Un hito en el país: la UNT reintroduce en San Javier un mamífero al borde de la extinción.

Este lunes soltarán un tapir en un cercado de pre suelta. Unas semanas después, quedará totalmente libre.

El tapir es el mayor mamífero terrestre de Sudamérica. Habita este planeta hace 35 millones de años, lo que lo convierte en un ser primitivo. 

Se han contabilizado cinco especies en algunos países americanos y del sudeste asiático. Todas están al borde de la extinción debido a la pérdida de su hábitat, a la fragmentación de sus poblaciones y a la caza. 

En la Argentina, se calcula que debe haber unos 2.500 ejemplares («es un número bajo», explica Juan Pablo Juliá, director de la Reserva Experimental de Horco Molle y miembro de la asociación internacional Tapir Specialist Group).

La reducción ha sido dramática. Por ello, el programa de reintroducción del tapir a Tucumán -liderado por la reserva- ha avanzado desde 2019 sin pausa.

Y este lunes se realizará el acto de traslado del primer ejemplar de tapir a su cercado de pre suelta; es decir, al sitio donde posteriormente será liberado, dentro del Parque Sierra de San Javier. «Se trata de una medida necesaria para lograr la aclimatación a su nuevo hogar. Este proceso dura aproximadamente un mes. Luego, comenzará su vida en la naturaleza», añade Juliá.

Antes, los biólogos capacitarán a los lugareños para que, en caso de toparse con el animal, no pretendan cazarlo ni le teman.

La experiencia -única en el norte del país- podría convertirse en el puntapié de planes similares, a decir de Juliá. Para reinsertar el tapir es necesario conocer sus hábitos y para ello desde la Facultad de Ciencias Exactas se ha diseñado un sistema de rastreo con GPS: un collar satelital que se coloca en el cuello del mamífero.

Justamente, esto supone una investigación mancomunada de diferentes centros de estudio de la Universidad Nacional de Tucumán. Además del trabajo llevado a cabo por la gente de la Reserva, que depende de la depende de la Facultad de Ciencias Naturales e Instituto Miguel Lillo, la iniciativa cuenta con la colaboración del gobierno provincial, de empresas privadas y de Ciencias Exactas.

«Primero vamos a soltar dos hembras, con 15 días de separación entre ellas. Cuando estén entrando en celo, se soltará un macho. Y está previsto liberar una pareja más el año que viene», precisa Juliá.

Si el tapir desaparece, muchas otras especies, animales y vegetales, se irán con él. Su papel en los ecosistemas es clave, ya que disemina semillas a través de la defecación; germina plantas con su orina y cambia el follaje.

Además de esa importancia ecológica, se trata de una especie de bandera o paraguas. Sucede que los naturalistas se valen de su carisma para proteger lo que viene por detrás, como ranas, insectos y murciélagos.

En América del Sur, donde hay pocos animales de más de 100 kilos, el tapir forma parte del selecto club de la megafauna. Tal vez modelado por su pasado, huye de la civilización.

La gestación es de 13 meses. Nace una cría por vez. El cachorro tiene la piel manchada, para camuflarse en el medio ambiente. Cuando es adulto, las manchas desaparecen. Se comunica con sus pares a través de silbidos y de señales olfativas.

En agosto de 2016, en la reserva de Horco Molle murió Inés, un tapir hembra de 34 años. Era considerada uno de los ejemplares más viejos del mundo que vivía en cautiverio y un ícono de la conservación.

Imagen de portada: TAPIRES EN HORCO MOLLE. Ejemplares de esta especie amenazada recorren un sendero de la reserva. LA GACETA / ANALÍA JARAMILLO

FUENTE RESPONSABLE: La Gaceta. Tucumán; Argentina. 23 de septiembre 2022.

Argentina/Naturaleza/Animales en peligro de extinción.

 

 

 

 

Nació en Estados Unidos una cría de un animal que está al borde de la extinción.

