«El día que empecé a sentirme bien», cuatro testimonios de superación en la salud mental.

El despertar a la vida, crecer y hacernos conscientes de lo que sucede dentro y fuera de nosotros, a veces, es un proceso doloroso.

Cuando estamos rotos por dentro, creemos que esa grieta nos pertenece exclusivamente a nosotros, pero cuando la abrazamos y hablamos sobre ella, nos damos cuenta de que no estamos solos y que ese dolor teje una red invisible que nos une, que nos hace humanos. En ese momento, empieza a colarse la luz, esa onda electromagnética capaz de ser percibida por el ojo y corazón humano para dar paso a la esperanza.

Yoryi.

Puede ser un día en concreto, una llamada, una sesión con nuestro psicólogo, un abrazo interminable, un llanto desconsolado, una conversación a pecho abierto, las ganas de alzar el vuelo, de seguir dando “estirones” hacia el infinito. 

Pero hay un momento en el que empezamos a sentirnos mejor, a salir de la oscuridad de lo más profundo del mar para alcanzar la orilla. Sobre cómo visibilizar y curar esas lesiones que sacuden nuestras almas trata la campaña “Brave Together”, la plataforma lanzada por Maybelline New York para visibilizar y normalizar los problemas de salud mental.

Guti.

Brave Together: “Estamos juntas en esto”, es es el primer proyecto social de la marca de maquillaje en España, que contará con el apoyo de la psicóloga Bárbara Tovar para dar visibilidad a la salud mental y educar en ello, identificando los síntomas de la ansiedad y ofreciendo herramientas para afrontarla.

Una acción global que tiene como objetivo dar visibilidad, educar y dar apoyo a las personas que sufren problemas de salud mental, como la ansiedad y la depresión, además de ofrecerles un lugar seguro en el que poder expresarse sin miedo y confirmar que no están solos. 

María.

Este año, con motivo del Mes de la Salud Mental, han dado un paso más allá, centrándose en el poder de la resiliencia: “El día que empecé a sentirme bien”.

Desde Cultura Inquieta hemos salido a la calle a buscar miradas y voces que nos regalen, a través de su experiencia, esos rayos de luz después de las tinieblas. Con sus testimonios íntimos sobre salud mental, nos hemos emocionado, hemos aprendido y hemos empatizado con cada uno de sus procesos. 

Antonio.

Yoryi,Guti, María y Antonio son cuatro jóvenes rebosantes de vida, de talento y de valor. Los cuatro tienen en común el don de la resiliencia, de la generosidad y de la valentía; son el reflejo de una sociedad cada vez más concienciada con la importancia de cuidar la salud mental, esa que nos sacude de cabeza a pies, como un tsunami que arrasa con todo.

Sus mensajes y sus voces son un regalo que nos hablan de dolor, de esperanza y de amor por la vida.

Maybelline colaborará estrechamente con la ONG local El Teléfono de la Esperanza, ayudando a los jóvenes a través de atención y asesoramiento telefónico gratuito disponible las 24 horas del día, los 7 días de la semana. Todo aquel que lo necesite, podrán llamar al teléfono 660 100 300 o escribir un correo a:

bravetogether@telefonodelaesperanza.org y hablar con expertos que podrán asesorarnos y darnos apoyo directo, luz y calor. 

maybelline brave together testimonios salud mental 5 copia 3

“- Porque si decidiéramos irnos a algún lugar juntos me da miedo que un día, hoy no quizás, quizás, quizás mañana tampoco; pero un día de repente puede que empiece a llorar y llorar y llore tanto que nada ni nadie pueda pararme y que las lágrimas llenen la habitación y que me falte el aire y que te arrastre conmigo y que nos ahoguemos los dos.

– Aprenderé a nadar, Hannah.” 

 Frase de “La vida secreta de las palabras”, de Isabel Coixet.

Gracias a Maybellyne New York por visibilizar la importancia de pedir ayuda y de aprender a nadar para alcanzar la orilla. Descubre más sobre Brave Together: https://www.maybelline.es/

Imagen de portada: Gentileza de Maybelline.

FUENTE RESPONSABLE: Cultura Inquieta. Por Silvia Garcia. 3 de octubre 2022.

