La atrayente psicodelia en las ilustraciones de SilllDA

Cuando dejamos a la mente jugar por libre, sin ataduras, creamos una serie de imágenes imposibles en las que lo inconcebible se torna realidad.

David Lynch tiene el poder de dar vida a universos en los que nada y todo está conectado y, al mismo tiempo, carece de sentido. Escenas, lugares y personajes parecen sacados de un sueño que nos parece más real que la propia vida misma y, en todos sus filmes, el cineasta logra imprimir un halo de sensualidad al que ningún espectador es capaz de resistirse.

Ese mismo aura de sensualidad intrínseco en lo más inverosímil que podamos imaginar se respira en cada una de las ilustraciones de SilllDA, una artista japonesa afincada en Corea del Sur de la que no tenemos más información. Tampoco nos hace falta.

silllda ilustracion psicodelia asiatica color psicotropico realismo magico sueno
silllda ilustracion psicodelia asiatica color psicotropico realismo magico sueno 19
silllda ilustracion psicodelia asiatica color psicotropico realismo magico sueno 1
silllda ilustracion psicodelia asiatica color psicotropico realismo magico sueno 18

En sus obras, SilllDA mezcla universos que resuenan a los mundos de Alicia en el país de las maravillas, llenos de colores vivos y donde nada tiene sentido pero todo funciona, como un helado cuyas bolas son cabezas bebés o un teléfono cuyos auriculares son dos bellos rostros de mujeres.

A esas incongruencias, más propias de un viaje psicodélico a base de estupefacientes que de un mal sueño, se le añade un fascinante toque de melancolía, desasosiego y nostalgia que podemos leer en los rostros de los protagonistas de las ilustraciones.

silllda ilustracion psicodelia asiatica color psicotropico realismo magico sueno 2
silllda ilustracion psicodelia asiatica color psicotropico realismo magico sueno 17
silllda ilustracion psicodelia asiatica color psicotropico realismo magico sueno 3
silllda ilustracion psicodelia asiatica color psicotropico realismo magico sueno 16

La psicodelia nos ayuda a expresar los pensamientos, miedos e inseguridades que tenemos cerrados con llave en nuestra psique. A través de este viaje, los pensamientos vuelan y se materializan en escenas inverosímiles que, aparentemente, carecen de sentido.

Con sus ilustraciones, SilllDA retrata el realismo mágico más asiático lleno de color y sensualidad. Un viaje que nos atrapa y en el que queremos embarcarnos.

silllda ilustracion psicodelia asiatica color psicotropico realismo magico sueno 4
silllda ilustracion psicodelia asiatica color psicotropico realismo magico sueno 15
silllda ilustracion psicodelia asiatica color psicotropico realismo magico sueno 5
silllda ilustracion psicodelia asiatica color psicotropico realismo magico sueno 14
silllda ilustracion psicodelia asiatica color psicotropico realismo magico sueno 6
silllda ilustracion psicodelia asiatica color psicotropico realismo magico sueno 13
silllda ilustracion psicodelia asiatica color psicotropico realismo magico sueno 7
silllda ilustracion psicodelia asiatica color psicotropico realismo magico sueno 12
silllda ilustracion psicodelia asiatica color psicotropico realismo magico sueno 9
silllda ilustracion psicodelia asiatica color psicotropico realismo magico sueno 11
silllda ilustracion psicodelia asiatica color psicotropico realismo magico sueno 10

Imagen de portada: Ilustración de SilllDA.

FUENTE RESPONSABLE: Cultura Inquieta. Por María Toro. 3  de noviembre 2022.

Sociedad y Cultura/Psicodelia/Ilustración/Asia/Nostalgia/Realismo mágico.

100 años de la caída del Imperio otomano: la superpotencia que sobrevivió 6 siglos y quiso ser universal (y las razones de su humillante desmoronamiento).

El 1 de noviembre de 1922, la Gran Asamblea Nacional Turca abolió el cargo de sultán dándole un último golpe al ya moribundo Imperio otomano, una de las mayores superpotencias que la humanidad ha conocido.

Aquel día culminaron aproximadamente 600 años de historia y nació la República de Turquía que conocemos actualmente.

La dinastía osmanlí -la familia gobernante del imperio desde su fundación en 1299 hasta su disolución- llegó a expandirse a lo largo de tres continentes, reinando en lo que ahora es Bulgaria, Egipto, Grecia, Hungría, Jordania, Líbano, Israel, los territorios palestinos, Macedonia, Rumania, Siria, partes de Arabia Saudita y la costa norte de África.

Muchos otros países como Albania, Albania, Chipre, Irak, Serbia, Qatar y Yemen también fueron parcial o totalmente otomanos.

Pero en muchas de esas naciones el legado imperial es tan controvertido que prefieren olvidarlo, mientras que otros, especialmente en Turquía, lo recuerda con nostalgia y como una época dorada que genera orgullo.

La dinastía osmanlí (o Casa de Osmán) comenzó con una oportunidad que Osmán I, quien era líder del imperio selyúcida, no dejó pasar. Tras percatarse de la debilidad de su imperio y el vecino Bizancio, Osmán decidió fundar en 1299 su emirato en Anatolia, el territorio que ahora se conoce como Turquía.

Así se convirtió en el fundador y el primer sultán de un Estado turco que comenzaría a expandirse poco después y llegaría a cubrir más de 5 millones de km2.

Los descendientes de Osmán, cuyo nombre a veces se escribe Ottman u Othman y de allí vendría el término «otomano», gobernaron la poderosa nación por seis siglos.

La caída de Constantinopla

Sin embargo, Olivier Bouquet, profesor de Historia Otomana y Medio Oriente de la Universidad Paris Diderot, destaca que en 1299 sólo se fundó un «Estado turco»; el Imperio comenzaría a tomar forma con la caída de Constantinopla en 1453.

Con una simbólica entrada a Constantinopla, montado en un caballo blanco, el sultán Mehmed II acabó con mil años del Imperio bizantino y comandó posteriormente el asesinato de gran parte de la población local, obligando al resto a exiliarse.

Mapa

Luego repobló la ciudad trayendo a personas de otras partes del territorio otomano.

Mehmed II también cambió el nombre de Constantinopla, que pasó a llamarse Estambul, la «ciudad del Islam», y se dedicó a reconstruirla.