La cría de okapi, uno de los mamíferos más exóticos que existen hoy en día, nació este 14 de septiembre en el Zoológico de Oklahoma.

En la madrugada de este miércoles, el Zoológico de Oklahoma le dio la bienvenida a una cría de okapi, uno de los mamíferos más exóticos del planeta, el animal vivo más cercano a la jirafa. El animal, que todavía no tiene nombre, es el séptimo de su especie que ha nacido en este zoológico, y la primera cría de una hembra llamada Kayin.

“Estamos encantados con la llegada de la primera cría de Kayin y le damos la bienvenida a esta nueva generación a nuestra familia okapi”, dijo Tracey Dolphin, curadora de animales de pezuña y primates del zoológico de Oklahoma. “Kayin está siendo una madre primeriza muy atenta y demuestra un cuidado materno excepcional. Su nuevo hijo está sano y fuerte, y está cumpliendo con sus hitos, incluida la lactancia y el vínculo con la madre”.

El equipo de atención veterinaria del zoológico realizó un examen de bienestar en la cría, comprobando su condición corporal general, signos vitales y obteniendo su peso, que registró casi 25 kilogramos.

Los okapi son una especie que fue declarada en peligro por la Unión Internacional de Conservación de la Naturaleza (UICN) en el 2013. Su apariencia es muy particular, ya que tienen una cabeza parecida a la de una jirafa, cuerpo como un caballo y parches con rayas como las de cebra. Son endémicos en la República Democrática del Congo, donde además son una especie protegida desde 1933.

Un taller sobre la conservación del animal hecho en 2013 encontró que, entre 1998 y ese año, la población del okapi había decrecido en más del 50 %. ¿Por qué? La UICN indicó que las amenazas en la República Democrática del Congo, que incluyen la caza ilegal, la pérdida de bosques y la invasión humana, han puesto en serio peligro a los animales.

Imagen de portada: Zoológico de Oklahoma

FUENTE RESPONSABLE: Pulzo. 14 de septiembre 2022.

Animales/Exóticos/En peligro de extinción/Okapi

 

Las orcas devoran tiburones blancos y podrían estar detrás de su desaparición en Sudáfrica.

Este superdepredador del océano podría estar orillando a la extinción a poblaciones enteras de tiburones blancos, encontrados sin vida en Sudáfrica.

Si deseas profundizar sobre esta entrada; cliquea donde se encuentre escrito en “azul”. Muchas gracias.

Hace un par de años, una serie de cadáveres huecos de tiburones blancos encallaron en las costas sudafricanas. Desmembrados y sin hígados, las olas los arrojaron a la arena. Pareciera que el superdepredador marino estuviera siendo asechado por una especie más voraz.

Aunque el fenómeno ya se había estudiado con anterioridad, los biólogos sudafricanos se siguen sorprendiendo por la capacidad depredadora de las orcas. Recientemente, un equipo de investigación registró 8 cadáveres de tiburones blancos sin hígado. Lo más probable es que hayan sido víctimas de ataques de estos superdepredadores del sur.

A la caza del gran tiburón blanco

Una orca mamá con sus crías, jugando en el mar. Foto: Getty Images

Ante estas apariciones extrañas, Alisa Schulman-Janiger decidió investigar el caso. Como investigadora adjunta especializada en biología del Museo de Historia Natural del condado de Los Ángeles, Schulman-Janiger tenía un presentimiento de estos avistamientos. Recordó que, en 1997, toda la población de tiburones blancos abandonó de súbito su hábitat natural, en las cercanías del archipiélago.

En octubre de ese año, coincidentemente, se documentó el primer el primer avistamiento de orcas devorando tiburones blancos. El acontecimiento desconcertó a los biólogos marinos, ya que esta especie de tiburones se habían posicionado como los más letales de los mares. Desde aquel incidente, diversos científicos en el mundo se dedicaron a investigar cuál era la motivación de las ballenas para devorar los hígados de sus contrincantes blancos.

