Antiguo Egipto: 5 enigmas milenarios sobre la tumba de Tutankamón que todavía no tienen respuesta. Parte 1/3

A 99 años de su descubrimiento en el Valle de los Reyes egipcio, en 1922, una de las tumbas más famosas del mundo aún encierra incógnitas.

Si deseas profundizar sobre este fascinante tema; cliquea por favor dónde está escrito en “negrita”. Muchas gracias.

La tumba de Tutankamón fue descubierta en noviembre 1922 y todavía en torno a ella y a la figura del joven faraón existen muchos misterios

La tumba de Tutankamón fue descubierta en noviembre 1922 y todavía en torno a ella y a la figura del joven faraón existen muchos misterios- BBC Mundo

El pasado 4 de noviembre se cumplieron 99 años del descubrimiento de la tumba del faraón Tutankamón por parte del arqueólogo británico Howard Carter en el Valle de los Reyes, cerca de la ciudad de Luxor, en Egipto. La búsqueda del sitio del último descanso del monarca egipcio de la XVIII Dinastía, muerto antes de cumplir los 20, había demandado al investigador y su equipo unos ocho años. Pero, sin dudas, todo ese tiempo invertido valió la pena.

“¡Puedo ver cosas maravillosas!”, fue la célebre frase con la que Carter describió lo que podía vislumbrar dentro de la tumba cuando echó un vistazo desde una pequeña abertura que había realizado en la entrada del recinto. En efecto, cuando en aquel noviembre de 1922, el arqueólogo y su mecenas, Lord Carnarvon, ingresaron al lugar, hallaron enormes tesoros que habían permanecido allí, ajenos a la vista humana, por más de 3300 años.

Entre los casi 5000 objetos presentes en ese sitio había estatuas, tronos, altares y cofres. La tumba tenía, además, cuatro cámaras. Entre ellas, la más importante era la que contenía el sarcófago con la momia de Tutankamón. Este decimotercer faraón de la XVIII dinastía del Antiguo Egipto, conocido como “el rey niño” -asumió su mandato a los nueve años-, había fallecido alrededor del año 1327 a.C., cuando tenía, de acuerdo con los diversos historiadores, entre 17 y 19 años.

El arqueólogo y egiptólogo Howard Carter y su equipo hallaron el famoso sarcófago del joven faraón en 1922.

El arqueólogo y egiptólogo Howard Carter y su equipo hallaron el famoso sarcófago del joven faraón en 1922.Archivo

Carter y un equipo de excavación del Museo Metropolitano de Nueva York y especialistas del gobierno egipcio lograron acceder a la cámara funeraria del ”Rey Tut” algunos meses después del descubrimiento de la tumba. Demoraron en descubrir y catalogar cada uno de los objetos hallados en las antecámaras -muebles, armas, vestidos, vasijas, perfumes, comida y jarras de vino- y finalmente accedieron al lugar del descanso final del faraón.

En una sala de cuatro metros por seis, la única que presentaba pinturas en sus paredes, unos 300 objetos rodeaban el sarcófago del joven monarca, ubicado en el centro del recinto. Cuatro capillas de madera recubiertas de oro cubrían el sarcófago de cuarcita roja que contenía los restos del pequeño rey.

La tumba de Tutankamón como luce en la actualidad

La tumba de Tutankamón como luce en la actualidad. Archivo

La momia de Tutankamón yacía dentro de una serie de ataúdes antropomorfos hechos con el lujo correspondiente a su estatus faraónico. 

El féretro externo, de más de dos metros, enchapado en oro, con un peso de más de una tonelada, tenía en su interior otro de oro macizo decorado con piedras preciosas. Dentro de él descansaba el destinatario de todos los honores funerarios, con su cabeza cubierta por la máscara de oro que sería sin dudas el objeto más célebre y famoso de todos los tesoros hallados en este lugar.

La máscara funeraria de Tutankamón

La máscara funeraria de Tutankamón

 Pasaron casi 100 años de este momento clave para la arqueología universal. La de Tutankamón es, hasta el momento, la tumba mejor conservada de todas las descubiertas en todo el Valle de los Reyes, una necrópolis que albergó más de 60 faraones en su postrero descanso durante unos cuatrocientos años.

Y por ello, y por la magnitud que alcanzó su descubrimiento, el Rey Niño -que gobernó su reino por menos de 10 años sin logros relevantes-, se transformó, más de 3000 años después de su muerte, en el faraón más conocido de la historia. Además, queriéndolo o no, dejó como legado para la posteridad a su momia, que se convirtió en la más célebre del planeta.

El lugar de descanso eterno del joven faraón de la XVIII Dinastía alcanzó fama mundial debido a que se encontraba intacta tras más de tres milenios

El lugar de descanso eterno del joven faraón de la XVIII Dinastía alcanzó fama mundial debido a que se encontraba intacta tras más de tres milenios. Archivo

Y a pesar del tiempo transcurrido desde su descubrimiento, todavía existen algunos misterios, secretos y mitos que continúan fascinando al mundo.

Imagen de portada: Gentileza de BBC MUNDO

FUENTE RESPONSABLE; La Nación. Por Germán Wille. Noviembre 2021. Por BBC News Mundo

Sociedad/Cultura/Arqueología/Egipto/Leyendas

Antiguo Egipto: 5 enigmas milenarios sobre la tumba de Tutankamón que todavía no tienen respuesta. Parte 2/3

La daga con hoja “extraterrestre”

En su intensa y cuidadosa búsqueda de objetos en la tumba del faraón adolescente, Howard Carter halló, en la envoltura de la emblemática momia, dos dagas. Una de ellas tenía una hoja de hierro y un mango con una funda de oro con decoración. Lo que llamó la atención entonces de los arqueólogos fue que la daga no se hubiera oxidado con el correr de los milenios.

La daga contiene material que podría apuntar a un origen extraterrestre

La daga contiene material que podría apuntar a un origen extraterrestre . El Heraldo de México.

Y la sorpresa sería grande al analizar el material del que estaba hecha.

En el año 2016, científicos de origen italiano y egipcio observaron el metal de la daga a través de un espectrómetro de fluorescencia de rayos X con la finalidad de desentrañar cuál era su composición química. Allí encontraron que el arma que acompañó por miles de años a la momia en su aposento final tenía un alto contenido de níquel y de cobalto.

Ambos componentes “sugieren fuertemente un origen extraterrestre”, dijeron los investigadores, para asombro del mundo, en los resultados de su análisis, publicados en la revista Meteoritics & Planetary Science, en mayo de 2016.

La daga se encontraba junto a la momia de Tutankamón

La daga se encontraba junto a la momia de Tutankamón. Meteoritics & Planetary Science.

El término ‘extraterrestre’ no sugiere que la daga haya sido realizada por seres de otros mundos, pero sí que fue elaborada con materiales provenientes de algún lugar fuera de la órbita de la Tierra. Específicamente el metal fue extraído de un meteorito.

En efecto, los investigadores compararon el material del arma blanca del faraón con una cantidad de estos objetos celestes hallados a lo largo de 2000 kilómetros alrededor de la costa del Mar Rojo, en Egipto. Y en uno de ellos, denominado Kharga, encontraron componentes coincidentes.

Según lo que se informa en la mencionada publicación científica, la comparación de los elementos “respalda firmemente el origen meteorítico” de la hoja de la daga. “Nuestro estudio confirma que los antiguos egipcios atribuían un gran valor al hierro meteorítico para la producción de objetos preciosos”, señala el informe.

Detalles de la daga de Tutankamón

Detalles de la daga de Tutankamón-Meteoritics & Planetary Science

En la edad de bronce, tiempo en que vivió Tutankamón, la escasez del hierro hacía que fuera más valorado que el oro. Solo se utilizaba ese material esporádicamente para objetos ornamentales, rituales y ceremoniales. De todas formas, la daga del faraón, elaborada con ese metal, sugiere que los antiguos egipcios tenían un “dominio significativo” de la manipulación del hierro.