Sociedad y Cultura/Estilo de vida/Salud Mental/Ansiedad/Depresión/ Jóvenes/Maybelline.

 

¿Por qué nos cuesta tanto alcanzar nuestros objetivos?

Si deseas profundizar sobre esta entrada; cliquea por favor adonde se encuentre escrito en azul. Muchas gracias.

Todos hemos intentado alguna vez incorporar nuevos hábitos en nuestra vida y todos hemos fracasado alguna vez en el intento. 

Es bueno que queramos incorporar nuevos hábitos o que tengamos objetivos nuevos que nos movilizan en nuestro día a día, pero lo cierto es que hay personas de que a pesar de que persisten sus objetivos y que sus planes son a corto plazo, les cuesta mucho ponerse manos a la obra y empezar a llevar a cabo lo que desean repercutiendo así en sus sueños, su autoestima y bienestar emocional en general. ¿Por qué nos cuesta tanto alcanzar nuestros objetivos? 

Hoy os damos a conocer algunas de las razones más comunes por lo que esto ocurre y además te proporcionamos algunas ideas que pueden ayudarte a afrontar este tipo de situaciones.

¿Por qué nos cuesta hacer cosas?

Vamos a empezar por los por qué, es decir, por las razones más comunes por las cuales a las personas generalmente nos cuesta tanto hacer las cosas.

El miedo, es uno de los factores principales por el que dejamos de hacer las cosas que queremos, puede frenarnos incluso a la hora de llevar a cabo acciones cotidianas que no tienen un gran significado para nosotros pero que son necesarias para cubrir nuestras necesidades básicas. La clave para salir adelante en estos casos estará a aceptar la existencia y presencia del miedo sin dejar que nos limite y arrastre.

La indecisión, cuando no sabemos qué queremos, hacia dónde nos dirigimos o no tenemos ningún plan u objetivo personal que nos sirva de guía es normal que pasemos por momentos de indecisión. El autoconocimiento, la descripción de nuestros valores personales y la definición de metas nos ayudarán a no caer en esta indecisión.

La falta de motivación es otra de las razones más comunes por las cuales a una persona le cuesta tanto hacer las cosas. En muchas ocasiones cuando estamos desmotivados es porque no estamos dando un verdadero sentido los objetivos propuestos, no los estamos haciendo “nuestros”.

La baja tolerancia a la frustración aparece debido a un mal afrontamiento e incapacidad de experimentar bajos niveles de malestar. Y es que es normal que a lo largo del camino para la consecución de nuestros objetivos sucedan imprevistos y situaciones que no entraban en la “hoja de ruta” que habíamos diseñado.

Falta de paso a la acción. En ocasiones hay cosas que nos impiden el comienzo, el dar el primer paso de ponernos en marcha. En muchas ocasiones lo que nos detiene es el pensar en el tiempo que nos vamos a llevar haciendo las cosas y el sólo hecho de hacerlo nos impide siquiera comenzar. Si es así, enfócate en el presente y en los pequeños pasos que tienes que tienes que dar en ese momento, es decir, focalizarse en el ahora.

Cómo alcanzar nuestro objetivos

Algunas de las acciones que nos pueden ayudar a combatir estas circunstancias y alcanzar nuestros objetivos son:

• Proponernos una meta específica, es decir, cuanto más concretos seamos con nuestras metas, más probabilidad habrá de que la consigamos.

Dividir nuestro objetivo en “minimetas”. Pensar en el objetivo final puede ser un poco abrumador o incluso desmotivador. Para evitar esto, dividiremos esta meta en “mini metas” que nos permitan ir avanzando en nuestro camino. Esto nos permite crear una planificación paso a paso, y también mantener nuestra motivación debido a la sensación de autoeficacia.

Pensar en los obstáculos. Como hemos dicho antes, seguramente haya dificultades que se interpongan entre tu objetivo y tú. Tenerlos en consideración nos ayudará a estar preparados con un plan de acción para resolverlos.

• Establecer un límite de tiempo. Organizar nuestros objetivos, “en metas” o acciones en un tiempo razonable y realista nos ayudará a no procrastinar y mantenernos centrados en el “ahora” para conseguir esta meta. Cuanto más tiempo mantengamos una rutina, más fácil nos resultará programar cuándo y cuánto tiempo le vamos a dedicar al día, a la semana, etc.

