El Canal de la Mona, el peligroso pasaje del Caribe en el que cada año mueren decenas de migrantes tratando de llegar a EE.UU.

Lejos de tierra firme, cuando sus ojos «solo veían cielo y agua», se arrepintió de emprender la travesía. Irisbel Herrera pensó que iba a morir en aquel bote de madera azotado por las olas.

Han pasado casi dos décadas, pero la mujer aún recuerda con lucidez lo que vivió cuando cruzó el Canal de la Mona, un pequeño estrecho de mar que separa a la República Dominicana de Puerto Rico.

«El viaje fue angustioso. Fue algo desesperante. Pensaba: ‘Dios mío, qué hice. Salí para ayudar a mi familia y quizás no los vuelva a ver jamás'», dice desde la sala de su casa en Río Piedras, un barrio de San Juan, la capital borincana.

Tiene 40 años y es de nacionalidad dominicana. Es una de las miles de personas que, para llegar al territorio estadounidense, han atravesado de forma irregular el pasaje que se extiende unos 112 kilómetros.

Map

En lo que va de año, en este tramo han muerto o desaparecido 71 personas, número que supera a los 65 fallecimientos que se registraron en todo el 2021, según la Organización Internacional para las Migraciones.

Las cifras nunca serán exactas, por lo complicado que es para las autoridades interceptar los viajes. Pero las historias que sí son públicas suelen ser desgarradoras.

El 12 de mayo, por ejemplo, zozobró una barcaza en la que viajaban unos 75 migrantes. La Guardia Costera de EE.UU. rescató a 38 personas con vida y 11 cadáveres.

Todas las personas fallecidas eran mujeres de nacionalidad haitiana.

Quienes sobreviven, como Irisbel, quedan marcados para siempre por el peligroso trayecto.

Y es que aun para los navegantes más experimentados, el Canal de la Mona, con sus particularidades, resulta un tramo de extremo peligro.

Migrantes detenidos por la Guardia Costera de EE.UU. en el Canal de la Mona. Están en un bote de madera junto a otra embarcación que pertenece al cuerpo militar.

FUENTE DE LA IMAGEN – GUARDIA COSTERA DE EE.UU. De acuerdo con el capitán Gregory Magee, de la Guardia Costera de EE.UU., es común que los   botes de migrantes estén sobrecargados cuando cruzan el Canal de la Mona.

«Es peligroso. Es donde se unen el Océano Atlántico y el Mar Caribe y tienes una interacción de corrientes», dice Gregory Magee, un capitán de la Guardia Costera de EE.UU. que dirige la oficina de esa rama militar en Puerto Rico.

Lo asegura porque él también ha recorrido el canal, aunque con embarcaciones de primer orden y equipos tecnológicos especializados.

El Canal de la Mona (desde los ojos de Irisbel)

Cuando Irisbel decidió cruzar el Canal de la Mona tenía 21 años. Vivía en Higüey, un municipio en el este de República Dominicana, cerca de la turística ciudad de Punta Cana.

Era 2001 y ella, una madre soltera con dos hijos, trabajaba en una fábrica de costura.

Su salario mensual, 2.000 pesos dominicanos (US$40), se escurría entre sus manos como agua: pañales, comida, renta…

«Mi vida era bien difícil», afirma. «Entonces surgió una oportunidad. Un muchacho del barrio me dice: ‘vamos para Puerto Rico'».

Irisbel Herrera

FUENTE DE LA IMAGEN – IRISBEL HERRERA. Irisbel Herrera cruzó el Canal de la Mona hace dos décadas. Recién en 2021 recibió su estatus migratorio permanente y reside en Puerto Rico.

Consiguió 6.000 pesos dominicanos prestados (el salario de tres meses), cifra que, para aquel momento, «representaba un mundo», dice.

Luego de reunir el dinero, llegó hasta Cabeza de Toro, una zona boscosa (también al este de dominicana). Desde allí zarparía junto con su hermana en una yola (bote de madera) hacia Puerto Rico.

«Para empezar, no era como que la yola estaba cerca [de la orilla] y te subías. Teníamos que tirarnos desde un precipicio de unos cuatro pisos sobre el mar, nadar y entonces subirte a la yola», cuenta.

«Cuando yo me tiré, apareció la Marina [de República Dominicana]. Arrestaron a mi hermana y desde arriba me tirotearon. Yo me agarré de la cola del barco, no me despegué nunca. Perdí tres uñas. Luego, los pocos que había en el bote me ayudaron a subir», sostiene.

El barco estaba «hecho a mano», con su madera pintada de azul y blanco, y dos motores. Otras 11 personas también cruzaron.

Imagen aérea de migrantes siendo rescatados en el Canal de la Mona.

FUENTE DE LA IMAGEN – GUARDIA COSTERA DE EE.UU. El 12 de mayo de 2022 una embarcación con cerca de 75 migrantes zozobró en el Canal de la Mona. 11 mujeres de nacionalidad haitiana murieron en el incidente.

Una vez en el canal, cuenta, el viento golpeaba con fuerza. «Las olas subían y bajaban, y hacían caer la yola».

«Viene agua de todos lados, si no se vira la yola es porque la embarcación es buena».

La parte más difícil del trayecto, que duró un día y medio, fue cuando se acercaron a la isla Desecheo, un cayo al norte del Canal de la Mona, ​​ubicado 21 km al oeste de Puerto Rico.

La isla Desecheo, ubicada a 19 kilómetros de la costa del pueblo de Rincón, en Puerto Rico, también es parte del Canal de la Mona.

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES. La isla Desecheo, ubicada a 19 kilómetros de la costa del pueblo de Rincón, en Puerto Rico, también es parte del Canal de la Mona.

Es justo ahí uno de los puntos en donde confluyen las aguas del mar Caribe y el océano Atlántico. En esta zona murieron las 11 migrantes haitianas a principios de mayo de este año.

«Cuando ves las luces de Puerto Rico, aún te falta cruzar Desecheo», afirma Irisbel durante una videollamada con BBC Mundo. «[En esta área] no sabes para dónde va a coger la yola. Ahí todo el mundo entra en pánico. La mayoría de los viajes se pierden en Desecheo».

Justó allí el agua comenzó a entrar en la embarcación. «Sientes que es el último adiós», asegura.

Map

La yola llegó a la orilla porque todos hicieron un esfuerzo tremendo para sacar el agua mientras recorrían el último tramo. Cuando Irisbel desembarcó, el canal le mostró nuevamente cuán traicionero puede ser.

«Me bajé por el frente de la yola, y una ola la golpeó, y la yola me pasó por encima. Las hélices del motor me cortaron».

Nadó ensangrentada y llegó a tierra firme casi inconsciente.

Los peligros

Los vientos alisios, las corrientes, la falta de equipo y el desconocimiento sobre navegación hacen que el Canal de la Mona sea un lugar «impredecible» para los migrantes, afirma el capitán Gregory Magee.

«Algunos migrantes, mientras están navegando, pueden mirar y decir: ‘bueno, está tranquilo en este momento’. Pero no saben si va a cambiar o si en realidad podría estar difícil en alta mar. No pueden ver eso hasta que realmente están expuestos», explica.

Bote de madera con ropa y artículos de migrantes luego de ser detenido por la Guardia Costera de EE.UU.

FUENTE DE LA IMAGEN – GUARDIA COSTERA DE EE.UU.. Las débiles yolas, muchas veces de madera y construidas a mano, aumentan el peligro para los migrantes en el Canal de la Mona, un lugar descrito por las autoridades como «incierto» para navegar.

A esto se suman múltiples factores, como viajar sin chalecos salvavidas, radares o teléfonos celulares. También es un factor la sobrecarga de las débiles yolas, que aveces transportan a decenas de personas.

«Algunos contrabandistas de personas están más preocupados por evitar a las autoridades que por tomar rutas seguras», sostiene Magee.

Además de las características del canal, las personas que se lanzan en esta travesía sufren de muchos otros peligros, dice, por su parte, Romelinda Grullón, directora del Centro de la Mujer Dominicana en Puerto Rico.

La organización que dirige, que ofrece ayuda legal y psicológica a los migrantes, sobre todo a mujeres, ha atendido decenas de casos de personas que han sido abusados física y sexualmente durante el trayecto.

El capitán de la Guardia Costera de EE.UU. Gregory Magee

FUENTE DE LA IMAGEN – GUARDIA COSTERA DE EE.UU.. El capitán de la Guardia Costera de EE.UU. Gregory Magee, quien dirige la oficina de esa rama militar en Puerto Rico.

También a quienes quedan traumados por la ansiedad y estrés que les causa el viaje.

«Muchas de esas mujeres esperan en los campos antes de tomar una embarcación. Dentro de ese lapso de tiempo, que pueden ser varios días, algunas son violadas. Y cuando están en la embarcación, mientras más días pasan en alta mar, tienen más probabilidades de ser abusadas», señala Grullón, cuya entidad lleva 19 años ofreciendo servicios en Puerto Rico.

Hay quienes también han visto, agrega, cómo algunas personas son lanzadas por la borda mientras recorren el canal, por razones tan diversas como estar nerviosas en altamar o porque «les llegó su menstruación».

Estas dificultades no han hecho que los migrantes desistan de realizar el viaje. Durante la pandemia se registró un aumento en la cantidad de personas que cruzaron el canal.

La isla de Mona, ubicada en el centro del Canal de la Mona, está a 75 millas al suroeste de la ciudad boricua de Mayagüez

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES. La isla de Mona, ubicada en el centro del Canal de la Mona, está a 75 millas al suroeste de la ciudad boricua de Mayagüez.

De acuerdo con la Guardia Costera, en 2020 llegaron a Puerto Rico a través del pasaje 1.122 personas, mientras que en 2019 la cifra fue de 1.041.

En 2021 el número se redujo a 707. Las nacionalidades más comunes son dominicanos y haitianos, pero también hubo venezolanos, cubanos, turcos y brasileños.

Un trauma después del trauma

Muchos migrantes ven sus sueños desvanecerse cuando tocan tierra estadounidense, continúa Romelinda Grullón.

Mientras enfrentan la burocracia gubernamental para conseguir un estatus permanente, deben trabajar de forma irregular, muchas veces en condiciones inseguras, por poca paga y sin prestaciones sociales.

También enfrentan discriminación y son, una vez más, propensos a abusos que temen denunciar por miedo a ser deportados.

Irisbel Herrera

FUENTE DE LA IMAGEN – IRISBEL HERRERA. Irisbel, luego de llegar ensangrentada a una playa de Aguadilla, un municipio al oeste de Puerto Rico, comenzó a trabajar de forma irregular, de ordinario en restaurantes, para enviar dinero a los dos hijos que había dejado en República Dominicana.

En el territorio estadounidense, afirma, sufrió abuso sexual y físico por parte de una pareja, con quien tuvo un tercer hijo.

«Me amenazaba para que no trabajara, algo que yo hacía por mis hijos. Me decía que si lo hacía, me enviaría a inmigración al trabajo», cuenta Irisbel, quien no esconde las lágrimas mientras habla.

En el Centro de la Mujer Dominicana recibió ayuda psicológica para trabajar sus traumas. Recibió también apoyo legal y recién en 2021 logró su residencia permanente.

Imagen aérea de una embarcación con migrantes en el Canal de la Mona

FUENTE DE LA IMAGEN – GUARDIA COSTERA DE EE.UU. Mientras gestionaba sus documentos migratorios, uno de sus hijos en República Dominicana falleció y no pudo asistir a su funeral. Ahora su meta es lograr que la hija que le queda en ese país se mude a Puerto Rico.

Pese a la necesidad y las dificultades económicas, subirse a una yola y cruzar el Canal de la Mona «es algo que no se lo aconsejo a nadie», dice convencida.

Imagen de portada: GUARDIA COSTERA EEUU. El islote Monito en el Canal de la Mona cerca del cual muchas veces quedan varados los migrantes. Mide unos 5 kilómetros y es inaccesible por mar.

FUENTE RESPONSABLE: BBC News Mundo. Por Ronald Ávila-Claudio. 29 de junio 2022.

América Latina/EE.UU./Caribe/Migraciones/Puerto Rico/República Dominicana/Derechos humanos/Separación de integrantes de familias.

Chalcobamba, la montaña rica en cobre que enfrenta a una gran minera china con unos jóvenes peruanos.

Sentado en el cerro Chalcobamba, a casi 4.700 metros de altura en los Andes peruanos, Romualdo Ochoa, líder de la comunidad indígena de Huancuire, proclama: «Hemos venido con nuestros animales para recuperar nuestras tierras».

Desde aquí arriba, donde los pocos forasteros que llegan suelen sucumbir al mal de altura, Ochoa divisa el estrecho valle en la región Apurímac en que su comunidad ha vivido durante siglos dedicada a las tareas del campo.

El líder indígena, como otros hombres del lugar, pasa últimamente más tiempo subido a las alturas de Chalcobamba que en los campos donde se recogen las papas y pastan las ovejas.

Le cuesta expresarse en español, idioma que aprendió con 21 años, pero su mensaje está claro. Chalcobamba les pertenece a los indígenas de Huancuire. Es «el legado de sus ancestros».

El problema es que una gigantesca multinacional china de la minería, MMG, también dice que Chalcobamba es suyo.

Pero ni los documentos que esgrime la minera, ni el permiso que le concedió el Ministerio de Energía y Minas para empezar a explotar las riquezas minerales que esconde esta montaña rocosa son argumentos suficientes para los indígenas de Huancuire, que permanecen acampados aquí, combatiendo las gélidas temperaturas de la noche en las alturas andinas a base de mucho abrigo y caldo de cordero.

Armados con sus warakas, la tradicional honda indígena, se dicen resueltos a repeler cualquier intento de arrebatarles una montaña que consideran suya desde tiempo inmemorial.

Han colocado en la cima una bandera de Perú y desde ahí hacen guardia día y noche.

Indígena en campamento de vigilancia sobre Chalcobamba.

FUENTE DE LA IMAGEN – FLOR RUIZ. Indígena en campamento de vigilancia sobre Chalcobamba.

El litigio comenzó en 2013, cuando la compañía china y los líderes de la comunidad huancuire firmaron un contrato por el que MMG adquirió los terrenos de Chalcobamba, pero las nuevas generaciones de indígenas aseguran que la compañía engañó a sus mayores en las negociaciones aprovechándose de su ignorancia.

«No sabían leer y escribir, no sabían castellano, y fueron engañados para apropiarse de nuestras tierras», dice su líder actual.

A cientos de kilómetros de allí, en Lima, donde se ubica la sede de MMG en Perú, su gerente de asuntos legales, Claudio Cáceres, le dio a BBC Mundo una versión diferente.

«Pagamos por la compraventa 122 millones de soles (unos US$ 32,2 millones al cambio actual) en 2013. En 2017 la comunidad pretendió desconocer esa compraventa y firmamos una transacción judicial para cerrar cualquier controversia por la que pagamos 100 millones (de soles)».

Los indígenas niegan haber recibido estas cantidades.

Comuneros hacen guardia y cocinan en la montaña.

FUENTE DE LA IMAGEN – FLOR RUIZ. Los comuneros hacen guardia día y noche para evitar que la minera recupere los terrenos.

Las diferencias se mantienen y ya ha habido enfrentamientos.

El último el pasado 31 de mayo, cuando personal de la compañía trató de acceder a Chalcobamba escoltado por la policía. Según los comuneros, uno de ellos resultó herido por un perdigón lanzado por la policía. La minera habló en un comunicado de «algunos heridos y contusos en los efectivos de la PNP (Policía Nacional de Perú) y personal de mantenimiento».