Como la gran mayoría de los objetos hallados en la tumba de Tutankamón, la daga con su composición extraterrestre se encuentra actualmente en el Museo Egipcio de El Cairo.

Las “cámaras ocultas” en la tumba de Tutankamón.

Otro de los misterios que esconde la tumba de Tutankamón y que la ciencia no parece terminar de discernir, tiene que ver con la existencia de supuestas cámaras o recintos ocultos tras las paredes de la sala funeraria del joven faraón. Las especulaciones de diversos científicos incluso aseguran que en una de estas recámaras escondidas pueden encontrarse los restos de la legendaria reina Nefertiti, una de las primeras esposas de Akenatón, el padre de Tutankamón.

Los especialistas buscan con un georradar la existencia de cámaras ocultas tras la pared norte del recinto funerario de Tutankamón. National Geographic.

Diversas exploraciones que intentaron vislumbrar a través de radares o herramientas similares lo que había más allá de los muros de la tumba de Tut, conocida por los arqueólogos como KV62, dieron resultados diferentes. Algunas sugerían la existencia de más salas, y otras las descartan por completo.

En 2016, por caso, un grupo de arqueólogos que lideraba el japonés Hirokatsu Watanabe señaló que había dos espacios vacíos tras una de las paredes de la tumba, según lo que dictaminó a través de un radar infrarrojo.

Algunos egiptólogos aseguran que escondida tras las paredes de la tumba de Tutankamón puede hallarse la cámara funeraria de la legendaria reina Nefertiti

Algunos egiptólogos aseguran que escondida tras las paredes de la tumba de Tutankamón puede hallarse la cámara funeraria de la legendaria reina Nefertiti. Archivo

Ese descubrimiento afianzaba lo investigado en 2015 por el egiptólogo inglés Nicholas Reeves, que, a favor de su teoría, había observado unas pequeñas hendiduras en la pared norte de la tumba que podrían corresponder a una puerta sellada. Se habló incluso de un hueco de 1,5 metros de ancho por dos de profundidad.

Reeves consideraba que el lugar donde hoy descansa Tutankamón pudo haber sido construido originalmente para Nefertiti, reina de la XVIII dinastía, famosa por su belleza e inmortalizada en un busto con su figura realizado hace 3300 años.

Una nueva exploración realizada en 2018 con georadares, en tanto, arrojó como resultado que no había pasajes ni cámaras ocultas en el lugar. “Concluimos, con un alto grado de fiabilidad, que los datos del georradar no respaldan la hipótesis de la existencia de cámaras ocultas adyacentes a la tumba de Tutankamón”, decía el informe, publicado en la revista National Geographic. Esta investigación fue realizada con el apoyo de la mencionada publicación y fue coordinada por Franco Porcelli, director de la Universidad Politécnica de Turín, Italia.

En febrero de 2020 otro nuevo escaneo de las paredes de la tumba, realizado esta vez con un radar de penetración terrestre, dio como resultado la identificación de lo que parece ser un espacio similar a un corredor a pocos metros de la cámara funeraria de Tutankamón. Este hallazgo fue realizado por el exministro de Antigüedades egipcio Mamdouh Eldamaty y fue publicado en la revista Nature.

Los científicos coinciden en que deben estar 100% seguros antes de buscar físicamente la existencia de una cámara oculta para no arruinar innecesariamente los murales de la tumba

Los científicos coinciden en que deben estar 100% seguros antes de buscar físicamente la existencia de una cámara oculta para no arruinar innecesariamente los murales de la tumba. Mohamed El-Shahed – AFP

En este caso, los investigadores dudan de que la posible cámara hallada sea parte de la misma KV62, o corresponda a alguna tumba vecina.

Más allá de las contradicciones sobre la existencia de una cámara o no, los científicos están seguros de que, antes de proceder a la búsqueda física de un recinto adyacente, se debe estar completamente seguros de su presencia. “Cualquier investigación física no debe apresurarse, porque cavar a través del lecho de la roca sería extremadamente difícil y perforar la pared norte de la cámara funeraria dañaría una obra de arte invaluable”, señaló el propio Reeves al citado artículo de Nature.

Imagen de portada: Gentileza de BBC MUNDO

FUENTE RESPONSABLE; La Nación. Por Germán Wille. Noviembre 2021. Por BBC News Mundo

Sociedad/Cultura/Arqueología/Egipto/Leyendas

CIENTÍFICOS ESTUDIAN EL SUBSUELO MAYA Y DESCUBREN DATOS CÓSMICOS – SEGUNDA PARTE.

CIVILIZACION MAYA/GRANDES MANSIONES Y CASONAS/MEXICO

10 PALACIOS PARA DESCUBRIR LA PODEROSA ARQUITECTURA MAYA

Muchos palacios mayas son reconocidos mundialmente e incluso uno forma parte de las 7 Nuevas Maravillas del Mundo.

MXCity

Foto destacada: Ruta Mágica

 Los palacios mayas son de los sitios arqueológicos más grandes y mejor conservados del mundo.

 Los arquitectos mayas construyeron poderosos templos y palacios que han resistido siglos de abuso, abandono, excavaciones y miles de turistas caminando y trepando todos los días a todas horas. El hecho de que las estructuras mayas hayan sobrevivido tan bien es un testimonio de la habilidad de sus constructores.

El lenguaje de los mayas está escrito en su arquitectura, se puede ver en templos, palacios y pirámides y en el desarrollo de su arquitectura única con materiales locales, herramientas de piedra y cemento de cal quemada para crear una forma de concreto, al igual que el barro simple.

 

Chacchoben

Chacchoben solo tiene una parte del sitio abierta al público y muchos de los templos originales todavía se encuentran en su estado antiguo, a la espera de ser restaurados. La ciudad fue el hogar de la comunidad más grande de su región en el año 360 d.C. y fue considerada por los mayas como el centro de su actividad ceremonial. El Gran Basamento era la plaza ritual más importante de los mayas. Alrededor de las ruinas también hay una jungla profunda que ahora alberga una gran variedad de plantas y criaturas, incluidos jaguares, pumas y tapires, si tienes suerte, ¡lo que lo convierte en un día emocionante!

 Chichén Itzá

Chichén Itzá es una de las Nuevas Siete Maravillas del Mundo, un sitio bien conocido en todo el mundo y su imagen es una de las más reconocidas del país. Se trata de una ciudad maya con un Castillo: una pirámide escalonada diseñada matemáticamente y científicamente que es la mejor manifestación de la comprensión de la astronomía por parte de los mayas. Hay 365 pasos (uno para cada día del año), y dos veces al año en los equinoccios de primavera y otoño, aparece una sombra en la pirámide que toma la forma de una serpiente, un tributo al dios maya más importante, Kukulcán.

 

Tulum

Tulum está en la costa y es un destino icónico ya que se encuentra en un acantilado con vista al Mar Caribe. El nombre original del sitio era Zama, que significa amanecer. La ciudad fue una puerta de entrada para conectar la Península de Yucatán con la gente de Honduras y otros lugares del Golfo de México. Es uno de los sitios más visitados de México, con más de dos millones de visitantes al año.

 

 

Cobá

Cobá ha pasado bajo el radar, en términos de popularidad, ya que no estuvo abierto al público hasta la década de 1970 porque la jungla circundante era demasiado espesa para penetrar, pero es un sitio espectacular. Hoy en día, solo se ha excavado un pequeño porcentaje del sitio pero es una de las ciudades mayas más grandes. Hay bicicletas disponibles para alquilar y explorar el sitio, además uno de los últimos sitios arqueológicos en donde aún es posible escalar.

 

Palenque

En lo profundo de las selvas chiapanecas se encuentra una de las ciudades mayas más impresionantes del país. No es la ciudad maya más grande, pero es una de las más importantes debido a su gran volumen de inscripciones, una historia registrada que ha ayudado a los investigadores a comprender verdaderamente los detalles de la historia y la cultura mayas. El sitio está salpicado de ruinas de un gris pedregoso que alguna fueron de colores vibrantes con rojos, azules y amarillos. La estructura más impresionante es el Templo de las Inscripciones, que contiene cientos de jeroglíficos. Todo el sitio fue nombrado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1987.