Imagen de portada: Gentileza de Amadag

FUENTE RESPONSABLE: Amadag. Por Rosa Benito. 27 de junio 2022

Sociedad y Cultura/Ansiedad/Obstáculos/Psicología/Salud/Terapia

Baños de sonido y sus beneficios.

Si deseas profundizar sobre este tema; por favor cliquea donde esta escrito en “negrita”. Muchas gracias.

En Shanti-Som dimos la bienvenida a la entrenadora de relajación de sonido, Christine Heckel, para facilitar una experiencia de baños de sonido cósmico. Los suaves sonidos de un gong y 12 cuencos tibetanos han llenado el espacio. Evidentemente, todos los participantes han terminado la sesión completamente relajados y emanando calma a su alrededor.

Queremos  compartir con vosotros qué es exactamente un baño de sonido y los beneficios para el bienestar y la salud.

¿Qué es un baño de sonido?

Es básicamente una experiencia terapéutica y meditativa en la que te “bañas” en los sonidos y vibraciones producidas por diferentes instrumentos como gongs, diapasones y cuencos de cristal. A través de estos, tu mente entra en un estado meditativo y relajado. Esto ayuda en el proceso de curación a nivel mental, emocional y físico.

Durante un baño de sonido, el estado de ondas cerebrales se altera del estado normal de vigilia (beta) al estado relajado (alfa), al estado onírico (theta) e incluso al estado restaurador (delta). A medida que la mente y el cuerpo se relajan, la frecuencia cardíaca y la presión arterial disminuyen y nuestra respiración se vuelve más profunda. Es en este estado en que se puede producir una sanación más profunda.

De esta manera, un baño de sonido no solo reduce el estrés y la ansiedad al inducirte a un estado de relajación, sino que también tiene beneficios fisiológicos, tales como: una reducción del dolor, mejor sueño, eliminación de toxinas y fortalecimiento del sistema inmunológico.

Beneficios de un baño de sonido.

Se ha demostrado que el sonido tiene efectos curativos tanto en la mente como en el cuerpo. Una sesión de baño de sonido puede reducir los niveles de ansiedad, tensión y tristeza, así como disminuir el dolor. Las investigaciones sobre este tema son limitadas, pero se han realizado estudios que indican que pueden mejorar su estado de ánimo y liberar la tensión corporal, entre otras cosas.

Puede parecer que los baños de sonido son otra de las nuevas tendencias del mundo actual, pero  es tan antigua como el tiempo, se remonta a más de 40.000 años. Los antiguos griegos usaban flautas y liras para tratar la digestión y la salud mental. Los tibetanos usaron cuencos  durante más de 2.000 años con fines para la meditación. Así mismo, las tribus aborígenes australianas tocaban el didgeridoo para curar a los enfermos.

sound bath gong

Beneficios para la salud mental.

Los baños de sonido pueden ayudar a tratar las afecciones de salud mental, como la depresión y la ansiedad.

Un estudio hecho en 2016 con 62 adultos, midió sus sentimientos antes de un baño de sonido y después de la sesión. Los investigadores encontraron que la tensión, la ansiedad y los estados de ánimo negativos habían disminuido significativamente después de la terapia.

En 2018 se realizó un estudio con 60 participantes. Se les pidió a 30 de ellos que escucharan la música de cuencos tibetanos antes de someterse a una cirugía y a los otros 30 se les dio auriculares sin música.

Los análisis encontraron que la frecuencia cardíaca y otros signos vitales, que indican ansiedad, mejoraron a aquellos que recibieron los auriculares con música.

Reducción del dolor físico

A los participantes del estudio realizado en  2016, mencionado anteriormente, también se les preguntó si tenían dolor y que lo clasificaran  en una escala del 1 al 5.

Antes del baño de sonido, estos participantes clasificaron su dolor más alto que después de la sesión. Sin embargo, se necesitan más investigaciones para confirmar si este beneficio, de reducción del dolor, podría alcanzar importancia clínica.