Fue entonces que Alisa Schulman-Janiger cayó en la cuenta. «Pensé que era un déjà-vu», destacó. Y quizás lo hubiera sido: el episodio ya se había visto antes. A partir del incidente del ’97, la perspectiva de la relación que guardan las orcas con los tiburones blancos cambiaría para siempre.

El verdadero superdepredador de los mares

Para 2017, el mismo patrón de comportamiento se había repetido: cinco tiburones blancos había aparecido sin vida (y sin hígado) en las costas del Cabo Occidental sudafricano. En esa ocasión, nadie presenció la matanza de los animales. Sin embargo, dados los acontecimientos en las últimas décadas, las orcas fueron las primeras sospechosas.

Actualmente, el 14 % de las especies de tiburones están amenazadas en Sudáfrica. Ya sea por la caza furtiva, la pesca indiscriminada o el hambre de las orcas, diversos tipos de tiburones han reducido sus poblaciones hasta límites alarmantes. De acuerdo con Anderson, la interacción entre estos dos depredadores puede afectar a la cadena trófica, que se refiere al ciclo natural descrito cuando un animal pasa sus nutrientes al otro al ser ingerido como alimento.

Esto podría producir un desequilibrio en los ecosistemas naturales de estas especies. La razón fundamental es que los tiburones buscan protección en otras zonas y al llegar, se comen a los lobos marinos cuando todavía no alcanzan su periodo reproductivo. Sin embargo, todavía no existe información suficiente para determinar una solución alternativa para mitigar la extinción de estos animales, o devolver la estabilidad a las profundidades marinas sudafricanas.

Imagen de portada: GETTY IMAGES

FUENTE RESPONSABLE: National Geographic en Español.

Animales/Animales en peligro de extinción/Ballenas/Orcas/Tiburones

Decide cuál es la mejor fotografía de naturaleza del año.

Si deseas profundizar sobre este tema; por favor cliquea donde esta escrito en “negrita”. Muchas gracias.

Temas /Biodiversidad

Un año más, el Museo de Historia Natural de Londres ha invitado al gran público a elegir la mejor imagen del prestigioso Wildlife Photographer of the Year. Cualquiera puede votar por una de estas 25 impresionantes fotografías sobre la vida salvaje.

El concurso Wildlife Photographer of the Year, organizado por el Museo de Historia Natural de Londres, invita a los amantes de Naturaleza y la fotografía de vida silvestre de todo el mundo a votar en línea para decidir el ganador del premio People’s Choice Award que cada año selecciona el gran público.

Las 25 escenas inolvidables de este año, entre las que se incluyen un grupo de curiosos suricatos, un esquivo tapir o el rescate de un delfín del río Amazonas, fueron preseleccionadas por los jueces del Museo de Historia Natural entre las más de 50.000 fotografías presentadas a la competición por fotógrafos de 95 países diferentes.

Las imágenes podrán votarse en el portal web de la institución hasta el próximo 2 de febrero de 2022, y el ganador se exhibirá junto a las demás fotografías premiadas en el concurso hasta el cierre definitivo de la exposición de este año, programada para el 5 de junio. Las cinco mejores imágenes del premio People’s Choice Award también se mostrarán en su página web, uniéndose a los ganadores de la 57ª edición del Wildlife Photographer of the Year que os mostrábamos en este artículo.

La doctora Natalie Cooper, investigadora del Museo de Historia Natural y miembro del panel de jueces, declara que “el premio People’s Choice Award ofrece una visión sorprendente de la naturaleza y nuestra relación con ella, lo que despierta nuestra curiosidad y fortalece nuestra conexión con el mundo natural. Es un desafío increíble elegir solo una de estas imágenes, por lo que estamos ansiosos por descubrir qué momento emerge como el favorito del público». Por lo que parece, la gran responsabilidad queda en vuestras manos.

