La historia de amor detrás del Papanicolaou, el test que ha salvado millones de vidas de mujeres.

«La mayor contribución del siglo a la salud de la mujer estadounidense, a las mujeres de todo el mundo, y de hecho representa el descubrimiento más significativo, prácticamente útil, del gran campo del cáncer de nuestro tiempo».

Esas palabras fueron pronunciadas en un discurso durante una reunión especial de la Federación General de Clubes de Mujeres en Estados Unidos en 1957.

El honrado era el doctor George Papanicolaou, el científico que desarrolló la prueba que lleva su nombre.

Como alguien que ha recibido tratamiento para prevenir el cáncer de cuello uterino como resultado de su descubrimiento, quise descubrir la historia detrás de él.

Una historia más larga de lo necesario pues tomó tiempo antes de que su hallazgo fuera aceptado.

Y una historia de dos, pues hubo alguien que no sólo evitó que tirara la toalla, sino que fue parte de la investigación.

Originario de la isla griega de Eubea, el doctor Papanicolaou tuvo una carrera temprana muy variada.

Tras estudiar filosofía, literatura, lenguajes y música en la Universidad de Atenas, siguió el consejo de su padre y se convirtió en cirujano.

Adquirió experiencia en el ejército. También se formó en zoología en Alemania y realizó una expedición de investigación oceanográfica con el príncipe Alberto I de Mónaco en 1911.

Luego sirvió en la Primera Guerra de los Balcanes.

A otro mundo

En pos de una vida mejor viajó a EE.UU. en 1913, a la edad de 30 años.

Su sobrina nieta, Olga Stamatiou, le dijo a la BBC que se fue de Grecia sin la bendición de su padre, decidido a seguir su pasión.

«Quería ser científico.

«Tuvieron un desacuerdo con eso durante toda su vida. Pero trató de decirle a su padre cómo se sentía realmente al respecto. Tenía que hacer lo que tenía que hacer».

Pero no viajó solo.

«Vine a EEUU. como inmigrante con mi amada esposa y US$250», contaba Papanicolaou.

Su amada esposa era Andromachi «Mary» Mavrogeni, quien se convertiría además en su asistente de laboratorio y sujeto de investigación.

George y Mary Papanicolaou poco después de su llegada a EE.UU.

FUENTE DE LA IMAGEN – CORTESÍA DE LA FAMILIA PAPANICOLAOU

George y Mary Papanicolaou poco después de su llegada a EE.UU.

Después de llegar a Nueva York, tuvieron que tomar cualquier trabajo a su alcance, pasando por tiendas y oficinas.

Él trabajó hasta como violinista en un restaurante.

Finalmente, consiguió empleo en el Colegio Médico de la Universidad de Cornell.

«Pude asegurar un puesto en un laboratorio científico y, excepto por unas pocas semanas, apenas he sacado mi nariz fuera del laboratorio desde entonces», señaló el doctor en la década de 1950.

Por fin era lo que siempre quiso ser: un científico.

Trabajaba en citología, el estudio de las células para diagnosticar y prevenir enfermedades, y su investigación invadió toda su vida y la de Mary.

Ciencia y música

Se establecieron en los suburbios seguros a orillas de Long Island en Nueva York.

Allí llegó la familia de su sobrina nieta Olga Stamatiou.

«Vivíamos uno al lado del otro. Mi tía y mi tío y mi familia con mi hermana. Era muy, muy seguro y muy divertido. Nos visitábamos todo el tiempo».

George y Mary Papanicolaou.

FUENTE DE LA IMAGEN – CORTESÍA DE LA FAMILIA PAPANICOLAOU. George y Mary Papanicolaou.

Y Olga recuerda la pasión de su tío abuelo por la música.

«Teníamos que sentarnos muy juiciosas en su salón donde tocaba su música, que era difícil para nosotras pues éramos unas niñas. Mi tía se aseguraba de que todo estuviera bien en la casa y entraba de vez en cuando a comprobar que no estábamos haciendo un escándalo».

Así, Papanicolaou, científico y músico, era apoyado por su esposa en todo lo que hacía.

«Era muy devota con él en su trabajo; organizaba su vida hogareña para asegurarse de que no hubiera distracciones.

«Era una mujer muy interesante, muy vivaz, muy franca y muy, muy dulce al mismo tiempo».

El paso de las décadas

Después de estudiar a los conejillos de indias, en la década de 1920 el doctor comenzó a examinar los cambios celulares en las mujeres.

A menudo estaba absorto en su trabajo, incluso en casa.

«Mi tío tenía un estudio maravilloso que solíamos visitar con mi hermana. Era un lugar muy tranquilo y en su escritorio había un microscopio genial que nos dejaba usar».

El doctor George Papanicolaou en el laboratorio.

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES. El doctor George Papanicolaou en el laboratorio.

En 1928, su investigación dio frutos después de que tomó una muestra de células del cuello uterino, las frotó en un portaobjetos de vidrio y encontró que eran cancerosas.

Esto llevó a la denominación de la prueba de frotis cervical.

La importancia de su avance no fue reconocida por las autoridades médicas estadounidenses en ese momento.

«El mundo de la ciencia no estaba muy interesado en ver lo que yo veía.

«A la profesión médica, para decirlo sin tapujos, no le impresionó mi artículo, titulado ‘Nuevo diagnóstico de cáncer’. En ese momento, por alguna razón, no pude inspirar la fe de mis colegas en la viabilidad de este procedimiento».

Así que siguió trabajando, detallando más evidencia para apoyar sus hallazgos y mejorando su inglés.

Luego publicó todo su trabajo en la década de 1940. Esta vez, «sin embargo, fui más afortunado porque la profesión médica llegó a ver que la llamada ‘prueba de frotis’ podría ser una ayuda diagnóstica útil».

«Mi querida esposa»

A lo largo de todo, Mary estuvo allí, en casa y en el laboratorio.

«Se hizo pruebas de frotis durante unos 20 años más o menos, todos los días», asegura Olga.

«A mi lado estaba mi querida esposa. Si pude lograr algo útil fue en gran parte gracias a su ayuda y devoción», reconocía Papanicolaou.

«Sí, le debo mucho a su lealtad y esfuerzo».