De esa manera, la ciudad se convirtió no solo en la capital política y militar del imperio, sino también, por su posición en el cruce de Europa, África y Asia, en un importante centro comercial mundial.

La fuerza económica que tomaría el imperio se debió en gran medida a la política de Mehmed II de aumentar el número de comerciantes y artesanos en su Estado.

Alentó a muchos comerciantes a mudarse a Estambul y establecer negocios allí. Los gobernantes posteriores continuaron con esa política.

La receta del éxito

Aparte de que el poder máximo sólo se transfería a una persona, evitando rivalidades, Bouquet explica que el imperio tuvo éxito por varias otras razones, una de las principales era su carácter de Estado fiscal-militar.

El jefe turco Osmán (1258-1324), considerado el fundador del Imperio Otomano.

El jefe turco Osmán (1258-1324), considerado el fundador del Imperio otomano.

«Era un Estado en el que la extracción de recursos de la riqueza fiscal estaba ligada a la conquista militar, la cual tenía por objetivo adquirir nuevas riquezas y hacer que entraran más impuestos de manera centralizada», le dice a BBC Mundo.

Otro elemento impulsor del imperio, según el historiador, fue su fuerza militar.

Los ataques del ejército otomano eran rápidos y contaban con fuerzas especializadas, como el famoso cuerpo de élite de los jenízaros, quienes custodiaban al sultán, y los cipayos, una temida tropa de caballería de élite que en tiempos de paz se encargaba de recaudar impuestos.

La burocracia altamente centralizada del imperio que le permitía organizar la distribución de sus riquezas, el hecho que estaba inspirado y unido por el islam y que toda la sociedad tenía como referente al mismo gobernante también jugaron un papel importante.

«Era una sociedad multiconfesional y en teoría no había conversión forzada (al islam), pero de hecho la hubo. Hubo una política de islamización en ciertos territorios», asegura Bouquet.

Los otomanos también se destacaron por su pragmatismo: tomaron las mejores ideas de otras culturas y las hicieron suyas.

Solimán el Magnífico

Uno de los sultanes más conocidos del imperio, fue Solimán el Magnífico, quien reinó entre 1520 y 1566 e hizo que su Estado cubriera los Balcanes y Hungría, llegando a las puertas de la ciudad romana de Viena.

Solimán.

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES. Solimán el Magnífico.

Si bien en Occidente es recordado como «el Magnífico» y en Oriente como «el Legislador», Solimán tenía otros títulos tan exagerados como sorprendentes.

Estos incluyen «el diputado de Alá en la Tierra», «Señor de los Señores de este mundo», «Poseedor de los cuellos de los hombres» y «Refugio de todas las personas en todo el mundo», entre muchos otros que denotan su importancia.

Uno de sus nombres más polémicos era «Emperador de Oriente y Occidente», que es visto por historiadores como un desafío directo a la autoridad de Roma que, en ese entonces, era superada por la otomana.

Aunque el imperio alcanzaría su máxima extensión territorial más tarde, el periodo de Solimán el Magnífico es considerado en Occidente como una era de oro para los otomanos, en la que se llevaron a cabo gran número de campañas militares exitosas.

El imperio que quiso ser universal

El nombre de «Emperador de Oriente y Occidente» también pone en evidencia que el Imperio otomano se veía y se consideraba a sí mismo como el único, sin otro igual ni parecido.

«En los ojos de los sultanes otomanos, no había ningún otro emperador además del sultán otomano», explica el historiador Olivier Bouquet.

el sultán Mahmud II saliendo de la Mezquita Bayezid, Constantinopla, 1837

FUENTE DE LA IMAGEN – HERITAGE IMAGES. El sultán Mahmud II saliendo de la Mezquita Bayezid, Constantinopla, 1837.

Según dice, la idea de un imperio universal proviene de la herencia bizantina y del islam.

«Querían conquistar todos los territorios donde vivían hombres y mujeres», asegura. «Todos los países situados fuera de ‘los territorios del islam’ (Dar al-Islam) tenían vocación a ser conquistados».

Se trata de una razón que explica la larga duración del Imperio otomano: su armada no tenía límites en la conquista de territorios, la cual avanzó por siglos.

«Y el imperio comienza a debilitarse en el momento en que las conquistas se dificultan o se detienen», añade Bouquet.

El principio del fin

Un primer evento que debilitó la superpotencia en la que se había convertido el Estado otomano fue su derrota en la Batalla de Lepanto en 1571, en la que se enfrentó a la Liga Santa, una coalición militar integrada por Estados católicos y liderada por la Monarquía española y un grupo de territorios de lo que ahora es Italia.

Fue una de las batallas más sangrientas que la humanidad había visto desde la antigüedad y acabó con la expansión militar otomana en el Mediterráneo.

Batalla de Lepanto en 1571.

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES. La derrota en la Batalla de Lepanto en 1571 fue un golpe fulminante para el Imperio otomano.

Allí se terminaron las fortunas del imperio y comenzó un largo y progresivo declive en los siglos que siguieron.

Varios errores de cálculo sumados a la inestabilidad política y económica de Estambul a principios del siglo XX terminaron de desmoronar un imperio cuyo brillo ya estaba empañado.

El primero de ellos fue la Primera Guerra de los Balcanes (1912-1913), en la que se enfrentó a la Liga Balcánica (Bulgaria, Grecia, Montenegro y Serbia), que, apoyada por Rusia, buscaba expulsar a los otomanos de sus tierras.

Inferior militarmente, el Imperio otomano perdió la guerra y con ella todos sus territorios en Europa, a excepción de Constantinopla y sus alrededores.

Los historiadores recuerdan esta derrota como un episodio «humillante» para los otomanos y otro punto de inflexión.

El golpe final

Los territorios otomanos restantes atravesaban un mal momento económico, debido al desarrollo de otras rutas comerciales, una creciente rivalidad comercial con América y Asia y el aumento del desempleo.

También se enfrentaban a las ambiciones expansionistas de potencias europeas como Gran Bretaña y Francia.

Además, las tensiones entre diferentes grupos religiosos y étnicos habían aumentado. Los armenios, kurdos y griegos, entre otros pueblos, se sentían cada vez más oprimidos por los turcos.

