La corteza terrestre se está moviendo por la pérdida de hielo.

La pérdida de hielo de Groenlandia, la Antártida, los casquetes polares y los glaciares de montaña, está provocando un desplazamiento de la corteza terrestre: oscila entre los 0,3 mm por año en Norteamérica y los 0,15 mm en Fenoescandinavia. En Europa llega a 0,2 mm por año.

A medida que las capas de hielo y los glaciares se derriten y el agua se redistribuye a los océanos globales, la corteza terrestre se deforma, generando un patrón complejo de movimientos tridimensionales en la superficie de la Tierra.

Esa pérdida de hielo, una de las consecuencias del calentamiento global, está provocando que la corteza del planeta se deforme ligeramente, incluso a más de 1.000 kilómetros del lugar donde se produce la pérdida de hielo, según una nueva investigación.

El derretimiento del hielo elimina la masa de los continentes de la Tierra. Liberada del peso que la recubre, la superficie terrestre, que una vez estuvo cubierta por hielo, se eleva.

Esta respuesta vertical se ha estudiado bien, pero el desplazamiento horizontal de la corteza por efecto de la pérdida de masas heladas es menos conocido.

Cambios de masa

Sophie Coulson, de la Universidad de Harvard en Cambridge, Massachusetts, y sus colegas, recopilaron datos satelitales sobre la pérdida de hielo de Groenlandia, la Antártida, los glaciares de montaña y los casquetes polares, y los combinaron con un modelo de cómo la corteza terrestre responde a los cambios de masa.

Descubrieron que, entre 2003 y 2018, el derretimiento del hielo de Groenlandia y de los glaciares árticos, ha provocado que el suelo terrestre se desplazara horizontalmente en gran parte del hemisferio norte.

El desplazamiento llega hasta 0,3 milímetros por año en gran parte de Canadá y Estados Unidos. En Europa el rango es de 0,05 a 0,2 mm por año.

Es Fenoescandinavia, (península escandinava, península de Kola, Carelia y Finlandia), la pérdida de masa de hielo de los glaciares árticos ha producido movimientos horizontales generalizados con una magnitud de hasta 0,15 mm por año (promedio 2003-2013) en las latitudes altas.

Desplazamiento horizontal

En algunas áreas, incluso lejos del hielo que se derrite, el movimiento horizontal ha sido incluso mayor que el movimiento vertical, destacan los investigadores en un artículo publicado en la revista Geophysical Research Letters.

Los movimientos verticales de la corteza terrestre, también llamados epirogénicos, son muy lentos y reflejan el ascenso y descenso de las grandes masas continentales.

Un ejemplo de estos movimientos verticales es el de las grandes masas glaciares. Los hielos continentales ejercen una gran presión sobre las rocas, provocando su descenso. Cuando los hielos desaparecen, el continente tiende a ascender progresivamente.

Los movimientos horizontales, también llamados orogénicos o teratogénicos, son muy rápidos (en términos geológicos) y provocan grandes relieves plegados y fracturados. También pueden provocar terremotos, que tienen una duración de segundos.

Se conocen bien sus efectos en la formación de las montañas actuales, como los Alpes y otras más antiguas, pero el impacto horizontal de los hielos terrestres sobre la corteza ha sido hasta ahora poco estudiado.

Mucho menos hielo

La tasa de pérdida de hielo en todo el planeta ha aumentado un 57% desde el cambio de siglo, en comparación con los datos de la década de 1990, según la Unión Europea de Geociencias (EGU), y ha provocado una redistribución de masa entre continentes y océanos.

Como consecuencia, se ha producido una deformación significativa y variable de la corteza terrestre que la nueva investigación ha podido estimar mediante mediciones geodésicas del levantamiento de la corteza, tanto en las proximidades de la pérdida de masa de hielo, como en regiones más alejadas.

Los autores destacan que, con anterioridad, se ha detectado una variabilidad geográfica significativa, a escala global, en el cambio del nivel del mar como consecuencia de la pérdida de masa de hielo en el sistema terrestre.