1/25 The eagle and the bear

Los cachorros de oso negro a menudo trepan a los árboles, donde esperan a salvo a que su madre regrese con comida. Aquí, en las profundidades de la selva tropical templada de Anan, en Alaska, este pequeño cachorro decidió tomar una siesta por la tarde en una rama cubierta de musgo bajo la atenta mirada de un águila calva juvenil. El águila había estado sentada en este pino durante horas y Jeroen Hoekendijk encontró extraordinaria la situación, por lo que rápidamente se dispuso a capturar la escena. Con cierta dificultad y mucha suerte, pudo posicionarse un poco más alto en la colina y tomar esta imagen mientras el oso dormía ajeno a todo. Foto: Jeroen Hoekendijk / Wildlife Photographer of the Year

2/25 Jaguar of ashes

El año 2020 fue un año de incendios en los humedales de El Pantanal, en Brasil; se produjeron más del doble en comparación con el año anterior. «Un año para nunca olvidar», explica Ernane Junior, el autor de esta fotografía. Más del 26% de la superficie total se vio afectada, y la situación en el Parque Estatal Encontros das Águas fue aún peor, con aproximadamente el 80% de las tierras calcinadas. El parque es conocido por su gran población de jaguares y el fotógrafo estaba allí documentando los incendios cuando este jaguar y su hermano cruzaron el río Três Irmãos. Después de llegar a la orilla opuesta, el jaguar rodó en la ceniza dejada por la desolación días antes. Con solo su rostro al descubierto, su cuerpo ahora negro reflejaba su entorno carbonizado. Foto: Ernane Junior / Wildlife Photographer of the Year

3/25 Dancing in the snow

En la Reserva Natural de Lishan, en la provincia de Shanxi, China, Qiang Guo observó cómo dos faisanes dorados machos intercambiaban continuamente posiciones en este tronco con unos movimientos que parecían una danza silenciosa coreografiada en la nieve. Las aves son nativas de China, donde habitan en los densos bosques de regiones montañosas. Aunque de colores brillantes, los faisanes dorados son tímidos y difíciles de detectar, pasan la mayor parte de su tiempo buscando comida en el suelo oscuro del bosque y solo vuelan para evadir a los depredadores o posarse en árboles muy altos durante la noche. Foto: Qian Guo / Wildlife Photographer of the Year

4/25 Shelter from the rain

Durante una visita a Maasai Mara, en Kenia, Ashleigh McCord capturó este tierno momento entre un par de leones machos. Había estado tomando fotografías de solo uno de ellos mientras la lluvia era tan solo una ligera salpicadura. De repente, el segundo león se acercó brevemente y saludó a su compañero antes de alejarse. Sin embargo, cuando la lluvia se convirtió en un fuerte aguacero, el segundo macho regresó y se sentó, posicionando su cuerpo como para proteger al otro. Poco después se frotaron las caras y continuaron sentados acariciándose durante algún tiempo. Ashleigh McCord se quedó observándolos hasta que la lluvia cayó tan intensamente que apenas eran visibles. Foto: Ashleigh McCord / Wildlife Photographer of the Year

5/25 Peek a boo Michiel Van Noppen tomó esta fotografía de Dantita, como se la conoce cariñosamente, en las estribaciones del Parque Nacional Braulio Carrillo, cerca de San José, en el centro de Costa Rica. El tapir de Baird o los apodados «jardineros del bosque» son extremadamente importantes para su hábitat natural, ya que algunas semillas del lugar solo germinan después de pasar por el aparato digestivo del animal. Pero debido a las amenazas de la deforestación y la caza, se estima que solo quedan 6000 individuos de la especie libres en la naturaleza, por lo que se han creado grupos de conservación como Proyecto Tapir Nicaragua y Nai Conservation para trabajar en estrecha colaboración con las comunidades locales y promover la importancia de preservar la tierra y proteger a esta especie en peligro de extinción. Foto: Michiel Van Noppen / Wildlife Photographer of the Year

