Los científicos observan fascinados nueve ciclones girando en el polo norte de Júpiter.

Las imágenes de la nave espacial Juno revelaron tormentas extrañas y organizadas en Júpiter.

Si deseas profundizar en esta entrada; por favor cliquea adonde está escrito en “azul”. Muchas gracias.

Algunas tormentas extrañas en Júpiter descubiertas en 2017 por una nave espacial de la NASA son particularmente intrigantes para los científicos. Una nueva investigación intentó entender cómo los nueve ciclones que giran en el polo norte de Júpiter permanecen tan organizados.

La conocida y emblemática Gran Mancha Roja de Júpiter es en realidad una masa de nubes de tormenta arremolinadas llamada anticiclón, y es solo una de las muchas tormentas en el gigante gaseoso. En el polo norte de Júpiter, hay una familia de nueve ciclones, una gran tormenta rodeada de ocho más pequeñas, que fue notada por primera vez en 2017 por la nave espacial Juno de la NASA, la cual orbita el planeta. Un estudio publicado en Nature Astronomy examinó por qué esta configuración se ha mantenido estable durante los últimos años, o incluso mucho antes de su descubrimiento.

“Desde 2017, la nave espacial Juno ha observado un ciclón en el polo norte de Júpiter rodeado por ocho ciclones más pequeños dispuestos en un patrón poligonal”, escriben los autores del estudio. “No está claro por qué esta configuración es tan estable o cómo se mantiene”.

El polo sur de Júpiter presenta una configuración similar, excepto que esta tiene cinco tormentas que forman un pentágono, a diferencia de las ocho del polo norte que forman un octágono. Los investigadores se refieren a los sistemas geométricos de tormentas de los polos norte y sur como “polígonos” y escriben: “Los polígonos y los vórtices individuales que los componen se han mantenido estables durante los 4 años desde que Juno los descubrió. Los patrones poligonales giran lentamente, o no giran en absoluto”.

Los investigadores utilizaron una serie de imágenes del instrumento de tipo espectrómetro llamado Jovian Infrared Auroral Mapper de Juno, o JIRAM, para estudiar el comportamiento de estas tormentas. Descubrieron que un “anillo anticiclónico” rodea la tormenta central, girando en la dirección opuesta al ciclón principal. Este anillo, argumentan los investigadores, podría servir para estabilizar el sistema.

Las tormentas de Júpiter son un ejemplo sorprendente de la intensa meteorología que puede ocurrir en otros planetas. En Saturno, otro planeta gigante gaseoso, una enorme corriente en chorro con forma hexagonal cubre el polo norte. Incluso se sabe que cambia de color.

Imagen de portada: Esta imagen tomada por la nave espacial Juno muestra los nueve ciclones en el polo norte de Júpiter en infrarrojo.Imagen: NASA/JPL-Caltech/SwRI/ASI/INAF/JIRAM

FUENTE RESPONSABLE: Gizmodo. Por Kevin Hurler. 26 de septiembre 2022.

Espacio/Astronomía/Ciencia/Júpiter.

 

El campo magnético más fuerte en el universo.

Un equipo de astrónomos que utiliza el telescopio de rayos X Insight-HXMT de China ha realizado una medición directa del campo magnético más fuerte del universo conocido. El campo magnético pertenece a un magnetar que actualmente está en proceso de canibalizar a un compañero en órbita.

Si deseas profundizar en esta entrada; por favor cliquea adonde está escrito en “azul”. Muchas gracias.

Se descubrió recientemente una línea de absorción de ciclotrón con una energía de 146 keV en la estrella de neutrones binaria de rayos X Swift J 0243.6+6124, correspondiente a un campo magnético superficial de más de 1 600 millones de Tesla.

Las estrellas de neutrones tienen los campos magnéticos más fuertes del universo, y la única forma de medir directamente su campo magnético superficial es observar las líneas de absorción del ciclotrón en sus espectros de energía de rayos X.

Después de la medición directa del campo magnético más fuerte del universo en aproximadamente mil millones de Tesla en 2020, se han batido los récords mundiales de la línea de absorción de ciclotrón de mayor energía y la medición directa del campo magnético más fuerte del universo.

Los hallazgos, obtenidos conjuntamente por el Laboratorio Clave de Astrofísica de Partículas en el Instituto de Física de Alta Energía (IHEP) de la Academia de Ciencias de China y el Instituto de Astronomía y Astrofísica, Centro Kepler de Astrofísica y Partículas, de la Universidad de Tübingen (IAAT), se publicaron en Astrophysical Journal Letters (ApJL).

Un sistema binario de rayos X de estrella de neutrones consta de una estrella de neutrones y su estrella compañera. Bajo la fuerte fuerza gravitacional de la estrella de neutrones, el gas de la estrella compañera cae hacia la estrella de neutrones, formando un disco de acreción.

El plasma en el disco de acreción caerá a lo largo de líneas magnéticas a la superficie de la estrella de neutrones, donde se libera una poderosa radiación de rayos X. Junto con la rotación de la estrella de neutrones, tales emisiones dan como resultado señales periódicas de pulsos de rayos X, de ahí el nombre de «púlsar de acreción de rayos X» para estos objetos.

Muchas observaciones han revelado que estos tipos de objetos tienen estructuras de absorción en sus espectros de radiación de rayos X, a saber, líneas de absorción de ciclotrón, que se cree que son causadas por dispersión resonante y, por lo tanto, absorción de rayos X por electrones que se mueven a lo largo de los campos magnéticos fuertes.