Sin embargo, ningún estudio hasta ahora ha estimado los movimientos horizontales de la corteza que acompañan a la pérdida de masa de hielo, que es la gran aportación de la nueva investigación.

Análisis geofísicos

El nuevo estudio muestra las primeras observaciones globales del movimiento de la corteza tridimensional inducido por cambios recientes en la masa de hielo en las capas de hielo polares y los glaciares de montaña y los casquetes polares.

Estos cálculos incluyen los cambios asociados al nivel del mar al especificar la carga total de masa de superficie, destacan los investigadores.

Esta investigación ilustra el rango de señales inducidas por la pérdida de masa de hielo de principios del siglo XXI que anteriormente se habían pasado por alto y, por lo tanto, tienen el potencial de mejorar una variedad de análisis geofísicos, concluyen los autores en su artículo.

Referencia

The Global Fingerprint of Modern Ice-Mass Loss on 3-D Crustal Motion. Sophie Coulson et al. Geophysical Research Letters, Volume48, Issue16. 16 August 2021. DOI:https://doi.org/10.1029/2021GL095477

Foto superior: Capa de hielo de Groenlandia. Hannes Grobe. CC BY-SA 2.5

FUENTE: Tendencias – Cambio Climático – Ecología – Antártida – Glaciares – Groenlandia – Hielos Polares – Por Eduardo Martínez de la Fe ( Periodista Científico ). 

Los caracoles gigantes podrían salvar la Gran Barrera de Coral en Australia.

Una especie de caracoles gigantes antes considerada como una plaga, puede convertirse en el último recurso para salvar la Gran Barrera de Coral en Australia.

El caracol gigante africano (Achatina achatina) podría ser la clave para salvar la Gran Barrera de Coral, amenazada desde hace 27 años por el calentamiento global y especies marinas que la destruyen. Antes considerados como una plaga, esta especie de moluscos de tamaño considerable podrían ayudar a garantizar el bienestar de los corales.

En 1981, la UNESCO proclamó a este arrecife como Patrimonio de la Humanidad, por lo que las autoridades de Australia han unido esfuerzos con la comunidad científica para detener este fatal debilitamiento.

Durante años, esta especie de caracol fue considerada como una plaga en el país, porque se reprodujeron masivamente. Llegó un punto, incluso, en el que la gente los conservaba como mascotas, a pesar de ser moluscos silvestres.

¿Qué es la Gran Barrera de Coral?

La Gran Barrera de Coral en Australia es el arrecife de coral más extenso y rico del mundo. Se extiende hasta más de 344 mil kilómetros cuadrados, es el hogar de cerca de mil 500 especies de peces, así como de 411 especies de corales duros. El hecho de que esté en peligro es alarmante, ya que muchos animales marinos dependen de ellos para sobrevivir.

En los últimos 30 años, como consecuencia de la explotación de los mares y el calentamiento global, este ecosistema australiano ha perdido el 50 % de sus corales. El alza en las temperaturas provoca que los microorganismos que mantienen los colores vibrantes en los corales mueran, dejando así que la relación de ayuda mutua se pierda también.

caracol gigante

El fenómeno de blanqueamiento ha devastado a los corales australianos. Foto: Getty Images

Uno de los problemas más graves a los que se enfrenta este ecosistema marino es el fenómeno de blanqueamiento masivo, que se ha enfatizado en los últimos cinco años. Además de esto, se tiene registro de que el arrecife alcanzó temperaturas récord a principios de 2020, lo cual debilitó a las especies de corales que habitan ahí.

¿Cuál es la contribución de este molusco gigante?

Una especie de estrella de mar con espinas ha proliferado a raíz de la contaminación existente en la Gran Barrera de Coral en Australia. Conocidas como «estrellas de mar corona de espinas«, es una de las mayores amenazas al ecosistema, ya que se han convertido en una plaga.

caracoles gigantes

Estrella de mar corona de espinas aprovechándose de las propiedades de un coral. Foto: Getty Images

Se estima que el 42 % del daño a los corales ha sido consecuencia de la proliferación de esta especie nociva. Los caracoles gigantes sienten una predilección particular por estas estrellas, que utilizan como alimento algunas veces por semana sin ser afectados por el veneno que tienen en las espinas.

