Encuentran un posible mundo habitable a solo 31 años luz de distancia de la Tierra.

50 astrónomos de todo el mundo han confirmado el hallazgo. Se trata de Wolf 1069b, un planeta rocoso similar al nuestro. ¿Será lo que estamos buscando?

Si deseas profundizar en esta entrada; cliquea por favor donde se encuentre escrito con “azul”. Muchas gracias.

Ya hemos descubierto más de 5.200 exoplanetas. Sin embargo, apenas dos centenares de ellos son de carácter rocoso (menos del 1.5 por ciento de ellos tienen masas por debajo de la de dos Tierras), lo que hace que un hallazgo como este sea siempre muy interesante. ¿Cómo es el planeta que acaban de descubrir?

Ha sido bautizado como Wolf 1069 b y orbita una estrella enana roja, Wolf 1069, a solo 31 años luz de distancia de la Tierra. Está realmente cerca en términos astronómicos.

El mundo tiene aproximadamente 1,26 la masa de la Tierra y es prácticamente idéntico en tamaño.

Además, también orbita en la zona habitable de su estrella, lo que convierten a este exoplaneta en uno de las principales candidatos para una futura búsqueda de firmas biológicas en exoplanetas cercanos de la masa de la Tierra.

Potencialmente habitable

Ha sido un equipo de astrónomos liderado por Diana Kossakowski del Instituto Max Planck de Astronomía (MPIA) en Alemania quienes han hecho el descubrimiento.

Como parte del proyecto Carmenes, se desarrolló un instrumento específico para la búsqueda de mundos potencialmente habitables. El equipo de Carmenes (Calar Alto High-Resolution Search for M Dwarfs with Exoearths with Near-infrared and Optical Échelle Spectrographs) está utilizando este aparato en el Observatorio de Calar Alto en España.

«Cuando analizamos los datos de la estrella Wolf 1069, descubrimos una señal clara de baja amplitud de lo que parece ser un planeta de aproximadamente la masa de la Tierra», comentó Kossakowski. «Orbita alrededor de la estrella en 15,6 días a una distancia equivalente a una quinceava parte de la separación entre la Tierra y el Sol».

Ilustración artística del planeta a 31 años luz de la TierraNASA/Ames Research Center/Daniel

Debido a que las estrellas enanas M son mucho más frías que nuestro sol, los planetas pueden orbitar mucho más cerca de ellas y aún así tener la oportunidad de retener agua líquida y una atmósfera.

Por ello, aunque Wolf 1069 b está mucho más cerca de su Sol que nosotros del nuestro, en realidad obtiene un 35% menos de la energía radiante de su sol que la Tierra de su estrella.

Precisamente, debido a que está tan cerca, es probable que el planeta esté bloqueado por las mareas de su estrella, lo que significa que el mismo lado del planeta siempre está frente a Wolf 1069, bañado por la tenue luz del día roja.

¿Qué significa esto?

Que si bien sería un planeta un tanto extraño en el que vivir, no sería un escenario imposible.

Los investigadores modelaron la temperatura en la superficie del planeta, en función de la cantidad de energía que debería obtener de su estrella roja y descubrieron que el lado nocturno del planeta estaría helado e inhóspito, pero la mayor parte del lado diurno debería ser habitable, con temperaturas promedio de alrededor de 13 ºC (eso sí, en el nocturno habría una media de -95 ºC). Sea como fuere, el lado diurno todavía podría presumir de condiciones habitables.

«Las simulaciones también revelan una etapa de encuentros violentos con embriones planetarios durante la construcción del sistema planetario, lo que lleva a impactos catastróficos ocasionales», dicen los expertos.

Estos encuentros calentarían al mundo joven, sugiriendo que el núcleo de Wolf 1069b todavía está fundido, como el núcleo de la Tierra, y por lo tanto podría estar generando un campo magnético.

Así, incluso es posible que el planeta tenga un campo magnético que lo proteja de las partículas cargadas del viento estelar. Muchos planetas rocosos tienen un núcleo líquido, que genera un campo magnético a través del efecto dínamo, similar al planeta Tierra.

El siguiente paso

Wolf 1069b no transita por su estrella, por lo que no será posible obtener una imagen directa de su atmósfera como lo ha hecho el Telescopio Espacial James Webb con el exoplaneta gigante gaseoso WASP-39b, pero los científicos creen que con más simulaciones podrían descubrir más datos acerca de cómo podría ser el clima del planeta con diferentes tipos de terreno.

«Probablemente tendremos que esperar otros diez años para esto», dice Kossakowski.

«Aunque es crucial que desarrollemos nuestras instalaciones teniendo en cuenta que la mayoría de los mundos potencialmente habitables más cercanos se detectan solo mediante el método de velocidad radial».

Referencia: D. Kossakowski et al, The CARMENES search for exoplanets around M dwarfs. Wolf 1069 b: Earth-mass planet in the habitable zone of a nearby, very low-mass starr, Astronomy & Astrophysics (2023). DOI: 10.1051/0004-6361/202245322

Imagen de portada: Gentileza de Pinterest

FUENTE RESPONSABLE: Muy interesante. Por Sarah Romero. 6 de febrero 2023.

Sociedad y Cultura/Planetas/Espacio/Astronomía/Ciencia/Clima/Exoplanetas.

El gigantesco cometa de seis kilometros cuyo origen desconocemos y que pronto “acariciara” el sol.

Si deseas profundizar en esta entrada; cliquea por favor adonde se encuentre escrito en color “azul”. Muchas gracias.

No sabemos de dónde viene y a duras penas sabemos cómo terminará sus días el cometa 96P/Machholz 1. La hipótesis sobre su origen es que procede del espacio interestelar. Sobre cómo terminará sus días quizá lo sepamos en unos días tras su mayor acercamiento al Sol. Lo que sí sabemos es su gran tamaño: tiene seis kilómetros de diámetro.

Procedencia desconocida. Hay varios factores que hacen atípico este cometa. Su gran tamaño es el primero. Frente a otros cuerpos semejantes, cuyo diámetro se puede medir en decenas de metros, 96P/Machholz 1 tiene un diámetro de unos seis kilómetros.

Pero es la composición del cometa lo que más sorprende a los astrónomos. 

Según sus estimaciones, este cuerpo celeste tiene menos del 1,5% de los niveles de cianógeno (un compuesto orgánico de carbono y nitrógeno presente en algunos cometas). Sus niveles de carbono son también más bajos de lo que suele ser habitual en los cometas “típicos” de nuestro entorno.

Se cree que el cometa pudo haber estado rondando el espacio interestelar hasta toparse con el influjo gravitatorio de Júpiter, que lo habría colocado en su órbita actual. 

También se considera que podría tener su procedencia en alguna región exterior de nuestro propio sistema solar o que la ausencia de cianógeno se debe simplemente a repetidas y cercanas interacciones con el Sol.

Un paso que nos abrirá los ojos. Es probable que estos días logremos aprender algo nuevo de este cometa. Su nuevo paso por el interior del sistema solar está generando gran atención entre los astrónomos. “96P es un cometa muy atípico, tanto en composición como en comportamiento, por lo que nunca sabemos qué podremos ver” explicaba Karl Battams, astrofísico del Naval Research Lab estadounidense, en declaraciones a spaceweather.com.