No era la primera vez que se producían episodios de violencia en la zona, en la que el gobierno de Pedro Castillo decretó el estado de emergencia el pasado abril para encauzar la situación.

Pero, ¿por qué es tan importante este paraje montañoso y aislado?

La respuesta está al otro lado de la montaña, en la gigantesca mina Las Bambas, propiedad de MMG, un descomunal mordisco a la cordillera andina cuya vista domina el paisaje.

Los datos dan una idea de la magnitud de Las Bambas.

Es una de las minas de cobre más grandes del mundo y según MMG, cuyo principal accionista es una compañía estatal china, se trata de la mayor inversión que Pekín ha hecho nunca en una mina en el extranjero.

Solo el año pasado produjo 290.000 toneladas de cobre y en sus primero cinco años de actividad sumó dos millones de toneladas. Las reservas se calculan en unos 5.630 millones de toneladas, a explotar durante los 18 años de vida útil de la mina.

«Las Bambas es la segunda empresa minera más importante de América Latina y está llegando al 2% del Producto Interno Bruto de Perú», explicó Roberto Sánchez Palomino, ministro de Comercio Exterior de Perú.

Pero la producción en los últimos años ha comenzado a decaer. Por eso MMG quiere abrir cuanto antes un segundo tajo de explotación en Chalcobamba.

Troy Hey, gerente general de MMG, le dijo a BBC Mundo que «Chalcobamba es crítico para mantener los niveles de producción de Las Bambas».

Troy Hey.

FUENTE DE LA IMAGEN – FLOR RUIZ

Troy Hey, directivo de la compañía, asegura que MMG pierde dinero cada día que no puede acceder a Chalcobamba.

El directivo lamenta que el proyecto se ha visto retrasado por la demora en la concesión de los permisos necesarios. Ahora que todo está listo y que el precio del cobre alcanza niveles récord en los mercados internacionales, solo la resistencia de los alrededor de 400 indígenas de Huancuire impide llevarlo a cabo.

El pasado 9 de junio, la compañía y los indígenas firmaron una tregua de 30 días para negociar, pero MMG se comprometió a no iniciar la explotación del cerro de la discordia en ese plazo.

«Si no obtenemos acceso a esa mina y no podemos desarrollar las operaciones, perdemos dinero cada día», se queja Hey.

El potencial de Chalcobamba se percibe a simple vista. El tono rojizo del cobre se aprecia en las rocas y los indígenas ya han comenzado a hacer allí a escala artesanal lo que MMG lleva años haciendo a escala industrial en Las Bambas: sacarlo y venderlo.

En un mundo cada vez más dependiente de los dispositivos electrónicos y al que el calentamiento global empuja hacia alternativas a los combustibles fósiles, el cobre se ha convertido en uno de los artículos más demandados.

El shock en los mercados energéticos provocado por la guerra de Ucrania no ha hecho sino acentuar la tendencia.

Y Perú, segundo productor mundial del mineral después de Chile, se ha convertido en el escenario de cada vez más conflictos entre las multinacionales que lo extraen y comunidades locales que creen que el trato recibido no es justo, en medio de reproches al presidente Pedro Castillo y su aparente incapacidad para encauzar un problema cuyo precio ya paga la economía nacional.

Un informe de la Defensoría del Pueblo publicado el 7 de junio señala que 86 de los 130 conflictos sociales en curso en Perú están relacionados con la acción de compañías mineras y otro estudio del Banco de Crédito del Perú arrojó que la producción minera nacional cayó un 0,5% el pasado marzo.

Tajo principal de Las Bambas.

FUENTE DE LA IMAGEN – FLOR RUIZ. Las Bambas está paralizada, pero no es la primera vez.

Para el ministro Sánchez Palomina, «el país está perdiendo una oportunidad» al no beneficiarse todo lo que podría de los altos precios de las materias primas.

Pero las divergencias en torno a Las Bambas no son nada nuevo.

La mina ha visto paralizada su producción cerca de 400 días desde que comenzó a operar en 2016. En 2015 tres personas murieron en enfrentamientos con la policía en una protesta contra su entrada en funcionamiento.

Map

Además de Huancuire, otras comunidades vecinas como Chila, Fuerabamba, Choaquere, Purmamarca y Chuicuni están en pie de lucha contra Las Bambas y han bloqueado los accesos a la mina para impedirle producir. Cada una tiene su propia lista de quejas, en la que destacan el incumplimiento de la promesa de darles trabajo en la instalación y supuestos daños al medio ambiente.

El pulso en torno a Las Bambas y la negativa de la comunidad de Huancuire a cumplir el contrato que sus mayores firmaron sobre Chalcobamba se ha convertido en un problema nacional y el envío de sucesivas comitivas de ministros y cada vez más agentes de policía a la zona no han servido hasta ahora para solucionarlo.

Cuando el pasado 19 de mayo el primer Ministro, Aníbal Torres, viajó a la zona para reunirse con los comuneros, fue recibido con gritos de protesta y se marchó sin que se llegara a ningún acuerdo, como pudo presenciar BBC Mundo.

Se trata de un asunto incómodo para Castillo, que prometió en la campaña una nueva relación con las compañías extranjeras para que su actividad redunde en beneficio de los peruanos y que fue candidato de un partido, Perú Libre, que aboga por la nacionalización de los recursos naturales.

Baltazar Lantarón, gobernador de Apurímac, tiene claro que la mina parada no es un buen negocio. Según sus cálculos, Las Bambas aporta un 70% del PIB de la región. «Aparte de generar ingresos, genera trabajos también», indica en conversación con BBC Mundo.

Los más preocupados son quienes dependen de la mina para comer. Según cálculos sindicales son aproximadamente 9.000 los empleos directos e indirectos en peligro por la paralización de la mina. Uno de los que se ha quedado de momento sin trabajo es Eyner Arredondo.

«Sin poder trabajar nos sentimos en la calle, en la nada. En Apurímac prácticamente todo el pueblo apoyó a este gobierno. Pero nos hemos sentido defraudados».

Einer Arredondo, en su casa.

FUENTE DE LA IMAGEN – FLOR RUIZ. Eyner Arredondo es uno de los muchos empleados de la mina que teme por su futuro.

El ministro Sánchez Palomino, que ha viajado varias veces a la zona para desbloquear el conflicto, recuerda que Castillo lleva menos de un año en el gobierno y para un problema tan complejo, no existen «soluciones de un día a otro».

Tensión en la mina

En su última paralización forzada, la tensión se palpa en la mina. Un fuerte dispositivo de seguridad custodia unas instalaciones, en las que impera una extraña calma lejos de la febril actividad de otras épocas.

Un nutrido contingente de policías equipados con material antidisturbios recibe a los reporteros, sobre los que vuela alguna pedrada intimidatoria del grupo de comuneros apostados a la entrada.

Al otro lado de la valla de acceso, media docena de autos carbonizados. Según el personal de seguridad de la compañía, los comuneros los quemaron en sus ataques a las instalaciones.

En un alto sobre el tajo principal, los vehículos de acarreo, gigantescos camiones encargados de transportar el mineral en bruto, llevan semanas estacionados. La única maquinaria en funcionamiento es la que se encarga de asegurar su mantenimiento.

Los trabajadores respiraron aliviados con la tregua temporal que ha permitido el reinicio de las operaciones de la mina, pero temen que la falta de una solución de fondo provoque nuevos bloqueos y les deje otra vez en la calle.

Pero en Huancuire las cosas se ven de manera radicalmente diferente.

Mujer y niño en campo de papas.

FUENTE DE LA IMAGEN – FLOR RUIZ. La mayoría en Huancuire se dedican a trabajar la papa y otros cultivos.

Familias enteras pasan el día dedicadas a recolectar papas. Montañas de ellas se agrupan junto a los sembrados. Al mediodía, hacen una pausa y cocinan algunas bajo la tierra para comerlas con algo de queso casero mientras conversan animadamente en quechua.

«El Estado nunca pisó aquí»

Una de las más jóvenes es Ruth Candia Ochoa. A sus 25 años, el suyo es un caso poco frecuente en la comunidad. Marchó a Arequipa a formarse y ahora de vuelta es una de sus dirigentes y completa sus estudios de Administración de Empresas.

Pese a su juventud, dice recordar la época en la que sus mayores rendían ofrendas rituales a Chalcobamba y otros cerros, a los que veían como montañas sagradas. Por eso lamenta especialmente la cesión de Chalcobamba.

«A medida que han pasado los años, la gente se ha dado cuenta de que no hubo ningún progreso en la comunidad», afirma.

«Nosotros necesitamos espacio para la ganadería y para la agricultura, y los ancianos se dan cuenta de que cedieron la mitad del territorio a cambio de nada. Por eso los jóvenes estamos en pie de lucha».

Ruth Candia Ochoa, en primer plano.

FUENTE DE LA IMAGEN – FLOR RUIZ. Ruth Candia Ochoa es una de las jóvenes de Huancuire que ha decidido rebelarse contra el acuerdo firmado por sus mayores.

Candia asegura que tienen la lección aprendida y esta vez no cederán ni ante la compañía ni ante el Estado, que según ella nunca antes se interesó por ellos.

«Ni un alcalde pisó nunca aquí antes de que apareciera la minería».

Ruth, como otros jóvenes de la comunidad, se siente dolida por cómo se ve el conflicto desde otros lugares de Perú. «Nos critican en las redes sociales, diciendo que queremos plata y más plata, que no somos capaces de pensar en otras personas. En nosotros nunca ha pensado nadie».

«Si la empresa se va después de explotar todos estos recursos, ¿quién se acordará de nosotros?»

Imagen de portada:

FUENTE RESPONSABLE: BBC News Mundo en Perú. Por Guillermo D. Olmo, corresponsal de la BBC. Junio 2022

América Latina/Perú/Economía/Pueblos indígenas del Perú/China

 

 

México: «Uno ve a diario que se roban muchachitas y jamás veo que encuentren al responsable».

100.000 desaparecidos. 100.000 familias destrozadas.

Desde el pasado 16 de mayo, México supera esta cifra en su registro oficial de personas desaparecidas en el país, lo cual da una idea de la auténtica «crisis humanitaria» que supone esta tragedia, tal y como la calificó el gobierno el año pasado.

Aunque el conteo oficial inició en 1964, las desapariciones aumentaron vertiginosamente desde que en 2006 se inició la llamada «guerra contra el narco» del entonces presidente Felipe Calderón.

Durante su última visita a México, el Comité contra las Desapariciones Forzadas de Naciones Unidas denunció que el crimen organizado es el perpetrador central de estos hechos, aunque también señaló como responsables a funcionarios públicos.

Por ello, instó a tomar acciones para acabar con la impunidad que campa a sus anchas -casi un 95% de los delitos en México quedan sin resolver- y a instaurar una política nacional que sirva para prevenir y erradicar las desapariciones.

«Se está haciendo un trabajo como nunca de búsqueda, ningún gobierno se había ocupado de los desaparecidos como ahora (…) y a buscar fosas clandestinas porque no se debe de olvidar que hubo una guerra contra el narcotráfico» durante la que «murieron muchos y los desaparecieron», declaró el presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, tras conocerse el reciente y triste récord de desaparecidos en el país.

En los últimos meses, el estado norteño de Nuevo León ha estado bajo el foco por el aumento de desaparición de mujeres -especialmente jóvenes, con algunos casos tan mediáticos como el de Debanhi Escobar- y por las irregularidades cometidas y reconocidas por la Fiscalía estatal durante la investigación.

Pero miles de otras desapariciones no atraen la misma atención y son los familiares de las víctimas quienes luchan a diario para impedir que, con el paso del tiempo, sus casos caigan en el olvido de las autoridades y de la sociedad.

Porque la cifra de 100.000 desaparecidos recién alcanzada es mucho más que un número: esconde historias de búsquedas en terreno con las propias manos de las familias que, en ocasiones, acaban prácticamente destrozadas de por vida a causa de la tragedia.

El de la joven Frida Flores, desaparecida el año pasado también en Nuevo León, es uno de ellos. Su madre, Erika Navarro, compartió entre llantos su historia con BBC Mundo y aseguró que ni todo el dolor del mundo le hará desistir de buscar hasta encontrar a su hija.

Getty Images.    

Personas desaparecidas en México

  • 100.017
  • desaparecidas y no localizadas.
  • Hombres son el 74,7%.
  • 20-39 años es el rango de edad de la mayoría de desaparecidos.
  • Estados con más desaparecidos: Jalisco, Tamaulipas, Estado de México y Nuevo León.

Fuente: Registro Nacional de Personas Desaparecidas y No Localizadas de México (1964 – 16 de mayo de 2022)

Línea

Mi hija Frida Yoatsi desapareció el 29 de agosto de 2021 en el municipio de Sabinas Hidalgo, Nuevo León. El 7 de septiembre ella cumplía 19 años.

Me dijo que iba a comer con unos amigos y me dijo que estuviera tranquila, que no se iba a tardar.

La última vez que hablé con ella por teléfono fue a las 5:00 de la tarde, cuando me dijo que ya en un rato volvía. Pero pasaron las horas y no llegaba, así que empecé a preocuparme mucho.

Volví a llamarla y ya no respondía. Pasadas las 9:00 de la noche, su teléfono estaba ya apagado.

Me la pasé toda la noche sentada, esperando y esperando, hasta que en la mañana siguiente fui a poner la denuncia. ¿Dónde estaba mi hija? ¿Quién se la llevó?

Cartel de búsqueda de Frida

FUENTE DE LA IMAGEN – FGR

Lo que pasó fue que al salir de un restaurante con una amiga, las abordó una camioneta. Las subieron a las dos. La amiga dice que no vio a la persona que las subió, solamente que era una mujer.

A la amiga la bajaron cerca de su casa, pero a mi hija se la llevaron. Ahí se pierde el contacto y ya no se sabe nada. Desde entonces, no se sabe nada. Es como que a Frida se la hubiera tragado la tierra.

Nueve meses de angustia

Como Sabinas es un foco rojo donde hay muchas desapariciones, en aquellas primeras horas sí pensé que quizá no la iba a volver a ver, o que la iba a ver… no sé cómo.

La Fiscalía me dice que están en la búsqueda y trabajando en ello. Y de alguna manera les comprendo, porque son miles de casos, pero en lo personal me duele mucho que hasta ahorita no tengo respuesta de nadie. Dicen que han hecho su trabajo, pero no me han resuelto nada.

15 días antes de su desaparición, en la zona se habían llevado a otras muchachas. A Frida le dije muchas veces que no fuera a Sabinas, que estaba peligroso… Pero ella tenía amistades allá, porque aunque ahora vivimos en Apodaca, se criaron en Villaldama, un pueblo junto a Sabinas.

Map

Siempre le he intentado dar buenos consejos a Frida porque soy muy nerviosa hacia la inseguridad aquí en Nuevo León, donde uno ve diario que ya hace años que se roban muchachitas, que las violan, las matan, las secuestran… y jamás veo que encuentren al responsable. Hay muchísima impunidad.

Estos casi nueve meses son meses de angustia, de sufrimiento. Pero yo voy a seguir alzando la voz y buscando a mi hija hasta encontrarla.

Me duele tanto y estoy pasando una situación tan difícil, que a nadie se la deseo. Aún así, yo no busco culpables, solo quiero el regreso de Frida y que se acabe esta pesadilla.