Con todos esos problemas, Estambul se embarcó en una nueva guerra contra una poderosa alianza encabezada por Francia, el Imperio británico, Estados Unidos y Rusia.

La victoria de los aliados en Medio Oriente durante la Primera Guerra Mundial (1914-1918) fue uno de los detonantes de la desintegración del Imperio otomano, que ya tenía sus días contados.

Tras este evento se creó, como se había previsto, el mandato francés de Siria y mandatos británicos en Irak y Palestina, todos bajo supervisión de la Liga de Naciones (organismo que antecedió a la ONU.

Los otomanos ignoraban que en 1917, en plena guerra, Francia y Gran Bretaña ya habían pactado en secreto repartirse sus territorios con el tratado Sykes-Picot.

Medio Oriente en 1920.

Ese mismo año, también se firmó la Declaración Balfour, un documento en el que el gobierno británico le prometió al pueblo judío un «hogar» en la región de Palestina, que también era parte del imperio.

El naciente Estado: Turquía

Oficialmente, el imperio dejó de existir el 1 de noviembre de 1922, cuando se abolió el cargo de sultán y nació la República de Turquía.

Tras liderar una revolución republicana, Mustafa Kemal Atatürk, considerado como «el padre de la Turquía moderna», se convirtió en su primer presidente.

El último sultán del Imperio otomano, Mehmed VI, temía ser asesinado por los revolucionarios y tuvo que ser evacuado de Estambul por guardias británicos.

Terminó exiliado en la Italia de Benito Mussolini, en el balneario de San Remo, el mismo lugar donde se había pactado el reparto de su imperio.

Allí murió cuatro años después, tan pobre que las autoridades italianas confiscaron su ataúd hasta que se pagaran las deudas con los comerciantes locales.

Mustafa Kemal Atatürk.

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES. Mustafa Kemal Atatürk gobernó Turquía durante 15 años desde su creación.

Mientras tanto, la naciente república dejaba atrás sus aspiraciones imperiales y se basaba en el kemalismo, una ideología implementada por Atatürk, que defendía el republicanismo, populismo, nacionalismo, secularismo, estatismo y reformismo.

Muchos historiadores aseguran que el secularismo de la Turquía moderna es un «gran» legado del Imperio otomano.

Neo Otomanismo

Por otra parte, el califato otomano continuó brevemente como institución en Turquía, aunque con una autoridad muy reducida, hasta que también fue abolido el 3 de marzo de 1924.

Actualmente la visión de que la derrota de los otomanos en la Primera Guerra mundial acabó con su imperio es objetada por algunos que aseguran que su caída es culpa de Occidente.

«La idea de la responsabilidad occidental (en la caída del imperio) ha sido retomada desde hace varios años por el régimen de Ankara y el actual presidente de la República Turca (Recep Tayyip Erdogan)», afirma el historiador Olivier Bouquet.

Presidente turco Erdogan

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES. Recep Tayyip Erdogan

Y en los últimos años, el sentimiento de nostalgia que algunos sienten en Turquía por la era otomana ha impulsado el resurgimiento del llamado neo otomanismo.

Se trata de una ideología política islamista e imperialista que, en su sentido más amplio, aboga por honrar el pasado otomano de Turquía y aumentar la influencia turca en regiones que estuvieron bajo dominio otomano.

Por muchas décadas, los líderes de la Turquía moderna se esforzaron por distanciarse del legado imperial y del islam con la intención de proyectar una cara más «occidental» y «laica».

Pero desde su ascenso al poder, Erdogan no ha ocultado su nostalgia por el pasado otomano de su país y su herencia islámica.

Una evidencia de ello fue la controvertida reconversión en 2020 de Santa Sofía -que Atatürk había convertido en uno de los museos más icónicos de Estambul- en una mezquita.

De igual forma, Erdogan ha demostrado en varias ocasiones su admiración por Selim I, un sultán que lideró una de las mayores expansiones del Imperio otomano.

Tras ganar un referéndum constitucional en 2017, que amplió enormemente sus poderes, hizo su primera aparición pública junto a la tumba del ex sultán otomano.

Y, más recientemente, decidió ponerle su nombre a uno de los puentes construidos sobre el famoso Estrecho de Estambul, en el Bósforo.

«El Imperio otomano desapareció, pero hay un neo otomanismo que se ha desarrollado (…) hay muchas más referencias al Imperio Otomano hoy que las que había a finales del siglo XX», concluye Bouquet.

Imagen de portada: NURPHOTO. Simpatizantes del grupo antiturco Amanecer Dorado, que ahora ha sido prohibido en Grecia, en un mitin en Atenas conmemorando la conquista de Estambul por los otomanos, el 29 de mayo de 2017.

FUENTE RESPONSABLE: Norberto Paredes; BBC News Mundo. 30 de octubre 2022. 

Sociedad y Cultura/Historia/Imperio Otomano/Turquía/Asia/Actualidad.

 

 

Un baño de hace 2,700 años revela los parásitos intestinales de la élite en Jerusalén

En las heces humanas mineralizadas, fueron encontradas cuatro especies de huevos de parásitos intestinales.

En 2019, la construcción del paseo marítimo en el barrio de Armon Hanatziv, al sur de Jerusalén, reveló un complejo arquitectónico que se mantuvo oculto durante milenios: se trataba de una residencia palaciega, un sitio lleno de lujos levantado en el siglo VII a.C. que fue habitado por la élite de hace 2,700 años.

Entre las habitaciones que daban cuenta de decoraciones únicas en su tipo en el país, un equipo de arqueólogos de la Autoridad de Antigüedades de Israel dio con un hallazgo excepcional: los restos de una letrina antigua, un descubrimiento insólito, toda vez que más allá del sistema de letrinas públicas inventado por los romanos, los inodoros tal y como los conocemos en la actualidad no aparecieron hasta el siglo XVIII. 

Reconstrucción de la villa localizada en Armon Hanatziv. Ilustración: Yaniv Korman.

No sólo eso: tras recolectar muestras del sedimento situado exactamente debajo del inodoro prehistórico, un equipo de la Universidad de Tel-Aviv llevó quince muestras de heces fecales mineralizadas al laboratorio y después de examinarlas con un microscopio óptico, descubrió los restos de al menos cuatro tipos de huevos de parásitos intestinales en su interior.