La energía de la estructura de absorción corresponde a la fuerza del campo magnético superficial de una estrella de neutrones; por lo tanto, este fenómeno se puede utilizar para medir directamente la fuerza del campo magnético cerca de la superficie de la estrella de neutrones.

Los púlsares de rayos X ultraluminosos son una clase de objetos cuya luminosidad de rayos X supera con creces la de los púlsares de acreción de rayos X canónicos. Se han descubierto previamente en varias galaxias alejadas de la Vía Láctea. Los astrónomos han especulado que sus púlsares tienen una gran intensidad de campo magnético, aunque todavía faltan pruebas de medición directa.

In sight-HXMT realizó observaciones detalladas y de banda ancha del estallido de Swift J 0243.6+6124, el primer púlsar de rayos X ultraluminosas de la Vía Láctea, y descubrió sin ambigüedades su línea de absorción de ciclotrón. Esta línea reveló energía de hasta 146 keV (con un significado de detección de aproximadamente 10 veces la desviación estándar), lo que corresponde a un campo magnético superficial de más de 1 600 millones de Tesla.

Este no es solo el campo magnético más fuerte medido directamente en el universo hasta la fecha, sino también la primera detección de una línea de absorción de ciclotrón de electrones en una fuente de rayos X ultraluminosos, lo que proporciona una medición directa del campo magnético de la superficie de la estrella de neutrones.

Se cree que los campos magnéticos superficiales de las estrellas de neutrones tienen estructuras complejas, que van desde campos dipolares muy alejados de la estrella de neutrones hasta campos multipolares que solo influyen en el área cercana a la estrella de neutrones. Sin embargo, la mayoría de las estimaciones indirectas anteriores de los campos magnéticos de las estrellas de neutrones han probado solo los campos dipolares.

Esta vez, la medición directa del campo magnético por Insight-HXMT basada en la línea de absorción del ciclotrón es aproximadamente un orden de magnitud mayor que la estimada utilizando medios indirectos.

Esto sirve como la primera evidencia concreta de que la estructura del campo magnético de una estrella de neutrones es más compleja que la de un campo dipolar simétrico tradicional, y también proporciona la primera medición del componente no simétrico del campo magnético de una estrella de neutrones.

Referencia:

Ling-Da Kong. et al. Insight-HXMT Discovery of the Highest-energy CRSF from the First Galactic Ultraluminous X-Ray Pulsar Swift J0243.6+6124. The Astrophysical Journal Letters 2022. https://doi.org/10.3847/2041-8213/ac7711

Imagen de portada: Gentileza de Pinterest

FUENTE RESPONSABLE: Doctor Fisión. 20 de septiembre 2022.

Astronomía/Espacio exterior/Campos magnéticos/Estrella de neutrones.

 

 

Este fin de semana ya podrás ver Júpiter y sus lunas sin usar telescopio.

El 26 de septiembre el planeta gigante parecerá más grande y brillante de lo normal, pues se encontrará solo a unos 590 millones de kilómetros de la Tierra. Será su mayor aproximación en casi 60 años y se podrá ver desde la Tierra sin necesidad de telescopio incluso unos días antes y después.

Si deseas profundizar en esta entrada; por favor cliquea adonde está escrito en “azul”. Muchas gracias.

Apenas tres días después del equinoccio de otoño, exactamente el 26 de septiembre de 2022, la gran bola de gas que es Júpiter, el planeta más grande del sistema solar, se aproximará extraordinariamente a la Tierra y su cara quedará completamente iluminada por el Sol. Es decir, que se darán dos circunstancias favorables para su observación de manera simultánea: hará su máximo acercamiento a la Tierra en los últimos 59 años y alcanzará la oposición (se encontrará en un punto opuesto al Sol desde nuestra perspectiva, un fenómeno que ocurre cada 13 meses).

Para que nos hagamos una idea de su proximidad, en su punto más lejano, Júpiter se sitúa a 965 millones de kilómetros, pero este lunes 26 de septiembre estará solo a unos 590 millones de km. Esto permitirá contemplarlo con unos simples prismáticos, hasta el punto de que se podría distinguir alguna de sus características bandas de nubes y también sus lunas más grandes: Io, Europa, Ganímedes y Calisto.

Se podrá ver con unos prismáticos tanto sus lunas más grandes como sus características bandas de nubes.

Sin embargo, con un telescopio mediano incluso se podría distinguir la famosa Gran Mancha Roja, que en realidad es una tormenta cuyo tamaño supera a la de nuestro propio planeta y de la que se conoce su existencia desde el año 1645.

De esta manera, Júpiter se convertirá en el segundo objeto más brillante del firmamento, después de la Luna. Para realizar la mejor observación posible, se recomienda situarse en una gran elevación y en un área oscura, sin contaminación lumínica. No es necesario realizar la observación el mismo lunes, sino también unos días antes o después. Con todo, hay que tener en cuenta que la probabilidad de nubes es alta porque, a partir del jueves, se acerca una borrasca atlántica hacia la península Ibérica.

Júpiter, un gigante gaseoso

Júpiter es el mayor cuerpo celeste del sistema solar, con una masa 318 veces mayor que la de la Tierra y 3 veces mayor que la de Saturno. Sin embargo, Júpiter no es un planeta como el nuestro, sino una bola de gas formada principalmente por hidrógeno y helio. No obstante, en sus entrañas posee un denso núcleo rocoso unas 20 veces más macizo que la Tierra.