“De acuerdo con esto, estamos desarrollando un programa especial de observación junto a SOHO [Solar and Heliospheric Observatory] para maximizar el retorno científico, de forma que el flujo normal de datos públicos de [su] corografía será ralentizado durante unos días (a seis imágenes a la hora). 

Con suerte podremos conseguir una ciencia hermosa de esto y compartirla con todo el mundo en cuanto podamos”, concluía Battams.

Los cometas son cuerpos formados por cúmulos de hielo y roca. Cuando se acercan al Sol pierden consistencia al derretirse el hielo. 

La incidencia del Sol hace que algunas partículas de polvo y gas salgan disparadas del núcleo del cometa, creando la cola. Esta interacción es la que facilita a los astrónomos analizar con cierta precisión la composición del cometa.

A clip from today’s LASCO C3 data that I’ve processed manually. Working on something nicer (with an added surprise 🤫), but that can wait until 96P exits the field of view and I can write something up about it.

Again, these are those long (90s) exposure orange filtered images. pic.twitter.com/xg3eAUeyQbKarl Battams (@SungrazerComets) February 1, 2023 I spy with my little eye… a comet!

Comet 96P Machholz can be seen in the upper left in these images from this week with the help of two of NASA’s Sun-watching spacecraft.

Learn more about how NASA’s spots comets by watching the Sun: https://t.co/M7ZcDTmgtB pic.twitter.com/OGyaJcxTRY

— NASA Sun & Space (@NASASun) February 1, 2023

Un destino incierto. Si 96P/Machholz 1 fuera un cometa normal, los astrónomos considerarían que tiene sus días contados. 

Su órbita lo está llevando más cerca que nunca del Sol, a una distancia que un cometa de tamaño medio no sobreviviría.

Este cometa, con sus seis kilómetros de diámetro y una composición desconocida parece en cualquier caso capaz de sobrevivir. No en vano, 96P/Machholz 1 ya ha hecho pasos cercanos al Sol. 

Aun así es imposible saber con total exactitud cómo este paso por nuestra estrella incidirá en el cometa y su comportamiento.

Las Delta Acuáridas. El nombre 96P/Machholz quizás resulte familiar a algunos por un evento relacionado: las Delta Acuáridas. El complejo 96P/Machholz se refiere a un número de fenómenos celestes relacionados con el cometa en cuestión, y que incluye la lluvia de estrellas estival que precede a las Perseidas.

El nombre del cometa se debe a su descubridor, Donald Machholz, un astrónomo aficionado que descubrió nada menos que 12 cometas entre la década del 70 y la de 2010. El avistamiento de este cometa lo realizó en 1986 gracias a unos binoculares caseros que creó el mismo, aunque no fue hasta el 2005 que supimos que era tan solo una parte de un complejo número de fenómenos. 96P/Machholz 1 realiza sus visitas cada cinco años y medio aproximadamente y sus órbitas tienen perihelios de alrededor de 0,12 unidades astronómicas, es decir menos de una octava parte de la nuestra distancia media al Sol.

Imagen de portada: Cometa Neowise. Eduardo Arcos

FUENTE RESPONSABLE: Xataka. Por Pablo Martínez-Juarez. 3 de febrero 2023.

Sociedad/Astronomía/Espacio/Cometa/Sol/Sistema solar.

El Universo esta conectado con super carreteras celestiales, revela el mapa más preciso del Cosmos, hasta ahora.

Al diseñar el mapa más preciso del Universo hasta ahora, los científicos no contaban con que se encontrarían con un vacío desconocido.

Si deseas profundizar en esta entrada; cliquea por favor adonde se encuentre escrito en color “azul”. Muchas gracias.

El mapa astronómico más antiguo que se ha encontrado hasta ahora se diseñó hace 3 mil 600 años. Conocido como el Disco de Nebra, es el intento más lejano de calcar la traza universal con las manos humanas. Miles de años más tarde, un equipo de científicos de la Universidad de Hawaii presume haber creado el mapa más preciso de la materia en el Universo.

A partir de los datos que arrojaron dos telescopios, que observan dos tipos diferentes de luz, los astrónomos dieron con una distribución de la materia menos ‘grumosa’, según la describe Live Science. Por lo cual, es posible ver con más claridad cómo se distribuyen los objetos en el cosmos —y en dónde no hay nada. Los investigadores no pensaron toparse con que, en medio de ese orden cósmico, se encontrarían con un vacío abismal.

Cuando el vacío te devuelve la mirada.

Los modelos de distribución en la materia generalmente no son muy nítidos. Sin embargo, el mapa más preciso del Universo que produjo la Universidad de Hawaii sugiere la posibilidad de una vasta red cósmica. A través de ella, las galaxias, estrellas y todos los objetos en el cosmos se conectan.

Anteriormente, explican los investigadores en un comunicado, se pensaba que esta red cósmica gigantesca estaba conformada por ‘supercarreteras celestiales’, que se cruzaban entre sí con hidrógeno y materia oscura. Después del estallido original que hubo en el Big Bang, sólo era el caos. Con el paso de miles de millones de años, sin embargo, el universo joven empezó a condensarse de manera ordenada.

Nathan Anderson / Unsplash

En muchas partes del Universo, escriben los autores para Physical Review D, la materia es está menos agrupada. Sin embargo, se distribuye de una manera más uniforme de lo que se pensaba. Así lo explica Eric Baxter, astrofísico de la Universidad de Hawaii, a cargo del estudio:

«Parece que hay un poco menos de fluctuaciones en el universo actual de lo que predeciríamos asumiendo que nuestro modelo cosmológico estándar está anclado al universo primitivo», explica el especialista en un comunicado.

El mapa más preciso del Universo se ajusta a esta nueva comprensión de cómo evolucionó el cosmos. Y lo que es más: podría reescribir el modelo estándar de la cosmología, que asume que este acomodo es producto de cómo los objetos en el Universo se han acomodado conforme la materia se ha ido enfriando.

Parece ser que el Universo está mucho más ordenado y es más uniforme de lo que pensábamos. Tal vez los griegos tenían razón al llamarle ‘cosmos’, que se traduce literalmente como orden.

Imagen de portada: TOMA PANORÁMICA DE LA VÍA LÁCTEA EN PICO DO ARIEIRO, MADEIRA / GETTY IMAGES

FUENTE RESPONSABLE: National Geographic en Español. 1 de febrero 2023.

Sociedad/Universo/Ciencia/Mapa Cósmico/Astronomía/Tecnología

Captan señal de radio de galaxia ubicada a 8.800 millones de años.

Se trata de la señal de radio de la galaxia más lejana registrada hasta ahora.

Astrónomos captaron una señal de radio de hidrógeno atómico en una galaxia lejana ubicada a 8.800 millones de años luz, la detección por telescopio más alejada de la que se tenga registro hasta ahora.

El nuevo récord de distancia se le atribuye a un telescopio indio, el Radiotelescopio Gigante de Ondas Métricas (GMRT por sus siglas en inglés).