Mary Papanicolaou

FUENTE DE LA IMAGEN – CORTESÍA DE LA FAMILIA PAPANICOLAOU

Indispensable, según su esposo y su sobrina nieta.

«Fue una relación muy increíble porque eran un equipo. No creo que pudiera haberlo hecho sin ella», señala la sobrina nieta.

«Ella fue su guía. A veces, si se frustraba con su trabajo porque la gente tardaba tanto en reconocerlo, ella lo animaba. Le decía: ‘No pierdas tu convicción. No te desvíes. Esto es lo que estabas destinado a hacer y esto es lo que vas a hacer’.

«Él era muy tímido y no creía en sí mismo. Su dedicación y su total fe en él lo mantuvieron».

Tomó hasta la década de 1950 para que los ensayos clínicos de la prueba se llevaran a cabo en EE.UU.

Antes de eso, Mary y George necesitaron más mujeres para ayudar a respaldar su teoría.

George y Mary Papanicolaou.

FUENTE DE LA IMAGEN – CORTESÍA DE LA FAMILIA PAPANICOLAOU. George y Mary Papanicolaou.

«Les pagaban a las enfermeras un dólar de su bolsillo para que se hicieran una prueba de Pap».

Así es como la prueba comenzó a ser conocida, como una ‘prueba de Pap’, por el nombre de su creador, el doctor Papanicolaou, o doctor Pap.

Tabú

En 1957, Papanicolaou tuvo que abordar un tema previamente tabú.

«No estaba de moda en algunos círculos, incluso se consideraba descortés, mencionar las palabras ‘frotis vaginal'».

Hizo campaña exitosa con organizaciones como la Sociedad Americana del Cáncer y la Federación General de Clubes de Mujeres para dar a conocer el potencial de las pruebas de Pap.

«Sacaron a la luz el tema prohibido. Dijeron: ‘Hay una enfermedad que es curable si se detecta lo suficientemente temprano'», señaló el doctor.

«Era necesario que las mujeres quisieran hablar de ello, pedirla y presentarse al examen. Un médico no puede realizar su arte solo. Necesita un paciente».

Cinta de la prevención del cancer cercicouterino

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES. Cada marzo se celebra el Día Mundial de la Prevención del Cáncer Uterino.

Desde entonces, las pruebas de los Papanicolaou se ha ofrecido rutinariamente en muchos países, lo que significa que millones de mujeres, incluida yo misma, no han tenido que enfrentar el cáncer de cuello uterino, sino que han sido tratadas antes de que se desarrolle.

Pero el cáncer de cuello uterino sigue siendo el cuarto cáncer más común en las mujeres en todo el mundo: 9 de cada 10 muertes se producen en países de ingresos bajos y medios, donde las pruebas de detección no son tan generalizadas.

Ahora la prueba también incluye chequeos del virus del papiloma humano (VPH) de alto riesgo, que son la causa de casi todos los casos de cáncer cervicouterino.

La Organización Mundial de la Salud espera que la detección continua junto con las vacunas contra el VPH pueda llevar a la eliminación de ese cáncer en el próximo siglo.

No extraña entonces que Olga Stamatiou esté orgullosa de la contribución de su tío abuelo y su tía abuela a la salud pública.

«¡Es algo tan asombroso! Eran personas hermosas, tan humanitarias, tan apasionadas por ayudar y cuidar a las personas. Me siento bendecida de haberlos conocido».

Imagen de portada:GETTY IMAGES. Un frotis citológico de vagina (tinción de Papanicolaou, x 1000), un ejemplo de un examen que salva vidas.

FUENTE RESPONSABLE: Laura Jones; BBC Serie “Witness History”. 31 de julio 2022.

Sociedad y Cultura/Ciencia/Salud/Salud de las Mujer/Cáncer

 

 

 

 

 

Cáncer de colon: cómo reconocer sus síntomas a tiempo (y por qué debes revisar tus heces).

«Revisa tus heces».

Ese era el insistente mensaje que transmitía en su campaña de concientización sobre el cáncer colorrectal la presentadora de la BBC Deborah James, quien lo padecía y murió la semana pasada a los 40 años.

Pero, ¿qué es este cáncer también llamado de intestino o de colon y cómo detectarlo a tiempo?

Aquí te ofrecemos una guía práctica.

¿Cómo puedes detectar el cáncer de colon?

Hay tres señales principales a tener en cuenta:

  • Sangre en las heces sin un motivo aparente. Puede ser de color rojo brillante o rojo oscuro.
  • Un cambio en la forma en la que defecas, como ir al baño con más frecuencia o que la materia fecal se vuelva más líquida o dura.
  • Sentir dolor o hinchazón en la parte inferior del abdomen, cuando el vientre se siente lleno e hinchado.

También puede haber otros síntomas como:

  • Pérdida de peso.
  • Sientes que no has vaciado tu intestino correctamente después de defecar.
  • Sientes más cansancio o mareos de lo habitual.

Tener estos síntomas no significa necesariamente que sea cáncer de intestino, pero el consejo es consultar a un médico si los notas durante tres semanas o más y si no te sientes bien.

Sangre en un algodón.

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

Porque cuanto antes se diagnostique un cáncer, más fácil será de tratar.

A veces, el cáncer colorrectal puede impedir que los desechos pasen por el intestino y esto puede causar una obstrucción, provocando dolor de estómago severo, estreñimiento y enfermedad.

Necesitarás ver a tu médico o acudir a emergencias de inmediato en esas circunstancias.

¿Cómo reviso mis heces?

Fíjate bien lo que sale cuando vas al baño y no te avergüences de hablar de ello.

Deberías estar atento a la sangre en la materia fecal así como al sangrado del fondo.

La sangre de color rojo brillante puede surgir de vasos sanguíneos inflamados (hemorroides) en el ano, pero también podría ser causada por cáncer colorrectal.

La sangre de color rojo oscuro o negro en las heces puede provenir del intestino o estómago y también podría ser preocupante.

También puedes notar un cambio en el hábito intestinal, como materia fecal menos sólida o defecar con más frecuencia de lo normal.

Ilustración del intestino

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

El cáncer de intestino puede comenzar en el colon (intestino grueso) o en el recto (vía posterior) y también se conoce como cáncer colorrectal.