 

 El Meco

Se trata de un conjunto de ruinas pequeñas y poco conocidas al norte de Cancún. Hay una pirámide preciosa, y un puerto importante para los mayas en la Península de Yucatán. La parte del sitio que se ha explorado incluye una plaza de carácter político y ceremonial, con estructuras palaciegas y administrativas en su entorno. El basamento tiene un templo y escalinatas con restos de figuras serpentinas.

 Imagen de portada: Gentileza de Futurity

FUENTE RESPONSABLE: MXCITY INSIDER ARTE Y CULTURA

CIVILIZACION MAYA/GRANDES MANSIONES Y CASONAS/MEXICO

 

«Muchos españoles veían a los incas como analfabetos porque los quipus no coincidían con lo que ellos entendían como escritura».

«Los Andes fueron la cuna de una de las tecnologías más sofisticadas y complejas de la historia de la humanidad», dice Medrano (Imagen de portada).

Fue en una residencia para estudiantes de la universidad de Harvard cuando el matemático Manuel Medrano (Los Ángeles, 1996) tuvo su «momento Rosetta» a los tan solo 19 años.

Es cómo el académico define a los pequeños hallazgos, que al acumularse, permiten avanzar en el mundo del conocimiento.

De la misma forma en que Jean-François Champollion consiguió descifrar el significado de los jeroglíficos en 1822 en parte gracias a todas las investigaciones que le precedieron.

La piedra de Rosetta

FUENTE DE LA IMAGEN – © THE TRUSTEES OF THE BRITISH MUSEUM

Descifrar los cartuchos de la piedra Rosetta fue vital para entender el significado de los jeroglíficos egipcios.

En su caso, Medrano había encontrado una correspondencia de información no numérica entre 6 quipus antiguos («nudo» en quechua) y un documento censal español del siglo XVII que habían sido identificados anteriormente como posibles fuentes emparejadas.

Un pequeño paso más para descifrar estos complejos artefactos compuestos de cuerdas, nudos y colores usados para registrar información numérica y narrativa e inventados por la poderosa cultura wari, sobre el 950 d.C.

Actualmente hay 1.386 ejemplares repartidos por todo el mundo, tan solo un 1% de los que se cree que llegaron a existir.

Mapa con el número de quipus en museos y coleccione sprivadas

Medrano se encuentra ahora en la Universidad de St Andrews, en Escocia, estudiando los llamados «quipus de papel», transcripciones de quipus que, después de la conquista, los litigantes andinos introdujeron como evidencia en procesos legales.

Otra de sus aportaciones es «Quipus. Mil años de historia anudada en los Andes y su futuro digital», un libro muy interesante que el autor espera despierte la curiosidad del público sobre este «gran enigma de la humanidad».

El investigador estadounidense conversó con BBC Mundo en el marco del Hay Festival Arequipa.

línea

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

¿De dónde le viene a un matemático esa pasión por el estudio de los quipus?

Quedé fascinado por el Mundo Antiguo cuando a los 8 años visité una exposición sobre los restos funerarios de Tutankamón en Los Ángeles.

Supe que quería desarrollar mi interés por la arqueología cuando llegué a Harvard, donde descubrí a los incas y el problema de decodificación de los quipus. Me licencié en Matemáticas Aplicadas porque me interesaban las técnicas cuantitativas para el estudio de la Historia.

Quipu

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

Los quipus se usaron en los Andes durante al menos mil años.

Pero no solo viene de una inquietud académica, también hay una motivación personal.

Mi abuelo materno, Antonio Flores, y su esposa, Eva, emigraron a Sacramento, California. Antonio era jornalero y no sabía leer ni escribir y pensé en el impacto diario que algo así podía tener en Estados Unidos.

Quiero decir que aunque la historia de mi propia familia no tiene nada que ver con los quipus, esta me hizo ver el poder que la percepción del analfabetismo puede tener en contextos multiculturales.

¿A qué te refieres?

Por razones históricas ha habido un vínculo entre los Andes prehispánicos y el analfabetismo.

Ángel Rama escribió en «La ciudad letrada» que la escritura gráfica tuvo un poder importante en el «Nuevo Mundo» ya que se convirtió en una aptitud para participar en la vida cívica.

La idea de que la habilidad de leer y escribir permitía a ciudadanos acceder al poder tiene un legado significativo en los escritos y en los siglos después de la conquista.

También ha afectado a nuestra propia interpretación de si los quipus pueden cumplir las funciones de la escritura o de si son complejos o no, por ejemplo.

Y durante la conquista, ¿se puede decir que los españoles explotaron esa visión de los incas como analfabetos con un fin de dominación?

Eso no fue necesariamente la punta de lanza, aunque sí que había un sesgo cultural que definía la capacidad de leer y escribir solo de forma bidimensional, es decir en papel y tinta.

Entonces, muchos veían a los incas como analfabetos porque los quipus no coincidían con lo que ellos entendían como escritura. Pero este es solo uno de los sesgos y visiones del mundo que subyace en la conquista de América.

¿Qué hacía que esta combinación de cordeles, nudos y colores fuera una forma viable de comunicación?

Era una herramienta ideal para el ambiente desértico y lluvioso de los Andes, y suponía un implemento perfecto para la transmisión de información a través de miles de kilómetros.

Grabado sobre los incas

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

Medrano cree que descifrar los quipus podría revelar una versión andina de la conquista.

Es emocionante encontrarse con una forma de inscripción tridimensional, algo que desafía nuestra educación. Cuando oímos la palabra «escribir» pensamos en dos dimensiones, pero hay que contemplar la posibilidad de que otra civilización no lo hiciera así.

¿Se puede considerar entonces que era una forma de escritura?

Es un debate, pero diría que sí cumplían muchas de las mismas funciones de la escritura antes y después de la conquista. Sabemos de algunas comunidades de la sierra central de Perú que, décadas después de la introducción de la escritura gráfica, siguieron usando quipus.

Hay que considerar el quipu como una herramienta compleja en cada período de su uso activo, no solamente en los 130 años del incario. De hecho, ese período representa menos del 15% de su uso.

Más allá de la contabilidad, ¿en qué otros contextos se usaban?

Al describir un milenio del quipu uno de los mitos que quería romper es que son los registros de unas élites y que sufrieron una muerte rápida tras la conquista española.

De hecho, un ejemplo del siglo XVIII es el empleo de los quipus para planear el levantamiento contra los administradores coloniales antes de la independencia.

Me imagino que también contra la Iglesia.

Sabemos que cuando entró la Iglesia católica se impuso el quipu con fines religiosos, como rosarios o para la confesión.

Pero a la vez tenemos ejemplos como el de una comunidad en que el cura de una iglesia estaba sorprendido porque los feligreses de su parroquia llegaban a la confesión con un quipu estandarizado, es decir, el padre oía la misma confesión una y otra vez por parte de los miembros de la comunidad.

Así que los quipus se podían usar a la vez como instrumento de dominación y de subversión. Y aunque la forma de los quipus en cada uno de los casos aún no está clara, es importante condensar y describir el espíritu que subyace.

Pero, ¿los españoles nunca tuvieron interés en aprender a descifrarlos?

Hasta el momento no tenemos entre las fuentes conocidas de los cronistas españoles una que nos proporcione la clave para la interpretación universal del quipu incaico.

Sin embargo, existe la posibilidad de que algún día encontremos documentos que incluyan algunos de esos detalles. ¡Esperemos que ese día llegué!

¿Y por qué es fundamental que descifremos los quipus?

Si queremos escribir una historia del mundo prehispánico contada por ese propio mundo necesitamos tener toda la gama de fuentes disponibles y una de esas fuentes de primera mano son los quipus.

Además, nos permitiría cambiar la conceptualización del imperio más grande del «Nuevo Mundo» y enfrentarnos a uno de los desafíos compartidos de nuestra humanidad.