Sin embargo, el consumo de los caracoles es reducido. Por lo cual, las autoridades australianas están buscando maneras de hacer que los caracoles se reproduzcan más rápidamente. De esta manera, podrán construir un arsenal de caracoles que hagan frente al enemigo más letal del arrecife.

FUENTE: NATIONAL GEOGRAPHIC – Por Andrea Fischer

Islas de calor: el fenómeno que está provocando aumentos extremos de hasta 11 grados en algunas ciudades.

Como consecuencia de la mala planeación urbanística, las ciudades densamente pobladas padecen de islas de calor a lo largo del día en ciertas zonas.

Es bien sabido que, por su extensión territorial y la urbanización desmedida, la Ciudad de México tiene microclimas. Esto quiere decir que, independientemente de que se trata de una sola urbe, cada zona tiene características climatológicas diferentes: algunas alcaldías son más húmedas y frías; mientras otras son más secas y cálidas. Esta condición, aunada con la mala planeación urbana y el calentamiento global, impulsan el fenómeno conocido como islas de calor.

Mucho concreto y muy pocas áreas verdes

isla de calor

Vista de los canales de Xochimilco. Foto: Getty Images

Las islas de calor se han registrado desde hace dos siglos en las grandes ciudades. El ejemplo más claro, según destaca la corresponsal de Ciencia UNAM, Laura García, se aprecia en la alcaldía de Xochimilco, en donde quedan todavía sistemas de canales navegables extensos, dedicados a la agricultura. Las condiciones medioambientales permiten que, en la mañana, la temperatura ambiente esté en 6ºC. Un poco más al norte de la capital, sin embargo, el día empieza en 14ºC. Más al centro, puede alcanzar los 20ºC.

Esto se debe, según la doctora Elda Luyando, investigadora del grupo de Cambio Climático y Radiación Solar del Centro de Ciencias de la Atmósfera, a las las islas de calor:

“ESTE FENÓMENO SE REFIERE A LA PRESENCIA DE AIRE MÁS CALIENTE EN CIERTAS ZONAS DE CIUDAD, A DIFERENCIA DEL QUE SE ENCUENTRA EN LAS ZONAS RURALES QUE LO RODEAN”, EXPLICA LA INVESTIGADORA.

El origen de estas diferencias en temperatura es multifactorial. Sin embargo, uno de las más importantes es cuán densamente construidas están las ciudades. En el caso de la Ciudad de México, se ha identificado en zonas que tienen mucho concreto y muy pocas áreas verdes. En contraste, las alcaldías de la capital que cuentan con cuerpos de agua y parques no padecen de temperaturas tan altas a lo largo del año.

Más calor

Los materiales de construcción utilizados en las urbes, que generalmente son oscuros, absorben más energía del Sol. Con una dispersión más lenta de la radiación solar, ciertas zonas de la ciudad son más propensas a generar las islas de calor descritas por Luyando. Este efecto es lento, por lo que mantiene el aire caliente por varias horas en este tipo de colonias. Claro ejemplo de ello es el Centro Histórico de la capital que, en favor de los proyectos de edificación, sacrificó las áreas verdes que antaño florecían ahí.

Este fenómeno, por supuesto, no es exclusivo de la capital mexicana. Por el contrario, se presenta en otras ciudades densamente pobladas, que favorecieron la construcción sobre el equilibrio ecológico natural. Además de que no se presentan de manera sostenida todo el día, los cielos despejados y los días soleados favorecen que el aire caliente se mantenga sobrevolando ciertas zonas durante más tiempo.