He sufrido mucho este tiempo. Me he enfermado, me atacan los nervios, me entra mucho pánico y no duermo por la noche. El psicólogo me tiene medicada, pero no descanso al 100%.

He perdido mi trabajo como enfermera. Voy nada más si me sale una guardia específica. Al no dormir, no aguanto mi cabeza y me duele todo el cuerpo. No puedo buscar un trabajo estable porque no me concentro.

Eso también me repercute para sobrevivir, claro. Mi hija mayor me ayuda mucho, mis hermanas y mi prima… Yo voy vendiendo cosas que no necesito, porque ¿para qué quiero nada ahora?

Foto de Frida

FUENTE DE LA IMAGEN – CORTESÍA

Una familia destrozada

Desde que enviudé hace un año, me quedé al frente de mis tres hijas. Yo voy a cumplir 42 años. Mi hija mayor de 21 ha estado al pie del cañón, ha sufrido y sufre a la par conmigo.

Tengo otra niña de 16 años, que está con su abuelita. Por el momento no está conmigo porque yo me la he pasado saliendo a buscar a Frida, alzando la voz. A la niña también la ha trastornado todo esto y acude al psicólogo.

Estamos todas muy mal, física y emocionalmente. Pero sé que tengo que estar bien para seguir buscando a Frida.

Frida es una estudiante de la facultad, estudia para contador público. Ella no tiene problemas con nadie ni debe nada, se dedica a su estudio.

Es muy inteligente y aplicada. Estudiar es su sueño y ella me decía: «Yo le prometí a mi papá que yo me iba a graduar y trabajar después para ayudarles mucho a la familia». Esos eran sus planes.

Frida Flores

FUENTE DE LA IMAGEN – CORTESÍA

Ella vivía conmigo mientras estudiaba. Siempre estábamos juntas, era muy apegada a mi. Íbamos al centro, a comer, a visitar a mis hermanas… Ella siempre ha sido la alegría de la casa, muy bailadora, muy risueña y alegre.

Este Día de las Madres (10 de mayo) fue un día muy triste, lleno de dolor. Me puse muy mal, tuve que ir al doctor porque me dolía mucho mi cabeza.

Aunque la verdad es que todos los días para mí han sido grises desde que Frida no está con nosotros. Porque es muy triste y duro pasar esta situación y no tener hasta la fecha respuesta alguna. No se sabe nada.

Inseguridad diaria

En la tele dicen que casi diario aquí en Nuevo León pasan muchos crímenes, secuestros, levantones… así que ni la veo porque me pongo muy mal.

Me siento insegura en la calle, es una inseguridad muy grande, yo veo como foco rojo todo el estado. No ando a gusto en la calle, siento miedo pese a que somos personas de trabajo y no debemos nada ni tenemos problemas con nadie.

Pintada con nombres de desaparecidas.

FUENTE DE LA IMAGEN – CORTESÍA

Ya uno al salir a la calle carga su gas pimienta. Sales a lo que vas y regresas, como más tardar a las 5:00 de la tarde. Porque si en el día es peligroso, no se diga salir en las noches.

A mis hijas les digo: «Ustedes creen que están bien, seguras y que jamás te va a pasar esto». Igual que yo no imaginé nunca pasar por esta situación tan difícil. Nos ha afectado mucho porque jamás pensamos que nos sucedería esto en la familia, esta gran pesadilla. Todos estamos consternados.

No sé a qué se deba, pero yo me cansé de tocar puertas a los medios de comunicación para hacer ruido por Frida, para que saliera en las televisoras.

Créame que nadie vino a hacerme una entrevista hasta ahora que han pasado muchas cosas del caso de Debanhi (Escobar) para acá. Ahí es que han venido algunas personas a interesarse.

A algunos casos como el de Debanhi y otras jovencitas se les ha hecho mucho ruido. Pero a mi, nueve meses después, no me hacían caso. Apenas que pasaron esas desgracias tan grandes han mirado para mí.

Me dicen que confíe en la autoridad, que me van a ayudar, que van a agilizar todas las investigaciones y van a mandar elementos a Sabinas. Yo creo y confío en ellos, pero ojalá que no solo me lo platiquen, sino que lo hagan.

A la autoridad le pedí que me acompañaran a buscar a Frida, porque si no son ellos, ¿quién le respalda a una? Pero nunca he ido a campo porque no se ha dado la oportunidad de que yo vaya. Y sola no me atrevería por la inseguridad.

«Mi hija está viva»

Yo tengo la fe y la certeza de que mi hija está viva. Mi corazón de madre me dice que lo está.

Anoche me dormí como a las 6:00 horas, porque solo duermo como dos o tres horas al día. Cuando me quedé dormida, soñé que Frida había llegado. Y ella, que es muy gritona, me decía: «Ya llegué, mami, estoy bien, ya estoy contigo». Y me abrazaba. Me abrazaba con tantas ganas…

Erika Navarro con una foto de su hija Frida en una protesta.

FUENTE DE LA IMAGEN – CORTESÍA

Erika Navarro ha participado en marchas y protestas exigiendo justicia para su hija y el resto de desaparecidos de Nuevo León.

Así como tengo mi de fe de que va a volver, también quiero que termine esta pesadilla, como Dios la mande.

Aquí está lleno de casos de desapariciones que llevan años y años. Yo no quiero ser una más y vivir toda la vida con eso de que no la veo, buscando y buscando, que no llega y no te resuelven nada. Pero tengo tanta fe de que ella va a volver, tanta certeza de que mi hija va a regresar bien, solita…

Lo que quiero es que el caso de Frida no se quede impune, que no termine como otros que tienen 10 o 15 años y sus carpetas de investigación se quedan olvidadas.

Pediría al señor gobernador que pida refuerzos. Que entre la Marina a Nuevo León para que se compongan las cosas, que entren elementos especializados para que nos protejan de tanta cosa que se está viviendo.

En definitiva, quiero que me escuchen. Yo no busco culpables. Y si la persona que tiene a Frida me escucha, que se toque el corazón y sepa que su madre está sufriendo mucho por ella, igual que sus hermanitas. Que Dios toque su corazón para que ella pueda regresar a casa.

Imagen de portada: CORTESÍA. Erika Navarro busca a su hija Frida, de 18 años, desde el pasado mes de agosto.

FUENTE RESPONSABLE: BBC News Mundo. Marcos González Díaz. Enviado especial a Monterrey, México.* Con la producción en Monterrey de Melva Frutos.

México/Sociedad y Cultura/Violencia/América Latina/Mujeres

 

 

 

 

Aumentan los actos violentos por el «paro armado» del Clan del Golfo en Colombia.

Después de la extradición esta semana a Estados Unidos de alias Otoniel, la organización criminal que el lider narco dirigió, el Clan del Golfo, tomó represalias e inició un «paro armado».

En cuatro días que llevan los ataques violentos, se han reportado seis muertos y 180 vehículos atacados en diferentes carreteras del país.

En redes sociales han circulado fotos y videos de varias poblaciones en las que aparecieron grafitis alusivos a las Autodefensas Gaitanistas de Colombia (AGC), como también se conoce a la organización criminal.

La prensa local, por su parte, compartió partes del comunicado firmado por las (AGC), en el que anuncian que en los departamentos de Antioquia, Chocó y Córdoba «todas las actividades sociales, económicas, educativas y culturales quedan suspendidas» hasta el próximo 10 de mayo.

Durante los ataques conocidos en Colombia como «paros armados», los grupos criminales bloquean vías, restringen la libre movilidad y envían mensajes amenazantes que obligan el cierre de establecimientos comerciales y la suspensión de clases en colegios y universidades.

GETTY IMAGES. Han empezado a aparecer grafitis alusivos a la organización criminal.

En respuesta a los hechos, el ministro del interior, Diego Molano, asistió a consejos de seguridad regionales en las zonas más afectadas.

Molano reveló que Wilver Giraldo, alias ‘Sipoas’, y Jesús Ávila Villadiego, alias ‘Chiquito Malo», asumieron el liderazgo del grupo criminal después de la captura de Otoniel en 2021.

Molano anunció, también, que han aumentado la recompensa por cada uno de los cabecillas.

Aunque no ha habido garantía de seguridad para los habitantes de las zonas más afectadas, el Ejercito ha empezado a escoltar caravanas de vehículos en nueve carreteras del país, con el fin de evitar que sean atacados por la organización criminal.

El Clan del Golfo

También llamado Autodefensas Gaitanistas, Los urabeños o Clan Úsuga, el Clan es una de las principales organizaciones criminales de Colombia y se dedica al narcotráfico y la minería ilegal.

De acuerdo con un reporte de la Policía Nacional y la Fundación Paz y Reconciliación, la organización criminal tiene presencia en 211 de los 1.103 municipios que hay en el país.

Se estima que más de mil hombres actuaban bajo el liderazgo de alias Otoniel, la mayoría de ellos exmiembros de la extinta guerrilla del Ejército Popular de Liberación (EPL) y las autodefensas.

Y eso tiene una explicación. El propio Otoniel hizo parte del EPL y, cuando este grupo guerrillero se desmovilizó en 1991, decidió cambiar de bando: se hizo miembro de las autodefensas que ocuparon la región de Urabá, en el noroccidente de Colombia.

Otoniel, cuyo nombre es Darío Antonio Úsuga David, fue extraditado esta semana a EE.UU y se declaró no culpable ante un fiscal federal en Nueva York, renunció a solicitar libertad bajo fianza y espera enfrentar un juicio con jurado.

Quién es Otoniel, el poderoso narcotraficante colombiano que fue extraditado a EE.UU.

GETTY IMAGES. Otoniel al ser extraditado a EE.UU.

Esta nota fue publicada con motivo del arresto de Otoniel en octubre de 2021 y actualizada ahora con su extradición a EE.UU.

raya

Este jueves, en su primera comparecencia en un tribunal tras ser extraditado a Estados Unidos, Otoniel, quien fuera el narcotraficante más buscado de Colombia, se declaró no culpable.

Dairo Antonio Úsuga David —su verdadero nombre—, el jefe del poderoso Clan del Golfo, está acusado entre otros cargos de «liderar una empresa criminal continuada» entre 2003 y octubre de 2021, cuando fue capturado en su país.

Y también de «participar en una conspiración internacional para fabricar y distribuir cocaína, a sabiendas y con la intención de que las drogas serían importadas ilegalmente a Estados Unidos».

Vestido con un mono de color naranja y con mascarilla y a través de su abogado, Arturo Hernández, renunció a solicitar su libertad bajo fianza mientras comienza el juicio y pidió que el proceso sea con jurado.

Otoniel, esposado y vestido con un overol de color gris, fue entregado este miércoles por la policía colombiana a agentes de EE.UU. y de la Interpol, que lo recibieron a bordo de un avión de ese país.

Fue detenido en octubre de 2021 luego de casi una década de intensa búsqueda.

«Colombianos, quiero informarles que ha sido extraditado Dairo Antonio Úsuga, alias Otoniel. Este delincuente es solamente comparable con Pablo Escobar, no solamente se trata del narcotraficante más peligroso del mundo sino de un asesino de líderes sociales, abusador de niños, niñas y adolescentes, asesino de policías y uno de los más peligrosos criminales del planeta», dijo este miércoles el presidente de Colombia, Iván Duque.

A Otoniel, de 50 años, lo detuvieron el año pasado en el municipio de Necoclí, en el noroeste de Colombia, en una operación conjunta en la que participaron más de 300 uniformados del Ejército, la Fuerza Aérea y la Policía Nacional desplazados en más de una veintena de helicópteros.

«Es el golpe más duro que se le ha propinado al narcotráfico en este siglo en nuestro país. Este golpe es solamente comparable con la caída de Pablo Escobar en los años 90», dijo entonces al celebrar la noticia el presidente Duque.

En 2015, las autoridades colombianas iniciaron un operativo para capturar a Otoniel en el que participaban unos 1.200 efectivos pertenecientes a los grupos élite mejor preparados del país, más del doble de los 500 que en su momento llegaron a estar rastreando a Escobar.

En cuanto al Clan del Golfo, el ministro de Defensa de Colombia, Diego Molano, dijo en octubre que se había convertido en los últimos años en «la mayor amenaza» debido a que «el mayor número de toneladas de coca que sacaba Colombia hacia mercados de EE.UU. y Europa era manejado y articulado» por esta organización criminal.

Según la prensa colombiana, contra Otoniel había una circular roja emitida por Interpol por homicidio múltiple, secuestro múltiple y concierto para delinquir, entre otros delitos. Además, es objeto de más de 120 procesos judiciales abiertos por todo tipo de delitos.

Otoniel subiendo al avión al ser extraditado

GETTY IMAGES. Hay más de un centenar de procedimientos jurídicos abiertos contra Dairo Antonio Úsuga David.

El traslado de Otoniel este miércoles a la base militar de Catam, anexa al aeropuerto internacional El Dorado, en Bogotá, tuvo características de espectáculo cinematográfico, con una caravana de tanquetas flanqueadas por decenas de policías en motocicleta.

Al bajar de una tanqueta en la pista aérea, se vio a un Otoniel esposado y encadenado de pies y manos, con chaleco y casco blindados, custodiado por decenas de agentes.

Una polémica extradición

La extradición fue posible después de que el Consejo de Estado, máximo tribunal de lo contencioso administrativo de Colombia, levantara una medida cautelar concedida a organizaciones de víctimas que querían impedir esa entrega a Estados Unidos, pues consideran que Otoniel debería responder primero por sus crímenes aquí.

Un militar junto a alias Otoniel.

FUENTE DE LA IMAGEN – REUTERS. La captura de Otoniel requirió un enorme operativo de seguridad.

Después de su captura, «Otoniel» declaró varias veces ante la Justicia Especial para la Paz (JEP), que juzga los crímenes cometidos por los distintos actores del conflicto armado, y suministró más de 60 nombres de militares, políticos, funcionarios y empresas que supuestamente tuvieron tratos con los paramilitares.

Por esa razón, desde diversos sectores se reclamaba que el jefe del Clan del Golfo no fuera extraditado tan rápido a Estados Unidos, pues se considera que aún guarda secretos y tiene mucha información que puede aportar a la justicia colombiana para ayudar a esclarecer crímenes del conflicto.

«Que afán tan impresionante el del gobierno de extraditar la verdad de Otoniel a USA. Muertos del susto. Los colombianos tenemos derecho a saber quienes son los cómplices de todos sus crímenes», escribió en su cuenta de Twitter el exministro de Interior Juan Fernando Cristo.

Sin embargo, el presidente Duque dijo hoy que la extradición no impedirá que los crímenes queden impunes en el país, pues «deberá seguir colaborando con las autoridades colombianas que lo requieran en sus investigaciones y pesquisas».

«Este bandido fue extraditado para cumplir las penas de narcotráfico en los Estados Unidos pero quiero dejar claridad que, una vez cumpla estas condenas, regresará a Colombia a pagar por los crímenes que cometió en nuestro país», aseguró Duque.

Alias Otoniel fue entregado en Bogotá a agentes de Estados Unidos

GETTY IMAGES. Alias Otoniel fue entregado en Bogotá a agentes de Estados Unidos.

Una historia de violencia

La vida de Otoniel puede verse como una acumulación de capas geológicas de la historia de la violencia en la Colombia de las últimas décadas.

Nació en Antioquia a principios de la década del 70 y a los 16 años se sumó junto a su hermano a las filas del desaparecido movimiento guerrillero Ejército Popular de Liberación (EPL).