Hemos descifrado las fuentes primarias de casi todas las principales civilizaciones antiguas y los quipus representan una de las últimas que seguimos sin decodificar.

Ilustración de un contador y tesorero con un quipu en la mano.

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

Los quipucamayoc eran los funcionarios encargados de elaborar e interpretar los quipus en el imperio incaico.

¿A qué se debe que no lo hayamos conseguido aún?

Hay varias razones, pero depende de a quién le preguntes. Los arqueólogos quizás te dirán que carecemos de suficientes ejemplares; los especialistas en literatura colonial que no tenemos suficientes escritos del período y los historiadores que necesitamos más fuentes archivísticas.

Pero todos coinciden que el conjunto de fuentes es incompleto. Para encarar este registro parcial necesitamos integrar los métodos de muchas disciplinas complementarias.

Por ejemplo, las técnicas informáticas pueden ayudarnos ante la falta de registro arqueológico, es decir, con la estadística podemos comprobar las hipótesis que sacamos de unos pocos ejemplares arqueológicos.

Háblame más de tu visión del futuro.

Estamos digitalizando los quipus y eso nos permite la conservación, es decir, tener un registro permanente de estos ejemplares en su estado original y la posibilidad de análisis en este esfuerzo compartido de desciframiento.

El quipu digital y su catalogación representa para mí una de las vías para empezar a hacer comparaciones a gran escala o de múltiples niveles, y por eso he implementado alguna de las técnicas del data science a la examinación de los ejemplares sobrevivientes.

¿Por ejemplo?

Cuando podamos formar grupos o familias de quipus será una guía poderosa para la interpretación de otros elementos dentro de esas familias y así podremos hablar del significado de elementos específicos dentro de los quipus demográficos, calendáricos o tributarios.

Quipu

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

Sirvieron como una forma de resistencia al poder eclesiástico colonial.

De momento no hemos identificado suficientes ejemplares como para que estemos seguros que cumplían esas funciones específicas, pero la inteligencia artificial -y en concreto el aprendizaje automático- puede formar algunas de esas agrupaciones preliminares que después podemos chequear manualmente.

Es uno de los enfoques más emocionantes y prometedores del futuro.

¿Qué nos dicen los quipus sobre el Perú de hoy?

Estamos ante una de las tecnologías más sofisticadas y complejas de la historia de la humanidad que tuvo su momento álgido en los Andes.

Nos dice que Perú o el mundo andino es un lugar de «genuinidad histórica» y de una complejidad tan profunda que con toda la tecnología que contamos no hemos logrado completar el desciframiento.

Es emocionante y estamos en deuda con todos los investigadores que nos han precedido en este desafío.

Imagen de portada: Gentileza de BBCMundo

FUENTE RESPONSABLE: BBC HayFestivalArequipa@BBCMundo por Carol Olona.

Perú/Sociedad/América Latina/Cultura/Pueblos indígenas del Perú/ Arqueología/Tecnología/Latinos en EE.UU.

 

Arqueólogos descubren una rara habitación en la antigua Pompeya.

La habitación «nos ofrece una rara visión de la realidad cotidiana de los esclavos», indicaron las autoridades de la ciudad antigua, que quedó sepultada bajo cenizas cuando el Vesubio entró en erupción en el año 79 d.C.

Un equipo de arqueólogos descubrió en Pompeya los restos de una «habitación de esclavos», un hallazgo excepcionalmente peculiar en una villa romana destruida por la erupción del Vesubio hace casi 2.000 años, anunciaron las autoridades.

En el cuarto de 16 metros cuadrados se encontraron tres camas, una vasija de cerámica y un cofre de madera. Fue descubierto durante una excavación en la villa de Civita Giuliana, a pocos cientos de metros del resto de la ciudad antigua.

«La habitación nos ofrece una rara visión de la realidad cotidiana de los esclavos, gracias al excepcional estado de conservación de la misma», dijo el parque arqueológico de Pompeya.

A principios de este año, los arqueólogos también descubrieron una carroza romana ornamentada y casi intacta. Los expertos creen que la habitación descubierta albergaba a los esclavos encargados de mantener y preparar la carroza.

El ministro de Cultura de Italia, Dario Franceschini, dijo que el hallazgo es «un descubrimiento importante que enriquece el conocimiento de la vida cotidiana de los antiguos pompeyanos, en particular el nivel de la sociedad, que es aún poco conocido».

En el cuarto se encontraron tres camas, una vasija de cerámica y un cofre de madera

Pompeya quedó sepultada bajo cenizas cuando el Vesubio entró en erupción en el año 79 d.C. y los que no consiguieron abandonar la ciudad a tiempo murieron. 

La villa de Civita Giuliana se considera uno de los hallazgos recientes más importantes de Pompeya. Fue descubierta después de que la policía encontrara túneles cavados por presuntos saqueadores en 2017.

Imagen de portada: Gentileza de REUTERS

FUENTE RESPONSABLE: Made for Minds 6 nov/21

Arqueología/Pompeya/Hallazgo/Civita Giuliana/Habitación de esclavos

 

La verdadera razón por la que los humanos somos la especie dominante. Parte 2/2

En épocas medievales, sólo los reyes y nobles gozaban del estilo de vida abundante del que cada vez más de nosotros tiene hoy día.

Los que trabajaban largas horas en los campos naturalmente querían almacenar sus granos. Y luego estaban los que tenían las armas de metal que se llevan su tajada de esos graneros a manera de impuestos.

De hecho, durante miles de años, el estándar de vida de la gran mayoría de la gente en la Tierra no mejoró significativamente, a pesar de la abundancia producida por la agricultura.

«Las sociedades cazadoras recolectoras fueron las sociedades afluentes originales», dice Claire Walton, arqueóloga residente de la Antigua Granja Buster, un museo arqueológico al aire libre en Hampshire, Inglaterra. 

«Gastaban unas 20 horas a la semana en lo que se podría llamar puro trabajo».

En comparación, un granjero romano o sajón de la Edad de Hierro, Neolítica, tendría que gastar el doble de eso, opina.

Sólo los reyes y los nobles vivían ese estilo de comodidad del que cada vez más de nosotros gozamos hoy en día.

Se necesitaría un cambio contundente en el uso de energía para lograr eso, un cambio impulsado por combustibles fósiles.

Llegado el siglo XVIII, nuestras sociedades cada vez más pobladas empezaron a estrellarse contra los límites de la energía que los rayos de sol podían producir a diario.

El cohete, la locomotora diseñada y construida por George and Robert Stephenson

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

El cohete, como se llamó la locomotora diseñada y construida por George and Robert Stephenson.

La catástrofe malthusiana se cernía sobre nosotros. ¿Cómo podríamos cultivar comida lo suficientemente rápido para alimentar todas esas bocas o, en efecto, tener suficiente madera para construir nuestras casas y barcos, y producir el carboncillo para fundir todas nuestras herramientas de metal?

Así que empezamos a recurrir en cambio a una piedra negra que podríamos excavar y quemar en cantidades casi ilimitadas.

El carbón contiene la energía solar atrapada durante millones de años de los bosques fosilizados.

En el siglo XX, esa materia negra sería reemplazada por unos yacimientos geológicos aún más ricos en energía fotosintética: petróleo y gas natural.

Y con estos, todo tipo de actividades nuevas fueron posibles.

Los combustibles fósiles no sólo eran abundantes. También proporcionaban mayores fuentes de energía, liberándonos de nuestra dependencia de los animales.

Primero llegaron los motores de vapor, que convertían el calor del carbón en movimiento. Luego el motor de combustión interna. Después, la turbina de propulsión.

El cohete Saturno V: una máquina industrial extrema con millones de caballos de fuerza.

«Un caballo sólo te puede dar un caballo de fuerza», explica Paul Warde, un historiador ambiental de la Universidad de Cambridge.