El planeta también está azotado por vientos de unos 370 km/h, con ráfagas de hasta 650 km/h. En la atmósfera externa, las temperaturas medias rondan los 152 ºC. Y a su alrededor orbitan 79 lunas, si bien observaciones más precisas sugieren que podría tener al menos 600 lunas irregulares de más de un kilómetro de diámetro. Las primeras observaciones de las lunas de Júpiter, de hecho, se adjudican a Galileo Galilei (1564-1642), que armado con un telescopio artesanal logró descubrir que era el Sol (y no la Tierra) el que se encontraba en el centro del universo y que los planetas y las estrellas giraban en torno a él.

 

Imagen de portada: Júpiter (NASA)

FUENTE RESPONSABLE: National Geographic España. Por Sergio Parra. 23 de septiembre 2022

Júpiter/Astronomía/Espacio;NASA/Universo/Actualidad

El James Webb captura sus primeras imágenes de Marte.

Las cámaras del James Webb han apuntado a Marte, el planeta rojo. Además de ofrecer nuevas imágenes del mismo, nos sirve para saber la precisión de los instrumentos del telescopio estrella de la actualidad.

Si deseas profundizar en esta entrada; por favor cliquea adonde está escrito en “azul”. Muchas gracias.

El Telescopio Espacial James Webb nos ha permitido ver el universo como nunca antes. Desde galaxias hipnóticas, hasta exoplanetas en otras zonas de nuestra propia Vía Láctea. Sin embargo, recientemente nos ha ofrecido una imagen de un cuerpo que conocemos mucho mejor, y tiene una razón. Te presentamos al planeta Marte captado por el James Webb.

Para una nueva demostración de su potencia, el James Webb dirigió la mirada a nuestro propio Sistema Solar. Aquí, ha captado imágenes de nuestro vecino, Marte. Capturadas a través de los instrumentos infrarrojos, revelan detalles como la composición atmosférica y la superficie del planeta.

La información ha sido publicada por la Agencia Espacial Europea (ESA). Ha sido en su web oficial donde compartieron las nuevas imágenes del James Webb, que ha usado el poder de sus cámaras NIRCam y NIRSpec para obtener información sobre el planeta rojo.

Qué ha visto el James Webb en Marte.

Imagen publicada por la ESA

Este 5 de septiembre, el James Webb recurrió a su cámara de infrarrojo cercano y su espectrógrafo de infrarrojo cercano para mapear la superficie del planeta. La primera vista de la superficie viene conformada por dos imágenes en dos frecuencias infrarrojas diferentes.

¿Qué vemos en ellas exactamente? En en el recuadro inferior, se aprecia el hemisferio occidental del planeta con una incidencia solar bastante alta. En dicha imagen, mientras más brillante sea el color, más cálida se encuentra la zona. Para capturar esta visión, el James Webb miró con una frecuencia de 4.3 micrones.

En una segunda imagen, el telescopio revela algunos detalles de la superficie marciana. Específicamente, zonas de su topografía, tales como el área conocida como Syrtis Major, el cráter de Huygens y Hellas Planitia. Para captar esta foto, el James Webb lo hizo a los 2.1 micrones, frecuencia que corresponde al espectro infrarrojo cercano y que, al igual que la anterior, no es visible al ojo humano.

El telescopio revela la composición atmosférica de Marte

Además de información sobre la superficie del planeta, el James Webb también ha recolectado datos sobre la atmósfera marciana. Para ello, ha utilizado su instrumento espectrógrafo de infrarrojo cercano, con el que ha capturado elementos como el dióxido de carbono, agua y monóxido de carbono en la delgada atmósfera del planeta rojo.

«Estas primeras observaciones del Webb sobre Marte demuestran cómo podemos estudiar las diferentes regiones de su superficie, incluida la composición de su atmósfera con el instrumento NIRSpec», comenta Chris Evans, científico en el proyecto Webb en la ESA a Gizmodo.

Sobre la base de lo que se ha hecho con otras misiones, y sin las limitaciones de la atmósfera terrestre para la espectroscopia en tierra, Webb nos dará nuevos conocimientos sobre temas importantes como la historia del agua en Marte. Chris Evans

¿Para qué tomar información de un planeta que ya conocemos?

Marte es uno de los planetas más estudiados de nuestro Sistema Solar. No solo por la posibilidad de que en algún momento de su historia albegarse vida, sino también por lo que significa para el futuro interplanetario de la humanidad. Por lo tanto, el planeta rojo ha sido observado en detalle desde hace décadas.

Entonces, ¿para qué ha captado el James Webb información que ya conocemos? Detalles como su temperatura o composición atmosférica no son extraños para nosotros. De hecho, desde hace un tiempo que ya los sabemos con precisión. Pero como siempre, esto tiene un motivo bastante relevante detrás.

Al captar información que ya conocemos, y llegar a conclusiones que no nos son extrañas, el James Webb y su equipo detrás puede medir su precisión al detectar estos datos. Así, podemos saber cómo se comportaría el telescopio al ser apuntado a otros cuerpos celestes mucho más lejanos, o incluso exoplanetas que no son visibles con otro tipo de telescopios.

Sin embargo, el James Webb también puede obtener información que hasta ahora no habíamos podido observar con detalle en nuestro Sistema Solar. Un ejemplo de esto son las auroras de Júpiter, una visión impactante y que hace poco fue revelada en toda su gloria.

Imagen de portada: Marte. Planeta Rojo

FUENTE RESPONSABLE: Hipertextual. Por Tomás Rivero. 20 de septiembre 2022.

Telescopio Espacial James Webb/Astronomía/NASA/Espacio exterior/Marte

 

 

 

Así se dimensionan las distancia en el cosmos.

Los años luz han ayudado al humano a dimensionar la distancia entre el planeta Tierra y otros cuerpos celestes en el universo.