El hidrógeno y las galaxias

El hidrógeno es el combustible básico y necesario para la formación de estrellas en una galaxia. Por lo tanto, para comprender la evolución de las galaxias a lo largo del tiempo cósmico, es necesario hacer un rastreo de la evolución del gas neutro en distintas épocas.

Puntualmente, el hidrógeno atómico emite ondas de radio de 21 cm de longitud de onda, detectables con radiotelescopios de baja frecuencia, como el GMRT. Esta emisión de 21 cm es un rastro directo del contenido de gas atómico tanto en galaxias cercana como lejanas.

El reciente hallazgo e la señal de radio tiene importancia para la astronomía, pues los registros futuros a través de radiotelescopios más potentes resultará elemental para que científicos comprendan mejor los orígenes del universo y cómo se formaron los primeros astros.

Un expositor presenta un modelo a escala de la antena del Radiotelescopio Gigante de Ondas Métricas (GMRT) que se exhibe durante ‘Vigyan Samagam’, una mega exposición científica con múltiples sedes, en el Museo Industrial y Tecnológico Visveswaraya en Bangalore, julio de 2019.

Una señal amplificada

No obstante, esta señal de radio es extremadamente débil, por lo que detectar una emisión de una galaxia lejana es casi imposible para los telescopios actuales. Hasta ahora, la galaxia más lejana detectada utilizando la emisión de 21 cm había revelado una ubicación de 4.100 millones de años.

De esta forma, al analizar el nuevo registro con los datos del GMRT, Arnab Chakraborty, investigador posdoctoral del Departamento de Física del Instituto Espacial Trottier de la Universidad McGill, y Nirupam Roy, profesor asociado del Departamento de Física del Instituto Indio de Ciencias, observaron que la señal de radio de hidrógeno procedente de la galaxia en cuestión revela que el tiempo de retrospección de esta fuente es de más del doble; es decir, 8.800 millones de años.

Lo anterior significa que la señal de radio detectada fue emitida cuando el universo apenas tenía una tercera parte de su edad actual.

Este registro fue posible gracias a un fenómeno denominado lente gravitacional, en el que la luz emitida por la fuente sufre una desviación debido a la presencia de otro cuerpo masivo, como una galaxia elíptica entre la galaxia objetivo y el observador, lo que produce una «amplificación de la señal”.

Tweet

Ver Tweets nuevos

Conversación

Ciencia Plus

@cienciaplus

Señal de radio de hidrógeno atómico desde una galaxia a distancia récord http://europapress.es/ciencia/astronomia/noticia-senal-radio-hidrogeno-atomico-galaxia-distancia-record-20230116182046.html…

Imagen

3:55 p. m. · 21 ene. 2023·2.366 Reproducciones

El equipo publicó sus resultados en el Monthly Notices of the Royal Astronomical Society.

Imagen de portada: Archivo

FUENTE RESPONSABLE: Made for Minds. 23 de enero 2023.

Sociedad y Cultura/Hidrógeno/Ciencia/Radioastronomía/ Radiotelescopio/Astronomía/Galaxia lejana.

Thierry Legault captura el preciso momento en el que la Luna se fusiona con el Arco del Triunfo.

Las composiciones que puede capturar un fotógrafo callejero son ilimitadas. Solo tiene que estar en el lugar adecuado y en el momento justo en el que todos los elementos a su disposición deciden crear fantásticas comuniones.

Así es como el fotógrafo Thierry Legault se lanzó al anochecer de las calles parisinas guiado por la influencia de una Luna llena que estaba dispuesta a quedar enmarcada e inmortalizada por una de las arquitecturas más bellas que existe, la del Arco del Triunfo.

En mitad de un cielo de tonos cobre y con un furioso anaranjado, Legault ha capturado al satélite y al monumento en una de las fotos más singulares que se han hecho hasta el momento y lo ha hecho en una sola exposición, con la Luna llena saliendo en mitad del gran arco.

“Tal toma no puede ser improvisada, las posibilidades son mínimas”, dice Legault. «En realidad, primero planeé otra captura, dos días antes del Arco del Triunfo, el viernes 15 por la mañana, pensé en fotografíar la Luna detrás de la Torre Eiffel».

Más tarde, tras la serie realizada en la Torre Eiffel, Legault tomó un tren de alta velocidad para irse a las celebraciones del fin de semana de Pascua con su familia, a unos 400 kilómetros de París.

Al día siguiente, mientras estudiaba las configuraciones lunares para los próximos meses, se dio cuenta de que la Luna saldría bajo el Arco del Triunfo el domingo por la noche sobre las 22:10 hora local.

El reto estaba en hacer la foto de una Luna serena disparada desde una calle concurrida que suele estar llena de peatones y de tráfico, por lo que Legault tuvo que encontrar una composición que no obstruyera la vista.

En este vídeo podéis ver el trabajo del fotógrafo.

The Moon and Paris, April 2022 – Triumphal Arch Moonrise and Eiffel Tower Moonset

“Estaba en medio de la avenida, a la altura de un paso de peatones. Sin embargo, mantenerse exactamente en el eje de la avenida habría colocado los semáforos en rojo en el centro de la vista del Arco, justo debajo de la Luna”.

Para los expertos fotógrafos y las expertas fotógrafas, Legault recomienda establecer la exposición entre 1/30 y un segundo y disparar con la ISO más baja, como ISO 100, la configuración para obtener la mejor calidad de imagen. Usar un trípode resistente y un control remoto con cable, se traduce no necesitar estabilización del sensor.

Aprendida la técnica, ahora solo hay que desarrollar el don de la oportunidad y de la composición para conseguir una toma como esta.

Imagen de portada: Thierry Legault

FUENTE RESPONSABLE: Cultura Inquieta. Por Wine Not. 13 de mayo 2022.

Sociedad y Cultura/Luna/Astronomía/París/Fotografía callejera.

Thierry Legault: Web

La «herejía de Kepler»: las matemáticas que llevaron a cuestionar a Dios como arquitecto del universo.

La misión de Johannes Kepler, matemático, astrónomo, astrólogo al servicio del emperador Rodolfo II de Habsburgo, era desvelar las leyes que sirvieron al Creador para dar forma al universo.

Pero Kepler se enfrentó al juicio de una incongruencia, una pieza que no encaja con la lógica y que cuestionaba la omnipotencia de Dios.

Esa incongruencia es la figura geométrica del heptágono.

Euclides renunció a ella por su extravagante naturaleza, y que Kepler aseveró: «No ha podido ser construida conscientemente por una mente».

«La Geometría es uno de los eternos reflejos de la mente de Dios», escribía Johannes Kepler en Mysterium Cosmigraphicum (1659)

«Yo me propongo demostrar que Dios, al crear el universo y al establecer el orden del cosmos, tuvo ante sus ojos los cinco sólidos regulares de la geometría conocidos desde los días de Pitágoras y Platón, y que Él ha fijado de acuerdo con sus dimensiones el número de los astros, sus proporciones y las relaciones de sus movimientos».

Pintura de dios

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES ¿Creó Dios el universo?

El esqueleto del universo según Kepler

Según Kepler, el Cosmos estaba ordenado dentro de una gran esfera y había sido construido con la expansión de los poliedros regulares.

