5 formas de salvar al planeta del cambio climático.

«Creo que el gran mensaje es que debemos terminar con la era de los combustibles fósiles», señaló Jan Christoph Minx, uno de los autores del informe.

Los peligros del cambio climático han sido reportados durante años. Pero lo que ha recibido menos atención es cómo el mundo podría abordar el problema de manera efectiva.

El 4 de abril, los científicos del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático de la ONU (IPCC por sus siglas en inglés) de la ONU presentaron un plan para evitar los peores impactos del aumento en la temperatura.

El informe del IPCC esencialmente llama a una revolución en la producción de energía y alimentos.

Los científicos señalan que para evitar un calentamiento muy peligroso en el planeta, las emisiones de carbono deben alcanzar su punto máximo en tres años y luego caer rápidamente.

Incluso entonces, la tecnología para extraer CO2 del aire seguirá siendo necesaria para mantener bajas las temperaturas.

Presentamos cinco ideas clave que según los investigadores del IPCC son fundamentales para mantener al mundo seguro.

1 – El carbón debe ser cosa del pasado

Las 63 densas páginas de este informe del IPCC están plagadas de calificativos y notas al pie de página.

Pero surge claramente un mensaje central de los científicos. Si el mundo quiere mantenerse alejado de un calentamiento peligroso, los combustibles fósiles «están fritos».

Mantener el mundo por debajo de 1,5 °C requiere que las emisiones de CO2 alcancen su punto máximo en 2025, señalan los investigadores, y se reduzcan en un 43% para fines de esta década.

Torres eólicas y paneles solares en un campo

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

El costo de las energías renovables se redujo en torno al 85 % durante la década 2010-2020.

La forma más eficaz de hacer ese cambio es generar energía a partir de fuentes sostenibles como la eólica y la solar.

Los autores destacan el colapso de los costos de estas tecnologías, que se redujeron en torno al 85 % durante la década 2010-2020.

Y mientras la guerra en Ucrania está haciendo que los gobiernos de Europa coqueteen una vez más con el carbón, un fuente emisor de carbono, existe una amplia aceptación política de que la energía barata y sostenible es el único camino a una seguridad energética que no dependa de Vladimir Putin.

Por ello, para contener la temperatura del planeta (y debido al contexto político actual), el IPCC cree que el carbón finalmente debería retirarse para siempre.

«Creo que es un mensaje muy fuerte, ya no puede haber nuevas centrales eléctricas a carbón. De lo contrario, realmente se está arriesgando la meta de no sobrepasar 1,5 °C», afirma el profesor Jan Christoph Minx, de la Universidad de Leeds, y autor principal coordinador del informe del IPCC.

«Creo que el gran mensaje es que debemos terminar con la era de los combustibles fósiles. Y no solo debemos terminar con ella, sino que debemos hacerlo muy rápido».

2 – Lo inverosímil se vuelve real…

Hace pocos años, la idea de una solución tecnológica para el cambio climático era considerada por muchos como algo excéntrico.

Desde rociar sustancias en la atmósfera para enfriar la Tierra hasta bloquear el Sol con escudos en el espacio, varias de esas ideas fueron criticadas y rápidamente olvidadas.

Pero a medida que la crisis climática se ha intensificado y la reducción de las emisiones de carbono sigue sin concretarse, los investigadores se han visto obligados a reconsiderar el papel de la tecnología tanto en la limitación como en la reducción del CO2 en la atmósfera.

Planta en Islandia de captura de CO2

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

Esta planta en Islandia extrae y almacena CO2 de la atmósfera.

Las propuestas de «eliminación de dióxido de carbono» (CDR por sus siglas en inglés) están ahora oficialmente sobre la mesa con el respaldo del IPCC en este último informe.

Los científicos son contundentes: no será posible mantener bajas las temperaturas sin algún tipo de técnicas de eliminación de carbono de la atmósfera, ya sea a través de árboles o de máquinas que extraigan CO2.