«Ahora contamos con máquinas industriales que pueden darnos decenas de miles de caballos de fuerza y en su mayor expresión el cohete Saturno V: 160 millones de caballos de fuerza que puede lanzarte afuera de la superficie de la Tierra».

Los combustibles fósiles impulsan mucho más que nuestros vehículos.

Aproximadamente El 5% del suministro de gas natural mundial se usa para crear fertilizantes basados en amoníaco, por ejemplo, sin los cuales la mitad de la población mundial sufriría hambruna.

Convertir el hierro en acero consume 13% de la producción global de carbón.

Más o menos 8% de las emisiones de CO2 del mundo se generan del concreto.

Pero la quema de combustibles fósiles ha tenido un efecto increíble en nuestro estándar de vida.

Desde la Revolución Industrial nos hemos vuelto más altos, más saludables, nuestra expectativa de vida ha aumentado enormemente y, en el mundo desarrollado, estamos en promedio entre 30 y 40 veces mejor que antes.

Paneles de energía solar en Turquía

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

La humanidad podría regresar a depender del Sol para suplir nuestras necesidades energéticas.

Y todo eso es gracias a la revolución energética impulsada por combustibles fósiles, argumenta Vaclav Smil, de la Universidad de Manitoba, Canadá, un destacado experto en el papel de la energía en nuestras sociedades.

«Sin los combustibles fósiles, no hay transporte masivo rápido, no hay vuelos, no hay excedente de producción de alimentos para el consumidor, no hay teléfonos celulares hechos en China, transportados a Southampton en un buque gigante con 20.000 contenedores. Todo eso se debe a los combustibles fósiles», afirma.

Vivimos en una sociedad de combustibles fósiles, asegura Smil.

Pero, mientras nos han distanciado cada vez más del yugo agrario, y creado nuestra economía global y altos estándares de vida, el catastrófico cambio climático que están creando ahora amenaza con descarrilar esa sociedad.

Así como hace dos siglos alcanzamos los límites de lo que podía lograr la agricultura, ahora el calentamiento global nos está imponiendo un límite a lo que el carbón, el petróleo y el gas pueden hacer con seguridad.

Ha creado el mayor reto jamás enfrentado por la sociedad humana -el tener que regresar a depender de la entrada diaria de energía del Sol para suplir nuestras enormes demandas de energía de una población de 8.000 millones de personas que sigue creciendo.

Justin Rowlatt es productor de «A Pyrotechnic History of Humanity» (Una historia pirotécnica de la humanidad) que se transmitió por Radio 4 de la BBC.

Imagen de portada: Gentileza de GETTY IMAGES

FUENTE RESPONSABLE: BBC News Por Justin Rowlatt & Laurence Knight – Marzo 2021

Economía/Sociedad y cultura/Seguridad Alimenticia/Historia/Evolución/Antropología/Cambio Climático/Arqueología/Industria petrolera/Biología/Agricultura/Ciencia/Energía.

La verdadera razón por la que los humanos somos la especie dominante. Parte 1/2

La excepcional relación de la humanidad con la energía empezó hace cientos de miles de años, con el descubrimiento del fuego.

Desde los primeros humanos que frotaron dos palos para hacer fuego, hasta los combustibles fósiles que impulsaron la revolución industrial, la energía ha jugado un papel central en nuestro desarrollo como especie. Pero la manera en que la consumen nuestras sociedades también ha creado el mayor reto para la humanidad. Uno que requerirá todo nuestro ingenio para resolver.

La energía es la clave del dominio mundial de la humanidad.

No solo se trata del combustible que impulsa los aviones y nos permite atravesar continentes enteros en pocas horas, o las bombas que construimos que pueden aplastar ciudades enteras, sino las enormes cantidades de energía que consumimos todos los días.

Considera esto: un ser humano en reposo requiere la misma cantidad de energía que una bombilla incandescente tradicional para sostener su metabolismo -unos 90 vatios (julios por segundo)-.

Pero lo que un humano promedio en un país desarrollado usa se acerca a 100 veces esa cantidad, si se suma la energía necesaria para movernos, construir y calentar nuestras casas, cultivar nuestro alimento y todas las otras cosas a las que se dedica nuestra especie.

El estadounidense promedio, por ejemplo, consume unos 10.000 vatios.

Esa diferencia explica mucho sobre nosotros, nuestra biología, nuestra civilización y el increíblemente próspero estilo de vida que llevamos, comparado, naturalmente, con los otros animales.

Cráneos de antiguos homínidos

FUENTE DE LA IMAGEN – SCIENCE PHOTO LIBRARY

Los cerebros de los humanos modernos (el de arriba y el de abajo a la derecha) son más grandes que los de nuestros antiguos antepasados. 

¿Influyó el control del fuego en el crecimiento del cerebro?

Porque, virtualmente contrario a todas los demás seres de la Tierra, nosotros los humanos hacemos mucho más con la energía que impulsa nuestro metabolismo.

Somos criaturas de fuego.

La excepcional relación de la humanidad con la energía empezó hace cientos de miles de años, con el descubrimiento del fuego.

El fuego hizo mucho más que mantenernos calientes, protegernos de nuestros depredadores y darnos una nueva herramienta para la caza.

Una serie de antropólogos cree que el fuego realmente modificó nuestra biología.

«Cualquier cosa que permite a un organismo adquirir energía de forma más eficiente va a tener efectos enormes en la trayectoria evolutiva de ese organismo», explica la profesora Rachel Carmody de la Universidad de Harvard, en Cambridge, Massachusetts.

Ella cree que el desarrollo clave fue la cocina. La cocina transforma la energía disponible de la comida, arguye.

Los carbohidratos, proteínas y lípidos que aportan nutrientes a nuestros cuerpos se desenvuelven y son liberados cuando se calientan.

Eso facilita que nuestras enzimas digestivas trabajen más eficientemente, extrayendo más calorías más rápidamente que si consumiéramos la comida cruda.

Interprétalo como una manera de «predigestión» de la comida.

Un bombillo incandescente

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

Un ser humano en reposo requiere la misma cantidad de energía que una bombilla incandescente para sostener su metabolismo.

La profesora Carmody y sus colegas creen que esa energía adicional garantiza la evolución de nuestros pequeños intestinos gruesos y relativamente grandes cerebros -hambrientos de energía- que nos distinguen de nuestros más cercanos parientes primates.

Y, a medida que nuestros cerebros fueron creciendo, se creó un círculo de retroalimentación positiva.

Cuando se añaden neuronas al cerebro mamífero, la inteligencia aumenta exponencialmente, indica Suzana Herculano-Houzel, neurocientífica basada en la Universidad de Vanderbilt, en Nashville, Tennessee.

Con cerebros más inteligentes, nos volvimos mejores para la caza y el forrajeo.

También encontramos mejores maneras de tener acceso a las calorías en la comida -al machacarla con una roca, molerla en harina, o simplemente dejar que se pudra- y, por supuesto, asarla sobre el fuego.

Al hacerlo, aumentamos aún más el suministro de energía para nuestros cuerpos.

Esto nos permitió evolucionar cerebros más inteligentes y el resultado de este círculo virtuoso impulsó nuestros cerebros al primer puesto de la clase.

Una pintura rupestre en España que se interpreta como una persona escalando un peñasco con cuerdas para recolectar miel de una colmena de abejas. Es posible que esté usando el humo de una tea para ahuyentar las abejas.

A lo largo de cientos de miles de años, el clima cambió constantemente, con capas de hielo que se extendían y luego se retiraban por todo el hemisferio norte.

La última Edad de Hielo terminó hace unos 12.000 años. Las temperaturas globales subieron rápidamente y luego se estabilizaron, y la humanidad se embarcó en su siguiente transformación energética.

Fue una revolución que vería al mundo alcanzar niveles sin precedentes de cambio tecnológico.

«En 2.000 años, por todo el mundo, en China, en Oriente Próximo, en Sudamérica, en Mesoamérica, hubo pueblos domesticando cultivos», dice el doctor Robert Bettinger, de la Universidad de California, Davis.