Luego junto a su hermano Juan de Dios Úsuga David, alias «Giovanni», se vinculó a las FARC y más adelante, en lo que parece un giro de 180 grados, a los paramilitares de las Autodefensas Unidas de Colombia.

En 2005 ese grupo se desmovilizó (dejó las armas), pero los hermanos se unieron a las filas del jefe narco Daniel Rendón Herrera, alias «Don Mario».

Don Mario, tras ser arrestado en 2009.

GETTY IMAGES. La captura de Don Mario dejó a los hermanos Úsuga David al frente del Clan del Golfo.

Cuando éste fue capturado en 2009, Otoniel y Giovanni quedaron a cargo de la organización.

Otoniel se convirtió en líder máximo cuando su hermano murió a manos de la Policía Nacional durante un asalto a una «narcofiesta» de fin de año, el 1 de enero de 2012.

De familia a cartel

Considerado como un gran cartel, el Clan del Golfo era conocido inicialmente como los Urabeños, por la región del Urabá donde opera, aunque sus tentáculos se extienden a gran parte del país y más allá (miembros del grupo han sido capturados en Brasil, Argentina, Perú, España y Honduras).

En su núcleo ha estado un clan familiar, los Úsuga, al que no solamente han pertenecido Otoniel y Giovanni sino también varios primos y otros familiares cercanos.

Helicóptero de la Policía de Colombia

GETTY IMAGES. La Policía de Colombia distribuía panfletos desde helicópteros para pedir ayuda a los ciudadanos para capturar a los líderes del Clan del Golfo.

Por ejemplo, Francisco José Morelo Peñata, alias «El Negro Sarley» (muerto en una operación policial en abril de 2013), tenía una relación sentimental con una de las hermanas de Otoniel, según la policía, y era el segundo de la organización tras la muerte de Giovanni.

La encargada de las finanzas del grupo era la pareja de Otoniel, Blanca Senobia Madrid Benjumea, alias «La Flaca», quien fue capturada en 2015.

Y quien era señalado por la policía como el contacto con los carteles mexicanos y el encargado de manejar la coordinación del tráfico de drogas hacia Centroamérica era un sobrino de Otoniel e hijastro de El Negro Sarley, Harlison Úsuga, alias «Pedro Arias», también apresado en 2015.

En agosto pasado, el gobierno de Colombia autorizó la extradición a Estados Unidos de Alexander Montoya Úsuga alias ‘El Flaco’, un primo de Otoniel que había sido capturado en 2012 en Honduras.

El departamento de Justicia de Estados Unidos ha calificado al Clan del Golfo como «una de las más importantes organizaciones de crimen organizado transnacional» que amenazan ese país.

Por otra parte, desde los tiempos en que eran conocidos como los Urabeños, el Clan del Golfo ha distribuido panfletos en los que se hacen llamar como Autodefensas Gaitanistas de Colombia, lo que es considerado por la prensa colombiana como un ardid para ocultar sus verdaderos fines.

Permanente evasión

Los fuertes vínculos familiares, así como su firme implantación en una zona de Colombia que conocen bien son algunas de las razones por la cuales a las autoridades les había costado tanto capturar a Otoniel.

Dairo Antonio Úsuga, tras ser capturado.

FUENTE DE LA IMAGEN – REUTERS. La detención de Otoniel requirió de la participación conjunta de varios cuerpos de seguridad del Estado.

En parte eso tiene que ver con la estrecha relación de su familia con Urabá.

Ellos son oriundos de la región, a la que los miembros del clan conocen bien.

Saben manejarse sobre su terreno y tienen poder sobre su población.

Tras la muerte de Giovanni, el clan decretó un paro armado que dejó estancada a la región por un par de días.

Pero Otoniel tenía también varios trucos para evadir a sus perseguidores.

Entre ellos, estaba el uso de perros criollos entrenados para que le den aviso cuando alguien extraño se aproxima, con tiempo suficiente como para poder escapar.

Iván Duque.

FUENTE DE LA IMAGEN – EPA. El gobierno de Iván Duque comparó la detención de Otoniel con la de Pablo Escobar.

En una de esas huidas tuvo que dejar atrás a uno de esos animales, un sabueso fino colombiano.

Los policías se lo llevaron, le dieron el nombre de Oto y lo entrenaron y lo usaron en el operativo de 2015 para que los ayude a buscar a su antiguo amo, cuyo olor se le hace inconfundible.

Además, de acuerdo con la prensa colombiana, Otoniel no usaba aparatos tecnológicos como teléfonos celulares para evitar ser rastreado, por lo que se comunicaba con los miembros de su organización enviando mensajes de voz que eran distribuidos en grabadores y memorias USB por correos humanos.

El temor a ser capturado lo llevaba también a cambiar constantemente el lugar donde pasaba las noches, usualmente en la selva y, con frecuencia, en chozas de madera.

Esas viviendas rurales contrastaban con los televisores de pantalla gigante, las bebidas costosas y los perfumes de lujo que las autoridades solían encontrar cuando le seguían los pasos.

Otro elemento distintivo de sus guaridas eran unos costosos colchones especiales, que le ayudaban a amainar las molestias de una hernia de disco.

Ahora que ha sido detenido no queda claro si podrá persuadir a las autoridades de que en la cárcel le permitan dormir en un colchón semejante.

Imagen de portada:GETTY IMAGES. Bus incinerado en Antioquia durante el primer día del «paro armado»

FUENTE RESPONSABLE: Redacción BBC News Mundo. Mayo 2022

América Latina/Colombia/Narcotráfico/Justicia/EE.UU.

 

 

«Viven en una burbuja»: el impacto de la llegada de «extranjeros covid» en CDMX.

En algunas calles de estos históricos barrios de Ciudad de México, la gente avanza esquivando sillas y mesas de las múltiples terrazas de restaurantes y cafés en donde se escucha una mezcla de español e inglés muy llamativa.

Las pantallas de quienes hacen home office (teletrabajo) aparecen cada tanto en los locales de la calle Durango. Mujeres y hombres hacen jogging (trotan) en el circuito de la avenida Ámsterdam.

El antes discreto mercado Medellín ahora tiene guía de turistas. Y algunas de las antiguas vecindades o condominios ahora se identifican como coliving.

Si bien caminar por estas colonias, llenas de arquitectura y frondosas en árboles, es como estar en un oasis en el paisaje gris de concreto de la mayoría de los barrios de Ciudad de México, la vida ahí ha cambiado notablemente en los últimos meses.

La pandemia de covid-19 significó para muchos una crisis económica que llevó a casi un 30% de los capitalinos a mudarse de las casas que rentaban o pagaban con hipotecas, según un reciente estudio (UNAM-HIC-AL).

Pero para otros ha sido un momento de oportunidad.

Gente en una terraza de un restaurante en CDMX

FUENTE DE LA IMAGEN – MARCOS GONZÁLEZ DÍAZ

Los nuevos habitantes de la Roma y la Condesa, buena parte de ellos extranjeros, se mudaron a estos barrios «mágicos», como suelen describirlos, de la capital mexicana.

¿Algo positivo o negativo? Depende de qué lado estés en un fenómeno llamado «gentrificación».

«Víctimas de su propio éxito»

La gentrificación, explica a BBC Mundo el profesor de urbanismo y consultor Daniel Pérez, es un proceso que se da con frecuencia en sitios muy deseados para vivir, en cualquier parte del mundo.

Es el caso de las colonias Roma y Condesa en Ciudad de México.

Cuando un barrio por su ubicación, arquitectura, oferta de servicios y transportes se vuelve atractivo para gente de mayores ingresos, quien se queda a vivir ahí es quien puede pagar más.

«Y no solamente es que habiten nuevas personas, sino que comienza a haber comercio dirigido a ellos», explica Pérez. «Tienen restaurantes, galerías y otras cosas que atraen a estas personas».

Gente en una terraza de un restaurante en CDMX

FUENTE DE LA IMAGEN -MARCOS GONZÁLEZ DÍAZ

La llegada de grupos de habitantes con más alto poder adquisitivo revitaliza la zona, genera espacios más afines a sus gustos hasta que el fenómeno alcanza un punto máximo en el que se pierde el interés o el atractivo que originalmente tenía.

«Estas zonas son víctimas de su propio éxito», considera Pérez.

Y es un ciclo. Si bien hoy son los extranjeros los que están ocupando muchas viviendas en esta zona de Ciudad de México, antes lo fueron otros grupos, nacionales y extranjeros.

Quienes se van de esas zonas, generan un efecto dominó en otros barrios a los que llegan en el lugar de otros.

Crisis de vivienda

La principal consecuencia es un efecto de desplazamiento de la población original.

«Si rentan, les suben la renta porque hay otras personas dispuestas a pagar una más alta. Pero también los servicios se comienzan a encarecer porque hay quien paga más. La crítica a esto es que es una forma de expulsión de la población local», señala Pérez.

Un camión de mudanza en CDMX

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

Mucha población que vivía hace pocos años en la Roma y la Condesa se ha tenido que marchar.

Según la Asociación Mexicana de Profesionales Inmobiliarios de la ciudad (Ampicdmx), las rentas se incrementaron al menos un 15% en la Condesa y la Roma, donde un apartamento pequeño supera los US$750 por mes. Los más grandes y deseados oscilan entre US$2.000 y US$3.000.

El sueldo mínimo general en México es de unos US$410 al mes.

El precio promedio de venta de un apartamento en la zona no es menor a 6 millones de pesos (US$300.000), mientras que en el resto de la capital es de alrededor de 2,6 millones (US$130.000).

Laura Zazueta, presidenta de la Ampicdmx, afirma que no hay una crisis de vivienda en la zona, pues hay muchos espacios disponibles, a pesar de que «los precios están muchas veces fuera de mercado».

«Hay mucha gente que no les urge tanto la colocación de sus rentas o ventas y esperan a que alguien pague sus precios. Y lo consiguen aunque tarden un poco más», le explica a BBC Mundo.

Pero la población más antigua de esos barrios sí ve una crisis.

Una vista aérea del barrio de la Condesa

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

La zona tiene las condiciones más deseadas para vivir en Ciudad de México.

Mayela Delgadillo, de 51 años, ha sido testigo del aumento de rentas y el encarecimiento de la zona en los últimos 20 años que ha vivido la colonia Roma.

Ella y otros vecinos conforman una organización que se opone a las inmobiliarias que, asegura, compran indiscriminadamente los terrenos para construir edificios de apartamentos que en muchos casos están vacíos por meses y meses.

Para ella, la crisis no es por falta de disponibilidad de vivienda, sino por lo inaccesible que es para la mayoría.

«Se construye para el mercado, pero no para la necesidad de la gente. La vivienda ahí está, pero nadie puede pagarla», dice al poner como ejemplo un edificio frente al suyo que tiene meses vacío.

Mayela Delgadillo en una protesta

FUENTE DE LA IMAGEN – MAYELA DELGADILLO

Mayela Delgadillo (primera desde derecha) ha liderado campañas de defensa del espacio urbano social y la vivienda.

Recuerda que en la década de 2000, una casa de dos habitaciones -construida para los empleados de los ricos que vivían en la Condesa hace un siglo- era rentada por amigos suyos en unos 2.000 pesos de la época (unos US$200).

«A la hora que encarecen el costo del suelo también encarecen el costo de las tintorerías, ferreterías, zapaterías, etcétera., y estamos llegando a un grado de que ya no hay comercios locales por la especulación del suelo», le dice a BBC Mundo.

«Vecinos de la colonia ayer se estaban quejando de que no aguantan el ruido. La gente que vivía al lado se fue porque ya no pudo aguantar el escándalo de cinco antros (clubes nocturnos) alrededor».

Pérez se refiere a esto cuando dice que son «víctimas de su propio éxito», pues la oferta de recreación, por ejemplo, termina por ser excesiva.

Un centro nocturno en CDMX

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

Los centros nocturnos generan ruido y delincuencia, como el tráfico de droga, señala Delgadillo.

La gentrificación es un fenómeno en muchas otras metrópolis del mundo y en los últimos dos años se conjugó con la crisis económica que generó la pandemia de covid-19.

El estudio UNAM-HIC-AL indica que 55% de las personas en su investigación en todo Ciudad de México afirmaron haber enfrentado dificultades para pagar la renta o la hipoteca durante la pandemia, y el 32% tuvo que mudarse de vivienda.

Y en el caso de la capital mexicana, genera problemas adicionales.

«Después de las perforaciones para hacer edificios altos, el terreno se hace altamente inestable, por eso hay socavones, huecos en calles como Medellín, Monterrey o Álvaro Obregón», asegura Delgadillo. «Por eso estamos aterrados todos».

«Extranjeros covid»

Para quienes viven el fenómeno desde la otra cara, mudarse ahí ha mejorado su calidad de vida.

Raquel Heredia, una estadounidense que vivía en California hasta 2019, explica a BBC Mundo que su idea de visitar CDMX por una semana se ha transformado en más de dos años de amor por la capital mexicana.

Raquel Heredia

FUENTE DE LA IMAGEN – RAQUEL HEREDIA

«Estaba con unas amigas, salimos a comer, a los museos y dijimos ‘guau, esta ciudad es deliciosa, es barata’. Y se siente una paz que yo no tenía en San Francisco», cuenta en una videollamada.

«Cuando puedes encontrar otros lugares donde la vida mejora, te quieres quedar. Y gente ha venido a México a redescubrirlo. Mucha gente no pensaba en Ciudad de México, sino en destinos de vacaciones. Pero la pandemia trajo un cambio de mentalidad».

Las cifras oficiales de migración muestran un claro aumento entre 2019 y 2021 en las peticiones de residencia permanente de extranjeros, al pasar de 40.000 a casi 70.000 en ese periodo.

También hubo un aumento de 15% en el otorgamiento de residencias en Ciudad de México, siendo los estadounidenses y canadienses el grueso de solicitantes.

Tan solo el año pasado, el país fue visitado por 10 millones de EE.UU. en 2021, año que fue el destino número uno en el extranjero para esos viajeros. Y su permiso de estancia por turismo o negocios de 6 meses les facilita su permanencia en el país.

Extranjeros que pidieron residencia en México. A nivel nacional.  .
Extranjeros  que tramitaron residencia en CDMX. .  Nota: los extranjeros pudieron haberse desplazado a otros estados de México..

Muchos de esos «extranjeros covid», como les dice Heredia, se han quedado a vivir en Ciudad de México.

La joven optó por convertirse en una líder local de los que llama Big Cities Refugees, o «refugiados de grandes ciudades». Organiza reuniones y actividades y gestiona 15 grupos de WhatsApp de la comunidad en las colonias Roma y Condesa.

«Son gente de San Francisco, Nueva York, Chicago, Los Ángeles. Es gente que amaba esas ciudades en tiempos normales, pero durante la pandemia ya no había nada que hacer y se volvieron tan caras. No puedes vivir igual que antes», explica.

«Viven en una burbuja»

«Háganse un favor y hagan teletrabajo desde Ciudad de México, es realmente mágico».

Ese fue un simple mensaje que publicó en Twitter una estadounidense que visitaba México por unos días y causó un debate nacional en febrero pasado sobre la presencia de extranjeros y los efectos económicos y sociales que causan.

Gente en una terraza de un restaurante en CDMX

FUENTE DE LA IMAGEN – MARCOS GONZÁLEZ DÍAZ

Muchos espacios que antes eran habitacionales han sido transformados a espacios comerciales, como cafés y restaurantes.