No obstante, no todas las ciudades del mundo sufren de islas de calor. La localización geográfica y las formaciones montañosas que acompañan a las urbes inciden en que el fenómeno se presente o no. De la misma manera, destacan los investigadores de la UNAM, la planeación urbana es fundamental para que la temperatura se mantenga, dentro de lo posible, en sus límites ‘normales’.

Así es Lytton, el pueblo que la ola de calor sofocó hasta su desaparición en Canadá

Lytton

Foto: Getty Images

9 de cada 10 casas del pueblo de Lytton, en la Columbia Británica, fueron quemadas hasta los escombros a causa de la ola de calor que azota Canadá.

El 2021 ha sido un año seco en el continente americano. Particularmente para los países del norte, que se han convertido en espacios propensos a las quemas masivas de los bosques a falta de humedad en el aire. Sin precipitaciones y con temperaturas cada vez más altas, la ola de calor más reciente ha cobrado cientos de vidas en Estados Unidos y Canadá. El caso más icónico es el pueblo de Lytton, que quedó devastado en un 90 % por los incendios, el calor y la falta de recursos para combatir la crisis.

Lytton: un pueblo reducido a escombros

La crisis climática se está manifestando en Norteamérica con tasas de mortalidad cada vez más elevadas. Lytton podría convertirse en el ícono de estas consecuencias, tras haber sido devastado por los incendios provocados por la ola de calor en Canadá. 9 de cada 10 casas fueron quemadas hasta los escombros, según los reportes de los diputados locales. Ésta podría convertirse en la temporada de temperaturas más altas en la historia del país.

Lytton, sin embargo, no es el único poblado canadiense en padecer las consecuencias de este fenómeno impulsado por la actividad industrial, pero ya es el lugar más caliente en la historia de Norteamérica. En menos de un mes, los récords de altas temperaturas se han superado a sí mismos, alcanzando cerca de los 50ºC en menos de una semana.

Foto: Getty Images

En toda la Columbia Británica, se han registrado hasta hoy 486 muertes ligadas a este evento climático en un par de semanas. Con respecto a la desgracia climática que azotó el pueblo, el alcalde local, Jan Polderman, dijo a la BBC haber tenido suerte de haber salido de ahí con vida: «No quedará mucho de Lytton», se lamentó. «Había fuego por todas partes«.

Llamaradas incontenibles

Lytton

Foto: Getty Images

De acuerdo con la jefa forense local, Lisa Lapointe, muchas de las muertes fueron ocasionadas porque las personas vivían por su cuenta en casas muy poco ventiladas. Las consecuencias más severas se han apreciado, según los registros nacionales, en las zonas costeras. Año con año, sin embargo, las llamas se hacen aún más incontenibles en las regiones boscosas del país.

Las personas que tuvieron que abandonar sus hogares narran que la totalidad de Lytton quedó atrapado en llamas en tan sólo 15 minutos. El miércoles dejaron el pueblo sin sus pertenencias, y tuvieron que reubicarse a las cercanías de Vancouver con las manos vacías. Según Polderman, la gente sólo tomó a sus mascotas, sus llaves y huyó en sus autos. Nunca más volverían a abrir las puertas de sus casas, reducidas a escombros por completo.

A diferencia de años pasados, en los que se esperaban alrededor de 100 muertes por golpe de calor, el noroeste canadiense está viendo una de las peores catástrofes medioambientales de las que se tiene registro. A poco menos de una semana de la desgracia, los sobrevivientes están tratando de reportarse en las ciudades aledañas, con estados de salud deplorables y poco de lo que quedó de sus vidas pasadas.

FUENTE: National Geographic – Por Andrea Fischer

Nuevos hallazgos arqueológicos en Siberia.

Su pelaje, colmillos y órganos están intactos: así es la cría mejor conservada de un animal prehistórico.

Los restos pertenecen a un cachorro de león cavernario de entre 1 y 2 meses de edad que murió sin ni siquiera salir de su guarida.

Cabezas de leones cavernarios pintadas en las paredes de la cueva Chauvet, en Francia, hace 36.000 años worldhistory.org

En el noreste de Siberia, en una región muy próxima al Polo Norte, el permafrost ha mantenido congelados durante 28.000 años los restos mejor conservados de un animal de la Edad de Hielo.