La plantación de cultivos fue prácticamente imposible durante la Edad de Hielo, opina, pero el nuevo clima cálido, junto con un gran aumento de dióxido de carbono (CO2), fue muy propicio para la vida vegetal.

El mono que cocinaba se convirtió también en un mono que cultivaba.

Mural de un cultivador en la tumba de Sennedjem, un artesano que vivió en antiguo Egipto

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

Mural de un cultivador en la tumba de Sennedjem, un artesano que vivió en el antiguo Egipto.

Se requirió una gran inversión de energía humana en la forma de trabajo arduo y duro. A cambio, nuestros antepasados cosecharon un suministro de comida más abundante y fiable.

Piensa un instante sobre lo que hay que hacer para cultivar.

Los campos actúan como una especie de panel solar, pero en lugar de producir electricidad, convierten los rayos del sol en paquetes de energía química digerible.

Principalmente estaban los cultivos de cereales -granos domesticados como el trigo, el maíz y el arroz- que actuaban como una especie de moneda [o bien] de energía almacenada.

Ese bien se puede guardar en un silo para consumirlo cuando venga bien en los meses de invierno. O se puede llevar hasta el mercado para intercambiar por otros. O reinvertirlo plantando la siguiente cosecha.

O para engordar animales, que pueden convertir esa energía en carne, lácteos o fuerza de tiro.

Mohenjo Daro en Pakistán

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

Después de la llegada de la agricultura, los humanos empezaron a experimentar con la convivencia en grandes y complejos asentamientos, como Mohenjo Daro en Pakistán.

Con el paso de los siglos, los animales y plantas domesticados en diferentes sitios del mundo se fusionarán en una especie de paquete agrícola, señala Melinda Zeder, una arqueóloga que estudia el desarrollo de la labranza pastoral en el Instituto Smithsonian.

Los cultivos alimentaron a los animales. Los animales trabajaron la tierra. Su estiércol alimentó a los cultivos. Y, dice la doctora Zeder, como paquete, aportaron una fuente de comida mucho más fiable y abundante.

Más comida significó más población, que podía expandirse a nuevos territorios y desarrollar nuevas tecnologías que producían aún más comida.

Fue otro ciclo virtuoso, pero esta vez impulsado por la energía solar captada a través de la agricultura.

El excedente de energía creado significó que podíamos sostener poblaciones más grandes y, lo que es más, no todos tenían que dedicarse al cultivo.

Las personas podían especializarse en la fabricación de herramientas, de casas, fundiendo metales o, si vamos al caso, diciéndole a otros qué era lo que debían hacer.

La civilización iba en desarrollo y con ella también hubo cambios fundamentales en las relaciones entre personas.

Las comunidades cazadoras recolectoras tienden a compartir sus recursos equitativamente. En comunidades agrícolas, en contraste, se pueden desarrollar profundas desigualdades.

Imagen de portada: Gentileza de GETTY IMAGES

FUENTE RESPONSABLE: BBC News Por Justin Rowlatt & Laurence Knight – Marzo 2021

Economía/Sociedad y cultura/Seguridad Alimenticia/Historia/Evolución/Antropología/Cambio Climático/Arqueología/Industria petrolera/Biología/Agricultura/Ciencia/Energía.

Star carr, una joya del mesolítico en inglaterra.

Si deseas profundizar sobre este artículo, cliquea por favor en el link señalado en “negrita”. Muchas gracias.

Considerado tal vez el yacimiento mesolítico más importante y con mayor riqueza arqueológica de Gran Bretaña, Star Carr sigue escondiendo numerosos secretos que los arqueólogos se afanan en revelar antes de que la desecación de la turba y unos niveles de acidez sin precedentes dañen este insólito lugar de manera irremediable.

El condado de Yorkshire, en Inglaterra, ha sido durante milenios el guardián de uno de los yacimientos mesolíticos (con este nombre se conoce al período de transición entre el Paleolítico y el Neolítico, que abarca desde 10.000 hasta 5.000 a.C.) mejor conservados del mundo: Star Carr. Datado hacia 9.000 a.C., solo unos pocos siglos después del final de la última Edad del Hielo, Star Carr se ha hecho mundialmente famoso por el hallazgo de todo tipo de objetos perfectamente conservados, como unos singulares tocados hechos con cráneos y astas de ciervo rojo. Junto a esos tocados también se han hallado puntas de arpones y la que se ha definido como la «casa más antigua de Gran Bretaña», una estructura que presenta claras evidencias de trabajo de carpintería.

LOS PRIMEROS HALLAZGOS

El mérito de este sensacional hallazgo lo debemos a un arqueólogo aficionado local de la Sociedad Arqueológica de Scarborough llamado John Moore, quien, en 1948, tras realizar varias perforaciones en la turba (un material orgánico muy característico de las zonas pantanosas del norte de Europa) del lago Flixton, encontró diez antiguos asentamientos, entre ellos Star Carr. Tras una primera excavación en el yacimiento, Moore exhumó restos de pedernal, hueso y astas de cérvidos. Los hallazgos despertaron el interés de los botánicos Harry Godwin y Roy Clapham, que buscaban un lugar adecuado para llevar a cabo sus estudios sobre el polen antiguo y la vegetación del Paleolítico tardío y del Mesolítico temprano. Por su parte, el propio Godwin se puso en contacto con un colega de la Universidad de Cambridge llamado Grahame Clark, que estaba interesado en estudiar un yacimiento mesolítico que contuviera restos orgánicos en buen estado de conservación.

El mérito del hallazgo lo debemos a John Moore, un arqueólogo aficionado local de la Sociedad Arqueológica de Scarborough, quien, en 1948, tras hacer varias perforaciones en la turba del lago Flixton, halló diez asentamientos, entre ellos Star Carr.

El equipo arqueológico de Star Carr durante los trabajos de excavación. Foto: Star Carr Archeology Project

Pero a pesar de sus exhaustivos informes sobre las excavaciones realizadas en Star Carr, el descubrimiento de un lago extinto, (el Flixton), el mapeo de sus costas e islas y la publicación de los resultados de sus investigaciones en la revista de Scarborough and District Archaeological Society, el nombre de John Moore es prácticamente desconocido en el ámbito arqueológico. No así el de Grahame Clark. Clark se ganó su excelente reputación como arqueólogo gracias a las excavaciones que hizo en Star Carr entre los años 1949 y 1951, y también gracias al apoyo que recibió del Comité de Investigación Fenland, un organismo multidisciplinar que reunía a arqueólogos, geólogos, botánicos y zoólogos cuyo objetivo era lograr una mejor comprensión de los antiguos ecosistemas.

UN CEMENTERIO DE HUESOS

Las excavaciones de Clark se centraron en un única zanja en la zona del extremo occidental del lago Flixton, en la que Moore ya había encontrado un hueso intacto y que los colonos vikingos habían bautizado en su momento como «Estrella kjær» (Star Carr). Bajo la turba, los arqueólogos descubrieron grandes capas de matorral y una plataforma de factura humana. En su interior, el equipo de investigadores encontró una gran variedad de restos de fauna local como ciervos, corzos, jabalíes, alces, uros (un bóvido salvaje de gran tamaño), pájaros, castores, martas de pino, erizos, liebres y tejones, así como lo que parecían los restos de un lobo (aunque más tarde se dijo que posiblemente se trataba de un perro domesticado).

Las excavaciones de Clark se centraron en un única zanja en la zona del extremo occidental del lago Flixton en la que Moore ya había encontrado un hueso intacto y que los colonos vikingos habían bautizado como Estrella kjær (Star Carr).