6/25 Bonds of love Peter Delaney observó como una manada de elefantes cerró filas, empujando a sus crías al centro del grupo para protegerlas. Un gran macho había estado tratando de separar a un pequeño recién nacido de su madre. Delaney estaba fotografiando la manada en la Reserva de Elefantes de Addo, en Sudáfrica, cuando el recién nacido soltó un chillido. La manada reaccionó al instante, haciendo sonar fuertes llamadas, agitando las orejas y luego rodeando a los jóvenes y extendiendo sus cuerpos para tranquilizarles. Los elefantes crean vínculos que duran toda la vida, y pueden mostrar emociones desde el amor hasta la ira. Peter Delaney declara que «hay algo mágico y hermoso cuando observas elefantes: toca tu alma y tira de las cuerdas de tu corazón». Foto: Peter Delaney / Wildlife Photographer of the Year

7/25 The ice bear cometh Hay un viaje de dos horas de helicóptero desde la ciudad más cercana hasta este lugar en el río Fishing Branch, en Yukón, Canadá; un lugar donde el río nunca se congela por mucho frío que haga. Aquí la carrera del salmón tiene lugar a finales del otoño y para los osos pardos de la zona estas aguas ofrecen una última oportunidad de darse un festín antes de hibernar. La temperatura media en la zona había rondado los -30 ºC, y Andy Skillen había estado esperando durante un largo rato a que una osa hembra en particular usara este tronco para cruzar el arroyo. Finalmente, hizo precisamente lo que el fotógrafo esperaba, y él obtuvo la imagen que había imaginado: su pelaje mojado por el agua se había congelado formando carámbanos que se podían escuchar tintinear mientras pasaba. Foto: Andy Skillen / Wildlife Photographer of the Year

8/25 All together Los achichiliques de Clark que frecuentaban el lago cercano a la casa del fotógrafo Ly Dan, en San Diego,California, no habían anidado en este durante unos años, y Dan no estaba seguro de si el clima inusualmente caluroso y seco que habían estado experimentando últimamente era el culpable. Luego, en 2017, California tuvo el doble de su precipitación anual normal. Con los lagos llenos, esta especie de somormujo comenzó a construir nidos flotantes en el borde de las aguas poco profundas, entre las cañas o juncos, y a poner huevos nuevamente. Esta foto fue tomada unos días después de una tormenta que tristemente arrasó con casi todos los nidos de la temporada. Dan había estado en un bote durante horas, escaneando la superficie, buscando achichiliques y, justo cuando la luz se desvanecía, los vio a ellos, algunos de los pocos supervivientes. Foto: Ly Dang / Wildlife Photographer of the Year

9/25 Lynx cub licking El lince ibérico es uno de los felinos más amenazados del mundo debido a la pérdida de hábitat, la disminución de las fuentes de alimento, los atropellos de automóviles y la caza ilegal. Pero gracias a los esfuerzos de conservación, la especie se está recuperando y se puede encontrar en pequeñas áreas de Portugal y España. Antonio Liébana capturó esta imagen mientras dirigía un proyecto de conservación basado en la fotografía en Peñalajo, Castilla La Mancha. Sabía que una familia de linces usaba este pozo de agua para beber, así que arregló un escondite cerca. Centrándose en este cachorro, tuvo la suerte de capturar el momento en que levantó la cabeza del agua, se lamió los labios y miró directamente a la cámara. Foto: Antonio Liébana Navarro / Wildlife Photographer of the Year