La presencia de los huevos revela que incluso la élite de hace 2,700 años sufría de enfermedades parasitarias debido al desconocimiento sobre prácticas de higiene y las consecuencias de consumir agua o alimentos contaminados o bien, usar heces humanas para fertilizar los cultivos. Otras fuentes de infección que se mantienen hasta nuestros días son el consumo de carne mal cocida y no lavarse las manos.

Detalle de la letrina antigua. Foto: Ya’akov Billig

La arqueo parasitología es un campo de estudio aún sin explotar, gracias al cual es posible recrear las condiciones de vida, así como la alimentación y las enfermedades que aquejaban la salud humana hace miles de años.

A pesar de que el inodoro se encontraba dentro de la villa, los autores del estudio publicado en el Journal of Paleopathology aseguran que no se debía a una cuestión de higiene, sino que su construcción respondía a un símbolo de estatus y comodidad.

De ahí que los investigadores consideren que los antiguos habitantes de la residencia enfrentaban síntomas como dolor abdominal, náuseas y diarrea durante periodos prolongados. La inexistencia de medicamentos dificultaba la recuperación y las infecciones podían mantenerse durante el resto de sus vidas, con casos graves donde se presentaba desnutrición, daños en el sistema nervioso, ceguera y la muerte.

Imagen de portada: Gentileza de National Geographic en Español.

FUENTE RESPONSABLE: National Geographic en Español. Por Alejandro I. López. 26 de enero 2022.

Antigüedad/Asia/Parásitos.

¿Por qué estos mamíferos peludos cantan con ritmo humano?

Los damanes roqueros consiguen más parejas (y tienen crías más sanas) cuando pueden mantener un ritmo sólido, según un nuevo estudio.

Cuando sale el sol sobre el Mar Muerto, los damanes de El Cabo (o damanes roqueros) machos de Israel salen de sus oscuras madrigueras y comienzan a cantar.

Si deseas profundizar sobre esta entrada; por favor cliquea adonde se encuentre escrito en “azul”.

Para el oído humano, las notas suenan como un cruce entre el cacareo de una hiena y el chirrido de una tiza contra una pizarra. Pero para las hembras, cada estribillo es una poderosa balada que resuena en el desfiladero, y cuanto más mantengan el ritmo los machos, más probable será que las hembras caigan rendidas al cortejo.

Al combinar el análisis del espectrograma de los cantos de cortejo del damán de las rocas con los resultados de muchas temporadas de cría sucesivas, los científicos demostraron por primera vez que los machos que cantan con más frecuencia y mantienen mejor el ritmo también son los que engendran crías que sobreviven mejor. El hallazgo fue publicado la semana pasada en el Journal of Animal Ecology.

Las marcas de colores en las orejas y los collares permitieron a los científicos identificar a los animales a distancia y relacionar sus cantos con los resultados de las pruebas de paternidad.

«La explicación más sencilla es que ser consistente en términos de ritmo es atractivo, o al menos refleja calidad», explica el líder del estudio, Vlad Demartsev, un ecólogo del comportamiento que estaba en el Instituto Max Planck de Comportamiento Animal (Alemania) mientras se realizaba el trabajo. 

Al igual que las melodías humanas, las canciones de los damanes tienden a volverse más complejas a medida que avanzan, hasta llegar a un final culminante que parece diseñado para mantener al oyente al borde de su asiento o de la cornisa del rock.

«No es solo que produzcan la señal o que la repitan tantas veces como sea posible, es que realmente dan un buen espectáculo», enfatiza Demartsev.

Para qué cantan los damanes machos

Durante las dos últimas décadas, los científicos han estudiado a los damanes (Procaviidae) de las rocas, mamíferos del tamaño de un conejo cuyo pariente más cercano es el elefante, en la Reserva Natural de Ein Gedi, en Israel.

Cuando un macho se gana el derecho a vivir con un grupo de hasta 30 hembras, juveniles y cachorros, puede mantener esa codiciada posición hasta el final de sus días, a la avanzada edad de nueve años.

Sin embargo, en raras ocasiones, un macho residente puede ser derrocado y expulsado de su puesto por un macho no residente, llamado soltero. Esta puede ser una de las razones por las que los damanes macho cantan durante todo el año, y no solo en la época de apareamiento, que tiene su punto álgido entre julio y agosto.

Demartsev dice que es probable que la señalización de su valor mediante el canto pueda prevenir la agresión entre los machos.

«Es una especie de ritual que puede minimizar la necesidad de pelear, porque eso puede ser costoso para ambas partes», señala.

Diferencias entre los cantos de los damanes solteros y los residentes

En otro fascinante hallazgo, los científicos también detectaron una diferencia en los estilos de canto de los machos.

Mientras que los machos residentes producen cantos frecuentes con un ritmo constante, en realidad disminuyen su complejidad una vez que se hacen cargo de un grupo.

«Todas las hembras te conocen y ya saben tus cualidades. Viven contigo en las mismas madrigueras para dormir», destaca Demartsev. «Así que puede que tengas que invertir menos para llegar al mismo punto».

Pero la mayoría de los machos son solteros, y sus cantos aumentan constantemente de complejidad a medida que envejecen.

Esto puede deberse a que los solteros intentan con regularidad atraer a las hembras más jóvenes de la periferia del grupo. Sin embargo, estas hembras también tienden a ser madres menos experimentadas, lo que puede explicar por qué las crías de los machos residentes tienen más probabilidades de sobrevivir a su primer año de vida.

En cuanto a por qué las hembras se sienten atraídas por los machos con ritmo, añade, aún no está claro. Podría ser que el hecho de reproducir tantas notas en una sola respiración revele un nivel de aptitud, y organizarlas en un ritmo repetible sea la forma más eficiente de hacerlo.

Los antiguos orígenes del ritmo 

Hace apenas unas décadas, muchos científicos daban por sentado que los animales se comunicaban con patrones más o menos fijos, cuenta Chiara De Gregorio, primatóloga de la Universidad de Turín (Italia) y autora de un estudio de 2021 sobre lémures cantores que inspiró la investigación sobre el canto del damán.

«Ahora estamos aprendiendo que este tipo de patrón puede cambiar dependiendo del contexto e incluso depender de otros aspectos, como el estado del macho», afirma. 