Los objetos tecnológicos utilizados para captar  observar el universo logran generar imágenes de lo que alguna vez fue el universo y los años luz han ayudado a los seres humanos a medir la distancia de La Tierra de otros cuerpos celestes en el cosmos. 

¿Cómo funcionan los años luz? 

Cuando se habla de «un año luz» se establece con una multiplicación entre 365.25 (días que representa un año), con 299.79 kilómetros (que recorre la luz en un segundo) y así se determina dicha distancia. 

Al hacer esta multiplicación, se puede establecer que un año luz equivale en kilómetros a 9 billones 460 mil 716 millones 19 mil 200. 

Entonces su utilizó la luz como medida única para medir distancias, pues nada viaja más rápido que la luz, ni siquiera el sonido.

Así se puedo establecer que La Tierra en años luz a ocho minutos del Sol, y de la vía Láctea de 100.000 años y de la galaxia Andrómeda  2.5 millones de años luz.

Imagen de portada: GETTY IMAGES

FUENTE RESPONSABLE: Caracol Radio. Colombia. 17 de septiembre 2022.

Astronomía/Ciencia/Dimensiones/Medición de tiempo.

 

Hay un nuevo y gigantesco satélite en órbita. Y los astrónomos están que trinan. 

Este fin de semana el cohete Falcon 9 de SpaceX realizó un lanzamiento especial. Uno que incluía más satélites de su red Starlink —ya tiene 2.200 en órbita, más o menos la mitad de lo planeado— pero que sobre todo permitió poner en órbita al BlueWalker 3, un satélite de comunicaciones muy especial.

Gigantesco. Este satélite es de hecho un prototipo creado por la empresa americana AST Space Mobile. Su objetivo es crear una constelación de satélites de comunicaciones, y algunos de los modelos finales (los ‘Bluebirds’) podrían ser incluso dos veces más grandes que el Bluewalker 3, que pesa 1.500 kg y que una vez desplegado tendrá un área de 64 metros cuadrados.

El tamaño importa. Según sus creadores, ese satélite es tan grande porque «para poder comunicarse con un teléfono de bajo consumo y baja fuerza de señal necesitas una gran antena en uno de los extremos con un montón de potencia, así que eso es parte crítica de nuestra infraestructura». La idea, explicaban, es que su plataforma pueda funcionar con los smartphones actuales sin que estos tengan que actualizarse con nuevos componentes o diseños.

¿Es una estrella? ¿Es un planeta? No, es Bluewalker 3, pero ese tamaño podría hacer que fuese confundido con esos cuerpos celestes. Eso ha provocado que los astrónomos estén preocupados. John Barentine, astrónomo de Dark Sky Consulting, explicaba en New Scientist que este satélite «podría ser el objeto más brillante del cielo, potencialmente más brillante que el planeta Venus».

Y la cosa pinta aún peor para los astrónomos. No es solo su tamaño, sino la potencia de las ondas de radio que enviará para esas comunicaciones. Los astrónomos creen que eso podría interferir en los instrumentos que estudian el universo, pero es que este satélite es solo el primero de muchos de esa constelación, y ya había habido quejas con lo que la constelación de SpaceX —que ha tratado de minimizar el problema— iba a suponer para la astronomía.

¿Debemos limitar el tamaño de los satélites? Chris Johnson, consejero en temas de espacio, indicaba que no hay regulación que limite el tamaño máximo de los satélites, este lanzamiento podría hacer que se comenzara a debatir sobre el tema. Barentine, mientras tanto, explica que la comunidad de astrónomos acepta que lógicamente vaya a haber más con el paso del tiempo. Lo que quieren, explica «es una coexistencia pacífica».

Imagen de portada: Gentileza de Xataka.

FUENTE RESPONSABLE: Xataka. Por Javier Pastor. 16 de septiembre 2022.

Astronomía/Satélites/Space X

 

 

Qué sabemos de “Arcturus” la estrella gigante roja que figura como Guardián de la Osa Mayor.

A 37 años luz de nuestro Sistema Solar, la estrella gigante ‘Arcturus’ emite un brillo que deslumbra la bóveda celeste durante los últimos meses del año.

Si deseas profundizar esta entrada; cliquea por favor donde este escrito en color “azul”.

Spica, Betelgeuse y Arcturus son las tres estrellas más brillantes de la noche en el Hemisferio Norte. Poco tiempo después del anochecer, estos cuerpos astronómicos dominan la bóveda celeste por su fulgor potente. Más aún cuando hay luna nueva, y el resplandor pálido de la Luna no les hace competencia.

Particularmente desde septiembre, Arcturus gana protagonismo en el cielo nocturno. Como una estrella gigante roja, emite «215 veces más calor que el sol de la Tierra«, según documenta Space. Además, no está muy lejos de nuestro Sistema Solar: a apenas 37 años luz de distancia, su luz nos alcanza cada noche con una intensidad particular. Esto es todo lo que sabemos sobre ella.

Arcturus: un hito en la astronomía moderna

Ilustración comparativa entre Arcturus y nuestro Sol. | Crédito: Wikimedia Commons

Arcturus marcó un hito en la investigación astronómica moderna. Fue la primera en demostrar que las estrellas no están fijas e inmutables, sino que pueden moverse. Y lo que es más, según documenta la NASA, «en comparación con otras estrellas, se mueve extremadamente rápido con respecto a nuestro sistema solar».