10/25 Dolphin hug Jaime Rojo observó cómo Federico Mosquera, un biólogo de la Fundación Omacha de Colombia, calmaba a un delfín del río Amazonas. Estos delfines son animales extremadamente táctiles y el contacto directo los calma, aunque mantenerlos hidratados cuando están fuera del agua también es extremadamente importante. El equipo de Omacha y WWF estaba transportando al delfín a una instalación veterinaria temporal en Puerto Nariño, Colombia, para instalar una etiqueta GPS en su aleta dorsal. El proyecto es parte de un intento científico para comprender el estado de salud y los patrones migratorios de los delfines de río Amazonas. Foto: Jaime Rojo/ Wildlife Photographer of the Year

11/25 Monkey cuddle Zhang Qiang  estaba visitando las montañas Qinling, en China, para observar el comportamiento del langur chato dorado​ de Sichuan. Los bosques templados de las montañas, amenazados por la explotación forestal, son el único hábitat de estos monos en peligro de extinción. A Qiang le encanta observar la dinámica del grupo familiar, y lo cercanos y amigables son estos monos entre ellos. Cuando llega el momento de descansar, las hembras y los jóvenes se apiñan para obtener calor y protección. Esta imagen captura a la perfección ese momento de intimidad. La inconfundible cara azul del joven mono se acurrucaba entre dos hembras, mientras su llamativo pelaje de color naranja dorado quedaba salpicado por la luz. Foto: Zhang Qiang / Wildlife Photographer of the Year

12/25 Hitching a ride Una hembra de oso hormiguero gigante estaba buscando comida alrededor de una enorme llanura abierta una tarde en El Pantanal, Brasil, cuando Wim van den Heever de repente notó que tenía un joven a la espalda. Instintivamente agarró su cámara y lentamente se arrastró hasta un montículo de termitas en la distancia que estaba en la dirección en los animales se movían. Sentado en silencio esperó, pero la luz se estaba desvaneciendo rápidamente, y comenzó a preguntarse si tendría tiempo para capturar la escena. Después de esperar bastante tiempo (los osos hormigueros caminan lentamente) y sosteniendo algunos equipos de cámara muy pesados, el fotógrafo fue recompensado por su paciencia. Foto: Wim van den Heever / Wildlife Photographer of the Year

13/25 Breath of an Arctic fox Marco Gaiotti estaba observando a este pequeño zorro ártico mientras llamaba incesantemente a otro cercano. Poco a poco, notó que el aliento húmedo del zorro se congelaba rápidamente en el aire después de cada llamada. Era finales del invierno en Spitsbergen, Svalbard, y el aire frío del Ártico era de -35 °C. Fotografiar zorros árticos a menudo es frustrante, ya que normalmente corren rápido en busca de comida, pero este estaba muy relajado y dejó que el fotógrafo se acercara lo suficiente como para enfocarse en él, con la luz brillando perfectamente en el fondo. Foto: Marco Gaiotti / Wildlife Photographer of the Year

14/25 Life in black and white Docenas de cebras se habían reunido para beber en el pozo de agua de Okaukuejo, en el Parque Nacional de Etosha, Namibia, un lugar en el que los animales de la zona habitualmente sacian su sed causada por el calor abrasador del sol. Apretadas, muy juntas y moviéndose como una sola, una cebra bajó la cabeza para beber agua y, casi de inmediato, la levantó robóticamente de nuevo para comprobar que estaba fuera de peligro. Esta sucesión de gestos continuó durante cinco minutos y las rayas de los animales le recordaron a Lucas Bustamante un código de barras vivo. Centrándose mucho, su objetivo era capturar a solo uno de estos ejemplares con la cabeza en alto. Justo antes de que la manada se fuera, obtuvo la imagen que cree que mejor muestra a estos icónicos animales a rayas en blanco y negro. Foto: Lucas Bustamante / Wildlife Photographer of the Year