Esta investigación no solo es importante para comprender mejor a los damanes roqueros o a los lémures, sino que cada vez que los científicos descubren otra especie que se comunica a través de principios como el ritmo, se insinúa el origen aparentemente antiguo de componentes que acabarían influyendo en la forma en que los humanos crean y disfrutan de la música

«A fin de cuentas, creo que estos patrones son claramente más comunes [en el reino animal] de lo que se pensaba», sostiene De Gregorio.

Imagen de portada: Un macho de damán bosteza en el Parque Nacional del Serengeti, Tanzania. Esta especie es originaria de algunas zonas de África y Oriente Medio.FOTOGRAFÍA DE MANOJ SHAH GETTY IMAGES

FUENTE RESPONSABLE: National Geographic. Por Jason Bittel. 23 de septiembre 2022.

Sociedad y Cultura/Animales/Comunicación animal/Cortejo/Israel/Asia/Conducta animal/Mamíferos

El misterio de las cuevas de Guyajú, las extrañas viviendas en forma de panal en los acantilados de China:

Nadie sabe quién habitó las cuevas de Guyajú, un asentamiento cerca de Beijing, en China. A su paso, dejaron esqueletos de viviendas vacías.

Poco se sabe sobre la civilización que construyó las cuevas de Guyajú. Incrustadas por completo en las colinas de un complejo de acantilados cerca de Beijing, en China, se asume que fueron viviendas interconectadas entre sí. En algún momento de la historia, fueron abandonadas sin razón aparente. La comunidad prehistórica también se borró del mapa.

Historiadores chinos piensan que los orígenes de esta tribu se pueden rastrear a una antigua dinastía local, conocida como Kumo Xi. Se situaron un valle cerca de la actual Dongmenying, distrito de Yanqing, hacia los años 618 a 907 a.C. Por la forma de las viviendas, se piensa que pudieron fungir incluso como bases militares antiguas. Esta es la razón.

Casitas prehistóricas en forma de panal

Antiguas viviendas en acantilados de las cuevas de Guyaju en el condado de Yanqing / Getty Images

Las cuevas de Guyajú (古崖居, en chino) son algunas de las ruinas más únicas que se han registrado en Asia. Se ubica a unos 80 kilómetros al noroeste de Beijing, y fueron descubiertas originalmente en 1984. Por las dimensiones del yacimiento, se ha descrito como el sitio más grande de una antigua residencia en una cueva de China.

Desde fuera, se aprecia una estructura similar a un panal de abejas, construidas sobre las paredes rocosas en los acantilados chinos. Las habitaciones que se han encontrado, prácticamente intactas, están muy cerca las unas de las otras. Se estima que, al interior del complejo, hay unas 350 cámaras interconectadas.

Arqueólogos de la Oficina de Gestión de Reliquias Culturales del Condado de Yanqing encontraron los restos de un antiguo palacio de un cacique, ubicado en la parte inferior de la estructura. Es la residencia más compleja del sitio, con 8 habitaciones sostenidas con columnas de piedra.

Recámaras con calefacción propia

Se estima que el complejo de cuevas de Guyajú floreció hace unos 1,000 años. Además del antiguo recinto de gobierno, los científicos han encontrado habitaciones más pequeñas. En ellas, hay lámparas, bases de cama, mesas y espacios para almacenar artículos personales:

«Las cámaras tienen principalmente 1,8 metros de altura y están dispuestas en un plano rectangular o cuadrado que varía desde viviendas de una sola habitación hasta granjas más grandes de varias habitaciones en varios niveles», según Heritage Daily.

En algunas de las recámaras, incluso, se han encontrado estufas y chimeneas de piedra. Otras, las más sofisticadas, cuentan con un antiguo sistema de calefacción doméstico, conocido como kang. Este se ha visto en otros sitios arqueológicos que, en principio, no tienen nada que ver con las cuevas de Guyajú. Además de tener recámaras muy bien equipadas, la civilización que habitó este sitio contempló espacios para alimentar al ganado y establos para caballos.

Hasta ahora, el complejo más grande se conoce como «Guantangzi«, que se traduce literalmente como «Templo Dorado». Las columnas están ornamentadas con relieves. Se piensa que, por la distribución de las estructuras, se utilizó antiguamente para celebraciones religiosas o reuniones entre los dirigentes políticos.

Imagen de portada: WIKIMEDIA COMMONS (CC BY-SA 4.0)

FUENTE RESPONSABLE: National Geographic en Español. 5 de septiembre 2022.

Asia/China/Historia Antigua/Prehistoria.

 

Cómo el kimono se convirtió en símbolo de opresión en algunas partes de Asia.

Una mujer en Suzhou, China, fue detenida recientemente por «provocar problemas», según informaron los medios del país.

Su presunto crimen fue que la vieron vistiendo un kimono. La mujer estaba vestida como un personaje de manga (un cómic japonés). Arrestarla puede parecer dramático, pero aquí hay más en juego que un simple error de moda.

La ropa es un identificador cultural y, para muchos, un símbolo de identidad y orgullo nacional. Cuando piensas en el kimono, puede que pienses en Japón. Sin embargo, la prenda rara vez se usa en Japón hoy en día, excepto en festivales o celebraciones tradicionales.

Como resultado, la industria del kimono, que experimentó un auge en la década de 1980, actualmente está sufriendo una recesión masiva.

Sin embargo, el kimono que se usa en la actualidad no es un invento de los japoneses. Se remonta al siglo VII cuando la Corte Imperial comenzó a usar prendas adaptadas de los estilos chinos.

A pesar de estos orígenes chinos, el kimono es un importante símbolo cultural de Japón a nivel mundial. Y, en muchos países asiáticos, particularmente aquellos que fueron brutalmente colonizados por Japón, el kimono sigue siendo un símbolo de opresión.

De la ropa popular a las obras de arte

Hay una larga historia de similitudes en la vestimenta entre Japón y China.

Los exploradores chinos de las zonas del sur del antiguo Japón, alrededor del siglo III a. C., observaron personas que vestían túnicas simples, prendas tipo poncho y una especie de pantalón y blusa plisados.

Dibujo de 1800 que muestra mujeres vestidas con kimono.

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

Estas eran similares a la ropa que se usaba en partes de China en ese momento. Las imágenes de reinas sacerdotisas y jefes tribales en el siglo IV d. C. en Japón también muestran figuras con ropa como las que usaba la dinastía han de China.