No se trata de ningún mamut lanudo, especie que tanto ansiaron clonar los científicos durante la última década, sino de los restos de una cría de león de las cavernas, los últimos de esta índole hallados en territorio ruso hasta la fecha. Bautizada Sparta, es una de las dos “momias congeladas bien conservadas” de esta especie que fueron desenterradas en la cuenca del río Indigirka en los años 2017 y 2018, según detalla un artículo publicado este jueves en la revista Quaternary.

Los dos cachorros de león de las cavernas, especie que se extinguió desde hace más de 10.000 años, yacían tan cerca el uno del otro y en condiciones tan similares, que los investigadores creyeron en un primer momento que pertenecían a una misma camada. Sin embargo, la datación por radiocarbono puso al descubierto que había una diferencia entre ambos que ronda los 15.500 años, de tal forma que el ejemplar más antiguo —el primero en ser encontrado— murió hace aproximadamente 44.500 años. Gracias a una tomografía, se comprobó que se trataba de un macho y lo bautizaron Boris.

La cría más moderna y mejor conservada vieron que era hembra y le pusieron el nombre de Sparta. Su pelaje está casi intacto, al igual que sus dientes, piel, tejidos blandos y órganos. De hecho, la esperanza de los científicos de poder extraer algún material genético de las crías que sea apto para reproducirlo se centran en ella.

Tomografía de la momia de Sparta con el útero marcado (1), el plano general de la momia (2) y detalle de la cabeza (3). MDPI/G.Boeskorov 

“No sabemos cuándo nacieron Sparta y Boris, pero, probablemente, en verano (u otoño), siendo lo más probable que murieran cuando tenían entre 1 y 2 meses de edad, en su guarida, bajo la nieve o la tierra”, precisan los investigadores. Esto podría explicar por qué los depredadores y carroñeros no encontraron sus cuerpos.

Los investigadores compararon el pelaje de los especímenes cavernarios con el de las crías de los modernos leones africanos y constataron que eran muy parecidos, salvo en una cosa: la capa interna de pelo era más larga y espesa hace miles de años, lo que permitía a estos animales adaptarse mejor a las condiciones del norte extremo.

En cuanto al patrón de coloración de la cabeza, fue comparado con los dibujos que representan a los leones de las cavernas adultos en la cueva Chauvet (Francia), dejados allí por la población prehistórica de Europa, y también vieron que guardaban bastantes similitudes.

Científicos rusos podrían ‘revivir’ al león cavernario extinto hace 10.000 años

Paleontólogos siberianos afirman que en los próximos años intentarán clonar al león cavernario, una especie que se extinguió hace 10.000 años. Así, los investigadores rusos realizaron un experimento sin precedentes.

Los paleontólogos rusos de Yakutia, conocida también como República de Sajá, han afirmado que “es posible clonar al león cavernario”, una subespecie extinta que vivió hace 10.000 años en el Pleistoceno medio y tardío en Eurasia, Alaska y el noroeste de Canadá, informa TASS.

Esta afirmación se basa en los resultados del reciente descubrimiento de los especialistas: este año habían encontrado dos cachorros de león cavernario en un estado impecable de conservación. Este descubrimiento, que no tiene análogos en el mundo, permitirá explicar por qué dejó de existir la especie, conocer su anatomía, la morfología y realizar diferentes pruebas con ordenador y radiocarbono.

“Puesto que el tejido blando de los cachorros se mantuvo bastante bien, creemos que se los puede clonar”, afirman los representantes de la Academia de Ciencias de Yakutia, citados por la misma fuente. Sin embargo, dicho trabajo llevará mucho tiempo, por lo que recién en dos o tres años se podrá hablar de resultados preliminares, opinan.