El astrónomo británico Edmund Halley estuvo a cargo de su estudio originalmente, en el siglo XVII. Sin embargo, a partir de sus observaciones, se afianzó la idea de que las estrellas se mueven como objetos independientes. De hecho, Arcturus es el cuerpo principal de un grupo de 53 estrellas que se mueven conjuntamente a través de nuestra galaxia. A todas ellas se les conoce como «Grupo de Arturo».

Hoy en día, se sabe que Arcturus es una estrella de color naranja, que figura como la más brillante de la constelación Boötes. Los astrónomos contemporáneos piensan que, por el curso natural en la vida de estos cuerpos celestes, cuando se acerque su muerte se convertirá en una enana blanca.

¿Dónde se puede ver en el cielo nocturno?

Grabado que representa la constelación de Bootes. El nombre proviene del griego y significa ‘pastor’ o ‘arador’. Fecha del siglo XVIII. | Crédito: Universal History Archive / Universal Images Group a través de Getty Images

Traducido del griego, el nombre de ‘Arcturus’ (Ἀρκτοῦρος) se traduce literalmente como «guardián del oso». Esto es así porque es el objeto más luminoso cerca de la Osa Mayor, una constelación adyacente. De ahí que, actualmente, se le reconozca a esta estrella como ‘el guardián de la Osa‘.

Arcturus es una estrella verdaderamente brillante. Si la contaminación lumínica y las condiciones meteorológicas lo permiten, es posible localizarla «en el oeste en las primeras horas después de que oscurezca«, según los registros de la NASA.

Lo más sencillo es buscar la Osa Mayor, y seguir con la mirada hacia el sur. Una referencia es extender la mano, en una distancia aproximada entre el dedo pulgar y el meñique. A esta acción de medición rudimentaria se le conoce históricamente como «arco a Arcturus«.

Imagen de portada:UN PANORAMA DEL CIELO OCCIDENTAL EN EL CREPÚSCULO PROFUNDO EN REESOR LAKE EN CYPRESS HILLS EN EL SURESTE DE ALBERTA, EN CYPRESS HILLS INTERPROVINCIAL PARK, UNA RESERVA DE CIELO OSCURO. / GETTY IMAGES

FUENTE RESPONSABLE: National Geographic en Español. 13 de septiembre 2022.

Sociedad y Cultura/Espacio exterior/Fenómenos astronómicos/ Fenómenos Naturales

Muere Frank Drake: ¿quién fue y por qué es considerado pionero en la búsqueda de vida extraterrestre?

Con 32 años dejó un legado marcado por sus contribuciones fundamentales a la búsqueda de vida más allá de la Tierra. Una ecuación homónima y múltiples reconocimientos lo consagraron en la ciencia espacial.

Si deseas profundizar esta entrada; cliquea por favor donde este escrito en color “azul”.

Frank Drake, radio astrónomo y astrofísico estadounidense pionero en la búsqueda de vida extraterrestre, falleció el 2 de septiembre en su casa de Aptos (California) a la edad de 92 años.

El aporte de Frank Drake a la búsqueda de vida extraterrestre.

Las contribuciones de Drake a la ciencia han sido numerosas. Fundador del campo científico dedicado a la búsqueda de inteligencia extraterrestre (SETI), desarrolló la ecuación de Drake, un marco para estimar el número de posibles civilizaciones en la Vía Láctea. Realizó las primeras observaciones de los cinturones de radiación de Júpiter y fue uno de los primeros astrónomos en medir la abrasadora temperatura de la superficie de Venus y el efecto invernadero de su espesa atmósfera. 

Drake fue director del radio observatorio de Arecibo, en Puerto Rico. Fue un mentor y una inspiración para generaciones de astrónomos y astrofísicos.

«Cuando se escriba la historia de la ciencia dentro de unos cientos de años, después de que hayamos detectado vida inteligente más allá de la Tierra (lo que considero absolutamente probable), creo que Frank ocupará un lugar entre los más grandes científicos que hayan existido», expresa el astrofísico Andrew Siemion, director del Centro de Investigación SETI de Berkeley, en la Universidad de California, Berkeley (Estados Unidos). «Fue increíble tener la oportunidad de conocerlo».

Biografía de Frank Drake

Frank Drake nació el 28 de mayo de 1930 en Chicago. Comenzó su viaje intelectual a las estrellas alrededor de los ocho años, cuando su padre le dijo que había otros mundos en el espacio. El padre de Drake se refería a los otros planetas del sistema solar, pero la mente del joven Drake conjeturó otros mundos como la Tierra esparcidos por la galaxia: planetas habitables con seres lo suficientemente inteligentes como para tener sus propias versiones de coches, calles y ciudades.

Drake cultivó su fascinación por el espacio durante toda su educación. Se graduó en la Universidad de Cornell en 1951 con una licenciatura en ingeniería física. Miembro del programa ROTC de la Marina de Cornell, sirvió de 1952 a 1955 como oficial de electrónica en la Marina de Estados Unidos. A continuación, Drake estudió astronomía en la Universidad de Harvard de 1955 a 1958, donde su asesora de doctorado fue Cecilia Payne-Gaposchkin, la astrofísica que propuso por primera vez que las estrellas estaban formadas principalmente por hidrógeno y helio.

Durante su estancia en Harvard, Drake tuvo la primera oportunidad de poner a prueba sus ideas infantiles sobre otras Tierras. Una noche, estaba observando el cúmulo estelar de las Pléyades con un radiotelescopio cuando observó una curiosa señal que parecía moverse junto al cúmulo. ¿Podría tratarse de criaturas lejanas enviando una transmisión? Resultó ser una transmisión de un radioaficionado cercano, pero llevó a Drake a calcular si una señal de radio artificial podría haber llegado desde el lejano sistema estelar.