La organización Bowel Cancer de Reino Unido recomienda llevar un diario de síntomas antes de visitar al médico para que no te olvides de nada en la cita.

Los médicos están acostumbrados a ver a muchas personas con una variedad de problemas intestinales, así que se les debe  informar de cualquier cambio o sangrado para que puedan averiguar la causa.

¿Qué causa el cáncer de colorrectal?

Nadie está seguro exactamente de qué lo causa, pero hay algunas cosas que pueden hacer que sea más probable que se desarrolle:

  • Cuanto mayor eres, más probable es que el cáncer aparezca y en el intestino no es diferente: la mayoría de los casos son en adultos mayores de 50 años.
  • Tener una dieta con mucha carne roja y carne procesada, como salchichas o tocino.
  • Fumar cigarrillos puede aumentar el riesgo de muchos tipos de cáncer.
  • Beber demasiado alcohol.
  • Tener sobrepeso u obesidad.
  • Tener antecedentes de pólipos en el intestino que pueden convertirse en tumores.

¿Se transmite de padres a hijos?

En la mayoría de los casos, el cáncer colorrectal no es hereditario, pero debes informar a tu médico si tienes familiares cercanos diagnosticados antes de los 50 años.

Algunas afecciones genéticas, como el síndrome de Lynch, hacen que las personas tengan un riesgo mucho mayor de desarrollar cáncer de colon, pero también se pueden prevenir si los médicos conocen la afección.

¿Cómo reducir el riesgo?

Más de la mitad de los cánceres de intestino podrían prevenirse si las personas siguieran un estilo de vida más saludable, dicen los científicos.

Eso significa hacer más ejercicio, comer más fibra y menos grasa, y beber de seis a ocho vasos de agua al día.

Pero también significa acudir al médico con cualquier síntoma preocupante y someterse a estudios de detección de cáncer tan pronto como se ofrezcan.

Ilustración del intestino

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

¿Cómo se diagnostica el cáncer de colon?

Puede ser a través de una colonoscopia, un procedimiento con una cámara dentro de un tubo largo para mirar dentro de todo el intestino, o una sigmoidoscopia flexible, que mira parte de él.

Más del 90% de las personas diagnosticadas con cáncer colorrectal en su etapa más temprana sobrevivirán durante cinco años o más, en comparación con el 44% a las que se les diagnostica en la última etapa.

Las posibilidades de supervivencia se han más que duplicado en los últimos 40 años: más de la mitad de los pacientes ahora sobreviven 10 años o más, en comparación con uno de cada cinco en la década de 1970, según estadísticas de Reino Unido.

¿Qué tratamientos hay disponibles?

El cáncer colorrectal es curable, especialmente si se diagnostica a tiempo.

Los tratamientos son cada vez más personalizados y los avances en las pruebas genéticas hacen que la atención se pueda adaptar a cada individuo.

Este enfoque aún necesita ajustes, pero promete años adicionales de vida para las personas con cáncer.

¿Cuáles son las diferentes etapas del cáncer?

  • Cánceres en etapa 1: son pequeños, pero no se propagaron.
  • Cánceres en etapa 2: son más grandes, pero aún no se propagaron.
  • Cánceres en etapa 3: se diseminaron a algunos de los tejidos circundantes, como los ganglios linfáticos.
  • Cánceres en etapa 4: se propagaron a otro órgano del cuerpo, creando un tumor secundario.

Imagen de portada: GETTY IMAGES

FUENTE RESPONSABLE: Por Philippa Roxby, Reportera de Salud, BBC. 4 de julio 2022.

Sociedad y Cultura/Salud/Cáncer

 

 

 

 

 

 

Cuáles son los síntomas del cáncer de esófago y por qué no debemos ignorarlos.

Es la sexta causa más común de muerte por cáncer en todo el mundo y, sin embargo, muchas personas no se dan cuenta que sufren la enfermedad.

Y es que el cáncer de esófago no causa síntomas al inicio del padecimiento.

Esto fue lo que le ocurrió al exfutbolista escocés, Andy Goram, que se desempeñó como portero y jugó en varios clubes de Escocia e Inglaterra, y quien reveló recientemente que padece cáncer de esófago.

La noticia sacudió a sus seguidores cuando Goram, de 58 años, dijo que le habían dado unos seis meses de vida.

En una entrevista el exfutbolista explicó que se sintió enfermo por primera vez hace unas siete semanas cuando tenía problemas para comer y beber.

Pero ignoró la acidez estomacal que sufrió inicialmente después de no poder obtener una cita con su médico de cabecera.

Al igual que Goram, muchos pacientes tratados por cáncer de esófago han hablado de cómo esta enfermedad se presenta al principio sin síntomas, o con síntomas que suelen ser fácilmente ignorados.

«Lo ignoré como todos los demás»

Paul Sinclair, de Fife, Escocia, le dijo a la BBC que comenzó a experimentar lo que «se sentía como un gas en la parte inferior de la caja torácica» en septiembre de 2020. Sinclair tenía además la sensación de que había «comido demasiado de un solo bocado».

«Lo ignoré como todos los demás», cuenta. «Sentí que tenía gases. Estaba comiendo bien, no tenía dolor».

«Era solo una molestia debajo de mi caja torácica. Se prolongó durante aproximadamente una semana y media y luego pensé: ‘voy a ver a alguien sobre esto’.

«Fui al médico y me envió directamente a una endoscopia. Eso confirmó que tenía un tumor en la parte superior del estómago».

GETTY IMAGES. El exfutbolista escocés, Andy Goram, anunció que tenía cáncer de esófago y que solo tenía seis meses de vida.

Sinclair pasó por cuatro sesiones de quimioterapia durante un período de ocho semanas antes de un descanso de seis semanas.

Luego tuvo una operación de 11 horas, que también incluyó la extirpación del bazo. Posteriormente volvió a someterse a una «quimioterapia muy agresiva».

«Estuve muy enfermo con ambas sesiones de quimioterapia», explica. «La segunda fue peor porque ya estás débil después de la operación».

«A medida que te recuperas, tienes que empezar a aprender a comer de nuevo, a masticar bien los alimentos, a comer porciones pequeñas y muchas comidas a lo largo del día».

Ahora, tres años más tarde, Sinclair puede volver al gimnasio para hacer un entrenamiento ligero, pero las cosas nunca serán «totalmente normales».