Hay mucha oposición a esto por parte de los ambientalistas, algunos de los cuales acusan al IPCC de haber cedido a la presión de los países productores de combustibles fósiles y de poner demasiado énfasis en tecnologías que, en esencia, siguen sin probarse.

«La principal deficiencia que veo es que el informe es demasiado débil en cuanto a metas de reducción rápida en las emisiones de combustibles fósiles», dijo Linda Schneider de la Fundación Heinrich Böll en Berlín.

«Yo hubiera esperado que el informe presentara vías confiables hacia 1,5 °C, sin depender de tecnologías que simplemente no sabemos si funcionarán».

Autos eléctricos conectados a estaciones para recargar sus baterías

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

La reducción en la demanda de energía por parte de los consumidores es clave, según el IPCC.

3 – Frenar la demanda es un arma secreta

Una de las grandes diferencias de este informe con respecto a versiones anteriores es que las ciencias sociales tienen una gran presencia.

Esto se ve principalmente en ideas para reducir la demanda de energía por parte de los consumidores en áreas como vivienda, transporte y alimentación.

Las sugerencias incluyen dietas bajas en carbono, reducciones en el desperdicio de alimentos, cambios en la construcción en las ciudades y opciones de transporte que emitan menos carbono.

El IPCC cree que los cambios en estas áreas podrían limitar las emisiones de sectores que proveen servicios a consumidores en un 40-70 % para 2050, mejorando al mismo tiempo el bienestar de las personas.

El informe es bastante específico y detallado en esta materia, y sí, estos cambios requerirán incentivos de los gobiernos. Pero parecen una estrategia bastante indolora de lograr un impacto.

4 – Enfriando el planeta con dinero en efectivo…

Las acciones contra el cambio climático a menudo se han retrasado por debates sobre su costo financiero.

Pero en los últimos años se ha visto que el costo de los desastres climáticos ha aumentado constantemente.

El IPCC asegura que sigue fluyendo demasiado dinero hacia los combustibles fósiles y no hacia las soluciones climáticas de energías limpias.

Si se eliminaran los subsidios que los gobiernos dan a los combustibles fósiles, esto reduciría las emisiones hasta en un 10 % para 2030, según Greenpeace.

A más largo plazo, modelos que incorporan los daños económicos causados por el cambio climático muestran que el costo global de limitar el aumento de temperatura a 2°C durante este siglo es menor que los beneficios económicos globales de reducir el calentamiento, señala el IPCC.

Mantener las temperaturas muy por debajo de los 2 °C costaría un poco más, pero no mucho, dados los daños que se evitarían y la amplia gama de beneficios colaterales, como aire y agua más limpios.

«Si tomas los escenarios más agresivos de todo el informe, costaría, como máximo, el 0,1 % de la tasa de crecimiento anual del PIB estimada», dijo el profesor Michael Grubb, de University College London, también autor principal coordinador del informe.

Aviones privados en una pista

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

El informe dice que las personas más ricas del mundo están gastando demasiado dinero en transporte, por ejemplo, con aviones privados.

5 – El papel de los ricos

Hay un énfasis renovado en este informe en el enorme impacto que las personas más ricas están teniendo en el planeta.

Según el IPCC, el 10 % de los hogares con las emisiones per cápita más altas contribuye hasta el 45 % de las emisiones de gases de efecto invernadero producidas por el consumo en hogares.

En esencia, el informe dice que las personas más ricas del mundo están gastando demasiado dinero en transporte, incluso en aviones privados.

¿Los convertirá esto en blanco de una mayor tributación u otras medidas para reducir sus emisiones?

Ese bien puede ser el caso, pero algunos autores del IPCC creen que los ricos tienen otros roles que desempeñar para ayudar al mundo a alcanzar el cero neto.