Sólo existen cinco poliedros regulares: tetraedro, cubo, octaedro, dodecaedro e icosaedro.

Dentro de la órbita o esfera de Saturno, Kepler inscribió un cubo; y dentro de este la esfera de Júpiter circunscrita a un tetraedro.

Sobre el tetraedro situó la esfera de Marte.

Entre las esferas de Marte y la Tierra encajaba el dodecaedro.

Entre la Tierra y Venus el icosaedro; entre Venus y Mercurio el octaedro.

Y en el centro de todo el sistema, el astro rey, el Sol.

Kepler había construido el esqueleto de la Armonía de las esferas ensamblando poliedros.

El cosmos de Kepler

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES Y SCIENCE PHOTO LIBRARY. El modelo de Kepler del Sistema Solar, partiendo como base de los sólidos platónicos.

El heptágono no encajaba

Para dar forma a la Armonía de las esferas, Kepler despliega en su obra Harmonices mundi el desarrollo geométrico de los polígonos, y entre ellos el heptágono, una singularidad que rompía la armonía.

En su obra, Kepler afirma que esta figura no ha podido ser construida conscientemente, y tampoco es posible darle forma con los métodos utilizados por Durero, Cardano, Clavio o Bürgi.

Kepler duda si verdaderamente lo pudieron hacer, o si lo lograron de manera fortuita.

Kepler basaba su argumentación científica en la imposibilidad geométrica de la construcción del heptágono con escuadra y compás.

La construcción de esta figura tampoco se explica en los Elementos de Euclides, ni en el Almagesto de Ptolomeo.

Puente de San Carlos

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES. Al caerle los copos de nieve sobre el puente de Carlos en Praga, Kepler tuvo su «momento eureka» particular.

Kepler llegó a afirmar que la máquina celeste no fue creada como un «animal divino, sino como un reloj regido por una fuerza que puede expresarse matemáticamente».

El Dios Geómetra, de gran popularidad en la Edad Media, estaba siendo cuestionado.

Las órbitas elípticas de los planetas

En el ilusionismo del movimiento circular de los planetas había más cosas que no encajaban.

Kepler no podía explicar matemáticamente por qué a principios de noviembre el atardecer del día cae rápidamente y el amanecer se adelanta velozmente a medianos de febrero.

Convencido de que todo el cosmos y sus circunstancias podían explicarse con matemáticas, encontró cómo resolver el enigma.

Johannes Kepler

FUENTE DE LA IMAGEN – SCIENCE PHOTO LIBRARY. Hijo de un mercenario y una madre acusada de ser bruja, Kepler miró al cielo y descubrió que el Sol estaba en el centro del Sistema Solar.

Tras estudiar durante cinco años las observaciones exhaustivas y meticulosas de los planetas hechas por Tycho Brahe, tratando de ajustar el viaje de Marte a varias curvas, en 1609 publicó las dos primeras de sus tres leyes del movimiento planetario.

La primera ley establece: «La órbita de todos los planetas es una elipse con el Sol en uno de sus focos».

Aquel hallazgo fue fundamental para la comprensión del universo.

Sin embargo, también suponía zozobra en los intereses de Kepler.

¡Cómo era posible que el creador eligiera una elipse, y no un círculo perfecto!

En la mente de Kepler nunca hubo intención de cuestionar al divino Arquitecto del cosmos.

Sin embargo, al otro lado del mundo, en Filipinas, un misionero dominico estudió al detalle la obra de Kepler y señaló la herejía: la opinión que Kepler había manifestado sobre el heptágono cuestionaba al Creador.

Kepler-90

FUENTE DE LA IMAGEN – NASA.Los planetas del Sistema Solar

La herejía de Kepler

Fray Ignacio Muñoz Pinciano (1608-1685) escribió el Manifiesto geométrico (1684), en el que describe un método de trazado del heptágono, frente al desarrollado en la proposición de la figura determinada por Kepler.

Esto significaba, para el fraile, que Kepler no solo estaba equivocado, sino que, además, su obra era una herejía.

El fraile cree conseguir construir la figura a través del triángulo isósceles (9,4,9) refutando a Kepler por considerarla como imposible simpliciter.

El dominico termina la obra apuntando que, pese a que Kepler ya está denunciado por la Inquisición, el Harmonices mundi no lo estaba, y, debido a sus tesis sobre esta figura, también habría de ser condenada.

Según el dominico, la obra de Kepler conduce a pensar que la Sabiduría eterna de Dios no es suficiente para construir la figura del heptágono, y por tanto carecería de cognoscibilidad científica.

Fray Ignacio razonaba basándose en el principio de las Escuelas Metafísicas, donde lo que no tiene entidad, ni esencia, ni condiciones, ni propiedades, no puede existir.

El Manifiesto Geométrico fue una apología contra la incognoscibilidad del heptágono por ser una figura infinita, y de aquí el principio herético de Kepler.

En el Génesis, la Creación es finita, los seis famosos días y un séptimo de descanso, y en la creencia de lo indeterminado parte el arrebato inquisidor del dominico.

Imagen de portada: GETTY IMAGES. Así era el modelo del universo de Kepler.

FUENTE RESPONSABLE: BBC News Mundo. *The Conversation. Por Cinta Lluís y Josep Lluis. *Este artículo fue publicado en The Conversation y reproducido bajo la licencia Creative Commons. Haz clic aquí para leer la versión original. Josep Lluis i Ginovart es Catedrático Intervención Patrimonio Arquitectónico de la Universitat Internacional de Catalunya. Cinta Lluis Teruel es ayudante de Investigación Júnior de la Universitat Internacional de Catalunya.17 de noviembre 2022.

Sociedad y Cultura/Religión/Astronomía/Ciencia.

 

 

Científicos preparan un protocolo de comunicación y lenguaje en caso de contactar con extraterrestres.

Se trata de un proyecto que busca preparar a la humanidad para responder de manera responsable ante la posible existencia de vida más allá de nuestro planeta. La idea contempla la creación de un idioma alienígena.

Si deseas profundizar en esta entrada; cliquea por favor adonde se encuentre escrito en color “azul”. Muchas gracias.

No hay pruebas sobre su existencia, pero hay que estar preparados, sostienen los expertos.

Hasta ahora, no se ha podido comprobar la existencia de vida inteligente más allá de la Tierra. Pero, si se confirmara que esta existe, ¿Qué tan preparada está la humanidad para establecer una comunicación segura y responsable con extraterrestres?

De una manera similar a como ocurre en la película ciencia ficción «La Llegada» de 2016, un grupo internacional de científicos está trabajando en un protocolo de comunicación y lenguaje en caso de que se establezca contacto con extraterrestres, según detallan en un comunicado publicado recientemente por la Universidad de Saint Andrews, Escocia.

El momento es «ahora»

«La ciencia ficción está plagada de exploraciones sobre el impacto en la sociedad humana tras el descubrimiento e incluso el encuentro con vida o inteligencia en otros lugares», afirmó en el informe John Elliot, investigador y coordinador del Centro de Post Detección de colectivo Búsqueda de Inteligencia Extraterrestre (SETI, por sus siglas en inglés).