El primer antepasado del kimono apareció en Japón en el período Heian (794-1185). Todavía se usaba a menudo con hakama (pantalones plisados ​​o faldas largas) de estilo chino, esta prenda estaba hecha de piezas rectas de tela sujetas con una faja estrecha en las caderas.

En el período Edo (1603-1868), todos usaban una prenda unisex conocida como kosode, hecha de piezas rectas de tela cosidas como el kimono actual.

A principios de 1600, Japón fue unificado por el Shogun Tokugawa en un shogunato feudal (una especie de dictadura militar), con Edo (ahora Tokio) como capital.

La cultura japonesa se desarrolló durante este período casi sin influencia externa, y el kosode, como precursor del kimono, llegó a representar lo que significaba ser japonés.

La ropa folclórica y la ropa de trabajo también se basaban en la envoltura frontal (izquierda sobre derecha), blusas con mangas caídas y sujetas con cuerdas o cordones siguiendo un patrón básico de kimono.

Se desarrolló el papel de la persona que fabricaba los kimonos y el valor de algunos kimonos aumentó como si se tratara de obras de arte invaluables.

Símbolo de la cultura japonesa

Después de épocas anteriores de un Japón «cerrado», la era Meiji (1868-1912) marcó un período de rápida modernización e influencia extranjera. El kimono, que significa «lo que hay que ponerse», tenía un nombre propio y nació oficialmente.

Gran terremoto de Kanto

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES. El gran terremoto de Kanto en 1923 fue un catalizador para la occidentalización general.

Esto fue a pesar de un nuevo edicto imperial que rechazó la vestimenta antigua como «afeminada» y «no japonesa». Como resultado, se alentó a los hombres, funcionarios gubernamentales y personal militar a usar ropa occidental, yōfuku, en lugar del tradicional wafuku.

Pero como Japón estaba experimentando un cambio fundamental en múltiples niveles, la visión de mujeres vistiendo kimonos era tranquilizadora y un símbolo popular de lo japonés.

Las mujeres comenzaron a usar más ropa de estilo occidental, específicamente ropa interior para mujeres, después del gran terremoto de Kanto en 1923, ya que muchas mujeres sintieron vergüenza al quedar expuestas y esto impidió que saltaran o fueran rescatadas de los pisos altos en los edificios.

La posibilidad de que menos mujeres hubieran perdido la vida en el desastre si hubieran estado usando un yōfuku o al menos ropa interior debajo de sus kimonos fue un catalizador para la occidentalización general.

La «superioridad» del kimono

La era Showa de Japón comenzó en 1926 cuando el emperador Hirohito ascendió al trono. Este período abarcó dos guerras mundiales y el surgimiento de un ultranacionalismo cultural estridente y ha sido descrito como el período más trascendental, calamitoso, exitoso y glamoroso en la historia reciente de Japón.

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES. Foto de archivo de mujeres confeccionando kimonos.

Para aquellos que creían en la idea de la singularidad japonesa (Nihonjin-ron), que se hizo especialmente popular después de la II Guerra Mundial, el kimono (junto con otros aspectos de la cultura japonesa) se consideraba superior a la alternativa occidental.

Si bien el uso real de la prenda disminuyó, el estatus simbólico del kimono en Japón aumentó.

Para la década de 1930, Japón era una potencia colonial importante, habiéndose transformado de una sociedad feudal débil en una potencia militar industrial moderna en la década de 1890. Como tal, la nación había lanzado conquistas territoriales en los países vecinos.

Entonces, mientras que la gente en Japón se «vestía como corresponde» en un audaz intento de parecer poderoso frente a Occidente, los ocupantes japoneses en Taiwán y Corea animaban activamente a las mujeres locales a usar el kimono para mostrar el papel superior de Japón y » la gran prosperidad compartida con el este asiático» en la región.

Un estudio de cómo se percibía el kimono en Taiwán y Corea durante el período colonial japonés de 1895 a 1945 mostró que el kimono japonés está claramente relacionado con el control colonial y las responsabilidades de guerra de Japón.

Los peligros del nacionalismo

La utilización de una prenda de vestir tan hermosa y elegante como arma claramente ha dejado su marca.

Telas para confeccionar kimonos

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

Como le advirtieron recientemente a la mujer arrestada en China.

«Si estuvieras usando Hanfu (ropa tradicional china), nunca hubiera dicho esto, pero estás usando un kimono, como china. ¡Usted es china!», decían los reportes.

El kimono sigue siendo un símbolo de la tradición japonesa y un recordatorio de los peligros del nacionalismo para los países que fueron ocupados en época bélica y que sufrieron atrocidades.

Pero mientras Japón se prepara para duplicar su presupuesto de defensa, lo que genera dudas sobre su identidad pacifista desde el período de posguerra, y China muestra sus músculos en Hong Kong y Taiwán, los funcionarios deberían preocuparse por algo más que una mujer vestida con un kimono.

*Ella Tennant es profesora de Lenguas y Cultura de la Universidad de Keele, en Reino Unido.

*Este artículo fue publicado originalmente en The Conversation y reproducido aquí bajo la licencia Creative Commons. Haz clic aquí si quieres leer la versión original.

Imagen de portada: GETTY IMAGES

FUENTE RESPONSABLE: Ella Tennant. The Conversation* 28 de agosto 2022.

Sociedad y Cultura/Japón/Historia/Asia.

 

Así fue la liberación de una mantarraya gigante de 300 kilos en un río de Camboya. 

El Río Mekong podría albergar una ‘zona de cría natural’ para una especie de mantarraya gigante en Camboya, según un estudio.

Un equipo de biólogos fue testigo de cómo una mantarraya gigante fue liberada en Camboya. Con 300 kilos, el pez fue liberado sobre la superficie del Río Mekong, esperando pacientemente su liberación segura entre las aguas dulces. Tan pronto como fue depositada en el agua, el animal salió nadando tranquilamente hacia la libertad.

Éste es el ejemplar más masivo encontrado hasta ahora de la especie Urogymnus polylepis, una de las especies más grandes de mantarrayas en Asia y Oceanía. Su liberación se considera un paso adelante en los esfuerzos de conservación nacionales. Ésta es la razón.

