Aceptame…

Te amo y bien lo sabes porque siempre
cada mañana te deseo lo mejor de cada día,
te amo porque en ti sobra ternura y calidez,
esa calidez que necesito para abrigar
un corazón que está cansado de ermitaña
soledad que me acompaña hace tiempo
y me produce un frío que no puedo ya resistir.

Juegas conmigo pero sé que sientes
dentro tuyo el mismo sentimiento,
pero tienes miedo de entregarlo
dices que ya no estas en edad
de enamorarte como si el amor,
alguna vez tuviera fecha de vencimiento.

Te has convertido en una leona
cabeza de tus hijos y de tu nieto
a quienes adoras incondicionalmente,
no comprendes que quiero ser parte
de ese tu mundo maravilloso,
para protegerte y amarte como
nunca te han sabido amar.