«Tienes que mantenerte positivo y estar agradecido por cada día que te despiertas», asegura.

«Lo más importante es que no tuve síntomas particularmente serios, pero es muy necesario no ignorarlos y revisarte».

Presentational grey line

¿Cuáles son los síntomas del cáncer de esófago

El esófago es el tubo largo que lleva el alimento desde la garganta hasta el estómago. Los principales síntomas del cáncer son:

  • tener problemas para tragar (disfagia)
  • sentir o tener náuseas
  • acidez estomacal o reflujo
  • síntomas de indigestión, como eructar mucho

Otros síntomas incluyen:

  • una tos que no mejora
  • una voz ronca
  • pérdida de apetito o pérdida de peso sin tratar de perderlo
  • sentirse cansado o sin energía
  • dolor en la garganta o en la mitad del pecho, especialmente al tragar

Fuente: NHS (Servicio Nacional de Salud del Reino Unido)

Presentational grey line
dolor

GETTY IMAGES

El cáncer de esófago es descrito a menudo como «el asesino silencioso» porque se presenta al principio sin síntomas, o con síntomas que suelen ser fácilmente ignorados.

«Nunca te recuperas completamente»

Linda Moffat, que también vive en Escocia, se consideraba a sus 48 años una mujer en buena forma física, que montaba a caballo todos los días.

Pero en diciembre de 2014 comenzó a sentir «que la comida no bajaba, como si se me pegara», recordó. «Aumentaba el dolor y la comida se atoraba».

«Tenía que vomitar para desbloquearla. Pensé que era una úlcera. Creíamos que no iba a ser nada serio».

Después de un tiempo, cuenta que «se armó de valor para hablar con el médico» y le recetaron antiácidos. Pero los síntomas continuaron y la enviaron a una endoscopia.

Eso reveló un «tumor muy avanzado» en el esófago y este fue «el comienzo de un viaje muy largo y difícil», explica.

«Es un cáncer muy agresivo y la cirugía es realmente brutal: ocho horas en el quirófano», dijo. «Tienes quimioterapia antes y después. Debes aprender a comer de nuevo».

«Y tienes muchos problemas de vómitos, diarrea y dolor. Creo que nunca te recuperas por completo».

«Soy muy afortunada. Mi cáncer estaba muy avanzado y solo tenía un 20% de posibilidades de supervivencia», dice.

«Pero han pasado casi siete años y estoy muy feliz de estar viva y muy agradecida con todos los que me ayudaron a estar aquí».

«A menudo se llama a esta enfermedad ‘el asesino silencioso’ porque los síntomas varían mucho», agrega. «Solo rezas para que la gente vaya al médico lo suficientemente pronto».

«Cuanto antes mejor»

Caroline Geraghty, enfermera especialista de la organización Cancer Research UK, afirma que el riesgo de cáncer de esófago aumenta con «las cosas típicas», como fumar, beber alcohol y aumentar de peso, además de mascar tabaco.

«Pero tener un mayor riesgo no significa que definitivamente tendrás cáncer», apunta. «En la mayoría de las personas no se sabe por qué tienen cáncer de esófago».

Geraghty instó a cualquier persona que crea que puede tener síntomas a acudir a su médico de cabecera «para estar seguro».

«Como sabemos, cuanto antes se llega a un cáncer, mayores son las posibilidades que tienes», agregó.

Pero subraya que para la mayoría de los pacientes que sufren síntomas, estos no estarán relacionados con el cáncer.

«Podemos entender por qué algunos médicos de cabecera no envían directamente al paciente a una endoscopia para investigar; algunas personas solo necesitan antiácidos», señala.

«Pero habrá otras personas que tal vez requieran más rápidamente una investigación».

Imagen de portada: GETTY IMAGES

FUENTE RESPONSABLE: Redacción BBC News Mundo. Junio 2022

Sociedad/Ciencia/Medicina/Salud/Cáncer

 

Jérémy Lempin fotografía a Peyo, el caballo que puede detectar el cáncer.

Si deseas profundizar en esta entrada; por favor cliquea donde se encuentre escrito en “negrita”. Muchas gracias.

El fotógrafo, finalista del XXV Premio Internacional de Fotografía Humanitaria Luis Valtueña organizado por Médicos del Mundo, muestra la humanidad de un animal que ayuda a los enfermos en su último tramo de vida.

A veces, los animales son capaces de entendernos mejor que las personas. Es como si pudieran vernos por lo que realmente somos, lo que sufrimos, sentimos y padecemos, sin necesidad de palabras, despojándonos de nuestra fachada exterior. A veces, los animales curan y reconfortan.

Ese es el mensaje que se extrae del trabajo del fotógrafo Jérémy Lempin, finalista del XXV Premio Internacional de Fotografía Humanitaria Luis Valtueña organizado por Médicos del Mundo gracias a su serie Doctor Peyo y Hassen. El galardón reconoce la fotografía humanitaria que evidencie problemas sociales, como injusticias y abusos de derechos.

jeremy lempin peyo caballo hassen premio internacional luis valtuena 1

© Jérémy Lempin. Francia-Calais, 26/11/2020. Centro de cuidados paliativos en el hospital de Calais. Tras ver a los niños y niñas en pediatría en la primera planta, Hassen y Peyo llegan al centro de cuidados paliativos para adultos del hospital de Calais. «A Peyo le apodan ‘Doctor Peyo’ porque es una parte integral del equipo sanitario», dice Hassen.

Peyo es un caballo que no se deja acariciar por cualquiera, en su naturaleza no está el ser manso. Es un semental que elige a quién quiere abrirse y, cuando lo hace, se convierte en un animal protector.

Su entrenador, Hassen Bouchakour, se dio cuenta de lo especial que era Peyo y comenzó a investigar el por qué de su comportamiento cambiante con personas emocional, física o psicológicamente vulnerables.

jeremy lempin peyo caballo hassen premio internacional luis valtuena 5

© Jérémy Lempin. France-Calais, 12/01/2020. Centro de cuidados paliativos en el hospital de Calais. Las distintas piernas de Peyo, Hassen y Robert, que tiene un cáncer terminal. 

