocan dentro de ella…¿ Por qué me pregunta? –

-Por nada, Julián vuelva a la sala, que ahí puede descansar-
-Disculpe, Comisario…pero no puedo estar tranquilo…ha
tenido noticias de algo…de Amanda…de…y no pudo continuar-
-¡Basta Julián, esto no es un juego, es una investigación y
demasiados interrogantes. Así que por favor, haga lo que pido!

Muriatti ya había comenzado a encajar las fichas en su cabeza,
descartaba el secuestro por trata, no creía lo del anillo
y su significado, de algo tan incierto como podía ser un camino
para llegar a un tesoro en el Mar Muerto, en donde los israelíes
mantenían la zona totalmente bloqueada con alta militarización,
salvo que fuera para vendérselo a alguien de adentro del país.

Se retrotrajo al año 2001, en que aún era un Oficial Inspector
de la Policía Federal asignado a la ciudad de Puerto Iguazú,
cuando llego al destacamento en febrero o marzo del 2002,
poco tiempo del atentado a las Torres Gemelas, y un tal Feith
que era uno de los Directores máximos del Depto. de Estado
de los E.E.U.U., aconsejara que se invadieran las tres ciudades,
al creer que la “triple”, era un santuario de la organización Al Qaeda.

Todavía tenía contactos allá con gente de la Federal, a solas
hizo un par de llamadas. Hablo por espacio de media hora,
y le agradeció al que estaba del otro lado de la línea, que
lo pusiera al tanto de novedades, enterándose que hasta hacia 
un par de semanas salvo lo de siempre, no pasaba nada pero 
ahora sin embargo en esa zona “porosa”, se notaba un inusitado
movimiento de gente, habiendo obligado a la fuerza a investigar 
a los conocidos rufianes radicados allí , así como a otros extraños
personajes recién llegados, lo que los llevaba a pensar que se 
formalizarían reuniones para organizar delitos de contrabando 
o de “cuello blanco”, con alta complicidad política y financiera.
Colgó…no sin antes pedir, que lo tuvieran al tanto de cualquier
novedad que ocurriera… y se quedó pensando en los palestinos. 

Ya casi era un hecho su sospecha, la figura del entregador 
no era otra, que la de el “Bebe Fabián”, si la religión de los tres
era la musulmana era muy posible, que uno de los captores
se encontrara en la Mezquita de la calle Alberti, con el “Bebe”,
considerando que el “monito” le había dicho que se turnaban,
cuando salía uno, se quedaba el otro. Si así fuera, la ocasión
sería ideal al encontrarlos divididos y detenerlos, con el menor
daño colateral posible…pero seguía preguntándose cual era
el verdadero objetivo, el porqué del secuestro y aquello de 
haber visto a la mujer, como atada en posición horizontal, la
que le pareció al tipo que miro por la ventana, como muerta.
Curiatti no creía que fuera ni el tesoro, ni la trata, entonces qué…?

El acertijo – Parte VIII

Los nervios hacían ya estragos en su psiquis,
estaba demasiado agotado y la incertidumbre
producía dolores en todas sus articulaciones,
le parecía escuchar golpear un yunque, cerca
de sus oídos y a su cuerpo temblar por la vibración.

Ya eran las dos de una tarde gris y plomiza,
como si fuera que los colores se pusieran
a tono de cómo se sentía y su temor por Amanda,
al suponer que se encontraba secuestrada
pensando lo peor, hasta que estuviera herida.

En eso, volvió Muriatti con varios papeles en su mano,
se sentó frente a él, se lo notaba entre tenso y furioso,
mira le dijo -estos tipos no son quienes dijeron ser-
mientras le daba varias hojas como si fueran legajos
de cada uno con sus fotos, nacionalidad y una cantidad 
de datos que cuando comenzó a leer, quedo devastado.

Los dos tipos, no se llamaban ni Alexander ni Boris,
ni era alemán uno, como tampoco ruso el otro.
Ambos habían nacido en Palestina, y eran buscados
internacionalmente por las fuerzas operativas de Interpol.

Eran tantas las causas, que los antecedentes no dejaban dudas.

Desde homicidios, trata de personas, hasta contrabando 
de obras de arte robadas. Eran también operadores de grupos
activos de terroristas, con conexiones en la Triple Frontera,
grupos minúsculos de mercenarios refugiados en ella
luego de la devastadora derrota que había sufrido el Isis.

Muriatti no dudo en decirle con seguridad a Julián,
que desestimaron al Hotel Madero, ellos no se alojaban allí.
Había enviado una comisión encubierta y recorriendo
el hotel, mostrando la foto no encontraron a persona
alguna que los reconociera o pudiera dar algún dato, 
le precisó además que no se encontraban registrados.

Se apoyarían solo en la hipótesis del dibujo que había
realizado, pero eso los obligaba a actuar con premura
pero a la vez con mucha cautela, porque si percibían 
algo fuera de lo común, seguramente la mujer correría 
la peor de las suertes, por eso le recomendó a Julián
convertirse a partir de ese momento, en mero espectador.

Tratarían de obtener luego de contactar a “buchones”  
como apretando a “conocidos” del bajo, si alguien vio 
a extraños o movimientos que pudieran dar certeza 
que esos desconocidos, se encontraban habitando algún lugar 
con segura colaboración de un tercero, en el barrio de La Boca
y si Amanda todavía estaba con ellos –Muriatti no le dijo nada
a Julián, pero había pensado que si era solo por el anillo –
en una de esas ya la habrían descartado, con la salvedad
que la retuvieran como rehén para usarla como prenda 
en un intercambio, ante la posibilidad de ser descubiertos.

Paralelamente debían hacer un mapeo de aproximadamente 
viviendas de casi diez manzanas, en una cuadricula hacia 
adentro de la Avenida Pedro de Mendoza, como supusiera Julián,
Muriatti debía esperar que su grupo que ya estaba en la calle,
le trajera datos certeros para iniciar el operativo, y si la mujer vivía
planificarlo de tal manera, para garantizar que nada le sucediera.
Además, ya había contactado a la Secretaria de Seguridad
poniéndola en tema del caso que no era local, sino internacional
la que le facilito dos drones para realizar un recorrido por la zona.

Sabia el comisario, que los delincuentes no eran unos improvisados
pero dentro de sí, le seguía persistiendo la duda del encuentro
en ese bar de San Telmo, a él le resultaba extraño lo casual del hecho.
¿Habría un tercero; un entregador involucrado en todo esto? ¿Quién?