«Pero tenemos que ir más allá de pensar en el impacto sobre la humanidad. Necesitamos coordinar nuestro conocimiento no solo para evaluar las pruebas, sino también para considerar la respuesta social humana, a medida que avanza nuestra comprensión y se comunica lo que sabemos y lo que no sabemos. Y el momento de hacerlo es ahora», agregó.

Un lenguaje extraterrestre

Uno de los mayores desafíos de este grupo de investigadores será la creación de un lenguaje básico para conseguir comunicarse con extraterrestres: «Explorar las señales de supuesto origen extraterrestre en busca de estructuras del lenguaje y atribuirles un significado es un proceso elaborado y que requiere mucho tiempo, durante el cual nuestros conocimientos avanzarán en muchos pasos a medida que aprendamos ‘extraterrestre'», añadió Elliot.

En la actualidad, destaca la publicación, existen procedimientos y entidades establecidas para hacer frente a la amenaza que suponen los impactos de asteroides en la Tierra, pero no existen instituciones similares para contactar alienígenas.

«No podemos permitirnos el lujo de estar mal preparados»

Los investigadores han creado, por primera vez, un lugar donde podrán coordinar el desarrollo de un marco de preparación. La idea es trabajar en temas como el «desciframiento de mensajes» o el análisis de datos hasta el desarrollo de «protocolos reguladores, legislación espacial y estrategias de impacto social».

«¿Recibiremos alguna vez un mensaje de E.T.? No lo sabemos. Tampoco sabemos cuándo va a ocurrir. Pero sí sabemos que no podemos permitirnos el lujo de estar mal preparados -desde el punto de vista científico, social y político- para un acontecimiento que podría hacerse realidad tan pronto como mañana, y que no podemos permitirnos gestionar mal», concluyó Elliott.

Imagen de portada: Bryan Smith/ZUMAPRESS/Picture Alliance.

FUENTE RESPONSABLE: Made for Minds. Por José Ignacio Urrejola. 10 de noviembre 2022.

Sociedad/Astronomía/Ciencia/Contacto/Extraterrestres.

El disco de Nebra: así es el mapa astronómico más antiguo del mundo

Está considerado uno de los hallazgos arqueológicos más importantes del siglo XX, pero ¿qué era realmente?

Si deseas profundizar en esta entrada; cliquea por favor adonde se encuentre escrito en “azul”. Muchas gracias.

Hay ciertos descubrimientos que llegan al gran público por diversos medios y se vuelven objetos bastante reconocidos. Otros, en cambio, no despiertan el interés suficiente como para agolpar grupos de visitantes en una sala de museo. Y luego están los objetos arqueológicos que, a pesar de no ser muy conocidos, deberían serlo. En esta clasificación podemos incluir el disco de Nebra, un objeto tan misterioso como interesante, cuyo estudio y conocimiento se ha visto lastrado por el saqueo ilegal del patrimonio por parte de cazatesoros que solo buscaban beneficio económico. Este lastre ha impedido averiguar más sobre el contexto arqueológico del objeto, lo que, unido al mapa astronómico que parece representar, ha hecho que los investigadores formulen diversas teorías sobre este disco de la Edad del Bronce

¿Cómo es el disco?

Se trata de un disco de bronce datado del 1600 a. C. Tiene un diámetro de 32 centímetros, casi como un disco de vinilo y alcanza un peso de 2 kilos. El paso del tiempo le ha conferido un color verdoso por toda su superficie, sobre la que se incrustan símbolos grabados en láminas de oro. Contiene una esfera, entendida como el sol o una luna llena, una lámina que parece representar una luna creciente, puntos dorados como si fueran estrellas, una banda de oro curvada que podría ser una barca solar y otra banda más gruesa que recorre parte del extremo del disco, que probablemente representa el horizonte. Frente a esta banda había otra similar al otro lado del disco, pero se ha perdido. 

Los rayos X han revelado que el disco pasó por varias fases de fabricación o, más bien, parece que se superpusieron correcciones. Los arcos de los extremos fueron añadidos posteriormente al resto de elementos y, más tarde, se completó el diseño con la barca solar. El fondo parece que estuvo pintado de un azul intenso, lo cual refuerza la teoría de que lo representado es la bóveda celeste. Todo el diámetro está recorrido por pequeñas perforaciones que pudieron servir para sujetar algo al disco, quizás alguna tela decorada o incluso otro disco que ofreciera una segunda cara con otro diseño. 

¿Cómo se encontró?

Fue desenterrado en 1999 por buscadores de tesoros armados con un detector de metales. El expolio tuvo lugar en el yacimiento prehistórico de la colina de Mittelberg, situada en el bosque de Ziegelroda, cerca la localidad alemana de Nebra, unos 180 kilómetros al suroeste de Berlín. 

El daño causado por estos saqueadores es irreparable. Desenterraron el disco sin el cuidado necesario para rescatar estas piezas y, por supuesto, negando a los arqueólogos toda opción de estudiar in situ la pieza, enmarcada en su contexto arqueológico. 

Los cazatesoros encontraron también un conjunto formado por dos espadas, hachas, un cincel y fragmentos de brazaletes, que intentaron vender junto con el disco a los arqueólogos de la zona. Las fotografías de los objetos llegaron a manos de Wilfried Menghin, director del museo de Berlín por aquel entonces. Menghin advirtió la condición ilegal de esos objetos, avisando de que se trataba de patrimonio nacional y que, por tanto, debían ser depositadas en un museo. La advertencia hizo que se perdiera la pista de las piezas hasta 2003, cuando la policía suiza se hizo pasar por un coleccionista interesado en comprar el conjunto. Se concertó un encuentro en el hotel Hilton de Basilea, donde detuvieron a los saqueadores y rescataron el disco de Nebra junto al resto de piezas, que fueron devueltas al estado alemán de Sajonia-Anhalt. 

En 2013, la UNESCO inscribió el disco en el catálogo de Registro de la Memoria del Mundo por estar:

“Considerado como uno de los hallazgos arqueológicos más importantes del siglo XX. Combina una extraordinaria comprensión de los fenómenos astronómicos con las creencias religiosas de su época, que permiten vislumbres únicos en el conocimiento primitivo de los cielos”.

¿Qué es el disco de Nebra?

Esta es la pregunta más difícil. Tal y como hemos leído del informe de la UNESCO, la mayoría de los investigadores creen que el disco de Nebra es la representación del cosmos más antigua que conozcamos hasta la fecha. A partir de aquí, las teorías son tan diversas como interesantes. Algunas de ellas debaten entre sí, en cambio otras son perfectamente complementarias. 

Posteriores campañas de investigación en la colina donde se encontró el disco han determinado que no había restos de viviendas, y que el conjunto saqueado pertenecía a un depósito dentro de una cista, algo bastante común durante la Edad del Bronce. Dada la situación de la colina, se pensó que podía tratarse de una ofrenda a los dioses y de ahí el carácter ritual que mencionó la UNESCO siguiendo estos argumentos. 