En un estudio realizado en 2020, los síntomas físicos como la presión arterial y la frecuencia cardíaca también mejoraron. Sin embargo, este estudio concluyó que se necesitan más investigaciones para afirmar definitivamente que el baño de sonido tiene estos efectos en la mayoría de las personas.

Qué esperar durante un baño de sonido.

La mayoría de las sesiones duran entre 45 y 60 minutos. Te tumbas en un esterilla de yoga con un cojín cómodo debajo de la cabeza. Luego, el facilitador te pide que te concentres en la respiración durante unos minutos para relajarte y después usa diferentes instrumentos como cuencos tibetanos, diapasones y gongs para producir diferentes sonidos y vibraciones.

Los sonidos bañan tu mente y tu cuerpo y te llevan a un estado de conciencia más profundo, como durante la meditación. De hecho, te desconectas de los estímulos externos y entras en el estado de paz y armonía interna.

A lo largo de las sesiones, las personas experimentan una variedad de sensaciones físicas y mentales. Lo más común es que caigan en un estado profundo de relajación. Pero los participantes también han tenido momentos creativos, también hay quien ha derramado algunas lágrimas e incluso otros se han dormido. Por otro lado, puede haber personas que sientan muy poco en esos momentos.

sound bath session

¿Puedes hacer un baño de sonido en casa?

Puedes tener tu sesión de baño de sonido en casa si asistir a una sesión grupal no te resulta práctico. Hay muchas grabaciones disponibles en Internet.

Una vez que hayas seleccionado la música o los sonidos de la sesión, túmbate cómodamente. Luego, cierra los ojos y respira profundamente. Concéntrate en tu respiración, relájate y  concéntrate en los sonidos que te rodean. Escucha y fíjate en la diferencia que se crea cuando el sonido se desvanece.

Continúa experimentando los sonidos y déjalos que vengan a tu mente. No los juzgues, solo observalos. Si te pones nervioso o estás inquieto, no reacciones, simplemente reconoce la emoción. Haz esto durante el resto de la sesión mientras tomas consciencia del espacio que te rodea.

Una vez que hayas terminado, acuéstate en silencio durante uno o dos minutos y luego abre lentamente los ojos. Observa cómo ha cambiado tu percepción de la realidad.

Escuchar estas sesiones en casa es una excelente manera de mejorar tu práctica de meditación, reducir el ritmo de vida que llevamos y relajarse. Sin embargo, no hay nada como experimentar in situ con los instrumentos y con el facilitador que puede apoyar a cada participante.

Conclusión

Un baño de sonido es una práctica de meditación que es segura para la mayoría de las personas. Puede ser más fácil que otras porque no requiere mucha disciplina o paciencia para aprender a hacerlo; todo lo que tienes que hacer es escuchar.

Ten en cuenta que los baños de sonido no reemplazan los medicamentos o las terapias con psicólogos o psiquiatras cuando se trata la ansiedad o la depresión. No obstante, dado que la relajación es uno de los principales objetivos de esta práctica,  vale la pena intentarlo como una forma de recargar energías.

Imagen de portada: Gentileza de SHANTI – SOM España

FUENTE RESPONSABLE: Shanti-Som España. Junio 2021.

Sociedad y Cultura/Ansiedad/Depresión/Baños de sonido

El deterioro cognitivo se agrava por falta de atención y medicina.

Todo comenzó con olvidos repentinos. No encontraba las llaves del auto o dejaba la estufa encendida. Luego aparecieron cambios bruscos del comportamiento, irritabilidad, un cuadro marcado de ansiedad, insomnio…  

A los 61 años, Alberto -nombre protegido- fue diagnosticado con deterioro cognitivo precoz. Al analizar la posible causa, los especialistas descubrieron que la suspensión temporal del tratamiento para la hipertensión arterial, durante el confinamiento por la pandemia, fue el detonante.  

“Anatómicamente se traduce en cuadros de atrofia o lesiones. Pueden ser microinfartos o alteraciones en el cerebro, que son confundidos con depresiones y otros problemas de salud mental”, explica la psiquiatra Sara Torres.

 El Instituto de Neurociencias de la Junta de Beneficencia de Guayaquil ha detectado estos cuadros en pacientes de entre 50 y 60 años de edad. Antes de la emergencia por covid-19 eran poco frecuentes, pero ahora ocupan el quinto lugar en atenciones de hospitalización.  