Qué fue el Proyecto Ozma

Tras obtener su doctorado, Drake se trasladó al Observatorio Radioastronómico Nacional (NRAO) de Green Bank (Virginia Occidental), donde instaló nuevos telescopios y realizó sus revolucionarias observaciones de Júpiter y Venus. En 1960, utilizando el telescopio Tatel de 25 metros de ancho del observatorio, Drake se embarcó en lo que llamó Proyecto Ozma, llamado así por la líder del reino en los libros de El maravilloso mago de Oz de L. Frank Baum. El nombre pretendía evocar una tierra similar a la nuestra, pero también extraña y ajena.

Durante tres meses, Drake observó las estrellas parecidas al sol Tau Ceti y Epsilon Eridani en busca de señales de radio de planetas con civilizaciones extraterrestres. No se encontró ninguna, «pero fue un comienzo y estimuló a mucha gente a empezar a buscar», recordaba Drake en una entrevista de 2012.

El Proyecto Ozma atrajo rápidamente la atención del público y, cuando Drake tenía 31 años, consiguió el apoyo de la Academia Nacional de Ciencias de EE.UU. para dirigir un taller, el primero de su clase, en Green Bank para debatir la búsqueda de vida más allá de la Tierra. Con una brillante nómina de científicos que acudían a Virginia Occidental (entre ellos el astrónomo Carl Sagan y el bioquímico de plantas Melvin Calvin, que ganó un Premio Nobel durante la cumbre) Drake se dio cuenta de que necesitaba una forma de organizar los debates de la reunión.

Qué es la Ecuación Drake

Para hacer una lluvia de ideas, Drake bajó al sótano de la cafetería del observatorio y empezó a escribir una lista de factores que los astrónomos necesitarían conocer para estimar la frecuencia de las civilizaciones detectables en toda la Vía Láctea. Estas cantidades incluían el número de planetas que orbitaban alrededor de otras estrellas y la probabilidad de que surgiera vida en un planeta determinado. Entonces se dio cuenta de que su esquema podía convertirse en una ecuación para calcular el número de civilizaciones detectables en nuestra galaxia en función de los valores de las variables.

Así nació la Ecuación de Drake: no como un momento Eureka, sino como un esquema sensato para guiar las discusiones en un conjunto de reuniones.

«Evidentemente, en aquel momento no tenía ni idea de lo que iba a ser esta ecuación, de lo que iba a representar», cuenta Nadia, la hija de Drake, escritora colaboradora de National Geographic. «El hecho de que la gente se la tatuara, de que estuviera en el lateral de un camión, de que se citara habitualmente como una de las ecuaciones más conocidas de la ciencia, sigue siendo muy divertido para él».

Frank Drake: otros hitos en su carrera

Tras su paso por el NRAO, Drake trabajó brevemente en el Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA como jefe de su sección de ciencias lunares y planetarias, y en 1964 se incorporó a la facultad de astronomía de la Universidad de Cornell. También fue director del Observatorio de Arecibo en Puerto Rico de 1966 a 1968 y del Centro Nacional de Astronomía e Ionosfera de Cornell, que gestionaba Arecibo, de 1971 a 1981.

Durante su mandato, Drake supervisó las actualizaciones de Arecibo (construido originalmente para vigilar la atmósfera superior para la investigación de la defensa antimisiles) para que el observatorio fuera más adecuado para la investigación astronómica. Presidió la instalación de una nueva superficie en la enorme antena parabólica del telescopio, lo que hizo que el instrumento fuera mucho más sensible, así como la incorporación de un nuevo y potente radar que podía detectar los movimientos de asteroides y otros cuerpos planetarios.

Drake también desempeñó un papel fundamental en la conceptualización de la forma en que la humanidad se representaría a sí misma en nuestros mensajes a mundos lejanos. Diseñó el «mensaje de Arecibo» de 1974, una señal de radio que se envió a un cúmulo de estrellas situado a unos 22.000 años luz.

En 1972, Drake co-diseñó la Placa Pioneer, un mensaje ilustrado instalado en las naves espaciales Pioneer 10 y Pioneer 11 que incluía una ilustración de un hombre y una mujer, nuestro sistema solar y un mapa que señalaba la posición del sol en la galaxia. También fue director técnico del Voyager Golden Record, el icónico compendio de imágenes y sonidos de la Tierra que, al igual que la placa Pioneer, es una especie de mensaje en una botella que la humanidad ha lanzado a los mares del espacio.

Drake dejó Cornell en 1984 y se trasladó con su familia a California, donde asumió el cargo de decano de la División de Ciencias Naturales de la Universidad de California en Santa Cruz. Cuando dejó ese cargo en 1988, siguió siendo profesor y fue contratado por el recién fundado Instituto SETI, donde ejerció de presidente del consejo de administración y director de su Centro Carl Sagan para el Estudio de la Vida en el Universo. Drake se retiró de la enseñanza en 1996.

ESO NO ES UNA LUNA. SON EXTRATERRESTRES (QUIZÁS)

Los astrónomos han encontrado una estrella que se oscurece al azar y se piensa que podría estar rodeada por una megaestructura construida por extraterrestres que está aprovechando la energía para alimentar una civilización avanzada. ACTUALIZACIÓN: El Instituto SETI informa que después de observar la estrella durante más de dos semanas, no ha encontrado evidencia clara de una señal en las transmisiones de banda estrecha ni de banda ancha. Sin embargo, van a continuar monitoreando a la estrella. Publicado originalmente el 6 de noviembre de 2015

Reconocimientos y pasiones de Fran Drake

Los reconocimientos académicos de Drake son voluminosos, como atestigua su nota necrológica en la Universidad de Santa Cruz: miembro de la Academia Americana de las Artes y las Ciencias, miembro de la Academia Nacional de las Ciencias, presidente de la Sociedad Astronómica del Pacífico, presidente de la Junta de Física y Astronomía del Consejo Nacional de Investigación y vicepresidente de la Asociación Americana para el Avance de la Ciencia.