«Yo, en cierta medida, soy un daño colateral de este caballo, no pedí esto. Me llevó un tiempo aceptarlo. Puso fin a mi exitosa carrera como deportista, y como showman. Fue muy complicado dejar de ser el amo, y verme obligado a admitir que cuando {Peyo} detecta a alguien, ya no tengo el control. Cuando se decide, no puedo retenerlo, es una necesidad, es visceral, está en él, necesita ir y aferrarse a la persona concreta que ha elegido», dice Hassen.

Hassen buscó asesoramiento de expertos veterinarios y especialistas médicos y, tras cuatro años de investigación y pruebas a más de 500 caballos, llegaron a la conclusión de que la actividad cerebral de Peyo es única.

Peyo nació autista y es capaz de detectar instintivamente cánceres y tumores, una revelación ante la que Hassen decidió actuar y adentrarse con su caballo en el mundo de la medicina para ayudar a los demás.

«El caballo asoma la cabeza y se dirige al paciente que quiere visitar. Y comienza a lamer las lesiones cancerosas».

jeremy lempin peyo caballo hassen premio internacional luis valtuena 2

© Jérémy Lempin. France-Calais, 17/11/2020. Centro de cuidados paliativos en el hospital de Calais. 

Peyo indica a Hassen la habitación en la que quiere entrar. El caballo Peyo, de 15 años, es único en el mundo. Es capaz de detectar cánceres y tumores en los humanos. 

Cuando llega al centro de cuidados paliativos de Calais, Peyo decide a quién va a ver. Pasa por delante de las puertas de las habitaciones y se detiene o levanta la pata cuando siente que puede ayudar y proteger. 

El «Doctor Peyo» se quedó casi dos horas frente a esta puerta, sin ceder un ápice, para proteger a una señora al final de su vida. «Yo le acompaño, pero le dejo hacer lo que quiera, él es el que decide. A Peyo le diagnosticaron autismo, su inteligencia, sus facultades van más allá de lo que uno puede imaginar. Lo que realmente empujó a los científicos a interesarse por él y a abrirnos las puertas del establecimiento sanitario, fue esta capacidad de reducir en gran medida {la dosis de los pacientes} todas las drogas duras y permitir así una partida más tranquila», dice Hassen.

Ahora, ambos trabajan en el departamento de cuidados paliativos del hospital de Calais (Francia), donde le han puesto el mote cariñoso de “El doctor Peyo”. 

Este médico de cuatro patas escoge por su voluntad las habitaciones a las que quiere entrar y los pacientes con los que desea entablar un vínculo especial.

Gracias a Peyo, muchos enfermos abandonan la medicación más dura y su presencia les reconforta, con resultados psicológicos y físicos. Gracias al Doctor Peyo y Hassen, el final de sus vidas es algo mejor.

jeremy lempin peyo caballo hassen premio internacional luis valtuena 4

© Jérémy Lempin. Francia-Calais, 12/01/2020. 

El aparcamiento del hospital de Calais. Peyo y Hassen acompañan a Roger, de 64 años, a la ambulancia que le llevará de vuelta a casa. «El doctor Peyo y Hassen no son personas, son ángeles», dice el hijo de un paciente. 

Jérémy Lempin: Web | Instagram

Premio Internacional Luis Valtueña: Web | Instagram

Médicos del mundo: Instagram

Imagen de portada: Gentileza de © Jérémy Lempin. Francia-Calais, 30/11/2020. Centro de cuidados paliativos del hospital de Calais. Marion, de 24 años, que padece un cáncer metastásico, abraza a su hijo Ethan, de 7 años, en presencia de Peyo, que acepta ser tocado y acariciado solo por ella. «Con Peyo, intentamos recrear la vida al final de la vida, para luchar y crear una energía y acompañar a las familias y a los cuidadores», dice Hassen.

FUENTE RESPONSABLE: Cultura Inquieta. Por Maria Toro. Noviembre 2021.

Jérémy Lempin/Sociedad/Salud/Fotografía animal/Cáncer/Caballo

El síntoma ‘sorprendente’ de cáncer de pulmón que puede observar en sus manos.

SALUD

El cáncer de pulmón es uno de los cánceres más comunes en el mundo y es muy difícil de diagnosticar en las primeras etapas. ¿Cuál es el síntoma inusual en sus manos que nunca debe ignorar?

¿Conoce los síntomas del cáncer de pulmón ? 

Esta enfermedad potencialmente mortal no suele presentar muchos síntomas, pero si puede detectar los síntomas y obtener un diagnóstico temprano, tendrá las mejores posibilidades de superar la enfermedad.

El cáncer de pulmón es uno de los cáncer más comunes según Cancer Research.

En las primeras etapas del cáncer de pulmón, no hay muchos síntomas a los que prestar atención.

Debido a que los síntomas del cáncer de pulmón tienden a pasar desapercibidos hasta que el cáncer se disemina a otras partes del cuerpo, tiende a no diagnosticarse hasta más tarde.

Sin embargo, si comienza a notar cambios y le preocupa que puedan estar relacionados con el cáncer de pulmón, debe plantear sus inquietudes a un médico.

El diagnóstico temprano del cáncer de pulmón es crucial para tener mejores posibilidades de tratamiento y superación de la enfermedad.

Entonces, ¿cuáles son los síntomas del cáncer de pulmón a los que debe prestar atención?

¿Cuál es el síntoma del cáncer de pulmón en tus manos?

Puede aparecer un síntoma inusual en sus manos.

Algunos tumores de pulmón pueden producir sustancias químicas que se comportan un poco como hormonas una vez que se liberan en su cuerpo.

Una de estas sustancias químicas similares a las hormonas hace efecto en los dedos y empuja más sangre y líquido hacia las yemas de los dedos.

Esto hace que las yemas de sus dedos se vean agrandadas en comparación con el resto de sus dedos.

También puede hacer que las uñas se curven y hacer que la piel alrededor de las uñas luzca más brillante.

Este síntoma se llama dedos en palillo de tambor y está fuertemente asociado con el cáncer de pulmón.

Síntomas más comunes del cáncer de pulmón

Si bien se cree que el dedo en palillo de tambor es un indicador de cáncer de pulmón, es más inusual que muchos otros síntomas comunes de la enfermedad.