Acuden por problemas de pérdida de memoria, déficit de atención, depresión o complicaciones en el aprendizaje. En todos los casos, el origen apunta a los días críticos de la crisis sanitaria.  

Las dificultades para acceder a los servicios de salud causaron un corte en los controles y las terapias de enfermedades crónicas, como la hipertensión y la diabetes. A esto, Torres añade un desbalance en la dieta y la supresión de la actividad física, que agravaron los efectos.  

“La raíz fue el aislamiento. Algunos pacientes tenían más de 10 años en tratamiento por estas enfermedades de base y al no ser tratadas correctamente surgieron los trastornos cognitivos”, dice la psiquiatra.  

El cardiólogo Ernesto Peñaherrera explica que cuando la presión arterial pasa de 130 y alcanza niveles superiores a 170 se afecta la autorregulación cerebral. Bajo este mecanismo, las arterias reducen su calibre para controlar el flujo sanguíneo entre 100 y 120, valores normales. 

“Cuando la presión no está en menos de 140/90, este mecanismo se deteriora porque las arterias sufren un engrosamiento, se tornan rígidas. Esto se agrava en enfermedades como la diabetes mellitus, que daña la pared arterial”, indica el también presidente de la Sociedad Ecuatoriana de Cardiología – Capítulo Guayas.

La hipertensión tiene alta prevalencia en Ecuador. Para reflejar su impacto, Peñaherrera explica que cuatro de cada diez ecuatorianos mayores de 50 años son hipertensos y la mayoría no sigue el tratamiento correcto. En el mundo, cada año se registran 10,5 millones de defunciones ligadas a este mal, una cifra que es el doble de las reportadas por covid-19.  

Sin embargo, la atención se enfocó en el virus, dejando en segundo plano otros males, entre ellos las patologías crónicas. Plataformas médicas de investigación como Medscape advierten que las consecuencias de esta desatención serán más evidentes a fines de 2022 e inicios de 2023. 

El neurólogo Tomás Alarcón Avilés es más específico en el tipo de daños. Una diabetes no controlada afecta a las neuronas y a los nervios periféricos. Y una hipertensión sin tratamiento, explica, puede dañar los vasos sanguíneos intra y extracraneales.

“Estos pacientes tienen altas posibilidades de padecer enfermedad cerebrovascular, demencia vascular y depresión, entre las afectaciones más comunes… porque son muchas más”, indica el Jefe de Neurología del Hospital Luis Vernaza en Guayaquil.

Para dar con el diagnóstico, el especialista indica que se debe realizar una historia clínica detallada, más estudios de laboratorio, análisis de neuropsicología, estudios de resonancia magnética y tomografías.

La neuropsicóloga clínica Silvia Villacrés recomienda no dejar pasar por alto signos reiterativos como pérdida de memoria, atención, problemas de planificación, de lenguaje y toma de decisiones.

Parte del tratamiento incluye terapias neurocognitivas de estimulación y rehabilitación para mejorar las funciones que se están deteriorando. El ejercicio físico regular y la educación permanente que implique nuevos aprendizajes también son un soporte.  

Consejos

Prevención 

Los chequeos periódicos son esenciales para detectar factores de riesgo, como hipertensión, diabetes, colesterol, tabaquismo, sobrepeso.

Alimentación 

Mantenga una dieta saludable, con variedad de frutas, vegetales, granos integrales y grasas saludables. El sueño adecuado es de mínimo 7 a 8 horas.

No aislarse

Hay que buscar apoyo en la familia e involucrarse en actividades sociales. Se debe controlar el estrés; si no es posible, buscar un profesional.

Actividades 

La educación permanente es clave. Se puede optar por cursos de inglés, música, tareas ocupacionales, jardinería, cultivar la lectura.

Imagen de portada: Gentileza de El Comercio/Guayaquil/Ecuador.

FUENTE RESPONSABLE: El Comercio- Guayaquil- Ecuador por Elena Paucar (I) 

ANSIEDAD/CONFINAMIENTO/PANDEMIA/SALUD/SOCIEDAD