Por otro lado, para algunos especialistas sería una herramienta de cálculo astronómico, una especie de reloj astronómico de la época que pudo tener un uso como calendario agrario, a fin de medir los momentos más adecuados para llevar a cabo las distintas etapas de los cultivos, la actividad principal de las sociedades durante la Edad del Bronce. Una teoría que se aplica a otros objetos y monumentos alineados con los solsticios de verano e invierno, como el famoso caso de Stonehenge.

Por supuesto, no faltan voces que argumentan en contra de las hipótesis expuestas. Hay investigadores que no creen que el disco se trate de un instrumento astronómico. Incluso llegó a ser tachado de falsificación por el arqueólogo alemán Peter Schauer. Sin embargo, estudios recientes han confirmado la datación y autenticidad del disco, ratificando su uso como reloj astronómico. 

“El disco celeste de Nebra es la primera guía conocida de los cielos que se ha descubierto, y sin duda, junto con el círculo de Goseck, son los primeros ejemplos de conocimiento astrológico detallado en Europa. Pero quizá no sea ese el final de la historia. Wolfhard Schlosser cree que el disco, con un valor actual de 11,2 millones de dólares, era uno de un par, y que el otro todavía está por ahí esperando a ser encontrado, en algún lugar de Nebra”. 

Referencias: Haughton, B. 2011. El disco celeste de Nebra: mapa antiguo de las estrellas. worldhistory.org. 2020. Archeology: New dating of Nebra sky disk. aktuelles.uni-frankfurt.de.

Imagen de portada: El Disco de Nebra

FUENTE RESPONSABLE: MUY Historia. Por Fran Navarro. 28 de octubre 2022.

Sociedad y Cultura/Historia/Edad de Bronce/Astronomía.

 

Realizan un descubrimiento que podría acotar drásticamente la búsqueda de criaturas espaciales.

Un planeta similar a la Tierra que orbita alrededor de una enana M -el tipo de estrella más común en el universo- parece no tener ninguna atmósfera. Este descubrimiento podría provocar un cambio importante en la búsqueda de vida en otros planetas.Dado que las enanas M son tan omnipresentes, este descubrimiento significa que un gran número de planetas que orbitan alrededor de estas estrellas también pueden carecer de atmósfera y, por tanto, es poco probable que alberguen seres vivos.

El trabajo que condujo a las revelaciones sobre el planeta sin atmósfera, llamado GJ 1252b, se detalla en la revista Astrophysical Journal Letters.

Este planeta orbita su estrella dos veces en el transcurso de un solo día terrestre. Es ligeramente más grande que la Tierra, y está mucho más cerca de su estrella que la Tierra del Sol, lo que hace que GJ 1252b sea intensamente caliente, además de inhóspito. La presión de la radiación de la estrella es inmensa, lo suficiente como para hacer volar la atmósfera de un planeta, afirma Michelle Hill, astrofísica de la UC Riverside y coautora del estudio.

La Tierra también pierde parte de su atmósfera con el paso del tiempo a causa del Sol, pero las emisiones volcánicas y otros procesos de ciclado del carbono hacen que la pérdida sea apenas perceptible al ayudar a reponer lo perdido. Sin embargo, a mayor proximidad de una estrella, un planeta no puede seguir reponiendo la cantidad que se pierde. En nuestro sistema solar, éste es el destino de Mercurio. Tiene una atmósfera, pero extremadamente delgada, formada por átomos expulsados de su superficie por el sol. El calor extremo del planeta hace que estos átomos escapen al espacio.

Para determinar que GJ 1252b carece de atmósfera, los astrónomos midieron la radiación infrarroja del planeta mientras su luz quedaba oscurecida durante un eclipse secundario. Este tipo de eclipse se produce cuando un planeta pasa por detrás de una estrella y la luz del planeta, así como la luz reflejada por su estrella, queda bloqueada.

La radiación reveló las abrasadoras temperaturas diurnas del planeta, que se estima alcanzan los 1.227ºC, tan calientes que el oro, la plata y el cobre se fundirían en el planeta. El calor, unido a la supuesta baja presión de la superficie, llevó a los investigadores a creer que no hay atmósfera.

Impresión artística de 55 Cancri e, un planeta rocoso que orbita peligrosamente cerca de su estrella anfitriona | foto NASA

Incluso con una enorme cantidad de dióxido de carbono, que atrapa el calor, los investigadores concluyeron que GJ 1252b no podría mantener una atmósfera. El planeta podría tener 700 veces más carbono que la Tierra y seguiría sin tener atmósfera. Se acumularía inicialmente, pero luego se reduciría y se erosionaría, dijo Stephen Kane, astrofísico de la UCR y coautor del estudio.

Las estrellas enanas M suelen tener más erupciones y actividad que el Sol, lo que reduce aún más la probabilidad de que los planetas que las rodean de cerca puedan mantener sus atmósferas. Es posible que el estado de este planeta sea una mala señal para los planetas que están aún más lejos de este tipo de estrellas, dijo Hill. Esto es algo que aprenderemos del telescopio espacial James Webb, que observará planetas como estos.

El trabajo de Hill en este proyecto fue apoyado por una subvención del programa Future Investigators in NASA Earth and Space Science and Technology. La investigación fue dirigida por Ian Crossfield en la Universidad de Kansas. En ella participaron científicos de la UC Riverside, así como del Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA, Caltech, la Universidad de Maryland, la Institución Carnegie para la Ciencia, el Instituto Max Planck de Astronomía, la Universidad McGill, la Universidad de Nuevo México y la Universidad de Montreal.

Hay 5.000 estrellas en la vecindad solar de la Tierra, la mayoría de ellas enanas M. Incluso si se pueden descartar por completo los planetas que orbitan alrededor de ellas, todavía hay aproximadamente 1.000 estrellas similares al sol que podrían ser habitables. Si un planeta está lo suficientemente lejos de una enana M, podría conservar una atmósfera. No podemos concluir todavía que todos los planetas rocosos alrededor de estas estrellas se reduzcan al destino de Mercurio, dijo Hill. Sigo siendo optimista.


Fuentes University of California, Riverside | Ian J.M. Crossfield, Matej Malik et al., GJ 1252b: A Hot Terrestrial Super-Earth with No Atmosphere, The Astrophysical Journal Letters, Volume 937, Number 1, DOI: 10.3847/2041-8213/ac886b

Imagen de portada:

FUENTE RESPONSABLE: La Brújula Verde. Magazine Cultural Independiente. Por Guillermo Carvajal. 24 de octubre 2022.

Sociedad y Cultura/Astronomía/Ciencia/Espacio exterior/Planetas.

Por qué el tiempo va hacia delante y no hacia atrás.

Cuando Isaac Newton publicó su famosa obra Principia en 1687, sus tres elegantes leyes del movimiento resolvieron muchos problemas.

Sin ellas, no podríamos haber llevado gente a la Luna 282 años después.

Pero estas leyes trajeron a la física un nuevo problema, que no se apreció completamente hasta siglos después de Newton y que todavía molestan a los cosmólogos de hoy.

El problema es que las leyes de Newton funcionan el doble de bien de lo que podríamos esperar.

Describen el mundo por el que nos movemos todos los días: el mundo de las personas, las manecillas que se mueven alrededor de un reloj e incluso la caída apócrifa de ciertas manzanas.