El NHS dice que si bien no hay muchos síntomas tempranos de cáncer de pulmón, las personas pueden desarrollar:

  • Una tos persistente
  • Tosiendo sangre
  • Disnea persistente
  • Cansancio y pérdida de peso inexplicables.
  • Dolor o dolor al respirar o toser

¿Quiénes corren mayor riesgo de padecer cáncer de pulmón?

Su riesgo de desarrollar cáncer de pulmón aumenta a medida que envejece; El 40 por ciento de las personas con cáncer de pulmón en el Reino Unido tienen más de 75 años.

Fumar es la causa más común de cáncer de pulmón: alrededor del 72 por ciento de los pacientes con cáncer de pulmón son fumadores.

Tema relacionado:

¿Experimentas ‘disfagia’ al comer? Podría indicar cáncer de pulmón: qué buscar.

El cáncer de PULMÓN generalmente no produce ningún síntoma o señal hasta que ya está avanzado. Cuando esto sucede, experimentas disfagia al comer, ¿Qué es la disfagia?

El cáncer de pulmón es una forma grave de cáncer por la cual,  células anormales crecen sin control en los órganos responsables de absorber oxígeno.

Como todos los cánceres, el diagnóstico temprano es fundamental para mejorar los resultados de supervivencia.

Desafortunadamente, el cáncer generalmente no se detecta hasta que ha avanzado.

Cuando esto sucede, el cuerpo puede sufrir cambios marcados que afectan la vida diaria.

Un signo revelador es la dificultad para tragar, también conocida como disfagia.

Según Roy Castle Lung Cancer Foundation, esto puede provocar pérdida de peso y deshidratación, y puede ser muy angustiante.

“Puede ser causado por cáncer, infecciones por ejemplo aftas o efectos secundarios del tratamiento, por ejemplo, radioterapia”, dice el organismo de salud.

Como explica, puede parecer que la comida no baja o, a veces, la comida ingerida vuelve a subir.

«Ocasionalmente se puede experimentar dolor o sensación de ardor al tragar», agrega.

Otros síntomas incluyen:

  • Tos que no desaparece después de dos o tres semanas.
  • Una tos prolongada que empeora.
  • Infecciones de pecho que siguen reapareciendo
  • Tos con sangre
  • Dolor al respirar o toser
  • Dificultad para respirar persistente
  • Cansancio persistente o falta de energía.
  • Pérdida de apetito o pérdida de peso inexplicable.
  • Cómo se trata el cáncer de pulmón?

«Las opciones de tratamiento más comunes incluyen cirugía, radioterapia, quimioterapia e inmunoterapia», explica el NHS.

Según el organismo sanitario, dependiendo del tipo de cáncer y la etapa, es posible que recibas una combinación de estos tratamientos.

Existen algunos factores que pueden aumentar su riesgo de desarrollar cáncer de pulmón, aunque tener alguno de estos factores de riesgo no significa que definitivamente tendrá cáncer.

Fumar tabaco es la principal causa de cáncer en el mundo.

Según Cancer Research UK, alrededor de 7 de cada 10 cánceres de pulmón son causados ??por fumar. Esto incluye respirar el humo del cigarrillo de otras personas.

«Estos incluyen asbesto, sílice y gases de escape de diesel. Las personas pueden estar expuestas a estos a través de su trabajo», dice.

La investigación también sugiere que estar expuesto a vapores de diesel durante muchos años aumenta el riesgo de desarrollar cáncer de pulmón.

Un estudio ha demostrado que su riesgo de desarrollar cáncer de pulmón aumenta alrededor del 33 por ciento si vive en un área con altos niveles de gases de óxido de nitrógeno (principalmente producidos por automóviles y otros vehículos).

Las enfermedades pulmonares anteriores pueden aumentar el riesgo de cáncer de pulmón; estos riesgos suelen ser mayores en los fumadores, dice Cancer Research UK.

«Su riesgo de cáncer de pulmón es mayor si tiene EPOC o infección pulmonar (neumonía) en comparación con las personas que no la tienen», advierte la organización benéfica.

La enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) son enfermedades pulmonares a largo plazo, como enfisema y bronquitis crónica.

La EPOC generalmente se desarrolla debido a un daño a largo plazo en los pulmones por respirar una sustancia dañina, generalmente el humo del cigarrillo.

Imagen de portada: Gentileza de Terra

FUENTE RESPONSABLE: Terra. Diciembre 2021

Salud/Sociedad/Cáncer/Cáncer de pulmón

La asombrosa medicina desenterrada en Isla de Pascua que cada vez salva más vidas. Final.

Un nuevo principio

A finales de la década de 1980, los trasplantes de órganos ya estaban dejando de ser ciencia ficción. Pero el gran obstáculo seguía siendo el sistema inmunológico, que se activaba y atacaba la parte extraña al cuerpo, poniendo en riesgo la vida de los pacientes por rechazo.

Se necesitaba un inmunosupresor pero ¿recuerdas que los aprobados eran peligrosos y poco eficaces?

Para ese entonces, la empresa para la que trabajaba Sehgal había cambiado y él le llevó a los nuevos gerentes de la fusionada Wyeth-Ayerst la idea de explorar si la rapamicina podría ser la solución.

Organos

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

Los trasplantes de órganos eran una realidad, pero también los riesgos.

Desde el punto de vista de la farmacéutica, había llegado la hora de resucitar el proyecto: había mucho oro al final de ese arcoíris.

«‘Pero -le dijeron- ¿Cómo va a continuar su trabajo si todas las muestras fueron destruidas?’

«‘Quizás no’, les respondió.

«En ese momento él no tenía idea si las muestras que estaban en el congelador seguían vivas, si podía producir más rapamicina a partir de ellas: es como la masa madre para hacer pan, o el cultivo iniciador del yogur.

«En el laboratorio comprobó que habían sobrevivido. A partir de lo que mi papá guardó se crearon lotes nuevos para hacer los estudios», cuenta Ajai.

Por si fuera poco…

Después de tantos años de creer pero no poder, en 1987 Sehgal tuvo los medios para volver a sacar a la luz lo que había sido desenterrado en Isla de Pascua.

Escultura de Isla de Pascua enterrada

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

Como otras maravillas, había salido de la tierra pascualina, pero tras dos largos viajes, fue enterrada nuevamente.