Si deseas ver el video de la liberación; cliquea por favor en el siguiente link. Muchas gracias.

https://youtu.be/6L3fGBZygds?t=1

Aunque las mantarrayas gigantes asiáticas tienen una púa altamente venenosa al contacto con la piel, no representan una amenaza para los seres humanos. 

Por lo general, según documenta The New York Times, son animales apacibles. Tanto así, que los pescadores camboyanos las consideran como una fuente de proteína barata. Por ello, además, varios platillos locales están basados en carne de mantarraya gigante.

Dada la cercanía que los pescadores locales tienen con la especie, cuando se avistó a este ejemplar gigantesco, la comunidad alertó al doctor en biología Zeb Hogan, quien por décadas había estado buscando al pez de agua dulce más grande del mundo. 

Fue entonces que el especialista intervino, en colaboración con su equipo de investigadores del Proyecto Wonders of the Mekong.

Una zona de cría natural para mantarrayas gigantes

La institución trabaja para proteger la diversidad acuática del Río Mekong, que se ha visto amenazada por el avance urbano y los desechos que se avientan a las aguas dulces. En esta ocasión, los investigadores tuvieron que llevar 3 básculas industriales para pesar a la mantarraya gigante encontrada en las costas de la isla fluvial de Koh Preah, donde fue identificada.

En colaboración con los pescadores locales, los científicos colocaron una lona de tamaño proporcional para verificar el peso del pez. Al respecto, Hogan destacó lo siguiente:

“El hecho de que el pez de agua dulce más grande del mundo haya sido capturado en el Mekong es notable”, se sorprendió el especialista. “Esta es una región densamente poblada, y el río enfrenta muchos desafíos, incluida mucha pesca”.

Los investigadores confirmaron que el ejemplar encontrado era hembra. Con base en la información de los pescadores locales, se sabe que otros animales de esas dimensiones habitan el Río Mekong. Por esta razón, Hogan y su equipo piensan que entre las aguas dulces podría encontrarse un ‘punto importante de cría’ para la mantarraya gigante de Camboya.

Incluso a pesar de la pesca; incluso a pesar de la presión humana y la basura: la naturaleza se impone.

Imagen de portada: CHHUT CHHEANA

FUENTE RESPONSABLE: National Geographic en Español. 21 de junio 2022

Asia/Camboya/Sociedad/Naturaleza/Animales/Mantarraya gigante.

 

Encuentran las ruinas de Sanxingdui, una civilización sin precedentes en China.

En el sitio de Sanxingdui, los arqueólogos han descubierto miles de artefactos de bronce, jade y oro en los últimos dos años.

Si deseas profundizar sobre esta entrada; cliquea por favor donde se encuentra escrito en azul. Muchas gracias.

Sanxingdui es un sitio arqueológico en el municipio de Guanghan, en la región central de China. Los arqueólogos empezaron a explorarlo hace más de tres décadas y desde entonces no han dejado de sorprenderse con los hallazgos de este lugar. El nuevo descubrimiento ocurrió en los pozos 7 y 8 de la zona.

La excavación contenía reliquias y artefactos cuyas formas nunca antes habían sido atestiguadas: altares de bronce, figuras de criaturas míticas y distintos tipos de efigies arrodilladas. Otro objeto que resalta en el descubrimiento es una caja con tapa en forma de tortuga y asas con cabezas de dragón.

De manufactura fina y diseño ingenioso

El arqueólogo en la universidad de Sichuan, Li Haichao, dice que el uso de la vasija es desconocida, pero que se puede asumir que las personas lo atesoraban por cómo fue encontrado. Sobre la pieza, explica lo siguiente:

“No sería exagerado decir que la vasija es un ejemplar único, dada su forma peculiar, su manufactura fina y diseño ingenioso.”

He Xiaoge, expresa en un video compartido por Xinhua, un noticiero local, que “(Las piezas) brindan información de la cultura Sanxingdui, que nos presenta nuevas perspectivas sobre esta civilización.” Xiaoge es parte del equipo arqueológico del sitio y se refiere a los pozos sacrificiales de las Ruinas de Sanxingdui como un descubrimiento sin precedentes.

En 1929, un campesino descubrió piezas de jade mientras dragaba una zanja de riego. Dichas piezas fueron el primer indicio de la cultura Sanxingdui y fueron adquiridas por colecciones privadas. Fue hasta la década de los 80 cuando se empezó a investigar y excavar sistemáticamente la zona. Los descubrimientos y estudios demostraron que las piezas no se parecían al arte de ninguna otra civilización china o del mundo, un estilo artístico único y hasta entonces desconocido.

Sobre la cultura Sanxingdui

Zhang Lang/China News Service via Getty Images

La cultura Sanxingdui floreció aproximadamente entre el 1,700 y el 1,150 a.C. y probablemente formaba parte del reino de Shu. Esta cultura era reconocida por sus trabajos de metalurgia, que milenios después siguen asombrando a los espectadores que visitan el Museo de Sanxingdui, donde se exponen algunas de las piezas que se han encontrado en las excavaciones.

No se sabe a ciencia cierta lo que ocurrió con la cultura Sanxingdui. La historia es que se esfumó misteriosamente hace 3 mil años, en un momento de gran esplendor. Durante mucho tiempo se ha creído que desapareció a causa de una guerra o inundación, pero estudios recientes sugieren que fue debido a un terremoto que cambió el cauce del río Min Jiang, del que abrevaban ésta y otras ciudades.

Imagen de portada:ZHANG LANG/CHINA NEWS SERVICE VIA GETTY IMAGES

FUENTE RESPONSABLE: National Geographic en Español. Por Lydia Leija. Junio 2022

Sociedad y Cultura/China/Arqueología/Asia/Historia/Yacimientos.

Se hunde el Jumbo, icónico restaurante flotante de Hong Kong.

Durante 50 años, el restaurante flotante Jumbo fue uno de los espacios más icónicos de la bahía de Hong Kong. Ahora se ha hundido en el mar días después de ser remolcado.

El Jumbo volcó en el mar del Sur de China mientras lo transportaban a una nueva ubicación no revelada, según comunicó Aberdeen Restaurant Enterprises, su empresa matriz.

Ningún miembro de la tripulación resultó lesionado, pero la compañía dijo estar «muy triste por el incidente».