FUENTE: RT 

El foco del calor extremo vivido en Grecia y Turquía apunta a España

Grecia y Turquía se recuperan de las temperaturas extremas alcanzadas estos días, sin embargo, el aire cálido presente al norte de África apunta esta vez al Mediterráneo occidental, pudiendo alcanzar a la Península Ibérica la semana que viene con temperaturas muy elevadas.

Aunque este fin de semana será fresco, la semana que viene tendremos que enfrentarnos a un episodio de altas temperaturas que abarca buena parte de la Península. Cuidado con las actividades al aire libre en las horas centrales del día.

En estos momentos no parece que el calor vaya a ser un problema y menos lo parecerá a lo largo de este fin de semana, cuando se espera un descenso bastante generalizado de las temperaturas en prácticamente la totalidad de la Península Ibérica. Mañana las máximas podrían descender más de 5 ºC en amplias zonas del interior. Se trata de una nueva irrupción de aire fresco procedente del Atlántico que, al igual que las de días anteriores, mantendrá las temperaturas muy contenidas. Sin embargo, el panorama previsto para la semana que viene es muy distinto.

En los últimos días, la circulación del oeste ha tenido efectos muy notables sobre el continente europeo. Mientras que en la zona occidental las temperaturas más elevadas han sido las típicas de esta época del año, interrumpidas frecuentemente por periodos apreciablemente frescos, en el este los valores han sido muy elevados. Destacan Grecia y Turquía donde incluso han caído récords regionales de temperatura máxima absoluta, agravando una situación preocupante en la que los incendios forestales han campado a sus anchas, amenazando tanto bosques como zonas pobladas. Esta situación, no obstante, cambiará durante los próximos días.

El flujo del Atlántico disminuirá sobre el suroeste de Europa y el Mediterráneo occidental, ondulando más la circulación de latitudes medias y permitiendo que el calor del Sahara, en vez de ser barrido hacia el noreste, se mantenga en su posición. A mediados de la semana que viene, una vaguada se establecerá sobre el oeste de la Península Ibérica facilitando el ascenso de la dorsal Africana sobre el suroeste de Europa, con temperaturas muy elevadas en todos los niveles.

Volverán los 40 ºC a zonas del sur y este

Aunque la incertidumbre impide aún aclarar algunas características de este episodio de altas temperaturas, como su intensidad y duración, sí parece que la Península Ibérica se verá notablemente afectada. La situación puede ser especialmente importante en la mitad sur peninsular así como en zonas del este. La mayor parte de los escenarios previstos contemplan máximas superiores a los 40 ºC en el Valle del Guadalquivir desde el miércoles, pero también pueden acercarse o alcanzar esta cifra en el sur de Extremadura, áreas de la Meseta Sur, interior de Murcia y Comunidad Valenciana e incluso en el Valle del Ebro en días posteriores.

Ola de calor

Aún hay mucha incertidumbre, y más en plazos tan largos como el próximo fin de semana, pero el modelo europeo parece estar cincelando la primera ola de calor del año en España.

¿La primera ola de calor del año en España?

En los últimos episodios de calor intenso la duración o las zonas afectadas no han permitido alcanzar claramente el umbral de ola de calor. Esto fue muy notable en el episodio del 11 de julio que, pese a ser de una intensidad extrema, no alcanzó los 3 días de duración, el umbral mínimo necesario para considerarlo una ola de calor. En este caso, aunque la duración de este evento es incierta, todo apunta a que comenzará a partir del martes y se mantendrá al menos hasta el fin de semana, periodo en el cual irán cambiando ligeramente las regiones más afectadas. No es posible aventurarse a poner una fecha final, pudiendo continuar el calor intenso varios días más.

En este caso, por tanto, la duración no será un problema y serán los criterios de intensidad y extensión afectada los que puedan condicionar el que se trate o no de una ola de calor. En todo este periodo podría verse afectada casi toda la Península, aunque en principio las comunidades del Cantábrico quedarán al margen, al menos los primeros días del episodio. Habrá que esperar varios días a que se reduzca la incertidumbre en la previsión para poder concretar estos detalles. 

FUENTE: METEORED tiempo.com