Muchos opinaron que los visitantes «viven en una burbuja», sin integrarse a la cultura mexicana ni respetar normas sociales, incluidas cosas simples como el uso de mascarillas para evitar la covid-19.

«Me parece que el tema no va por la xenofobia. Pero la realidad es que son élites con capitales, que vienen a desplazarte, porque tú no puedes pagar para conservar un sitio», dice Delgadillo.

Ella asegura que evita salir a comer a los restaurantes a su alrededor. Otros se consideran discriminados en los sitios de moda que buscan a clientes de mejores ingresos, como los extranjeros.

Gente en una terraza de un restaurante en CDMX

FUENTE DE LA IMAGEN – MARCOS GONZÁLEZ DÍAZ

Heredia reconoce que «hay mexicanos a los que no les gusta tanto que haya tantos extranjeros» por el problema del alza de precios; «es una realidad», dice. «Pero hay otros que sí, que ven el amor de tanta gente de otros lados por este país».

«Yo he estudiado mucho la gentrificación y está pasando en muchos lugares. Personalmente no puedo detenerla, pero como líder de la comunidad puedo motivarlos a que [los extranjeros] sean lo más responsables que puedan ser cuando vivan aquí», dice.

En las calles han comenzado a aparecer pegatinas y carteles de una campaña llamada Good Guest Collective -creada por mexicanos y extranjeros- para que los nuevos residentes adopten las medidas sanitarias locales.

Delgadillo también opina que «el problema no es el extranjero, sino la calidad de la gente que habita».

«Porque un extranjero puede apreciar muchas cosas de cultura y otras cosas que un nacional. Pero la gente que llega solo a la fiesta, en poco tiempo se va».

Heredia, por otro lado, destaca la derrama económica y de inversiones que beneficia a la zona y que se expande hacia el mejoramiento de otras zonas vecinas o no de la Roma y la Condesa para el mejoramiento social y urbano.

Extranjeros con mascarilllas

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

Algunos extranjeros han asumido la responsabilidad del uso generalizado de mascarillas que predomina en CDMX.

«Hay muchos extranjeros que no salen de esas áreas, sí es una burbuja. Pero también no todos son así. Y puede haber varias razones», explica.

«En estas zonas puedes encontrar más gente como tú. Y es una zona ideal para empezar. Te vas a sentir más cómodo, aprendes a moverte en la ciudad y buscar otras áreas. Y así ese punto inicial se expande a otras zonas», continúa.

«Para nadie en el mundo es fácil mudarse de país».

Inmoral o ilegal

El profesor Daniel Pérez advierte que los extranjeros no están haciendo nada ilegal.

En la lógica de mercado, los propietarios de inmuebles en la zona están en su derecho de rentar a quien mejor les pague. Incluso los dueños de viviendas y terrenos que venden sus propiedades con valor arquitectónico histórico a inmobiliarias no tienen limitaciones.

El debate cae en el terreno de lo que cada persona considera moral y aceptable.

Una vista aérea de un barrio obrero de CDMX

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

Pérez dice que es más propositivo luchar por el mejoramiento de cada barrio de la ciudad.

«Hay países donde sí hay más restricciones, más candados a estas transacciones, lo cual entonces puede mitigar estos efectos. Pero en el caso de la Ciudad de México eso no existe», explica.

«Es algo a lo que se tiene que poner atención, pero cuidando que no se caiga en el rechazo a los extranjeros simplemente porque tiene los recursos para pagar, sobre todo en esta sociedad que se polariza».

Para él, muchos habitantes de Ciudad de México y otras urbes con estos problemas también deben ocuparse de plantear a las autoridades el mejoramiento de los barrios en general, en lugar de solo poner atención en los más llamativos de siempre.

«Si queremos evitar la gentrificación, tenemos que tener un oferta significativamente mayor de vivienda asequible con la participación del gobierno y el sector privado. Mejoramiento significativo de la ciudad en su conjunto», apunta.

«Que la pelea no sea por dos o tres barrios, sino por los miles que hay, que todas tengan mejores condiciones».

Imagen de portada:GETTY IMAGES. El caminar hoy por la Roma y la Condesa es muy diferente a lo que era hace no mucho.

FUENTE RESPONSABLE: BBC News Mundo. Por Darío Brooks. Mayo 2022

Sociedad y Cultura/México/Economía/Sociedad/

Pandemia de coronavirus/América Latina/Negocios

 

 

San Miguel de Allende, la joya turística mundial en el estado con más asesinatos de México.

Entre las pintorescas calles de San Miguel de Allende, a uno le toca ir esquivando a los cientos de turistas que se retratan a golpe de ‘selfie’ frente a los hermosos rincones coloniales de este municipio en el centro de México.

Las avenidas empedradas, sus galerías de arte, coquetos restaurantes y coloridas viviendas han hecho de este lugar el paraíso de cualquier instagrammer.

También el de miles de extranjeros, sobre todo jubilados estadounidenses, que han convertido este municipio en su segundo o incluso primer hogar, atraídos por un agradable clima y precios mucho menores a los de su país.

Porque la fama de San Miguel ha trascendido fronteras. El año pasado, fue distinguida como la mejor ciudad del mundo por la revista Travel + Leisure y los lectores del medio turístico Condé Nast Traveler.

Sin embargo, llama la atención que a no muchos kilómetros de distancia y en el mismo estado de Guanajuato se encuentren algunos de los municipios considerados más violentos de México. Esta es, de hecho, la entidad del país donde se registraron más homicidios el año pasado.

¿Cómo logra escapar este paraíso para el turismo a la ola de violencia que azota a algunas zonas vecinas?

Extranjeros y seguridad

Sentado en un restaurante en la plaza central de San Miguel de Allende, el estadounidense Malcolm Halliday degusta algo tan mexicano como una sopa azteca.

Frente a él, un grupo de turistas fotografía la llamativa catedral de estilo neogótico que se ha convertido en el símbolo de la ciudad. «Es como el castillo de Disney», dice un niño boquiabierto.

Catedral de San Miguel.

FUENTE DE LA IMAGEN – MARCOS GONZÁLEZ / BBC

Halliday llegó hace casi cinco años a San Miguel atraído por la vida cultural. «Me encanta la ciudad y el ambiente. En EE.UU. también tenemos violencia en algunas ciudades, pero la verdad que aquí no tenemos mucho problema», le dice a BBC Mundo en un correcto español.

Louise Gilliam, también estadounidense y habitante de San Miguel, coincide. «En todo mi tiempo aquí, nunca he vivido nada de violencia. Viví en Chicago, en Nueva York, en Los Angeles… Y tenía cuidado de no ir a las zonas peligrosas. A donde quiera que vayas, encontrarás crimen si no andas con cuidado», asegura en inglés.

Sí reconocen que sus familiares y amigos se inquietaron cuando supieron de su intención de establecerse en el centro de México.

Estados de México con más homicidios dolosos (2021). .  .

«Muchos extranjeros se sorprenden. Creen que al oscurecer, acá no pueden salir. Es un paradigma que traen, y después ven la realidad. Es como darles la confianza de que sí somos parte de México, pero no al mismo tiempo», le dice a BBC Mundo Tania Castillo, directora de Turismo de San Miguel de Allende.

Pero el municipio, que en su día fue uno de los escenarios clave de la Guerra de Independencia de México y que acogió algunas de las reuniones de conspiración en la lucha contra los españoles, no siempre ha sido un atractivo para turistas.

A principios del siglo XX, de hecho, estuvo a punto de convertirse en un pueblo fantasma por los diversos conflictos bélicos que azotaron la región. Fue en los años 30 y 40 que comenzaron a llegar artistas y promotores que fundaron escuelas de arte y galerías que fueron atrayendo a estudiantes y expatriados estadounidenses.

San Miguel de Allende

FUENTE DE LA IMAGEN – MARCOS GONZÁLEZ / BBC

Según la responsable de turismo de San Miguel, lo que hoy lo hace uno de los mejores destinos del mundo es su arquitectura y multitud de templos, su oferta gastronómica, artística, de viñedos y hoteles de lujo, unido al estilo de vida que «mezcla lo cosmopolita con la vida de los pequeños pueblos mexicanos», asegura.

«Una isla» en Guanajuato

En una patrulla realizada por el municipio junto a la policía para conocer la situación de seguridad, el agente local Esteban López cuenta que la mayoría de sus actuaciones son «reportes menores» para atender casos de personas que discuten o beben alcohol en la calle.

«Imaginémonos que somos como una isla. Entonces, todo lo malo sucede alrededor», le resume a BBC Mundo.

Esteban López

FUENTE DE LA IMAGEN – MARCOS GONZÁLEZ / BBC

Esteban López, policía de San Miguel de Allende, asegura que sus actuaciones suelen ser por reportes menores.

En efecto, a escasos 50 km de distancia de San Miguel, se encuentra alguno de los 50 municipios más violentos de México, donde el gobierno desplegó una estrategia para reducir el número de homicidios, como es el caso de Celaya o León, y cuyas cifras de asesinatos son hasta 20 veces superiores.

Municipios de México con más homicidios dolosos vs. San Miguel de Allende (2021). (en rojo los del estado de Guanajuato).  .

Pero la principal razón por la que San Miguel escapa al proceso de violencia de Guanajuato es por no estar ubicado en el corredor de extracción de hidrocarburos que atraviesa parte del estado.

«La ordeña de estos ductos es lo que genera la violencia por el control de este mercado ilegal. San Miguel está cerca, pero no pasa por ahí», apunta el experto en seguridad Víctor Sánchez.

Esta diagonal, también conocida como «Triángulo de las Bermudas», está conformada por una quincena de municipios por donde pasan los ductos de Petróleos Mexicanos (Pemex) que transportan el combustible a lo largo del país.

Mapa triángulo Bermudas Guanajuato

Si bien en el pasado fueron dominados principalmente por el cartel de Santa Rosa de Lima, la detención de su líder, «el Marro», en 2020 hizo que perdiera fuerza en la mayoría de municipios que ahora se disputa con células del cartel de Sinaloa, Jalisco Nueva Generación (CJNG) o Nueva Plaza.

Aunque, además de su ubicación geográfica, hay algunas particularidades de la infraestructura de San Miguel que podrían hacerla menos atractiva para los grupos criminales.

«Sus características arquitectónicas impiden que sea una ciudad con determinados planes de desarrollo. Cuando un municipio no tiene autopistas, no tiene una central de abastos y no es un centro de acopio de materiales que tiene que estar recibiendo camiones, no tiene la infraestructura necesaria para distribución de cosas prohibidas», dice su alcalde, Mauricio Trejo.

«Somos una burbuja dentro del estado», dice con orgullo.

San Miguel de Allende

FUENTE DE LA IMAGEN – MARCOS GONZÁLEZ / BBC

Sin disputas entre carteles

Según Sánchez, otro factor clave para explicar la ausencia de violencia es que «no hay una disputa abierta entre varias organizaciones criminales, como sí vemos en otros municipios. La región del centro hacia el norte (de Guanajuato), donde está San Miguel, es una zona controlada completamente por el CJNG».

Y de acuerdo con el experto, esto lleva a dos hipótesis. La primera: que como en tantos corredores turísticos, los grupos criminales llevan a cabo venta de productos ilegales como drogas a pequeña escala aprovechando la presencia de turistas y residentes extranjeros.

«A la organización criminal le interesa no ahuyentar a esos compradores con alto poder adquisitivo. Si empieza a haber violencia en la zona, los turistas dejarán de llegar», subraya.

La segunda hipótesis, ligada a la anterior, es que «como hay un importante flujo monetario, negocios como hoteles o restaurantes con operaciones en efectivo se pueden prestar a ser puntos de lavado de dinero para la organización que controla el municipio y, por ende, también se quiere mantener de manera pacífica para no llamar la atención de autoridades».

San Miguel de Allende

FUENTE DE LA IMAGEN – MARCOS GONZÁLEZ / BBC

El alcalde, sin embargo, niega la presencia del CJNG ni de ninguna otra organización en San Miguel de Allende.

«No tenemos detectada injerencia de ningún grupo delictivo. No hemos sido ni presionados ni amenazados por ningún grupo», afirma tajante.

«Sin embargo, los temas de narcomenudeo que se pueden dar en el municipio son atacados por la Policía Municipal y programas de denuncia y prevención de drogadicción», reconoce. «Pero el perfil de los turistas que tenemos es otro, aquí vienen buscando cultura».

Algunos de esos turistas, como Aarón González de Ciudad de México, cree que todo se debe «a acuerdos entre las autoridades y los grupos, porque obviamente no pueden tener todo el control, y el gobierno tampoco los puede controlar. O tal vez sí puede, pero no le interesa porque hay intereses y prefieren tener sus arreglos», opina sentado en una banca del parque central y disfrutando de la música de mariachis junto a su esposa cuando cae la noche.

San Miguel de Allende

FUENTE DE LA IMAGEN – MARCOS GONZÁLEZ / BBC

Varios vecinos que quisieron mantener su nombre en el anonimato le mencionaron a BBC Mundo la existencia de prácticas de extorsión, presiones o «cobro de piso» hacia comerciantes del municipio.

«Yo tenía una amiga con un negocito, pero se le ocurrió vender [droga] allí, y hoy ya no tiene negocio, ni está ella. Le dijeron que o pagaba su plaza o nada. Ellos te dan dinero si le entras al negocio, pero luego tienes que pagar de vuelta. No pagó, y así le hicieron», cuenta Paula Colunga desde su puesto de raspados [hielo con jarabe de sabores] frente a la catedral.

Pero el alcalde asegura que ningún comerciante le ha informado de que sufran extorsión en la actualidad. «Puede ser que todavía sientan esa ofensa de cuando sí les cobraban, aunque cuando entramos [al gobierno municipal] detectamos que la mayoría no se debían a grupos delictivos sino a autoridades corruptas, que ya han sido corridos [despedidos] o están bajo investigación», le dice a BBC Mundo.

Estrategia de seguridad

Para el alcalde Trejo, es su estrategia de seguridad municipal la que explica que San Miguel de Allende esquive la violencia que permea en buena parte de Guanajuato.

Entre otros factores, destaca el contar con un avanzado centro de vigilancia C4, así como la capacitación y compensación de la policía local, «la mejor pagada del estado y de las mejores remuneradas de todo el país», asegura.

«También nos ayudamos con municipios cercanos para evitar que surja el ‘efecto cucaracha’ y que, cada vez que hay algún operativo en una ciudad cercana, se nos dejen venir los delincuentes a San Miguel a refugiarse», explica.

sa

FUENTE DE LA IMAGEN – MARCOS GONZÁLEZ / BBC

Para el analista de seguridad Víctor Sánchez, sin embargo, «sería difícil atribuir un caso de éxito en San Miguel a la acción de las autoridades, porque si de ello dependiera, se habría buscado cómo replicarlo en ciudades vecinas donde la seguridad es un fracaso importante».

En su lugar, insiste en que los verdaderos motivos yacen en cuestiones ajenas a la función del ayuntamiento, como la inexistencia de grupos criminales rivales en el municipio, su mera ubicación geográfica o que, debido a la alta concentración de extranjeros y turistas, «funciona mejor si está pacificado».

Pero la presencia de extranjeros de más de 60 nacionalidades -en torno al 10% de sus 180.000 habitantes- también ha tenido otro efecto en San Miguel de Allende, como en tantas ciudades que viven esta realidad: el encarecimiento de rentas y de muchos servicios como bares y restaurantes.