15/25 Working together Había varios árboles grandes cerca del hotel de Minghui Yuan, cerca del Jardín Botánico Tropical Xishuangbanna de la provincia de Yunnan, en China, y el fotógrafo había notado la presencia de las hormigas rodeando una mancha verde en los troncos de los árboles. Estaba fascinado por el comportamiento de los insectos. Esta especie de hormiga construye su nido en la copa de los árboles, es feroz por naturaleza y buena atrapando todo tipo de insectos. Una mañana, el fotógrafo notó que un grupo de hormigas trabajaban juntas en perfecta unidad para contener a un saltamontes longicornio verde. Foto: Minghui Yuan / Wildlife Photographer of the Year

16/25 Building an egg case Mientras realizaba una caminata nocturna en la selva amazónica cerca de Tena, en Ecuador, Javier vio a esta pequeña araña del género Micrathena que construía delicadamente su nido de huevos. Colgando de un fuerte hilo, estas arañas hembra pasan horas aislando sus huevos en un capullo de seda, el cual puede contener hasta varios cientos de ellos. En esta noche oscura, el nido se parecía a una luna llena blanca perlada. Foto: Javier Aznar González de Rueda / Wildlife Photographer of the Year

17/25 Stay close Cuidar a un orangután joven requiere mucha energía. Maxime Aliaga pasó más de una hora observando a esta madre en la Reserva Natural Pinus Jantho, en Sumatra, tratando de mantener a su nervioso bebé junto a ella. Desde 2011, el Programa de Conservación de Orangutanes de Sumatra ha liberado más de 120 de estos grandes simios confiscados en la reserva. Su objetivo es establecer nuevas poblaciones de orangutanes silvestres como una red de seguridad contra el declive de la especie. Esta madre, llamada Marconi, una vez estuvo cautiva como mascota ilegal, pero fue atendida y tras recuperar su salud fue liberada en 2011. Foto: Maxime Aliaga / Wildlife Photographer of the Year

18/25 The jump Karl Samitsch estaba en Cairngorms, Escocia, con un amigo que lo llevó a un bosque donde las ardillas rojas estaban acostumbradas a ser alimentadas cuando tomó esta instantánea. Colocaron avellanas en las ramas opuestas de dos árboles y luego Karl colocó su cámara en un trípode entre las ramas mirando hacia la dirección en que una ardilla podría saltar. Configurando su cámara para el enfoque automático, esperó con equipo de camuflaje entre la maleza sosteniendo un control remoto. Menos de una hora después, aparecieron dos ardillas. Mientras saltaban entre las ramas, activó el modo de ráfaga de alta velocidad en su cámara y capturó perfectamente el momento. Foto: Karl Samitsch / Wildlife Photographer of the Year

19/25 Living together Para Dhritiman Mukherjee , Bután es un lugar increíble. Le encanta cómo la mayoría de la gente trata de vivir junto a la naturaleza. Los tragopanes sátiros, una especie rara de faisán asiático, son ampliamente cazados para obtener alimento y por sus plumas. Normalmente son asustadizos y muy tímidos, pero en este pueblo cerca de Punakha las aves parecen perfectamente relajadas en presencia de las personas que viven allí. Antes de capturar esta imagen, Mukherjee había estado tratando de fotografiar al sátiro tragopan en la India desde 2008, pero los pájaros siempre se escapaban en el momento en que lo veían. Al enterarse de que las comunidades de Bután coexisten armoniosamente con la especie, supo que tenía que presenciarlo por sí mismo. Foto: Dhritiman Mukherjee / Wildlife Photographer of the Year

20/25 The future in her hands Debido a la sobreexplotación -tala industrial y roturación de tierras para el desarrollo de plantaciones- las selvas tropicales de Borneo están desapareciendo rápidamente. Debido a esto, las especies endémicas como el orangután están sufriendo y muriendo debido a la pérdida de hábitat, quedando bajo seria amenaza. International Animal Rescue lleva a cabo la loable tarea de rescatar orangutanes huérfanos o heridos. Les dan la atención médica que necesitan y los preparan para la reintroducción en el medio cuando es posible. Aquí, en un recinto forestal, un cuidador cuida de los bebés orangután: se les anima a mezclarse con otros de una edad similar, hacer refugios y buscar comida. Foto: Joan de la Malla / Wildlife Photographer of the Year