Pero Drake era mucho más que su trabajo. Canalizando su afán de precisión matemática, Drake era también un lapidario aficionado, que cortaba y pulía piedras preciosas para hacer joyas para amigos y familiares. Le encantaba cultivar orquídeas y llegó a tener cientos en los invernaderos de su casa. Y durante un tiempo, elaboró su propio vino tinto, lo que lo hizo merecedor de algunas medallas por su trabajo en la Feria del Estado de Nueva York.

Drake también tuvo toda la vida un sentido de la picardía, como atestigua su hija Nadia. Cuando vivía en Ithaca a principios de los años 80, pasó una noche de Navidad saltando en el bosque fuera de su casa con una linterna cubierta de celofán, todo para que Nadia y su hermana pequeña tuvieran la alegría de ver la nariz brillante de Rudolph, el Reno de la Nariz Roja.

Su vena pícara se extendía también a su vida profesional. Cuando el senador estadounidense William Proxmire concedió a una propuesta del SETI de la NASA el premio «Vellocino de Oro» (destinado a insultar lo que Proxmire consideraba un despilfarro en la investigación financiada por el Gobierno), Drake intentó inscribir a Proxmire como miembro de la Sociedad de la Tierra Plana (petición que fue rechazada).

En sus últimos años, Drake vio cómo se desarrollaba una revolución en la astronomía del siglo XXI que profundizaría el interés científico por el SETI y afinaría los parámetros de su ecuación homónima: el descubrimiento de miles de planetas que orbitan otras estrellas en la Vía Láctea.

Nadia Drake recuerda un día de 2011 en el que el telescopio espacial Kepler de la NASA publicó un gráfico con más de 1200 candidatos a planetas recién descubiertos en el campo de visión del telescopio. Cuando Nadia se lo enseñó a su padre, «se detuvo un instante», recuerda, «y luego dijo: ‘Hay tantos planetas'», con una voz llena de asombro.

Gracias a Kepler y otras misiones, los astrónomos saben ahora que hay tantos planetas en la Vía Láctea como estrellas, entre 100.000 y 400.000 millones. De ellos, cientos de millones podrían ser planetas rocosos del tamaño de la Tierra que orbitan alrededor de estrellas a la distancia adecuada para albergar agua líquida. Muchos astrónomos creen que un día podríamos encontrar indicios de vida en uno de estos mundos lejanos.

Como predijo con fantasía un joven Frank Drake hace más de 80 años, tal vez algunos de estos planetas tengan incluso su propia versión de vehículos, calles y Chicago.

Además de su hija Nadia, a Drake le sobreviven su esposa de 44 años, Amahl Shakhashiri Drake; su hija Leila Drake Fossek; sus hijos de un matrimonio anterior, Steve Drake, Richard Drake y Paul Drake; su hermano Bob Drake; y una sobrina, un sobrino y cuatro nietos.

Imagen de portada: El astrónomo y astrofísico Frank Drake, visto en la imagen en Santa Cruz (California), desempeñó un papel fundamental en la búsqueda científica de otras posibles civilizaciones en la galaxia. ILUSTRADO POR NATIONAL GEOGRAPHIC.

FUENTE RESPONSABLE: National Geographic. Por Michael Greshko. 5 de septiembre 2022.

Sociedad y Cultura/Astronomía/Ciencia/Planetas/Vida extraterrestre/ Espacio/Exploración geográfica.

 

 

 

De Villa Traful a la Nasa: publicaron la foto del centro galaxia retratada por un patagónico.

Gerardo Ferrarino de Viedma sacó esta foto y la Administración Nacional de Aeronáutica y el Espacio el mundo miró las estrellas desde el sur.

Si deseas profundizar esta entrada; cliquea por favor donde este escrito en color “azul”.

Lo hizo de nuevo. «En una noche sin luna, ni contaminación lumínica, cuándo el cielo parecía espejarse en el lago Traful», el astrofotógrafo Gerardo Ferrarino capturó el centro de nuestra Galaxia. Corría agosto, habían llegado a esta villa de la Patagonia para celebrar el cumpleaños de su mamá. Antes de salir, Gerardo, cargó sus equipos, estudió el cielo y planificó una foto. “El pronóstico era bueno, no habría luna, ni tormenta. Pero no imaginé que lo que vi después”, dice y aunque no lo imaginó, la Nasa la eligió para ser la “Astronomy Picture of the Day” es decir, la foto astronómica del día (APOD).

“La primera noche fracasé porque me corrieron unos perros. Ese día, salté un alambrado, llegué a la orilla del lago y las condiciones estaban dadas: no había luna, ni nubes, el lago era un espejo. El paisaje era espectacular, tenía las montañas muy cerca y se veían los picos nevados atrás. En el centro estaba la Galaxia, que en el Hemisferio Sur se ve mejor en invierno, bien alto”, dice para comenzar a explicar.

Así apareció en la página de la Nasa

El lugar con tan poco contaminación lumínica ayudaba. Más la altura, que hace que las estrellas se vean mejor porque hay menos atmósfera que atravesar, más toda la paciencia, que requiere la astrofotografía. Cuando Gerardo bajó las fotos, la vio y pensó que sería bueno volverla a mandar a la Nasa. No lo hace siempre, porque son muy estrictos y a veces ni contestan, pero de inmediato recibió la respuesta confirmando que sería la foto del día.