Pero también dan cuenta perfectamente de un mundo en el que las personas caminan hacia atrás, los relojes marcan de la tarde a la mañana, y la fruta se eleva desde la tierra hasta la rama del árbol.

«La característica interesante de las leyes de Newton, que no se apreció hasta mucho después, es que no distinguen entre el pasado y el futuro», dice el físico teórico y filósofo Sean Carroll, quien analiza la naturaleza del tiempo en su última obra «Las ideas más grandes del universo».

«Pero la direccionalidad del tiempo es su característica más obvia, ¿verdad? Tengo fotografías del pasado, no tengo fotografías del futuro».

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

El problema no se limita a las teorías centenarias de Newton.

Prácticamente todas las teorías fundamentales de la física desde entonces han funcionado tan bien hacia adelante como hacia atrás, dice el físico Carlo Rovelli del Centro de Física Teórica en Marsella, Francia, y autor de libros que incluyen «El orden del tiempo».

«A partir de Newton, la teoría del electromagnetismo de Maxwell, el trabajo de Einstein y la mecánica cuántica, la teoría cuántica de campos, la relatividad general e incluso la gravedad cuántica, no tienen distinción entre el pasado y el futuro», dice Rovelli.

«Lo que fue una sorpresa, porque la distinción es muy evidente para todos nosotros. Si haces una película, es obvio cuál es el futuro y cuál el pasado».

¿Cómo estas descripciones del Universo tienen sentido del tiempo si carecen de su propia flecha indicativa de dirección?

Como dice Marina Cortês, astrofísica de la Universidad de Lisboa: «Hay muchas implicaciones que comienzan con tomarse en serio la pregunta, ‘¿Por qué pasa el tiempo?'».

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

Parte de la respuesta se encuentra en el Big Bang, sucedido hace casi 14.000 millones de años.

Otra percepción proviene del extremo opuesto, en la eventual muerte del Universo.

Pero antes de embarcarse en este viaje épico de ida y vuelta a lo largo de la línea de tiempo del Universo, vale la pena detenerse en 1865, justo cuando la primera ley de la física verdaderamente direccional en el tiempo aparecía al mismo tiempo que se daba la Revolución Industrial.

Juntando vapor

En el siglo XIX, cuando el carbón se metía en los hornos para generar energía de vapor, los científicos e ingenieros que esperaban desarrollar mejores motores adoptaron un conjunto de principios que describían la relación entre el calor, la energía y el movimiento.

Se conocieron como las leyes de la termodinámica.

En Alemania, en 1865, el físico Rudolf Clausius afirmó que el calor no puede pasar de un cuerpo frío a uno caliente, si nada cambia a su alrededor.

Clausius ideó el concepto que llamó «entropía» para medir este comportamiento del calor; otra forma de decir que el calor nunca fluye de un cuerpo frío a uno caliente es decir «la entropía solo aumenta, nunca disminuye».

Como destaca Rovelli en «El orden del tiempo», esta es la única ley básica de la física que puede distinguir el pasado del futuro.

Una pelota puede rodar cuesta abajo o ser pateada de regreso a su cumbre, pero el calor no puede fluir de lo frío a lo caliente.

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

Para ilustrar, Rovelli toma su pluma y la deja caer de una mano a la otra.

«La razón por la que esto se detiene en mi mano es porque tiene algo de energía, y luego la energía se convierte en calor y calienta mi mano. Y la fricción detiene el rebote. De lo contrario, si no hubiera calor, esto rebotaría para siempre y no distinguiría el pasado del futuro».

Hasta ahora, es sencillo. Es decir, hasta que empieces a considerar qué es el calor a nivel molecular.

La diferencia entre las cosas calientes y las cosas frías es cuán agitadas están sus moléculas: en una máquina de vapor caliente, las moléculas de agua están muy excitadas, dando vueltas y chocando entre sí rápidamente.

Las mismas moléculas de agua están menos agitadas cuando se unen como condensación en el cristal de una ventana.

Aquí está el problema: cuando te acercas al nivel de, digamos, una molécula de agua chocando y rebotando en otra, la flecha del tiempo desaparece.

Si viera un video microscópico de esa colisión y luego lo rebobinara, no sería obvio qué camino era hacia adelante y hacia atrás.

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

En la escala más pequeña, el fenómeno que produce calor, las colisiones de moléculas, es simétrico en el tiempo.

Esto significa que la flecha del tiempo del pasado al futuro solo emerge cuando se retrocede del mundo microscópico al macroscópico, algo que apreció por primera vez el físico y filósofo austriaco Ludwig Boltzmann.

«Entonces, la dirección del tiempo proviene del hecho de que miramos cosas grandes, no miramos los detalles», dice Rovelli.

«Es en este paso, desde la visión microscópica fundamental del mundo hasta la descripción aproximada del mundo macroscópico, aquí es donde entra la dirección del tiempo».

«No es que el mundo esté fundamentalmente orientado en el espacio y el tiempo», dice Rovelli. Es que cuando miramos a nuestro alrededor, vemos una dirección en la que las cosas medianas y cotidianas tienen más entropía: la manzana madura caída del árbol, la baraja de cartas barajada».

Aunque la entropía parece estar inextricablemente ligada a la flecha del tiempo, parece un poco sorprendente, tal vez incluso desconcertante, que la única ley de la física que tiene una fuerte direccionalidad del tiempo incorporada pierda esta direccionalidad cuando miras a muy pequeña escala.

«¿Qué es la entropía?» Rovelli dice.

«La entropía es simplemente cuánto nos olvidamos de la microfísica, cuánto nos olvidamos de las moléculas».

Si hay una flecha del tiempo, ¿de dónde vino en primer lugar?

«La respuesta está incrustada en el comienzo del Universo», dice Carroll.

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

«La respuesta es porque el Big Bang tenía baja entropía. Y aún así, 14.000 millones de años después estamos nadando en las secuelas de ese tsunami que comenzó cerca del Big Bang. Es por eso que el tiempo tiene una dirección para nosotros».

La entropía extraordinariamente baja del Universo en el Big Bang es tanto una respuesta como una gran pregunta.

El principio y el final

«Lo que menos entendemos sobre la naturaleza del tiempo es por qué el Big Bang tenía baja entropía, por qué el Universo primitivo era así», dice Carroll.

«Y creo honestamente, como cosmólogo en activo, creo que mis compañeros cosmólogos han bajado los brazos en este caso. Realmente no toman ese problema lo suficientemente en serio».

Carroll publicó un artículo en 2004 con su colega Jennifer Chen, en el que pretendían explicar por qué el Universo tenía una entropía tan baja cerca del Big Bang, en lugar de simplemente asumir o aceptar que este fuera el caso.

«Hay muchas lagunas en la teoría, muchos aspectos que no están completamente madurados, pero también creo que es, con mucho, la mejor teoría que tenemos», dice Carroll. «No hace trampa».

Otros cosmólogos están de acuerdo en que es hora de pensar seriamente en este problema de los orígenes de baja entropía del Universo.