Tras varios estudios clínicos exitosos, en 1999 el Comité Asesor de la FDA hizo una recomendación unánime para la aprobación de Rapamune, el inmunosupresor desarrollado por el dr. Sehgal y su personal que le ha reportado ganancias multimillonarias a Wyeth-Ayerst y, desde 2009, a Pfizer.

Pero Sehgal no quería únicamente desarrollar el potencial de la rapamicina como fármaco.

Había convencido al CIN de que reactivará su investigación sobre su efecto en los tumores malignos y quería entender cómo funcionaba… ¿por qué ‘congelaba el tiempo’ en el lugar que tocaba?

Con ese fin, envió muestras e información del compuesto a varios centros de estudio.

El ahora biólogo Daniel Sabatini -quien en 1992 estaba haciendo su doctorado en Medicina y Filosofía (MD-PhD)- se topó con uno de esos paquetes del doctor Sehgal, con una nota que decía: «¡Buena suerte!».

Ciertamente la tuvo.

«Descubrió el mecanismo de acción del fármaco: cómo funciona», dice Ajai.

Y los esfuerzos para comprenderlo condujeron a que él y otros científicos independientemente identificaran una proteína conocida como mTOR, revelando aspectos fundamentales sobre nuestra naturaleza biológica.

¿Qué es eso???

«Imagínate una obra en construcción. El contratista general se ocupa de decirle a los plomeros, los carpinteros, los electricistas, los albañiles, etc. qué hacer. Si hay suficientes ladrillos y cemento, ordena que se levanten las paredes; si las tuberías no van a llegar hasta mañana, le dice a los plomeros que suspendan el trabajo.

«El mTOR hace eso por la célula. Es un sensor; detecta si hay nutrientes y le dice a la célula que crezca o no crezca».

Es un indicador fundamental: si, por ejemplo, la división celular empieza sin los niveles óptimos de aminoácidos, glucosa, insulina, leptina y oxígeno para alimentar el proceso, la célula muere en vez de multiplicarse.

Estructura de mTOR

FUENTE DE LA IMAGEN – EMW

Estructura de mTOR

Lo que hace la rapamicina es engañar a las células del cuerpo para que piensen que hay pocos nutrientes cuando los hay, paralizando el crecimiento.

Y lo que los científicos están empezando a entender es que eso no es lo único que sucede.

Volviendo a la obra de construcción, mientras está marchando, hay bultos por aquí, basura por allá, pero si de pronto se tiene que suspender todo por falta de materiales, el contratista le dirá a los obreros que, mientras llegan, limpien y organicen el lugar.

Pues resulta que cuando la rapamicina engaña a mTOR, éste hace lo mismo con las células: les indica que se limpien, pues resulta que éstas van acumulando depósitos de deshechos que no eliminan y con el tiempo las hacen menos eficientes.

Eso es, básicamente, envejecer.

«La célula se limpia y se repara pues piensa que no tiene provisiones», dice Ajai.

¿Qué fue del papá de Ajai?

El doctor Sehgal recibió la admiración del mundo médico y el agradecimiento de millones a los que la rapamicina les había dado una vida más larga.

Supo de mTOR y la respuesta a lo que le intrigaba: por qué congelaba el tiempo. Pero no supo sobre la limpieza celular que propicia. Sin embargo, hasta en eso fue de cierta forma pionero, haciendo con su cuerpo lo que muchos investigadores harían -y siguen haciendo- con animales en los laboratorios.

El doctor Sehgal en la playa

FUENTE DE LA IMAGEN – CORTESÍA DE AJAI SEHGAL

El doctor Sehgal puso su cuerpo al servicio de la ciencia.

En 1998, se le diagnosticó cáncer de colon metastásico en estadio IV después de una colonoscopia de rutina.

«Tras el primer año de quimioterapia que no podía tolerar -lo estaba matando- decidió suspender y empezar a tomar rapamicina.

«Él sabía que suprimía tumores; el tumor es una célula rebelde que crece sin control y la rapamicina se lo impide. Estaba experimentando en sí mismo pero le habían dado sólo seis meses de vida, así que no podía empeorar mucho más la situación», señala su hijo.

«Se mejoró. De hecho, vivió una vida buena durante 4 años, pudo conocer a sus nietos y ellos a él. Y un día, en un viaje a India para dar conferencias, le dijo a mi madre: ‘Me siento bien, pero nunca sabré si es la rapamicina lo que me está manteniendo vivo a menos de que deje de tomarla’.

«Y eso hizo.

«En cuestión de 6 meses, el cáncer invadió todo su cuerpo y eso fue todo, se acabó.

«En su lecho de muerte me dijo: ‘lo más estúpido que hice fue dejar de tomar mi medicina’. Pero esa era su naturaleza. Era un científico y necesitaba saber.

«Además, estaba tratando de convencer a otros de que iniciaran los ensayos clínicos para el cáncer, y estaba emocionado pues, básicamente por lo que hizo, porque él documentó todo, así fue».

«Trabajó hasta el final. El día antes de morir, estaba escribiendo un artículo en la cama abogando por las propiedades antitumorales de la rapamicina».

El doctor Suren murió el 21 de enero de 2003.

Los usos de la rapamicina se siguen multiplicando, como inmunosupresor y en diferentes tipos de cáncer y otras enfermedades. En este momento, hay decenas de estudios en curso explorando su potencial para aminorar las consecuencias negativas de la vejez.

Imagen de portada: Gentileza de GETTY IMAGES

FUENTE RESPONSABLE: BBC News Mundo por Dalia Ventura

Ciencia/Salud/Tumores/Cáncer/Investigación/Doctor Suren Sehgal

 

La asombrosa medicina desenterrada en Isla de Pascua que cada vez salva más vidas. Parte I.

¿Dónde empieza una historia?

Ésta, dado que se trata de algo que vino del suelo de uno de los lugares más remotos del planeta, quizás debe empezar con la erupción de tres masivos volcanes hace eones en el sur del Océano Pacífico, que formaron una isla de 163,6 km² la cual, a excepción de un área menor fecunda, es lava con una fina capa de suelo.

O de pronto el principio de esta historia debería ser un sueño; uno en el que un espíritu viajó en busca de un nuevo hogar para el legendario jefe supremo Hotu Matuꞌa y su gente, y encontró un triángulo con un hoyo (el cráter de un volcán) llamado «Te Pito ‘o el Kainga», que significa «centro de la Tierra».