«Para muchas personas no es un problema económico, pero quizá para quienes vivían originalmente aquí es desafiante porque se está subiendo el precio de todo. Vamos a ver… yo no puedo curar todos los problemas, estoy aprovechando la vida aquí», dice alzando los hombros el estadounidense Malcolm Halliday.

Malcolm Halliday

FUENTE DE LA IMAGEN – MARCOS GONZÁLEZ / BBC

Malcolm Halliday, estadounidense, reconoce que la presencia de extranjeros encareció los precios para la población local.

Aunque como es habitual, esta llegada de personas con más poder adquisitivo también tiene ventajas. Como reconoce Paula, la vendedora de raspados, los mexicanos que trabajan para los extranjeros del municipio suelen recibir mejores salarios. «Está mal que yo lo diga, pero es así. Los mexicanos, en cambio, entre menos paguemos a la gente, mejor».

Otro San Miguel

Los miles de extranjeros que viven en San Miguel de Allende también dejan otra huella en el municipio. Ellos son los fundadores de decenas de ONG que acercan desde educación hasta salud dental a los vecinos con más necesidades económicas.

Porque, lejos de la bella arquitectura y hoteles de lujo frecuentados por los turistas, San Miguel esconde una realidad muy distinta en cuanto uno se aleja unos minutos del centro histórico hacia barrios más rurales.

Jubilados estadounidenses en San Miguel de Allende

FUENTE DE LA IMAGEN – MARCOS GONZÁLEZ / BBC

San Miguel se ha convertido en un importante punto de atracción para jubilados estadounidenses.

Según datos de la Secretaría mexicana de Bienestar, más del 44% de los sanmiguelenses viven en condiciones de «pobreza moderada». Otro 4% lo hace en pobreza extrema. Casi dos de cada diez viviendas no tiene drenaje.

Jazmín Yanet Ramírez muestra a BBC Mundo con orgullo la casa que estrenó a inicios de este año en la comunidad de San Miguel Viejo, una zona de calles sin asfaltar en donde a los turistas no se les ha perdido nada.

«La gente que llega al centro de San Miguel no se da cuenta de que en los alrededores estamos nosotros, que, la verdad, hace mucho que no vamos a esa zona porque hay muchos turistas… Es una lástima, porque no todos podemos disfrutarlo igual», lamenta.

Terraza en San Miguel de Allende

FUENTE DE LA IMAGEN – MARCOS GONZÁLEZ / BBC

Hay otro San Miguel más allá de los «rooftops» frecuentados por extranjeros.

Dice que su marido y ella ya no tienen que dormir en la misma habitación que sus tres hijos como antes. Que ya no se mojan cuando llueve ni tienen miedo a que el tejado se vuele con el viento. Ante la ausencia de drenaje, su nuevo hogar cuenta con una pequeña fosa séptica y un sistema de recogida de agua de lluvia.

Su casa fue construida por Casita Linda, una ONG financiada por estadounidenses residentes en San Miguel que en las últimas dos décadas ayudó a 130 familias del pueblo.

Louise Gilliam, de Casita Linda, frente a la casa construida para Jazmín Yanet Ramírez.

FUENTE DE LA IMAGEN – MARCOS GONZÁLEZ / BBC

Louise Gilliam, de Casita Linda, frente a la casa construida para Jazmín Yanet Ramírez y su familia.

«Es un cliché decir que quieres devolver algo al municipio que te acoge, pero es una manera muy honesta de decirlo. Es una manera de ayudar a la gente», le dice a BBC Mundo Louise Gilliam, presidenta de la organización con casi 20 años de vida en San Miguel.

«La vida acá es buena. El tiempo es perfecto, es menos caro vivir aquí… A mis hijos que están en Texas les digo que vendan su casa y vengan aquí», responde cuando se le pregunta por cómo influye la inseguridad en su vida.

«Nunca volveré a Estados Unidos», termina convencida.

Imagen de portada:MARCOS GONZÁLEZ / BBC

FUENTE RESPONSABLE: BBC News Mundo. San Miguel de Allende, México. Por Marcos González Díaz. Mayo 2022

Sociedad y Cultura/Turismo/México/Violencia/América Latina

 

 

 

Qué resultados tuvo la nacionalización del litio en Bolivia (y por qué AMLO pidió su asesoría para hacerlo en México).

Han pasado 14 años desde que el gobierno de Evo Morales nacionalizó el litio en Bolivia, el llamado «oro blanco» que se ha convertido en uno de los metales críticos para la fabricación de baterías eléctricas o el almacenamiento de energías renovables.

Es tan codiciado que las proyecciones de expertos estiman que su precio podría subir exponencialmente en los próximos 20 años en medio de la transición energética que está experimentando el mundo para reducir las emisiones contaminantes.

Y ahora que la guerra en Ucrania le ha dejado en claro a Occidente que es peligroso depender del gas y el petróleo que exporta Rusia, hay una acelerada carrera por conseguir aquellos metales necesarios para electrificar las economías.

Siendo parte de los metales considerados como «el nuevo petróleo» del siglo XXI, la producción de litio pasó a ser en 2008 un producto manejado por el Estado de Bolivia con el objetivo de que la riqueza de su venta beneficiara a todos los bolivianos.

A más de 6.000 kilómetros de distancia, el gobierno mexicano puso sobre la mesa hace unos días el plan de nacionalizar el codiciado recurso reformando la Ley de Minería para que el litio sea explotado «únicamente por el Estado».

El blindaje al litio mexicano

«No saben (…) la ambición que despierta en las grandes potencias porque es un mineral estratégico para el desarrollo del futuro», dijo el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador (AMLO) cuando presentó su propuesta.

La reforma estipula que «la exploración, explotación y aprovechamiento del litio estarán exclusivamente a cargo del Estado», que será patrimonio de la nación y «se reserva para beneficio exclusivo del pueblo de México» por lo que «no se otorgarán concesiones, licencias, contratos, permisos, asignaciones o autorizaciones en la materia».

AMLO

FUENTE DE LA IMAGEN – GOBIERNO DE MÉXICO

El presidente de México ha dicho que busca asesorarse con el gobierno de Bolivia.

En 2008 Bolivia inició un viaje parecido. El gobierno de Morales apostó porque el Estado manejara toda la cadena productiva sin intervención de empresas extranjeras, un modelo de negocios muy diferente al del gas natural, donde se han hecho alianzas con firmas que tienen un 49% de participación en el negocio, mientras que el 51% restante queda en manos del Estado.

Pero con el litio intentaron controlar toda la cadena, con la promesa de que Bolivia crearía fábricas de baterías y hasta autos eléctricos.

La imagen podría haber sido un Tesla versión boliviana al lado del salar de Uyuni.

Pero no fue así.

Ahora, el presidente Luis Arce, ha trazado un nuevo rumbo para, después de muchos años de intentos fallidos, concretar las alianzas estratégicas con empresas privadas extranjeras que ofrecen la tecnología necesaria para que despegue el negocio.

Luis Arce.

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

Luis Arce, presidente de Bolivia, recibirá propuestas de ocho empresas extranjeras para el desarrollo del litio.

Según dijo AMLO, su gobierno le ha pedido asesoría a Bolivia para desarrollar su propio negocio estatal del litio sin participación de empresas extranjeras.

Pero… Bolivia está -en este preciso momento- trabajando con empresas extranjeras en el desarrollo de negocios compartidos.

Las ocho empresas interesadas en participar están analizando las muestras del mineral con el fin de presentar sus propuestas en las próximas semanas y el gobierno tiene previsto el anuncio de los ganadores de los contratos hacia fines de mayo.

¿Cuál será el tipo de asesoría que le entregará el gobierno boliviano al mexicano? Por ahora no está claro.

Un «botín de guerra»

Morales tenía un plan ambicioso: contar para 2015 con toda una industria de baterías y automóviles eléctricos en el país.

Ese objetivo no se consiguió, como tampoco se logró que Bolivia exportara grandes cantidades de cloruro de potasio y carbonato de litio, los dos principales productos de litio que el país vende en el mercado internacional.

Salar de Uyuni, Bolivia.

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

«La estrategia falló», le dice a BBC Mundo Juan Carlos Zuleta, analista de la economía del litio y consultor internacional.

«No funcionó porque faltaban los recursos humanos calificados, la tecnología, la estrategia y la voluntad política», agrega.

Bolivia solo produce 500 toneladas al año de litio, una cantidad que Zuleta considera muy baja para que pueda poner un pie firme en el mercado.

Uno de los problemas, apunta, es que los gobiernos han tomado al litio como un «botín de guerra» con una perspectiva más política que técnica y con un gasto cercano a los US$800 millones que no ha dado los frutos que se esperaban.

Una prueba contundente del fracaso, argumenta el experto, es que el actual gobierno boliviano cambió drásticamente el rumbo de lo que venía haciéndose en el país, convocando a ocho empresas extranjeras para hacer una explotación compartida del metal.

Si bien es cierto que durante los gobiernos de Evo Morales hubo acercamientos con firmas privadas, los acuerdos comerciales no llegaron a buen puerto.

«Tecnologías mucho más ecológicas»

«La nacionalización del litio en Bolivia ha sido una buena idea pero el proceso ha tardado demasiado», señala Diego Von Vacano, catedrático de Ciencia Política en la universidad Texas A & M University, Estados Unidos, y colaborador externo del actual gobierno.

«Con el gobierno de Luis Arce el tema se ha comenzado a tomar en serio. Lo que no se logró en más de una década se avanzó en un año», le dice a BBC Mundo.

Salar de Atacama, Chile

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

Von Vacano explica que los gobiernos anteriores hicieron esfuerzos por sacar adelante el desarrollo del litio en beneficio de los bolivianos, pero que no contaban con la tecnología necesaria para lograrlo.

De hecho, sostiene, ni siquiera existía la tecnología necesaria para extraer el litio de la salmuera boliviana, la cual es muy diferente a la que existe en otros países.

Recién en los últimos tres o cuatro años, explica, «han surgido nuevas tecnologías mucho más ecológicas».

Desde otra perspectiva, Von Vacano sostiene que los gobiernos anteriores centraron sus esfuerzos en otras prioridades como, por ejemplo, el desarrollo de la industria del gas natural.

«Creo que ahora realmente va a despegar la industria del litio en Bolivia para aprovechar las ventanas de oportunidades».

¿Por qué AMLO le pidió asesoría a Bolivia?

La reforma a la Ley de Minería propuesta por el gobierno mexicano dice que «la minería en México ha representado en los últimos 30 años, como nunca en la historia de México, la sobreexplotación de los yacimientos mineros a favor de intereses particulares, principalmente extranjeros».

Para la nacionalización del litio, la reforma contempla que «un organismo público descentralizado» se encargue de su exploración, explotación y aprovechamiento del mineral.

Batería eléctrica de auto

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

El litio es uno de los elementos clave para fabricar baterías eléctricas.

Beatriz Olivera, directora de la organización social Engenera, plantea que AMLO le ha pedido asesoría a Bolivia por su larga experiencia en la extracción y procesamiento de litio y también por una cuestión de afinidad política.

«La apuesta es que el gobierno mexicano tenga un control total del mineral en la exploración, extracción y procesamiento. Esto se debe en parte, a las fuertes críticas que ha hecho el presidente a las empresas mineras privadas que están plenamente justificadas», dice Olivera.

El problema, apunta, es que las empresas privadas en México tienen una regulación minera que les favorece, «incluso por encima de los derechos humanos de los pueblos indígenas».

«El presidente ha dicho que son empresas que contaminan y no le dejan nada al país. Incluso no pagan impuestos», explica.

Salar de Jujuy, Argentina.

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

Argentina desarrolla su industria para hacer más eficiente la producción de los químicos del litio.

Respecto al ejemplo de Bolivia, Olivera dice que si bien el proyecto del gobierno no contempla alianzas con empresas privadas, quizás éstas puedan desarrollarse en el futuro.

Mirando el caso boliviano, Carlos Aguirre, académico de la Universidad Iberoamericana especialista en tratados y comercio internacional, señala que el gobierno del país sudamericano «finalmente recapacitó» y entendió que el desarrollo de experiencia y de tecnología requiere de recursos de los que no necesariamente dispone el Estado.

Argentina y Chile, por ejemplo, que también se han reservado la titularidad del Estado sobre la explotación del litio, sí han concretado asociación con particulares para poder llevar a cabo la producción.

El resultado es que esos países, especialmente Chile, «se encuentran entre los principales productores de litio del mundo. Bolivia, con una extensión mayor de reservas, no se encuentra en ese listado», señala Aguirre.

Auto eléctrico

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

El mercado de autos eléctricos ha aumentado rápidamente. Sus baterías requieren litio.

En eso coincide Francisco Ortiz, académico de la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales de la Universidad Panamericana.

A su juicio, AMLO anunció la búsqueda de asesoría en Bolivia porque «es un mensaje propagandístico, un mensaje más ideológico que con fundamentos técnicos».

Desde un punto de vista publicitario, apunta, «es un discurso muy bueno para sus seguidores» por el acercamiento a otros gobiernos de su misma línea.

Ortiz espera que la nacionalización del litio en México no termine como la experiencia de la petrolera estatal Pemex.

«Pemex tiene una deuda gigantesca. La riqueza ha generado pobreza, ha generado deudas por una mala administración. El riesgo es que con el litio tengamos otro Pemex».

Imagen de portada: GETTY IMAGES. El litio es conocido como el «oro blanco».

FUENTE RESPONSABLE: BBC News Mundo. Por Cecilia Barría. Abril 2022

Economía/México/Bolivia/América Latina/Negocios

México: cómo es la autopista del «terror» en el norte del país donde han desaparecido decenas de personas en el 2021 y en este año.

Lo que vivió una familia a finales de junio fue apenas un «susto».

Sus cuatro integrantes fueron despojados de la camioneta en que viajaban de la ciudad de Monterrey a la de Nuevo Laredo, en el noreste de México, y abandonados a mitad del camino.

«¿Cómo están? ¿Se encuentran bien?», pregunta el conductor de un tráiler que grabó el asalto a lo lejos.

«Nada más el susto», responde el padre, quien luego explicó a la prensa que «de una camioneta se bajaron cuatro hombres armados. Traían ametralladoras».

«Enfrente bajaron a una pareja de una camioneta Chevrolet blanca. Y después de eso, se viene un sujeto armado hacia nosotros, que era como de 30 años, andaba bien vestido», dijo el hombre, quien no dio su nombre por razones de seguridad.

«‘¡Bájense! ¡Y dejen los celulares!'», les ordenaron.

«Nos bajamos toda mi familia y nos fuimos [caminando] para atrás».

Cliquea por favor en el siguiente link, para ver el vídeo.

Otra más de la carretera Monterrey-Nuevo Laredo: ahora asaltan a familia

Lo que para esa familia fue solo un susto. Para decenas de familias, la inseguridad ha tenido como consecuencia la desaparición de un ser querido.

Y es que viajar de Monterrey -la urbe industrial más importante de México- a la ciudad fronteriza Nuevo Laredo se ha vuelto un riesgo.

La autopista de peajes de unos 200 km en los últimos meses ha sido llamada la «carretera del terror» o el «triángulo de las Bermudas», debido a los crecientes casos de secuestros y desapariciones forzadas que se han registrado.

Según la asociación Fuerzas Unidas por Nuestros Desaparecidos en Nuevo León (FUNDENL), la organización más grande de apoyo a víctimas local, se han conocido al menos 49 desapariciones este año tan solo de habitantes del estado.