El restaurante había cerrado desde marzo de 2020 a causa de la pandemia de covid-19. Se estima que más de tres millones de comensales disfrutaron de su cocina cantonesa a través de los años, incluyendo personalidades como la reina Isabel II, Tom Cruise y el multimillonario Richard Branson.

Ha aparecido en varias películas, incluyendo una de la saga de James Bond, pero la pandemia supuso un golpe fatal para la viabilidad del negocio.

EPA-El restaurante cerró en marzo de 2020 con la llegada de la pandemia de coronavirus.

A 1.000 metros de profundidad

Antes del viaje habían contratado a ingenieros marinos para inspeccionar el restaurante. Según los dueños, habían obtenido «todas los permisos relevantes».

La embarcación iba a permanecer en una ubicación no revelada mientras aguardaba por un nuevo operador. Sin embargo, se hundió el pasado domingo cerca de las islas Parcel, después de experimentar «condiciones adversas» y empezar a sufrir la penetración del agua, según Aberdeen Restaurant Enterprises.

«La profundidad del agua de la escena es de alrededor de 1.000 metros, lo cual hace extremadamente difícil llevar a cabo labores de rescate», añadió.

Aunque la pandemia fue el último golpe al restaurante, este se había enfrentado a problemas financieros durante años.

El operador Melco International Development dijo el mes pasado que no daba beneficios desde 2013 y que acumulaba grandes pérdidas.

Imagen de portada: GETTY IMAGES. El restaurante Jumbo era un atractivo reconocible de la bahía de Hong Kong, pero desde 2013 no reportaba beneficios económicos.

FUENTE RESPONSABLE: BBC News.Por George Wright. 21 de junio 2022.

Sociedad y Cultura/Asia/Hong Kong

 

 

 

Una especie de homínido prehistórico podría rondar las selvas de Indonesia todavía, revela un polémico estudio.

Conocido como Homo floresiensis, esta especie de homínido apareció en la Tierra hace 60.000 años. Podría ser que nunca se haya extinto.

Si deseas profundizar sobre esta entrada; cliquea por favor donde se encuentra escrito en azul. Muchas gracias.

Los primeros hallazgos que se realizaron de restos de Homo floresiensis se reportaron en 2003. Científicos europeos estaban investigando las cuevas y grutas la isla Flores, del arco insular de Sonda en Indonesia. A partir de los huesos, los arqueólogos involucrados en la investigación determinaron que esta especie de homínido era notablemente más pequeña que otros contemporáneos suyos, y que tenían los pies muy grandes.

Con cráneos pequeños y columnas vertebrales reducidas, el Homo floresiensis apareció en la Tierra entre hace unos 700 mil y 60 mil años, según la datación que se realizó en ese momento. Sin embargo, no se han encontrado evidencias de que se haya extinto realmente, según explica Gregory Forth, antropólogo jubilado de la Universidad de Alberta, en su más reciente publicación.

Por ello, cabe la posibilidad de que estos homínidos prehistóricos cohabiten el planeta con nosotros. Ésta es la razón.

Una propuesta arriesgada

Así se ve la cueva donde se descubrieron los restos de Homo floresiensis en 2003, en Lian Bua, Flores, Indonesia / Rosino. / Wikimedia Commons

Según documenta El País, los ejemplares de esta especie «eran inteligentes y tenían capacidad de sacar conclusiones, tomar iniciativas y procesar emociones«. Hasta ahora, no se ha encontrado evidencia de que hayan superado los filtros biológicos de los diversos cambios climáticos en la historia natural del planeta.

Forth ha recibido críticas ácidas por la publicación de su más reciente libro. Más que nada, porque otros científicos que han estudiado los restos de Homo floresiensis son enérgicamente escépticos a su propuesta teórica.

Aún así, el arqueólogo de la Universidad de Alberta en Canadá confía en que la posibilidad de que estos homínidos coexistan con los Homo sapiens sapiens es real:

«[…] NO SABEMOS CUÁNDO SE EXTINGUIÓ ESTA ESPECIE O, DE HECHO, ME ATREVO A DECIR, NI SIQUIERA SABEMOS SI SE EXTINGUIÓ», ASEGURA FORTH A LIVE SCIENCE. «ASÍ QUE HAY ALGUNA POSIBILIDAD DE QUE TODAVÍA ESTÉ VIVO».

El antropólogo retirado asegura que, en la década de los 80, se registraron seres con características similares a estos homínidos en la región de Lio. Según sus investigaciones, no sólo estaban vivos, sino que estaban perfectamente integrados al entorno. Para su libro, Between Ape and Human: An Anthropologist on the Trail of a Hidden Hominoid, el autor compiló los testimonios de 30 personas que aseguran haberlos visto en la región.

A pesar de ello, otros científicos guardan graves reservas sobre su trabajo.

¿Realmente podría haber ejemplares vivos de Homo floresiensis todavía?

Fairfax Media via Getty Images / Fairfax Media via Getty Images via Getty Images

Considerando que Flores es la décima isla más poblada de esta región en Indonesia, otros antropólogos argumentan que es casi imposible que otra especie de homínidos habite ese espacio sin haberse documentado nunca.

Así lo John Hawks, paleoantropólogo de la Universidad de Wisconsin, en una entrevista para Live Science:

«SIENDO REALISTAS, LA IDEA DE QUE HAY UN GRAN PRIMATE QUE NO SE OBSERVA EN ESTA ISLA Y QUE SOBREVIVE EN UNA POBLACIÓN QUE PUEDE SOSTENERSE A SÍ MISMA ES BASTANTE CERCANA A CERO«, ACLARA EL ESPECIALISTA.

Así como hay testigos que aseguran haber visto a otras criaturas mitológicas, como el monstruo del Lago Ness, quienes participaron en el estudio de Forth podrían haber clasificado mal sus experiencias —o no tener la información adecuada. «Los humanos somos expertos en contar y creer historias», concluye Mark Collard, antropólogo evolutivo de la Universidad Simon Fraser en Canadá.

Imagen de portada:Universal History Archive / Contributor via Getty Images.

FUENTE RESPONSABLE: National Geographic en Español. Por Andre Fischer. Abril 2022

Antropología/Arqueología/Asia/Homínidos/Indonesia/Controversias.