Tras enviar 7 hombres a encontrarlo y recibir, a su regreso, la noticia de que era un lejano paraíso, Hotu Matuꞌa zarpó con dos barcos llenos de colonos. La civilización que prosperó, creó belleza y enigmas en esa mota de lava entre las olas que pusieron en el mapa a la que se conoce como Rapa Nui o Isla de Pascua.

Aunque tal vez es más adecuado darle inicio a esta historia con la curiosidad que despertó en un científico, cientos de años más tarde, el que los nativos no sufrieran de tétano, a pesar de que andaban descalzos en una tierra llena de caballos, las condiciones ideales para infectarse.

Fue por eso que el microbiólogo Georges Nógrády, uno de los 40 médicos y científicos que habían llegado de Canadá en diciembre de 1964 para estudiar la cultura, medio ambiente y enfermedades de este excepcional lugar, dividió la isla en 67 parcelas y tomó muestras del suelo de cada una de ellas.

Sólo encontró esporas de tétano en una de las muestras, pero los frascos con pedacitos de territorio pascuense afortunadamente llegaron a manos de los científicos de la firma farmacéutica Ayerst, en 1969.

«Actividad fantástica»

Para Ajai Sehgal, director de Datos y Análisis de la Clínica Mayo, la historia empezó cuando era niño.

«Cuando tenía unos 10 años, iba con mi padre a su trabajo -en el laboratorio de Ayerst en Montreal- y hacía preguntas», le contó a BBC Mundo. «No tenía las bases para comprender todo, pero sabía que se dedicaba al descubrimiento de medicinas y entendía lo que estaba tratando de hacer».

Lo que estaban tratando y logrando hacer su padre, el microbiólogo Surendra Nath Sehgal, y sus colegas era aislar los microorganismos de la tierra de Isla de Pascua, coaccionarlos para que se reprodujeran y luego analizar las sustancias que producían.

caballos en Isla de Pascua

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

De no ser por los caballos de Isla de Pascua, la tierra no habría llegado al laboratorio.

Uno de ellos, la bacteria Streptomyces hygroscopicus, produjo un compuesto, un producto natural aislado en 1972 al que llamaron rapamicina, en honor a Rapa Nui, nombre que le dieron a la Isla de Pascua sus indígenas.

Descubrieron que eran muy buenos inhibiendo el crecimiento de hongos, pero había un problema.

«También era inmunosupresor así que dejaba la parte del cuerpo tratada sin defensas.

«Imagínate que tienes una infección fúngica en tu mano y te aplicas una crema de rapamicina: mata los hongos pero probablemente te dará una infección bacteriana», explica Ajai.

Sin embargo, Sehgal intuyó su valor.

«Él sabía que tenía una actividad inmunosupresora muy agresiva, y también, que era una droga muy segura pues no se podía encontrar el nivel tóxico.

«Es decir: normalmente lo que se hace es darle a un ratón más y más y más dosis del medicamento hasta que muere, y así encuentran el nivel máximo seguro. Pero en el caso de la rapamicina nunca encontraron el nivel tóxico pues los ratones nunca morían», aclara Ajai.

En ese momento, los inmunosupresores que se tenían «eran todos altamente tóxicos».

Dr. Suren Sehgal en el laboratorio

FUENTE DE LA IMAGEN – FOTO CORTESÍA DE AJAI SEHGAL

El doctor Suren Sehgal en el laboratorio.

Además, aunque pareciera contradictorio que algo que evita una defensa contra los tumores pudiera ser un fármaco anticanceroso probable, el dr. Sehgal observó que este compuesto parecía poseer propiedades novedosas pues podía impedir que las células se multiplicaran.

En una época en la que todas las quimioterapias mataban células vivas, contar con algo así podía ser muy beneficioso.

Sehgal envió una muestra del compuesto al Instituto Nacional del Cáncer (CIN) de EE.UU. donde notaron que tenía una «actividad fantástica» contra los tumores sólidos.

El trabajo en esa dirección estaba arrojando resultados prometedores cuando se suspendió abruptamente.

Desobediente

En 1982 Ayerst decidió cerrar su laboratorio de investigación de Montreal, y trasladar a unos pocos de sus científicos a sus instalaciones en Princeton, Nueva Jersey, Estados Unidos.

El doctor Sehgal era uno de ellos, pero la rapamicina no corrió con la misma suerte.

Era, sencillamente, un asunto de negocios. La compañía no vislumbraba un futuro lucrativo para ella como fármaco así que decidió ponerle fin al proyecto.

La orden fue deshacer todo, archivarlo y olvidarlo.

«Mi papá hizo todo lo contrario», recuerda Ajai.

Sabiendo que el cierre de las instalaciones de Montreal significaba que no tendría acceso a fermentadores a gran escala necesarios para producir rapamicina, el doctor Sehgal preparó un lote para llevárselo a Princeton.

«Lo metió en pequeños frascos de vidrio, se los llevó a la casa y los puso en el congelador de mi mamá, marcados con una etiqueta que decía: NO COMER, pues parecía helado».

Nevera con obstáculo

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

Ajai se enteró de la travesura de su papá cuando fue a ayudar a empacar para la mudanza a Princeton y le fue encargada la tarea de asegurarse de que su preciosa (y clandestina) carga llegará sin problemas al nuevo hogar.

«Yo tenía 20 años y era oficial de las Fuerzas Armadas de Canadá en ese entonces. Pero lo hice por mi padre.

«Metí todo en un contenedor de helado, compré hielo seco pues teníamos que desconectar el congelador para meterlo en el camión de trasteo, sellé todo con cinta aislante y le hice huecos porque cuando el hielo seco se derrite crea dióxido de carbono, y no quería que se convirtiera en una bomba, y así se fue».

El plan dio resultado.

«El congelador llegó al sótano de su nueva casa en Princeton, sin explotar y con todas las muestras intactas, y ahí se quedaron durante unos 5 años».

Imagen de portada: Gentileza de GETTY IMAGES

FUENTE RESPONSABLE: BBC News Mundo por Dalia Ventura

Ciencia/Salud/Tumores/Cáncer/Investigación/Doctor Suren Sehgal