Una vez, la Nasa, ya había elegido una foto suya, cuando en Bahía Creek, la playa de Río Negro. En ese entonces, la publicaron en un portal que se llama Sky, y ahí la gente la votó para que se convierta en APOD. Ahora, la seleccionaron ellos. En cuatro horas le avisaron: ‘mañana será la foto astronómica del día. «No me dio ni tiempo a reaccionar», dice y en sus redes reconoce la importancia de esta publicación.

La foto anterior que publicó la Nasa con la descripción: Foto de Andrómeda el objeto más distante que se ve fácilmente a simple vista. Foto Gerardo Ferrarino.

«Obtener un APOD (Astronomy Picture of the Day) es uno de los reconocimientos más importantes dentro del mundo de la astrofotografía, ya que son seleccionadas por dos astrofísicos de la NASA y la descripción la realiza un astrónomo profesional«, escribe.

Cuando a Gerardo se le pregunta por qué pueden haberla destacado, entre tantas, analiza algunas razones: tenía los picos nevados atrás lo que transmitía que era invierno, se ve una luz zodiacal, que se ve rara vez en cielos muy oscuros, cuando comienza a llegar a la primavera.

«Esa luz zodiacal es la que descubrió, o hizo la tesis Brian May, el guitarrista de Queen: aparece pocas veces. Estaba el centro galáctico en el lugar más alto que podía estar, todo eso reflejado en el lago, sobre todo la estrella Vega que es una de las más brillantes del cielo, que se reflejaba en el agua. Creo que no le faltaba nada», confiesa.

El astrofotógrafo Gerardo Ferrarino, fascinado por la noche, como desde hace años. Foto Gerardo Ferrarino.

Ferrarino es aficionado a la astrofotografía y a la astronomía. Nació en Lamarque, pero desde hace 32 años vive en Viedma con su familia. Una de las cosas que más le gusta en la vida, es mirar el cielo, retratarlo y salir a cazar estrellas, galaxias o satélites. Por eso, todo momento pinta una buena opción para hacerlo.

“Yo llevo todos los equipos a todos lados. Antes de salir a cualquier lugar, miro que foto puedo hacer, que tan oscuro es el cielo: es de obsesivo total. Siempre es importante que no haya luna, es como un farol gigante en el cielo que no deja que se vean los objetos mas tenues del espacio profundo. Y después busco un buen lugar desde donde hacer las fotos”, relata Gerardo.

El joven patagónico habla con pasión de lo que hace y sabe lo que dice. Si bien todo comenzó con un curso básico de fotografía por hobbie, desde hace años, se perfecciona en retratar paisajes nocturnos. Se capacitó con grandes astrofotografos y estudia mucho por su cuenta. Actualmente comparte su trabajo en Facebook Gerardo Ferrarino e Instagram.

Imagen de portada: La foto del cielo de Villa Traful que fue seleccionada como foto astronómica del día, APOD (Astronomy Picture of the Day), el sábado, por la Nasa. Fotos: Gerardo Ferrarino.

FUENTE RESPONSABLE: Rio Negro. Argentina. Por Lorena Vincenty. 12 de septiembre 2022.

Astroturismo/NASA/Villa Traful; Argentina/Astronomía/Fotografía.

 

 

 

Dos agujeros negros chocarán y será visible por primera vez; esta es la fecha de la colisión.

Uno de los acontecimientos más esperados de la astronomía moderna podría estar a punto de ocurrir luego de que una galaxia situada a unos mil millones de años luz presentara un extraño comportamiento.

Después de realizar una serie de investigaciones, los astrónomos dijeron a finales de febrero de 2022 que creen haber encontrado la pareja de agujeros negros supermasivos más cercana hasta la fecha.

Dicha pareja está separada solamente por unas 2.000 unidades astronómicas, es decir, 2.000 veces la distancia entre la Tierra y el Sol, lo que significa que están atrapados en una espiral de muerte, acercándose cada vez más a una explosión cataclísmica, la cual podría ocurrir en los próximos 100 a 300 días.

Esta pareja de agujeros negros se encuentra en una galaxia a 9.000 millones de años luz de distancia, orbitando alrededor de un centro común, completando una vuelta en un tiempo aproximadamente igual a dos años terrestres. Cabe mencionar que cada agujero negro supermasivo contiene cientos de millones de masas solares.

Las variaciones en la luz observadas en el centro de la galaxia SDSS J1430+2303, coinciden con lo esperado para los momentos previos de una colisión entre agujeros negros supermasivos.

Los científicos aseguran que su fantástica fusión sacudirá el tejido del espacio y el tiempo, enviando ondas gravitacionales a través del universo, como predijo Albert Einstein hace más de 100 años.

La unión de estos agujeros negros se produciría en algún momento de los próximos tres años y nos daría la posibilidad de ver cómo sucede este evento por primera vez. Además, será crucial para obtener información que permita a los científicos entender cómo los agujeros negros aumentan tanto su tamaño, así como para determinar el papel de estos increíbles eventos en la formación de nuevas estructuras cósmicas.

Imagen de portada: Dos agujeros negros chocarán y será visible por primera vez; esta es la fecha de la colisión© Proporcionado por LOS40

FUENTE RESPONSABLE: Los40México. 8 de septiembre 2022.

Ciencia/Astronomía/Espacio/Agujeros negros/Colisión cercana.