Impresionante conjunto de huesos de animales descubiertos durante los trabajos de excavación en Star Carr. Foto: Star Carr Archeology Project

De hecho, la enorme cantidad de huesos y astas de animales que se hallaron en Star Carr representa el 97% de todo el material de este tipo localizado en Reino Unido hasta el momento. Veintiún tocados de asta de ciervo recuperados llamaron poderosamente la atención de los investigadores sobre todo por la perfección con la que fueron trabajados, lo que llevó a Clark a pensar que estos elementos pudieron haber sido empleados por los cazadores del lugar para acercarse a sus presas, o tal vez por los chamanes en sus danzas rituales. En campañas posteriores, Clark y su equipo exhumaron asimismo una gran cantidad de de artefactos de pedernal como raspadores, que probablemente se usaron para limpiar y preparar pieles de animales, hachas para trabajar la madera y microlitos (pequeños fragmentos de pedernal) que sirvieron como puntas de flechas.

UN ASENTAMIENTO ENORME

Muy pronto Star Carr saltó a la fama gracias a los sorprendentes hallazgos de Clark. Pero no sería hasta la década de 1980 cuando se llevaron a cabo allí investigaciones más exhaustivas de índole paleoambiental y se excavó una nueva zanja de unos treinta metros de superficie. Entre los años 1975 y 1985, el arqueólogo y fundador de Vale of Pickering Research Trust, Tim Schadla-Hall, dirigió un proyecto de muestreo sistemático que abarcó unos dos kilómetros en pozos excavados alrededor de lo que había sido el lago Flixton, e inició una campaña de excavaciones antes de que se llevase a término la construcción de una planta de procesamiento en la zona de Seamer Carr. Los trabajos revelaron asimismo un hecho preocupante: los depósitos de turba de la costa se estaban secando debido a la acidez del agua subterránea, lo que ponía en peligro la conservación de los depósitos orgánicos del lago Flixton.

Entre los años 1975 y 1985, el arqueólogo Tim Schadla-Hall dirigió un proyecto de muestreo sistemático que abarca unos dos kilómetros en pozos alrededor de lo que habría sido el lago Flixton.

Microlitos mesolíticos del yacimiento de Star Carr, Yorkshire, Inglaterra, que pueden verse en el Museo Británico de Londres. Foto: Cordon Press

El equipo arqueológico de Star Carr excava en la turba. Foto: Star Carr Archeology Project

En esa tesitura, los arqueólogos Nicky Milner y Barry Taylor, de la Universidad de York, y Chantal Conneller, de la Universidad de Manchester, solicitaron una subvención de investigación de los fondos europeos para reemprender los trabajos en Star Carr. Los investigadores argumentaron que la amenaza que se cernía sobre el yacimiento hacía necesaria su inmediata excavación. Así, entre los años 2004 y 2010, se llevaron a cabo nuevas tareas de excavación en las trincheras originales excavadas por Clark con el objetivo de estudiar el alcance de la degradación sufrida en el lugar desde 1950. Posteriormente, la excavación alcanzaría una escala mucho mayor, en una zona que abarcaba la tierra seca justo por encima de la orilla del lago, un área que hasta entonces no se había excavado. Los resultados mostraron a los arqueólogos que en realidad se había subestimado la cantidad de industria lítica de pedernal producida en Star Carr, que resultó ser enorme, y los investigadores también se encontraron con otra inesperada sorpresa: una casa construida con madera.

STAR CARR, ¿UN LUGAR MÁGICO?

Las excavaciones en Star Carr también han puesto de manifiesto que allí se llevaron a cabo actividades muy variadas. El desgaste de las piezas de pedernal encontradas en el yacimiento demuestra que se estas se habían utilizado para cortar las cañas y las plantas de los humedales usados para techar las viviendas. También se localizaron restos de cestería y de alimentos. 

En el asentamiento se producían también puntas de asta que fueron empleadas como arpones para la pesca y también herramientas de pedernal en forma de puntas de lanzas, flechas o jabalinas para la caza de castores, ciervos o alces, lo que implicaría asimismo la fabricación de mangos de madera. Entre los hallazgos también había alfileres para sujetar la ropa, azadones para cavar, cuñas para partir madera, un remo y herramientas para raspar las pieles que se usaban para hacer ropa, zapatos o refugios parecidos a las actuales tiendas de campaña. 

Las evidencias óseas halladas ponen de manifiesto la gran variedad de especies animales que se consumían en Star Carr, desde grandes mamíferos, como el oso pardo o el ciervo rojo, a aves y animales más pequeños, como el tejón, la liebre y el castor.

El desgaste de las piezas de pedernal encontradas demuestra que se habían utilizado para cortar las cañas y las plantas de los humedales que se usaron para techar las viviendas.

Panorámica de las excavaciones arqueológicas en Starr Carr. Foto: Star Carr Archeology Project

Los arqueólogos realizan mediciones sobre el terreno. Foto: Star Carr Archeology Project

El actual equipo de arqueólogos no cree, sin embargo, que Star Carr fuera una comunidad sedentaria. Nicky Milner piensa que el yacimiento fue ocupado por diversos grupos humanos durante las distintas estaciones del año y en diferentes períodos de tiempo. Milner afirma que había grupos ocupados de traer el pedernal y otros que ejercitaban sus habilidades con la madera para construir casas o botes. Milner también cree que es posible que Star Carr fuera ocupado con más frecuencia que otros asentamientos y durante un período de tiempo más prolongado tal vez por su significado mágico, un hecho que podrían indicar los tocados de astas de ciervo que allí se han localizado. En definitiva, Star Carr es un yacimiento importante porque nos acerca a la mentalidad de las personas que vivieron allí hace diez mil años y a lo que pudo significar aquel lugar para ellas. Tal vez sintieron un apego emocional y espiritual por el emplazamiento y no un simple deseo de explotar sus recursos y sobrevivir. Quizás eran más parecidos a nosotros de lo que nos podemos imaginar…

Imagen de portada: Gentileza de  Star Carr Archeology Project.

FUENTE RESPONSABLE: NATIONAL GEOGRAPHIC Por N. Sadurni

Starr Carr/Joya del Mesolítico en Inglaterra/Investigación/Arqueología /Cultura/Sociedad

Arqueólogos en Irak encuentran una fábrica de vinos de tamaño industrial y bajorrelieves en piedra de 2.700 años de antigüedad.

«Encontramos 14 prensas de vino utilizadas para exprimir las uvas y extraer su líquido», comentó el codirector del equipo de investigadores, tras destacar que el hallazgo era único en su tipo en el país árabe.

Si deseas profundizar sobre este artículo, cliquea por favor en el link. Muchas gracias.

Arqueólogos en Irak revelaron el domingo pasado el descubrimiento de una fábrica de vino a gran escala, además de un conjunto de bajorrelieves tallados en piedra.

Los restos fueron encontrados por investigadores italianos y de la Dirección de Antigüedades en Dohuk, en el Kurdistán iraquí, en dos enclaves de la época del rey Sargón II, en el norte del país árabe.

«Encontramos 14 prensas de vino utilizadas para exprimir las uvas y extraer su líquido para luego transformarlo en vino», explicó Daniele Morandi Bonacossi, codirector del equipo de arqueólogos, quien declaró que un taller de vino de tamaño industrial era un descubrimiento único en su tipo en Irak.

Los bajorrelieves de piedra fueron encontrados en las paredes de un canal de irrigación de nueve kilómetros de largo, en el sitio arqueológico de Faida y pertenecen a la época de los reyes asirios, hace 2.700 años. Se trata de 12 paneles de piedra que miden cinco metros de ancho y dos de alto, y muestran las figuras de dioses, reyes y animales sagrados.

El arqueólogo italiano explicó que «las escenas representan al rey asirio rezando frente a los dioses asirios» y resaltó que se puede ver a las siete deidades principales, entre ellas Ishtar, la diosa del amor y la guerra, quien aparece encima de un león.

Irak representa la cuna de las civilizaciones de Sumeria, Acadia, Babilonia y Asiria, quienes conforman la base de los primeros tipos de escritura y las primeras sociedades sedentarias, de ahí la importancia de cada nuevo descubrimiento en su territorio

Imagen de portada: Gentileza de University of Udine

FUENTE RESPONSABLE: RT en vivo

Irak/Investigación/Arqueología/Hallazgos

Descubren en una montaña un cementerio de 1800 años repleto de tesoros y obras de arte.