21/25 Lake of Ice Santa Croce es un lago natural situado en la provincia de Belluno, Italia. En el invierno de 2019, Cristiano Vendramin notó que el agua estaba inusualmente alta y los sauces quedaban parcialmente sumergidos creando un juego de luces y reflejos increíbles. Después de tomar la imagen recordó a un querido amigo que había amado este lugar y ahora ya no está aquí, «Quiero pensar que me hizo sentir esto que nunca olvidaré. Por eso esta fotografía está dedicada a él» Foto: Cristiano Vendramin / Wildlife Photographer of the Year

22/25 Hope in a burned plantation Jo-Anne voló a Australia a principios de 2020 para documentar las historias de los animales afectados por los devastadores incendios forestales que arrasaron los estados de Nueva Gales del Sur y Victoria. Trabajando exhaustivamente junto a Animals Australia (una organización de protección animal) tuvo acceso a lugares quemados, así como áreas de rescates y misiones veterinarias. Este canguro gris oriental y su cría, fotografiados de cerca de Mallacoota, en Victoria, fueron afortunados. La canguro apenas quitó los ojos de Jo-Anne mientras esta caminaba tranquilamente hacia el lugar donde pudo obtener esta gran foto. Tuvo el tiempo suficiente para agacharse y presionar el disparador antes de que la canguro saltara a la plantación de eucaliptos quemados que les rodeaba. Foto: Jo-Anne McArthur / Wildlife Photographer of the Year

23/25 Barracudas Esta escuela de barracudas en Blue Corner, Palau, en el Pacífico occidental, llamó la atención de Yung sen Wu mientras buceaba. Había estado nadando con ellas durante cuatro días, pero su formación cambiaba constantemente de forma y no podía encontrar el ángulo perfecto. Al quinto día su suerte cambió cuando los peces parecieron aceptarlo en el grupo. Rodeado por las barracudas, comenzó a imaginar cómo un pez ve a otro mientras nada, y esta era la imagen que quería. Las barracudas eran rápidas y tenía que nadar con mucho esfuerzo para mantener su lugar en la escuela. Al final de unos agotadores 50 minutos, obtuvo su vista perfecta de «ojo de pez». Foto: Yung sen Wu / Wildlife Photographer of the Year

24/25 Blackbird backyard Jan tuvo el gran placer de ver a este mirlo desde la puerta principal de su casa, en Greifswald, Alemania. Era primavera y el mirlo había elegido una antigua cabaña de jardín en la que construir su nido. Silenciosa y secretamente crió a sus pollos en este idílico jardín. Con esta imagen Jan quería resaltar que no tenemos que ir muy lejos para experimentar la belleza de la naturaleza: a veces algo tan simple como un mirlo haciendo su hogar en una cabaña deteriorada es suficiente. Foto: Jan Leßmann / Wildlife Photographer of the Year

Meercats put on a pose .Este grupo de suricatas de la Reserva Tswalu Kalahari, en Sudáfrica, ha estado habituado a los humanos durante más de una década, y se sienten muy relajados alrededor de la gente. De hecho, demasiado preocupados por descansar, cazar, arreglarse y pelear, en su mayoría ignoraron por completo la presencia de Thomas Peschak, por lo que este pudo acercarse y usar una lente de gran angular para incluir la sabana árida y las montañas que los suricatos llaman hogar en su fotografía. Para capturar las características de los animales aplicó las  técnicas utilizadas para las personas en una sesión de retratos y luces de estudio. Foto: Thomas Peschak / Wildlife Photographer of the Year

Imagen de portada: Gentileza de Pinterest

FUENTE RESPONSABLE: NATIONAL GEOGRAPHIC España

Concurso fotográfico/Naturaleza/Animales/Animales silvestres/Biodiversidad/Animales en peligro de extinción