«Las personas ricas contribuyen de manera desproporcionada a mayores emisiones, pero tienen un alto potencial de reducir emisiones manteniendo al mismo tiempo altos grados de bienestar y niveles de vida dignos», señaló el profesor Patrick Devine-Wright de la Universidad de Exeter, otro autor principal del informe del IPCC.

«Creo que hay personas con un estatus socioeconómico alto que podrían reducir sus emisiones y convertirse en modelos a seguir con estilos de vida bajos en carbono, inversiones en negocios y oportunidades bajas en carbono, y acciones para presionar por políticas climáticas estrictas».

Imagen de portada: Gentileza de GETTY IMAGES

FUENTE RESPONSABLE: Matt McGrath BBC News, Corresponsal de Medio Ambiente @mattmcgrathbbc

Sociedad abúlica/Cambio Climático/Características/Medio Ambiente/ Criticas.

 

150 años de la Guerra de la Triple Alianza: cómo fue el conflicto bélico que más víctimas causó en la historia de América Latina.

La Guerra de la Triple Alianza (1864-1870) fue la más sangrienta en la historia de América Latina.

En la historia de América Latina no hubo un conflicto bélico en el que pelearán tantos hombres, ni uno en el que murieran tantos, como la Guerra de la Triple Alianza.

Argentina, Brasil y Uruguay perdieron a unos 120.000 hombres. Pero la verdadera tragedia la vivió el país que enfrentó a estas tres potencias aliadas hace un siglo y medio: Paraguay, el perdedor de la contienda.

Para ese país no fue solo una derrota militar, fue una masacre que algunos historiadores consideran un genocidio.

Las cerca de 280.000 víctimas paraguayas representaban más de la mitad de la población de ese país.

La vasta mayoría eran hombres, así que Paraguay vio arrasada su población masculina.

Cuentan los reportes de la época que cuando terminó la «Guerra Grande» -como le dicen los paraguayos- había en ese país cuatro mujeres por cada varón (y en algunas regiones incluso 20 por cada hombre).

Un desastre demográfico que, según muchos historiadores, retrasó gravemente el desarrollo de ese país.

¿Qué pasó?

La peor guerra en la historia de América Latina tuvo su origen en un conflicto interno que surgió en Uruguay y que escaló rápidamente a nivel regional (algunos sostienen que alentado por los intereses comerciales del imperio británico).

Fue en 1864, pocas décadas después de que los países de Sudamérica declararan su independencia de las potencias europeas, y cuando aún se definían las fronteras de las nuevas naciones vecinas.

El detonante que desencadenó todo fue la pelea entre los dos partidos tradicionales de Uruguay: el Partido Nacional (o Blanco), que gobernaba, y el Partido Colorado.

Cadáveres de paraguayos caídos en la Guerra de la Triple Alianza

FUENTE DE LA IMAGEN – BIBLIOTECA NACIONAL DEL URUGUAY

El uruguayo Javier López fotografió escenas de la guerra para la Casa Bate & Cía. En esta cruenta imagen mostró los cadáveres de paraguayos caídos.

El gobierno de Bernardo Prudencio Berro era el único aliado regional de Paraguay, y le garantiza una salida al mar (aunque en la práctica, antes de la guerra los paraguayos usaban principalmente el puerto de Buenos Aires para acceder al océano Atlántico).

En cambio los colorados, liderados por el general Venancio Flores, tenían el respaldo de Brasil.

Por ello, cuando Flores, con ayuda de Brasil, encabezó una revolución para derrocar a Berro, el presidente paraguayo, el mariscal Francisco Solano López, decidió salir en defensa del gobierno uruguayo.

Solano López ordenó la captura de un barco mercante brasileño e invadió la provincia brasileña de Mato Grosso, que Paraguay y Brasil se disputaban.

Desde allí, pretendía enviar a sus tropas hacia Uruguay, pero para ello necesitaba atravesar la provincia argentina de Corrientes.