Es la cifra más alta en los últimos 10 años, dice a BBC Mundo Angélica Orozco, una portavoz de la organización.

«Están atacando directamente a la ciudadanía, que nos encontramos totalmente vulnerables ante la desinformación, porque no nos informan qué está sucediendo. Y comprobamos, una vez más, que no hay un plan para buscar a las personas desaparecidas», señala.

Protesta por los desaparecidos entre Nuevo León y Tamaulipas

FUENTE DE LA IMAGEN – REUTERS

Este año se ha incrementado notablemente la desaparición de personas que viajaban de Nuevo León a Tamaulipas.

Las autoridades de Nuevo León, por su parte, reportan solo 41 investigaciones por desaparición en 20 meses, con 1,4 personas en promedio por caso. Y han anunciado nuevas medidas para su búsqueda.

Pero FUNDENL y otras organizaciones advierten que hay una «cifra negra» de casos no conocidos por falta de denuncia.

Una vía moderna y peligrosa

La autopista 85D que conecta a Monterrey con Nuevo Laredo no es un camino secundario, como los que llegan a ser controlados por grupos criminales en algunas regiones conflictivas de México.

Todo lo contrario: es una autopista de cuatro carriles, con casetas de peajes electrónicos e infraestructura de pasos elevados a lo largo de un trayecto casi en su totalidad recto.

Es parte de la carretera Panamericana, que conecta de norte a sur el continente americano.

Transportistas en la carretera Monterrey-Nuevo Laredo

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

La carretera 85D es vital para la exportación de manufacturas hechas en México hacia EE.UU.

Al ser la vía más corta del centro de México a la frontera con EE.UU., es una vía importante, tanto para la exportación e importación de mercancías, como para los habitantes de Monterrey que van por turismo o negocios a las ciudades del sur de Texas.

«Es el camino hacia la frontera para gente que va a EE.UU. de compras o por cuestiones personales. Y por eso consideramos que desde hace años las autoridades han tenido información de que suceden desapariciones. Y no hay sistemas de videovigilancia u operativos permanentes», señala Orozco.

Pese a ser una infraestructura vital, la seguridad para conductores -tanto de transporte de carga como civiles- «no está garantizada».

El tramo del peligro

En particular, hay un tramo que ha sido el más riesgoso en los últimos meses: el de la frontera entre los estados de Nuevo León y Tamaulipas.

Apenas el 19 de junio pasado, un ingeniero en sistemas de 35 años -de identidad reservada- fue secuestrado durante varias horas por hombres armados vestidos con ropa militar.

En una denuncia ante el ministerio público de Nuevo León, señala que sobre la carretera había un retén de sujetos armados que lo detuvo. Uno de ellos le dijo «toma tus cosas y bájate del vehículo» para revisar su camioneta.

Patrullas en la carretera 85D de Monterrey a Nuevo Laredo

FUENTE DE LA IMAGEN – REUTERS

Lo subieron a un vehículo, le cubrieron la cabeza y lo empezaron a «mover todo el día por un camino de terracería desconocido», explicó.

Le preguntaban que «dónde está la droga que traía» y que «para quién trabajaba».

Incluso lo golpearon una tabla de madera en un momento para que hiciera una confesión, pese a que les aseguro que trabajaba en una empresa de sistemas y que en su celular tenía los datos de su trabajo.

Explica que al final lo abandonaron con los ojos cubiertos en un camino de terracería. Encontró una población y pidió ayuda. Más tarde pudo localizar su camioneta y volver a Monterrey.

Map

FUNDENL también ha detectado que los choferes de aplicaciones como Uber o Didi, que son solicitados para realizar viajes hacia la frontera, también han sido atacados por los criminales.

«En general, tenemos casos documentados desde 2011. Y con la crisis desde este año, empezamos a recibir reportes de años anteriores», explica Orozco.

La cruenta rivalidad de carteles

Desde hace unos meses hay una creciente disputa de grupos delictivos por el control de las ciudades que colindan con EE.UU. en los estados de Tamaulipas, Nuevo León y Coahuila.

Se trata de puntos clave para el tráfico de drogas y mercancías ilegales, así como el flujo de recursos económicos que los carteles buscan manejar, explica el investigador en seguridad pública Víctor Sánchez a BBC Mundo.

Patrullas en la carretera 85D de Monterrey a Nuevo Laredo

FUENTE DE LA IMAGEN – REUTERS

El tramo de la carretera cercano a Sabinas Hidalgo es uno de los más riesgosos.

«Los comandos paran a tráileres que llevan mercancías. Se llevan los camiones o a veces solo la mercancía. Y en algunas ocasiones desaparecen a los conductores. Lo mismo sobre vehículos privados: se enfocan en camionetas equipadas que después utilizan para sus actividades», indica.

Aunque ha sido una práctica vista desde hace una década, se ha recrudecido en los últimos meses.

«Es una zona de conflicto y disputa, pero va más allá de la simple disputa de organizaciones criminales. Tiene que ver mucho con el ADN de Los Zetas», explica Sánchez.

Y es que el Cartel del Noreste -CDN, conformado por miembros del extinto grupo sanguinario Los Zetas- controla la ciudad de Nuevo Laredo, que ha sido blanco de otras organizaciones recientemente.

«Se ha recrudecido mucho la ofensiva en los últimos meses por parte del Cartel Jalisco Nueva Generación, de la mano de una organización local, los Metros, que es una facción del Cartel del Golfo», indica Sánchez.

Foto del desaparecido Isaac Hernández

FUENTE DE LA IMAGEN – REUTERS

Muchas víctimas de desaparición en la zona son los conductores de camiones.

«El CDN sospecha de cualquier vehículo ostentoso que circule por la carretera a determinadas horas, previendo una incursión. Y eso puede explicar algunas de las desapariciones de los últimos meses», explica el investigador, residente del vecino estado de Coahuila.

Muchas víctimas de desaparición no son encontradas porque los carteles evitan dejar evidencias, como el cuerpo de las víctimas.

La respuesta de los gobiernos

Ante el aumento de casos de desaparición, los gobiernos estatales y el federal han empezado a tomar acciones en las últimas semanas.

La Guardia Nacional federal fue desplegada para realizar patrullajes a lo largo de la carretera 85D.

Patrullas en la carretera 85D de Monterrey a Nuevo Laredo

FUENTE DE LA IMAGEN – REUTERS

Y la semana pasada, los gobernadores de Nuevo León y Tamaulipas se reunieron para acordar una mejor coordinación en la investigación de casos de desaparecidos, algo que han reclamado las familias de las víctimas.

«Se contempla la instalación de puntos fijos intermitentes en especial en zonas específicas como el tramo del kilómetro 100 al 176 (zona limítrofe entre estados)», indicaron en un comunicado conjunto.

«No nada más es la autopista, hay brechas donde también la Guardia Nacional, Fuerza Civil y el Ejército Mexicano entramos a vigilar, a disuadir, a buscar individuos que estén buscando hacer daño a la gente», dijo el comisario de la Fuerza Civil de Nuevo León, Jorge Garza Morales.

Protesta por los desaparecidos entre Nuevo León y Tamaulipas

FUENTE DE LA IMAGEN – REUTERS

El gobierno de Nuevo León dice que tomó nuevas medidas en atención a las protestas por desapariciones recientes.

Orozco, sin embargo, advierte que esas acciones suelen ser temporales. Cuando se acaban, el problema regresa.

«Los operativos desde junio qué bueno que los están haciendo, pero deberían haberlos empezado desde que hubo reportes que algo estaba sucediendo, desde abril», señala.

«El discurso gubernamental es el mismo, de ataques entre bandas de criminales. Pero están atacando a trabajadores y familias directamente. Es lamentable».

Imagen de portada: Reuters

FUENTE RESPONSABLE: BBC News Mundo. Por Darío Orozco. Julio 2021.

México/Violencia/Narcotrafico/América Latina

Debanhi Escobar: los interrogantes sobre el caso de la joven que apareció muerta en una cisterna en México tras dos semanas desaparecida.

Tras la aparición de un cuerpo sin vida el pasado jueves en el fondo de la cisterna de agua de un motel, las pruebas forenses confirmaron el triste desenlace para el caso de Debanhi Escobar, la joven de 18 años desaparecida en México desde hacía casi dos semanas.

«El cuerpo encontrado se trata de Debanhi Susana, siendo la causa del deceso la contusión profunda de cráneo. Ofrecemos nuestras condolencias a sus familiares y seres queridos», dijo este viernes el fiscal general de Justicia del estado de Nuevo León, Gustavo Adolfo Guerrero Gutiérrez.

«Es importante señalar que, en este momento, no se descarta ninguna línea de investigación en este caso. Pondremos todos los recursos en nuestras manos para determinar los hechos que han sucedido y, si estos indican un delito, serán perseguidos con toda la fuerza de la ley», añadió.

Sin embargo, esta confirmación no aclara diversas dudas e incógnitas que rodean el caso, en torno al cual siguen apareciendo días después nuevos datos y pruebas como videos de cámaras de vigilancia de la zona donde desapareció en el municipio de Escobedo, en el norte del país, en la noche del 8 al 9 de abril.

Son tantos los interrogantes que el gobernador estatal, Samuel García, ya había pedido horas antes a la Fiscalía que diera a conocer los videos, fotos, cateos u otras evidencias sobre el caso.

«Tenemos derecho a conocer qué hay en esa investigación para que la verdad salga a relucir», dijo.

Incluso el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, ofreció ayuda desde el gobierno federal a las autoridades de Nuevo León para que este asunto pueda esclarecerse lo antes posible.

El caso de Debanhi muestra «irregularidades, dudas y preguntas que no está respondiendo la Fiscalía», le dice a BBC Mundo Leticia Hidalgo, fundadora de la organización Fuerzas Unidas por Nuestros Desaparecidos en Nuevo León (Fundenl).

Estas son algunas de las cuestiones que se espera que aclare la investigación.

1. ¿Por qué no se encontró antes el cuerpo si estaba a metros de donde desapareció Debanhi?

El cuerpo localizado el jueves se encontraba a muy poca distancia del lugar en el que Debanhi desapareció en la carretera Monterrey-Nuevo Laredo, comúnmente denominada «la autopista del terror» por los casos de secuestros y desapariciones forzadas registrados en ella.

En concreto, el cadáver estaba en una cisterna de agua en un motel, a solo 110 metros de una empresa de transportes frente a la que Debanhi fue vista gracias a cámaras de seguridad.

En esta zona es donde la ubicaba la señal de su teléfono antes de que se perdiera contacto. Por eso, los operativos de búsqueda se centraron especialmente en esta área y las instalaciones del hotel fueron revisadas hasta en cuatro ocasiones. Pero nunca dieron con la joven.

Hotel donde apareció el cuerpo este jueves.

FUENTE DE LA IMAGEN – SECRETARÍA DE SEGURIDAD

No fue hasta el pasado jueves que las autoridades encontraron su cuerpo, y solo después de que el personal del motel alertara a la policía por el fuerte olor que percibían en la zona.

«Este es nuestro mayor dolor, la tenían aquí cerca (…). ¿Por qué tardaron tanto?, ¿cuántas veces estuvieron aquí?», dijo indignado el padre de la joven, Mario Escobar.

«Estoy destrozado por dentro porque mataron a mi hija, me la mataron (…). Yo voy a seguir con esa lucha para encontrar a los culpables», aseguró.

La Fiscalía confirmó que en el lugar donde se encontró el cuerpo se realizó una inspección previa en la que participaron diferentes instituciones y la propia familia que «no permitió encontrar el cuerpo ahora localizado», sin ofrecer más detalles del motivo.

Mientras, el secretario de Seguridad de Nuevo León, Aldo Fasci, admitió que en las labores de búsqueda hubo una «falla humana masiva» por parte de las autoridades involucradas, si bien aseguró que sus efectivos no habían participado en el rastreo en las instalaciones del motel.

Por su parte, la fundadora de Fundenl critica duramente los métodos «ineficaces e inefectivos» de búsqueda de desaparecidos por parte de las autoridades, tanto en este como en otros casos de Nuevo León.

En el proceso de Debanhi, «ni siquiera fueron los investigadores quienes la encontraron, sino que fueron empleados del hotel los que lo reportaron. Todo está mal hecho, muestran una total incapacidad aún cuando este caso ha sido tan mediático y saben que se está siguiendo de cerca lo que hacen», señala.

2. ¿Por qué el padre de Debanhi planteó que el cuerpo podría haber sido colocado después?

Tras asegurar que se sentía completamente defraudado por la labor de la Fiscalía estatal, el padre de Debanhi se preguntó ante los medios cómo era posible que los investigadores no hubieran encontrado el cadáver si se encontraba allí desde el principio.

«Cuatro veces han cateado [la zona], ¿y por qué a la quinta aparece? 

Pregunta: ¿lo sembraron? Pregunta: ¿cómo llegó?», preguntó este viernes.

«Esto no es un circo, mi hija está muerta por gente incompetente (…). Que caiga quien tenga que caer», criticó tajante.

Tras conocerse la causa oficial de la muerte dada a conocer por las autoridades, declaró: «Pues le pegaron en la cabeza entonces. Lo que me digan es mentira. Todos ustedes saben que la mataron o la pusieron, la sembraron. No me digan ahora el cuestionamiento de lo que dijo la Fiscalía (…). La sembraron y la mataron, y tenemos que hacer justicia por toda la gente que ha pasado eso y para que no vuelva a pasar».

De hecho, el padre confirmó que la familia contrató a un perito para hacer una necropsia adicional y comparar sus resultados con los de la Fiscalía.

Hotel donde apareció el cuerpo este jueves.

FUENTE DE LA IMAGEN – REUTERS

Este es el hotel donde apareció el cuerpo este jueves.

Luisa Castellanos, vocera de la organización Buscadoras de Nuevo León que participó en las labores de búsqueda, también muestra su extrañeza por lo ocurrido.

«En diferentes momentos estuvimos en esa barda [el muro perimetral del motel], a espaldas de ese lugar, por 30 o 40 minutos. La temperatura aquellos días era de 35 o 40ºC, lo que ya habría facilitado el proceso de descomposición del cuerpo. Es muy extraño», le dice a BBC Mundo.

«La cantidad de personas en la búsqueda era bastante grande. Durante casi dos semanas buscaron ahí, en el mismo lugar, con perros de rescate, y resulta que no estaba Debanhi. Y de un día para otro, sí está. Es algo absurdo que nos deja muchísimas dudas», coincide Hidalgo, de Fundenl.

Busqueda de Debanhi Escobar

FUENTE DE LA IMAGEN – REUTERS

Su madre, como otros familiares y amigos, participó activamente en la búsqueda de Debanhi Escobar.

Desde la aparición del cuerpo, usuarios de redes sociales hicieron comparaciones y colocaron como tendencia «Paulette», el nombre de la niña desaparecida en México en 2010 y cuyo cuerpo sin vida fue encontrado pocos días después tras innumerables búsquedas en su propia habitación, entre el colchón y la estructura de la cama.

3. ¿Por qué el motel no entregó los videos de sus cámaras de seguridad?

El vicefiscal del Ministerio Público de Nuevo León, Luis Enrique Orozco, reveló que está en marcha una investigación para determinar la razón del ocultamiento de grabaciones de seguridad por parte del motel donde fue encontrada Debanhi.