Arqueólogos turcos desenterraron una enorme necrópolis excavada en la ladera de una montaña en la antigua ciudad de Blaundus.

Los expertos encontraron las tumbas en la antigua ciudad de Blaundus, situada a unos 180 kilómetros al este del Mar Egeo en la actual Turquía, que fue fundada en la época de Alejandro Magno y que existió durante los períodos romano y bizantino.

Si deseas profundizar sobre este interesante tema, cliquea por favor en lo escrito en “negrita”. Muchas gracias.

Proyecto de Excavación Arqueológica Blaundus

Un equipo de arqueólogos halló 400 tumbas perforadas en la roca que datan de hace 1800 años y forman parte de una de las mayores necrópolis del mundo excavadas en piedra.

Los expertos encontraron las tumbas en la antigua ciudad de Blaundus, situada a unos 180 kilómetros al este del Mar Egeo en la actual Turquía, que fue fundada en la época de Alejandro Magno y que existió durante los períodos romano y bizantino.

Birol Can, arqueólogo de la Universidad de Uşak de Turquía y director del proyecto de excavación de Blaundus, aseguró que las tumbas estaban repletas de sarcófagos, muchos de los cuales contenían los cuerpos de varios difuntos, una pista de que las familias utilizaron estas sepulturas para enterrar a sus muertos a lo largo de muchas generaciones.

Un equipo de arqueólogos halló 400 tumbas perforadas en la roca que datan de hace 1800 años y forman parte de una de las mayores necrópolis del mundo excavadas en piedra

Un equipo de arqueólogos halló 400 tumbas perforadas en la roca que datan de hace 1800 años y forman parte de una de las mayores necrópolis del mundo excavadas en piedra.

Proyecto de Excavación Arqueológica Blaundus

“Creemos que las cámaras de las tumbas excavadas en la roca de Blaundus, en las que hay muchos sarcófagos, se utilizaban como tumbas familiares, y que las tumbas se volvían a abrir por cada miembro de la familia fallecido, y se celebraba una ceremonia de entierro y se volvía a cerrar”, manifestó Can, citado por el sitio de noticias Live Science.

“La ciudad de Blaundus se asienta en una colina rodeada por un valle, que en realidad es un ramal de los vastos cañones de Uşak, uno de los sistemas de cañones más largos del mundo”, detalló Can.

Según el experto, los habitantes de Blaundus construyeron la necrópolis en las laderas del cañón. “Debido a la naturaleza rocosa de las laderas que rodean la ciudad, la técnica de enterramiento preferida eran las tumbas en forma de cámara excavadas en la roca sólida”, dijo.

Aunque los arqueólogos conocían el cementerio desde hace más de 150 años, nunca habían realizado una excavación en Blaundus. Por esta razón, el equipo liderado por Can comenzó el proyecto de exploración en 2018, con el objetivo de documentar las ruinas y preparar los planes de conservación.

La técnica de las pinturas murales que cubren las paredes, bóvedas y techos de las tumbas, y el estilo de las escenas de naturaleza y figurativas representadas en ellas muestran características romanas

La técnica de las pinturas murales que cubren las paredes, bóvedas y techos de las tumbas, y el estilo de las escenas de naturaleza y figurativas representadas en ellas muestran características romanas.

Hasta el momento, Can y su equipo han identificado dos templos, un teatro, un baño público, un gimnasio, una basílica, distintos tramos de murallas, una puerta, acueductos, un santuario dedicado a un antiguo héroe griego o romano conocido como ‘heroon’, y las tumbas de cámara excavadas en la roca. “Aparte de todo esto, sabemos que hay muchas estructuras religiosas, públicas y civiles que siguen bajo el subsuelo”, reveló Can.

Al desenterrar una de las tumbas de cámara excavadas en la roca, en 2018, los arqueólogos encontraron huesos humanos que databan de los siglos II a III d.C. Por esta razón, decidieron centrarse en el cementerio en 2021. “Como resultado del trabajo, que ha sido peligroso en múltiples ocasiones, se ha completado la documentación de aproximadamente 400 tumbas de cámara excavadas en la roca que se pueden observar desde la superficie”, indicó Can.

Sin embargo, la necrópolis era un punto muy buscado por los ladrones de tumbas, que las destruían mientras robaban diversas joyas preciosas y otros artefactos a lo largo de los siglos. A pesar de los daños, los arqueólogos pudieron encontrar muchos indicios de que los individuos fallecidos son de la época romana.

Por ejemplo, los investigadores hallaron fragmentos de cerámica y monedas que indican que los sepulcros datan de los siglos II a IV d.C., durante la época romana. “Además, la técnica de las pinturas murales que cubren las paredes, bóvedas y techos de las tumbas, y el estilo de las escenas de naturaleza y figurativas representadas en ellas muestran características romanas”, dijo Can.

Un equipo de arqueólogos halló 400 tumbas perforadas en la roca que datan de hace 1800 años y forman parte de una de las mayores necrópolis del mundo excavadas en piedra

Un equipo de arqueólogos halló 400 tumbas perforadas en la roca que datan de hace 1800 años y forman parte de una de las mayores necrópolis del mundo excavadas en piedra.

El equipo de arqueólogos turco encontró diferentes tipos de tumbas de cámara excavadas en la roca, incluyendo algunas de una sola habitación, así como estructuras complejas formadas por la disposición de varios aposentos uno tras otro”.

“Estos espacios no se crearon de una sola vez. Por las huellas en las paredes, se entiende que las tumbas fueron diseñadas originalmente como una sola habitación. Sin embargo, con el tiempo, cuando no había lugar para el enterramiento en este único habitáculo, la sala se amplió hacia el interior y se añadieron la segunda, la tercera y luego la cuarta”, manifestó Can.

El experto aseguró que algunas tumbas aún conservaban diversos objetos que probablemente estaban destinados a ayudar al difunto en la otra vida. Estos elementos funerarios incluían espejos, diademas, anillos, brazaletes, horquillas, instrumentos médicos, cinturones, vasos y lámparas de aceite, que explican diferentes detalles sobre las personas enterradas en las tumbas, como su sexo, ocupación, hábitos y fecha de muerte.

Pinturas hermosas

Los techos y las paredes de las cámaras funerarias estaban decorados con coloridas e intrincadas pinturas. Y aunque muchas se han deteriorado con el paso de los milenios, los murales de 24 de sepulcros todavía son visibles, pero están en mal estado. “Algunas de estas tumbas fueron utilizadas como refugios para animales por los pastores hace mucho tiempo”, dijo Can.

Los frescos estaban cubiertos por una capa de hollín densa y negra debido a los incendios que se producían en aquella época

1 de 3

“Los frescos estaban cubiertos por una capa de hollín densa y negra debido a los incendios que se producían en aquella época”, detalló el experto.

Sin embargo, el equipo de restauración y conservación pudo limpiar algunas de las pinturas, que revelaron las vibrantes escenas florales, geométricas y figurativas pintadas en las paredes. “Las vides, las flores de varios colores, las coronas, las guirnaldas y los paneles geométricos son los motivos más utilizados. Además de estos, se incluyen en los amplios paneles figuras mitológicas como Hermes (Mercurio), Eros (Cupido) y Medusa, además de animales como pájaros y perros“, anunció Can.

El investigador y su equipo todavía tienen cientos de tumbas más por excavar. “Todas las pinturas murales serán reveladas con las excavaciones que se harán en los próximos años en la necrópolis”, señaló.

Can detalló que también tiene previsto realizar estudios químicos y de ADN para averiguar la ascendencia de los difuntos, así como su sexo, edad y hábitos alimenticios. Mientras tanto, Blaundus está abierto a los turistas, y a medida que las excavaciones revelen más detalles únicos de la ciudad, el investigador espera proteger los nuevos hallazgos para poder compartirlos con el mundo.

Imagen de portada: Gentileza de La Nación

FUENTE RESPONSABLE: La Nación

El Mundo/Arqueología/Turquía