Francisco Solano López

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

Francisco Solano López fue nombrado Héroe Máximo de la Nación en Paraguay en 1936 y el día de su muerte -1 de marzo- fue declarado Día de los Héroes, en su memoria.

Fue así como entró en el conflicto este último país. El presidente argentino, Bartolomé Mitre, era aliado de los colorados uruguayos, al igual que Brasil.

Por ello se negó al pedido de Solano López de atravesar Corrientes, y cuando este invadió esa provincia, Argentina se sumó a Brasil y al nuevo gobierno uruguayo en contra de Paraguay.

Las víctimas civiles

Parte del motivo por el cual la Guerra de la Triple Alianza o Guerra del Paraguay fue tan sangrienta fue el pacto que hicieron Argentina, Brasil y Uruguay de no dar por terminado el conflicto hasta que se acabara con la vida de Francisco Solano López (cosa que ocurrió recién el 1 de marzo de 1870).

Esto hizo que la guerra continuará, aún cuando Paraguay ya había sido invadida y destruida, gracias a la enorme disparidad entre el tamaño y el poder de fuego de las fuerzas aliadas y las paraguayas.

Según el historiador paraguayo Fabián Chamorro, lo más «estremecedor» de la guerra fue que la mayoría de las víctimas paraguayas no fueron soldados (que eran unos 90.000), sino población civil, incluyendo a niños, ancianos y mujeres.

Miles de niños y adolescentes también murieron en el frente de batalla, ya que ante el exterminio de sus tropas, Solano López empezó a reclutar a soldados cada vez más jóvenes.

La historiadora alemana Barbara Potthast, que investigó en profundidad lo ocurrido durante la guerra en Paraguay, le dijo a BBC Mundo que estos niños y jóvenes habrían actuado «como una barrera humana para que no avanzara el ejército».

Niño soldado argentino

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

En ambos bandos de la Guerra de la Triple Alianza hubo niños, como este pequeño argentino que tocaba el tambor en la infantería. Pero solo los niños paraguayos pelearon en el frente.

El caso más tristemente célebre fue el de la batalla de Acosta Ñu, el 16 de agosto de 1869, en el que unos 20.000 soldados brasileños pelearon contra unos 3.500 menores paraguayos, que murieron casi en su mayoría.

Es en conmemoración de esta batalla que en Paraguay el Día del Niño se celebra el 16 de agosto.

Nuevo mapa

El trasfondo de la guerra, más allá de lo político, fue la disputa territorial.

Antes del conflicto, Paraguay mantenía diferendos territoriales con Brasil y Argentina.

Tras la guerra, perdió gran parte del territorio que reclamaba, que según Chamorro representaba más de 150.000 kilómetros cuadrados (y más del 25% del territorio que Paraguay consideraba como propio).

Brasil se quedó con el territorio que reclamaba en Mato Grosso y Argentina logró anexar las actuales provincias de Formosa y Misiones.

Territorio de Paraguay antes y después de la Guerra de la Triple Alianza

Además, Brasil ocupó Paraguay por seis años y exigió una indemnización de guerra.

«La guerra nos condenó a décadas y décadas de postración económica», le dijo a BBC Mundo el historiador Fabián Chamorro.

«Devastó al país y de alguna manera Paraguay nunca se recuperó del todo de eso. Nunca tuvo un apoyo de parte de los aliados para volver a florecer económicamente, y demográficamente la catástrofe fue gigantesca», señaló.

Una de las consecuencias indirectas de la guerra, según Chamorro, fue que Paraguay «no tuvo la migración a gran escala que tuvieron las vecinas Argentina, Brasil y Uruguay».

«Las consecuencias se siguieron sintiendo por demasiado tiempo y cada tanto eso aflora en el espíritu paraguayo», concluye el historiador.

Imagen de portada: Gentileza de GETTY IMAGES

FUENTE RESPONSABLE: BBC News Mundo Cono Sur por Verónica Smink

La guerra de la Triple Alianza. Causas. Consecuencias. Sociedad. Historia.