En declaraciones a varios medios locales, el funcionario aseguró que los responsables del negocio aseguraron inicialmente que las cámaras eran solo de monitoreo en tiempo real y que no se conservaba el material grabado, pero el fin de semana tras el hallazgo de la joven se comprobó que no era así.

Sus grabaciones arrojan nueva luz sobre los últimos minutos de vida de Debanhi. En las imágenes se aprecia que la joven entró sola a las instalaciones y se la ve caminando a la zona de la cisterna.

Sin embargo, su padre aseguró que eso no deslinda responsabilidades en modo alguno, y cuestionó también que en las grabaciones de la cámara de la empresa de transportes parecen faltar algunos fragmentos.

Mario Escobar

FUENTE DE LA IMAGEN – REUTERS

Mario Escobar, padre de Debanhi, criticó duramente la labor de la Fiscalía estatal en relación al caso de su hija.

De hecho, otra de las tendencias que destacó en redes mexicanas y en protestas ciudadanas desde el hallazgo del cadáver es «No fue accidente», impulsada por quienes descartan la teoría de que pudiera haberse tratado de algo fortuito.

Alguna de las versiones que circularon desde el primer momento apuntaba a la posibilidad de que Debanhi pudiera haber saltado el muro del hotel y caer a la cisterna de cuatro metros de profundidad de manera accidental.

Pero el padre de la joven aseguró antes de conocerse los videos del motel que, debido a la altura de la estructura, la joven «no se pudo haber subido a la barda». «No nada más me voy a golpear la cabeza, me pego en el cuerpo, me quiebro los huesos (…), no puede ser eso que nada más haya fallecido por esa causa», declaró cuestionando el resultado forense oficial.

4. ¿Por qué el taxista dejó a Debanhi en mitad de la noche y le tomó una foto?

Una de las partes de este caso que despertó más interrogantes desde el inicio fue una foto en la que se ve a Debanhi en la noche de su desaparición, sola en medio de la carretera.

La joven había acudido aquella noche a una fiesta con dos amigas que se fueron antes a casa. Según contó la familia de Debanhi, las amigas llamaron a un «contacto de confianza» que trabaja en apps de taxis para que la recogiera, aunque el viaje se realizó fuera de la plataforma.

Cuando se difundió aquella última foto de Debanhi, la familia confirmó que la imagen era real, que fue tomada por el taxista y enviada a las amigas de la joven.

Estas la compartieron con los padres de Debanhi, quienes de inmediato denunciaron y comenzaron la búsqueda.

Última foto de Escobar tomada por el conductor que la recogió y luego dejó.

FUENTE DE LA IMAGEN – REDES SOCIALES

Última foto de Escobar tomada por el conductor que la recogió y luego dejó.

Una de las incógnitas era entender por qué el conductor había tomado esa foto. El padre de la joven declaró que probablemente lo habría hecho para mostrar que ella estaba en buen estado cuando él la dejó.

Pero la mayor duda sobre esta parte era saber por qué Debanhi nunca llegó hasta su casa en aquel taxi y por qué el conductor la dejó sola en una carretera a las 4:25 de la madrugada.

Este viernes, su padre reveló que la Fiscalía tiene videos en su poder donde se ve al hombre intentando tocar los senos de la joven y lo responsabilizó de que su hija hubiera acabado sola en la noche.

«Debanhi se quejó porque la estaban acosando sexualmente y por eso se bajó» del taxi, dijo Mario Escobar, quien aseguró que buscará emprender un proceso penal contra el hombre por acoso.

Debanhi Escobar

FUENTE DE LA IMAGEN – REDES SOCIALES

El taxista ya fue interrogado y, según la Fiscalía, mostró su disposición a colaborar en todo momento. Tras la famosa foto, una cámara de seguridad grabó a Debanhi minutos después frente a una empresa de transportes, aparentemente para intentar comunicarse con alguien aunque no pudo hablar con nadie.

Algunas personas, entre ellas el propio padre de Debanhi, criticaron el hecho de que las amigas de la joven la hubieran dejado sola en la fiesta aquella noche. La Fiscalía dijo que Debanhi abordó sola el transporte «por aparentes diferencias con personas del lugar».

Pero según Hidalgo, de Fundenl, «echar la culpa a las amigas no es lo correcto. Nosotras deberíamos poder caminar de día o de noche, solas o acompañadas, sin temor de que algo suceda y nadie debería tener el derecho de desaparecernos».

Imagen de portada: Fuente; Redes Sociales.

FUENTE RESPONSABLE: Marcos González Díaz. Corresponsal de BBC News Mundo en México. Actualizado 26 de abril de 2022.

Sociedad y Cultura/México/Violencia de genero/América Latina.

«El caso de Debanhi Escobar es la punta del iceberg de lo que ocurre en Nuevo León»: la alerta por el aumento de mujeres desaparecidas en el estado del norte de México.

La repercusión del caso de Debanhi Escobar, la joven de 18 años que apareció muerta en México el pasado jueves tras casi dos semanas desaparecida, puso al estado norteño de Nuevo León bajo el foco de atención.

Porque, al margen de las incógnitas que aún rodean su caso, su desaparición está lejos de ser la única.

Este año, el bastión industrial de México sufre una oleada de mujeres en paradero desconocido -especialmente jóvenes de 14 a 19 años- que provocó grandes protestas ciudadanas y llevó a las autoridades estatales a anunciar medidas con las que calmar los ánimos de la población.

Pero entender el contexto de esta crisis y el por qué de tantas desapariciones no es sencillo, especialmente en un país en el que se registran nueve mujeres desaparecidas al día, según los últimos datos del gobierno de México, y del que el Comité contra la Desaparición Forzada de Naciones Unidas destacó en su último informe que «las cifras oficiales muestran un incremento notable de desapariciones de niños y niñas a partir de los 12 años, así como de adolescentes y mujeres».

La primera alerta saltó con los informes de medios locales de Nuevo León a inicios de abril sobre la desaparición de ocho mujeres jóvenes en solo diez días, la mayoría en la capital Monterrey y su zona metropolitana.

Cuando el 9 de abril se confirmó la muerte por asesinato de una de ellas, la joven María Fernanda Contreras, de 27 años, marchas ciudadanas exigieron justicia y respuesta de las autoridades para garantizar la seguridad de las mujeres.

El caso de Debanhi fue otro de los que logró gran atención de la sociedad y repercusión mediática desde su desaparición aquel mismo 9 de abril hasta que se confirmó su muerte tras aparecer su cuerpo en la cisterna de un motel en circunstancias que aún se investigan.

Pero hay muchas más historias de familias rotas en Nuevo León. Según cifras del gobierno estatal, 327 mujeres fueron reportadas como desaparecidas en 2022 hasta el 17 de abril. 

De ellas, 33 seguían en paradero desconocido y cinco aparecieron sin vida (antes de que se encontrara el cuerpo de Debanhi).

«Esto es una tragedia humanitaria. Quiero que la gente sepa que el caso de Debanhi es solo la punta del iceberg de lo que ocurre aquí en Nuevo León», le dice a BBC Mundo Leticia Hidalgo, fundadora de la organización Fuerzas Unidas por Nuestros Desaparecidos en Nuevo León (Fundenl).

Este estado es la cuarta entidad de México con más desaparecidos, 6.175 personas, de las que casi el 30% son mujeres.

«Estamos en una situación de crisis, pero que lleva años. Es necesario actuar con acciones concretas», coincide Luisa Castellanos, vocera de la organización Buscadoras de Nuevo León que participó en las labores de búsqueda de Debanhi.

María Fernanda Contreras

FUENTE DE LA IMAGEN – REDES SOCIALES

María Fernanda Contreras fue otra de las jóvenes desaparecidas este año en Nuevo León y hallada asesinada pocos días después.

¿Por qué este aumento de desapariciones?

Las autoridades no han apuntado hasta ahora a una causa clara de por qué se registró este aumento de casos en tan poco tiempo en Nuevo León.

El secretario de Seguridad estatal, Aldo Fasci, provocó una gran polémica que le valió incluso recibir peticiones de dimisión cuando descartó que existiera una banda organizada raptando mujeres y aseguró que muchas eran desapariciones porque las jóvenes «no se reportan con sus papás».

Map

Un importante factor a tener en cuenta es incremento de homicidios en Nuevo León. Según datos de la Fiscalía estatal, los 1.069 asesinatos registrados el año pasado superaron las cifras vistas en los dos años anteriores. Pero este 2022 podría ser aún peor, después de los 295 homicidios sufridos en solo los tres primeros meses del año.

«Hubo también operativos en los estados cercanos de combate a la delincuencia, por lo que podría esta relacionado también a un desplazamiento de estos grupos que operan en otros lugares», apunta Castellanos.

Para Mariana Limón Rugerio, especialista en comunicación con perspectiva de género natural de Monterrey, las desapariciones en Nuevo León demuestran que la violencia contra la mujer ha evolucionado y se ha complejizado en estados fronterizos como este, pero cree que las autoridades no han sabido afrontar ese cambio.

Así, cita el momento cumbre de violencia vivido entre 2010 y 2011, en plena «guerra contra el narco» liderada por el gobierno mexicano de entonces, como el punto de inflexión en que «cambió el contexto y cambiaron las violencias».

«En estados con alto control del crimen organizado ya no hay solo violencia sexista: existe también la del narcotráfico y de la militarización, que también dejan en vulnerabilidad a niñas y mujeres», le dice a BBC Mundo.

Protesta tras hallazgo del cadáver de Debanhi.

FUENTE DE LA IMAGEN – REUTERS

Para la experta, las cifras de Nuevo León ejemplifican muy bien esta realidad: subraya que el 72% de feminicidios registrados de enero a marzo de 2022 estaban ligados a la narcoviolencia en el estado, y que el año pasado se ubicó en el primer lugar entre las entidades del país con más denuncias por trata de personas.

«Es una violencia intersectada con otras violencias que no ha sido entendida ni por autoridades, ni por la opinión pública ni por la agenda feminista, que está muy centralizada en Ciudad de México donde no ocurren estas características que vemos en los estados de frontera», añade.

Para la fundadora de Fundenl, por su parte, es «la impunidad, la corrupción y la apatía e indiferencia» con que las autoridades tratan las desapariciones lo que contribuye a que su número aumente.

«Las autoridades dicen que no hay desapariciones, que las mujeres se van porque se pelean con sus familias o no se comunican con ellas. Son declaraciones cínicas que nos pone a todos en estado de peligro, porque creemos que esto no nos va a suceder», dice Hidalgo.

Protesta tras hallazgo del cadáver de Debanhi.

FUENTE DE LA IMAGEN – REUTERS

Limón destaca también que es necesario entender esa evolución de la violencia contra las mujeres porque, además de las cifras, también aumentó la brutalidad de los casos.

«A veces los perpetradores están ligados al militarismo y, especialmente, al crimen organizado. Ya hablamos de mujeres descuartizadas, embolsadas, calcinadas… Son maneras de matar muy brutales que los criminales usaban con hombres pero que ya se replican en mujeres, lo cual es preocupante y hace necesarias políticas públicas sensibles».

¿Qué reclaman familiares de víctimas a las autoridades?

Las autoridades han sido blanco de múltiples críticas por su gestión de esta última oleada de desapariciones, pero la Fiscalía estatal ha sido probablemente la más señalada.

Durante la búsqueda de María Fernanda, su familia denunció que notificaron a las autoridades la ubicación de su teléfono celular, pero que los investigadores no acudieron al lugar.

Tras la aparición de Debanhi en las inmediaciones de un motel muy cercano a donde fue vista por última vez y que ya había sido registrado previamente, su padre criticó con dureza la labor de la Fiscalía y planteó incluso que el cuerpo de su hija hubiera sido colocado después.

Mario Escobar y su esposa

FUENTE DE LA IMAGEN – EPA

El padre de Debanhi, Mario Escobar (en la imagen junto a su esposa, Dolores Bazaldua) ha sido especialmente crítico con la labor de la Fiscalía en relación al caso de su hija.

Cuando la Fiscalía comunicó que la causa de su muerte había sido una contusión en la cabeza, confirmó que en el lugar se había realizado una inspección previa en la que participaron varias instituciones y la propia familia, pero que «no permitió encontrar el cuerpo ahora localizado» sin ofrecer más detalles del motivo.

Para Limón, el hecho de que ya se hubiera buscado sin éxito en el lugar cuando Debanhi podría estar con vida muestra que la investigación fue «torpe, lenta, y que despierta muchas dudas y desconfianza en una Fiscalía que no da respuesta a lo que pasó».

El organismo ha asegurado que irá dando a conocer todos los avances y pruebas del caso que sea posible, siempre que ello no interfiera en la investigación, y que no descarta ninguna hipótesis.

Hidalgo carga especialmente contra la Fiscalía y la Comisión de Búsqueda de Personas estatal por considerarlas «incapaces, sin eficacia ni protocolos efectivos. Ni cuando el caso fue tan mediático como el de Debanhi, pudieron dar resultados».

Debanhi Escobar

FUENTE DE LA IMAGEN – REUTERS

El gobernador de Nuevo León, Samuel García, anunció hace unos días la creación de un grupo especial de búsqueda de personas y anunció que el estado había desplegado toda la fuerza policial para intensificar la búsqueda de las mujeres desaparecidas.

Sin embargo, algunas organizaciones respondieron que dicho grupo cumple funciones muy similares a las del protocolo Alba, que ya opera en México desde 2018.

«Eso deja ver que García no está entendiendo bien lo que ocurre», opina la periodista Mariana Limón. BBC Mundo envió varias preguntas a la gubernatura de Nuevo León para conocer más sobre su postura y respuesta a esta crisis, pero hasta la publicación de este artículo no obtuvo respuesta.

Samuel García

FUENTE DE LA IMAGEN – REUTERS

El gobernador de Nuevo León, Samuel García, anunció la creación de un grupo especial de búsqueda de personas.

Limón también cree que faltan medidas de política pública no creadas únicamente para resolver la situación actual, sino preguntando a las madres que buscan qué fue lo que falló en sus procesos. Y, precisamente, las organizaciones de búsqueda tienen claros sus principales reclamos a las autoridades para afrontar esta crisis.

Castellanos, de Buscadoras de Nuevo León, cree que lo primordial es dotar de personal suficiente a las instituciones encargadas de la búsqueda y de la investigación de casos de desaparecidos para operar rápidamente. «Y mejorar la colaboración entre Comisión de Búsqueda y Fiscalía, cada una tiene que asumir su responsabilidad».

También echa en falta acciones concretas de las autoridades no solo después de registrarse la desaparición, sino también antes.

«Vamos como los bomberos a apagar el fuego, pero no hay acciones enfocadas a prevenir la desaparición. Y no hablo solo de las recomendaciones al individuo de tomar cuidado de nuestra persona, sino también a la estrategia de seguridad que debe implementar los gobiernos a distinto nivel. El Estado debe asumir la seguridad de los ciudadanos», denuncia.

«El principal reproche es que no buscan con métodos eficaces y por eso no los encuentran. Por eso nos organizamos nosotros como grupos, porque vemos que las autoridades no actúan y tenemos que salir a buscar con nuestros propios ojos, manos y piernas», critica Hidalgo.

Imagen de portada: REDES SOCIALES. Debanhi Escobar es una de los cientos de mujeres que fueron reportadas como desaparecidas en Nuevo León, México este año.

FUENTE RESPONSABLE: BBC News Mundo en México por Marcos González Díaz. Abril 2022.

Sociedad y Cultura/México/Violencia/Mujeres/América Latina