«La probabilidad de que nuestro Universo actual tenga condiciones iniciales de este tipo, y no de otro tipo, es de alrededor de uno en 10 a 10 a 124 (1:10^10^124)», dice Cortês. (Otra forma de decirlo es que el evento tenía una probabilidad de 0,00…01, con 120 ceros omitidos).

«Quiero decir que podría decir con seguridad que este es el número más grande en la física moderna, fuera de la filosofía o las matemáticas».

Asumir unos orígenes tan improbables de una entropía tan baja es un gran ejemplo de cómo «empujar el problema debajo de la alfombra», dice Cortês.

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

«Si los físicos siguen haciendo esto, después de un tiempo lo que habrá será un gran montón debajo de la alfombra. Nos corresponde a nosotros, los cosmólogos, explicar por qué el tiempo solo avanza».

Incluso si aún no sabemos por qué, el pasado de baja entropía del Universo es una fuente plausible de la flecha del tiempo.

Como la mayoría de las cosas que tienen un principio, la flecha también tendrá un final.

La primera persona en detectar esto fue, una vez más, el físico austriaco Ludwig Boltzmann.

«Boltzmann pensó, ‘ah, la entropía está creciendo en el Universo y tal vez llegue al máximo en algún momento'», dice Rovelli.

En ese punto, el calor se distribuiría uniformemente por todo el Universo, y ya no fluiría de un lugar a otro.

No habría energía disponible en una forma útil para hacer trabajo; en otras palabras, casi nada interesante estaría sucediendo en todo el Universo.

Como lo describe la astrofísica Katie Mack, «A medida que continúa ese proceso, todo se descompone tanto que todo lo que queda es el calor residual de todo lo que existió alguna vez en el Universo». Este destino se conoce como la muerte térmica del Universo, o muerte por calor.

«Las estrellas dejarán de arder, ya no pasará nada. No habrá nada más que pequeñas fluctuaciones térmicas», dice Rovelli.

«Supongamos que esto sucede. No sabemos con certeza si va a suceder, pero supongamos que sucede, ¿deberíamos decir que no hay dirección de tiempo allí? Por supuesto que no hay dirección de tiempo, porque cada fenómeno que sucedió de una manera podría también ir en un sentido o en el otro. Nada distinguirá las dos direcciones del tiempo».

Esto es quizás lo más extraño de la flecha del tiempo: «Solo dura un rato», dice Carroll.

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES. Es muy difícil imaginar lo que podría pasar si la flecha del tiempo finalmente se desvanece.

«Cuando pensamos, producimos calor en nuestras neuronas», dice Rovelli.

«Pensar es un proceso en el que la neurona necesita entropía para funcionar. Nuestro sentido del paso del tiempo es exactamente lo que la entropía le hace a nuestro cerebro».

La flecha del tiempo que surge de la entropía nos acerca mucho más a comprender por qué el tiempo sólo avanza.

Pero puede haber más flechas del tiempo que esta; de hecho, podría decirse que hay una descarga completa de flechas del tiempo que apuntan desde el pasado hacia el futuro.

Para entender esto, tenemos que pasar de la física a la filosofía.

Tiempo humano

Las formas en que intuitivamente entendemos y experimentamos el tiempo no deben tomarse a la ligera, dice Jenann Ismael, profesora de filosofía en la Universidad de Columbia, Nueva York.

Si piensa en su propia experiencia del tiempo, pronto podrá reconocer varias de las flechas psicológicas que forman una parte central de la experiencia humana.

Una de estas flechas es lo que Ismael llama «fluir».

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

«Si miras al mundo, no experimentas una representación puramente estática del estado instantáneo del mundo», dice, como en una película compuesta por varios fotogramas estáticos cada segundo.

«Vemos directamente que el mundo está cambiando».

Esta experiencia del flujo del tiempo está integrada en nuestra percepción.

«La visión no se parece en nada a una cámara de cine», dice Ismael.

«En realidad, lo que sucede es que su cerebro está recopilando información durante un período temporal. Está integrando esa información para que, en un momento dado, lo que está viendo sea un cálculo que el cerebro ha hecho. 

 

De modo que no solo vea que las cosas se mueven, ves lo rápido que se mueven, la dirección en la que se mueven. Entonces, todo el tiempo, tu cerebro está integrando información en intervalos temporales y te da el resultado. Así que ves el tiempo, de alguna manera».

Hay una segunda característica del tiempo que Ismael distingue del flujo, que ella denomina «pasaje».

La idea de pasaje está íntimamente ligada a experiencias orientadas en el tiempo, como la memoria y la anticipación.

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES. Tome el ejemplo de una boda o cualquier evento de vida muy esperado.

Nuestra experiencia de estos momentos tiene muchas capas, desde las conflictivas etapas de planificación hasta la intensidad del día en sí y los recuerdos que permanecen con nosotros durante años.

Hay una direccionalidad en estas diferentes experiencias: la forma en que anticipamos un evento en el futuro es fundamentalmente diferente de cómo lo recordamos cuando ya pasó.

«Todo eso es parte de lo que considero la experiencia del pasaje, esta idea de que experimentamos cada evento como anticipado del pasado, experimentado en el presente, recordado en retrospectiva», dice Ismael.

«Es una especie de proustiano en su densidad».

Estos aspectos de la direccionalidad del tiempo psicológico, así como muchos otros, como el sentido de apertura que tenemos sobre el futuro pero no sobre el pasado, podrían tener sus raíces en la flecha del tiempo nacida de la Revolución Industrial.

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

«Creo que todo vuelve a la entropía», dice Ismael.

«Ahora no veo ninguna razón para pensar que los tipos de flechas que están involucradas en la psicología humana están enraizadas en última instancia en la flecha entrópica. Pero es una pregunta empírica. No tengo ninguna razón para pensar que este proyecto para comprender la experiencia humana en relación con la flecha entrópica va a fallar».

Ese proyecto es lo que Carroll espera hacer, tomando varias características de nuestra experiencia del tiempo y relacionándolas con la entropía. Su primer objetivo es la causalidad, otro elemento de la flecha del tiempo, ya que las causas suceden antes que los efectos.

Por decir lo menos, este proyecto es una empresa importante para todos los físicos y filósofos involucrados.

Y aún, al acecho en las sombras detrás de todos esos esfuerzos, queda esa pregunta persistente sobre por qué la entropía era tan baja en el Universo primitivo.

«Creo que entendemos por qué tenemos esta sensación de fluir», dice Rovelli.

«Entendemos por qué el pasado nos parece fijo y el futuro parece abierto. Entendemos por qué hay fenómenos irreversibles, y podemos reducir todo eso a la segunda ley de la termodinámica, al aumento de la entropía».

«Está muy relacionado con el hecho de que si lo rastreamos atrás, atrás, atrás, el Universo comenzó muy pequeño, en una situación muy peculiar. Entonces, de alguna manera, se está revirtiendo esa situación peculiar».

«Pero, por supuesto, hay una pregunta abierta, quiero decir, ¿por qué? ¿Por qué comenzó de esa manera en particular?»

 

Imagen de portada:  GETTY IMAGES

FUENTE RESPONSABLE: Martha Henriques. BBC Future. 8 de octubre 2022.

Física/Astronomía/Ciencia